Saturday 29 November 2014 | Actualizada : 2014-11-27
 
Inicio > Demonio > Endemoniados - 1º: espiritismo conciencia de existencia de lucifer Manson

 

Después de la curación del epiléptico endemoniado, en el camino de Galilea recorrido casi clandestinamente, Jesús toma de nuevo la palabra para, instruirlos: “El Hijo del hombre será entregado en manos de los hombres; le matarán y a los tres días de haber muerto resucitará”. “Pero ellos no entendían lo que les decía y temían preguntarle” (Mc 9, 31-32). Es el segundo anuncio de la pasión y resurrección al que sigue el tercero, cuando ya se encuentran en camino hacia Jerusalén: “Mirad que subimos a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas; le condenarán a muerte y le entregarán a los gentiles, y se burlarán de él, le escupirán, le azotarán y le matarán, y a los tres días resucitará” (Mc 10, 33-34).

 

+++

 

Oración y penitencia - Pero si el Señor no guarda la ciudad, en vano vigilan sus centinelas (Sal 126,1).Por esto os exhortamos con insistencia, venerables hermanos, para que en vuestras diócesis promováis e intensifiquéis del modo más eficaz posible el espíritu de oración y el espíritu de mortificación.

Cuando los apóstoles preguntaron al Salvador por qué no habían podido librar del espíritu maligno a un endemoniado, les respondió el Señor: Esta especie [de demonios] no puede ser lanzada sino por la oración el ayuno (Mt 17,20). Tampoco podrá ser vencido el mal que hoy atormenta a la humanidad si no se acude a una santa e insistente cruzada universal de oración y penitencia; por esto recomendamos singularmente a las Ordenes contemplativas, masculinas y femeninas, que redoblen sus súplicas y sus sacrificios para lograr del cielo una poderosa ayuda a la Iglesia en sus luchas presentes, poniendo para ello como intercesora a la inmaculada Madre de Dios, la cual, así como un día aplastó la cabeza de la antigua serpiente, así también es hoy la defensa segura y el invencible Auxilium Christianorum.

 

+++

 

La tolerancia del intelectual no puede consistir en ser comprensivo con las tesis absurdas. Desde la perspectiva de la caída del totalitarismo marxista se puede valorar fácilmente a dónde conduce la tolerancia para con el absurdo.

 

+++

 

"Una fe que no puede chocar con la historia tampoco tiene nada que decir a la historia" Benedicto PP XVI, al siglo Joseph Ratzinger.

 

+++

 

Ya lo dijo G. K. Chesterton: «El que deja de creer en Dios acaba creyendo en cualquier cosa». Extrapolando, algo similar ocurre en nuestra sociedad: ha dejado de creer en Dios para seguir a pies juntillas las tonterías que se le pasen por la cabeza a magos, quiromantes, brujas, adivinos y personajes de similar pelaje.
   Menos mal que Dios no se cansa de nosotros. Aunque dejes de creer en Él, Él nunca dejará de creer en ti.

 

+++

 

A los sacerdotes les ha sido confiada, por especial voluntad divina, la misión de mantener encendida y esplendorosa en el mundo, bajo la guía de los sagrados pastores y en unión de filial obediencia con el Vicario de Cristo en la tierra, la lumbrera de la fe y de infundir en los fieles aquella confianza sobrenatural con que la Iglesia, en nombre de Cristo, ha combatido y vencido en tantas batallas a lo largo de su historia: Esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe (1Jn 5,4).

 

+++

 

 

Los endemoniados

 

Por Pbro. Dr. Enrique Cases
La presencia de los ángeles es muy frecuente en los evangelios. Basta recordar la Anunciación, las revelaciones a José, el anuncio a los pastores en Belén para ver su gran papel en la Redención. Los ángeles acompañan y consuelan a Jesús en las tentaciones del desierto y en el huerto de los olivos, son los anunciadores de la resurrección, y su presencia en los comienzos de la acción apostólica es muy notable. El propio Jesucristo habla a sus discípulos de los ángeles, en concreto de los custodios de los niños los cuales han recibido la gracia de ver cara a cara a Dios Padre. También será importante su presencia en el Juicio Final.

Esa presencia abundante de los ángeles es como un contrapunto a las muchas posesiones diabólicas presentes en los evangelios. Parece que los casos de posesión diabólica fueron frecuentes en Galilea durante el ministerio público de Nuestro Señor, más que en cualquier otro país y época. Ballester opina que esta frecuencia demuestra que la posesión no era ni un fenómeno natural ni una enfermedad vulgar, sino un hecho que se manifestaba especialmente en presencia de Nuestro Señor. El demonio, abusando de la libertad que se le había concedido, proclamaba su poder ante aquel que venía a quitarle su poder de príncipe de este mundo. Da la impresión de una rabia y una rebeldía estériles, pero reales, en aquellos momentos de salvación.

Los evangelios narran tres expulsiones de demonios. Una en Cafarnaúm quizá en los comienzos de su predicación; otra en Gerasa fuera del territorio de Israel; la tercera en un hombre atormentado por un demonio mudo; aunque no dejan de señalar que Jesús sanó a muchos otros endemoniados y confirió este poder a los mismos Apóstoles. Ellos al volver de la primera predicación decían: Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre. El les dijo: Veía a Satanás caer como un rayo del cielo. Os he dado poder para andar sobre serpientes y escorpiones y sobre toda potencia enemiga y nada os hará daño. Pero no os alegréis de que los espíritus se os sometan: regocijaos más bien de que vuestros nombres están escritos en el cielo[336].

La advertencia es clara: lo más importante no es ese poder, sino estar en gracia de Dios y alcanzar la vida eterna. Judas no lo entendió, se dejó tentar, y Jesús dice de él que llega a ser como un demonio.

Al contemplar las dos primeras curaciones, llama la atención la reacción de los diablos ante Jesús: gritan y se quejan. El demonio de Cafarnaúm dice gritando ¿qué hay entre nosotros y tú, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a perdernos? Sé quién eres tú, el Santo de Dios[337]. Los de Gerasa, postrando al endemoniado, dicen también a gritos: ¿qué tenemos que ver yo y tú, Jesús, Hijo de Dios Altísimo?(...) ¿Has venido aquí a atormentarnos antes de tiempo?[338].

Pero lo más sorprendente es la actitud de Jesús: no dialoga con ellos; les manda con imperio que abandonen a los endemoniados. Jesús es el único que sabe la malicia del pecado diabólico y le repugna todo diálogo que siempre estará plagado de mentira y orgullo. Los diablos obedecen a su palabra, el de Cafarnaúm inmediatamente, los de Gerasa se resisten -quizá por ser muchos y llevar mucho tiempo atormentando a aquel hombre- hasta que les permite apoderarse de una piara de unos dos mil cerdos y arrojarse al mar en un espectáculo escalofriante.

Ante estos hechos podemos preguntarnos ¿por qué permite Dios que los demonios tengan una cierta libertad para tentar y atormentar a los hombres?. La respuesta total se encierra en el misterio de la sabiduría divina, pero conviene no olvidar que Dios permite los males para conseguir bienes mayores. El Señor permite la tentación -incluso las diabólicas- para que los hombres puedan demostrar el amor y la fidelidad también en los momentos difíciles.

Cuando el pecado se nos presenta con apariencia de bondad se convierte en tentación, en una invitación a pecar, a alejarse de Dios, a no cumplir la voluntad de Dios. Si viésemos su fea cara real no pecaríamos nunca, por eso usa disfraces honorables. Pero la tentación -como hemos dicho- es también una formidable ocasión de demostrar la calidad del propio amor. De ahí que Jesús nos enseñara a pedirle en el Padrenuestro no nos dejes caer en la tentación, más líbranos del mal[339].

Dios no tienta a nadie[340], pero permite las pruebas. El texto original del Padrenuestro en Mateo, dice propiamente líbranos del Maligno o del Malo, es decir, de la tentación del diablo. Existen distintas tentaciones: unas provienen de la tendencia desordenada originada por las heridas del pecado original; otras vienen de las provocaciones producidas por otros pecadores, son los escándalos; otras, en fin, tienen su origen en esa criatura condenada que es el demonio. Ante cada una convendrá reaccionar con una técnica distinta, pero siempre se debe recurrir a la gracia de Dios sin la cual todo esfuerzo resulta insuficiente.

La actitud de Jesús ante los endemoniados nos enseña cómo reaccionar ante la tentación diabólica: no dialogar y cortar con decisión. Eva conversa con el tentador y el diablo la engaña con palabras de doble sentido, usa verdades a medias que son mentiras o engaños, pone a Dios en estado de sospecha; como si su prohibición fuese un obstáculo a la felicidad completa de nuestros primeros padres. Si Eva hubiese evitado ese diálogo engañoso las cosas hubiesen sido distintas. Pero cedió a la curiosidad y, con una confianza presuntuosa en sus propias fuerzas, cae; desprecia y desconoce el poder del demonio. Ahí está el problema en toda tentación: sobrevalorarse y despreciar la valía del maligno.

Jesús no actúa así en las expulsiones de demonios. No acepta su testimonio, ni consiente un diálogo con ellos. Simplemente les manda salir y lo hacen. Ya en las tentaciones del desierto nos dio una lección magistral de cómo superar las sugerencias engañosas del tentador. Ciertamente ahí las fuerzas eran muy desiguales. De una parte estaba Jesús, que no puede pecar pues además de Hombre es Dios, de otro estaba el diablo definitivamente condenado. El resultado de esas tentaciones, contadas por Jesús a los discípulos, era claro: Jesús nos quiere dejar ejemplo sobre el modo de vencer las peores tentaciones. Durante la Pasión el diablo desatará toda su furia contra Él, y volverá a ser vencido por la obediencia hasta la muerte del Hijo al Padre.

Centrándonos en las tentaciones diabólicas, se puede decir que el diablo utiliza la astucia. Aprovechará la táctica más adecuada para cada persona. No puede intervenir directamente en la inteligencia y la voluntad de nadie, pero puede buscar el punto flaco de cada uno y situar las pruebas más intensas, con insistencia, por ese lugar, como un general concentra sus tropas en un determinado punto. Unas veces serán aprovechando los defectos interiores, otras escándalos exteriores. Sabe bien que cuando la tentación viene revestida de normalidad puede hacer más daño; si es demasiado visible la huída del tentado puede ser pronta, pues el diablo y el pecado tienen una cara muy fea y asusta o asquea, por eso se ponen caretas.

El demonio actúa con preferencia en la imaginación; en ella hace el demonio sus saltos y engaños dice Santa Teresa[341]; San Juan de la Cruz decía que con sus insidias quiere que, como él es ciego, también el alma lo sea"[342].

Este modo de tentar es llamado por San Pablo asechanzas del diablo[343]. También se le suele llamar insidias. Es como la actuación de un estratega que no tiene nada que perder -está definitivamente condenado-, y busca destruir por destruir, por puro odio. Su problema es que cuando fracasa es mayor el triunfo de Dios en el alma. El hombre sale muy fortalecido a causa de la tentación vencida, es más virtuoso.

San Pedro avisa: vuestro adversario, el diablo, ronda como león rugiente buscando a quién devorar. resistidle firmes en la fe[344]. A pesar de esa furia no hay que tenerle miedo pues, como decía San Agustín, puede ladrar, puede solicitar, pero no puede morder sino al que quiera ser mordido. Es bueno imaginarse un perro furioso encadenado, asusta, pero no demasiado, pues fuera del círculo de su cadena no puede hacer nada, por mucho que ladre y se agite.

Pablo VI enseñaba algunas de las tentaciones diabólicas cuando escribía que es el enemigo número uno, es el tentador por excelencia. sabemos también que este ser oscuro y perturbador existe de verdad y que con alevosa astucia actúa todavía; es el enemigo oculto que siembra errores e infortunios en la historia humana...Es el pérfido y astuto encantador, que sabe insinuarse en nosotros por medio de los sentidos, de la fantasía, de la concupiscencia, de la lógica utópica o de los desordenados contactos sociales en el juego de nuestro actuar, para introducir en él desviaciones, mucho más nocivas porque en apariencia son conformes a nuestra apariencias físicas o psíquicas, o a nuestras instintivas y profundas aspiraciones. Y añadía: Podemos suponer su acción siniestra allí donde la negación de Dios se hace radical, sutil y absurda; donde la mentira se afirma hipócrita y poderosa contra la verdad evidente, donde el amor es eliminado por un egoísmo frío y cruel; donde el nombre de Cristo es impugnado con odio consciente y rebelde...; donde el espíritu del evangelio es mixtificado y desmentido; donde se afirma la desesperación como la última palabra [345].

Ante este enemigo número uno señalado por el Papa, los milagros de Jesús con los endemoniados llenan de confianza. Aquel hombre de Cafarnaúm quedó sano, pues el demonio salió de él sin hacerle ningún daño. El de Gerasa, que durante tantos años padeció la posesión diabólica, estaba sentado, vestido y cuerdo, y movido por el entusiasmo le pedía estar con El, y, al no consentirlo Jesús, comenzó a publicar por la Decápolis todo lo que Jesús le había hecho, y todos se admiraban. El comportamiento de aquellas personas después de la liberación llena de alegría y de confianza en Dios.

Los liberados de los lazos de los demonios constituyen un buen grupo de personajes secundarios del evangelio. Se encontraron con Jesús pero el lazo que les ataba era tan fuerte que sólo la acción divina puede liberarlos. Los evangelistas dicen escuetamente que muchos fueron curados de este grave mal. Nosotros los vemos con la alegría de los que se dan cuenta del enorme bien recibido, pues su cadena era más dura que la de la enfermedad física. No olvidemos que hoy sigue actuando satanás de muchos modos a veces disimulados, a veces descarados, pero con Jesús no hay temor; aunque las advertencias muy actuales del Romano Pontífice nos invitan a no ser ingenuos pensando que son cosas del pasado y vigilar para vencer las posibles tentaciones diabólicas.

