Monday 27 March 2017 | Actualizada : 2017-03-03
 
Inicio > Leyendas Negras > Subliminal - 1º aprenda: cómo no debe ser una entrevista! por su maldad

 

Subliminal.

(De sub- y el lat. limen, -?nis, umbral).1. adj. Psicol. Que está por debajo del umbral de la conciencia.2. adj. Psicol. Dicho de un estímulo: Que por su debilidad o brevedad no es percibido conscientemente, pero influye en la conducta.

 

 

Calumnia (imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad), ni una injuria, (expresión que lesiona la dignidad de otra persona, menoscabando su fama, cuando por su naturaleza, efectos y circunstancias, sean tenidas en el concepto público por graves). Lo que hizo, además de una soberbia estupidez fue sólo una figura retórica. Elijan ustedes: alegoría, asociación de una imagen y un concepto empleados como metáfora; elipsis, omisión deliberada de alguna parte de lo que se quiere decir; prosopopeya; atribución a alguien de cualidades que no se corresponden con su naturaleza; eufemismo, expresión que representa de forma no ofensiva algo que sí lo sería dicho en su manera directa.

 

+++

 

"El informador religioso debe ser un servidor de la verdad, de la libertad, de la comunión, un hombre de diálogo; puede comprender tanto, justificar poco y nunca  pacta con la mentira".

 

+++

 

... Toda indignación, toda impaciencia, toda grandeza contraria a la suavidad del Dios de la paciencia y de la consolación, es un rigor fariseo. No temáis al punto de caer en el relajamiento imitando a Dios, en quien “la misericordia se eleva por encima del juicio” (Jc3, 13). Fenelón (1651- 1715), arzobispo de Cambrai

 

+++

 

‘Una de las primeras y más nobles funciones de las cosas pocas serias es de tirar una sombra de desconfianza sobre las cosas muy serias’ Chesterton.

 

+++

 

El eufemismo es el signo de los tiempos y algunos en la Iglesia se han subido a ese tren; el fin en su uso es eludir la verdad, como así también la tergiversación del significado de los conceptos, que alude al ser de las cosas. En este campo discriminar no es malo en si mismo, es discernir lo bueno de lo malo, el error de la verdad, lo feo de lo bello, etc. Todo el tiempo estamos discriminando, nos demos o no cuenta de ello. Las ideologías imperantes se han robado el lenguaje y en la Iglesia, no toda ella por cierto, se ha permitido ese robo. 2016

 

+++

 

ALGUNOS PRINCIPIOS ÉTICOS Y MORALES

14. El Concilio Vaticano II declaró: « Para el recto empleo de estos medios es totalmente necesario que todos los que los usan conozcan y lleven a la práctica fielmente en este campo las normas del orden moral ».21 El orden moral al cual se hace referencia es la ley natural que obliga a todos los hombres, sobre todo, porque está « escrita en sus corazones » (Rom 2,15) y expresa los imperativos de la auténtica realización humana.

Para los cristianos, además, la ley natural posee una profunda dimensión, un significado más rico. « Cristo es el ?Principio´ que, habiendo asumido la naturaleza humana, la ilumina definitivamente en sus elementos constitutivos y en su dinamismo de caridad hacia Dios y el prójimo ».22 Incluimos aquí, el más profundo significado de la libertad humana: que posibilita una auténtica respuesta moral, a la luz de Jesucristo, a la llamada « a formar la conciencia, a hacerla objeto de continua conversión a la verdad y al bien ».23

En este contexto, los medios de comunicación social tienen tan sólo dos opciones. O ayudan a la persona humana a crecer en su conocimiento y práctica de lo que es verdad y bueno o son fuerzas destructivas en conflicto con el bienestar humano. Lo que es especialmente cierto en el caso de la publicidad.

Vistos estos antecedentes, pues, nosotros señalamos el principio fundamental para las personas dedicadas a la publicidad: los publicitarios —o sea, aquellos que encargan, preparan o difunden publicidad— son moralmente responsables de las estrategias que incitan a la gente a un comportamiento determinado; y se trata de una responsabilidad compartida por editores, ejecutivos de la radio y televisión, y otros en el mundo de las comunicaciones, así como por quienes aprueban políticas comerciales, y todos aquellos que están metidos en el proceso de la publicidad.

Si una iniciativa publicitaria pretende animar a que la gente elija o actúe razonablemente y de modo moralmente correcto, beneficioso para ellos y otros, las personas comprometidas en esto actúan moralmente con corrección; si con publicidad buscan impulsar a la gente hacia su autodestrucción y destruyen la auténtica comunidad, hacen mal.

Esto se aplica también a los recursos y las técnicas de publicidad: es moralmente erróneo el uso manipulado, explotar, corromper y usar métodos de persuasión y motivación corruptos. A este propósito, advertimos problemas especiales asociados con la llamada publicidad indirecta, que busca que la gente actúe de un cierto modo —por ejemplo, comprar determinados productos— sin ser totalmente consciente de que está siendo influenciada. Las técnicas aquí implicadas muestran ciertos productos o formas de comportamiento de forma superficial y seductora, asociándolos superficialmente con personajes atractivos; en casos extremos, puede incluso implicar el uso subliminal de mensajes.

Dentro de este marco muy general, podemos identificar varios principios morales de especial importancia en referencia a la publicidad. Mencionamos tres: veracidad, dignidad de la persona humana y responsabilidad social.

