Wednesday 29 March 2017 | Actualizada : 2017-03-03
 
Inicio > Leyendas Negras > Difamación - 1º al Cardenal falsas denuncias Maciel; complot a Padre Grassi

Entre los derechos que cada persona puede reivindicar está el de la buena fama.

 

Preservar la inocencia y buena reputación de todas las personas. Respetar la presunción de inocencia, mientras no se produzca sentencia firme condenatoria. Guardar la más rigurosa severidad frente al calumniador. Asimismo, se debe rechazar toda arrogancia y soberbia, mismo en prueba contraria al acusado. Evitar la compañía y el consejo de quienes actúan siempre con engaño y mentiras…

 

Contra la calumnia y la difamación (pública o secreta) vale recordar como  escribe San Basilio, gran  Padre de la Iglesia de Oriente, en su obra El bautismo, "ni siquiera el placer de un instante que contamina el pensamiento debe turbar a quien se ha configurado con Cristo en una muerte semejante a la suya" (Opere ascetiche, Turín 1980, p. 548). Los cristianos debemos rechazar el mal con rigor y firmeza.

+++

 

La Iglesia Católica es SANTA en su doctrina, en su moral, en sus medios de santificación -los sacramentos- y en sus frutos. No quiere esto decir que todos los católicos sean santos. Esto es imposible dado la libertad humana.

 

+++

 

«La Iglesia no es santa por sí misma, sino que de hecho está formada por pecadores, lo sabemos y lo vemos todos», pero ésta «viene santificada de nuevo por el amor purificador de Cristo». «Dios no sólo ha hablado, nos ha querido (...) hasta la muerte de su propio hijo», S. S. Benedicto XVI – 29 Junio 2005 Festividad de San Pedro y Pablo; ambos mártires de la Iglesia católica, 64/7ca. en Roma. ITALIA.

 

+++

 

La Iglesia una, santa, católica y apostólica». «Catolicidad significa universalidad, multiplicidad que se convierte en unidad; unidad que sin embargo sigue siendo multiplicidad».Que Dios nos guíe hacia la plena unidad de modo que el esplendor de la verdad, que sólo puede crear la unidad, sea de nuevo visible en el mundo». S. S. BENEDICTO XVI - 2005-06-29.

 

+++

 

 

Una democracia sin valores degenera en dictadura encubierta. Benedicto XVI

 

+++

 

El cristiano está advertido de que es necesario conocer la historia para distinguir los hechos. El cristiano a sus hermanos advierte que es imprescindible estudiar la historia para comprender el contexto histórico de los hechos. El cristiano nota que conociendo la historia, se percibe la riqueza de la Tradición, repara la grandeza del Magisterio y la magnanimidad de la salvación en la Escritura enseñada por la Iglesia.

 

+++

 

Dios no abandona a su Iglesia y se cumple la promesa de Nuestro Señor:

"Estaré con ustedes hasta el fin del mundo" (Mt. 28,20); esto fastidie tanto a las sectas jehovistas, bautistas, mormones y miles más que aparecen y desaparecen.

 

+++

 

Hay que estar siempre a favor de la libertad de expresión, porque « cuantas veces los hombres, según su natural inclinación, intercambian sus conocimientos o manifiestan sus opiniones, están usando de un derecho que les es propio, y a la vez ejerciendo una función social » (Communio et progressio, 45: L´Osservatore Romano, edición en lengua española, 6 de junio de 1971, p. 5). Sin embargo, considerada desde una perspectiva ética, esta presunción no es una norma absoluta e irrevocable. Se dan casos obvios en los que no existe ningún derecho a comunicar, por ejemplo el de la difamación y la calumnia, el de los mensajes que pretenden fomentar el odio y el conflicto entre las personas y los grupos, la obscenidad y la pornografía, y las descripciones morbosas de la violencia. Es evidente también que la libre expresión debería atenerse siempre a principios como la verdad, la honradez y el respeto a la vida privada.

 

+++

 

 

Los medios de comunicación social (en particular, los mass-media) pueden engendrar cierta pasividad en los usuarios, haciendo de éstos, consumidores poco vigilantes de mensajes o de espectáculos. Los usuarios deben imponerse moderación y disciplina respecto a los mass-media. Han de formarse una conciencia clara y recta para resistir más fácilmente las influencias menos honestas.

2497 Por razón de su profesión en la prensa, sus responsables tienen la obligación, en la difusión de la información, de servir a la verdad y de no ofender a la caridad. Han de esforzarse por respetar con una delicadeza igual, la naturaleza de los hechos y los límites el juicio crítico respecto a las personas. Deben evitar ceder a la difamación.

 

+++

 

Y aún es más triste, venerables hermanos, que entre los mismos fieles, lavados en el bautismo con la sangre del Cordero inmaculado y enriquecidos con la gracia, haya tantos hombres, de todo orden o clase, que con increíble ignorancia de las cosas divinas, inficionados de doctrinas falsas, viven vida llena de vicios, lejos de la casa del Padre; vida no iluminada por la luz de la fe, ni alentada de la esperanza en la felicidad futura, ni caldeada y fomentada por el calor de la caridad, de manera que verdaderamente parecen sentados en las tinieblas y en la sombra de la muerte. Cunde además entre los fieles la incuria de la eclesiástica disciplina y de aquellas antiguas instituciones en que toda la vida cristiana se funda y con que se rige la sociedad doméstica y se defiende la santidad del matrimonio; menospreciada totalmente o depravada con muelles halagos la educación de los niños, aún negada a la Iglesia la facultad de educar a la juventud cristiana; el olvido deplorable del pudor cristiano en la vida y principalmente en el vestido de la mujer; la codicia desenfrenada de las cosas perecederas, el ansia desapoderada de aura popular; la difamación de la autoridad legítima, y, finalmente, el menosprecio de la palabra de Dios, con que la fe se destruye o se pone al borde de la ruina.

Forman el cúmulo de estos males la pereza y la necedad de los que, durmiendo o huyendo como los discípulos, vacilantes en la fe míseramente desamparan a Cristo, oprimido de angustias o rodeado de los satélites de Satanás; no menos que la perfidia de los que, a imitación del traidor Judas, o temeraria o sacrílegamente comulgan o se pasan a los campamentos enemigos. Y así aun involuntariamente se ofrece la idea de que se acercan los tiempos vaticinados por nuestro Señor: «Y porque abundó la iniquidad, se enfrió la caridad de muchos»(44). 8 de mayo de 1928, S.S. Pío P.P. XI

 

+++

 

Las palabras de Jesús en el Evangelio: "Lo que sale de dentro, eso sí mancha al hombre... Del corazón del hombre salen los malos propósitos; las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas estas maldades... hacen al hombre impuro" (Mc 7, 20 - 23. cf. Mt 15, 18-20). Hemos de observar que en el léxico del Nuevo Testamento no se le dan al pecado tantos nombres que se correspondan con los del Antiguo: sobre todo se le llama con la palabra griega "άνομία" (= iniquidad, injusticia, oposición al reino de Dios: cf., por ejemplo, Mc 7, 23; Mt 13, 41; Mt 24, 12; 1 Jn 3, 4). Además con la palabra "άμαρτία" = error, falta; o también con "όφείλημα" = deuda por ejemplo, "perdónanos nuestras deudas..."; = pecados), (Mt 6, 12; Lc 11, 4).

 

+++

El falso testimonio, el perjurio y la mentira, cuya gravedad se mide según la naturaleza de la verdad que deforma, de las circunstancias, de las intenciones del mentiroso y de los daños ocasionados a las víctimas.
2) El juicio temerario, la maledicencia, la difamación y la calumnia, que perjudican o destruyen la buena reputación y el honor, a los que tiene derecho toda persona.
3) El halago, la adulación o la complacencia, sobre todo si están orientados a pecar gravemente o para lograr ventajas ilícitas.
Una culpa cometida contra la verdad debe ser reparada, si ha causado daño a otro.

 

«Es necesario rechazar el deseo de identificarse sólo con los que no tienen pecado. ¿Cómo podría la Iglesia excluir de sus filas a los pecadores?».

«Jesús se encarnó, murió y resucitó por su salvación. Es necesario, por ello, aprender a vivir con sinceridad la penitencia cristiana. Practicándola, confesamos los pecados individuales en unión con los demás, ante ellos y ante Dios».

«Es necesario estar en guardia ante la pretensión de constituirse arrogantemente en jueces de las generaciones precedentes, que han vivido en otros tiempos y circunstancias. Hace falta una sinceridad humilde para no negar los pecados del pasado, sin caer en fáciles acusaciones en ausencia de pruebas reales o ignorando las diferentes precomprensiones de entonces».

Además, siguió diciendo, «la confesión del pecado ["confessio peccati"], utilizando una expresión de san Agustín, tiene que estar acompañada siempre por la confesión de la alabanza ["confessio laudis"]. Al pedir perdón por el mal cometido en el pasado, también tenemos que recordar el bien realizado con la ayuda de la gracia divina que, si bien es puesta en vasos de barro, ha dado frutos con frecuencia excelentes».

S.S. Benedicto PP. XVI –Varsovia 2006-05-25

 

+++

 

 

Ante todo, la lucha contra la calumnia y la difamación secreta, un compromiso fundamental en una sociedad de tradición oral, que atribuía gran importancia a la función de la palabra en las relaciones interpersonales. El rey, que ejerce también la función de juez, anuncia que en esta lucha empleará la más rigurosa severidad:  hará que perezca el calumniador (cf. v. 5). Asimismo, se rechaza toda arrogancia y soberbia; se evita la compañía y el consejo de quienes actúan siempre con engaño y mentiras. Por último, el rey declara el modo como quiere elegir a sus "servidores" (cf. v. 6), es decir, a sus ministros. Los escoge entre "los que son leales". Quiere rodearse de gente íntegra y evitar el contacto con "quien comete fraudes" (cf. v. 7).