Vale la pena recoger la oración a San Miguel atribuida a León XIII para rezar especialmente después de la Santa Misa:

Arcángel San Miguel, defiéndenos en la lucha

sé nuestro amparo

contra la maldad y las asechanzas del demonio,

Pedimos suplicantes que Dios lo mantenga bajo su imperio

y tú, Príncipe de la milicia celestial,

arroja al infierno, con el poder divino,

a Satanás y a los otros espíritus malvados,

que andan por el mundo tratando de perder a las almas. Amén

 

[336] Lc 10,17-20

[337] Lc 4,34; Mc 1,24

[338] Mc 5,7; Mt 8,29

[339] Mt 6,13

[340] Sant 1,13

[341] Santa Teresa de Jesús. Las moradas. 5,3-10

[342] San Juan de la Cruz Llama de amor viva. 3,3,23

[343] Ef 6,11-13

[344] 1 Pe 5,8

[345] Pablo VI. Nov 1972 .  www.encuentra.com 

 

+++

 

El demonio, tremenda realidad

 

No se trata de prácticas aisladas: casos conocidos son los de los Beatles con Norvegian Wood, o los Rolling Stones, con himnos satánicos como Sympathy for the Devil, o To their satanic majesties, cuyos conciertos acaban a menudo en violencia; o Black Sabbath, de Osbourne, que recurría incluso al derramamiento de sangre de animales y a misas negras; Iron Maiden, Megadeth... por citar algunos conocidos. Desde 1969, las cifras de muertos en algunos de estos conciertos son espeluznantes (en octubre de 1988, en un concierto de los Rolling Stones con más de 300.000 participantes, durante la canción Sympathy for the Devil hubo decenas de muertos y tres asesinatos).

Por otro lado, el cardenal O‘Connor de Nueva York, en una famosa homilía del 4 de marzo de 1990 sobre este tema, lanzaba la voz de alarma sobre la proliferación del espiritismo entre los jóvenes de 13 a 16 años, atraídos por lo oculto, y sobre el aumento de clientes de brujos y magos, incluso entre los miembros de la clase política. Las iglesias de Satán, de diversas tendencias, practican ritos monstruosos de todo tipo, desde aberraciones sexuales, perversión de menores, a torturas y asesinatos (es famoso el homicidio de la actriz Sharon Tate, a comienzos de los 70). Balducci, experto en la materia, recoge el testimonio de un inspector de policía de Nueva York, que afirmaba que el satanismo es la primera causa de criminalidad a finales de este siglo.

 

Naturalmente, hay que distinguir lo que es una actuación netamente diabólica, de un desorden moral o psicológico; pero, como afirma René Laurentin, teólogo consultor del Concilio Vaticano II, en su obra El demonio, ¿símbolo o realidad?, no es casualidad que esta explosión de lo satánico haya ocurrido a la vez que un alejamiento de Dios por parte del hombre, en lo que han colaborado las ideologías de este siglo: de Marx a Breznev, la figura del ángel caído se convierte en un símbolo revolucionario; también lo fue para algunos ideólogos de la Revolución Francesa. La inundación es patente en la literatura del siglo anterior: desde Goethe a Byron y Victor Hugo, los simbolistas franceses Rimbaud y Baudelaire y su fascinación por el Mal; muchos de ellos practicaron algún tipo de culto satánico.

Sin embargo, como asevera Laurentin, no es nada comparable a la explosión del moderno satanismo a partir de la década de los 60, entremezclado con la liberación sexual y el uso masivo de las drogas. Y, a pesar de estos hechos, ha sido precisamente durante este siglo cuando más se ha puesto en duda, incluso en ambientes eclesiásticos, la existencia del demonio, como si fuera una reliquia tradicional de tiempos pasados. En los tiempos inmediatamente anteriores al Concilio Vaticano II, tanto Barth como Bultmann, Tillich o Reisner ya preconizaban la reducción de Satán a un mero símbolo del pecado, o a una proyección del propio hombre. El Nuevo Catecismo Holandés, de Schoonenberg, Schillebeeckx y otros teólogos, muy preocupados por el aggiornamento de los dogmas, dejaban la puerta abierta a la existencia o no del demonio, ante lo que Pablo VI reaccionó pidiendo una rectificación. Algunos, incluso, aunque no niegan la tradición de la Iglesia, sí dicen, en cambio, que no se trata de un ser, sino de un símbolo delMal. Muchos cristianos han llegado a la conclusión de que no hay que creer su existencia porque no se le nombra en el Credo.

¿Exorcistas o psiquiatras?

En cuanto a la práctica de la Iglesia, en los últimos años, la figura del exorcista ha desaparecido de muchas diócesis; en Francia, donde están bien organizados, la mayoría de ellos se jacta de no haber realizado jamás un exorcismo, y ponen el peso de su actuación únicamente en la psiquiatría o en la simple acogida de quien recurre a ellos. Es sintomático el caso del cardenal Ballestrero, arzobispo de Turín, la ciudad en la que hay mayor número de sectas satánicas del mundo, que suprimió el cargo de exorcista en su diócesis, y al poco tiempo tuvo que nombrar a seis.

Esta indiferencia contrasta con la experiencia de muchos médicos y psiquiatras, algunos incluso agnósticos, que han tenido que tratar casos de posesión preternatural, sobre todo en pacientes que consiguen ser rescatados de sectas satánicas. Uno de ellos, no cristiano, relata: Se debe establecer, entre los sacerdotes y los clínicos, una estrecha colaboración que tenga en cuenta la realidad espiritual. Antes de haberme tropezado con la posesión en uno de mis pacientes, y de haber constatado el éxito de un exorcismo, allí donde mis recursos fueron inoperantes, hubiera dicho que la posesión no era más que un residuo arcaico venido de la Edad Media. Ahora, mi experiencia directa me ha permitido aceptar la verdad del Mal y del diablo, y puedo atender mejor a mis pacientes.

Cuando, en 1972, mediante el Motu propio Ministeria quaedam, los ministerios que reciben los candidatos al sacerdocio, previos al sacramento del Orden, sustituyen a las antiguas Órdenes menores (acólito, ostiario, lector, exorcista), ya no aparece el ministerio de exorcista; y en el Código de Derecho Canónico de 1983 no se menciona la obligación del obispo de asegurar el ejercicio de esta función en su diócesis, pero el canon 1172 dice:

Sin licencia peculiar y expresa del obispo local, nadie puede realizar legítimamente exorcismos sobre los posesos.

El obispo local concederá esta licencia sólamente a un presbítero piadoso, docto, prudente y con integridad de vida.

Los últimos Papas, especialmente Juan Pablo II, mediante el magisterio ordinario, han vuelto a recordar la enseñanza de la Iglesia en este tema; en el nuevo Catecismo de 1992, se resume toda la tradición sobre la caída de los ángeles, las tentaciones y el combate espiritual, y se habla, al contrario de algunos abandonos actuales, de los fenómenos de la posesión y del maleficio, así como de la práctica del exorcismo.

La reforma del Ritual de 1624, que estaba experimentándose desde 1990, y que fue aprobada el pasado enero, no supone un cambio de contenidos, sino que contempla una ampliación de los criterios de discernimiento que debe tener en cuenta todo exorcista, así como cubrir algunas deficiencias del antiguo, como la mediación de la Virgen María, que antes no se contemplaba.

En resumen, según Laurentin: No se puede ignorar la Revelación de Cristo, confirmada por la experiencia espiritual. Ignorar la influencia del demonio es como aventurarse en los autobuses de Roma, ignorando a los carteristas. La ignorancia y la negación de Satán han ayudado mucho a su regreso, reforzado, a nuestra civilización, donde nuevas proliferaciones del Mal se explican difícilmente sin su acción. Como advertía Juan Pablo II el 31 de marzo de 1985, parafraseando a Baudelaire: El más bello ardid del diablo es persuadirnos de que no existe.

 

+++

 

 

ESPIRITISMO


AUTOR DESCONOCIDO

HISTORIA


La palabra espíritu viene del latín spiritus que significa soplo vital, respiro, exhalación, espíritu. Espiritismo sería la doctrina sobre el espíritu. Remotamente el espiritismo ya se habría dado desde el pecado de nuestros primeros padres. Para que este fenómeno suceda se requiere que existan los demonios o guías, los mediums y los asistentes.

Hay que tener en cuenta que Satanás sería el ángel caído, que actúa entre los hombres con sus seguidores. Por la condición de haber pecado, de estar caído no tiene comunión con Dios, con los ángeles, ni con el hombre. Entonces intenta actuar entre los hombres por medios, apoyos, métodos. El diablo y sus seguidores son enemigos de Dios y quieren separar de Dios, sembrar división.

Desde la antigüedad, entre muchos pueblos, ha habido hechos raros atribuidos a los espíritus y esfuerzos de parte de los hombres por comunicarse con los difuntos. Basta leer la Biblia
(Lev.19,31) "No practiquen el espiritismo" (Dt. 18,11) "Nadie consulte a los espíritus o pregunte a los muertos".


Por otra parte, el hombre tiene una tendencia hacia los misterios y le atraen las experiencias extrañas y ocultas. Así lo demuestra la historia, recordemos que ya los romanos consultaban a los muertos y a los que adivinaban o predecían el futuro. Y en la Edad Media existieron hechiceros, brujas y endemoniados que la Iglesia Católica mandó a la hoguera.

El espiritismo moderno desarrolla prácticas espiritistas antiguas. En este sentido el medico alemán Franz Anton Mesmer comienza a realizar experiencias en 1774. El pensaba que los astros eran responsables de nuestras enfermedades y realizó prácticas de espiritismo e hipnotismo. En este mismo momento también actúa el filósofo Swedembrog que declara que ha recibido de Dios el poder para comunicarse con otro mundo y explicar las Escrituras. Esto último también lo afirmará Allan Kardec, espiritista francés.

Después de estos precedentes podemos afirmar que el espiritismo moderno comienza a actuar en el año 1897 en Hydersville, New York, E. U.A., en una granja donde vivía la familia Fox con sus dos niñas Margarita y Katie. Su madre pidió a uno que daba golpes en la casa que si era un ser humano diese un golpe y que si era un espíritu diese dos golpes; como se escucharon dos golpes empezó a creer en los espíritus y en la posibilidad de relacionarse con ellos por medio de golpes y otras prácticas. Sus hijas entraron poco a poco en prácticas espiritistas. Sin embargo, parece que los espíritus no les ayudaron mucho, ya que se afirma que terminaron en la miseria y el alcoholismo. Quien supuestamente se comunicaría con las hermanas Fox sería el espíritu de Charles Rosna, quien había sido asesinado a los 31 años. Parte de su esqueleto fue encontrado en el sótano de su casa. Posteriormente estas hermanas cambian su pensamiento. Su fama creció rápidamente, extendiéndose el espiritismo en E.U. A. y en Europa. Las hermanas Fox reconocieron públicamente que se trataba de trucos. Sin embargo esto no logró detener la expansión y alcanzó los cinco continentes, especialmente a Latinoamérica. Se calcula que en Brasil habrá tres millones de espiritistas, y un millón en los demás países del continente.

El espiritismo representa la máxima superstición de los tiempos actuales, que procura hacer adeptos adivinando el porvenir y curando las enfermedades. Pretende descubrir lo referente a otra vida, interrogando a los espíritus de los difuntos por medio de un intermediario (médium) en trance.

No se presenta como religión sino como ciencia. Su lema es: "El espiritismo no impone dogmas, sino que invita al estudio."

También el francés Denizart Hipólito León Rivail que nació en Lyon en 1804 se dedicó al espiritismo. El tomó el nombre de Allan Kardec que creía que era el nombre de su existencia anterior. A través de la historia del espiritismo va tomando diferentes formas y teniendo diversas prácticas.

Antiguamente a estas prácticas se le daba otros nombres como magia. Como ya dijimos, estaban metidos en esto personas como los hechiceros, pitonisas, adivinos, brujas. Incluso la Biblia hace referencia a ello.

Hoy el espiritismo está muy presente entre nosotros especialmente en el Brasil. Se le llama de diferentes formas: espiritismo común, bajo espiritismo, espiritismo científico, kardecista. En cada uno encontramos diversos aspectos. Al existir varios espiritismos se dan muchos matices, incluso respecto de la reencarnación.

Hay países en donde toman otros nombres, tal es el caso de la "Escuela Científica Basilio", fundada por Blanca Aubreton de Lambert en 1917 con quien colaboró Eugenio Poral.

También está la "Escuela magnético-Espiritual de la Comuna Universal" fundada por el español residente en Argentina en 1911 Joaquín Trincado.

DOCTRINA.
** Existencia de Dios: Inteligencia cósmica responsable de la creación y del sustentamiento del Universo.

** Existencia del espíritu o alma: Se halla envuelto por el periespíritu, que conserva hasta la memoria después de la muerte y asegura la identidad individual de cada persona.

** Ley de la reencarnación: Por la cual, todas las criaturas van evolucionando sucesivamente en el plano intelectual y moral, ya que expían los errores del pasado.

** Ley de la pluralidad de los mundos: La existencia de varios planos habitados, que ofrecen un ámbito universal para la evolución del espíritu.

** Ley del Karma o casualidad moral: Por lo cual se entrelazan las vidas sucesivas del espíritu, dándosele un destino acorde a sus acciones anteriores.


** La Biblia no es Palabra de Dios.

** El Evangelio contiene el espiritismo que Jesús aprendió de los esenios, una secta de aquel tiempo.

** Dios no es una persona. Todos los hombres formamos a Dios.

** Jesús fue un hombre extraordinario; actuaba como intermediario entre los hombres y los espíritus.

** Jesús no resucitó corporalmente sino espiritualmente.

** No hubo ningún pecado original. Es que el espíritu bajó a la materia.

** Si uno obedece a las leyes físicas y espirituales, encuentra la felicidad.

** Jesús no nos salvó de ningún pecado. No es nuestro Salvador.

** No existe el infierno.

** Hay siete esferas para los espíritus de los difuntos. Las esferas inferiores son para los malos. Allá sufren y conforme se arrepientan, se van purificando y subiendo hasta las esferas superiores donde se goza.

Principales tesis del espiritismo latinoamericano.

También recogemos en este punto lo dicho por Cabral (J. Cabral, Religiones, sectas y herejías), por considerarlo bien sintetizado:

1) Posibilidad y conveniencia de tener comunicaciones con entidades espirituales.

2) Creencia en la reencarnación.

3) Creencia en la pluralidad de los mundos habitados.

