Monday 27 February 2017 | Actualizada : 2017-02-03
 
Inicio > Leyendas Negras > Historia - 3º Olvido de la historia para mejor engañar confundir y dominar

 

"La primera ley de la historia es no atreverse a mentir; la segunda, no temer decir la verdad" (León XIII)

 

+++

 

Si algo nos enseña la historia de Occidente, que se remonta a la Biblia y a Homero, es que la historia no se padece, sino que se hace, se construye; mejor dicho, la construimos.

 

+++

 

«Bona fides, sine ira et con studio», decía Tácito: «con buena fe, sin apasionamiento y con estudio»

 

+++

 

"Las fuentes" pueden dar "frases" que hay que interpretar en el contexto y con sus consecuencias a tenor de la Historia que solo años después se pueden ver en contexto.

 

+++

 

Aquellos que niegan las raíces cristianas de Europa no pecan contra la Iglesia, sino contra la Historia.

 

+++ 

 

Hay que ver, en primer lugar, las cosas en su contexto histórico: no podemos juzgar un facto, o negocio, provechio, o una cosa del siglo XVI con mentalidad del siglo XXI. Eso sería como reprocharle a un cirujano de la Edad Moderna, el que no aplicara técnicas del siglo XXI ante un determinado problema de salud. 

 

+++ 

 

Somos Historia. Los hombres y los pueblos somos ante todo Historia, y nada de nuestras existencias se entiende sin un pasado. Basta ver hasta qué punto de enconamiento llega la polémica histórica en la política, por ejemplo, para comprobar su enorme importancia.  

-.-.-.-.-.-.- 

Somos hijos de la historia (y de la reflexión que brota de ella) y no podemos imaginar qué seremos si ella se hubiera realizado en una forma diferente.  

 

+++

 

 

Con fortuna –por sentido común y razonable-, en ningún momento nos podemos permitir autorizar a ningún iluminado a sentar por decreto su interpretación de los hechos. Porque la Historia, quede bien claro, la han de escribir los historiadores, nunca los legisladores; debe discutirse en la universidad, nunca en el parlamento; y debe producir libros, nunca leyes.

 

+++ 

 

Decía el gran filósofo español Ortega aquello de “yo soy yo... y mi circunstancia”, evidentemente los conceptos, las circunstancias, la mentalidad y hasta el clima, la alimentación y los poderes terrenales son distintos; todo lo cual influye en el ser humano. Conviene ser benévolos y comprensivos con situaciones del pasado que hoy juzgaríamos  crueles o inhumanas puesto que, para empezar, el valor de la vida humana no era el mismo que hoy y sobre todo ¿como nos juzgarán a nosotros mismos dentro de 500 años?. Miedo da pensarlo.

 

+++ 

 

La memoria no se opone a la historia. Esto es evidente. Son dos géneros distintos. Primero es la memoria y luego, la historia. La memoria, que radica en la persona, es recuerdo de una familia, una comunidad, una nación o un pueblo y tiene un fuerte componente afectivo y, por lo mismo, es selectiva. En consecuencia, las memorias no siempre coinciden, porque cada grupo social evoca unos sucesos según su origen y su identidad. La historia, en cambio, es una elaboración científica posterior.

 

+++

 

 

 

Las palabras de Benedicto XVI en Auschwitz: «El pasado no es nunca sólo el pasado. Siempre tiene algo que decirnos a nosotros; nos indica los caminos que no debemos tomar y los que tomar». 29/05/2006 Polonia.

 

+++

 

«La crisis de la verdad, origen de la crisis de occidente» Benedicto PP. XVI.

Solo Jesús es el puente que pone en contacto inmediato a Dios con el hombre.
«Ahora bien, si nosotros le consideramos como el único Mediador de la salvación válido para todos, que afecta a todos y del cual, en definitiva, todos tienen necesidad, esto no significa de ninguna manera que despreciemos a las otras religiones ni que seamos soberbios de pensamiento.
Proclamar la fe cristiana significa ‘únicamente que hemos sido conquistados por quien interiormente nos ha tocado y nos ha colmado de dones para que a la vez podamos entregarlos a los demás’.
De hecho, nuestra fe se opone decididamente a la resignación que considera al hombre incapaz de la verdad, como si ésta fuera demasiado grande para él». Austria Benedicto PP. XVI - MARIAZELL, domingo, 09 septiembre 2007

 

+++

 

 

 

Los libros de historia reales no dicen lo que tú pretendes que creamos como verdad. Por ejemplo; Historia Universal Comparada de Hensell Hofstátter o Historia Universal, Hélade y Roma; El Origen del Cristianismo de Espasa-Calpe, solo para dar dos ejemplos. En ambos las realidades de los orígenes del cristianismo distan mucho de lo que Dave Hunt y compañía dicen. 

Estudiar, investigar siempre con el mayor cuidado y rigor, buscar información también fuera de las paredes del anti catolicismo, así se abren los ojos. Discernirás de las  patrañas, podrás identificar la mentira, invención o noticia fabulosa, de pura maldad.

Siendo tenaz y persistente a pesar de la ofuscación ambiental, alejarás la obscuridad de la razón, que confunde las ideas y moldea leyendas negras.

 

+++ 

 

Investigación amplia y profunda - Junio 2004 - La obra recoge el pensamiento de más de 50 eminentes intelectuales del mundo –algunos ni siquiera ligados directamente al mundo del catolicismo - que, tras reunirse a debatir sobre la Inquisición en un simposio llevado a cabo en 1998 en la Ciudad del Vaticano, llegaron a la conclusión de que la historia oficial nos muestra unos tribunales eclesiásticos mucho más despiadados y agresivos de lo que en realidad fueron. «Durante el siglo XVI, a causa de rumores arrojados desde los círculos protestantes, se difundió en toda Europa la falsa creencia de que los tribunales de la Inquisición fueron despiadados».

 

La documentación apodíctica aportada refleja que, de un total de 100.000 procesos, más de la mitad de los acusados fueron absueltos y perdonados, quedando en libertad. Muchos de ellos, sin embargo, fueron posteriormente condenados por tribunales civiles. En España, uno de los países donde más activamente trabajó la Inquisición, de las cerca de 125.000 acusadas de brujería, un total de 59 fueron ajusticiadas. En Italia, país notablemente más poblado, el número baja hasta 36; mientras que en Portugal se reduce hasta cuatro. 

   El libro hace añicos algunos de los grandes tópicos que pesan sobre la historia de la Inquisición. Así, los autores sostienen que no es cierto que la mayoría de los acusados acabasen en la hoguera, como tampoco lo es el que la mayoría de las acusaciones estuviesen basadas en declaraciones obtenidas sometiendo a los prisioneros a la tortura. Los autores de «Inquisición» coinciden en señalar que, en contra de lo que se suele pensar, la mayor parte de las condenas consistían en peregrinaciones, rezos, plegarias u otras penitencias espirituales. Otra de las grandes novedades historiográficas es el intento de explicar el fenómeno inquisitorial contextualizándolo en su época. Así, aclaran, antes de emitir un juicio moral hay que entender cosas como que durante toda la Edad Media la tortura y la pena de muerte eran prácticas habituales. 2004-06-15 Roma – Italia

 

+++ 

 

 

El Siglo XX ha sido un andar -para el cristiano- de sangre y fuego.

 

HISTORIA SIGLO XX - …[…]… Se nos escapa la memoria directa del horror pero también de actos y «momentos estelares de la humanidad» -parafraseando a Stefan Zweig- que han hecho de la civilización cristiana, ilustrada y democrática occidental el mundo más libre, más compasivo y generoso jamás habido, el más capaz de generar la promesa y la esperanza de felicidad a los seres humanos.

