Thursday 27 April 2017 | Actualizada : 2017-03-29
 
Inicio > Leyendas Negras > Bautistas - 1º sectas bautistas a gogó y el lavado cerebral; esencia católica

Transcribiendo manuscritos, almacenando códices, propulsando el saber, acumulando ciencias y libros, creando las Universidades y protegiendo el arte, las instituciones de la Iglesia asientan bases contra la ignorancia ciudadana... y la burla de la inteligencia. Papa Nicolás V* (1397 † 1455), indicaba tal finalidad con las palabras: "Pro communi doctorum virorum commodo", "Para la utilidad y el interés común de los hombres de ciencia". Análogamente subrayada por el Papa Sixto IV** al nacer el Renacimiento: "Ad decorem militantis Ecclesiae et fidei augmentum", "Para decoro de la Iglesia militante y para la difusión de la fe".

*Al siglo Tommaso Parentucelli, nacido en Sarzana-It. el 15 de noviembre de 1397 y † Roma el 24 de marzo de 1455 (PP. entre 1447 y 1455).

**Al siglo Francesco Della Rovere, nacido en Albisola-Savona-It. el 21 de Julio de 1414 y † Roma, 12 de Agosto de 1484 (PP. Entre 1471 y 1484).

 

 

Cuenta Dick Sutphen, un hipnotizador profesional con cierto prestigio entre la comunidad científica, que Jonathan Edwars, un predicador de Northampon, Massachussets, descubrió accidentalmente las técnicas de lavado de cerebro durante la cruzada religiosa de 1735. Se dio cuenta de que induciendo sentimientos de culpa y aprehensión aguda, e incrementando la tensión, los «pecadores» que asistían a sus reuniones de resurgimiento acababan rompiéndose y sometiéndose completamente. De ahí dedujo que una vez que un líder religioso, un manipulador o una figura con autoridad crea la fase en la que el cerebro puede vaciarse y permanecer limpio, sus víctimas quedan completamente abiertas. Así, cualquier sugerencia, cualquier instrucción, puede sustituir a las ideas y comportamientos previos de los afectados.
… El primer paso en el lavado de cerebro religioso o político es trabajar con las emociones del individuo o del grupo hasta que alcanzan un nivel anómalo de ansiedad, miedo, excitación o tensión nerviosa. El resultado progresivo de esta acción mental es la disminución de la capacidad de juicio y el incremento de la sugestibilidad. En los primeros años del siglo pasado, Pavlov, con su experimento perruno, abrió la puerta a posteriores investigaciones con seres humanos en materia de reflejos condicionados. Tras la revolución rusa, Lenin intuyó el potencial de la aplicación de las investigaciones de Pavlov a sus propios fines y se dio cuenta de que la programación mental preexistente puede ser reemplazada por nuevos patrones de pensamiento y conducta. Los mismos resultados se pueden obtener en los tratamientos psiquiátricos con electroshock o con la disminución intencionada de los niveles de azúcar en sangre inyectando insulina. Pues eso.abc.LUIS IGNACIO PARADA-Esp.- 2005-07-17-

 

+++

 

«Las Cruzadas no han sido nunca "guerras de religión", no han buscado nunca la conversión forzada o la supresión de los infieles. Los excesos y violencias realizados en el curso de las expediciones --que han existido y no se deben olvidar-- deben ser evaluados en el marco de la normal aunque dolorosa fenomenología de los hechos militares y siempre teniendo presente que alguna razón teológica los ha justificado. La Cruzada corresponde a un movimiento de peregrinación armado que se afirmó lentamente y se desarrolló en el tiempo --entre el siglo XI y el XIII-- que debe ser entendido insertándolo en el contexto del largo encuentro entre Cristiandad e Islam que ha producido resultados positivos culturales y económicos. ¿Cómo se justifica si no el dato de frecuentes amistades e incluso alianzas militares entre cristianos y musulmanes en la historia de las Cruzadas?».

 

+++


El nombre “Testigos de Jehová” es una supuesta y falsa prueba como queriendo decir que son los verdaderos. Y no se usó hasta Rutherford en 1931. Antes: “Estudiantes de la Biblia” o “Russellites”. Russell en 1883 pidió que fueron llamados “solo cristianos”.


+++

 

 

Sectas bautistas a gogó y el lavado cerebral

 

Bautista Del Sur, Convención

 

Denominación evangélica. Es la mayor de las denominaciones bautistas. Los bautistas iniciaron temprano su desarrollo en el sur de Estados Unidos. En 1845 las iglesias sureñas se separaron de la Convención Trienal fundada en 1814. La causa de la separación tiene relación directa con los conflictos entre el norte y el sur, específicamente el rechazo por los bautistas del norte de que se admitieran como misioneros a personas que tenían esclavos. Al separarse las iglesias del sur, estas crearon sus propias instituciones y organizaciones, convirtiéndose en el sector más conservador dentro de los bautistas tradicionales.

En 1925 se adoptó como confesión general (los bautistas no admiten credos) la denominada La fe y el mensaje bautistas.

Los bautistas del sur también tienen un sector «moderado» considerado por algunos como más liberal que la mayoría de los feligreses. Poseen varios seminarios importantes, incluyendo el del Sudoeste (en Fort Worth, Texas) considerado el más grande del mundo, grandes universidades y colegios, y la mayor obra misionera de las denominaciones evangélicas. Sus misiones se extienden por toda Iberoamérica. Los bautistas del sur hacen énfasis en las doctrinas históricas de los bautistas y muchas de sus iglesias practican la comunión cerrada, pero reconocen como hermanos a otros creyentes cristianos.

 

Bautistas Americanas, Iglesias

 

(También se les conoce por sus nombres anteriores: «Bautistas del Norte» o «Bautistas Americanos».)

Denominación evangélica. Esta denominación procede históricamente de las iglesias bautistas, sobre todo fuera del Sur, que no se separaron de la Convención Trienal en 1845. La Trienal era simplemente una convención misionera y no una denominación, así que las iglesias norteñas continuaron vinculadas únicamente por agencias misioneras y asociaciones locales hasta 1907, cuando se organizó la Convención Bautista del Norte (después llamada Convención Bautista Americana e Iglesias Bautistas Americanas). Esta organización incluye iglesias liberales y conservadoras, pero se considera más liberal y ecuménica que la del Sur. Sus universidades y seminarios disfrutan de un prestigio intelectual apreciable y sostienen misiones en varios países, entre ellos Cuba, Nicaragua, México, El Salvador, etc.

 

 

Bautistas Conservadores

 

Denominación evangélica. Independientemente de que muchos bautistas profesan una teología conservadora y son, por lo tanto, conocidos como bautistas conservadores, una Asociación Bautista Conservadora fue organizada en 1947 en Atlantic City, New Jersey, como asociación de iglesias locales. No existe diferencia fundamental entre la teología de los bautistas conservadores y las iglesias bautistas tradicionales (BAUTISTAS, IGLESIAS). Pero aunque son evangélicos, los bautistas conservadores de América no se identifican como fundamentalistas a pesar de su reacción negativa ante lo que consideraban modernismo de la Convención Bautista Americana.

Además de enviar numerosos misioneros mediante la Sociedad de Misiones de los Bautistas Conservadores, sostienen varias escuelas, de las cuales el Seminario Teológico Bautista Conservador, de Denver, Colorado, es la más famosa.

 

Bautistas de Norteamérica

 

Denominación evangélica. Conferencia de iglesias bautistas establecidas por alemanes en Estados Unidos, originalmente en New Jersey y Pensilvania.

Los bautistas alemanes participaron en el desarrollo de la Escuela de Teología Colgate-Rochester en Rochester, Nueva York. En 1935 fundaron el seminario Bautista Norteamericano.

 

 

Bautistas Del Libre Albedrío

 

(También se les conoce como «bautistas libres».)

Denominación evangélica. La llegada a Estados Unidos de algunos  BAUTISTAS GENERALES (arminianos) en el siglo XVII preparó el camino para la organización de la primera iglesia bautista del libre albedrío por Paul Palmer en Chown, Carolina del Norte, en 1727. Una iglesia fue organizada en el norte del país por Benjamín Randall. La Asociación Nacional de Bautistas Libres es el grupo principal en la actualidad. La mayoría de sus miembros reside en el sur. Además de otras doctrinas bautistas, se caraterizan por el ARMINIANISMO y por el lavatorio de pies. Han establecido misiones en varios países, entre ellos algunos de Iberoamérica.

 

Bautistas Del Séptimo Día

 

Denominación evangélica. Varios bautistas empezaron a guardar el sábado o séptimo día desde mediados del siglo XVII. En 1672 se organizó una Iglesia Bautista del Séptimo Día en Newport, Rhode Island. La única diferencia importante con otros bautistas es la observancia del sábado, lo cual no se hace de una manera legalista ni impositiva.

Pertenecen a la Alianza Bautista Mundial y sostienen misiones en varios países. Se han mantenido como una denominación muy pequeña.

 

Bautistas Generales

 

Antigua denominación bautista. Es aparente que los primeros bautistas en Holanda e Inglaterra adoptaron una teología arminiana y enseñaban que Cristo murió por todos y no solo por los elegidos. Este último aspecto hizo que muchos de ellos fueran denominados «generales» (por creer en una expiación general o por todos). Aunque ponían énfasis en la iglesia local, aceptaban que las asociaciones de iglesias podían ejercer cierta autoridad sobre las congregaciones. Con el tiempo, la mayoría de los bautistas generales se fundieron con los particulares y adoptaron una teología intermedia entre arminianismo y calvinismo. Sus ideas sobreviven sobre todo en los  BAUTISTAS DEL LIBRE ALBEDRÍO.

 

 

Bautistas, Iglesias

 

Movimiento evangélico. No puede hablarse en propiedad de una Iglesia Bautista sino de iglesias bautistas, debido a su sistema congregacional de gobierno.

Los bautistas surgen en Holanda en 1608–1609, cuando un pastor inglés emigrado, John Smyth, funda la primera iglesia con ese nombre en los tiempos modernos. Smyth era de origen anglicano, pero, al separarse de la iglesia de Inglaterra, había fundado una iglesia «separatista» en Gainsborough. Su discípulo Thomas Helwys fundó una iglesia bautista en Londres y publicó (por primera vez en Inglaterra) un alegato defendiendo la libertad absoluta de religión (1612).

Los primeros bautistas ingleses pudieran tener sus orígenes en la presencia de algunos anabautistas en Inglaterra, pero la iglesia de Smyth es la primera en una larga línea de iglesias bautistas. Smyth recibió también la influencia de los anabautistas holandeses (menonitas) y rechazó el bautismo de infantes. Más adelante, a mediados del siglo XVII, los bautistas iniciaron la práctica de bautizar únicamente por inmersión. Muy pronto se dividieron en generales (ARMINIANISMO) y particulares (CALVINISMO). Los elementos calvinistas en la doctrina son posteriores a Smyth. Con el tiempo, los bautistas ingleses adoptaron una vía media que permitió la unión de bautistas generales y particulares en el siglo XIX. Sostienen las mismas doctrinas básicas de los evangélicos, con los que se identifican, pero además de instar en la experiencia personal de conversión, insisten en la iglesia local compuesta únicamente por creyentes y en ciertas características especiales.

Los bautistas se organizan en convenciones, uniones y asociaciones, de ellas la mayor es la Convención Bautista del Sur de Estados Unidos, de teología generalmente conservadora, seguida por algunas convenciones formadas por los bautistas negros.

Los bautistas ingleses son más ecuménicos que los estadounidenses, pero los bautistas americanos («American Baptists») o bautistas del Norte de EE. UU. pertenecen a varias organizaciones ecuménicas.

La Primera Iglesia Bautista de Providence, Rhode Island, fundada por Roger Williams (1639), fue la primera de sus congregaciones en el continente americano. Williams fue un pionero no solo de la libertad religiosa, sino de la separación absoluta de la Iglesia del Estado. En los siglos XIX y XX, los bautistas se convirtieron en la más numerosa denominación protestante en EE. UU.

Los bautistas constituyen el principal movimiento religioso en el sur de los EE. UU., y prevalece entre los negros en toda Norteamérica. También son numerosos en Rusia, Ucrania, Inglaterra, India, Canadá, Brasil y otros países. Trabajan en casi todos los países y se agrupan en la Alianza Bautista Mundial, con sede en Londres. Además hay un número apreciable de iglesias independientes que se identifican como bautistas o sustentan una teología compatible. La teología arminiana de los primeros bautistas ingleses sobrevive en los Bautistas del Libre Albedrío.

 

Bautistas Independientes

 

Movimiento evangélico. Millares de iglesias bautistas en EE. UU. no están afiliadas a ninguna de las convenciones bautistas y tienen una existencia totalmente autónoma o independiente. Estas iglesias son mayoritariamente fundamentalistas o conservadoras y sostienen varias agencias misioneras. Hay miles de misioneros bautistas independientes a través del mundo.

 

Bautistas «landmark»

 

Movimiento evangélico. El «landmarkismo» o «landmarquismo» es una posición adoptada por ciertos bautistas desde el siglo XIX que han afirmado, en contraposición a muchos otros bautistas, que la iglesia es siempre visible, que solo ministros bautistas pueden predicar u oficiar en iglesias bautistas, que el bautismo para ser válido no solo debe ser administrado por inmersión sino también oficiado por un ministro bautista y que existe una continuidad histórica de iglesias bautistas desde el primer siglo. Para ellos las iglesias no bautistas son sociedades cristianas, pero no verdaderas iglesias. También entienden que algunos no bautistas pueden ser cristianos, pero al no ser bautistas no coinciden realmente con las enseñanzas neotestamentarias.

Una organización de bautistas «Landmark» es la Asociación Bautista Americana (no confundirla con la Convención Bautista Americana). Algunos bautistas en convenciones como la del Sur y la Americana profesan ideas «landmarkistas», pero están actualmente en franca minoría.

En el siglo XIX, una controversia «landmarkista» estuvo a punto de dividir a los bautistas del sur.

 

 

 

Bautistas Negros

 

Movimiento evangélico. La mayoría de los norteamericanos de raza negra o afroamericanos se identifican como bautistas. Los bautistas negros se remontan a la iglesia de Silver Bluff, cerca del río Savannah en Georgia en 1773. Con el tiempo se organizaron denominaciones de bautistas negros, sobre todo después de la Guerra Civil. Las más conocidas son la Convención Nacional Bautista de Estados Unidos de América, la Convención Nacional Bautista de América y la Convención Nacional Bautista Progresista.

Los bautistas negros profesan las mismas doctrinas básicas que las iglesias bautistas en general, pero se inclinan generalmente al CALVINISMO, son más emotivos en sus cultos, promueven las causas de la comunidad negra y son las principales instituciones de esa comunidad.