 

+++

 

La moral denuncia la llaga de los estados totalitarios que falsifican sistemáticamente la verdad, practican la difamación, ejercen mediante los mass-media un dominio político de la opinión, manipulan a los acusados y a los testigos en los procesos públicos y tratan de asegurar su tiranía yugulando y reprimiendo todo lo que consideran ‘delitos de opinión’.

 

+++

 

La huella de las falsas denuncias

 

David AMADO
Cuando Miguel Ángel realizó la Capilla Sixtina, pintó en el Infierno a un cardenal de la Curia romana. Aquel prelado, a quien el genio renacentista guardaba especial ojeriza, corrió a quejarse al Papa. El Santo Padre respondió: «En el infierno, dices. Lástima. Si fuera en el purgatorio aún podríamos hacer algo, pero si estás en el infierno no hay nada que hacer». Y el pobre prelado quedó para siempre inmortalizado en los frescos de los Museos Vaticanos. Algo parecido le ha sucedido al cardenal de Guadalajara (México), monseñor Juan Sandoval, a quien un ex-procurador había denunciado falsamente, acusándolo de manejar dinero de procedencia ilícita. Los abonados al manubrio de la calumnia expandieron ampliamente la acusación, sin reparar en gasto de páginas. El derecho a la información lo vale todo aunque el confidente sea el mismo diablo. Sucedió que, hace pocos días, el fiscal sobreseyó el caso por falta de pruebas; pero el cardenal ha quedado para siempre colocado en el infierno de los apestados porque, a muchos, se les olvidó rectificar la noticia. Como el dicho «calumnia que algo queda» es cierto, porque acierta plenamente en el conocimiento del corazón del hombre, al cardenal Sandoval el estigma le acompañará mucho tiempo.
   Mi amigo Custodio dice que sólo deberían nombrar cardenales a los que hayan sufrido por defender la fe, que a ésos el rojo del solideo les va al pelo. Me parece a mí, sin embargo, que ser cardenal, hoy en día, es ponerse a tiro para ser atacado en cualquier momento. Si hay una víctima codiciada por los francotiradores del ejército de las tinieblas, ésos son los purpurados. Aceptar el cardenalato no supone sólo incorporarse a la recua de burras de Balaam, por las que un día el Espíritu Santo elegirá un nuevo Papa, sino situarse en el centro de la diana en la que ensayan los que querrían ver destruida la Iglesia. Por una extraña ley de compensación, Dios coloca en el cielo a los que los hombres condenan al infierno. Y, cabe suponer que, para muchos les espera lo contrario.

 2004-01-07 – L.R. ESP.

 

+++

 

Bulos historia y sectas - Lanzan acusaciones infundadas, sin la mínima ética intelectual que encuentran un eco importante en los medios y que, de esta manera, terminan haciéndose pasar por “evidencias”. El ataque gratuito a la religión se está difundiendo en toda la sociedad europea. Atacar al cristianismo se ha convertido en una especie de deporte sin riesgos. Quizá los veros intelectuales deberían reaccionar y rechazar la violencia con la que se está tratando a la fe cristiana. Las sectas, la masonería divulgan calumnias y se fundan en una confusión de conceptos, ficciones, reducciones y postulados falsos. Son libres de expresar sus convicciones, pero nos encontramos con panfletos que contienen controversias estúpidas o peor ‘anti-históricas’. En el odio a la Iglesia fundada por Jesús hace dos mil años, muestran soberbia e intolerancia, y no una voluntad científica. Buscan un desprecio contra la fe de nuestros contemporáneos y contra ellos mismos. Están los que presentan a todos los cristianos como débiles mentales; otros acometen en dependencia y obsesiones tozudas, con odio obcecado a la Iglesia Católica. Difícil de explicar tanto rencor inverosímil por parte de personas que se llaman demócratas y respetuosas de las convicciones ajenas. ¡Y nos pintan que con ellos vamos a un mundo mejor! MMVI

-.-

Católico, no propagues, por el contrario, desmiente siempre rotundamente el aburridísimo caso Galileo, que ni fue torturado, ni encarcelado, ni se le prohibió trabajar»

 

+++

 

Historia, calumnia e ignorancia - Abundan aún los ejemplos de casos en que juzgamos y decidimos, tomamos riesgos y los hacemos correr a los demás, convencemos al prójimo y le incitamos a decidirse, fundándonos en informaciones que sabemos que son falsas, o por lo menos sin querer tener en cuenta informaciones totalmente ciertas, de que disponemos o podríamos disponer si quisiéramos. Hoy, como antaño, el enemigo del hombre está dentro de él. Pero ya no es el mismo: antaño era la ignorancia, hoy es la mentira. MMVI

 

+++

 

 

Piden investigar a judiciales de Morón

del complot contra el Padre Grassi*


[Desde algunos años se persigue al sacerdote que se dedicaba a salvar abandonados en las calles] Argentina.
Sección: Portada Principal

 

Una jueza de La Plata pidió ayer que se investigue al fiscal general de Morón, Federico Nievas Woodgate, al juez Humberto Meade y a la fiscal Rita Bustamante por la detención compulsiva e ilegal de la jueza de Menores de Morón Cristina Landolfi. Los 3 que serían investigados actuaron en el falso caso del sacerdote Julio Grassi. La jueza Landolfi sobre la que operaron habría sido en represalia por no haberse sumado al complot contra Grassi, aunque en otro hecho.

La resolución fue adoptada por la jueza de Garantías Marcela Garmendia, quien también consideró ilícito el allanamiento realizado en el domicilio de Landolfi.


Además, sostuvo que los «mismos agentes interesados» fueron quienes dieron a la prensa información tergiversada sobre los motivos de la detención de la jueza de Menores, relacionándola con la causa del padre Julio Grassi.

Garmendia denunció el acto irregular ante la procuradora general María del Carmen Falbo, la Oficina de Control-Judicial y puso en conocimiento del episodio al presidente de la Suprema Corte bonaerense, Héctor Negri.

El caso que tuvo como protagonista a Landolfi ocurrió el 22 de setiembre último, cuando la magistrada fue llevada a declarar por la fuerza pública por una denuncia que ella realizó contra un funcionario de la Suprema Corte, Nicolás Alberto Páez, un controvertido funcionario bonaerense por decisiones consideradas anormales.

Landolfi acusó a ese funcionario judicial de realizar un allanamiento presuntamente ilegal en su despacho. Pero como la causa la llevaba Meade -un enemigo de la jueza por el caso del padre Julio Grassi-, se negó a prestar declaración ante él. Como represalia, Meade mandó a la Policía a detenerla para obligarla a testimoniar ante la fiscal Bustamante.

• Detención ilegal


Ayer, la jueza Garmendia consideró que la detención fue ilegal, que hubo violación de domicilio y abrió la instancia penal y administrativa que puede llevar a un jury de enjuiciamiento al jefe de los fiscales de Morón y al juez Meade. Este debió ser separado del caso Grassi por grave «prejuzgamiento».

Garmendia sostuvo que la orden de registro librada por el juez Meade se hizo vulnerando el derecho a la inviolabilidad del domicilio, como lo dispone el artículo 17 de la Constitución nacional, «dado que la normativa que sí permite la aplicación exclusiva de una medida de tal naturaleza es cuando se presume que en un lugar determinado existen personas o cosas relacionadas con un delito».

Además, consideró que esa orden de allanamiento quedó desnaturalizada por el simple hecho de que la persona a la que se detenía revestía la calidad de denunciante. Fue una evidente venganza de Meade contra Landolfi.

Garmendia también criticó a Meade por no resolver con la celeridad merecida un hábeas corpus que presentó Landolfi. La jueza de La Plata debió declarar abstracto ese recurso porque se produjo el comparendo compulsivo; no obstante, remarcó que hubo obstrucción y dilación de los informes que pidió a Nievas Woodgate para resolver el hábeas corpus. Nievas Woodgate es otro de los que enfrentan a la jueza Landolfi por no sumarse contra el religioso.

Viernes 14 de Octubre de 2005, Edición N° 1810

Ambitoweb.com – 2005.10.18

 

¡A tí Madre que Esperas!
A tí Madre que abrazas a tus hijos
a pesar de carecer de todo...
A tí Madre que no sueltas a tu bebé
a pesar de vivir en la extrema pobreza...
¡A tí Madre que vives en un Pesebre
como la Otra Madre de la Nochebuena!
A tí Madre que escuchas los discursos
y anhelas con tus chiquitos UNA SOLUCIÓN a tanta injusticia:
A ti Madre Coraje:

a pesar de todo y de todos.

 

 

*El Padre Julio César Grassi nació el 14 de agosto de 1956 en la Ciudad de Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires, República Argentina. Hijo de don Tomás Osvaldo Grassi y de doña Adelina Esther Alzúa - ambos fallecidos -, es el tercero de cinco hermanos: Osvaldo Tomás, Juan José, María del Carmen y Alejandro.

Desde temprana edad participó en la Acción Católica y a los 14 años se hizo catequista para enseñar la palabra de Dios a grupos de niños con los que organiza cursillos de cristiandad. También por entonces mostró su preocupación por la gente más necesitada y comenzó a trabajar en las villas del Partido de Lanús asistiendo a chicos, ancianos, enfermos y discapacitados.

La vocación por las artes lo lleva a estudiar teatro con Guillermo Ben Hassan, incursiona también en las letras escribiendo pequeños ensayos y obras de teatro, actividad que retoma en años posteriores.

Al finalizar sus estudios secundarios, comienza a desarrollar una intensa actividad en el Partido de La Matanza, desde ayudar a la terminación de la Capilla San Juan Bautista del Barrio Manzanares hasta colaborar en diversas actividades en el Instituto de Menores Sarmiento. Durante el Noviciado que realiza en la Provincia de Santa Fe sigue desarrollando tareas pastorales, en este caso con los peones de campo a cuyas casas llegaba de a caballo.