 

+++

 

…Otra realidad presentada es la de los medios de comunicación y particularmente las novelas que nunca tienen elementos que valoren la misión y dignidad de la Iglesia. Por el contrario la ridiculizan y atacan. Tampoco se encuentra un mensaje positivo en el lenguaje escrito que con lo subliminal deteriora la identidad de ésta. La prensa debe ser un vehículo de cultura, pensado de un modo más atrevido ya que no se ha trabajado este campo de la comunicación…

 

+++

 

 

‘El PAÍS SEMANAL’ muestra, otra vez con

Carlos Amigo, cómo no debe ser una entrevista

  

La publicación dominical del rotativo español utiliza al arzobispo de Sevilla para ofrecer un manual contra la Iglesia

 

Antoni Maria Capdet 25/12/2003

 

EL PAÍS SEMANAL, revista dominical del diario EL PAÍS, publicó hace unas semanas una entrevista al arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo, recientemente incorporado por el Papa al Colegio Cardenalicio. Las 5 páginas de texto dialogado con el purpurado franciscano son una exhibición de cómo no debe hacerse una entrevista, un género que se basa en la pregunta y la respuesta, no en la provocación verbal que una periodista expresa con afirmaciones contra la institución a la que pertenece el personaje, como es el caso que comentamos. Para que podamos situarnos y sacar nuestras propias conclusiones, exponemos algunas de las "preguntas" de María Antonia Iglesias, la persona que firma el reportaje. Más que una entrevista, esto parece el articulado, en clave "doctrinal", de lo que podría ser un Manual contra la Iglesia.

La introducción insinúa que la entrevista puede ser muy interesante, ya que la periodista busca la complicidad del arzobispo de Sevilla reconociendo su talante abierto, el hecho de que sea un hombre muy admirado en Andalucía y también su prestigio dentro de la Iglesia. También recuerda unas anteriores declaraciones de Amigo en las que justificaba la última huelga general que se convocó en España (20 de junio de 2002). Pero rápidamente empieza la serie de peculiares conclusiones que expone la entrevistadora. Reproducimos textualmente casi todas las "preguntas" porque consideramos que no tienen desperdicio, y acompañamos algunas por comentarios que, en algunos casos, incluyen parte de la respuesta de Amigo, quien (por cierto) afronta todos los desafíos con respuestas completas y, además, con respeto y buena educación.

-PREGUNTA: ...Lo más singular y extraño es que sea usted el único superviviente de aquella Iglesia de la transición que ya ha desaparecido. Me pregunto cómo ha podido evitar que los vientos conservadores se lo llevaran por delante.

COMENTARIO: La respuesta de Amigo desmonta el planteamiento: "Los vientos de la Iglesia son como los de la tierra. Llegan, se marchan, llegan otros nuevos..., pero lo importante es que uno tenga bien la piel para que no le dejen señales".

-PREGUNTA: Pero es también una etapa (la transición) que ha producido en la Iglesia española una especie de exilio interior -sin duda, no es su caso, monseñor- que han sufrido muchas personas vinculadas a aquella Iglesia y que mantuvieron un espíritu crítico ciertamente incómodo para la jerarquía... ¿Qué cree usted que ha sucedido para que hoy no haya un lugar para todos en la Iglesia?

COMENTARIO: La pregunta da por hecho que en la Iglesia no hay un lugar para todos.

-PREGUNTA: Lo cierto es que siguiendo su trayectoria, incluso en estos tiempos de invierno de la Iglesia católica, es inevitable llegar a la conclusión de que es usted un "resistente".

COMENTARIO: Otra idea preconcebida: los tiempos de invierno de la Iglesia católica, un extremo que niega rotundamente el arzobispo de Sevilla. "Puede haber inviernos en algunos lugares de la Iglesia, pero la Iglesia es muy grande, muy universal", afirma el cardenal Amigo.

-PREGUNTA: Antes de que se planteara su vocación religiosa, usted vivió esa etapa decisiva en la vida de una persona que es la adolescencia. Me gustaría que me explicara cómo recuerda esa especie de herida que parece que nunca acaba de cerrarse, por años que se vivan.

COMENTARIO: Esta referencia a la guerra civil también dicta sentencia: las heridas no se cierran. Pero evidentemente, el purpurado franciscano aclara: "No tengo muchas heridas de aquella época".

-PREGUNTA: Es inevitable pensar que aquella adolescencia suya, monseñor, también estaría, como la de todos los españolitos de la época, marcada por el tabú del sexo, de la represión de aquellas inclinaciones naturales y que eran la obsesión enfermiza de los curas en aquel momento. ¿Cómo vivía usted aquello?

COMENTARIO: Esta pregunta va precedida, una vez más, de todo un juicio implacable contra todos los sacerdotes de una determinada época. Pero la respuesta de Amigo vuelve a descolocar a Maria Antonia Iglesias: "La educación que nos dieron nuestros padres era muy cristiana, pero nunca sentí yo nada de esa angustia".

-PREGUNTA: No me diga que usted no padeció aquella tortura del confesonario, aquel interrogatorio malsano del "¿...y cuántas veces, hijo mío, cuántas veces?".

-PREGUNTA: Menos le haría sufrir a usted aquella realidad tan dura como fue la posguerra, los años de plomo de la dictadura. Porque usted los vivió "blindado" en el interior de una familia católica y de derechas, ¿no?

