Friday 18 April 2014 | Actualizada : 2014-04-12
 
Inicio > Revista > Sectas - 5º Testimonios de ex-testigos de Jehová; jehovistas y psicodélicos

BIBLICAMENTE CLARO ESTÁ: CRISTO ES DIOS.

P: ¿Qué piensa de 1 Corintios 8:6, Juan 17:3 en los que se dice que sólo el Padre es Dios? ¿No contradice esto la doctrina de la trinidad? ¿Como encaja Apocalipsis 1:1, "la revelación de Jesucristo que Dios le dio..." con el hecho de que Jesús sea Dios omnisapiente? Este versículo está escrito una vez que ya Jesús ha sido glorificado en el cielo. Muchas gracias.

 

R: 1. La Biblia indica en multitud de pasajes que el Hijo es Dios (Juan 20, 28; Juan 1, 1; I Juan 5, 20; Romanos 9, 5; Filipenses 2, 5; Tito 2, 13, etc). 2. La Biblia también enseña que Cristo es el YHVH del Antiguo Testamento, por ejemplo, es el YHVH vendido por 30 monedas de plata (Zacarías 11, 12-13) o precedido por Juan el Bautista (Isaías 40, 3). 3. Los dos pasajes que usted cita afirman que el Padre es Dios pero no que el Hijo no lo sea. De hecho, el Nuevo Testamento enseña lo contrario y 4. Temo que no llega usted a entender que la doctrina de la Trinidad enseña una pluralidad de personas y no una identidad. Posiblemente, cuando lo capte verá todo con más facilidad, tal y como Pablo lo vio al usar fórmulas trinitarias como la de 2 Corintios 13, 14 o los apóstoles al usar una fórmula trinitaria para bautizar.

Este diálogo con Don César VIDAL –filósofo y teólogo- (ex testigo de Jehová) tuvo lugar entre las 17.00hs. y las 18.00hs. del martes 30 de enero.2007 Esp.

 

+++

‘Lo terrible en muchas sectas no es que prediquen las Santas Escrituras, sino que la envilezcan. Descendiendo en manipulaciones torpes porque se creen iluminados, cada secta con sus predicadores, propone un menú al gusto de su jerarquía’.

«Salieron de entre nosotros; pero no eran de los nuestros. Si hubiesen sido de los nuestros, habrían permanecido con nosotros. Pero sucedió así para poner de manifiesto que no todos son de los nuestros». Primera epístola del Apóstol San Juan - Capítulo 2: 1 Juan 2.

 

LA MULTINACIONAL Sociedad Watchtower Company, USA. testimonio de los jehovistas.


   Si hay algo que une a la mayoría de las sectas y grupos religiosos presentes en Iberoamérica es el odio y el ataque a la Iglesia católica. Es todavía, y con mucho, la religión mayoritaria del continente y, por tanto, el enemigo a batir. Este odio provoca situaciones de tensión entre partidarios de diversos credos e incluso entre miembros de la misma familia.
   
   «Se están desinflando»
   Existen, sin embargo, motivos de alivio para la Iglesia católica. Según el sacerdote español Higinio Izquierdo, un misionero que atiende numerosos poblados de la selva maya, «muchas de las sectas se están desinflando».
   «En los tres últimos años se han cerrado 18 templos en los pueblos de esta zona, gracias a que la gente está abriendo los ojos y se dan cuenta de que es un engaño», afirma.
   Es frecuente que una secta mantenga su actividad mientras llega el dinero de las sedes centrales de Estados Unidos. Cuando el flujo se interrumpe, el «misionero» cierra el templo, recoge y desaparece, dejando a los feligreses a su suerte. Muchos de ellos regresan entonces a la Iglesia católica o se pasan a otros grupos que, de nuevo, les ofrecen dinero, medicinas, ropa o comida.


   Y es que, como dijo –y siguió al pie de la letra–, Ronald Hubbard, el fundador de la Iglesia de la cienciología, «el verdadero negocio es fundar una nueva religión».

…[…]…

‘LA RAZÓN’ ESP. 2007-VIII-11

 

+++

 

La Sagrada Escritura ‘Biblia’, se compiló en su estructura canónica definitiva, habiendo ya iniciado el siglo IV, o sea, después del año 300 cuando las peores persecuciones comenzanan a aplacarse, mas no desaparecidas aún.

