Friday 26 May 2017 | Actualizada : 2017-03-29
 
Inicio > Leyendas Negras > Isabel la Católica - 10a expulsión de judíos, feminista y beatificación; habas

 

La conferencia inaugural, a cargo del catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Valladolid, Julio Valdeón, versó sobre las medidas de protección a los judíos dictadas por la reina Isabel o por los Reyes Católicos, concluyendo que la iniciativa de la expulsión fue de Fernando el Católico.

Así, el historiador aseguró que, como argumento en contra de la canonización de Isabel La Católica, el de la expulsión de los judíos de España no es válido por que "no hay fundamento para culparla de la expulsión".

 

 

Otro detalle —poco conocido— de tolerancia en Castilla: existió en épocas medievales una inquisición judía que entregaba igualmente al brazo secular.

 

+++

 

 

 

Catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Valladolid, Julio Valdeón; Según Valdeón, la política de los Reyes Católicos con respecto a los judíos se distinguió por su "equidad y justicia". Recordó que desde 1290, en que fueron expulsados de Inglaterra, hasta marzo de 1492, cuando son echados de España, lo fueron también de Francia, Alemania e Italia, y que incluso Erasmo de Rotterdam, invitado a trasladarse a España a finales del siglo XV, lo rehúsa por ser en este país mucha la presencia e influencia hebrea.

 

Como elemento adicional, Valdeón destacó la creciente presión popular en contra de los judíos y el argumento definitivo que sirvió para su expulsión, su contacto con los conversos, al que achacaban en la época que muchas conversiones al cristianismo no fueran verdaderas.

El historiador calificó de "absurdo" el argumento de que la expulsión se debió a que la Corona ambicionaba las posesiones de los judíos, a quienes, recordó, se les dieron cuatro meses "para preparar su salida y llevar sus cosas" y se dictaron normas para que no se les hostigara mientras tanto.

Valdeón recordó que la expulsión era sólo para quienes no aceptaran la conversión al cristianismo, y señaló que investigaciones recientes señalan que salieron entre 80 mil y  100 mil judíos -algunos de los cuales retornaron años más tarde-, en un tiempo en el que en Castilla, León y Aragón había entre 200 mil y 250 mil.

Asimismo, Valdeón destacó que entre las normas salidas de la mano de Isabel en favor de los judíos está una anulación del Concejo de Bilbao que les prohibía la entrada en la ciudad, que en 1478 diera protección regia a la aljama -gueto o barrio judío- de Sevilla, y que un año más tarde dictara que se respetara la autonomía judicial de la aljama de Ávila.

Por último, el historiador destacó que la reina decretó que los judíos expulsados de Balmaseda volvieran a la localidad, que prohibiera las prédicas anti judías a un dominico de Segovia y otras medidas favorables a los judíos de León, Vitoria y Orense. 2005.05.24

 

+++

 

-¿Por qué es importante que España anulara la expulsión de los judíos? -No bastaba con restituirles sus derechos, ya que el preámbulo hacía un juicio negativo del judaísmo. Por eso en diciembre de 1970 el decreto de 1492 se declaró nulo. Pocos países han tenido un gesto semejante.

 

+++

 

1745: 1º abril  la emperatriz María Teresa de Austria decreta la expulsión de los judíos de Praga.

 

+++

 

1767: 1º abril -  la Compañía de Jesús es expulsada de España por mandato de Carlos III y su primer ministro, el conde de Aranda.

 

+++

 

 

 

El pasado, el descontextualizar para mejor condenar e ignorar la verdad.

 ‘El mosquito y el camello’

 

Imagínense, y es un tonto ejercicio de imaginación el que voy a proponer, que un católico del siglo XVI reflexionara sobre el pasado de la Iglesia y pronunciara un sermón o una conferencia pidiendo perdón por el comportamiento de los cristianos en las Cruzadas del siglo XII. ¿No tendría alguien que haberle dicho, a quien así hiciera, que sería más útil mirar el presente -su presente- y poner fin a la Inquisición, por ejemplo?
Cada vez que oigo a alguien pedir perdón por los pecados históricos de la Iglesia -los del XII, los del XVI o los del XX-, pienso que está bien, pues todo reconocimiento de culpa es bueno y sirve para practicar la virtud de la humildad. No puedo evitar, sin embargo, que tres objeciones me vengan a la cabeza.

 

La primera, el riesgo de «descontextualizar» lo que sucedió y, con ello, ser injusto con los que lo hicieron.
La segunda, que al pedir perdón por los «pecados» de los católicos se ponga lo que éstos hicieron al mismo nivel que lo que a ellos les hicieron, cuando -como en el caso de lo sucedido en 1936(España)- no es así; se cometería de este modo una injusticia parecida a aquella en la que incurren los que equiparan el sufrimiento de las víctimas del terrorismo con el sufrimiento de los terroristas por estar en la cárcel.


La tercera es más importante aún y tiene que ver con el ejercicio de imaginación propuesto al principio. Estamos pidiendo perdón por el pasado. ¿Por qué no nos fijamos en lo que hacemos ahora? Así evitaremos que los católicos del futuro tengan que pedir perdón por ello. Me refiero al apoyo que muchos católicos practicantes dan, con su voto, a los partidos políticos que promueven el aborto -cien mil en este año- o el divorcio.
¿No habría que decir, claramente, que no se puede votar a esos partidos porque se colabora con algo muy grave? Y es que algunos filtran el mosquito y se tragan el camello.
2007.XII.03-Santiago MARTÍN-Esp.www.larazon.es

 

+++ 

 

Hay quien dice que el odio antisemítico que se apoderó de la sociedad española tras el decreto de expulsión explica también la aparición del dicho «en todas partes cuecen habas». Siendo «cocer» y «habas» sinónimos respectivos de «tostar» y «judías» y estando por entonces a la orden del día la quema —o tueste metafórico— en la hoguera de marranos —judíos conversos que seguían practicando su religión en secreto—, en su origen el dicho no tiene más remedio que hacer referencia a la dificultad de encontrar una familia española integrada sólo por cristianos viejos; esto es, que carezca de ascendencia semítica. En definitiva, que ´todos tenemos algo que ocultar´.

 

+++

 

1. La Inquisición no se hizo para perseguir ni a moros ni a judíos, sino al cristiano, dado que se trataba de velar por la pureza de la fe.

2. Los judíos beben vino, siempre han bebido vino, y se sienten muy orgullosos de su fermentación (personalmente difiero sobre la calidad del vino israelí, pero dejemos eso), lo que demuestra la inteligencia de este pueblo sin par. Pero no se preocupe don Felipe GONZÁLEZ (ex presidente del Gobierno español): la Inquisición no caía sobre nadie por borracho, y el cerdo es manjar apreciado por los cristianos, especialmente el jamón. Y le aseguro que los inquisidores nos se dedicaban a vigilar si los presuntos conversos se abstenían de cerdo, como no fuera para arrebatarles el embutido, que de todo habría.

3. Isabel la Católica, a quien también cita nuestro héroe, expulsó a los judíos sí, de forma mucho más benevolente que británicos o franceses, por ejemplo, tras haberle mimado durante un siglo y trascender a las presiones europeas. Ahora bien, convertir por eso a la reina católica en una especie de racista es propia de la imbecilidad, en este caso sí, -imbecilidad manifiesta- de la progresía. Que la mujer que marcó la colonización española de América bajo la premisa de que el indio era hijo de Dios y digno de todo respeto, que encausó a los primeros conquistadores cuando abusaron del indígena, y que manifestó un celo evangélico y en ningún caso económico, que marcó la colonización más egregia, humana y cristiana de toda la historia, es una canallada impropia hasta de quien inventó el terrorismo de Estado en la democracia española.   

Y no, no le estoy insultando, le estoy informando.

Eulogio López - 2008-III.03 hispanidad.com

 

+++

 

 

Manipular frases famoso-históricas - "Ese repudio sobre España se produce cuando Erasmo es invitado por Cisneros, reformador de la Iglesia antes que Erasmo, a venir a nuestro país y disfrutar de una Cátedra en la nueva universidad de Alcalá (…) Y le dice Erasmo a su amigo Moro que no le gusta nuestro país (non placet Hispania) porque “hay demasiados judíos en España”.

Erasmo se refería a los judíos cristianizados o conversos, que le displacían profundamente. La pandilla de golfos o “gárrulos sofistas” que organizó la exposición Salamanca 2002 con dinero de todos, aisló la célebre frase y le dio una falsa interpretación, que la ignorancia habitual dio por buena. En fin, es su "cultura".

