Friday 26 May 2017 | Actualizada : 2017-03-29
 
Inicio > Leyendas Negras > Inquisición - 12º protestante Acadia: holocausto católico Ginebra de Calvino

La Inquisición procurando encuadrarse en el derecho, la razón y la equidad, que desconfiaba de los iluminados, cometió tantos errores y faltas. Pero cuánto bien hizo desconfiando de las adulteradas religiosidades, aduladores y chismorreos, adulzados o veleidosos como desmoderados religiosos. Tal como sucede con la justicia actual, errores y faltas, pero cuánto bien hace y cual necesaria es. ¡Qué débiles somos los humanos!, otrora como hoy…

 

+++

 

"Dios, que es el árbitro último de la historia, sabrá comprender y acoger según su justicia también el grito de las víctimas, por encima de los graves acentos que a veces asume". S. S. Benedicto XVI – P.M. - MMV. XI


+++

 

Los casos judiciales son todos ad hóminem, pues solo delinquen las personas, no los grupos.

 

+++

 

 

Inquisiciones - Hubo tantas como religiones había en esos siglos. Para esa época, un ataque a la religión de un país —ya fuera la católica, la luterana, la anglicana o la calvinista— suponía algo tan importante para la estabilidad de su gobierno, como lo que es el terrorismo o la guerrilla para una democracia actual. En cuanto a la Inquisición española, en su momento de mayor auge, entre 1540 y 1700, los condenados a la hoguera fueron 1.346, que representan un 1,9% de todos los procesados. La Revolución Francesa, tan alabada por los laicistas como Vargas Llosa, en pocos días, llevó a la guillotina cifras posiblemente superiores, exterminó a todos los de la región de la Vandeé y además arrasó con gran cantidad de edificios y objetos de arte religiosos. Y todo eso en nombre de la igualdad, libertad y fraternidad.

 

+++

 

Inquisiciones - Los historiadores distinguen tres inquisiciones: la medieval, ejercida por los obispos locales, o por la Santa Sede con carácter puntual y esporádico (por ejemplo, la Cruzada contra los Albigenses); la española (y más tarde, por imitación, la portuguesa), creada a finales de 1400 por los Reyes Católicos con el beneplácito y bulas papales, con actuación restringida al territorio de la Corona española (y Portuguesa), o sea, también en América y en los territorios europeos (en particular italianos) dependientes de ella; y una tercera inquisición, la romana, la más moderna, fundada por el Papa Pablo III en 1542 e inspirada en el modelo centralista español, pero con ámbito teóricamente universal.

Y permanecen todas las otras ‘inquisiciones’ ejercidas por poderes - político como religioso - a ejemplo, la protestante, tan cruel en algunas zonas de Europa.. 

 

+++

 

Historia - «Conocer y profundizar el pasado de un pueblo es afianzar y enriquecer su propia identidad. ¡No rompáis con vuestras raíces cristianas! Sólo así seréis capaces de aportar al mundo». S. S. Juan Pablo II – Madrid. 2003.05

 

Visión objetiva: Con frecuencia en los análisis históricos se peca de falta de objetividad por juzgar con valores actuales los sucesos del pasado. Esto no significa relativizar el juicio valórico de los sucesos, sino extirpar ciertos moralismos actuales que no son reales, que suponen una "moral" moderna y postmoderna que juzga enloquecidamente las cosas. Desde una perspectiva objetiva tenemos que condenar sin reserva los errores ocurridos en l período analizado, pero sin rasgar vestiduras por la "monstruosa" noticia del descubrimiento y civilización europea en América, maldiciendo la hora en que se produjo al estilo del cuestionado activista verde Jacques Cousteau quien declaró en 1992 que la llegada de la Colón a América "fue un desastre peor que la lluvia de meteoritos que acabó con los dinosaurios en la prehistoria".

Aquí la premisa tribalista de "cada uno en su tierra sin invadir otra" queda desvanecida por el absurdo ante el dinamismo y realidad de la historia. Toda civilización es el fruto de una mezcla frecuentemente nada pacífica. La misma epopeya del Pueblo de Dios suponía conquistar una tierra prometida ocupada por tribus locales. Los mismos europeos provienen de invasiones y nuevas invasiones que mezclaron sus sangres e hicieron nacer las distintas culturas que dan alma al Viejo Mundo.

 

+++

 

Y es que al igual que en EEUU, a mediados del siglo pasado (XX), se concebía el comunismo como algo pernicioso que ponía en evidente riesgo la seguridad nacional, dada la influencia negativa que dicha ideología tenía en los individuos; no es arriesgado afirmar que cuando la Santa Inqusición ejercía su labor en España, venía cumpliendo los mismos objetivos.

 

+++

 

 

A vueltas con la Inquisición


Vittorio MESSORI escritor, historiador y periodista


La imprudencia –o la impudicia– de las ideologías no deja de llenarme de estupor. Un publicista, Adriano Petta, ha publicado un artículo titulado «Los esqueletos de la Santa Inquisición». Dejá vu, naturalmente. Digamos, de al menos dos siglos y medio. Es como para pasar de largo, si no fuera porque el texto ha sido publicado en «Il Manifesto», uno de los dos o tres periódicos en todo Occidente que todavía se proclama en la cabecera «diario comunista».
   Para otros periodos históricos se han hecho recuentos precisos: un sólo año de Revolución Francesa, el 1793 del Gran Terror, causó muchas más víctimas que todos los siglos de todas las inquisiciones unidas (los protestantes, de hecho, no bromearon: la Ginebra de Calvino se iluminó con las hogueras, la Alemania luterana se dio a la caza de brujas casi como un deporte nacional; la última masacre alentada por los pastores puritanos de Salem, Massachusetts, raya el umbral de 1800). En cuanto al comunismo, sigue aumentando el número –¿cien millones de muertos?– pero quizá no se sepan nunca las cifras precisas de una masacre que duró setenta años, en nombre de la exigencia de imponer «la ortodoxia» contra las «desviaciones». Que es justo lo que se denuncia en el fenómeno inquisitorial cristiano. Resulta difícil, por tanto, tomarse en serio las prédicas que llegan desde ciertos púlpitos.
 Propaganda antiespañola. Sea como sea, el colaborador de «Il Manifesto» termina su arenga contra la Inquisición que le indigna, la religiosa, con un vigoroso «¡Basta ya de vanas tentativas de revisionismo!». Es curioso: un estudioso de la Historia que pretende congelar un esquema previo de condena, rechazando someter la vulgata del panfleto decimonónico a la verificación de los hechos. En realidad, todo aquel que frecuenta la bibliografía actualizada, sabe que el juicio sobre las Inquisiciones (incluso sobre la española, la más difamada de todas) está hoy mucho más articulado. Existe todavía quien, como Luigi Firpo, insospechado maestro del laicismo y de anticlericalismo, ya hace veinte años auspiciaba la apertura de los archivos, llevada a cabo más tarde por el cardenal Ratzinger: «El examen de los dossieres beneficiaría mucho a la Iglesia. Caerían muchos pedazos de la Leyenda Negra, descubriendo que los procesos se caracterizaban por una gran corrección formal y una red de garantías inimaginable para los tribunales laicos de la época. Las condenas a muerte y las torturas fueron la excepción: las imágenes que todos tenemos de los tormentos y que hemos visto en los libros del colegio fueron impresas en Amsterdam y Londres, alentadas por la propaganda protestante en el marco de la lucha contra España por la hegemonía en el Atlántico.
 El pecado del anacronismo. No se trata, naturalmente, de pasar de la execración a la admiración: es cierto que, más allá de la redimensión (necesaria) de los horrores, el historiador auténtico debe evitar aquí, como en cualquier otro lugar, el pecado mortal del anacronismo. El pasado hay que valorarlo según sus categorías, no según las nuestras: la actividad de aquellos tribunales se inspiraba en la necesidad de proteger la vida social, cuya tranquilidad se basaba en una fe común; y estaba movida por el ansia sincera de practicar la más alta de las caridades: la espiritual.
   Así como las autoridades de hoy en día consideran su obligación la tutela de la salud de los ciudadanos, la Iglesia católica estaba convencida de tener que responder ante Dios de la salvación eterna de sus hijos. Salvación que corría peligro a causa del más tóxico de los venenos: la herejía.
 Burda propaganda. Discursos complejos, se entiende, que exigirían otro artículo. Aquí, basta poner sobre aviso y señalar que pertenece a una burda propaganda y no a una historiografía presentable el sumario del artículo de «Il Manifesto»: «Un programa de la RAI se hace cómplice del Vaticano para reescribir la Historia y rehabilitar a la Inquisición, madre de todas las torturas y masacres de inocentes». Los lectores merecen algo mejor. 2005.06.08L.R. Esp.

