Tuesday 21 February 2017 | Actualizada : 2017-02-03
 
Inicio > Leyendas Negras > Esclavitud - 8º sexo, mahometanos, niños mafias; derechos humanos e islam

PASADO HISTORIA - La inscripción del templo de Delfos, que inspiró a Sócrates: conócete a ti mismo. Se trata de una verdad fundamental: conocerse a sí mismo es típico del hombre. En efecto, el hombre se distingue de los demás seres creados sobre la tierra por su capacidad de plantearse la cuestión del sentido de su propia existencia. Gracias a lo que conoce del mundo y de sí mismo, el hombre puede responder a otro imperativo que nos ha transmitido también el pensamiento griego: llega a ser lo que eres.

Por tanto, el conocimiento tiene una importancia vital en el camino que el hombre recorre hacia la realización plena de su humanidad: esto es verdad de modo singular por lo que atañe al conocimiento histórico. En efecto, las personas, como también las sociedades, llegan a ser plenamente conscientes de sí mismas cuando saben integrar su pasado.

 

 

 

 

Para concluir, quisiera haceros partícipes de una reflexión, que me interesa particularmente. La petición de perdón, de la que tanto se habla en este período, atañe en primer lugar a la vida de la Iglesia, a su misión de anunciar la salvación, a su testimonio de Cristo, a su compromiso en favor de la unidad, en una palabra, a la coherencia que debe caracterizar a la existencia cristiana. Pero la luz y la fuerza del Evangelio, del que vive la Iglesia, pueden iluminar y sostener, de modo sobreabundante, las opciones y las acciones de la sociedad civil, en el pleno respeto a su autonomía. Por este motivo, la Iglesia no deja de trabajar, con los medios que le son propios, en favor de la paz y de la promoción de los derechos del hombre. En el umbral del tercer milenio, es legítimo esperar que los responsables políticos y los pueblos, sobre todo los que se hallan implicados en conflictos dramáticos, alimentados por el odio y el recuerdo de heridas a menudo antiguas, se dejen guiar por el espíritu de perdón y reconciliación testimoniado por la Iglesia, y se esfuercen por resolver sus contrastes mediante un diálogo leal y abierto. 31. X. 1998 S.S. Juan Pablo II – Magno

 

+++

 

La cultura de la muerte –sobre todo ‘aborto’- gana terreno y la Iglesia no puede callar. Hoy se puede ciertamente comprar la tolerancia contra esta lacra con la que hubo durante siglos la esclavitud.

 

+++

 

…del comercio y negocio de esclavos por parte del mundo musulmán…

… aún durante el 1800 e inicio del 1900, se vendía anualmente 50.000 esclavos. Fue en ése tiempo el centro más grande de venta de esclavos por parte de los árabes mahometanos (islam). Luego bajo el protectorado inglés se fue luchando para abolir definitivamente el tráfico de esclavos.

 

+++ 

 

 

 

HECHOS HISTÓRICOS - Se perfilan así diversos interrogantes: ¿se puede hacer pesar sobre la conciencia actual una culpa vinculada a fenómenos históricos irrepetibles, como las cruzadas o la inquisición? ¿No es demasiado fácil juzgar a los protagonistas del pasado con la conciencia actual (como hacen escribas y fariseos, según Mt 23,29-32), como si la conciencia moral no se hallara situada en el tiempo? ¿Se puede acaso, por otra parte, negar que el juicio ético siempre tiene vigencia, por el simple hecho de que la verdad de Dios y sus exigencias morales siempre tienen valor? Cualquiera que sea la actitud a adoptar, ésta debe confrontarse con estos interrogantes y buscar respuestas que estén fundadas en la revelación y en su transmisión viva en la fe de la Iglesia. La cuestión prioritaria es, por tanto, la de esclarecer en qué medida las peticiones de perdón por las culpas del pasado, sobre todo cuando se dirigen a grupos humanos actuales, entran en el horizonte bíblico y teológico de la reconciliación con Dios y con el prójimo.  

 

La identificación de las culpast;span lang="ES-TRAD" style="COLOR: windowtext" mce_style="COLOR: windowtext"> del pasado de las que enmendarse implica, ante todo, un correcto juicio histórico, que sea también en su raíz una valoración teológica. Es necesario preguntarse: ¿qué es lo que realmente ha sucedido?, ¿qué es exactamente lo que se ha dicho y hecho? Solamente cuando se ha ofrecido una respuesta adecuada a estos interrogantes, como fruto de un juicio histórico riguroso, podrá preguntarse si eso que ha sucedido, que se ha dicho o realizado, puede ser interpretado como conforme o disconforme con el Evangelio, y, en este último caso, si los hijos de la Iglesia que han actuado de tal modo habrían podido darse cuenta a partir del contexto en el que estaban actuando. Solamente cuando se llega a la certeza moral de que cuanto se ha hecho contra el Evangelio por algunos de los hijos de la Iglesia y en su nombre habría podido ser comprendido por ellos como tal, y en consecuencia evitado, puede tener sentido para la Iglesia de hoy hacer enmienda de culpas del pasado.

 

La relación entre «juicio histórico» y «juicio teológico» resulta, por tanto, compleja en la misma medida en que es necesaria y determinante. Se requiere, por ello, ponerla por obra evitando los desvaríos en un sentido y en otro: hay que evitar tanto una apologética que pretenda justificarlo todo, como una culpabilización indebida que se base en la atribución de responsabilidades insostenibles desde el punto de vista histórico. Juan Pablo II ha afirmado respecto a la valoración histórico-teológica de la actuación de la Inquisición: «El Magisterio eclesial no puede evidentemente proponerse la realización de un acto de naturaleza ética, como es la petición de perdón, sin haberse informado previamente de un modo exacto acerca de la situación de aquel tiempo. Ni siquiera puede tampoco apoyarse en las imágenes del pasado transmitidas por la opinión pública, pues se encuentran a menudo sobrecargadas por una emotividad pasional que impide una diagnosis serena y objetiva... Ésa es la razón por la que el primer paso debe consistir en interrogar a los historiadores, a los cuales no se les pide un juicio de naturaleza ética, que rebasaría el ámbito de sus competencias, sino que ofrezcan su ayuda para la reconstrucción más precisa posible de los acontecimientos, de las costumbres, de las mentalidades de entonces, a la luz del contexto histórico de la época»  

 

La interpretación de la historia

 

¿Cuáles son las condiciones de una correcta interpretación del pasado desde el punto de vista del conocimiento histórico? Para determinarlas hay que tener en cuenta la complejidad de la relación que existe entre el sujeto que interpreta y el pasado objeto de interpretación 65; en primer lugar se debe subrayar la recíproca extrañeza entre ambos. Eventos y palabras del pasado son ante todo «pasados»; en cuanto tales son irreductibles totalmente a las instancias actuales, pues poseen una densidad y una complejidad objetivas, que impiden su utilización únicamente en función de los intereses del presente. Hay que acercarse, por tanto, a ellos mediante una investigación histórico?crítica, orientada a la utilización de todas las informaciones accesibles de cara a la reconstrucción del ambiente, de los modos de pensar, de los condicionamientos y del proceso vital en que se sitúan aquellos eventos y palabras, para cerciorarse así de los contenidos y los desafíos que, precisamente en su diversidad, plantean a nuestro presente.

 

En segundo lugar, entre el sujeto que interpreta y el objeto interpretado se debe reconocer una cierta copertenencia, sin la cual no podría existir ninguna conexión y ninguna comunicación entre pasado y presente; esta conexión comunicativa está fundada en el hecho de que todo ser humano, de ayer y de hoy, se sitúa en un complejo de relaciones históricas y necesita, para vivirlas, de una mediación lingüística, que siempre está históricamente determinada. ¡Todos pertenecemos a la historia! Poner de manifiesto la copertenencia entre el intérprete y el objeto de la interpretación, que debe ser alcanzado a través de las múltiples formas en las que el pasado ha dejado su testimonio (textos, monumentos, tradiciones...), significa juzgar si son correctas las posibles correspondencias y las eventuales dificultades de comunicación con el presente, puestas de relieve por la propia comprensión de las palabras o de los acontecimientos pasados; ello requiere tener en cuenta las cuestiones que motivan la investigación y su incidencia sobre las respuestas obtenidas, el contexto vital en que se actúa y la comunidad interpretadora, cuyo lenguaje se habla y a la cual se pretenda hablar. Con tal objetivo es necesario hacer refleja y consciente en el mayor grado posible la precomprensión, que de hecho se encuentra siempre incluida en cualquier interpretación, para medir y atemperar su incidencia real en el proceso interpretativo.

 

Finalmente, entre quien interpreta y el pasado objeto de interpretación se realiza, a través del esfuerzo cognoscitivo y valorativo, una ósmosis («fusión de horizontes»), en la que consiste propiamente la comprensión. En ella se expresa la que se considera inteligencia correcta de los eventos y de las palabras del pasado; lo que equivale a captar el significado que pueden tener para el intérprete y para su mundo. Gracias a este encuentro de mundos vitales, la comprensión del pasado se traduce en su aplicación al presente: el pasado es aprehendido en las potencialidades que descubre, en el estímulo que ofrece para modificar el presente; la memoria se vuelve capaz de suscitar nuevo futuro.

 

A una ósmosis fecunda con el pasado se accede merced al entrelazamiento de algunas operaciones hermenéuticas fundamentales, correspondientes a los momentos ya indicados de la extrañeza, de la copertenencia y de la comprensión verdadera y propia. Con relación a un «texto» del pasado, entendido en general como testimonio escrito, oral, monumental o figurativo, estas operaciones pueden ser expresadas del siguiente modo: «1) comprender el texto, 2) juzgar la corrección de la propia inteligencia del texto y 3) expresar la que se considera inteligencia correcta del texto» 66. Captar el testimonio del pasado quiere decir alcanzarlo del mejor modo posible en su objetividad, a través de todas las fuentes de que se pueda disponer; juzgar la corrección de la propia interpretación significa verificar con honestidad y rigor en qué medida pueda haber sido orientada, o en cualquier caso condicionada, por la precomprensión o por los posibles prejuicios del intérprete; expresar la interpretación obtenida significa hacer a los otros partícipes del diálogo establecido con el pasado, sea para verificar su relevancia, sea para exponerse a la confrontación con otras posibles interpretaciones.

 

Para que la Iglesia realice un adecuado examen de conciencia histórico delante de Dios, con vistas a la propia renovación interior y al crecimiento en la gracia y en la santidad, es necesario que sepa reconocer las «formas de antitestimonio y de escándalo» que se han presentado en su historia, en particular durante el último milenio. No es posible llevar a cabo una tarea semejante sin ser conscientes de su relevancia moral y espiritual. Ello exige la definición de algunos términos clave, además de la formulación de algunas precisiones necesarias en el plano ético. MM.

 

+++

 

Desde el siglo VIII, no sólo en África, sino en todo el Mediterráneo y el Indico, el comercio de esclavos se va organizando por navegantes y comerciantes procedentes de Arabia y Turquía, a través de una red de caravanas por el Sahara hasta los pueblos sudaneses.

 

+++

 

 

Así fue en los siglos XVI y XVII

 

 

 

Hubo más europeos esclavizados por los musulmanes que esclavos negros enviados a América 

 

"¿Hay moros en la costa?", decimos todavía hoy para significar la presencia de alguien no particularmente grato. ¿Saben por qué? Agárrense bien, lean este artículo y lo sabrán. 

 

elmanifiesto.com 

23 de septiembre de 2014 

 

¡Quién lo había de decir! La trata de esclavos, esa infamia que, según musulmanes, africanos y europeos etnomasoquistas, constituye la mayor lacra de Europa, ahora resulta que fue ampliamente superada, al menos en los siglos XVI y XVII, por la cometida contra los nuestros por parte del islam. Es cierto, es cierto: el “tú más” no justifica nada. La trata de esclavos negros fue una indignidad tan aborrecible como injustificable. Pero hay una pequeña diferencia: nosotros la reconocemos y deploramos (hoy en día hasta exagerando los zurriagazos). Ellos, en cambio —el mundo musulmán—, no reconoce ni deplora nada. Hay otra diferencia además: cuando nos querían arrebatar a los nuestros, los europeos combatimos todo lo que pudimos al enemigo (y así se produjo la victoria de Lepanto, y así tuvo lugar la expulsión de los moriscos, que colaboraban en las razias). Y cuando capturaban a los blancos, los padres terciarios y mercedarios intentaban rescatarlos. Nada de todo ello existió nunca en África. 

 

Pero pasemos a ver lo que nos cuenta el profesor norteamericano Robert C. Davis. 

 

Los historiadores estadounidenses han estudiado todos los aspectos de la esclavización de los africanos por parte de los blancos, pero han ignorado en gran medida la esclavitud de los blancos por parte de los africanos del Norte. Christian Slaves, Muslim Masters [Esclavos cristianos, amos musulmanes][1] es un libro cuidadosamente documentado y escrito con claridad sobre lo que el profesor Davis denomina "la otra esclavitud", que floreció durante aproximadamente la misma época que el tráfico transatlántico de esclavos y que devastó a cientos de comunidades costeras europeas. En la mente de los blancos de hoy, la esclavitud no juega en absoluto el papel central que tiene entre los negros. Y, sin embargo, no se trató ni de un problema de corta duración ni de algo carente de importancia. La historia de la esclavitud en el Mediterráneo es, de hecho, tan siniestra como las descripciones más tendenciosas de la esclavitud americana. 

 

Un comercio al por mayor

 

La costa de Berbería, que se extiende desde Marruecos hasta la actual Libia, fue el hogar de una próspera industria del secuestro de seres humanos desde 1500 hasta aproximadamente 1800. Las principales capitales esclavistas eran Salé (en Marruecos), Túnez, Argel y Trípoli, habiendo sido las armadas europeas demasiado débiles durante la mayor parte de este período para efectuar algo más que una resistencia meramente simbólica. 

 

El tráfico trasatlántico de negros era estrictamente comercial, pero para los árabes los recuerdos de las Cruzadas y la rabia por haber sido expulsados de España en 1492 parecen haber motivado una campaña de secuestro de cristianos que casi parecía una yihad. 

 

"Fue quizás este aguijón de la venganza, frente a los amables regateos en la plaza del mercado, lo que hizo que los traficantes islámicos de esclavos fueran mucho más agresivos y en un principio  mucho más prósperos (por así decirlo) que sus homólogos cristianos", escribe el profesor Davis. 

 

Durante los siglos XVI y XVII fueron más numerosos los esclavos conducidos al sur a través del Mediterráneo que al oeste a través del Atlántico. Algunos fueron devueltos a sus familias contra pago de un rescate, otros fueron utilizados para realizar trabajos forzados en África del Norte, y los menos afortunados murieron trabajando como esclavos en las galeras. 

 

Lo que más llama la atención de las razias esclavistas contra las poblaciones europeas es su escala y alcance. Los piratas secuestraron a la mayoría de sus esclavos interceptando barcos, pero también organizaron grandes asaltos anfibios que prácticamente dejaron despobladas partes enteras de la costa italiana. Italia fue el país que más sufrió, en parte debido a que Sicilia está a sólo 200 km de Túnez, pero también porque no tenía un gobierno central fuerte que pudiese resistir a la invasión. 

 

Las grandes razias a menudo no encontraron resistencia

 

Cuando los piratas saquearon, por ejemplo, Vieste en el sur de Italia en 1554, se hicieron con el alucinante número de 6.000 presos. Los argelinos secuestraron 7.000 esclavos en la bahía de Nápoles en 1544, una incursión que hizo caer tanto el precio de los esclavos que se decía poder "intercambiar a un cristiano por una cebolla". 

 

España también sufrió ataques a gran escala. Después de una razia en Granada en 1556 que se llevó a 4.000 hombres, mujeres y niños, se decía que "llovían cristianos en Argel". Y por cada gran razia de este tipo, había docenas más pequeñas. 

 

La aparición de una gran flota podía hacer huir a toda la población al interior, vaciando las zonas costeras. 

 

En 1566, un grupo de 6.000 turcos y corsarios cruzó el Adriático para desembarcar en Francavilla al Mare. Las autoridades no podían hacer nada, y recomendaron la evacuación completa, dejando a los turcos el control de más de 1.300 kilómetros cuadrados de pueblos abandonados hasta Serracapriola. 

 

Cuando aparecían los piratas, la gente a menudo huía de la costa hacia la ciudad más cercana, pero el profesor Davis explica que hacer tal cosa no siempre fue una buena estrategia: "Más de una ciudad de tamaño medio, llena de refugiados, fue incapaz de resistir un ataque frontal de cientos de asaltantes. El capitán de los piratas, que de lo contrario tendría que buscar unas pocas docenas de esclavos a lo largo de las playas y en las colinas, ahora podía encontrar mil o más cautivos convenientemente reunidos en un mismo lugar a los que tomar". 

 

Los piratas volvían una y otra vez para saquear el mismo territorio. Además de un número mucho mayor de pequeñas incursiones, la costa de Calabria sufrió las siguientes depredaciones graves en menos de diez años: 700 personas capturadas en una sola razia en 1636, 1.000 en 1639 y 4.000 en 1644. 

 

Durante los siglos XVI y XVII, los piratas establecieron bases semipermanentes en las islas de Isquia y Procida, cerca de la desembocadura de la Bahía de Nápoles, elegida por su tráfico comercial. 

 

Al desembarcar, los piratas musulmanes no dejaban de profanar las iglesias. A menudo robaban las campanas, no sólo porque el metal fuese valioso, sino también para silenciar la voz distintiva del cristianismo. 