Entre sus grandes líderes estuvo el Dr. Martin Luther King, ministro bautista considerado la principal figura del movimiento de los derechos civiles en Estados Unidos.

Como los otros, los bautistas negros auspician escuelas, universidades y otras instituciones, y envían misioneros al exterior. Algunas congregaciones son gigantescas y muy poderosas.

No puede conocerse la religiosidad negra en Estados Unidos sin estudiar profundamente a los bautistas negros. Han contribuido grandemente a la música cristiana.

 

Bautistas Particulares

 

Antigua denominación bautista. En 1633, al adoptar el bautismo de creyentes, varios separatistas calvinistas salidos de la iglesia de Inglaterra dieron lugar al movimiento de los bautistas particulares, que creían, como calvinistas, que Cristo murió únicamente por los elegidos. Los bautistas particulares contribuyeron de forma apreciable a la teología bautista que llegó a prevalecer, y que se inclina ligeramente hacia el calvinismo por su énfasis en la perseverancia de los santos o seguridad del creyente. Algunos bautistas de las denominaciones tradicionales se siguen identificando como calvinistas, pero solo a título personal.

Otra contribución de los particulares al desarrollo de los bautistas fue su sistema de gobierno totalmente congregacional. Los particulares absorbieron a los generales o arminianos en el siglo XIX, pero modificaron su antigua posición calvinista inflexible.

 

Bautistas Primitivos

 

Movimiento evangélico. Los bautistas primitivos son tal vez los más estrictos entre los grupos bautistas. Se oponen a cualquier tipo de organización, sociedad o agencia no mencionada en la Biblia. Por lo tanto no tienen sociedades misioneras ni escuelas dominicales.

En 1827 se produjo una reacción en Kehukee, Carolina del Norte, contra toda forma de organización aparte de la iglesia local; lo cual dio gran auge a los bautistas primitivos.

El movimiento no ha crecido en los últimos tiempos (entre otras razones por su ultracalvinismo y su rechazo del concepto tradicional de sociedades misioneras), pero todavía funciona un millar de congregaciones bautistas primitivas.

 

Bautistas Reformados

 

Movimiento evangélico. Bautistas que no solo insisten en los cinco puntos del calvinismo estricto, sino que prefieren identificarse como «reformados». Algunas iglesias locales se han identificado como bautistas reformadas y se han creado agencias y publicaciones con ese nombre.

 

Bautistas Regulares

 

Denominación evangélica. En 1932 varias iglesias de la Convención Bautista Americana abandonaron la organización para fundar la Asociación General de Bautistas Regulares. Con el tiempo, numerosas iglesias bautistas de teología fundamentalista o evangélica se unieron a esta organización. En Estados Unidos «bautista regular» indica cierto grado de  FUNDAMENTALISMO.

 

Bautistas Shouter

 

(Del inglés shouter que significa gritones.)

Secta antillana. Se denominan bautistas «shouter» a grupos de procedencia bautista y que se identifican como tales. Conocidos como «shouter» porque durante los servicios de la iglesia gritan bastante alto. También profesan creencias sincréticas y practican ritos afroantillanos. Han tenido algunas relaciones con los del culto a Changó (CHANGÓ, CULTO). Su sincretismo los separa de las denominaciones bautistas tradicionales.

 

Bautistas Unidos

 

Denominación evangélica. En 1787 se unieron varias iglesias bautistas identificadas como «separadas» o «regulares» en los estados de Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Kentucky. En esta denominación se conservaron elementos de calvinismo y arminianismo, de ahí el nombre «unidos». También tienen iglesias en Ohio y Virginia Occidental.

MMIII

 

+++

 

 

¿Control Mental o lavado cerebral?

 

Una introducción a los métodos de la Sociedad Watch Tower.

por: Randall Watters

 

Hay dos métodos que se han utilizado tradicionalmente para liberar a los testigos de Jehová de su atadura a la Sociedad Watchtower, siendo estos:

·        El diálogo sobre pasajes bíblicos claves para revelar como la Watchtower los ha malinterpretado o torcido su traducción.

·        La exposición de las inconsistencias, profecías falsas, cambios de doctrina, encubrimientos, etc. tanto antiguas como actuales de la Watchtower.

Mucho se ha escrito sobre el método bíblico. Menos son los libros publicados tendentes a desenmascarar las profecías falsas y mostrar los cambios de criterio de la Watchtower (tal como Thus Saith the Governing Body of Jehovah’s Witnesses - Así dice el Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová publicado por Bethel Ministries). Pero muy poco se ha escrito en cuanto a la técnica que utilizan de control mental; y de ello trata el artículo que presentemente nos ocupa. Creo que muchas personas se beneficiarán de este enfoque nuevo para tratar a los amigos y parientes que están sumidos dentro de los testigos de Jehová.

Las dos técnicas que se han mencionado anteriormente son claramente positivas, y no se deben desatender a la hora de alcanzar a los testigos. Hay que utilizar toda herramienta disponible para liberarles. Sin embargo, creo que la persona que trata de alcanzar a los testigos de Jehová tiene que comprender su mentalidad para poderlas librar.

Steven Hassan ha publicado un libro excelente titulado Combatting Cult Mind Control (Las Técnicas de Control Mental de las Sectas y cómo Combatirlas). Al haber trabajado personalmente con Steve (y con buenos resultados), he visto que esta información necesita una aplicación específica con los testigos de Jehová.

 

 

¿Qué es el "control mental"?

Aunque muchos han dicho que los métodos utilizados por las sectas constituyen una forma de lavado cerebral (una reprogramación forzosa de los pensamientos del individuo), es más certero que se le designe por control mental. Hassan establece la diferencia entre los dos:

"El control mental, también llamado ‘reforma de los pensamientos’, es más sutil y sofisticado (que el lavado cerebral). Al perpetuador se le considera un amigo o compañero, y en consecuencia la víctima presenta una menor defensa. Participa inadvertidamente en el proceso al cooperar con aquellos que la controlan y les proporcionan información de índole personal, sin saber que se usará en contra suya. Este sistema nuevo de creencias se asimila bajo una estructura de identidad nueva."

"El control mental implica poco o ningún abuso físico manifiesto. Más bien, ciertos procesos hipnóticos en combinación con dinámicas de grupo crean un efecto potente de adoctrinamiento. Al individuo se le engaña y manipula, no con amenazas directas, para que ejecute un comportamiento prescrito. Responde positivamente a lo que se le hace," (p. 56)

Hassan construye una metodología basada en sus experiencias personales, edificando sobre ello el análisis clásico del tema por Robert J. Lifton. Thought Reform and the Psychology of Totalism ( La Reforma de los Pensamientos y la Psicología del Totalismo, de 1961), y la "teoría de la disonancia cognitiva" de Leon Festinger con sus tres niveles de control mental, mas cuatro que suple Hassan:

·        control del comportamiento

·        control de los pensamientos

·        control de las emociones

·        control de la información

Estos métodos, en manos de una secta inescrupulosa, se convierten en una herramienta potente que seduce a los conversos. Se trabaja, no sólo a la gente ignorante y crédula, sino que muchas veces los mejores reclutas son personas inteligentes.

  

¿Es malo el control mental?

El uso del control mental es un asunto de ética hoy en día; no es dañina en todas las manifestaciones. Los anuncios de venta tratan de influenciarnos hoy día. Pero hay que señalar ciertos métodos de control mental que no se consideran como tal por los que buscan ayuda, ignorando en que se están metiendo, hasta que es demasiado tarde. Las sectas religiosas emplean tácticas de control mental mantenidas en secreto; constituyendo aquí una de las causas fundamentales para que se le califique por secta. Estas consideran que "el fin justifica los medios" a la hora de conseguir conversos. Creen sinceramente que poseen unas respuestas únicas para los problemas de la vida, y como la mayoría de la gente "no sabe lo que les conviene," los líderes de la secta asumen el papel de "padres" para las víctimas, muchas veces tomando el título de "madre" o "padre." A la inversa de lo que es un buen padre (alguien que explica al hijo lo que hace), el líder de la secta encuentra ventajoso mantener al recluta en la oscuridad, y obtener de él una obediencia y lealtad ciega en contraposición a la transparencia. ¡Los líderes de las sectas han desarrollado una enorme sofisticación en cuanto a su comprensión de la naturaleza humana! Saben que una persona normal se opondría al programa de indoctrinación si supiera de antemano todo lo que le aguarda, así que se suple la información a la medida de que sea imprescindible divulgarla.

Aquí queda manifiesto la base fundamental del liderazgo de la secta - es la carestía abismal de confianza en la capacidad que tiene el neófito para tomar decisiones responsables. Toman al neófito por un individuo inútil, hasta que se reestructure por completo su forma de pensar. Deben limpiarles la mete de la perspectiva de vida de antaño y reprogramarles íntegramente. Debido a ello, el programa de control mental de la secta sólo funciona si el individuo sublima su anterior personalidad.

  

Esperanza para el que ha sido engañado

¿Es pérdida de tiempo tratar de sacar a un testigo de Jehová después de una permanencia de varios años en la organización? Puede que de esta imagen a los que están fuera de la secta. El celo y la ceguera que manifiesta el testigo ante la critica puede parecer de carácter eterno al pariente que trata de rescatar a su ser querido de las garras de la Watchtower.

Pero hasta la misma organización está consciente de la necesidad de reiterar el mismo material con insistencia, para que el individuo no vuelva a pensar y actuar como los no sectarios que le rodean. Unas buenas vacaciones alejadas del Salón del Reino, una gran depresión, o una mala experiencia con un testigo es todo lo que se requiere para que en algunos casos surjan dudas. Muchos se cansan del proceso de control mental, y con ello la identidad sectaria pierde su atractivo.

Al quedar expuesto a cualquier escrito sobre los métodos de control metal o a las experiencias de personas dentro de otra secta que igualmente ejerzan el control, puede que hagan nacer dudas en su mente. Es necesario ayudarles para que vean que la Watchtower no se diferencia en nada a otras organizaciones que utilizan las mismas fobias, promesas y métodos de control mental para seducir y retener a sus miembros. Estas comparaciones tienen un efecto devastador. Puede tener una gran eficacia el dialogo "casual" bien planeado entre un testigo y un ex­-adepto de otra secta que sólo hable de sus experiencias con la secta, sin insinuación alguna de que los testigos componen secta. Una de las primeras señales de alarma que surgieron en mi mente se presentaron un año antes de que saliera de la Watchtower al leer un artículo de Selecciones del Readers Digest sobre las sectas religiosas, y si mal no recuerdo, no mencionaba en nada a la Watchtower. Hubo algo dentro de mi que me dio señal de alarma cuando le pregunte a mi compañero de cuarto ¿por qué la Watchtower no trataba de alcanzar a las víctimas de las secta? No tenía ninguna idea adonde me llevaría el afán por contestar esta pregunta. Mi libertad estaba a la vuelta de la esquina.

  

Un entendimiento del control mental de la Watchtower

He visto que casi siempre, cuando un cristiano trata de hablar con un testigo de Jehová sobre los errores de la Watchtower, es incapaz de conectar con el testigo. Puede que posea un enorme conocimiento sobre la teología de la Watchtower, pero procede usualmente como si al testigo sólo le falta evidencia documentada, y piensa ingenuamente que una vez que se le presente la verdad, el testigo abandonará su fe y se convertiría al cristianismo. Casi nunca funciona así.

Este punto de vista presupone que (1) a esa persona sólo le falta una información exacta, y (2) una vez que se le presente la verdad, le ocasionará tantos "problemas" que eventualmente llegará a la decisión inteligente de abandonar la Sociedad Watchtower. Aquí hay dos falacias: que la persona no ha recibido información crítica en contra de la Watchtower, y que el testigo tiene suficiente objetividad como para sopesar la veracidad de la Watchtower por sí mismo.

No se hallan muchos testigos que nunca han visto o escuchado información que expone la deshonestidad de la Watchtower. Entonces, ¿por qué no ven el problema? Evidentemente hay algo más que sirve de obstáculo para que analicen la información con objetividad. Sus mentes han sido entrenadas para no llegar a dudar de la organización - se erige una barrera que dice de hecho, "hasta aquí, y no más." El cristiano no entiende que esa persona es víctima, de un control mental, y los prejuicios o presuposiciones que la Watchtower haya colocado en su mente sirven de obstáculo eficaz para que el testigo no sea objetivo.

Este proceso se puede asemejar al que opera en un niño que siente gran amor por su madre, al descubrir que su progenitora está sometida a un juicio por un crimen. Al carecer de madures necesaria que le capacite para comprender al ser humano, el niño queda abrumado por sus sentimientos hacia la madre, y en la mayoría de los casos rechazará, sin base alguna, cualquier esfuerzo encaminado a mostrarle que, en efecto, ella es una asesina.

Esta ilustración se asemeja mucho al proceso que se efectúa en la mente del testigo de Jehová. Al testigo se le enseña que la organización es su "madre", y que Jehová es el Padre. Dado que Jehová no trata directamente a los testigos, estos tienen que recibir toda guianza e instrucción de la organización. Se le reitera que la "madre" es fiable, y que sin ella el testigo no se las puede arreglar. Considera que todo agente fuera de esta estructura que trata de ayudarle es peligroso y "del diablo". Dado que el testigo forma parte de una familia que goza de una dosis normal de hermandad y compañerismo (con cinco reuniones a la semana), el sentimiento de seguridad y de "amor" refuerza lo que dice la "madre". Ella le ha enseñado a no escuchar nada que la critica, porque es satánico; y con ello previene que el testigo piense con objetividad. También le lleva a reaccionar con emotividad cuando encuentra actitudes críticas a la Watchtower. El testigo rehúsa cuestionar los motivos u honestidad de la "madre". Sólo cuando comienza a perder la fe, en las pretensiones o la capacidad de la madre para cuidarle (lo que conlleva una rotura del vínculo emotivo) puede comenzar a pensar con mayor objetividad.

  

¿Qué funciona?