 

+++

 

No debemos olvidar que la Alhambra y la Mezquita de Córdoba subsisten gracias a que los reyes cristianos ordenaron conservar ambos monumentos, cosa que no hicieron los musulmanes con los monumentos religiosos que encontraron cuando su invasión del siglo VIII. Nada quedó de la sede sevillana de San Isidoro ni del Toledo de los Concilios, ni de la Elvira de San Gregorio. En el bosque de columnas de la mezquita pueden encontrarse las que correspondieron a templos cristianos derribados y reutilizadas.

 

+++

 

Ignorancia de la historia - Muchos errores se cometen por ignorancia de la historia y esa ignorancia sirve también de arma tanto defensiva como ofensiva de quienes no están interesados en el conocimiento de la verdad sino en la confusión entre verdad y error, entre el bien y el mal.

 

+++

 

PASADO - El gran Montalembert escribía: «Para juzgar el pasado deberíamos haberlo vivido; para condenarlo no deberíamos deberle nada». Todos, creyentes o no, católicos o laicos, nos guste o no, tenemos una deuda con el pasado y todos, en lo bueno y en lo malo, estamos comprometidos con él.

 

+++

 

La mentira y el error están en desacuerdo con la realidad. Cuando un mundo se construye contra la realidad, ese mundo está abocado a la ruina, y mientras ésta llega va arruinando a los hombres.

 

+++

 

PASADO HISTORIA - La inscripción del templo de Delfos, que inspiró a Sócrates: conócete a ti mismo. Se trata de una verdad fundamental: conocerse a sí mismo es típico del hombre. En efecto, el hombre se distingue de los demás seres creados sobre la tierra por su capacidad de plantearse la cuestión del sentido de su propia existencia. Gracias a lo que conoce del mundo y de sí mismo, el hombre puede responder a otro imperativo que nos ha transmitido también el pensamiento griego: llega a ser lo que eres.

Por tanto, el conocimiento tiene una importancia vital en el camino que el hombre recorre hacia la realización plena de su humanidad: esto es verdad de modo singular por lo que atañe al conocimiento histórico. En efecto, las personas, como también las sociedades, llegan a ser plenamente conscientes de sí mismas cuando saben integrar su pasado.

 

+++

 

“La libertad que Dios dio al hombre, no la quite el hombre en nombre de Dios”.

 

+++

 

Historia - Para conocer una historia es necesario, pero no suficiente, conocer los hechos, pues es preciso también conocer el espíritu, o si se quiere la intención que animó esos hechos, dándoles su significación más profunda.

 

+++

 

Después de varios países europeos- en España- cuando se prohibió el judaísmo, los hebreos, tras haber ejercido su voluntad, convertirse o permanecer, pudieron irse disponiendo de todos sus bienes.

 

+++

 

 

Beatificación de Isabel la Católica y los judíos

 

Zenit, 3.IV.2003 - Luis Suárez

 

>> «La beatificación de Isabel la Católica sería muy importante para las relaciones entre Europa y América». Entrevista a Luis Suárez, historiador y testigo en el proceso de beatificación. 

 

MADRID, 3 abril 2003 (ZENIT.org).- Luis Suárez, miembro de la Real Academia de la Historia y Premio Nacional de Historia 2002, está reconocido internacionalmente como un profundo conocedor de la reina Isabel la Católica.

El próximo 22 de abril participará en el acto homenaje organizado por la Comisión «Isabel la Católica" para impulsar su Causa de Beatificación, que se realizará en la Casa de América de Madrid. La redacción de Zenit ha conversado con el historiador

--¿Por qué Isabel la Católica es una figura histórica tan controvertida, con defensores y detractores declarados?

--Luis Suárez: Yo no lo sé, a mí me sorprende también que ocurra una cosa así. En otros países no habría la menor duda, pero a mí me da la impresión de que influyen dos cosas fundamentales: Isabel iza la unidad española y ya estamos viendo que hay personas a quienes esto molesta, desearían que España volviera otra vez a la prehistoria o a la época de los arévacos, y naturalmente ésta es una de las razones; la otra es porque Isabel, como su título oficial (que no es un apodo) indica, hizo del catolicismo la clave fundamental para el reconocimiento de los derechos humanos en España y en América, y hoy el catolicismo también es objeto de debate que influye indirectamente en esta figura.

El hecho de que se expulsara a los judíos de España, yo diría mejor, se prohibiera la práctica del judaísmo (porque el judío que se convertía no se debía marchar) también ha creado un ambiente negativo en torno a su persona, porque no se tiene en cuenta que esta medida fue una medida general en Europa, y que España en realidad fue la última en aplicarla, y lo hizo cuando ya no quedaba otro remedio, cuando las presiones desde fuera eran sumamente fuertes. Pero no hay ninguna figura europea, de las que tanto nos vanagloriamos ahora, a quien no puedan atribuírsele errores, como fue éste el caso, un error no particular de los gobernantes de España, sino de toda la cristiandad occidental, en todos los reinos; el judaísmo estaba prohibido desde mucho tiempo atrás en Inglaterra y en Francia, en Nápoles, y prácticamente en toda Europa, sólo quedaban algunos pequeños lugares, muy pocos en donde se autorizase, por consiguiente es la norma general. No veo otras razones ni otros motivos para esta controversia.

--¿No cree que también en torno al papel de la reina en la conquista de América existe esta controversia?

--Luis Suárez: Bueno, la conquista de América fue una de las cosas mejores que se pudieron hacer nunca. La reina no conquista América, la descubre, es la primera en muchos siglos que reconoce que los habitantes de América son hombres como los demás, que han sido redimidos por Cristo y tienen que ver reconocidos sus derechos humanos. Sin esta postura de Isabel la Católica no se habría llegado a la Constitución de los Estados Unidos, que repite prácticamente lo que ella dijo, que Dios nos ha hecho a todos libres, iguales y en búsqueda de la felicidad, y ése es su testamento.

Por eso en América no hay una oposición, al contrario, existe un poco la actitud opuesta de decir «pero bueno, cómo esos europeos pueden ser tan ciegos que no se den cuenta de que aquello fue el gran momento». Luego, por razones políticas siempre hay gente que empieza a hablar de las atrocidades que se cometieron. América en el siglo XVII es un oasis de paz al lado de lo que es Europa; Europa vivía por, para y en la guerra, una guerra, la de los 30 años, que alcanzó niveles de crueldad nunca antes imaginados; en América, la guerra era una palabra casi desconocida; naturalmente que había delitos, como en todas partes; eso es inseparable del hombre.

--Como investigador y profundo conocedor de la reina ¿qué rasgo destacaría de su personalidad, a nivel de política, de madre y de reina? En general, ¿qué virtudes y qué defectos ha visto al estudiar este personaje?

--Luis Suárez: Yo creo que Isabel fue mujer antes que reina. Y aplicó el sentido de la feminidad, la intuición, el afecto, la capacidad comprensiva, a todas sus empresas. Es verdad que tuvo la suerte de contar a su lado con un rey como Fernando, que en algunos aspectos la superaba, en otros no, y que hubo entre ambos un entendimiento tan completo que no se puede hablar de una política de uno y de una política de otro, pero lo que establece de una manera clara Isabel es el derecho de la mujer a reinar.

En España no se había producido como en Francia una negativa tan rotunda al reconocimiento de los derechos de las mujeres, pero estos derechos eran más para ser transmitidos a los hijos o a los maridos que para ser ejercidos por ellas mismas. Isabel establece el principio contrario: no hay diferencia en cuanto a la capacidad de gobierno entre hombre y mujer, y así educa a sus hijas, y así procede ella misma también.

Luego, Isabel fue muy consciente de una doctrina heredada de la Edad Media, según la cual todos los poderes del Estado y toda la legislación tienen que someterse al orden moral; éste está por encima de cualquier otra consideración, es lo que ella está procurando mostrar en todo momento; por ejemplo, hablábamos antes de cuando se toma la decisión de prohibir el judaísmo, pues hay una preocupación que no había habido en los otros reinos de Europa, hay una preocupación de que los judíos dispongan de un plazo para decidir, y además, tengan disponibilidad de todos sus bienes para que nadie pudiera decir que había un perjuicio material en lo que entonces se consideraba como un beneficio moral, que es la unidad religiosa.

Aparte de esto, ella mostraba en su actitud diaria una enorme comprensión ante las debilidades de los demás. En el testamento aparece constantemente esta preocupación: rectificar los daños que hayamos podido causar, reparar todo. Una mujer y un marido, porque yo aquí no veo diferencia entre uno y otro, que al término de una guerra civil son capaces de eliminar toda clase de represalias y de pactar con aquellos que estuvieron sublevados en su contra y les negaban, para garantizarles que no van a sufrir perjuicio ninguno, sino que van a seguir desempeñando las funciones sociales y el nivel que hasta entonces ocupaban, eso es un ejemplo de primera categoría, y eso lo logran; por eso es una guerra civil que se cierra sin resentimientos, cosa muy difícil, porque lo normal en las guerras civiles es que se creen resquemores que afloran incluso a veces después de décadas muy largas; ella lo evita.