 

En las pequeñas y más frecuentes incursiones, un pequeño número de barcos operaba furtivamente y se dejaba caer con sigilo sobre los asentamientos costeros en mitad de la noche, con el fin de atrapar a las gentes "mansas y todavía desnudas en la cama". Esta práctica dio origen al dicho siciliano "pigliato dai turchi" ("tomado por los turcos"), y se emplea cuando se coge a alguien por sorpresa o por estar dormido o distraído. 

 

Las mujeres eran más fáciles de atrapar que los hombres, y las zonas costeras podían perder rápidamente todas las mujeres en edad de tener hijos. Los pescadores tenían miedo de salir, y no se hacían a la mar más que en convoyes. Finalmente, los italianos abandonaron gran parte de sus costas. Como explica el profesor Davis, a finales del siglo XVII, "la península italiana fue saqueada por corsarios berberiscos durante dos siglos o más, y las poblaciones costeras se retiraron en gran medida a pueblos fortificados en las colinas, o a ciudades más grandes como Rimini, abandonando kilómetros de costa, ahora pobladas de vagabundos y filibusteros". 

 

No fue hasta alrededor de 1700 cuando los italianos estuvieron en condiciones de prevenir las razias, aunque la piratería en los mares pudo continuar sin obstáculos. 

 

La piratería llevó a España y sobre todo a Italia a alejarse del mar y a perder con efectos devastadores sus tradiciones de comercio y navegación: "Por lo menos para España e Italia, el siglo XVII representó un período oscuro en el que las sociedades española e italiana fueron meras sombras de lo que habían sido durante las anteriores épocas doradas". 

 

Algunos piratas árabes eran avezados navegantes de alta mar, y aterrorizaban a los cristianos hasta una distancia de 1.600 kilómetros. Una espectacular razia en Islandia en 1627 dejó cerca de 400 prisioneros. 

 

Existe la creencia de que Inglaterra era una potencia naval formidable desde la época de Francis Drake, pero a lo largo del siglo XVII los piratas árabes operaron libremente en aguas británicas, penetrando incluso en el estuario del Támesis para capturar y asolar las ciudades costeras. En sólo tres años, desde 1606 hasta 1609, la armada británica reconoció haber perdido, por culpa de los corsarios argelinos, no menos de 466 buques mercantes británicos y escoceses. A mediados de la década de 1600, los británicos se dedicaron a un activo tráfico de negros entre ambos lados del Atlántico, pero muchas de las tripulaciones británicas pasaron a ser propiedad de los piratas árabes. 

 

La vida bajo el látigo

 

Los ataques terrestres podían ser muy exitosos, pero eran más arriesgados que los marítimos. Los navíos eran por lo tanto la principal fuente de esclavos blancos. A diferencia de sus víctimas, los buques piratas tenían dos modos de propulsión: además de las velas, los galeotes. Llevaban muchas banderas diferentes, por lo que cuando navegaban podían enarbolar el pabellón que tuviera más posibilidades de engañar a sus presas. 

 

Un buen barco mercante de gran tamaño podía llevar unos 20 marinos en buen estado de salud, preparados para durar algunos años en galeras. Los pasajeros en cambio para servían obtener un rescate. Los nobles y ricos comerciantes se convirtieron en piezas atractivas, así como los judíos, que a menudo podían significar un suculento rescate pagado por sus correligionarios. Los dignatarios del clero también eran valiosos porque el Vaticano solía pagar cualquier precio para arrancarlos de las manos de los infieles. 

 

Cuando llegaban los piratas, a menudo los pasajeros se quitaban sus buenos ropajes y trataban de vestirse tan mal como fuese posible, con la esperanza de que sus captores les restituyeran a sus familias a cambio de un modesto rescate. Este esfuerzo resultaba inútil si los piratas torturaban al capitán para sonsacarle información sobre los pasajeros. También era común hacer que los hombres se desnudaran, para buscar objetos de valor cosidos en la ropa, y ver si los circuncidados judíos no estaban disfrazados de cristianos. 

 

Si los piratas iban cortos de esclavos en galeras, podían poner algunos de sus cautivos a trabajar de inmediato, pero a los presos los colocaban generalmente en la bodega para el viaje de regreso. Iban  apiñados, apenas podían moverse entre la suciedad, el mal olor y los parásitos, y muchos morían antes de llegar a puerto. 

 

A su llegada al norte de África, era tradición que los cristianos recientemente capturados desfilaran por las calles para que la gente pudiera hacer burla de ellos y los niños cubrirlos de basura. 

 

En el mercado de esclavos, los hombres estaban obligados a brincar para demostrar que no eran cojos, y los compradores a menudo querían desnudarlos para ver si estaban sanos, lo cual también permitía evaluar el valor sexual de hombres y mujeres; las concubinas blancas tenían un gran valor, y todas las capitales esclavistas poseían una floreciente red homosexual. Los compradores que esperaban hacer dinero rápido con un gran rescate examinaban los lóbulos de las orejas para encontrar marcas de perforación, lo cual era indicio de riqueza. También era habitual examinar los dientes de un cautivo para ver si podía sobrevivir a un régimen esclavista duro. 

 

El pachá o soberano de la región recibía un cierto porcentaje de los esclavos como forma de impuesto sobre la renta. Estos eran casi siempre hombres, y se convertían en propiedad del gobierno en lugar de ser propiedad privada. A diferencia de los esclavos privados, que por lo general embarcaban con sus amos, aquéllos vivían en bagnos, que es como se llamaba a los almacenes de esclavos del pachá. Era común afeitar la cabeza y la barba de los esclavos públicos como humillación adicional, en un momento en que la cabeza y el vello facial eran una parte importante de la identidad masculina. 

 

La mayoría de estos esclavos públicos pasaban el resto de sus vidas como esclavos en galeras. Resulta difícil imaginar una existencia más miserable. Los hombres eran encadenados tres, cuatro o cinco a cada remo, y sus tobillos quedaban encadenados también juntos. Los remeros nunca dejaban su bancada, y cuando se les permitía dormir, lo hacían en ella. Los esclavos podían empujarse para llegar a hacer sus necesidades en un agujero en el casco, pero a menudo estaban demasiado cansados o desanimados para moverse y descargaban ahí donde estaban sentados. No tenían ninguna protección contra el ardiente sol mediterráneo, y sus amos les despellejaban las espaldas con el instrumento favorito del negrero: el látigo. No había casi ninguna posibilidad de escape o rescate, el trabajo de un galeote era el de matarse a trabajar —sobre todo en las razias para capturar más miserables como él—, siendo arrojados por la borda a la primera señal de enfermedad grave. 

 

Cuando la flota pirata estaba en puerto, los galeotes vivían en el bagno y hacían todo el trabajo sucio, peligroso o agotador que el Pachá les ordenara hacer. Solían cortar y arrastrar piedras, dragar el puerto o encargarse de las labores más penosas. Los esclavos que se encontraban en la flota del sultán ruco ni siquiera tenían esa opción. A menudo estaban en el mar durante meses seguidos y permanecían encadenados a los remos incluso en el puerto. Sus barcos eran prisiones de por vida. 

 

Otros esclavos en la costa bereber tenían un trabajo más variado. A menudo hacían el trabajo agrícola que asociamos a la esclavitud en Estados Unidos, pero los que tenían habilidades eran alquilados por sus dueños. Algunos de éstos simplemente aflojaban a sus esclavos durante la jornada con orden de regresar con una cierta cantidad de dinero por la noche, bajo la amenaza de ser golpeados brutalmente en caso de no hacerlo. Los dueños esperaban normalmente una ganancia de un 20% sobre el precio de compra. Hicieran lo que hiciesen, en Túnez y Trípoli los esclavos llevaban un anillo de hierro alrededor de un tobillo y arrastraban una pesada cadena de entre 11 y 14 kg. 

 

Algunos dueños ponían a sus esclavos blancos a trabajar las tierras muy lejos, donde todavía se enfrentan a otra amenaza: una nueva captura y una nueva esclavitud más en el interior. Estos desgraciados probablemente no verían ya más a otro europeo en el resto de su corta vida. 

 

El profesor Davis señala que no existía ningún obstáculo a la crueldad: "No había fuerza que pudiese proteger al esclavo de la violencia de su amo, no existían leyes locales en contra de la crueldad, ni una opinión pública benevolente, y raramente existía una presión efectiva por parte de los Estados extranjeros".

 

Los esclavos blancos no sólo eran mercancías, sino también infieles, y merecían todo el sufrimiento infligido por sus dueños.

 

El profesor Davis señala que "todos los esclavos que, habiendo vivido en bagnos, sobrevivieron para contar sus experiencias destacaban la crueldad y la violencia endémica ahí practicada". El castigo favorito era el azotamiento. Un esclavo podía recibir hasta 150 o 200 golpes, lo cual podía dejarlo lisiado. La violencia sistemática convirtió a muchos hombres en autómatas. 

 

Los esclavos cristianos eran a menudo tan abundantes y tan baratos que no había ningún incentivo para cuidarlos. Muchos dueños les hacían trabajar hasta morir y compraban otros para remplazarlos. 

 

Los esclavos públicos también contribuían  a un fondo para mantener a los sacerdotes en el bagno. Era una época muy religiosa, e incluso en las condiciones más terribles los hombres querían tener la oportunidad de confesarse, y, lo más importante, de recibir la extremaunción. Había casi siempre un sacerdote cautivo o dos en los bagnos, pero para estar disponible para sus deberes religiosos, otros esclavos debían contribuir y comprarle su tiempo al Pachá, por lo que a algunos esclavos en las galeras no les quedaba nada para comprar comida o ropa. Sin embargo, durante ciertos períodos, los europeos que vivían libres en las ciudades bereberes contribuían a los gastos de mantenimiento de los sacerdotes de los bagnos. 

 

Para algunos, la esclavitud se convirtió en algo más que soportable. Ciertos oficios, en particular, el de constructor naval, eran tan codiciados que el dueño de un esclavo podía recompensarlo con una villa privada y amantes. Incluso algunos residentes del bagno lograron sacar partido de la hipocresía de la sociedad islámica y mejorar de tal modo su condición. La ley prohibía estrictamente a los musulmanes el comercio de alcohol, pero era más indulgente con los musulmanes que sólo lo consumían. Los esclavos emprendedores establecieron tabernas en los bagnos, y algunos llegaban a tener una buena vida al servicio de los musulmanes bebedores. 

 

Una forma de aligerar la carga de la esclavitud era "tomar el turbante" y convertirse al islam. Esto eximia del servicio en galeras, de los trabajos más penosos y de alguna que otra faena impropia de un hijo del profeta, pero no de ser esclavo. Uno de los trabajos de los sacerdotes de los bagnos era evitar que los hombres desesperados se convirtieran, pero la mayoría de esclavos no parecían necesitar el tal consejo. Los cristianos creían que la conversión podría poner en peligro sus almas, además de requerirse también el desagradable ritual de la circuncisión de los adultos. Muchos esclavos parecían sufrir los horrores de la esclavitud tratándolos como un castigo por sus pecados y como una prueba a su fe. Los dueños les disuadían de la conversión, ya que éstas limitaban el uso de los malos tratos y bajaban el valor de reventa de un esclavo. 

 

Para los esclavos, resultaba imposible escapar. Estaban muy lejos de casa, a menudo eran encadenados, y podían ser identificados de inmediato por sus rasgos europeos. La única esperanza era el rescate. A veces la suerte no tardaba en llegar. Si un grupo de piratas había capturado tantos hombres como para no tener ya espacio bajo el puente, podía hacer una incursión en una ciudad y luego regresar a los pocos días para vender los cautivos a sus familias. Por lo general, ello se hacía a un precio mucho menor que el de alguien que se rescataba desde África del Norte, pero con todo era mucho más de lo que los agricultores se podían permitir. Los agricultores generalmente no tenían liquidez, ni bienes al margen de la casa y la tierra. Un comerciante estaba por lo general preparado para comprarlos a un precio bajo, pero significaba que el cautivo regresaba a una familia completamente arruinada. 

 

La mayoría de los esclavos dependían de La labor caritativa de los trinitarios (orden fundada en Italia en 1193) y de los mercedarios (fundada en España en 1203). Estas órdenes religiosas se establecieron para liberar a los cruzados en poder de los musulmanes, pero pronto cambiaron su trabajo por el de la liberación de los esclavos en poder de los piratas berberiscos, recaudando dinero específicamente para esta labor. A menudo ponían cajas de seguridad fuera de las iglesias con la inscripción "por la recuperación de los pobres esclavos", y el clero llamaba a los cristianos ricos a dejar dinero. Las dos órdenes se convirtieron en hábiles negociadoras, y por lo general lograron comprar esclavos a mejores precios que los obtenidos por libertadores sin experiencia. Sin embargo, nunca hubo suficiente dinero para liberar a muchos cautivos, y el profesor Davis estima que no más de un 3 o un 4% de los esclavos fueron rescatados en un solo año. Esto significa que la mayoría dejaron sus huesos en las tumbas anónimas de cristianos, fuera de las murallas de la ciudad. 

 

Las órdenes religiosas llevaban cuentas exactas de los resultados obtenidos. En el siglo XVII, los trinitarios españoles, por ejemplo, llevaron a cabo 72 expediciones para el rescate de esclavos, con una media de 220 liberaciones por cada una de dichas expediciones. Era costumbre llevarse con ellos los esclavos liberados y hacerlos caminar por las calles de la ciudad en las grandes celebraciones. Estas procesiones, que tenían una profunda connotación religiosa, se convirtieron en uno de los espectáculos urbanos más característicos de la época. A veces los esclavos marchaban en sus antiguos hábitos de esclavos para enfatizar los tormentos que sufrieron; otras veces llevaban trajes blancos especiales para simbolizar su renacimiento. Según los registros de la época, muchos esclavos liberados no se reinsertaron por completo después de sus vivencias, especialmente si habían pasado muchos años en cautiverio. 

 

Grillos y cadenas de esclavos españoles presentados como ex-votos 

(Iglesia de San Juan de los Reyes,Toledo) 

 

¿Cuántos esclavos?

 

El profesor Davis señala que las numerosas investigaciones efectuadas han logrado que se determine con la mayor precisión posible el número de negros traídos a través del Atlántico, pero no existe ningún esfuerzo similar para determinar la extensión de la esclavitud en el Mediterráneo. No es fácil conseguir cifras fiables. Los árabes no suelen conservar los archivos. Pero a lo largo de sus diez años de investigación, el profesor Davis ha logrado desarrollar un método de estimación. 

 

Por ejemplo, el registro indica que desde 1580 hasta 1680 hubo un promedio de unos 35.000 esclavos en países berberiscos. Contando con la pérdida constante a través de la muerte y del rescate, si la población se mantuvo constante, entonces la tasa de captura de nuevos esclavos por los piratas era igual a la tasa de desgaste. Hay una buena base para la estimación de las tasas de mortalidad. Por ejemplo, sabemos que de los cerca de 400 islandeses capturados en 1627, sólo hubo 70 supervivientes ocho años después. Además de la desnutrición, el hacinamiento, el exceso de trabajo, y los castigos brutales, los esclavos sufrieron epidemias de peste, que por lo general eliminaban entre el 20 y el 30% de los esclavos blancos. 

 

A través de diversas fuentes, el profesor Davis estima que la tasa de mortalidad fue de aproximadamente un 20% al año. Los esclavos no tenían acceso a las mujeres, por lo que la sustitución se realizaba exclusivamente a través de las capturas. 

 

Su conclusión: entre 1530 y 1780 hubo, con casi total seguridad, un millón y tal vez hasta millón y cuarto de cristianos blancos europeos esclavizados por los musulmanes de la costa bereber. Esto supera con creces la cifra generalmente aceptada de 800.000 africanos transportados a las colonias de América del Norte y más tarde a los Estados Unidos. 

 

El profesor Davis explica que, a finales de 1700, se controló mejor este comercio, pero hubo un renacimiento de la trata de esclavos blancos durante el caos de las guerras napoleónicas. 

 

La flota norteamericana no quedó libre de la depredación. Fue sólo en 1815, después de dos guerras contra ellos, que los marinos estadounidenses se libraron de los piratas berberiscos. Estas guerras fueron importantes operaciones para la joven república; una campaña que se recuerda en las estrofas de "a las orillas de Trípoli", en el himno de la marina. Cuando los franceses tomaron Argel en 1830, todavía había 120 esclavos blancos en el bagno. 

 

¿Por qué hay tan poco interés por la esclavitud del Mediterráneo, mientras que la erudición y la reflexión sobre la esclavitud negra nunca termina? Como explica el profesor Davis, los esclavos blancos con dueños no blancos simplemente no encajan en "la narrativa maestra del imperialismo europeo." Los patrones de victimización tan queridos por los intelectuales requieren de la maldad del blanco, no del sufrimiento del blanco. 

 

El profesor Davis también señala que la experiencia europea de la esclavitud a gran escala muestra el engaño en que consiste otro tema favorito de la izquierda: que la esclavitud negra fue un paso crucial en la creación de los conceptos europeos de raza y jerarquía racial. 

 

No es así. Desde hace siglos, los propios europeos han vivido con en el miedo del látigo, y un gran número asistieron a procesiones celebradas por el rescate de los esclavos liberados, todos los cuales eran blancos. La esclavitud era un destino más fácilmente imaginable para ellos mismos que para los lejanos africanos.