Al mismo tiempo que inicia sus estudios de Filosofía comienza a trabajar con los chicos de la calle en las estaciones de trenes y subterráneos de la Ciudad de Buenos Aires y en diversos barrios carenciados de la conurbación, a los que va convocando para cursos de la cristiandad y para desarrollar actividades deportivas que los integraran y contuvieran. Vuelca muchos esfuerzos para lograr el acercamiento de los hijos de los enfermos de lepra con sus padres.

Recibido de Profesor de Filosofía y Ciencias de la Educación y luego de Profesor Universitario de Ciencias Sagradas, encuentra lo que es su definitiva vocación y en octubre de 1987, se ordena Sacerdote.

En forma complementaria a las distintas responsabilidades que se le confían, sigue trabajando intensamente con los chicos en situación de riesgo, lo que lo lleva a crear la Fundación Felices los Niños y a poner en marcha una Obra inmensa que asiste a niños y jóvenes con abrigo, comida, educación, techo, salud y formación espiritual.

Durante todos estos años no abandonó su inclinación por el teatro y dirigió muchas obras, parte de las cuales también son de su autoría. También trabaja mucho con las comunicaciones, tanto en los programas radiales que conduce como en las revistas que edita la Fundación para llegar a los colaboradores, como también para difundir y rendir cuentas sobre las realizaciones y los apoyos que permiten concretarlas.

Tiene una fuerza interior que bien puede definirse como una "garra especial" que lo lleva a asumir permanentes desafíos para rescatar a los chicos necesitados, fundamentalmente de afecto, y a formarlos dentro del sistema preventivo de Don Bosco.

Es un hacedor por naturaleza con una voluntad inquebrantable. El Padre Grassi es un "Curita Gaucho" que, con sus actitudes y enseñanzas, ha materializado el lema que eligiera al ordenarse Sacerdote: ser "Padre de los que no tienen Padre".

http://www.feliceslosninos.org/es/nosotros/presentacion.html

 

+++

 

Gracias a hombres y mujeres obedientes al Espíritu Santo, han surgido en la Iglesia muchas obras de caridad, dedicadas a promover el desarrollo: hospitales, universidades, escuelas de formación profesional, pequeñas empresas. Son iniciativas que han demostrado, mucho antes que otras actuaciones de la sociedad civil, la sincera preocupación hacia el hombre por parte de personas movidas por el mensaje evangélico.

 

+++

 

La gratuitidad de la calumnia la hace más repugnante.

Calumnia. (Del lat. calumnĭa).1. f. Acusación falsa, hecha maliciosamente para causar daño.2. f. Der. Imputación de un delito hecha a sabiendas de su falsedad.

COMUNICADO DE LA DEFENSA
DEL PADRE JULIO CESAR GRASSI

 

Respecto a las manifestaciones vertidas -tanto en la Conferencia de Prensa convocada el día 01/III/2006, como días posteriores en distintos medios de comunicación- por la Sra. Estela Barnes de Carlotto y el Dr. Juan Pablo Gallego, ambos en representación del Comité de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional sobre Derechos del Niño (Comité), debemos decir que las mismas resultan falsas. 

 

Son injuriantes las expresiones formuladas en forma directa o implícita acerca de que existe un acuerdo entre el Tribunal Oral Nº 4 y la defensa de Grassi para favorecer la situación del sacerdote.
 

Nunca se cambió la fecha de audiencia preliminar fijada por el tribunal Oral Criminal Nº 4 de Morón en el mes de diciembre para el día 22/02/06, circunstancia que les consta porque el Dr. Gallego difundió falsamente en el mes de diciembre que esa fecha había sido fijada en virtud de las solicitudes realizadas el  Comité.

·         También es falso que se le esté impidiendo a los denunciantes y al Comité el derecho de ofrecer prueba en el juicio. El propio denunciante se presentó ante el Tribunal Oral en forma personal dejando un escrito de su puño y letra mediante el cual revocaba el patrocinio del Dr. Gallego, y renunciaba a su calidad de particular damnificado. En consecuencia fue el propio denunciante quien prescindió  de los servicios del letrado que patrocina al Comité quien decidió por su propia voluntad no ser parte en el juicio.

·         Ante la  decisión del denunciante de no ser parte, el Comité con la firma de la Sra. Carloto y el patrocinio del Dr. Gallego,  intentó presentarse como particular damnificado en contra de Julio Grassi, petición que fue rechazada por el Tribunal Oral por improcedente debido a que no representan a ninguno de los supuestos damnificados, resultando terceros ajenos al proceso. 

·         Es falso que maliciosamente se les haya impedido el ingreso a la audiencia puesto que no es pública y sólo esta reservada para las partes. En este caso la defensa y el Ministerio Publico Fiscal que controló la legalidad del acto y nada objetó al respecto. 

También es falso que el  denunciante y el Comité se vieran impedidos de ofrecer prueba en tanto que ambos adhirieron a la prueba ofrecida por la fiscalía, en distintas presentaciones firmadas por el Dr. Gallego.

La denuncia efectuada por el Comité contra el Tribunal Oral es falsa, constituyendo una nueva maniobra  para presionar a los magistrados a fin de que resuelvan conforme sus improcedentes peticiones y manipular la opinión pública en contra del imputado distorsionando la información del caso. 
Firmado: Dres. Adrián Maloneay, Luis Osler, Andrea Novello y Laura Fechino.

 

+++

Se dan casos obvios en los que no existe ningún derecho a comunicar, por ejemplo el de la difamación y la calumnia, el de los mensajes que pretenden fomentar el odio y el conflicto entre las personas y los grupos, la obscenidad y la pornografía, y las descripciones morbosas de la violencia. Es evidente también que la libre expresión debería atenerse siempre a principios como la verdad, la honradez y el respeto a la vida privada.

 

Caso Padre Grassi: Yo fui testigo

 

Mi nombre es Lucas, tengo veintitrés años y soy testigo de una de las calumnias más grandes de los últimos tiempos. Siendo yo un adolescente  cargado de ideales y sueños, fui víctima directa de un enredo mediático y judicial. Vivía en la Fundación Felices los Niños, obra que presidiera el padre Grassi, y desde allí pude ver como la corrupción en la justicia y el poder de un multimedios se adueñaron de la verdad y la disfrazaron de denuncia. La producción de Telenoche Investiga me utilizó de víctima de abusos cometidos según ellos por mi guardador. Les  aclaro que desde el año dos mil hasta finales del dos mil tres mi casa fue el hogar.

 

Ubicaron el hecho en una de las misiones apostólicas que el hogar realizaba en la provincia de Santa Cruz. ¿Cómo se les ocurre que algo así podía suceder? De hecho la denuncia carece de veracidad, por tal motivo, los organizadores del escándalo articularon toda clase de herramientas, que variaban desde cámaras ocultas con testimonios arreglados, hasta declaraciones pautadas ente magistrados. Lo que no me puedo explicar es cómo puede continuar en pie una causa en que la victima -en este caso yo- declara no haber sido abusado de ninguna manera posible.

 

Buscando la respuesta a este interrogante fue que me encontré con una triste realidad en la que pesa más el poder del dinero de un canal y sus intereses, que la verdad de cualquiera de nosotros. Cuando era menor, por disposición legal no podía expresarme públicamente en ningún medio, pero como las incoherencias abundan en el caso, sí contaban con este privilegio los que denunciaban mintiendo que el padre abusó de ellos. Sin embargo debo cambiar mi nombre para no seguir teniendo dificultades en el trabajo, en los estudios, entre mis amigos y entre algunos medios que atacaron cruelmente a cuanto chico desmintió las acusaciones : ¡aún riéndose de ellos!

 

En el hogar nadie creyó jamás nada de todo lo que se dijo acerca de nuestro padre. Tal vez por eso ni la justicia ni los canales de televisión fueron a preguntar lo que pensaban, y si lo hubieran hecho notarían que la respuesta seria unánime: ¡El padre es inocente !. Esto dicho por más de seis mil pibes tiene otro significado y como nuestros queridos informantes construyen su imperio a base de las desgracias, prefieren mostrar solo cuestiones negativas. ¿Que pensarán todos esos pibes cuando crezcan? Tal vez al igual que yo, creerán que la justicia es sólo un eslabón más en la cadena de corrupción  que une la infamia con el poder, o verán quizás con esperanza que la verdad asomará por fin los dinteles de la luz.

 

En el hogar, el mayor interés es que los pibes crezcan en la verdad y en el amor. Esto es molesto para los que pretenden continuar manejando los hilos de la miseria para obtener más poder. Y si educar en la verdad y en el amor es delito, qué hubiera sido entonces de la vida de tantos patriotas y santos que a lo largo de la historia transformaron la realidad de sus épocas enfrentándose sin temores a las peores adversidades. El viejo, como le decimos sus hijos mayores es inocente.

 

Yo fui testigo, a mi nadie me lo contó.  

Lucas - 2006-03-27

Egresado de Felices los Niños

Recibido por correo electrónico: 2006-03-28

 

+++

 

La Iglesia ya investigó a Maciel en los años 50

y declaró que las denuncias eran «infundadas»


Uno de los acusadores se arrepintió y aseguró que había sido presionado.


