Tuesday 21 February 2017 | Actualizada : 2017-02-03
 
Inicio > Leyendas Negras > Sectas - 3º siglo XXI bautistas testigos de Jehová anabaptistas evangelistas

 

 

Sectas - “El irracionalismo actual no es más que el desarrollo de la irracionalidad que lleva en sus entrañas todo racionalismo. El irracionalismo no es la simple irracionalidad, sino la tesis de que en el saber todo da lo mismo. He ahí el origen de tantas religiones, sectas y nuevos movimientos religiosos: La Nueva Era.”

 

 

Sectas que abren espacios a visionarios, maníacos, místicos, sospechosos, oscuros y dudosos charlatanes como ambiguos sectarios. La mentira y el error están en desacuerdo con la realidad. Cuando un mundo se construye contra la realidad, ese mundo está abocado a la ruina, y mientras ésta llega va arruinando a los hombres. Así las sectas, desde Lutero, nacieron más 30.000 denominaciones protestantes y/o sectas que se auto-declaran la ‘verdadera iglesia de Cristo basada en la Biblia’. Pero ninguna secta fundada por Cristo.

 

Inquisiciones - Los historiadores distinguen tres inquisiciones: la medieval, ejercida por los obispos locales, o por la Santa Sede con carácter puntual y esporádico (por ejemplo, la Cruzada contra los Albigenses); la española (y más tarde, por imitación, la portuguesa), creada a finales de 1400 por los Reyes Católicos con el beneplácito y bulas papales, con actuación restringida al territorio de la Corona española (y Portuguesa), o sea, también en América y en los territorios europeos (en particular italianos) dependientes de ella; y una tercera inquisición, la romana, la más moderna, fundada por el Papa Pablo III en 1542 e inspirada en el modelo centralista español, pero con ámbito teóricamente universal.

Y permanecen todas las otras ‘inquisiciones’ ejercidas por poderes - político como religioso - a ejemplo, la protestante, tan cruel en algunas zonas de Europa.

 

+++

 

Armados de mala voluntad, prejuicio, mentiras y difamaciones las sectas no descansan en sus ataques contra la Iglesia. Su principal objetivo es desviar a quienes los escuchan y leen. El motor de la realidad sectaria es la distorsión intencionada de la Historia y de las verdades de la Sagrada Escritura, el desprecio de la razón y el rechazo del sentido común. Tanto Juan Pablo II como nuestro flamante Benedicto XVI han llamado a esta generación de católicos a ser portadores de la llama del Evangelio de Cristo. El triunfo esta garantizado. La oscuridad no puede apagar la luz eterna que hemos sido llamados a hacer brillar.

 

+++

 

Siempre que Jesús utilizó la palabra “hipócrita” fue para dirigirse a los fariseos, hombres profundamente reli­giosos y practicantes. En labios de Cristo, la hipocresía es vicio de gente de iglesia, defecto típico de los piadosos de todos los tiempos. Gentes que aparentan austeridad, rigor, y que exigen el cumplimiento de unas leyes  que ellos se saltan.

 

En el campo político el farisaísmo y la hipocresía son de una tan extrema gravedad, que por la amplitud de sus efectos merecerían un artículo aparte.

 

El fariseo es una planta que florece en todas las generaciones desde hace dos mil años. Se extiende fácilmente en el terreno religioso, pero no menos en el político, en el económico y en cualquier otra actividad. Fingir nuestros sentimientos, aparentar lo que no se tiene, intentar pasar por virtuosos o devoto sin serlo,…son formas de mentir, de engañar como otra cualquiera.

 

+++


Anabaptistas

El único grupo que puede si reconocerse como origen de los bautistas son los anabaptistas, un grupo revolucionario religioso surgido ya en pleno siglo XVI, que negaba el bautismo a los niños y hacía rebautizar a los conversos. Tuvo en Alemania un caracter tan violento, que manifestaban saqueando Iglesias y degollando en nombre del evangelio, que el propio reformador protestante Martín Lutero tuvo que mandar a ejecutarlos en público o privado en su obra Contra las bandas rapaces y asesinas de los campesinos, que desencadenó en la masacre de más de 100.000 campesinos anabaptistas.


+++ 

 

Comentario de Luis I. Amorós 

 

Los bautistas (o baptistas, como se les llama en España) surgieron a partir del siglo XVII de los anabaptistas, los cuales a su vez surgieron del protestantismo alemán del siglo XVI, se cree que a partir de las prédicas de Thomas Müntzer, primero discípulo de Lutero y luego heresiarca a título personal.

 

No fue hasta el siglo XIX cuando, sobre todo en EEUU, muchos baptistas comenzaron a preocuparse sobre la "perviviencia" de la Iglesia "auténtica" (la suya) desde la época apostólica. Dado que en realidad habían nacido en el siglo XVII, hubo que inventarse toda una historia disparatada de una Iglesia "paralela", oculta y perseguida por la Iglesia "oficial" desde la época de, al menos, Constantino (o más atrás). Para rastrearla, los historiadores baptistas se hacen ahijados de cualquier movimiento herético, sin apenas tener conocimiento de lo que enseñaban, como bien describes en el artículo.

 

Muchos de sus presuntos ancestros sostenían herejías contradictorias, no sólo con la enseñanza de la Iglesia, sino entre sí, y por supuesto con los postulados del actual protestantismo baptista. Serían ancestros únicamente en cuanto a la capacidad para sembrar confusión y división en la Iglesia.

 

Supongo que los intelectuales baptistas contemporáneos habrán arrumbado discretamente tales disparates, porque el método historiográfico que revelan es absolutamente penoso, y deja la autenticidad de los orígenes del movimiento a la altura de unos mormones, con sus libros bíblicos añadidos y sus delirios israelo-americanistas.

 

Gracias en cualquier caso, porque mucha gente poco formada puede llegar a creerse tales tonterías. La apologética es hoy más importante que nunca. http://infocatolica.com/blog/apologeticamundo.php/1312280816-el-rastro-de-la-sangre-histor#more22554 

2014.01

 

+++


 

Aunque los bautistas hayan fallado en trazar su origen en los tiempos apostólicos, eso no quiere decir que los católicos no podamos hacerlo. Y no hace falta ser un católico acérrimo para reconocer que el Papado fue instituido por Cristo mismo cuando le dijo a Pedro que sobre él edificaría la Iglesia. Ahora, una cosa es el estilo del papado y otra su esencia o substancia, tema que ya he tratado numerosas veces en este mismo blog (en la sección "Primado de Pedro"). Así que no se equivoque: La Iglesia Católica sí cuenta con una verdadera sucesión apostólica, mal que le pese y no pueda alegar lo mismo, ahora que bastantes de sus contemporáneos hay desechado esas historietas que se inventaron un día y que eran tomadas por historia bautista (y que todavía hay mucho bautista que se la cree).

 

http://infocatolica.com/blog/apologeticamundo.php/1312280816-el-rastro-de-la-sangre-histor#more22554

 

 

 

+++



 

 

La democracia permite, ciertamente, la expresión del embuste, y los embaucadores utilizando la Biblia, siempre gritando, comercializando, siempre intimidando, han llenado –sobretodo América- de su basura. Pero una cosa es el derecho a la mentira, inevitable dada la naturaleza humana, y que no deja de convertirse en camino a la difícil verdad si encuentra la crítica y la aclaración correspondientes; y otra cosa muy distinta, que lo único que permita la democracia sea precisamente la mentira, como quieren cada día más radicalizados tantos falsos pastores, prevaliéndose de la inexperiencia o candor del engañado.

 

+++ 

 

El cristianismo es directo responsable de algunos de los conceptos que hoy nos parecen irrenunciables: la dignidad y la igualdad de todos los seres humanos, y el derecho a la vida de todos y cada uno de ellos, desde el vientre materno a la muerte natural.

 

+++

 

S. S. Benedicto XVI nos ha recordado varias veces que, si la razón y la fe avanzan juntas de un modo nuevo; si superamos la limitación impuesta por la razón misma a lo que es empíricamente verificable, generaremos así nuevos horizontes.
La dignidad humana es un concepto que engloba no pocas de las características definitorias de lo humano. Pero la dignidad humana también es una pregunta que nos remite a un presupuesto anterior; la pregunta por la dignidad humana, y las consecuencias que se derivan de su respuesta, es hoy una exigencia cultural del catolicismo. Si la acción humana, como nos recordaba el profesor David L. Schindler, «sólo llega a ser dramática penetrando a fondo en la vida hasta llegar al encuentro de la Fuente divina del ser, el eco del fiat mariano y del canto del Magnificat que brota del centro de la criatura humana es un encuentro que debe desarrollarse como completo modo de vida». 2007

 

+++

 

 

Un grupo-sectario iglesia evangélica independiente denominada Agua Viva.2007.II

Denuncias de trato vejatorio a un grupo de mujeres en una secta

Asociación Nuevo Amanecer, vinculado a la Iglesia Evangelista-España

 

+++

 

 

Monumento junto a la tumba del jehovista

Charles Taze Russell – USA-

 

Charles Taze Russell  - Hasta 1925 la secta ‘testigos de Jehová’, también conocidos como ‘jehovistas’ creían que Jesucristo había muerto en la cruz. Pero entonces traduciendo la Biblia se dieron cuenta que se podía traducir stauros por madero.

