Thursday 23 October 2014 | Actualizada : 2014-10-13
 
Inicio > Aborto > Encíclica - 1º tenía razón Pablo VI:35 años Humanae Vitae; primeros cristiano

 

  

 

The Catechism of the Catholic Church states: “Since the first century the Church has affirmed the moral evil of every procured abortion. This teaching has not changed and remains unchangeable. Direct abortion, that is to say, abortion willed either as an end or a means, is gravely contrary to the moral law” (No. 2271). 

  

  

In response to those who say this teaching has changed or is of recent origin, here are the facts:

 

From earliest times, Christians sharply distinguished themselves from surrounding pagan cultures by rejecting abortion and infanticide.  The earliest widely used documents of Christian teaching and practice after the New Testament in the 1st and 2nd centuries, the Didache (Teaching of the Twelve Apostles) and Letter of Barnabas, condemned both practices, as did early regional and particular Church councils. 

 

To be sure, knowledge of human embryology was very limited until recent times.  Many Christian thinkers accepted the biological theories of their time, based on the writings of Aristotle (4th century BC) and other philosophers.  Aristotle assumed a process was needed over time to turn the matter from a woman’s womb into a being that could receive a specifically human form or soul.  The active formative power for this process was thought to come entirely from the man – the existence of the human ovum (egg), like so much of basic biology, was unknown. 

 

However, such mistaken biological theories never changed the Church’s common conviction that abortion is gravely wrong at every stage.  At the very least, early abortion was seen as attacking a being with a human destiny, being prepared by God to receive an immortal soul (cf. Jeremiah 1:5: “Before I formed you in the womb, I knew you”).

 

In the 5th century AD this rejection of abortion at every stage was affirmed by the great bishop-theologian St. Augustine.  He knew of theories about the human soul not being present until some weeks into pregnancy.  Because he used the Greek Septuagint translation of the Old Testament, he also thought the ancient Israelites had imposed a more severe penalty for accidentally causing a miscarriage if the fetus was “fully formed” (Exodus 21: 22-23), language not found in any known Hebrew version of this passage.  But he also held that human knowledge of biology was very limited, and he wisely warned against misusing such theories to risk committing homicide.  He added that God has the power to make up all human deficiencies or lack of development in the Resurrection, so we cannot assume that the earliest aborted children will be excluded from enjoying eternal life with God.

 

In the 13th century, St. Thomas Aquinas made extensive use of Aristotle’s thought, including his theory that the rational human soul is not present in the first few weeks of pregnancy.  But he also rejected abortion as gravely wrong at every stage, observing that it is a sin “against nature” to reject God’s gift of a new life.

 

During these centuries, theories derived from Aristotle and others influenced the grading of penalties for abortion in Church law.  Some canonical penalties were more severe for a direct abortion after the stage when the human soul was thought to be present.  However, abortion at all stages continued to be seen as a grave moral evil. 

 

From the 13th to 19th centuries, some theologians speculated about rare and difficult cases where they thought an abortion before “formation” or “ensoulment” might be morally justified.  But these theories were discussed and then always rejected, as the Church refined and reaffirmed its understanding of abortion as an intrinsically evil act that can never be morally right.

 

In 1827, with the discovery of the human ovum, the mistaken biology of Aristotle was discredited. Scientists increasingly understood that the union of sperm and egg at conception produces a new living being that is distinct from both mother and father.  Modern genetics demonstrated that this individual is, at the outset, distinctively human, with the inherent and active potential to mature into a human fetus, infant, child and adult.  From 1869 onward the obsolete distinction between the “ensouled” and “unensouled” fetus was permanently removed from canon law on abortion.

 

Secular laws against abortion were being reformed at the same time and in the same way, based on secular medical experts’ realization that “no other doctrine appears to be consonant with reason or physiology but that which admits the embryo to possess vitality from the very moment of conception” (American Medical Association, Report on Criminal Abortion, 1871).

 

Thus modern science has not changed the Church’s constant teaching against abortion, but has underscored how important and reasonable it is, by confirming that the life of each individual of the human species begins with the earliest embryo.

 

Given the scientific fact that a human life begins at conception, the only moral norm needed to understand the Church’s opposition to abortion is the principle that each and every human life has inherent dignity, and thus must be treated with the respect due to a human person.  This is the foundation for the Church’s social doctrine, including its teachings on war, the use of capital punishment, euthanasia, health care, poverty and immigration.  Conversely, to claim that some live human beings do not deserve respect or should not be treated as “persons” (based on changeable factors such as age, condition, location, or lack of mental or physical abilities) is to deny the very idea of inherent human rights.  Such a claim undermines respect for the lives of many vulnerable people before and after birth.

