Monday 27 March 2017 | Actualizada : 2017-03-03
 
Inicio > Leyendas Negras > Leyendas - 13º calumnias bulo falsedades suposiciones imposturas imaginan

 

El que no ama no puede evangelizar; el que por imprudencia miente, no sabe amar.

 

+++

 

No puede haber un diálogo al precio de la verdad.

 

+++

 

El nombre de ‘leyenda negra’ es relativamente reciente. Pero el nombre es lo de menos. Importa el hecho. Desde el siglo XVI se desarrolla en muchos países de Europa una campaña de descrédito contra España y, ciertamente, la ofensiva del protestantismo contra la Iglesia Católica. A partir del siglo XVIII, la campaña contra la reputación  de España y de la religión católica, entra a formar parte de la habitual propaganda de las distintas formaciones masónicas, hasta hoy mismo: 2006-

 

+++

 

 

Quien recorre el camino sembrando solo dudas no es capaz de hablar una certeza.

 

+++

 

La verdad no acepta de vivir concordemente con la mentira, su esencia es proclamar ante todos los hombres a quien es la Verdad: Cristo Jesús.

 

+++

 

Para no caer en el anacronismo, es necesario tener la humildad y la inteligencia de leer los hechos del pasado no con las categorías mentales de hoy, más, dentro el marco histórico temporal en que se efectuaron. 

 

+++

 

Al igual que ocurre con cualquier otra expresión de la mente humana, quizás la objetividad plena es imposible, pero lo que se le pide a cualquier intelectual honrado es que, cuando menos, haga el esfuerzo de buscarla, tenga la valentía de acercarse serena y responsablemente al mayor grado de objetividad histórica posible.

 

+++

 

Desmentidas las «candentes» revelaciones

de un documento vaticano de 1962

 

Comunicado de la Conferencia episcopal de Estados Unidos

WASHINGTON, 18 agosto 2003 - El departamento de Comunicación de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos ha publicado un comunicado en el que desmiente revelaciones de prensa basadas en un documento vaticano de 1962, según las cuales, el Vaticano habría pedido encubrir abusos sexuales atribuidos a clérigos.

«El punto esencial en respuesta a los que hacen estas acusaciones es que están tomando el documento totalmente fuera contexto e incluso distorsionándolo completamente», explica el comunicado.

El documento en cuestión lleva por título en latín «Crimen sollicitationis», y fue publicado por el antiguo Santo Oficio, hoy Congregación para la Doctrina de la Fe, cuyo prefecto era el cardenal Alfredo Ottaviani.

El documento fue presentado el 6 de agosto por un programa de televisión del canal de televisión estadounidense CBS como la «pistola humeante» que probaría un plan vaticano para «encubrir» casos de abuso sexual. Ha recibido nuevo eco por parte del diario británico «The Observer».

«Este documento afronta ante todo las medidas canónicas que deben seguirse cuando un sacerdote es acusado de molestias en el confesionario. Al final se da también una referencia a otros crímenes que deben ser sometidos a serios castigos»: actos de homosexualidad, abusos de menores, zoofilia...

El documento, sigue diciendo el comunicado, «afronta estos crímenes muy seriamente y repite los castigos para los mismos. Los castigos incluyen la dimisión del estado clerical».

«El documento no afecta a la ley civil. No prohibe denunciar crímenes civiles», aclara el texto desmintiendo las interpretaciones de la prensa.

«La confidencialidad, en el pasado y todavía hoy, es exigida en los procedimientos judiciales, incluidos los tribunales civiles, por varios motivos, entre otros, para no impugnar innecesariamente la reputación de una persona, para proteger a los jóvenes o a las víctimas de asaltos, etc.».

«Además, la naturaleza especial del crimen de molestias en el confesionario --el foro más confidencial que existe--, al que se dedica principalmente el documento, debe ser tenida en cuenta. La acusación de cometer este crimen es más seria todavía por el hecho de que el sacerdote acusado no puede romper el "sigilo de la confesión" para defenderse».

«La investigación de asuntos ligados a la confesión debe realizarse con la mayor delicadez para proteger la confidencialidad del sacramento de la penitencia y los derechos y la dignidad tanto del acusado como del que acusa», recuerda el comunicado episcopal.

«Posiblemente la parte más citada por aquellos que denuncian el "plan de encubrimiento" es el secreto impuesto a la persona que alega haber sufrido molestias. El documento no se refiere a los derechos y responsabilidades civiles de esa persona. Por el contrario, afecta a la vida interna de la Iglesia: la protección de la reputación de las personas involucradas, el carácter sagrado del sacramento de la Reconciliación, el posible escándalo para los fieles, etc.».

«Afirmar que el documento pretende crear un "efecto de intimidación" a la hora de denunciar crímenes civiles es atribuirle una intención que simplemente nunca tuvo», afirma el comunicado episcopal.

«El documento no dice nada sobre la responsabilidad que la Iglesia debería tener en la jurisdicción civil en la que vive y actúa. Entonces, al igual que ahora, la Iglesia no pretende exentar a nadie de la denuncia de crímenes a las autoridades civiles».

La nota episcopal recuerda que el documento fue publicado poco antes de que el Concilio Vaticano II pidiera la revisión del Código de Derecho Canónico. A finales de los años sesenta y setenta se revisó el proceso para afrontar los crímenes eclesiásticos, por lo que el documento tuvo una breve vigencia.

Además, el comunicado pone en duda la calidad de la traducción al inglés (el original del documento está en inglés) utilizada por la prensa.