La tierra es considerada como un planeta de expiación. Sus habitantes son espíritus exiliados de otro planeta, que Francisco Cándido Xavier llama de Cabra o Capela.

4) No hay distinción entre lo natural y lo sobrenatural, ni entre religión y ciencia. No hay gracia. El progreso relativo de los individuos depende exclusivamente del mérito personal acumulado en esta encarnación y en encarnaciones posteriores.

5) La caridad es la virtud principal; tal vez la única. Se aplica tanto a los vivos como a los muertos (a los desencarnados).

6) Dios, aunque existente, se encuentra demasiado lejos y se pierde en la distancia inconmesurable de un punto espiritual, que mal podemos vislumbrar.

7) Más próximos están los "guías" (espíritus que se incorporan en los mediums), que son importantes en el culto espiritista, y que nos ayudan por amor. También existen los malos, y por esto los vivos tienen que ejercitar la caridad.

8) Jesucristo es considerado como la gran entidad encarnada, la mayor que haya aparecido en el mundo. El Evangelio fue reinterpretado según el espiritismo, en el famoso libro de Allan Kardec: El Evangelio según el espiritismo.

 


UNA DOCTRINA NO CRISTIANA.
El espiritismo tiene una filosofía o pensamiento que es contrario al cristianismo. Muchos de los grupos espiritistas siguen el pensamiento de Kardec. Algunos de los puntos que propone y que no podemos seguir son:

1) Su idea de Dios: No es la que propone la Biblia; no tiene una idea del Dios personal. Tiene un concepto panteísta de Dios identificándolo con el conjunto de todas las cosas. Caen en un monismo pensando que el ser es uno y, por lo tanto, no viendo a Dios como el ser divino increado.

2) Reencarnación: Siguiendo a algunas religiones no cristianas piensan que las almas se reencarnan progresivamente según las obras de la vida anterior. De esta forma niegan verdades católicas fundamentales como la redención de Cristo, la salvación y la gracia. Para ellos lo importante es lo que el hombre consigue con sus obras.

3) Son racionalistas: Para ellos lo importante es la razón. No admiten lo sobrenatural, el misterio cristiano, la revelación, ni la fe sobrenatural. Como consecuencia niegan la Trinidad, la divinidad de Cristo y sus misterios de la Encarnación y Resurección.

4) Niegan el pecado: Cada uno tiene que rescatarse a sí mismo y no depende de la redención de Cristo. Por lo mismo rechazan el cielo y el infierno. Toda causa es automática y lo que se ha hecho queda hecho. Así funciona el universo.

5) Salvación especial: Se conseguiría por evolución espiritual mediante el sufrimiento y las buenas obras. Y en cuanto a los espíritus existirían cuatro categorías: imperfectos, buenos, superiores y puros. Estos espíritus habitan en diferentes mundos, según los grados de evolución. Se olvida aquí que la Biblia dice que los hombres mueren
"una sola vez, y luego el juicio" (Heb 9,27). Además no nos salvamos por nosotros mismos, sino por  fe en la muerte y resurrección de Jesús, quien es Dios y no sólo un hombre desarrollado espiritualmente. Es el único mediador entre Dios y el hombre, entre el cielo y la tierra. No nos hacen falta mediums, podemos tener una relación personal con Dios, a través de Jesucristo, Su Hijo.

6) Falsa idea de revelación: El espiritismo se cree la tercera revelación. "Afirma que la primera revelación vino a través de Moisés; la segunda, a través de Jesús; siendo la tercera el espiritismo, que complementa la segunda. Ya quedó dicho que admitir otra revelación además de lo sobrenatural es no ser cristiano. En esto son semejantes a los Mormones y otras sectas. Por otra parte, como no se entiende adecuadamente la revelación se termina negando la vida futura: la existencia del diablo, infierno, condenación y cielo.

En conclusión se niega lo fundamental de la fe cristiana, no se puede ni debe seguir esta doctrina.

ORGANIZACIÓN.
El espiritismo "es una organización que cree que mediante personas dotadas de una naturaleza particularmente sensible, nosotros podemos comunicarnos con los muertos". está basado en la ley: "nacer, morir, renacer de nuevo y progresar sin cesar".

Por reencarnaciones sucesivas se evolucionaría y se llegaría a la perfección.

A nivel general tenemos que, en las reuniones espiritistas existe todo un plan y preparación que está orientado a conseguir los fines que se proponen. Normalmente usan lo siguiente:

El material: Suele haber una mesa redonda sobre la que forman una cadena de manos y que dan vueltas, a veces también un pizarrón o un vaso para la comunicación; en algunas ocasiones usan un lápiz y un trozo de papel.

Los intermediarios: Hay personas que participan como "medium" (mediador) entre los espíritus y los reunidos. Estos se meten en un "gabinete negro" cuando intentan lograr alguna aparición; se trata de un recinto cerrado tapizado de color negro.

Los efectos: Dicen conseguir mensajes que llegan por golpes o escritos. Algunas veces fingen realizar apariciones. Se afirma que las personas que participan en estas sesiones suelen terminar enfermas.

A través de la historia han surgido centros espiritistas que han mezclado sus prácticas con elementos cristianos y brujería; en ocasiones usan ritos, amuletos, imágenes, sahumerios, agua bendita, rosarios y otros rezos. Este espiritismo lleva a la confusión y es más peligroso que el científico.

Los cultos espiritistas son varios y en ellos se dan diferentes características. Pasamos ahora a hacer referencia a algunos.

UMBADA.
"La umbada es un culto sincretista de religión africana mezclada con catolicismo popular; cultos indígenas, espiritismo kardeciano y ocultismo". Para entender esta experiencia no debemos olvidar que desde mediados del siglo XVI traen a los negros del Africa y a ellos les acompaña su religión y música. Su divinidad suprema se llama Olorum y sus intermediarios Orichás. Luego identificaron a los santos son los Orichás y a los demonios con los Echus.

La umbada tiene locales principalmente en barrios pobres y ofrece solucionar los problemas. Umbanda significa "del lado de Dios, o del lado del bien".

La tónica de la umbanda es la adoración y adulación tributada a los orichás (dioses), que aparecen siempre como fuerzas de la naturaleza divinizadas y que se incorporan en los mediums "evolucionados", para hacer el bien. En cuanto a los echus (espíritus opresores u obsesores), son representados en su mayoría por fuerzas negativas y representativas de todo lo que no es bueno: el adulterio, la prostitución, la pederastia (homosexual masculino, especialmente el que siente atracción por los niños), las contiendas, la muerte, la perversidad, etc. Son estos últimos los que suelen frecuentar las encrucijadas, los cementerios, los bosques, los pantanos y otros lugares por el estilo.

El orichá es adorado y servido, y es motivo de orgullo para el médium (o caballo). A él se le hacen ofrendas y para el hay baños de purificación o de preparación del ambiente (casa o local de reunión) con incienso o perfume.

El echu es evitado. Cuando una sesión se posesiona, es alejado enseguida, muchas veces después de ser adoctrinado. En algunos locales de reunión se aconseja hacerle ofrendas para que se aleje. En otros esa ofrenda es hecha para cubrir alguna otra ofrenda que ya fue hecha, y ponerlo así al servicio del último oferente.

En este culto hay mucho de fetichismo, magia, mitología, hechicería.

REUNIONES.
1) Línea blanca: Muchas veces se presenta como centro de mesa. El dirigente se queda sentado junto a una mesa, teniendo en su alrededor a los mediums. Casi siempre usan el nombre de Jesús para darle apertura a la reunión, algunas mesas tienen perfumes y flores, y en muy raros casos aparecen también velas.

Los médiums se concentran y, al son de cánticos los "negros viejos" y los "mestizos" se manifiestan. Por lo general no incorporan orichás para que no se mezclen con los antepasados. En este tipo de reunión se puede consultar a espíritus de personas que murieron recientemente.

2) Local de reunión: El padrino (o la madrina) del santo, normalmente vestido de blanco, dirige la "ronda" al son de palmadas y de puntos (cantos). Todos se visten de blanco o con la ropa preferida de su guía, y danzan al son del "atabaque" (especie de tambor sagrado).

Como los espíritus se pueden manifestar de muchas maneras, serían importantes los médiums para que sean intérpretes. En el culto Umbanda se usan la emotividad y hierbas. Hay una cierta religiosidad popular. Desde 1971 se habría acercado más al catolicismo usando velas, imágenes, incensario y bautizando y casando. Han identificado sus espíritus con santos de la Iglesia. También harían sacrificios y ofrendas. No hay duda que existe el gran peligro del sincretismo.

 

 

QUIMBANDA.
Es semejante a la Umbanda. A veces sesionan en sus lugares, pero también existen rivalidades, las razones de los desacuerdos son:

1) La umbanda se dedica a la práctica del bien; sin embargo, algunas veces le hace mal a algunas personas.

2) Una de las prácticas más comunes de la umbanda es "deshacer" el trabajo recién hecho, por lo común, por los adeptos a la quimbanda.

3) La quimbanda se preocupa mucho más en hacer el mal, atendiendo solicitudes de sus adeptos o de sus admiradores.

4) En la quimbanda, una de las prácticas más comunes es reforzar o hacer un trabajo al que fue hecho en la umbanda, con la intención de agradar más a los echus para obtener favores, sea para el bien o para el mal.

5) En la umbanda las flores, las velas, los perfumes y los afeites predominan en las ofrendas.

6) En la quimbanda lo que predomina es la sangre y el sacrificio de animales.

7) En la umbanda los colores blanco y azul son los preferidos.

8) En la quimbanda el negro y el rojo son los que predominan.

9) La umbanda se divide en siete líneas (agrupaciones de espíritus que trabajan en las macúmbas), que se dividen en siete falanges que, a su vez, se subdividen en falanges pequeñas. Cada falange pequeña se divide aún en siete grupos, etc. Cada línea tiene por jefe a un orichá (mestizos con nombres de santos; hasta el nombre de Jesús entra en esto), y cada falange, un ogún (espíritus de indios, que tienen la finalidad de hacer el trabajo de demanda).

10) La quimbanda tiene la misma división sistemática de la umbanda ya que los jefes de las líneas y de las falanges son echus. Los echus son las divinidades diabólicas de la mitología africana -algo así como demonios o espíritus malignos- y que según ellos, también hacen el bien.

11) Frase común usada en la umbanda: "Dios es padre de todos.."

12) Frase común usada en la quimbanda: "Dios es bueno, pero el diablo no es malo".

Aunque creen en Dios y tienen a San Miguel como protector, satanás sería el jefe principal. De aquí vendría el culto hacia los demonios. Algunas personas consideran a los echus, que actuarían a las órdenes de satanás, como protectores.

CANDOMBLE.
"A fines del siglo XVIII y principios del XIX, se unificaron varios cultos africanos en la ciudad de Bahía, Brasil, dando nacimiento al Candomble".

De todos estos grupos es el Candomble donde predominan los elementos africanos más puros, las danzas sagradas y la matanza de animales.

La esencia de este grupo es parecida a los otros, pero hay cambios en los rituales, formas de actuar y nombres. En el Candomble existe mucho ocultismo, sincretísmo. Aunque lo hace en forma dura, nadie mejor que un brasileño para hablarnos de como actúa este grupo:

1) La sangre del candomble es verde. Su secreto se basa en las hojas verdes y hierbas que usan en sus "trabajos". Unas se destinan a hacer el mal, otras a hacer el bien. La mayoría de ellas vienen del Africa por contrabando.

2) El umbandista, que considera al "orichá" demasiado poderoso para ser fácilmente invocado, llama a los espíritus desencarnados y a espíritus menores para representarlos. El quimbandista adora al Echu, al propio satanás, a quien le hace ofrendas, aunque crea también en los orichás. El candomblista tiene a los orichás como dioses o espíritus buenos, a quiénes se les suplica para que el cliente consiga favores. Se les hacen sacrificios y ofrendas a los echus, pero tan solo para alejarlos.

3) El candomble no invoca "negros viejo" ni "ánimas", pues, como ya lo hemos dicho, los orichás constituyen su veneración principal.

4) Se hacen mezclas de hierbas con polvos, tierra de cementerio, piedras y cosas de ese tipo, para lograr varios objetivos. Polvos de amor, bebida para cerrar el cuerpo; polvo de seducción; baños para alejar el mal de ojo, la envidia, o para recibir beneficios; esas son las recetas de los padrinos y las madrinas. Es claro que detrás de todo esto hay un gran comercio de chucherías, que explota la fe ingenua del pueblo.

5) El candomble, en ceremonia tales como el osé (purificación), bori (expiación), el otá (sacrificio), en el ofrecimiento que se hace de las primicias, en la prohibición de comer ciertas comidas y también en la limpieza del campamento, es una mistificación demoniaca de prácticas sacadas del Antiguo Testamento, con el exclusivo objeto de engañar al pueblo.

6) En el candomble, lo esencial de los sacrificios se encuentra en las piedras que representan a dioses, y que después de una obligación de sangre, son bautizados con el nombre del respectivo orichá.

7) Detrás de los sacrificios sangrientos del candomble, detrás de las ofrendas de comida y de los baños, hay un poder maligno que quiere controlar y destruir la vida de sus seguidores.

8) La práctica de "hacer cabeza" es una manera de vender el alma al orichá. Es un chantaje diabólico que obliga a la persona a renunciar durante la vida a su propia salvación. De ahí que los adeptos del candomble crean que nunca lo podrán dejar. Para estos vienen bien las palabras de Jesús:
"Así que si el Hijo os libertare, sereís verdaderamente libres" (Jn 8,36).


MACUMBA.
Se considera una forma especial de espiritismo. Es de tipo popular y excitante. En la Macumba existen ofrendas que es algo semejante a la "manda católica". De esta forma se dan las descargas o alejamientos de las malas influencias. En las sesiones, llamadas giras o rondas, actúan así:

1) Limpieza espiritual del local con incensario. El cambono (auxiliar) va incensando primero medium por medium, después el local, y a veces también a los asistentes. A estos lo llaman "descarga".

2) Cumplimiento hecho por los mediums al babalao (jefe de local) y a los atabaques (hombres que tocan un tambor de ese nombre).

3) El ogán (elemento que dirige el punto o canto) inicia los cánticos de puntos, con los cuales saludan a los orichás.