¿Cómo se puede sembrar la duda en la mente del testigo en cuanto a la honestidad o el cuidado que ejerce la Watchtower? Algunos lo hacen con versículos de la Biblia que la organización interpreta mal, demostrando lo que dice en realidad el pasaje en el texto original griego, o cómo han cambiado sus interpretaciones con el transcurso de los años. Este método tiene dos debilidades. Primero, el testigo sabe que la Watchtower tiene la respuesta para CUALQUIER pregunta que pueda surgir en una conversación. El testigo no tiene ninguna información que le capacite para evaluar la validez de la respuesta, y queda satisfecho, por lo tanto, con el hecho de que la "madre" ha respondido. Así que el testigo sabe que aunque no es capaz de responder en ese momento, puede acudir a los libros y revistas para hacerlo. Esto le libra de sentirse incómodo por no poder responder, y muchas veces ofrece volver con la información. Mientras tanto, otro testigo le convencerá que alguien que desafía a la Watchtower no le puede interesar la verdad, y es un "adversario de la verdad". Por esto, hay pocos testigos que vuelven para dar respuesta a las preguntas planteadas por individuos críticos de la Watchtower y de sus interpretaciones. Cuando yo era testigo, muchas veces no volvía (tampoco ofrecía hacerlo), porque pensé que era una pérdida de tiempo atender al que era "negativo y no le interesaba la verdad".

Por causa de esta mentalidad, algunos ministerios no usan en lo más mínimo la Biblia hasta que ven que el testigo está listo para dialogar con objetividad. Aunque esta decisión puede sorprender a muchos cristianos, si se entienden los mecanismos que operan bajo el control mental, tiene sentido.

Oras personas se han esforzado para sembrar dudas sobre la "maternidad" de la organización Watchtower al señalar las profecías falsas y las contradicciones que existen entre su fe y la práctica. Esto se lleva a cabo, por regla general, exhibiendo literatura antigua de la Watchtower sobre un tema, y contrastándola con la postura presente. O se señalan las inconsistencias de la política de la Watchtower, tal como en el país africano de Malawi, donde permitieron que decenas de miles de testigos perdieran las casas y vidas por negarse a comprar una tarjeta del partido que costaba 25 centavos, aunque simultáneamente se hicieron de la vista ciega a los sobornos que pagaban sus seguidores en México para librarse del servicio militar.

Aunque el método de "usar en contra su propias literatura" se puede usar cuando la persona está dispuesta a considerar la evidencia, la mayoría de los testigos no quieren ver nada que sea crítico a la Watchtower. Por ello, casi siempre este procedimiento está destinado al fracaso. El éxito se ha obtenido del uso de la literatura antigua de la Watchtower ha sido en los casos en que el testigo tiene una mente abierta y ha existido cierta medida de objetividad. En tales casos hay que utilizar lo que funcione. Se ha vencido el obstáculo más grande.

Pero en la mayoría de los casos, en la conversación con el testigo no debe involucrar directamente a la Watchtower, si no es con tono positivo. De otra forma no escucharán. ¿Qué se puede hacer?

  

El diálogo que abre las mentes cerradas

Tal vez la forma más eficaz de llegar a una persona parcializada y exponer con delicadeza su parcialismo (sin ofender su ego) es por el diálogo de los procedimientos que se asemejan al control mental de la Watchtower cual el sectario no tiene depositado ningún interés. Por ejemplo, los testigos de Jehová consideran sectarios a los mormones y a los moonies, aunque la clasificación la hacen por razones doctrinales, no por la metodología de estos grupos. Los testigos no tienen ningún conocimiento de los métodos de control mental que usan las sectas, así que se les puede tomar por sorpresa cuando se habla de los métodos, por ejemplo, de los moonies. Al dialogar sobre los cuatro niveles de control que la Iglesia de Unificación ejerce sobre sus seguidores, a través del control de, el comportamiento, los pensamientos, las emociones y la información, el testigo pueda que se convierta en un oyente receptivo. ¡No se le está amenazando a ellos, o su organización, después de todo! Pero ¿Y si sospecha que uno está tratando de decir que la Watchtower es como los moonies?

Al tratar con el testigo de Jehová, es importante estar lo más relajado posible, sin tratar de confrontarles. Se les ha entrenado para resistir a cualquier crítica a la Watchtower, por lo cual hay que evitar hablar de la Watchtower mientras uno trata de hacerle ver los paralelismos. Si, por ejemplo, uno expone el control de información de los moonies, no se requiere hacer una comparación simultánea con la Watchtower. ¡Deje que el testigo llegue a sus propias conclusiones! Confíe que tiene la suficiente inteligencia como para que con el tiempo vea las similitudes…y tiempo es lo que va a necesitar. La experiencia ha demostrado que a veces hay que efectuar varias sesiones informales sobre el control mental ejercido por otros grupos religiosos o políticos antes que el testigo comience captar el punto. Tal vez se puede ver una película juntamente que trata el tema del control mental. Hay que darles tiempo, que lleguen a sus propias conclusiones. Tienen que asimilar la información; se trata de sus propias vidas.

 

Cómo usar una conversación "casual"

[control mental de la Watchtower.]

El método de comprobada eficacia utilizado por consejeros profesionales para liberar a los sectarios es el de la conversación planificada con un testigo, donde éste no se sienta amenazado. Normalmente no existe sentimiento de amenaza cuando un desconocido, ya sea en un autobús, avión o supermercado, plantea una conversación espontánea.

Por ejemplo: Un hombre tiene a su esposa que es testigo de Jehová, y desea librarla del control mental de la Watchtower. Ya se habrá enterado de la inutilidad de argumentar o tratar de mostrarle el material antiguo de la Watchtower que les muestra ser profetas falsos. Así que hace un arreglo para que un ex-mormón o moonie se siente a su lado en un viaje, y el ex-sectario comienza a conversar informalmente sobre el grupo donde estaba, pero sin hacer muchas preguntas al testigo ni demostrar alguna curiosidad. La testigo muchas veces se sentirá más relajado si el desconocido ignora por completo que ella es un T. J, especialmente si la conversación trata de organizaciones religiosas que se consideran mutuamente sectarias. Los testigos no son estúpidos; saben que los otros les consideran sectarios, y casi siempre prefieren mantener cierto anonimato en conversaciones de esta índole. La labor del desconocido no es mostrar que la Watchtower es una secta, sino ayudarle para que vea las similitudes entre las sectas. Esto causa vergüenza. El testigo eventualmente tendrá que considerar qué está haciendo con su vida. Uno le está brindando la oportunidad de pensar con objetividad (algo que inconscientemente han dejado de hacer con relación a dios y a la Biblia).

Varias conversaciones de esta índole bien planificadas pueden preparar el terreno para unos diálogos más intensos, que también se habrán programado con antelación. El miembro de la familia o cristiano que trabaja para sacar al testigo de la Watchtower se hace amigo de un ex-sectario (¡no un ex-testigo!) y le invita a casa a cenar. Es importante que el testigo no se sienta intimidado, y que no le predique. Se debe encaminar la conversación para tratar los siguientes temas:

·        técnicas manipuladoras usadas por el grupo sectario

·        por qué consideraba que era "la verdad"

·        cómo descubrió que estaba sometido a un control mental

·        cómo el grupo cambiaba de doctrina o promulgaba profecías falsas (de nuevo se tiene que evitar las Escrituras)

·        el temor y el sentido de culpa que promueve la secta

·        la confianza falsa que inspiraba la pertenencia a la secta

·        la auto-justificación sutil que desarrollaba

·        la ignorancia de la secta sobre el cristianismo histórico

Puede que cause molestia al lector la idea de no usar la Biblia desde el principio. Hay que entender que al usar la Biblia, se produce una reacción automática en el testigo que causa en él un "modo" de pensar. Aunque realmente ignoran el contenido de la Escritura dentro de su contexto real, se sienten muy cómodos con diálogos o discusiones de este tema. La meta, por lo tanto, es llevarles a un área donde se sientan incómodos; un área que no produce los pensamientos automáticos. Hay que promover que piensen en los factores que convenientemente han puesto a un lado o nunca han considerado. Si se presenta la Biblia en este momento inapropiado, se romperán los pensamientos sobre los temas que se han presentado (y que se han producido como resultado de tanto esfuerzo), y les restauraran la plena confianza de que conocen todo sobre la Biblia, y que es uno el que no está en la "verdad" y no tiene ningún derecho de enseñarles. Muchos cristianos han socavado su labor de ayudar a un testigo al entrar en el "diálogo de la Biblia". Lo más triste es que el cristiano piensa que realmente está alcanzando al testigo al presentar ciertas Escrituras o detalles que aquél no puede contestar, pero el fruto verdadero queda manifiesto cuando el testigo no le sigue hablando. No han ganado en lo más mínimo; el testigo aún cree que "conoce la Biblia y está en la verdad".

  

El temor a la Apostasía

Frecuentemente los apóstatas apelan al egoísmo, y afirman que se nos ha privado de nuestras libertades, entre ellas la libertad de interpretar por nosotros mismos la Biblia. (Compárese con Génesis 3:1-5) En realidad, lo único que ofrecen estas personas que quieren contaminarnos es un regreso a las enseñanzas repugnantes de "Babilonia la Grande". (Revelación 17:5; 2 Pedro 2:19-22.) Otros recurren a los deseos de la carne, e instan a las personas con las cuales antes se asociaban a "tomárselo con calma" porque la obra humilde de testificar de casa en casa es "innecesaria" o "no es bíblica". (Compárese con Mateo 16:22, 23.) Es verdad que estas personas de habla halagüeña quizás tengan una apariencia exterior de limpieza, en sentido físico y moral. Pero por dentro son personas inmundas en sentido espiritual, pues se han dado a pensar con arrogancia e independencia. Han olvidado todo lo que habían aprendido acerca de Jehová...

"Estas típicas palabras se encuentran dentro de las páginas de La Atalaya", diría un anterior Testigo de Jehová, respecto a esta cita de La Atalaya del 1 de noviembre de 1987 (p. 19,20). De hecho, usted quizás quiera comparar no sólo el mensaje pero la actitud detrás de la declaración hecha por la Watchtower en su artículo sobre "Mente imparcial, o estreches de miras…¿qué lo caracteriza?" (¡Despertad!, 11/22/84, p. 3, 4). "El menosprecio y las insinuaciones" son verdaderamente una marca de prejuicio y de una mente cerrada. Casi cada Testigo de Jehová que a decidido salir la organización Watchtower ha visto a otros miembros de su congregación fabricar mentiras acerca de por qué ellos la dejaron o cuales fueron sus problema. Los T.J. se alivian a sí mismo con la idea de que los que salen son ciertamente orgullosos, desprecian el trabajo de puerta en puerta o son homosexuales o prostitutas. Algunos han dicho sinceramente: "No hay salida honorable de esta organización".

Recuerdo el espíritu que era manifiesto en la sede de Brooklyn entre el ‘Cuerpo Gobernante’ en 1979-1980 cuándo salieron palabras de su propio ‘Departamento de Escritura’ que había descubierto desperfectos en su sistema de cronológico. Esto era información que debía ser mantenida oculta. Se dijo que hablar acerca de ello traería dudas en las mentes de los hermanos. Por tiempo yo oí supervisores de la fábrica decir, "Usted apenas no puede confiar en los hermanos." Ellos tuvieron que ser vigilados y mantenidos en orden, por el temor a que pudieran salirse de línea.

El flujo de información se tuvo que ser controlado, por temor a que sus mentes diminutas lo entienden mal o desarrollen nuevas libertades en la carne. Recuerdo cómo Nathan Knorr, tercer presidente del Watchtower, mantuvo a los Betelistas trabajando medio día cada sábado por años, porque tres o cuatro hermanos fueron muertos en un accidente de coche en un viaje de un fin de semana largo.

Mientras la vida en Bethel pudo haber sido fácil por años, el control sobre el modelo de vida de todo Testigo había aumentado. Los testigos no tenían parte en, reuniones especiales por su cuenta, desarrollar sus propios discursos públicos, ni actuar hoy día como los portavoces para la Sociedad de Watchtower. Cada creciente restricción habla muy claramente que la confianza de la Watchtower en sus propios seguidores es dada vez menos.

  

Similitudes Perturbadoras

La mayoría de los cultos basados en la Biblia atraviesan etapas semejantes de transición. Ellos comienzan prometiendo libertad de la tradición de la iglesia, doctrina falsas y la hipocresía. Cuando tiempo pasa y las profecías fallan y la gente se desanima, la maquinaria es seguir adelante por medio de leyes nuevas y requisitos, diseñado para fortificar la mentalidad de ‘miembros de un grupo selecto’. ¡A fin de cuentas, para ser los únicos cristianos verdaderos requieren una apariencia exterior buena! Como el idealismo disminuye en grados, se debe reemplazar con legalismo y ‘mentalidad corporativa’. Eventualmente, el temor debe llegar a ser una fuerza que motiva para mantener a las personas juntas. El temor a casi cualquier cosa externa al grupo, inclusive al diablo, a los no miembros, a los símbolos religiosos, a los días feriados, los programas de radio, y especialmente ex miembros. ¡APOSTASIA! es la palabra que golpea con temor en los corazones, cuando la amenaza de morir en Armagedon, ir al infierno, o algún otro destino horrible se dicen para esperarlos. Aunque "apostasía" signifique salir las enseñanzas de Cristo en la Biblia para otros llamada "verdad" (2 Juan 9,10), se tuerce alrededor de los cultos para significar el abandono de una o de más enseñanzas del culto como las explican sus propias publicaciones. El Testigo con dudas no está consciente de que miles de Mormones que tienen dudas, junto con Moonies, Armstrongistas, etc. que están luchando con la invalides del temor por la misma razón. Los cultos creen que ellos son la única religión verdadera, así que salir la organización se iguala con salir de Dios él mismo. Trabajemos y oremos para poner libertad en las mentes y corazones de esos atados con el temor, por el conocimiento de Nuestro Señor Jesucristo, que es el mediador para "todos hombres", a pesar de lo que líderes religiosos puedan decir. (1 Tim. 2:5,6)

http://www.infoworld.org/watchtower/control_mental.html

  

+++

 

En el bosque* de las sectas, es fácil ser embrollado, enredado y quedar enmarañado.

Sobre todos en ciertas sectas con un sistema de creencias y enseñanzas como: ‘testigos de Jehová, la cienciología, asambleas de Dios, etc.  * El "bosque" en castellano presenta una connotación siniestra, como algo impenetrable, confuso, amenazante. Recuérdese emboscarse, emboscada, ‘secta’.