 

+++

 

Giordano Bruno (1548-1600) no sólo fue condenado por la Iglesia católica, sino también por la luterana y la protestante.

Con dureza fue excomulgado por el Concilio Calvinista protestante debido a su actitud irrespetuosa hacia los líderes de esa nueva iglesia, y fue obligado a abandonar la ciudad. De ahí fue a Toulouse, Lyon y -en 1581- a París.

 

+++

 

Ya en 1741 se divulgan con abundancia en las Universidades católicas, las ‘Obras Completas de Galileo’ - "En 1741, ante la prueba óptica, de la rotación de la tierra en torno al Sol, Benedicto XIV hizo conceder al Santo Oficio el Imprimatur a la primera edición de las Obras Completas de Galileo (...).

 

+++

Los amedrentadores nunca trabajan solos…es el trabajo de las sectas.

«Dad culto al Señor, Cristo, en vuestros corazones, siempre dispuestos a dar respuesta a todo el que os pida razón de vuestra esperanza. [16]Pero hacedlo con dulzura y respeto». Primera epístola de San Pedro 3, 14-15

‘cuando se encasquilla la razón se disparan las sectas’.

 

Tradición y libertad - La tradición occidental desde las antiguas Atenas, Jerusalén y Roma, no se ha movido entre la represión o la descarga del impulso, sino que ha peleado por la libertad interior, que pasa por el dominio de sí, pues sin ésta difícilmente el hombre puede hablar de libertad, ya que no se trata simplemente de la ausencia de coacción externa, sino de capacidad para poder determinarse en orden al bien.

 

+++

 

ISLAM: lo que lo define es la conquista del poder mezclado con un elemento religioso. La ideología marxista hacía lo mismo, sólo que ésta rechazaba a Dios.

+++

 

Historia - "En el siglo que acabamos de dejar atrás hemos visto revoluciones, cuyo programa era de no esperar más la intervención de Dios y tomar en sus manos el destino del mundo (...) La verdadera revolución consiste en acercase sin reservas a Dios que es la medida de lo justo y al mismo tiempo del amor eterno. ¿Qué nos puede salvar si no es el amor?", S. S. Benedicto XVI – P.M. - 2005.08

 

+++

 

Acadia: holocausto católico

GRAN INQUISICIÓN PROTESTANTE

 


Existe una Nación que sufrió persecución, abandono y grandes pérdidas. Hoy nadie se acuerda, y mucho menos se intenta reparar la herida...

 

Existió una vez un país llamado Acadia del que hoy apenas quedan unos pocos rastros. El prolífico y abundante lugar no figura ya más en los mapas tras el duro desenlace del odio religioso contra los católicos que destruyó una obra indiscutiblemente maravillosa.

Hay que remontarse a los viejos mapas de América del Norte de los siglos XVII y XVIII para encontrar su nombre escrito. Acadia era entonces una colonia francesa, fundada en 1604 por Pierre du Guast de Monts. Su capital era Port Royal, hasta que, en 1613, los ingreses la destruyeron.

Jamás se recuerda lo que aconteció ni se desagravia a la pobre gente que sufrió tanto dolor y humillación...

Sin embargo, y a pesar del silencio posterior, los acadienses existieron y aún hoy quedan descendientes desperdigados por el mundo e incluso se han vuelto a sentar bases después de muchos años del holocausto.

Acadia tiene una bandera: la tricolor francesa, con la estrella dorada de la Virgen sobre el azul. Tiene también un himno nacional, Ave Mari Stella, y una fiesta nacional, que se celebra el 15 de agosto (día de la Asunción de la Virgen).

El contexto histórico europeo

Las evoluciones político sociales que venían afectando el acontecer de Europa en los últimos siglos, estaban fuertemente marcadas por elementos ideológicos y religiosos.

El enfrentamiento sangriento entre las distintas casas europeas a partir de la pseudo reforma protestante en 1500 había opuesto las coronas al dividirlas entre protestantes y católicos.

Gracias a los incentivos y llamados que Martín Lutero, Calvino y Zwinglio los príncipes alemanes se lanzaron en una campaña de rapiñaje y expropiaciones verdaderamente salvaje. Todos los bienes eclesiásticos fueron traspasados a los poderosos que apoyaban la causa protestante. Expulsados de sus parroquias y monasterios, los católicos y religiosos en general fueron masacrados o exiliados si tuvieron más suerte.

Así, las motivaciones religiosas se unieron a la ambición y la codicia que tomaron por la fuerza e injustamente los bienes y propiedades católicas en los países donde la Reforma se había introducido generando una bola de nieve que creció y creció hasta aplastar sus respectivos países.

La situación religiosa se combinaba, entonces, con motivaciones políticas y viejas riñas fronterizas, formando un "unum" globalizador donde no se podían apreciar bien las líneas de división entre una u otra motivación.

Dentro de este panorama, las grandes potencias europeas se enfrentaban dentro del viejo continente y en sus colonias. Ningún rincón de la tierra quedó ajeno al conflicto.

España, Francia e Italia luchaban por la causa católica. Alemania, Holanda e Inglaterra lo hacían por la protestante.

Para apreciar mejor este conflicto basta pensar en el fenómeno de la piratería en que las naciones destruían la potencia naval del enemigo tanto por iniciativa privada (piratas) como por empresas estatales de rapiñaje (corsarios y filibusteros). Por lo mismo, creemos importante recalcar que aún el aspecto más insignificante de la vida de aquella época estaba marcado por el conflicto religioso, no excluyendo ni siquiera al arte o la economía.

Francia e Inglaterra se enfrentaban enconadamente dondequiera que pudiesen tener contacto sus intereses. Ya en 1600 el Sagrado Corazón de Jesús se lamentaba por la apostasía inglesa y prometía "al amado y buen rey Luís XIV" el triunfo en sus batallas si hacía grabar el emblema del Sagrado Corazón en sus armas.

Sin embargo, con el pasar del tiempo la vivencia de la fe que Cristo nos legó fue decayendo con el romanticismo y el pragmatismo de una vida diluida en especulaciones de negocios, materialismo, naturalismo, etc.

Acadia, contra toda tendencia de la época, ingresa al escenario como un molestísimo punto doloroso, una suerte de espina en el talón del protestantismo, a causa de su militancia católica, su coherencia de vida y la pureza de una fe sentida y vivida colectivamente. Vendrá a ser, entonces, una nueva Vandée (ver dossier sobre la Revolución Francesa).