 

Se tratan de imágenes de la tumba del fundador de la secta ‘testigos de Jehova’, Charles Taze Russell. Muy cerca de donde lo enterraron, se hizo construir una pirámide al estilo de la Keops de Egipto por la que su fundador sentía una gran admiración. Curioso el caso es que se fijasen en algo tan pagano en sus inicios: observen en lo alto de esa pirámide, una CRUZ dentro de una corona, una CRUZ.

Esa cruz que los jehovistas tildan de ‘culto pagano’. Ver para creer.

 

+++

 

 

A partir del sc. XVI, algunos grupos evangélicos, asociaciones evangélicas, sectas evangelistas, ateneos biblistas y ciertas comunidades protestantes, -para desacreditar a la Iglesia fundada por Cristo-, prefieren distorsionar, mentir y calumniar, sabiendo de utilizar criterios falsos que les empuja a mutilar o malinterpretar los hechos históricos, echando a perder esfuerzos o talentos. No hay razón alguna que pueda justificar tal pérfida deshonestidad. ¡En modo alguno podemos admitir eso!.

Como nadie ignora, un libro de historia no consiste en una simple acumulación de datos, sino en un ordenamiento de los mismos conforme a un enfoque o teoría general. Una teoría buena permite exponer la lógica interna de los datos y sucesos, sin forzarlos ni mutilarlos; con una mala ocurre lo contrario. La investigación sobre los datos desafía de modo constante a las teorías, las cuales quedan confirmadas o bien han de modificarse o desecharse.

Sin embargo nuestra necesidad psicológica de orden y comprensión nos hace aferrarnos muchas veces a teorías aparentemente omni-explicativas, a pesar de su incapacidad para integrar los datos: se prefiere mutilar estos, o prescindir de ellos antes que abandonar el orden aparente ofrecido por la teoría. Así sucede en relación a tantas fábulas que el protestantismo acarrea con su la ‘leyenda negra’ contra la Iglesia. Y sigue pasando de modo muy destacado con el marxismo. Muchos intelectuales persisten en aplicar las categorías y concepciones de Marx, Engels y sus sucesores, de forma explícita o –más frecuentemente hoy día– implícita, incluso disimulada.

Fest apuntó en su momento que, volver sobre la historia, suele ser visto como investigación si lo hace la izquierda, pero como revisionismo si lo hace la derecha.

Los cristianos debemos reconocer las faltas, negligencias, errores y culpas de nuestras acciones, y no sólo seleccionar los argumentos que nos sirvan a nuestra justificación.

Es flaqueza humana querer interpretar hechos históricos sin hacer un esfuerzo leal a fin de llegar a la mayor objetividad alcanzable con soluciones inteligentes y razonables. Aún haciéndolo con rigor, ánimo y vigor, nuestra percepción estará siempre condicionada en el marco de los actuales conocimientos y experiencias. Este condicionamiento propio de la aventura humana no nos exime de ser fidedignos, verídicos y fieles en el trato o en el desempeño con el estudio de hechos puntuales que la historia nos muestra. Comprender que otras culturas –en otras épocas, con otros lenguajes, delante de otras cuestiones de otros hombres- han hecho también sus propias afirmaciones.

El gran Montalembert escribía: «Para juzgar el pasado deberíamos haberlo vivido; para condenarlo no deberíamos deberle nada». Todos, creyentes o no, católicos o laicos, nos guste o no, tenemos una deuda con el pasado y todos, en lo bueno y en lo malo, estamos comprometidos con él.

Entonces, el buen cristiano está advertido de que es necesario conocer la historia para distinguir los hechos. El cristiano a sus hermanos advierte que es imprescindible estudiar la historia –en todas sus fuentes- para comprender el contexto histórico de los hechos. El cristiano nota que, conociendo mejor la historia, se percibe la riqueza de la Tradición, repara la grandeza del Magisterio y la magnanimidad de la salvación, -en la Escritura enseñada por la Iglesia-, desde que Cristo la fundara.

Mueren, como hijos de la mentira, los fantasmas que nos ha poblado la ‘leyenda negra’; atrapados en la misma telaraña demoníaca… Trampa viscosa, inodora e incolora como saliva de calumnia. Desorden ponderado por los aduladores de una visión sesgada de la realidad, poco atinente a la verdad, sean biblistas de intelectualidad inane o disgregadores de la unidad evangélica. Cuando no hay formación y falta la fe, aparecen los «sucedáneos patológicos».

 

+++

 

En el laberinto de las sectas cristianas existe el peligro del error y mentira.

 

PROTESTANTISMO HISTÓRICO:

 

Ø      Luteranos, Martín Lutero (1521) Alemania

Ø      Anglicanos, Enrique VIII (1534) Inglaterra

Ø      Menonitas, Mennon Simons (1543), Alemania

Ø      Presbiterianos, Juan Knox (1560) Inglaterra

Ø      Calvinistas, Juan Calvino (1564), Alemania

 

PROTESTANTISMO MODERNO:

 

Ø      Bautistas, Juan Smith (1606) Estados Unidos

Ø      Metodistas, Juan Wesley (1791) Estados Unidos

Ø      Adventistas, Guillermo Miller (1818) Estados Unidos

Ø      Mormones, José Smith (1830) Estados Unidos

Ø      Adventistas del séptimo día, Elena White (1863) Estados Unidos

Ø      Testigos de Jehová, Carlos Russell (1876) Estados Unidos

Ø      Pentecostales, Guillermo Seymour (1904) Estados Unidos

 

Pero si es imposible saber cuál es la Iglesia de Cristo partiendo de los cientos de miles de nombres de las denominaciones protestantes!. Entonces, ¿cómo podremos saberlo? (En la edición de 1986 del conocido libro de referencia protestante "The Christian Source Book" -New York: Ballantine Books- se nos dice que existen más de 21,000 denominaciones y sectas, según el último recuento, y que aparecen anualmente - unas 270 nuevas). Pues bien, la respuesta es que podremos saber cuál es la Iglesia fundada por Cristo examinando las características de una determinada iglesia. Las características que la Iglesia Católica puede ofrecer son las así llamadas "cuatro notas". UNA, SANTA, CATÓLICA Y APOSTÓLICA. Y 2000 años de historia con domicilio ´Sede apostólica´ física sobre la tumba del apóstol Pedro, crucificado en cruz invertida en el 64/67ca.bajo Nerón, y enterrado a la orilla derecha del rio Tiber, en la colina vaticana de la ciudad de Roma,Italia. (Allí también decapitado Pablo, murió mártir de la Iglesia Católica).

 

+++

 

Abriendo a los estudiosos los ‘Archivos Históricos’, la Iglesia expone los documentos de época para estudiar y así averiguar, por el ejercicio de las facultades intelectuales, la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas.

Las fábulas como las leyendas se desmoronan en su propia ignorancia, por falta de ciencias, letras y noticias.  

 

+++

 

 

Las sectas en el siglo XXI

 

 

Entrevista de Carlos Azarola.

--Se habla mucho de sectas, pero ¿qué es exactamente una secta?

--Es un concepto de difícil definición. En realidad no he encontrado ninguna plenamente satisfactoria. En el libro doy la que me parece menos mala, pero el caso es que, des la que des, siempre hay alguna secta que no acaba de encajar. Denominamos secta a un grupo religioso –o, si se prefiere, religioso o "para-religioso"- autónomo del escalón más bajo de la religión, donde está lo menos razonable, lo más disparatado, lo menos sensato; generalmente surge alrededor de las doctrinas de un visionario. ¿Un loco? La verdad es que, en numerosas ocasiones -la mayoría, diría-, es alguien con síntomas claros de padecer algún trastorno mental.

--Si "secta" es tan indefinible, ¿por qué no hablar de "nuevos movimientos religiosos?

--Es la denominación utilizada por la comunidad académica, para no emplear el término peyorativo de "secta". Pero tampoco es muy convincente. En primer lugar, porque hay muchos nuevos movimientos religiosos que no entran para nada en este grupo. Y después, porque no todos son tan nuevos; los mormones, por ejemplo, tienen más de siglo y medio de existencia; y otros, como los rosacrucianos, aún más. No es la novedad lo que define una secta, ya que las ha habido siempre. Otra cosa es su carácter efímero: lo más frecuente es que no duren mucho, surgen unas y se extinguen otras. Por eso muchas son bastante nuevas.


--¿Pero quién define lo que es más o menos razonable?