Álex Navajas- 2006-05-24

Madrid- Los supuestos actos de pederastia que se le achacan al padre Marcial Maciel se remontan a los años 50 y 60. Sin embargo, no fueron denunciados hasta 1996, después de que Juan Pablo II definiera al fundador de la Legión de Cristo como «guía eficaz de la juventud». Esto colmó la paciencia de los que supuestamente sufrieron los abusos de Maciel, quienes decidieron acusarle ante la Santa Sede. Sin embargo, se da un dato muy significativo: el sacerdote mexicano ya fue investigado entre 1956 y 1959 después de que la Santa Sede recibiera varias denuncias por parte de seminaristas legionarios, quienes aseguraban que Maciel consumía drogas. El visitador apostólico -persona designada por El Vaticano para ocuparse de la investigación- fue monseñor Polidoro Van Vlieberghe, quien precisamente falleció hace apenas quince días.
   «Infundadas». «Durante los años 50 se lanzaron muchas acusaciones contra el padre Maciel, pero ninguna de ellas era por desórdenes en materia sexual. Descubrí que todas las acusaciones hechas en su contra en ese tiempo eran infundadas», escribió el prelado en 1996, pocas semanas después de que surgieran las acusaciones. La denuncia que apuntaba a la posible adicción a la droga del fundador de la Legión de Cristo quedó pronto desarmada, «cuando Maciel se sometió a una serie de análisis médicos que demostraron la ausencia de cualquier dependencia o drogadicción».
   Interrogatorio exhaustivo. Durante la investigación de monseñor Polidoro, «el padre Maciel fue suspendido de sus facultades como Superior General de los Legionarios de Cristo, a fin de permitir la integridad y objetividad de la investigación». En los tres años que duraron las pesquisas, «se interrogó a cada uno de los miembros de la Legión. Este interrogatorio fue directo y probatorio (...) En ningún momento de nuestras prolongadas y profundas entrevistas acerca del carácter y la actuación del padre Maciel emergió ni una sola afirmación de comportamientos incorrectos de carácter sexual», concluyó.
   «Animosidad». Monseñor Polidoro afirmó que, «a través de mis entrevistas, observé animosidad en algunos de los miembros. Me resultó igualmente claro que las acusaciones formaban parte de un plan, una campaña organizada metódicamente para desacreditar al padre Maciel y a los Legionarios de Cristo». El visitador apostólico mostró además su «sorpresa» al comprobar que «ahora, más de cincuenta años después, el padre Maciel sea acusado de abuso sexual por algunos de los mismo individuos que no dudaron en acusarlo en los años 50 de muchas otras faltas y crímenes graves que se demostraron totalmente falsos». «Nosotros, los visitadores apostólicos, les dimos todas las oportunidades para levantar cualquier acusación que tuvieran; no obstante, no se mencionó ni una sola vez algún atropello de este tipo», señaló. «Pocos años después, tuve ocasión de encontrar a muchos de los que abandonaron la congregación en los años subsiguientes a mi investigación, y siempre encontré que ellos mostraban gratitud y benevolencia hacia la Legión y hacia el padre Maciel», agregó el prelado.
   Uno de los acusadores de Maciel, Miguel Díaz, se retractó de su acusación a finales de los años 90 y expresó su dolor por «haber cedido ante las insistentes peticiones de los involucrados», y otros cuatro ex legionarios testificaron que los acusadores «los habían intentado reclutar para mentir contra el padre Maciel». LR.ESP. 2006-05-24

 

+++

 

La Legión de Cristo acoge «con obediencia y fe»

la disposición vaticana sobre su fundador


!Sectores de la Iglesia destacan «la labor evangelizadora y social de la congregación»! «Lo que se ha dicho de que el padre Marcial Maciel ha sido apartado del sacerdocio es un cuento», afirma el cardenal mexicano Norberto Rivera.


Álex Navajas/Sara Martín

Madrid- La petición de la Santa Sede al padre Marcial Maciel para que lleve «una vida reservada de oración y de penitencia, renunciando a todo ministerio público» ha sido acogida «con profundo espíritu de obediencia y fe» por la Legión de Cristo. El comunicado vaticano pone punto y final al proceso que se inició en 1998 en la Congregación para la Doctrina de la Fe por las acusaciones «por delitos reservados a la competencia exclusiva del Dicasterio» hechas públicas contra el fundador de los legionarios. Según la nota, «después de haber sometido los resultados de la investigación a atento estudio», el cardenal William Levada, prefecto de la Congregación, «teniendo en cuenta tanto la edad avanzada del reverendo Maciel como su débil salud», decidió «renunciar a un proceso canónico» e invitarle a la oración y la penitencia. «El Santo Padre ha aprobado estas decisiones», concluye el texto.
   «El comunicado de la Santa Sede de la pasada semana sólo habla de recomendación y en ningún momento se le prohíbe expresamente que aparezca en público. Sin embargo, el sólo deseo de la Iglesia es una orden para nuestro fundador», han asegurado a LA RAZÓN fuentes de la congregación religiosa. Otras fuentes han asegurado que el sacerdote mexicano, de 86 años, «está muy tranquilo, sereno, en paz con su conciencia. Su única preocupación es la de infundir ánimos en todos los legionarios».
   Jarro de agua fría. En las filas de la Legión de Cristo y del movimiento Regnum Christi la noticia ha caído, obviamente, como un jarro de agua fría. Sin embargo, las fuentes aseguran que «el espíritu de obediencia al Santo Padre y de amor a la Iglesia se mantiene intacto». «Es más: hasta puede haberse incrementado -prosiguen-. Por ejemplo, muchos ya teníamos previsto acudir al encuentro de Benedicto XVI con los movimientos eclesiales que se celebrará dentro de un par de semanas en Roma. Desde que se ha hecho público el comunicado, las solicitudes de miembros del Regnum Christi que quieren acudir para mostrar su adhesión al Papa se han incrementado notablemente».
   Muchas fichas se han movido en torno a la congregación religiosa -la de más rápido crecimiento en la Iglesia- desde que El Vaticano hizo público su comunicado el pasado jueves. Los primeros en manifestarse, tras los Legionarios de Cristo, fueron los obispos mexicanos -país de origen de la orden religiosa y en donde goza de una mayor implantación-. Los prelados han manifestado «su plena comunión con el Santo Padre Benedicto XVI» y han subrayado, como hace el comunicado vaticano, «la labor evangelizadora y social que la congregación de los Legionarios de Cristo ha realizado en favor de millones de mexicanos».
   El cardenal Norberto Rivera, cardenal primado de México, salió en defensa del padre Maciel, al que le une una gran amistad, y aseguró que «todo lo que se ha dicho de que ha sido condenado por El Vaticano y apartado del sacerdocio es puro cuento, porque el documento sólo le invita a retirarse a la vida privada».
   Compromiso en cuerpo y alma.La Legión de Cristo es una congregación religiosa de derecho pontificio, fundada en 1941 por el padre Marcial Maciel en México. Dieciocho años después, el sacerdote fundó la rama laica, llamada desde entonces Regnum Christi. En su propia página web (www.regnumchristi.org), el movimiento recuerda que la afiliación «es una respuesta personal y libre a una llamada del amor de Dios»: «Conlleva un compromiso a dedicarse en cuerpo y alma a llevar a los demás el conocimiento y amor de Jesucristo». Los legionarios de Cristo, los miembros del Regnum Christi, -continuaba explicando el padre Maciel-, queremos ir por todo el mundo a predicar el Evangelio sin tener miedo». Y, literalmente, por todo el mundo han ido. El esfuerzo de casi 60 años de trabajo se ha traducido en más de doscientos centros educativos, además de los seminarios en los que estudian cerca de 2.500 seminaristas.
   Y es que, finalmente, detrás de esta labor de apostolado se esconde el carisma fundamental de esta congregación: servir a la Iglesia. Por eso, viendo los frutos, la nota vaticana no duda en concluir que «independientemente de la persona de su fundador, se reconoce con gratitud el benemérito apostolado de los Legionarios de Cristo y del Regnum Christi».

 

+++

Debería evitarse la censura previa de los gobiernos; « la censura (...) sólo se debería usar en los casos realmente extremos ».34 Pero Internet, al igual que otros medios de comunicación, no está exento de leyes razonables que se opongan a las palabras de odio, a la difamación, al fraude, a la pornografía infantil a la pornografía en general, y a otras desviaciones. La conducta delictiva en otros contextos es también conducta delictiva en el ciberespacio, y las autoridades civiles tienen el deber y el derecho de hacer cumplir las leyes. Hacen falta también nuevas leyes para afrontar delitos especiales en Internet, como la difusión de virus de ordenadores, el robo de datos personales almacenados en discos duros, y otros similares.

 

Por sus frutos los conoceréis


Álex ROSAL

Es difícil poder opinar de lo que no se conoce. Y los plumillas, que somos muy lanzados, solemos pontificar de todo. Que si la crisis del Real Madrid, que si el garrulo ése que se fue al extranjero y tuvo un accidente por culpa del cuñado que le estafó y... O la bruja Piruli que regresa a televisión y va a arrasar. Es raro, raro, raro, por no decir, casi imposible, encontrarse con un colega que sobre la última noticia que escupe la agencia, te diga: «Lo siento, no sé nada de este asunto». En los últimos días me ha preguntado mucha gente sobre la nota de la Santa Sede sobre el padre Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo. Sobre si el padre Maciel es culpable o no de unos supuestos abusos sexuales; sobre el futuro de la congregación; sobre los propios Legionarios de Cristo, sobre el Papa Benedicto XVI, sobre... Y tengo que decir con dolor: «Lo siento, no sé nada». Lo único que sé es lo que he visto con mis ojos: la entrega total de cientos de personas que pertenecen a los Legionarios de Cristo o al movimiento Regnum Christi a vivir el Evangelio con profundidad, dejando para ello comodidades y carreras prometedoras. Trabajando para ayudar a los más pobres de sus carencias materiales o espirituales. Fundando colegios para educar cristianamente a las nuevas generaciones; construyendo hogares para los necesitados; ayudando a las familias a permanecer unidas y felices. En definitiva: desgastándose por Cristo, en plena fidelidad al Santo Padre y a la Iglesia. Eso es lo que conozco. Jesús dice en el Evangelio: «Por sus frutos los conoceréis». Y son muchos los frutos que ha aportado la Legión de Cristo a la extensión del Evangelio. Y si las ramas dan frutos, es normal concluir que el tronco está sano. Un árbol seco no puede dar frutos. Y no creo que Dios pueda bendecir a una obra de quien no le es fiel.