 

+++



testigos de jehová - torbellino de mentiras psicodélicas

 

SECTAS: EX-TESTIGOS DE JEHOVÁ - 5º

 

Gentileza de http://apologetica.org para la
BIBLIOTECA CATÓLICA DIGITAL 

Paul Blizard, USA


(Nota para el lector católico: Paul Blizard es ahora pastor de una iglesia evangélica; no obstante algunos pasajes de cariz "evangélico", el lector católico podrá encontrar un vibrante testimonio de los sufrimientos que ocasionó la pertenencia a la secta al autor, y la "liberación" que Dios tenía preparada para ellos, por caminos que sólo Él conoce. Le agradecemos al autor el habernos enviado este escrito)

 


 


Para el cristiano promedio, el nombre "Testigos de Jehová" trae a la mente un grupo de personas nítidamente vestidas que van de casa en casa por el vecindario vendiendo la revista La Atalaya, o tal vez algún libro. Sin embargo, cuando pienso en los Testigos de Jehová, lo que me viene a la mente es una larga esclavitud a un culto al cual serví durante los primeros 28 años de mi vida. Mi abuelo se hizo miembro de la Sociedad Watchtower a principios de los años 1900. Mis padres eran Testigos de Jehová activos. Mi padre todavía es un anciano presidente en el Salón del Reino local.

Me enseñaron que los Testigos de Jehová tienen la única religión verdadera, una religión gobernada desde la central mundial de la Sociedad Watchtower en Brooklyn, N.Y. El cuerpo gobernante tiene control de 3.2 millones de personas. Uso la palabra "control" porque los Testigos de Jehová creen que todo lo que este escrito en la Watchtower viene de Dios y no debe ponerse en duda. Ellos creen que el cuerpo gobernante recibe "nueva luz" de los angeles, la cual lo explica todo acerca de la Biblia. Ellos creen que la Watchtower es el único conducto que Dios este usando. Por eso, creen que aparte de la organización de la Watchtower, la gente no tiene esperanza alguna. Creen que ellos son los únicos que tienen la verdad, que son los únicos que serán salvados y que todas las demás personas serán destruidas por Jehová Dios en la batalla de Armagedón.

Comencé mi servicio de tiempo cabal en la Watchtower en 1971, después de abandonar la escuela secundaria. Como trabajador misionero fui de casa en casa tratando de convencer a la gente de que deberían hacerse Testigos de Jehová para complacer a Dios y así, quizás, recibir la salvación.

Digo "quizás" porque los Testigos de Jehová no están seguros de su salvación. El modo de salvación de la Watchtower se basa en las obras, y no en la gracia salvadora de la sangre de Jesucristo, la cual recibimos gratuitamente por medio de la fe.

El sistema de obras de vender libros de la Watchtower pone al Testigo de Jehová en la posición de ser salvo solo si Éste es fiel a la organización y hace todo lo que Ésta le dice. La fidelidad a la organización envuelve obediencia a una hueste de reglas y reglamentos, que los ancianos de la Watchtower ponen en vigor con gran celo.


La violación de cualquiera de estas reglas establecidas por el cuerpo gobernante de la Sociedad Watchtower puede resultar en castigo y restricciones, dependiendo de la ofensa cometida. Los ancianos tienen el poder de quitar la salvación, restringir la vida de oración, interrumpir la comunicación entre miembros de la familia o cualquier otra cosa que crean que pueda llevar al arrepentimiento al Testigo vacilante.

Los Testigos de Jehová tienen que informar a los ancianos el tiempo que dedican a la obra de la Sociedad. Los ancianos a su vez registran la información en un archivo. Se conserva un archivo para cada miembro de la congregación.

Este archivo también contiene información acerca de cualquier pecado grave que el Testigo cometa. Toda la información relacionada con la vida privada del Testigo se mantiene en los archivos maestros de la sociedad en Nueva York. Nunca son destruidos.

Puesto que yo había vivido en este sistema toda mi vida, yo sabía lo que se esperaba de mí. Yo tenía que seguir las reglas para poder ganar la salvación. Yo había ido de casa en casa desde que era un niño pequeño. De modo que me fue fácil adaptarme al servicio de tiempo cabal.

continué en ese servicio por varios años, pero fe muy poca la satisfacción que recibí. La presión de mantenerme al día con las cuotas mensuales de 100 horas al mes, así como la venta de un mínimo de 100 revistas y 40 libros al mes, comenzó a desanimarme. Todo ese trabajo es voluntario y no se recibe salario alguno por Él. Los Testigos tienen que encontrar empleo que los mantenga en esta obra.

En 1973 recibí la invitación de ir a la Central Mundial en Brooklyn como parte de un vasto personal de obreros que producen la literatura. En una carta del presidente de la Sociedad Watchtower, Nathan H. Knorr, recibí la seguridad de que "cuatro años en la central mundial eran mucho mejor que cualquier educación seglar que uno pudiera recibir en cualquier otro lugar."