 

© Le blog de Marysie?ka 

Concluida la lectura, les invitamos a hacer una pequeña constatación. Vayan a Google, pulsen en "Imágenes" y busquen términos tales como "europeos esclavizados", "esclavos blancos" o cualquier otra expresión parecida. Verán lo que les sale... 

[1] Robert C. Davis, Christian Slaves, Muslim Masters: White Slavery in the Mediterranean, the Barbary Coast, and Italy, 1500-1800, Palgrave Macmillan, 2003, 246 pp., 35 US$.  

http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=4449 

http://infocatolica.com/blog/notelacuenten.php/1504200543-title#more28219 

 

+++

  

 

No todos los musulmanes son enemigos de Occidente, pero muchos y muy activos sí lo son, y la mayoría de los demás permanecen pasivos. 2014 

-.- 

No es el islam el gran problema, se da que el mal está en el islam. 2015 

 

+++

 

 

Precisamente en cuanto cada acto humano pertenece a quien lo hace, cada conciencia individual y cada sociedad elige y actúa en el interior de un determinado horizonte de tiempo y espacio. Para comprender de verdad los actos humanos y los dinamismos a ellos unidos, deberemos entrar, por tanto, en el mundo propio de quienes los han realizado; solamente así podremos llegar a conocer sus motivaciones y sus principios morales. Y esto se afirma sin perjuicio de la solidaridad que vincula a los miembros de una específica comunidad en el discurrir del tiempo. MM.

 

+++

 

El 30 de noviembre de 1831 – tratado entre Francia e Inglaterra para suprimir la trata de negros; mientras el tráfico -consistente en vender seres humanos como esclavos- continuaba entre los mahometanos sub-saharianos hacia los países de Arabia y algunos de Oriente, bien entrado el siglo XX.

 

+++

 

El Pontífice en la homilía rindió homenaje a la tradición de libertad y de justicia de esta república marinera en los siglos XV y XVI, que después pasó al imperio austríaco, y que ya en 1416, antes que muchos Estados, abolió la esclavitud.

S. S. JUAN PABLO II – CROACIA. 2003-06-06

 

+++

 

Abolición de la esclavitud  - El 2 de junio de 1963 el Príncipe mahometano regente de Arabia, Faisal, decreta la abolición de la esclavitud en el país, última nación en el mundo donde aún existía.

Fue el último en derogar tal ley, pero el tráfico de doncellas continúa en el 2008 donde ricos príncipes árabes por pedido, reciben suministros de mujeres provenientes de otras regiones africanas, según los apetitos personales.

 

+++

 

La Iglesia Católica no promovió la esclavitud. Al contrario, la revelación judeo-cristiana reconoció por primera vez en la historia universal la igual dignidad esencial de todos los seres humanos, hombres y mujeres, hombres libres y esclavos, etc. Así, a través de un largo proceso histórico y cultural, hizo posible la abolición de la esclavitud. En la cristiandad medieval no había esclavos, sino siervos, que era otra cosa muy distinta (hasta Marx reconoció que el pasaje del esclavismo al feudalismo fue un gran avance socio-económico). En el Islam sí había esclavos; y en la Edad Moderna resurgió con fuerza la esclavitud. Los españoles tuvieron relativamente poca participación en el tráfico de esclavos.

 

+++

 

 

 

San Wenceslao  († 938)

«Dilexit Ecclesiam» amó a la Iglesia Católica

 

La reina fue expulsada del trono, y Wenceslao fue proclamado rey por la voluntad del pueblo, y como primera medida, anunció que apoyaría decididamente a la Ley de la Iglesia de Dios. Instauró el orden social al imponer severos castigos a los culpables de asesinato o de ejercer esclavitud y además gobernó siempre con justicia y misericordia.-

Por oscuros intereses políticos, Boleslao -que ambicionaba el trono de su hermano-, invitó a Wenceslao a su reino para que participara de los festejos del santo patrono y al terminar las festividades, Boleslao asesinó de una puñalada al santo rey. El pueblo lo proclamó como mártir de la fe, y pronto la Iglesia de San Vito -donde se encuentran sus restos- se convirtió en centro de peregrinaciones. Ha sido proclamado como patrón del pueblo de Bohemia y hoy su devoción es tan grande que se le profesa también como Patrono de Checoslovaquia.-

SAN WENCESLAO  († 938)

 

San Wenceslao es hijo de Vratislao, prudente, fervoroso y bondadoso príncipe cristiano, y de Drahomira, una princesa de genio fuerte, cruel y pérfido, de la pagana familia de Stodoronow, en Lutecia.

 La dualidad de este matrimonio: cristiano-pagano tuvo mucha trascendencia en la vida del santo duque. El joven príncipe vio, pues, en el seno de su familia, los efectos de la lucha de una religión mixta; más tarde tuvo que enfrentarse con la misma en la vida de su propia nación. El problema se presentó más agudo cuando junto a las rivalidades religiosas se unieron los conflictos políticos.

 Aunque las primeras semillas de la fe católica la recibieron los bohemios de Bizancio, sin embargo, la magna labor misionera fue fruto de los misioneros occidentales, y precisamente de los alemanes. Este hecho originó, primero, las competencias de los ritos: eslavo con el romano, y más tarde, el influjo de los alemanes en la vida pública de los bohemios.

 Como efecto en contrario, surgió entonces, la rebelión pagana, la persecución de los cristianos, acaudillada por Drahomira; la conspiración de Boleslavia y, finalmente, el funesto plan del martirio de San Wenceslao.

 El panorama de aquella época era, por tanto, muy difícil y muy obscuro.

 Para superar todas estas dificultades, el bien de la nación y de las misiones católicas, exigían un príncipe ágil, prudente y santo.

 Fue San Wenceslao quien mejor respondía a estas exigencias.

 Dirigido por su abuela, Santa Ludmila, se mostró inteligente, dócil y con una extraordinaria inclinación a todo lo bueno. Más tarde, ya en el Colegio de los Nobles, bajo la dirección de un sabio maestro, estas virtudes brillaron aún más en el joven alumno. Intelectualmente se distinguía por su ingenio; espiritualmente, por su pureza de costumbres; por la devoción a Cristo en el Santísimo Sacramento y por su filial afecto a la Virgen Santísima. Mas la singular veneración que profesaba a la Virgen le hizo sentir un extremado amor a la pureza. Virtud que pareció ser la nota más sublime de su carácter. A pesar de vivir este ambiente de santidad, Wenceslao no se olvidó de adquirir también las cualidades de un señor futuro soberano de Bohemia.

 En 925, tres años después de la repentina muerte de Vratislao, Wenceslao, considerándose preparado para el gobierno de su patria, dio un golpe de Estado y eliminó de la regencia a su madre pagana. Con ella eliminó también la lucha sin cuartel contra los cristianos y todos los privilegios que conquistaron, en aquellos tiempos, los paganos. Termina con las crueldades y salvajismo de aquellos idólatras y comienza una época de verdadera paz y labor constructiva.

 Como señal externa de nuevo gobierno, Wenceslao hace un apoteósico traslado de las reliquias de su abuela, Santa Ludmila, a la catedral de Praga. Elige con gran cuidado a sus ministros y jefes militares y comienza una intensa labor de propagación de la fe.

 En todo este ambiente es él mismo quien con su ejemplo realiza los altos ideales de Cristo.

 Cumple exactamente con la ley de Dios y practica fervorosamente las virtudes cristianas. Lleva una vida casi monacal; consagra horas en fervorosas oraciones y en mortificaciones; defiende a los oprimidos; ayuda con generosidad a los pobres; facilita la libertad a los cautivos y presos, etc. En todo el país organiza una política más humanitaria, elimina torturas y prohíbe la horca. Se puede decir que entre los soberanos fue el único que profesara una fe tan eficiente, caridad tan ardiente y virtudes tan escogidas.

 Su culto a la sagrada Eucaristía no paraba en una mera veneración, sino que trascendía a los más pequeños detalles, como sembrar el trigo destinado al pan eucarístico y estrujar con sus mismas manos los racimos de uva que darían el vino para el santo sacrificio. Descalzo visitaba en noches frías y de nieve las iglesias para adorar al Santísimo.

 Una devoción no menos fervorosa a la Virgen Santísima le llevó a entregarse a Ella en voto de castidad para toda su vida.

 Todo este modo de vivir —sin duda de verdadera santidad— causaba gran admiración tanto en Bohemia como en otras cortes soberanas de Europa; comúnmente le llamaban "el santo príncipe".

 Nada entonces de extraño es que en torno de esta vida naciera el maravilloso misterio de muchas leyendas. Estas fueron inmortalizadas por el historiador checo Pekarz. He aquí dos de ellas:

 Drahomira, envidiando el florecimiento del cristianismo y el pacífico reinado de Wenceslao, suscitó a una guerra cruel contra él al vecino príncipe de Gurima, Radislao.

 Radislao, en verdad, invadió a Bohemia, y a su paso sembró el pánico y la muerte. La guerra fue para todos una gran sorpresa. Wenceslao, sin embargo, quedó tranquilo, pues, como un verdadero seguidor de Cristo, no quería se derramase la sangre de los inocentes. Mandó, por tanto, una embajada para averiguar las causas de la invasión. Radislao, considerando la postura del duque como prueba de flaqueza, exigió como condición de paz la entrega total de Bohemia.

 Estas circunstancias reclamaban una justa defensa de la patria. Wenceslao la preparó rápidamente y salió al encuentro de los invasores. Cuando se vieron los dos ejércitos, el duque, antes de empezar la batalla, pidió una entrevista personal con Radislao. Fiel a su fe católica persuadió a Radislao de que como la guerra es cosa de los dos, ellos debían de resolver el litigio, y con esto invitó al invasor a un combate particular hasta la victoria. Radislao, seguro de su éxito, aceptó el duelo y salió contra el santo duque armado como Goliat. Wenceslao, por el contrario, la victoria la ponía en manos de Dios, y en nombre de Él dio la señal del combate. Se disponía Radislao a disparar su dardo, cuando de repente vio delante a dos ángeles y oyó una voz: "No le tires". Momentos después, horrorizado, dejó sus armas y fue a postrarse a los pies de Wenceslao, pidiendo perdón y aceptando todas las condiciones de paz.

 La celestial intervención en favor del duque de Bohemia se repitió de nuevo durante la dicta de Worms, convocada por el emperador Otón I. Un día Wenceslao, por oír dos misas, llegó tarde a la asamblea. El emperador y los príncipes consideraron esta falta como una gran desatención. Acordaron entonces demostrar su enojo. Sin embargo, cuando apareció Wenceslao todos le recibieron con los debidos honores, incluso el mismo emperador, pues todos vieron con el mayor asombro que el duque de Bohemia entraba en la sala acompañado de ángeles, portando delante de él una gran cruz de oro.

 La santidad de Wenceslao ganaba estima común. Sin embargo, la llama del odio se mantenía viva en el pagano corazón de Drahomira. Es más, existía también otra persona que meditaba cómo destituir y privar del trono al rey de Praga. Era su hermano menor, Boleslao.

 La ocasión no tardó en presentarse. Con motivo del nacimiento de un hijo suyo, Boleslao organizó grandes fiestas e invitó a Boleslavia a su hermano Wenceslao. El santo duque aceptó esta invitación y acudió a Boleslavia, donde fue recibido con todos los honores reales. Sin embargo, estas galas fueron una falsedad creada por su hermano. En medio de la alegría reinante, cuando Wenceslao, durante la noche, se dirigía a la próxima iglesia para su acostumbrada adoración, Boleslao le agredió, y violando el sagrado derecho de hospitalidad, junto con sus ayudantes, dio muerte a su indefenso y egregio huésped.

 El martirio ocurrió el 28 de septiembre de 938.

 Bohemia se llenó de dolor.

 Los asesinos, después de un corto tiempo de júbilo, pronto recibieron su merecido castigo. Tanto Drahomira como Boleslao tuvieron una muerte miserable.

 San Wenceslao quedó proclamado Patrono de todos los países de la corona de los bohemios.

 El culto aumentaba constantemente, llegando, en los siglos XI y XII, su efigie a adornar el ducado, la moneda de Bohemia. Bajo la bandera de San Wenceslao lucha el ejército y con la invocación del Santo se desarrolla la labor nacional. En el siglo XIII nace el himno "Svaty Vaclave, vevodo cesek zeme...". y en la época de Juan Hus, el himno súplica. "Tú eres el soberano de estas tierras, San Wenceslao; no nos abandones..."

 La devoción es común, y las múltiples iglesias, como también los muchísimos monumentos dedicados al santo duque, testimonian el vivo amor hacia él de los checos. El monumento más bello, obra del profesor Mysblek, adorna la mejor plaza de Praga. 

 MARIANO WALORECK

 

+++

 

 

En la Batalla de Ostia, que en el año 849, vio enfrentarse las tropas de León IV (pontífice desde 847 hasta 855) con las hordas de los Sarracenos que ultrajaron, violentaron y robaron en la misma Basílica vaticana.

 

+++

 

La tolerancia sin verdad es hipocresía.

 

+++

 

Gracias a la Iglesia Católica, antes del 1300, había fundadas en Europa cuarenta y cuatro Universidades, en las que se forja un individuo especial dotado de cierta uniformidad: homo Scholasticus.

 

+++

 

Durante el luminoso medioevo - En términos cuantitativos, las catedrales góticas son tan asombrosas como las Pirámides egipcias. Sólo en Francia, durante noventa años, desde 1180 a 1270, se vio la construcción de 80 catedrales y casi 500 abadías.

 

+++

 

Quién, sino la Iglesia, a través de los monasterios, salvó la ciencia de los clásicos y la transmitió para el futuro; quién creó las universidades, sino la Iglesia; quién fue mecenas del arte y de la mejor cultura de Europa, sino la Iglesia; quién lo sigue siendo.

 

+++

 

Es bueno valorar acontecimientos y hechos que han sucedido en el pasado, reflexionar sobre ellos, para caminar con los talentos de la historia como bastón de guía.

 

+++ 

 

1526 Destrucción de la mayor parte de la biblioteca de Matías Corvino, rey de Hungría, en la conquista de Buda por los turcos musulmanes.

 

+++

 

Por ley mahometana, todos los seguidores de Mahoma que se conviertan al cristianismo u otra religión, deben ser condenados a muerte, ¡obligatoriamente!

 

+++

 

La idea de conquista mahometana forzosamente lleva a los musulmanes a un revanchismo oscuro, primitivo y revulsivo; anclado en tribus desterradas. MMVI.

 

+++

 

Sobre lo de la religión más tolerante, recordar solamente tres hechos –para más información puede verse, por ejemplo, España frente al Islam de Cesar Vidal–: El año 711 la España visigoda fue conquistada a punta de espada, no vinieron pacíficos misioneros. Pero lo de la tolerancia también fue entre ellos, por poner únicamente un ejemplo, ¿quién destruyó Medina Azahara en el s. XI y por qué? No fueron los cristianos, sino los bereberes que encontraron que los musulmanes cordobeses estaban un tanto relajados. Por último, señalar que uno de los motivos de la expulsión de los moriscos fue su actuación, en no pequeña medida, como quintacolumnistas de los ataques, a nuestras costas, provenientes del norte de África. Después de 1610, España no ha vivido los momentos de su máximo esplendor, pero no fue por la expulsión de los moriscos, con toda certeza.

 

+++

 

 

La concepción del ser humano en el Islam, a examen - Forma de concebir la conversión y el uso de la violencia.

Desigualdad entre el hombre y la mujer

 

En la conclusión de los actos por el V centenario del nacimiento de San Pío V 


ROMA, jueves, 15 diciembre 2005.- Aparte de conceptos como la conversión, la diferencia más fuerte entre Cristianismo e Islamismo está en la concepción del ser humano, según se reflexionó en Congreso celebrado en Roma en conclusión de los actos por el V Centenario del nacimiento del Papa San Pío V.

La Pontificia Universidad Lateranense acogió este encuentro en torno al tema «Cristianismo e Islam, ayer y hoy».

De las diferencias entre ambos credos habló monseñor Walter Brandmüller –presidente del Pontificio Comité de Ciencias Históricas--, subrayando la desigual forma de concebir la conversión y el uso de la violencia.

«Para los cristianos la conversión debía ser voluntaria e individual», «principalmente a través de la predicación y el ejemplo», mientras que por parte musulmana «desde los primerísimos tiempos la conversión ha sido impuesta con las armas», explicó.

Pero alertó de que «la diferencia más fuerte entre Cristianismo e Islam es a propósito de un tema central como la concepción del ser humano».

«Lo demuestra el hecho de que muchos países islámicos no hayan aceptado la Declaración de los Derechos del Hombre promulgada por las Naciones Unidas en 1948, o lo hayan hecho con la reserva de excluir las normas que contravengan la ley coránica, esto es, en la práctica todas», afirmó monseñor Brandmüller.

Añadió que en la tradición islámica no existe el concepto de igualdad de todos los seres humanos, ni en consecuencia el de la dignidad de toda vida humana. «La "sharia" de hecho está fundada en una triple desigualdad: entre hombre y mujer, entre musulmán y no musulmán, entre libre y esclavo», aclaró.

E hizo hincapié en que «la más irrevocable de estas desigualdades es sin embargo la del hombre y la mujer».

«En la tradición islámica --precisó monseñor Brandmüller— al hombre le está consentida la poligamia; la mujer no puede tener más de un marido, no puede casarse con un hombre de otra fe, puede ser repudiada por el marido, no tiene derecho alguno sobre la prole en caso de divorcio, está penalizada en la división hereditaria y desde el punto de vista jurídico su testimonio vale la mitad que el de un hombre».