Ella tiene por ejemplo la intuición, a pesar de todos los informes en contra, y los informes tenían razón (Colón estaba diciendo que iba a llegar a China, y era imposible llegar a China), que le permite patrocinar la empresa pensando «algo se podrá encontrar»; esa intuición es uno de los rasgos verdaderamente importantes.

Luego yo veo otro rasgo también: la confianza que tenía en algunas personas no fue desmentida en ningún momento, es decir, los colaboradores duran hasta el final de su vida; es capaz además de mostrarles un enorme afecto.

--Esto confirma su gran intuición...

--Luis Suárez: Indudablemente ella sabía muy bien elegir a la gente, porque se guiaba más bien por el carácter de la persona que por otra cosa. Por eso claro, le rodea gente que siente hacia ella un afecto sin límites, sienten por la reina una adhesión que sin embargo se mueve en el terreno de la lealtad y no de la fidelidad; en la Castilla de entonces se hacía muy bien la diferencia entre estas dos palabras, fiel es el que sigue al señor sin preguntarse por la justicia de su causa, leal es aquel que procura que el señor no vaya a cometer injusticia.

Isabel quiere rodearse de leales, de gente que como don Fernando de Talavera en determinado momento le puede decir «Señora, por aquí no, esto no, es una equivocación»; gente como Cisneros, que la primera vez que le administra el sacramento de la Penitencia le dice «de rodillas», y la reina se pone de rodillas; según la vieja costumbre, los reyes se confesaban sentados, pero Isabel no.

Es muy difícil decir muchas más cosas de éstas. Por ejemplo, ella se siente portuguesa por su madre, indudablemente habla portugués, en un momento en que las relaciones entre Portugal y Castilla desembocan hasta en una guerra, su empeño siempre es volver a restablecer esa amistad, y lo consigue claro, al final es como si Castilla y Portugal fuesen una misma y sola cosa.

Hay que ver lo que es el Tratado de Tordesillas, el mayor modelo de concordia que se puede establecer entre dos países, en un momento en que se estaba jugando el destino del mundo, y sin embargo ellos se sientan en torno a una mesa para intentar compaginar los intereses de unos y otros a fin de que todos quedaran conformes, y eso se hace; eso no se había dado nunca y pocas veces se dará después; eso es un sueño que tienen los Estados. Del Tratado de Tordesillas nacen las bulas en relación con América diciendo «eso no es un imperio, eso no son colonias».

Es un error decir que España tuvo un imperio, un error gravísimo, a mí me indigna cada vez que alguien lo dice; España no tuvo colonias, tuvo reinos y tuvo ciudadanos al otro lado del mar. Para hacer trampa con esta situación, los grandes propietarios, siglos después, tuvieron que comprar negros ya esclavos en África para poder introducir allí esa servidumbre a la que aspiraban, porque las leyes de Castilla se lo impedían radicalmente: ningún indio podía ser esclavo.

Eso es esa mujer, esa mujer que una vez le escribe al marido una carta; el marido ha sufrido un atentado y está grave y le dice «acuérdate de que tenemos que rendir cuentas ante Dios, y las cuentas que nos va a pedir a nosotros, los reyes, son mucho más estrechas que las que pide a ninguno de nuestros súbditos».

--Respecto a la causa de beatificación de Isabel la Católica, ¿qué importancia tendría para usted que la Iglesia la declarara oficialmente beata?

--Luis Suárez: No me cabe la menor duda de que la beatificación de Isabel sería en estos momentos un dato muy positivo en relación con esa comunicación que hay entre Europa y América, porque supondría tanto como reconocer que América --me refiero a la América hispánica, portuguesa (eso que ahora los franceses quieren que llamemos América latina, no entiendo muy bien por qué)-- tiene un marchamo de nobleza y de dignidad. Utilizando una frase del Papa, sería convertir en oficial esa afirmación de que ninguna obra ha hecho Europa tan importante como la creación de las naciones americanas, en las que está además el futuro, y eso se debe al empeño de España de llevar allá lo que tenía de más valor: el cristianismo.

Yo siempre digo que España no llevó a América más que dos cosas, el caballo y el Padrenuestro; pero el caballo es el sentimiento de la caballería, es el respeto a la palabra dada, es el cumplir con la realidad; el Padrenuestro es amar al prójimo como a uno mismo, ni más ni menos. Y a mí me parece que la beatificación de Isabel vendría a ser como el marchamo oficial a decir «todo esto es lo que verdaderamente se ha hecho; pongan ustedes los defectos que les dé la gana, pero ahora, lo que tienen al otro lado del mar es un mundo que se está preparando para tomar las riendas en el siglo XXI, en él está el futuro».

--De alguna manera ¿este reconocimiento oficial dejaría sin ningún tipo de credibilidad la leyenda negra?

--Luis Suárez: Claro, indudablemente. La leyenda negra no es más que un vehículo de propaganda, explicable, en un momento de guerra terrible en Europa, porque no se refería a América al principio, sino a Europa, en un momento terrible porque hay que poner en marcha todos los recursos de los que uno dispone para destruir al adversario, y uno de los recursos es precisamente ese. A ello estamos asistiendo constantemente; no hay guerra en donde al enemigo se le presente de otra manera que como la encarnación del diablo o algo así.

Indudablemente despejaría el aspecto más esencial de esa leyenda negra, aquél que recogió una vez un artículo de la Enciclopedia en Francia (que explica que se prohibiese la venta del libro en España) en donde el autor llegaba a la conclusión de que si España no hubiera existido no se habría perdido nada; vendría a ser como decir, gracias a que España existió está todo eso ahí. Si España no hubiera existido ,¿existiría Viena? Tal vez no. ¿Existiría el catolicismo francés o italiano? Tal vez no. ¿Existirían las naciones americanas con lo que tienen hoy de profundos valores humanos? Seguramente no. Yo siento cuando he ido a América una gran emoción y un enorme afecto, porque uno allí se siente en casa, y hay que ver lo que eso significa.

--¿Usted forma parte de la comisión Isabel la Católica que se ha creado para impulsar la causa de beatificación?

--Luis Suárez: Yo fui testigo en el proceso, por eso estoy bajo juramento que prohíbe repetir lo que dije entonces. Ahora formo parte de la Comisión que funciona en Valladolid, bajo la presidencia del señor arzobispo.

--De cualquier forma, si se la beatifica, va a ser fundamentalmente por su conducta moral ¿Qué aspectos religiosos de la reina, de su piedad, de su espiritualidad, ha visto en sus investigaciones?

--Luis Suárez: La caridad. Sobre todo la caridad. Piense por ejemplo en los hijos ilegítimos de la mujer de Enrique IV, Pedro y Andrés; ella los recoge, los educa y los cuida. Cuida también de los ilegítimos de su marido, cuida de los hijos del cardenal Mendoza, y siente hacia todos ellos una obligación de afecto que va más allá del simple ejercicio de la caridad.

Una vez que fray Hernando de Talavera le criticó por esta conducta diciendo «da la impresión de que usted está legitimando el fruto del pecado», ella respondió que lo importante era evitar que esas almas se perdieran, y llamando a uno de los niños, hijo del cardenal Mendoza, le gastó una broma a fray Hernando y le dijo: «¿verdad que son muy bellos los pecados de mi cardenal?».
ZENITESPAÑA03040313

 

+++

 

 

Cardenal Amigo pide conocer la verdad y no el "mito" de Isabel La Católica

SEVILLA, 24 May. 2005 (ACI).- El Arzobispo de Sevilla, Cardenal Carlos Amigo Vallejo, pidió revisar el "mito" de Isabel La Católica más allá de los perjuicios que determinados acontecimientos históricos le atribuyen a su imagen.

 

El Purpurado hizo este llamado durante el XVI Simposio de Historia de la Iglesia en España y América ´en el centenario de Isabel la Católica´ que organiza la Academia de Historia Eclesiástica de Sevilla.

En la inauguración del evento, el Cardenal Amigo Vallejo dijo sobre la reina Isabel que "la más perjudicada, aparte de la historia, fue ella misma, por la Inquisición persiguiendo a los judíos, la reducción de los derechos de los nobles o la reforma de la Iglesia". Por ello, opinó que hay que volver a analizar a una mujer que propició entre otras cuestiones un nuevo modelo político, la unidad de España.

 

El acto contó con la presencia del nuncio de Su Santidad en España, Mons. Manuel Monteiro y el periodista protestante César Vidal, además de destacados historiadores y especialistas.