 

+++

 

La congregación masculina de más rápido crecimiento - La Legión de Cristo es de las pocas congregaciones religiosas masculinas que ha visto incrementar sus efectivos tras el Concilio Vaticano II. En los últimos 40 años, ha crecido un 70 por ciento, a razón de cerca de 600 novicios anuales en todo el mundo. Cuenta con un noviciado en Salamanca, en donde se forman alrededor de 40 novicios de diferentes nacionalidades. 2006-05-24

 

+++

 

«Yo sólo puedo orar por ellos» - El padre Marcial Maciel, que vive retirado en México desde que renunció a su cargo de Director General de la Legión de Cristo en enero del pasado año (MMV), se encuentra «con total serenidad y con tranquilidad de conciencia», según el comunicado que hizo público la congregación el pasado viernes. Nada más ha querido manifestar el fundador. Sin embargo, en abril de 2002, ante las mismas acusaciones, ya declaró que «delante de Dios y con total tranquilidad de conciencia declaro categóricamente que estas acusaciones que se hacen contra mí son falsas». «Estas acusaciones me sorprenden», proseguía, «porque tengo en mi poder cartas de algunos de ellos de los años 1960 y 1970 en las que manifiestan su gratitud y su amistad en términos muy cálidos y cordiales». Maciel concluía afirmando que «yo sólo puedo orar por ellos, para que Dios los ilumine y les dé paz». 2006-05-24

 

+++

 

El extraño caso del Padre Maciel

 

Se lo aseguro, me he resistido a escribir sobre la decisión vaticana acerca del sacerdote Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo. Me he resistido, entre otras cosas porque no tengo especial interés en darle la oportunidad a la panda de cabritos con lunares verdes y vistas a la calle, que explotan este asunto sólo para manifestar su odio y su mal crianza. Pero, al final, supongo que tengo que entrar en ello.

 

En primer lugar. Con la pederastia ocurre como, en materia de virtudes, con la cobardía. La progresía ha conseguido convertir muchos defectos en virtudes y muchas virtudes en defectos, pero no ha avanzado mucho con la cobardía. Ni el más cínico es capaz de convertirla en una virtud.

 

Pues bien, con el terrible defecto de la pedofilia ocurre algo parecido, en el campo de las miserias humanas: hemos conseguido que las indecencias, la pornografía, la prostitución, incluso el homicidio del más débil, por ejemplo del niño, sea aceptado como producto de la libertad personal, pero –afortunadamente- la pedofilia continúa siendo algo vergonzante.

 

1. Veamos. El contenido del comunicado vaticano (Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe) deja, como dijo alguien, “poco espacio para la interpretación”. Con gran dolor –no como otros que yo me sé, que lo hacen con regocijo- tengo que decir que sin sentencia es un veredicto de culpabilidad para el Padre Maciel.

Por tanto, el durísimo comunicado de la Iglesia es, ojo, desde esta premisa de culpabilidad, el único posible: se le condena a vivir una vida retirada, sin conexión con la Legión que fundó, vida de oración y penitencia en la que ni tan siquiera podrá manifestar su inocencia. Todo ello después de haber sufrido con anterioridad otra investigación que dio el resultado opuesto : inocencia absoluta. Así, Roma se evita un proceso a su edad y se hace justicia con los presuntos agraviados y con una situación así. Tolerancia cero, caiga quien caiga, con un vicio tan horrible. Justicia con las víctimas, dureza con el escándalo y compasión con el verdugo, amén de aviso para navegantes.

 

Una decisión salomónica, perfecta.

 

Además, ha hablado la Iglesia, y cuando eso ocurre lo único que debe hacer un cristiano es obedecer y rezar. Los legionarios lo han hecho y hay que descubrirse ante su actitud. Quiero decir que el bueno de Lutero, cuando el Papa le llamó la atención pronunció aquello tan lírico de “El Papa es la mierda que el diablo ha cagado en la Iglesia”. El chavalote era de lo más lírico. Sin embargo, los legionarios han hecho justo lo contrario, a pesar de estar convencidos de la inocencia de su fundador.

 

2. Ahora bien, ¿y si la premisa fuera falsa? ¿Y si Marcial Maciel no fuera un pederasta? ¿Puede equivocarse el Papa? En esta materia sí, pues no es de fe ni de costumbres (es decir, de moral, de doctrina). Porque claro, aquí lo que llama la atención es aquello de “Por sus frutos los conoceréis”. De los espinos no salen higos. ¿Puede un pederasta poner en pie desde la nada una fuerza de la Iglesia, un torrente de vocaciones sacerdotales en tiempos de sequía, una legión de defensores de la fe, de gente sabia y santa, sacerdotes de primera división, laicos comprometidos, generosos, mártires, profesores egregios, fieles al Magisterio…?

 

3. Porque luego hay que ver la figura concreta. Marcial Maciel no es un sabio ni un místico. No es Íñigo de Loyola ni Francisco de Vitoria. Es un señor al que Dios le dice que monte una congregación en la que su papel, ojo al dato, es el de algo parecido a un ama de casa. Forma a sus futuros sacerdotes con los Jesuitas, hasta que la propia Legión cuenta con intelectuales de talla y de fidelidad al magisterio. En México y en España, la principal tarea del fundador no es dar clases, sino dar sablazos para poder alimentar a los chavales que ha reunido en torno a sí. Les consigue la comida, les cocina y les lava la ropa. Quien haya contemplado las fotos de Cuernavaca o de Comillas, con toda la chiquillería durmiendo en una nave que servía de cocina, comedor, sala de estudio y dormitorio, puede concluir con alguna imaginación que en aquel ambiente cerrado, producto de la poquedad de medios, una mente calenturienta confunda la necesaria cercanía física con otra cosa.

 

4. Sigamos. Lo que más me sorprende es que los acusadores del Padre Maciel señalan el momento álgido de su presunta pedofilia a finales de los años cincuenta. Dado que nació en 1920 Maciel contaba 30 años de edad. Por lo general, la historia de la degradación sexual humana es muy simple, y parte de la separación entre sexo y amor. Podríamos clasificarla en prostitución, homosexualidad y pederastia. Reparen en que muchos de los pedófilos son cincuentones y hasta sesentones, personajes tan degradados que ya no buscan sexo porque en el sexo no encuentran placer alguno; lo que buscan es el mal por el mal, rasgando la inocencia de la niña o, a más a más, del niño.

 

Sí, pueden existir pedófilos a los 20, 30 o 40, pero lo que me extraña es que las acusaciones, en su día negadas por un investigador, sean ahora ratificadas… y sigan refiriéndose a finales de los cincuenta o primeros años sesenta. Luego, al parecer, se habría regenerado. Pues mire usted, suena rarote, porque a los 40 años se hace uno pederasta, no se deja de serlo. ¿Se arrepintió? Vamos a suponer que sí. Ahora bien, a mí me resulta no difícil, sino casi imposible de creer, que un tipo abandone su vida familiar de clase media, incluso media alta, se empeñe en sacar adelante una congregación religiosa –mal negocio, se lo aseguro- se reviente 24 horas al día sin ningún objetivo humano y sin otra compensación que la espiritual… y al tiempo se refocile con chavales, con los propios chavales a los que alimenta, viste, atiende y sustenta. No digo que no sea posible, pero suena muy, muy extraño. Un pederasta es alguien dominado por su miseria de tal forma, que lo lógico es que emplee su fortuna para comprar seres humanos a los que destrozar, pero no utiliza a los seres humanos a los que saca del arroyo con su dinero y con su esfuerzo. Vamos, digo yo.

Eulogio López – hispanidad.com 2006-05-25

 

+++

 

El Padre Marcial Maciel -La historia se repite: muchos santos son perseguidos y calumniados. Ahora nos ha presentado la Prensa al Padre Marcial Maciel, Fundador de los Legioanrios de Cristo, acusado de abuso sexual hace ya muchos años. Si la confinación del Padre Pío en su convento por orden del Papa Bueno, Juan XXIII, sería, sin duda, muy dura para él, supongo que no será menos el retiro forzoso del Padre Marcial Maciel, fundador de la Congregación Regnum Christi. ¿Por qué algunos santos habrán tenido que sufrir la contradicción de los buenos y la incomprensión de sus superiores? A ellos les sirve para ahondar en la humildad, piedra de toque de la santidad, mientras a nosotros nos edifica sobremanera su obediencia y fidelidad a la Iglesia en esas circunstancias, que son, para ellos, como chinitas que les ayudan a saltar más alto en la virtud. San Juan de la Cruz, Santa Teresa, San Juan Bosco, Santa Juana Jugán... y otros posteriores, como San Pío de Pietralcina, etc., son una muestra. Se entiende el caso de Juan Pablo II, a quien las autoridades comunistas le pusieron en la Universidad, a un alumno espía; pero lo de San Pío de Pietrelcina, por ejemplo, ¿podrá entenderse sin más? Lo del Padre Maciel no es fácil: un discípulo le difamó. ¿Por qué? Me lo contó una amiga mía barcelonesa que trabaja como empleada para los de esa Congregación: tenían interés en la calumnia y antes a un sacerdote de los suyos le ofrecieron dinero a cambio; pero éste lo denunció a sus superiores y no cayó en la trampa. ¿Por qué caería el otro discípulo? Como a Cristo, al P. Maciel le entregaron por dinero. El amor al dinero y al poder pierde a los que no dudan en mentir por llenar sus bolsillos o conseguir su ascensión. Espero que el calumniador reflexione y Padre Maciel sea fuerte en la adversidad. - Josefa Romo. J.R. Garlito.- DNI 6915994 – Esp.

 

+++

 

 

La libertad de expresión y sus límites

 

Lo ocurrido al historiador británico David Irving en Austria, contrasta con algunas apologías de la libertad de expresión, que se han escuchado en el fragor de la “guerra de las viñetas”.

 

Por Francisco de Borja SANTAMARÍA
 

El pasado 20 de febrero, un jurado austriaco condenó a tres años de prisión al historiador británico David Irving por dos conferencias pronunciadas en 1989, en las que negaba la existencia del Holocausto perpetrado por los nazis. En aquellas conferencias, el escritor británico había negado la existencia de cámaras de gas en Auschwitz y había puesto en duda el Holocausto. Esta posición, denominada negacionismo, en Austria está castigada penalmente, en virtud de la Ley de Prohibición, recogida en la Constitución redactada tras la II Guerra Mundial. Dicha ley condena con penas de hasta 20 años de cárcel la apología del nazismo, la negación de los crímenes contra la humanidad cometidos en el III Reich y todo intento de rehabilitar ideologías racistas. En Francia, Alemania y Bélgica, el negacionismo es un delito; y en España y Suiza constituye delito la negación de  cualquier crimen contra la humanidad.

