Wednesday 29 March 2017 | Actualizada : 2017-03-03
 
Inicio > Leyendas Negras > España - 5º esencia histórica inmortal; lenguas nación; castellano portugués


La Constitución española, en su artículo 1 establece que el castellano (sinónimo aquí del español,) es la lengua oficial del Estado, «todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla». Las demás lenguas, sigue el artículo 2, «son también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas». Así son de claras las cosas.

 

+++


Cita extraída de la introducción del por entonces cardenal y arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, al libro “El bicentenario de la independencia de los países latinoamericanos", de Guzmán Carriquiry Lecour, secretario de la Pontificia Comisión para América Latina:

Un país es el espacio geográfico, la nación la constituye el andamiaje institucional.

La patria, en cambio, es lo recibido de los padres y lo que hemos de entregar a los hijos. Un país puede ser mutilado, la nación puede transformarse (en las posguerras del siglo XX hemos visto tantos ejemplos de esto), pero la patria o mantiene su ser fundante o muere; patria dice a patrimonio, a lo recibido y que hay que entregar acrecentado pero no adulterado.

Patria dice a paternidad y filiación… patria evoca aquella escena trágica y esperanzadora de Eneas con su padre a babuchas en la tarde de la destrucción de Troya: «et sublato patre montem petivi». Sí, patria supone soportar lo recibido no para guardarlo en conserva sino para entregarlo íntegro en su esencia pero crecido en el camino de la historia.

Patria necesariamente entraña una tensión entre la memoria del pasado, el compromiso con la realidad del presente y la utopía que proyecta hacia el futuro. Y esta tensión es concreta, no sufre intervenciones extrañas, no se extrapola en la confusión de la realidad presente con la memoria y la utopía engendrando fugas ideológicas esencialmente infecundas.

Cardenal Jorge Mario Bergoglio?- Buenos Aires, Argentina

24 de enero de 2011,?Fiesta de Nuestra Señora de la Paz

 

+++

 

Pregunta: Usted sostiene que cuando Jaime I conquistó Valencia ya se hablaba en esa tierra una lengua romance, luego el valenciano no es un dialecto del catalán. Estoy de acuerdo. Sin embargo, también dijo usted no hace mucho en "La tarde" con Cristina que, aunque tampoco es catalán, el caso del mallorquín no era el mismo ¿Qué hablaban los mallorquines cuando llegó Jaime I?

 

Respuesta: Hay que tener en cuenta que los mozárabes existieron en casi toda la España reconquistada y hablaban distintas lenguas romances. Donde no fueron exterminados antes de la llegada de la Reconquista generalmente dieron lugar a una lengua propia. César VIDAL, dr. en historia, filosofia. 2004-11-09 – L.D. España

 

+++

 

Una interesante teoría histórica: Cuando comenzó la romanización de Hispania, en edad muy temprana, a finales del siglo III a. de C., el idioma latino se encontraba menos evolucionado que cuando se conquistaron la Galia o la Dacia. De ahí que algunas palabras que los hispanos aprendieron en latín y las guardaron para sí, no tuvieran relación con las que se les enseñó a los galos y dacios. Se suele hablar del conservadurismo del latín hispánico, porque en él se conservan formas del latín clásico que se vieron rechazadas en otras áreas romanizadas que fueron más proclives a los cambios semánticos. muchas palabras españolas derivan del latín tardío.

 

+++


 

Le cortaron la cabeza por negarse a recibir la comunión de manos de un obispo arriano –

 

Javier Paredes. El protagonista del día es el príncipe san Hermenegildo, cuya fiesta se celebra el 13 de abril, porque ese mismo día del año 585 su padre, el rey Leovigildo, ordenó al carcelero de su hijo que le cortara la cabeza, por negarse a recibir la comunión de manos de un obispo arriano.

 

 Grave tenía que ser la situación para que ni el padre ni el hijo se anduvieran con componendas. Sucedía que la mayoría de los hispano-romanos estaban unidos por la religión cristiana, una fe que había sido regada con la sangre de muchos mártires. Y sucedió que los visigodos que llegaron a España eran arrianos, es decir partidarios de una herejía que a punto estuvo de hacer desaparecer a la Iglesia y que está considerada como la segunda peor herejía de todos los tiempos, después del modernismo que despuntó en el pontificado de San Pío X ( 1903-1914) y se extiende hasta el día de hoy, haciendo tantísimo daño a tantas almas. Sostenían los arrianos que la Segunda Persona de la Santísima Trinidad no era Dios, lo que fue condenado en el Concilio de Nicea del año 325. Pero la herejía arriana, a pesar de la condena, no desapareció hasta después de unos siglos.  Hermenegildo fue educado como arriano, pero por la influencia y los rezos de su madre, se convirtió. Su padre permaneció arriano. El choque entre cristianos españoles fieles a Nicea y visigodos arrianos esparció por España tanta destrucción y muerte, que desde entonces data el dicho popular de “se armó la de Dios es Cristo”.

 

 Los obispos y los sacerdotes arrianos en tanto que estaban ordenados consagraban, y por lo tanto el obispo que pretendía dar la comunión al hijo del rey visigodo, le iba a dar el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo. ¿Y porqué no comulgar…? Que dirían los partidarios del mal menor…  Pues para no recibir la comunión de manos de un hereje. Y por la misma razón por la que los primeros cristinos no echaban un poquitín –ni un poquitín- de incienso para que se quemara delante de la imagen del emperador. Y porque con la fe no se juega ni se transige, y porque cuando uno actúa de determinada manera puede dar escándalo, y porque hay que servir a Dios antes que a los hombres, y porque no sirve para nada ganar el mundo si se pierde el alma, y porque si negamos en esta vida a Jesucristo Él nos negará a nosotros la entrada en la vida eterna, y porque es preferible entrar tuertos o mancos en el Cielo que con los dos ojos y los dos brazos en el infierno, y porque… nos da la gana, que como decía San Josemaría Escrivá también es una razón muy sobrenatural.

 

 Y como el príncipe Hermenegildo no era ni un malninorista ni un posibilista, no consideró la cantidad de cosas buenas que podía hacer desde el gobierno de España, si seguía manteniendo la cabeza encima de los hombres. Y entre el Cielo y el palacio real, apostó por lo primero, lo que sin duda será calificado por un católico tibio como una postura radical, intransigente y poco realista. Pero gracias a su actuación clara y sin componendas, al hijo de Ludovico le veneramos como San Hermenegildo y poco después de su tránsito al Cielo, su hermano Racaredo abandonó el arrianismo y la religión católica se convirtió en el año 589 en la única y oficial de España. 

http://www.diarioya.es/content/le-cortaron-la-cabeza-por-negarse-a-recibir-la-comuni%C3%B3n-de-manos-de-un-obispo-arriano#sthash.UFaYSF5D.dpuf

14. 04.2014

 

+++

Antinous - Roma


... haciendo abstracción del islam, o sea, sín necesidad del mahometismo... siglos antes del Mahoma...

 

La historia de España es algo más que una sucesión de acontecimientos, fechas, batallas, movimientos sociales o nombre de reyes. Es el devenir histórico de un país que se sustenta en unos valores comunes que son base de su convivencia y de su trayectoria como pueblo. En nuestro caso son los valores cristianos que ya definió la Iglesia católica en el III Concilio de Toledo después de recoger la herencia de Grecia y de Roma. Asimiló las ideas de pensadores como Séneca, Platón o Aristóteles y sus valores quedaron incorporados en el cristianismo.

 

«España es un producto de Roma y no tenemos más remedio que reconocer que somos romanos y que el peso y la influencia de la Iglesia en la historia ha sido enorme».

 

Y en su libro «Lo que España debe a la Iglesia católica» (Homo Legens), Luis Suárez escribe que «las aportaciones más importantes de la Iglesia a la conformación de la sociedad hispana en sus valores, las encontramos precisamente en la ascética y la mística (...) El catolicismo proporcionó a España una sensación de confianza en la persona humana, de la que nadie se permitía dudar».

 

Esta es la tesis que Luis Suárez Fernández, académico de la Real Academia de la Historia, defiende en su libro «Lo que España debe a la Iglesia Católica». Para él, «La Iglesia ha participado en los acontecimientos más trascendentales y ha conformado la esencia de España durante siglos». 2012

 

+++

Oporto - Portugal, llamada ´la invicta´, la hordas napoleónicas no

la devastó, grcias a esa sagacidad natural de sus habitantes.

 

 

España, evangelizadora de la mitad del orbe; España martillo de herejes, luz de Trento, espada de Roma, cuna de San Ignacio...; ésa es nuestra grandeza y nuestra unidad; no tenemos otra. El día en que acabe de perderse, España volverá al cantonalismo de los arévacos y de los vectores o de los reyes de taifas

 

Concretamente, el tirano de Napoleón ordenó un gobierno tiránico. Lo impusieron las armas napoleónicas, cuyo ideal de acceso a la felicidad consistía básicamente en estuprar doncellas y desvalijar iglesias…*

 

...[...]...

Así, por ejemplo, la derecha sostiene que con la Guerra de la Independencia (1808) surge España como «nación de ciudadanos» y no sé cuántas paparruchas más. Falso de toda falsedad. La idea de nación española se modeló de forma evolutiva desde el siglo VI, con la conversión de Recaredo a la fe católica, para cobrar contornos cada vez más nítidos durante la Reconquista, alcanzar su certeza constitutiva durante el reinado de los Reyes Católicos y hallar su expresión más acabada con la conquista y evangelización del Nuevo Mundo. Don Marcelino Menéndez Pelayo, que leyó más en un solo día de su vida que todos los representantes de nuestra patética derecha en todos los días de su desnortada vida, lo dejó escrito en el grandioso epílogo de su Historia de los heterodoxos españoles: «Esta unidad se la dio a España el cristianismo. La Iglesia nos educó a sus pechos con sus mártires y confesores, con el régimen admirable de sus concilios por ella fuimos nación, y gran nación, en vez de muchedumbre de gentes colecticias, nacidas para presa de la tenaz porfía de cualquier vecino codicioso. (...) España, evangelizadora de la mitad del orbe; España martillo de herejes, luz de Trento, espada de Roma, cuna de San Ignacio...; ésa es nuestra grandeza y nuestra unidad; no tenemos otra. El día en que acabe de perderse, España volverá al cantonalismo de los arévacos y de los vectores o de los reyes de taifas». Las palabras proféticas de don Marcelino ya se están cumpliendo, y nuestra derecha, al afirmar que con el Dos de Mayo se constituye la nación española no hace -amén de traicionar la verdad histórica y de renegar patéticamente de su genealogía- sino conceder argumentos a quienes desean despiezar España en cantones y reinos de taifas.

Y el Dos de Mayo no fue una rebelión ciudadana, sino una rebelión popular. Napoleón quería convertir a los españoles en ciudadanos (esto es, en muchedumbre colecticia sometida a sus leyes y exacciones); pero los españoles, con intuición genial, querían seguir siendo pueblo. El genio popular español entendió que los gabachos habían venido a destruir los cimientos de la patria española y a convertirnos otra vez en «presa de la tenaz porfía de cualquier vecino codicioso»; y se rebeló para defender la grandeza y la dignidad de España, concretadas en su fe y en su tradición. Ese pueblo que se rebeló en 1808 ya no existe, ahora sólo somos una patulea de ciudadanos descristianizados que han accedido al bienestar; y estas conmemoraciones no son sino unas exequias fúnebres que algunos, desde la izquierda, celebran con regocijado cinismo, mientras otros, desde la derecha, hacen de dóciles mamporreros. 2008.V.02 Juan Manuel de Prada.-

-.-

* Tampoco Portugal logró salvarse; las hordas napoleónicas desbastaron, saquearon, robaron, profanaron, incendiaron, gran parte del patrimonio histórico cultural. En nombre de la ciudadanía, lo que no hicieron los siglos, en pocos meses la ignorancia en todo tiempo prepotente, logró perder para siempre, parte de historia y arte ‘patrimonio de la humanidad’. Las semillas del conocimiento, sembradas por los monjes y los cabildos eclesiásticos, una vez más actuó en aras de la civilización. El desastre fue con odio cainita hacia las iglesias, conventos y bibliotecas…. ¿Y eso por qué? Pues eran ellos los únicos reductos de vida intelectual en pleno resurgimiento de la barbarie. En otras palabras: contra el saber milenario protegido y enseñado por los hijos de la Iglesia, la devastación instantánea, impusieron siempre, los amigos de la decadencia, o llamados comúnmente –revolucionarios-. No se puede hacer una locura con la idea de alcanzar la cordura; haciendo un mal, el hombre nunca podrá alcanzar un bien.

 

+++

 

En el español castizo se recurre muchas veces a la doble negación, no para afirmar, sino para negar de forma enfática. Por ejemplo "no sé" es mucho más débil que "no sé nada" y no digamos que "no sé nada de nada". Lejos de pervertir la lengua, esa doble o triple negación lo que hace es reforzar lo que se quiere decir.

 

+++ 

 

Debe quedar a salvo que el español (a diferencia del catalán, el inglés y tantos idiomas) sólo tiene cinco vocales. Eso hace que su fonética sea muy clara. Lo negativo es que los hispanohablantes aprenden con dificultad las lenguas que tienen más de cinco vocales.

 

+++

 

 

 

HISTORIA

La españolidad en la Edad de Plata romana

 

Por Pío Moa

La abundancia y eminencia de autores de origen hispano en la Edad de Plata romana (siglo I después de Cristo) ha nutrido debates en torno a la posible españolidad de aquéllos. Américo Castro, resuelto a comenzar España en la Edad Media y en relación con musulmanes y judíos, decidió que antes de la invasión árabe apenas existía nada parecido a una "forma de vida española".

 

Como otros estudiosos, Castro entiende que Marcial, Séneca, etc. pertenecen en exclusiva a la cultura romana, sin relación de alguna densidad con la España real, histórica. Sánchez Albornoz rebatió esa idea con buenos argumentos, pero la polémica se centró en conceptos no fáciles de asir, como formas de vida, vividura, herencia temperamental, contextura vital, etc.

 

Albornoz recoge algunos rasgos atribuidos por Castro a la "auténtica" forma de ser de los españoles: el personalismo, visible también en sus escritores y artistas, "el estar inmerso y presente de continuo en su obra y con todo su ser. La vida y el mundo son en ella inseparables del proceso de vivirlos". Pero, al revés que Castro, encuentra esas notas –una de ellas el gusto por lo soez o indecente– en los hispanorromanos de la Edad de plata. Así, "Séneca escribía en primera persona, refería obscenidades y porquerías y hablaba de sí mismo"; "Ningún filósofo romano sintió tan clara inclinación como Séneca hacia los relatos sucios y hasta malolientes, y Marcial superó en gusto por lo rahez a los otros líricos romanos de la época augusta y del primer siglo del Imperio; notas todas que caracterizaron luego a los peninsulares".

 

Pero esos rasgos –junto con otros más elevados– aparecen también muy claramente en los itálicos, y hallamos expresiones y relatos "sucios y hasta malolientes" en el mismo Horacio, por no hablar de Catulo, Petronio, etc., siendo difícil calificarlos de más o menos raheces. En conjunto, las características del espíritu romano, pragmático y combativo, con mucho genio para la normativa y escaso para la especulación y la metafísica, se perciben con facilidad en la España posterior, debido acaso a afinidades preexistentes. Gerald Brenan distingue un carácter español a Marcial o Quintiliano, pero no a Lucano o Séneca.