La conferencia inaugural, a cargo del catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Valladolid, Julio Valdeón, versó sobre las medidas de protección a los judíos dictadas por la reina Isabel o por los Reyes Católicos, concluyendo que la iniciativa de la expulsión fue de Fernando el Católico.

Así, el historiador aseguró que, como argumento en contra de la canonización de Isabel La Católica, el de la expulsión de los judíos de España no es válido por que "no hay fundamento para culparla de la expulsión".

 

Medidas a favor de los judíos

Según Valdeón, la política de los Reyes Católicos con respecto a los judíos se distinguió por su "equidad y justicia". Recordó que desde 1290, en que fueron expulsados de Inglaterra, hasta marzo de 1492, cuando son echados de España, lo fueron también de Francia, Alemania e Italia, y que incluso Erasmo de Rotterdam, invitado a trasladarse a España a finales del siglo XV, lo rehúsa por ser en este país mucha la presencia e influencia hebrea.

 

Como elemento adicional, Valdeón destacó la creciente presión popular en contra de los judíos y el argumento definitivo que sirvió para su expulsión, su contacto con los conversos, al que achacaban en la época que muchas conversiones al cristianismo no fueran verdaderas.

El historiador calificó de "absurdo" el argumento de que la expulsión se debió a que la Corona ambicionaba las posesiones de los judíos, a quienes, recordó, se les dieron cuatro meses "para preparar su salida y llevar sus cosas" y se dictaron normas para que no se les hostigara mientras tanto.

 

Valdeón recordó que la expulsión era sólo para quienes no aceptaran la conversión al cristianismo, y señaló que investigaciones recientes señalan que salieron entre 80 mil y  100 mil judíos -algunos de los cuales retornaron años más tarde-, en un tiempo en el que en Castilla, León y Aragón había entre 200 mil y 250 mil.

 

Asimismo, Valdeón destacó que entre las normas salidas de la mano de Isabel en favor de los judíos está una anulación del Concejo de Bilbao que les prohibía la entrada en la ciudad, que en 1478 diera protección regia a la aljama -gueto o barrio judío- de Sevilla, y que un año más tarde dictara que se respetara la autonomía judicial de la aljama de Ávila.

 

Por último, el historiador destacó que la reina decretó que los judíos expulsados de Balmaseda volvieran a la localidad, que prohibiera las prédicas anti judías a un dominico de Segovia y otras medidas favorables a los judíos de León, Vitoria y Orense.

 

+++

 

Para Marañón, cuyos trabajos testimonian su preocupación por el exilio, la expulsión de los moriscos «fue un mal», pero una mal necesario porque «era el único remedio de otro mal peor: la existencia y el auge dentro del Estado español de un pueblo extraño y hostil». La cuestión de los moriscos fue, según las páginas de su ensayo, un cabo suelto que dejaron los Reyes Católicos en su tarea de hacer la unidad hispánica. Un problema que tardó más de un siglo en cerrarse y que zanjó Felipe III.

 

+++

 

La unión de estudiantes judíos. París 2004-10-22

 

Lanzan una campaña en Francia contra el antisemitismo que llama “sucio judío” a Jesús y a la Virgen

 

La Unión de Estudiantes Judíos de Francia (UEJF) ha decidido lanzar próximamente una campaña publicitaria de sensibilización contra el antisemitismo en la que aparecen las imágenes de Jesucristo y de la Virgen María tratados de "sucio judío" y de "sucia judía", respectivamente. L D (EFE)

 

+++

 

Isabel I, sin miedos ni prejuicios, feminista y católica

 

Juan Carlos Rodríguez
Madrid- Isabel la Católica da aún para muchas sorpresas a cinco días de la celebración del V Centenario de su nacimiento, el próximo viernes. Ese día la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) inaugurará la exposición «Los Reyes Católicos y Granada» en el Hospital Real de la ciudad de la Alhambra, en donde los monarcas pusieron el punto final a la reconquista el 3 de enero de 1492. Será el broche de oro a una programación que la SECC cierra tras un año de actos, que van desde la gran muestra de Valencia hasta el Congreso Internacional que concluyó el pasado sábado, evidentemente, en la ciudad granadina, tras su paso por Barcelona y Valladolid. Un congreso que ha reunido a los máximos especialistas en la figura de Isabel I y que ha dado para mucho. Primero, por la reivindicación de la talla política y de estadista de Isabel la Católica (1451-1504). Sí, reivindicación. Luis Ribot, uno de los dos comisarios de la cita, junto a Julio Valdeón, afirma que el congreso «ha sido una puesta al día, una revisión de todo el legado de Isabel la Católica, que incluye aspectos económicos, sociales, culturales, políticos y hasta religiosos». El legado lo resume Ribot:

 

«Un personaje de una enorme valía personal, pura energía, que reivindica su protagonismo, su derecho a reinar, algo excepcional para su época; de grandes valores éticos, que construyó un poder determinante en el conjunto de España. La España moderna aún vive de su herencia cultural, social, económica y hasta monetaria. Y añado algo que no entiendo: ¿por qué el feminismo no la ha elegido como un símbolo? Pocas mujeres tuvieron históricamente el carácter y la personalidad para imponerse en una época construida sin tenerla en cuenta». Pero la figura de la Reina Católica –ni Ribot ni los historiadores juzgan el intento de canonización de la monarca– choca, sin embargo, con un miedo político y popular al reconocimiento (no entre los historiadores) de su talla debido a capítulos oscuros: expulsión de los judíos y musulmanes o la fundación de la inquisición. Otro reconocido historiador, Luis Suárez Fernández, resumió lo que denunció Ribot, es decir, el «apasionamiento» de determinadas tesis, carentes de rigor documental, que a lo largo de los años han contribuido a desvirtuar la imagen de Isabel la Católica, una reina que marchó «muy por delante de su tiempo». «Fue una reina con claros y oscuros, como todo el mundo. Nadie está diciendo que todo lo hizo bien. Pero no podemos valorar con ojos de nuestro tiempo hechos de cinco siglos atrás. Es un anacronismo», señala Ribot, que continúa: «Lo que ahora nos parece inaceptable, entonces no lo era. Todos los reinados de Europa fundaban su concepto de nación en la unidad religiosa. Francia, Inglaterra o lo que era Alemania expulsaron mucho antes a los judíos. Todos eran intolerantes. Y lo siguieron siendo. Luis XIV expulsa dos siglos después a los protestantes, y nadie en Francia usa ese argumento para tirar por tierra su reinado». 

Pero España es diferente. «A los españoles nos gusta –critica Ribot—plantear polémicamente nuestra historia, cuando lo que hay que hacer es entenderla, comprenderla y exaltarla de una manera desapasionada y sin dramatismo. Debemos analizar a sus protagonistas en toda su dimensión, como hacen otros países. Inglaterra por ejemplo. Pero en España estamos constantemente flagelándonos». 2004. NOV. 22 ‘L.R. ESP.

 

+++

 

Los ojos del mundo se vuelven constantemente a Tierra Santa, la tierra que consideran santa los judíos, los cristianos y los musulmanes. Por desgracia, también atraen a menudo nuestra atención los actos de violencia y terror, causa de inmensos sufrimientos para todos los que viven en ella. Debemos seguir insistiendo en que la religión y la paz van juntas.

 

+++

 

María, Madre del rey de los judíos

 

Valdeón: «Fue gran defensora de los judíos» El Congreso sobre Isabel la Católica, que ha concluido este fin de semana en Granada, ha alumbrado nuevas hipótesis sobre el reinado de los Reyes Católicos. Por ejemplo. La inquisición y expulsión practicada por los monarcas fueron medidas políticas y no religiosas, como tradicionalmente se ha difundido, para dar respuesta al clamor popular de oposición racial al converso, que el pueblo seguía equiparando al judío, según el catedrático de Literatura Española e historiador Ángel Alcalá.
   El medievalista Julio Valdeón, Premio Nacional de Historia 2004, recordó en este sentido que la reina Isabel fue una «gran defensora de la comunidad hebrea» frente a la exacerbada «hostilidad antisemita» de la época, emanada principalmente de las clases populares y de parte del clero. En la inauguración del Congreso en Valladolid afirmó: «Parece ser que a alguien le molesta que hiciera la unidad de España y que fuera una mujer profundamente católica». 2004. NOV. 22 ‘L.R. ESP.

 

+++

 

Nostra aetate sobre las relaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas subraya el vínculo totalmente especial y único mediante el cual el pueblo del Nuevo Testamento está espiritualmente unido a la estirpe de Abraham, y pone de relieve la importancia del diálogo con los judíos, promoviéndolo mediante los estudios bíblicos previstos en la preparación para el ministerio. Dice así:  "Como el patrimonio espiritual común a los cristianos y a los judíos es tan grande, este sagrado Concilio quiere fomentar y recomendar el mutuo conocimiento y estima que se obtiene, sobre todo, por medio de los estudios bíblicos y teológicos y en el diálogo fraterno" (n. 4).