COMENTARIO: Aunque Amigo reconoce que no sufrió los peores horrores de la posguerra civil española, aclara que fue "no tanto por eso (lo de la familia católica y de derechas), sino porque era muy pequeño todavía cuando empezaba toda aquella cosa de la dictadura".

-PREGUNTA: Pero sin duda que alguien habría en su entorno que le explicara por qué la Iglesia paseaba a Franco bajo palio, ¿no?

COMENTARIO: La pregunta reduce el franquismo a la sintonía del régimen con la jerarquía eclesiástica, pero la respuesta deja claro lo que fue aquello. "Al convento de mi época no llegaban esas posiciones críticas, pero le diré que tampoco llegaban las que podríamos llamar favorables. Se vivía aquella realidad sin más".

-PREGUNTA: Por cierto, Juan Pablo II sigue canonizando "mártires de la cruzada" cuando están apareciendo aún en nuestro país fosas comunes de otros mártires que nunca serán canonizados, sencillamente porque fueron asesinados entre los perdedores. Me pregunto si usted habrá pensado alguna vez que eso no es signo de la reconciliación que acordó este país. Y..., bueno, si usted se atrevería a decirle eso al Papa.

COMENTARIO: Esta frase destapa la identificación de la Iglesia con una organización política. Ante esto, el arzobispo de Sevilla aclara que "en Roma, a una persona la beatifican, o la canonizan, por sus virtudes y no por los defectos o las actuaciones de los otros". También recuerda que "realmente lo que no contribuye nada a la reconciliación es ocultar la verdad" y asegura que estos mártires lo son porque murieron por la fe en Jesucristo, "y nada más".

-PREGUNTA: Me parece que Juan Pablo II ha proyectado su hipersensibilidad anticomunista sobre una causa que todavía divide a nuestro país, y que eso no es bueno.

COMENTARIO: "El comunismo es intrínsecamente perverso". Esta afirmación es de la encíclica Divini Redemptoris, de Pío XI, casi cuando Karol Wojtila no había nacido. Atribuir la condena al comunismo a una especie de "cruzada personal" de Juan Pablo II es simplemente una mentira. Pero todavía es más grave relacionar este tema con las heridas que provocó la guerra civil, que afortunadamente están cerradas o al menos superadas.

-PREGUNTA: Lo malo es que la jerarquía de la Iglesia todavía no ha dicho ni una sola palabra de reconciliación ante tanto sufrimiento...

COMENTARIO: Aquí la entrevistadora ignora que, por ejemplo el 12 de marzo de 2000, el Papa Juan Pablo II pidió públicamente perdón por todos los errores de la Iglesia, un momento en el que, además, ofreció la reconciliación a todo el mundo. Además, tapa esa ignorancia con la mayor falsedad de toda la entrevista. Lógicamente, el cardenal Amigo responde con claridad: "¡Huy, sí ha dicho muchas, se lo aseguro!".

-PREGUNTA: Dígame una con respecto a ese tema de la Guerra Civil, de la gloriosa cruzada... ¿Le gusta este término de la gloriosa cruzada?

COMENTARIO: La pregunta está escrita así. Parece muy incoherente porque, primero, le pide que ponga un ejemplo, pero a continuación desvía la atención con un detalle semántico absurdo.

-PREGUNTA: En plena juventud, me dicen que usted era un hombre enormemente atractivo, y le diré que hoy todavía lo sigue siendo, monseñor (él interrumpe para decir "¡muchas gracias!"). Supongo que le resultaría a usted humanamente muy duro renunciar al amor de una mujer...

COMENTARIO: Amigo, entre otras aclaraciones, asegura que "el tema del celibato es algo que uno lo asume no como una renuncia, sino como una opción que toma para seguir a los demás".

-PREGUNTA: Precisamente por eso imagino que se habrá sentido un tanto "cojo", un tanto limitado, ¿no?

COMENTARIO: El cardenal reconoce que "humanamente, quizá sí", pero añade que ha sabido superar todas las dificultades que ha pasado.

-PREGUNTA: La verdad es que cuesta entender que la Iglesia católica siga siendo inflexible en el tema del celibato, mientras otras Iglesias cristianas lo han resuelto con normalidad.

COMENTARIO: Es ejemplar la corrección que muestra Carlos Amigo en la respuesta después de tanta insistencia sobre el tema del celibato. Además, responde también de manera brillante: "Esa normalidad (la del celibato opcional de otras confesiones cristianas) no parece haberles resuelto su problema de crisis de vocaciones, que es, por cierto, mucho más grave que la nuestra".

-PREGUNTA: No estoy muy segura de que pueda usted esgrimir alguna argumentación teológica que justifique el celibato, que ni siquiera está en el evangelio.

COMENTARIO: Aquí el cardenal Amigo aclara que el celibato, aunque es una ley eclesiástica posterior a los tiempos de Cristo, ha existido siempre en la historia de la Iglesia y ha funcionado. "Está avalada por una práctica de muchos siglos que le han dado credibilidad", explica.

-PREGUNTA: ¿Y no admite la posibilidad, siquiera remota, de que la Iglesia católica flexibilice su postura y admita que los sacerdotes en el futuro tengan una compañera que les ayude y humanice su vida?

COMENTARIO: La entrevistadora busca una posible respuesta del arzobispo que rompa su comunión con el Papa. Evidentemente no lo consigue.

-PREGUNTA: Si dependiera de usted, ¿sería más comprensivo, abriría usted la mano?