Historia de Acadia

Desde la destrucción de Port Royal en 1613, Acadia cambió de manos después de cada guerra y de cada tratado de paz: anexionada por los ingleses durante 1628, francesa de nuevo en 1632, inglesa en 1654, francesa en 1667...

Mientras, con una enorme tenacidad, campesinos, pescadores, soldados y clérigos franceses la iban colonizando.

En 1710, los protestantes británicos conquistaron la parte más poblada, una península a la que llamaron Nueva Escocia. Y esta vez se quedaron. Prometieron respetar los bienes de los acadienses, pero en 1755, ante la inminencia de una guerra contra Francia, el gobernador anglicano Lawrence tomó una resolución terrible:

El 10 de septiembre, comenzó la deportación: las familias católicas, atacadas por el odio religioso de los ingleses, fueron obligadas a dejarlo todo en pocas horas, mientras casas, granjas, molinos, iglesias y cosechas eran incendiadas. Miles de acadienses debieron marchar, con sus familias rotas para siempre: mujeres y niños por un lado, y hombres por otro, fueron embarcados y diseminados por las Trece Colonias, llevados cautivos a Inglaterra o deportados a Francia.

Cerca de 6.000 fueron los exiliados desde Port Royal, Grand Pre, y Beaubassin en 1755. Esta primera expulsión tuvo por destino algunas colonias norteamericanas e Inglaterra (vía Virginia).

Más de 3.000 personas más siguieron el destierro después de la caída de Louisbourg en 1758. En esta segunda partida, fueron enviados a Francia.

Entre 1755 y 1758, los acadienses migraron a muchos otros lugares.

Los que podían escapar, se refugiaban en las zonas todavía francesas: las islas de Saint Jean - Príncipe Eduardo - y cabo Bretón. Otros buscaron asilo mucho más lejos, en Martinica, Guayana, Haití y hasta en las islas Malvinas. De los diez mil acadienses, nueve mil sufrieron deportación o exilio. Fue lo que todavía hoy llaman el Gran Dérangement; es decir, el "Gran Desorden".

Entre las colonias norteamericanas a las que llegaron están: Connecticut, Georgia, Maryland, Massachusetts, Nueva York, Pennsylvania y South Carolina. Otros lugares entre Europa y Canadá fueron: Inglaterra, Quebec, New Brunswick, Isla Príncipe Eduardo, Nueva Escocia y Francia. Finalmente, entre destinos estaban las colonias francesas de: Santo Domingo, Martinica, Guyana Francesa, Islas Falkland, St. Pierre y Miguelon y Louisiana.

Poco después, por el Tratado de París de 1763, los británicos se hicieron con el resto del Canadá francés. Acadia había desaparecido de los mapas, pero permaneció grabada en las memorias.

Y sucedió algo inaudito: desde todos los lugares de su exilio, los acadienses comenzaron a regresar, con cuentagotas, burlando las prohibiciones británicas. Una tradición afirma que los primeros colonos habían encontrado este país tan bello y fértil, que lo llamaron Arcadie - Arcadia - en recuerdo de la feliz región de Grecia, y que, con los años, el nombre perdió su erre. Fue la nostalgia de ese país feliz, de sus familias y amigos lo que impulsó a tantos a volver hacia sus antiguos hogares.

Hoy, los acadienses suman un diez por ciento de la población total de Nueva Escocia - la llamada Vieja Acadia - y hasta un tercio de los 738.000 habitantes de Nuevo Brunswick. Conservan viva la memoria de su pasado, su cultura, su lengua - un francés arcaico, repleto de palabras inglesas - y su religión católica.

 

 

Historia de un testigo

Una mujer Acadiense que estuvo allí contó lo que ocurrió durante la deportación. Fue escrita por Thomas Miller para el Registro Histórico y Genealógico de los primeros colonos del Condado de Colchester.

En el segundo día de septiembre de 1755, los habitantes franceses del Pueblo de Cobequid (ahora Masstown), en el lado norte de la bahía, y parte superior del Municipio de Londonderry, estaban comprometidos en sus trabajos de campo, que era tiempo de cosecha. Con la marea de la tarde se vieron tres navíos aproximarse a la Bahía. Dos de ellos se prepararon para anclar, uno opuesto el Pueblo, y el otro en Bajo Cobequid, mientras el tercero iba más allá a la orilla. La curiosidad era grande. ¡Quienes eran ellos, y adónde iban! Su curiosidad todavía se elevó por la apariencia de una persona que los informó del siguiente aviso ~ como anunciado en la puerta de la Iglesia: " ´ A los habitantes del Pueblo de Cobequid, y las orillas circundantes, para hombres jóvenes, muchachos y viejos, ordenamos a todos asistir a la Iglesia el próximo día a las tres POSTMERIDIANO y oír lo que se les tiene que decir". Firmado por John Winslow.

Entretanto los marineros llegaron a tierra, y los granjeros les proporcionaron leche gratis, y todo lo que quisieron. Las pequeñas partidas de Soldados que llegaron, charlaron con las personas, examinaron sus granjas, o se paseó por las tierras altas en busca de perdices, y en la tarde del tercer día de septiembre se unieron a las personas cuando tuvieron que asistir a la Iglesia. Cuando llegaron a la Iglesia, para su gran asombro, la encontraron rodeada por soldados que contestaron sus preguntas apuntando con sus bayonetas y ordenándoles que se fueran a casa. Se encontraron con muchas de las mujeres de las casas más cercanas a la Iglesia, ansiosas y tristes por la detención de sus amigos. Al alba se leyó el siguiente aviso colocado en el cerco opuesto a la Iglesia: ´´Cobequid, 4 de septiembre de 1755. Todos los funcionarios, Soldados, y Marineros empleados en el Servicio de Su Majestad, así como todos sus súbditos por la presente son notificados de que todo el ganado, caballos, ovejas, cabras, cerdos, y pollos de cada tipo que se suponía que eran de los habitantes franceses de esta Provincia, ha sido confiscado por Su Majestad de cuya propiedad es todo ahora; y sólo pueden cuidar pero no herir, destruir, o matar a cualquiera de los animales nombrados anteriormente, ni robar huertos o jardines, ni provocar pérdidas de algo en estos distritos, sin especial orden dada en mi campamento, el día y lugar a ser publicado a través del Campamento, y en el Pueblo dónde se encuentran los barcos. Firmado por John Winslow, Comandante en Jefe."

Cuando las personas leyeron este aviso quedaron mudos del terror; la muerte los miró fijamente a la cara. En el entretanto trescientos hombres y muchachos se encontraron prisioneros en su propia Iglesia. Algunos de los muchachos gritaron alto, algunos intentaron forzar la puerta, pero se intimidaron por los mosquetes de sus guardias. El día amaneció sobre los infelices prisioneros; ellos deseaban que les permitiesen volver con sus familias para la comida; esto les fue negado, pero a sus familias les pidieron que les proporcionaran comida. Unos pocos prisioneros fueron enviados fuera durante el día para informar a aquéllos que el estaban a una distancia de la Iglesia que si no se rendían inmediatamente, sus casas serían quemadas y se dispararía a sus amigos más cercanos. Uno de estos mensajeros intentó escapar; le dispararon, y le prendieron fuego a la casa y el granero. Así, el trabajo de destrucción comenzó. Alrededor de "200 mujeres casadas y más de 100 mujeres jóvenes, además de los niños, recibieron la orden de colectar lo que pudieran de ropa, y se prepararan para embarcar. En vano los hombres rogaron por saber a dónde se irían, ninguna respuesta fue dada. Al mediodía del 5 de septiembre, la playa tenía cajas, cestos y bultos apilados; detrás de éstos, había multitud de mujeres y niños llorando; los niños lloraban por sus madres, y las madres buscaban a sus niños; los hombres enfermos y las mujeres postradas fueron llevados por doncellas fuertes. Un poco antes del acantilado los prisioneros de la iglesia recibieron la orden de formar seis grupos y marchar al lugar de embarco; ellos se negaron a obedecer la orden. A las tropas les ordenaron para arreglaran bayonetas y avanzaran delante de los prisioneros. Este acto produjo obediencia, y ellos comenzaron a marchar. Cuando llegaron a la playa, y vieron su propiedad, sus madres, esposas, niños, y hermanas arrodillados a cada lado del camino, un lamento largo, fuerte de angustia salió de ellos a causa de ser echados así de repente fuera de sus casas y hogares, el lugar de su nacimiento, sus campos, que estaban cubiertos entonces con las cosechas de la estación con parte del trigo cortado, y el resto listo por cortar, y ser separados de sus esposas y familias, dejando atrás su Iglesia y las tumbas de sus parientes, ser dispersados entre los extraños de una tierra extraña, entre personas cuyas costumbres, leyes, idioma, y religión estaban fuertemente opuestas a las suyas.