 

Esto ha dicho el Concilio Vat. II

Constitución Lumen gentium, 8 - Cristo, el único Mediador, instituyó y mantiene continuamente en la tierra a su Iglesia santa, comunidad de fe, esperanza y caridad, como un todo visible, comunicando mediante ella la verdad y la gracia a todos. Mas la sociedad provista de sus órganos jerárquicos y el Cuerpo místico de Cristo, la asamblea visible y la comunidad espiritual, la Iglesia terrestre y la Iglesia enriquecida con los bienes celestiales, no deben ser consideradas como dos cosas distintas, sino que más bien forman una realidad compleja que está integrada de un elemento humano y otro divino. Por eso se la compara, por una notable analogía, al misterio del Verbo encarnado, pues así como la naturaleza asumida sirve al Verbo divino como de instrumento vivo de salvación unido indisolublemente a Él, de modo semejante la articulación social de la Iglesia sirve al Espíritu Santo, que la vivifica, para el acrecentamiento de su cuerpo. Ésta es la única Iglesia de Cristo, que en el Símbolo confesamos como una, santa, católica y apostólica, y que nuestro Salvador, después de su resurrección, encomendó a Pedro para que la apacentara, confiándole a él y a los demás Apóstoles su difusión y gobierno, y la erigió perpetuamente como columna y fundamento de la verdad. Esta Iglesia, establecida y organizada en este mundo como una sociedad, subsiste en la Iglesia católica, gobernada por el sucesor de Pedro y por los obispos en comunión con él, si bien fuera de su estructura se encuentren muchos elementos de santidad y verdad que, como bienes propios de la Iglesia de Cristo, impelen hacia la unidad católica.

 

+++

 

Cristo Jesús es cabeza, vida y fundamento de la Iglesia católica.

 

Carta de San Pablo a los Efesios 2,19-22. - ’De tal suerte que ya no sois extranjeros y huéspedes, sino que sois ciudadanos de los consagrados y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y de los profetas. La piedra angular de este edificio es Cristo Jesús, en el que todo edificio perfectamente ensamblado, se levanta para convertirse en un templo consagrado al Señor, por él también vosotros estáis integrados en el edificio, para ser mediante el Espíritu morada de Dios’. 

Más de 2000 años de historia ininterrumpida, consecuente con el mandato dado a Pedro y a los apóstoles «pilares fundamentales», frente a las corrientes de contra-evangelización que cruzan todos los países, particularmente a través de los medios de comunicación social y del consumismo; el creciente secularismo; la expansión y agresividad de las sectas; las migraciones y la agobiante concentración urbana, que tanto dificulta el apostolado; la cultura de la muerte; y el clamor de los indígenas y de los afro-americanos, la Iglesia nos repite: “…Esta doctrina es digna de crédito; quiero que inculquéis constantemente estas cosas, para que los que han creído en Dios sobresalgan en buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles a los hombres. Evita, en cambio, las cuestiones tontas, las genealogías, las discusiones y polémicas sobre la ley, pues son inútiles y vanas. Al hombre que fomenta la división amonéstale una y otra vez; y si no te hace caso, apártate de él, pues está pervertido y, al perseverar en su pecado, se está condenando a sí mismo. Tito 3,8-11

 

Y San Pedro insiste: “… Como hubo falsos profetas en el pueblo, también habrá entre vosotros falsos maestros, los cuales enseñarán doctrinas de perdición….

 

“… Llevados de la avaricia, os explotarán con palabras llenas de falsedad; hace mucho tiempo que la condenación los amenaza y su ruina no duerme.” 2 Pedro 1-3

 

“…Tener en cuenta que la paciencia de nuestro Señor es nuestra salvación, como ya os lo escribió nuestro queridísimo hermano Pablo, con la sabiduría que Dios le ha dado; de hecho así se expresa en todas las cartas cuando trata de este tema. Es cierto que en éstas se encuentran algunos puntos difíciles, que los ignorantes e inestables tergiversan para su propia perdición, lo mismo que hacen con el resto de la Sagrada Escritura. Vosotros, sin embargo, queridísimos hermanos, avisados de antemano, estad en guardia, no sea que, arrastrados por el error de los libertinos, decaigáis de vuestra firmeza; creced más bien en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él la gloria ahora y hasta el día de la eternidad.” 2 Pedro 15,28

 

"Despierta tú, que duermes, y levántate de entre los muertos, y Cristo te luminará” Efesios 5,14

 

+++

 

Alrededor del año 58 de nuestra era vivían en Jerusalén varios miles de judíos creyentes, miembros de la Iglesia Católica recién fundada por Jesucristo que le ordenó ser “Católica y catolizante”. Así lo afirmaban los responsables de la Iglesia a Pablo: "Ya ves, hermano, cuantos miles de judíos son ahora creyentes y todos son fieles observantes de la Ley" (Hch 21,20).

 

+++ 

 

...guarda el depósito. Evita las palabrerías profanas, y también las objeciones de la falsa ciencia; algunos que la profesaban se han apartado de la fe.

-I Timoteo 6,20-21.

 

La paciencia de nuestro Señor juzgadla como salvación, como os lo escribió también Pablo, nuestro querido hermano, según la sabiduría que le fue otorgada. Lo escribe también en todas las cartas cuando habla en ellas de esto. Aunque hay en ellas cosas difíciles de entender, que los ignorantes y los débiles interpretan torcidamente - como también las demás Escrituras - para su propia perdición.
-II Pedro 3,15-16

La Tradición engendra la Escritura: “Así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta”.
-II Tesalonicenses 2,15

 

Con todo, la Tradición, según el espíritu de los dos grandes precursores del Concilio Vat. II, J.A. Möhler y J.H. Newmann, no es una entidad petrificada; es una tradición viva. Es un acontecimiento en el Espíritu Santo, que guía a la Iglesia a la plenitud de la verdad, según la promesa del Señor (cf. Jn 16, 13), revelándonos sin cesar el Evangelio, que nos ha sido transmitido una vez para siempre, y haciéndonos progresar en la comprensión de la verdad revelada una vez para siempre (cf. Dei Verbum, 8; DS 3020). Según el obispo mártir san Ireneo de Lyon, es el Espíritu de Dios quien mantiene joven y vigoroso el patrimonio apostólico que nos ha sido transmitido una vez para siempre (cf. Adversus haereses III, 24, 1:  Sources chrétiennes, n. 211, París 1974, p. 472).

 

+++

 

La palabra "Iglesia" significa "convocación". Designa la asamblea de aquellos a quienes convoca la palabra de Dios para formar el Pueblo de Dios y que, alimentados con el Cuerpo de Cristo, se convierten ellos mismos en Cuerpo de Cristo.

 

La Iglesia es a la vez camino y término del designio de Dios: prefigurada en la creación, preparada en la Antigua Alianza, fundada por las palabras y las obras de Jesucristo, realizada por su Cruz redentora y su Resurrección, se manifiesta como misterio de salvación por la efusión del Espíritu Santo. Quedará consumada en la gloria del cielo como asamblea de todos los redimidos de la tierra (cf. Ap 14,4).

 

La Iglesia es a la vez visible y espiritual, sociedad jerárquica y Cuerpo Místico de Cristo. Es una, formada por un doble elemento humano y divino. Ahí está su Misterio que sólo la fe puede aceptar.

 

La Iglesia es, en este mundo, el sacramento de la salvación, el signo y el instrumento de la Comunión con Dios y entre los hombres.

 

+++

 

Porque la verdadera catolicidad es pluriforme: ‘unidad en la multiplicidad y multiplicidad en la unidad’ S. S. Benedicto XVI – P. P.

 

+++

 

La fraternidad entre los cristianos no es simplemente un vago sentimiento y ni siquiera nace de una forma de indiferencia hacia la verdad. La fraternidad está fundada sobre la realidad sobrenatural del único bautismo, que nos incluye a todos en el único cuerpo de Cristo (cfr. 1 Cor 12,13; Gal 3, 28; Col 2,12).-

S. S. Benedicto XVI – P. P.

 

+++


¿Qué Piensan los Santos?

"No tendrá parte en las recompensas de Cristo, aquel que abandona la Iglesia de Cristo. No puede tener a Dios como Padre, aquel que no tiene a la Iglesia como Madre" (San Cipriano, sigloIII) "De la Unidad de la Iglesia", Migne Pl. 4, col. 518-520

"Donde está la Iglesia, allí está el Espíritu de Dios" (San Ireneo, años 180-190)

"Lo que me conserva en la Iglesia Católica, dice San Agustín,es la sucesión de los Obispos, desde San Pedro hasta el que ocupa su trono. ¿Qué otra sociedad puede presentar una sucesión tan clara y tan admirable" (San Agustín, hacia el año 400)

 

Si Quieres Conocer la Verdad, eh aquí un escrito!

 

Un texto de San Ireneo (siglo II)

 

"Si quieres conocer la verdad, considera en toda la Iglesia la Tradición de los apóstoles que se han manifestado en el mundo entero. Y nosotros podemos enumerar a aquellos que los apóstoles han instituido como obispos en las Iglesias, y a sus sucesores hasta nuestros días...

 

"Es en esta jerarquía y en esta sucesión (episcopal) que la Tradición apostólica y la predicación de la verdad han llegado hasta nosotros. Y esto nos demuestra de modo terminante que la fe verdadera por la cual se llega a la vida eterna es una solamente y permanece siempre la misma. Ella se ha conservado hasta nuestros días y se ha transmitido en la verdad...

 

"SI los apóstoles no nos hubieran dejado ninguna escritura, ¿acaso no deberíamos seguir la doctrina de la Tradición que transmitieron a sus sucesores? es justamente lo que hicieron muchos pueblos bárbaros que ahora creen en Cristo. Poseen la ciencia de la salvación escrita sin tinta ni papel por el Espíritu Santo en sus corazones (2 Cor. 3,3), y guardan con cuidado la tradición antigua... Los que se han convertido así a la verdadera fe, aunque sean bárbaros con respecto al lenguaje (porque no saben leer ni escribir), en realidad por su pensamiento, por sus costumbres y por su manera de vivir alcanzaron mediante la luz de la fe la más alta sabiduría".

 

En el mismo sentido se expresaba Lactancio: "Sólo la Iglesia católica es la que conserva el culto verdadero. Ella es la fuente de la verdad, la morada de la Fe, el templo de Dios; quienquiera que en él no entre o de él salga, perdido ha la esperanza de vida y de salvación. Menester es que nadie se engañe a sí mismo con pertinaces discusiones. Lo que aquí se ventila es la vida y la salvación; la cual se perderá y se extinguirá si no se obra con diligente cautela".

 

(Citado por el Papa Pío XI en su encíclica "Mortalium Animos" acerca de cómo se ha de fomentar la verdad de la unidad religiosa, 6 de enero de 1928 .

Fuente: PATRIARCA - 2003-07.07

 

+++

 

 

Salmo 25,4-9.

Muéstrame, Señor, tus caminos, enséñame tus senderos.
Guíame por el camino de tu fidelidad; enséñame, porque tú eres mi Dios y mi salvador, y yo espero en ti todo el día.
Acuérdate, Señor, de tu compasión y de tu amor, porque son eternos.
No recuerdes los pecados ni las rebeldías de mi juventud: Por tu bondad, Señor, acuérdate de mí según tu fidelidad.
El Señor es bondadoso y recto: por eso muestra el camino a los extraviados;
él guía a los humildes para que obren rectamente y enseña su camino a los pobres.

 

+++

 

La Iglesia primitiva ‘católica porque era y es universal’, en el siglo II, tomó tres decisiones: ante todo establecer el canon, subrayando así la soberanía de la Palabra y explicando que no sólo el Antiguo Testamento es "hai grafai", sino que, juntamente con él, el Nuevo Testamento constituye una sola Escritura y de este modo es para nosotros nuestro verdadero soberano. Pero, al mismo tiempo, la Iglesia formuló la sucesión apostólica, el ministerio episcopal, consciente de que la Palabra y el testigo van juntos, es decir, que la Palabra está viva y presente sólo gracias al testigo y, por decirlo así, recibe de él su interpretación, y que recíprocamente el testigo sólo es tal si da testimonio de la Palabra. Y, por último, la Iglesia añadió un tercer elemento:  la "regula fidei", como clave de interpretación.

La Tradición engendra la Escritura: “Así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta”.
-II Tesalonicenses 2,15

 

+++

 

«La Iglesia, por una tradición apostólica, que trae su origen del mismo día de la Resurrección de Cristo, celebra el misterio pascual cada ocho días, en el día que es llamado con razón "día del Señor" o domingo. En este día los fieles deben reunirse a fin de que, escuchando la palabra de Dios y participando en la Eucaristía, recuerden la Pasión, la Resurrección y la gloria del Señor Jesús y den gracias a Dios, que los “hizo renacer a la viva esperanza por la Resurrección de Jesucristo de entre los muertos" (I Pe, 1,3). Por esto el domingo es la fiesta primordial, que debe presentarse e inculcarse a la piedad de los fieles, de modo que sea también día de alegría y de liberación del trabajo. No se le antepongan otras solemnidades, a no ser que sean de veras de suma importancia, puesto que el domingo es el fundamento y el núcleo de todo el año litúrgico».

+++

 

“CREO EN LA SANTA IGLESIA QUE ES UNA, SANTA, CATÓLICA, APOSTÓLICA, Así el Cristo la fundó según todos podemos constatar en la Santa biblia: (Cristo funda su Iglesia ‘una’; Cristo es la cabeza por tanto es ‘santa’; Cristo la envía a predicar a todos los confines del orbe, por tanto es ‘católica’; Cristo ordena el pregón del anuncio evangélico a los apóstoles, por tanto es ‘apostólica’. La Iglesia es cristiana porque proclama a Cristo; es evangélica y evangelizadora porque revela a Cristo... y un largo etc. de adjetivos le son propios.

¡2000 años sobre la tumba del apóstol Pedro y protegida por la promesa del Señor!  

 

+++

 

La Iglesia católica –que también es de este mundo– puede y debe muchas veces  proclamar su punto de vista a un asunto que no es dogmático, ni tampoco afecta al Depósito de la Fe; pero a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia, considera que puede ofrecer un juicio sobre una cuestión que afecta para bien o para mal a millones de personas. En tales casos, no emite la Iglesia una declaración dogmática, ni tan siquiera un magisterio vinculante para el pueblo católico –en el que legítimamente se puede discrepar–, pero argumenta los bienes que resultan de una convivencia conjunta ante ciertas leyes discriminatorias, injustas, amorales y éticamente perversas, o impregnadas de fanatismo sea este religioso, político o militar. Leyes que son capaces de tener a las personas, las sociedades o al mundo en estado de ansiedad e inseguridad; leyes tejidas de un nihilismo que corrompe las costumbres buenas, sobornan el orden, la paz y sano estado habitual de las cosas

 

+++

 

‘Llegará el momento en que -solo la Iglesia- defenderá al hombre y la cultura Cardenal Newman

 

IGLESIA CATÓLICA: este es el nombre propio de esta santa madre de todos nosotros; Ella es la esposa de nuestro Señor Jesucristo.´ San Cirilo de Jerusalem - (catequesis).