 

Pisamos terreno más firme, a mi juicio, si dejamos la consideración, no falsa, creo, pero sí nebulosa, sobre la vividura o la herencia temperamental y buscamos otras evidencias. En Marcial, por ejemplo, observamos un claro orgullo por su cuna hispana (sin dejar de sentirse inmerso en la latinidad): "Varón digno de no ser silenciado por los pueblos de la Celtiberia y gloria de nuestra Hispania, verás, Liciniano, la alta Bílbilis, famosa por sus caballos y sus armas, y el viejo Cayo con sus nieves y el sagrado Vadaverón con sus agrestes cimas y el agradable bosque del delicioso Boterdo que la fecunda Pomona ama (…) Pero cuando el blanco diciembre y el invierno destemplado rujan con el soplo del ronco Aquilón, volverás a las soleadas costas de Tarragona y a tu Laletania (Barcelona)". "Lucio, gloria de tu tiempo, que no consientes que el cano Cayo y nuestro Tajo cedan ante el elocuente Arpino, deja al poeta nacido en Grecia cantar a Tebas o Micenas o al puro cielo de Rodas o a los desvergonzados gimnasios de Lacedemonia, amada por Leda: nosotros, nacidos de Celtas y de Íberos, no nos avergonzamos de introducir en nuestros versos los nombres algo duros de nuestra tierra". "Gloriándote tú, Carmenio, de haber nacido en Corinto –y nadie te lo niega–, ¿por qué me llamas hermano si desciendo de los íberos y de los celtas y soy ciudadano del Tajo? ¿Será que nos parecemos? Pero tú paseas tus ondulados cabellos llenos de perfume mientras que los míos de hispano son hirsutos; tienes los miembros lisos por depilarlos cada día; yo, en cambio, tengo piernas y rodillas llenos de pelos; tu lengua balbucea y no tiene vigor: mi vientre, si fuera preciso, hablaría con voz más viril; no hay tanta diferencia entre la paloma y el águila ni entre la tímida gacela y el rudo león. Deja, pues, de llamarme hermano, Carmenio, o tendré que llamarte yo hermana".

 

Estas efusiones no las encontramos en la obra conocida de los demás escritores, pero es muy probable que las gentes de origen hispano formasen en Roma círculos de afinidad y solidaridad mutua, como suele ocurrir en las grandes metrópolis y ocurría con los judíos, seguramente también con los griegos, los galos, los egipcios y tantos otros. A los hispanos se les reconocía como tales, incluso por su forma de hablar el latín. Cuando Marcial llegó a Roma buscó la protección de los hispanos Séneca y Lucano, y después del trágico fin de ambos se dirigió a Quintiliano (así como a Plinio el Joven). Pese a la insistencia de Marcial en íberos y celtas, éstos y sus viejas diferencias se iban diluyendo no ya en la cultura romana general, sino en la misma Hispania, donde, recuerda Julián Marías, existían ciudades como Tarragona, sedes comerciales y artísticas de gran parte de la Península por encima de las antiguas divisiones tribales.

 

La tesis de Américo Castro choca con la evidencia de que el latín llegó a ser el español, y la cultura y la religión transmitidas por Roma la base misma de la cultura española. Sin ellas, precisamente, resultaría ininteligible la confrontación entre cristianos y musulmanes en la Península Ibérica. Podríamos discutir sin fin sobre la "contextura vital" española de Averroes o Maimónides (como la de Séneca o Quintiliano), olvidando la clarísima verdad de que los dos primeros ni se expresaron en una lengua latina ni pertenecieron a la cultura española conocida por la historia, sino, precisamente, a aquélla que aspiraba a destruirla y reemplazarla por una muy distinta, de carácter oriental. En un plano cultural –no político, va de suyo–, sí puede considerarse españoles a aquellos latinos de la Edad de Plata: integran, más bien inician, una tradición que pervive hasta hoy. Romanos pero hispanos, o hispanos pero romanos. 2008-03-19

 

+++

 

 

¿Cuáles son a su juicio, los principales factores que diferenciaron ya en su día al castellano del resto de lenguas romances de la península? ¿Tuvo alguna influencia el vasco?.

 

Fundamentalmente, la fragmentación cultural provocada por la invasión islámica. 2. No lo parece. Incluso últimamente estoy empezando a sopesar la posibilidad de que el vascuence lejos de ser el íbero fuera una lengua traída por los mercenarios de Aníbal en el siglo III a. de C.

Dr.historia antigua, filósofo, teólogo César VIDAL-2005.06.14 L.D.Esp.

 

+++ 

 

La Iglesia no es enemiga de la historia, ni mucho menos. Es, si acaso en estos momentos de memorias como amnesias y de amnesias como memorias, la institución que, una vez más, está empeñada en salvar la historia, preservar la historia. A este paso, la verdad de la historia terminará por refugiarse entre los muros de lo sagrado, como aquel tiempo en el que el saber clásico greco-latino se refugió entre las tapias de las abadías y de los monasterios. 2008-02-29

 

+++

 

...del castellano y español...

 

El famoso diccionario de Sebastián de Covarrubias se titula Tesoro de la lengua castellana o española (1611).

 

…[…]

Hug Banyeres me recuerda que el idioma catalán lo era ya propiamente en el siglo XI. En el siglo XII, con Ramon Llull, es ya una lengua culta, filosófica y teológica. Concluye: "El caso es que el catalán ya era español un poquito antes que el castellano". En efecto, así es. Como también resulta cierto que el gallego, el portugués y el vasco eran idiomas generalizados en sus respectivos territorios antes que el castellano. Añádase el árabe para la amplia zona dominada por los musulmanes. Pero otro hecho indiscutible es que el castellano se abrió paso desde su cuna (y su cuña) de las Encartaciones, Burgos y la Rioja hasta convertirse al final de la Edad Media en el idioma más hablado de la península Ibérica. Naturalmente, el correlato de esa expansión (acompañada del encogimiento del asturiano, el leonés o el aragonés) fue la creciente capacidad organizativa del reino de Castilla. En la fecha simbólica de 1492, con la Gramática de Nebrija, se puede decir que el castellano ha unificado prácticamente su estructura, antes que los otros idiomas de España o de Europa, la razón estuvo en que la población del reino de Castilla era particularmente móvil y lo iba a ser más en el siglo XVI. Un idioma se expande si se mueven sus hablantes. Por eso el chino no es todavía un idioma de comunicación internacional, aunque el dictador Castro II canturree en él.


Héctor Kotler se pregunta cómo es que los hablantes de uno u otro espacio (país, región, lugar) hablan el idioma con distintas entonaciones, con acentos propios. Está muy claro. Si la lengua fuera sólo para comunicarse, todos los humanos habrían llegado a un acuerdo para hablar un mismo idioma, fuera el esperanto o algún sistema de gruñidos o gestos. Pero es evidente que la lengua sirve no sólo para eso sino para distinguirse, para reafirmarse frente a los "otros".

Esa segunda función es la que dio origen al mito de Babel, la dispersión de lenguas, en verdad extraordinaria. No menos asombroso es el caso de la dispersión de variaciones dialectales dentro de una misma lengua, y de los distintos acentos dentro de un mismo dialecto. Por ejemplo, el español de España es un dialecto distinto al argentino o al mexicano. Pero, dentro de España, se distinguen acentos: gallego, andaluz, aragonés, etc. Un extranjero puede aprender perfectamente el español de España, pero difícilmente podrá llegar a hablarlo con uno u otro acento. Digamos que el acento es lo auténticamente heredado de un idioma, lo que marca de modo eminente la función de distinguirnos de los otros hablantes. Hay personas que tratan de borrar ese acento original, y lo consiguen. Por ejemplo, algunos políticos o presentadores de programas en la radio o en la televisión. En ese caso consideran que su acento heredado no es el estándar ortodoxo. En España ese esfuerzo lo manifiestan sobre todo los procedentes de regiones donde se hablan otros idiomas (vascos, gallegos, catalanes, valencianos, baleáricos). Se cuenta el caso de Antonio Maura, oscuro abogado mallorquín que llegó a Madrid con un reconocible acento de su isla. Se propuso eliminarlo y lo consiguió. Llegó a ser un eminente abogado y diputado con el acento madrileño o castellano que se consideraba estándar y un afamado presidente del Gobierno. Hay en España un acento regional característico –el andaluz (a su vez con variantes provinciales)– cuyos hablantes no suelen hacer esfuerzos para cambiarlo cuando están fuera de Andalucía. Hacen bien. Entre otras cosas, el sonido de los acentos andaluces resulta cautivador para el resto de los españoles.

Obsérvese el equilibrio que supone la diversidad de dialectos y de acentos, compatible con el propósito de entenderse y comunicarse con los que hablan otros dialectos del español y mantienen distintos acentos. Ese equilibrio es notable si lo comparamos con el inglés, en el que la diversidad de dialectos y de acentos ha alcanzado tal grado de dispersión que puede peligrar la función principal de comunicarse. 2008-XII-04

http://libertaddigital.com/opinion/amando-de-miguel/nuestro-patrimonio-inembargable-46676/

 

+++

 

 

 

No hace mucho leí a cierto historiador (García Carcel) decir que las loas a España de Alfonso X el Sabio no se puede determinar rasgo alguno de nacionalidad o algo relacionado con lo que sería la "nación española", ya que, según él, son meras alabanzas a la propia tierra, no a España como comunidad nacional o concepto unitario. ¿Qué opina?

 

Que anda muy, pero que muy equivocado. Basta leer el libro para ver hasta qué punto Alfonso X sí que creía en esa nación y hasta qué punto la identificaba con la totalidad de la Península Ibérica. Por cierto, que no era original. Isidoro de Sevilla pensaba lo mismo.

César VIDAL-Dr.historia antigua, filosofía, teología; es abogado,escritor-2005.01.18

 

+++

 

P: Siempre he mantenido arduas discusiones sobre el origen del folclore musical en España. Muchos piensan que el flamenco es la auténtica música española, yo les digo que lo característico del folclore español es su gran variedad y que el instrumento nacional debería ser la gaita como en Escocia, pues dicho instrumento se toca en la casi totalidad de las regiones españolas. ¿Qué opina al respecto?

 

R: Creo que junto al flamenco –que exportamos al norte de África– existen muchas otras muestras de folklore. Lo de la gaita es más discutible porque la guitarra nació en España y aunque no solemos recordarlo es uno de nuestros grandes aportes a la Historia del arte.

 

+++

 

Se confunde fundo la sinécdoque con la metonimia. No extraña. Se trata de dos conceptos emparentados, que muchas veces se suelen cruzan. La metonimia es la figura que designa una cosa por otra concatenada, o bien el signo por la cosa. Así "el oro" para un primer premio olímpico o "las canas" para la vejez. La sinécdoque designa el todo por una de sus partes. Así, "las velas" para indicar los navíos. La confusión está en que la parte de un todo puede ser, a su vez, un signo. En la práctica, esas dos figuras resultan comprendidas por la metáfora en su más generoso sentido: comparación figurada, a menudo irónica o poética.

 

+++

 

"castellano" o "español”...[...]... No me interesa mucho la polémica sobre si se debe decir "castellano" o "español" para referirnos al idioma común de los españoles e hispanoamericanos, pero a los libertarios esa cuestión les priva.

Francisco Martín Moreno (San Sebastián de los Reyes, Madrid) defiende la idea de que debe decirse "castellano" (y no "español") porque "nació y se desarrolló en Castilla". Don Francisco aduce el caso paralelo del inglés, que se llama así y no británico. La comparación no me parece concluyente. Cierto es que se dice inglés y no británico pero también se dice italiano y no toscano. Sospecho, además, que el castellano se empezó a hablar antes de que se consolidara el reino de Castilla. Puede que lo hablaran pueblos que a sí mismos se llamaban vizcaínos. Lo que más tarde se iba a llamar España se distingue porque la lengua común era el nuevo romance privativo del reino de Castilla. Lo llamamos por eso "castellano", pero también "español" cuando salimos al exterior, porque sencillamente esa es la etiqueta general en el mundo. Quizá dentro de España quepa referirse al "castellano" cuando lo ponemos en relación con otros idiomas que son privativos de algunas regiones. Las dos etiquetas conviven en buena inteligencia.

José Mª Navia-Osorio duda de que el español fuera alguna vez "la lengua del imperio", en el sentido de que no se utilizó nunca fuera de la metrópoli y los virreinatos. La verdad es que la expresión "lengua del imperio" se utilizó más para el latín. En el siglo XVI el español lo hablaban, o por lo menos lo entendían, muchos nobles y altos funcionarios de diversos países europeos, no solo los de Portugal. Asimismo le preocupa a don José Mª si el imperio español tuvo alguna vez un cuerpo de funcionarios, como lo tuvo, por ejemplo, el imperio inglés en sus mejores momentos. No soy historiador para dar cumplida cuenta de todas esas dudas. Pero, por lo que se me alcanza, claro que hubo un cuerpo de servidores públicos en los virreinatos. Una buena proporción de esos funcionarios procedía de la clase hidalga vascongada, que entonces se decía vizcaína. Amando de Miguel 2008.II.27-L.D.ESP.

 

+++

 

La memoria no se opone a la historia. Esto es evidente. Son dos géneros distintos. Primero es la memoria y luego, la historia. La memoria, que radica en la persona, es recuerdo de una familia, una comunidad, una nación o un pueblo y tiene un fuerte componente afectivo y, por lo mismo, es selectiva. En consecuencia, las memorias no siempre coinciden, porque cada grupo social evoca unos sucesos según su origen y su identidad. La historia, en cambio, es una elaboración científica posterior.

 

+++

 

Charo Arreola (Valladolid) me plantea la duda entre (a) "un edificio de uso múltiple" o (b) "un edificio de usos múltiples". Ella entiende que la primera forma es la correcta, pero se encuentra también con el uso de la segunda. A mí me suena mejor la segunda, pero no sabría cómo demostrar esa conveniencia. Entiendo que un edificio multiuso es el que permite múltiples usos. Por ejemplo, El Escorial fue uno de los primeros y más grandiosos edificios de usos múltiples que hubo en Europa.

 

José María Navia-Osorio comenta el raro plural de ciertas palabras importadas. Es el caso de talibán, tuareg o spaghetti, que en sus idiomas originales son ya plurales. Por esa razón no cabe decir talibanes, tuaregs o spaghettis (espaguetis). Sin embargo, al hablar en castellano no tenemos por qué conocer y aplicar las reglas gramaticales de las otras lenguas. En consecuencia, lo mejor es adaptar esas importaciones a las reglas españolas. Por esa razón me parece aconsejable decir los espaguetis, los talibanes, los tuaregs, los grafitos, los referendos. No se hace daño a nadie.

 

Cándido Alvarado (San Pedro Sula, Honduras) me pregunta si los nombres de pila se pueden pluralizar. Aunque el nombre de pila se refiera a una sola persona, hay casos en que sí se puede formar el plural. Por ejemplo, "todos los Pepes que conozco son dicharacheros". Por la misma razón cabe formar el plural con los apellidos: "los Alvarados de Honduras deben de ser descendientes de los conquistadores". Solo en los casos de apellidos nobiliarios se conserva el singular: "los Alba no pueden competir con los Medinaceli en punto a obras de arte". En la vida cotidiana actual se impone un curioso plural que no está en las Gramáticas pero sí en el uso. Por ejemplo, "hoy vienen a cenar los Iñakis" o "mañana es la cena de los Povedas". Si acaban en zeta, se mantiene la forma singular para el plural: "Mañana nos reuniremos con los Bermúdez". 2007.X.08 http://libertaddigital.com/opiniones/opinion_40267.html

 

+++

 

 

"la letra r se pronuncia como ere, y la letra rr como erre". Vamos a cuentas. No hay más que una letra, la r, que se pronuncia de dos formas: ere y erre. Cuando va entre vocales o precedida de consonante distinta de n, l ó s, la letra r se pronuncia ere (suave). Cuando es la primera letra de una palabra o precedida de consonante n, l ó s, la letra r se pronuncia de forma reduplicada como erre. La letra r se escribe como rr, para indicar el sonido reduplicado entre vocales. Supongo que ese sonido procede del vascuence.