COMENTARIO: La pregunta da pie al arzobispo para decir que él y todos los sacerdotes ya son comprensivos con otras formas de vida no celibatarias.

-PREGUNTA: Pero lo cierto es que hay una parte de su clero que se asfixia y sufre, implicado en numerosos casos de pederastia. Usted que es sacerdote, pero también psicólogo y antropólogo, sabe que todo esto es fruto de una sexualidad reprimida, que los sacerdotes solos han tomado lo que tenían más o menos (está escrito así, pero suponemos que querrá decir "más a mano"), que son los niños...

COMENTARIO: La respuesta, en este caso, era más fácil. El purpurado asegura que son "casos extraordinarios" que "no podemos pasar a niveles de normalidad".

-PREGUNTA: Más lo es todavía, y esto sí que no es justificable, la actitud de la Iglesia respecto a los homosexuales, conducta que ustedes juzgan aberrante y antinatural.

COMENTARIO: En esta especie de pregunta-conclusión, se intuye que la entrevistadora se queda sin argumentos. "Nadie ha tenido palabras de mayor comprensión hacia los homosexuales que la Iglesia católica; y si no, ahí están nuestras dos comunicaciones sobre el tratamiento pastoral de los homosexuales", recuerda el cardenal Amigo.

-PREGUNTA: ¿Usted considera que la práctica homosexual es aberrante?

Sobran los comentarios ante tanta insistencia.

-PREGUNTA: ...Me imagino que le habrá sido más fácil ser pobre y obediente allí dentro (en un convento franciscano) que ahora, metido hasta el cuello en la tramoya deslumbrante de la Iglesia católica, ¿no?

-PREGUNTA: Es inevitable preguntarse, preguntarle, por qué daría usted ese paso, ese salto desde el silencio interior hacia el ruido y el poder de la gloria de la Iglesia.

-PREGUNTA: Cuando se tropieza uno con imágenes como las de los pobres ahogados en las playas de Rota, resulta inevitable preguntarse por qué la Iglesia católica no denuncia, no excomulga incluso, a los gobernantes que permiten todo eso. Por qué no responden ustedes con la misma contundencia que lo hacen respecto a los católicos que abortan o se divorcian.

COMENTARIO: El arzobispo de Sevilla rebate a María Antonia Iglesias recordando la reciente nota de los obispos andaluces en la que denuncian el drama insoportable de las playas de Rota.

-PREGUNTA: Ahora mismo tienen ustedes delante la situación de una persona divorciada, de agnosticismo reconocido, que pretende contraer matrimonio por el rito católico. ¿No están ustedes frente a un caso claro de doble moral, de conveniencia?

COMENTARIO: Ante esta referencia a Letizia Ortiz, Amigo responde sintiendo con la Iglesia: "Yo no tengo por qué juzgarla más allá de lo que quiera manifestar libre y voluntariamente".

-PREGUNTA: ...Por ejemplo, cuando usted apoyó la huelga general contra el Gobierno del PP. ¿Le causó algún problema aquel posicionamiento suyo, tan claro?

-PREGUNTA: Ahora ya es usted cardenal de la Iglesia católica, pero su nombramiento no parece obedecer a un juego de equilibrios, tan "vaticano", porque la jerarquía hoy es radicalmente conservadora.

-PREGUNTA: Oyéndole, monseñor, y sabiendo que usted será uno de los cardenales que elegirán en su día a un nuevo papa, me pregunto si habrá entre ustedes alguien que se proponga alguna vez salvar a la Iglesia de su anacronismo de tantos siglos.

COMENTARIO: Parece que la entrevistadora muestra una especie de decepción total después de esperar que Carlos Amigo, por su espíritu franciscano, fuese más condescendiente con sus planteamientos. Pero no parece muy coherente dirigirse a alguien prejuzgando, diciendo falsedades y dictando sentencias ante cuestiones sobre las que teóricamente se pretende escuchar precisamente la respuesta de esa otra persona. Así se demuestra también en las siguientes preguntas que reproducimos.

-PREGUNTA: Pero hay una parte de la sociedad, del mundo moderno, que ya no espera nada de la Iglesia católica. No sé si se habrá puesto a pensar alguna vez en la razón de fondo de tanta y tan masiva indiferencia.

-PREGUNTA: Pero no parece que sea la preocupación de ese cónclave de los "controladores" de la ortodoxia, comandados por el cardenal Ratzinger, que en pleno siglo XXI siguen anatematizando a los teólogos ortodoxos condenados a esa hoguera moderna que es el silencio forzoso.

COMENTARIO: Aquí, Amigo pide a la entrevistadora que le ponga algún ejemplo.

-PREGUNTA: ¡En tantos casos, monseñor, en tantos! Desde Leonardo Boff hasta los más cercanos a nosotros, como Tamayo y otros teólogos españoles, son estrechamente vigilados por Ratzinger, que no es precisamente un ejemplo de paciencia y tolerancia.

COMENTARIO: Ante la concreción de estos ejemplos, el cardenal Amigo responde así: "Le aseguro que la Iglesia ha tenido más paciencia que Job, porque la Iglesia ha buscado muchas veces acercarse a esas personas, y esas personas no han buscado a la Iglesia. Ésa es la verdad".

-PREGUNTA: No sé si es pedirle demasiado, monseñor, que no se parapete detrás de la coartada del Espíritu Santo y me diga cómo tiene que ser el papa que suceda a Juan Pablo II, el papa de este mundo del futuro que nos acecha con tantas angustias e incertidumbres.