4) Rezo de apertura, en la que ochalá (Jesús) y los orichás dan permiso para la realización de la sesión.

5) Punto (canto) para despachar el echu (satanás) y llamada de los guías. Hay locales que realizan sesiones separadas para mestizos, orichás y echus. Normalmente estos últimos celebran la sesión los viernes a la medianoche.

6) Manifestaciones de guías, danzas, pases, consultas, bailes, etc.

ESPIRITISMO KARDECIANO.
Es el que moralmente, está más presente entre nosotros. Viene de las ideas de Allan Kardec. En su pensamiento y en el de su discípulo León Denis se mezclan moralidad cristiana, filosofías orientales y otros pensamientos. Se afirma que este espiritismo estaría muy influenciado por las ideas de Jesús. Pero se parcializan y adaptan. Sus principales prácticas son:

1) Comunicación con muertos; espíritus de personas que vivieron entre nosotros y que ahora necesitan de caridad; ahora son mensajeros celestiales.

2) Comunicación con espíritus evolucionados: espíritus de seres que están en un plano superior en el éter. Algunos de estos afirman habitar otros planetas.

3) Comunicación con seres extraterrestres: con espíritus que no vivieron entre nosotros; que son de otra esfera espiritual, y superevolucionados.

4) Caridad espiritual: ejercida para con los espíritus errantes, obsesores, en evolución (consejos, doctrina, imprecaciones magnéticas, etc.).

5) Adoctrinamiento: para los adeptos. Palestras basadas en la doctrina kardecista; palestras hechas por mensajeros del más allá; estudios realizados en los libros espiritistas, etc.

6) Cánticos: usan cánticos durante las reuniones; tienen corales conjunto de jóvenes, etc.

Los centros Kardencistas tienen un mentor espiritual (el padrino de la umbanda) y varias organizaciones sociales que hacen contribuciones benéficas para los orfanatos, y para los asilos, etc.

CONCLUSIÓN.
El espiritismo defiende que podemos progresar por nuestros esfuerzos personales y llegar a un estado definitivo en donde ya viviremos libres del cuerpo e independientes de la materia. Pero los cristianos creemos en la resurrección final de la persona, de su cuerpo y alma.

En cuanto a Jesucristo lo consideran el medium de Dios, espíritu evolucionado, pero no lo consideran Dios. Los espíritus rezan el "Padrenuestro" y otras oraciones a Dios, a los ángeles y a los espíritus que consideran protectores. Se conectan con los espíritus por médiums, que tienen una sensibilidad especial. Se afirma que lo que sucede es que se adormece la conciencia y aflora el inconsciente. Habría autosugestión o auto-hipnosis que llevan a ilusión, al autoengaño. Los fenómenos que aparecen son fruto del subjetivismo, de estado del alma de conocimientos.

"Dios es el espíritu, que piensa, mentaliza..."

"Dios es el todo y el hombre una parte de el". Aquí aparece el panteísmo.

En cuanto a la posible explicación del espiritismo podemos decir que:

Ante los fenómenos del espiritismo hay que tener en cuenta que la ciencia y la parapsicología actual pueden dar explicaciones naturales. De hecho algunos católicos e incluso sacerdotes han realizado cosas parecidas para demostrar que no existe el espiritismo, ni prácticas de brujería. Algunas de las explicaciones son:

Pueden haber podéres mentales que desarrollados y bien usados, produzcan magnetismo e influencia de energía sobre cuerpos.

Por medio de la mente puede conseguirse una telepatía o proyección a distancia.

Se puede dormir a una persona por hipnosis para que responda a preguntas y realice ciertas cosas.


También pueden darse otras causas y fenómenos e incluso la misma mentira.

Aunque las hermanas Fox, por su constitución psicológica, cambiaron varias veces de opinión, en 1888 tenemos el testimonio de Margarita For que dijo en la Academia de Música de Nueva York:

Bien sabéis los aquí presentes que yo he sido una de las principales causas instrumentales del fraude espiritista, que se ha impuesto al público demasiado confiado. Esto ha sido la mayor pena de mi vida, y aunque tarde, estoy preparada para decir la verdad, toda la verdad y sólo la verdad con la ayuda de Dios.

La actitud que por tanto tiempo he guardado me fue impuesta en la niñez, cuando por razón de mi carácter aún no formado y mi mente aún no desarrollada, me era difícil poder distinguir el bien y el mal.

En los fenómenos espiritistas y/o centro parapsicológicos, también aparece lo siguiente:

1) El magnetismo o influencia de la energía vital sobre otros cuerpos vivos y aún sobre la materia. Este fenómeno parece ser la clave o secreto principal de todos los fenómenos psíquicos.

2) La telepatía o proyección a distancia de esta influencia magnética o por medio de la mente.

3) El sueno hipnótico durante el cual el sujeto dormido por hipnosis, o sea, provocado por la fuerza magnética de un operador, responde a nuevas preguntas de los circunstantes con aparente conocimiento de cosas ocultas.

4) Los "raps" o ruidos inexplicables producidos en madera.

5) La levitación de objetos ligeros, generalmente de madera, que parecen perder su peso, elevándose sobre el suelo bajo el influjo de los operadores.

6) El movimiento de tales objetos: mesitas, taburetes, etc. o bien de una tablita indicadora sobre la tabla ouija.

7) La escritura automática en la cual el individuo, en un estado de semi-inconciencia, o totalmente dormido, escribe, con un rasgo de letra diferente a la del yo consciente, mensajes diversos que parecen dictados por otra mente.

8) Fenómenos subjetivos: visiones y alucinaciones, obedeciendo a causas físicas o mentales.

No está demostrado que estos fenómenos sean producidos por espíritus. Su origen está siendo estudiado y parece ser necesario que en ellos intervenga el magnetismo de personas vivas.

Existen otros hechos que están en dudas por no existir pruebas suficientes y que son objeto de controversia:

1) La materialización de seres espirituales desencarnados.

2) La formación de miembros de ectoplasma (supuesta materia inventada por el espiritismo) como manos o pies que se mueven solos.

3) La producción de olores físicos.

4) La escritura sobre pizarras por manos invisibles o aparentemente no unidas a ningún cuerpo.

5) La posibilidad de fotografiar tales manifestaciones psíquicas; considerándose fraudulentas todas las pruebas fotográficas aportadas hasta el presente.


En la base de las experiencias espiritistas estarían sus ideas sobre la persona "que consta de tres elementos: El cuerpo material, el alma o ser inmaterial, encarnado en el cuerpo, y un lazo, que une al cuerpo con el alma, y es inmaterial, porque a veces puede verse en las sesiones espiritistas.

Por nuestra parte sólo añadimos que el espiritismo y experiencias semejantes están condenadas por la Biblia
(Dt 18,9-13) "Cuando hayas entrado en la tierra que Yahweh tu Dios te da, no imites las abominaciones de esas naciones, y no haya en medio de tí quien haga pasar por el fuego a su hijo o a su hija, ni quien se de a la adivinación, ni a la magia, ni a la hechicerías y encantamientos, ni a espíritus, ni a adivinos, ni pregunte a los muertos. Es abominación ante Yahweh cualquiera que esto hace, y precisamente por tales abominaciones arroja Yahweh tu Dios, de delante de tí a esas gentes. Sé puro ante Yahweh tu Dios".

 

+++

 

Para que se conciencien...

de la existencia del demonio.

 

El editorial de Hispanidad.com correspondiente a la edición del lunes 30 de septiembre es largo, pero les aseguro que merece la pena. Es una descripción, en primera persona, de una ceremonia de exorcismo celebrada en una capilla de Alcalá de Henares (Madrid), y cuyo objetivo era liberar a una joven poseída por un demonio. En esa sesión, de dos horas y media de duración, estuvieron presentes el director de Opinión de Hispanidad, Javier Paredes, y Luis Losada, que es el narrador. Otra sesión anterior, narrada por el director de Religión del diario El Mundo, José Manuel Vidal, y por el responsable de esa misma sección en la agencia EFE, ha provocado un gran revuelo. La sesión se contó en El Mundo, y Vidal concluía diciendo que lo que él vio "no era un montaje". De inmediato, la reacción de muchos (por ejemplo, la de algunos lectores de El Mundo) ha sido la misma: ¿Cómo es posible que un periódico serio cuente estas cosas? Eso sí, al parecer, nadie se ha preocupado de adoptar la actitud más científica de todas: comprobar los hechos. En este caso, como en cualquier otro descubrimiento o testimonio humano, caben tres actitudes: o alguien engañó a los testigos del exorcismo, o los testigos engañan, o es verdad que los demonios existen y que pueden poseer el cuerpo de otro espíritu, porque los seres humanos no son más que un anfibio de cuerpo y espíritu.

 

 

Sin embargo, miren por dónde, muchos han decidido, sin comprobarlo científicamente, que lo narrado es falso. Porque sí, porque no están dispuestos a aceptar la existencia de espíritus, aunque los hechos les desmientan. Peor para los hechos, concluyen. Y además se enfadan e insultan a los testigos: ¡Qué cosas!

 

Les animo a leer el testimonio de Luis Losada, ratificado por Javier Paredes, sin prejuicios. De sus conclusiones sobre el relato puede depender todo o no depender nada, pero seguramente pondrá a prueba su ecuanimidad. Allá va:

 

Regreso de una de las sesiones de exorcismo realizadas por el padre Fortea. Escribo impresionado. Los gritos de Zabulón, y los rezos del sacerdote y de la madre de la poseída, todavía martillean mi conciencia. Creo en el "No prevalecerán", pero tengo miedo. Si pudiera dar marcha atrás, lo haría, sin ninguna duda, y no hubiera acudido a esa sesión. Mi alma se encuentra inquieta tras el brutal encuentro con el demonio. Pero tengo que escribir lo que he visto, porque Dios ha permitido que el demonio Zabulón se apodere del cuerpo de Marta (nombre supuesto de la poseída) "para que se conciencien" de la existencia del demonio. Esa es una de las respuestas que Zabulón dio al exorcista cuando le preguntó por qué no salía de ese cuerpo. Por eso, María (nombre igualmente supuesto), la madre de Marta, me pidió, al despedirnos, que se lo contáramos a todo el mundo, para que, cuanto antes, se produzca la liberación de su hija.

 

-"Padre, ¿podemos contar algo de lo que hemos visto?"

 

-Podéis contar lo que queráis. Las obras de la luz no tienen miedo de la luz, las obras de las tinieblas buscan las tinieblas.

 

Sin duda, algún sentido debe tener mi presencia en ese exorcismo, que, con el paso del tiempo, acabaré descubriendo. Entretanto, sólo puedo manifestar motivaciones a ras de suelo. La inquietud periodística, la curiosidad malsana y sin duda la ingenuidad y la inconsciencia me hicieron aceptar la oferta de mi amigo y compañero de Radio Intereconomía, Javier Paredes, para acompañarle a una sesión de exorcismo. Sin preparación psicológica, agarro el coche rumbo a la parroquia madrileña donde el P. Fortea celebrará la sesión decimoséptima del exorcismo de Marta.

 

Marta es una chica joven, de apariencia dulce, que acude con una mezcla de miedo y esperanza a la sesión, con el objetivo de que la "pesadilla" desaparezca. Al terminar "todo" nos confesará estar cansada, aunque se siente incapaz de recordar lo que hemos vivido durante más de dos larguísimas, interminables horas. María, su madre, es baja, delgada, muy menuda... Está consumida, triturada, pero es muy fuerte, ha aguantado todo el exorcismo de rodillas junto a su hija.

 

Sin largas charlas ni preparación alguna, el P. Fortea nos sienta a Javier y a mí en un banco de la capilla. No hay nadie más. Tan sólo dos indicaciones: apagar los móviles y permiso para abandonar la sesión cuando lo deseemos. No es un gran bagaje para asistir a lo más impactante que una persona jamás podrá asistir. Sin preámbulos, Marta se tumba en la colchoneta que, previamente, ha ayudado a colocar. Su madre se arrodilla a su lado. Javier y yo permanecemos en el banco en una actitud discreta, expectante... y acobardada.

 

El P. Fortea se arrodilla y reza en silencio durante unos minutos. Después se sienta en la colchoneta delante de la cabeza de Marta. Le pone la mano encima de la cabeza y comienza a invocar a Dios. Sólo con pronunciar su nombre el cuerpo de Marta sufre un espasmo, sus pupilas se ocultan y sus ojos permanecerán en blanco durante toda la sesión. Después, invoca a San Jorge y Marta vuelve a convulsionarse en medio de gritos desgarradores.

 

Lo que vivimos Javier y yo durante dos horas y media fue una prolongación de este comienzo, en un estado de tensión que todavía ahora oprime mi alma. Son las dos y media de la madrugada. Han pasado más de doce horas desde la finalización del exorcismo. Sigo tenso y sin paz. Pero rezo. Por Marta y por su madre. Pero también por todos los testigos que hemos pasado por esa capilla donde Zabulón se ha hecho palpablemente presente.

 

En un momento dado, el sacerdote ordena al demonio:

 

-¡En nombre de Jesucristo, sal de la chica!

 

-¡No! -responde la voz de ultratumba que sale del cuerpo de Marta. No es la voz de Marta, es una voz ronca, fuerte y cargada de odio. Hay odio en todas las respuestas de Zabulón. Hasta un simple sí o un no, se pronuncia envuelto en odio. Lo palpas.

 

-"Por mi poder sacerdotal, te ordeno que salgas de esa mujer", prosigue el padre Fortea.

 

-¡Aggghh! -responde Zabulón, en medio de espasmos, convulsiones y gritos. Marta se retuerce. Desde su posición yacente, bota con una elasticidad extraña. Si no fuera por la colchoneta, se provocaría lesiones graves... Aunque vaya usted a saber, porque, después de haber estado gritando, muy fuerte, durante más de dos horas, cuando nos despedimos no apreciamos en Marta el menor signo de ronquera.

 

El exorcista ordena a Zabulón, una y otra vez, que abandone ese cuerpo, pero el demonio se resiste. Para presionarle, el P. Fortea le recordaba a Zabulón que estaba haciendo mucho bien, porque, a través de él, muchos creerían en su existencia. Marta -o lo que vive dentro de ella- se retorcía con violencia. Entonces, el P. Fortea volvía al ataque recordando al demonio que le esperaba la condenación eterna, que no tenía nada que hacer. Zabulón aullaba desesperadamente.