«Si esta caracterización del Islam está destinada en el futuro a permanecer invariada, como ha ocurrido hasta ahora, no puede más que resultar difícil la convivencia con cuantos no pertenecen a la comunidad musulmana», concluyó.

En su intervención, Khaled Fouad Allam --profesor de Sociología del mundo musulmán y de Historia e Instituciones de los países islámicos en la Universidad de Trieste, y de Islamística en la Universidad de Urbino— apuntó que la educación es el único camino para superar las contradicciones y los retrocesos en el contexto musulmán

Participó igualmente en el Congreso Rocco Buttiglione, ministro italiano de Bienes Culturales, quien explicó cómo la concepción trinitaria de los cristianos implica el concepto de relación.

Clausuró los trabajos el cardenal Angelo Sodano –secretario de Estado del Vaticano-, quien dio gracias a la Providencia, que «siempre sabe suscitar en su Iglesia sucesores de Pedro que sepan responder a los desafíos de los tiempos».

A pesar de su brevedad (1566-1572), el de San Pío V fue uno de los pontificados más fecundos del siglo.

También fue el pontífice que instituyó la fiesta de la Virgen del Rosario tras la victoria de Lepanto –en acción de gracias cuando la flota cristiana derrotó a la turca--, el 7 de octubre de 1571. La Basílica patriarcal de Santa María la Mayor en Roma custodia sus restos. ZS05121503 Zenit

 

+++

 

 

Desarticulada una red internacional

dedicada al tráfico ilícito de inmigrantes

 

La Policía Nacional ha desarticulado en Algeciras una red internacional dedicada al tráfico ilícito de inmigrantes procedentes de Marruecos en el transcurso de una operación que permitió la detención de tres personas y la liberación de un hombre que permanecía retenido contra su voluntad.

L D (EFE) La red utilizaba documentos falsos y diversos medios de transporte como pateras para facilitar el cruce de las fronteras a los inmigrantes, que en ocasiones eran camuflados entre los bajos de vehículos transportados en transbordadores, informó este jueves la Policía en un comunicado.

Según el medio utilizado, la organización cobraba entre 3.000 y 4.000 euros a los inmigrantes, que una vez en la península eran recogidos por miembros de la red y conducidos a pisos utilizados para su alojamiento y ubicados generalmente en Algeciras (Cádiz). Allí, los presuntos traficantes los mantenían retenidos contra su voluntad, sometiéndolos a vigilancia y agresiones físicas si oponían resistencia, hasta que sus familiares efectuaban el pago de otros mil euros en una cuenta bancaria que se les indicaba. Otras veces se aprovechaban de su situación de "desorientación y desconocimiento" del país y el idioma para llevarlos a los pisos.

Los tres detenidos son el máximo responsable de la organización, identificado como E.H.H., de 27 años; H.A., de 22, ambos de nacionalidad marroquí, y A.A.L., española de 35 años y compañera sentimental del cabecilla. En el registro domiciliario practicado por la Policía fue liberado un inmigrante indocumentado retenido contra su voluntad
{ESCLAVITUD - Sujeción excesiva por la cual se ve sometida una persona a otra, o a un trabajo u obligación
} hasta que realizara el pago requerido por la organización e intervenidos documentos de identidad y útiles para su falsificación, agendas de datos y justificantes de movimientos bancarios, así como dinero en euros y dirham por valor de unos 2.000 euros.

También fue requisado un vehículo utilizado por la red para el transporte de los inmigrantes, según la Policía, que puso a los detenidos a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de Algeciras. La operación, enmarcada en el Plan de Lucha contra la Delincuencia elaborado por el Ministerio del Interior, fue practicada por agentes adscritos a la Unidad Contra las Redes de Inmigración y Falsedades Documentales (UCRIF) de la comisaría de Algeciras en colaboración con la central y la de Málaga. LIBERTAD DIGITAL. 2003-06-06 – ESPAÑA

{En 2006 la situación ha empeorado, lamentablemente}.

 

+++

 

 

ESCLAVITUD ENTRE MAHOMETANOS MARROQUÍES

 

Confirman la condena de 36 años a cuatro magrebíes (musulmanes) por secuestrar {esclavizar - Dícese de la persona que por estar bajo el dominio de otra carece de libertad - Sometido rigurosa o fuertemente a un deber} a inmigrantes ilegales

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de 36 años de cárcel impuesta a cuatro magrebíes que secuestraron a seis inmigrantes ilegales marroquíes que habían llegado en una patera y, tras encerrarles en una habitación de un cortijo, exigieron a sus familias dinero para liberarles.

 


L D (EFE) La Sala de lo Penal del Supremo ha desestimado el recurso presentado por los cuatro condenados contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Almería, que les consideró autores de seis delitos de secuestro.

Según recuerda la sentencia, seis ciudadanos marroquíes llegaron a España en patera en 2001 y, cuando se encontraban en Algeciras, conocieron a M.K., quien se ofreció a llevarles en un coche a un cortijo de El Ejido (Almería). Una vez allí, los seis inmigrantes fueron encerrados en una habitación bajo vigilancia y M.K., que actuaba acompañado de su hermano y los otros dos acusados, les comunicó que sus familias debían hacer entrega de una suma de dinero para que fueran liberados.

Un familiar de uno de los secuestrados recibió una llamada de M.K., que le citó en la estación de autobuses de El Ejido y le pidió algo más de mil euros para dejar en libertad al retenido. El familiar pidió a un amigo que avisara a la Policía, que logró identificar a dos de los procesados. Uno de ellos accedió a llevar a la Policía hasta el cortijo, donde fueron descubiertos los otros dos acusados, tras lo que los agentes liberaron a los secuestrados.

El Supremo destaca que el delito por el que han sido condenados presenta la "singularidad" derivada de que las víctimas "son personas a las que la situación económica les ha obligado a emigrar de su país originario llegando a España en condiciones de clandestinidad". Añade que "se trata de personas que carecen de una residencia en España, que en el supuesto de que fueran localizados, impidiendo la continuación de la situación delictiva que sufren, les será aplicada la regulación administrativa dispuesta, como la expulsión del territorio nacional".

Recuerda el Supremo que esta condición de clandestinidad es aprovechada por organizaciones para la comisión de hechos delictivos al tratarse de personas con imposibilidad material de ejercitar sus derechos como persona.
LIBERTAD DIGITAL. ESP. 2003-06-06

 

+++

 

 

Aborto y esclavitud: argumentos similares

 

Con el título Dos casos de desprecio de la vida humana, WASHINGTON POST publicó en 1973 una comparación entre ambas realidades

 

Artículo publicado en www.solidaridad.net 13/06/2003

 

Aborto y esclavitud. El paralelismo de ambas situaciones es asombroso, como puede apreciarse claramente en esta trascripción parcial en la que las afirmaciones de los esclavistas van precedidas de una "E" y las de los defensores del aborto, de una "A".

 

E: Aun cuando posea un corazón y un cerebro y biológicamente se le considere humano, el esclavo no es "una persona" ante la ley. La decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos lo afirma claramente.
A: Aun cuando posea un corazón y un cerebro, y biológicamente le considere humano, el niño no nacido no es "una persona" ante la ley. El Tribunal Supremo de Estados Unidos lo ha afirmado claramente

 

E: Un hombre de raza negra sólo obtiene su personalidad jurídica al ser libertado; antes no debemos preocuparnos por él pues no tiene derechos ante la ley.
A: Un niño sólo adquiere personalidad jurídica al nacer; antes no debemos preocuparnos de él, pues no tiene derechos ante la ley.

 

E: Si usted considera que la esclavitud es mala, nadie le obliga a tener un esclavo, pero no imponga su moralidad a los demás.
A: Si usted considera que el aborto es malo, nadie le obliga a hacerlo, pero no imponga su moralidad a los demás.

 

E: Un hombre tiene el derecho a hacer lo que quiera con su propiedad.
A: Una mujer tiene el derecho a hacer lo que quiera con su cuerpo.

 

La abolición de la esclavitud fue un hito para la humanidad. Hoy nadie la defiende pero existen más de 400 millones de niños esclavos en el mundo. Por tanto, la consentimos y somos cómplices. Llegará el día en que sean abolidas las leyes del aborto, pero no será posible sin antes acabar con la cultura de muerte que permite el asesinato diario de 40.000 niños de hambre.

 

Julián Gómez del Castillo, militante obrero cristiano, y responsable de ediciones Voz de los sin Voz, manifiesta: "Un día la izquierda española defendía la vida y, por tanto, estaba contra el aborto. Pensaba que era posible la revolución social que transformase esta sociedad, glorificadora del egoísmo, y la convirtiera en solidaria. Pero las organizaciones sindicales y políticas que la configuraban dejaron de ser militantes y se burocratizaron. De socialistas que pagaban por serlo, se pasaron al bando de los que cobraban por hacer juego con el sistema capitalista. Como en algo hay que diferenciarse de éstos, decidieron hacerlo en dos cosas. Retomaron su viejo sectarismo antirreligioso y abandonaron la defensa de la vida. 2003-06-15 www.e-cristians-net

 

+++

 

UNA ABERRANTE FORMA DE ESCLAVITUD

QUE TANTOS CALLAN

 

La Guardia Civil desmantela una red de trata de blancas en Alicante - ABC

ALICANTE. Agentes de la Guardia Civil ha desmantelado en la provincia de Alicante una red internacional dedicada al secuestro y extorsión de mujeres, a las que obligaban a prostituirse, y ha procedido a la detención de los tres responsables de la misma.

Según informó ayer el instituto armado, la operación se saldó con la detención de G.B. y M.N., de 28 años de edad y de nacionalidad lituana, y del español U.O.B., de 35 años, propietario de un club de alterne de Valencia donde se ejercía la prostitución de forma controlada.

Además, también fueron detenidas 27 mujeres en varios clubes de alterne por estancia irregular.

La operación se inició hace varias semanas cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la existencia de esta red que actuaba en varios locales de la zona norte de la provincia.

Los lituanos están acusados de captar a las mujeres en su país de origen con falsas ofertas de empleo en labores agrícolas. Una vez compuesto el grupo, las trasladaban en un microbús y las alojaban, en principio, en un club de alterne varios días.

Posteriormente, los componentes de la red explicaban a las mujeres que existían problemas en su contratación, por lo que les proporcionaban la posibilidad de dedicarse a la prostitución, lo que era «más rentable económicamente».

De este modo, se les indicaba a las mujeres que podrían «efectuar más rápido el abono de la deuda contraída con la organización» que, en la mayoría de las ocasiones, ascendía a más de 3.000 euros.

Las mujeres que no accedían a las pretensiones de la red recibían una llamada telefónica de sus familiares en su país de origen quienes les indicaban que estaban siendo amenazados, golpeados y extorsionados por lo que, finalmente, éstas accedían a sus pretensiones.

Fruto de esta operación, y tras la realización de varias intervenciones en clubes de alterne de la provincia, la Guardia Civil procedió a la detención de 27 mujeres de nueve nacionalidades distintas que se encuentran en el país de forma irregular.

Dentro de las operaciones llevadas a cabo por efectivos de la Guardia Civil de Alicante, y con el objetivo de erradicar este tipo de delitos, recientemente fueron detenidas otras 52 mujeres de catorce nacionalidades. ABC. 1 09. 2002.

 

+++

 

 

ESCLAVITUD – 2002/6 - ¿Por qué criticamos

tanto el pasado y encubrimos el presente?

 

El «mercado común del crimen»

CRUZ MORCILLO, PABLO MUÑOZ

 

El «mercado común del crimen» será una realidad en los próximos años en Europa, según Interpol, que pronostica una diversificación de las actividades de las redes delictivas. Estas nuevas organizaciones abarcarán el tráfico de drogas, de seres humanos y armas, y el robo de vehículos. Todo ello, unido al aumento de la delincuencia financiera y de alta tecnología.

MADRID. Los analistas de Interpol no dibujan, precisamente, un panorama alentador en cuanto a la evolución de la delincuencia en Europa en el próximo lustro. Los últimos estudios, a los que ha tenido acceso ABC, son tajantes en cuanto a que ya se vislumbra un «mercado común de la delincuencia». Las no fronteras en el tránsito de mercancías y servicios ilícitos dentro y hacia estas naciones ya existen y crean el caldo de cultivo para una economía paralela, que preocupa, y mucho, a las distintas policías. La ampliación de la UE a los países del este, en 2004, agravará esta situación, en la que las organizaciones delictivas seguirán ganando terreno y crearán vínculos con las zonas más inestables del continente. Así ocurre ya con la ruta de la heroína desde Afganistán con destino a los países occidentales, atacada en centenares de ocasiones y revitalizada otras tantas.

Se apunta una tendencia aún más preocupante para los próximos cinco años: la capacidad de los grupos criminales de imponer su autonomía frente al poder establecido -algunos de ellos tendrán más recursos financieros y preparación que los propios Estados-, y de nuevo los expertos señalan a los países más débiles como objetivo de estas redes. El control empezaría, por supuesto, por entrar en el tejido económico legal, condición sine qua non para que el hampa organizada empiece a socavar los cimientos de los países. Los dardos apuntan a algunas zonas de los Balcanes, que ya sirven de cordón umbilical mafioso para delitos como la trata de blancas, el tráfico de drogas y armas, el robo de vehículos y la inmigración ilegal. Tal y como han señalado los expertos policiales en los últimos años, en estos países no sólo se han instalado organizaciones autóctonas, sino también asiáticas, rusas e italianas. Los citados grupos mafiosos son considerados «desestabilizadores» en el interior de la UE.

Cambios demográficos

Los exhaustivos estudios no pasan por alto los cambios demográficos en todos estos países, resultado de la creciente inmigración, y no dudan en relacionarlos con repuntes o cambios en las modalidades delictivas, como ya ha ocurrido en el Reino Unido, Italia o España. Se aboga por incorporar a los Cuerpos de Seguridad agentes de distintas etnias, para poder entender mejor la idiosincrasia de las diversas comunidades y adecuar la respuesta policial a cada una de ellas.

La amplitud de fronteras y territorios será otro de los aspectos que pasará factura, según los datos de los que se dispone. La ampliación de la Unión Europea no hará sino abrir el abanico delincuencial a las redes ya instaladas y a las que tomarán posiciones. Si son lo suficientemente poderosas serán capaces de llegar a acuerdos sin recurrir a la violencia. Pero los expertos advierten que eso sólo se producirá en algunos casos, ya que la tónica general será que compitan a tiros por el control de los mercados.

Para combatir el fenómeno, se apuntan como únicas medidas posibles aumentar la colaboración a nivel regional entre Policía y Justicia para compartir información y análisis prospectivos sobre delincuencia; que la UE apoye de forma decidida a los países vecinos en su lucha contra el crimen organizado, y la capacidad gubernativa de combatir la corrupción.

«Corrupción sistemática»

La «globalización del crimen», pues, tendrá gravísimas consecuencias económicas y sociales. Lo más destacado es que, a juicio de los analistas, las redes delictivas, con tentáculos crecientes fuera de Europa, controlarán varias actividades ilícitas y se valdrán de la «corrupción sistemática» para abrir el abanico de sus actividades y protegerse: empezarán con el narcotráfico -operaciones en el Reino Unido y Bélgica demuestran que algunas ya trabajan con todo tipo de estupefacientes-, para continuar con la inmigración, la trata de blancas y la delincuencia económica, una tendencia ya detectada en algunos grupos desarticulados en España. También diversificarán actividades orientadas hacia el bajo riesgo (menos perseguidas o con penas más leves), como los delitos contra la propiedad industrial e intelectual -el 10 por ciento de los medicamentos que se venden en el mundo son copias no autorizadas por los fabricantes-, el contrabando de tabaco y, en algunos casos, la trata de blancas.

La respuesta policial deberá adaptarse a este fenómeno y será necesario revisar estrategias como la división de investigaciones según el tipo de delito o de mercancía. La nueva estructura de las organizaciones delictivas requerirá, para ser desmanteladas, del intercambio de información entre grupos policiales especializados en cada materia.

El narcotráfico seguirá siendo los próximos años la máxima preocupación para los gobiernos europeos. El aumento del consumo es una realidad indiscutible, con tendencias distintas según los países. Tendrá más incidencia la heroína en aquellos más atrasados y cercanos a las rutas balcánica y de la seda, aunque también en ellos se vislumbra un incipiente mercado para la cocaína y los anfetamínicos. En Europa occidental continuará la prevalencia del policonsumo, con un aumento de toxicómanos de fin de semana, urbanos y con capacidad económica, que serán los que marquen la demanda. Se inclinan, de momento, por el éxtasis y la cocaína, aunque muchos perderán el control de la situación y pasarán a engrosar las filas de lo que técnicamente se llama «escapistas»: aquellos que consumen droga para evadirse de su situación personal. En esta categoría se encuentran los drogodependientes por vía parenteral que cometen delitos para poder financiar su consumo y residen en zonas marginales.

El tráfico de drogas seguirá en manos de redes internacionales, con infraestructura estable, capaces de asegurar el suministro de los estupefacientes y, lo que es más importante, garantizar la seguridad de sus rutas. En este sentido, se ha detectado ya que alguna organización de tráfico de éxtasis ha alquilado o vendido una de sus rutas a otro grupo. Tienen medios para corromper funcionarios y obtener información reservada que les permite evadirse de la acción policial. En este momento, hacia Europa, y desde ella actúan redes europeas, colombianas, del occidente de África, dominicanas, jamaicanas, albanesas, turcas, israelíes, rusas y marroquíes. Suelen dejar a los grupos locales el escalón último de la distribución.