Por todos esos motivos, el texto concluye reconociendo que las acusaciones lanzadas por medios de comunicación, según las cuales el texto constituiría el fundamento para garantizar el encubrimiento de abusos sexuales de clérigos, son totalmente infundadas. ZS03081810

 

+++

 

Cadena televisiva norteamericana denuncia supuesto “escándalo”...

distorsionando documento vaticano

 

WASHINGTON DC, 8 Ago. 03 (ACI).-La cadena norteamericana CBS sorprendió a su audiencia esta semana con un “reportaje” que denunciaba una supuesta “maniobra de encubrimiento” del Vaticano en torno a los casos de pedofilia... en base a la interpretación equivocada –por ignorancia o malicia- de un documento vaticano de 1962 que nada tiene que ver con la pedofilia.

En el reportaje sensacionalista del pasado 6 de agosto, el noticiero “Evening News” de CBS señaló haber descubierto un documento “secreto” del Vaticano que “demostraría” que las autoridades vaticanas habrían aprobado – e incluso exigido- una política de encubrimiento de los actuales abusos sexuales de sacerdotes.

La Instrucción citada por CBS, efectivamente, existe, y fue enviada a los obispos en marzo de 1962 por el Carde! nal Alfredo Ottaviani, entonces Prefecto del Santo Oficio, actualmente conocido como la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El documento, en efecto, instruye que determinados casos de abusos sexuales en la iglesia se traten “del modo más reservado posible”, “con la obligación del silencio perpetuo”; y que  todos los involucrados -incluida la presunta víctima-, debían observar el máximo secreto so pena de excomunión”.

Lo que CBS no reveló ni explicó en su reportaje, es que el documento supuestamente “descubierto”, estaba referido exclusivamente para los casos calificados canónicamente como “solicitación”, es decir, utilizar el confesionario y el contexto mismo del sacramento de la Confesión, para tentar a los penitentes a un intercambio sexual.

Por tanto, las exigencias de sigilo, que CBS presentó como “pruebas” del supuesto intento de “encubrimiento” del Vaticano a los actuales escándalos, se aplican única y exclusivamente a la solicitación, considerando que este grave pecado se produce en Confesión; un sacramento que, por el bien del penitente, está protegido por la Iglesia con el secreto absoluto de parte del sacerdote, bajo pena de e! xcomunión.

El documento, por otro lado, no sólo no se refiere a posibles inconductas sexuales, sino que explícitamente señala su sentido, desde su título en latín: “Instrucción: Sobre el modo de proceder en casos del crimen de solicitación”.

El documento, por lo demás, luego de referirse al sigilo necesario, señala que graves penas deben ser aplicadas al culpable, a la vez que debe ser apartado del ejercicio del ministerio sacerdotal; dejando en evidencia que de lo que se trata es de proteger el secreto del sacramento, y no al sacerdote que es culpable de inconducta sexual.

Más aún, la penalidad pedida por el Cardenal Ottaviani es que el sacerdote que cometa el crimen de solicitación, sea suspendido indefinidamente del sacerdocio y despojado de cualquier derecho como sacerdote; penas que actualmente solicitan los medios de comunicación solamente para los pedófilos.

El documento del Cardenal Ottaviani extiende además a cualquier forma de solicitud asociada a la Confesión, aún cuando la solicitud haya sido hecha poco antes de la confesión, inmediatamente después, en una falsa confesión o en el lugar donde habitualmente se realizan las confesiones.

Por otro lado, el documento deja en claro que un fiel que desea acusar a un sacerdote de inconducta sexual, puede hacerlo, en un proceso separado del caso de solicitación. En otras palabras, una presunta víctima podría acusar al perpetrador tanto de solicitación –un procedimiento protegido por el secreto- como de inconducta sexual, que no está obligada al secreto.

Por lo demás, el mismo documento señala que “todo católico tiene el solemne deber” de presentar cargos canónicos contra cualquier sacerdo! te que comete el pecado de solicitación.

Según Phil Lawler, director de la agencia católica norteamericana “Catholic World News”, “ningún lector cuidadoso dejaría de reconocer que se trataba de un documento especializado, que proporcionaba un conjunto de procedimientos para un delito particular.” “¿Por qué entonces CBS sacó una conclusión general amplia de un documento tan específico? ¿Por qué la cadena televisiva omitió distinguir entre el crimen eclesiástico de la solicitación y la ofensa pública de la pedofilia?”, se pregunta Lawler. “Estas preguntas ameritan consideración”, concluye el experto.

 

+++

 

En defensa de mi madre la Iglesia

 

Vuelve el escándalo sobre los abusos sexuales en el seno de la Iglesia. Esta vez por la publicación en "The Observer" de un documento de 1962 en el que el Papa Juan XXIII solicitaba silencio para solucionar los casos de supuestos abusos sexuales, información no desmentida por la Santa Sede.

La fuente de esta "revelación" es el estadounidense Daniel Shea, abogado defensor de presuntas víctimas de abusos cometidos por sacerdotes católicos. En su entusiasmo, Shea asegura que el documento prueba la existencia de una "conspiración internacional por parte de la Iglesia católica para silenciar cuestiones de abusos sexuales".

De momento, todos los medios anticlericales se han lanzado a dar alas a la interpretación del picapleitos. También las abundantes páginas web del lobby gay recogen con profusión tan "alarmante" información. El mundo gay y el laicismo militante están de festejo. "Les hemos pillado", deben de pensar algunos...