 

La condena de Irving ha tenido lugar, precisamente, en el momento en que la desmesurada reacción musulmana a unas tiras ofensivas para con Mahoma ha tenido como reacción en Occidente una generalizada defensa de la libertad de expresión, como seña de su identidad y como uno de los valores incuestionables de la democracia.

 

Lo ocurrido al historiador británico en Austria, contrasta, sin embargo, con algunas apologías poco matizadas de la libertad de expresión, que se han escuchado en el fragor de la “guerra de las viñetas”. Contrasta también con el motivo que llevó al diario danés a plantearse la publicación de viñetas satíricas que tuvieran a Mahoma como objeto. Tal motivo no era otro que el de indagar hasta dónde se puede llegar en la libertad de expresión y, en concreto, averiguar si la figura de Mahoma era susceptible o no de crítica y de broma.

 

Efectivamente, a una sociedad democrática y pluralista le resulta consustancial una decidida afirmación de la libertad de expresión, pero, el “caso Irving” pone de manifiesto que tampoco las sociedades democráticas admiten una ilimitada libertad de expresión pues, de hecho, todos los ordenamientos jurídicos de las sociedades democráticas la limitan de alguna manera.

 

Puede ayudar a modular adecuadamente el sentido de la libertad de expresión distinguir tres tipos de límites a su ejercicio. En mi opinión, es preciso diferenciar entre límites políticos, límites sociales y límites morales.

 

Los límites políticos son aquellos que establecen las restricciones mínimas para que determinadas expresiones no representen una amenaza grave para la convivencia pacífica. Estos límites custodian los valores fundamentales de una comunidad política y se expresan legalmente a través del código penal. En los países que han sufrido en sus carnes la barbarie del nazismo no se tolera la mínima concesión a aquello que, aún de lejos, pueda significar una legitimación del régimen nazi o del racismo. En estos países, todo lo que tiene que ver con el Holocausto o el antisemitismo no admite bromas; y no es que no se admita mediante el repudio social –que tampoco- sino que no se admite mediante lo que custodia y articula la convivencia política, esto es, las leyes. El límite impuesto en estas materias no puede salvarse mediante apelaciones a la creatividad artística o a la libertad de pensamiento propia de la investigación científica. Es la misma razón por la que en España está castigada severamente la apología del terrorismo. En todas las democracias, por otra parte, está castigada la difamación. La jurisprudencia puede ser más o menos laxa al respecto, pero se entiende que la convivencia social exige que no resulte impune la denigración de sus miembros.

 

Otro tipo de límites a la libertad de expresión es lo que cabría denominar “límites sociales”. Quien infringe el “código social” no va a la cárcel ni es penalmente sancionado, pero se expone al ostracismo, por haber traspasado las fronteras de lo que en una sociedad resulta tolerable escuchar. Un ejemplo no muy lejano fueron las declaraciones de junio pasado en la Comisión de Justicia del Senado del doctor Polaino acerca de la homosexualidad. La reacción social que suscitó su intervención puso de manifiesto que el orden social vigente no permite que una persona exprese un juicio médico en el que se cuestione la normalidad psíquica de la tendencia homosexual.

 

Los límites sociales a la libertad de expresión no resultan tan punitivos como los límites políticos o legales, pero son mucho más numerosos y, aunque no imponen penas legales, imponen severas restricciones a lo que se puede decir, sin sufrir el rechazo social. La vida social está cargada de censuras y las personas nos auto-limitamos en nuestras manifestaciones exteriores. De todos modos, debido al pluralismo de las sociedades abiertas, la censura social no suele ser unánime y monolítica, sino fragmentaria, de modo que el rechazo social de ciertas manifestaciones o expresiones no es compartido normalmente por todo el cuerpo social.

 

Finalmente, están los límites morales a la libertad de expresión. Son los que cada persona se impone desde su conciencia. La fuerza de este límite resulta proporcional a la calidad ética de la persona. Cuanto más desarrollada se encuentra la sensibilidad moral de una persona, más se retrae de ofender a los demás, con independencia del juicio que le merezcan sus ideas, valores y actuaciones. En este sentido, el límite moral puede llegar a ser –depende de personas- tanto el más amplio cuanto el más férreo; es decir, el límite que ejerce una censura más fuerte y sobre mayor número de cuestiones en el individuo. Esto no significa que el sentido moral nos deba llevar a callar o a cohonestar el mal, sino simplemente a evitar la burla, la ofensa objetiva y el descrédito de las personas, instituciones o grupos sociales.

 

La calidad de la convivencia social depende, en definitiva, de la calidad moral de sus ciudadanos, de manera que cuanto mayor es la capacidad de autolimitarse de las personas mediante su conciencia, menos necesarias son las trabas sociales y legales a la libertad de expresión. Por el contrario, en la medida en la que se pierde calidad ética, se precisa un aumento de la censura social y de las prohibiciones legales. Lo ideal es que los límites legales de la libertad de expresión sean mínimos, pues una sociedad abierta exige amplio espacio para la crítica; pero, lógicamente, la regulación y penalización se intensifica en la medida en que los ciudadanos transgredimos los límites éticos en nuestras expresiones y en la medida en que el odio y las fobias tienden a exteriorizarse.

Agradecemos al autor Arvo Net, 03.03.2006

 

+++

 

Que la historia de los miembros de la Iglesia Católica tenga sus periodos negros, y que algunos cometieran crímenes en nombre de la fe, eso lo ha reconocido, y se ha arrepentido públicamente, la propia Iglesia Católica. Las referencias históricas están muy bien, pero a condición de que no se utilicen para ocultar la realidad, y la realidad es que aún hoy la Iglesia Católica sigue siendo insultada y agredida, se incendian o dinamitan iglesias, se asesinan a presbíteros [curas], sin que la Santa Sede exija venganza, ni siquiera recurra ante los tribunales; al contrario, la Iglesia clama por el perdón y la reconciliación. Todos los obispos lamentan incluso las caricaturas danesas sobre el señor Mahoma, en nombre del respeto a todas las religiones y recuerdan el deber de reciprocidad en la libertad de practicar la religión. Porque muchos están interesados en olvidar que, en todos los países musulmanes la práctica-apologética «en libertad total y sin aprehensión» de otra religión está prohibida, y en algunos, la libertad de religión existe solo como ‘etiqueta’ sobre el papel. De nada sirve hablar de libertad cuando el derecho de practicarla públicamente está condicionado por leyes político-mahomentanas que ‘incluso’ llaman a la pena de muerte a quien posee una Biblia (ej.:Arabia Saudita). La tolerancia sin verdad es hipocresía. Al islam lo que lo define es la conquista del poder mezclado con un elemento religioso. Falta coraje en el islam para decir que la raíz de la violencia está en unir política y religión La ideología marxista hacía lo mismo, sólo que ésta rechazaba a Dios. El comunismo causó más de cien millones de muertos y todavía es la causa de la opresión de centenares de millones de seres humanos. El islamismo es también opresor y lo malo es que el daño que puede hacer a Occidente no sólo está en el pasado sino también en el futuro. MMVI.II.

+++

 

 

Historia y libertad - “La libertad que Dios al hombre dio, no la quite el hombre en nombre de Dios”.

 

+++

 

Historia - Para conocer una historia es necesario, pero no suficiente, conocer los hechos, pues es preciso también conocer el espíritu, o si se quiere la intención que animó esos hechos, dándoles su significación más profunda.

 

+++

 

HISTORIA - Para adentrarse en la época de la gran gesta hispánica [1492-1592] y analizar la magnitud del descubrimiento, es necesario penetrarlo estudiando el contexto histórico; solo así podremos llegar a un discernimiento moderado y con el sentimiento sano del deber o de una conciencia objetiva. Con este objetivo presentamos tantos temas y acontecimientos -aparentemente- en discontinuidad.

 

+++

 

Historia - El cristiano está advertido de que es necesario conocer la historia para distinguir los hechos. El cristiano a sus hermanos advierte que es imprescindible estudiar la historia para comprender el contexto histórico de los hechos. El cristiano nota que conociendo la historia, se percibe la riqueza de la Tradición, repara la grandeza del Magisterio y la magnanimidad de la salvación en la Escritura enseñada por la Iglesia.

 

+++

 

Historia - La historia de la Iglesia es una historia de muchos y diversos movimientos de reforma. Ver el libro de san Cipriano, De lapsis, escrito poco después de la persecución de Decio del año 250-251

-.- 2006 - También hoy la humanidad lleva en sí los signos del pecado, que le impide progresar con agilidad en los valores de fraternidad, justicia y paz, a pesar de sus propósitos hechos en solemnes declaraciones. ¿Por qué? ¿Qué es lo que entorpece su camino? ¿Qué es lo que paraliza este desarrollo integral? Sabemos bien que, en el plano histórico, las causas son múltiples y el problema es complejo. Pero la palabra de Dios nos invita a tener una mirada de fe y a confiar, como las personas que llevaron al paralítico, a quien sólo Jesús puede curar verdaderamente.

 

+++

 

En pocas palabras: si Cristo fundó una Iglesia y el diablo la corrompió y luego tuvo que venir Lutero para "reformarla": ¿Qué papel hace Cristo prometiendo una Iglesia invencible? Y si eso fuera posible: ¿Cuál de las miles de divisiones del protestantismo heredó el "Espíritu de Verdad" del que Cristo habla y que promete con tanta certeza?.