--Es una buena pregunta. En el fondo, es preguntar quién determina lo normal, o por qué no se puede considerar lo anormal como una normalidad alternativa. La pura estadística no da la solución. En buena parte, viene dada por el sentido común. No es muy razonable, por ejemplo, seguir a quien profetiza el fin del mundo en una fecha inminente y no se cumple; y se vuelven a dar otras tres fechas, y tampoco. Es el caso de los testigos de Jehová. Tampoco lo es seguir a un antiguo escritor de novelas de ciencia ficción que presenta una cosmovisión según la cual un antiguo dictador galáctico encerró los espíritus de gente que le sobraba, los metió en dos zonas volcánicas de un remoto planeta e hizo explotar bombas termonucleares para que saliesen de ahí unos seres con taras. El planeta es el nuestro, esos seres los hombres, las zonas volcánicas Hawaii y las Canarias, el iluminado en cuestión es Hubbard, y su organización es la llamada "cienciología". Y menos razonable aún, además de trágico, es suicidarse para evitar el inminente "reciclado" del planeta, en el convencimiento de que te espera una nave extraterrestre detrás del cometa "Hale-Bopp", como sucedió con los treinta y nueve integrantes de la secta "Puerta del Cielo".

--¿Y cómo se explica que haya alguien que predique eso?

--El problema no es ése. Visionarios no faltan en ninguna parte. La cuestión es explicar cómo es posible que haya gente normal que les sigue. Se han barajado muchas respuestas, pero, a poco que se estudie, se descubre que en último extremo el motivo es porque dan, y convencidos, una respuesta sobre el destino final del hombre. Aquí está la quintaesencia de lo religioso, lo que da sentido a la vida. Una persona se puede sentir inclinado a incorporarse a una secta cuando no ha recibido respuestas sobre esta cuestión, o se las han dado con poco convencimiento, o con poca coherencia, o por el motivo que sea no le han convencido. Por eso, quien ha sufrido que un allegado –un hijo, por ejemplo- se haya ido a una secta, tendría que preguntarse, por doloroso que fuera, si le ha sabido transmitir unas convicciones religiosas sólidas; o sea, una fe, y una fe con repercusión en la vida.

Esto se puede proyectar a un nivel más general. Un dato para hacer pensar: ¿se sabe que, en las áreas católicas del mundo, donde más han cuajado las sectas es precisamente donde más extendida estaba la llamada "teología de la liberación"? Fuera marxista o no, el caso es que se hablaba mucho de justicia social, sin que faltaran razones para ello, pero nada o casi nada de vida eterna.

Junto a esta razón, hay otra, de tipo más afectivo. Con frecuencia una secta se presenta como un grupo "familiar", con fuerte cohesión y afecto entre sus miembros, lo cual atrae precisamente a personas con serias carencias en este aspecto. O sea, que la crisis de la familia favorece la proliferación de las sectas.

--¿Utilizan las sectas técnicas de manipulación mental para captar al adepto?

--No. Esa es una explicación difundida por algunas organizaciones antisecta, y creada por algunos psicólogos. En resumidas cuentas, son personas relativistas, sin fe. Quien no cree en una verdad distinta de la empírica no puede argumentar diciendo que están siguiendo una mentira. Por eso, quieren ver un vicio en la voluntad, no en el entendimiento, y hablan de manipulación. Al final, arrojan la etiqueta de sectario a todo aquél que esté convencido de algo y lo propague, cuando se trata de religión. Pero sus teorías son muy poco consistentes; tal como están formuladas, inciden mucho más en otros tipos de grupos, como las pandillas callejeras y las llamadas "tribus urbanas", que en las sectas. En realidad, son muy pocas personas, pero tienen un fuerte efecto multiplicador, porque cuando sucede una desgracia producida por alguna secta exótica, la prensa necesita información sobre sectas y con prisas, y acude a estos grupos porque son los que se presentan como expertos en la materia.

--¿Por eso tachan de secta a grupos católicos?

--Sí. Y también protestantes, y hasta judíos. Lo hacen, además, con tonos alarmistas. Al final, como se puso de manifiesto en un congreso europeo que organizaron, leyendo sus conclusiones resulta que ellos salvan al mundo de la amenaza sectaria que se cierne sobre él. Y ése es precisamente... el lenguaje habitual de las sectas.

--¿Hay sectas que son un montaje que encubre un negocio, o algo inconfesable?

--Dentro de una secta, cuando es tal, los miembros creen su doctrina. En algunos casos esa doctrina, reservada para círculos interiores, tiene algún aspecto inconfesable –por ejemplo, con respecto al sexo-, y por eso se esconde. Pero "montaje" en el sentido de que sea un tinglado montado con fines ajenos al religioso, no. Y respecto al negocio, lo hay muchas veces para financiar la secta, pero la secta no es tapadera para un negocio. Tenga en cuenta que un negocio es una transacción regida, cuando es limpia, por la justicia. Y eso no es malo. También yo hago un negocio a costa de las sectas: ofrezco al mercado un libro sobre el tema...

--¿Podría dar una breve panorámica de las sectas?

--Las divido, en coincidencia con algunos otros autores, en cuatro grupos. El primero es el que tiene origen cristiano, aunque se trata de grupos que propiamente no son cristianos, porque ni creen en Jesucristo como Hijo de Dios ni tienen un bautismo válido; los ejemplos más característicos son los testigos de Jehová y los mormones. El segundo es el de sectas de impronta oriental, sobre todo hindú. El tercero es el más variopinto, que recoge sectas gnósticas y neopaganas, aunque probablemente en una edición posterior del libro deslinde los dos grupos. Los gnósticos pretenden enlazar con antiguos gnosticismos esotéricos; los neopaganos resucitan cultos antiguos –como los druidas, por ejemplo-, aunque con matices propios y muchas veces con una especie de religión ecologista de culto a la naturaleza de trasfondo. Y el último es un grupo aparte, con rasgos propios: las sectas satánicas. En ellas lo que hay no es una religión disparatada, sino una religión pervertida en su raíz, la "antirreligión" por antonomasia.

--Se habla de que muchos de esos grupos son peligrosos...

--Aquí hay que hacer una aclaración. ¿Peligrosos para quién? ¿Para los propios adeptos, o para terceros?

--Empecemos por los propios adeptos.

--Hay un principio que se cumple siempre: una vida basada en mentiras sufre un perjuicio que se traduce en un deterioro personal, tanto mayor cuanto más desatinada sea la doctrina. Ese daño es moral siempre, psíquico en bastantes ocasiones, y físico sólo a veces. Dejar la vida en manos de un desequilibrado desde luego entraña sus peligros; en el extremo, ha habido casos de suicidios y asesinatos colectivos: los que han aparecido en la prensa. En este sentido, sí que hay un peligro, aunque para precisarlo habría que examinar cada grupo. También es un daño el que muchos que han pasado por una secta y la han dejado quedan con un cierto escepticismo y recelo para con la religión en general.

--¿Y daños a terceros?

--Muchos menos. Aquí destacan las satánicas, las peores en todos los sentidos, en las que puede haber aberraciones de varios tipos, e incluso en algún caso crímenes, rituales o no. Por lo demás, la mayoría de las sectas son pacíficas, pero hay algunos casos de corrupción de menores, de amenazas, de curanderismos que hacen daño a la salud directamente, o indirectamente al abdicar de la medicina auténtica, y alguna otra cosa. En el extremo, está la japonesa que echó gas sarín –un potente neurotóxico- en el metro de Tokio.

--¿Se solucionaría algo con una ley antisecta?

--No. Sería un desatino jurídico, basado en un concepto impreciso. Crearía inseguridad jurídica, una puerta abierta a la arbitrariedad. Con las leyes ordinarias basta para resolver los posibles problemas.

--Existe también la idea de que son actualmente una plaga.

--Es exagerado. Massimo Introvigne, el mayor experto mundial en sectas, declaraba recientemente que no hay motivo de alarma cuando en Europa no llegan al uno y medio por ciento de la población. Es verdad, aunque también hay que tener en cuenta que hay más exsectarios que sectarios, y eso deja huellas.

--¿Y en España?

--La proporción es aún menor. No hay datos exactos, pero la cifra anda por unos ciento cincuenta mil para una población de cuarenta millones. Y el grupo más numeroso con diferencia, los testigos de Jehová, que ha llegado a tener unos cien mil, a pesar de las apariencias desde hace unos pocos años está decreciendo. Además, aquí la policía ha sido por lo general eficaz y libre de prejuicios, y ha desbaratado a las delictivas o realmente peligrosas, aunque hay unos cuantos satánicos en danza, como alguna noticia reciente ha recordado. Con todo, incluso estos grupos son menos numerosos que en Francia o Italia, por ejemplo.

--Pero en Latinoamérica se ven como una amenaza para la Iglesia Católica...

--Proliferan más que aquí, eso es verdad, pero en realidad la "competencia" no viene por el lado de las sectas, sino por parte del protestantismo evangélico. Lo que pasa es que con frecuencia se suele incluir a éste dentro de las sectas, y no lo es: es... protestantismo. Pero el problema más de fondo ha estado en la propia Iglesia. En la medida en que se supere la crisis que han creado las teologías de la liberación y otros fenómenos secularistas, y hay signos claros de recuperación, se recuperará buena parte del terreno perdido.