Sin embargo, conviene matizar la información. Porque el que hace información religiosa fuera de la fe, lejos de permanecer en el supuesto objetivismo periodístico, merma la información por ausencia de perspectiva. Veamos. La Iglesia tiene una labor evangelizadora universal. Su misión es extender la Buena Nueva de la Salvación por todas partes. Porque el regalo de la Esperanza evangélica pertenece a la humanidad entera. Ese celo apostólico es el motor de los planes pastorales y de la actuación parroquial. Y esa labor de una Iglesia santa -por estar fundada por el mismo Dios- está encomendada a pecadores: sacerdotes y laicos.

Escandalizarse por los errores de los ministros de la Iglesia es tanto como escandalizarse de la naturaleza humana. Naturaleza caída tendente al pecado y rescatada por la Gracia. Esta es la grandeza y la miseria del ser humano. Y el misterio de Dios que pone en las frágiles manos de los hombres su infinito plan de Salvación.

Pues bien, esa Iglesia que es santa y pecadora al mismo tiempo, es también una madre que vela con cariño y cuidado por la santidad de sus miembros. Dios, que es Padre, nos ofrece el perdón de forma ilimitada. Y la Iglesia, esposa de Jesucristo, vela con espíritu maternal por sus hijos. Con justicia, pero con misericordia. Porque la Iglesia no desconoce la naturaleza caída del hombre...

Por eso, la Iglesia trata de resolver los problemas de sus miembros con la mayor discreción posible. Porque airear las miserias no ayuda a reconducir al errado. Y recibe con los brazos abiertos a la oveja descarriada. Sin que esto signifique que exista tolerancia con el error. Pero sí, misericordia con el que yerra. Ninguna madre denunciaría ante la policía a su hijo cleptómano. Trataría de apartarlo de la tentación y de educarle en el respeto a la propiedad. De la misma forma, la Iglesia no denuncia los errores de sus pastores, sino que limpia los trapos sucios en casa.

Pero es que además, el escándalo de la progresía resulta un tanto sospechoso. Porque sin justificar los archiaireados casos de pederastia, ocurre que los maestros norteamericanos presentan ratios de abusos sexuales muy superiores a los de los sacerdotes católicos, pero el foco siempre se centra en los abusos de los clérigos...

Por otra parte, en una sociedad como la norteamericana, totalmente pansexualizada, no resulta extraño que se produzcan desviaciones y comportamientos inmorales. Al fin y al cabo, los clérigos no dejan de ser hijos de su tiempo y reflejan -en menor medida que el resto de la sociedad- los comportamientos inmorales que esa sociedad defiende. Esto, obviamente, no justifica los comportamientos inmorales, pero sí los explica.

Porque esa sociedad pansexualizada, se ha encargado de "vender" la homosexualidad como "una opción sexual más". Afirmar que la homosexualidad es una desviación psicológica que conviene corregir es sinónimo de "homófobo". Sin embargo, cuando esa mentalidad, desgraciadamente, hace huella en un clérigo, entonces se produce el escándalo... Porque no conviene olvidar que la gran mayoría de abusos sexuales de los sacerdotes católicos norteamericanos obedecen a comportamientos homosexuales. Y es que "al que al Cielo escupe, en la cara le cae"...

Por lo demás, conviene recordar también que la Iglesia, además de pedir discreción, ha tomado cartas en el asunto. Muchos sacerdotes fueron removidos de sus labores pastorales, los obispos están revisando la formación de los seminarios y el Papa Juan Pablo II ha llamado a los obispos norteamericanos para pedirles mayor diligencia en la resolución de estos conflictos. Es verdad que a algunos nos habría gustado una actuación más contundente por parte de nuestros pastores. Pero lo que no es verdad es que la Iglesia haya mirado para otro lado y haya tratado de blindarse con una cortina de silencio. Pero esta realidad son incapaces de verla los que están cegados por el apriorismo anticlerical o por las generosas minutas de su labor "profesional"...  Luis Losada Pescador 2003-08-18 HISPANIDAD.

 

+++

 

 

SENTIDO CATÓLICO DE LA IGLESIA - No es solamente el contenido evangélico de la doctrina anunciada por los santos Cirilo y Metodio lo que merece un particular relieve. Para la Iglesia de hoy es también muy expresivo e instructivo el método catequético y pastoral que ellos aplicaron en su actividad apostólica entre pueblos que todavía no habían visto celebrar los divinos Misterios en su lengua nativa, ni habían oído todavía anunciar la Palabra de Dios de una manera plenamente afín a su mentalidad y en el respeto de sus propias condiciones de vida.

Sabemos que el Concilio Vaticano II, hace veinte años, tuvo como objetivo principal el de despertar la autoconciencia de la Iglesia y, mediante su renovación interior, darle un nuevo impulso misionero en el anuncio del eterno mensaje de salvación, de paz y de reciproca concordia entre los pueblos y naciones, por encima de todas las fronteras que todavía dividen nuestro planeta destinado por voluntad de Dios creador y redentor, a ser morada común para toda la humanidad. Las amenazas, que en nuestros días se ciernen sobre el mundo, no pueden hacer olvidar la profética intuición del papa Juan XXIII, que convocó el Concilio con la intención y convicción de que con él se podría preparar e iniciar un período de primavera y resurgimiento en la vida de la Iglesia.