 

‘Amo dolorosamente a la Iglesia; ámola como a mi misma vida, también esa dolorosa’ Bernanos

 

‘La actual crisis de la Iglesia consiste en la paganización de la inmensa masa católica. El cristiano no es fermento, ni siquiera masa - es yeso´ Louis Evely

 

‘Que nadie se ilusione, que nadie se equivoque: fuera de esta casa, esto es, fuera de la Iglesia, nadie está salvo. Si alguien sale de ella, tornase responsable de su propia muerte’ Orígenes

 

‘La Iglesia arrebatóme el corazón; ella es mi patria espiritual, mi madre y mis hermanos’ Orígenes

 

‘Estoy adherido a la Iglesia como un árbol se adhiere al suelo’ San Anastasio

 

‘Es en la Iglesia  que el espíritu humano encuentra techo y fogón. Fuera de Ella es noche’ Chesterton

 

‘Que cada uno procure vivir la reunión (Iglesia); es allí que el Espíritu fructifica’. (Tradición apostólica).

 

La Iglesia, fiel a al verdad evangélica, sigue el camino de Cristo y los Apóstoles cuando reconoce y promueve el principio de la libertad religiosa como conforme a la dignidad del hombre y a la revelación de Dios. Declaración Dignitatis humanae, 12-13 – Concilio Vaticano II

 

+++

 

Cristo es –piedra angular- origen, fundamento y principio de donde dimana la luz y santidad que le sirve de base, alimento y razón, a su Iglesia Católica. La Iglesia, madre y maestra, respetuosa con la verdad que Cristo le depositara hace 2.000 años, expone con detalles y datos históricos su trayectoria evangélica. Ininterrumpidamente predica a Jesucristo y las virtudes cristianas. Estas sectas (adventistas, álamos, bautistas, jehovistas, etc.)  inexistiendo durante no menos de 1.600 años, y, sin dicha trayectoria histórica, no pasan de tener algunos aviesos parlanchines. Estos, podrán ser menos honrados y veraces, pero han resultado siempre más hábiles en la manipulación y la maniobra inescrupulosa. Ricos en lisonjear, motes y requiebros, como de dividirse inventando por arte de magia, sectas y más sectas día a día.  Porque tanto da para todos: sola gracia, sola fe, sola escritura, solo Cristo, solo gloria a Dios… solo sectas y más sectas; ¡mala combinación la protesta con el resentimiento! ¡extraña y agria hermandad vomita quien es más etéreo que hombre cabal! Lobos rapaces que hacen -cada día- nacer nuevas sectas y se cumple lo que dice San Pablo sobre el engaño de los seres humanos, sobre la astucia que tiende a llevar al error».

 

+++

 

Así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta.
San Pablo -II Tesalonicenses 2,15 - 
Plenitudo legis in christo est.

 

+++

 

La Tradición apostólica va creciendo en la Iglesia con la ayuda del Espíritu Santo; es decir, crece la comprensión de las palabras e instituciones transmitidas cuando los fieles las contemplan y estudian repasándolas en su corazón (cf. Lc 2,19-51), y cuando comprenden internamente los misterios que viven, cuando las proclaman los obispos, sucesores de los Apóstoles en el carisma de la verdad. La Iglesia camina a través de los siglos hacia la plenitud de la verdad, hasta que se cumplan en ella plenamente las palabras de Dios” (Dei Verbum 8). Estas palabras preparan la afirmación del número siguiente. “...Por eso la Iglesia no saca exclusivamente de la Escritura la certeza de todo lo revelado. Y así se han de recibir y respetar con el mismo espíritu de devoción” (ibid. 9). Concilio Vaticano II

 

+++

 

Dirigida por el Espíritu Santo, la Iglesia, como madre, no cesa de exhortar a sus hijos a la purificación y a la renovación para que brille con mayor claridad la señal de Cristo en el rostro de la Iglesia.

 

+++

 

Las dos madres -la Iglesia y María- son esenciales e inseparables en la vida cristiana. Se puede afirmar que la Iglesia, mediante la predicación de la Palabra y la administración de los sacramentos, ejerce una maternidad más objetiva, mientras que la Virgen representa una maternidad más interior, que se manifiesta sobre todo en la difusión de la gracia y en las relaciones personales. S.S. Juan Pablo II – 13 Agosto 1997

 

+++

 

Ambas, María y la Iglesia, son templos vivientes, santuarios e instrumentos por medio de los cuales se manifiesta el Espíritu Santo. Engendran de manera virginal al mismo Salvador: María lleva la vida en su seno y la engendra virginalmente; la Iglesia da la vida en el agua bautismal y en el anuncio de la fe, engendrándola en el corazón de los fieles. S.S. Juan Pablo II – 08 Enero 1984

 

+++

 

«La dominante cultura cínica de la amnesia se mueve en la abstracción de prescindir sistemáticamente del pasado, de la realidad, de la Historia y de la tradición, lo que le confiere empero un falso carácter innovador. Es una cultura neutral en la que está ausente la imaginación creadora. Ésta se suple, justamente, con el olvido o el rechazo de la realidad y de la tradición, para que parezca nuevo todo lo que produce. Y eso explica los absurdos proyectos y programas educativos vigentes, que parten del supuesto de que toda la cultura anterior carece de valor y debe ser desechada. Trátase de una inane y pervertida reproducción de la eterna polémica entre los antiguos y los modernos en la que el Estado como tal no solía tomar parte y que, por ende, impulsaba la cultura».

 

+++

  

 

La Iglesia o convocación del pueblo de Dios

 

San Cirilo de Jerusalén – 313 + 386 ca.

Catequesis 18,23-25

La Iglesia se llama católica o universal porque está esparcida por todo el orbe de la tierra, del uno al otro confín, y porque de un modo universal y sin defecto enseña todas las verdades de fe que los hombres deben conocer, ya se trate de las cosas visibles o invisibles, de las celestia­les o las terrenas; también porque induce al verdadero culto a toda clase de hombres, a los gobernantes y a los simples ciudadanos, a los instruidos y a los ignorantes; y, finalmente, porque cura y sana toda clase de pecados sin excepción, tanto los internos como los externos; ella po­see todo género de virtudes, cualquiera que sea su nom­bre, en hechos y palabras y en cualquier clase de dones espirituales.

 Con toda propiedad se la llama Iglesia o convocación, ya que convoca y reúne a todos, como dice el Señor en el libro del Levítico: Convoca a toda la asamblea a la entra­da de la tienda del encuentro. Y es de notar que la prime­ra vez que la Escritura usa esta palabra «convoca» es pre­cisamente en este lugar, cuando el Señor constituye a Aarón como sumo sacerdote. Y en el Deuteronomio Dios dice a Moisés: Reúneme al pueblo, y les haré oir mis pa­labras, para que aprendan a temerme. También vuelve a mencionar el nombre de Iglesia cuando dice, refiriéndose a las tablas de la ley: Y en ellas estaban escritas todas las palabras que el Señor os había dicho en la montaña, desde el fuego, el día de la iglesia o convocación; es como si dijera más claramente: «El día en que, llamados por el Señor, os congregasteis». También el salmista dice: Te daré gracias, Señor, en medio de la gran iglesia, te alabaré entre la multitud del pueblo.

 Anteriormente había cantado el salmista: En la iglesia bendecid a Dios, al Señor, estirpe de Israel. Pero nuestro Salvador edificó una segunda Iglesia, formada por los gentiles, nuestra santa Iglesia de los cristianos, acerca de la cual dijo a Pedro: Y sobre esta piedra edificaré mi Igle­sia, y el poder del infierno no la derrotará.

 En efecto, una vez relegada aquella única iglesia que es­taba en Judea, en adelante se van multiplicando por toda la tierra las Iglesias de Cristo, de las cuales se dice en los salmos: Cantad al Señor un cántico nuevo, resuene su alabanza en la iglesia de los fieles. Concuerda con esto lo que dijo el profeta a los judíos: Vosotros no me agradáis –dice el Señor de los ejércitos–, añadiendo a continua­ción: Del oriente al poniente es grande entre las nacio­nes mi nombre.

 Acerca de esta misma santa Iglesia católica, escribe Pa­blo a Timoteo: Quiero que sepas cómo hay que conducirse en la casa de Dios, es decir, en la Iglesia del Dios vivo, columna y base de la verdad.

-.-

 

 

La Iglesia es la esposa de Cristo

 

San Cirilo de Jerusalén - 313 + 386 ca.

Catequesis 18,26-29 - II Corintios 11,7-29

 

«Católica»: éste es el nombre propio de esta Iglesia santa y madre de todos nosotros; ella es en verdad esposa de nuestro Señor Jesucristo, Hijo unigénito de dios (porque está escrito: Como Cristo amó a su Iglesia y se entregó a si mismo por ella, y lo que sigue), y es figura y anticipo de la Jerusalén de arriba, que es libre y es nuestra madre, la cual, antes estéril, es ahora madre de una prole nume­rosa.

 En efecto, habiendo sido repudiada la primera, en la segunda Iglesia, esto es, la católica, Dios –como dice Pablo– estableció en el primer puesto los apóstoles, en el segundo los profetas, en el tercero los maestros, después vienen los milagros, luego el don de curar, la beneficen­cia, el gobierno, la diversidad de lenguas, y toda clase de virtudes: la sabiduría y la inteligencia, la templanza y la justicia, la misericordia y el amor a los hombres, y una paciencia insuperable en las persecuciones.

 Ella fue la que antes, en tiempo de persecución y de an­gustia, con armas ofensivas y defensivas, con honra y deshonra, redimió a los santos mártires con coronas de paciencia entretejidas de diversas y variadas flores; pero ahora, en este tiempo de paz, recibe, por gracia de Dios, los honores debidos, de parte de los reyes, de los hom­bres constituidos en dignidad y de toda clase de hombres. Y la potestad de los reyes sobre sus súbditos está limi­tada por unas fronteras territoriales; la santa Iglesia ca­tólica, en cambio, es la única que goza de una potestad ilimitada en toda la tierra. Tal como está escrito, Dios ha puesto paz en sus fronteras.

 En esta santa Iglesia católica, instruidos con esclareci­dos preceptos y enseñanzas, alcanzaremos el reino de los cielos y heredaremos la vida eterna, por la cual todo lo toleramos, para que podamos alcanzarla del Señor. Por­que la meta que se nos ha señalado no consiste en algo de poca monta, sino que nos esforzamos por la posesión de la vida eterna. Por esto, en la profesión de fe, se nos en­seña que, después de aquel artículo: La resurrección de los muertos, de la que ya hemos disertado, creamos en la vida del mundo futuro, por la cual luchamos los cris­tianos

 Por tanto, la vida verdadera y auténtica es el Padre, la fuente de la que, por mediación del Hijo, en el Espíritu Santo, manan sus dones para todos, y, por su benignidad, también a nosotros los hombres se nos han prometido verídicamente los bienes de la vida eterna.

 

+++

 

 

Las Sectas, el engaño del siglo

(Más allá del cristianismo)

 

"Lo malo de que los hombres hayan dejado de creer en Dios no es que no crean en nada, sino que están dispuestos a creer en todo" G.K. Chesterton-católico

por: Frank L. López

 

Las sectas ó cultos son una corrupción ó perversión del verdadero cristianismo. Constituyen una deformación del cristianismo ortodoxo. Se puede decir correctamente que las sectas, extraen el mismo corazón del cristianismo, por ejemplo el cuerpo humano puede vivir sin algunos de sus miembros un pie, un ojo, una mano etc. pero no puede sobrevivir si le falta algunos de los miembros vitales, como el corazón, hígado, pulmones etc. igualmente el cristianismo no puede sobrevivir sin sus doctrinas fundamentales, ¡priven al cristianismo sus doctrinas vitales y hallaran una secta!, y esta es la labor de las sectas, extraerle al cristianismo sus doctrina fundamentales, el cimiento mismo de la fe cristiana, sus pilares sobre la cual descansa, como la naturaleza de Dios, la divinidad de Jesucristo, la Salvación por la fe en Jesucristo y no por obras etc.

Dave Breese, la describe como:

«…Una secta es una perversión religiosa. Es una creencia y practica en el mundo de la religión que exige devoción a un concepto o líder [ó grupo] religioso centrado en una doctrina falsa. Es una herejía organizada.» ["Conozca las Marcas de las Sectas", por Dave Breese]

El Dr. Walter Martin la define con estas palabras:

« …unas secta quizás se defina también como un grupo de personas congregado alrededor de una persona especifica o de la interpretación de la Biblia de una persona [ó grupo] especifica…» ["The Kingdom of the Cults", by Walter Martin]

Las sectas por su carácter rechazan las enseñanzas del cristianismo a través de los siglos. Además todas ellas, son de reciente formación y sus enseñanzas son nuevas. Por ejemplo los "testigos de Jehová" y sus enseñanzas tan sólo tiene 120 años de fundada y los Mormones 167 años. La historia recoge información suficientemente abundante, de las creencias y de grupos suficientemente numerosos de cristianos desde los primeros siglos hasta la actualidad. El verdadero cristianismo (no es una denominación en particular) se puede trazar desde sus orígenes. Nuestro Señor Jesucristo antes de partir de este mundo dejo estas palabras de consuelo para los creyentes en él registradas en Mateo 28: 19-20"Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Para que pudiera realizarse esta promesa era necesario que siempre hubiera cristianos sobre la faz de la tierra y no como pretenden los ´testigos de Jehová´, ´Mormones´ y otras muchas sectas las cuales presumen de haber restaurado el verdadero cristianismo, porque se había perdido al paso del tiempo. Pero la iglesia de Jesucristo fue fundada hace cerca de 2000 años y " las puertas del Hades no prevalecerán contra ella" (Mateo 16:18). En las palabra de Phil Johnson «En teología si algo es nuevo, es probable que no sea verdad ». La verdad bíblica permanece inalterable porque es eterna, es la palabra de Dios y no de hombre. El Salmo 100:5 dice al respecto «Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, y su verdad por todas las generaciones»

  

Es de notar también que hay muchas sectas contemporáneas, que no proceden del cristianismo, sino que han brotado, de otras religiones no cristianas como por ejemplo los musulmanes negros. Es por esto que el Dr. Charles Braden en su libro, "Estos también Creen", la define en un sentido más amplio como:

 

«… Yo no uso el termino ‘secta’ en sentido despectivo al aplicarlo a cualquier grupo así clasificado. Una secta, como yo la defino, es cualquier grupo religioso que difiere significativamente en uno o mas aspectos en cuanto a creencia o practica, de los grupos religiosos que se consideran como las expresiones normativas de la religión en nuestra cultura total.»

  

¿Cuales son algunos de los medios que usan las sectas para retener a sus adeptos?

Usan ó inyectan a sus adeptos un sistema de fobias.

  

Temor a ser destruidos por Dios; Temor a tratar con personas que se han ido del grupo ó la organización; Temor al diablo; Sentido de culpa que promueven las sectas; etc.