A. Parra (Madrid) me pregunta cómo debe pronunciarse el sonido "g" cuando va entre consonantes, como en "magnífico" o "diagnóstico". La duda es más bien cuando el sonido "g" va en posición final de sílaba. La norma es que se pronuncie una "g" suave, por ejemplo, en "magnífico", más parecido a "maganífico" que a "majnífico". Sin embargo, en mi tierra zamorana y en León se pronuncia "majnífico" y a mí me suena muy bien, algo rotundo. Concretamente, es así como pronuncia "magnífico" mi cuate José Luis Gutiérrez y a mí me agrada. (Todavía no se ha admitido que cuate es también el que comparte con uno la autoría de un libro). Lo de la letra "g" es una excepción en la claridad fonética del español. Para empezar, escribimos "la letra g" y pronunciamos "la letra je", no "la letra gue". Por si fuera poco, algunos manchegos y andaluces tienden a pronunciar "los gitanos" como "loj jitano". Esas jotas son más bien un sonido aspirado. Como es notorio en España, el ex ministro José Bono es un maestro en exhibir ese sonido aspirado.  2007-10-http://libertaddigital.com/opiniones/opinion_40022.html

 

+++

 

Últimamente se invoca a la Constitución como origen y fuente de la Unidad de España, olvidando que España es una realidad desde época de los Reyes Godos. ¿No opina usted que la no invocación a la Historia que hace Zapatero es un error a la hora de afirmar la Unidad Patria?

 

Sí, estoy de acuerdo. La nación es anterior a la constitución y si la constitución existe es porque, previamente, existía esa nación.

 

Le habrán pedido mil veces que catalogue la actitud de Romanones y la de Alfonso XIII en abril del 31. Se lo pido por mil una, ¿era la decisión correcta en ese momento o fueron unos irresponsables?

 

No, no fue la correcta. Alfonso XIII debía haber permanecido, pero debe decirse en su descargo que padecía una profunda depresión fruto de la muerte de su madre, que su esposa temía que les pasara como a los Romanov, que la clase política se desfondó y que los republicanos manejaron muy bien la mentira y la manipulación. Así acabó todo...

César VIDAL. Dr. en historia, filosofía, teología, es abogado. 2005-02-01 LD.Esp.

 

+++

 

P: Cuando nos referimos al idioma que se habla en España, ¿que debemos decir español o castellano? ¿Decir castellano no es una concesión que le hacemos a los nacionalismos?

R: Las dos formas son correctas y yo, personalmente, lo hago de manera indistinta. Dicho esto, en el extranjero siempre se dice español.

Este diálogo con el doctor historiador y filósofo don César Vidal tuvo lugar entre las 17.00 y las 18.00 del martes 09 de enero 2007. L.D. Esp.

 

+++

 

P: ¿Qué monarca en la historia de España le ha parecido más beneficioso para el país? ¿Amadeo I, Carlos III, Juan Carlos I...? ¿Y el más pernicioso?

 

R: Con los matices que se quiera, los reyes católicos lo hicieron muy bien. La candidatura de peor rey está más reñida, pero me inclino por los partidarios de Witiza que entregaron España al islam para ocupar el trono.

Este diálogo con el doctor historiador y filósofo don César Vidal tuvo lugar entre las 17.00 y las 18.00 del martes 09 de enero 2007. L.D. Esp.

 

+++

 

...[...]...

"Es un problema de los que tienen una fe, que tienden a expresarse con la violencia e impunidad de los que se creen portadores de la verdad. Al escucharlos, no puedo dejar de imaginarme lo distinto que podría haber sido este país si hubiera optado por el ateismo y el agnosticismo".

 

Interesante afirmación. Consideremos la segunda parte; si España hubiera optado por el ateísmo en algún momento de su historia:

 

1. No habría participado en la romanización, que implicaba necesariamente la cristianización (centro y pilar de la cultura occidental). No habría dado emperadores, escritores o filósofos a Roma.

 

2. Quizá sería el único país europeo islámico, tras la invasión del 711.

 

3. No sería un país. Recordemos que nuestra patria se fraguó durante el medievo con el sello del cristianismo, y que nuestros primeros reyes fueron Católicos.

 

4. 340 millones de americanos no hablarían español. Recordemos que Isabel la Católica financió los descabellado viaje de Colón (que los portugueses, con buen olfato comercial, se negaron a patrocinar), con el fin de evangelizar América. En fin, los anglosajones, franceses y holandeses habrían dado buena cuenta de este continente (como sucedió en África o Asia).

 

5. Quizá toda Europa sería islámica. Ya que en Lepanto la armada española detuvo el imparable avance turco, ante la pasividad del resto de los países europeos fuertes.

 

6. Nuestro Siglo de Oro, absolutamente enraizado en el cristianismo, hubiera sido el Siglo de ¿Piedra? 

 

7. Quizá hubiera sufrido el horror del comunismo al amparo de la Rusia bolchevique; y quizá ahora estaríamos recuperándonos, maldiciendo nuestro pasado mientras nos apuntábamos tarde al envejecido carro de Europa.

 

Seguro que me dejo muchas consideraciones. Gracias a Dios, nuestro país ha sido un bastión del catolicismo en Europa durante siglos. Quiera Él que consigamos que siga así, a pesar del Sr. Martín Garzo, y que nuestros hijos nos los puedan agradecer.

…[..]..

César Funes - 2007-07-25 San Santiago Apóstol, patrón de España.

 

+++

 

Adriano

 

¿Por qué España tiene derecho a reclamar Gibraltar y Marruecos no lo tiene sobre Ceuta y Melilla?

 

Porque Gibraltar siempre fue territorio español y Ceuta y Melilla nunca pertenecieron al reino de Marruecos. De hecho, incluso en la época del imperio romano formaban parte de Hispania.

Dr.en historia antigua César VIDAL,filósofo,teólogo,abogado,escritor:2005-03-31

  

+++

 

La historia de la Iglesia en Tánger – MARRUECOS.

(Brevísimo recorrido por la historia de la Iglesia en Tánger).

- S. II: Inicio de la presencia del cristianismo en el todo el Norte de África
- 298: Fue martirizado en Tánger el centurión romano Marcelo por haber abrazado el cristianismo.
- 429: La invasión vándala eliminó la civilización cristiana, establecida 300 años ha.
- S. VIII: Llegada del Islam al Magreb, con la espada, ocupación violenta y opresión, aniquilando a los pocos cristianos que encontraban y asfixiando a los escabullidos.
- S. XII: En distintos lugares subsistieron pequeñas comunidades cristianas, a pesar de que la jerarquía eclesiástica fue ahogada y desapareciendo lentamente.
- 1219: Viviendo todavía San Francisco de Asís, entraron en Marruecos los primeros franciscanos martirizados bárbaramente y decapitados en Marraquech en 1220, convirtiéndose en los protomártires de la Orden. San Antonio de Padua se embarca rumbo a Marruecos, sin lograr llegar a estas tierras.
- 1225: El Papa Honorio III ratificó la decisión de la creación de una nueva iglesia para Marruecos. La Santa Sede nombraba obispo de las tierras bajo dominio almohade al dominico Fr. Domingo.
- 1233: El franciscano italiano Fr. Agnelo es nombrado obispo de Fez y Marruecos. Comienza la atención a los cautivos cristianos.
- S. XIV-XVII: Los misioneros españoles continuaron ejerciendo el apostolado entre los cautivos cristianos.
- 28-04-1630: El obispado de Marruecos fue reducido a la categoría de Prefectura Apostólica dependiente de Roma, y fue encomendada a los franciscanos de Fr. Diego de Andalucía, y nombra al Beato Juan de Prado (enterrado en el Convento de San Francisco de Santiago de Compostela) como Prefecto Apostólico, quien dio estabilidad y forma a la presencia franciscana en Marruecos.
- S. XVIII: Abolida la esclavitud de cristianos en Marruecos, se incrementaron las pequeñas comunidades europeas en las ciudades de la costa.
- 14-04-1908: El Papa Pío X elevó la Prefectura Apostólica de Marruecos a Vicariato Apostólico. Fue su primer titular Mons. Francisco María Cervera, con sede en Tánger.
- 02-07-1923: Por motivos políticos derivados del protectorado Francés, a petición de la iglesia del sur de Marruecos, Pío XI creó dos vicariatos Apostólicos, uno con sede en Rabat, para la zona del Protectorado francés, y otro en Tánger, para la del Protectorado español y la zona internacional de Tánger.
- 26-03-1926: Fallece Mons. Cervera.
- 17-07-1926: Mons. José María Betanzos, ocupa la sede de Tánger.
- 06-02-1947: Mons. Aldegunde (de Lugo) es nombrado Vicario apostólico coadjutor del vicariato de Tánger.
- 27-12-1948: Fallece Mons. José María Betanzos. Mons. Aldegunde toma posesión de la sede de Tánger.
- 14-11-1956: El Papa Pío XII elevó el Vicariato Apostólico de Tánger a Sede Arzobispal dependiente de la Santa Sede mediante la Bula “Deo disponente”.
- 17-12-1973: La Santa Sede acepta la renuncia de Mons. Aldegunde. Mons. Carlos Amigo Vallejo es nombrado arzobispo de Tánger.
- 22-05-1982: Mons. Carlos Amigo es nombrado arzobispo de Sevilla. Fr. Ramón Lourido es nombrado Administrador Apostólico.
- 02-07-1983: Mons. Antonio Peteiro Freire es nombrado arzobispo de Tánger, toma posesión de la diócesis el 24 de septiembre del mismo año.
- 1998: Celebración del Sínodo diocesano.
- 23-03-2005: La Santa Sede acepta la renuncia de Fr. Antonio Peteiro Freire. Fr. José Seijas es nombrado Administrador Apostólico.
- 14-11-2006: La Archidiócesis cumple 50 años.
- 11-04-2007: Fr. Santiago Agrelo (de Rianxo) es nomb
rado Arzobispo de Tánger

 

+++

 

P: ¿A partir de qué fecha considera usted que existe España?

 

R: Como entidad política desde Roma, sin ninguna duda. Como nación con conciencia de tal desde los visigodos. Está en las fuentes.

 

P: Cuando utilizo la expresión Hispanoamérica al hablar con un progre parece que le chirrían los oídos. ¿Podría explicarnos cuales son las diferencias entre Hispanoamérica, Iberoamérica y Latinoamérica?

 

R: Latinoamérica es un término acuñado por los franceses para evitar la referencia a España y que no nos olvidemos de Haití (ejemplo del dominio colonial francés, dicho sea de paso). Tanto Iberoamérica como Hispanoamérica me parecen correctos.

Este diálogo con el Dr.César Vidal tuvo lugar entre las 17.00 y las 18.00 del martes 31 de octubre 2006

 

+++

 

“Qué hay de verdad ?o de mentira? en que el idioma gallego es padre del castellano”. No soy filólogo, pero lo que saben los expertos se puede compartir. El gallego es un idioma románico o romance derivado del latín y emparentado con el portugués, con el que se confunde hasta el siglo XIV. Ese es el momento glorioso en el que los Reyes Alfonso X de Castilla y don Dionís de Portugal emplean la misma lengua (portugués o gallego), el Rey castellano para las composiciones poéticas. Pero a partir del siglo XIV el castellano se impone sobre el gallego y no tanto por la fuerza como por la costumbre. En el siglo XIX hay un renacimiento del gallego como lengua culta, pero más que nada poética.

 

El castellano es también un romance derivado del latín. Aparece poco después que el gallego o el catalán, hacia el siglo IX, en el territorio que va desde Cantabria a La Rioja. Seguramente, los primeros hablantes del romance castellano se defendían también en vascuence, pero no en gallego. Con el tiempo, el castellano se impuso sobre los otros romances peninsulares, pero no por mandato legal sino por ser un idioma de comercio, de relación. Cuenta también la creciente expansión militar del reino de Castilla. El castellano adopta más voces del vascuence y del árabe que los otros romances peninsulares. La conquista de América convierte al castellano (ya español) como un idioma de alcance internacional. 2005.

 

+++

 

Se escuchan voces que se auto-llaman ‘progresistas’ y piden que se olvide lo que Colón logró hacer porque a esta conquista le siguieron las acciones feroces de algunos conquistadores; como siempre, los hombres son capaces de lo mejor y lo peor. No puede negarse y es verdad que algunos comportamientos fueron deplorables, pero tampoco puede negarse la grandeza de la Roma antigua y la necesidad que tenemos de la Grecia clásica. La espléndida aventura de Colón tuvo su saldo altamente positivo: rompió una lanza en favor de nuestra autoestima. Ya está bien de que nos flagelemos y de que siempre tengamos que pedir perdón. Podemos avergonzarnos de algunos excesos-comportamientos de la justicia de la Inquisición como de la Justicia de nuestros días y en todos los países del mundo, pero no de lo que logró Colón. La acertada y gran aventura de Cristóbal Colón enciende luces y alarga sombras: Colón fue un magnífico navegante y un pésimo gobernante, pero ahí estaba la Reina Isabel para frenar sus intentos de sometimientos exagerados o esclavitud. Fue la gran Reina Isabel la Católica su protectora al cien por cien. Colón es el primer navegante que se atreve a penetrar en el mar ignoto, en el mar Tenebroso para alcanzar las Indias Orientales, que resultan ser las tierras del Nuevo Continente. Esa es la magnífica aventura de Colón de la que nadie puede negar y enorgullece el coraje de las generaciones futuras, hace suntuoso el anhelo de descubrir respetando la vida. Como decía Séneca: ««No se descubrirá nunca nada, si se considera satisfecho de lo ya descubierto».

 

+++

 

1480 - Los Reyes Católicos promulgan la primera ley reguladora del libro impreso. Por ella queda libre del pago de todo tipo de tributos la introducción en España de libros extranjeros.

 

+++


España, esencia histórica inmortal

 

España se ha distinguido, como ninguna otra nación en la Historia, por su heroico y fecundo servicio a la Verdad. Por eso resulta España tan polémica como la Verdad misma.

 

Ahora que desde algunas instituciones creadas por el sistema se pone en cuestión la unidad, incluso la existencia de España, conviene recordar algunos elementos de una realidad bimilenaria, que no solo es política sino moral.

España fué continuadora de Roma y algo muy diferente de los demás pueblos bárbaros como demostraban su "Lex romana wisigothorum" ahora convertida en Codex de Recesvinto, sus Concilios, su alta cultura transmitida por medio de bibliotecas, y su propio nombre. Los nuevos reyes no habían impuesto un nombre germano, como en Francia, Inglaterra o Deutschland. Lo que significaba, también, que la romanidad había sido capaz de absorber y transformar el germanismo.

El comienzo de la conciencia nacional hispana se sitúa así con San Isidoro de Sevilla y se consolida con el III Concilio de Toledo y con la conversión de Recaredo (589).

Todo se perdió el 711 a causa de la invasión musulmana. Pero la cultura isidoriana se salvó en los pequeños reductos al principio pequeños y después crecientes de la Reconquista, ejerciendo su influencia positiva en la naciente Europa cristiana a través de los Pirineos.

Los primeros reinos cristianos surgidos en España en el avance de la Reconquista asumieron plenamente el Derecho natural en sus leyes, en su organización municipal, hasta alcanzar una forma política ejemplar en su tiempo y primera en Europa: las Cortes de León. Cuando el conde de Leicester, antiguo peregrino a Santiago, se detuvo en León para estudiar el sistema de representación de los ciudadanos a través de las Cortes llevó la idea a Inglaterra, donde siglo y medio después de existencia que contaban nuestras Cortes, se reunieron por primera vez los Comunes en el Parlamento inglés.

Una característica ejemplar de la Historia de España, es la de haber elaborado las más sabias y luminosas leyes que se han conocido en el mundo. España fué realmente la depositaria de la gloria jurídica de Roma, superada por su propio genio, con un sentido cristiano en su legislación política, social y económica.

Las leyes de Indias, en expresión del Cardenal Antoniutti, son un monumento a la sabiduría y a la generosidad universal.

 

El P. Vitoria y la Escuela de Salamanca alumbraron el Derecho de gentes, básico para las relaciones y la convivencia pacífica entre las personas y naciones.

Nebrija explicaba en 1492 a la reina Isabel de qué modo esta conciencia tenía que ser servida por una "lengua de imperio", pues ese había sido el secreto de la penetración de Roma. En aquel momento entregaba a sus soberanos el primer ejemplar de la Gramática: el más rico, bello y completo compendio lingüístico que se conoce en el mundo, capaz de expresar con precisión los más profundos y sutiles pensamientos y afectos. Una lengua que Carlos V declararía apta para hablar con Dios.