Teniendo en cuenta todo lo que se ha hecho desde el Concilio hasta hoy, la Congregación para la educación católica y la Comisión para las relaciones religiosas con el judaísmo, después de un esmerado análisis de la situación actual, han examinado varios modos para desarrollar y dar mayor consistencia a este importante esfuerzo; por tanto, firman esta Declaración, que tiene como única finalidad el aumento del diálogo religioso y la elevación del nivel académico y científico de los estudios judeo-cristianos.

2. Ya desde hace algunos años, se ha puesto en marcha un programa de estudios judíos en el Pontificio Instituto Ratisbona de Jerusalén. Allí varias instituciones académicas católicas han colaborado generosamente con instituciones académicas judías que tienen su sede en Jerusalén. Ahora se trata de crear las condiciones más adecuadas para que estas iniciativas puedan gozar de mayor estabilidad y visibilidad, y para que se garantice un nivel científico elevado, de forma que quienes siguen ese programa puedan conseguir los correspondientes títulos académicos.

 

+++

 

ESPAÑA – DE LOS REYES CATÓLICOS - El señor Baer sigue confundiendo algunas cosas elementales. Pero es bueno insistir  en ellas porque después de todo se trata de errores, lógicos o de hecho, que han sido muy difundidos en estos años, más o menos interesadamente.

  

Wiesenthal  dice, como yo señalaba en el artículo cuestionado por el señor Baer, que la expulsión de los judíos fue un precedente del Holocausto. Y yo decía que, en todo caso, sería un precedente de  la expulsión de numerosos palestinos por los judíos en pleno siglo XX y con métodos peores que los de los Reyes Católicos. Esto no es antisemitismo, sino la constatación de un hecho.    

El señor Baer intenta desviar la cuestión hacia el supuesto totalitarismo precursor de los Reyes Católicos, que, según él, defienden libros “serios”. Tan serios, seguramente, como la opinión de Wiesenthal. El antisemitismo en España fue fundamentalmente religioso, y la atención a la raza, o a algo muy parecido, está profundamente enraizada en el propio judaísmo.

  

Por supuesto, constatar estos hechos no significa justificar la expulsión del siglo XVI. Pero tampoco conviene creer lo que imagina el señor Baer, es decir, que la expulsión  “dejó un vacío en el comercio, la medicina y el pensamiento que la población católica española no pudo llenar, lo mismo que ocurrió con los moriscos en la agricultura”. Todas esas cosas están siendo sometidas a revisión por historiadores solventes, y la propia lógica le dará al señor Baer algunas pistas: la expulsión de los judíos coincidió con la ascensión de España a primera potencia mundial, y la creación de una cultura de primer orden en literatura, pintura, pensamiento, etc. Aunque los españoles no prestaron excesiva atención al comercio, desarrollaron un importante pensamiento económico, y gracias a sus empresas políticas y comerciales establecieron, por primera vez en la historia, la intercomunicación entre todos los continentes. Podríamos seguir así mucho rato. En mi artículo argumentaba: ¿Es que todas estas cosas ocurrieron gracias a la expulsión de los judíos? Evidentemente no: sostenerlo sería tan estúpido como pretender que dicha expulsión privó a España del principal nervio cultural. No  crea el señor Baer, acríticamente,  lo que cuentan algunos libros “serios”.

  

Y por supuesto que hay un fondo racista en su interpretación: pretende que los elementos progresistas  y culturalmente valiosos en España serían los judíos y los moriscos, mientras que los católicos –los españoles propiamente dichos en aquella época– serían los factores de atraso. Algo así, aunque con otros calificativos, decían los nazis de los hebreos.   

Encontramos la misma credulidad  en el señor Baer con respecto al salvamento de judíos por el franquismo durante la II Guerra Mundial. Decir que el rescate de judíos por diplomáticos españoles –que eran muy franquistas–, se hizo “a pesar del régimen”, ya revela poco respeto a la lógica y poco conocimiento de la época. Es parte de un falseamiento de la historia como el que realizan los Espinosa, Blanco Escolá, Preston, Carcedo y tantos otros a quienes el señor Baer concede un crédito realmente excesivo.  Los que él llama “historiadores pro republicanos” no hacen más que repetir, con uno u otro matiz, la propaganda desarrollada por la Comintern en aquellos años, y ese solo hecho ya debía hacerle reflexionar.    

El señor Baer revela muy poca honestidad, por no decir algo más enérgico, cuando sugiere que mis tesis se parecen a las de quienes niegan el Holocausto: tergiversa, omite, desvirtúa mis tesis, y trata de engañar o de engañarse respecto de ellas. Eso suele llamarse fanatismo.

 

PÍO MOA. 2003-12-08

 

 

+++

 

Israel inicia una campaña para convertir a los soldados cristianos

 

 

Las fuentes militares guardan un prudente silencio, pues «se trata de un tema sensible» dado que el judaísmo prohíbe el proselitismo religioso

 

HUGO MEDINA. SERVICIO ESPECIAL/ ‘ABC’ 2004.08.21

 

JERUSALÉN. El Ejército israelí ha iniciado una campaña para «reclutar para el judaísmo» a los soldados no judíos, según la página de internet del diario Yediot Ahronot. El objetivo de la campaña son los inmigrantes cristianos de la antigua Unión Soviética que han llegado al país en los últimos años.
Al efecto, el Ejército ha «ampliado» los cursos obligatorios sobre «historia del pueblo de Israel, sionismo e identidad religiosa», a los que asisten los soldados que no son judíos y que al acabar los cursos «pueden proceder a la inmersión (religiosa) en la «miqva» y a la circuncisión». La conversión puede completarse «en sólo seis meses».
«Los cursos comenzaron después de que se observara que el 60 por ciento de los reclutas de la antigua URSS indicaron que preferían jurar sobre el Nuevo Testamento y no sobre la biblia hebrea».

A la sombra del público

Fuentes militares señalaron que el tema es «muy sensible y se conduce lejos de la luz pública», dando a entender que no pueden explicar más a fondo la cuestión, seguramente porque en Israel está estrictamente prohibido el proselitismo religioso. En la Antigüedad, los judíos hacían proselitismo pero en la Edad Media cayó en desuso probablemente por que los países cristianos y musulmanes en los que vivieron no permitían esa práctica.
Con la prohibición del proselitismo Israel quiere impedir que organizaciones cristianas internacionales, incluidas las fundamentalistas de Estados Unidos, atraigan al cristianismo a los judíos.
En los últimos años se da en Israel el fenómeno de los «judíos mesiánicos». Se trata de fieles que observan muchas de las prácticas judías con la diferencia de que consideran que Jesús es el Mesías. Los mesiánicos, a los que en Israel se considera cristianos, acostumbran a llevar una existencia muy difícil ya que son muy mal vistos y tienen que ocultar sus creencias.
Según las fuentes militares que cita el Yediot Ahronot, en el Ejército hay 7.500 soldados «que no son judíos. La semana pasada el número de soldados con la intención de convertirse al judaísmo alcanzó la cifra récord de veinte», afirma el rotativo, que agrega que en el rabinato militar ha tenido que incrementar el personal para hacer frente a esta «avalancha».

 

+++

 

«Despierta, oh hombre, y reconoce la dignidad de tu naturaleza. Recuerda que fuiste hecho a imagen de Dios; esta imagen, que fue destruida en Adán, ha sido restaurada en Cristo. Haz uso como conviene de las criaturas visibles, como usas de la tierra, del mar, del cielo, del aire, de las fuentes y de los ríos; y todo lo que hay en ellas de hermoso y digno de admiración conviértelo en motivos de alabanza y gloria del Creador» (LEON MAGNO, Sermón 7 en la Navidad del Señor, 2.6; LIT HOR VIERNES V T.O.)

 

 

 

+++

 

La Enciclopedia francesa, vademécum de la ilustración, recordaba que Europa era un continente pequeño, pero el faro del mundo debido a su cultura, su historia, su arte y, "sobre todo", su religión{la Iglesia Católica fundada por Jesucristo - Dios nuestro}

 

+++

 

LA PENDIENTE CAUSA DE BEATIFICACIÓN DE ISABEL LA CATÓLICA

 

CARLOS ABELLA Y RAMALLO EMBAJADOR DE ESPAÑA/

 

 

 

En estos días y meses en que numerosos periódicos, revistas y televisiones recuerdan que se cumple este año el V Centenario del fallecimiento de la Reina Isabel la Católica, anunciándose tantas conferencias, exposiciones y actos conmemorativos para recordar las más altas cumbres de su Reinado y lo que ella supuso para el descubrimiento y evangelización de América, creo que es oportuno recordar ahora también que sigue abierta desde hace más de dos siglos su Causa de Beatificación. En la Embajada de España ante la Santa Sede, de la que hasta hace pocos días he sido titular, se ha ido difundiendo su figura en los ambientes de la Curia y cultural de Roma.