Alianzas impensables

A tenor de los últimos movimientos, queda claro que se establecerá un duelo de poder por el control de los caminos de la droga que desembocará en alianzas hasta ahora impensables. De estos análisis se deriva una práctica insólita y muy preocupante: el «tráfico de ida y vuelta»; es decir, el aprovechamiento de una ruta y de la infraestructura creada para pasar droga en dos direcciones, una de ida y otra de regreso, normalmente con estupefacientes distintos. Ya se ha constatado esta circunstancia en el tráfico de cocaína desde Centroamérica y Suramérica hasta España, Países Bajos, Grecia y los Balcanes, y en sentido inverso se hace con éxtasis. Como si de una empresa se tratara, el objetivo es maximizar beneficios y aumentar el control.

La técnica de la «perdigonada» (colar a varios camellos en el mismo vuelo reduciendo la cantidad para que sólo se detenga a unos pocos), ya descubierta hace tiempo, se apunta como otra maniobra de los capos, así como las rutas de los cargueros o la utilización de menores para el transporte. Las autoridades advierten del peligro de enfrentamientos entre grupos de Europa occidental y oriental, cuando éstos últimos pasen a formar parte del engranaje cotidiano, en liza por el máximo control. ABC, XI, VIII, MMII

 

+++

 

Las nuevas formas de esclavitud:  

la prostitución

 

Por Francisco Torres García – 2002

 

La prostitución se ha convertido en uno de los ejemplos más evidentes de la pérdida de valores que padecen nuestras sociedades. Lo que en realidad es una forma de esclavitud ha conseguido una tolerancia, amparada en la permisividad, en Occidente. Cuando tanto se defiende la dignidad de la mujer se prefiere ignorar esta realidad. Comienza también a desarrollarse la prostitución masculina. Asistimos pues a la consolidación de un auténtico mercado de esclavos ante el que es preciso practicar tanto la denuncia como la oposición.

 

Cada tiempo histórico desarrolla sus propias formas de esclavitud, aun cuando la sociedad de ese tiempo no sea capaz o no quiera asumir la realidad de su existencia.

En pleno siglo XXI, en el que se anuncia como el siglo de los Derechos Humanos, aún subsisten tipos de esclavitud, aún cuando las sociedades modernas sean refractarias a utilizar tal nombre; formas que nos retrotraen a los lejanos tiempos de la imagen, no del todo exacta, del Imperio Romano, o a las más cercanas del tráfico de negros y del mundo colonial anglosajón.

Muchas de las formas de explotación que se dan en el Tercer Mundo, más concretamente en lo que se viene denominando Cuarto Mundo, están más próximas a una reedición de formas de esclavitud que a las condiciones más míseras que se recuerden del mercado laboral.

Ahora bien, una vez planteada la cuestión de base, conviene preguntarse: ¿existe o no existe la esclavitud en el mundo desarrollado? ¿qué formas adopta esta nueva esclavitud? ¿se acepta su existencia como tal o se cubre con el socorrido manto del eufemismo?

Podría establecerse, si se quisiera, toda una tipología de la esclavitud en el mundo moderno, pero ello, evidentemente, excedería los límites de esta reflexión. Vamos pues a detenernos en uno de los aspectos más sórdidos de la nueva esclavitud: la prostitución.

La existencia de al esclavitud ha estado siempre en función de los criterios morales de la sociedad que la produce o tolera.

Son esos criterios morales los que determinan los parámetros reales y no teóricos de la libertad del hombre. La libertad es, al mismo tiempo, tanto física como moral.

En consecuencia, la esclavitud también puede ser física o moral, o ambas a la vez pues no existe incompatibilidad en esta realidad.

Parece evidente que, a simple vista, en el mundo occidental y desarrollado lo que usualmente entendemos por esclavitud física es prácticamente inexistente, pero, sin embargo, la esclavitud moral, producto de la crisis general de valores que sufre occidente, en silencio y sin ser realmente percibida en toda su dimensión y consecuencias, se ha extendido sin freno alguno en unas sociedades claramente enfermas.

Esta crisis de valores morales, fermento de nuevas formas de esclavitud, carece de muros de contención, por lo que el problema, lejos de ir disminuyendo, continuará aumentando progresivamente.

Qué duda cabe de que la prostitución es una de las manifestaciones más palpables, pero también sobre la que menos conciencia colectiva se tiene, de esa esclavitud de orden básicamente moral que hoy padecemos.

Cierto es que la prostitución es tan antigua como el orden social que puede acabar subvirtiendo y que su erradicación se antoja difícil, pero no es menos cierto que la existencia del desorden no puede conllevar su aceptación o lo que es más grave, su tolerancia permisiva.

El incremento de la prostitución en el mundo desarrollado se ha desatado en occidente en los últimos años.

El denominado efecto llamada sobre sociedades o ámbitos más pobres, en lugares donde la prostitución es una forma más de subsistencia en la pobreza, también se ha producido en este ámbito.

La realidad nos dice que existe una auténtica corriente migratoria que, desde el Tercer Mundo, Hispanoamérica o los países del Este tiene como finalidad el ejercicio de la prostitución; corriente que se suma a la propia de cada país que, aunque en descenso, continua existiendo.

Conviene también tener presente, para enmarcar bien los límites del tema, que una parte importantísima de esa inmigración no es voluntaria sino producto de lo que podría calificarse como un nuevo tráfico de esclavos, del que la denominada trata de blancas es solamente la punta de un inmenso iceberg.

Engañadas, secuestradas, atraídas por un supuesto dinero fácil, empujadas en muchos casos por la necesidad, vendidas, con evidente pérdida de valores morales, sin conciencia de la propia dignidad... llegan a nuestros países, cada año, miles de mujeres, que se dedican al ejercicio de la prostitución.

Resulta sencillo percibir, si no queremos mirar hacia otro lado, esta realidad con tan solo mirar a nuestro alrededor.

No es preciso entrar en los sórdidos ambientes de los locales de carretera, en las hipotéticas casas de sauna y masaje que se anuncian en la prensa, en las centenas de pequeños anuncios por palabras que pueblan los periódicos de toda nuestra geografía, o en los lujos de la prostitución de alto nivel -justificada por algunos por sus altos ingresos-, basta con pasear por determinadas calles y jardines de nuestras ciudades, donde las miserias de la prostitución se hacen más evidentes, con la interminable fila de mujeres puestas en el nuevo mercado de esclavos y el proxeneta, junto con algún matón de baja estofa, apostado en algún vehículo de la zona.

Entre doscientas y trescientas mil mujeres se calcula, y es prácticamente imposible evaluar la cifra, que practican, de forma constante, la prostitución en España.

La inmensa mayoría, si empleásemos el lenguaje laboral al uso, no son "trabajadoras" por cuenta propia sino por cuenta ajena. Una parte importante de ellas son víctimas, además, de lo que se llama la violencia de género, de los malos tratos.

Sobre este mundo se ha alzado una importante red de negocios, en muchos casos de dudosa legalidad, que mueve cientos de millones de euros al año.

Sería muy prolijo entrar en ejemplos concretos. Sin embargo, conviene detenernos en algunos casos.

Las zonas de acumulación de inmigrantes se han convertido en un paraíso para los negocios de prostitución. Los locales se multiplican. El objetivo es retener una parte importante de los salarios de esos inmigrantes que trabajan en el campo de sol a sol iniciando un círculo vicioso de consecuencias difíciles de evaluar.

Casi tan problemática como la prostitución es la propaganda pública de la prostitución. Existe una propaganda encubierta cuando se hace alabanza pública de quienes, utilizando el sexo, escalan en la pirámide social y se convierten, por ese mérito, en personajes públicos de salarios de escándalo.

Existe una propaganda encubierta cuando con argumentos, más o menos sensibles, recurriendo al victimismo, se pretende una legalización, olvidando la tan exigida defensa de la dignidad de la mujer.

Existe una propaganda encubierta amparada en el falso lema de la libertad sin principios y de la autonomía personal.

Existe, desgraciadamente, otra prostitución, la ocasional. Producto de la pérdida de valores y de dignidad, de la laxitud moral que nos invade.

Prostitución de la que se tiene noticia pero de la que poco se habla. Existe en los campus universitarios, existe en centros de ocio y diversión, existe en los espectáculos de sexo para despedidas diversas y fines de semana, existe entre señoras respetables y ahora también comienza a extenderse, lentamente, la prostitución masculina.

Esta nueva forma de esclavitud que se está asentando ante nuestras atónitas e impotentes miradas no sólo esclaviza al que la practica sino que también convierte, poco a poco, en esclavos morales a quienes la utilizan. Francisco Torres García

 

+++

 

 

La corrupción impide acabar con la

esclavitud sexual en el sureste asiático.

 

Denuncias de las organizaciones de derechos humanos implicadas

BANGKOK, 23 agosto 2002 .- La lucha contra la esclavitud sexual en el sureste asiático, donde cada año unas 200.000 mujeres se convierten en nueva mercancía, sigue estrellándose contra el muro de la corrupción y la multimillonaria industria de la prostitución, denuncian organizaciones de derechos humanos.

Varios miles de mujeres, muchas aún adolescentes, son vendidas en Camboya por sus propias familias, a veces ávidas de dinero y otras por pobreza o ignorancia, y zanjado el trato, la víctima es encerrada, torturada y obligada a mantener relaciones sexuales.

Los activistas de las organizaciones envueltas en la batalla contra la esclavitud sexual saben el precio en metálico que los burdeles pagan a los funcionarios y policías que en la oscuridad de la noche tocan a la puerta para garantizar la impunidad del antro.

«La corrupción carcome todo; la policía, militares y funcionarios están envueltos en la prostitución», denunció a la agencia EFE Pierre Legros, de Acción para Mujeres en Situaciones Angustiosas (AFESIP), una asociación de defensa de los derechos de la mujer.

Las investigaciones llevadas a cabo por los grupos que rescatan y rehabilitan a las víctimas reflejan que el 80 por ciento de los burdeles están protegidos por miembros de la policía civil y militar, o por funcionarios del Ministerio del Interior.

El grupo Desarrollo de la Mujer Camboyana indicó, en un estudio elaborado a finales de la pasada década, que cerca del 50 por ciento de las mujeres explotadas en Camboya, cuya cifra oscila entre las 30.000 y 50.000, fueron adquiridas por los tratantes o raptadas en sus aldeas.

La comisaria saliente de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Mary Robinson, durante la visita que esta semana hizo a Camboya recordó a las autoridades que su país «es proveedor, punto de tránsito e importador» de esclavas sexuales.
Robinson echó gran parte de la culpa del problema al comportamiento y a las malas costumbres de los camboyanos.

«Debería ser inaceptable que el varón busque sexo en niñas de ocho años, nueve, diez, once, menores de 16, o por debajo de 18 años», manifestó la responsable de la ONU.

Además de las víctimas camboyanas, la trata de esclavas, según la Organización Internacional del Trabajo (OTI), suma cada año al menos 3.000 mujeres vietnamitas que son vendidas en Camboya, y un número similar compradas en China para casarlas o colocarlas como amantes de camboyanos adinerados.

Algunas organizaciones creen que la magnitud del problema de la esclavitud sexual en Camboya, Vietnam y Tailandia es mucho mayor de lo que reflejan las cifras oficiales.

«Los medios y el poderío económico que tienen las redes de trafico de seres humanos son cada día más sofisticados y mayores», destacó un funcionario de la oficina regional de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que pidió el anonimato.

Un informe del Ministerio de Justicia de Vietnam calcula que más de 100.000 mujeres de este país han sido llevadas a otras naciones asiáticas tras ser adquiridas por las redes ilegales.

En Tailandia, donde la prostitución está muy arraigada, la esclavitud sexual continua imbatida, pese a que el problema ha remitido en las ciudades más grandes al tornarse complicado impedir la entrada de activistas internacionales en los prostíbulos.

La mayor parte de las mujeres captadas por las redes mafiosas proceden de Birmania y Laos, aunque también, los mercaderes las llevan desde más lejos: China e incluso de las antiguas repúblicas soviéticas.

Mientras la mayoría de las birmanas y laosianas son vendidas a los siniestros burdeles de aldeas y de los pequeños puertos, las chinas y ex soviéticas son incorporadas a la plantilla de prostíbulos camuflados bajo las más variopintas etiquetas, como saunas o locales de masajes, en los que el cliente desembolsa cantidades superiores.

«Resolver el problema es muy complicado porque el negocio del sexo es demasiado grande y está en juego mucho dinero», manifestó Rangsima Limpisawat, de la Fundación Tailandesa para la Mujer. ZS02082308 - Zenit

 

+++

 

FORMAS DE ESCLAVITUD ‘el bebé’

 

Más de cincuenta millones de bebés en el mundo carecen de nacionalidad

Por  BARROSO

 

La mayoría de los niños no consideran a los dirigentes de sus países como un modelo a seguir, según un informe que ha hecho público Unicef

MADRID. Los niños continúan siendo uno de los colectivos más vulnerables. Ignorados por los adultos, no escapan a todo un rosario de situaciones que, en muchas ocasiones, les colocan al límite de la subsistencia. No obstante, los problemas a los que estos pequeños han de enfrentarse presentan importantes diferencias entre unos países y otros. Así, mientras en los países en vías de desarrollo la pobreza, el hambre o el sida diezman sus vidas e ilusiones, en los países desarrollados sufren las terribles consecuencias del maltrato físico y psicológico. Todas ellas, desgarradoras situaciones que la mayoría de ellos sufre en silencio o en voz baja y sin esperanza de recibir ayuda de sus mayores.

Los niños piden a los dirigentes del mundo que aseguren su derecho a la salud, a la educación y a un ambiente saludable. Y exigen -aun a riesgo de no ser escuchados- el fin de la pobreza, la explotación y la guerra. Pero para que puedan participar en la sociedad es necesario que estén registrados, algo que no ocurre con más de 50 millones de recién nacidos, a los que se les niega una identidad, un nombre reconocido y una nacionalidad bajo la que ampararse.

Millones de niños en todo el mundo no tienen confianza en que sus gobiernos e instituciones políticas resuelvan sus problemas, tienen serias dudas sobre la utilidad del voto como un método para mejorar sus vidas y no consideran a los dirigentes gubernamentales como modelo de conducta. Así lo constata el último Informe Mundial de la Infancia presentado por Unicef y en el que se insta a la sociedad a permitir que los niños y adolescentes se expresen, a tener en cuenta sus opiniones y a implicarles en la toma de decisiones.

A pesar de que son los adolescentes quienes heredarán el mundo, estos continúan sufriendo las consecuencias de la marginación, el maltrato, la explotación y la indiferencia. En casi todos los países del mundo hay menores que tratan de ganarse la vida en las calles de las ciudades. Los últimos cálculos indican que puede haber 100 millones de niños que viven en estas condiciones y que cada día se enfrentan al riesgo de padecer malnutrición, contagiarse con el VIH o verse arrastrados al clandestino mundo de los estupefacientes.

Pero, además, son víctimas de inexcusables comportamientos de los adultos, como la trata de niños como trabajadores forzados, para la prostitución o su reclutamiento por la fuerza como soldados. Así, la trata de menores se ha convertido en un negocio que produce 1.000 millones de dólares anuales y del que cada año son víctimas 1,2 millones de niños. El informe hace un repaso de las principales situaciones de las que son víctimas, como la explotación laboral, y recuerda que alrededor de 180 millones de niños de entre 5 y 17 años están empleados en las peores formas de trabajo. Asimismo, se calcula que hay 300.000 obligados bajo coacción a servir en el ejército, ya sea como soldados, porteadores, mensajeros o esclavos sexuales. A.B.C. 16 DIC. 2002.

 

+++

 

FORMAS DE ESCLAVITUD – ECUATORIANOS

 

Tres ecuatorianos detenidos por esclavizar a 14 niños para trabajar en el «top manta»

Redacción - Madrid.-

La Policía detuvo ayer en Madrid a tres hermanos ecuatorianos que tenían a su cargo a catorce menores de esa misma nacionalidad a quienes obligaban a trabajar en la venta de discos compactos piratas y a los que sometían a malos tratos si no alcanzaban unas determinadas ventas.
   Los detenidos, identificados como Luis Humberto, Luz María y Jaime A.C., reclutaban a los menores en su país tras alcanzar un acuerdo con sus padres y los trasladaban a España mediante falsas promesas de conseguir un trabajo legal y remunerado.
   Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de octubre, a raíz de la denuncia presentada en una comisaría de Ávila por una mujer ecuatoriana en relación con la desaparición de una menor con la que convivía y de la que dijo que, según le habían referido en una llamada telefónica de carácter anónimo, podía encontrarse en la localidad navarra de Tudela. La Policía localizó en Cintruénigo (Navarra) a la chica, que relató a los agentes las penurias sufridas a manos de los tres hermanos arrestados desde su llegada a España.
   Según su declaración, los menores explotados ¬la mayoría de los cuales aún no han sido localizados¬ eran obligados a trabajar en la venta ambulante ilegal de discos compactos piratas en mercadillos y ferias de varias provincias españolas, y cuando no alcanzaban un determinada cifra de ventas establecida por los tres hermanos eran sometidos a malos tratos físicos y psíquicos.

2003-01-19 LA RAZÓN. ESP. {En 2006 la situación ha empeorado}.

 

+++

 

 

P: Ha dicho que los Reyes Católicos han sido los mejores monarcas que ha tenido España. De estas decisiones: ocupación de un continente entero que no nos pertenecía, asesinato de millones de indígenas, esclavización de otros tantos, imposición de nuestra cultura y religión, expulsión de los judíos, ¿cuál es que más le ha gustado?