 

RELATIVISMO - El rigor y la verdad pierden todos los días batalla frente a la ofensiva de nuevas supersticiones predicadas por todo el arsenal mediático, ante la terrible levedad de la adquisición de ideas fáciles, el pensamiento débil, la mediocridad impuesta y los valores intercambiables de un relativismo en el que sólo tienen solvencia el poder, la comodidad y la supervivencia.

 

+++ 

 

"Una fe que no puede chocar con la historia tampoco tiene nada que decir a la historia" en el siglo: Joseph Ratzinger – S.S. Benedicto XVI. Pont.Max.

 

+++ 

 

No hay poder político más inquebrantable que el que se asienta sobre la ignorancia ciudadana. …y la burla de la inteligencia.

 

+++

 

"No se oye a ningún musulmán que pida perdón por conquistar España y estar allí ocho siglos". En el Islam no hay una figura que se pueda asimilar a la del sucesor de Pedro, pero no se conoce en ninguno de los más sobresalientes teólogos islamistas ningún pensamiento que se pueda parecer al examen de conciencia, la petición del perdón por los errores propios y el propósito de enmienda. 2006-09-24

 

+++

 

 

Quién, sino la Iglesia, a través de los monasterios, salvó la ciencia de los clásicos y la transmitió para el futuro; quién creó las universidades, sino la Iglesia; quién fue mecenas del arte y de la mejor cultura de Europa, sino la Iglesia; quién lo sigue siendo.

 

+++

  

Muchos errores se cometen por ignorancia de la historia y esa ignorancia sirve también de arma tanto defensiva como ofensiva de quienes no están interesados en el conocimiento de la verdad sino en la confusión entre verdad y error, entre el bien y el mal.

 

+++

  

«La dominante cultura cínica de la amnesia se mueve en la abstracción de prescindir sistemáticamente del pasado, de la realidad, de la Historia y de la tradición, lo que le confiere empero un falso carácter innovador. Es una cultura neutral en la que está ausente la imaginación creadora. Ésta se suple, justamente, con el olvido o el rechazo de la realidad y de la tradición, para que parezca nuevo todo lo que produce. Y eso explica los absurdos proyectos y programas educativos vigentes, que parten del supuesto de que toda la cultura anterior carece de valor y debe ser desechada. Trátase de una inane y pervertida reproducción de la eterna polémica entre los antiguos y los modernos en la que el Estado como tal no solía tomar parte y que, por ende, impulsaba la cultura».

 

+++

  

"El cristianismo no teme a la cultura sino a la media cultura. Teme la superficialidad, los eslóganes, las críticas de oídas; pero quien puede hacer la ‘crítica de la cultura puede volverlo a descubrir o seguir siendo fiel" JEAN GUITTON –filósofo fr. 2000.

 

+++

 

ESPAÑA – VALENCIA:La ciudad de Valencia fue fundada en el año 138 a.c. Ante la invasión de los pueblos bárbaros a partir del siglo V, la ciudad de Valencia mantuvo su actividad bajo el reino visigodo y durante la ocupación musulmana de Hispania, que comenzó en el año 711. En el año 1238, el rey de Aragón, Jaime I, el Conquistador, creó el reino cristiano de Valencia, dotándolo de leyes propias.

El siglo XV, fue un verdadero “siglo de oro” para Valencia, especialmente bajo los reinados de Alfonso V el Magnánimo, y de los Reyes Católicos, Fernando e Isabel. Se concluyeron la catedral gótica de Valencia y la torre del micalet; se edificaron iglesias y monasterios. Este “siglo de oro” culminó con la creación de la universidad de Valencia por el Papa Alejandro VI (1501).

 

+++ 

 

Historia - La falsificación del pasado corrompe y envilece a los pueblos que la aceptan, véase lo que está ocurriendo en las Vascongadas y en Cataluña, lo que puede terminar ocurriendo en el conjunto de España. Sobre la mentira no puede construirse nada sólido: la cultura naufraga en charlatanería y la política en demagogia embrutecida y fanatismo.

 Cuando estos procesos avanzan, el silencio es una forma pasiva de colaboración con ellos. Una responsabilidad, sobre todo de los historiadores e intelectuales en general. Que no nos condenemos por no alzar la voz cuando era indispensable. 2007

 

+++

…[…]…

P. Ha dicho usted: Yo examino los hechos, los pongo en su contexto y analizo su dinámica y su lógica. Sin embargo no pueden examinarse todos los hechos históricos, aunque solo sea por su enorme número

 

R. Ciertamente. Es preciso hacer una selección buscando los hechos significativos o determinantes. Aunque se puede historiar cualquier aspecto de la actividad humana, normalmente la historia es ante todo política, porque la política viene a ser el eje de la acción colectiva, por lo menos el eje más evidente. Por consiguiente, seleccionamos los hechos políticos y buscamos sus relaciones con los de otro tipo, como los religiosos, ideológicos, económicos, etc.  Pero los hechos políticos son, a su vez, innumerables y contradictorios,  y no existe un criterio preciso para distinguir los que son significativos de los que no lo son. Además, hay hechos en principio anecdóticos y que sin embargo reflejan una situación o un espíritu de época mejor que un largo análisis. En todo caso, siempre partimos de "grandes evidencias". Por ejemplo, es un hecho evidente y decisivo  que hubo una guerra civil en España  en los años 30, y que la ganó Franco. Esto no admite interpretación. Pero al analizarlo encontramos muchos hechos parciales, a menudo contradictorios, que avalan versiones distintas y asimismo contradictorias. Como dije, no  existe un método justo e infalible para decidir cuáles de ellos son los realmente significativos. En su valoración interviene mucho la intuición, la lógica y la consideración del contexto. Si usted compara Nueva historia de España con otros libros como los citados, verá que cada uno aporta datos distintos sobre muchas cuestiones, lo que puede hacer creer que, en definitiva, la historia es puramente arbitraria y depende de qué datos quiera escoger el historiador.

 

P. Y  mucha gente piensa así, realmente.

 

R. Le voy a poner un ejemplo de que la cosa no es tan arbitraria: el hambre y el racionamiento de nuestra posguerra. Es un hecho indudable que existieron. Si los consideramos aislados de otros datos y del contexto podríamos coincidir con las versiones dominantes que achacan toda la responsabilidad por ellos al régimen de entonces, el franquista. Pero la perspectiva cambia mucho si consideramos que el año de más hambre en España durante el siglo XX fue 1938, y que afectó sobre todo al territorio del Frente Popular, debido a la desarticulación de la economía por la revolución. Este es otro hecho objetivo que indica la alternativa al hambre franquista era el hambre izquierdista, mucho peor. Por lo tanto, al terminar la guerra, el régimen de Franco, en cuya zona había habido poca hambre durante la guerra (otro dato objetivo) se vio obligado a absorber una gran parte del país hambriento y con la economía destrozada. Un problema muy difícil, que ha costado grandes esfuerzos y sacrificios a un país como Alemania federal al reunificarse con la Alemania ex comunista. Para la España de entonces, el problema era de mucha mayor envergadura. Y además se complicó con la guerra mundial, que agravó enormemente la situación, sobre todo cuando Inglaterra limitó drásticamente los suministros de petróleo, fertilizantes, plásticos, etc. Este es también otro hecho muy importante a considerar,  pues si no se hace queda distorsionada la visión de la historia. Así, el invierno de 1940 a 1941 fue especialmente duro. Digo esto porque se habla en general del hambre de los años 40, como si hubiera sido igual en todos ellos. La verdad es que hubo tres o cuatro años muy difíciles, pero luego el hambre volvió a los niveles de la república. Vistas así las cosas podemos creer más bien que la culpa no fue del régimen, sino de condiciones objetivas inevitables, y que el franquismo realizó una labor francamente buena, teniendo en cuenta además otros datos clave: la mortalidad general disminuyó con relación a la de la república y  también disminuyó la mortalidad infantil, todo ello por efecto, probablemente, de la mejora en la higiene pública. Y hay otros datos significativos: la producción de energía eléctrica, el número de teléfonos o las cifras de la enseñanza  media y universitaria, incluida la presencia femenina, superaron notablemente las de la república. El franquismo hizo, por tanto, un esfuerzo muy grande y en general fructífero ante unas circunstancias  en extremo arduas. El hambre de los españoles era mucho menor que la de otros países europeos, y el país no tuvo que soportar los bombardeos, deportaciones, etc., extendidos por gran parte del continente. Y el racionamiento duró tanto como en Inglaterra, a pesar de que esta recibió el Plan Marshall en la posguerra, mientras que España fue sometida a un aislamiento absolutamente injusto. Dicho de otro modo: la historiografía más abundante, con mucho, sobre esos años, es simple, por no decir falsaria y  muy roma en el análisis, amén de excluir, deliberadamente o no, gran número de hechos significativos.  