Ya en el año 2002 se programó en la Embajada un ciclo de conferencias que entonces protagonizaron distinguidos historiadores como el profesor Vidal González (de la Comisión Isabel la Católica), el embajador de España José Antonio Vaca de Osma y el profesor Gonzalo Anes (director de la Academia Española de la Historia); asimismo intervinieron altas personalidades de la Iglesia, como el cardenal Darío Castrillón Hoyos (prefecto de la Congregación para el Clero) y el cardenal Antonio María Rouco Varela. Hay que recordar que la Causa de Beatificación reintroducida de nuevo por el arzobispo de Valladolid en 1950 es apoyada cada vez más públicamente tanto en España como en América, quizás precisamente porque en la conciencia colectiva de los pueblos de España y América -al acercarse este V Centenario del fallecimiento de esta gran Reina- se acentúa una sensación de deuda y reconocimiento.
Aunque es una Causa que lleva más de dos siglos abierta, ha tenido un fuerte impulso en los últimos años y hay que esperar que, a pesar de las muchas dificultades y de las críticas que aún sin duda prevalecen en restringidos -pero muy influyentes- círculos de opinión mediática hebraica, que llegaron incluso a favorecer un «dilata» al curso de la Causa, pueda ahora proseguir el proceso con menos presiones externas. No hay que olvidar que si España y América deben mucho a la Reina Católica, más aún le debe la propia Iglesia, a cuya reforma contribuyó en España durante su Reinado, y a su expansión y defensa en el mundo, como recordó recientemente Su Eminencia el cardenal de Santo Domingo y primado de América, quien dedicó su intervención en un segundo ciclo de conferencias en esta Embajada precisamente a Isabel la Católica y la Hispaniola, ciclo que acaba de finalizar y sobre el que la Obra Pía Española ha editado una separata para difundir en todas las Conferencias Episcopales de América y en todas las Diócesis españolas.

El propio ex embajador de Israel en España y ante la Santa Sede, Samuel Hadas, puso de relieve en una intervención -«La Contribución de los judíos españoles a la cultura occidental hasta la expulsión»- el estado de convivencia y tolerancia que disfrutaban los judíos en la época de los Reyes Católicos. Su expulsión fue consecuencia del acatamiento de las Bulas Pontificias por razones de la unidad de la fe en un momento en que en la Europa del tiempo se anunciaba el principio cuius regio eius religio.
El arzobispo de Valladolid, en la tercera conferencia de ese segundo ciclo -«Isabel la Católica y la proyección de la fe en América»-, analizó la gran aureola de santidad que al fallecimiento de la Reina y en los siglos posteriores dejó a un lado y al otro del Atlántico. Recordó que ya Inocencio VIII, en una primera Bula de 1486, había concedido a la Reina el patronato regio de Canarias, valedero para Granada y que luego sería aplicado en las Indias, en un auténtico itinerario misionero. También que en su testamento y en su codicilo pidió la Reina a sus sucesores que trataran a los nuevos súbditos de los territorios descubiertos como a los residentes de la Península, y que los acompañaran a las misas cada domingo. Efectivamente, sin esa intervención religiosa y evangelizadora de la Reina en la colonización de América, la empresa de España en el Nuevo Continente no se hubiera diferenciado gran cosa de otras que sólo dejaron impronta de dominio o comercio, pero no «la sangre del espíritu», es decir, la lengua y la fe.

En otra conferencia, el profesor Joseph Pérez, ex director de la Casa Velázquez de Madrid y catedrático de la Universidad de Burdeos, se refirió también ampliamente a la espinosa cuestión de la expulsión de los judíos, determinada -dijo- no porque se quisiera expulsar a una raza, sino por la necesidad de imponer un único credo religioso a la recién adquirida unidad del país, unificando así a la totalidad de sus súbditos en una «macrosociedad cristiana», frente a «microsociedades» como eran la judía y la morisca, que eran consideradas un factor de distorsión en la concepción de la época. Este concepto de «macrosociedad» cristiana estaba preparando el advenimiento, común en toda Europa, un siglo más tarde, del ya mencionado principio cuius regio eius religio.
No faltó tampoco la exposición realizada por el padre Alfonso María Durán, fundador y director del Instituto Miles Jesu, quien explicó de forma personal el atribuido favor de la Reina Católica, que fue causa de su curación en una pasada grave enfermedad.
Es conocido que, para finalizar una Causa de Beatificación, es necesaria la comprobación de un milagro. Al escuchar la exposición del padre Durán, Su Eminencia el cardenal Darío Castrillón Hoyos, prefecto de la Congregación para el Clero, concluyó el posterior coloquio diciendo, con autoridad y profundidad, que el «verdadero milagro de la Reina Isabel la Católica fue América». Efectivamente, siguiendo la reflexión del cardenal, creo que hubo un milagro histórico constatable, resplandeciente y siempre creciente, que es esa América que habla y reza en español. Esa América fue impulsada en su descubrimiento, defendida en sus primeros súbditos y amparada por la Reina Católica de una forma ejemplar, no sólo como gobernante, sino como mujer de inmensa fe.
Acabo ahora mi misión ante la Santa Sede, después de siete años y medio, con la satisfacción, entre otras, de creer haber impulsado en la medida de lo posible la Causa de Beatificación de la Reina, esfuerzo ejemplarizado en primer lugar por el impulso soberano de S.M. el Rey, y por el anterior Gobierno, que por boca del presidente Aznar recordó también ante Su Santidad la pendiente Causa de Beatificación de la Reina. La Causa sigue abierta. No es causa de una circunstancia o de un Gobierno; es una causa de España y confío que así sea entendida. Esperemos que se vea pronto aprobada por la Iglesia, haciéndose así justicia a un anhelo colectivo de los pueblos de España y América.

 

2004-05-01. ABC. ESPAÑA

 

+++

 

Isabel de Castilla, reina de la libertad - Isabel nació un día de Jueves Santo, como si la fecha significara una especie de predestinación. Fue educada en términos profundamente religiosos que la hicieron enfocar su existencia dentro de esta línea; destaca su principal adhesión a los jerónimos, dominicos y franciscanos, Órdenes con las cuales tuvo una especial vinculación. De Beatriz de Silva, santa canonizada, obtuvo la devoción a la Inmaculada, y de Teresa Enríquez, esposa de Cárdenas, una muy especial vinculación a la Eucaristía. En Guadalupe disponía de una celda, un paraíso según la calificaba, frente al altar mayor. Ahora bien, parece muy significativo que, precisamente, en Guadalupe se firmaron las leyes que acabaron con las últimas reliquias de servidumbre. En adelante, los súbditos iban a constituir una comunidad de bautizados, a quienes se dotaba de libertad.
Apoyada en todo por Fernando, sin el cual su obra resulta incomprensible, remató un proceso constitucional de la monarquía que, en la misma línea que adoptaría Martín Lutero, aunque en sentido opuesto, sometía el Estado naciente a los principios morales de la religión católica.
Cuius religio eius regio, podría decir en vez de cuius regio eius religio, como sostendría el reformador alemán. Es cierto que esto llevaría a algunas decisiones no aceptables como la Inquisición –que complicaba a la Iglesia en una labor de represión–, o la suspensión del status de los judíos, pero significaba un salto adelante de extraordinarias consecuencias. Se iniciaba el camino que, muy pronto, iba a permitir enunciar el Derecho de gentes.
De acuerdo con la doctrina cristiana, y así lo había explicitado Clemente VI en 1347, la persona humana era concebida como criatura a quien el mismo Dios ha proporcionado capacidad racional, que no se limita al conocimiento experimental, y libre albedrío, que significa el ejercicio de la voluntad. En consecuencia, esa misma naturaleza aparece como portadora de tres derechos
naturales que no son consecuencia revisable de un consenso como ahora los entendemos: vida, libertad y propiedad resultan inalienables. Y así lo exigió. Cuando se prohibió el judaísmo, los hebreos, tras haber ejercido su voluntad, convertirse o permanecer, pudieron irse disponiendo de todos sus bienes. Y en el momento de suscribir su Testamento, Isabel reconoció que esos derechos alcanzaban también a los moradores de las islas y tierra descubiertas, a los que llamaba vecinos, como si fueran ciudadanos en Castilla.
Luis Suárez Fernández 2004.11. ALFA Y OMEGA. ESP.