--Testigos, mormones, gurús orientales... ¿Viene todo de fuera, o hay también sectas originadas en España?

--Las satánicas son autóctonas, aunque sigan patrones comunes. Por lo demás, vienen de fuera. La única española que recuerdo en este momento es el Palmar de Troya.

--¿Y cuál cree que es el futuro de las sectas?

--No es nada sencillo dar un pronóstico, y menos cuando se trata de religión. Podría decirse que nacerán unas y se extinguirán otras, pero eso no es decir nada. Pienso que tendrán cierto auge los grupos pequeños neopaganos. Con las de origen cristiano, al ser casi siempre apocalípticas, prediciendo un inminente fin del mundo, conforme éste no llega se irán apagando. Los mormones parecen la excepción, pues se están estableciendo como una respetable iglesia, pero conforme progresen los estudios que ellos mismos promocionan irán quedando al descubierto sus orígenes muy poco sostenibles. En cuanto empiece a haber teología mormónica empezarán las defecciones; al tiempo... Pero, a la vez, es previsible que surjan grupos nuevos, tras nuevos anuncios del fin del mundo. Las orientales parecen estancadas –en Occidente, quiero decir-, y no parece que haya ningún factor que haga cambiar esta situación. Y los gnosticismos esotéricos, y el satanismo, siempre estarán ahí, pero siempre serán fenómenos minoritarios.

--Por último, ¿cuál es la mejor arma para contrarrestar las sectas?

--Eso es sencillo de responder: la verdad.
Entrevista de Carlos Azarola

Julio de la Vega-Hazas, ARVO, III.01

 

+++

 

 - Los anabaptistas fueron llamados los «radicales” de la reforma, ya que pensaban en una reforma de la Iglesia mucho más profunda que la que exigían Lutero, Zwinglio y los otros primeros reformadores. La palabra anabaptistas designa a los que bautizaban a las personas va bautizadas cuando niños: por eso eran «rebautizadores´. Nunca hubo una comunidad homogénea que pudiera identificarse como los anabaptistas. Esta palabra se refería más bien a los diversos grupos que concedían importancia al bautismo de los creventes y a la necesidad de un cambio radical dentro de la Iglesia, según el modelo que se encuentra en el Nuevo Testamento.

Algunos anabaptistas proclamaban la proximidad del fin del mundo y basándose en interpretaciones de Daniel y del Apocalipsis, indujeron a sus seguidores a tomar las armas para exterminar a los impíos. Uno de ellos. Thomas MUntzer (1488-1525). capitaneó la revuelta de los campesinos en 15241525. Estas acciones violentas fueron en parte el motivo por el que tanto los católicos como los protestantes persiguieran a los anabaptistas.

8

La mayor parte de los anabaptistas era pacifista. como los seguidores de Conrad Grebel (1498-1526). A comienzos de 1525, bautizó a un ex sacerdote llamado George Blaurock (1491-1529), después de que hiciera una profesión de fe. Grebel y Blaurock se convirtieron en predicádores itinerantes por los alrededores de Zúrich, bautizando a hombres y mujeres adultos y realizando sencillOs servicios en las éasas y los campos. En 1526 el consejo comÚnal de Zúrich decretó que fueran ahogados todos los anabaptistas.

Un pequeño grupo de anabaptistas se instaló en Moravia bajo la influencia de Jacob Hutter (t 15361. Estos ((hutteritas" creían que la comunidad cristiana tenía que modelarse según el reparto comunitario de los bienes al que se refieren los Hch 4,32-35, y se organizaron en «casas-hermanas" (Bruderhofenl. Los hutteritas eran pacíficos y rechazaban el servicio militar y el pago de impuestos, destinados específicamente a los ejercicios militares. Su trabajo duro y su estilo de vida austero los llevó a un cierto grado de prosperidad, pero la guerra de los treinta años ( 1618- 16481 les obligó a trasladarse a diversos paísés de Europa oriental, antes de emigrar finalmente a los Estados Unidos por el 1880. Los hutteritas practicaban el bautismo de los adultos, comprendían la sagrada comunión como un memorial y generalmente permanecían aislados de todos los que no compartían sus posiciones. Un grupo anabaptista de estas características, que daba importancia a la vida común, es el que fundó Menno Simons ( 149615511 en los Países Bajos y en el norte de Alemania (.7, Mennonitl.asl.

W . Henn

Bibl.: Anabaptistas, en ERC, 1, 586-587; U. Gastaldi, Storia dell´anabattismo, Turin 1982.

 

+++

 

Bautistas, jehovistas, y otras

 

 

 

EL OPIO DE LAS SECTAS

 

Por Hervé Pascua

 

LA hipocresía es un homenaje que el vicio rinde a la virtud; de modo semejante las sectas lo han rendido a la verdadera religión. A la superstición, a la beatería, a la idolatría, caricaturas del espíritu religioso, las sectas añaden el fanatismo, que es su perversión. Surgen, en realidad, como indicio de una carencia espiritual, sanción de un fracaso. Las sectas proliferan cuando las sociedades se disgregan y se multiplican al ritmo que el tejido social se descompone. ¿No es la crisis de la familia la que ha engendrado la búsqueda de comunidades sustitutivas? Nadie duda que asistimos al replanteamiento de una sociedad cerrada a los valores morales.

La aparición de las sectas nos invita a reflexionar sobre las condiciones de renacimiento de una espiritualidad auténtica. Quien dice espiritualidad dice unidad: unidad de vida, coherencia personal, cohesión social. La unidad debe, sin ponerse en peligro, respetar la diversidad de los seres. No puede tratarse más que de una unidad que repose sobre un fundamento trascendente, universal y permanente; una unidad que no sea totalidad. Ahora bien, el espíritu sectario divide, opone, aísla. Se interesa por todo lo que particulariza, singulariza, atomiza. Llevando al extremo cuanto separa, las sectas cierran al individuo en la subjetividad y sacralizan el yo, al que rinden un culto exclusivo y totalitario: todo se convierte en yo.

ESPIRITUALIDAD FALSA

El gusto por lo sensacional, extraordinario, esotérico viene de ahí. Porque el individuo, que busca el Absoluto en el nivel de lo relativo, se lanza a cuerpo descubierto al sueño, la locura o el lodo. Trata desesperadamente de combatir el aburrimiento con el exotismo, la melancolía con la nostalgia, la angustia con la negación del mundo. Desposeído por esta huida violenta, lo espiritual se le muestra como la última escapatoria; pero aún demasiado carnal, busca la satisfacción de los sentidos; de ahí esta espiritualidad adulterada, este elemento sobrenatural desnaturalizado, esta falsa mística que se desahoga en un sentimentalismo exaltado y en unas pasiones exacerbadas. Ello entraña manifestaciones extrañas, prácticas inquietantes, cercanas al delirio dionisíaco, cuyo secreto resorte es Eros y cuyo término fatal es la muerte.

Así, lo espiritual y lo sensual acaban por unirse. Para el tantrismo, por ejemplo, el abrazo de la pareja divina Siva y Saki ofrece el modelo de una voluptuosidad sin fin. Esta unidad dual adquiere la figura de un andrógino en el que la moda cree ampararse como en una novedad. El hombre mujer o la mujer hombre son la expresión de esta unidad indisoluble de la pareja divina. El amor reducido a un gesto físico reproduce el acto cósmico. Provoca el despliegue fuera de sí y la fusión en el otro. La vida comunitaria, las participaciones colectivas expresan el ritual por el que el individuo celebra su inmersión en el gran todo: cada uno debe ser digerido, disuelto en eso que el budismo llama la matriz de la realidad.

El hermoso ponerse de rodillas del hombre en oración se sustituye así con la actitud encogida de los fetos antes de nacer; porque se trata no de adorar a Dios, sino al devenir (es decir, adorarse a sí mismo), uniéndose al origen, donde el comienzo se identifica con el fin, el camino con la meta. De ahí las invitaciones al viaje, las salidas para Katmandú, hacia la frontera más allá de las fronteras, hacia lo que no es este mundo en via de desaparición. El rechazo de lo real, la repulsa de la creación, tales son los rasgos comunes de las doctrinas transmitidas por los gurús de toda índole: la multiplicidad de los seres no es más que un reino de sombras, de apariencias, una telaraña tejida por un dios antropólogo.


EL DESLUMBRAMIENTO

Las sectas atomizan el universo y el hombre; los dividen hasta la extenuación, hasta la aniquilación. Es la consecuencia del egocentrismo. Concentrándose sobre sí como en un punto donde debe reunirse todo el universo, el iniciado acaba por desaparecer en un resplandor final, en un deslumbramiento de luz. Es éste el precio para efectuar su retorno al origen. ¿Qué oponer a este peligro de atomización sino un espíritu verdaderamente universal? La universalidad es lo que permite a todos ir hacia la unidad dejando a cada uno ser él mismo. A este respecto, la fe católica, que afirma la filiación divina de la criatura humana, está siempre por redescubrir. Religión revelada y no sabiduría humana ofrece la garantía de una espiritualidad auténtica cuya señal es el desarrollo de la personalidad y no su destrucción. La gracia no destruye la naturaleza, la perfecciona.