 

For more information:  Congregation for the Doctrine of the Faith, Declaration on Procured Abortion (1974), nos. 6-7; John R. Connery, S.J., Abortion: The Development of the Roman Catholic Perspective (1977); Germain Grisez, Abortion: The Myths, the Realities, and the Arguments (1970), Chapter IV; U.S. Conference of Catholic Bishops, On Embryonic Stem Cell Research (2008); Pope John Paul II, Evangelium Vitae (1995), nos. 61-2.

 

+++

 

Los primeros cristianos contra el aborto.

Ejemplos para el cristiano del siglo XXI

 

Todos los Padres de la Iglesia y los primeros apologistas y maestros cristianos hablaron a favor de la vida y gracias a su influencia el aborto y el infanticidio fueron gradualmente desapareciendo de Europa.

 

Para cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad humana es claro que una de las plagas más infecta, desastrosa e inmunda de nuestra sociedad en pleno siglo XXI es el aborto. La Iglesia Católica, así como la mayoría de las iglesias y comunidades eclesiales separadas de ella, condena sin paliativos la aniquilación de seres humanos en el seno de sus madres. Dado que la Biblia apenas habla específicamente del aborto, aunque obviamente hay indicios muy claros de que las Escrituras consideran que el feto es una vida humana (p.e Jueces 16,17; Salmo 22,9-10; Lucas 1, 15-16 y 41-44; Galatas 1,15), es importante que estudiemos lo que creían los primeros cristianos acerca de este tema. Su testimonio es unánime y no deja lugar a dudas en la condena del aborto. La Didajé, que pudo haber sido escrita incluso en el siglo I, es quizás el primer testimonio patrístico en el que se introduce dicha condena:

 

“He aquí el segundo precepto de la Doctrina: No matarás; no cometerás adulterio; no prostituirás a los niños, ni los inducirás al vicio; no robarás; no te entregarás a la magia, ni a la brujería; no harás abortar a la criatura engendrada en la orgía, y después de nacida no la harás morir”.

 

(Didajé II)

En la Epístola de Bernabé, escrita en la tercera década del siglo II, se llama hijo al feto que está en el vientre de la madre, se prohíbe expresamente el aborto y se le equipara al asesinato:

 

“No vacilarás sobre si será o no será. No tomes en vano el nombre de Dios. Amarás a tu prójimo más que a tu propia vida. No matarás a tu hijo en el seno de la madre ni, una vez nacido, le quitarás la vida. No levantes tu mano de tu hijo o de tu hija, sino que, desde su juventud, les enseñarás el temor del Señor”.

(Ep Bernabé XIX,5)

 

Y

 

“Perseguidores de los buenos, aborrecedores de la verdad, amadores de la mentira, desconocedores de la recompensa de la justicia, que no se adhieren al bien ni al juicio justo, que no atienden a la viuda y al huérfano, que valen no para el temor de Dios, si no para el mal, de quienes está lejos y remota la mansedumbre y la paciencia, que aman la vanidad, que persiguen la recompensa, que no se compadecen del menesteroso, que no sufren con el atribulado, prontos a la maledicencia, desconocedores de Aquel que los creó, matadores de sus hijos por el aborto, destructores de la obra de Dios, que echan de sí al necesitado, que sobreatribulan al atribulado, abogados de los ricos, jueces inicuos de los pobres, pecadores en todo”.

(Ep Bernabé XX, 2)

 

El primer apologista latino Minucio Félix, llama parricidio al aborto en su obra Octavius de finales del siglo II:

 

“Hay algunas mujeres que, bebiendo preparados médicos, extinguen los cimientos del hombre futuro en sus propias entrañas, y de esa forma cometen parricidio antes de parirlo”.

(Octavius XXXIII)

 

El apologeta cristiano Atenágoras es igualmente tajante en su consideración sobre el aborto cuando escribió al Emperador Marco Aurelio:

“Decimos a las mujeres que utilizan medicamentos para provocar un aborto que están cometiendo un asesinato, y que tendrán que dar cuentas a Dios por el aborto... contemplamos al feto que está en el vientre como un ser creado, y por lo tanto como un objeto al cuidado de Dios... y no abandonamos a los niños, porque los que los exponen son culpables de asesinar niños”

 

(Atenágoras, En defensa de los cristianos, XXXV)

 

Los testimonios se multiplican por doquier. Así leemos en la Epístola a Diogneto que los cristianos:

“Se casan como todos los demás hombres y engendran hijos; pero no se desembarazan de su descendencia (fetos)”

(Ep a Diogneto V,6)

 

Tertuliano condena el aborto como homicidio y reconoce la identidad humana del no nacido:

“ Es un homicidio anticipado impedir el nacimiento; poco importa que se suprima el alma ya nacida o que se la haga desaparecer en el nacimiento. Es ya un hombre aquél que lo será”.