 

Y, en tema de universalidad, el mismo Concilio, entre otras cosas, se expresó así: « Todos los hombres están llamados a formar parte del nuevo Pueblo de Dios. Por lo cual, este pueblo, sin dejar de ser uno y único, debe extenderse a todo el mundo y en todos los tiempos, para así cumplir el designio de la voluntad de Dios, quien en un principio creó una sola naturaleza humana, y a sus hijos, que estaban dispersos, determinó luego congregarlos (cf. Jn 11, 52)... La Iglesia o el Pueblo de Dios, introduciendo este reino, no disminuye el bien temporal de ningún pueblo; antes, al contrario, fomenta y asume, y al asumirlas, las purifica, fortalece y eleva todas las capacidades y riquezas y costumbres de los pueblos en lo que tienen de bueno ... Este carácter de universalidad que distingue al Pueblo de Dios, es un don del mismo Señor ... En virtud de esta catolicidad, cada una de las partes colabora con sus dones propios con las restantes partes y con toda la Iglesia, de tal modo que el todo y cada una de las partes aumenten a causa de todos los que mutuamente se comunican y tienden a la plenitud en la unidad ».(28)

 

17. Podemos afirmar con toda tranquilidad que una visión así, tradicional y a la vez muy actual, de la catolicidad de la Iglesia —sentida como una sinfonía de las diversas liturgias en todas las lenguas del mundo, unidas a una única liturgia, o como un coro armonioso que, sostenido por las voces de inmensas multitudes de hombres, se eleva según innumerables modulaciones, timbres y acordes para la alabanza de Dios, desde cualquier punto de nuestro globo, en cada momento de la historia—, corresponde de modo particular a la visión teológico y pastoral que inspiró la obra apostólica y misionera de Constantino Filósofo y de Metodio, y favoreció su misión entre las naciones eslavas.

 

En Venecia, ante los representantes de la cultura eclesiástica que, apegados a un concepto más bien angosto de la realidad eclesial, eran contrarios a esta visión, san Cirilo la defendió con valentía, indicando el hecho de que muchos pueblos habían introducido ya en el pasado y poseían una liturgia escrita y celebrada en su propia lengua, como « los Armenios, Persas, Abasgos, Georgianos, Sugdos, Godos, Avares, Tirsos, Jázaros, Arabes, Coptos, Sirianos y otros muchos ».(29)

Recordando que Dios hace salir el sol y hace caer la lluvia sobre todos los hombres sin excepción,(30) él decía: « ¿no respiramos acaso todos el aire del mismo modo? Y vosotros no os avergonzáis de establecer sólo tres lenguas (hebreo, griego y latín) decidiendo que todos los demás pueblos y razas queden ciegos y sordos. Decidme: ¿defendéis esto, porque consideráis a Dios tan débil que no pueda concederlo, o tan envidioso, que no lo quiera? ».(31) A las argumentaciones históricas y dialécticas que se le presentaban, el Santo respondía recurriendo al fundamento inspirado por la Sagrada Escritura: « Toda lengua confiese que Jesucristo es Señor para gloria de Dios Padre »;(32) « póstrese toda la tierra ante ti y entone salmos a tu nombre »;(33) « alabad a Yavé las gentes todas, alabadle todos los pueblos ».(34)

18. La Iglesia es también católica porque sabe presentar en cada contexto humano la verdad revelada, custodiada intacta por ella en su contenido divino, de manera que se haga accesible a los modos de pensar elevados y a las justas aspiraciones de cada hombre y de cada pueblo. Por otra parte, todo el patrimonio de bien, que cada generación trasmite a la posteridad junto con el don inestimable de la vida, constituye como una variopinta e inmensa cantidad de teselas que componen el vivo mosaico del Pantocrátor, el cual se manifestará en su total esplendor sólo en la parusía.

 

El Evangelio no lleva al empobrecimiento o desaparición de todo lo que cada hombre, pueblo y nación, y cada cultura en la historia, reconocen y realizan como bien, verdad y belleza. Es más, el Evangelio induce a asimilar y desarrollar todos estos valores, a vivirlos con magnanimidad y alegría y a completarlos con la misteriosa y sublime luz de la Revelación.

 

La dimensión concreta de la catolicidad, inscrita por Cristo el Señor en la constitución misma de la Iglesia, no es algo estático, fuera del dato histórico y de una uniformidad sin relieve, sino que surge y se desarrolla, en un cierto sentido, cotidianamente como una novedad a partir de la fe unánime de todos los que creen en Dios uno y trino, revelado por Jesucristo y predicado por la Iglesia con la fuerza del Espíritu Santo. Esta dimensión brota espontáneamente del recíproco respeto —propio de la caridad fraterna— hacia cada hombre y cada Nación, grande o pequeña, y por el reconocimiento leal de los atributos y derechos de los hermanos en la fe.

19. La catolicidad de la Iglesia se manifiesta también en la corresponsabilidad activa y en la colaboración generosa de todos en favor del bien común. La Iglesia realiza en todas partes su propia universalidad acogiendo, uniendo y elevando, en el modo en que le es propio y con solicitud maternal, todo valor humano auténtico. Al mismo tiempo, ella se afana, en cualquier área geográfica y en cualquier situación histórica, en ganar para Dios a cada hombre y a todos los , hombres, para unirlos entre sí y con EL en su verdad y en su amor.