Con este bagaje se lanzaría España a la gran aventura de América: su conciencia histórica, su fe, su Derecho y su lengua, dejaron de pertenecerle porque pasaron a ser patrimonio de una comunidad mucho más grande. Al arraigar en espacios nuevos y dilatados, España se desvivió para poder contribuir a la existencia de un mundo nuevo. Durante su estancia en Santo Domingo, en 1984, Juan Pablo II dedicó a esta empresa ecuménica española uno de sus cordiales alientos con ese: Gracias España, porque la parcela más numerosa de la Iglesia de hoy cuando se dirige a Dios lo hace en español.

 

Sánchez Albornoz en su libro "Mi Testamento Político" reflexiona: "Fuimos a un tiempo rodela y maestra de Occidente. Evitemos hoy el bache depresivo: ese mirar fuera de España como si hubiésemos sido una comunidad histórica sólo capaz del heroico manejo de la espada. Sin esas batallas, porque fueron muchas, el Occidente no sería como es. Otros pueblos hubieran debido librarlas o Europa hubiera sido piltrafa del Islam y no existiría esta nueva maravilla que es América. Pero hemos hecho mucho más que mantener a raya el islamismo en el solar hispano primero y contra los turcos despúes. Hemos hecho mucho más que descubrir, evangelizar y civilizar América. Hicimos la gran cultura española y universal de la Modernidad. No reneguemos de nuestro ayer. Hemos hecho maravillas por obra de nuestro genio bimilenario …".

 

 

Muchos hombres marginan la Verdad o la rechazan de manera rabiosamente polémica. ¿Y por qué la Historia de España resulta para muchos tremendamente polémica? No hay nación alguna en el mundo cuya Historia suscite semejante apasionamiento, desde el principio hasta hoy.

La única explicación posible de ello es que España se ha distinguido, como ninguna otra nación en la Historia, por su heroico y fecundo servicio a la Verdad. Por eso resulta España tan polémica como la Verdad misma.

Esta es su incomparable grandeza. Y a la evidencia de esta explicación, que se conoce por el estudio riguroso de la Historia, se añade la de ser la explicación única. Por eso sólo España tiene "leyenda negra" que mucho la honra, a la vez que envilece a sus autores de los dos últimos siglos..

http://www.iespana.es/revista-arbil/(74)edit.htm

 

+++


P: ¿Qué representa la Cruz de la Victoria en la bandera de Asturias? ¿Tiene algo que ver con la Reconquista?

 

R: Naturalmente. De no ser por Asturias, Europa se inclinaría a rezar en dirección a la Meca.

 

+++

 

¿Por qué España tiene derecho a reclamar Gibraltar y Marruecos no lo tiene sobre Ceuta y Melilla?

 

Porque Gibraltar siempre fue territorio español y Ceuta y Melilla nunca pertenecieron al reino de Marruecos. De hecho, incluso en la época del imperio romano formaban parte de Hispania.

Dr.en historia antigua César VIDAL,filósofo,teólogo,abogado,escritor:2005-03-31

 

 

+++

 

P: Dicen algunos historiadores que jamás existió una conciencia de unidad peninsular en Hispania, que sólo era una provincia romana, una mera entidad geográfica, y que Isidoro de Sevilla es el que inventa esa historia de que Hispania venía de siempre, ¿Qué opina?

 

 

R: Si Isidoro inventó esa conciencia –cosa que no comparto– significaría que por lo menos desde él existió esa conciencia y que ésta no es posterior. En otras palabras, la conciencia nacional de España tendría casi milenio y medio. Dicho esto, no tengo problema en admitir que esa conciencia no existía, por ejemplo, en el siglo I a. de C. cuando Hispania era sólo una provincia.

 

+++

 

Un hecho diferenciador evidente e indiscutible es el de la lengua, y merece tratamiento especial, que no puede ser otro que el de compartir la oficialidad con el castellano en la comunidad donde se habla. El catalán, que posee una literatura ilustre y admirable; el gallego, que viene de una literatura excelsa y de muy vieja estirpe, y el euskera, que anda en proceso de unificación, de formas territoriales a veces muy singularizadas, merecen trato diverso al de las varias formas dialectales que florecen en España, bable, fabla, panocho o castúo. 2004.

 

+++

 

La llegada del cristianismo acabó con esos bárbaros entretenimientos

“¡Degüéllalo!”, gritaba un público enardecido en los anfiteatros romanos de la vieja Hispania. Sobre la arena, las parejas de gladiadores, formadas en las escuelas que Roma tenía por todo el Imperio, morían o mataban.

Ciertamente, era un espectáculo cruel. El elevado coste de los combatientes obligaba a una relativa magnanimidad, pero no sería justo hablar de clemencia si consideramos que la edad media de defunción de los gladiadores rondaba los veintisiete años. Por lo general, los gladiadores eran prisioneros de guerra o profesionales comprados a bajo precio, pero también había quienes se inscribían en esta carrera por voluntad propia. La veintena de epitafios que han llegado a nuestros días nos permiten reconstruir los pasos dados por estos luchadores, tan celebrados por el séptimo arte.

La llegada del cristianismo acabó con esos bárbaros entretenimientos.
Pero la expansión de fe cristiana no fue fácil, y la Historia recuerda con devoción a muchos mártires.
Uno de ellos fue san Hermenegildo, hijo del rey visigodo Leovigildo, que, al convertirse al catolicismo, sufrió las iras de su padre, quien lo mandó asesinar en el calabozo donde lo había encerrado. Las intrigas políticas intervinieron en ese ajusticiamiento, como ha sucedido desde el principio de los tiempos.

 

+++

 

 

Descubren en Burgos anotaciones en romance anteriores al siglo X

 

Se trata de los Cartularios de Valpuesta, hallados en el valle de Valdegovia y que fueron presentados ayer en un Congreso sobre los Orígenes del Castellano

M. H./

 

SORIA. Gonzalo Santonja, director de la Fundación del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, explicó ayer en la inauguración del Congreso sobre los Orígenes del Castellano en Burgo de Osma que el cartulario más antiguo de los dos presentados, correspondiente al gótico, indica que ya hay expresiones de romance en el año 804. No obstante, aseguró, esto no significa que otros textos hallados sobre el origen del castellano deban quedar «en segundo término». Santonja se refirió a las glosas emilianenses (de San Millán de la Cogolla) y las silenses (de Santo Domingo de Silos) y afirmó que «nada que tenga que ver con nuestra lengua debe ser relegado y el hecho de que se editen los Cartularios de Valpuesta, que son anteriores, da mayor profundidad a nuestra lengua».

El congreso pretende acercarse al nacimiento del romance escrito, a través de un estudio detallado de las colecciones medievales que se encuentran al alcance de los especialistas. De hecho, en la sesión de tarde también se trató sobre las pizarras visigóticas de protorromance, correspondientes al siglo VII, que fueron halladas en Ávila, Salamanca, León y Extremadura.

Santonja destacó que «la lengua nace cuando una comunidad tiene interés de comunicarse, por lo que resulta absurdo decir que nació aquí o allí. La lengua pertenece a los hablantes». Según el director de la Fundación del Instituto Castellano y Leonés, el castellano cumplió funciones de comunicación que el latín estaba dejando de realizar, demostrando «su capacidad de asimilación». Puso como ejemplo el medio millón de hablantes castellanos en América que acabaron «aniquilando lenguas locales, sin ningún apoyo institucional». Algo que, añadió, está ocurriendo también en la actualidad. «El castellano se está imponiendo a otras lenguas en América, lo que muestra la supervivencia y expansión por un sistema vocálico muy sencillo y flexible, con una estructura sintáctica funcional y la gran capacidad de preservarse».

El congreso, que abrió Fernando González Ollé, de la Universidad de Navarra, hablando de «Los orígenes de la lengua española. Depuración y renovación de métodos en su estudio», se centrará en el romance primitivo para acabar el viernes con la ponencia de clausura a cargo de Manuel Cecilio Díaz y Díaz. 2004-10-14 ‘ABS. España

 

+++

 

 

P: ¿Me podría decir qué idiomas se han hablado a lo largo de la historia, en España, antes del Castellano (Catalán, Gallego, Euskera...)?

 

R: Las lenguas autóctonas eran numerosas e incluían el vascuence. Después añádale el fenicio, el griego, el latín, el godo y el inicio de las lenguas romances que derivaron en el castellano, el gallego –del que deriva el portugués– el valenciano, el catalán –del que deriva el balear– y, por supuesto, el árabe, las lenguas bereberes y el antiguo eslavo. Espero no haber dejado ninguna.

César VIDAL. L.D. 2004-03-23.  ESP.

 

 

P: Acabo de leer su libro España frente al Islam. Muchas felicidades. Realmente una gran obra. Ahora bien, me queda una duda ¿Cómo pudo llegar a durar el Islam siete siglos en España? ¿Cómo es que desde los Reinos de Taifas a la caída de Granada transcurren cuatro siglos? ¿En qué falló la España cristiana?

 

 

R: La verdad es que no sorprende que los invasores musulmanes fueran expulsados lo que llama la atención es el retraso. Este se debió, fundamentalmente, a las sucesivas invasiones procedentes del norte de África: almorávides, almohades y benimerines, más que a la división del norte. César VIDAL. L.D. 2004-03-23.  ESP. 

 

+++

 

P: ¿Antes de 1714 se hablaba castellano en Cataluña? Si la respuesta es sí, ¿cómo podían hablar castellano si la lengua era el catalán? Perdone mi ignorancia.

R: Siempre se ha hablado castellano en determinadas zonas de Cataluña, particularmente en algunas ciudades y en ámbitos judiciales o culturales. En el Reino de Aragón todos los documentos se redactaban en las dos lenguas. Sólo ahora se ha prohibido el castellano o español como lengua de Cataluña-España - 2003-05-09 LIBERTAD DIGITAL. FEDERICO JIMÉNEZ LOZANTOS

 

+++

 

LENGUAS. ESPAÑOL.

 

P: Usted ha afirmado más de una vez que valenciano y el catalán son dos lenguas diferentes. ¿También lo son lo que se habla en Andalucía y en Madrid, y lo que se habla en Venezuela y en Argentina? ¿No cree que se trata de un problema político creado por el PP y Unión Valencia que de un problema científico?

R: No, el castellano –con sus variaciones– es castellano en Andalucía, Madrid o Buenos Aires; el catalán y el valenciano son lenguas diferentes (ni siquiera los verbos copulativos se conjugan igual) y de hecho cuando los caballeros catalanes llegaron a Valencia ya había gente que hablaba una lengua romance que era el valenciano. Sinceramente, no conozco un solo valencianoparlante de toda la vida que piense otra cosa. 2003-05-15 CÉSAR VIDAL.

 

+++

 

P: Se nos enseña que del descubrimiento sólo dejamos matanzas, robos y aniquilación de una cultura. ¿Me puede decir qué cosas buenas dejaron los Españoles en América?

R: La universidad, la lengua, los adelantos técnicos de la época, la cultura occidental, el concepto de persona... No soy acrítico con la experiencia española en América pero las historias maniqueas que olvidan, por ejemplo, los sacrificios humanos de las culturas precolombinas o el socialismo termítico de los incas me parecen impresentables. Dr. CÉSAR VIDAL. LIBERTAD DIGITAL. 2003-10-16

 

 

+++

 

¿Recuerdan ustedes las capitulaciones secretas de los Reyes Católicos que obraron el milagro de convencer a Boabdil para que abandonase Granada? En ellas, los cristianos aseguraban a los moros granadinos sus vidas y haciendas, les garantizaban que serían juzgados por sus propias leyes y cadíes, no se les impondría tributos por tres años y se pagarían a Boabdil, el día de la entrega de Granada, 30.000 castellanos de oro. Así de claro está escrito en el Legajo 1, titulado: «Capitulaciones con moros y caballeros de Castilla», que está depositado en el archivo de Simancas entre otros treinta millones de documentos. Así se rinde cualquiera. Aunque tenga que llorar un poco para disimular.

 

+++

 

Pregunta: Los filólogos dicen que el valenciano es catalán, ¿usted que piensa?

 

Respuesta: Yo opino que el valenciano es valenciano y el catalán es catalán y puedo asegurarle que no faltan filólogos que afirman lo mismo. Por otro lado, cualquiera que conozca mínimamente ambas lenguas se da cuenta de las diferencias hasta en cosas tan sencillas como el verbo copulativo. 29.04.2003.DR. DON CÉSAR VIDAL. ESP. HISTORIADOR

 

Pregunta: Las organizaciones internacionales como la Biblioteca de Washington, academias como la RAE, gobiernos, etc. dicen que el valenciano es catalán, además de la mayoría de filólogos. ¿Qué piensa sobre ésto?.

Respuesta: Es un debate envenenado, porque tras la unificación filológica muchos esconden un proyecto de unificación política de los que llaman "Països Catalans". Y al revés: los que se oponen a la asimilación de Valencia por Cataluña en clave separatista, se atrincheran en las diferencias, que evidentemente las hay. Yo creo que separar la lengua de la política es deseable y, en este caso, higiénico. 2003 Federico J.LOSANTOSLibertad digital.

 

+++

 

 

Lenguas de España


Por Julián Marías, de la Real Academia Española

Publicado en el diario ABC de Madrid, el 16 de julio de 1998

En 1737 escribía el valenciano Gregorio Mayans y Siscar en su libro «Orígenes de la lengua española»: «Por "lengua española" entiendo aquella lengua que solemos hablar todos los españoles cuando queremos ser entendidos perfectamente unos de otros». Al final de su vida, José de Cadalso (1741-1782) escribió unas «Apuntaciones autobiográficas» que en 1967 publicó Ángel Ferrari en el «Boletín de la Real Academia de la Historia». Allí puede leerse: «"De mi familia". Dicen que mi casa solar está en un lugar pequeño de Vizcaya, llamado Zamudio... "De mi abuelo". Fue un hombre que se fue al otro mundo sin vestirse a la castellana, ni hablar castellano: muy llena la cabeza de que un antepasado suyo había hecho algo con Carlos V no le pareció justo trabajar en ser algo con Carlos II, ni Felipe V. Pero para que se ve cuán a paso de gigante camina el hijo, mi abuela encargó que le enviasen de Bilbao un hombre que enseñara el español a sus muchos hijos... "De mi padre". Nació con demasiada viveza para gastar su vida en hablar vascuence, beber chacolí, plantar castaños y conversar de abuelos, y así se escapó como pudo de casa y fue a parar a Indias en busca de un tío suyo: el cual tuvo buen cuidado de desconocerle luego que le vio pobre».

No puedo competir en antigüedad con estos ilustres autores, pero puedo recordar que desde 1965, es decir, diez años antes del establecimiento de la Monarquía en España, me he preocupado públicamente por la cuestión de las diversas lenguas habladas en nuestro país. En ese año escribí quince artículos, con el título general «Consideración de Cataluña», en el «Noticiero Universal de Barcelona»; al año siguiente aparecieron reunidos en libro, con el mismo título (Aymá, Barcelona 1966). El libro tuvo varias ediciones y multitud de comentarios, impresos o no. Agotado hace mucho tiempo, lo he reeditado en 1994 (Editorial Acervo, Barcelona), sin cambiar una sola palabra.


Tres capítulos íntegros están dedicados a las cuestiones lingüísticas, tratadas con minuciosidad y rigor: «Las lenguas de Cataluña», «La sociedad y la lengua», «El catalán como posibilidad»; además, reaparecen a lo largo de todo el libro. El punto de partida es que «la primera instalación lingüística de Cataluña es el catalán». «Pero es un hecho también, y no menos respetable, que los catalanes hablan español». Concluía que los catalanes tienen dos lenguas: el catalán, su lengua privativa, y el español, la lengua general de España. Y no por igual, ciertamente: lo que llamaba la «casa lingüística» de los catalanes tiene dos pisos, con diversas funciones, y en ambos siguen en su casa.