(Apologeticum IX,8)

 

Ya en el siglo IV San Basilio va incluso más allá al llamar asesinos no sólo a la mujer que aborta sino a quienes proporcionan lo necesario para abortar, lo cual sería perfectamente aplicable a quienes fabrican o prescriben la píldora abortiva:

 

“ Las mujeres que proporcionan medicinas para causar el aborto así como las que toman las pociones para destruir a los niños no nacidos, son asesinas”
(
San Basilio, ep 188, VIII)

 

San Jerónimo trata la situación de la mujer que muere mientras procura abortar a su criatura:

 

“Algunas, al darse cuenta de que han quedado embarazadas por su pecado, toman medicinas para procurar el aborto, y cuando (como ocurre a menudo) mueren a la vez que su retoño, entran en el bajo mundo cargadas no sólo con la culpa de adulterio contra Cristo sino también con la del suicidio y del asesinato de niños”.
(
San Jerónimo, Carta a Eustoquio).

 

Quizás el texto más dramático en relación al aborto sea un párrafo que aparece en el libro apócrifo conocido como Apocalipsis de Pedro. El libro seguramente es de origen gnóstico, lo cual supone que no debemos considerarlo del mismo valor que las citas anteriores, pero he decidido copiar este pequeño párrafo como muestra de hasta qué punto la condena del aborto estaba presente incluso entre los heterodoxos de los primeros siglos:

 

“Muy cerca de allí vi otro lugar angosto, donde iban a parar el desagüe y la hediondez de los que allí sufrían tormento, y se formaba allí como un lago. Y allí había mujeres sentadas, sumergidas en aquel albañal hasta la garganta; y frente a ellas, sentados y llorando, muchos niños que habían nacido antes de tiempo; y de ellos salían unos rayos como de fuego que herían los ojos de las mujeres; éstas eran las que habían concebido fuera del matrimonio y se habían procurado aborto”.

 

(Ap Pedro 26)

Todos esos testimonios en contra del aborto tienen un doble valor para nosotros en las circunstancias que nos toca vivir en nuestro tiempo. Por una parte deben servirnos de aviso para que bajo ningún concepto nos acomodemos a un estado de opinión en nuestra sociedad cada vez más favorable a la aceptación del aborto como algo normal. Hacer tal cosa sería ir justo en la dirección opuesta a la que tomaron nuestros antepasados en la fe. Ellos ni se callaron ni fueron tibios a la hora de condenar esa lacra. Por otra lado, debemos ser sinceros y reconocer que vivimos en un mundo donde gran parte de lo más abominable del paganismo antiguo, el aborto y la profusión de todo tipo de amoralidad sexual, no sólo ha resurgido con fuerza sino que ha conseguido “legitimarse” socialmente echando sus raíces incluso en las legislaciones de nuestros países. La Iglesia, hoy igual que ayer, alza su voz contra esta infamia. Podría decirse que Juan Pablo II, paladín de la cultura de la vida y por tanto enemigo declarado de la cultura de la muerte que impera en nuestra sociedad, ha llevado la condena del aborto casi hasta el nivel de dogma de fe en la encíclica Evangelium Vitae:

 

“Por tanto, con la autoridad que Cristo confirió a Pedro y a sus Sucesores, en comunión con todos los Obispos —que en varias ocasiones han condenado el aborto y que en la consulta citada anteriormente, aunque dispersos por el mundo, han concordado unánimemente sobre esta doctrina—, declaro que el aborto directo, es decir, querido como fin o como medio, es siempre un desorden moral grave, en cuanto eliminación deliberada de un ser humano inocente. Esta doctrina se fundamenta en la ley natural y en la Palabra de Dios escrita; es transmitida por la Tradición de la Iglesia y enseñada por el Magisterio ordinario y universal.”

Nadie pues que se precie de tener el nombre de cristiano y el apellido de católico, puede justificar, aprobar, legislar o colaborar, por activa o por pasiva, con el aborto. Es nuestro deber como cristianos combatir en la guerra por salvar a millones de inocentes. Ellos no tienen voz, no tienen fuerza para oponerse a quienes desean asesinarlos. Seamos nosotros la voz y la fuerza que, como en el pasado, venza la batalla por la vida, por la esperanza y por el amor hacia toda criatura humana desde su concepción.