 

Cada hombre, cada nación, cada cultura y civilización tienen una función propia que desarrollar y un puesto propio en el misterioso plan de Dios y en la historia universal de la salvación. Este era el modo de pensar de los dos santos hermanos: Dios « clemente y compasivo,(35) esperando que todos los hombres se arrepientan, para que todos sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad,(36) no permite que el género humano sucumba a la debilidad y perezca, cayendo en la tentación del enemigo, sino que en todos los años y tiempos no cesa de concedernos una gracia múltiple, desde el origen hasta hoy, del mismo modo: antes, por medio de los patriarcas y de los padres y, después de ellos, por medio de los profetas; y más tarde por medio de los apóstoles y de los mártires, de los hombres justos y de los doctores, que El escogió de en medio de esta vida tempestuosa ».(37)

 

20. EL mensaje evangélico, que los santos Cirilo y Metodio tradujeron para los pueblos eslavos, recogiendo sabiamente del tesoro de la Iglesia « cosas antiguas y nuevas »,(38) fue transmitido mediante el anuncio y la catequesis en conformidad con las verdades eternas y adaptándolo, al mismo tiempo, a la situación histórica concreta. Gracias a los esfuerzos misioneros de ambos Santos, los pueblos eslavos pudieron, por primera vez, tomar conciencia de su propia vocación y participar en el designio eterno de salvación del mundo. Con esto reconocían también el propio papel en favor de toda la historia de la humanidad creada por Dios Padre, redimida por el Hijo Salvador e iluminada por el Espíritu Santo. Gracias a este anuncio, aprobado en su tiempo por las autoridades de la Iglesia —los Obispos de Roma y los Patriarcas de Constantinopla— los eslavos pudieron sentirse, junto con las otras naciones de la tierra, descendientes y herederos de la promesa hecha por Dios a Abrahán.(39) De este modo, y gracias a la organización eclesiástica creada por san Metodio y a la conciencia de la propia identidad cristiana, ellos ocuparon el lugar que les estaba destinado en la Iglesia , establecida también ya en aquella parte de Europa. Por ello, sus actuales descendientes conservan un recuerdo grato e imperecedero de aquél que vino a ser el eslabón que los une a la cadena de los grandes heraldos de la divina Revelación del Antiguo y del Nuevo Testamento: « Después de todos éstos, en nuestros tiempos, Dios misericordioso suscitó para la buena empresa en favor de nuestro pueblo —de quien antes nadie se había preocupado—, a nuestro maestro el bienaventurado Metodio, cuyas virtudes y luchas nosotros las comparamos una por una y son sonrojarnos, a las de tales hombres gratos a Dios ».(40)

 

+++

 

 

 Epidemia de exageraciones entre los medios informativos

 

Los reportajes sobre riesgos para la salud no siempre hacen honor a la ciencia.


LONDRES, 07 junio 2003 - Los relatos sobre riesgos para la salud son grandes noticias, como lo demuestran el SARS, o el mal de las vacas locas. Pero con frecuencia, dicen los expertos, abundan las exageraciones y faltan serios análisis sobre los riesgos.

Una de las noticias que más espacio ha recibido en las últimas semanas ha sido el Síndrome respiratorio agudo severo (SARS, por sus siglas en inglés). Mientras que los medios han publicado series interminables de artículos sobre la epidemia de SARS, muy pocos observadores han subrayado la necesidad de adoptar una postura más calmada.

Michael Fumento, escribiendo en la National Review Online el 7 de mayo, observaba que el SARS es incluso menos contagioso que la gripe. La gripe causa de 3 a 5 millones de casos de enfermedad grave y de 250.000 a medio millón de muertes al año, según la Organización Mundial de la Salud. Mientras se ha llamado al SARS «la neumonía asesina», apenas ha causado unos pocos centenares de muertes, si se compara con los 62.000 americanos que murieron de neumonía en el 2001.

«En Occidente», escribía Robbie Millen en el London Daily Times el 25 de abril, «este caso debería cambiar su nombre por el de Síndrome Internacional del Susto de Business Class».

Millen hacía notar que los medios han ignorado una epidemia de la enfermedad contagiosa del meningococo que mató este año a 542 personas en Burkina Faso y 200 en Níger. Asimismo, ha habido pocas noticias sobre las más de 120 personas que murieron este año por la fiebre hemorrágica del Ébola en el Congo. «Las enfermedades que reducen los órganos a líquido no es más que un asunto africano y, de todas formas, no pueden permitirse billetes de avión», comentaba Millen.

«Los científicos se quejan con frecuencia de que el tratamiento público del peligro no es una cuestión de probabilidad estadística sino más bien una función de exposición mediática», escribía el Dr. David Baltimore, presidente de Caltech y premio Nóbel de medicina, en el Wall Street Journal del 28 de abril. «La gente tiene miedo a cualquier cosa que asuste que le ponga la televisión ante las narices».

Baltimore admitía que los medios prestan una valioso servicio al comunicar información importante en poco tiempo. Pero el peligro ahora, afirmaba, es que «la prensa infle de modo rutinario el factor miedo hasta unos niveles que podrían convertirse en sí mismos en un peligro».

Uno de los problemas al que se enfrenta el público al evaluar este tipo de información es que no tiene idea de los riesgos que implica, observaba el Financial Times el 2 de mayo. En Gran Bretaña, por ejemplo, se presta mucha atención a los accidentes ferroviarios. El año pasado 19 pasajeros murieron y 5.614 resultaron heridos. Pero esto ocurrió tras 960 millones de viajes en tren.

El artículo de Financial Times citaba a Brendan O’Neill, que defiende que nos hemos obsesionado por la seguridad y el riesgo. «La seguridad por sí misma se ha convertido en una fuerza conductora, aunque vivimos vidas más seguras que nunca. Estamos más sanos; vivimos más», afirmaba O’Neill, coordinador de una próxima conferencia sobre la percepción del riesgo.

¿Niños en peligro?
Un ejemplo de miedos exagerados es el peligro de algunas sustancias químicas al que están expuestos los niños. El antiguo Cirujano General de Estados Unidos, C. Everett Koop, afirma que un nuevo libro documenta que no hay evidencia científica que dé validez a la afirmación de que los niños corren más riesgo que los adultos ante altos niveles de elementos químicos en el ambiente, informaba el 10 de febrero el Washington Times.