 

+++

 

Gracias a la Iglesia Católica, antes del 1300, había fundadas en Europa cuarenta y cuatro Universidades, en las que se forja un individuo especial dotado de cierta uniformidad: homo Scholasticus

 

+++

 

 

Historia y mentira - Al hombre actual «le dicen» muchas más cosas que al de ninguna otra época de la Historia. Lo bombardean o lo ametrallan con dichos constantes, muchos cada día, con recursos que no habían existido hasta ahora. Lee más que nunca, oye voces ajenas todo el tiempo, acompañadas de la imagen y el gesto. Se solicita su atención desde la publicidad, la política, las campañas, las consignas. En multitud de casos no tiene medio de decidir si lo que se le dice es verdadero o falso; aun cuando esto es posible, se siente aturdido por múltiples solicitaciones, no tiene tiempo ni calma para reaccionar a ellas. Esto va causando en grandes mayorías una actitud de atonía e indiferencia. La verdad y la falsedad desaparecen del horizonte, y el hombre queda inerme frente a esta última. En época de elecciones esto es aterrador. Algunos políticos -no todos- usan la mentira como instrumento primario, sin el menor escrúpulo, con evidente delectación. No todos, al menos con gran desproporción. Pero lo grave es que esto no tiene demasiadas consecuencias. Si existiera eso que echo de menos, sensibilidad para la verdad, respeto a ella, la falsedad sistemática bastaría para descalificar a quien la usase y asegurar su derrota. Temo que no sea así, que se pueda usar la mentira con impunidad. En ciertos medios hay incluso un extraño placer en ella, se paladea el «ingenio» del que la usa, se admira la habilidad para pasar por encima de la verdad y pisotearla. Julián Marías, de la Real Academia Española

 

+++

 

Verdad y mentira - No siempre es fácil descubrir las tretas del padre de la mentira, pero tenemos la afirmación rotunda de la Luz: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida» [Jn 14, 6]. El Camino se inicia en la humildad de una gruta. En Belén acuden a adorar los Magos, hombres sabios, poderosos, que se postran ante la Verdad [Mt 2, 11].  El diablo no puede postrarse ante la verdad, por la sencilla razón de que «no tiene rodillas». Así se representaba antiguamente al diablo, sin rodillas, según he leído en un artículo del entonces cardenal Ratzinger. El padre de la mentira no tiene rodillas, no es capaz de arrodillarse ante la Verdad. La soberbia es impermeable, finge diálogo, pero no logra más que un monólogo ególatra.

Las verdades parciales, fragmentarias, pueden parecer duras, difíciles de entender, comprender o asimilar, pero la Verdad es siempre luminosa: es la Luz, y la Luz es Vida y la vida es Sabiduría y la Sabiduría es Amor. Desde ella se comprende que toda verdad es un bien que conduce a la vida plena. Juan Pablo II solía utilizar con insistencia la expresión «verdad del hombre», «verdad del mundo», «verdad de Dios», verdad, en fin, de lo que fuera tema de su discurso. Toda verdad conduce a la Verdad Primera, y desde la Verdad Primera se puede volver a contemplar las verdades segundas y entonces se ven con una nueva dimensión, con una nueva belleza, en plenitud de sentido. Conocer y amar no son actividades independientes. El amor a la verdad es, en muchos casos el único recurso para discernir, e identificar –con la mano en el corazón- al padre de la mentira y a la Palabra de la Verdad. Humildad y amor se confabulan en el encuentro luminoso de la Verdad fascinante.

 

+++

 

Frente a la historia - «La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad». (VIS, 8.I.2004)) S.S. Juan Pablo II.

 

+++

 

Historia - «Una investigación histórica, libre de prejuicios y vinculada únicamente con la documentación científica es insustituible para derrumbar las barreras entre los pueblos» (S. S. Juan Pablo II – P.P.)

 

+++

 

Historia y mentira - Si el historiador falta a la verdad, si cuenta lo que no ha sucedido, o calla lo que efectivamente ha acontecido, o lo desfigura, no es que tenga «poco valor», es que comete un delito intelectual. Lo mismo puede decirse del que extrae consecuencias falsas de un descubrimiento científico, o da por establecido lo que no pasa de ser una hipótesis o toma por incontrovertible lo que no se puede justificar con facilidad.
Estos usos, tan frecuentes, deberían acarrear una inmediata descalificación; no ocurre así. Hay autores que faltan a la verdad sistemáticamente, a lo largo de muchos años, y no pasa nada; quiero decir nada negativo, porque acaso gozan de éxito y fama. Es muy frecuente que dentro de la obra de un autor se prefiera la que es falsa, tal vez porque es la más polémica, porque se ha enzarzado con otros de tal manera que la primera víctima ha sido la verdad. Se olvidan las cosas justas que ha escrito, se retienen las desfiguraciones que se ha permitido para atacar a un adversario que acaso ha hecho lo mismo. Julián Marías, de la Real Academia Española

 

+++

 

 

María virgen, madre de nuestro Salvador Jesucristo,

la Iglesia católica que en el año 33ca. reunida junto a tí,

no ha cesado de proclamar la Sagrada Escritura, te venera por siempre.

 

"Por qué pertenezco a la Iglesia"

 

Podemos pensar en la iglesia católica comparándola con la luna: por la relación luna-mujer (madre) y por el hecho de que la luna no tiene luz propia, sino que la recibe del sol sin el cual sería oscuridad completa. La luna resplandece, pero su luz no es suya sino de otro. La sonda lunar y los astronautas descubrieron que la luna es solo una estepa rocosa y desértica, como montañas y arena, vieron una realidad distinta a la de la antigüedad: no como luz. Y efectivamente la luna es en sí y por sí misma lo desierto, arena y rocas. Sin embargo, es también luz y como tal permanece incluso en la época de los vuelos espaciales.

¿No es ésta una imagen exacta de la Iglesia? Quien la explora y la excava con la sonda, como la luna, descubrirá solamente desierto, arena y piedras, las debilidades del hombre y su historia a través del polvo, los desiertos y las montañas. El hecho decisivo es que ella, aunque es solamente arena y rocas, es también luz en virtud de otro, del Señor.

Yo estoy en la iglesia porque creo que hoy como ayer e independientemente de nosotros, detrás de nuestra iglesia vive su iglesia y no puedo estar cerca de Él si no es permaneciendo en su iglesia. Yo estoy en la Iglesia porque a pesar de todo creo que no es en el fondo nuestra sino suya.

La Iglesia es la que, no obstante todas las debilidades humanas existentes en ella, nos da a Jesucristo; solamente por medio de ella puedo yo recibirlo como una realidad viva y poderosa, aquí y ahora. Sin la Iglesia, Cristo se evapora, se desmenuza, se anula. ¿Y qué sería la humanidad privada de Cristo?

Si yo estoy en la Iglesia es por las mismas razones porque soy cristiano. No se puede creer en solitario. La fe es posible en comunión con otros creyentes. La fe por su misma naturaleza es fuerza que une. Esta fe o es eclesial o no es tal fe. Además así como no se puede creer en solitario, sino sólo en comunión con otros, tampoco se puede tener fe por iniciativa propia o invención.

Yo permanezco en la Iglesia porque creo que la fe, realizable solamente en ella y nunca contra ella, es una verdadera necesidad para el hombre y para el mundo.

Yo permanezco en la Iglesia porque solamente la fe de la iglesia salva al hombre. El gran ideal de nuestra generación es uno, sociedad libre de la tiranía, del dolor y de la injusticia. En este mundo el dolor no se deriva sólo de la desigualdad en las riquezas y en el poder. Se nos quiere hacer creer que se puede llegar a ser hombres sin el dominio de sí, sin la paciencia de la renuncia y la fatiga de la superación, que no es necesario el sacrificio de mantener los compromisos aceptados, ni el esfuerzo para sufrir con paciencia la tensión de lo que se debería ser y lo que efectivamente se es.

En realidad el hombre no es salvado sino a través de la cruz y la aceptación de los propios sufrimientos y de los sufrimientos mundo, que encuentran su sentido liberador en la pasión de Dios. Solamente así el hombre llegará a ser libre. Todas las demás ofertas a mejor precio están destinadas al fracaso.

El amor no es estético ni carente de crítica. La única posibilidad que tenemos de cambiar en sentido positivo a un hombre es la de amarlo, trasformándolo lentamente de lo que es en lo que puede ser. ¿Sucedería de distinto modo en la Iglesia?
Conferencia-Testimonio, Alemania (1971) Joseph Ratzinger, 1971 – al día S. S. Benedicto XVI – P.M.

 

+++

 

“El que os escucha a vosotros me escucha a mí; y el que os rechaza a vosotros me rechaza a mi; y el que me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado. Biblia – Evangelio de S. Lucas-10- v.16

 

+++

 

En realidad no existe otro debate de mayor calado para la Iglesia en este cambio de siglo. No se discute su aportación humanitaria para aliviar las diversas penalidades de los hombres, ni la legitimidad de sus posibles consuelos, ni la utilidad social de su educación, sino su pretensión de dirigirse a la razón del hombre, de ponerse en juego en el ámbito de lo que el hombre puede reconocer como verdadero. Sin embargo la Iglesia no puede renunciar a esta pretensión, pues "la cuestión de la verdad es la cuestión esencial de la fe cristiana", como afirmó Ratzinger en Madrid. Ahí radica la incomprensión de una parte de la cultura moderna; ahí radica también la fundamental novedad del cristianismo y su capacidad para responder a la espera del hombre. 2000

 

+++

 

“Nunca podemos ser felices los unos contra los otros”. S.S. J. Pablo II

 

+++

 

 

Es preciosa la homilía de Benedicto XVI en la apertura del Sínodo sobre la Eucaristía, con su diagnóstico certero sobre el mundo moderno: “queremos poseer el mundo de manera ilimitada, Dios nos estorba y hacemos de Él una simple frase devota, o lo desterramos de la vida pública… Pero donde el hombre se convierte en el único dueño del mundo y en propietario de sí mismo, no puede haber justicia”. Varios medios han tildado esta afirmación, tan evangélica y tan realista, de apocalíptica, cuando se trata de una lectura inteligente de la historia del mundo, y especialmente del siglo que acabamos de dejar atrás. Es una advertencia especialmente adecuada para esta hora que nos toca vivir, aunque provoque sarpullido a los bienpensantes de turno. 2005-10-10

 

+++

 

"En el siglo que acabamos de dejar atrás hemos visto revoluciones, cuyo programa era de no esperar más la intervención de Dios y tomar en sus manos el destino del mundo (...) La verdadera revolución consiste en acercase sin reservas a Dios que es la medida de lo justo y al mismo tiempo del amor eterno. ¿Qué nos puede salvar si no es el amor?", S. S. Benedicto XVI – P.M. - 2005.08

 

+++

 

El Alma:
1. Señor, no soy digno de tu consolación ni de ninguna visita espiritual; y por eso justamente lo haces conmigo cuando me dejas pobre y desconsolado. Porque aunque yo pudiese derramar un mar de lágrimas, aún no merecería tu consuelo. Por eso yo soy digno de ser afligido y castigado; porque te ofendí gravemente y muchas veces, y pequé mucho, y de muchas maneras. Así que, bien mirado, no soy digno de la menor consolación. Mas Tú, Dios clemente y misericordioso, que no quieres que tus obras perezcan, para manifestar las riquezas de tu bondad en los vasos de tu misericordia aun sobre todo merecimiento, tienes por bien de consolar a tu siervo de un modo sobrenatural. Porque tus consolaciones no son ilusorias como las humanas.