 

+++

 

Cristianos y judíos pueden hacer mucho para permitir que las generaciones futuras vivan en armonía y respeto de la dignidad con que toda persona humana ha sido dotada por el Creador. Expreso la esperanza, compartida por hombres y mujeres de buena voluntad en todas partes, de que en este siglo se vea a nuestro mundo emerger de la red de conflictos y violencia, y sembrar las semillas para un futuro de reconciliación, justicia y paz. Benedicto XVI - 14 nov. 2005

 

+++

 

El mayor extravío de la mente humana es creer algo porque uno desee que sea así. Pasteur

 

+++

 

El ideal o el proyecto más noble puede ser objeto de burla o de ridiculizaciones fáciles. Para eso no se necesita la menor inteligencia.  Alexander Kuprin

 

+++

 

P: ¿Cree que Expaña debe pedir perdón por la actuación de la Inquisición al pueblo judío, como ya han hecho el Vaticano y países como Francia e Italia por la colaboración de sus gobiernos y parte de su población en el Holocausto? ¿Fue derogada explícitamente la pragmática de los Reyes Católicos de 1492 que expulsaba a los judíos?

  

R: He perdido la cuenta de las veces que se ha pedido perdón y se ha derogado explícitamente el decreto de marras pero, como mínimo, mínimo, han sido tres. Ya está bien, ¿no le parece? Porque Inglaterra no ha armado tanto jaleo y expulsó a los judíos antes.

 

P: Me gustaría saber si las fuentes judías confirman la intervención de los mandatarios judíos en la condena a muerte de Jesucristo. Gracias

 

R: Sí, incluso existe alguna fuente talmúdica que les atribuye en exclusiva la condena. El dato no es correcto pero sí significativo.

2004-01-27 – Dr. César Vidal, historiador antiguo, filósofo, licenciado en derecho.

 

La conciencia moral de la persona crece y se madura precisamente en la Iglesia; la Iglesia le ayuda a "no dejarse llevar de todo viento de doctrina por el engaño de los hombres". En efecto, la Iglesia es "columna y fundamento de la verdad" (1 Tim 3, 15). De modo que la fidelidad al Magisterio de la Iglesia impide que la conciencia moral se desvíe de la verdad sobre el bien del hombre.

No es justo, por tanto, concebir la conciencia moral individual y el Magisterio de la Iglesia como dos contendientes, como dos realidades en lucha. La autoridad que posee el Magisterio por voluntad de Cristo existe a fin de que la conciencia moral alcance la verdad con seguridad y permanezca en ella.

 

Pues la "conversión del corazón" es el don más precioso de este acontecimiento de gracia. El corazón convertido al Señor y al amor al bien es la fuente última de los juicios verdaderos de la conciencia moral. Y, no lo olvidemos, para discernir concretamente lo que esta bien de lo que está mal no basta conocer la ley moral universal, si bien ello sea necesario, sino que se precisa una especie de "connaturalidad" entre la persona humana y el bien verdadero (véase, por ejemplo, Santo Tomás, S. Th. 2, 2 q. 45, a. 2).

En fuerza de esta "connaturalidad", casi por una forma de instinto espiritual, la conciencia se hace capaz de percibir en qué parte está el bien y, por consiguiente, la opción que se impone en un caso concreto. Pues bien, la gracia del sacramento de la penitencia celebrado asidua y fervorosamente produce en la persona humana esta "connaturalización" progresiva y más honda gradualmente con la verdad y el bien.

 

Formar" la conciencia propia es tarea fundamental. La razón es muy sencilla: nuestra conciencia puede errar. Y cuando sobre ella prevalece el error, ocasiona el daño más grave para la persona humana, que es el de impedir que el hombre se realice a sí mismo subordinando el ejercicio de la libertad a la verdad.

Sin embargo, el camino hacia una conciencia moral madura ni iniciarse puede si el espíritu no está libre de una enfermedad mortal hoy muy difundida: la indiferencia respecto de la verdad. Porque, ¿cómo podremos preocuparnos de que la verdad habite en nuestra conciencia si entendemos que estar en la verdad no es un valor de importancia decisiva para el hombre? En efecto, la Iglesia es "columna y fundamento de la verdad" (1 Tim 3, 15). De modo que la fidelidad al Magisterio de la Iglesia impide que la conciencia moral se desvíe de la verdad sobre el bien del hombre.

 

+++

 

«Duc in altum» (Lc 5,4) dijo Cristo al apóstol Pedro en el Mar de Galilea.

 

Benedicto PP. XVI: «La verdad se demuestra a sí misma en el amor».

 

+++

 

En Dios todo se entenderá, todo se excusará, todo se perdonará.

 

+++

 

«El amor a Dios genera mártires, no violencia».  «Una gota de santidad —decía Gounod— vale más que un océano de genio. Al santo no le añade ni le quita nada ser guapo o feo, docto o iletrado. Su grandeza es de un orden distinto».

 

+++

 

Jesucristo, Mesías, y la Sabiduría divina - La Sabiduría divina aparece en este contexto como el designio misterioso de Dios que está en el origen de la creación y de la salvación. Es la luz que lo ilumina todo, la palabra que revela, la fuerza del amor que une a Dios con su creación y con su pueblo. La Sabiduría divina no se considera una doctrina abstracta, sino una persona que procede de Dios: está cerca de Él “desde el principio” (Prov 8, 23), es su delicia en el momento de la creación del mundo y del hombre, durante la cual se deleita ante él (Prov 8, 22-31).

El texto de Ben Sira recoge este motivo y lo desarrolla, describiendo la Sabiduría divina que encuentra su lugar de “descanso” en Israel y se establece en Sión (Eclo 24, 3-12), indicando de ese modo que la fe del pueblo elegido constituye la vía más sublime para entrar en comunión con el pensamiento y el designio de Dios. El último fruto de esta profundización en el Antiguo Testamento es el libro de la Sabiduría, redactado poco antes del nacimiento de Jesús. En él se define a la Sabiduría divina como “hálito del poder de Dios, resplandor de la luz eterna, espejo sin mancha del actuar de Dios, imagen de su bondad”, fuente de la amistad divina y de la misma profecía” (Sab 7, 25-27).

 

+++

 

...del Santo Oficio, podemos hoy serenamente dialogar con la intención de huir del resentimiento, del morbo, los sectarismos, pero con fiel memoria –racional y sentimental- de las victimas de aquella institución, que fue muchas cosas al mismo tiempo: tribunal con jurisdicción especial, empresa paraestatal, instrumento aculturador, símbolo de representación y de identificación ideológica, arma en manos de otros poderes, poder en sí mismo.

 

+++

 

La conciencia renacentista e ilustrada era mucho menos cristiana que la conciencia medieval.  La conciencia de aquellos cristianos toleró la esclavitud más o menos como la conciencia actual de muchos cristianos e ilustrados filántropos ha resistido que el comunismo haya matado más de cien millones de hombres, sin mayores aspavientos, o como tolera que la matanza de los niños inocentes, por el aborto, se haya hecho legal y subsidiada.

 

+++

 

Es preciso defender la verdad, porque sin esa defensa jamás seremos libres. Y la libertad de expresión con la que quieren acabar los chorizos y demás chusma, es hoy la mejor arma contra el progresivo arruinamiento de nuestra democracia. Los liberticidas lo saben. 2007

 

+++

 

La libertad religiosa no es una dádiva del gobierno, es un derecho humano fundamental que todo gobierno que se diga democrático, además de respetarlo, debe fortalecerlo.

 

+++

 

Benedicto XVI: el amor «es la fuerza que renueva el mundo».

 

+++

 

Tras la caída del comunismo en la antigua Unión Soviética, se constituyó una Comisión para la rehabilitación de las víctimas de la represión política. Su Presidente, Vladimir Paulovich Naumov, afirmó en 1996: «Ningún estamento como la Iglesia sufrió tanto durante el comunismo. Medio millón de sacerdotes fueron perseguidos, deportados o encerrados en campos de concentración. 200.000 fueron exterminados, por orden de Stalin».

-.-

Cien millones de muertes atribuidas directamente a los regímenes comunistas de todo el mundo, en 90 años de existencia, no han sido suficientes para que los partidos comunistas hayan dejado de existir en las democracias modernas.- 2007

 

+++

 

El perdón libera el espíritu, desata la alegría, produce magnanimidad y hace noble al culpable como al inocente.

 

+++

 

Jesús a sus discípulos - Padre, los que tú me has dado, quiero que donde yo esté estén también conmigo" (Jn 17, 24). Jesús se refiere a sus discípulos,  en  particular a los Apóstoles, que están junto a él durante la última Cena. Pero la oración del Señor se extiende a todos los discípulos de todos los tiempos.