 

Posteriormente, el P. Fortea "se armó" con una estampa de la Virgen de Fátima y una cruz. Con la estampa en ristre instó a Zabulón a que la besara.

 

-¡Aggggghh! ¡Nooooo! -respondía la voz de ultratumba que salía del femenino y adolescente cuerpo de Marta.

 

-En nombre de Jesucristo, te lo ordeno, besa esta estampa -insistía el exorcista.

 

-¡No quiero! -respondía Zabulón, entre espasmos, gritos y convulsiones del cuerpo de Marta.

 

El P. Fortea hace un pequeño receso y pide a San Jorge que le ayude. Ante el nombre de San Jorge, Marta se revuelve. De entre todas las invocaciones a los ángeles y a los santos, la de San Jorge, para este demonio en concreto, es la más eficaz. Pronunciar su nombre produce un efecto inmediato. Ante los espasmos y alaridos de la chica, siento lástima por Marta, pero miro a su madre, quien, con gesto sereno, aprueba el ceremonial. Porque no es Marta la que se retuerce, es Zabulón a quien está martirizando el exorcista.

 

-Sabes que lo tendrás que hacer tarde o temprano. Te lo ordeno: ¡sal!

 

-Noggghhh! -responde Zabulón.

 

-Muy bien, tú lo has querido -responde el P. Fortea- voy a echarte agua bendita...

 

-¡Aggg! -Zabulón se retuerce ante la idea de ser rociado por agua bendita. El cuerpo de Marta bota ante las gotas que caen del agua que vierte el exorcista.

 

Javier y yo seguimos sentados. Él tiene un rosario entre sus manos. De regreso, en el coche, me dijo que durante las dos horas estuvo pasando las cuentas, rezando Avemarías y jaculatorias, pidiendo por Marta... y para que no nos pasara nada a nosotros.

 

Permanezco inmóvil, tratando de pasar desapercibido. Creo que a Javier le pasa lo mismo. Tenemos a un demonio delante de nuestras narices en plena "exhibición" de su poder, odio y furia. Estoy asustado. Sigo temeroso. En un momento, Marta arroja uno de los rosarios de su madre. Lo cojo y ya no lo soltaré en toda la sesión.

 

Durante toda la sesión, sólo en alguna ocasión Marta giró un poco el cuello y nos miró de reojo, con sus ojos en blanco, pero en ningún momento nos miró de frente: eso gracias a Dios no lo hizo nunca. Parecía como si hubiera una barrera entre ella y nosotros. Era una barrera muy fina, invisible y frágil, pero yo temía que se pudiera romper en cualquier momento. Afortunadamente, durante las dos horas y media de la sesión no nos miró de frente.

 

El exorcismo continúa. En un momento dado, el P. Fortea sale a descansar, rezando una parte de la liturgia de las horas. ¿No podría rezar en otro momento?, pienso para mis adentros.

 

-¡En nombre de Jesús, besa el crucifijo!

 

-¡Aggg!, -gime Zabulón.

 

La madre de Marta se dirige directamente al demonio y le dice: "Yo soy sólo una criatura, pero amo al Señor, y en su nombre te digo, besa el crucifijo".

 

-No, -dice Zabulón, amenazando a la madre con las manos de Marta en forma de garras.

 

-¡No te atrevas a hacerme nada! ¡Atrás!

 

Las manos de Marta convertidas en garras prosiguen su acoso sobre la madre:

 

-¡Atrás!

 

Entonces la mano se convierte en un cuerno dispuesto a sacar los ojos de la sufriente madre, forzadamente metida a exorcista.

 

-He dicho que no te atrevas a hacer nada a esta criatura de Dios, en el nombre del arcángel San Gabriel, de San Jorge y de todos los santos.

 

El P. Fortea calla ante esta intervención de la madre y sigue rezando en silencio, consciente de que el amor de una madre, puede ser una de las fuerzas más poderosas de este mundo. La imprecación de la madre al demonio continúa durante un tiempo, que se me hace eterno. Ella le ordena que se incorpore. Tras varias negativas, finalmente lo hace.

 

Una vez sentada, la madre le exige que incline su cabeza ante la estampa de la Virgen. En este momento el cuello de Marta, de un golpe seco, se estira hacia atrás hasta límites insospechados.

 

-No ?responde el discípulo de Satanás por boca de Marta. Es impresionante ver el cuello estirado y la cabeza hacia atrás, en actitud y postura soberbias, empecinado en no doblegar la cabeza ante la estampa de la Virgen. La madre, insiste, testaruda, y Zabulón responde con el mismo tono desafiante.

 

Pero la madre no se rinde. Finalmente, en medio de espasmos y gritos, el cuello empieza a ceder hasta tocar el pecho con la barbilla. Un proceso duro, que no se hace sin resistencia de Zabulón, que se niega a prestar reverencia a la Virgen. Entretanto la poseída ha cerrado los ojos para no contemplar la estampa, mientras inclina su cabeza. Y María le ordena que los abra. Los abre, pero la expresión es espantosa, los ojos están totalmente blancos, pero más espantosa es la mirada odiosa, dirigida como un dardo hacia la imagen de la Virgen María.

 

El exorcista toma la iniciativa. Ordena al demonio: "Besa el crucifijo": ¡Noooo! Cuando la sesión parecía que no avanzaba, ni hacia adelante ni hacia atrás, Zabulón, mudo, hace con la mano el signo de "querer escribir".

 

Inmediatamente, el P. Fortea se va a la sacristía a por papel y bolígrafo. No parece encontrarlo y yo estoy a punto de ofrecerle mi pluma y mi cuaderno. No lo hago por miedo a acercarme y por mi apego material a mi pluma de marca. Afortunadamente, el sacerdote encuentra los utensilios de escritura: un bloc grande que la madre coloca sobre su vientre, y sobre el bloc coloca un folio. El bolígrafo no funciona y se sustituye por un lápiz. Marta esta ahora tumbada boca arriba, con la cabeza hacia atrás y estira el brazo para llegar al folio. En esta postura es imposible que puede ver su propia mano escribiendo. A toda velocidad y, por supuesto, sin mirar al papel, la mano de Marta comienza a deslizarse por el folio. Si los gritos y la voz ronca te hacen sentir la presencia de Zabulón, ahora, mientras escribe, se le siente todavía más cerca. Javier y yo no entendíamos bien lo que pasaba. Sólo oíamos las preguntas del exorcista, pero no veíamos las respuestas escritas. Cuando acabó el exorcismo, Fortea le entregó los dos folios a Javier, que obran en su poder. De vuelta a casa, ambos tratamos de reconstruir la escena. Fue entonces cuando Javier me hizo notar que las letras no se metían unas por otras: la escritura era clarísima y las tildes de las íes estaban colocadas perfectamente encima de la letra correspondiente. Los caracteres eran los propios de la letra impresa, no de la escritura manual. El diálogo oral-escrito, en el que el padre Fortea pregunta y Zabulón responde escribiendo a través de la mano de Marta, dice lo siguiente:

 

-Quería desesperaros porque tenía refuerzos.

 

Con esa frase escrita, Zabulón explica el estancamiento del exorcismo que se había producido durante la primera hora.

 

-¿Qué refuerzos, quién ha venido? -pregunta el exorcista.

 

-Satán ?responde Zabulón-, pero ya se ha ido. Y, a continuación, y sin preguntarle nada, vuelve a escribir: "Falta 1 persona". Y subraya el "1" varias veces.

 

-¿Qué persona?

 

Ante esta pregunta, la mano suelta el lápiz y Marta cierra fuertemente los labios. Zabulón no quiere responder.

 

-Dame un signo para que sepa quién es -insiste el exorcista, pero los labios de la endemoniada permanecen sellados.

 

En este punto ya estábamos agotados, habían pasado casi dos horas. No respiramos durante toda la sesión y mantuvimos un estado de tensión y miedo como jamás he atravesado en mi vida. El exorcista sigue tratando de que Zabulón bese el crucifijo, reconozca a su Rey, etc, con escaso éxito. Entonces llega uno de los momentos para mí más impactantes. El sacerdote cambia de postura y, sin querer, da una patada a la vasija del agua bendita, que se derrama por toda la capilla. Escucho una risa sorda, y odiosa del más allá. Zabulón se regocija del error del P. Fortea. Me estremezco.

 

El exorcista no parece darle ninguna importancia. Estoy impresionado. No le importa nada, no le impresiona nada. Todo es normal. Yo estoy que me subo por las paredes... Entonces, el sacerdote decide darle de comulgar a la poseída. Se reviste con una estola, va hacia el Sagrario y se coloca a los pies de la endemoniada. Coge una sagrada forma y la levanta en alto. La endemoniada, tendida en el suelo, boca arriba, cambia la expresión de su rostro, es todo terror y comienza a arrastrarse hacia atrás, para alejarse lo más posible del sacerdote. Repta boca arriba con los mismos movimientos de un lagarto. Entonces, en nombre de Cristo, presente en la hostia, el sacerdote le ordena que se arrodille diciéndole: "Ante el nombre de Cristo, toda rodilla se doble". Zabulón-Marta, tras una cierta resistencia, se arrodilla. Javier y yo, desde que se abrió el Sagrario, caímos de rodillas y vamos a permanecer así hasta que vuelva a introducir el copón en el Sagrario.

 

-Al fin y al cabo, te deberíamos estar agradecidos, -dice el P. Fortea-, gracias a ti, muchos creerán en los demonios. ¿Te das cuenta cómo tú también sirves a Dios?

 

-¡Noooo! -responde escuetamente Zabulón.

 

-Mira a tu Rey y Señor, -ordena el exorcista con la hostia en la mano.

 

El alarido gutural del demonio se hace más estruendoso:

 

-¡Aggg! ¡Nooo!

 

El Padre Fortea insiste y, tras varios intentos, Zabulón tiene que obedecer y abre la boca. La hostia permanece en la lengua de Marta, quien mantiene la boca abierta durante varios minutos. Se niega a tragarla. Mientras tanto, Zabulón emite gritos, y el cuerpo de Marta se convulsiona. Al terminar todo, Javier y yo coincidimos en el temor a que Zabulón hubiera escupido la sagrada comunión. Pero, en ese momento del exorcismo, el demonio, agotado, ya no puede sino obedecer las órdenes del sacerdote. Pasados unos minutos, y tras las órdenes, tanto del exorcista como de la madre, para que tragara la forma, la hostia entró en el cuerpo de Marta.

 

Entonces se produjo la mayor de las convulsiones de toda la sesión. Gritos, alaridos, gemidos, zarpas, movimientos acelerados del cuerpo. Varios minutos de tensión máxima. No sabía dónde meterme. Sólo recordarlo me da pánico. El P. Fortea, permanece impasible. Prosigue el exorcismo musitando palabras que no entiendo. No es español, tampoco latín, el idioma utilizado en varias de las exhortaciones de la sesión. Al terminar, le pregunto: "No te lo puedo decir ahora, te lo diré más tarde". No entiendo la respuesta. En realidad, no entiendo nada... Tampoco el exorcista entiende el idioma en el que habla Zabulón. El espíritu maligno repite con insistencia una expresión extraña. El exorcista cree que se trata de varias palabras que pueden tener algún significado. Pero se trata de una lengua extrañísima.

 

Casi al final de la sesión, el sacerdote recuerda lo escrito en el papel: "Falta 1 persona". Se supone que un tercer testigo, y le ordena que le diga la identidad. Todo esfuerzo es inútil, así que, como "castigo" le ordena que bese el sagrario. Marta se incorpora con la ayuda del exorcista y de su madre. Caminan y, antes de llegar al Sagrario, pasan por delante de una imagen gótica de la Virgen María:

 

-Besa los pies que han de aplastar tu cabeza -le ordena Fortea. Y la endemoniada, tras emitir unos sonidos que sugieren asco y repugnancia, ante la imagen de la Virgen -sonidos emitidos a lo largo del exorcismo antes de besar las estampas o el crucifijo- besa los pies de la imagen. Javier y yo permanecemos en nuestro sitio, mientras la posesa y el exorcista se dirigen al Sagrario. Tras mucha insistencia, Zabulón pronuncia un nombre que para el exorcista resulta muy claro y que yo, a pesar de encontrarme a tan sólo 5 metros, no escucho con claridad. Al parecer, se trata de una persona conocida que permitiría cumplir el objetivo verbalizado en anteriores sesiones: "Que se conciencien"... de la existencia de los demonios.

 

El exorcista se da por contento con el nombre, pues es el nombre de una persona que había pensado invitar, varios días antes de comenzar esta sesión. Aunque el demonio sigue dentro, decide entonces terminar la sesión. Tumba a Marta en la colchoneta y no hace nada más. Tan sólo recoge el "material"; agua bendita, breviario, Biblia, crucifijo, rosario, etc. De repente, Marta abandona la crisis. Recupera sus ojos y su sonrisa tímida. No recuerda nada. Sólo tiene la sensación de haber salido de una pesadilla, pero no recuerda nada más.

 

No es capaz de explicar tampoco cómo entra en "crisis". Le pregunto si es como cuando uno es anestesiado para una operación y me responde que no. Todavía no lo comprendo. Ella sabía que iban a "ocurrir cosas". Antes de la sesión se quitó cuidadosamente los pendientes y los zapatos. Se tumbó "religiosamente" en la colchoneta y se sometió al "tratamiento" del sacerdote.

 

Más sorprendente resulta que Marta se encuentre en gracia de Dios y acuda cada domingo a la celebración eucarística. ¿Cómo es posible que en una misma persona habite la gracia santificante y el demonio? Todavía no tengo respuesta. No tengo respuesta para muchas cosas... Sólo sé que lo que Ud. lee, yo lo vi con mis ojos descreídos y morbosos. ¿Para que se conciencien de la existencia de los demonios?

 

No entiendo de psiquiatría ni de teología. Simplemente doy testimonio de lo que vi, y como notario de la realidad, certifico que lo que aquí se contiene es cierto. Espero que para el bien del lector, de Marta, de su madre y de cuantos testigos hemos pasado por esa capilla. Que así sea.

 

Luis Losada. Economista y periodista.