«Yo creo necesario -escribía en 1965-, dado el estado real de las cosas, que el catalán sea poseído con plenitud, escrito con espontaneidad y esmero, usado con libertad. Creo que cada cual debe decidir por sí lo que escribe al frente de su tienda, en qué lengua compone e imprime sus libros, revistas y periódicos, cómo conversa o negocia. El amor, el gusto, la conveniencia, el prestigio se encargarán de regularlo... El catalán sólo sería una limitación, un factor de "tibetanización" de Cataluña; unido al español, a la segunda lengua propia de los catalanes, puede ser el instrumento y la expresión de su personalidad plena, segura, actual y no arcaica, arraigada y universal al mismo tiempo».

Y todavía añadía: «Creo que si se hiciera difícil el tránsito entre los dos pisos, si "el de arriba" se prohibiera, se cerrara o sólo se pudiera visitar de vez en cuando, los catalanes se sentirían profundamente incómodos, casi tanto como se sienten hoy». No recuerdo que nadie planteara estos problemas de manera parecida hace treinta y tres años, cuando dominaba el silencio. Es curioso que nadie recuerde ahora todo esto, ni siquiera los que entonces expresaron su sorprendido agradecimiento.

Pero la cosa no termina aquí. Entre 1974 y 1981 escribí incesantemente sobre los problemas españoles; todo ello puede verse en la reedición de «La España real» (Espasa-Calpe, 1998). Desde el comienzo hasta el final, a lo largo de casi 800 densas páginas, se examinan los pasos que se han dado en España desde los años finales del régimen ya lejano hasta el establecimiento de la Constitución en 1978 y sus perspectivas inmediatas. Los problemas regionales, los que afectan a la integridad de la nación española y la personalidad de sus miembros, los que se refieren a la historia y la cultura de nuestro país, ocupan un puesto decisivo. Entre ellos, los que conciernen a las lenguas han sido objeto de una atención especial y minuciosa.


Cataluña, su cultura, su literatura, aparecen con mayor frecuencia y detenimiento, por motivos objetivamente justificados. Hay un examen detallado de cómo han visto las cosas, en diferentes épocas, catalanes famosos. Uno de los que me parecen más admirables, el gran poeta Joan Maragall, cuya obra entera he leído en sus dos lenguas, y que ya apareció en «Consideración de Cataluña», es estudiado aquí en cuatro artículos, bajo el título global «Los ojos de Maragall». En España se hablan varias lenguas -no tantas como en la mayoría de las naciones europeas, cuya diversidad lingüística es por lo común mayor-. No son equivalentes, ni comparables. En las regiones correspondientes, algunas son habladas por la mayoría; en otras, por los habitantes de algunas zonas geográficas o por ciertos estratos sociales. El cultivo literario es muy variable, desde la considerable riqueza -con interrupciones que pueden abarcar varios siglos- hasta la escasez, tal vez extremada. Habría que preguntarse, no ya qué se ha escrito en cada una de la lenguas, sino qué se puede leer en ellas, de cualquier origen. Esta consideración es decisiva para determinar el puesto adecuado y las posibilidades que ofrecen.

Y hay una lengua, la que se llamó castellana por su origen y hoy debe llamarse española, porque no es privativa de ninguna porción de España, ni de ella en su conjunto, ya que es propia de todos los países hispánicos. Lo menos importante es que sea la lengua «oficial» en las legislaciones recientes; lo decisivo es que es la lengua común, propia de todos los españoles y de trescientos millones más, poseída y entendida por todos, instrumento de comunicación de uno de los más grandes grupos humanos.

Por si esto fuera poco, en esta lengua se ha escrito una de las más ilustres culturas, durante un milenio sin interrupción, desde hace medio en las dos orillas del Atlántico. Es excelente el cultivo de las lenguas particulares que viven en España. Es justo que sean libremente usadas, enseñadas, perfeccionadas, que tengan cooficialidad en la comunidades en que se hablan. La pretensión de «exclusividad» es, por supuesto, ilegal, pero no es esto lo que más importa. Es una muestra de provincianismo, que puede llegar a ser aldeanismo. Es una manera de suicidio cultural e histórico. Cuando recibo un documento en que una institución es denominada solamente en la lengua particular, pienso que se hace un despojo a sus habitantes, y me sorprende que lo consientan. No cabe duda de que quienes corren el riesgo mayor son los ciudadanos de tales comunidades. A España en su conjunto la afecta sólo en la medida en que todo lo español es entrañablemente propio.

(c) 1998 Prensa Española S. A.

 

+++

 

Discurso XV - Paralelo de las lenguas

 

1. En este Discurso se nos culpa en primer lugar el Corolario, como cosa no perteneciente al Paralelo. Ya en el Discurso pasado se le instruyó al Sr. Mañer en lo que debe saber tocante a digresiones. Y ahora se le añade, que por eso mismo es Corolario, porque esta voz, aplicada a los escritos, significa aquello que se añade fuera de la exigencia del asunto, aunque concerniente a algún punto que se toca en él, como el nuestro concierne a lo que en el cuerpo del Discurso tocamos en orden a la entidad del idioma Gallego, y Portugués. Así no puede condenarse como impertinente mi Corolario, sin que caiga la misma sentencia sobre cuantos Corolarios hubo, hay, y habrá hasta el fin del mundo.

2. En segundo lugar se nos culpa la introducción de voces Latinas, y Francesas en el Castellano, justificando la acusación con la enumeración de las siguientes: Ingurgitar, intersticios, undulaciones, procaces, ineluctables, intumescencia, tabla tomada por la mesa, turbillon, y resorte. Son ocho en todas. Dígame ahora el Sr. Mañer: ¿Acuérdase de que en el Discurso XIII, num. 4. alaba el estilo de D. Gabriel Alvarez, y llama injusta dentellada mi censura, de que es impropio, y afectado? Dígame más: Cuando las ocho voces numeradas sean forasteras, ¿no sabe que son muchísimas más las que de este jaez se encuentran en la Historia de Don Gabriel Alvarez? Vaya contando: Libérrimo, commilitones, [61] primigenia, prolífica, grecánica, congèrie, reticencia, resorte, percolar, versátil, intercalación, simulcadencia, historiolas, sabatismo, aligar, embrutecer, interrogar, contermina, pomo por manzana, simia, mutuada, adversario, celar por ocultar, estola por vestidura larga, invento. Van veinte y cinco, y no las digo todas. Pues si D. Gabriel en una Historia, que si se imprimiera en la letra de mi Teatro Crítico con la distancia ordinaria de renglón a renglón, no abultaría la mitad de un Tomo mío, echa veinte y cinco extranjerismos (ésta voz sí que es nueva) sin perjuicio de su grande estilo; ¿por qué han de perjudicar al mío ocho no más repartidos en una obra, que es cuatro tantos de la de D. Gabriel? ¿No se ve en esto, que el Sr. Mañer no tiene otra regla para aprobar, y reprobar, que su propia pasión?

3. Pero volvamos a mis ocho voces. Ingurgitur lo oí mil veces, hablando de comedores y bebedores. Intersticios es voz tan común como la de Ordenes. Undulación, y undulante, se les oye a veces a los Médicos, hablando de pulsos. Procaz, y procacidad, se ha dicho más de ochenta veces en los Púlpitos. Ineluctables es voz frecuentísima, cuando se pondera la eficacia de los argumentos. Tabla, aun para significar mesa, ya es corriente entre los Cortesanos, cuando el contexto da luz para entenderla en este sentido; y así varias veces oí, sentarse a la tabla. Resorte, perdone el Sr. Mañer, pues ya D. Gabriel Alvarez había introducido esta voz en su famosa Historia. Con que sólo quedan por mi cuenta, turbillon, e intumescencia. La voz turbillon puedo disculparla, porque ya la había explicado cuando usé de ella; y dije intumescencia, hablando del flujo del mar, de miedo que si decía hinchazón, tumor, o entumecimiento, creyesen los Cirujanos que la marea era una enfermedad que tocaba a su profesión. Puede ser que en otra ocasión, por imitar las brillantes metáforas de D. Gabriel Alvarez, en vez de intumescencia del mar, diga hidropesía de Neptuno.

 

{Benito Jerónimo Feijoo (1676-1764), Ilustración apologética al primero, y segundo tomo del Teatro Crítico (1729). Texto tomado de la edición de Madrid 1777 (por Pantaleón Aznar, a costa de la Real Compañía de Impresores y Libreros), páginas 60-61.}

 

+++

 

La unidad de la Iglesia se manifiesta

 en la pluralidad de lenguas

 

 

De los Sermones de un autor africano del siglo VI

Como sucedió en sus comienzos, hoy la Iglesia se expresa en todas las lenguas, unida a su único Señor. No se trata de una unidad uniforme, sin gozo, sin libertad; no se trata de una uniformidad en la liturgia, en la teología, en la disciplina, sino una unidad en la diversidad. Unidad porque, ligados por un único Espíritu, que es el Amor, hablamos un único lenguaje, que es el de la caridad. Unidad que no se opone a la libertad, al diálogo, a la comprensión. En medio de la variedad, formamos una única Iglesia empeñada en una sola y gran misión: llevar la humanidad a Dios. A pesar de las diferencias, «son hijos de Dios los que son guiados por el Espíritu de Dios» (Rm 8, 14). Un Espíritu as! de rico, variado y diverso para cada uno, y, a la vez, único. La Iglesia se desenvuelve en el equilibrio entre la diversidad y la unidad de un solo Espíritu.

Los apóstoles se pusieron a hablar en todas las lenguas. Así quiso Dios, por aquel entonces, significar la presencia del Espíritu Santo, haciendo que todo el que lo recibía hablase en todas las lenguas. Hay que entender, queridos hermanos, que se trata del Espíritu Santo por el cual el amor de Dios se derrama en nuestros corazones.

Y, ya que el amor había de congregar a la Iglesia de Dios, extendida por todo el orbe de la tierra, del mismo modo que entonces cada persona que recibía el Espíritu Santo podía hablar en todas las lenguas, así ahora la unidad de la Iglesia, congregada por el Espíritu Santo, se manifiesta en la pluralidad de lenguas.

Por tanto, si alguien nos dice: «Has recibido el Espíritu Santo, ¿porqué no hablas en todas las lenguas?», debemos responderle: «Hablo ciertamente en todas las lenguas, ya que pertenezco al cuerpo de Cristo, esto es, a la Iglesia, que habla en todas las lenguas. Lo que Dios quiso entonces significar por la presencia del Espíritu era que la Iglesia, en el futuro, hablaría en todas las lenguas.» De este modo se cumplió lo que había prometido el Señor: Nadie echa el vino nuevo en odres viejos, sino que se ha de echar en odres nuevos; así se conservan las dos cosas.

Con razón algunos, al oír que los apóstoles hablaban en todas las lenguas, decían: Están llenos de mosto. Es que se habían convertido ya en odres nuevos, renovados por la gracia santificadora, para que, llenos del vino nuevo, esto es, del Espíritu Santo, hablaran llenos de ardor en todas las lenguas, prefigurando así, por aquel evidentísimo milagro, la catolicidad de la Iglesia, que había de abarcar a los hombres de toda lengua.

Celebrad, pues, este día, conscientes de que sois miembros del único cuerpo de Cristo. No lo celebraréis en vano, si procuráis ser lo que celebráis, viviendo unidos a la Iglesia, a la cual el Señor, llenándola del Espíritu Santo, reconoce como suya, a medida que se va esparciendo por todo el mundo, Iglesia que, a su vez, lo reconoce a él como su Señor. Como el esposo no abandona a su propia esposa ni admite que sea sustituida por otra.

A vosotros, hombres de todas las naciones, que sois miembros de Cristo, que constituís el cuerpo de Cristo, la Iglesia de Cristo, la esposa de Cristo, os dice el Apóstol: Sobrellevaos mutuamente con amor; esforzaos por mantener la unidad del Espíritu, con el vínculo de la paz.

Fijaos que al precepto de la mutua tolerancia añade la mención del amor, y cuando habla de la solicitud por la unidad hace referencia al vínculo de la paz. Tal ha de ser la casa de Dios, edificada con piedras vivas, para que el padre de familia se complazca en habitar en ella, y sus ojos no tengan que contemplar con disgusto su división y su ruina.

 

+++

 

 

 

Hay que crear una lingüística más humana

porque de ella depende nuestra vida

 

Entrevista a José Antonio Marina, filósofo, que presenta el libro "La selva del lenguaje", SALVADOR SANSUAN - JUSTO BARRANCO, Barcelona, ESPAÑA

 

En un paso mas por desentrañar los fundamentos de conceptos como inteligencia y sentimiento, el filósofo José Antonio Marina (Toledo, 1939) acaba de publicar "La selva del lenguaje" (Anagrama), un libro donde se plantea la extrema importancia de la lengua en la configuración de la personalidad y la vida de los individuos.

Marina, uno de los pensadores españoles con mas incidencia actual, es autor de libros anteriores como "Elogio y refutación del ingenio", "Teoría de la inteligencia creadora" o "Etica para náufragos", auténticos best-sellers de los años 90 en el campo del ensayo. En su nueva obra denuncia como filósofos y lingüistas han descuidado desde hace decenios la relación entre la lengua y la vida, haciendo discursos que no remitían mas que a otros discursos en vez de a las personas que los elaboraban. Para el autor, tanto la inteligencia como la convivencia son lingüísticas y por eso reivindica una lingüística humanística.

--Usted asegura que el solo hecho de hablar es un prodigio.

--Lo es en la medida que podemos estructurar unos pensamientos nuevos mediante palabras a la velocidad que lo hacemos. Es realmente increíble. Estamos tan habituados a hablar que no nos damos cuenta de la misteriosa complejidad de entender una frase.

- Que quiere decir exactamente con "inteligencia lingüística"?

- Que pensamos solo mediante el lenguaje. Mediante el, hacemos planes, organizamos nuestra vida sentimental o gestionamos nuestra memoria. Y esto da una profundidad a la palabra que los lingüistas han olvidado: esta siempre relacionado con la vida, con la experiencia. Y por eso creo necesaria una lingüística humana.

-- En que consistiría esta lingüística humanística?

--Puesto que el núcleo de la persona es lingüístico, tenemos que hacer una lingüística que nos lleve al centro del sujeto. Saber como hablamos, como comprenderemos, por que nos malentendemos. Los problemas de comunicación se manifiestan lingüísticamente y se podrían resolver lingüísticamente. Algo así se debería enseñar en la secundaria, porque de poco le vale a un alumno saber que es un sintagma y mucho cuales son los mecanismos de comprensión del lenguaje.

-- Nos convertimos en personas mediante el lenguaje?

--Mi libro es una crítica al pensamiento posmoderno en dos sentidos. Por un lado, digo que es falso, reaccionario y peligroso convertir el estudio del lenguaje en un discurso, sin relación con la realidad. Y también es falso, reaccionario y peligroso decir, como hasta ahora, que "la lengua nos habla" en vez de ser el sujeto el que habla. Hay que recuperar una noción de sujeto fuerte y activa. Es importante reivindicar la posibilidad de una voz personal, que sea la persona la que seleccione su discurso, sin sumisiones. Este es el punto de llegada de mi libro, que comienza en la lingüística formal y acaba en la ética: los actos de hablar y de comprender exigen determinadas actitudes para no engañar ni engañarse, por eso son actitudes éticas.

-- Podría ejemplificar su teoría?

--Para comprender lo que dice una persona tengo que tener una actitud recta, esforzarme en entenderla. Si tengo una actitud sesgada y quiero ridiculizar lo que diga o lo escucho con mala intención, el mensaje queda alterado. Hay muy buenas y muy malas actitudes para comprender. E influyen decisivamente en nuestras vidas.

-- En que ámbitos?

--Mire, cada uno de nosotros se cuenta continuamente su propia vida. Es una especie de autobiografía para uso propio que nos puede traer de cabeza. Este es el caso de los que se narran sus vivencias como un conjunto de fracasos y se llenan de culpabilidad. Muchas terapias insisten en que usted se cuente su biografía de otra manera. Hay muchas formas falsas y destructivas de contarse la vida.

- Como influyen estas incomprensiones en las relaciones con los demás?