Agradecemos a: Luis Fernando Pérez Bustamante – 2008.IX. L.D.ESP.

http://www.religionenlibertad.com/opiniones/primeros-cristianos-

aborto-ejemplos-para-cristiano-siglo-xxi

 

+++

 

 

Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (Lc 23:24).-

 

+++

  

¿Tenía razón Pablo VI?:

35 años de la Humanae Vitae

   

  

  

María Jesús López 04/IX/2003

 

 

 

 

El pasado mes de julio se celebró el 35º aniversario de la Humanae Vitae, la carta encíclica que el Papa Pablo VI escribió para reafirmar la enseñanza de la Iglesia católica sobre el control de la natalidad. Este documento, que se muestra en contra de la anticoncepción artificial y a favor de la planificación natural familiar, recibió ya en 1968 serias críticas en su contra por parte de algunos sectores católicos, especialmente en los países desarrollados. Hoy, sin embargo, algunos autores aseguran que en ella Pablo VI profetizó algunos de los problemas más graves que afectan hoy en día a la sociedad mundial.


¿Qué enseña la Encíclica?


En la Humanae Vitae, Pablo VI expone las dificultades de las familias para mantener a sus hijos en una sociedad en constante cambio: "...Las condiciones de trabajo y de habitación y las múltiples exigencias que van aumentando en el campo económico y en el de la educación, con frecuencia hacen hoy difícil el mantenimiento adecuado de un número elevado de hijos". En este sentido, Pablo VI habla de la "paternidad responsable" como de una conciencia que se debe llevar a cabo "bajo diversos aspectos legítimos y relacionados entre sí". Veamos, pues, cuáles son las claves básicas, según el Papa Pablo VI, para cumplir el precepto de paternidad responsable.

 

1 En el ámbito biológico, "paternidad responsable significa conocimiento y respeto de sus funciones; la inteligencia descubre, en el poder de dar la vida, leyes biológicas que forman parte de la persona humana.". Lo que Pablo VI expone es que se debe conocer cómo funciona la fertilidad humana, y sobre todo el ciclo de fertilidad e infertilidad que se produce cada mes en la mujer.

 

"En relación con las tendencias del instinto y de las pasiones, la paternidad responsable lleva consigo el dominio necesario que sobre aquéllas han de ejercer la razón y la voluntad". Aquí, Pablo VI se refiere a la capacidad del ser humano para abstenerse de mantener relaciones sexuales en aquellos días en los que la mujer es fértil, en el caso de que el matrimonio esté tratando de espaciar el nacimiento de sus hijos.


2  En cuanto a los aspectos físicos, económicos, psicológicos y sociales, Pablo VI asegura que "la paternidad responsable se pone en práctica ya sea con la deliberación ponderada y generosa de tener una familia numerosa, ya sea con la decisión, tomada por graves motivos y en el respeto de la ley moral, de evitar un nuevo nacimiento durante algún tiempo o por tiempo indefinido". En este sentido, son los padres los que deben plantearse si su situación de salud tanto física como psíquica y sus condiciones sociales y económicas les son favorables para la creación de una nueva vida. Los motivos que los esposos tengan para espaciar los nacimientos deben ser de características graves, nunca egoístas.

 

3  Finalmente, Pablo VI indica que "la paternidad responsable conlleva sobre todo una vinculación más profunda con el orden moral objetivo, establecido por Dios, cuyo fiel intérprete es la recta conciencia".

De todos estos aspectos citados por el Papa Pablo VI, quizá el que más polémica ha levantado ha sido el precepto de que el matrimonio debe tener una causa justificada para espaciar los nacimientos o para negarse a tener más hijos. Para entender por qué Pablo VI hace esta afirmación, es necesario conocer la definición que se hace en la Humanae Vitae sobre el matrimonio. El Papa dice así: "La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema: Dios... El matrimonio no es, por tanto, efecto de la casualidad... Es una sabia institución del Creador para realizar en la humanidad su designio de amor. Los esposos, mediante su recíproca donación personal, propia y exclusiva de ellos, tienden a la comunión de sus seres en orden a un mutuo perfeccionamiento personal, para colaborar con Dios en la generación y en la educación de nuevas vidas".


Lo que Pablo VI quiere decir es que Dios es quien hace posible la unión entre un hombre y una mujer que, al conocer que se aman, deciden contraer matrimonio. Cuando el esposo y la esposa llevan a cabo el acto sexual, se ofrecen el uno al otro en cuerpo y alma, sin ningún tipo de barrera física ni psicológica. Ellos se aman y así se lo demuestran el uno al otro. Pero este acto no sólo es unitivo, sino que también es procreador, es decir que sirve para dar vida a un nuevo ser humano que nace fruto del amor entre dos personas. En este sentido, la Iglesia asegura que en el acto sexual el esposo y la esposa, junto con su capacidad para engendrar nueva vida, son una imagen de la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.