 

Testimonio ratificado por Javier Paredes, historiador y periodista, director de opinión de Hispanidad.com - 2003

 

+++

 

 

Las sectas satánicas: Una realidad hoy

 

Son muy pocos los autores que dan una definición de secta satánica, principalmente por que tales grupos presentan una diversidad de estilos.

 

Debemos ser justos al precisar que muchos autores parten de la connotación de satanismo para luego intentar definir, a partir de características determinadas, a las sectas satánicas.

Algunos autores señalan como sectas satánicas a todo ese conjunto de ciencias, semiciencias, supercherías, ocultismo y practicas tenebrosas, que tienen como centro la suposición de que el demonio es un ser poderoso al que hay que rendir culto, porque él puede darnos bienestar, riqueza, salud".

Otros señalan que el peligro es que para muchos jóvenes el grupo satánico aparece como liberador; ante todo liberador de la moral, de las convenciones sociales y de los códigos represivos. En los grupos, la práctica de desórdenes sexuales y de ritos repugnantes (descuartizar animales, beber su sangre, etc.) produce una liberación de las prohibiciones aprendidas en la niñez.

Quizás la definición más exacta es que la secta satánica es un grupo minoritario de personas reunidas premeditadamente con el objeto de adorar al demonio, como un ser con poderes sobrenaturales capaces de intervenir en el mundo.

Sus integrantes suelen ser principalmente personas con trastornos psicológicos y un profundo rechazo ante todas las instituciones sociales establecidas familia, iglesia, estado, etc.

Las reuniones de estas sectas se caracterizan por la realización de ritos que no son más que parodias del rito cristiano, preferentemente del Católico u Ortodoxo. Estos eventos tienen significados o utilizaciones de iniciación, dignidad, pruebas, rogativas o festivos. También las sectas son para muchos la evasión perfecta de la responsabilidad personal ante determinadas acciones.

Como elementos comunes podemos señala el que estén conformadas por pocos miembros, la intolerancia, la oposición en las esferas social- política y religiosa. Como características privativas de ellas podemos mencionar la adoración cúltica a satanás, "la inversión del orden sagrado ortodoxo", enseñanza esotérica, "la trinidad demoníaca ( la Bestia, el Anti-cristo, el Falso Profeta)"y la alteración de oraciones y credos cristianos.

¿Cuáles son?

En el primer lugar de la clasificación ubicamos a las "Sectas Luciferinas" que creen que Lucifer ha sido tratado injustamente por el cristianismo, ya que él es el símbolo del conocimiento y la sabiduría siendo por lo tanto la verdadera luz; buscan el poder, el dinero y las influencias. Una de sus principales características es el secreto de sus actividades. Su rito central es la misa negra o roja y suelen tener una forma anarquista de ver la vida.

En segundo lugar están las Satanistas conformadas por individuos de nivel intelectual medio-alto, normalmente profesionales o empleados de mandos medios conocedores de distintas materias esotéricas siendo "su fuerte" todo lo que guarde relación con la astrología y la magia.

Presentan una estratificación particular basada en el nivel de "dignidad" o compromiso de sus miembros. No suelen ser confrontacionales, no se reconocen a sí mismas como integrantes de una secta, sino de una religión que ha sido incomprendida y perseguida por los cristianos. Pertenecen a este nivel de la clasificación sectas como "La Iglesia de Satán", "El Templo de Seth", entre otras.

En el tercer lugar de la clasificación ubicamos a los "Adoradores de Seth" o "Amigos de Lucifer" quienes pueden, y de hecho han sido, tildados como las más peligrosas. Se les ha relacionado constantemente con secuestros, abusos sexuales, inducción a suicidios e incluso a homicidios. Son característicos de ellas las muestras de "fidelidad y dignidad" como el secuestro de cadáveres, el beber sangre, la exposición sexual y actos tan aberrantes como la necrofagia y la necrofilia.

Una vez más debemos colocar énfasis al señalar que esta clasificación puede ser considerada como válida pero bajo ninguna perspectiva como absoluta ya que en algunas sectas satánicas se dan o pueden llegar a darse, la mezcla de características de uno u otro grupo e incluso gestarse en su interior una nueva variante.

Su existencia

Para hablar de las causas de la existencia de las sectas satánicas, debemos partir, que desde siempre el hombre se ha sentido fascinado por lo misterioso, maravillado por lo sobrenatural, inclinado a la magia por medio de la cual espera encontrar respuestas a sus interrogantes o la satisfacción de sus carencias.

De igual modo podemos señalar que, si existen las sectas satánicas, se debe en gran parte al mal uso que ha dado el hombre a su libertad, la que ha encauzado en la búsqueda de experiencias mágicas que a corto plazo se transforman en experiencias dañinas que le conducen al alejamiento de Dios, de los hombres, de la Iglesia y, consecuentemente, de la realidad.

Como estas y otras posibles causas pueden "sumar y seguir", sin embargo hemos optado por referirnos también, no sólo a aquellas causas de índole existencial individual, sino también a aquellas del ámbito social; para ello hemos considerado tratar cinco factores claves para el surgimiento y proliferación de estos grupos.

Los factores son el político, cesantía, violencia urbana, marginación y disgregación familiar; esta elección no debe conducirnos ni reducir nuestro pensamiento exclusivamente a ellos puesto que sin duda existen muchos otros posibles elementos o factores causantes de que estos grupos sean una realidad.

Perfil psicológico

El perfil psicológico de los miembros de una secta suelen ser generalmente los mismos como son la total rebeldía, la morbosidad y las experiencias extremas.

Un hogar relativista y principalmente antireligioso son el ´caldo de cultivo´ para que los valores y la promoción personal vaya decayendo, llegando incluso a no tener importancia más que la de vivir el momento.

Esto ha conducido a la concepción de que todo es relativo, que la vida es un pasar con un sentido puramente transitorio. Lo que antes era el ´las diversiones de fin de semana´ ha pasado a ser un sistema de vida donde hay que vivir la mayor cantidad de emociones en el menor plazo posible, porque la vida puede acabarse en cualquier instante.

Sin embargo, ésta es la posición exterior, la que muchas veces no responde a la interior. Interiormente el individuo pide un respaldo, una ayuda o una compañía; esté presente un fuerte déficit emocional, el sin sentido de la vida que les rodea no es más que el producto de la ausencia de las personas que son parte importante de sus vidas, de aquellos que les protegen frente a los acontecimientos adversos.

Sus personalidades enormemente inseguras les hace estar a la espera de algo que les confirme, ya no importa en qué, pero que lo haga. Sienten que los cauces normales ya no son suficientes por lo que es necesario descubrir algún tipo de poder superior que logre ´despertar a esta sociedad atontada por si misma y ahogada en su propio ser´.

Son frecuentes en estas personas la depresión, el consumo de alcohol y drogas, elementos que llevan a un estado de esquizofrenia o paranoia. Es necesario señalar que el peligro de estas patologías es el hacerse evidentes sólo en su estado más avanzado, por lo que su detección no es fácil a primera vista.

De igual modo los síntomas propios de ellas pueden pasar desapercibidos llegando a considerarse, por el común de la gente, al sujeto como un individuo normal y en sus seguidores como un ´iluminado´.

Lo que dice la Iglesia

La respuesta de la Iglesia Católica, en relación al demonio, sus acciones y sus manifestaciones ha sido a través de la historia de la humanidad muy enfática.

Dentro de la actitud de la Iglesia Católica frente al satanismo se hacen necesarias e imprescindibles el reconocimiento de la existencia del fenómeno,

No se puede seguir pensando que no se da el fenómeno en nuestras sociedades o comunidades: existen grupos organizados, incluso con estructuras de carácter internacional, o grupos que tienen influencia de ellos.

También tiene que existir un conocimiento del fenómeno. Debe haber alguien que lo estudie y pueda dar informaciones convenientes y serias a los agentes pastorales, así como a los miembros de las comunidades.

Ese conocimiento no puede ser una simple información, sino que debe concluir en una toma de posición desde la fe; ello conllevará en quien realiza la investigación, como en quien se sirve de ella, una profesión de fe en la acción pascual de la Iglesia.

También se requieren dos cosas: la primera es que la información que se ofrezca al común de la gente vaya acompañada de la postura de la Iglesia y de enseñanzas doctrinales muy claras y seguras; en segundo lugar, que quienes hacen la investigación tengan la madurez espiritual, humana y psíquica necesaria, para evitar fracasos o problemas subsiguientes.

Con una conciencia misionera y con sentido de compromiso evangelizador, la Iglesia tiene que ir al encuentro de los más débiles, para ofrecerles la fortaleza de la gracia de Dios y la claridad de la luz de Cristo. Esto exige, no sólo acudir a ellos, sino también acompañarlos con sentido pastoral y de manera continua. Asimismo implicará, con sana imaginación pastoral, el darles nuevos caminos (los de la palabra de Dios) y esperanza de crecimiento, invitándoles a que su decisión sea también clara por parte de ellos y así se arriesguen a seguir a Jesús.

Una de las acciones que la Iglesia deberá fortalecer en los próximos tiempos es la de profundizar en la catequesis a los niños, adolescentes y jóvenes. Catequesis continua, catequesis profunda: una invitación a asumir la propia responsabilidad de la fe. Catequesis capilar para que penetre en todos y en todo el ser humano: que lo haga vibrar con la palabra de Dios y lo conduzca a una opción fundamental por Cristo.

Una pastoral juvenil adecuada y que responda a los desafíos del momento. Una profunda acción evangelizadora que hará de los jóvenes mejores y más seguros seguidores de Cristo, les permitirá conocer los enemigos que tienen a su alrededor y tomar posturas frente a ellos desde una opción de fe.

Hay que anunciar a tiempo y a destiempo, valiéndose de todos los medios de que disponemos. Así anunciaremos la fuerza salvadora del Cordero vencedor del demonio

Nuestro tiempo

La cultura actual se ve marcada por hechos que lamentablemente la alejan de la esfera de las creencias. Ya, tanto nuestra sociedad, como nuestra cultura, no tienen por centro unificador a la religión, sino que su centro se ha localizado en el hombre y en lo que éste puede lograr por sí solo, ejercitando únicamente su razón.

Éste y otros motivos han ayudado a la proliferación de las sectas puesto que el individuo siente la necesidad de un algo que responda sus interrogantes más profundas; es así como producto de esta búsqueda aparecen nuevos movimientos religiosos o seudoreligiones. Son característicos de este momento movimientos espirirualistas - esotéricos tales como el de la Nueva Era.

Es un hecho innegable de estos tiempos la subjetividad y el relativismo que envuelven las decisiones humanas, pero al mismo tiempo el deseo de esta humanidad por transformar la realidad social e individual, respondiendo a las cuestiones que le inquietan, despertando interrogantes; en síntesis buscando la mejor manera de adecuar la posición de hombres de fe a la situación cultural imperante, la cual tiene como gran influencia el avance de las ciencias y de la técnica.

Cada acontecimiento de esta cultura ´moderna´ puede conducir a pasos agigantados a la total ruptura entre fe - ciencia, sin embargo, hoy contemplamos el cómo se hacen presente cada vez más las facilidades para el diálogo entre la cultura y la iglesia. La toma de conciencia de esta necesidad está; falta quizá la adecuación a los nuevos tiempos, no sólo de la iglesia, sino también del hombre como individuo inmerso en una sociedad que día a día tiene menos tiempo para la reflexión y la búsqueda del principio primero y fundamentador de nuestra humanidad.

Hablar de satanás no es fácil aún cuando lo encontramos presente en el instante mismo de nuestra creación; es así como en nuestra cultura, para algunos moderna para otros postmoderna, nos enfrentamos a la indiferencia, al miedo o a la negación de la existencia de este ser creado y caído.

La iglesia desde siempre ha reconocido y afirmado la existencia de satanás como criatura de Dios; esto, sin embargo, ha sido objeto de controversias al interior de ella. Han sido muchos los teólogos que han trabajado sobre el demonio, pero aún así, no podemos afirmar certeramente si todos y cada uno de ellos reconocen y afirman la existencia de satanás como criatura.

 

+++

 

Cuando los apóstoles preguntaron al Salvador por qué no habían podido librar del espíritu maligno a un endemoniado, les respondió el Señor: Esta especie [de demonios] no puede ser lanzada sino por la oración el ayuno (Mt 17,20). Tampoco podrá ser vencido el mal que hoy atormenta a la humanidad si no se acude a una santa e insistente cruzada universal de oración y penitencia; por esto recomendamos singularmente a las Ordenes contemplativas, masculinas y femeninas, que redoblen sus súplicas y sus sacrificios para lograr del cielo una poderosa ayuda a la Iglesia en sus luchas presentes, poniendo para ello como intercesora a la inmaculada Madre de Dios, la cual, así como un día aplastó la cabeza de la antigua serpiente, así también es hoy la defensa segura y el invencible Auxilium Christianorum.

 

+++

 

El fenómeno del satanismo

 

Extracto de una carta pastoral de la Conferencia Episcopal de la República Dominicana.

 

Es curiosos que a finales del siglo XX se haya producido este fenómeno, cuando a los comienzos del mismo siglo el problema era la duda o la negación de la existencia del demonio y la afirmación de que los planteamientos de Jesucristo sobre él no era otra cosa que reminiscencias del Antiguo Testamento, influenciado por el medio pagano circundante; y que, aun admitida su existencia, tal realidad no pertenecía al núcleo central del Evangelio y que, por lo tanto, no comprometía nuestra fe y podía ser dejada a un lado.

Defendían de buena fe que la idea de Satanás haría perder crédito a nuestra predicación y debilitaría nuestras enseñanzas acerca de Dios, que era lo importante.

Mas aún, no pocos proclamaban a todos los vientos que los nombres de Satanás, diablo y demonio no eran otra cosa que personificaciones míticas y funcionales del mal y del pecado sobre la humanidad.

Las cosas llegaron a tal extremo que la Iglesia oficialmente tuvo que exponer con claridad su genuina doctrina sobre el tema, y así la Congregación para la Doctrina de la Fe publicó el 26 de junio de 1975 un documento con el título Fe cristiana y demonología.

Increíble pero real

Resulta sorpresivo que de repente surja, con fuerza creciente, el hecho de personas, grupos y movimientos que, aislada u organizadamente, practiquen algún tipo de culto al que en la Biblia es llamado demonio, diablo y Satanás.