COMENTARIO: María Antonia Iglesias califica de "coartada" al Espíritu Santo, persona de la Santísima Trinidad de gran valor para los cristianos y que, por tanto, merecería como mínimo un respeto. Este planteamiento da paso a una nueva provocación verbal de la entrevistadora. Amigo responde que el próximo pontífice debería ser "igual que Juan Pablo II", pero ella insiste: "O sea, que no hay que cambiar nada en la Iglesia". Entonces, el cardenal Amigo responde que "nada", pero lógicamente se refiere al gobierno de la Iglesia, al perfil del nuevo Papa, y por eso añade a continuación: "El Papa es una figura excepcional en todos los aspectos".

-PREGUNTA: ...Me pregunto si usted aceptaría intelectualmente que ese Dios sólo fuera una inclinación del espíritu del hombre hacia el misterio y, por tanto, algo que no debiera generar tanta violencia y sufrimiento como hay en la historia de la Iglesia.

COMENTARIO: Aquí la entrevistadora mezcla sus dudas sobre la existencia de Dios con el supuesto origen religioso de guerras y conflictos entre hombres a lo largo de la historia, lo que completa la retahíla de sentencias dogmáticas contra la Iglesia. Al final de su respuesta, el arzobispo de Sevilla recuerda que "el conocimiento que tenemos de Dios es el que hemos recibido con la presencia de Jesucristo en el mundo". 2003-12-31

 

+++

 

 

“¿Cómo callar tantas formas de violencia perpetradas también en nombre de la fe?

Guerras de religión, tribunales de la Inquisición y otras formas de violación de los derechos de las personas…

 

Es preciso que la Iglesia, de acuerdo con el Concilio Vaticano II, revise por propia iniciativa los aspectos oscuros de su historia, valorándolos a la luz de los principio del Evangelio” S. S. Juan Pablo II a los Cardenales, 1994. VAT.

 

+++

 

La Iglesia ha pedido perdón y continúa haciéndolo como también perdonando; no siempre actúan así los que acusan a la Iglesia por las faltas humanas de sus miembros que deshonran y ofenden, no sólo a la Iglesia sino a la dignidad humana.

 

+++

 

«Pedro expresó en primer lugar, en nombre de los apóstoles, la profesión de fe: "Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo". Esta es la tarea de todos los sucesores de Pedro: ser la guía en la profesión de fe en Cristo, el Hijo del Dios vivo».

S. S. Benedicto XVI reconoció que «esta potestad de enseñanza da miedo a muchos hombres dentro y fuera de la Iglesia. Se preguntan si no es una amenaza a la libertad de conciencia, si no es una presunción que se opone a la libertad de pensamiento. No es así», aseguró Su Santidad.

«El poder conferido por Cristo a Pedro y a sus sucesores es, en sentido absoluto, un mandato a servir --señaló--. La potestad de enseñar, en la Iglesia, comporta un compromiso al servicio de la obediencia a la fe. El Papa no es un soberano absoluto, cuyo pensamiento y voluntad son ley. Por el contrario, el ministerio del Papa es garantía de la obediencia a Cristo y a su Palabra».

«Él no debe proclamar sus propias ideas, sino vincularse constantemente y vincular a la Iglesia a la obediencia a la Palabra de Dios, ante los intentos de adaptarse y aguarse, así como ante todo oportunismo».

Según el Papa, esta fue la misión de Juan Pablo II, «cuando ante todos los intentos, aparentemente benévolos, ante las erradas interpretaciones de la libertad, subrayó de manera inequívoca la inviolabilidad del ser humano, la inviolabilidad de la vida humana desde su concepción hasta la muerte natural».

«La libertad de matar no es una verdadera libertad, sino una tiranía que reduce el ser humano a la esclavitud», aclaró S. S. Benedicto XVI


«El Papa es consciente de estar, en sus grandes decisiones, ligado a la gran comunidad de la fe de todos los tiempos, a las interpretaciones vinculantes desarrolladas a través del camino de peregrinación de la Iglesia» 2005.05 Vat.

 

+++

 

Incómoda la lucidez de Nietzsche. Repito palabras del siglo XIX: "6. Las consecuencias nihilistas de la forma de pensar política y económica, en que todos los «principios» llegan, poco a poco, a caer en la interpretación teatral: el aliento de la mediocridad, de la mezquindad, de la falta de sinceridad, etc.. El nacionalismo. El anarquismo, etc. Castigos. Faltan la situación y el hombre redentores. El justificador."  2005-05.

 

+++

 

"La identificación de la conciencia con el conocimiento superficial y la reducción del hombre a la subjetividad no liberan, sino que esclavizan; nos hacen completamente dependientes de las opiniones dominantes y reducen día a día el nivel de las mismas opiniones dominantes." (Ratzinger, Verdad, 55) S.S. Benedicto XVI - P. P.

 

+++

 

Vivir de Amor

"En la última noche, la noche del amor, hablando claramente y sin parábolas, Jesús decía así: «Sí alguno quiere amarme, que guarde mi palabra, que la guarde fielmente.Mi Padre le amará,y vendremos a él, moraremos en él, será para nosotros una morada viva, será nuestro palacio. Pero también queremos que more él en nosotros, lleno de paz, que more en nuestro amor».