Métodos anticonceptivos: "contradecir el plan de Dios"


Según Pablo VI, "usar este don divino destruyendo su significado y su finalidad, aun sólo parcialmente, es contradecir la naturaleza del hombre y de la mujer y sus más íntimas relaciones, y por lo mismo es contradecir también el plan de Dios y su voluntad... Hay que excluir... la esterilización directa, perpetua o temporal, tanto del hombre como de la mujer; queda además excluida toda acción que, en previsión del acto conyugal, en su realización o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como medio, hacer imposible la procreación".


Aquí el Papa está rechazando la utilización de métodos anticonceptivos en la unión de la pareja, ya sean de barrera (preservativos, etc.) o químicos (píldoras, inyectables, etc.), ya se utilicen antes, durante o después del acto sexual, por considerar que son medios que impiden la unión total del hombre y la mujer y que impiden la procreación. Quedaría también incluida en la prohibición la píldora del día después, con el agravante de que puede además tener efectos abortivos, como también sucede con el DIU.

  

 

 


Los efectos sociales de la anticoncepción

  

Asimismo, en la Humanae Vitae se avisa de las consecuencias que la utilización de métodos anticonceptivos pueden tener en la sociedad. En primer lugar, se asegura que la regulación artificial de la natalidad abrirá un "camino fácil y amplio... a la infidelidad conyugal y a la degradación general de la moralidad".

  

Si analizamos nuestra sociedad actual, difícilmente podremos negar que las separaciones y divorcios a causa de las infidelidades han crecido alarmantemente. Bien podría ser que el hedonismo y el egoísmo que padece actualmente nuestro mundo fueran la causa directa de esta degradación del matrimonio, pero también es cierto que el uso de anticonceptivos da más libertad para mantener relaciones extramatrimoniales y para la promiscuidad juvenil, lo cual aumenta el materialismo y el individualismo que sufre la sociedad y lleva hasta la raíz de todos los males: el egoísmo.


En segundo lugar, en la Humanae Vitae se advierte de que "el hombre, habituándose al uso de las prácticas anticonceptivas, puede acabar perdiendo el respeto a la mujer y... puede llegar a considerarla simple instrumento de goce egoístico".


No podemos echar la culpa a los anticonceptivos de la ola de malos tratos que muchas mujeres están sufriendo dentro de su seno familiar. Desgraciadamente, se trata de un hecho que ocurre desde hace mucho tiempo y que ahora ha salido a la luz gracias a los medios de comunicación y a la concienciación social. No obstante, es cierto que en muchos casos los hombres ven a la mujer que toma píldoras como un objeto disponible a cualquier hora para su gratificación sexual, con lo que se convierte así en un ser egoísta que únicamente piensa en su propio placer.

 

Por último, Pablo VI avisa de que los anticonceptivos pueden convertirse en una "arma peligrosa... en manos de autoridades públicas despreocupadas de las exigencias morales... ¿Quién impediría a los gobernantes favorecer y hasta imponer a sus pueblos, si lo consideran necesario, el método anticonceptivo que ellos juzgaren más eficaz?".


Desgraciadamente, una mirada a las políticas de varios países demuestran que Pablo VI dio de lleno en el clavo con esta previsión. El caso paradigmático es China, donde las autoridades han establecido una terrible política que obliga a los ciudadanos a tener únicamente un hijo por matrimonio. En el caso de que la mujer vuelva a quedar embarazada, se le obliga a abortar, incluso en casos en los que el feto haya alcanzado ya los nueve meses.


Otro caso es el de Perú, donde una comisión parlamentaria ha reabierto una investigación sobre la esterilización forzada de más de 300.000 mujeres en zonas rurales, operación autorizada al parecer por el ex presidente Alberto Fujimori (BBC, 18 de junio). Por su parte, el pasado 13 de junio, el WALL STREET JOURNAL publicó una información según la cual en Brasil los políticos compran votos pagando a las mujeres la esterilización. No se equivocó Pablo VI cuando habló del temor de algunos gobiernos a que "la población mundial aumente más rápidamente que las reservas de que dispone... lo que hace que sea muy grande la tentación de las autoridades de oponer a este peligro medidas radicales".


La alternativa humana: Planificación Familiar Natural (PFN)


En la Humanae Vitae, Pablo VI asegura que "la Iglesia enseña que es lícito tener en cuenta los ritmos naturales inmanentes a las funciones generadoras para recurrir a la sexualidad matrimonial sólo en los períodos infecundos y así regular la natalidad sin ofender los principios morales". En este caso, el Papa se refiere a los métodos de planificación natural, que no atacan a la fertilidad ni del hombre ni de la mujer. Según el arzobispo de Denver, Charles J. Chaput, este tipo de control de la natalidad supone "muchos beneficios", ya que "la esposa se preserva a sí misma de químicos o aparatos intrusos y permanece con su ciclo natural... Ambos aprenden un grado más alto de autodominio y un respeto más profundo el uno para el otro... La PFN profundiza y enriquece el matrimonio y resulta de una intimidad mayor".