El libro «Are Children More Vulnerable to Environmental Chemicals?» (¿Son los Niños más Vulnerables a los Elementos Químicos en el Medio Ambiente?), ha sido publicado por el American Council on Science and Health.

Koop teme que en la «comprensible búsqueda de la protección de los niños, se han invertido las prioridades de nuestra sociedad... Esta inversión nos ha llevado a que intentemos eliminar los riesgos hipotéticos para los niños, mientras permanecen los riesgos reales, casi sin atención».

Algunas personas, observa Koop, abogan por prohibir e incluso eliminar los más pequeños vestigios de productos químicos ambientales, tales como los pesticidas aprobados, aditivos alimenticios y contaminante medioambientales. Pero el libro, dice Koop, «va más allá, exponiendo un patrón según el cual los activistas manipulan preocupaciones legítimas y apropiadas por la salud de sus propios hijos, en un esfuerzo por promover legislación, litigios y regulaciones que no tienen apoyo científico».

En Canadá, el Toronto City Council ha prohibido recientemente algunos productos para el cuidado del césped, informaba el 24 de mayo Globe and Mail. Defendiendo la decisión, la concejal Olivia Chou indicaba: «Muchos niños tienen asma y cáncer cerebral». Y añadía: «No sabemos qué impacto tienen estos productos en los niños».

El Globe and Mail afirmaba que estas prohibiciones se han impuesto en más de 50 ciudades en Québec, y en otras ciudades canadienses. El periódico comentaba que muchos de los medios de comunicación están convencidos de los riesgos que implican estos productos.

Sin embargo, se carece de evidencia científica de tales peligros. El Globe and Mail informaba que Len Ritter de la Universidad de Guelph, uno de los primeros científicos sobre pesticidas en Canadá, afirmaba: «Si busca lo suficiente, usted puede encontrar informes que levantan preocupación sobre cualquier tema». Pero añadía: «Usted tiene que mirar la totalidad de la evidencia. Y el hecho es que, según la interpretación más sólida basada en la ciencia, estos productos químicos para el cuidado del césped no representan una amenaza». Sir Richard Doll, el científico que estableció el lazo de unión entre el tabaco y los problemas de salud en los años 50, afirma que no hay base científica para la prohibición.

Mitos populares
Otros reportajes de los medios se basan en información falsa. Un ejemplo es la cuestión de cuánta electricidad utiliza Internet. El Wall Street Journal del 5 de diciembre observaba que en la cima del boom de las empresas «punto-com» en mayo de 1999, Mark P. Mills estimaba «que la demanda de electricidad provocada por el equipo necesario para conectarse a Internet no ha crecido esencialmente nada desde hace 10 años, alcanzando el 8% de consumo de hoy». Si sumamos a todos los usuarios de ordenadores, afirmaba Mills, el porcentaje de electricidad consumida en Estados Unidos por ordenadores basados en microprocesadores alcanza el 13%.

Las afirmaciones de Mills condujeron a amplios reportajes en los medios que vaticinaban una crisis energética en Estados Unidos. Los hechos indicaban algo diferente. Un equipo del Lawrence Berkeley National Laboratory de la Universidad de California calculaba que los ordenadores en todas sus formas consumían en 1999 un 3% cerrado de toda la electricidad.

O tomemos el caso del reciclaje. Durante años se ha defendido que reciclar los desperdicios ayudará al medio ambiente. Pero, informaba el 2 de marzo el London daily Telegraph, en Suecia un grupo de líderes medioambientales y de manifestantes antibasura defienden que actualmente es mejor para el medio ambiente y la economía quemar el papel, los plásticos y las sobras de alimentos que reciclarlos.

Los cinco líderes de Suecia incluyen a Valfrid Paulsson, antiguo director general de la agencia de protección ambiental del gobierno, y antiguos directores gerentes de tres compañías de recogida de basuras.

Escribiendo para el periódico Dagens Nyheter, afirmaron que las mejoras tecnológicas han hecho que la incineración sea más limpia y el proceso se pueda utilizar para generar electricidad, recortando la dependencia del petróleo. «La protección del medio ambiente puede significar sacrificios económicos, pero mantener la credibilidad de la política ambiental sobre mejora ambiental debe valer el sacrificio», escribían.

Claramente hay base para preocupaciones legítimas sobre peligros para la salud y daños al medio ambiente. Y los medios desempeñan un importante papel al llamar la atención sobre estos problemas. Pero, Philip Bowring, comentando el 27 de mayo en el International Herald Tribune las advertencias hechas en conjunto por los gobiernos sobre temas como el SARS y el terrorismo, advertía contra «las reacciones reflejas de los países».