Un renacimiento espiritual capaz de acabar con la degeneración de las sectas no será posible más que apoyándose sobre este axioma de la fe que salva.

-.-

Hervé Pascua es doctor en Filosofía por la Universidad de Lovaina.

Agradecemos al autor – arvo.net

 

+++

 

Hay quienes tratan de probar con la Biblia que Cristo es Dios pero nunca fue hombre, tal como lo hicieron los antiguos herejes. Otros, como los unitaristas, creen que Cristo es solamente un hombre y no Dios. Otras denominaciones creen que en la Nueva Ley Cristo no comparte su sacerdocio con nadie. Otros creen que hasta las mujeres pueden compartir el sacerdocio o presbiterio. Todos lo "prueban" Biblia en mano.

Una secta prueba con la Biblia que el Bautismo es innecesario para los niños pero necesario para los adultos. Otros prueban con la Biblia que el Bautismo no es necesario para nadie en particular y que es solamente una ceremonia de iniciación como las que se requieren cuando uno se asocia con una fraternidad cualquiera. Los Campellistas, tambien llamados "Iglesia de Cristo" o "Primeros Cristianos" prueban con la Biblia que para ser bautizado uno debe ser sumergido completamente en agua. Otros prueban con la Biblia que el Bautismo es innecesario y que la práctica debe abandonarse. Otros creen que se puede bautizar a los muertos.


Los Testigos de Jehová prueban con la Biblia que habrá un milenio en el cual todos tendrán una segunda oportunidad. Los calvinistas prueban con la Biblia que la mayor parte de la humanidad ni siquiera tendrá una oportunidad sino que han nacido predestinados a la perdición sin importar sus acciones meritorias. En suma, cada doctrina cristiana conoce docenas de variaciones según la denominación que las enseñe.

Todos estos grupos creen que sus enseñanzas están sólidamente fundamentadas en la Biblia. Están dispuestos a creer que todo el mundo está equivocado, a excepción de ellos mismos. Creen que la Iglesia que Cristo fundó (léase la Iglesia Católica) fue un fracaso pero, afortunadamente, ellos han llegado por fin para poner las cosas en orden. Entretanto la Biblia nos avisa: "Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por su propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades; apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a las fábulas." (1 Timoteo 4, 3-4). Y también: «La paciencia de nuestro Señor juzgadla como salvación, como os lo escribió también Pablo, nuestro querido hermano, según la sabiduría que le fue otorgada. Lo escribe también en todas las cartas cuando habla en ellas de esto. Aunque hay en ellas cosas difíciles de entender, que los ignorantes y los débiles interpretan torcidamente— como también las demás Escrituras— para su propia perdición».

‘Las sectas -inventadas por hombres- son máscaras deformantes del cristianismo’

La confusión –produce división- y no es católica. La división la produce el demonio y es diabólica. Es la separación, en cambio, la nota propia de las comunidades cristianas protestantes. La división es el desplome de la esencia del ´ser cristiano´. Entre las sectas, la confusión y la división son crónicas, congénitas, pues nacen inevitablemente del libre examen y de la carencia de Autoridad apostólica. La desunión entre los «cristianos» es un escándalo muy grave, contrario a la voluntad de Cristo, que quiere que «todos sean uno» (Jn 17,21), y dificulta grandemente la misión ad gentes de la Iglesia.

Desde Lutero, nacieron más 30.000 denominaciones protestantes y/o sectas que se auto-declaran la ‘verdadera iglesia de Cristo basada en la Biblia’.

El despotismo perfecto parte de convertir la verdad en mentira y la mentira en verdad. Lo que debemos preguntar a los pregoneros de las sectas es: ¿Qué es lo que la Biblia realmente enseña?. Todos dan una respuesta diferente y todos sabemos que la verdad es ‘una’. No se puede tener "un solo rebaño y un solo Pastor, una fe y un bautismo" permitiendo que cada persona pervierta las Escrituras para satisfacer sus propias teorías personales. Esto es –ciertamente- un sabotaje bíblico.

 

+++

 

 

Protestantismo - Si vamos a la raíz de lo que origina estos desacuerdos [con evangélicos diversos protestantes y evangelistas], vemos que ocurren cuando cada persona al estar convencida de que su interpretación de la Biblia es la correcta, simplemente la del otro es una herejía. Para este tipo de Iglesias y personas que no aceptan que lo que la Biblia dice “puede” ser diferente a los que ellos interpretan, nunca será posible reconocer que la otra parte puede tener argumentos bíblicos para pensar lo que piensa, y nunca buscará conciliar diferencias como lo hacían los primeros cristianos en la Iglesia primitiva (Hechos 15) deliberando unidos en Concilio.

Mientras la Iglesia Católica siempre ha seguido el modelo bíblico y ha tomado sus decisiones en conjunto y dichas decisiones han sido acatadas por los fieles, para las iglesias protestantes las decisiones tomadas por la Iglesia en concilio son “palabras de hombre”, les importa “un pepino” y se ven obligadas a reinterpretar todas las Escrituras una y otra vez, generación tras generación, basándose en la interpretación humana de su fundador. Cosa que es mucho peor porque es la interpretación de un individuo versus la interpretación de la Iglesia entera.

Scoth Hann un Ex–pastor presbiteriano ahora convertido a la Iglesia Católica resume esto en una frase que dice: “Mientras los protestantes están discutiendo el menú, nosotros estamos disfrutando el banquete”.

Por eso dice la Escritura:

“Pero, ante todo, tened presente que ninguna profecía de la Escritura puede interpretarse por cuenta propia; porque nunca profecía alguna ha venido por voluntad humana, sino que hombres movidos por el Espíritu Santo, han hablado de parte de Dios.” 2 Pedro 1,20-21

“Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.»” Mateo 16,17-18

 

+++

Cristo - Sofia. Salterio del 1337

 

La Iglesia, desde el inicio, es católica, esta es su esencia más profunda, dice Pablo.

“El nuevo pueblo de Dios, la Iglesia, es un pueblo que proviene de todos los pueblos. La Iglesia, desde el inicio, es católica, esta es su esencia más profunda. San Pablo explica y destaca esto en la segunda lectura, cuando dice:  "Porque en un solo Espíritu hemos sido todos bautizados, para no formar más que un cuerpo, judíos y griegos, esclavos y libres. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu" (1 Co 12, 13). La Iglesia debe llegar a ser siempre nuevamente lo que ya es: debe abrir las fronteras entre los pueblos y derribar las barreras entre las clases y las razas. En ella no puede haber ni olvidados ni despreciados. En la Iglesia hay sólo hermanos y hermanas de Jesucristo libres”. S. S. Benedicto XVI – P.P. 2005

 

+++

 

 

Historia - Es preciosa la homilía de Benedicto XVI en la apertura del Sínodo sobre la Eucaristía, con su diagnóstico certero sobre el mundo moderno: “queremos poseer el mundo de manera ilimitada, Dios nos estorba y hacemos de Él una simple frase devota, o lo desterramos de la vida pública… Pero donde el hombre se convierte en el único dueño del mundo y en propietario de sí mismo, no puede haber justicia”. Varios medios han tildado esta afirmación, tan evangélica y tan realista, de apocalíptica, cuando se trata de una lectura inteligente de la historia del mundo, y especialmente del siglo que acabamos de dejar atrás. Es una advertencia especialmente adecuada para esta hora que nos toca vivir, aunque provoque sarpullido a los bienpensantes de turno. 2005-10-10

 

+++

 

Historia - "En el siglo que acabamos de dejar atrás hemos visto revoluciones, cuyo programa era de no esperar más la intervención de Dios y tomar en sus manos el destino del mundo (...) La verdadera revolución consiste en acercase sin reservas a Dios que es la medida de lo justo y al mismo tiempo del amor eterno. ¿Qué nos puede salvar si no es el amor?", S. S. Benedicto XVI – P.M. - 2005.08

 

+++

Pedro está extenuado, desanimado. Ya ha pasado la noche y el Señor dice a los discípulos, cansados de bregar y decepcionados por no haber pescado nada:  "Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis" (Jn 21, 6). Normalmente los peces caen en la red durante la noche, cuando está oscuro, y no por la mañana, cuando el agua ya es transparente. Con todo, los discípulos se fiaron de Jesús y el resultado fue una pesca milagrosamente abundante, hasta el punto de que ya no lograban sacar la red por la gran cantidad de peces recogidos (cf. Jn 21, 6).