Por su parte, Adolfo Castañeda, de la organización Vida Humana Internacional (www.vidahumana.org), asegura que "los métodos naturales hacen que los esposos se comuniquen más, desarrollen el amor cristiano y no se traten el uno al otro como objetos sexuales, especialmente a la mujer... La responsabilidad por la planificación de la familia será de ambos y no sólo de uno".

En este sentido, los expertos en PFN recomiendan distintos métodos que, combinados, permiten detectar con seguridad los períodos fértiles de la pareja. Numerosas organizaciones educan hoy en estos métodos, ya sea con cursos, en encuentros de pareja a pareja e incluso a través de Internet. A medida que se extienda la Planificación Familiar Natural y si se cumpliese la definición de Pablo VI ("paternidad responsable significa conocimiento y respeto de sus funciones"), ¿podríamos empezar a encontrarnos ante una segunda y pausada revolución sexual más humana?

-.-

 Más información:

Texto completo de la Humanae Vitae, encíclica de Pablo VI:
http://www.vidahumana.org/vidafam/iglesia/humanae.html

Miedo a la "sobrepoblación" y control de población (artículos en Vida Humana Internacional):
http://www.vidahumana.org/vidafam/controldem/controldem_ mapa.html

Texto completo de Evangelium Vitae, encíclica de Juan Pablo II:
http://www.vidahumana.org/vidafam/iglesia/evangelio.html

Planificación Familiar Natural:
http://www.vidahumana.org/vidafam/nfp/nfp_mapa.html

 

+++

Sí a la vida; no a la carniceria abortista.

 

 La Iglesia no se edifica sobre comités, juntas o asambleas. La palabra y la acción de sus miembros salvarán al mundo en la medida en que estén conectados con el sacrificio redentor de Cristo, actualizado en el misterio eucarístico, que aplica toda su fuerza salvífica. Toda palabra que se oye en la Iglesia, sea docente, exhortativa, autoritativa o sacramental, sólo tiene sentido salvífico, y edifica la Iglesia, en la medida en que es preparación, resonancia, aplicación o interpretación de la "protopalabra" [48]: la palabra de la “anamnesis” ("hoc est enim corpus meum...") que hace sacramentalmente presente al mismo Cristo y su acción redentora eternamente actual, al actualizar el sacrificio del Calvario para que se realice la obra de la salvación con la cooperación de la Iglesia, su esposa.

 

+++

“La vida de un embrión humano es tan sagrada como su

desarrollo a sus diez años o como su proceso hasta la muerte”.

 

+++

  

 CORRECCIÓN FRATERNA Y POTESTAD DE LA IGLESIA

  

 Evangelio según San Mateo 18,15-20. - Si tu hermano peca, ve y corrígelo en privado. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano. Si no te escucha, busca una o dos personas más, para que el asunto se decida por la declaración de dos o tres testigos. Si se niega a hacerles caso, dilo a la comunidad. Y si tampoco quiere escuchar a la comunidad, considéralo como pagano o publicano. Les aseguro que todo lo que ustedes aten en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desaten en la tierra, quedará desatado en el cielo. También les aseguro que si dos de ustedes se unen en la tierra para pedir algo, mi Padre que está en el cielo se lo concederá. Porque donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, yo estoy presente en medio de ellos".

 

+++

  

La Iglesia proclama el perdón - El perdón es la exigencia suprema de Jesús en el Sermón del Monte, pero, sobre todo, responde y nace de la experiencia de Dios como amor, que nos introduce en la lógica del amor gratuito y desinteresado, que nos saca de la reciprocidad interesada, que rompe el círculo de la violencia, que inaugura algo realmente nuevo.
El perdón es un ofrecimiento que parte de la víctima, que toma la iniciativa, que va más allá de las exigencias de la justicia y, por tanto, no es comportamiento exigible estrictamente, pero sí es un comportamiento humanizador y sanante. Pero el perdón requiere ser aceptado, exige el arrepentimiento. El perdón ofrecido puede caer en el vacío y no lograr su objetivo, que es, en última instancia, la reconciliación, el reencuentro entre personas. Y no sé que es más difícil: perdonar o aceptar el perdón.

 

+++

 

El peor de los silencios es el que se guarda ante la mentira, pues tiene un enorme poder de disolver la estructura social. Un cristiano no puede callar ante manipulaciones manifiestas. La cesión permanente ante la mentira comporta la deformación progresiva de las conciencias.

+++

 

La herida causada por una lanza se puede curar, pero la causada por la lengua es incurable.