--Mucho. En la familia, la pareja. Muchas veces donde todos han esperado un éxito hay un fracaso. Y es porque confundimos todo el léxico relacionado con la palabra amor. Tengo prohibido a mis alumnos que usen esa palabra, porque basándose en ella se toman decisiones muy trascendentales. Los sentimientos de apego son siempre complejos. Aunque necesitamos ponerle nombre a todo, lo mejor es preguntarse no que siento por la otra persona, sino que tengo ganas de hacer con ella. El amor no tiene que ver con sentimientos, sino con deseos de
comportamiento.

-- Que quiere decir cuando habla de lenguajes triunfantes y lenguajes fracasados?

--Un lenguaje triunfante es el que sirve para la comunicación. El fracasado es el de los malentendidos, la impaciencia, los prejuicios, el que nos cierra la comunicación. Los nacionalistas hacen un uso falso cuando utilizan el lenguaje para identificarnos: sirve para comunicarnos. 2002.

 

+++

 

 

España fue creciendo siglo tras siglo después de que los árabes la hicieron residual: unos trocitos en los montes cántabros y pirenaicos. No invadió a nadie: ni a Galicia ni a los vascos ni a Cataluña. Vinieron a ella todos por bodas o tratados. Les atraía un gran faro, el modelo antiguo de Hispania. Que ofrecía amparo y guía. Sólo invadió al islam, que la había invadido.

Un poco triste que ahora se quede en un residuo. En un residuo entre residuos. Mal para todos.

¿Y qué decir del español, que es el castellano ampliado? Venían a buscarlo todos. En él escribían gallegos como Valle o la Pardo Bazán, asturianos como Palacio Valdés o Pérez de Ayala, vascos como Unamuno, valencianos como Blasco Ibáñez, alicantinos como Azorín. ¡Y catalanes como Verdaguer y tantos más!

Y no es que no existieran otras lenguas. Dignas y respetadas. Un lingüista muy distinguido, Moreno Cabrera, ha escrito un libro «La dignidad e igualdad de las lenguas». Yo lo suscribo. Los sistemas de comunicación son semejantes. Y despiertan semejante amor.

Pêro ena España sobre lenguas hay mucha ignorancia. Hay los hechos sociales: cada lengua tiene su función, no se las puede imponer por coacción ni desterrarlas con coacción. Y el hecho social fundamental es este: la gente, allí donde hay varias lenguas, busca una común para entenderse. La más extendida, la de más prestigio. En España es el español, en él hablan todos, hasta los separatistas. Por eso es la lengua oficial de España: no a la inversa.

Y esto no es desdoro para nadie. Hay quien tiene otra lengua materna y la usa con los que también la tienen: no hay nada que objetar. Pero tiene además la común, para participar en la voz de la nación total. Para otros, la lengua materna y la común coinciden. Es igualmente normal. No vamos a lamentarnos como aquél que se quejaba de que en Valladolid, decía, no tenían «lengua propia».

Pero cuando un problema de convivencia, que la gente resuelve, lo toman en sus manos los que buscan estropear las cosas, todo se envenena. ¿Por qué ese afán por hacer residual lo que era (y es) central, por meterlo en el trastero? ¿Por qué ese afán por hacer residual, también, a España?

Mal para todos. No es que sea anticonstitucional, es que es suicida. Fueron unos pequeños grupos que aspiraban, simplemente, al poder. Casi lo han logrado. Mal asunto. Los que estamos fuera de toda apetencia de poder, lo vemos claramente.

Es triste lo que ha pasado con esa Constitución de 1978, no ya lo que pasa ahora. No es sino más de lo mismo: ya que no tienen los votos para abrogarla, la dan por no existente. En fin, todos la hemos elogiado, yo también: es o era la Constitución de la concordia. Pero hay un hecho claro: lo de la «unidad indisoluble» de España y lo del español (no se atrevieron, dijeron castellano) como lengua oficial y lo de exigir a los partidos respeto «a la Constitución y a la Ley», jamás se ha cumplido. Desde el comienzo mismo hubo partidos legales (de los ilegales no hablo), nacionalistas o separatistas, como quieran llamarlos, que pasaban de esto. Y desde el principio hubo campañas contra la lengua española.

Ningún Gobierno hizo frente al problema. ¿Por evitar males mayores? Quizá. Y porque todos han necesitado, en algún momento, los votos de esos partidos. Unos partidos que en sus regiones jamás lograron mayoría, en España, sin embargo, daban la mayoría.


Y, así, los buenos deseos (pia desideria, wishful thinking) de la Constitución sobre la nación y la lengua y los partidos se quedaron en residuales. Como, en pequeño, Maragall o yo. ¡Somos tantos los residuales! Casi dan ganas de gritar «uníos, hermanos residuales». A lo mejor, al final, no lo somos tanto.

En fin, disculpen: mejor reír que llorar. Bromas aparte, lo que sucede es serio, potencialmente trágico. ETA y Batasuna estaban ya casi acabadas y ahora esperan lograr con ayuda del «proceso» lo que con las pistolas no lograron. Esperemos que fracasen. En Cataluña casi todo lo tienen «transferido». Y ¿qué decir de la lengua? Me invita gente amiga a un simposio sobre algún tema clásico: la portada del programa está en catalán, francés e inglés. Lenguas con mil méritos, pero algo falta. Ya sé, las circunstancias que decía don José. Pero hay también hay el «yo»: no voy.

Y, por cierto, ¿no será residual también, ya puestos, el Partido Socialista? Porque no es que vaya a llegar el Socialismo, no, hace tiempo que llegó. El Socialismo lo han incorporado a su programa todos los partidos, con los matices que sean. Ya los liberales ingleses del siglo XIX (¡si no, se les escapaban los votos!), los conservadores españoles (Dato), Franco (el Instituto Nacional de Previsión). Y hasta Pericles: no lo invento ahora, lo he escrito antes y otros lo han escrito conmigo.

Llegadas las masas a la escena política, consolidada la democracia igualitaria, la atención a lo social se impone. La cuestión es hacerlo de manera inteligente, no arrasándolo todo.

Pero al triunfar el Socialismo, el Partido Socialista se ha quedado sin doctrina, sin programa propio. Lo de obrero y español otros lo han criticado, yo me limito a criticar lo de socialista. No porque no sea cierto, sino porque es una marca que es ya de uso común.

¿Qué hacer, entonces? Porque, evidentemente, no quieren cerrar el partido, se comprende. Tienen que buscarse un nuevo programa, desde el momento en que eligieron la democracia liberal dejando la revolución, que a algunos les suena bien todavía, pero ya no es acorde con los tiempos.

Y ¿qué hacer, entonces? Ya lo ven: los pactos consabidos, el uso abusivo de la palabra «paz», la ayuda de profesionales del follón, los dicterios contra el otro bando, una leyes que a muchísimos irritan y son de dudosa constitucionalidad, pero que esperan que les traigan votos. Anestesiar a la gente con propaganda que suena a humana y populista. Falsificar la Historia. Más o menos, como en la segunda República, tan elogiada ahora.

Todo esto no encubre demasiado el carácter residual del Partido. Y de sus sindicatos y de tantos aspectos de su política.

El pobre Pericles no tenía esos recursos o los utilizaba tímidamente, pese a lo que dijeran sus críticos, que ya los había. Su democracia acabó por derrumbarse. Y él se quedó en residual a secas dentro de la Historia de Grecia.

Al menos, creó un ideal para el futuro.

En fin, discúlpennos a los residuales. Algunas verdades decimos.

de las Reales Academias Española y de la Historia – ABCV

2006-09-21

 

+++

 

 

La Filosofía de Santo Tomás de Aquino

y Nuestro Lenguaje Cotidiano

 

Conferencia pronunciada en el Gabinete de Filosofia Medieval da Faculdade de Letras da Universidade do Porto, 28/05/1999

 

L. Jean LauandUniversidade de São Paulo -

con los tres grados de gratitud- al querido amigo Hermenegildo Pizzio <HPIZZIO@CATRIEL.DATACOP9.COM.AR< SPAN>> que, además, ha hecho esta traducción.

 

Introducción

 

Gracias", "Perdón", "Congratulations", "Danke", "Enhorabuena" y tantas otras formas cotidianas de expresión en los distintos idiomas, encierran en si una profunda enseñanza en orden al conocimiento filosófico del ser humano. Mas allá de un eventual formalismo vacío, hacia donde el uso cotidiano tiende a someterlas, estas expresiones, aparentemente casi sin importancia, marcan su impronta en la realidad humana.

 

A partir de la discusión metodológico-temática sobre el lenguaje y de la antropología filosófica (en el contexto del clásico Santo Tomás de Aquino), estas fórmulas de convivencia se ponen de manifiesto como una suerte de lenguaje cifrado, a la vez infinitamente sorprendente y sabio. Como lo reafirma Isidoro de Sevilla, sin la etimología no se conoce la realidad, en tanto que con su aporte es posible rescatar, rápidamente, la fuerza expresiva de las palabras:

 

"Nisi enim nomen scieris, cognitio rerum perit" - Etym.I,7,1. Y además "Nam dum videris unde ortum est nomen, citius vim eis intellegis" -Etym. I, 29,2. "A menos que conozcas la palabra con que se las nombra, el conocimiento de las cosas se verá muy menguado". "En efecto, en la medida que visualices el origen del nombre, tanto mas rápidamente comprenderás su significación".

En rigor de verdad, las palabras encierran un potencial expresivo bastante mayor del que nosotros (tan automático es el uso que de ellas hacemos) - podríamos imaginarnos. De ahí el cuidado que el filósofo pone al momento de examinar la sutileza del lenguaje común, ya sea en su propio idioma como en otro.

  

Algunas consideraciones metodológicas

 

Cuando la filosofía retoma el lenguaje común, sabe que esta no está cumpliendo un rol secundario, muy por el contrario, por ella accede al centro de la reflexión filosófica. El análisis de las formas cotidianas reviste importancia también desde el punto de vista de la educación, si de verdad pretendemos que esta trascienda el ámbito meramente formal para convertirse en un proceso de autentica autorrealización - mediante el cual la persona accede al contenido y al significado antropológico que se oculta debajo de las formas.

 

Ese "acceder" no es fácil ni inmediato.- Somos proclives, mas bien al menoscabo y al descuido del profundo sentido originario que se realiza en una u otra formulación. De aquí que esté siempre vigente aquella verdad fundamental puesta de manifiesto tanto en la antropología occidental como en la oriental: "El ser humano es esencialmente alguien que olvida". Y de esta manera el lenguaje, el habla viviente del pueblo se vuelve en muchos casos, depositario de grandes experiencias olvidadas. Y si quisiésemos rescatar el sentido humano que poseen, deberíamos retornar de un modo crítico, con un gran discernimiento, a este repositorio.

No debe sorprender entonces que un pensador clásico, de la talla de Santo Tomás de Aquino sostenga una línea filosófica íntimamente comprometida con las formas comunes de hablar. En este sentido resulta oportuno recordar alguno de sus principios metodológicos.

 

1 - Con frecuencia nuestras palabras sólo explican de un modo parcial -el Aquinate emplea el adverbio divisim - la realidad que es compleja, a tal punto que supera ampliamente la capacidad intelectual del ser humano. En este contexto, está la fuerte sentencia de Tomas: "ningún filosofo nunca ha llegado a desentrañar la esencia de una mosca". A diferencia de Dios que expresa todo en un único Verbo, "nosotros debemos manifestar de una manera fragmentaria nuestro conocimiento mediante el uso de muchas palabras".

 

"Quia enim nos non possumus omnes nostras conceptiones uno verbo exprimere, ideo oportet quod plura verba imperfecta formemus, per quae divisim exprimamus omnia, quae in scientia nostra sunt" - Super Ev. Io.cp. 1,1c1). Así como no podemos expresar todos nuestros conceptos mediante una sola palabra, de igual manera es necesario que debamos valernos de muchas palabras imperfectas, por las cuales podamos expresar de un modo fragmentario la realidad que configura nuestro conocimiento.

 

2. Otro aspecto interesante, también ligado a la limitación de nuestro conocimiento y de nuestro lenguaje es aquel que podríamos calificar de un modo gráfico como "el efecto girasol", tan bien explicado por Tomas: "En razón de que los principios esenciales de las cosas nos son desconocidos, muchas veces para describir lo esencial (que no alcanzamos), nuestras definiciones caen en un aspecto accidental". (Et quia essentialia principia sunt nobis ignota, frecuenter ponimus in definitionibus aliquid accidentale, ad significandum aliquid essentiale" - In I Sent. Ds 25,q 1, a 1, r 8). Así por ejemplo, todo el ser de la planta que llamamos girasol está descrito a través de una sola característica figurativa, accidental y limítrofe, en este caso, por el comportamiento heliotropico de la planta.

 

3. Y así no escapa al criterio del Aquinate que muy a menudo es diferente el enfoque, el método por el cual una determinada lengua describe a una determinada realidad: El mismo objeto que protege de la lluvia (paraguas, parapluie, guarda-chuva) sirve también para protegernos del sol (ombrello, umbrella, sombrinha). Por eso, dice Tomás que diferentes idiomas expresan la misma realidad de un modo diverso ("diversae linguae habent diversum modum loquendi" - I, 39, 3 ad 2).

  

"Gracias": Los tres grados de la gratitud.

 

Habíamos señalado que la limitación del conocimiento humano se refleja en el lenguaje. No podemos expresar qué son las cosas sino en la medida en que no sabemos qué son. Amén de esto que, muchas veces, una palabra pone énfasis desde su origen en uno solo de entre los muchos de los aspectos que ofrece la realidad que describe.

 

Y puede darse el caso que con el correr del tiempo esta realidad cambie, evolucione sustancialmente, a tal punto que pierda la conexión con el origen de la propia palabra que aún perdura.

No nos debe causar sorpresa el hecho de que en el uso cotidiano las palabras vayan perdiendo transparencia. Decimos "ensalada de arroz" (en Brasil se llama a macedonia "Ensalada de frutas", porque implica mezcla) y no advertimos que "ensalada" deriva de sal...

 

De modo similar hoy en día el "camarero" denota al mozo que sirve una mesa, más que a quien cuida un aposento; y también el "villano" que más que señalar al habitante de la campiña, el campesino, hoy por hoy denota a una persona grosera, carente de urbanidad y cortesía; el chofer no calienta sino que conduce el vehículo... En definitiva si esta incompatibilidad no nos causa extrañeza, es porque el lenguaje se ha vuelto opaco para nosotros.

 

Tomás de Aquino sostiene que la "Gratitud" es una realidad humana compleja - (y eso ya sugiere que su expresión verbal sea en todos los idiomas un tanto fragmentaria: poniendose énfasis solamente en un aspecto) :"La gratitud se compone de diversos grados. El primero encuentra su fundamento en el "reconocimiento" (ut recognoscat) del beneficio recibido. El segundo consiste en alabar y dar gracias (ut gratias agat); y por último, el tercero, estriba en el acto de "retribuir" el bien recibido de acuerdo a la posibilidad del beneficiado y según las circunstancias más oportunas de tiempo y lugar" (II-II, 107, 2,c).

 

Esta enseñanza, a prima facie tan simple, puede ser hallada en los diversos modos con los cuales las distintas lenguas se valen para agradecer: cada una poniendo su acento en un aspecto de la rica y multiforme realidad que la gratitud implica la gratitud.

En algunos idiomas el sentimiento de gratitud se pone de manifiesto de acuerdo con el primer nivel: resaltando con mayor nitidez el reconocimiento por parte de quien ha recibido la gracia. En este aspecto el reconocimiento (al igual que re-connaissance en francés) es propiamente sinónimo de gratitud. En esta tesitura resulta de sumo interés analizar la etimología de la palabra gratitud: En la sutileza de la lengua inglesa to thank (dar gracias) y to think (pensar) tienen la misma raíz, y no es casual que tengan la misma conformación ortográfica. Al dar la definición de thank el Oxford English Dictionary dice claramente:" El sentido primario fue por tanto ser tenido en consideración, pensado". Y en esta misma línea de pensamiento, en alemán danken (agradecer) es originariamente denken (pensar).