 

   Le pondré otro ejemplo: la caída, aparentemente fácil, del reino hispanogodo. Es un hecho indudable que España fue entonces conquistada por los musulmanes en tres a cinco años. De ahí han concluido numerosos historiadores que el hecho solo pudo deberse a que el reino estaba carcomido por dentro, que la población detestaba a los gobernantes y prefería a los musulmanes, que aquel reino no tenía nada que ver con lo que sería España y que esta se habría forjado durante la Reconquista desde la nada, como quien dice…

   Pero esas conclusiones no se apoyan realmente en nada, son simples lucubraciones muy poco refinadas a partir del hecho del derrumbe relativamente rápido del reino de Toledo. No toman en consideración el dato de que los musulmanes, en plena fase expansiva, habían derrotado a reinos y ejércitos mucho más poderosos que el visigodo y conquistado, con relativamente pocas fuerzas materiales,  países más extensos, poblados y ricos. O no quieren valorar un factor esencial: la traición de una parte del ejército godo, por disputas internas y que puede darse y se da a menudo sin necesidad de que exista una descomposición acentuada. Otros datos  importantes nada tenían que ver con la descomposición política: pestes y sequías arrasadoras que debilitaban inevitablemente la capacidad de resistencia del país.  Por otra parte, en el siglo XX hemos visto cómo un país tan grande y poderoso como Francia caía en manos de Alemania no en cuestión de años, sino de meses. Y a nadie se le ha ocurrido, que yo sepa, concluir de ahí que los franceses estaban hartos de su independencia y de sus gobiernos y deseaban el yugo alemán.

 

   Por otra parte no se puede disociar, como a menudo se pretende, la Reconquista del previo reino hispano-godo. La Reconquista fue emprendida desde el principio como reivindicación de la España perdida. Digo desde el principio porque, aunque los primeros documentos conocidos que lo plantean así son de algunos años después de Covadonga, tampoco muchos, la rebelión asturiana tuvo desde el primer momento un carácter muy distinto de las antiguas correrías, prácticamente de bandidaje, realizadas por la población local en tiempos de Roma y del propio reino de Toledo. Sin este, resulta muy difícil imaginar la Reconquista.

http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/yave-prometeo-y-naturaleza-humana-manifiesto-gibraltar-es-arbitraria-la-historia-9328/

http://blogs.libertaddigital.com/ - Pio MOA, prestigioso historiador y escritor.

CDV. 25. III.MMXI Festividad del Verbo encarnado, Anunciación a la Stma. Virgen

 

+++

  

"LEER LOS DISCURSOS DE BIN LADEN ES COMO LEER EL MEIN KAMPF DE HITLER"

Muchas y demasiado muertes aún vendrán, pero la sangre de los inocentes será  razón que derrumbará el muro mental construido con ladrillos de odio, resentimientos, conflictos inútiles, violencias, temores y terrorismos islamitas, tan a la vista, hoy.

Una religión de extermino responde a los peores instintos y nos interroga, aunque venga practicada por muchos seguidores del caudillo Mahoma. MMVI.

 

+++ 

 

-Los políticos no deben administrar la memoria histórica.
   

-¿No cree que a la derecha española se le exigen responsabilidades históricas por la Guerra Civil mientras que la izquierda nunca se ha dado por aludida? ¿No es hora que también haga un sincero mea culpa?
   -Toda la izquierda sabe muy bien, y no debería olvidarlo, que en la zona republicana se cometieron muchos crímenes y grandes errores. Las checas de Madrid, Paracuellos, la actuación de los anarquistas en Barcelona y en muchas otras ciudades son conocidas. No hablaré de número de muertos y represaliados, pero hay que reconocer que la tragedia fue para los dos lados. Hay que partir de ese hecho porque quienes conocen y vivieron aquello lo saben.
-.-

Es triste reconocerlo, pero las cosmovisiones utópicas y optimistas siempre han terminado en terribles matanzas. Es el caso innegable del socialismo y de los nacionalismos. Lo es también de la masonería. Convencidos de que las masas –entendidas como tales las que siguen las consignas de izquierdas– o las naciones –reales o supuestas– tienen algo incomparablemente bueno en su interior, estas visiones ideológicas han terminado produciendo experimentos extraordinariamente cruentos, como los impulsados por Lenin, Stalin, Mao o Hitler.

 

Al fin y a la postre, ni las masas ni las naciones se comportaban según ese patrón de lo bueno y acababan siendo objeto de castigos ejemplares por negarse a actuar de acuerdo con su supuesta esencia. El Gulag, Auschwitz, la guillotina durante el Terror de la Revolución Francesa, los campos de concentración de Castro, las acciones de Pol Pot o la revolución cultural de Mao son sólo episodios que demuestran cómo el optimismo antropológico y la utopía han causado más muertes y sufrimiento que cualquier otra cosmovisión.

 

+++

  

Ahora bien, aunque los mismos cristianos en la Historia hayan cometido abusos, esos abusos no son el cristianismo. Se llega a ser cristiano cuando se descubre en Dios la fuente de la vida y a Cristo como el único Salvador. «Esto no significa de ninguna manera que despreciemos a las otras religiones ni que seamos soberbios de pensamiento». Y no duda el Papa en afirmar: «Necesitamos la verdad... Pero tenemos miedo de que la fe en la verdad comporte intolerancia». Por eso, «si este miedo, que tiene sus buenas razones históricas, nos asalta, es tiempo de contemplar a Jesús» hecho niño. Y al contemplarle -dijo-, se puede descubrir que «la verdad no se afirma mediante un poder externo, sino que es humilde y sólo es aceptada por el hombre a través de su fuerza interior: por el hecho de ser verdadera». Viena. 07/09-IX.2007- Benedicto PP. XVI. Obispo de Roma

 

+++ 

 

“...Hemos de llevar el pasado, sin faltar al recuerdo, a su propia situación de tiempo ya fenecido, evaluando lo más correctamente que podamos su influencia o herencia en el presente. Sólo así se construirá con cierta libertad el futuro, pero, para conseguirlo, hay que acabar con las falsificaciones de la Historia”. Miguel Ángel Ladero Quesada, de la Real Academia de la Historia - 2002.-

 

+++

 

 

Olvido de la historia 

COMO INICIA LA DIFAMACIÓN Y LA CALUMNIA DESPUÉS.


José GALEANO CABALLERO

Tengo para mí que la definición más expresiva y gráfica de la historia la dio Cicerón: «La historia es el testimonio de los tiempos, la luz de la verdad, la vida de la memoria, la maestra de la vida y nuncio de la antigüedad».