Las mujeres fueron obligadas la misma tarde a embarcar en otra nave. Aproximadamente a medianoche todos estaban a bordo, excepto una o dos mujeres que habían escapado para visitar sus desamparadas casas la próxima mañana, y fueron testigos del triste estrago que habían hecho la noche anterior algunos de los soldados británicos que permanecían prendiendo fuego a varias casas del pueblo. Entre éstas estaba la Capilla, de 100 pies de longitud por 40 pies de ancho, que contenía una gran y pesada campana.

La nave de transporte con los hombres a bordo bajó a la boca del Río de Avon, y allí esperó el otro barco a bordo del cual estaban las mujeres y los niños. Al alba ya estaba a la vista, y navegaron bajo la Bahía con la carga más triste a bordo que jamás haya navegado fuera de Cobequid; y cuando los navíos destacaban para pasar Blomidon, el tercer barco que había zarpado más allá de la Bahía se les unió, cargado con los habitantes franceses que aquí recogió de los lugares llamados Onslow, Truro, Clifton, y Selma.

Con un viento favorable estos miserables, sin hogar, vagabundos sin casa, perdieron de vista el lugar de su nacimiento; la noche escondió para siempre de su vista las montañas azules de Cobequid.

Puede aquí mencionarse que mientras los habitantes franceses de Truro fueron cazados por los soldados británicos como la perdiz en la montaña, algunos de ellos huyeron a un escondite, y acamparon en los bosques sobre el Río Salmón, en lo profundo del arroyo, el Sr. William Murray había puesto sus molinos recientemente, y de esto el arroyo tomó su nombre como el Arroyo del Pueblo francés. Uno de las mujeres que habían escapado, o se habían dejado atrás a causa de que el barco estaba sobrecargado, volvió esa noche a su lugar anterior de morada, y allí permaneció durante la noche totalmente inconsciente. Por la mañana, cuando recuperó la conciencia, estaba demasiado débil para tenerse en pie; esto fue algunas horas antes de que ella comprendiera por completo los horrores de su situación. Después de un tiempo pudo arrastrarse a la puerta, y allí la escena que la rodeó era temible. El primer objeto que miró fue la Iglesia, la bonita Casa de Misa, un montón de ruinas teñidas de negro.

Ella tomó el sentido de su abandonada situación por su vaca que se le acercó, mientras mugía para ser ordeñada. Entonces ordeñó su vaca y tomó algo de la leche con una corteza de pan que la reavivó tanto que partió para ver si podía encontrar a cualquiera que permaneciese en el pueblo; pero no había nadie para ser encontrado. El ganado había irrumpido en los campos, y estaba comiendo el trigo; los caballos estaban corriendo en manadas a través de los campos. En la tarde de ese día, las vacas y cabras ascendieron a su lugar de ordeñe acostumbrado, y mugieron las vacas alrededor del porquero desértico, todavía atados al chillante redil con hambre; y los bueyes, esperaban la mano del amo que los liberase del yugo (habían sido usados en el transporte de los bienes hasta los barcos) bramando en la agonía del hambre; se engancharon y lucharon entre sí, corriendo a través del pantano, arruinando las carretas o dando volteretas en las regueras, hasta que la muerte acabara con sus sufrimientos. Los cerdos estaban buscando en los jardines. Ella se sentó en el peldaño mirando la desolación del Pueblo, cuando un indio se la acercó y le dijo que viniera con él. Ella inquirió por el destino de su gente. "Se han ido," dijo él, "todos se han ido," apuntando abajo a la Bahía; "las personas de todas partes están prisioneras; vea el humo subir, ellos quemarán todo aquí esta noche". Luego le ayudó a recoger algunas de las más valiosas cosas que quedaron. El indio la llevó entonces a su aldea, cerca del borde del bosque, aquí ella encontró alrededor de una docena de su gente, el remanente que quedó de lo que era una vez la colonia feliz del pueblo de Cobequid (ahora Masstown).

Ellos esperaron en los bosques al lado norte de la Bahía por más de un mes para ver si más rezagados podían encontrarse antes de que empezaran a ir a Miramichi. En ese tiempo se reunieron aproximadamente veinte de los habitantes franceses que habían escapado de Annapolis. Estas personas les informaron eso: las casas y cosechas en Annapolis fueron quemadas por los soldados que habían sido enviados al río para traerlos a las naves. Algunos huyeron a los bosques; algunos, además de esta partida, cruzaron la Bahía, pensando pasar a Miramichi por los bosques.

Tras otra semana de viaje, ellos se encontraron con un grupo que había escapado de Shepoudie (ahora llamó Shubenacadie). De estas personas supieron que fueron incendiados aproximadamente doscientos cincuenta edificios a lo largo de los lados del río.

El reconocimiento nunca llega...

La antigua época en que el pueblo militante católico iba colectivamente a misa, creaba formas de arte nuevas hasta entonces, hacía comidas totalmente exóticas y atractivas y llevaban una saludable y bella vida familiar campestre habían quedado atrás.

El crimen de los cajunes (como son llamados los habitantes de Acadia) fue haber sido católicos en un tiempo en que se permitió que la intolerancia asesina de algunos protestantes que no podían soportar que gente honrada y piadosa practicara la religión que ellos deformaron horriblemente, se desatara provocando todo tipo de estragos.

De no ser maldad la que medió en esta tragedia... ¿por qué separar familias que durante años en unos casos y por el resto de su vida en otros no pudieron volver a encontrarse y permanecer unidos? ¿cuál fue la perversión en la mente y el corazón de aquellos que decidieron despojar a los inocentes acadienses de sus tierras, de sus costumbres, de su idioma, de su familia y de sus bienes?

¿Es posible que mientras este tipo de cosas ocurrieron y aun hoy siguen ocurriendo de una u otra forma a la cristiandad nadie pida perdón, nadie repare lo que se ha hecho a tantos sufrientes y tantos mártires como han existido? ¿Qué pasa con nuestros pequeños y grandes holocaustos que nadie siquiera recuerda o considera?

Acadia, tierra de trabajo, de esfuerzos, de piedad y de gloria a Dios, tuvo que sufrir la persecución, el robo e incluso desaparecer de los mapas para no incomodar a cierta gente que encima tiene el descaro de exigir disculpas por parte de nuestra Santa Madre Iglesia.

Algo tiene que cambiar... ¿no es así?

Acadians deported at Grand Pre 1755

Col. Winslow compiled this list of male Acadians being deported at Grand Pre in 1755.