 

Técnicas manipuladoras de ´control mental´ (4 niveles)

1.      1.      Control del Pensamiento, llamado también Control de la Realidad; Doble Pensar, Eufemismos.

2.      2.      Control de las Emociones

3.      3.      Control del Comportamiento ó conducta.

4.      4.      Control de la Información.

  

Por medio de estas técnicas manipuladoras trastorna la capacidad del adepto para leer críticamente, y se le limita ó impide totalmente acceder a fuentes de información contrarias a la secta.

 

Promueven la confianza que inspira pertenecer a la secta

Una auto justificación sutil que desarrolla a sus adeptos

La ignorancia de las sectas sobre el cristianismo histórico.

Una autoridad férrea.

Anulación de la critica interna.

Obediencia incondicional al dirigente, sea este una persona ó grupo.

Usan diferentes Métodos de Engaño como:

1.      Mezcla de verdad y falsedad. Uso de medias verdades :

 

MEDITE EN ESTO:  Una media verdad es peor que una mentira completa, porque la media verdad es mucho más engañosa. Frederick R. Harm en su libro "Las Religiones Ciencia", cita J. Stafford Wright el cual dice:

 

« La esencia del engaño es hablar 90 por ciento verdad y 10 por ciento mentira. Si yo fuera demonio tratando de engañar a una persona de mente decente, utilizaría las tácticas que usara el ‘Señor Haw-Haw’ durante la Segunda Guerra Mundial. Diciendo una gran cantidad de verdades, esperaría recibir aceptación de errores vitales. Por lo tanto propagaría buenos consejos y filantropía, pero omitiría aquellos pilares únicos sobre los que se sostiene la fe cristiana: la deidad y la muerte expiatoria de Jesucristo y la salvación por la fe en Él » [ "Man in Process of Time," p. 111]

  

El Evangelista y maestro bíblico R.A. Torrey y primer director del Instituto Bíblico Moody de 1889 -1908, dijo:

« Hay sin duda algunos elementos de verdad en las enseñanzas de la Ciencia Cristiana, de la misma forma que todos los falsos sistemas los contienen, de otro modo no sería posible sostenerlos. Todo sistema de error, por peligroso que sea, tiene una base de verdad a la que deforma y pervierte y cubre de una masa de errores.» (Preguntas Prácticas y Difíciles Contestadas, por. R. A. Torrey, p. 30)

Y San Agustín, Obispo de la Iglesia Católica - Hipona (siglo IV) dijo

« No hay ninguna doctrina falsa que no contenga algo verdadero». (Agustín de Hipona, EP 94,4: ML 37,1218)

Este principio esta en armonía con las siguientes palabras de San Pablo:

« Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras » II Corintios 11:13-15

2.      Citas fuera de contexto (referencia en construcción)

3.      Citas de autoridades que no lo son (referencia en construcción)

4.      Encubrimiento de sus engaños con más engaño (referencia en construcción)

5.      Táctica del chivo expiatorio (referencia en construcción)

 

Algunas de las características generales de las sectas:

 

·        Una nueva verdad (ó nueva revelación), suele ser una verdad que nunca antes se ha revelado anteriormente.

·        Nuevas interpretaciones de las Escrituras

·        Una fuente de autoridad ajena a la Biblia (actitud hacia la Biblia). Diluyen la Biblia, cuando añaden o sustraen a ella, o insisten sobre otro libro, o maestro para entenderla. Cuando la Biblia deja de ser su autoridad. Basan sus reclamos en lo sobrenatural, con revelaciones especiales de Dios para ejercer su autoridad, con un líder especial que las recibe. Esta es la razón por la cual toda discusión se vuelve autoritaria.

·        Doblez

·        Una posición de rechazo ante el cristianismo ortodoxo.

·        Otro Jesús y otro evangelio, II Co. 11:3,4 (Distorsión de la persona y/o la obra de Cristo)

·        Enseñanzas ajenas a la Biblia sobre la naturaleza de Dios (rechazo de la trinidad)

·        Una teología cambiante.

·        Salvación por obras.(Han sustituido La Gracia de Dios, por un sistema de salvación por obras.)

·        Falsas profecías y/o engaños.

·        Uso de técnicas de "control mental"

·        Énfasis desmedido en la escatología (estado de urgencia, inminente fin del mundo).

·        La mayoría de las sectas son muy dogmáticas e intolerantes. Ejercen una autoridad férrea, una fuerte negativa a tolerar opiniones divergentes, (presentan una tolerancia aparente y superficial).

·        Siguen a un líder humano sea este una persona o un grupo.

·        Presión personal y de grupo

·        Insistencia sobre la información que se debe de leer y la que se debe de evitar

·        Las sectas pretenden tener una explicación a todos los misterios de la vida, por lo cual caen en un mar de contradicciones.

·        Los adeptos, deben ser fieles a sus superiores aunque estén equivocados.

·        Tratan de aplicar la lógica humana a las cosas divinas, olvidando que la lógica humana NO ES NECESARIAMENTE la lógica de Dios.

·        En muchas ocasiones, su creencia se encuentra en conflicto con su experiencia.

·        Disminución de la capacidad crítica para valorar la secta

·        Supresión de la capacidad de análisis

·        Rechazo de la critica, dudas. No es correcto tener dudas, más bien se recomienda exponer las dudas ó preguntas en privado y nunca en publico.

·        Algunas sectas difunden creencias que pone en peligro la vida de otros.

http://infoworld.org/culto.html  2003-11-11

 

+++

 

Católico: ‘Que no te amedrenten los que se dan aires de hombres dignos de todo crédito y enseñan doctrinas extrañas a la fe. Por tu parte, mantente firme como un yunque golpeado por el martillo. Es propio de un grande atleta el ser desollado y, sin embargo, vencer. Pues ¡cuánto más hemos de soportarlo todo nosotros por Dios, a fin de que también él nos soporte a nosotros! Sé todavía más diligente de lo que eres. Date cabal cuenta de los tiempos. Aguarda al que está por encima del tiempo, al intemporal, al invisible, que por nosotros se hizo visible; al impalpable, al impasible, que por nosotros se hizo pasible; al que en todas las formas posibles sufrió por nosotros.’ Iglesia Católica año 30-35/107 ca. San Ignacio de Antioquia - Carta a San Policarpo de Esmirna 1,1 -4, 3 Ignacio, por sobrenombre Teóforo, es decir, Portador de Dios, a Policarpo, obispo de la Iglesia de Esmirna.

 

 

+++

 

 

Las sectas, ¿ofrecen realmente atractivos

 que las religiones tradicionales

son incapaces de proponer?

 

Uno de los rasgos definitorios de los iberoamericanos es su profundo sentido religioso, su talante venerador de lo sagrado. Durante siglos, su sed religiosa ha sido satisfecha por la Iglesia católica. Aparte de los protestantes, ahora han irrumpido las sectas. Éstas confirman que el sentido religioso es connatural al ser humano. No son antirreligiosas, sino, con frecuencia, anticristianas –a veces rabiosamente–, o al menos no cristianas. Por tanto, están capacitadas para saciar la sed religiosa de los iberoamericanos a los que no les llene la religión y espiritualidad tradicional de sus países: la religión católica.

 

La necesaria acogida de la Iglesia

 

«Se tiende a pensar que el mal viene de fuera, y que los malos son los otros, las sectas. Pero la raíz principal de la difusión de las sectas radica en cada cristiano; a saber, en su falta de formación doctrinal, dogmática, moral y litúrgica; en su falta de vibración interior (es decir, personas de oración y que dedican tiempo a hacer oración); y en la ausencia de dinamismo apostólico, de evangelizar y ser apóstoles. De ahí la oportunidad, y hasta necesidad, de promover la formación de grupos que faciliten la acogida y convivencia de los jóvenes, su formación y diversión cristianas, realidad que suele florecer más en los movimientos que en las parroquias. Así, respirarán un microclima moral y religioso que ya no siempre existe en las familias».

 

+++

 

 

Sectas, evangelización y tolerancia

 

Por Juan Luis Lorda

1. Una triple incomodidad

2. Características del anuncio cristiano

3. Cristianismo y violencia

4. Las causas accidentales de la violencia

5. Puntos de reflexión


1. Una triple incomodidad

Esta intervención se sitúa en un programa que trata de acercarse desde una perspectiva multidisciplinar al fenómeno de las sectas, que tiene un creciente impacto cultural y de opinión. La perspectiva que se ha pedido para esta intervención es la de la Iglesia católica, y se ha escogido este tema tratando de establecer algunas diferencias entre el ejercicio de la evangelización que la Iglesia desarrolla y el proselitismo sectario que produce, en muchos ámbitos, una preocupación creciente.

En el contexto de una nueva evangelización donde se quiere renovar el anuncio cristiano, especialmente en aquellos países donde la fe se ha enfriado, la Iglesia católica se encuentra actualmente con el fenómeno de la proliferación de sectas y nuevos movimientos religiosos. Esto produce, al menos, tres motivos de incomodidad que invitan a la reflexión.

El primero es cómo distinguirse y cómo evitar que la variada oferta devalúe y confunda el concepto de lo religioso, que es el espacio donde se realiza y se comprende el anuncio cristiano. Pues, en esta creciente oferta religiosa, se puede encontrar desde sectas satánicas hasta maniobras comerciales, desde fórmulas orientales de relajación hasta prácticas mágicas, y también -porque la palabra secta tiene un sentido muy amplio- confesiones religiosas ya establecidas y desarrolladas, que se han demostrado dignas de respeto en el ámbito social y cultural, como sucede, por ejemplo, con algunas confesiones de origen protestante. Y entre los evangelizadores, se mezclan visionarios, neuróticos, embaucadores, parlanchines, y, por otro lado, filántropos y hombres de buena voluntad y de sentido religioso. Sólo un cuidadoso análisis permite establecer el campo de trabajo.

El segundo es que, en muchos casos, en los países de mayoría cristiana, el crecimiento se ha de hacer en detrimento de la Iglesia. Y, a veces, se hace con una polémica, abierta o soterrada e incluso con medios fraudulentos. Así, en ocasiones, se deforman sus doctrinas o se difunden materiales escandalosos, que tratan de minar su prestigio. Frecuentemente, los nuevos misioneros de las nuevas sectas son preparados con argumentos especiales que tratan de confundir al católico poco informado de los contenidos de su fe, con objeto de hacerle dudar y ganárselo. Con todo hay que reconocer, que, otras veces, la evangelización de las sectas y nuevos movimientos religiosos se limita a ocupar el espacio que ha quedado vacío por el proceso de secularización occidental, y por los defectos de la evangelización católica.

El tercer motivo es la preocupación causada en la opinión pública y en los responsables de la sociedad ante la proliferación de abusos y efectos negativos. Preocupación que ha dado lugar a una reflexión jurídica y al crecimiento de los medios institucionales de los Estados para combatirlos. Hay que añadir que esta reacción no siempre es "aséptica", pues especialmente los medios con una ideología de tipo ilustrado son beligerantes en este punto y tienden a usar estos acontecimientos para discutir la validez del hecho religioso en sí y desprestigiarlo; lo que con frecuencia apunta indirectamente, como se puede observar tantas veces, a la propia Iglesia católica, al menos en los países donde está extendida. Por eso, el remedio tiende a ser más amplio de lo que requiere la enfermedad. Y esto confunde el panorama.

Sin perjuicio de la importancia de intentar un detallado análisis del fenómeno de las sectas que permita obtener criterios para discernir su peligrosidad desde el punto de vista social, interesa rápidamente hacer dos observaciones para defender la legitimidad del hecho religioso.

En primer lugar, hay que decir que no hay actividad humana que no tenga efectos negativos o que no pueda sufrir desviaciones. La vida misma es lucha, supone un desgaste y se realiza en condiciones que nunca son ideales. Todo lo que mueve anhelos, suscita entusiasmos y exige concentración de fuerzas es arriesgado. Caben espejismos y se pueden producir daños para la salud. Intentar sacar adelante una empresa puede ser una quimera y es peligroso para la salud, sobre todo psíquica, y también lo es enamorarse, también tener un hijo y en general querer mucho a otra persona; es peligroso esforzarse en los exámenes y en el deporte y en cualquier trabajo. Todo lo que sea poner ilusión y esfuerzo es una potencial fuente de excesos, frustraciones y desgastes, también de malentendidos y de luchas. En ese sentido, la misma realización humana, con todos sus afanes y anhelos, es un riesgo, pero un riesgo inevitable.

En toda actividad humana legítima, tanto a nivel personal como social, hay que admitir una "campana de Gauss", con efectos indeseables, por lo menos en un extremo. Mientras se mantengan dentro de unos límites razonables y no afecten gravemente al bien común, hay que tolerarlos como una exigencia que procede del ejercicio de la libertad. También sucede esto con el hecho religioso, que es un componente habitual y muy importante de la realización humana. El hecho de que pueda sufrir desviaciones o tener efectos negativos no lo deslegitima, como tampoco se deslegitima el amor por los muchos inconvenientes que suele traer consigo.

En segundo lugar es preciso contrastar algunos tópicos que algunos medios ilustrados repiten constantemente. Por ejemplo, que toda verdad es potencialmente peligrosa, porque es fuente probable de dogmatismo e intolerancia. Esta tesis, que ni está probada ni se puede probar, caracteriza el clima de lo que se ha dado en llamar , con palabras, ya tópicas, de Giovanni Vattimo, “il pensiero debole”. Se justifica en parte por la crisis de los grandes discursos y, más exactamente, si queremos superar eufemismos heredados, por el hundimiento del sistema marxista, que probablemente ha sido el discurso más totalitario que ha conocido jamás la historia.

Pero es difícil evitar la sensación de que esta crítica tiene algo de mala conciencia. Los medios ilustrados siguen recurriendo ad nauseam a la actividad de la Inquisición, las guerras de religión, la conquista de América y el proceso de Galileo como demostración palmaria de la intolerancia católica. Lo hacen desde una cómoda distancia y sin interés real por los matices de la verdad histórica, que no les preocupa aclarar. Aceptando lo que puede haber de verdad en esto, lo que requeriría un análisis mucho más desapasionado y riguroso, no se puede olvidar que ningún siglo ha sido tan pródigo en violencia como el nuestro. Y, como es evidente también, aunque todavía puede ser considerado de mal gusto mencionarlo, una gran parte de esa violencia se ha realizado contando con el silencio más o menos comprometido de la clase intelectual de Occidente.