 

   Lo difícil es definir al historiador, al profesional formado para la investigación y narración de los hechos históricos. Como toda ciencia, requiere una metodología en la que no vamos a entrar. Nos vamos a circunscribir a la filosofía moral o ética que debe presidir la actuación del historiador que es doblemente exigente si se trata de un profesor, sea o no universitario que tiene por misión enseñar a los que han de sucederle en el conocimiento y enseñanza de ésta disciplina. Estimo como primera la imparcialidad, que es sinónimo de justicia, equidad, ecuanimidad, que es el antónimo de la parcialidad, sinónimo de injusticia, iniquidad, arbitrariedad... La segunda sería el tributo a la verdad que, aunque premisa de la anterior, y pregonera de la libertad tiene un marchamo metafísico. El Papa Juan XXIII decía que «el derecho a la verdad es anterior y superior a todo otro derecho y exigencia», y es también un derecho constitucional el de «comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión» y resulta evidente que entre ésos medios de difusión se halla la cátedra y las publicaciones que emanen de ella. Derecho que es concordante al también constitucional a la educación «que tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto ... a los derechos y libertades fundamentales» y es evidente que esos derechos se pisotean, se violan, y no se logra el pleno desarrollo de la personalidad del educando, cuando se le falsean los hechos históricos, por odio, por sectarismo político o por otras causas espureas e innobles, es aún más grave cuando se substraen, se mutilan, y gravísimo si se «olvidan» los hechos históricos. «El olvido» es la cesación de la memoria, que provoca la «amnesia» que es la pérdida de memoria, patología grave en medicina, y gravísima en la patología social de la educación, ya que se le mutila al educando en las enseñanzas que debe recibir, lo que equivale a horadar el cráneo del alumno y extraerle parte de su cerebro. Si entendemos la educación por su sentido semántico primero «de suministrar alimento», esa carencia alimenticia producirá una anemia perniciosa al educando que desembocará en una parálisis cerebral o hemiplejia mental que le invalidará toda su existencia. Es este un crimen de lesa cátedra y el catedrático, debe ser expulsado de ésa cátedra y sometido al repudio de la sociedad. El que así actúa se envilece y desprestigia a la profesión y engaña y estafa al lector y/o al educando. «Dar gato por liebre», diría un castizo. Hay en España como una conspiración contra la verdad histórica. Desde la creación del Estado de las Autonomías, cada una de éstas ha tratado de hacer una historia a su medida, falseando la realidad histórica e inculcando un odio vísceral hacia el todo que es España, hasta el punto de que el Decreto Aguirre, provocó la «guerra de la Historia» y ocasionó el cese de la admirable ministra. Tal es el escándalo que la docta Real Academia de la Historia elaboró un informe denunciando éstos hechos; informe que provocó la algarada de los nacionalistas. El Estado debe, está obligado, a tutelar a los educandos en la defensa de sus derechos fundamentales tal como se contiene en los textos constitucionales y de Derechos Humanos. ¿Y los padres qué dicen ante tanto atropello? 


   Formuladas las anteriores reflexiones quiero denunciar un hecho para mí insólito: El Diario Hoy ha editado un libro titulado «Extremadura. La Historia», patrocinado por Iberdrola y Caja de Badajoz, y redactado por un grupo de profesores y dirigidos y coordinados por el Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Extremadura Don Fernando Sánchez Marroyo. Pues bien, el hecho insólito «histórico» es éste: en el Tomo 11 de la obra, bajo el Capitulo XVII, aparece el Epígrafe: «Guerrilla en las sierras extremeñas: Actividad del maquis», a cuyo tema dedica las págs. 609 a 613. En la pág. 614 aparece el Capitulo XVIII cuyo titulo es: «Transformaciones económicas y sociales en la Transición Democrática».


   Se «olvidan» de 40 años de la historia de Extremadura: los años más fecundos de su historia. Antes de 1939 Extremadura era un páramo sediento de agua, de cultura, de energía, de industria, de justicia social. De 1940 a 1975 se convierte en un vergel: el «Plan Badajoz», con la construcción de 5 grandes presas 4.776 km, de canales y acequias, 148.714 Ha, de rega- díos, 44 pueblos nuevos con 5.428 colonos; repoblación forestal, nuevas carreteras, 47 grandes industrias... El «Plan Cáceres», con los embalses de Rosarito, Gabriel y Galán, Borbollón, Azután, Valdecañas, Torrejón-Tiétar, Alcántara el mayor lago artificial de Europa Occidental) Cedillo..., construcción de 25 pueblos nuevos. Extremadura es la primera región española por agua embalsada. Esta colosal obra es sólo comparable a la Tennessee Valley Authority, de los Estados Unidos.


   En lo cultural, desde la creación del Colegio Universitario por Decreto de 18-9-1971,en cuyo año y primer curso académico inició sus estudios universitarios Don Fernando Sánchez Marroyo, o la Facultad de Ciencias de Badajoz, germen de la Universidad de Extremadura, creada por Decreto de 10-5-1.973, y en la que se formó y regenta cátedra el Director de la obra. En la energía, el escaso consumo de 1939, provenía de fuera de Extremadura. En los 40 años se construyeron 36 grandes centrales hidráulicas con una producción en 1970, de 3.200 millones de kWh. Extremadura es hoy una gran exportadora de energía eléctrica, consumiendo tan sólo el 14 por ciento de su producción. En la industria, la creación de los polígonos industriales de «El Nevero» en Badajoz, de «El Prado» en Mérida, de «Las Capellanias» y «Aldea Moret» en Cáceres y el de Plasencia. Las cifras de realizaciones en carreteras, electrificación... rebasaría los límites de un articulo y la cortesía del periódico. Es evidente que no son las mismas las responsabilidades de éstos hechos, por parte del editor, de los patrocinadores y de los autores de la obra, circunscrita en éste último caso a los de Historia Contemporánea y al Director de la misma Don Fernando Sánchez Marroyo. Pero resulta obvio que algo tendrán que decir. Que expliquen porqué oscuras y espureas razones han ocultado a los españoles, los 40 años de la Historia más fecunda de Extremadura. Que expliquen porqué ése silencio ominoso. Porqué ése «olvido» de la historia extremeña. LA RAZÓN. XIV. VIII. MMII

 

+++ 

 

“Dios no se ha dignado a mostrarse en otro lugar más claramente que en las sublimes formas humanas. Las cuales únicamente amo, en la medida en que son Su imagen”. Miguel Ángel - son. LV

- El compromiso por la verdad es el alma de la justicia
- El compromiso por la verdad da fundamento y vigor al derecho a la libertad
- El compromiso por la verdad abre el camino al perdón y a la reconciliación
- El compromiso por la paz abre camino a nuevas esperanzas.

- S. S. Benedicto P.P. XVI – MMVI.I.I.

 

+++

  

Apertura de los Archivos Vaticanos - Benedicto XVI ha dado indicaciones –informa Zenit– para que los Archivos Vaticanos, incluido el Archivo Secreto, abran toda su documentación sobre el pontificado de Pío XI, que abarca desde 1922 a 1939. Los investigadores acreditados podrán consultar toda la documentación en el Archivo Secreto Vaticano referida a esas fechas, lo que hará que se comprenda mejor la relación de la Iglesia con los dramáticos totalitarismos del siglo XX: comunismo, nazismo y fascismo, así como nuevos documentos de la relación de la Santa Sede con España, antes y durante la Guerra Civil española. MMVI.VII

 

+++

 

 

 

 

Gracias a la Iglesia Católica, antes del 1300, había fundadas en Europa cuarenta y cuatro Universidades, en las que se forja un individuo especial dotado de cierta uniformidad: homo Scholasticus.

 

+++

 

Medioevo - La gran figura histórica del emperador Carlomagno evoca las raíces cristianas de Europa, remitiendo a cuantos la estudian a una época que, a pesar de los límites humanos siempre presentes, se caracterizó por un imponente florecimiento cultural en casi todos los campos de la experiencia. Al buscar su identidad, Europa no puede prescindir de un esfuerzo enérgico de recuperación del patrimonio cultural legado por Carlomagno y conservado durante más de un milenio. La educación en el espíritu del humanismo cristiano garantiza la formación intelectual y moral que forma y ayuda a la juventud a afrontar los serios problemas planteados por el desarrollo científico-técnico. En este sentido, también el estudio de las lenguas clásicas en las escuelas puede ser una valiosa ayuda para introducir a las nuevas generaciones en el conocimiento de un patrimonio cultural de inestimable riqueza.