¡Vivir de amor quiere decir guardarte a ti, Verbo increado, Palabra de mi Dios! Lo sabes, Jesús mío, yo te amo, me abrasa con su fuego tu Espíritu de amor. 
Amándote yo a ti, atraigo al Padre, mi débil corazón se entrega a él sin reserva. ¡Oh augusta Trinidad, eres la prisionera, la santa prisionera de mi amor! 
Vivir de amor vivir es de tu vida, glorioso Rey, delicia de los cielos.
Por mí vives oculto en una hostia, por ti también, Jesús, vivir quiero escondida. Soledad necesitan los amantes, que hablen sus corazones noche y día. Me hace feliz tan solo tu mirada, ¡vivo de amor!

Vivir de amor no es en la cima del Tabor su tienda plantar el peregrino de la vida.Es subir el Calvario a zaga de las huellas de Jesús y valorar la cruz como un tesoro. En el cielo, mi vida será el gozo, y el dolor será ido para siempre.

Mas aquí en el Carmelo, quiero, en el sufrimiento, ivivir de amor!Vivir de amor es darse sin medida, sin reclamar salario aquí en la tierra. ¡Ah, yo me doy sin cuento, bien segura de que en amor el cálculo no entra! Lo he dado todo al corazón divino, que rebosa ternura. Nada me queda ya. Corro ligera...

Ya mi única riqueza es, y será por siempre, ¡vivir de amor! Vivir de amor es disipar el miedo, aventar el recuerdo de pasadas caídas. De aquellos mis pecados no veo ya la huella, junto al fuego divino se han borrado. ¡Oh dulcísima hoguera, sacratísima llama, en tu centro yo fijo mi mansión.

Y allí, Jesús, yo canto confiada y alegre: ¡vivo de amor! Vivir de amor es navegar sin tregua, en las almas sembrando paz y gozo. ¡Oh mi Piloto amado!, la caridad me urge, pues te veo en las almas, mis hermanas. La caridad me guía, ella es mi estrella, bogo siempre a su luz.

En mi vela yo llevo grabada mi divisa: ivivir de amor! Vivir de amor es mientras Jesús duerme permanecer en calma en medio de la mar aborrascada. No temas, ¡oh Señor!, que te despierte, espero en paz la orilla de los cielos...

Pronto la fe desgarrará su velo y habrá sido mi espera solo un día. La caridad me empuja, ella hinche mi vela, ¡vivo de amor!

Vivir de amor, Maestro amado mío, es pedir que derrames tu luz y tu calordel sacerdote en el alma santa, en su alma elegida. ¡Pueda ser él más puro que un serafín del cielo! Y protege también a tu Iglesia inmortal, cada instante del día a hacerlo te conjuro. Hija suya soy yo, por mi Madre me inmolo, ¡vivo de amor!

Vivir de amor es enjugar tu rostro, es de los pecadores alcanzar el perdón. ¡Oh Dios de amor!, que vuelvan a tu gracia, que bendigan tu nombre eternamente. Hasta el alma me llega la blasfemia, para borrarla digo cada día: ¡oh nombre de mi Dios, te adoro y amo, vivo de amor!

Vivir de amor es imitar, Jesús, la hazaña de María cuando bañó de lágrimas y perfumes preciosostus fatigados y divinos pies, enjugándolos luego con sus largos cabellos. Y alzándose del suelo, con santo atrevimiento, tu cabeza, igualmente, María perfumó. ¡Oh Jesús, el perfume que yo doy a tu rostro es y será mi amor!

«¡Vivir de amor, oh qué locura extraña —me dice el mundo—, cese ya tu canto! ¡No pierdas tus perfumes, no derroches tu vida, aprende a utilizarlos con ganancia!» ¡Jesús, amarte es pérdida fecunda! Tuyos son mis perfumes para siempre. Al salir de este mundo cantar quiero: ¡muero de amor!

¡Morir de amor, dulcísimo martirio, y es el martirio que sufrir quisiera! Acordad, querubines, vuestras liras, siento que mi destierro va a acabar... Llama de amor, consúmeme sin tregua. ¡Oh vida de un momento, muy pesada tu carga se me hace!... ¡Oh divino Jesús!, haz realidad mi sueño: ¡morir de amor! Morir de amor, es ésta mi esperanza cuando vea romperse mis cadenas. Mi Dios será mi recompensa grande, otros bienes no quiero poseer. Quiero ser abrasada por su amor, quiero verle y unirme a él para siempre. Este será mi cielo y mi destino: ¡¡¡VIVIR DE AMOR!!!"

Santa Teresa del Niño Jesús, Doctor de la Iglesia: Obras (poéticas) (26 febrero 1895).

 

Oración:   O Dios, Tu Espíritu Santo infundió en el corazón de Santa Teresa un ilimitado amor a Tu divino Hijo y la iluminó para comprender y practicar la Ley Suprema del Amor. Concédenos por su intercesión encontrarte a Ti en todas las cosas, acontecimientos y personas. Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor, Amén.