 

http://www.acadian-cajun.com/deportgp.htm

El CDV no garantiza la vigencia de las páginas que menciona en sus artículos, pues muchas de ellas son modificadas constantemente o cambian de dominio. Tampoco nos hacemos responsables de las actualizaciones que modifican los contenidos que vimos en su momento. 

Por tratarse de una red, los enlaces a otras páginas pueden ser indefinidos y pueden llevar a sitios cuyo contenido no necesariamente compartimos.

 

+++

 

 

P-¿Qué decir de Miguel Servet, como científico y también teólogo? ¿Y qué decir que Calvino autorizó la quema dictada por las autoridades protestantes?

 

R-Como dedicado a las ciencias del cuerpo humano, fue realmente notable en el conocimiento de la circulación sanguínea, fundamental en una anamnesis general; todo lo contrario fue como teólogo, una calamidad por su incapacidad. Debido a sus herejías teológicas, el Tribunal de la Inquisición deseaba interrogarle y huye por varios países. La Inquisición protestante en Ginebra [hoy Suiza] le ubica y dicta sentencia a muerte en la hoguera, con la aprobación de Calvino. La ciudad a orillas del lago Leman que le vio arder, colocó una piedra con una placa en el mismo lugar. Europa aprendió que nunca se debe quemar a la gente por sus ideas, al menos mientras no nos impongan la ley mahometana de la ‘sharía’.

 

+++

 

P-¿Qué hay de verdad en que Lutero abogó por la expulsión y exterminio de los judíos?

 

R-La actitud de Lutero hacia los judíos fue muy cambiante. Inicialmente, compasiva o respetuosa, después muy negativa-odiosa. Lutero leyó un escrito judío en el que se acusaba a la Santísima Virgen María de ser una prostituta que había concebido a Jesús ejerciendo su oficio. En ese momento, Lutero redactó un escrito en el que abogaba por aplicar a los judíos –literalmente– un decreto de expulsión como el promulgado por los reyes católicos, cuyo ejemplo cita expresamente. Dado que Lutero carecía de poder político el elector de Sajonia –que era protestante y era su príncipe– no le hizo ni caso. Por otro lado, el escrito fue muy criticado por personas cercanas a Lutero como el propio Melanchthon que consideraba que el ejemplo español no podía seguirse bajo ningún concepto. Es de notar que si Lutero hubiera cultivado las virtudes de la prudencia y humildad, a ejemplo de los Reyes Católicos, probablemente no hubiera llegado a diatribas tan injuriosas contra los judíos, cosa igual nunca se oyó en boca de los Reyes Católicos. 

 

+++

 

P-Sobre la teoría de la guerra justa en el cristianismo… siendo los evangelios tajantes en lo que al pacifismo se refiere, ¿no cree que la defensa de la guerra, aunque sea defensiva, consiste en una desvirtuación de los Evangelios?

 

R-El nuevo Testamento no habla expresamente de ‘guerra justa o injusta’; sí da la clave para actuar en defensa de la verdad, defensa de la justicia, defensa de la verdadera paz. El Evangelio no es en nada tajante sobre el pacifismo, al contrario: considera bienaventurado al artesano de paz, no al pacifista. El artesano de la paz construye la pacificación con el perdón, procura la justicia, obra solo en la verdad. El pacifismo puede contener en su doctrina errores tan fatales como aceptación del comunismo, nazismo y otras hiervas que tanto mal hicieron en el siglo XX, por el hecho de ‘vivir en paz’… la paz de los cementerios como decían los romanos. En la historia de la Iglesia Católica durante 2000 años, hubo diversas tendencias solidamente defendidas, ya que la misma palabra ‘guerra’ va sujeta a cada contexto histórico, irremediablemente; y allí opera el libre albedrío con necesidad de la racionalidad y capacidad de autocontrol para escoger responsablemente. Y dentro de la Iglesia, sea por grupos marginales, sea por órdenes religiosas y otros, tuvieron posiciones a menudo opuestas. Basta ver el inicio del tercer milenio y política como cristianamente, nos encontramos con puntos de vistas diversos por corto o largo tiempo. MMVI

 

+++

 

 

Protestantismo - Si vamos a la raíz de lo que origina estos desacuerdos [con evangélicos diversos protestantes y evangelistas], vemos que ocurren cuando cada persona al estar convencida de que su interpretación de la Biblia es la correcta, simplemente la del otro es una herejía. Para este tipo de Iglesias y personas que no aceptan que lo que la Biblia dice “puede” ser diferente a los que ellos interpretan, nunca será posible reconocer que la otra parte puede tener argumentos bíblicos para pensar lo que piensa, y nunca buscará conciliar diferencias como lo hacían los primeros cristianos en la Iglesia primitiva (Hechos 15) deliberando unidos en Concilio.

Mientras la Iglesia Católica siempre ha seguido el modelo bíblico y ha tomado sus decisiones en conjunto y dichas decisiones han sido acatadas por los fieles, para las iglesias protestantes las decisiones tomadas por la Iglesia en concilio son “palabras de hombre”, les importa “un pepino” y se ven obligadas a reinterpretar todas las Escrituras una y otra vez, generación tras generación, basándose en la interpretación humana de su fundador. Cosa que es mucho peor porque es la interpretación de un individuo versus la interpretación de la Iglesia entera.

Scoth Hann un Ex–pastor presbiteriano ahora convertido al catolicismo resume esto en una frase que dice: “Mientras los protestantes están discutiendo el menú, nosotros estamos disfrutando el banquete”.

Por eso dice la Escritura:

“Pero, ante todo, tened presente que ninguna profecía de la Escritura puede interpretarse por cuenta propia; porque nunca profecía alguna ha venido por voluntad humana, sino que hombres movidos por el Espíritu Santo, han hablado de parte de Dios.” 2 Pedro 1,20-21

“Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.»” Mateo 16,17-18

 

+++

 

 

CORRIERI DELLA SERA. SABATO 12 APRILE DEL 2003.-

IGLESIA. 1527 – LUTERANOS ATACAN Y SAQUEAN EN ROMA.

 

En mayo del 1527 tocó a Roma. La ciudad eterna fue puesta a sangre y fuego por los «lanzichenecchi», por los españoles y por cerca de 15.000 luteranos en su fanatismo impulsivo anti-papal. Las tropas invadieron el “burgo” matando todas las personas que encontraban. Un sacerdote, se cuenta, fue masacrado por haber rechazado de administrar la santa Comunión a un asno perteneciente a los soldados españoles. El Papa, Clemente VII, logró refugiarse en el castillo Sant’Angelo de Roma.

 

+++

 

IGLESIA - Experta en humanidad, la Iglesia ha estado siempre interesada en todo lo que se refiere al hombre y a la mujer. En estos últimos tiempos se ha reflexionado mucho acerca de la dignidad de la mujer, sus derechos y deberes en los diversos sectores de la comunidad civil y eclesial. Habiendo contribuido a la profundización de esta temática fundamental, particularmente con la enseñanza de S. S. Juan Pablo II Pont.Max., la Iglesia se siente ahora interpelada por algunas corrientes de pensamiento, cuyas tesis frecuentemente no coinciden con la finalidad genuina de la promoción de la mujer. MM.

 

+++

 

Las palabras siempre actuales de Gen 1,26-27: "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza" han orientado desde el inicio a quienes buscan la verdad sobre el hombre. Entre los teólogos medievales que se ocuparon con más detenimiento de este tema destaca, Tomás de Aquino.

 

+++

 

Historia - «Una investigación histórica, libre de prejuicios y vinculada únicamente con la documentación científica es insustituible para derrumbar las barreras entre los pueblos» (S. S. Juan Pablo II – P.P.)