 

+++

 

Durante el luminoso medioevo - En términos cuantitativos, las catedrales góticas son tan asombrosas como las Pirámides egipcias. Sólo en Francia, durante noventa años, desde 1180 a 1270, se vio la construcción de 80 catedrales y casi 500 abadías.

 

+++

 

Es bueno valorar acontecimientos y hechos que han sucedido en el pasado, reflexionar sobre ellos, para caminar con los talentos de la historia como bastón de guía.

 

+++

 

La historia no puede hacerse sin acudir a las fuentes. Estas fuentes son testimonios, y, como tales testimonios, pueden ser parciales. Para el estudio de los tres primeros siglos del cristianismo, las fuentes son escasas. Pero en este período que estudiamos —especialmente en el siglo IV— son muy numerosas. La abundancia de los escritos de este período se debe probablemente al hecho de que en él la educación retórica era tenida en grandísima consideración y permitía subir fácilmente en la escala social. Hablar hoy de retórica presenta una gran carga peyorativa, mas en aquella época no era así. De hecho, la educación que se recibía entonces se dividía en dos grandes momentos: gramática —correspondería a la escuela media— y retórica —estudios ya universitarios—. Había no sólo que decir las cosas, sino decirlas bien. Y para expresarse bien había que tener un buen conocimiento de los clásicos. Los hombres eminentes tenían la posibilidad de llegar muy alto en la escala social. Esto ocurría así hasta que, a causa de las reformas de Diocleciano y de Constantino, se impuso un orden social más estable para garantizar las ganancias fiscales.

Naturalmente las obras de mayor interés para la historia de la Iglesia son aquéllas de carácter religioso. Mas conviene tener presente la importancia que para el mismo propósito revisten también los autores paganos: en primer lugar, ellos nos permiten conocer mejor el contexto histórico-político y cultural en el cual se desarrollan los acontecimientos de la Iglesia; en segundo lugar, a tales acontecimientos los mismos autores hacen a veces referencia, revelando así su punto de vista diverso. Cultura profana y cultura cristiana, en cambio, fueron tal vez muy cercanas entre ellas: el filósofo pagano Temistio, por ejemplo, estuvo al servicio de emperadores cristianos; y Juliano, antes de volverse pagano, había recibido una educación cristiana.

 

+++

“Dios no se ha dignado a mostrarse en otro lugar más claramente que en las sublimes formas humanas. Las cuales únicamente amo, en la medida en que son Su imagen”. Miguel Ángel son. LV

 

Eliminar la calumnia de nuestra lengua, evitar toda acción que pueda causar daño a nuestro hermano, no difamar a los que viven a nuestro lado cada día.

 

+++

 

La Iglesia "...no tiene miedo a la verdad que emerge de la historia y está dispuesta a reconocer equivocaciones allí donde se han verificado, sobre todo cuando se trata del respeto debido a las personas y a las comunidades. Pero es propensa a desconfiar de los juicios generalizados de absolución o de condena respecto a las diversas épocas históricas. Confía la investigación sobre el pasado a la paciente y honesta reconstrucción científica, libre de prejuicios de tipo confesional o ideológico, tanto por lo que respecta a las atribuciones de culpa que se le hacen como respecto a los daños que ella ha padecido". Juan Pablo II, discurso del 1 de Septiembre 1999

 

+++

 

El compromiso por la verdad abre el camino al perdón y a la reconciliación. Surge una objeción ante la conexión indispensable entre el compromiso por la verdad y la paz: las diferentes convicciones sobre la verdad dan lugar a tensiones, a incomprensiones, a debates, tanto más fuertes cuanto más profundas, son las convicciones mismas. A lo largo de la historia, éstas también han dado lugar a violentas contraposiciones, a conflictos sociales y políticos, e incluso a guerras de religión. Esto es verdad, y no se puede negar; pero esto ha ocurrido siempre por una serie de causas concomitantes, que poco o nada tenían que ver con la verdad y la religión, y siempre porque se quiere sacar provecho de medios realmente irreconciliables con el puro compromiso por la verdad y con el respeto de la libertad requerido por la verdad. Por lo que concierne específicamente a la Iglesia católica, ella condena los graves errores cometidos en el pasado, tanto por parte de sus miembros como de sus instituciones, y no ha dudado en pedir perdón. Lo exige el compromiso por la verdad.

La petición de perdón y el don del perdón, igualmente debido - porque para todos vale la advertencia de Nuestro Señor: “¡el que esté sin pecado, que tire la primera piedra!” (cf. Jn 8,7) - son elementos indispensables para la paz. La memoria queda purificada, el corazón apaciguado, y se vuelve pura la mirada sobre lo que la verdad exige para desarrollar pensamientos de paz. No puedo dejar de recordar las iluminadoras palabras de Juan Pablo II: “No hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón” (01 enero 2002).

El compromiso por la paz abre camino a nuevas esperanzas. Es como una conclusión lógica de lo que he tratado de ilustrar hasta ahora. ¡Porque el hombre es capaz de verdad! Lo es tanto sobre los grandes problemas del ser, como sobre los grandes problemas del obrar: en la esfera individual y en las relaciones sociales, en el ámbito de un pueblo como de la humanidad entera. La paz, hacia la que debe y puede llevarla su compromiso, no es sólo el silencio de las armas; es, más bien, una paz que favorece la formación de nuevos dinamismos en las relaciones internacionales, dinamismos que a su vez se transforman en factores de conservación de la paz misma. Y sólo lo son si responden a la verdad del hombre y a su dignidad. Y por esto no se puede hablar de paz allá donde el hombre no tiene ni siquiera lo indispensable para vivir con dignidad. Pienso ahora en las multitudes inmensas de poblaciones que padecen hambre. Aunque no estén en guerra, la suya no se puede llamar paz: más aún, son víctimas inermes de la guerra. Vienen también espontáneamente a mi mente las imágenes sobrecogedoras de los grandes campos de prófugos o de refugiados –en muchas partes del mundo– acogidos en precarias condiciones para librarse de una suerte peor, pero necesitados de todo. Estos seres humanos, ¿no son nuestros hermanos y hermanas? ¿Acaso sus hijos no vienen al mundo con las mismas esperanzas legítimas de felicidad que los demás? Mi pensamiento se dirige también a todos los que, por condiciones de vida indigna, se ven impulsados a emigrar lejos de su País y de sus seres queridos, con la esperanza de una vida más humana. Ni podemos olvidar tampoco la plaga del tráfico de personas, que es una vergüenza para nuestro tiempo. Lunes 9 de enero de 2006 – S.S. Benedicto P.P. XVI

 

+++

 

 

 

Para conocer una historia es necesario, pero no suficiente, conocer los hechos, pues es preciso también conocer el espíritu, o si se quiere la intención que animó esos hechos, dándoles su significación más profunda.

 

+++

 

El cristiano está advertido de que es necesario conocer la historia para distinguir los hechos. El cristiano a sus hermanos advierte que es imprescindible estudiar la historia para comprender el contexto histórico de los hechos. El cristiano nota que conociendo la historia, se percibe la riqueza de la Tradición, repara la grandeza del Magisterio y la magnanimidad de la salvación en la Escritura enseñada por la Iglesia.