 

Ministerio del obispo de Roma, símbolo de unidad para la Iglesia universal.
«Con la unidad, así como con la apostolicidad, está unido el servicio petrino, que reúne visiblemente a la Iglesia en todas las partes y en todos los tiempos, defendiendo de esta manera a cada uno de nosotros para que no resbalemos en falsas autonomías, que demasiado fácilmente se transforman en internos particularismos de la Iglesia y pueden comprometer de esta forma su interna independencia». S. S. Benedicto XVI – P.P.

 

El palio es el signo de la particular unión con la sede de Roma.

«Catolicidad significa universalidad, multiplicidad que se convierte en unidad; unidad que permanece en multiplicidad», afirmó Benedicto XVI. 2005-06.29

 

«La unidad de los hombres en su multiplicidad ha sido posible porque Dios, este único Dios del cielo y de la tierra, se nos ha mostrado», «se ha hecho visible cuando Él se ha mostrado a nosotros y en Jesucristo nos ha hecho ver su rostro, a sí mismo».

«En esta hora del mundo llena de escepticismo y de dudas, paro también rica de deseo de Dios, reconozcamos nuevamente nuestra misión de testimoniar juntos a Cristo Señor y, sobre la base de esta unidad que ya se nos ha dado, de ayudar al mundo para que crea». 

«Y suplicamos al Señor con todo el corazón para nos guíe a la unidad plena de manera que el esplendor de la verdad, que solamente puede crear la unidad, se convierta de nuevo visible en el mundo». S. S. Benedicto XVI – PP. 2005.06.29

 

-.-

 

Iglesia - No hay duda de que también la Iglesia pueda y deba ser más democrática, esto es, que los laicos deban tener más voz en la elección de los pastores y en el modo en que ejercen su función. Pero no podemos reducir, en todo, la Iglesia a una sociedad regida democráticamente. Ella no es decidida desde abajo, no es algo que los hombres ponen en pié por iniciativa propia, para su bien. ¡Si sólo fuera eso, ya no habría necesidad de la Iglesia, bastaría el Estado o una sociedad filantrópica! La Iglesia es institución de Cristo. Su autoridad no viene del consenso de los hombres; es don de lo alto. Por ello, incluso en la forma más democrática que podamos desear para la Iglesia, permanecerá siempre la autoridad y el servicio apostólico, que no es, o no debería ser jamás, superioridad, dominio, sino servicio «gratuito», dar la vida por el rebaño, como dice Jesús hablando del buen pastor.

Evangelio de san Juan habla de «tres obstáculos para el hombre: la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida» y reza para destruir «el poder de las ideologías, para que los hombres puedan reconocer que están entretejidas de mentiras» y para que «el muro del materialismo» no «llegue a ser insuperable». El Cardenal Ratzinger despliega una visión crítica de la labor de ciertos miembros de la Iglesia: «¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia!», escribió el purpurado para la novena estación del Vía Crucis, la tercera caída de Jesús. 2005-03-25 Viernes Santo-Colina vaticana, Roma- Italia.

 

+++

 

 

 

 

 

"El relativismo, es decir, el dejarse llevar de aquí para allá por cualquier viento de doctrina, aparece como la única actitud a la altura de los tiempos modernos" . (S.S. Benedicto XVI) 2005.05

 

+++

 

 

Iglesia - P. He escuchado que la palabra ‘Católica’ no fue usada sino hasta cientos de años después de que Jesucristo fundó Su Iglesia.


R. No es cierto. El primer indicio del uso de la palabra que pude encontrar está en la carta a los ’Smymeans’, de San Ignacio de Antioquía (del 106 D.C.), párrafo 8: "Cuando el arzobispo aparece, deja ser a la gente como es, donde está Jesucristo, allí está la Iglesia Católica."

Indudablemente la palabra se utilizaba antes de la época de esta escritura.

 

+++

 

Iglesia -"Obedecer al Obispo y al clero con mentes sin divisiones y compartir el pan -la medicina de la inmortalidad- y el remedio soberano para escapar la muerte y vivir en Jesucristo para siempre... La única Eucaristía que deben apreciar como válida es una que es celebrada por Obispo mismo o por una persona autorizada por él.Donde está el Obispo, ahí debe estar su gente, al igual que donde estaba presente Jesucristo, ahí está la Iglesia católica..."

[San Ignacio de Antioquía, discípulo de San Juan Evangelista, (+ 107)] Ignacio nació en los días en que Cristo era crucificado. Conoció a San Pedro y a San Pablo.

 

+++

 

Iglesia - El pueblo de Dios, movido por la fe, que le impulsa a creer que quien lo conduce es el Espíritu del Señor, que llena el universo, procura discernir en los acontecimientos, exigencias y deseos, de los cuales participa juntamente con sus contemporáneos, los signos verdaderos de la presencia o de los planes de Dios. La fe todo lo ilumina con nueva luz y manifiesta el plan divino sobre la entera vocación del hombre. Por ello, orienta la mente hacia soluciones plenamente humanas. El Concilio se propone, ante todo, juzgar bajo esta luz los valores que hoy disfrutan de máxima consideración y enlazarlos de nuevo con su fuente divina. Estos valores, por proceder de la inteligencia que Dios ha dado al hombre, poseen una bondad extraordinaria; pero, a causa de la corrupción del corazón humano, sufren con frecuencia desviaciones contrarias a su debida ordenación. Por ello, necesitan purificación. ¿Qué piensa del hombre la Iglesia? ¿Qué criterios fundamentales deben recomendarse para levantar el edificio de la sociedad actual? ¿Qué sentido último tiene la acción humana en el universo? He aquí las preguntas que aguardan respuesta. Ésta hará ver con claridad que el pueblo de Dios y la Humanidad, de la que aquél forma parte, se prestan mutuo servicio, lo cual demuestra que la misión de la Iglesia es religiosa y, por lo mismo, plenamente humana.
Constitución Gaudium et spes, 11 – VATICANO II

 

+++

 

Iglesia - Cristo Señor, Hijo de Dios vivo, que vino a salvar de los pecados a su pueblo y a santificar a todos los hombres, a la manera que Él fue enviado por el Padre, así envió también a sus Apóstoles, a los que santificó dándoles el Espíritu Santo, a fin de que también ellos glorificaran al Padre sobre la tierra y salvaran a los hombres para edificación del Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia.
En esta Iglesia de Cristo, como sucesor de Pedro, a quien Cristo confió apacentar a sus ovejas y corderos, el Romano Pontífice goza, por institución divina, de potestad suprema, plena, inmediata y universal para el cuidado de las almas. Él, por tanto, como quiera que ha sido enviado como pastor de todos los fieles para procurar el bien común de la Iglesia universal y de cada Iglesia, tiene el primado de la potestad ordinaria sobre todas las Iglesias. Mas también los obispos, puestos por el Espíritu Santo, son sucesores de los Apóstoles como pastores de las almas, y, juntamente con el Sumo Pontífice y bajo su autoridad, han sido enviados para perpetuar la obra de Cristo, Pastor eterno. Porque Cristo dio a los Apóstoles y a sus sucesores mandato y poder para enseñar a todas
Las gentes para que santificaran a todos los hombres en la verdad y los apacentaran. Los obispos, consiguientemente, han sido constituidos por el Espíritu Santo, que les ha sido dado, verdaderos y auténticos maestros de la fe, pontífices y pastores.
Este oficio episcopal suyo, que recibieron por la consagración episcopal, lo ejercen los obispos, partícipes de la solicitud de todas las Iglesias, en comunión y bajo la autoridad del Sumo Pontífice por lo que atañe al magisterio y gobierno pastoral, unidos todos en colegio o cuerpo por lo que atañe a la Iglesia de Dios universal.
Decreto Christus Dominus, 1-3 – VATICANO II

 

+++

 

 

Cristianismo, ¿religión europea?

 

Valores para tiempos de crisis. Aceptar el desafío del futuro es el título del último libro de Benedicto XVI, publicado en Alemania en enero de 2005, y en Francia el 23 de junio, por la editorial Parole et silence. Ofrecemos un fragmento del mismo

 

En las discusiones sobre la historia de la misión cristiana, es corriente hoy en día decir que, por medio de la misión, Europa (Occidente) impuso su religión al mundo: habría ejercido un colonialismo religioso, parte del sistema colonial en general. La renuncia al eurocentrismo debería implicar, entonces, renunciar a la actividad misionera.
Esta tesis merece, para empezar, algunas observaciones de orden histórico. Como sabemos, el cristianismo no nació en Europa, sino en Asia, en el Próximo Oriente, punto de contacto de los tres grandes continentes que son Asia, África y Europa. Un contacto que nunca fue exclusivamente geográfico; Asia Menor fue el lugar de encuentro de las corrientes de pensamiento de los tres continentes. En ese sentido, la interculturalidad forma parte del cristianismo desde sus propios orígenes. Durante varios siglos, la actividad misionera se extendió tanto hacia el Este como hacia el Oeste. El cristianismo, que tenía su cuna en el Próximo Oriente, en seguida penetró en la India; la misión nestoriana llegó hasta China, y en cuanto al número de fieles el cristianismo asiático y el europeo iban más o menos a la par. Fue la expansión del Islam la que, en gran medida, redujo la vitalidad del cristianismo en el Próximo Oriente y aisló a las comunidades cristianas de India y Asia de los centros de Siria, Palestina y Asia Menor, contribuyendo así de forma decisiva a su desaparición.