 

+++

 

La capacidad para la bondad existe en cada una de nosotros sin excepción alguna. No importa el tipo de dolor que te haya tocado vivir en tu vida, esa capacidad nunca es destruida. Sheila Morataya-Fleishman

 

+++

 

“Obedecer a la verdad y no a la dictadura de las opiniones comunes” Benedicto XVI.

 

+++

 

"El silencio y la contemplación que sirven para encontrar en la dispersión de cada día la unión profunda y continua con Dios". Benedicto XVI.

 

+++

 

"El cristianismo no es una religión, filosofía o visión del mundo espiritualista. Es decir, el cuerpo representa un rol fundamental. Sin el cuerpo no hay cristiano, es más: no hay cristianismo..."

 

+++

 

«Cuando una ley está en contraste con la razón, se la denomina ley inicua; sin embargo, en este caso deja de ser ley y se convierte más bien en un acto de violencia». (Summa Theologiae, I-II, q. 93, a. 3, ad 2um.).

«Toda ley puesta por los hombres tiene razón de ley en cuanto deriva de la ley natural. Por el contrario, si contradice en cualquier cosa a la ley natural, entonces no será ley sino corrupción de la ley». (Ibid., I-II, q. 95, a. 2. El Aquinate cita a S.. Agustín: «Non videtur esse lex, quae insta non fuerit», De libero arbitrio, I, 5, 11: PL 32, 1227.).

En palabras de la Antígona de Sófocles, "No he creído que tus decretos, como mortal que eres, puedan tener primacía sobre las leyes no escritas, inmutables, de los dioses". El concepto de ley natural viene a expresarlo de otro modo. La injusticia consistiría en vulnerar esas leyes no escritas, grabadas –aunque quizá con poca fuerza– en nuestro interior, pero que se cumplirían inexorablemente: su transgresión atraería la desgracia sobre los mortales. Así, por una vía u otra, la justicia se impondría, y la vida sería finalmente justa.

 

+++

 

“Cualquiera que, conociendo el Antiguo y el Nuevo Testamento, lee el Corán, ve con claridad el proceso de reducción de la Divina Revelación que en él se lleva a cabo. Es imposible no advertir el alejamiento de lo que Dios ha dicho de Sí mismo, primero en el Antiguo Testamento por medio de los profetas y luego de modo definitivo en el Nuevo Testamento por medio de Su Hijo. Toda esa riqueza de la autorrevelación de Dios, que constituye el patrimonio del Antiguo y del Nuevo Testamento, en el islamismo ha sido de hecho abandonada.

Al Dios del Corán se le dan unos nombres que están entre los más bellos que conoce el lenguaje humano, pero en definitiva es un Dios que está fuera del mundo, un Dios que es sólo Majestad, nunca el Emmanuel, Dios-con-nosotros. El islamismo no es una religión de redención. No hay sitio en él para la Cruz y la Resurrección. Jesús es mencionado, pero sólo como profeta preparador del último profeta, Mahoma. También María es recordada, Su Madre virginal; pero está completamente ausente el drama de la Redención. Por eso, no solamente la teología, sino también la antropología del Islam, están muy lejos de la cristiana”.

S. S. Juan Pablo II, en Cruzando el Umbral de Esperanza.

 

+++

 

"Obligaremos al hombre a ser feliz", gritaban los bolcheviques después de la Revolución de octubre. "Obligaremos al hombre a ser justo", parecen repetir hoy el socialismo. “Obligaremos al hombre a ser mahometano”, imponen los islamistas. 2006

 

+++

 

El fundador y primer ideólogo de Al Qaida, Abdalá Azzan, muerto durante el conflicto afgano, estableció el principio de que cuando un país musulmán está ocupado, la ley islámica impone a todos los creyentes en el mundo la obligación de trabajar para liberarlo. Para el integrismo islámico, Chechenia, como Iraq, se considera territorio ocupado por los infieles y, por lo tanto, no pueden ser objeto de negociación política o pacto alguno. Donde están los mahometanos no hay espacio para los demás seres humanos; una forma patética de la más rancia xenofobia comunista-nazista. El odio, la repugnancia y la hostilidad hacia las otras creencias es en el islam, norma. 2004.

 

+++

 

« Y vio Dios que era bueno »

Nuestra civilización, dominada por la técnica, necesita un corazón para que el hombre pueda sobrevivir en ella, sin deshumanizarse del todo. Debemos dar más espacio a las "razones del corazón" si queremos evitar que nuestro planeta, mientras se sobrecalienta físicamente, vuelva a caer espiritualmente en una era glacial. La gran crisis de fe en el mundo de hoy consiste en que no se escuchan las razones del corazón, sino sólo las razones torcidas de la mente.

 

Es vuestra visita la que nos honora y agradecemos.