 

+++

 

 

En realidad no existe otro debate de mayor calado para la Iglesia en este cambio de siglo. No se discute su aportación humanitaria para aliviar las diversas penalidades de los hombres, ni la legitimidad de sus posibles consuelos, ni la utilidad social de su educación, sino su pretensión de dirigirse a la razón del hombre, de ponerse en juego en el ámbito de lo que el hombre puede reconocer como verdadero. Sin embargo la Iglesia no puede renunciar a esta pretensión, pues "la cuestión de la verdad es la cuestión esencial de la fe cristiana", como afirmó Su Eminencia Joseph Ratzinger en Madrid. Ahí radica la incomprensión de una parte de la cultura moderna; ahí radica también la fundamental novedad del cristianismo y su capacidad para responder a la espera del hombre. 2000

 

+++

 

 

Una hermosa indicación de Juan Pablo II hablando de la memoria histórica: La memoria se configura como un derecho que corresponde a cada grupo humano (sociedad, Iglesia, partidos y sindicatos) para profundizar en la propia identidad, pero es esencial que esa memoria no sea selectiva y sesgada, ni intente imponer a todos una visión uniforme, sino que se desarrolle a partir de una aproximación «abierta, objetiva y científica» a los hechos.

-.-

…[…]… «Sí que reivindicó el derecho de cada colectivo, «la Iglesia católica, una congregación religiosa, un partido político, un sindicato, una institución académica», a rememorar su historia para profundizar «en su identidad». Monseñor Ricardo Blázquez, Obispo de Bilbao-Esp. 2007.XI.

 

+++

 

Historiadores serios, responsables investigadores, sanos intelectuales deben estudiar la historia. La Iglesia universal está muy por encima de circunstancias coyunturales, y debe ser capaz de transmitir un mensaje de fe y de esperanza. La historia tiene que quedar en manos de los historiadores porque nadie tiene derecho a imponer una «verdad oficial», propia de los sistemas totalitarios. En el marco de la razón y el sentido común, el recuerdo de los antecesores -en este caso, de quienes dieron la vida por la fe ‘mártires de la Iglesia Católica’- refuerza la propia identidad y ayuda a comprender el complejo mundo en que vivimos. 2007-XI

 

+++

 

“Nunca podemos ser felices los unos contra los otros”. S.S. J. Pablo II

 

+++

 

 

El crecimiento constante de la Iglesia naciente durante los primeros tres siglos hasta el Edicto de Milán a comienzos del cuarto siglo, se produjo por medio del testimonio y la influencia personal de miles de cristianos y sus familias. Al correr de más siglos, los ideales cristianos puestos en práctica por las personas y las familias, fue gradualmente transformando Occidente en una forma de cultura cristiana que conocemos como la Edad Media. En nuestros tiempos, luego de la disolución gradual de dicha cultura, en parte a través de eventos históricos tales como la Reforma, la era de la Ilustración y los conflictos titánicos de ideas e ideologías de los últimos dos siglos (Darwinismo, Marxismo, Freudianismo y otros), nos toca a nosotros hacer lo mismo. El éxito parcial de estas diversas herejías e ideologías en la escena mundial se ha debido en parte al hecho que un porcentaje grande de laicos católicos durante los últimos siglos, han estado ausentes del combate en el sentido apostólico, contentos en su ignorancia y dejando que el clero y los religiosos hicieran el trabajo pesado. Padre John McCloskey – 2005.

 

+++

 

 

El cristianismo, como es sabido, no nació en Europa, sino en Asia Menor, en la encrucijada de tres continentes, el asiático, el africano y el europeo. Por este motivo, la interculturalidad de las corrientes espirituales de estos tres continentes pertenece a la forma originaria del cristianismo. Solo la difusión del Islam sustrajo al cristianismo de Oriente próximo gran parte de su fuerza vital, mientras echaba a las comunidades cristianas de Asia; en cualquier caso, a partir de entonces el cristianismo se convirtió en una religión europea. 2003-07-18 Cardenal + Joseph RATZINGER - Al día: S. S. BENEDICTO XVI  - P.M. - 2005

 

+++

 

 

La historia de la Iglesia es una historia de muchos y diversos movimientos de reforma. Ver el libro de san Cipriano, De lapsis, escrito poco después de la persecución de Decio del 250-251

 

+++

 

«Conocer y profundizar el pasado de un pueblo es afianzar y enriquecer su propia identidad. ¡No rompáis con vuestras raíces cristianas! Sólo así seréis capaces de aportar al mundo». S. S. Juan Pablo II – Madrid. 2003.05

 

Visión objetiva: Con frecuencia en los análisis históricos se peca de falta de objetividad por juzgar con valores actuales los sucesos del pasado. Esto no significa relativizar el juicio valórico de los sucesos, sino extirpar ciertos moralismos actuales que no son reales, que suponen una "moral" moderna y postmoderna que juzga enloquecidamente las cosas. Desde una perspectiva objetiva tenemos que condenar sin reserva los errores ocurridos en l período analizado, pero sin rasgar vestiduras por la "monstruosa" noticia del descubrimiento y civilización europea en América, maldiciendo la hora en que se produjo al estilo del cuestionado activista verde Jacques Cousteau quien declaró en 1992 que la llegada de la Colón a América "fue un desastre peor que la lluvia de meteoritos que acabó con los dinosaurios en la prehistoria".

Aquí la premisa tribalista de "cada uno en su tierra sin invadir otra" queda desvanecida por el absurdo ante el dinamismo y realidad de la historia. Toda civilización es el fruto de una mezcla frecuentemente nada pacífica. La misma epopeya del Pueblo de Dios suponía conquistar una tierra prometida ocupada por tribus locales. Los mismos europeos provienen de invasiones y nuevas invasiones que mezclaron sus sangres e hicieron nacer las distintas culturas que dan alma al Viejo Mundo.

 

+++

 

Si queréis pareceros a Dios, vosotros que habéis sido creados a su imagen y semejanza, imitad vuestro modelo: la santa paciencia.

 

+++

 

«Cristo dice Clemente -obispo de la Iglesia Católica por allá en el 95ca.- pertenece a las almas sencillas y no a aquellos que se engríen por encima del rebaño»

 

+++

Anunciación del ángel a María siempre virgen

 

Santidad, fe y obras en San Pablo, obispo de la Iglesia Católica

(Epístola a los Corintios, 30-34)


Acerquémonos al Señor en santidad de alma, con las manos puras y limpias levantadas hacia Él, amando al que es nuestro Padre clemente y misericordioso, que nos escogió como porción de su heredad. Porque así está escrito: cuando el Altísimo dividió las naciones, y dispersó a los hijos de Adán, delimitó las gentes según el número de los ángeles de Dios: mas la porción del Señor es el pueblo de Jacob; la porción de su herencia, Israel (Dt 32, 8-9). Y en otro lugar, la Escritura dice: he aquí que el Señor toma para sí un pueblo de entre los pueblos, como recoge un hombre las primicias de su era; y de este pueblo surgirá el Santo de los santos (Dt 4, 34).

Somos una porción santa: practiquemos obras de santidad. Evitemos la calumnia, la impureza, la embriaguez y el afán de novedades, la abominable codicia, el odioso adulterio, la detestable soberbia: Dios—dice la Escritura—resiste a los soberbios, pero a los humildes da su gracia (Sant 4, 6).

Unámonos, pues, a aquellos a quienes Dios ha dado su gracia. Revistámonos de concordia; humildes, castos, apartados de toda murmuración y calumnia, justificados por nuestras obras y no por nuestra palabra; pues el que mucho habla, mucho deberá oír: ¿o es que el charlatán por sus palabras es justificado? (Job 11, 2) (...).


Nuestra alabanza ha de venir de Dios, y no de nosotros mismos, pues Dios detesta a los que a sí mismos se enaltecen. Que los demás den testimonio de nuestras buenas obras, como se ha dado de nuestros padres, varones justos. Dios maldice el descaro, la arrogancia y la temeridad; mientras la modestia, la humildad y la mansedumbre brillan en los bendecidos por el Señor.