R: El trato a los indígenas como súbditos y no como esclavos (a diferencia de otras potencias), la prohibición de la esclavitud de aquellos que habían sido reducidos a ese estado por Colón, la unificación de la cultura de casi todo un continente en el que las luchas tribales eran feroces, la inclusión de ese continente en la esfera occidental, la consumación victoriosa de la lucha secular contra el Islam... hay más pero me falta espacio. 2003-03-29. – César VIDAL. Dr. historia antigua, filosofía, teología.

 

+++

 

Cerrada por «esclavitud» una textil de Valladolid

 

Redacción - Valladolid.- España
La empresa textil Félix Villa Recio, de la localidad vallisoletana de Traspinedo, ha sido sancionada y clausurada por la Inspección de Trabajo de Valladolid por tener empleadas a una ciudadana española y a cinco inmigrantes búlgaras «en condiciones de esclavitud». La empresa no comunicó la apertura del centro de trabajo, no figuraba inscrita en la Seguridad Social e incumplía las normas de prevención y seguridad laboral, ya que, según el sindicato CGT, no tenía la evaluación de riesgos y existía falta de limpieza e higiene, informa Ep.
   El sindicato añade que el cuarto de servicio de este centro carecía de elementos de aseo y no disponía de elementos de alumbrado de emergencia, detección y extinción de incendios. Las seis trabajadoras no estaban dadas de alta en la Seguridad Social, y las búlgaras carecían del permiso de trabajo correspondiente. LA RAZÓN. 2003-04-24 – ESP.

 

+++

 

 

Más de un millón de niños en el mundo 

es víctima del tráfico de menores

 

MARÍA JOSÉ PÉREZ-BARCO

Las mafias retienen cerca de 1,2 millones de niños que han sido coaccionados, engañados y persuadidos para realizar trabajos forzosos y prostituirse

 

MADRID. Por segundo año consecutivo, hoy se celebra el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil. Una desgraciada realidad que viven 246 millones de niños en todo el mundo. En esta ocasión, los diversos actos que se llevarán a cabo en distintos países, dentro del seno de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), tienen como finalidad hacer un llamamiento a los Estados, instituciones y a la sociedad para luchar contundentemente contra el tráfico de menores. Una práctica perversa que cada año arranca 1.200.000 niños de sus hogares y los desplaza tanto hacia otras ciudades y provincias de su mismo país como a Estados diferentes al suyo. Se convierten así en las víctimas más vulnerables de un destino fatal: terminan atrapados en trabajos forzosos o explotados sexualmente.

«La mayor parte es engañada con promesas de trabajo y de mejoras en su vida. Las niñas salen para atender servicios domésticos, pero caen en manos de los hoteles para la prostitución», explica Isa Ferreira, coordinadora de un proyecto de la OIT en la denominada «triple frontera» -entre Brasil, Argentina y Paraguay-, que hoy dará a conocer su experiencia ante la Conferencia de la OIT en Ginebra.

La «triple frontera» es una tierra de nadie, donde el tráfico clandestino de niños no conoce traba alguna. «No existen controles fronterizos ni se pide documentación -dice Frerreira-. Estimamos que hay unas 15 rutas internacionales en esos países y otras muchas interiores en cada uno de los Estados».

Redes invisibles de «criminales en las que colaboran hoteles, agencias de viaje, taxistas, camioneros y fotógrafos» que, según Ferreira, no muestran escrúpulos en hacer alarde de sus artes a la hora de forzar, coaccionar o persuadir a los niños con el fin de captarlos para trabajar. «No los quieren porque sean productivos, sino porque no tienen capacidad de exigir sus derechos, están indefensos. Son mano de obra a la que no se paga».

Los que se recuperan en el programa que dirige Ferreira siguen atrapados por sus propios miedos. «Tienen la autoestima muy baja e intentan suicidarse. Los hay tremendamente agresivos y también depresivos. Muchos son adictos a las drogas, porque los traficantes les han incitado a ese consumo para mantenerles más sometidos».

Cerca de 3.500 menores de la «triple frontera» sufren la explotación sexual en hoteles y calles. Otros trabajan en grandes plantaciones o en el servicio doméstico, pero siempre corren el riesgo de estar sometidos a terribles vejaciones. En otras zonas del mundo, los niños incluso son reclutados para formar parte de ejércitos combatientes en conflictos armados.

Compromisos de hoy

En el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil, diversas medidas tratarán de erradicar esas situaciones. Por ejemplo, en Brasil, el presidente Lula da Silva y los alcaldes se comprometerán a luchar contra la explotación sexual de los niños. Y en la frontera entre Níger y Mali, los jefes tradicionales visitarán poblados situados en rutas del tráfico infantil para advertir a sus habitantes del peligro de los traficantes. Pero el trabajo continuará después de este día. Según el director del Programa Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil de la OIT, Frans Roselaers, es preciso sobre todo «promocionar la educación y aplicar con más efectividad la ley». ABC. 2003-06-12 ESP.

 

+++

 

 

Esclavos de sus vicios

 

Los demonios como padres espirituales del pecador empedernido es el punto de meditación que nos propone el M.R.P. Joseph Delphis Provencher - Choquette, O.C.D. A partir de esto, se avanza sobre la consideración las formas de los pecadores y su grado de perversidad. 

 

Las Sagradas Escrituras llamas ´hijos del demonio´ a quienes por sus obras le tienen como padre. Cada cual es hijo de sus obras, y por ello son justamente recompensados en el Día del Juicio, recibiendo en justa retribución las penas sin fin del Infierno o las delicias eternas del Paraíso.

Por ello estudiaremos en esta ocasión los vicios, para huir de ellos con presteza, como si de peligrosas serpientes se tratase. Y serpientes son, pues provienen de la Antigua Serpiente, que es Satanás, y porque como las serpientes envenenan nuestra alma, corrompiéndola con sus inmundicias, debilitando nuestra salud y trayéndonos al suelo, donde ya caídos harán de nosotros su macabro festín.

Seremos, pues, cautos en la meditación, para no tentar a nadie con la descripción de sus maldades, aunque sí conservaremos la mirada sobre la perversidad de sus acciones. Atenderemos, por tanto, a los Vicios Capitales, llamados así por ser fuente y raíz de muchos otros.

Acomodando nuestra visión para mejores efectos espirituales, no les trataremos de la forma clásica, sino más bien reordenándoles en función de su grado de maldad y de su influencia sobre el resto.

Principia la Ira, con su muchedumbre de iracundos en la tierra. Esta clase de viciosos son por todos temidos ya que sus iniquidades son resentidas por los demás con mayor fuerza que las de los otros hijos del demonio. Enseñan los doctores que la Ira consiste en appetitus inordinatus vindictae, esto es, un apetito desordenado de venganza. Son los irascibles, por tanto, hijos del orgullo, pues son prestos a sentirse ofendidos, aún por cosas nimias o por bagatelas. Su padre es Satanás, que en hebreo significa ´el enemigo´. El inspira un espíritu vengativo, opuesto al perdón. Sus gestos son rudos y agresivos en cada gesto e idea. Sus palabras son duras y crueles y goza con herir a los demás. Así son sus hijos, bestias inhumanas que aprisionan en sus  garras al prójimo, exigiéndoles tributo según la medida de su orgullo desenfrenado. Son apegados a sus propios juicios, no consintiendo ningún desacuerdo, pues su orgullo les hace poseedores de la ´verdad´ de las cosas, hiriendo con ellos a la Verdad, la Caridad y a la Justicia. Los iracundos son extremadamente sensibles, hiriéndose por cualquier roce, no importándole si es real o si acaso imaginario. El irascible nunca tiene paz: el rencor le mantiene el pecho herido por las llamas del resentimiento; el recelo le hace temer ofensas de todos; su daño aleja a todos de su trato, siendo su lejanía sentida más como alivio que como pérdida, y por ello se ofende y duele de su creciente soledad. La Ira es contraria a la Caridad, siendo por ello en todo contraria a Dios, ya que según la palabra de San Juan "Deus Charitas est", Dios es Caridad. La ira por su género es, por tanto, pecado mortal opuesto a la Caridad y a la Justicia. El irascible es, dentro del género de hijos del demonio, el que más se acerca a su vida en el infierno, pues en ese paraje de tortura y desolación sólo existe el odio en todo y para todo. Los irascibles corren a su muerte prefigurando ante el mundo la vida que han merecido por su maldad. ¡Cuan distinta es la luz celestial que nos dice que bienaventurados son los mansos y humildes de corazón! En ellos vive el Cielo en la Tierra, por causa de sus dones los corazones se inclinan hacia ellos y la Creación se doblega, viniendo a residir en sus pechos - ya en vida mortal - el Divino Cordero.

 

Junto con la Ira se presenta la Soberbia, cuyo padre es Lucifer. De ella nos dicen los doctores que es Inordinatus appetitus propriae excellentiae, el apetito desordenado por la propia excelencia. Los soberbios son hermanos de los irascibles y miran a su padre en el Infierno, que prefirió perder el Cielo por amarse a sí mismo. Y como estos hermanos suyos, se tienen como supremos jueces de la verdad y del bien. Esta clase de hombres son hijos del pecado de Adán, que por soberbia prefirió ser expulsado del Paraíso terrestre. Por su género es pecado mortal, en cuanto los soberbios resisten sujetarse a Dios, o a sus mandatos, teniendo en poca cosa el hacerlo; o bien cuando se prefiere desordenadamente a otros. Los soberbios son despreciados entre todos por su espíritu desmedido, su apetito de honores y consideraciones y por su afán de someterlo todo a sí mismos, reputando como daño cualquier falta a lo que él imagina como su honra y conveniencia. El soberbio vive triste por resentirse del mal trato que el mundo le da, alegrándose apenas por el placer de los halagos. Si acaso fuese la oportunidad, tendría en nada riquezas o poder si con ello fuere más alabado y considerado. Como sus Padre Lucifer y como Adán en la caída, prefiere la condenación eterna que la renuncia a su perversidad. En sus arrebatos de ira permanece calmado, a diferencia de sus hermanos siameses los irascibles. Su género de vicio les hace presa más fácil que a cualquiera de sus hermanos de condenación, pues suelen poseer algún grado superior de inteligencia. De entre ellos nacen las herejías, se nutren las falsas apariciones, se firman los cismas o las rebeliones, y toda tentación infernal, pues variando el grado de mal, siempre encuentra en éstos el pasto seco para prender sus hogueras. De su seno nace el igualitarismo, que no soporta ningún tipo de superioridad sobre sí, siendo motor de rebeliones y revoluciones en todo campo de vida. Por todo esto la soberbia es la negación de las Glorias de María.

 

Sigue la envidia, de la que la Iglesia nos dirá que es Tristitia de bono alterius, esa tristeza del bien ajeno que se manifiesta de tantas formas, aunque de forma particular en los envidiosos. Esta clase de hombres son torpes en el entender, y creen pérdidas donde no las hay efectivamente, por eso se dice que es non efective, sed aparenter. El envidioso se entristece de todo bien ajeno que supera al propio y por ello supone que le disminuye. Su padre es Leviatán y es pecado mortal, por oponerse a la Caridad, que por amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo por causa de Dios, tiene por propias todas las alegrías del prójimo y también sus tristezas las tiene como suyas. No pocos envidiosos lo son aún de las gracias y auxilios divinos y espirituales, agregando así a su vicio un gravísimo pecado contra el Espíritu Santo. Como todos los viciosos, son criaturas que jamás gozan de paz. El envidioso sufre y se tortura constantemente, no resistiendo compararse de forma continua y extendiendo su soberbia hacia todo. Se oponen a la generosidad, largueza, humildad y longanimidad de los santos que iluminan las sendas de la Iglesia. Como la avaricia, peca contra la liberalidad, la caridad y la misericordia.

 

A continuación veremos la codicia, de la que los doctores nos dirán que es Appetitus inordinatus divitiarum, un apetito desordenado de riquezas, teniendo entre esta muchedumbre tres clases de amistad con el infierno: aquellos que apetecen desordenadamente las riquezas, no contentándose nunca en su acumulación, sintiendo como falta aquello que aún no poseen y sufren por ello; aquellos que las adquieren de formas desordenadas, y aquellos que las retienen contra la voluntad racional de su legítimo dueño, faltando a la justicia. Estos pervertidos mantienen sus lanzas apuntando contra el Cielo, pues al retener lo propio más de lo que conviene, pecan contra la liberalidad que nos exige la caridad y la misericordia que tomará cuentas de nuestro paso por la tierra; porque al retener lo que no les corresponde, violentan dos preceptos de la Ley y atentan contra el bien común. Los codiciosos son individuos detestados por todos, pues unos ya se sienten amenazados por el veneno que infesta el aire que rodea a los codiciosos, o porque otros se sienten envidiosos de sus posesiones, anhelando apoderarse de ellas al menor descuido. Su padre es Mammón, y se congregan en el infierno por muchedumbres aterrorizadas luego de haber pasado en la tierra deseando y acumulando bienes materiales, y allí se encuentran vacíos de todo bien y por sobretodo carentes del Supremo Bien, que descuidaron, ofendieron y agraviaron cada minuto de sus vidas. ¡Que contraste profundo muestran cuando ante ellos, el día del Juicio postrero, se vean frente a María Santísima, tan pródiga en su socorro, tan desprendida de todo que por amor de Dios y odio a los demonios no vaciló en consentir la pasión y muerte de Su propio y amadísimo Hijo!

 

Cierran nuestra visión tres vicios que son más burdos y toscos, más animales y groseros, por atacar principalmente a la carne, en tanto los anteriores agraviaban principalmente al espíritu.

Tenemos aquí a la lujuria, dicha Appetitus inordinatus venereorum. No por ser más extendida, conocida y repudiada, es conocida en su gravedad. Los lujuriosos, perversos hijos de Asmodeo, cometen pecados mortales siempre y sin ninguna excepción. No admiten parvedad como el resto. Esta clase de hombres son criaturas carnales, y a causa de su sensualidad se vuelven toscas y cortas de visión en el tiempo, hasta llegar a la misma ceguera espiritual, pues su medida y valor supremo es lo que complace a su carne y sentidos. Por ello el Divino Redentor llamó bienaventurados a los puros de corazón, y dijo que era porque ellos verían al Reino de Dios, que es El mismo. ¡Cuantos misterios y grandezas reservó Dios a los puros! La impureza, pesa, dice el antiguo proverbio alemán. Los lujuriosos terminan sus días en la ruina de la carne, el abandono del mundo y la traición de sus cuerpos. Nada más desolador que un impuro viejo y acosado por los males que sobrevinieron en pago por sus maldades. Horrible es el infierno de éstos, acosados por dolores tan espantosos que ninguna lengua ni pluma resiste describirlas. La muchedumbre de lujuriosos se opone a la Pureza Virginal de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, y ofende abiertamente la suprema pureza de los ángeles y de los santos que gozan las delicias eternas de los Cielos.

 

Luego viene la gula, de la que dirán los doctores que es un Appetitus inordinatus cibi et potus, apetito desordenado en el comer y en el beber. Pecan los hijos de Belcebú de cinco formas: ya sea comiendo antes de tiempo, o cosas muy recargadas, más de lo que conviene, con voracidad o exceso, o bien cosas preparadas con excesivo condimento. Caen los golosos en dos abismos repudiables, y de tal carácter repulsivos que la sola idea debería apartarnos. Uno es el género de comilonas y el otro el de embriagueces. Ambas suponen comer o beber, respectivamente, con exceso y ofenden la virtud de la templanza. Son perversos que arrancan los alimentos del fin para el cual fueron creados, desviándolos al puro y exclusivo deleite. Saben bien éstos que la gula no es de por sí un pecado grave, pero la llevan a tal haciendo del comer o del beber el fin último, o lo hacen con daño a los demás por el pecado de escándalo público, o bien faltando a los preceptos de la Iglesia, o acaso dañando gravemente la salud o los bienes de la familia. Y por ello los Confesores se abstienen de absolver a quienes se embriagan constante y voluntariamente. Todos ellos apartan a Dios por sus pecados y le alejan de sí como Bien último, negándose así la Divina presencia y los festejos sin fin que se darán en los banquetes celestiales.

 

Finalmente se nos presenta la pereza, de la que se dirá que es torpor, aut pigritia mentis bona inchoare negligentis. Es esa clase de negligencia que impide una obra pudiendo hacerla. Veamos en los hijos de Belfegor un género de pecado de suyo peligroso por poner al alma en un estado proclive a la muerte del cuerpo y del alma. Y además de ello como pecado grave en sí si acaso lo que deja de hacer era obligación grave o bien si por pereza se mueven a hacer lo que es mortal, como menospreciar los bienes de Dios o desean permanecer para siempre en esta vida para disfrutar de sus bienes.

 

Meditando sobre los vicios y la paternalidad que el Infierno tiene sobre cada especie de pecador, movámonos a un santo odio al pecado y a un horror infinito por toda ofensa que hiera a Dios. Veámonos en cada muchedumbre que nos identifica por sus vicios y arranquemos lejos de sí el apego a ese vicio.