Quepa claro: "hablamos no solo para comunicarnos, sino para distinguirnos". Por lo mismo, nos vestimos no solo para evitar el frío, sino para reafirmar nuestra personalidad. Publicamos porque creemos en la verdad y solo ella nos hace libres.

Pedimos disculpas por los errores que tantas veces cometemos. No son por mala voluntad, ni por ignorancia, sino por no saber. No está mal recordar que una cosa es la ignorancia (= no saber lo que a uno no se le alcanza) y la nescencia (= no saber lo que uno debería saber).

Dice un bello espiritual negro: ‘You can have all this world, but give me Jesus’ (‘puedes tener el mundo entero, pero dame a Jesús’).

Jesús misericordia : Kyrie eleison. Christe eleison. Kyrie eleison.

-.-

¿Por qué repetimos y recomendamos algunos libros? - No responde esta habitual insistencia a ningún imperativo ni legal, ni moral, ni de compromiso alguno. El único compromiso es el del servicio a la conformación de una cultura católica que hoy es más necesaria que nunca.

Recomendamos vivamente:

1º Título: ‘La inmortalidad del alma humana’ – autor: Antonio Millán-Puelles Editorial Rialp - Madrid 2008  - 204 páginas

2º Título: ‘LAS MUJERES Y JESÚS’

Henry Froment-Meurice - Monte Carmelo - Burgos 2007 - 172 páginas

-.-

Recomendaciones para conocer y saber defenderse frente a la ignorancia o ataque de las sectas:

Para dar razón de nuestra Esperanza, sepa defender su Fe, por P. Paulo Dierckx y P. Miguel Jordá: Libro de apologética católica muy recomendable y en formato word.

Verdades de la fe católica, por Guido Adolfo Rojas Zamorano: Libro de apologética católica muy recomendable y en formato word.

Verdades de la fe católica II, por Guido Adolfo Rojas Zamorano: Segundo libro de apologética católica muy recomendable y en formato word.

Catecismo de la Iglesia Católica (doc): Catecismo oficial de nuestra santa Iglesia en formato .doc (Word para Windows)

Catecismo de la Iglesia Católica (lit): Catecismo oficial de nuestra santa Iglesia en formato Microsoft Reader (Para Pocket PC y Palms)

Seguir a Jesús es apropiarnos de sus criterios, de sus actitudes y de su conducta, fieles en toda su doctrina, sirviendo a nuestro tiempo.

 

Las ilustraciones que adornan un expuesto, no son obligatoriamente alusivas al texto. Estando ya públicas en la red virtual, las miramos con todo respeto y sin menoscabo debido al ‘honor y buena reputación de las personas’. De allí, hayamos acatado el derecho a la intimidad, a la dignidad-mérito-honra-respetabilidad-pundonor, a la propia imagen y a la protección de datos. Tomadas de Internet, las estampas, grabados o dibujos que adornan o documentan este sitio web ‘CDV’, no corresponden ‘necesaria e ineludiblemente’ al tema presentado; sino que tienen por finalidad –a través del arte- hacer agradable la presentación. Tributamos homenaje de sumisión y respeto a todas las personas, particularmente cuyas imágenes aparecen publicadas, gracias.-

Si de manera involuntaria se ha incluido algún material protegido por derechos de autor, rogamos que se pongan en contacto con nosotros a la dirección electrónica, indicándonos el lugar exacto- categoría y URL- para subsanar cuanto antes tal error. Gracias. ‘CDV’.-

“CDV” intenta presentar la fe cristiana para la gente más sencilla (catequistas, etc.), en especial para los estratos aparentemente más bajos. ¿La razón? Simple: «Son ellos quienes más necesitan conocer la alegría de Cristo».-

Este sitio web ‘CDV’ no pretende ser un campo en el que eruditos intelectuales, ya desde los ámbitos de la teología y la filosofía, señalen el camino para descubrir a Cristo. Sí tiene como objeto mostrar desde un punto de vista elemental, respetuoso y claro, el hermoso rostro del Salvador. Poner en el tapete los problemas del hombre de hoy, de una sociedad cada vez más individualista y volcada en el consumismo. Y todo ello con un lenguaje comprensible, claro y atractivo.

Debido a la existencia de páginas excelentes sobre apologética y formación, lo que se pretende desde ‘CDV’ es contribuir muy modestamente, y sumarse a los que ya se interesan por el Evangelio de Cristo de manera mucho más eficaz. ‘CDV’ Gracias.-

“Conocereisdeverdad.org = CDV” no necesariamente se identifica con todas las opiniones y matices vertidos por autores y colaboradores en los artículos publicados; sin embargo, estima que son dignos de consideración en su conjunto. ‘CDV’ Gracias.-

Contigo, Señor, todos seremos compasivos y disfrutaremos de tu Amor.

 

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).