 

Todo esto resulta, en suma, muy fácil de comprender, dado que como todo el mundo sabe, tan solo puede sentirse verdaderamente agradecido aquel que piensa en el favor que ha recibido como tal. Es así que solo es agradecido quien piensa, pondera, y tiene en cuenta la liberalidad, la grandeza de espíritu que ostenta el benefactor. Cuando esto no ocurre sobreviene el justo lamento: "qué falta de consideración". Por eso Santo Tomás, haciendo notar que lo máximo negativo es la negación del grado ínfimo positivo (la última a la derecha del que baja es la primera izquierda del que sube), sostiene que la falta de reconocimiento, el desconocimiento, constituye la máxima ingratitud. "Est gravissimum inter species ingratitudinis, cum scilicet homo beneficium non recognoscit" (In II Sent.d 22 q.2 a.2 r.1). Y en este sentido Séneca (citado por Tomás en II-II,106, 3 ad 4) comenta que la máxima ingratitud es no reconocer que el favor sobrepasa lo estrictamente debido, "ultra debitum". De ahí que diga el ingrato: "Ministerium tuum est" (tu no haces mas que corresponder de acuerdo a tu obligación)

 

La expresión árabe de agradecimiento, shukran, shukran jazylan se ubica directamente en el segundo nivel: aquel que ensalza al benefactor y al beneficio recibido.

 

En este contexto la formulación latina de agradecimiento, "gratias ago" que tiene su correlato en el italiano grazie, en el castellano gracias (y en el francés merci), es relativamente compleja. Santo Tomás afirma (I-II,110,1) que en su sentido medular, el término gracia, conlleva tres dimensiones:

 

1. - Obtener gracia, entrar en la gracia, en el favor, en el amor de alguien que por consiguiente nos otorga un beneficio;

 

2. - Gracia lleva implícito también un don, cualquier cosa no debida, dada gratuitamente, sin mediar mérito por parte del beneficiario;

 

3 . - La retribución, "el dar gracias por parte del beneficiado.

 

En el tratado De Malo (9,1) se adiciona un cuarto significado para la expresión "gratias agere". El de alabanza, que considera que el bien recibido procede de otro y que, por tanto, debe ser alabado.

 

En el amplio cuadro que hemos descrito - aquel que se refiere a las expresiones de la gratitud en inglés, alemán, francés, castellano, italiano, latín y árabe -, se destaca con caracteres bien nítidos la forma portuguesa: "obrigado". Esta formulación, tan cautivante y también singular es la única en la cual se halla claramente expresado el profundo sentido de la gratitud del que habla Tomás, el tercero (que naturalmente incluye en sí los dos anteriores): aquel que hace referencia al vínculo (ob-ligatus, de obligare = atar, ligar, encadenar), a la obligación, al deber de retribuir.

 

Podemos también analizar la riqueza que encierra en sí la forma japonesa utilizada para expresar el agradecimiento. "Arigato". La misma nos traslada a los siguientes significados primitivos. 1. "la existencia es difícil", "y difícil es vivir", 2. "rareza", "excelencia" (excelencia de la rareza). Estos dos últimos sentidos son comprensibles si se los enmarca: en un mundo en el cual la tendencia general es la de que cada cual piensa en sí mismo, solamente para sí, y las relaciones humanas se rigen (en el mejor de los casos...) por la estrecha y fría justicia, haciendo, por tanto, que "la excelencia" y la "rareza" aparezcan como características singulares del favor. Pero "dificultad de existir" y "dificultad para vivir" parecería a prima facie que nada tienen que ver con el agradecimiento. Sin embargo Santo Tomás enseña que la gratitud debe -al menos en el plano de la intención- superar al favor recibido. Y que nosotros somos por naturaleza deudores: de un hombre en relación a otro en cuanto que es su bienhechor, y sobre todo a en relación a Dios. "¿Con qué pagaré al Señor todo el bien que me hizo...?, dice el salmo 115".

 

En esta situación de débito impagable, - (tan tocante a la sensibilidad de quien tiene sentido de la justicia)- el hombre consciente se ve en cierto modo comprometido y hace todo lo que esté a su alcance (quidquid potest), tendiendo a brindarse en un exceso ("excessum") que percibe es insuficiente . Con relación a esta insuficiencia y que se percibe como que no se dispone de recurso adecuado, nace la apelación a Dios, puesta de manifiesto en la expresión" "Que Dios te lo pague", que naturalmente deja por sobreentendido que un pobre hombre como yo no pueda hacerlo.

 

De esta manera, la expresión japonesa Arigato se refiere al tercer grado de gratitud, poniendo de relieve la conciencia de cuan difícil se hace la existencia (desde el momento en que se recibe tal inmerecido favor, y por ello queda uno en el deber de retribuir, siempre imposible de cumplir...)

  

¿Sinónimos?

 

Santo Tomás es bastante estricto en el uso de la palabra "sinónimo". Para él son sinónimos solamente las palabras cuyo signficado son equivalentes, esto es, aquellas que no solo indican la misma realidad (res) sino también que se refieren al mismo aspecto, a la misma relación (ratio).

 

Afirma, en este sentido en la Summa Contra Gentiles: "No obstante estas palabras significar lo mismo, hacer referencia a la misma realidad, no son sinónimos porque no están centradas bajo el mismo aspecto. "Quamvis nomina dicta eadem rem significent, non tamen sunt synonyma: quia non significant rationem eandem" (CG I,35,1).

 

De este modo para el Aquinate, dos (o más palabras son sinónimas) si (y solo si) en cualquier contexto pueden ser re-emplazadas sin que por ello implique una alteración real del sentido. Y el ejemplo que pone al respecto en el Comentario a las Sentencias, son los vocablos, túnica, vestido y vestidura (indumentum). Todo lo que se afirmare (o negare) acerca de túnica será también afirmado (o negado) de vestido. Sería como cambiar "seis" por "media docena"...

 

"Sicut patet etiam in synonymis; tunica enim et vestis eandem rem significant, tamen nomina sunt diversa; et similiter indumentum. Unde affirmationes et negationes quae pertinent ad rem, non possunt verificari, et dicatur: tunica est alba, indumetum non est album" (In I Sent. d. 34,q.1,a.1,r.2).

 

Nosotros mismos, y ya con menos precisión admitimos como sinónimas palabras que si bien con título o énfasis diferentes, se refieren a la misma realidad. De este modo el diccionario brasileño Aurelio define al sinónimo como "palabra que tiene casi las misma significación que otra". Por su parte el Larousse es más explicito todavía: "mots qui se présentent dans la langue avec des sens trés proches et qui se différencient entre eux par une nuance (trait particulier)".

 

Al propio tiempo el diccionario Oxford distingue y destaca dos sentidos, uno estricto y otro lato. "Synonym - 1- strictly a word having the same sense as another (in the same language); but more usuallly, either or any of two or more words (in the same language) having the same general sense, but possessing each of them meanings which are not shared by the other or others, or having differents shades of meaning or implications appropriate to different contexts: e. g. Serpent, snake; ship, vessel, etc."

Para Tomás, por el contrario, como lo dejamos dicho, dos palabras pueden referirse a la misma y única realidad y no por eso ser sinónimos: porque diferentes son sus sentidos. Es el caso, por ejemplo, de los diversos nombres con los cuales se nombra a Dios o a algunos de sus atributos (Creador, Omnipotente, la Bondad, la Justicia, etc): todos confluyen hacia una misma Realidad, pero no son sinónimos.

 

"Ostenditur etiam ex dictis quod, quamvis nomina de Deo dicta eandem rem significent, non tamen sunt synonyma: quia non significant rationem eandem (CG I,35,1) Cum non secundum eandem rationem attribuantur, constat ea non esse synonyma, quamvis rem omnino unam significent: non enim est eandem nominis significatio, cum nomen per prius conceptionem intellectus quam rem intellectam significet" CG I, 35,2)".

 

De cualquier modo que sea, desde el punto de vista metodológico, existen dos puntos que revisten importancia para el filósofo:

 

1- La búsqueda de los contenidos del lenguaje común en los cuales una palabra no puede - sin alteración del sentido - ser reemplazada por ningún "sinónimo". Esto constituye un fecundo procedimiento para descubrir la realidad antropológica significada por el vocablo.

 

2. - El segundo punto a resaltar es el hecho de que cada "sinónimo" presenta su propia y particular razón de ser, cuando se refiere a un determinado aspecto diferente de la misma y única realidad: así como cuando hablamos de "casa", "hogar", "domicilio", "residencia", "habitación" etc. En sí la realidad a la cual se refieren todas estas palabras es la misma y única edificación, - ubicada en la calle tal, número cual tal, etc.- pero nadie dice "domicilio, dulce domicilio", ni tampoco la dirección de recaudación fiscal sacude sus impuestos sobre el hogar", aún cuando naturalmente estamos de acuerdo en que es legitima la sustitución de una de estas palabras por otra, siendo indiferente el uso de esta o aquella: en definitiva son sinónimos.

 

Esta multiplicidad de formas existente en el lenguaje para señalar una misma realidad reviste importancia fundamental para comprender el análisis que Santo Tomás efectúa sobre el sentido del amor.

 

"Dear friend"

 

La riqueza (y la precisión) del vocabulario vivo que se relacione con un determinado sujeto en una lengua, denota el interés vital que tienen por el tema aquellos que lo hablan. En este sentido es notable, por ejemplo en Brasil, en Argentina y en Italia la increíble cantidad de formas usadas para describir al puntapié: puntapié atlético, puntapié bailado, puntapié total, puntapié jugado...

 

En este mismo sentido Santo Tomás presenta distingos entre los diversos "sinónimos" del amor en latín, interesantes desde el punto de vista de la antropología filosófica. Así al afirmar (I Sent..d 10,q 1,a59) que el Espíritu Santo es amor o caridad o dilección del Padre y del Hijo, determina en forma precisa que amor indica la simple inclinación del afecto por el ser amado, en tanto que dilección (tal como la propia etimología lo indica), presupone la elección racional y por lo mismo conlleva una reflexión.

Por su parte "caritas", objeto de particular estudio en este tópico, pone de relieve la vehemencia del amor (dilectio), considerando al ser amado en un valor inestimable ("inquantum dilectum sub inaestimabili pretio habetur"), en el mismo sentido como cuando se afirma que las cosas (el costo de la vida, las cosas adquiridas son caras ("secundum quod res multi pretii carae dicuntur").

 

Y aquí nos encontramos con un hecho por lo demás sorprendente y sugestivo. No es casual que también en otros idiomas se use la misma y única expresión para decir "meu caro amigo" y "los porotos son caros", ("my dear friend", "beans are too dear"; "mon cher ami" y "haricots son trop cher"; mein teurer Freund" y "Bohnen sind teuer").

 

Para el realismo medieval no resultaba extraño el uso de la palabra "caridad", elegida para describir el Amor de Dios (el amor al prójimo por amor a Dios), siendo una expresión pre-cristiana vinculada al dinero, al precio: caridad, el amor por el ser amado, insiste Tomás, indica aquello (una cosa, un objeto, algo) que consideramos (estimamos - estimado, también etimológicamente se refiere al dinero...) de inestimable precio, como algo sumamente caro; como claramente lo señala en el comentario a las Sentencias: "Caritas dicitur,eo quod sub inaestimabili pretio, quasi carissimam rem, ponat amatum caritas" (In III Sent. d 27,q 2,a1,ag 7).

 

De este modo cuando decimos "dear friend" nos estamos refiriendo metafóricamente al precio, a la estima (y en la misma tesitura también apreciar, apreciado, desprecio, menosprecio....).

Téngase presente que en esta misma línea se sitúa la fórmula de cortesía utilizada en el mundo árabe cuando un amigo va a solicitar algo:"Anta gally wa talibuka rakhiz" (tu eres de alto precio y tu petición de bajo precio").

 

Y cuando recordamos que Cristo compara el Reino de los Cielos con un tesoro que un hombre ha encontrado en un campo o a un comerciante que busca piedras preciosas y que la obtención de este bien exige la venta de todo el resto, no nos sorprenderá que "Caridad" sea la expresión elegida para designar el bien conseguido.

 

Enhorabuena

 

Volvamos ahora a una situación, como la que se nos presenta casi a diario, de cuando felicitamos a alguien, a fin de rescatar el sentido original que encierra el augurio de congratulación. Siguiendo el procedimiento medieval nos detendremos en analizar la etimología.

 

Cuando rebasamos el ámbito de la formalidad y de lo consuetudinario, los votos de felicitaciones: Enhorabuena (y sus correlativos en otras lenguas, en italiano Auguri, en inglés Congratulations, Parabéns en portugués, etc.), podemos ver que conllevan diferentes y complentarios indicios sobre el misterio del ser y del corazón humano. Qué significan exactamente estas expresiones?. Qué pretendemos expresar manifestar, en realidad, cuando decimos: Auguri, Enhorabuena, Con-gratulations... etc.

Todas ellas encierran un profundo significado, y por decirlo de alguna manera "invisible a los ojos".

 

Comencemos con la expresión castellana "Enhorabuena", literalmente "en buena hora". Enhorabuena indica que un determinado camino (los años de estudio que culminan con la obtención de un título académico, la ardua tarea destinada a consolidar una empresa que se inaugura, etc.) llega en "este momento", en esta hora en la cual se dan las felicitaciones, a buen final: esta es en rigor de verdad la hora buena, enhorabuena!.

 

Precisamente el hecho de ser la hora de la conclusión es lo que configura la existencia de una buena hora. La sabiduría de los antepasados nos habla de la "hora de uno", de la hora buena y mala... Sin embargo la buena hora, la mejor hora es aquella en la cual se da la conclusión, la consumación de la obra, aquella del buen término del camino, la que marca el momento de la finalización, que sin dudas es mejor que la del comienzo: como lo refirma la sabiduría bíblica: "Melior est finis quam principium".

 

Ya la formulación inglesa, también presente en alemán y en otras lenguas, "congratulations", expresa la alegría por el bien del otro con el cual nos congratulamos, esto es nos alegramos. Esta concomitancia de alegría está insinuada también por la forma deponente de los verbos latinos "gratulor" y "congratulor". La forma deponente indica que la acción descripta por el verbo no es ni activa ni pasiva: es mas bien una acción que, ejercida por al sujeto, se vuelve hacia sí mismo. Vale decir, en este caso, que la alegría que exteriorizamos al momento de felicitar a tal persona es también, a titulo propio, muy nuestra.

 

La expresión árabe mabruk utilizada para felicitar a otro, reviste el carácter de bendición, de un "bien decir."

 

Mediante la encantadora forma portuguesa "parabéns" es posible expresar precisamente esto: que el bien conseguido, que la meta lograda esté ordenada, orientada "para el bien": "parabéns". Esto es, que sea para bien. Dado que cualquier bien conseguido (el don de la vida, la recompensa por el trabajo realizado o la conquista de un título, de un diploma), puede, como todo el mundo sabe, ser usado tanto para el bien como para el mal.

 

La expresión italiana "auguri, auguri tanti" anuncia que este bien que se celebra es solo un preanuncio, una prefiguración, un augurio de otros todavía mayores que sobrevendrán. 

 

"Mis condolencias"

 

"Cargaba sobre mi ánimo una tristeza..." dice la antigua samba de Paulinho da Viola: la tristeza es, evidentemente, un peso, una carga, los famosos pesares...! Y para cargar sobrellevar el peso del dolor, de la tristeza, nada mejor -enseña Tomás-, que la ayuda, el concurso de los amigos: "La tristeza es como una carga agobiante que se vuelve más llevadera cuando es compartida con otros. De aquí se desprende que la presencia de los amigos sea tan valorada en los momentos de dolor".

"Quod tristitia est sicut onus grave quod quanto plures transsumunt fit levius ad portandum et sic presentia amici delectabilis" (Tabula libri Ethicorum, cpt)". En cuanto a la tristeza es como una suerte de pesada carga que se alivia en la medida que es compartida entre muchos y de esta manera la presencia del amigo se torna deleitable". 