 

+++

 

La Iglesia, desde el inicio, es católica, esta es su esencia más profunda, dice Pablo.  El nuevo pueblo de Dios, la Iglesia, es un pueblo que proviene de todos los pueblos. La Iglesia, desde el inicio, es católica, esta es su esencia más profunda. San Pablo explica y destaca esto en la segunda lectura, cuando dice:  "Porque en un solo Espíritu hemos sido todos bautizados, para no formar más que un cuerpo, judíos y griegos, esclavos y libres. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu" (1 Co 12, 13). La Iglesia debe llegar a ser siempre nuevamente lo que ya es: debe abrir las fronteras entre los pueblos y derribar las barreras entre las clases y las razas. En ella no puede haber ni olvidados ni despreciados. En la Iglesia hay sólo hermanos y hermanas de Jesucristo libres. S. S. Benedicto XVI – P.P. 2005

 

+++

 

Maestro Eckhart (hacia 1260-1327) teólogo de la Iglesia católica, dominico
Sermón 1 (Mt 21)

 

“Quitad esto de aquí” (Jn 2,16) - “Quitad esto de aquí” dice Nuestro Señor a los cambistas. Jesús no echó a la gente; no los riñe mucho. Incluso les habla con benevolencia: “Quitad esto de aquí”, como si quisiera decir: “No está mal, pero esto crea obstáculos a la verdad pura.” Toda esta gente es gente de bien, realizan sus actividades únicamente por Dios. En principio, no buscan su propio provecho. Pero están atados a su propio yo, al tiempo, a la cantidad, a circunstancias diversas... En sus obras hay un obstáculo que se opone a la verdad suprema: deberían estar libres, desprendidos de todo, como está libre y desprendido de todo Nuestro Señor Jesucristo, que en el tiempo y más allá del tiempo se recibe a sí mismo de manos del Padre celestial...
El hombre debería también ser libre si quiere llegar a la suprema verdad y establecerse en ella, libre de todo condicionamiento, no trabado por las obras y la imágenes de su conocimiento; capaz de recibir de nuevo el don de Dios para ofrecérselo luego, en la luz de Nuestro Señor Jesucristo, entre acción de gracias y alabanzas. “Quitad esto de aquí” dice Jesús con bondad. Como si quisiera decir: “Está bien, pero crea obstáculos.” Cuando el templo (que sois vosotros) se haya liberado de todos estos obstáculos, es decir, de sus apegos y de la ignorancia, entonces brillará en una belleza perfecta, con tanto más de pureza y claridad que todo lo que Dios ha creado y más allá de todo lo que ha creado, de manera que solo Dios mismo, el increado, puede tener más esplendor. “Quitad esto de aquí” y Jesús sólo estará en el templo Y empezará a hablar. Y hay que callar para poder oírle.

 

+++

 

 

San Pedro Crisólogo (380 ca. 450 ca.) en el Segundo discurso sobre el ayuno: "Son grandes las obras del Señor". Pero esta grandeza que vemos en la grandeza de la creación, este poder, es superado por la grandeza de la misericordia. En efecto, el profeta dijo:”Son grandes las obras de Dios"; y en otro pasaje añade:”Su misericordia es superior a todas sus obras". La misericordia, hermanos, llena el cielo y llena la tierra. (...) Precisamente por eso, la grande, generosa y única misericordia de Cristo, que reservó cualquier juicio para el último día, asignó todo el tiempo del hombre a la tregua de la penitencia. (...) Precisamente por eso, confía plenamente en la misericordia el profeta que no confiaba en su propia justicia:  "Misericordia, Dios mío —dice— por tu bondad" (Sal 50, 3)" (42, 4-5:  Discursos 1-62 bis, Scrittori dell area santambrosiana, 1, Milán-Roma 1996, pp. 299. 301).
Así decimos también nosotros al Señor:  "Misericordia, Dios mío, por tu bondad".

 

+++

 

«Decálogo católico» sobre ética y ambiente

 

Presentado por el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz- ROMA, 08.11.2005  expresa la enseñanza –síntesis- de la doctrina social de la Iglesia católica sobre el ambiente.
 
1) La Biblia tiene que dictar los principios morales fundamentales del designio de Dios sobre la relación entre hombre y creación.

2) Es necesario desarrollar una conciencia ecológica de responsabilidad por la creación y por la humanidad.

3) La cuestión del ambiente involucra a todo el planeta, pues es un bien colectivo.

4) Es necesario confirmar la primacía de la ética y de los derechos del hombre sobre la técnica.

5) La naturaleza no debe ser considerada como una realidad en sí misma divina, por tanto, no queda sustraída a la acción humana.

6) Los bienes de la tierra han sido creados por Dios para el bien de todos. Es necesario subrayar el destino universal de los bienes.

7) Se requiere colaborar en el desarrollo ordenado de las regiones más pobres.

8) La colaboración internacional, el derecho al desarrollo, al ambiente sano y a la paz deben ser considerados en las diferentes legislaciones.

9) Es necesario adoptar nuevos estilos de vida más sobrios.

10) Hay que ofrecer una respuesta espiritual, que no es la de la adoración de la naturaleza.

 

+++

 

En la creación del mundo y del hombre, Dios ofreció el primero y universal testimonio de su amor todopoderoso y de su sabiduría, el primer anuncio de su "designio benevolente" que encuentra su fin en la nueva creación en Cristo.

316 Aunque la obra de la creación se atribuya particularmente al Padre, es igualmente verdad de fe que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son el principio único e indivisible de la creación.

317 Sólo Dios ha creado el universo, libremente, sin ninguna ayuda.

318 Ninguna criatura tiene el poder Infinito que es necesario para "crear" en el sentido propio de la palabra, es decir, de producir y de dar el ser a lo que no lo tenía en modo alguno (llamar a la existencia de la nada) (cf DS 3624).