«En ocasiones estas sociedades parecen asustadas de sus propias sombras», observaba Bowring. «Los gobiernos deben aprender a hacer frente a los temores con hechos y perspectiva». Un consejo válido no sólo para los gobiernos, sino también para los medios y el público. ZSI03060701

 

+++

 

 

¿Cómo es posible imaginar un consejo o una confederación mundial cristiana, en la que cada uno de sus miembros pueda, hasta en materia de fe, conservar su sentir y juicio propio aún estos contradigan al juicio y sentir de los demás?... Entre tan grande diversidad de opiniones, no sabemos cómo se podrá abrir camino para conseguir la unidad de la Iglesia, unidad que no puede nacer más que de un solo magisterio, de una sola ley de creer y de una sola fe de los cristianos... De esa diversidad de opiniones es fácil es fácil el paso al menosprecio de toda religión, o "indiferentismo", y al llamado "modernismo", con el cual los que están desdichadamente inficionados, sostienen que la verdad dogmática no es absoluta sino relativa, o sea, proporcionada a las diversas necesidades de lugares y tiempos, y a las varias tendencias de los espíritus, no hallándose contenida en una revelación inmutable, sino siendo de suyo acomodable al a vida de los hombres... Porque la unión de los cristianos no se puede fomentar de otro modo que procurando el retorno de los disidentes a la única y verdadera Iglesia de Cristo, de la cual un día desdichadamente se alejaron; a aquella única y verdadera Iglesia que todos ciertamente conocen y que por la voluntad de su Fundador debe permanecer siempre tal cual EL mismo la fundó para la salvación de todos... No puede adulterar la Esposa de Cristo; es incorruptible y fiel. Conoce una sola casa y custodia con casto pudor la santidad de una sola estancia... Vuelvan los hijos disidentes, no ya con el deseo y al esperanza de que La Iglesia de Dios vivo, la columna y el sostén de la verdad, abdique de la integridad de su fe, y consienta los errores de ellos, sino para someterse al magisterio y al gobierno de ella...” [“Mortalium Animos”, ¿cómo fomentar la verdadera unidad de los cristianos?, de S.S. Pió XI, 1928]

 

+++

 

Cuiden de sí mismos y de todo el rebaño en el que el Espíritu Santo les ha colocado como Obispos [“episkopos”]: pastoreen la Iglesia del Señor, que ÉL [Jesucristo] adquirió con su propia sangre. 29Sé que después de mi partida se introducirán entre ustedes lobos voraces que no perdonarán al rebaño [y querrán acabar con La Iglesia]. 30De entre ustedes mismos surgirán hombres que enseñarán doctrinas falsas [deformarán la sana doctrina cristiana] e intentarán arrastrar a los discípulos tras sí. 31Estén, pues, atentos, y recuerden que durante tres años no he dejado de aconsejar a cada uno de ustedes noche y día, incluso entre lágrimas.” [San Pablo - Hechos Cap. 20]

 

+++

 

«La historia no está en manos de potencias oscuras, del azar o de opciones humanas» S. S. Benedicto XVI P.P.


«Ante el desencadenamiento de energías malvadas, ante la irrupción vehemente de Satanás, ante tantos azotes y males, se eleva el Señor, árbitro supremo de las vicisitudes de la historia».

«Dios no es indiferente ante las vicisitudes humanas, sino que penetra en ellas realizando sus "caminos", es decir, sus proyectos y sus "obras" eficaces».


«Esta intervención divina tiene un fin preciso: ser un signo que invita a todos los pueblos de la tierra a la conversión. Las naciones deben aprender a "leer" en la historia un mensaje de Dios».

Para S. S. Benedicto XVI «la aventura de la humanidad no es confusa y carente de significado, ni está sometida a la prevaricación de los prepotentes y perversos» y, de hecho, «existe la posibilidad de reconocer la acción de Dios en la historia».

El Concilio Ecuménico Vaticano II, en la constitución pastoral «Gaudium et spes», invita al creyente «a escrutar, a la luz del Evangelio, los signos de los tiempos para ver en ellos la manifestación de la acción misma de Dios».

«Esta actitud de fe lleva al ser humano a reconocer la potencia de Dios que actúa en la historia, y a abrirse así al temor del nombre del Señor», «temor» que no es «miedo», sino «el reconocimiento del misterio de la trascendencia divina».

«Gracias al temor del Señor no se tiene miedo del mal que irrumpe en la historia y se retoma con vigor el camino de la vida», repitiendo las últimas palabras de Jesús sobre la tierra: «¡Ánimo! yo he vencido al mundo».

Papa Juan XXIII, solía repetir: «el que cree no tiembla, pues el que cree no debe tener miedo del mundo ni del futuro».

S. S. Benedicto XVI P.P. 2005-05-11 – Vat. Roma – Italia

 

+++

 

Cuando nació el cristianismo en la primera mitad del siglo I hubiera sido difícil imaginar qué pasaría de ser un reducido movimiento judío. Sin embargo, ofreció esperanza a sectores sociales como las mujeres, los esclavos, los desposeídos o los enfermos. Durante la Edad Media, creó la Universidad y sentó las bases de la revolución científica. En el siglo XVI la Reforma proporcionó el concepto de libertades políticas, la recuperación del papel del individuo o la necesidad de controlar públicamente al poder mediante resortes democráticos. Durante los siglos siguientes combatió la esclavitud, defendió a los indígenas y apuntó hacia los peligros de un capitalismo salvaje o de la utopía marxista. Así fue modelando un ámbito de justicia y libertad a lo largo de la Historia.

 

+++

 

“Las Escrituras no se pueden interpretar solo con los instrumentos de la ciencia de la exégesis –como hacen los protestantes-, mas va leída a la luz de la Tradición del Magisterio”. “En la Iglesia, las Sagradas Escrituras, cuya comprensión crece bajo la inspiración del Espíritu Santo, y el misterio de la interpretación auténtica, dado a los apóstoles, pertenecen el uno al otro en modo indisoluble. Y entonces, allí donde la Sagrada Escritura viene separada de la voz viviente de la Iglesia, vemos que esa cae prisionera a las disputas de los expertos”.

2005-V-07 – S. S. Benedicto XVI – San Juan de Letrán.