¿Puede decirse que el cristianismo se hizo europeo a partir de entonces? La respuesta es, a la vez, sí y no. En efecto, la herencia de los orígenes, que se había constituido fuera de Europa, seguía siendo la raíz vital del conjunto, y por ello seguía constituyendo la crisis y la crítica de lo puramente particular, de lo europeo. Lo que llamamos europeo no es una masa monolítica, sino que forma temporalmente y culturalmente un conjunto muy complejo y heterogéneo.
En primer lugar, hubo un proceso de inculturación en el mundo griego y romano, seguido por la inculturación en el mundo germánico, en el mundo eslavo y en los nuevos pueblos latinos. Todas esas culturas han recorrido un largo camino desde la antigüedad, pasando por la Edad Media y la Edad Moderna, hasta la Edad contemporánea. En cada etapa de la Historia, el cristianismo tenía que nacer de nuevo; y no era cada vez más que sí mismo. Puede resultar útil observar algunos ejemplos.
Podemos recordar la historia de la conversión de san Agustín: la lectura del libro Hortensius, de Cicerón, había abierto en él como una brecha de nostalgia de la belleza eterna, nostalgia del encuentro y del contacto con Dios. A causa de la educación que había recibido, estaba claro para él que la respuesta a esa nostalgia despertada por la filosofía había de encontrarse en el cristianismo. Pasó, pues, del Hortensius a la Biblia, y sufrió un choque cultural. Cicerón y la Biblia –dos mundos tan diferentes– entraron en colisión, dos culturas chocaron. «No, no puede ser eso», tal fue la experiencia de san Agustín. La Biblia le pareció pura barbarie que no podía llegar a la altura de las exigencias espirituales derivadas de la filosofía romana. Podemos considerar el choque cultural sufrido por san Agustín como la expresión sintomática de la novedad y de la alteridad del cristianismo: este último no surgió de lo propio del espíritu latino, que no obstante manifestaba una espera latente de Cristo. Para hacerse cristiano, san Agustín –el mundo grecorromano– tuvo que proceder a un éxodo, durante el cual, finalmente, le fue dado de nuevo lo que había perdido.
El éxodo, la ruptura cultural, el muere y transfórmate que implica, es el esquema fundamental del cristianismo. Su historia comienza con Abraham, que recibe esta llamada de Dios: «Vete de tu tierra, de tu patria y de la casa de tu padre» (Gen 12,1). El éxodo de Israel al salir de Egipto, auténtico acontecimiento fundador del pueblo de Israel, estaba anticipado en el éxodo de Abraham, que fue también una ruptura cultural. En la línea de la fe de Abraham, podemos decir de la fe cristiana que nadie la encuentra sencillamente como se encuentra algo que ya nos pertenecía. Es algo que irrumpe desde fuera. Y siempre será así. La venida al cristianismo no puede ser cada vez sino un nacer de nuevo.
Romano Guardini ha subrayado un aspecto importante de este esquema fundamental del cristianismo y de la fe cristiana, que no brota de nuestra propia interioridad, sino que nos llega desde fuera. El cristianismo, la fe cristiana –dice–, no son un producto de nuestra experiencia íntima, sino un acontecimiento que, desde fuera, viene a nuestro encuentro. La fe reposa sobre la irrupción de algo –o de alguien– que nuestra experiencia nunca podría alcanzar por sí misma. Tal es el sentido de la noción de Revelación: algo que no es mío, algo que no existe en mí, viene hacia mí y me arranca a mí mismo, me arrastra más allá de mí mismo, crea algo nuevo. Este movimiento implica también la historicidad del cristianismo, que se funda en acontecimientos, no en una percepción de las profundidades de mi propio mundo interior a la que después llamaríamos iluminación. La Trinidad no es objeto de nuestra experiencia; es algo que se nos dice desde fuera y viene a nosotros como Revelación. De igual forma, la encarnación del Verbo es un acontecimiento cuya noticia no procede de una experiencia íntima. Esta venida desde fuera escandaliza al hombre en busca de autonomía y autosuficiencia; es, para todas las culturas, un escándalo. Cuando san Pablo dice que el cristianismo es un escándalo para los judíos, una locura para las naciones paganas, quiere expresar así la particularidad de la fe cristiana que, a todos, llega desde fuera. Pero precisamente esa irrupción novedosa, al atravesar el ámbito de nuestra experiencia, al sobrepasar nuestra conciencia de la identidad de las cosas, nos hace remar mar adentro, en una realidad dilatada, y nos abre de esa manera la posibilidad de unirnos unos con otros, más allá del pluralismo.

Joseph Cardenal Ratzinger, traducción del francés de Teresa Martín- 2005-10-21

 

+++

 

La Santa Madre Iglesia ha defendido siempre y en todas partes, con firmeza y máxima constancia, que los cuatro evangelios, cuya historicidad afirma sin dudar, narran fielmente lo que Jesús, el Hijo de Dios, viviendo entre los hombres, hizo y enseñó realmente para la eterna salvación de los mismos hasta el día de la Ascensión. Después de este día, los Apóstoles comunicaron a sus oyentes esos dichos y hechos con la mayor comprensión que les daban la resurrección gloriosa de Cristo y la enseñanza del Espíritu de la verdad. Los autores sagrados compusieron los cuatro evangelios escogiendo datos de la tradición oral o escrita, reduciéndolos a síntesis, adaptándolos a la situación de las diversas Iglesias, conservando el estilo de la proclamación: así nos transmiteron siempre datos auténticos y genuinos acerca de Jesús. Sacándolo de su memoria o del testimonio de los «que asistieron desde el principio y fueron ministros de la Palabra», lo escribieron para que conozcamos la verdad de lo que nos enseñaban.
El canon del Nuevo Testamento, además de los cuatro evangelios, comprende las cartas de Pablo y otros escritos apostólicos inspirados por el Espíritu Santo. Estos libros, según el sabio plan de Dios, confirman la realidad de Cristo, van explicando su doctrina auténtica, proclaman la fuerza salvadora de la obra divina de Cristo, cuentan los comienzos y la difusión maravillosa de la Iglesia, predicen su consumación gloriosa. El Señor Jesús asistió a sus Apóstoles, como lo había prometido, y les envió el Espíritu Santo, que los fuera introduciendo en la plenitud de la verdad.
Concilio VATICANO II - Constitución Dei Verbum, 19-20

 

+++

 

Historia - «Conocer y profundizar el pasado de un pueblo es afianzar y enriquecer su propia identidad. ¡No rompáis con vuestras raíces cristianas! Sólo así seréis capaces de aportar al mundo». S. S. Juan Pablo II – Madrid. 2003.05

 

Visión objetiva: Con frecuencia en los análisis históricos se peca de falta de objetividad por juzgar con valores actuales los sucesos del pasado. Esto no significa relativizar el juicio valórico de los sucesos, sino extirpar ciertos moralismos actuales que no son reales, que suponen una "moral" moderna y postmoderna que juzga enloquecidamente las cosas. Desde una perspectiva objetiva tenemos que condenar sin reserva los errores ocurridos en l período analizado, pero sin rasgar vestiduras por la "monstruosa" noticia del descubrimiento y civilización europea en América, maldiciendo la hora en que se produjo al estilo del cuestionado activista verde Jacques Cousteau quien declaró en 1992 que la llegada de la Colón a América "fue un desastre peor que la lluvia de meteoritos que acabó con los dinosaurios en la prehistoria".

Aquí la premisa tribalista de "cada uno en su tierra sin invadir otra" queda desvanecida por el absurdo ante el dinamismo y realidad de la historia. Toda civilización es el fruto de una mezcla frecuentemente nada pacífica. La misma epopeya del Pueblo de Dios suponía conquistar una tierra prometida ocupada por tribus locales. Los mismos europeos provienen de invasiones y nuevas invasiones que mezclaron sus sangres e hicieron nacer las distintas culturas que dan alma al Viejo Mundo.