El satanismo es algo complejo. Bajo ese nombre se incluyen diversas formas de someterse al diablo, a Satanás; diversos modos de concebirlo, diversos ritos y ceremonias para expresar su sujeción o para ganar su favor y benevolencia, y diversas razones o motivaciones para actuar así.

Diversas formas de someterse al diablo

Hay quienes lo hacen en privado, de modo particular, aunque esporádicamente participen en actos de grupos llamados satánicos, y los hay que lo hacen a través de la integración a un grupo o secta satánica.

Existen grupos o sectas relacionadas entre sí y autónomas. Las hay públicas y clandestinas, de corta y larga duración. Casi todas se dividen y subdividen.

Diversas concepciones sobre Satanás en los que le rinden culto

Muchos defienden que Satanás es un ser real, príncipe de las tinieblas, al que es posible dirigirse para obtener favores y al que hay que adorar, venerar e invocar. No faltan quienes lo identifican con el «mal», con una especie de fuerza vital e impersonal, objeto de culto, para dominarla. Hay otros que creen que se trata de un ser más o menos simbólico del mal, adversario de Dios y de la Iglesia, que nos puede liberar de los condicionamientos religiosos, morales y culturales.

Diversos ritos

Los ritos son el aspecto más repugnante y sórdido, más perverso, destructivo de la personalidad y significativo del satanismo. Básicamente consisten en actos de reconocimiento, adoración, veneración e invocación para lograr determinados fines. Estos fines son variadísimos: liberarse de toda atadura religiosa, moral y cultural; mostrar su oposición y aun odio a la religión en general y en concreto contra el cristianismo, el Evangelio, la Iglesia y la liturgia; adquirir poderes especiales imposibles de conseguir por medios naturales; lograr toda clase de ventajas materiales; hacer daños profundos a personas o grupos enemigos; liberarse de miedos y tabúes irreprimibles; satisfacer ciertas desviaciones sexuales, etc.

Entre los ritos empleados para conseguir todos estos fines hay que explicitar, con horror, profanaciones de cementerios y cadáveres; violaciones de vírgenes y de menores; sacrificios de seres humanos y de animales; orgías sexuales con recurso a drogas; uso de Hostias consagradas para diversas prácticas, y las conocidas «misas negras», profanación y burla del santo sacrifico de la Misa.

Diversas motivaciones para actuar así

Es natural que muchos se pregunten qué es lo que ha podido inducir a la gente a practicar el satanismo. Empecemos diciendo que hay inclinaciones, tendencias anormales, creencias y actividades que predisponen e incitan al satanismo. Ejemplo: deseo de experimentar nuevas vías de conocimiento y poder; frecuentar ambientes esotéricos u ocultistas hasta habituarse a ellos; participación en reuniones espiritistas, y tendencia a recurrir a la magia y a la brujería.

La tentación del satanismo es una prolongación de la actitud de los ángeles caídos y de los primeros padres: hacerse Dios, subordinando a su propia voluntad la voluntad de Dios.

Dos posiciones peligrosas

La primera es subestimar el satanismo: negar su difusión, su importancia y relevancia; y, sobre todo, creer ingenuamente que nadie de sus allegados pueda estar metido en ese mundo.

La segunda es la de sobrevalorar el fenómeno, creyéndolo excesivamente difundido, viendo satanismo en todo y considerando, por ejemplo, «grupo satánico» a toda asociación dedicada al robo, al crimen o a cualquier forma de maldad.

Doctrina de la Iglesia

Detrás del pecado de nuestros primeros padres está la voz seductora de un ser opuesto a Dios (cfr. Gn 3, 1.5) que, por envidia, los hace caer en la muerte (cfr. Sb 2, 24).

La Escritura y la Tradición de la Iglesia ven en este ser un ángel caído, llamado satán o diablo (cfr. Jn 8, 44; Ap 12,9). La Iglesia enseña que «el diablo y los otros demonios fueron creados por Dios con una naturaleza buena, pero ellos se hicieron a sí mismos malos» (IV concilio de Letrán, año 1215).

La Escritura atestigua la influencia nefasta de aquel a quien Jesús llama «homicida desde el principio» (Jn 8, 44) y que incluso trató de apartarlo a Él mismo de la misión recibida del Padre (cfr. Mt 4, 1-11). Su poder, sin embargo, no es absoluto. El demonio no es más que una criatura, poderosa por ser espíritu, pero siempre criatura. Aunque pueda causar grandes daños al ser humano y a la sociedad, siempre puede ser vencido por Cristo.

La posesión diabólica

Existen diversas formas de influjo del demonio sobre una persona: la simple tentación, la perturbación y la posesión. La más grave y directamente relacionada con el demonio es la tercera. Consiste en que el demonio se adueña de un individuo por unas fuerzas que limitan y hasta suprimen el control de las funciones psíquicas y aun físicas, pero sin cambiar el núcleo profundo de la personalidad. Es evidente que existen fenómenos similares a los de la posesión que son síntomas específicos de enfermedades concretas. Hay que distinguir claramente la posesión diabólica de tales síntomas como criterio de posesión diabólica. Tal criterio es la actitud del poseso diabólico ante lo santo y las cosas sagradas.

 

+++

 

 

La verdad sobre Marilyn Manson

 

Brian Warner, mejor conocido como Marilyn Manson, es un sacerdote de la iglesia satánica quien se autodenomina el "anticristo superestrella", titulo de su primer disco. Nació en una familia "cristiana" no muy ferviente, y desde pequeño mostró una falta de respeto por Dios y la religión, escuchó música de grupos antagonistas al cristianismo, y busco ofender y espantar a los cristianos que conocía.

 

Manson es muy claro en cuanto a sus creencias. Reconoce un fuerte consumo de drogas, depresión y la automutilación. Ser satanista, bisexual, inmoral y a favor de vivir sin freno. Promueve rechazar a los padres, la religión y la sociedad y vivir conforma a los instintos sin medir las consecuencias.

Sus posturas se pueden resumir así:

Dios.

"Yo soy mi propio dios, no creo en el Dios de los cristianos, pero si existiera, no me amaría. Yo represento todo lo que él enseñaría que se debe ser. Mi bien y mal son diferentes del bien y mal suyos".

Satanás.

"Satanás no es un ser sino una palabra que se puede usar para describir tu lado animal. Representa rebelión contra la sociedad y Dios así como contra las cosas que nos son forzadas y que se nos quieren hacer ver como normales y aceptables"

"Somos el abogado del diablo".

Satanismo.

"El satanismo no se trata de sacrificios rituales. El satanismo es adorarte a ti mismo, porque tu eres responsable de tu propio bien y mal."

"Todo el poder que Anton LaVey (líder de la iglesia de satanás y mentor suyo) posee lo ha ganado por miedo, el miedo público a la palabra: satanás. Al decir que era satanista, LaVey se convirtió en satanás a sus ojos, lo cual es como mi actitud para convertirme en estrella de rock."

Sus enseñanzas son: Tratar amablemente solo a aquellos que se lo merezcan; venganza y no "poner la otra mejilla"; indulgencia en lugar de abstinencia; pecados que llevan a la autogratificación.

Los satanistas son superiores a las masas que creen en una deidad. No necesitan de nadie ni de Dios pues cada uno es su propio dios.

La Biblia.

"Hace mucho más sentido seguir la biblia satanista, escrita con una mentalidad humana del siglo XX, en vez de un libro que fue escrito como compañero a una cultura extinta hace mucho."

La Biblia como libro da muchos mensajes mezclados -un Dios cruel y luego un Dios de amor-. Cuando se

decidan la volveré a leer."

Vida después de la muerte.

"No existe una vida posterior que vaya a justificar o a castigar".

Aborto.

"La gente estúpida no debería procrear, por lo que en ese sentido soy pro-aborto."

Inteligencia.

"Las personas inteligentes son aquellas que quieren hacer lo que les place y ser ellos mismos, no lo que la TV, la religión o la sociedad quieren imponerles."

Abuso sexual de menores.

"No estoy ni en contra ni a favor, yo solo hablo (en mis canciones) de lo que viví como niño" (dice haber sido abusado por su abuelo a los 12 años.

Sus canciones.

Los títulos de sus discos así como los de sus canciones y la letra de estas van desde la protesta directa hasta lo profano y grotesco, no valiendo la pena reproducirlas aquí.

No resistir las emociones.

"Yo voy con lo que es natural y humano. No resisto a mis emociones, no me siento culpable por sentir lujuria, avaricia y odio. Respeto a los que se respetan a ellos mismos y creo en la supervivencia del más fuerte, lo cual creo que es instinto humano básico."

Pecado.

"Aprendí que todo lo que es considerado pecado es lo que te hace un ser humano. Los siete pecados capitales son la verdadera naturaleza humana. Tienes que controlarlos, pero si te hacen sentir culpable por ser humano, entonces quedarás atrapado en un cíclo sin fin de pecar y arrepentimiento del cual no te podrías escapar.

Cristianismo.

"La guerra del cristianismo contra el diablo ha sido siempre una lucha contra los instintos humanos más naturales por el sexo, la violencia, la autogratificación, y una negación de la pertenencia del hombre al reino animal."

"Espero ser recordado como la persona que termino con el cristianismo". "Veo el Apocalipsis como el fin del cristianismo, cuando todos podrán darse cunta de que son su propio dios y diablo y tomar responsabilidad por ambas partes".

Actos realizados en sus eventos masivos.

Animales. Muchas historias se cuentan sobre sus presentaciones masivas, las cuales están prohibidas en varios estados de EU, pero hay que aclarar que no es cierto que arroje animales vivos a la audiencia para que los destrozen.

Sexo oral. Cuando le preguntaron cómo se sintió al realizarle sexo oral a un hombre en el escenario con sus padres entre la audiencia, contestó: "De momento no pensé en que estuvieran ahí, pero después me sentí muy bien, no se ofendieron realmente, han aprendido a ser de mente abierta sobre las cosas que hago".

Su sexualidad.

"Mi nombre y el de todos los miembros de la banda refleja nuestra forma de ser; Marilyn Monroe (actriz que refleja el ser bueno), y Charles Manson (asesino serial que refleja lo malo). La dualidad hombre-mujer, bien-mal es lo que define mi personalidad".

El se autodefine como un "transvesti bisexual".

Suicidio.

"Me gustaría tener un show en MTV para pasar todo el día el video de "el número de la bestia" -del grupo- Iron Maiden, hasta que todos se suiciden.

"Me rehúso a que se controle algo, sean ideas o químicos. Si se permitiera la libre distribución de drogas, lo que quieren matarse lo harían , y así habría más espacio para los demás que quieren usar drogas".

 

+++

 

El diablo como pasatiempo

 

 

Fuente: mercaba.org

Autor: Diego García B

 

Hace mucho quedó atrás el tiempo en que todo lo relacionado con el diablo recibía el rechazo unánime de la gente. En el mundo occidental y muy especialmente en los países católicos, era obvio que nadie en su sano juicio podía sentir atracción alguna por el demonio, dado que ese ser, según las Escrituras, no abriga hacia el hombre otro sentimiento que el odio. Para los creyentes de siglos pasados no había duda de que la lucha de Cristo y sus fieles ”no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas” (cfr. Ef 6, 12).

Pero pasó el tiempo y fue difundiéndose, junto con el ateísmo y el rechazo a toda religiosidad, una especie de contracorriente opuesta al cristianismo que poco a poco ha sacado del secreto los cultos satanistas y los ha puesto en el mismo nivel de las doctrinas tradicionales, como si de una opción religiosa más se tratara. De este modo, el satanismo ha invadido rápidamente sectores tan relevantes como los de la música, las artes visuales y los medios masivos de comunicación.

Para nosotros, católicos, resulta difícil entender que alguien pueda desear poner su vida en manos del diablo, considerando que todo lo bueno proviene de Dios (amor, alegría, placer, vida, trascendencia, salud, etc.) y que del diablo, como creatura que fracasó radicalmente en su existencia, sólo podemos esperar el absoluto vacío. Unirse al diablo es compartir el fracaso completo y la frustración de todas las capacidades puestas por Dios en el hombre para que éste llegara incluso a “ser como Dios” y a participar de la Vida Divina.

Sin embargo, la falta de una evangelización profunda del pueblo católico, así como de una catequesis seria y suficiente, ha permitido que una creciente masa de jóvenes perdidos acabe por rechazar con ligereza la fe católica que, en realidad, nunca conoció verdaderamente, y decida abrazar alguna de las múltiples formas de satanismo que los medios ofrecen ostentosamente hoy en día. Muchos jóvenes comienzan por hacerse fanáticos de ciertos grupos musicales que se autodefinen como diabólicos, y llenan sus habitaciones con carteles y símbolos satanistas. Quizá la mayoría de los muchachos que llegan a este punto no pasan de él, pero este primer nivel de satanismo ya es alarmante, pues el ambiente en que se desenvuelve exige desde el principio rechazar explícitamente a Dios, blasfemar y proferir fórmulas de adoración al Maligno. Algunos jóvenes siguen adelante y comienzan a acercarse a la magia y a círculos propiamente demonolátricos. Su rechazo hacia lo sagrado se vuelve más radical o agresivo; su uso de simbología satanista se vuelve consciente y estudiado y aparecen en su indumentaria y hasta en su cuerpo infinidad de accesorios, a veces de complicada e incluso dolorosa aplicación, que los identifican como miembros de un grupo diabólico.

La fascinación que ciertos grupos musicales, películas y programas televisivos de corte satanista tienen en algunos sectores de la juventud es un problema serio que requiere novedosas acciones de contraataque. Este no es ya un fenómeno marginal propio de pequeñas bandas de inadaptados provenientes de las clases más bajas. El satanismo de hoy en día exige a sus adeptos contar con acceso a internet, a MTV y otros canales televisivos por cable, a cierta indumentaria y a diversos productos para escuchar música con la máxima potencia y fidelidad. Esta demonolatría de supermercado está dirigida a las clases media y alta y por eso los grupos darketos que empiezan a pulular por nuestras ciudades están básicamente constituidos por chavos en una situación económica desahogada. No conozco la situación en cada ciudad del Bajío, pero sé que el satanismo se está extendiendo de forma alarmante entre jóvenes estudiantes de reconocidas escuelas privadas de Querétaro. Un grupo de darketos ya cometió un sonado homicidio en dicha ciudad y eso debe constituir una seria advertencia en todo el Bajío para los padres de familia y para las estructuras eclesiales que tienen a los jóvenes en un desesperado abandono.