 

+++


HISTORIA - Muchos errores se cometen por ignorancia de la historia y esa ignorancia sirve también de arma tanto defensiva como ofensiva de quienes no están interesados en el conocimiento de la verdad sino en la confusión entre verdad y error, entre el bien y el mal.

 

+++

 

 

San Francisco de Sales (1567-1622) obispo de Ginebra SUIZA , doctor de la Iglesia - Sermón para el cuarto domingo de Adviento

 

“Preparad los caminos del Señor...” (Mt 3,3) -        Cuando el pueblo de Israel fue llevado a la esclavitud por los paganos y enviado cautivo entre los persas y medas, después de una larga cautividad, el buen rey Ciro decidió darles la libertad y conducirlos a la tierra prometida. Con una poesía divina, el profeta Isaías, entona este canto: “ Consolad, consolad a mi pueblo, dice vuestro Dios...hablad al corazón de Jerusalén, gritadle que se ha cumplido su condena y que está perdonada su culpa...” (Is 40,1ss) Por esto decía esta gran profeta al pueblo de Israel: “Preparad en el desierto un camino al Señor...”
      ¿Por qué dice Dios que perdonará a su pueblo de Israel sus iniquidades? ¿ porque han llegado al colmo de sus maldades? Los Padres antiguos...enseñaron que estas palabras hay que entenderlas....como si Dios dijera: “Cuando están en el colmo de sus aflicciones y cuando sienten fuertemente el peso de sus iniquidades en esta esclavitud y servidumbre, después de haber castigado sus maldades...., yo los miraré con compasión. Llegados al colmo de sus sufrimientos, yo me compadezco de ellos. Ahora, les perdono sus maldades...Cuando llegados al colmo de su ingratitud, cuando parece que ya no tienen memoria de Dios y de su misericordia, les perdonaré su iniquidad”...Cuando la providencia de Dios ha querido mostrar a los hombres su bondad como algo admirable, - porque no existía motivo alguno que forzara a Dios a la compasión-, únicamente su bondad fue el motivo de comunicarse a su pueblo de una manera prodigiosa. 
       Cuando Dios entra en este mundo los hombres habían llegado al colmo de su iniquidad. Cuando las leyes estaban en manos de Anás y Caifás...., cuando Herodes reinaba y Poncio Pilato presidía Judea: en este momento vino Dios al mundo para rescatarnos y librarnos de la tiranía del pecado y de la servidumbre de nuestro enemigo.

+++

 

1) Atribuir a la Iglesia Católica “la postergación y humillación sistemática de la mujer”. Esta falsedad es todavía más grande, pues una de las causas de la difusión del primitivo cristianismo fue el papel importante que la mujer tuvo en él, muy por encima de la que tenía en el imperio romano. Y fue precisamente en la Edad Media cristiana donde la mujer alcanzó una dignidad y un poder como nunca había tenido.

El señor escritor Vargas Llosa debería leer, al menos, los libros de la medievalista francesa Règine Pernoud para salir de su error. Sin una serie de mujeres descollantes —Genoveva, Juana de Arco, Catalina de Siena, Eloisa, Hildegarda de Bingen, Leonor de Aquitania, Blanca de Castilla, etc.—, que eran admiradas y respetadas por las autoridades civiles y religiosas de su tiempo, incluido el Papa, posiblemente la civilización europea habría sido imposible. Cualquier mujer podía entonces establecer un negocio o adquirir una propiedad sin autorización de su marido. Y fueron las damas del medioevo las que educaron y afinaron a los hombres, crearon el amor cortés, la galantería y el honor de servir el hombre a la mujer. ¿Donde está, pues, la “postergación y humillación sistemática de la mujer”? Fue con el Renacimiento y el nuevo auge del Derecho Romano cuando la mujer perdió los derechos que había ganado en la Edad Media.

-.-

2) Atribuir a la Iglesia Católica el haber mandado a la hoguera a millares de católicos e infieles en la Edad Media. El tema de la Inquisición merece un comentario más detenido y matizado del que es posible aquí. Remito a estudios serios sobre la Inquisición española como los del historiador inglés Henry Kamen o la española Beatriz Comella. Pero sí hay que saber, por lo menos, que su importancia no fue en la Edad Media, que termina en el Siglo XIV, sino en pleno Renacimiento y más allá, hasta el XVII y XVIII, que es cuando pasó del poder eclesiástico al poder civil.

Inquisiciones hubo tantas como religiones había en esos siglos. Para esa época, un ataque a la religión de un país —ya fuera la católica, la luterana, la anglicana o la calvinista— suponía algo tan importante para la estabilidad de su gobierno, como lo que es el terrorismo o la guerrilla para una democracia actual. En cuanto a la Inquisición española, en su momento de mayor auge, entre 1540 y 1700, los condenados a la hoguera fueron 1.346, que representan un 1,9% de todos los procesados. La Revolución Francesa, tan alabada por los laicistas como Vargas Llosa, en pocos días, llevó a la guillotina cifras posiblemente superiores, exterminó a todos los de la región de la Vandeé y además arrasó con gran cantidad de edificios y objetos de arte religiosos. Y todo eso en nombre de la igualdad, libertad y fraternidad.

 

+++

 

Para no caer en el anacronismo, es necesario tener la humildad y la inteligencia de leer los hechos del pasado no con las categorías mentales de hoy, más, dentro el marco histórico temporal en que se efectuaron. 

 

Al igual que ocurre con cualquier otra expresión de la mente humana, quizás la objetividad plena es imposible, pero lo que se le pide a cualquier intelectual honrado es que, cuando menos, haga el esfuerzo de buscarla, tenga la valentía de acercarse serena y responsablemente al mayor grado de objetividad histórica posible.

 

+++

 

Sed siempre humildes y amables; sed comprensivos, sobrellevaos mutuamente con amor; esforzaos en mantener la unidad del Espíritu, con el vínculo de la paz. Dios acepta y recibe con agrado a la Iglesia como sacrificio cuando la Iglesia conserva la caridad que derramó ella el Espíritu Santo: así, si la Iglesia conserva la caridad del Espíritu, puede presentarse ante el Señor como una hostia viva, santa y agradable a Dios. 

 

+++

 

Faltas del pasado - No podemos ocultar que muchos que profesaban ser discípulos de Jesús han cometido errores a lo largo de la historia. Con frecuencia, ante problemas graves, han pensado que primero se debía mejorar la tierra y después pensar en el cielo. La tentación ha sido considerar que, ante necesidades urgentes, en primer lugar se debía actuar cambiando las estructuras externas. Para algunos, la consecuencia de esto ha sido la transformación del cristianismo en moralismo, la sustitución del creer por el hacer. Por eso, mi predecesor de venerada memoria, Juan Pablo II, observó con razón: «La tentación actual es la de reducir el cristianismo a una sabiduría meramente humana, casi como una ciencia del vivir bien. En un mundo fuertemente secularizado, se ha dado una “gradual secularización de la salvación”, debido a lo cual se lucha ciertamente en favor del hombre, pero de un hombre a medias, reducido a la mera dimensión horizontal. En cambio, nosotros sabemos que Jesús vino a traer la salvación integral»[Enc.Redemptoris missio.]

S.S. Benedicto PP XVI: MMVI.

 

+++

 

Gracias a la Iglesia Católica, antes del 1300, había fundadas en Europa cuarenta y cuatro Universidades, en las que se forja un individuo especial dotado de cierta uniformidad: homo Scholasticus.

 

+++


Durante el luminoso medioevo - En términos cuantitativos, las catedrales góticas son tan asombrosas como las Pirámides egipcias. Sólo en Francia, durante noventa años, desde 1180 a 1270, se vio la construcción de 80 catedrales y casi 500 abadías.