En efecto, poco antes había dicho:  "No ruego sólo por estos, sino también por aquellos que, por medio de su palabra, creerán en mí" (Jn 17, 20). Y si allí pedía que fueran "uno... para que el mundo crea" (v. 21), aquí podemos entender igualmente que pide al Padre tener consigo, en la morada de su gloria eterna, a todos los discípulos muertos con el signo de la fe.

"Los que tú me has dado": esta es una hermosa definición del cristiano como tal, pero obviamente se puede aplicar de modo particular a los que Dios Padre ha elegido entre los fieles para destinarlos a seguir más de cerca a su Hijo. Los sacerdotes son  hombres que el Padre "dio" a Cristo. Los separó del mundo, del "mundo" que "no lo conoció a él" (Jn 17, 25), y los llamó a ser amigos de Jesús. Esta es la gracia más valiosa para toda vida sacerdotal. Esta gracia nos corresponde a cada cristiano, como discípulos de Cristo.

 

+++

 

Danos, Señor, la inquietud del corazón que busca tu rostro. Protégenos de la oscuridad del corazón que ve solamente la superficie de las cosas. Danos la sencillez y la pureza que nos permiten ver tu presencia en el mundo. Cuando no seamos capaces de cumplir grandes cosas, danos la fuerza de una bondad humilde. Graba tu rostro en nuestros corazones, para que así podamos encontrarte y mostrar al mundo tu imagen.

 

+++

 

«El cosmos creado ha sido confiado por Dios al ser humano» - En un libro sagrado, muy querido para millones de creyentes, se lee que, en el comienzo de los tiempos, Dios creó el universo en todos sus maravillosos aspectos: el cielo, la tierra, el mar y, al final, creó al hombre como rey de este cosmos, confiándolo a sus cuidados. Es la narración del Génesis.

La visión de la Iglesia católica, y de la Santa Sede en particular, sobre los problemas que se debaten aquí, se inspira en esas páginas de la Biblia. Permítanme que, por un breve momento, recordemos estas páginas que pertenecen al patrimonio de la humanidad. Ellas nos dicen que el cosmos creado ha sido confiado por Dios al ser humano, que ocupa un lugar central en el mundo, para que lo gobierne con sabiduría y responsabilidad, respetando el orden que Dios ha establecido en su creación (cf. Juan Pablo II Discurso a la Pontificia Academia de las ciencias, 22 de noviembre de 1991, n. 6).

 

 

 

Por venir a visitarnos, nuestro agradecimiento.

 

Anno Domini 2011 - "In Te, Domine, speravi; non confundar in aeternum!".

Mane nobiscum, Domine! ¡Quédate con nosotros, Señor!

"Marana tha, ven, Señor Jesús" (Ap 22, 20). - In Obsequio Jesu Christi.

-.-

«Cristo es, en todas las cosas, el Todo de todas las partes» Malebranche.

-.-

«Dios es el Señor de todas las almas y, para cada uno, Señor de todos los días». Marta ROBIN. Châteauneuf-de-Galaure. 1930.

-.-

¡¡¡ Paz y bien !!! Paix et bien!!! frieden und guten! Pace e bene! Peace and godness!

-.-

-.-

Las ilustraciones que adornan un expuesto, no son obligatoriamente alusivas al texto. Estando ya públicas en la red virtual, las miramos con todo respeto y sin menoscabo debido al ‘honor y buena reputación de las personas’. De allí, hayamos acatado el derecho a la intimidad, al honor, a la propia imagen y a la protección de datos. Tomadas de Internet, las estampas, grabados o dibujos que adornan o documentan este sitio web ‘CDV’, no corresponden ‘necesaria e ineludiblemente’ al tema presentado; sino que tienen por finalidad –a través del arte- hacer agradable la presentación. Tributamos homenaje de sumisión y respeto a todas las personas, particularmente cuyas imágenes aparecen publicadas, gracias.-

Si de manera involuntaria se ha incluido algún material protegido por derechos de autor, rogamos que se pongan en contacto con nosotros a la dirección electrónica, indicándonos el lugar exacto- categoría y URL- para subsanar cuanto antes tal error. Gracias. ‘CDV’.-

"En caso de hallar un enlace o sub-enlace en desacuerdo con las enseñanzas de la Iglesia Católica, notifíquenos por e-mail, suministrándonos categoría y URL, para eliminarlo. Queremos proveer sólo sitios fieles al Magisterio". Gracias.-

“Conocereisdeverdad.org = CDV” no necesariamente se identifica con todas las opiniones y matices vertidos por autores y colaboradores en los artículos publicados; sin embargo, estima que son dignos de consideración en su conjunto. ‘CDV’ Gracias.-

CDV” intenta presentar la fe cristiana para la gente más sencilla (catequistas, etc.), en especial para los estratos aparentemente más bajos. ¿La razón? Simple: «Son ellos quienes más necesitan conocer la alegría de Cristo».-

Debido a la existencia de páginas excelentes sobre apologética y formación,  lo que se pretende desde ‘CDV’ es contribuir muy modestamente y sumarse a los que ya se interesan por el Evangelio de Cristo de manera mucho más eficaz. ‘CDV’ Gracias.-

In Obsequio Jesu Christi.

 

+++

 

Recomendamos vivamente:

1º ‘CÓMO LA IGLESIA CONSTRUYÓ LA CIVILIZACIÓN OCCIDENTAL’. Ninguna institución ha hecho más para dar forma a la civilización occidental que la Iglesia Católica, y en modos que muchos de nosotros hemos olvidado o nunca sabido. Como la Iglesia construyó la civilización occidental es una lectura esencial para redescubrir esta relegada verdad. De un modo senillo y muy atractivo. 2007.

Autor: Thomas E. WOODS Jr.-Editorial: CIUDADELA. 

-.-

Recomendamos: ‘Desafíos cristianos de nuestro tiempo’, editado por Rialp. El autor, sacerdote, repasa algunos de los problemas más habituales a los que se enfrentan los cristianos hoy. Toca, por ejemplo, la cuestión del evolucionismo y el creacionismo para explicar de qué manera son complementarios, apoyándose en el magisterio de los distintos Papas. Otro tema de actualidad que no soslaya es la presencia del mal en el mundo. Y tampoco evita el cómo enfrentarse al dolor y a la muerte.  En opinión del autor, «la crisis del amor constituye el mar de fondo de las tormentas que agitan las aguas del Primer Mundo», y corresponde a los cristianos retomar el mandamiento nuevo del Señor. El laicismo intransigente en que vivimos anima a tomar ejemplo de los mártires y a hacernos presentes en la vida pública. 2007

 

 Recomendamos vivamente:‘Inquisición’  historia crítica.

Autores: Catedrático e historiador ‘Ricardo García Cárcel’ y la licenciada en Historia por la Universidad Autónoma de Barcelona-España ‘Doris Moreno Martínez’, investigadora. (Editado por Ediciones Temas de Hoy. Esp.). Cerca de doscientos años después de que Juan Antonio Llorente redactara su clásica ‘Historia crítica de la Inquisición’, los autores de este libro han querido escribir una nueva historia crítica del Santo Oficio, elaborada con la intención de huir del resentimiento, del morbo, los sectarismos, pero con fiel memoria –racional y sentimental- de las victimas de aquella institución, que fue muchas cosas al mismo tiempo: tribunal con jurisdicción especial, empresa paraestatal, instrumento aculturador, símbolo de representación y de identificación ideológica, arma en manos de otros poderes, poder en sí mismo. En este libro se examina la poliédrica identidad de la Inquisición y se responde a muchas preguntas que han inquietado a los historiadores: ¿por qué y para qué se creó el Santo Oficio?. ¿Por qué duro tanto? ¿Fueron los inquisidores hombres o demonios? Los procedimientos penales de la Inquisición ¿fueron normales o excepcionales?. ¿Cuántas víctimas hubo?. ¿Fue la Inquisición culpable del atraso cultural español respecto a Europa?. ¿Gozó de la complicidad o del rechazo de la sociedad?.

 

+++

 

Recomendamos vivamente: LA LEYENDA NEGRA, de PHILIP W. POWELL (1913-1987), publica la editorial Áltera en su colección ‘Los Grandes Engaños Históricos’. 2008 – Como también:

‘LEYENDAS NEGRAS DE LA IGLESIA’. Autor Vittorio MESSORI – Editorial “PLANETA-TESTIMONIO” 10ª EDICIÓN – Óptimo libro para defenderse del cúmulo de opiniones arbitrarias, deformaciones sustanciales y auténticas mentiras que gravitan sobre todo en lo que concierne a la Iglesia.

Grüss Gott. Salve, oh Dios.

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).