De esta manera, de inmediato es posible advertir, que la manifestación de condolencia ("dolerse con") sea pésame, que literalmente quiere decir "me pesa" ("yo te ayudo a cargar el peso derivado de tu tristeza").

 

"Perdón"

 

"Perdonar" es una forma de expresión tardía que no se encuentra en Santo Tomás. La palabra correspondiente y usada por él es "parcere". Sin embargo encontramos en Santo Tomás los argumentos filosóficos que justifican la etimología de las modernas expresiones de "perdonar", "pardon", "pardonner", "perdão" etc.

 

El prefijo "per" encierra los sentidos de "por" (a través de) y de plenitud, de grado máximo". En composición con adjetivos y adverbios y tal vez con verbos les confiere la fuerza de superlativo o encarece la idea que encierra la palabra simple. Como en el caso de las expresiones "perdurar" (durar por mucho tiempo), "perorar" (orar, hablar con mucho énfasis), "permanganato" (sal del ácido en el que el magnesio interviene con su mayor valencia de siete), etc.

 

Y así el perdón aparece como un acto de donación superlativa. Lo mismo ocurre con las formas inglesa y alemana: for-give, vor-geben.

Cómo piensa el Aquinate el tema del perdón y como lo relaciona con la máxima donación? Hay influencias bíblicas y litúrgicas. En la liturgia Tomás queda impresionado con la oración a menudo por él mencionada, y que forma parte de la plegaria de la misa del X domingo después de Pentecostés, que dice:"Deus qui omnipotentiam tuam parcendo maxime manifestas" "Oh Dios que manifiestas tu omnipotencia sobre todo por el perdón..."), y prosigue "que el perdón de Dios configura un poder superior al hecho de crear los cielos y la tierra" (II-II,113,9,sc.).

 

Por otro lado Tomás advierte en la traducción de la Carta a los Efesios. "Sed benévolos unos con los otros, misericordiosos, donándoos mutuamente como también Dios se ha donado a vosotros a través de Cristo" (Ef 4,32). "Estote autem invicem benigni, misericordes, donantes invicem sicut et Deus in Christo donavit vobis". Y en la carta II a los corintios (2,10): "Y al que vosotros algo (per)doneis, también le (per)dono yo, pues lo que yo (per)dono, por amor vuestro lo (per)dono..."). No hay dudas para Tomás que la entrega por excelencia no consiste en entregar dinero o tiempo o cualquier otra cosa, sino perdonar. Y concluye con su habitual sobriedad, con el sugestivo "o sea". "Donaos, o sea: perdonad" "donantes, o sea: siendo misericordiosos".

 

+++

 

Preservar las lenguas en extinción: 6.500.000

 

En el mundo existen aproximadamente seis millones y medio de lenguas. Sin embargo se estima que las dos terceras partes se extinguirán a finales de siglo. Las previsiones más pesimistas apuntan a que desaparecerán más del 90 por ciento. Para atenuar esta realidad, un portal de Internet se ha convertido en una especie de «salvalenguas» destinado a preservar, en vivo y en directo, la esencia de las lenguas amenazadas y evitar así su total extinción. El proyecto holandés Dobes ha realizado en este sentido una recopilación de trece idiomas en peligro, como lo es el wichita. A pesar de que esta lengua pertenece a una tribu de Oklahoma, en Estados Unidos, constituida por 2.000 personas, se estima que tan solo diez la emplean en la actualidad. Las otras doce lenguas perviven a duras penas en México, Brasil, Bolivia, Perú, Argentina, Papua- Nueva Guinea, China, Rusia, Mongolia y Georgia. El propósito de la web (www.mpi.nl/DOBES) es incrementar esta cifra. Además, no se trata tan sólo de un proyecto gramatical, sino antropológico, ya que también se puede observar a estos grupos humanos hablando o cantando, en definitiva, insertos en su propia cultura y hábitos de vida. Este proyecto ha sido desarrollado por el Instituto Psicolingüístico Max Planck de los Países Bajos.

ABC. VIERNES 30 DE AGOSTO DEL 2002 – ESP.

 

+++

 

P: ¿Antes de 1714 se hablaba castellano en Cataluña? Si la respuesta es sí, ¿cómo podían hablar castellano si la lengua era el catalán? Perdone mi ignorancia.

R: Siempre se ha hablado castellano en determinadas zonas de Cataluña, particularmente en algunas ciudades y en ámbitos judiciales o culturales. En el Reino de Aragón todos los documentos se redactaban en las dos lenguas. Sólo ahora se ha prohibido el castellano o español como lengua de Cataluña-España - 2003-05-09 LIBERTAD DIGITAL. FEDERICO JIMÉNEZ LOZANTOS

 

+++

 

 

Meditemos sobre la verdadera y la falsa religión, sobre la fe genuina en el Señor de la historia, por un lado, y sobre la idolatría, por otro. Los salmos presentan a Dios como un ser vivo y personal, que con la fuerza de su amor guía y sustenta a sus fieles. La idolatría, por el contrario, manifiesta una religiosidad desviada y engañosa. Un ídolo es sólo “obra de las manos del hombre”: tiene apariencia humana pero no tiene vida. Los Salmos expresan la tentación del hombre de alcanzar la salvación con la “obra de sus manos”, mediante la riqueza, el poder, el éxito. Quienes adoran estas realidades inertes, dice san Agustín, se convierten, en su interior, en algo semejante a ellas: son como los ídolos que adoran, incapaces de oír y de ver.

 

+++

 

Citar continuamente la Biblia, allí es donde está el triunfo de la fe en Jesucristo, enseñada por su ‘única y católica Iglesia’ hace dos mil años ininterrumpidos.

 

+++

 

El Renacimiento y la Reforma han configurado el individuo occidental moderno, que no se siente agobiado por cargas externas, como la autoridad meramente extrínseca y la tradición. Hay muchos que sienten cada vez menos la necesidad de «pertenecer» a las instituciones (pese a lo cual, la soledad sigue siendo en gran medida un azote de la vida moderna), y no se inclinan a dar a las opiniones «oficiales» mayor valor que a las suyas propias. Con este culto a la humanidad, la religión se interioriza, de manera que se va preparando el terreno para una celebración de la sacralidad del yo; en el plano histórico, se cultiva el caldo del relativismo atenuando las responsabilidades importantes. Lo que importa señalar aquí y ahora es que, en ciertas prácticas de algunos grupos protestantes y la masonería en general, gustan recurrir constantemente a la mentira, a la desfiguración de los hechos quitándoles del contexto, o insisten recurrir llana y repetitivamente «sin vergüenza alguna» a las conocidas leyendas negras.

 

+++

 

Renacimiento - La conciencia renacentista e ilustrada era mucho menos cristiana que la conciencia medieval. La conciencia de aquellos cristianos toleró la esclavitud más o menos como la conciencia actual de muchos cristianos e ilustrados filántropos ha resistido que el comunismo haya matado más de cien millones de hombres, sin mayores aspavientos, o como tolera que la matanza de los niños inocentes, por el aborto, se haya hecho legal y subsidiada.

 

+++

 

DISCERNIR - A todos se les pide el saber cultivar un atento discernimiento y una constante vigilancia, madurando una sana capacidad crítica ante la fuerza persuasiva de tantos medios de comunicación que no cesan de inventar, suponer o repetir ‘leyendas negras’, difamaciones o mentiras históricas… mienten sabiendo de mentir.

Los que escuchan no deben ser obligados a imposiciones ni compromisos, engaño o manipulación. Jesús enseña que la comunicación es un acto moral “El hombre bueno, del buen tesoro saca cosas buenas y el hombre malo, del tesoro malo saca cosas malas. Os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres darán cuenta en el día del Juicio. Porque por tus palabras serás declarado justo y por tus palabras serás condenado” (Mt 12, 35-37).

 

“Por tanto, desechando la mentira, hablad con verdad cada cual con su prójimo, pues somos miembros los unos de los otros. […]No salga de vuestra boca palabra dañosa, sino la que sea conveniente para edificar según la necesidad y hacer el bien a los que os escuchen” (Ef 4, 25.29).

 

+++

 

2. Los avances tecnológicos en los medios han conquistado en cierta medida tiempo y espacio, haciendo la comunicación entre las personas tanto instantánea como directa, aun cuando están separadas por enormes distancias. Este desarrollo presenta un potencial enorme para servir al bien común y “constituye un patrimonio a salvaguardar y promover” (El Rápido Desarrollo, 10). Sin embargo, como todos sabemos, nuestro mundo está lejos de ser perfecto. Diariamente se nos recuerda que la inmediatez de la comunicación no necesariamente se traduce en la construcción de la cooperación y la comunión en la sociedad.

 

Iluminar las conciencias de los individuos y ayudar a formar su pensamiento nunca es una tarea neutral. La comunicación auténtica demanda valor y decisión radicales. Requiere la determinación de aquellos que trabajan en los medios para no debilitarse bajo el peso de tanta información ni para conformarse con verdades parciales o provisionales. Por el contrario, requiere tanto la búsqueda como la transmisión de lo que es el sentido y el fundamento último de la existencia humana, personal y social (cf. Fides et Ratio, 5). De esta forma, los medios pueden contribuir constructivamente a la propagación de todo lo que es bueno y verdadero.

 

3. El llamado a los medios de comunicación de hoy a ser responsables, a ser protagonistas de la verdad y promotores de la paz que ella conlleva, supone numerosos desafíos. Aunque los diversos instrumentos de comunicación social facilitan el intercambio de información, ideas y entendimiento mutuo entre grupos, también están teñidos de ambigüedad. Paralelamente a que facilitan “una gran mesa redonda” para el diálogo, algunas tendencias dentro de los medios engendran una forma de monocultura que oscurece el genio creador, reduce la sutileza del pensamiento complejo y desestima la especificidad de prácticas culturales y la particularidad de la creencia religiosa. Estas son distorsiones que ocurren cuando la industria de los medios se reduce al servicio de sí misma o funciona solamente guiada por el lucro, perdiendo el sentido de responsabilidad hacia el bien común.

Así pues, deben fomentarse siempre el reporte preciso de los eventos, la explicación completa de los hechos de interés público y la presentación justa de diversos puntos de vista. La necesidad de sostener y apoyar la vida matrimonial y familiar es de particular importancia, precisamente porque se relaciona con el fundamento de cada cultura y sociedad (cf. Apostolicam Actuositatem, 11).

 

+++

 

Alentadoras palabras de San Pablo: Cristo es nuestra paz. En él somos uno (cf. Ef 2, 14). ¡Rompamos juntos los muros divisorios de la hostilidad y construyamos la comunión de amor según los designios que el Creador nos dio a conocer por medio de su Hijo!

 

+++

 

¡No tengáis miedo a las nuevas tecnologías!, ya que están “entre las cosas maravillosas” –“Inter mirifica”– que Dios ha puesto a nuestra disposición para descubrir, usar, dar a conocer la verdad, incluso la verdad sobre nuestra dignidad y nuestro destino de hijos suyos, herederos del Reino eterno. 

¡No tengáis miedo a la oposición del mundo! Jesús nos ha asegurado “Yo he vencido al mundo” (Jn 16,33). 

¡No tengáis miedo a vuestra debilidad y a vuestra incapacidad! El divino Maestro ha dicho: “Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,20). Comunicad el mensaje de esperanza, de gracia y de amor de Cristo, manteniendo siempre viva, en este mundo que pasa, la perspectiva eterna del cielo, perspectiva que ningún medio de comunicación podrá nunca alcanzar directamente: “Lo que ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni al corazón del hombre llegó, lo que Dios preparó para los que le aman. ” (1Cor 2, 9). 

A María, que nos ha dado el Verbo de la vida y ha conservado en el corazón sus inmortales palabras, encomiendo el camino de la Iglesia en el mundo de hoy. Que la Virgen Santa nos ayude a comunicar por todos los medios, la belleza y la alegría de la vida en Cristo nuestro Salvador.

¡A todos imparto mi Bendición! S. S. Juan Pablo II – Magno. 24 de enero de 2005

 

+++

 

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-

 

“Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones” Biblia. Evangelio según San Lucas Cap.1º vs. 48. La Iglesia, hace XXI siglos fundada por Tu Hijo, te alaba, ¡Oh Madre plena de dicha y felicidad!

 

 

Gracias por venir a visitarnos

VERITAS OMNIA VINCIT

LAUS TIBI CHRISTI.

 

Debido a la existencia de páginas excelentes sobre apologética y formación,  lo que se pretende desde aquí es contribuir muy modestamente y sumarse a los que ya se interesan por el Evangelio de Cristo de manera mucho más eficaz.

 

S. S. Benedicto XVI: “Oh Cristo, eres la alegría de nuestra fe”. MMV.

 

Aspiramos a superarnos, a corregirnos, a hacer bien lo que todavía hacemos mal, a dejar de hacer mal lo que ya deberíamos hacer mejor que nadie. Tenemos aún muchos defectos, y por ello pedimos públicamente disculpas a nuestros lectores.

 

Compendio del Catecismo de la Iglesia católica
La fe de los sencillos - Una síntesis fiel y segura del Catecismo de la Iglesia católica. Contiene, de modo conciso, todos los elementos esenciales y fundamentales de la fe de la Iglesia. 2005.
¡No falte en el bolsillo de cada cristiano para aprenderlo!

Creer, celebrar, vivir y orar, esta y no más es la fe cristiana desde hace 2000 años, enseñada por la Iglesia Católica sin error porque Cristo la ilumina y sólo Él la guía.

 

Recomendamos vivamente:

1º Título: ´Los orígenes históricos del Cristianismo´, de José Miguel García

Fuentes paganas, judías y una posible versión aramea anterior a los evangelios que conocemos refuerzan la historicidad de Jesús.

El cristianismo parte de un hecho: Dios se ha hecho hombre. Se puede decir de muchas maneras pero el núcleo irrenunciable lo constituye el misterio de la Encarnación. Alguien que paseaba por Palestina, hacía milagros, hablaba de con autoridad y acabó muriendo y resucitando, no sólo era verdaderamente hombre sino también verdadero Dios.
Frente a esa verdad, desde el mundo cristiano, que es la única religión que genera anticuerpos, se han alado voces discrepantes. Algunas se apoyaban en el racionalismo, que es un abandono de la racionalidad por exceso, y otros en el prejuicio. De hecho las posturas no son tan fácilmente disociables.
Así, se negaba la historicidad de los Evangelios simplemente porque narraban milagros y alguien había decidido que éstos no cabían en el mundo. Un personaje central e influyente ha sido Bultmann, de nombre Rudolf.
José Miguel García, en la escuela de Mariano Herranz, muestra en este trabajo como no se puede renunciar a la certeza sobre la existencia histórica de Jesús. Para ello estudia los textos revelados, que son los más importantes, pero no deja de lado ni las fuentes paganas ni las judías que aluden también a Jesucristo. Pero, además, en la estela de su Maestro, emprende la difícil tarea de interpretar textos habitualmente empleados en contra de la divinidad de Jesús.
Así, por ejemplo, explica el silencio que, en el evangelio de Marcos, Jesús impone sobre su divinidad. Lo hace partiendo de la hipótesis de que los textos griegos, que son los recibidos por la Iglesia, responden a traducciones de una versión aramea anterior. De esa manera muchos textos que son de difícil comprensión y que han conducido a los traductores a hacer verdaderos equilibrios, alcanzan una mejor explicación y resultan más coherentes con el conjunto de los evangelios.
2º Título:
Europa y la Fe’. Editor: Ciudadela Libros. Autor: Hilaire Belloc.
Páginas: 237 - ISBN: 978-84-96836-23-5 -

En esta obra se trata con un realismo histórico apabullante el tema de Europa y su relación con la fe católica. No se debería desconocer este ensayo histórico admirable en que su autor explica cómo la Iglesia católica ayudó a salvar a Occidente, en las Edades oscuras, preservando lo mejor de la civilización griega y romana, y cómo los europeos, todavía hoy, nos beneficiamos de instituciones sociales y de forma políticas de indudable origen católico como los Parlamentos. Es muy posible que no se haya escrito una mejor visión de conjunto de la civilización occidental que este libro.

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).