 

UNIVERSIDADES - La síntesis del saber teológico, filosófico y de otras ciencias realizada por las Universidades en los siglos XIII y XIV, en que se forma el Humanismo, es impensable sin el cristianismo.

 

Entre 1200 y 1400 se fundaron en Europa 52 universidades, 29 de ellas pontificias. Según orden de antigüedad, no en importancia, puesto que la de París fue la más destacada, las fechas de fundación parecen ser las siguientes: Palencia (1208-12), Oxford (1214), París (1215), Padua (1222), Nápoles (1224), Salamanca (1228), Toulouse (1229), Bolonia (1230). Valladolid fue fundada a mediados del S. XIII (1250).

 

+++

 

 

La calumnia puede aparecer al inicio como algo claro, certero, pertinente y con  tintas de cierto. Poco después se descubre la mentira trabajada con malévola verborrea.

 

"Se recurre con frecuencia a la calumnia, la mentira, el infundio, sin preocuparse de contrastar la información para comprobar su veracidad. Ello obedece a la táctica de que se sabe que una vez vertida una información negativa sobre algo o alguien, cosa que es muy fácil, demostrar la verdad requiere un gran esfuerzo y tiempo y gran parte del daño queda hecho de todas maneras". (Jesús Sáiz Luca de Tena y Mercedes Soto Falcó)

 

+++

 

Dios, que es el árbitro último de la historia, sabrá comprender y acoger según su justicia también el grito de las víctimas, por encima de los graves acentos que a veces asume. S. S. Benedicto XVI – P.M.MMV. XI

 

+++

 

Trata a una persona como parece que es y seguirá siendo como siempre ha sido. Trátala como puede llegar a ser y se convertirá en quien realmente es.

 

+++

 

El Evangelio de Cristo del siglo I al XXI la Iglesia Católica fielmente proclama.

 

+++

 

Es preciosa la homilía de Benedicto XVI en la apertura del Sínodo sobre la Eucaristía, con su diagnóstico certero sobre el mundo moderno: “queremos poseer el mundo de manera ilimitada, Dios nos estorba y hacemos de Él una simple frase devota, o lo desterramos de la vida pública… Pero donde el hombre se convierte en el único dueño del mundo y en propietario de sí mismo, no puede haber justicia”. Varios medios han tildado esta afirmación, tan evangélica y tan realista, de apocalíptica, cuando se trata de una lectura inteligente de la historia del mundo, y especialmente del siglo que acabamos de dejar atrás. Es una advertencia especialmente adecuada para esta hora que nos toca vivir, aunque provoque sarpullido a los bienpensantes de turno. 2005-10-10

 

+++

 

Del Diario de Santa Faustina Kowalska: “Escribe, habla de mi Misericordia. Di a las almas en donde deben buscar el consuelo, es decir, en el tribunal de la Misericordia, allí suceden los más grandes milagros que se repiten continuamente. Para obtener este milagro no es necesario hacer peregrinaciones a tierras lejanas, ni celebrar solemnes ritos exteriores, basta ponerse con fe delante de un representante mío y confesarle la propia miseria y el milagro de la Divina Misericordia se manifestará en toda su plenitud. Aún cuando un alma estuviera en descomposición como un cadáver y humanamente no hubiera ninguna posibilidad de resurrección y todo estuviera perdido, para Dios no lo sería así: un milagro de la Divina Misericordia resucitará a esta alma en toda su plenitud. ¡Infelices de aquellos que no se aprovechan de este milagro de la Divina Misericordia! ¡Lo invocareis en vano, cuando sea demasiado tarde!” (Palabras de Jesús sobre la Confesión Sacramental. Diario.)

+++

 

Cantemos al Señor el cántico del amor 

"Cantad al Señor un cántico nuevo, resuene su alabanza en la asamblea de los fieles. Se nos exhorta a cantar al Señor un cántico nuevo. El hombre nuevo sabe lo que significa este cántico nuevo. Un cántico es expresión de alegría y, considerándolo con más atención, es una expresión de amor. Por esto, el que es capaz de amar la vida nueva es capaz de cantar el cántico nuevo. Debemos, pues, conocer en qué consiste esta vida nueva, para que podamos cantar el cántico nuevo. Todo, en efecto, está relacionado con el único reino, el hombre nuevo, el cántico nuevo, el Testamento nuevo. Por ello el hombre nuevo debe cantar el cántico nuevo porque pertenece al Testamento nuevo. 

Nadie hay que no ame, pero lo que interesa es cuál sea el objeto de su amor. No se nos dice que no amemos, sino que elijamos a quien amar. Pero, ¿cómo podremos elegir, si antes no somos nosotros elegidos? Porque, para amar, primero tenemos que ser amados. Oíd lo que dice el apóstol Juan: El nos amó primero. Si buscamos de dónde le viene al hombre el poder amar a Dios, la única razón que encontramos es porque Dios lo amó primero. Se dio a sí mismo como objeto de nuestro amor y nos dio el poder amarlo. El apóstol Pablo nos enseña de manera aún más clara cómo Dios nos ha dado el poder amarlo: El amor de Dios dice ha sido derramado en nuestros corazones. ¿Por quién ha sido derramado? ¿Por nosotros, quizá? No, ciertamente. ¿Por quién, pues? Por el Espíritu Santo que se nos ha dado. 

Teniendo, pues, tan gran motivo de confianza, amemos a Dios con el amor que de él procede. Oíd con qué claridad expresa San Juan esta idea: Dios es amor y quien permanece en el amor permanece en Dios, y Dios en él. Sería poco decir: El amor es de Dios. Y ¿quién de nosotros se atrevería a decir lo que el evangelista afirma: Dios es amor? Él lo afirma porque sabe lo que posee. 

Dios se nos ofrece en posesión. Él mismo clama hacia nosotros: «Amadme y me poseeréis, porque no podéis amarme si no me poseéis.» 

¡Oh, hermanos! ¡Oh, hijos de Dios! Germen de universalidad, semilla celestial y sagrada, que habéis nacido en Cristo a una vida nueva, a una vida que viene de lo alto, escuchadme, mejor aún, cantad al Señor, junto conmigo, un cántico nuevo. «Ya lo canto», me respondes. Sí, lo cantas, es verdad, ya lo oigo. Pero, que tu vida no dé un testimonio contrario al que proclama tu voz. 

Cantad con la voz y con el corazón, con la boca y con vuestra conducta: Cantad al Señor un cántico nuevo. ¿Os preguntáis qué alabanzas hay que cantar de aquel a quien amáis? Porque, sin duda, queréis que vuestro canto tenga por tema a aquel a quien amáis. ¿Os preguntáis cuáles son las alabanzas que hay que cantar? Habéis oído: Cantad al Señor un cántico nuevo. ¿Os preguntáis qué alabanzas? Resuene su alabanza en la asamblea de los fìeles. Su alabanza son los mismos que cantan. ¿Queréis alabar a Dios? Vivid de acuerdo con lo que pronuncian vuestros labios. Vosotros mismos seréis la mejor alabanza que podáis tributarle, si es buena vuestra conducta." 

De los Sermones de San Agustín, obispo (Sermón 34, 1-3.5-6; 41, 424-426)  

 

+++

 

La tradición occidental desde las antiguas Atenas, Jerusalén y Roma, no se ha movido entre la represión o la descarga del impulso, sino que ha peleado por la libertad interior, que pasa por el dominio de sí, pues sin ésta difícilmente el hombre puede hablar de libertad, ya que no se trata simplemente de la ausencia de coacción externa, sino de capacidad para poder determinarse en orden al bien.