María Santísima, Corredentora y Medianera Universal nos auxilie por medio de los Santos Ángeles, para que al morir podamos exigir el merecido justo premio tras el Buen Combate - 2003-10-26

  

+++

 

 

6. LEY / ESCLAVOS  Y LIBERTAD

Contexto. Mi Padre hasta el presente sigue trabajando y yo también trabajo (Jn. 5, 17). He realizado un trabajo y todos os extrañáis (Jn. 7, 21). Este trabajo al que se refiere está relatado en lenguaje figurado en Jn. 5, 1-9. En lenguaje no figurado el trabajo de Jesús consiste en devolver al hombre la autonomía de movimientos y la emancipación que los responsables de Templo y de la Ley le habían escamoteado. Por eso, esos responsables deciden eliminar a su competidor (cfr. Jn. 5,1 7).

Comentario. La presencia de un ciego de nacimiento es enjuiciada por los discípulos desde un esquema moral. Es el mismo esquema con que operan los fariseos (léase el v. 34).

Jesús nos invita a ver esa presencia desde una óptica laboral: "para que se manifiesten en él las obras de Dios".

Sustituyamos la expresión "obras de Dios" por esta otra: "trabajos que Dios quiere". Es más clara y responde al original.

Desde Jn. 6, 29 el lector del cuarto evangelio sabe cuál es la obra de Dios, es decir, el trabajo que Dios quiere: la adhesión a Jesús. Es precisamente esta adhesión la que el autor tipifica en los vs. 35-38 de hoy, después de haberla formulado figurativamente en los vs. 6-7. De la mano del autor del relato, el ciego funciona como autor-tipo del trabajo que Dios quiere que cada uno de nosotros realice. Este es el significado de la difícil expresión "para que se manifiesten en él las obras de Dios". A este trabajo es al que nos invita el v.4. Este trabajo, es decir, esta adhesión a Jesús, crea personas autónomas, emancipadas. En una palabra: personas mayores (cfr. v. 23).

Pero en el relato hay otros protagonistas, otros actores con otro tipo de trabajo: los fariseos. En el relato funcionan como contra-actores: rechazan al ex ciego. Este rechazo lo tipifica también el autor: léanse los vs. 40-41. Su pecado consiste en no prestar adhesión a Jesús. Por consiguiente, no realizan el trabajo que Dios quiere.

¿Qué trabajo realizan, que hace de ellos unos pecadores? El lector del cuarto evangelio lo sabe por los capítulos anteriores. El autor ha presentado a los fariseos como representantes del agua de las purificaciones, del templo, del sábado, de la ley. Es también un trabajo religioso. Pero, al contrario del trabajo que Jesús realiza, el trabajo de los fariseos tiene como resultado una multitud de inválidos: ciegos, cojos, paralíticos. (Léase Jn. 5, 2-3. Estos yacen junto a una piscina que se llama la Fosa. El ciego de nacimiento, en cambio, se lava en una piscina "que significa Enviado"). El trabajo religioso de los fariseos crea hombres incapaces de autonomía propia, personas incapaces de movimiento, subdesarrolladas.

"He venido para un juicio: para que los que no ven, vean, y los que ven, queden ciegos" (v. 35). Es la conclusión que el lector debe sacar de todo el relato. Hay dos tipos de trabajos y de hombres religiosos, cada uno con su propio concepto de pecado. Una conclusión y una pregunta: el tipo de trabajo religioso, la imagen de hombre religioso y el concepto de pecado con que habitualmente operamos, ¿no son tal vez los cuestionados y enjuiciados por Jesús?

DABAR 1981/21

 

+++

 

 

REFLEXIONES – LIBERADOR - ESCLAVITUD

 

La idea de liberación, de libertad, está subyacente en todo el Evangelio y lo está en el  Antiguo Testamento también. Cada vez que Dios se acerca al hombre lo hace para  "liberarlo" y, desde luego, cuando se acerca Jesucristo, cumplida ya la plenitud de los  tiempos, un signo evidente de esa cercanía es la liberación.

Curiosamente, sin embargo, nosotros hemos hecho, demasiado frecuentemente y con  todas las honrosas excepciones que se quieran admitir, del Evangelio y su ideología, no una  ideología de liberación, sino una ideología de dominación. La historia es una buena prueba  de ello. Aunque sería más exacto decir que esta dominación se ha intentado y a veces se ha  conseguido no con el Evangelio en la mano (el Evangelio se ha traducido poco y mal), sino  con la "religión" (que es otra cosa completamente distinta del Evangelio) en la mano.

Volviendo al Evangelio y concretamente al de hoy, es evidente que Jesucristo vino  precisamente a liberar al hombre, a conseguir que fuera eso, hombre; que fuera capaz de  utilizar lo que lo distingue de los animales, es decir, su inteligencia y su voluntad con  rectitud. Vino Jesucristo ciertamente a conseguir que el hombre fuera capaz de alzarse  contra él mismo, penetrando hasta lo íntimo de su ser para destrozar lo que de viejo y feo  tiene dentro para que aflore lo que tiene de espléndido y admirable; vino para que el  hombre sea capaz de arrojar lejos las cadenas de su egoísmo que lo convierte en el centro  del universo con olvido olímpico de los demás seres que lo pueblan; vino para que fuera  capaz de sentirse, con todas sus consecuencias, hijo de Dios y hermano de los hombres. 

Vino Jesucristo a liberar al hombre en su totalidad a fin de hacerlo apto para construir "hoy  y aquí" el Reino de Dios que El anunció y quiso construir como tarea prioritaria de su vida. 

Vino para liberar al hombre de eso que se llama "pecado" y que consiste en subvertir la  escala de valores y en lugar de buscar el Reino de Dios y su justicia buscar la propia y  directa satisfacción por encima de todo. Vino para que, al liberar al hombre, desapareciera  en la tierra el odio, la guerra, la violencia, la extorsión, el dolor innecesario y causado  directamente con nuestras manos, la injusticia, la miseria, la opresión, la intolerancia. Vino  para construir el hombre nuevo capaz de colaborar en la realización de la nueva tierra y de  los cielos nuevos.

Fue Jesucristo un auténtico liberador. Con razón pudo decir delante de los suyos que, en  Él y en aquel momento se cumplía la Escritura que acababa de leer, y que hablaba  precisamente de la liberación del hombre. Y conviene pensar serenamente en este párrafo  del Evangelio de Lucas y saborear la escena en un momento, como el que vivimos en la  actualidad, en la que proliferan los "liberadores" y las "libertades". Quizá nunca se ha  hablado tanto de liberar al hombre como ahora. Estamos rodeados de liberadores oficiales  que nos quieren liberar para gozar del sexo, de la vida, de cada momento que se nos  escapa de las manos y hay que asirlo por eso con rapidez y apurarlo hasta sus últimas  posibilidades. Nunca, sin embargo, ha estado el hombre más prisionero de sí mismo,  prisionero precisamente de aquello por donde dicen que le viene la liberación. Esta  liberación que nos predican y nos anuncian tantos mesías como pueblan nuestras páginas  de lectura está dando trágicos resultados: vidas rotas en plena juventud, hastío cuando  apenas comienza la vida y todo debería ser una ilusión espléndida; placer sin limitaciones  que deja una mueca de desencanto y no logra arrancar una sonrisa limpia y estimulante;  violencia mortal al imponer los propios modos de concebir la vida a punta de pistola;  hambre del que es posible morir en nuestras civilizadas y estupendas ciudades; frío del que  también se muere a nuestro alrededor; soledad, una soledad inmensa que llena de vacío  nuestras populosas ciudades; injusticia que se traduce en pobreza institucionalizada, en  paro estabilizado o sin estabilizar. Estos son los frutos de la liberación que nos anuncian los mesías de turno. Frente a ellos, se alza majestuosamente Jesús, con la Escritura en la  mano, anunciando que real y verdaderamente comienza con El la auténtica y total liberación  del hombre; una liberación que supone romper las cadenas personales que a cada uno  aprisionan para conseguir ser lo que se debe ser, antes de comenzar a hacer lo que se  debe hacer.

Para un cristiano, "lo que se deber ser" es ser un sincero y verdadero hijo de Dios, con  toda la amplitud y la exigencia que esa realidad lleva consigo. Si cada uno de nosotros  pudiéramos decir que ese trozo de Escritura que hoy Jesús leyó ante los suyos comienza a  cumplirse en su propio ser, habríamos dado un paso de gigante para la verdadera  liberación del mundo.

ANA MARÍA CORTES - DABAR 1986, 12

 

+++

 

Él está en la barca; Él nunca se ha ido, ni se va, ni se irá de la barca de su Iglesia 

 

 

Esclavo de los esclavos por amor a Cristo


Nació en Verdú, España, el 26 de Junio de 1580.
Murió en Cartagena, Colombia, el 8 de Septiembre de 1654.

Pedro Claver y Juana Corberó, campesinos catalanes, tuvieron seis hijos, pero solo sobrevivieron Juan, el mayor, y los dos mas pequeños, Pedro e Isabel. El padre apenas podía firmar su nombre, pero era un hombre trabajador y buen cristiano. La infancia de Pedro quedó oculta para la historia como la de tantos santos, incluso la de Nuestro Señor. Trabajaba en el campo con su familia.

Pedro se graduó de la Universidad de Barcelona. A los 19 años decide ser Jesuita e ingresa en Tarragona. Mientras estudiaba filosofía en Mallorca en 1605 se encuentra con San Alonso Rodriguez, portero del colegio. Fue providencial. San Alonso recibió por inspiración de Dios conocimiento de la futura misión del joven Pedro y desde entonces no paró de animarlo a ir a evangelizar lo territorios españoles en América.

Pedro creyó en esta inspiración y con gran fe y el beneplácito de sus superiores se embarcó hacia la Nueva Granada en 1610. Debía estudiar su teología en Santa Fe de Bogotá. Allí estuvo dos años, uno en Tunja y luego es enviado a Cartagena, en lo que hoy es la costa de Colombia. En Cartagena es ordenado sacerdote el 20 de Marzo de 1616.

Al llegar a América, Pedro encontró la terrible injusticia de la esclavitud institucionalizada que había comenzado ya desde el segundo viaje de Colón el 12 de Enero de 1510, cuando el rey mandó a emplear negros como esclavos. Se trata de una tragedia que envolvió a unos 14 millones de infelices seres humanos. Un millón de ellos pasaron por Cartagena. Los esclavos venían en su mayoría de Guinea, del Congo y de Angola. Los jefes de algunas tribus de esas tierras vendían a sus súbditos y sus prisioneros. En América los usaban en todo tipo de trabajo forzado: agricultura, minas, construcción.

Cartagena por ser lugar estratégico en la ruta de las flotas españolas se convirtió en el principal centro del comercio de esclavos en el Nuevo Mundo. Mil esclavos desembarcaban cada mes. Aunque se murieran la mitad en la trayectoria marítima, el negocio dejaba grandes ganancias. Por eso, las repetidas censuras del papa no lograron parar este vergonzoso mercado humano.

Pedro no podía cambiar el sistema. Pero si había mucho que se podía hacer con la gracia de Dios. Pero hacía falta tener mucha fe y mucho amor. Pedro supo dar la talla. En la escuela del gran misionero, el padre Alfonso Sandoval, Pedro escribió: "Ego Petrus Claver, etiopum semper servus" (yo Pedro Claver, de los negros esclavo para siempre". Así fue. San Pedro no se limitó a quejarse de las injusticias o a lamentarse de los tiempos en que vivía. Supo ser santo en aquella situación y dejarse usar por Jesucristo plenamente para su obra de misericordia. En Cartagena durante cuarenta años de intensa labor misionera se convirtió en apóstol de los esclavos negros. Entre tantos cristianos acomodados a los tiempos, el supo ser luz y sal, supo hacer constar para la historia lo que es posible para Dios en un alma que tiene fe.

A pesar de su timidez la cual tubo que vencer, se convirtió en un organizador ingenioso y valiente. Cada mes cuando se anunciaba la llegada del barco esclavista, el padre Claver salía a visitarlos llevándoles comida. Los negros se encontraban abarrotados en la parte inferior del barco en condiciones inhumanas. Llegaban en muy malas condiciones, víctimas de la brutalidad del trato, la mala alimentación, del sufrimiento y del miedo. Claver atendía a cada uno y los cuidaba con exquisita amabilidad. Así les hacia ver que el era su defensor y padre.

Los esclavos hablaban diferentes dialectos y era difícil comunicarse con ellos. Para hacer frente a esta dificultad, el padre Claver organizó un grupo de intérpretes de varias nacionalidades, los instruyó haciéndolos catequistas.

Mientras los esclavos estaban retenidos en Cartagena en espera de ser comprados y llevados a diversos lugares, el padre Claver los instruía y los bautizaba. Los reunía, se preocupaba por sus necesidades y los defendía de sus opresores. Esta labor de amor le causó grandes pruebas. Los esclavistas no eran sus únicos enemigos. El santo fue acusado de ser indiscreto por su celo por los esclavos y de haber profanado los Sacramentos al dárselos a criaturas que a penas tienen alma. Las mujeres de sociedad de Cartagena rehusaban entrar en las iglesias donde el padre Claver reunía a sus negros. Sus superiores con frecuencia se dejaron llevar por las presiones que exigían se corrigiesen los excesos del padre Claver. Este sin embargo pudo continuar su obra entre muchas humillaciones y obstáculos. Hacia además penitencias rigurosas. Carecía de la comprensión y el apoyo de los hombres pero tenia una fuerza dada por Dios.

Muchos, aun entre los que se sentían molestos con la caridad del padre Claver, sabían que hacia la obra de Dios siendo un gran profeta del amor evangélico que no tiene fronteras ni color. Era conocido en toda Nueva Granada por sus milagros. Llegó a catequizar y bautizar a mas de 300,000 negros.

En la mañana del 9 de Septiembre de 1654, después de haber contemplado a Jesús y a la Santísima Virgen, con gran paz se fue al cielo.

·         Beatificado el 16 de Julio de 1850 por Pío IX.

·         Canonizado el 15 de Enero de 1888 por León XIII junto con Alfonso Rodriguez.

·         El 7 de Julio de 1896 fue proclamado patrón especial de todas las misiones católicas entre los negros.

·         El papa Juan Pablo II rezó ante los restos mortales de San Pedro Claver en la Iglesia de los Jesuitas en Cartagena el 6 de Julio de 1986.

·         Su fiesta se celebra el 9 de Septiembre

 

+++

 

CRISTO MÁS BAJO QUE UN ESCLAVO....

Y YO QUE ME LLAMO CRISTIANO,

¿CÓMO SIRVO A MI ENEMIGO?

 

Lavar los pies se consideraba un servicio de esclavos. Era un oficio tan bajo que algunos rabinos no permitían que algunos esclavos les lavaran los pies si éstos eran israelitas. Su actitud la fundaban en lo que dice el Levítico (25, 39).

De ahí que no pueda extrañar a nadie la resistencia de Pedro a que Jesús le lave los pies. Lo extraño y lo admirable es que Jesús, siendo el Señor y plenamente consciente de su dignidad, haga este servicio. La respuesta de Jesús indica que su gesto esconde un gran misterio. En él revela todo el sentido de su vida. Jesús vino al mundo a servir y no a ser servido. A la luz de la resurrección comprenderán los discípulos que el servicio de Jesús consiste no sólo en lavarles los pies, sino en lavar con su sangre los pecados del mundo. Es interesante observar que Juan no dice nada sobre la institución de la eucaristía; en cambio, coloca en su lugar el lavatorio de los pies. Quiere decirnos con ello que se trata también aquí de un gesto en el que se anticipa el sacrifico de la cruz, lo mismo que en la eucaristía. Pedro, al no aceptar el servicio del Hijo de Dios, se excluye neciamente del reino de Dios. Es como si no aceptara el sacrificio de la cruz que ofrece Jesús por todos los hombres. Nosotros aceptamos el sacrificio y el servicio de Cristo si recibimos con fe el bautismo. Jesús lavó también los pies de Judas; pero éste no aceptó de corazón su servicio. Por eso dice Jesús: "no todos estáis limpios". EUCARISTÍA 1975, 22

 

+++

 

Esclavos y Amigos de Jesús

 

Para no malentender el evangelio de hoy tenemos que reconocer un cambio en nuestra sociedad - al menos la sociedad aquí en los Estados Unidos. Seguro que Uds. han notado que muchas veces la gente aquí es muy confianzuda. Por ejemplo, si voy al banco para depositar un cheque, la jovencita que está trabajando allá puede ver mi nombre: Father Phillip Bloom. Al terminar la transación me dice, "Have a good day, Phillip!" La miro. Es tan joven que pudiera ser mi hija, casi mi nieta. Quiero corregirle, "Favor, no me llames ´Phillip,´ sino ´Father Bloom.´" Pero no quiero causar un escándalo. Solamente digo, "gracias," y me voy.

En nuestra sociedad confianzuda hay una palabra importante que ha perdido su valor. Es la palabra central del evangelio de hoy: amigo. A veces la usamos para personas que no conocemos y que realmente no nos importan. Por ejemplo, el presidente Clinton dice que el Primer Ministro de Canadá es su "buen amigo." Nunca han tenido una conversación íntima y seguro que después de salir de la casa blanca no lo va a visitar, pero son "buenos amigos."

Podemos perdonar el mal uso de la palabra "amigo" en el mundo político, pero debemos resistirlo en cosas más importantes. Para entender el evangelio de hoy tenemos que preguntarnos, ¿Que realmente significa ser amigo? Jesús mismo hace un contraste entre "amigo" y otra palabra "siervo" o "esclavo."

"Ya no los llamo siervos."