 

+++

 

Historia y mentira - Al hombre actual «le dicen» muchas más cosas que al de ninguna otra época de la Historia. Lo bombardean o lo ametrallan con dichos constantes, muchos cada día, con recursos que no habían existido hasta ahora. Lee más que nunca, oye voces ajenas todo el tiempo, acompañadas de la imagen y el gesto. Se solicita su atención desde la publicidad, la política, las campañas, las consignas. En multitud de casos no tiene medio de decidir si lo que se le dice es verdadero o falso; aun cuando esto es posible, se siente aturdido por múltiples solicitaciones, no tiene tiempo ni calma para reaccionar a ellas. Esto va causando en grandes mayorías una actitud de atonía e indiferencia. La verdad y la falsedad desaparecen del horizonte, y el hombre queda inerme frente a esta última. En época de elecciones esto es aterrador. Algunos políticos -no todos- usan la mentira como instrumento primario, sin el menor escrúpulo, con evidente delectación. No todos, al menos con gran desproporción. Pero lo grave es que esto no tiene demasiadas consecuencias. Si existiera eso que echo de menos, sensibilidad para la verdad, respeto a ella, la falsedad sistemática bastaría para descalificar a quien la usase y asegurar su derrota. Temo que no sea así, que se pueda usar la mentira con impunidad. En ciertos medios hay incluso un extraño placer en ella, se paladea el «ingenio» del que la usa, se admira la habilidad para pasar por encima de la verdad y pisotearla. Julián Marías, de la Real Academia Española

 

+++

 

Frente a la historia - «La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad». (VIS, 8.I.2004)) S.S. Juan Pablo II.

 

+++

 

Historia - «Una investigación histórica, libre de prejuicios y vinculada únicamente con la documentación científica es insustituible para derrumbar las barreras entre los pueblos» (S. S. Juan Pablo II – P.P.)

 

+++

 

Historia - Al estudiar la historia, se suele hacer desde los prejuicios de la mentalidad actual, cosa que esteriliza la  labor principal del historiador. No podemos dar a conocer unos hechos del pasado sin antes reflejar el imaginario colectivo de la época donde tuvieron lugar.

 

+++

 

Historia - “La Iglesia es siempre joven y el futuro siempre pertenece a la Iglesia. Todos los otros regímenes que parecían muy fuertes han caído, ya no existen, sobrevive la Iglesia; siempre un nuevo nacimiento pertenece a las generaciones. Confianza, ésta es realmente la nave que lleva a puerto”. Cardenal Ratzinger 2001.

 

+++

 

Gracias a hombres y mujeres obedientes al Espíritu Santo, han surgido en la Iglesia muchas obras de caridad, dedicadas a promover el desarrollo: hospitales, universidades, escuelas de formación profesional, pequeñas empresas. Son iniciativas que han demostrado, mucho antes que otras actuaciones de la sociedad civil, la sincera preocupación hacia el hombre por parte de personas movidas por el mensaje evangélico.

 

+++

 

Beato Juan XXIII (1881-1963) Pont. Max. «En Diario del alma»


“Recostado en un pesebre...” (Lc 2,7)

     Mañana será un día de gran recogimiento y fervor. Jesús está cerca, está a punto de salir del seno materno. Ha dejado oír ya su voz llena de amor: “He aquí que vengo.” (Ap 16,15) Yo me tengo que preparar para su venida con una atención especial, ya que espero de ella unos beneficios inmensos. Tengo grandes cosas para comunicarle y él tiene grandes e innumerables dones para entregarme. Mañana, mi espíritu y mi corazón tienen que estar serenos durante toda la jornada, delante del sagrario, transformado en estos días en establo de Belén. “Ven, Señor, Jesús, no tardes!” ...

      La noche está avanzada, las estrellas centellean en el cielo frío. Desde la ciudad, voces estridentes y gritos llegan hasta mis oídos. Son los que disfrutan de este mundo y celebran con excesos la pobreza del Señor. Y yo, en vela, pensando en el misterio de Belén. “Ven, Señor, Jesús, no tardes.!”...

      María y José, rechazados por los hombres, sintiendo acercarse el momento del parto, salen al campo en busca de un refugio. Yo no soy más que un pobre pastor, no tengo más que un pobre establo, un pequeño pesebre y un poco de paja. Os ofrezco todo, tened la bondad de aceptar esta pobre cabaña. Apresúrate, Jesús, mi corazón es para ti. Mi alma es pobre y vacía de virtudes, la paja de mis numerosas imperfecciones te pinchará... Pero ¡qué quieres, Señor! Es todo lo que tengo. Tu pobreza me emociona, me enternece, me hace llorar. Con todo, no tengo nada mejor para ofrecerte. Jesús, adorna mi alma con tu presencia, con tus gracias, quema la paja y cámbiala en un suave lecho bajo tu santísimo cuerpo...

      Jesús, te espero... Ellos te dejan morir de frío; ven a mi corazón. No soy más que un pobretón, te calentaré lo mejor que sepa; por lo menos, quiero que te alegres del deseo que tengo de amarte.

 

+++

 

Arder muchas veces – siempre - en deseos de amor, entrega y afecto hacia la Santa Madre Iglesia y hacia el Papa, Vicario de Cristo.

 

+++

 

El mundo no está amenazado por malas personas sino por aquellos que permiten el mal.  Einstein

 

+++

 

...propter veritatem, quae permanet in nobis,
et nobiscum erit in aeternum.

 

...en razón de la verdad, que permanece en nosotros,
y estará con nosotros eternamente.

2 San Juan 2.

 

+++

 

La mentira y el error están en desacuerdo con la realidad. Cuando un mundo se construye contra la realidad, ese mundo está abocado a la ruina, y mientras ésta llega va arruinando a los hombres.

 

+++

 

Si en verdad Europa aspira a defender sus principios y valores, deberá empezar por recuperar la fortaleza espiritual que impulsó su nacimiento. Hoy esos principios y valores son letra muerta, despojos zarandeados por el oleaje manso del relativismo.

Europa ha dejado de creer en su superioridad moral; y, paralelamente, ha desarrollado una suerte de apatía o desistimiento que la corrección política disfraza de «tolerancia» hacia otros valores y formas de vida.

Los terroristas islámicos, más atentos en el diagnóstico de la enfermedad que nos corroe, redoblan sus ataques porque saben que Europa se ha debilitado, porque saben que en su relativismo se esconde la semilla de la rendición. 2005.07

 

+++

 

«La dominante cultura cínica de la amnesia se mueve en la abstracción de prescindir sistemáticamente del pasado, de la realidad, de la Historia y de la tradición, lo que le confiere empero un falso carácter innovador. Es una cultura neutral en la que está ausente la imaginación creadora. Ésta se suple, justamente, con el olvido o el rechazo de la realidad y de la tradición, para que parezca nuevo todo lo que produce. Y eso explica los absurdos proyectos y programas educativos vigentes, que parten del supuesto de que toda la cultura anterior carece de valor y debe ser desechada. Trátase de una inane y pervertida reproducción de la eterna polémica entre los antiguos y los modernos en la que el Estado como tal no solía tomar parte y que, por ende, impulsaba la cultura».

 

+++

 

HISTORIA - Muchos errores se cometen por ignorancia de la historia y esa ignorancia sirve también de arma tanto defensiva como ofensiva de quienes no están interesados en el conocimiento de la verdad sino en la confusión entre verdad y error, entre el bien y el mal.

 

+++

 

La vida cristiana no es solamente una vida entre cristianos. Hace falta un profundo respeto hacia todas las personas, cualquiera que sea su creencia o ideología. Un "discípulo" de Cristo es uno que aprende continuamente, como el propio nombre indica. Es uno que está dispuesto a dialogar en serio con los demás, y a descubrir los elementos de verdad que cada planteamiento contiene. 2004 – Esp. - Jutta Burggraf

 

+++

 

Es perverso llamar diálogo a lo que es una negociación. La base definitiva de un diálogo es que no hay violencia, mientras la negociación se puede lograr mediante consenso o chantaje

 

+++

 

El lenguaje es para el poder otro territorio que dominar.

 

+++

 

Si eres cristiano se tiene que ver tu fe.

 

¡Laudetur Iesus Christus!

 

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-

Es contrario a la dignidad humana hacer sufrir inútilmente a los animales y sacrificar sin necesidad sus vidas. Es también indigno invertir en ellos sumas que deberían remediar más bien la miseria de los hombres. Se puede amar a los animales; pero no se puede desviar hacia ellos el afecto debido únicamente a los seres humanos.

 

 

 

gracias por venir a visitarnos 

 

Dios, un reto para la razón

AUTOR: Pablo María Ozcoidi.

EDICIONES EUNATE. PAMPLONA 2006. España

PÁGINAS: 180.

ISBN: 84-7768-178-3.

 

Recomendamos: Título:

La dinámica de la evolución humana. Más con menos
Natalia López Moratalla
Editorial: Eunsa
Año: 2007 (1 Ed.)
Idioma: Español
Págs: 200
Encuadernación: Rústica; Ilustrado
Dimensiones: 24 x 17 cms.
 

 

Mahometanos - ¿Puede el Islam ser autocrítico? ¿Pueden sus líderes condenar y marginar a los extremistas, o está condenados los musulmanes a ser rehenes de las pasiones de aquellos que consideran el asesinato de inocentes un acto agradable a Dios? ¿Puede Occidente recuperar su compromiso con la razón y así ayudar a los reformadores del Islam? Estas son las grandes preguntas que el Papa Benedicto XVI ha puesto en la agenda del mundo. 2006.IX.

  

La Espada del islam – Autor ‘Roberto PAYNE’

Biblioteca universal – Caralt-editor- Sta.Amelia 22,Barcelona-España +

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).