Ni Lenin ni Stalin, ni tampoco Hitler, se han distinguido por su sensibilidad cristiana ni por sus principios evangélicos; más bien estaban absolutamente distanciados de lo que consideraban prejuicios religiosos y operaban con un absoluto cinismo. No hay duda de que una mayor sensibilidad cristiana en ellos, o en los que les rodeaban, hubiera impedido las atrocidades que todavía no estamos acostumbrados a reconocer como parte de nuestra historia. Hay que constatar que las mayores violencias padecidas por la humanidad no la han causado hombres religiosos sino precisamente hombres cínicos y sin escrúpulos religiosos; y desde sistemas declaradamente anticristianos, que se han entregado a enormes y quiméricas operaciones de lo que Paul Johnson ha llamado “ingeniería social”.

Sin olvidar esto, y sin olvidar que, de una manera u otra, la violencia está siempre desgraciadamente presente en la historia de la humanidad, es justo también reconocer los momentos de violencia que contiene la historia del cristianismo. Con todo, es evidente que esta selección interesada, incesantemente recordada durante más de doscientos años, no refleja lo que ha sido la historia de la Iglesia, ni lo que hoy es su realidad: bastaría mencionar los cientos de miles de religiosos y religiosas que han entregado su vida cuidando enfermos o educando niños o realizando, en general, tareas que nadie más haría -ni hacía de hecho- si no fuera por amor de Dios. Esa caridad que lleva a la entrega personal ha sido siempre la principal señal de autenticidad del cristianismo. Lo justo es reconocer en la historia tanto los defectos como las realizaciones auténticas. Pero no se trata ahora de proceder a una justificación histórica. El pasado necesita ser juzgado con los criterios del pasado, que siempre son difíciles. Se trata de ir al núcleo de la cuestión: ¿hay algo en el anuncio cristiano que lo haga violento o intolerante?

2. Características del anuncio cristiano

El mensaje cristiano se inició con la predicación del propio Cristo, y consistió en una invitación a la conversión personal: “Convertios y creed en el Evangelio" (Mc 1,15). Se dirigía sencillamente a los que le oían y trataba de remover los corazones. Como se puede ver en los consejos que Cristo dio a sus discípulos cuando los envió a predicar delante de él, toda la fuerza de la predicación se limitó al anuncio, aunque a veces también se corroborase con milagros (Mt 10,5-15; Lc 10,1-12). Se basaba en la propia belleza del mensaje y en el testimonio personal.

Cristo desautorizó expresamente la violencia en la expansión del Reino, como se muestra, por ejemplo, en la escena que cuenta San Lucas (9,51-56); al pasar por una aldea samaritana, no los recibieron. "al verlo sus discípulos Santiago y Juan, dijeron: "Señor, quieres que digamos que baje fuego del cielo y los consuma". Pero volviéndose, les reprendió".

La evangelización busca la adhesión libre y consciente al mensaje, sin ninguna violencia. Y no puede ser de otro modo si se tiene en cuenta la idea que el propio mensaje transmite acerca de cómo es Dios y lo que quiere del hombre. La fe consiste en aceptar la revelación y la vida de un Dios que es reconocido como Padre, a través del testimonio de Cristo, continuado por la Iglesia. Tiene que surgir del fondo del corazón, del lugar más íntimo de la persona humana, del espacio y núcleo de su libertad. Dios, que es creador y Padre, ve "en lo secreto" (Mt 6,4), y “quiere ser adorado en espíritu y en verdad” (Jn 4,23). La relación con Dios, dentro del mensaje cristiano, es íntima y personal, y no se reduce a ninguna práctica externa. Por eso, el anuncio cristiano quiere provocar el asentimiento personal y libre; no busca la aceptación externa de ritos y prácticas, sino la conversión del corazón (Mc 4,20).

No se puede agradar a Dios más que con la propia libertad. Desde muy antiguo es conocido, por ejemplo, que un bautismo hecho contra la voluntad del que lo recibe no es válido. La libertad es esencial para la recepción de los sacramentos, para la vida de la gracia, para el trato con Dios. La privación de libertad o la coacción grave (por ejemplo, en el caso del matrimonio) hace inválidos los sacramentos.

Según la doctrina cristiana en la difusión del Evangelio colaboran tres elementos:

a) la belleza del mensaje transmitido, que interpela los anhelos humanos más profundos

b) el testimonio del amor en la vida de los discípulos, que es el mayor y casi único motivo de credibilidad; o, por usar el título de un importante teólogo del siglo XX, Sólo el amor es digno de fe (Hans Urs von Balthasar).

c) la acción interior e invisible de la gracia de Dios, que mueve los corazones.

No caben otras motivaciones y ninguna de éstas es violenta. Por otra parte el anuncio no contiene ningún germen de violencia. En medio de una sociedad políticamente crispada, Cristo rehuyó la violencia e impuso como mandamiento nuevo el de la caridad (Jn 13,34-35; 15,12-17). No se puede olvidar el papel absolutamente primordial que la caridad ocupa en la forma de vida cristiana. Es el mandamiento principal y el instrumento cristiano para la transformación del mundo. El Concilio Vaticano II recuerda que "La ley fundamental de la perfección humana y, por tanto, de la transformación del mundo es el mandamiento nuevo del amor" (GS n.38). Y el amor es el mejor marco y la mejor garantía de la libertad.

3. Cristianismo y violencia

El cristianismo es, por naturaleza, contrario a la violencia y asume perfectamente el dicho socrático es mejor padecer la injusticia que ejercerla. No hay más que recorrer el mensaje de las bienaventuranzas, recordar la recomendación de poner la otra mejilla, y de amar y perdonar a los enemigos e, incluso, de rezar por ellos. Y, sobre todo, contemplar la figura de Cristo muerto en la Cruz, después de haber renunciado tanto a la violencia de los ángeles, como a la que Pedro quiso ejercer con su espada en el huerto de los olivos. Cristo no quiere la espada para difundir su Evangelio.

La exigencia cristiana de amar y perdonar a los enemigos es tan fuerte y tan paradójica que se sitúa realmente en un nivel heroico. Es admirable comprobar que muchos lo han vivido así, con mucho heroísmo, aunque también hay que reconocer que muchos otros no; probablemente por las mismas razones por las que no se han vivido otras muchas consecuencias del mensaje cristiano: porque contradicen las tendencias espontáneas y torcidas de la naturaleza humana: la inclinación a la venganza, a la depredación, a la ambición, al egoísmo y la soberbia. Si en algún momento se ha desatado la violencia, no es por haber considerado las cosas desde el punto de vista cristiano, donde está prohibida, sino por haberse dejado llevar de otros puntos de vista quizá más razonables y, desde luego, mucho menos elevados. El cristianismo nunca ha legitimado la violencia excepto en los casos de defensa propia[i], aunque también aquí caben abusos de interpretación.

Esto llega a impregnar profundamente la mentalidad cristiana. Como muestra, puede servir una escena de la película de Aquino Kurosawa, Los siete samuráis. En ella se basó un popular Western, Los siete magníficos. Cuenta la historia de una aldea maltratada por los continuos asaltos de un grupo de bandidos. Deciden contratar profesionales para que los defienda. Consiguen reclutar 7 samurais y, con ellos, comienzan a defenderse. En un intento de asalto, uno de los bandidos queda acorralado por los aldeanos. Y entonces, con gran solemnidad, el alcalde del pueblo llama a una anciana, a quien habían asesinado a su marido y quemado la casa, y le ofrece una espada para que se vengue, delante de todos. Y la anciana en una escena llena de dignidad atraviesa al bandido con la espada. Se trata de un acto de legítima venganza y, en ese sentido, de justicia. Sin embargo, esta escena es imposible para la sensibilidad cristiana, y no tiene paralelo en el Western. Una anciana cristiana podría matar a su enemigo en un acceso de rabia o de debilidad, pero la escena no podría presentar ese asesinato en frío como ejemplar y noble. La sensibilidad cristiana espera de una anciana noble la renuncia a la venganza personal.

4. Las causas de la violencia

Es evidente que aquí se podrían situar todas las causas normales de la agresividad humana tanto a nivel personal como social. Ya que tanto las personas como las sociedades más o menos cristianizadas están afectadas por las mismas causas que otras, aunque los principios cristianos puedan obrar en favor de una mayor indulgencia. Pero nos interesa centrarnos ahora en las causas de violencia en la propia evangelización, en el modo de evangelizar. Me parece que pueden ser cuatro. Siempre señalan un error o un defecto. En las dos primeras, se trata errores teóricos graves; en las dos posteriores, de defectos prácticos.

1) La confusión sobre la naturaleza y fines del Reino. El peligro más grave, que ya se apreció en el momento de la declaración del cristianismo como religión oficial del imperio romano, es la identificación del Reino de Cristo o de la comunidad de los cristianos con una forma histórica concreta: en resumen, la identificación del orden religioso con un orden político o social concreto. Pero el Reino de Dios es trascendente; como ilustran las parábolas del Señor, crece en el mundo como una semilla o un fermento, sin realizarse nunca en la historia. Nunca alcanza aquí una etapa definitiva y, por tanto, nunca se puede identificar con las formas concretas de una cultura. Por naturaleza, está abierto a todo lo humanamente válido, como significa la propia palabra "catolicismo"[ii].

En la historia cristiana ha sido, en ocasiones, fuente de violencia la confusión o la fusión de la fe con una cultura, una nación o un grupo. Es una cuestión delicada y muy difícil porque la fe tiende a crear cultura, y las culturas tienden a configurarse por la aceptación común de grandes convicciones, también religiosas. En esos casos, las cuestiones de fe tienden a ser planteadas como cuestiones de identidad, que afectan directamente a la supervivencia de esa cultura, con toda la gravedad que esto lleva consigo. Se necesita mucho discernimiento para resolver los problemas, y sólo en un nivel cultural avanzado, y en un clima de paz social, son posibles los delicados matices que el respeto al pluralismo y la libertad de las conciencias, es decir, la tolerancia. En cualquier caso, la fe cristiana, por encima de consideraciones estratégicas, invita a la comprensión y a la caridad.

2. La confusión sobre los medios. Cuando o no se conoce [1]o no se confía en los medios propios de la difusión que son la belleza de la palabra, el testimonio del amor, y la acción invisible de la gracia, se puede caer de un modo u otro en la violencia. Bien porque se prefiere usar técnicas de propaganda o adoctrinamiento, llegando a la coacción moral, o porque se cae en la coacción física. Esto resulta tan ajeno al mensaje cristiano que no se puede hacer sin deformarlo, es decir sin trastocar el orden de sus valores. Se necesita recurrir a elementos extraños como catalizadores de la motivación y la adhesión que se pretende.

Las otras dos son menos importantes, operan a un nivel más personal y pueden presentarse en el curso de una evangelización normal, como defectos que deforman el proceso que lleva personalmente a la fe. Pueden darse en cualquier empresa humana y también en las tareas de evangelización.

3) La contabilización del éxito. La ilusión por evangelizar y, sobre todo, las expectativas de un éxito medible, como motivo de prestigio o de orgullo personal o colectivo, pueden provocar accidentalmente una cierta presión directa o indirecta en los evangelizadores, que induzca a comportamientos más o menos manipuladores. Supone una falta de confianza en la gracia de Dios, pero puede producirse. La ambición del éxito puede provocar también rivalidades y competencias entre personas o grupos, y originar violencia.

4) La tentación de la prisa. Como enseña Rof Carballo, la prisa está unida a la violencia, porque induce a la precipitación y facilita la disculpa para omitir las debidas garantías. Se trata de algo vago pero es una tentación que afecta a muchas sectas y también puede afectar a la evangelización católica. La predicación es urgente, pero debe hacerse en un clima de serenidad que es el único que garantiza el debido respeto a las personas y al delicado proceso personal de respuesta a la fe.

5. Puntos de reflexión

1) El protagonista de la Evangelización es Dios, que es Señor de la historia. Es Él quien da el crecimiento (1 Cor 3,6-7). Es necesario respetar el sentido misterioso de la historia de la salvación, que no está en nuestras manos ni juzgar ni conocer del todo. La enseñanza sobre el fruto de la evangelizacion, sobre el desarrollo de su Reino, se encuentra en las parábolas del Señor, que recoge el Evangelio de San Mateo. En la parábola del grano de mostaza o del fermento (Mt 13,31-35), se nos advierte de su ritmo lento de crecimiento. En la parábola del sembrador (Mt 13,1-23), se nos indica que la siembra de la palabra va a ser aceptada en distintos grados y formas. La parábola del trigo y la cizaña (Mt 13,24-30) nos enseña que es imposible pretender que sólo crezca el trigo, hay que tolerar la presencia de cizaña, es decir de efectos no cristianos, que aparecen en cualquier situación. Ningún campo puede llegar a cuajar como en el cielo. Y el Señor advierte a sus siervos que no intenten arrancar del campo del mundo la cizaña, no sea que se arranque tambien el trigo. En la historia, no se puede realizar el Reino de Dios. No se puede llegar a la plenitud, ni siquiera parcial. Hay que dejar la realización de la historia en manos de Dios, sin pretender hacer más de lo que está a nuestro alcance y Él exige.

2) Hay que tomar conciencia, sin embargo, de que la Iglesia es el fermento del Reino en este mundo. Y que, por eso, está destinada a reunir en sí misma, de algún modo, todas las realidades humanas. La teología católica de este siglo, principalmente por obra de Blondel y de Lubac, ha reconsiderado las relaciones entre naturaleza y gracia, y superando el extrinsecismo de una división demasiado neta, comprende hoy mejor que los contenidos cristianos responden a los anhelos más íntimos del ser humano y, aunque trascienden sus aspiraciones, lo llevan a su perfección. De esta manera, hoy, en el ámbito cristiano, se tiene una conciencia mucho mas clara de que Cristo es la forma verdadera de la plenitud humana, y en Él se realiza la esencia de la religión; que la Iglesia es sacramento universal de salvación, signo e instrumento de unión con Dios y entre los hombres (GS 24), principio de la comunión de los santos; llamada a reunir a todos los hombres, aunque sea en tiempo escatológico y, en ese sentido, la promoción de la unidad humana “concuerda con la misión íntima de la Iglesia”.

3) En ese sentido también, las señas de la propia identidad no se ponen de manifiesto en el debate con otras formas de religiosidad, sino precisamente en la profundizacion en lo propio. La Iglesia no quiere distinguirse marcando distancias y estableciendo polémicas, sino profundizando en el núcleo de su mensaje. Porque desde allí, donde está la fuente más alta de la verdad, debe atraer a las otras formas religiosas en las que reconoce una realización más o menos parcial de lo que ella posee en plenitud. Esto representa una verdadera toma de conciencia que supone un cambio de estrategia en el planteamiento apologético de la Iglesia.