 

+++


Nada perturba tanto la vida humana como la ignorancia del bien y el mal.
Cicerón

 

+++

Toda persona tiene derecho a la libertad religiosa (...) de tal manera que, en materia religiosa, ni se obligue a nadie a obrar contra su conciencia, ni se le impida que actúe conforme a ella en privado y en público, solo o asociado con otros.
Concilio Vaticano II

+++

Un gran hombre demuestra su grandeza por el modo en que trata a los que son o tienen menos que él.

 

+++

Si la escalera no está apoyada en la pared correcta, cada peldaño que subimos es un paso más hacia un lugar equivocado. Stephen Covey

 

+++

 

 

“Alegraos en el Señor siempre; lo repito: alegraos. Que vuestra bondad sea notoria a todos los hombres. El Señor está cerca. No os inquietéis por cosa alguna, sino más bien en toda oración y plegaria presentad al Señor vuestras necesidades con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa toda inteligencia, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Por lo demás, hermanos, considerad lo que hay de verdadero, de noble, de buena fama, de virtuoso, de laudable; practicad lo que habéis aprendido y recibido, lo que habéis oído y visto en mí, y el Dios de la paz estará con vosotros.” San Pablo en su carta a los Filipenses 4, 4-9vs.

 

+++

 

“De la grandeza y hermosura de las criaturas se llega, por analogía, a contemplar a su Autor”. S. S. Benedicto XVI. P.M. – MMV.XI.X.

 

“Dios no aparece en la Biblia como un Señor impasible e implacable, ni es un ser oscuro e indescifrable, como el hado, con cuya fuerza misteriosa es inútil luchar”.

 

Dios se manifiesta «como una persona que ama a sus criaturas, que vela por ellas, les acompaña en el camino de la historia y sufre por la infidelidad de su pueblo «a su amor misericordioso y paterno».

«El primer signo visible de esta caridad divina hay que buscarlo en la creación»: «los cielos, la tierra, las aguas, el sol, la luna y las estrellas».

«Incluso antes de descubrir a Dios que se revela en la historia de un pueblo, se da una revelación cósmica, abierta a todos, ofrecida a toda la humanidad por el único Creador»

«Existe, por tanto, un mensaje divino, grabado secretamente en la creación», signo de «la fidelidad amorosa de Dios que da a sus criaturas el ser y la vida, el agua y la comida, la luz y el tiempo».

«De las obras creadas se llega a la grandeza de Dios, a su amorosa misericordia».


El Papa acabó su discurso, dejando a un lado sus papeles, comentó un pensamiento de san Basilio Magno, doctor de la Iglesia, obispo de Cesárea de Capadocia, quien constataba que algunos, «engañados por el ateísmo que llevaban dentro de sí, imaginaron el universo sin un guía ni orden, a la merced de la casualidad».

«Creo que las palabras de este padre del siglo IV son de una actualidad sorprendente», reconoció S. S. Benedicto XVI preguntándose: «¿Cuántos son estos "algunos" hoy?».

«Engañados por el ateísmo, consideran y tratan de demostrar que es científico pensar que todo carece de un guía y de orden».

«El Señor, con la sagrada Escritura, despierta la razón adormecida y nos dice: al inicio está la Palabra creadora. Al inicio la Palabra creadora --esta Palabra que ha creado todo, que ha creado este proyecto inteligente, el cosmos-- es también Amor».

El Papa concluyó exhortando a dejarse «despertar por esta Palabra de Dios» e invitando a pedirle que «despeje nuestra mente para que podamos percibir el mensaje de la creación, inscrito también en nuestro corazón: el principio de todo es la Sabiduría creadora y esta Sabiduría es amor y bondad».
S. S. Benedicto XVI. P.M. MMV.XI.X.

 

+++

 

Alabemos con las poéticas palabras del teólogo san Gregorio Nacianceno, doctor de la Iglesia Católica, año 330+390:

 

« Gloria a Dios Padre y al Hijo,
Rey del universo.
Gloria al Espíritu,
digno de alabanza y santísimo.
La Trinidad es un solo Dios
que creó y llenó cada cosa:
el cielo de seres celestes
y la tierra de seres terrestres.
Llenó el mar, los ríos y las fuentes
de seres acuáticos,
vivificando cada cosa con su Espíritu,
para que cada criatura honre
a su sabio Creador,
causa única del vivir y del permanecer.
Que lo celebre siempre más que cualquier otra
la criatura racional
como gran Rey y Padre bueno ».

(9) Poemas dogmáticos, XXXI, Hymnus alias: PG 37, 510-511

 

+++

 

«Cuando digo a un joven: mira, allí hay una estrella nueva, una galaxia, una estrella de neutrones, a cien millones de años luz de lejanía. Y, sin embargo, los protones, los electrones, los neutrones, los mesones que hay allí son idénticos a los que están en este micrófono (...). La identidad excluye la probabilidad. Lo que es idéntico no es probable (...). Por tanto, hay una causa, fuera del espacio, fuera del tiempo, dueña del ser, que ha dado al ser, ser así. Y esto es Dios (...). «El ser, hablo científicamente, que ha dado a las cosas la causa de ser idénticas a mil millones de años-luz de distancia, existe. Y partículas idénticas en el universo tenemos 10 elevadas a la 85a potencia... ¿Queremos entonces acoger el canto de las galaxias? Si yo fuera Francisco de Asís proclamaría: ¡Oh galaxias de los cielos inmensos, alabad a mi Dios porque es omnipotente y bueno! ¡Oh átomos, protones, electrones! ¡Oh canto de los pájaros, rumor de las hojas, silbar del viento, cantad, a través de las manos del hombre y como plegaria, el himno que llega hasta Dios!» Por Enrico Medi  2005.

 

+++

 

¡Que tu conducta nunca de motivos de injustificada inquietud a la creación, de la que tú eres el rey!

 

+++

 

Dijo Dios: «Produzca la tierra animales vivientes según su especie: ganados, reptiles y bestias salvajes según su especie». Y así fue. Dios hizo las bestias de la tierra, los ganados y los reptiles campestres, cada uno según su especie. Vio Dios que esto estaba bien. Gen. 1, 24-25

 

+++

 

“Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones” Biblia. Evangelio según San Lucas Cap.1º vs. 48. La Iglesia, hace XXI siglos fundada por Tu Hijo, te alaba, ¡Oh Madre plena de dicha y felicidad!

 

 

Gracias por visitarnos

VERITAS OMNIA VINCIT

LAUS TIBI CHRISTI.

 

Debido a la existencia de páginas excelentes sobre apologética y formación,  lo que se pretende desde aquí es contribuir muy modestamente y sumarse a los que ya se interesan por el Evangelio de Cristo de manera mucho más eficaz.

 

En caso de hallar un documento en desacuerdo con las enseñanzas de la Iglesia Católica, notifíquenos por E-Mail, suministrándonos categoría y URL, para eliminarlo. Queremos proveer sólo documentos fieles al Magisterio".

 

‘La verdad sobre El Código Da Vinci’
Autor:
José Antonio ULLATE

Editorial: LibrosLibres. Madrid, 2004.  189 pp.

 

‘Historia de la Inquisición en España y América’

(El conocimiento científico y el proceso histórico de la Institución (1478-1834).

Es una elevada tarea historiográfica con planteamientos científicos, bases documentales, tratamiento y lenguaje actuales.

Obra dirigida por don Joaquín PÉREZ VILLANUEVA y Bartolomé ESCANDELL BONET.

 

‘La inquisición española’

Autora:(Comella Beatriz.-

Editorial: BAC- Centro de estudios inquisitoriales- Madrid-España.

«La verdadera libertad es contraria al yo absoluto». Benedicto PP. XVI.           

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).