Adhirámonos a la bendición de Dios y veamos cuáles son los caminos para alcanzarla. Volvamos nuestra vista a los primeros acontecimientos de la historia de la salvación. ¿Por qué fue bendecido nuestro padre Abraham? ¿No lo fue por obrar la justicia y la verdad por medio de la fe? Isaac, aun conociendo con certeza lo que le sucederfa, libremente, con confianza, se dejó llevar al sacrificio. Jacob, huyendo de su hermano, humildemente emigró de su tierra, y marchó a casa de Labán; le sirvió y le fueron dadas las doce tribus de Israel (...).

En suma, fueron glorificados y engrandecidos, no por sus méritos propios, ni por sus obras o por su justicia, sino por la Voluntad de Dios. Por lo tanto, tampoco nosotros—que hemos sido llamados en Jesucristo por su misma voluntad—nos justificamos por nuestros propios méritos, ni por nuestra sabiduría, inteligencia y piedad, o por las obras que hacemos en santidad de corazón, sino por la fe: porque el Dios Omnipotente, de quien es la gloria por los siglos de los siglos, justificó a todos desde el principio.


Entonces, ¿qué haremos, hermanos? ¿Seremos negligentes en las buenas obras y descuidaremos la caridad? No permita Dios que esto suceda. Al contrario, con esfuerzo y ánimo generoso apresurémonos a cumplir todo género de obras buenas.

El mismo artífice y Señor de todas las cosas se regocija y se complace en sus obras. Con su poder soberano afianzó los cielos, y con su inteligencia incomprensible los ordenó. Separó la tierra del agua que la envolvía, y la asentó en el cimiento firme de su propia voluntad. Por su mandato recibieron el ser los animales que sobre ella se mueven, y al mar y a los animales que en él viven, después de crearlos, los encerró con su poder soberano. Finalmente, con sus sagradas e inmaculadas manos, plasmó al hombre, la criatura más excelente y grande por su inteligencia, imprimiéndole el sello de su propia imagen (...). Así que, teniendo a Dios como modelo, adhirámonos sin reticencias a su santa Voluntad, y con todas nuestras fuerzas hagamos obras de justicia.

El buen trabajador toma con libertad el pan de su labor, mientras el perezoso y holgazán no se atreve a mirar el rostro de su amo. Por tanto, seamos prontos y diligentes en las buenas obras, ya que del Señor nos viene todo. Él mismo nos lo ha dicho: he aquí el Señor; y su recompensa delante de su faz, para dar a cada uno según su trabajo (Is 40, 10). Con ello, nos exhorta a que pongamos en Él nuestra fe, con todo nuestro corazón, y a que no seamos perezosos ni negligentes en ningún genero de obras buenas.


* * * * *


Miembros de un mismo Cuerpo

(Epístola a los Corintios, 37-38, 42, 44, 46-47, 56-58)


Así pues, hermanos, marchemos como soldados, con toda constancia en sus inmaculados mandatos. Reflexionemos sobre los que militan bajo nuestros jefes: ¡qué disciplinada, qué dócil, qué obedientemente cumplen las órdenes! No todos son prefectos ni tribunos, ni centuriones, ni comandantes al mando de cincuenta hombres, y así sucesivamente, sino que cada uno en su propio orden cumple lo ordenado por el rey y los jefes. Sin los pequeños, los grandes no pueden existir, ni los pequeños sin los grandes. En todo hay una cierta composición, y en ello está la utilidad. Tomemos nuestro cuerpo: la cabeza es nada sin los pies y, de igual manera, los pies sin la cabeza. Los miembros pequeños de nuestro cuerpo son necesarios y útiles a todo el cuerpo. Todos colaboran y necesitan de una sola sumisión para conservar todo el cuerpo.

Por tanto, consérvese nuestro cuerpo en Cristo Jesús, y sométase cada uno a su prójimo tal como fue establecido por su gracia. El fuerte cuide del débil, y el débil respete al fuerte; el rico provea al pobre, y el pobre dé gracias a Dios por haber dispuesto que alguien se encargue de suplir su necesidad. El sabio muestre su sabiduría no con palabras, sino con buenas obras. El humilde no se alabe a sí mismo, por el contrario, deje a los demás la alabanza. El casto según la carne no se jacte, sabiendo que es otro el que le otorga la fuerza. Por tanto, hermanos, consideremos de qué materia fuimos hechos, cuáles y quiénes entramos en el mundo, de qué sepulcro y tinieblas nos sacó el que nos ha plasmado y creado para introducirnos en su mundo, preparándonos sus beneficios de antemano, antes de que nosotros naciéramos (...).


Los Apóstoles nos anunciaron el Evangelio de parte del Señor Jesucristo; Jesucristo fue enviado de parte de Dios. Así pues, Cristo de parte de Dios, y los Apóstoles de parte de Cristo. Los dos envíos sucedieron ordenadamente conforme a la Voluntad divina. Por tanto, después de recibir el mandato, plenamente convencidos por la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y confiados en la Palabra de Dios, con la certeza del Espíritu Santo, partieron para anunciar que el Reino de Dios iba a llegar. Consiguientemente, predicando por comarcas y ciudades establecían sus primicias, después de haberlos probado por el Espíritu, para que fueran obispos y diáconos de los que iban a creer (...). Y nuestros Apóstoles conocieron por medio de Nuestro Señor Jesucristo que habría discordias sobre el nombre del obispo. Puesto que por esta causa tuvieron un perfecto conocimiento establecieron a los ya mencionados y después dieron norma para que, si morían, otros hombres probados recibiesen en sucesión su ministerio.

Así pues, no consideramos justo que sean arrojados de su ministerio los que fueron establecidos por aquellos o, después, por otros insignes hombres con la conformidad de toda la Iglesia y que sirven irreprochablemente al pequeño rebaño de Cristo, con humildad, callada y distinguidamente, alabados durante mucho tiempo por todos (...).


¿Por qué hay entre vosotros discordias, iras, disensiones, cismas y guerra? ¿Acaso no tenemos un único Dios, un único Cristo, un único Espíritu de gracia que ha sido derramado sobre nosotros y una única llamada en Cristo? ¿Por qué separamos y dividimos los miembros de Cristo y nos rebelamos contra el propio cuerpo y llegamos a tal locura que nos olvidamos de que somos los unos miembros de los otros? Recordad las palabras de Jesús Nuestro Señor. Pues dijo: ¡ay de aquel hombre! Mejor sería para él no haber nacido que escandalizar a uno de mis elegidos. Mejor sería para él ceñirse una piedra de molino y hundirse en el mar que extraviar a uno de mis elegidos ( cfr. Mt 26, 25; Lc 17, 1-2). Vuestro cisma extravió a muchos, empujó a muchos al desaliento, a muchos a la duda, a todos nosotros a la tristeza, y vuestra revuelta es tenaz.

Tomad la carta del bienaventurado Apóstol Pablo. Ante todo, ¿qué os escribió en el inicio de la epístola? Guiado por el Espíritu os escribió en verdad sobre él mismo, Cefas y Apolo, porque también entonces habíais creado bandos. Pero aquella bandería llevó a un pecado menor, pues estabais apoyados en acreditados Apóstoles y en un hombre probado entre ellos. Ahora considerad quiénes os han extraviado y han debilitado la veneración de vuestro afamado amor fraterno. Amados, vergonzoso, muy vergonzoso e indigno de la conducta en Cristo es oír que la solidísima y antigua Iglesia de los corintios se ha rebelado contra los presbíteros a causa de una o dos personas. Y esta noticia no sólo ha corrido hasta nosotros, sino también hasta los que piensan de distinta manera a la nuestra, de modo que por vuestra insensatez también las blasfemias se dirigen al nombre del Señor y os acarreáis un peligro (...).