4) Así ha cambiado completamente la conciencia de la situación de la Iglesia en el mundo y también de su relación con otras confesiones religiosas. Se entiende que el anhelo que otras confesiones suscitan e intentan colmar es auténtico y que su respuesta más plena está en la Iglesia. Por eso, es capaz de valorar positivamente e integrar lo que hay en ellas de auténticamente religioso. Al mismo tiempo, al considerar la parábola del trigo y la cizaña no se puede dejar de extraer la conclusión de que el enemigo siembra también la cizaña en este campo y que, como sucedía en la antigüedad, algunas de las formas religiosas con las que la Iglesia se tropieza pueden llevar su huella, a veces explícita. aunque esto requeriría también sus análisis, pues no cualquier utilización de los símbolos satánicos hay que suponerla directamente inspirada en él.

5) Junto con esto, la Iglesia en la medida en que cree en la encarnación, reconoce también todas las consecuencias, a veces desconcertantes, que se derivan de una predicación que tiene que someterse a los ritmos humanos, biológicos, históricos y culturales; que se realiza en la historia por la conjunción entre la gracia de Dios y la concreta libertad del hombre con procesos llenos de defectos y de errores, entre los que también brilla la gracia de Dios, de manera especial en la vida de los santos, que son para la Iglesia, los grandes evangelizadores. Dentro de esa concreta visión histórica, la Iglesia no puede dejar de lamentar que las muchas limitaciones de la evangelización de años pasados, han contribuído también a crear el vacío religioso que es la ocasión de que florezcan tantos nuevos movimientos religiosos. Sin embargo, la evangelización no se puede plantear ni en contra ni en competencia con ellos. La Iglesia no ha sido llamada a arrancar la cizaña sino a plantar el trigo.

6) Otra cosa es la defensa necesaria ante las deformaciones sobre el mensaje de la propia Iglesia que, en ocasiones, pueden difundir algunas sectas. La Iglesia está obligada a aclarar las cosas, a prevenir a sus fieles de las deformaciones y a defenderse de lo que pueda haber de calumnioso, incluso utilizando los medios legales que la sociedad civil prevea.

7) Por ultimo, conviene recordar de nuevo los auténticos resortes de la evangelización. La palabra de Dios expuesta directamente y en su verdad; el testimonio personal y eclesial de la caridad, que ha de unir a los cristianos entre sí y con Dios, abierto a todos los hombres; y la misteriosa eficacia de la gracia. Las nuevas circunstancias exigen no nuevas técnicas, sino, como siempre, nueva autenticidad: una mayor profundidad y transparencia de los testigos, para que en ellos se manifieste la verdad de lo que predican.
---------------------------
[i]En este sentido, son particularmente difíciles de tratar aquellos casos donde se produce una reacción de defensa del propio patrimonio cultural y religioso, como sucedió, por ejemplo, en la Guerra de los Cristeros en México, o también, al menos en parte, la Guerra Civil Española.

[ii]Aunque no puede olvidarse que el cristianismo lleva consigo formas que inciden directamente en los ideales para configuración de la sociedad, especialmente en el ámbito educativo y familiar. Esto necesita delicados matices, que afectan a la actuación de los cristianos en la vida pública, en los distintos regímenes que pueden existir. La historia proporciona una abundante experiencia y existe también amplia doctrina. 
2003. www.arvo.net

 

+++

 

 

«Pedro expresó en primer lugar, en nombre de los apóstoles, la profesión de fe: "Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo". Esta es la tarea de todos los sucesores de Pedro: ser la guía en la profesión de fe en Cristo, el Hijo del Dios vivo».

S. S. Benedicto XVI reconoció que «esta potestad de enseñanza da miedo a muchos hombres dentro y fuera de la Iglesia. Se preguntan si no es una amenaza a la libertad de conciencia, si no es una presunción que se opone a la libertad de pensamiento. No es así», aseguró Su Santidad.

«El poder conferido por Cristo a Pedro y a sus sucesores es, en sentido absoluto, un mandato a servir --señaló--. La potestad de enseñar, en la Iglesia, comporta un compromiso al servicio de la obediencia a la fe. El Papa no es un soberano absoluto, cuyo pensamiento y voluntad son ley. Por el contrario, el ministerio del Papa es garantía de la obediencia a Cristo y a su Palabra».

«Él no debe proclamar sus propias ideas, sino vincularse constantemente y vincular a la Iglesia a la obediencia a la Palabra de Dios, ante los intentos de adaptarse y aguarse, así como ante todo oportunismo».

Según el Papa, esta fue la misión de Juan Pablo II, «cuando ante todos los intentos, aparentemente benévolos, ante las erradas interpretaciones de la libertad, subrayó de manera inequívoca la inviolabilidad del ser humano, la inviolabilidad de la vida humana desde su concepción hasta la muerte natural».

«La libertad de matar no es una verdadera libertad, sino una tiranía que reduce el ser humano a la esclavitud», aclaró S. S. Benedicto XVI


«El Papa es consciente de estar, en sus grandes decisiones, ligado a la gran comunidad de la fe de todos los tiempos, a las interpretaciones vinculantes desarrolladas a través del camino de peregrinación de la Iglesia» 2005.05 Vat.

 

+++

 

¿Por qué no soñar con un país de la verdad?. Un país establecido sobre el fundamento de la verdad. En el que esté prohibido decir mentiras. Que cada cual se ciña el cinturón de la responsabilidad. Que las actuaciones de cada individuo no estén reñidas con las buenas costumbres. Un país que mantenga como estandarte la paz sustentada en la verdad. La verdad, expuesta bajo el manto de la sinceridad. La carta sustantiva de un país con esas características, es el amor a la verdad. El amor a la verdad, que es su mejor defensa contra el relativismo moral y el cómodo conformismo. El amor, que lleva a todos al discernimiento para que abandonen el juicio sumario y temerario contra las personas, las opiniones sectarias y la deformación de los valores morales. En el país de la verdad, siempre están abiertas las puertas, para que cada ciudadano rectifique del falso juicio que se ha formado de los demás, bajo estrictas medidas, que no le haya dado cabida a la calumnia la difamación y la maledicencia. En el país de la verdad se respeta la intimidad de las personas. Sin excepción, todo aquel que viole las reglas establecidas, ya sea que atente contra la integridad moral de las personas o que de alguna manera su opinión o pronunciamiento faltare a la verdad, la pena capital impuesta es el destierro “in situ”, pena que consiste en el descreimiento e indiferencia absoluta a cualquier cosa que haga o diga el inculpado en cuestión. En un país así vale la pena vivir, porque no hay doblez, no hay cabida para la falta de veracidad, que se manifiesta también en la hipocresía o lo que es lo mismo falta de unidad de vida. 2005.05

 

+++

 

Incómoda la lucidez de Nietzsche. Repito palabras del siglo XIX: "6. Las consecuencias nihilistas de la forma de pensar política y económica, en que todos los «principios» llegan, poco a poco, a caer en la interpretación teatral: el aliento de la mediocridad, de la mezquindad, de la falta de sinceridad, etc.. El nacionalismo. El anarquismo, etc. Castigos. Faltan la situación y el hombre redentores. El justificador."  2005-05.

 

+++

 

"La identificación de la conciencia con el conocimiento superficial y la reducción del hombre a la subjetividad no liberan, sino que esclavizan; nos hacen completamente dependientes de las opiniones dominantes y reducen día a día el nivel de las mismas opiniones dominantes." (Ratzinger, Verdad, 55) S.S. Benedicto XVI - P. P.

 

+++

 

“La libertad de matar no es verdadera libertad, sí una tiranía que reduce al ser humano en esclavitud” 2005-05-07 – S. S. Benedicto XVI – San Juan de Letrán.

 

+++

 

“Las Escrituras no se pueden interpretar solo con los instrumentos de la ciencia de la exégesis –como hacen los protestantes-, mas va leída a la luz de la Tradición del Magisterio”. “En la Iglesia, las Sagradas Escrituras, cuya comprensión crece bajo la inspiración del Espíritu Santo, y el misterio de la interpretación auténtica, dado a los apóstoles, pertenecen el uno al otro en modo indisoluble. Y entonces, allí donde la Sagrada Escritura viene separada de la voz viviente de la Iglesia, vemos que esa cae prisionera a las disputas de los expertos”.

2005-05-07 – S. S. Benedicto XVI – San Juan de Letrán.

 

+++

 

“El Papa no es un soberano absoluto que lo que piensa y quiere es ley. Al contrario, su ministerio es garantía de la obediencia hacia Cristo y a su Palabra. Él no debe proclamar sus propias ideas, mas debe vincularse constantemente él propio y la Iglesia a la obediencia hacia la Palabra de Dios, en frente a todos los tentativos de acomodamientos y diluentes, como así también afrontar cualquier oportunismo”. 

2005-05-07 – S. S. Benedicto XVI – San Juan de Letrán.

 

+++

 

El “Padre Nuestro”

"«Cúmplase tu voluntad en la tierra como en el cielo». No en el sentido de que Dios haga lo que quiere, sino en cuanto nosotros podamos hacer lo que Dios quiere. Pues ¿quién puede estorbar a Dios de que haga lo que quiera? Pero porque a nosotros se nos opone el diablo para que no esté totalmente sumisa a Dios nuestra mente y vida, pedimos y rogamos que se cumpla en nosotros la voluntad de Dios: y para que se cumpla en nosotros, necesitamos de esa misma voluntad, es decir, de su ayuda y protección, porque nadie es fuerte por sus propias fuerzas, sino por la bondad y misericordia de Dios. En fin, también el Señor, para mostrar la debilidad del hombre, cuya naturaleza llevaba, dice: Padre, si puede ser, que pase de mí este cáliz (Mt 26,39), y para dar ejemplo a sus discípulos de que no hicieran su propia voluntad, sino la de Dios, añadió lo siguiente:

Con todo, no se haga lo que yo quiero, sino lo que Tú quieres. Y en otro pasaje dice: No bajé del cielopara hacer mi voluntadsino la voluntad del que me envió (lo 6,38). Por lo cual, si el Hijo obedeció hasta hacer la voluntad del Padre, cuánto más debe obedecer el servidor para cumplir la voluntad de su señor, como exhorta y enseña en una de sus epístolas Juan a cumplir la volun­tad de Dios, diciendo: No améis al mundo ni lo que hay en el mundo. Si alguno amare al mundo, no hay en él amor del Padre, porque todo lo que hay en éste es concupiscencia de la carne, y concupiscencia de los ojos, y ambición de la vida, que no viene del Padre, sino de la concupiscencia del mundo; y el mundo pa­sará y su concupiscencia, mas el que cumpliere la voluntad de Dios permanecerá para siempre, como Dios permanece eternamente (1 lo 2,15-17). Los que queremos permanecer siempre, debemos hacer la voluntad de Dios, que es eterno. La voluntad de Dios es la que Cristo enseñó y cumplió: humildad en la conducta, firmeza en la fe, reserva en las palabras, rectitud en los hechos, misericordia en las obras, orden en las costumbres, no hacer ofensa a nadie y saber tolerar las que se le hacen, guardar paz con los hermanos, amar a Dios de todo corazón, amarle porque es Padre, temerle porque es Dios; no anteponer nada a Cristo, porque tampoco él antepuso nada a nosotros; unirse inseparablemente a su amor, abrazarse a su cruz con fortaleza y confianza; si se ventila su nombre y honor, mostrar en las palabras la firmeza con la que le confesamos; en los tormentos, la confianza con que luchamos; en la muerte, la paciencia por la que somos coronados. Esto es querer ser coherederos de Cristo, esto es cumplir el precepto de Dios, esto es cumplir la voluntad del Padre.

Pedimos que se cumpla la voluntad de Dios en el cielo y en la tierra; en ambos consiste el acabamiento de nuestra felicidad y salvación. En efecto, teniendo un cuerpo terreno y un espíritu que viene del cielo, somos a la vez tierra y cielo, y oramos para que en ambos, es decir, en el cuerpo y en el espíritu. se cumpla su voluntad. Por eso debemos pedir con cotidianas y aun continuas oraciones que se cumpla sobre nosotros la voluntad de Dios tanto en el cielo como en la tierra; porque ésta es la voluntad de Dios, que lo terreno se posponga a lo celestial, que prevalezca lo espiritual y divino.

También puede darse otro sentido, hermanos amadísimos, que puesto que manda y amonesta el Señor que amemos hasta a los enemigos y oremos también por los que nos persiguen, pidamos igualmente por los que aún son terrenos y no han empezado todavía a ser celestes, para que asimismo se cumpla sobre ellos la voluntad de Dios, que Cristo cumplió conservando y reparando al hombre. Porque si ya no llama El a los discípulos tierra, sino sal de la tierra, y el Apóstol dice que el primer hombre salió del barro de la tierra y el segundo del cielo, nosotros, que debemos ser semejantes a Dios, que hace salir el sol sobre buenos y malos v llueve sobre justos e injustos (Mt 5,45), con razón pedimos y rogamos, ante el aviso de Cristo, por la salud de todos, que como en el cielo, esto es, en nosotros, se cumplió la voluntad de Dios por nuestra fe para ser del cielo, así también se cumpla su voluntad en la tierra, esto es, en los que no creen, a fin de que los que todavía son terrenos por su primer nacimiento empiecen a ser celestiales por su nacimiento segundo del agua y del Espíritu."

S. Ciprián de Cartago, Tratado sobre el “Padre Nuestro”, 14 – 17.

 

+++

 

La Iglesia, desde el inicio, es católica, esta es su esencia más profunda, dice Pablo.

 

El nuevo pueblo de Dios, la Iglesia, es un pueblo que proviene de todos los pueblos. La Iglesia, desde el inicio, es católica, esta es su esencia más profunda. San Pablo explica y destaca esto en la segunda lectura, cuando dice:  "Porque en un solo Espíritu hemos sido todos bautizados, para no formar más que un cuerpo, judíos y griegos, esclavos y libres. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu" (1 Co 12, 13). La Iglesia debe llegar a ser siempre nuevamente lo que ya es: debe abrir las fronteras entre los pueblos y derribar las barreras entre las clases y las razas. En ella no puede haber ni olvidados ni despreciados. En la Iglesia hay sólo hermanos y hermanas de Jesucristo libres. S. S. Benedicto XVI – P.P. 2005

 

+++

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-

Dijo Dios: «Produzca la tierra animales vivientes según su especie: ganados, reptiles y bestias salvajes según su especie». Y así fue. Dios hizo las bestias de la tierra, los ganados y los reptiles campestres, cada uno según su especie. Vio Dios que esto estaba bien. Gen. 1, 24-25

 

Gracias por venir a visitarnos


"Intenta hacer ese tu pobre corazón cada día mas grato a nuestro dulcísimo Salvador". (Santo Padre Pio de Pietrelcina)

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).