2. ¿Qué he hecho, Señor, para que Tú me dieses ninguna consolación celestial? Yo no me acuerdo haber hecho ningún bien; sino que he sido siempre inclinado a vicios, y muy perezoso para enmendarme. Esto es verdad, y no puedo negarlo. Si dijese otra cosa, Tú estarías contra mí, y no habría quien me defendiese. ¿Qué he merecido por mis pecados, sino el infierno y el fuego eterno? Conozco en verdad que soy digno de todo escarnio y menosprecio; ni merezco ser contado entre tus devotos. Y aunque me incomode este lenguaje, no dejaré de acusar mis pecados contra mí, y en favor de la verdad, para que más fácilmente merezca alcanzar tu misericordia.

3. ¿Qué diré yo pecador, y lleno de toda confusión? No tengo boca para hablar sino sola esta palabra: Pequé, Señor, pequé; ten misericordia de mí; perdóname. Déjame un poco para que llore mi dolor, antes que vaya a la tierra tenebrosa y cubierta de obscuridad de muerte. ¿Qué es lo que principalmente exiges del culpable y miserable pecador, sino que se convierta y se humille por sus pecados? De la verdadera contrición y humildad de corazón nace la esperanza de ser perdonado, se reconcilia la conciencia turbada, reparase la gracia perdida, se defiende el hombre de la ira venidera, y se juntan en santa paz Dios y el alma contrita.

4. Señor, el humilde arrepentimiento de los pecados es para Ti sacrificio muy acepto, que huele más suavemente en tu presencia, que el incienso. Este es también el ungüento agradable que Tú quisiste que se derramase sobre tus sagrados pies; porque nunca desechaste el corazón contrito y humillado. Allí está el lugar del refugio para el que huye del enemigo; allí se enmienda y limpia lo que en otro lugar se erró y se manchó.

 

+++

 

El Evangelio de Cristo del siglo I al XXI la Iglesia Católica fielmente proclama.

 

+++

 

Jesucristo:
1. Hijo, si buscas la paz en el trato con alguno para tu entretenimiento y compañía, siempre te hallarás inconstante y embarazado. Pero si vas a buscar la verdad que siempre vive y permanece, no te entristecerás por el amigo que se fuere o se muriere. En Mí ha de estar el amor del amigo, y por Mí se debe amar cualquiera que en esta vida te parece bueno y muy amable. Sin Mí no vale ni durará la amistad, ni es verdadero ni limpio el amor en que yo no intervengo. Tan muerto debes estar a las aficiones de los amigos, que habías de desear (por lo que a ti te toca) vivir lejos de todo trato humano. Tanto más se acerca el hombre a Dios, cuanto se desvía de todo gusto terreno. Y tanto más alto sube a Dios, cuánto más bajo desciende en sí, y se tiene por más vil.

2. El que se atribuye a sí mismo algo bueno, impide que la gracia de Dios venga sobre él; porque la gracia del Espíritu Santo siempre busca el corazón humilde. Si te supieses perfectamente anonadar y desviar de todo amor criado, yo entonces te llenaría de abundantes gracias. Cuando tú miras a las criaturas, apartas la vista del Criador. Aprende a vencerte en todo por el Criador, y entonces podrás llegar al conocimiento divino. Cualquier cosa, por pequeña que sea, si se ama o mira desordenadamente, nos estorba gozar del sumo bien, y nos daña.

 

+++

 

San Beda el Venerable (hacia 673) monje, doctor de la Iglesia
Homilías sobre los evangelios, I, 21; CCL 122, 149-151

 

“Sígueme!” (Mt 8,22) -      “Jesús vio a un hombre sentado al mostrador de los impuestos...” Su nombre era Mateo. “Sígueme” le dice. Lo vio más con la mirada interna de su amor que con los ojos corporales. Jesús vio al publicano y, porque lo amó, lo eligió, y le dijo: “Sígueme, que quiere decir: “Imítame”. Le dijo: Sígueme, más que con sus pasos, con su modo de obrar. Porque, quien dice que permanece en Cristo debe vivir como vivió él. (cf Jn 2,6)...
      Mateo “se levantó y lo siguió”. No hay  que extrañarse del hecho de que aquel recaudador de impuestos, a la primera indicación imperativa del Señor, abandonase su preocupación por las ganancias terrenas y, dejando de lado todas sus riquezas, se adhiriese al grupo que acompañaban a aquel que él veía carecer en absoluto de bienes. Es que el Señor, que lo llamaba por fuera con su voz, lo iluminaba de un modo interior e invisible para que lo siguiera, infundiendo en su mente la luz de la gracia espiritual, para que comprendiese que aquel que aquí en la tierra lo invitaba a dejar sus negocios temporales era capaz de darle en el cielo un tesoro incorruptible.

 

+++

 

 

En la creación del mundo y del hombre, Dios ofreció el primero y universal testimonio de su amor todopoderoso y de su sabiduría, el primer anuncio de su "designio benevolente" que encuentra su fin en la nueva creación en Cristo.

316 Aunque la obra de la creación se atribuya particularmente al Padre, es igualmente verdad de fe que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son el principio único e indivisible de la creación.

317 Sólo Dios ha creado el universo, libremente, sin ninguna ayuda.

318 Ninguna criatura tiene el poder Infinito que es necesario para "crear" en el sentido propio de la palabra, es decir, de producir y de dar el ser a lo que no lo tenía en modo alguno (llamar a la existencia de la nada) (cf DS 3624).

319 Dios creó el mundo para manifestar y comunicar su gloria. La gloria para la que Dios creó a sus criaturas consiste en que tengan parte en su verdad, su bondad y su belleza.

320 Dios, que ha creado el universo, lo mantiene en la existencia por su Verbo, "el Hijo que sostiene todo con su palabra poderosa" (Hb 1, 3) y por su Espirita Creador que da la vida.

321 La divina providencia consiste en las disposiciones por las que Dios conduce con sabiduría y amor todas las criaturas hasta su fin último.

322 Cristo nos invita al abandono filial en la providencia de nuestro Padre celestial (cf Mt 6, 26-34) y el apóstol S. Pedro insiste: "Confiadle todas vuestras preocupaciones pues él cuida de vosotros" (I P 5, 7; cf Sal 55, 23).

323 La providencia divina actúa también por la acción de las criaturas. A los seres humanos Dios les concede cooperar libremente en sus designios.

324 La permisión divina del mal físico y del mal moral es misterio que Dios esclarece por su Hijo, Jesucristo, muerto y resucitado para vencer el mal. La fe nos da la certeza de que Dios no permitiría el mal si no hiciera salir el bien del mal mismo, por caminos que nosotros sólo coneceremos plenamente en la vida eterna.

 

+++

 

“Alegraos en el Señor siempre; lo repito: alegraos. Que vuestra bondad sea notoria a todos los hombres. El Señor está cerca. No os inquietéis por cosa alguna, sino más bien en toda oración y plegaria presentad al Señor vuestras necesidades con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa toda inteligencia, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Por lo demás, hermanos, considerad lo que hay de verdadero, de noble, de buena fama, de virtuoso, de laudable; practicad lo que habéis aprendido y recibido, lo que habéis oído y visto en mí, y el Dios de la paz estará con vosotros.” San Pablo en su carta a los Filipenses 4, 4-9vs.

 

+++

 

¡Que tu conducta nunca de motivos de injustificada inquietud a la creación, de la que tú eres el rey!

 

+++

 

Dijo Dios: «Produzca la tierra animales vivientes según su especie: ganados, reptiles y bestias salvajes según su especie». Y así fue. Dios hizo las bestias de la tierra, los ganados y los reptiles campestres, cada uno según su especie. Vio Dios que esto estaba bien. Gen. 1, 24-25

 

+++

 

“Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones” Biblia. Evangelio según San Lucas Cap.1º vs. 48. La Iglesia, hace XXI siglos fundada por Tu Hijo, te alaba, ¡Oh Madre plena de dicha y felicidad!

 

 

Gracias por visitarnos

VERITAS OMNIA VINCIT

LAUS TIBI CHRISTI.

 

Debido a la existencia de páginas excelentes sobre apologética y formación,  lo que se pretende desde aquí es contribuir muy modestamente y sumarse a los que ya se interesan por el Evangelio de Cristo de manera mucho más eficaz.

 

En caso de hallar un documento en desacuerdo con las enseñanzas de la Iglesia Católica, notifíquenos por E-Mail, suministrándonos categoría y URL, para eliminarlo. Queremos proveer sólo documentos fieles al Magisterio".

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).