319 Dios creó el mundo para manifestar y comunicar su gloria. La gloria para la que Dios creó a sus criaturas consiste en que tengan parte en su verdad, su bondad y su belleza.

320 Dios, que ha creado el universo, lo mantiene en la existencia por su Verbo, "el Hijo que sostiene todo con su palabra poderosa" (Hb 1, 3) y por su Espirita Creador que da la vida.

321 La divina providencia consiste en las disposiciones por las que Dios conduce con sabiduría y amor todas las criaturas hasta su fin último.

322 Cristo nos invita al abandono filial en la providencia de nuestro Padre celestial (cf Mt 6, 26-34) y el apóstol S. Pedro insiste: "Confiadle todas vuestras preocupaciones pues él cuida de vosotros" (I P 5, 7; cf Sal 55, 23).

323 La providencia divina actúa también por la acción de las criaturas. A los seres humanos Dios les concede cooperar libremente en sus designios.

324 La permisión divina del mal físico y del mal moral es misterio que Dios esclarece por su Hijo, Jesucristo, muerto y resucitado para vencer el mal. La fe nos da la certeza de que Dios no permitiría el mal si no hiciera salir el bien del mal mismo, por caminos que nosotros sólo coneceremos plenamente en la vida eterna.

 

+++

 

“De la grandeza y hermosura de las criaturas se llega, por analogía, a contemplar a su Autor”. S. S. Benedicto XVI. P.M. – MMV.XI.X.

 

“Dios no aparece en la Biblia como un Señor impasible e implacable, ni es un ser oscuro e indescifrable, como el hado, con cuya fuerza misteriosa es inútil luchar”.

 

Dios se manifiesta «como una persona que ama a sus criaturas, que vela por ellas, les acompaña en el camino de la historia y sufre por la infidelidad de su pueblo «a su amor misericordioso y paterno».

«El primer signo visible de esta caridad divina hay que buscarlo en la creación»: «los cielos, la tierra, las aguas, el sol, la luna y las estrellas».

«Incluso antes de descubrir a Dios que se revela en la historia de un pueblo, se da una revelación cósmica, abierta a todos, ofrecida a toda la humanidad por el único Creador»

«Existe, por tanto, un mensaje divino, grabado secretamente en la creación», signo de «la fidelidad amorosa de Dios que da a sus criaturas el ser y la vida, el agua y la comida, la luz y el tiempo».

«De las obras creadas se llega a la grandeza de Dios, a su amorosa misericordia».


El Papa acabó su discurso, dejando a un lado sus papeles, comentó un pensamiento de san Basilio Magno, doctor de la Iglesia, obispo de Cesárea de Capadocia, quien constataba que algunos, «engañados por el ateísmo que llevaban dentro de sí, imaginaron el universo sin un guía ni orden, a la merced de la casualidad».

«Creo que las palabras de este padre del siglo IV son de una actualidad sorprendente», reconoció S. S. Benedicto XVI preguntándose: «¿Cuántos son estos "algunos" hoy?».

«Engañados por el ateísmo, consideran y tratan de demostrar que es científico pensar que todo carece de un guía y de orden».

«El Señor, con la sagrada Escritura, despierta la razón adormecida y nos dice: al inicio está la Palabra creadora. Al inicio la Palabra creadora --esta Palabra que ha creado todo, que ha creado este proyecto inteligente, el cosmos-- es también Amor».

El Papa concluyó exhortando a dejarse «despertar por esta Palabra de Dios» e invitando a pedirle que «despeje nuestra mente para que podamos percibir el mensaje de la creación, inscrito también en nuestro corazón: el principio de todo es la Sabiduría creadora y esta Sabiduría es amor y bondad».
S. S. Benedicto XVI. P.M. MMV.XI.X.

 

+++

 

Alabemos con las poéticas palabras del teólogo san Gregorio Nacianceno, doctor de la Iglesia Católica, año 330+390:

 

« Gloria a Dios Padre y al Hijo,
Rey del universo.
Gloria al Espíritu,
digno de alabanza y santísimo.
La Trinidad es un solo Dios
que creó y llenó cada cosa:
el cielo de seres celestes
y la tierra de seres terrestres.
Llenó el mar, los ríos y las fuentes
de seres acuáticos,
vivificando cada cosa con su Espíritu,
para que cada criatura honre
a su sabio Creador,
causa única del vivir y del permanecer.
Que lo celebre siempre más que cualquier otra
la criatura racional
como gran Rey y Padre bueno ».

(9) Poemas dogmáticos, XXXI, Hymnus alias: PG 37, 510-511

 

+++

 

“Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones” Biblia. Evangelio según San Lucas Cap.1º vs. 48. La Iglesia, hace XXI siglos fundada por Tu Hijo, te alaba, ¡Oh Madre plena de dicha y felicidad!

 

VERITAS OMNIA VINCIT

LAUS TIBI CHRISTI.

 

 

Gracias de la visita

 

Recomendamos 4 libros : Joseph +cardenal Ratzinger, al día S. S. BENEDICTO XVI P.M.: Fe, verdad y tolerancia; Introducción al cristianismo; La fraternidad de los cristianos; Un canto nuevo para el Señor; Ediciones SIGUEME -

 

Debido a la existencia de páginas excelentes sobre apologética y formación,  lo que se pretende desde aquí es contribuir muy modestamente y sumarse a los que ya se interesan por el Evangelio de Cristo de manera mucho más eficaz.

+

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).