En griego la palabra es "doulos." No es una persona que trabaja por otro durante el día y en la noche regresa a su propia casa. El "doulos" vive con su amo, pertenece a él y en efecto es su propiedad. La traducción más exacta es "esclavo," pero no en un sentido de degradación. Sin embargo el esclavo tiene que hacer la voluntad de su amo - y, como dice Jesús, a pesar de no entender toda orden.

Para ser honesto, ser esclavo de Jesús ya es una cosa grande. Pero hay más y no debemos evitarlo con una falsa humildad. Jesús nos dice algo increíble, "ahora los llamo amigos."

¿Que significa ser amigo de Jesús? El mismo nos da la clave: "les he dado a conocer todo lo que he oido a mi Padre." Es decir, somos sus amigos cuando escuchamos sus enseñanzas.

Cuando regresé del Perú hace seis años, tomé el tren de Nueva York a Seattle. Tenía un libro conmigo, el Catecismo de la Iglesia Católica. Contiene las enseñanza de Jesús para nosotros hoy en día. En momentos de no mirar el paisaje, leía el Catecismo. Fue una experiencia de intimidad con Jesús, de escuchar todo lo que él ha oido a su Padre.

En el Catecismo hay enseñanzas difíciles. Un verdadero amigo no solamente camina al lado de uno, sino trata de proteger de los peligros. Por ejemplo, Jesús le dice al joven, No convivir antes de casarte. Lo dice porque quiere protegerlo del daño - emocional, física y sobre todo espiritual. Jesús es un amigo verdadero que siempre piensa en nuestro bien.

Un santo del primer siglo de la iglesia muestra esta confianza en Jesús. San Policarpo fue arrestado por los romanos. El consul romano trato de convencerle a renunciar a Jesús para salvar su propia vida. "Mira," le dijo, "Vd. es un hombre ya anciano. Para evitar ser quemado vivo solo hay que maldecir a Cristo."

Policarpo respondió, "Por 86 años he conocido a Jesús y nunca me ha hecho ningún daño. ¿Como ahora voy a maldecirlo?" Jesús realmente es un amigo que solo puede hacernos el bien, nunca el mal.

Este domingo él nos invita, primero ser sus esclavos, obedeciéndolo en todo, y después llegar a la gran dignidad de ser amigos de Jesús mismo. MM.

 

+++

 

ORIGENES ESCLAVITUD - LIBERTAD: Yo digo que mientras soy esclavo de estas cosas, mientras me tengan atado tales negocios y preocupaciones, no me he convertido al Señor ni he conseguido la libertad. Soy esclavo de los negocios y preocupaciones que me tienen atado; sé que está escrito que cada uno es esclavo del aquel que lo ha vencido 54. Aunque no me venza el amor del dinero, aunque no me ate el cuidado de las posesiones y de las riquezas, no obstante, estoy deseoso de alabanza y busco la gloria humana, dependo de las caras y de las palabras de los hombres, de qué piensa aquél de mi, de qué estima me concede, de no disgustarlo, de si le agrado... mientras busco estas cosas, soy su esclavo.

Yo querría actuar por lo menos de tal modo que pudiese ser libre, que pudiese ser absuelto del yugo de esta vergonzosa esclavitud y llegar a la libertad según la advertencia del Apóstol que dice: Estéis llamados a la libertad, no os hagáis esclavos de los hombres 55. ¿Quién me dará esta manumisión? ¿Quién me librará de esta vergonzosa esclavitud, sino el que dijo: Si el Hijo os libera, seréis verdaderamente libres? 56. Sé que el siervo no puede recibir el don de la libertad si no sirve fielmente, si no ama al Señor. Por tanto, sirvamos fielmente y amemos con todo el corazón, con toda el alma y con toda nuestra fuerza al Señor Dios nuestro 57, para que merezcamos recibir el don de la libertad por Cristo Jesús, su Hijo, nuestro Señor; a Él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén 58.
Agradecemos a Mercaba.org.

 

+++

 

VERDAD /LIBERTAD: Creer en Jesús implica un esfuerzo de identificación con él, de tener "los mismos sentimientos que Cristo Jesús", de hacer de El lo que de El el propio Jesús afirma: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida"; nuestro camino, nuestra verdad y nuestra vida. Y todos sabemos que la verdad es el camino para llegar a la auténtica libertad: "La Verdad os hará libres", les dice Jesús a los judíos que habían creído en El (Jn/08/32). Y esa verdad que libera es El mismo. Por eso la fe es camino de libertad, porque nos hace conocer y vivir la Verdad. Y por ello Jesús, que nos quiere libres nos ha dicho hoy: "Este es el trabajo que Dios quiere: que creáis en el que El ha enviado".

La fe nos aparece como una tarea de identificación, como un trabajo que asimila y hace propia la gracia del Señor, los dones de su espíritu, la propia vida de Jesucristo, el Señor. La fe, así contemplada, es un esfuerzo para alcanzar la verdadera libertad de los hijos de Dios de que nos habla Pablo (Rom 8, 21). La vida de fe del cristiano pasa necesariamente a través de la libertad. Y esta es su gran cruz y su gran gloria.

Nos recuerda este hecho el reproche que el Gran Inquisidor hace a Cristo en la gran novela de ·Dostoievski: "En vez de adueñarte de la libertad de los hombres ¡la has aumentado todavía más!... No hay nada tan halagüeño para el hombre como la libertad de su conciencia, pero no hay tampoco nada tan tormentoso. En vez de adueñarte de la libertad humana, la has multiplicado y has aplastado para siempre con el peso de sus tormentos del reino espiritual del hombre. Tu quisiste el amor libre del hombre; quisiste que te siguiera libremente, encantado y conquistado por ti. En vez de la ley antigua, sólidamente establecida, en adelante fue el hombre mismo el que tuvo que decidir, con corazón libre, qué es lo que estaba bien y que es lo que estaba mal; y como guía única tuvo ante sus ojos solamente tu imagen".

Vivir la cruz de la libertad. Conquistar a diario la parcela de la libertad, ser consecuentes y luchar por vivir libremente nuestra fe: este puede ser el mensaje que hoy la actitud de los israelitas en el desierto y la palabra de Jesús en el Evangelio, nos invitan a vivir. - DANIEL ORTEGA GAZO - DABAR 1988, 41

 

+++

 

S. S. Juan Pablo II: "Cualquiera que, conociendo el Antiguo y el Nuevo Testamento, lee el Corán, ve con claridad el proceso de reducción de la Divina Revelación que en él se lleva a cabo. Es imposible no advertir el alejamiento de lo que Dios ha dicho de Sí mismo, primero en el Antiguo Testamento por medio de los profetas y luego de un modo definitivo en el Nuevo Testamento por medio de su Hijo. Toda esa riqueza de la auto-revelación de Dios, que constituye el patrimonio del Antiguo y del Nuevo Testamento, en el islamismo ha sido de hecho abandonada.

 

+++

 

"Mientras el Evangelio nos obliga a los cristianos a amar y a perdonar. No nos obliga a ser ingenuos"

 

+++

 

Encuentros marcados por el miedo. Una pesadilla que anida en el ánimo y la mente de quienes nacieron bajo el signo de Alá y su profeta Mahoma pero han decidido seguir a Cristo. Son conscientes de que la apostasía en el Islam no es un simple sustantivo, sino la posibilidad de una condena a muerte, pero hay quien está decidido a desafiar al terror. Son fieles cristianos y ciudadanos europeos que se sienten discriminados y temen por su vida. Hasta hoy han sobrevivido huyendo de cualquier manifestación pública de su fe. Ahora reivindican su derecho a vivirla abiertamente. Magdi Allam (mahometano) Mar Velasco - Roma.- 2003-10-29

 

+++

 

Como escribe el Papa Juan Pablo II a los obispos de Asia. “Aunque la Iglesia reconoce con gusto cuanto hay de verdadero y de santo en las tradiciones religiosas del Budismo, del Hinduismo y del Islam -reflejos de aquella verdad que ilumina a todos los hombres-, sigue en pie su deber y su determinación de proclamar sin titubeos a Jesucristo, que es “el camino, la verdad y la vida”... El hecho de que los seguidores de otras religiones puedan recibir la gracia de Dios y ser salvados por Cristo independientemente de los medios ordinarios que Él ha establecido, no quita la llamada a la fe y al bautismo que Dios quiere para todos los pueblos.” La Virgen nos asista en esta misión a nosotros encomendada. S. S. JUAN PABLO II – MAGNO  -  2003.

 

+++

 

El cristianismo, como es sabido, no nació en Europa, sino en Asia Menor, en la encrucijada de tres continentes, el asiático, el africano y el europeo. Por este motivo, la interculturalidad de las corrientes espirituales de estos tres continentes pertenece a la forma originaria del cristianismo. Solo la difusión del Islam sustrajo al cristianismo de Oriente próximo gran parte de su fuerza vital, mientras echaba a las comunidades cristianas de Asia; en cualquier caso, a partir de entonces el cristianismo se convirtió en una religión europea. 2003-07-18 Cardenal + Joseph RATZINGER

 

+++

 

En contra de lo establecido por mitos como el de la convivencia pacífica de las tres religiones, la relación entre España y el islam ha venido caracterizada históricamente por una enorme tensión salpicada de guerras y violencia. En el siglo VIII, la invasión islámica de España aniquiló la cultura más floreciente de Occidente y sometió a la mayor parte de la población española a una ciudadanía de segunda clase, a la esclavitud o al exilio. Durante los siglos siguientes, la península Ibérica fue escenario de una enconada lucha de liberación nacional que enfrentó a un norte deseoso de reconstruir la unidad perdida con unos ocupantes musulmanes incapaces de crear un orden político estable y sostenidos por sucesivas invasiones norteafricanas.

El final de la Reconquista en 1492 no supuso la paz, sino una continuación de la lucha entre el islam y España en la que esta nación se convirtió en verdadero escudo de Occidente contra los ataques del imperio turco y de los piratas berberiscos. Ni siquiera la descolonización llevada a cabo por España en los años cincuenta del siglo XX detuvo las agresiones islámicas hasta el punto de que todos los conflictos armados de las últimas décadas han tenido como antagonistas a naciones islámicas (guerra de Ifni, Marcha Verde, guerra del Golfo, liberación de Perejil…).

En la actualidad, el islam implica un enorme desafío para España relacionado con temas como la inmigración, el terrorismo o las reivindicaciones marroquíes sobre ciudades españolas. Resulta, por lo tanto, aconsejable la lectura de este libro que permite conocer, sin los corsés de lo políticamente correcto, la esencia del islam, su relación histórica real con nuestro país y los retos que hoy plantea.

Dr. César VIDAL. España frente al islam. 2004.

 

+++

 

César Vidal es dr. historiador, novelista, tertuliano y mil cosas más, pero en este ámbito sus conocimientos vienen avalados por su Enciclopedia de las religiones.

Responde: Dr. CÉSAR VIDAL MANZANARES. ESP.filósofo y teólogo Autor de más de 100 libros.

 

P.¿Cree usted que el Islam tiene más dificultades que el cristianismo para sostener sociedades abiertas y tolerantes?

 

R.Sin ningún género de dudas. Conceptos como derechos humanos o democracia resultan absolutamente ajenos al Islam, a diferencia de lo que sucede con el cristianismo.

 

P.¿No cree, sin embargo, que en épocas pasadas hubo países islámicos notablemente más tolerantes que sus coetáneos europeos?

 

R.No, eso es una leyenda. En la misma Al Andalus, los periodos de cierta tolerancia se alternaron con matanzas y persecuciones. Piense que a partir del s. XI los judíos empiezan a emigrar hacia los reinos cristianos. A fin de cuentas, ellos y los cristianos sólo pueden ser dhimmíes.

 

P.¿Es de recibo que se siga recurriendo a la Inquisición para "demostrar" que el Islam y el Catolicismo son religiones equivalentes y que los europeos, simplemente, hemos llegado antes a la civilización de la libertad individual?

 

R.El Islam y el Catolicismo –a pesar de la Inquisición y de las cruzadas– no son religiones equivalentes. Por ejemplo, el catolicismo siempre ha conservado una veta pacifista (aunque fuera minoritaria) y no cree en la guerra santa por sistema, pero además afirma la individualidad frente al concepto de ummah islámico.

 

P.Perdone mi ignorancia islámica, pero... ¿cual es el concepto de ummah?

 

R.Frente a la idea de persona individual propia del cristianismo –en mucha menor medida del judaísmo– el Islam preconiza sobre todo la inserción en la comunidad de los creyentes o ummah. Ésta es verdaderamente la sujeto de deberes y obligaciones.

 

P.Entonces, ¿cabría pensar en el Islam como en un colectivismo, con todo lo que han conllevado los colectivismos en la historia (especialmente la del siglo pasado: comunismo, fascismo, nazismo...)?

 

R.En buena medida, sí; de ahí el desafío que supone para las sociedades democráticas. Por ejemplo, las dictaduras en el este de Europa o en la América hispana han podido ser seguidas por un proceso de transición, pero semejante proceso es implanteable en el mundo islámico... aún tenemos a Sadam Hussein  miércoles 26 – 2002 César Vidal – historiador, filósofo, teólogo, dr. en derecho, escritor

 

+++.

 

P: ¿Cómo se explica que la "Granada de las 3 culturas" (árabe, judía y cristiana) no se repita en ninguna comunidad islámica? ¿O es que nunca existió tal tolerancia religiosa en Al-Andalus?

R: Jamás existió esa tolerancia. Para ser sinceros ni siquiera entre los musulmanes, porque la historia de Al-Andalus es prácticamente la de una guerra civil continuada entre los distintos grupos musulmanes. Imagínese la suerte de los judíos y no digamos ya la de los mozárabes.

 

P: No le parece hipócrita llamar "antisemita" a la izquierda cuando el Holocausto lo provocó la extrema derecha, y el actual gobierno está formado por los descendientes de los que temían "al sionismo y la masonería"?

 

R: No, es una realidad histórica como se vio, por ejemplo, durante el affaire Dreyfus en que había un antisemitismo de izquierdas y otro de extrema derecha. Al final, una y otra están más cerca de lo que parece y son antiamericanas, antisemitas, antiliberales, estatalistas... 2003-10-08 –Dr. César VIDAL- historiador, filósofo, teólogo, abogado, escritor de mas de 100 libros, comentarista, articulista.

 

+++

 

Desde el más escrupuloso respeto a las creencias de todos los hombres de buena voluntad, hay que concluir que diálogo, sí; mano tendida, siempre. Pero para entendernos, para colaborar, tenemos que empezar por tener claras nuestras diferencias. - Tomás Salas Fernández. 2003.06.27 - ¡Y con los mahometanos!

 

+++

 

Suele suceder que los musulmanes se sientan despreciados en occidente lo que no es verdad. Simplemente tienen que vivir en una sociedad abierta y pluralista que no está dispuesta a dejarles ser ciudadanos de primera mientras que los demás son de segunda. ¿Conoce usted algún país islámico donde podría tener estos Diálogos en libertad? DR. en historia antigua don CÉSAR VIDAL - 2003-06-24

 

+++

 

P: Tras leerle semanalmente he deducido que no ve en la ocupación de España por los árabes los beneficios que afirmaban mis libros en EGB, ¿es así?, ¿se puede afirmar que nos habría ido mejor sin esa ocupación?

R: Sin ningún género de dudas. Nos cercenaron de la Europa a la que pertenecíamos durante siglos obligándonos a una lucha por la supervivencia verdaderamente salvaje. Va a ser el tema de mi próximo libro, Dios mediante.

 

P: ¿Por qué dicen que los musulmanes descienden de Ismael, hijo de Abraham, del mismo modo que los judíos lo hacen de Isaac?
R: No los musulmanes sino los árabes. 2003-07-17 dr. CÉSAR VIDAL. ESP.

 

+++

 

Hay un capítulo que produce especial hipo: el dedicado al programa islámico de penetración en Occidente, que nos recuerda las palabras de monseñor Giuseppe Bernardini, arzobispo de Esmirna (Turquía), en el Sínodo del 99: «Durante un encuentro oficial sobre diálogo islámico-cristiano, un autorizado personaje musulmán, dirigiéndose a los participantes cristianos, dijo: Gracias a vuestras leyes democráticas os invadiremos; gracias a nuestras leyes religiosas os dominaremos». Título: Los nuevos perseguidos. Autor: Antonio Socci. Editorial: Ediciones Encuentro. 2003-07-11 Esp.

 

+++

 

 

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-

Es contrario a la dignidad humana hacer sufrir inútilmente a los animales y sacrificar sin necesidad sus vidas. Es también indigno invertir en ellos sumas que deberían remediar más bien la miseria de los hombres. Se puede amar a los animales; pero no se puede desviar hacia ellos el afecto debido únicamente a los seres humanos.

 

Por venir a visitarnos, nuestro agradecimiento.

Anno Domini 2007 - "In Te, Domine, speravi; non confundar in aeternum!".

Mane nobiscum, Domine! ¡Quédate con nosotros, Señor!

-.-

El mundo, visto a través de Dios, es fraterno y hermoso, hasta en la hermana muerte, se disfruta en su voluntaria privación. Es el arte de la posesión en Dios, el arte de poseer la tierra con esa extraña lógica de los santos que es su tener y no tener: no teniendo nada, no deseando nada, se posee de verdad todo, siendo libre de las cosas se señorea alegremente el universo.-
¡¡¡ paz y bien !!! Paix et bien!!! frieden und guten! Pace e bene! Peace and godness! “El que a vosotros escucha, a mí me escucha” (Lc 16,10).

"Marana tha, ven, Señor Jesús" (Ap 22, 20).

-.-

In Obsequio Jesu Christi. †

 

 

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).