 

+++

 

Evangelio de san Juan habla de «tres obstáculos para el hombre: la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida» y reza para destruir «el poder de las ideologías, para que los hombres puedan reconocer que están entretejidas de mentiras» y para que «el muro del materialismo» no «llegue a ser insuperable». El Cardenal Ratzinger despliega una visión crítica de la labor de ciertos miembros de la Iglesia: «¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia!», escribió el purpurado para la novena estación del Vía Crucis, la tercera caída de Jesús. 2005-03-25 Viernes Santo – Colina vaticana, Roma- Italia.

 

+++

 

La Divina Providencia no niega los auxilios necesarios para la salvación a los que sin culpa por su parte no llegaron todavía a un claro conocimiento de Dios, y sin embargo se esfuerzan ayudados por la gracia divina, en conseguir una vida recta (GS 16).

 

+++

 

“Seamos resplandecientes y nuestras lámparas sean brillantes. Como hijos de la luz ofrecemos cirios a la verdadera Luz que es Cristo”

 

+++

 

«Cristo sigue resucitando:
Cada vez que nos queremos,
cada vez que abrimos y ofrecemos nuestras manos,
cada vez que compartimos con el otro,
cada vez que nos superamos,
cada vez que cargamos con el prójimo,
cada vez que perdonamos,
cada vez que damos lo que tenemos,
cada vez que ofrecemos lo que somos,
cada vez que creamos y engendramos,
cada vez que rompemos ataduras,
cada vez que sembramos alegría,
cada vez que cultivamos esperanza,
cada vez que hacemos comunión, familia,
cada vez que nos hacemos como niños,
cada vez que en amor
florecen nuestras manos,
cada vez que oramos en Espíritu
y en Espíritu gritamos.


Dios nos trae la Pascua, no nos hace la pascua. En estas horas luminosas y alegres, tanto como oscuras y tristes, cuando Occidente parece que ha renunciado a sus raíces cristianas, sintiéndose orgulloso de su progreso material y creyéndose autosuficiente, da la espalda a la Vida y a la Salvación. Pero sin Él, sin nuestro Padre-Dios, Creador, la criatura se diluye. Por eso, en esta Pascua, tan llena de significado para el pueblo español, se nos pide, más que en otros momentos, perseguir ideales altos, muy altos, humanizadores y humanizantes. ¡Cuántos más, mejor! Y es tarea del cristiano intentarlo, ser la sal y fermento en el silencio, y compromiso en la vida diaria; así hacemos patente y presente la Pascua, así nos parecemos más a Cristo.

 

+++

 

Sobre los altares es suficiente con que brille la Hostia Sagrada. Sino, como dijo san Hilario + 367 ca., construiríamos iglesias para destruir la fe.

 

+++

 

 

Señor Jesús, queremos recoger la lección de S. Francisco que aprendió de la Iglesia.
Como él queremos verte en tus obras y a través de ellas llegar a Ti.
Que todo el universo sea para nosotros un cántico de alabanza en tu honor.
Que a través de nuestras buenas obras, los demás también Te glorifiquen y juntos construyamos esa fraternidad universal, de la cual el mundo entero está necesitado. AMÉN.

 

+++

 

«Las catástrofes naturales nos sitúan en la verdad. A pesar de tantos progresos, no estamos en grado de poder gobernar la realidad en su totalidad. No encontramos respuesta a estos hechos porque hemos perdido el sentido de la grandeza de Dios»

 

+++

 

‘Si la técnica no se reconcilia con  la naturaleza, ésta se rebelará’ 12 nov.2000 S. S. Juan Pablo II - Magno

 

+++

 

San Pedro Crisólogo (380 ca. 450 ca.) en el Segundo discurso sobre el ayuno: "Son grandes las obras del Señor". Pero esta grandeza que vemos en la grandeza de la creación, este poder, es superado por la grandeza de la misericordia. En efecto, el profeta dijo:”Son grandes las obras de Dios"; y en otro pasaje añade:”Su misericordia es superior a todas sus obras". La misericordia, hermanos, llena el cielo y llena la tierra. (...) Precisamente por eso, la grande, generosa y única misericordia de Cristo, que reservó cualquier juicio para el último día, asignó todo el tiempo del hombre a la tregua de la penitencia. (...) Precisamente por eso, confía plenamente en la misericordia el profeta que no confiaba en su propia justicia:  "Misericordia, Dios mío —dice— por tu bondad" (Sal 50, 3)" (42, 4-5:  Discursos 1-62 bis, Scrittori dell area santambrosiana, 1, Milán-Roma 1996, pp. 299. 301).
Así decimos también nosotros al Señor:  "Misericordia, Dios mío, por tu bondad".

 

+++

 

¡Gloria al Jesucristo, base y fundamento de su Iglesia!

¡Buenaventura eres Tú, Oh María, Madre de mi Maestro!

 

“Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones” Biblia. Evangelio según San Lucas Cap.1º vs. 48. La Iglesia, hace XXI siglos fundada por Tu Hijo, te alaba, ¡Oh Madre plena de dicha y felicidad!

 

 

Gracias por venir a visitarnos; gracias por elegirnos.

 

: ‘LEYENDAS NEGRAS DE LA IGLESIA’. Autor Vittorio MESSORI – Editorial “PLANETA-TESTIMONIO” 10ª EDICIÓN – Óptimo libro para defenderse del cúmulo de opiniones arbitrarias, deformaciones sustanciales y auténticas mentiras que gravitan sobre todo en lo que concierne a la Iglesia.

In Obsequio Jesu Christi.

 

 

 

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).