Amados, asumamos la corrección por la que nadie debe irritarse. La advertencia que mutuamente nos hagamos es muy buena y muy beneficiosa, pues nos une a la Voluntad de Dios. Pues así dice la palabra santa: el Señor me corrigió y no me entregó a la muerte (Sal 140, 5). Porque el Señor corrige al que ama y azota a todo aquel que acepta como hijo (Prv 3, 12) (.. )

Ahora, pues, los que fuisteis causa de que estallara la sedición, someteos a vuestros presbíteros y corregíos para penitencia, doblando las rodillas de vuestro corazón. Aprended a someteros, deponiendo la arrogancia jactanciosa y altanera de vuestra lengua; pues más os vale encontraros pequeños pero escogidos dentro del rebaño de Cristo, que ser excluidos de su esperanza a causa de la excesiva estimación de vosotros mismos.

 

+++

 

 

Hoy en día se persigue y fustiga a los católicos con impunidad escandalosa. Y se les condena a tener que aceptar ‘en silencio y de manos atadas’ toda calumnia, injuria y sospecha. No sea que además de todas sus afrentas se les acuse de prepotentes por replicar conforme al derecho de toda persona a defender su honra.

 

+++

 

 

 

"O lux beata Trinitas et principalis Unitas!" ("¡Oh Trinidad, luz bienaventurada y unidad esencial!") (LH, himno de vísperas) Dios es eterna beatitud, vida inmortal, luz sin ocaso. Dios es amor: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios quiere comunicar libremente la gloria de su vida bienaventurada. Tal es el "designio benevolente" (Ef 1,9) que concibió antes de la creación del mundo en su Hijo amado, "predestinándonos a la adopción filial en él" (Ef 1,4-5), es decir, "a reproducir la imagen de su Hijo" (Rom 8,29) gracias al "Espíritu de adopción filial" (Rom 8,15). Este designio es una "gracia dada antes de todos los siglos" (2 Tm 1,9-10), nacido inmediatamente del amor trinitario. 

 

 

 

Alégrese la madre naturaleza
con el grito de la luna llena:
que no hay noche que no acabe en día,
ni invierno que no reviente en primavera,
ni muerte que no dé paso a la vida;
ni se pudre una semilla
sin resucitar en cosecha.

 

+++

“Cuando contemplo el cielo, obra de tus manos, 

la luna y las estrellas que has creado, 

¿qué es el hombre para que te acuerdes de él, 

el ser humano, para darle poder? 

Lo hiciste poco inferior a los ángeles, 

lo coronaste de gloria y dignidad”(Ps. 8).   

 

+++

 

Dijo Dios: «Produzca la tierra animales vivientes según su especie: ganados, reptiles y bestias salvajes según su especie». Y así fue. Dios hizo las bestias de la tierra, los ganados y los reptiles campestres, cada uno según su especie. Vio Dios que esto estaba bien. Gen. 1, 24-25

 

La naturaleza canta las glorias del Creador y el hombre sepa gozar en armonía con todo lo creado.

 

¡Hoy la tierra y los cielos me sonríen
hoy llega hasta el fondo de mi alma el sol
hoy la he visto... la he visto y me ha mirado
Hoy creo en Dios!

 

¡Que tu conducta nunca sea motivo de injustificada inquietud a la creación, en la que tu eres el rey!

 

El ecologismo espiritual nos enseña a ir más allá de la pura «protección» y del «respeto» de la creación; nos enseña a unirnos a la creación en la proclamación de la gloria de Dios.

 

«La belleza podrá cambiar el mundo si los hombres consiguen gozar de su gratuidad» Susana Tamaro – católica, escritora - 2004.12.

 

¡Oh galaxias de los cielos inmensos, alabad a mi Dios porque es omnipotente y bueno! ¡Oh átomos, protones, electrones! ¡Oh canto de los pájaros, rumor de las hojas, silbar del viento, cantad, a través de las manos del hombre y como plegaria, el himno que llega hasta Dios!»

 

+++

 

Señor Jesús, queremos recoger la lección de S. Francisco que aprendió de la Iglesia.
Como él queremos verte en tus obras y a través de ellas llegar a Ti.
Que todo el universo sea para nosotros un cántico de alabanza en tu honor.
Que a través de nuestras buenas obras, los demás también Te glorifiquen y juntos construyamos esa fraternidad universal, de la cual el mundo entero está necesitado. AMÉN.

 

+++

 

«Decálogo católico» sobre ética y ambiente

 

Presentado por el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz- ROMA, 08.11.2005  expresa la enseñanza –síntesis- de la doctrina social de la Iglesia católica sobre el ambiente.
 
1) La Biblia tiene que dictar los principios morales fundamentales del designio de Dios sobre la relación entre hombre y creación.

2) Es necesario desarrollar una conciencia ecológica de responsabilidad por la creación y por la humanidad.

3) La cuestión del ambiente involucra a todo el planeta, pues es un bien colectivo.

4) Es necesario confirmar la primacía de la ética y de los derechos del hombre sobre la técnica.

5) La naturaleza no debe ser considerada como una realidad en sí misma divina, por tanto, no queda sustraída a la acción humana.

6) Los bienes de la tierra han sido creados por Dios para el bien de todos. Es necesario subrayar el destino universal de los bienes.

7) Se requiere colaborar en el desarrollo ordenado de las regiones más pobres.

8) La colaboración internacional, el derecho al desarrollo, al ambiente sano y a la paz deben ser considerados en las diferentes legislaciones.

9) Es necesario adoptar nuevos estilos de vida más sobrios.

10) Hay que ofrecer una respuesta espiritual, que no es la de la adoración de la naturaleza.

 

+++

 

“De la grandeza y hermosura de las criaturas se llega, por analogía, a contemplar a su Autor”. S. S. Benedicto XVI. P.M. – MMV.XI.X.

 

 

 

 

 

 

 

Gracias de la visita

 

 

Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cuál es Jesucristo"  (1° Corintios 3:11) Así siempre nos enseña la Iglesia.

 

“Por consiguiente, la fe proviene de la predicación, y la predicación es el mensaje de Cristo”. San Pablo en ‘Romanos 10:17’. “El que os escucha a vosotros me escucha a mí; y el que os rechaza a vosotros rechaza a mí; y el que rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado” Dice Jesús en el evangelio según San Lucas 10,16. La Iglesia –solo ella- en la sucesión apostólica predica a Jesucristo hace 2000 años.

 

Recomendamos: ROMA, DULCE HOGAR, Scott Hahn y su esposa Kimberly cuentan el largo viaje que les llevó de evangélicos calvinistas, hasta la casa paterna en la Iglesia Católica. Un camino erizado de dificultades, pero recorrido con gran coherencia y docilidad a la gracia, y cuyo motor era el amor a Jesucristo y a su Palabra en la Sagrada Escritura.

 

Recomendamos: LO PRIMERO ES EL AMOR”, Scott Hahn muestra de nuevo una de sus mejores cualidades como autor: su gran capacidad para explicar las verdades esenciales de la Iglesia Católica fundada por Jesucristo, de un modo accesible y atrayente. En esta obra el incentivo es esta pregunta: ¿Qué clase de amor y qué clase de familia satisfacen nuestros más íntimos anhelos?. Con su clara prosa desarrolla una idea central de la fe cristiana: Dios, la Trinidad de Personas Divinas, es una familia que vive en una comunión de amor. Expone también Hahn la íntima conexión entre la familia divina, la familia de la fe, que es la Iglesia, y las familias de la tierra formadas por un hombre y una mujer. Ed. Patmos – Libros de espiritualidad-225.-

 

Recomendamos: DIOS Y EL MUNDO Joseph Ratzinger. Ed. Galaxia Gutemberg-

 

Como decía un viejo marinero griego, del único lugar de donde no se vuelve es del ridículo… dada la chusma de algunos escribas…

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).