 

-.-

 

Si tienes alguna consulta utiliza este enlace para escribirle al P. Joaquim Meseguer García. Especialista en temas escatológicos, es decir, de la Teología del más allá: la muerte, el Juicio final, la resurrección, el Cielo, el Purgatorio, el Infierno

 

+++

 

Jesucristo:
1. Hijo, no puedes permanecer siempre en el deseo fervoroso de las virtudes, ni perseverar en el más alto grado de la contemplación; sino que es necesario por el vicio original, que desciendas alguna vez a cosas bajas, y también a llevar la carga de esta vida corruptible, aunque te pese y fastidie. Mientras lleves el cuerpo mortal, sentirás tedio e inquietud de corazón. Es preciso, pues, mientras vives en carne, gemir muchas veces por el peso de la carne, porque no puedes ocuparte perfectamente en los ejercicios espirituales en la divina contemplación.

2. Entonces conviene que te emplees en ejercicios humildes y exteriores, consolándote con hacer buenas obras; y espera mi venida y la visita del cielo con firme confianza; sufre con paciencia tu destierro, y la sequedad del espíritu, hasta que otra vez yo te visite, y seas libre de toda congoja. Porque te haré olvidar las penas, y que goces de gran serenidad interior. Yo extenderé delante de ti los prados de las Escrituras, para que, dilatado tu corazón, corras la carrera de mis mandamientos. Entonces dirás: No son comparables las penas de este tiempo con la gloria que se nos descubrirá.

 

+++

 

Carta de San Pablo a los Romanos 12,9-16. - “Amen con sinceridad. Tengan horror al mal y pasión por el bien. Ámense cordialmente con amor fraterno, estimando a los otros como más dignos. Con solicitud incansable y fervor de espíritu, sirvan al Señor. Alégrense en la esperanza, sean pacientes en la tribulación y perseverantes en la oración. Consideren como propias las necesidades de los santos y practiquen generosamente la hospitalidad. Bendigan a los que los persiguen, bendigan y no maldigan nunca. Alégrense con los que están alegres, y lloren con los que lloran. Vivan en armonía unos con otros, no quieran sobresalir, pónganse a la altura de los más humildes. No presuman de sabios.”

 

+++

 

 En algunos se hace realidad la afirmación de Von Balthasar de que quienes quieren vivir «una libertad sin ley» caen en una «ley sin libertad»: la del ansia incontenible de tener siempre más. Hay dos «elementos» de los que no se puede prescindir sin negarse como hombre o fallar como cristiano: los que nos necesitan, y la llamada de Dios a la superación espiritual, que Juan de la Cruz expresaría como «unión con Dios».

 

+++

 

En pocas palabras: si Cristo fundó una Iglesia y el diablo la corrompió y luego tuvo que venir Lutero para "reformarla": ¿Qué papel hace Cristo prometiendo una Iglesia invencible? Y si eso fuera posible: ¿Cuál de las miles de divisiones del protestantismo heredó el "Espíritu de Verdad" del que Cristo habla y que promete con tanta certeza?.

 

+++

 

"El relativismo es una auténtica dictadura que no conoce nada como definitivo, y deja como última medida ´el falso yo´ y sus pasiones"

 

+++

 

 

 

Alfa y Omega les ofrece un fragmento de artículo La grandeza de Roma y la nostalgia del hogar, escrito por Gilbert K. Chesterton en1929. Aparece en el libro Vidas romanas, de Antonio Rubio, publicado por Rialp, a quien agradecemos su gentileza para poder reproducirlo:

 

Me han sugerido que pasemos la Navidad en Roma, pero echaría de menos el pudding de Navidad, mis guantes, mi bufanda, mis botas y mi paraguas. Mucha fe tendría que tener si creyera que en Roma iba a tener ocasión de utilizar todas mis prendas de invierno. Estoy seguro también de que el más crudo de los inviernos proporciona a todo escritor una lucidez y una creatividad probablemente muy superiores a las que yo he tenido en esta Roma de ruinas grandiosas, iglesias y fuentes.
Vine a Roma con el propósito de escribir un libro, y podía haber escrito una pequeña historia de Roma, o un libro sobre Keats, pues el hotel en que nos hemos alojado está enfrente de la casa en que él vivió. Esa avalancha de gentes de toda nacionalidad, que suben y bajan diariamente la escalinata, me incitaba a dejar de dictar a mi secretaria y a unirme a esa fiesta urbana de alegrías, asombros y curiosidades. Si hubiera escrito un libro sobre gentes de Roma y gentes en Roma, mis lectores se habrían quedado privados de sesudas reflexiones de historia y filosofía en torno a la cúpula de San Pedro, o a las fuentes de la Roma barroca.
Al final, mi libro se va a titular La resurrección de Roma. Habrá quien piense que es una apología de la restauración de la soberanía temporal del Papado gracias a los Pactos de Letrán, que han supuesto la creación del Estado de la Ciudad del Vaticano.
Reducir la esencia de Roma y del cristianismo a unas cuantas millas cuadradas es confundir el continente con el contenido. En esta confusión incurren con frecuencia los que quieren dominar continentes sin preocuparse demasiado de las gentes en ellos contenidos. La resurrección de Roma no es otra cosa que la continua resurrección del cristianismo. Podría, por tanto, fecharse lo mismo en este 1929 que en 1999, y hasta en los peores miedos e incertidumbres del año 1000. Otros querían, por el contrario, que resucitara la Roma pagana.
Juliano era el consabido escéptico que quería creer en la mitología para no tener que creer en el cristianismo. Era un racionalista que usaba a su antojo de la irracionalidad del paganismo. Jugaban con la ventaja de saber que los pecados y los errores son humanos y, por tanto, tienen la capacidad de ser perdonados. Sin embargo, las virtudes de un tirano sólo son sueños envueltos de racionalidad.
Acaso Musolini aspire a reconstruir el imperio en los Balcanes, a falta de otro sitio mejor, pero de ahí no puede salir un nuevo y refinado imperio bizantino, porque el Duce une a su natural impetuosidad toda la rudeza de algunas de las teorías de Hegel y Nietzsche. El fascismo se presenta como superador del colectivismo y del capitalismo, y todos saben mi opinión sobre ambos sistemas políticos y sociales.
Esos recuerdos me reafirman en la idea de que el catolicismo no consiste sólo en acudir a la iglesia, sino que se trata de todo un universo en el que el creyente vive. Y es un universo tan abierto como las calles y las gentes de Roma. La agencia Cook anuncia en su propaganda que El mundo es tuyo. El catolicismo tendría perfecto derecho de tanteo si los propietarios de este eslogan quisieran venderlo, pero resultaría más sencillo y económico que se convirtieran al catolicismo. El mundo sólo puede ser tuyo si es de tu Padre. La existencia de un Padre implica también la de un recién nacido. Una religión con un niño en brazos de su madre tiene que ser necesariamente una religión para el hombre.
Gilbert K. Chesterton – 2005.02.10 Nº 437 ‘ALFA Y OMEGA’ Esp.

 

+++

 

Desde hace dos mil años, la Iglesia es la cuna en la que María coloca a Jesús y lo entrega a la adoración y contemplación de todos los pueblos. Que por la humildad de la Esposa brille todavía más la gloria y la fuerza de la Eucaristía, que ella celebra y conserva en su seno. En el signo del Pan y del Vino consagrados, Jesucristo resucitado y glorificado, luz de las gentes (cf. Lc 2, 32), manifiesta la continuidad de su Encarnación. Permanece vivo y verdadero en medio de nosotros para alimentar a los creyentes con su Cuerpo y con su Sangre.

 “El que come Mi Cuerpo y bebe Mi Sangre, tendrá la vida eterna” (Juan 6:55); “El que come este Pan, vivirá por siempre” (Juan 6:59).

 

+++

 

CREO EN LA SANTA IGLESIA CATÓLICA” - "Cristo es la luz de los pueblos. Por eso, este sacrosanto Sínodo, reunido en el Espíritu Santo, desea vehementemente iluminar a todos los hombres con la luz de Cristo, que resplandece sobre el rostro de la Iglesia, anunciando el evangelio a todas las criaturas". Con estas palabras comienza la "Constitución dogmática sobre la Iglesia" del Concilio Vaticano II. Así, el Concilio muestra que el artículo de la fe sobre la Iglesia depende enteramente de los artículos que se refieren a Cristo Jesús. La Iglesia no tiene otra luz que la de Cristo; ella es, según una imagen predilecta de los Padres de la Iglesia, comparable a la luna cuya luz es reflejo del sol.

El artículo sobre la Iglesia depende enteramente también del que le precede, sobre el Espíritu Santo. "En efecto, después de haber mostrado que el Espíritu Santo es la fuente y el dador de toda santidad, confesamos ahora que es El quien ha dotado de santidad a la Iglesia" (Catech. R. 1, 10, 1). La Iglesia, según la expresión de los Padres, es el lugar "donde florece el Espíritu" (San Hipóli to, t.a. 35).

Creer que la Iglesia es "Santa" y "Católica", y que es "Una" y "Apostólica" (como añade el Símbolo nicenoconstantinopolitano) es inseparable de la fe en Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. En el Símbolo de los Apóstoles, hacemos profesión de creer que existe una Iglesia Santa ("Credo ... Ecclesiam"), y no de creer en la Iglesia para no confundir a Dios con sus obras y para atribuir claramente a la bondad de Dios todos los dones que ha puesto en su Iglesia (cf. Catech. R. 1, 10, 22).

 

¿Qué puede decirnos la tercera caída de Jesús bajo el peso de la cruz? Quizás nos hace pensar en la caída de los hombres, en que muchos se alejan de Cristo, en la tendencia a un secularismo sin Dios. Pero, ¿no deberíamos pensar también en lo que debe sufrir Cristo en su propia Iglesia? En cuántas veces se abusa del sacramento de su presencia, y en el vacío y maldad de corazón donde entra a menudo. ¡Cuántas veces celebramos sólo nosotros sin darnos cuenta de él! ¡Cuántas veces se deforma y se abusa de su Palabra! ¡Qué poca fe hay en muchas teorías, cuántas palabras vacías! ¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia! ¡Qué poco respetamos el sacramento de la Reconciliación, en el cual él nos espera para levantarnos de nuestras caídas! También esto está presente en su pasión. La traición de los discípulos, la recepción indigna de su Cuerpo y de su Sangre, es ciertamente el mayor dolor del Redentor, el que le traspasa el corazón. No nos queda más que gritarle desde lo profundo del alma: Kyrie, eleison – Señor, sálvanos (cf Mt 8,25).

 

Ya el profeta Jeremías advertía:  "El corazón es lo más retorcido; no tiene arreglo:  ¿quién lo conoce?" (Jr 17, 9). La traición de Judas, y también la de Pedro, muestran la gran debilidad de la naturaleza humana.

ORACIÓN - Señor, frecuentemente tu Iglesia nos parece una barca a punto de hundirse, que hace aguas por todas partes. Y también en tu campo vemos más cizaña que trigo. Nos abruman su atuendo y su rostro tan sucios. Pero los empañamos nosotros mismos. Nosotros quienes te traicionamos, no obstante los gestos ampulosos y las palabras altisonantes. Ten piedad de tu Iglesia: también en ella Adán, el hombre, cae una y otra vez. Al caer, quedamos en tierra y Satanás se alegra, porque espera que ya nunca podremos levantarnos; espera que tú, siendo arrastrado en la caída de tu Iglesia, quedes abatido para siempre. Pero tú te levantarás. Tú te has reincorporado, has resucitado y puedes levantarnos. Salva y santifica a tu Iglesia. Sálvanos y santifícanos a todos.

 

+++

 

"En la actividad, no sean descuidados... sean cariñosos unos con otros... Que la esperanza los tenga alegres... Practiquen la hospitalidad... Bendigan... Tengan igualdad de trato unos con otros... Pónganse al nivel de la gente humilde... No muestren suficiencia... No devuelvan a nadie mal por mal... No se dejen vencer por el mal, venzan al mal a fuerza de bien" (Rm 12, 9-21).

 

+++

 

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".

 

+++

 

“Alegraos en el Señor siempre; lo repito: alegraos. Que vuestra bondad sea notoria a todos los hombres. El Señor está cerca. No os inquietéis por cosa alguna, sino más bien en toda oración y plegaria presentad al Señor vuestras necesidades con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa toda inteligencia, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Por lo demás, hermanos, considerad lo que hay de verdadero, de noble, de buena fama, de virtuoso, de laudable; practicad lo que habéis aprendido y recibido, lo que habéis oído y visto en mí, y el Dios de la paz estará con vosotros.” San Pablo en su carta a los Filipenses 4, 4-9vs.

 

+++

 

¡Que tu conducta nunca de motivos de injustificada inquietud a la creación, de la que tú eres el rey!

 

+++

 

Dijo Dios: «Produzca la tierra animales vivientes según su especie: ganados, reptiles y bestias salvajes según su especie». Y así fue. Dios hizo las bestias de la tierra, los ganados y los reptiles campestres, cada uno según su especie. Vio Dios que esto estaba bien. Gen. 1, 24-25

 

+++

 

“Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones” Biblia. Evangelio según San Lucas Cap.1º vs. 48. La Iglesia, hace XXI siglos fundada por Tu Hijo, te alaba, ¡Oh Madre plena de dicha y felicidad!

 

 

Gracias por venir a visitarnos

VERITAS OMNIA VINCIT

LAUS TIBI CHRISTI.

 

Debido a la existencia de páginas excelentes sobre apologética y formación,  lo que se pretende desde aquí es contribuir muy modestamente y sumarse a los que ya se interesan por el Evangelio de Cristo de manera mucho más eficaz.


"En caso de hallar un documento en desacuerdo con las enseñanzas de la Iglesia Católica, notifíquenos por E-Mail, suministrándonos categoría y URL, para eliminarlo. Queremos proveer sólo documentos fieles al Magisterio".

 

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).