Con ansias subí el avión que me llevaría a la ciudad de Nueva York. Mientras estaba en el avión recordaba la envidia que sintieron todos mis amigos, debido a que yo iba a vivir con los miembros del cuerpo gobernante, y lo maravilloso que sería estar en el centro de actividad de una obra de alcance mundial. Los hermanos me celebraron fiestas de despedida y me hicieron regalos y encomiaron a mis orgullosos padres por criarme en la organización de tal modo que ahora podían ver a su hijo ir a un lugar tan maravilloso.

Poco después de llegar a Nueva York aquella ilusión comenzó a desvanecerse al ser asignado a trabajar en la fábrica. La "educación" que recibí en la central mundial de la Watchtower consistió en trabajar arduamente y en observar los métodos de la organización desde su interior.

El espacio no permite dar los detalles de lo que yo experimenté mientras trabajaba largas horas en el departamento de encuadernación. Allí alimenté máquinas para la "organización de Dios." Recuerdo la presión mental que me produjo el tremendo número de reglas y reglamentos que era necesario obedecer. El plan maestro de los líderes de la Watchtower controlaba adonde yo iba, lo que yo hacía y cómo lo hacía.

Después de pasar tres años en la central mundial, sin dinero alguno para comenzar en el mundo (nuestra paga era $14.00 al mes), aprendí la dura realidad de tratar de ganarme la vida sin tener ningún oficio ni entrenamiento. A los Testigos de Jehová no se les permite ir a la universidad.

Me casé con una buena Testigo de Jehová, y nos propusimos tratar de complacer a Dios de la mejor manera que sabíamos. Es decir, fuimos buenos Testigos de Jehová y seguimos todas las reglas y leyes. Mi esposa Pat había sido misionera por ocho años. A ella la habían enviado a varias partes de los Estados Unidos en su obra, bajo la dirección de la Sociedad Watchtower.

Después de regresar con un "archivo limpio" de la oficina de Nueva York, los ancianos locales me usaron extensamente para enseñar desde la plataforma. La mayoría de los Testigos de Jehová concuerdan en que cualquiera que haya pasado algún tiempo en la central mundial es merecedor de mayor responsabilidades en la congregación local.

A medida que mi posición aumentaba en la congregación, comencé a recibir entrenamiento en la obra clandestina de los ancianos. Era emocionante salir de noche a seguir tras los miembros de la congregación que estaban bajo sospecha de estar cometiendo algún mal. También recibí acceso a los archivos de la congregación que revelan la información confidencial de todos los miembros de la congregación. Me usaban en la misma clase de operaciones clandestinas que yo había presenciado en la central mundial, operaciones que controlaban a los obreros que vivían allí.

Durante todo ese tiempo yo no recibí ninguna satisfacción y tampoco sentí paz. La presión de tratar de servir a un Dios vengativo y colérico es más de lo que se puede describir. La organización siempre ha pintado a Jehová como un Dios listo para "derramar su venganza." Todo lo que yo sabía era lo que leía en la Watchtower. Sí, nosotros leíamos la Biblia, pero se nos decía que si la leíamos sin la ayuda de los libros de la Watchtower para interpretarla, estábamos destinados a caer en el error y la apostasía.

En ese entonces un amigo me mostró un libro que había sido escrito por un ex-testigo de Jehová intitulado "Treinta años como esclavo de la Watchtower." Yo sabía que mi deber como buen Testigo era entregar a mi amigo a los ancianos, pues teníamos prohibido leer material que estuviera en contra de los Testigos.

Pero por rebeldía, leí el libro. Me perturbó mucho, pues el autor había trabajado en la central mundial, y yo podía simpatizar con muchas de las cosas que Él decía en el libro. Muchas de las cosas que yo había tratado de borrar de mi memoria resurgieron, y las dudas que el libro hacía surgir sobre la autoridad de la Watchtower me dejaron muy nervioso. El autor mencionó que Él había hallado la verdad espiritual estudiando la Biblia aparte de las publicaciones de la Watchtower.

Durante todo ese tiempo el Espíritu Santo me estaba llamando a estudiar la Palabra de Dios. Aunque teníamos nuestra propia Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras (traducida por la Sociedad Watchtower, la cual según declaran los eruditos en los idiomas hebreo y griego es una traducción muy prejuiciada), compré una versión de la New American Standard Bible. En secreto mi esposa y yo estudiábamos nuestra nueva Biblia hasta muy tarde en la noche, descubriendo que muchas de las doctrinas principales por las cuales habíamos estado dispuestos a morir eran falsas. Al fin, confronté a mi padre con algunas de estas cuestiones. Puesto que Él era anciano, se dio cuenta de que yo estaba poniendo en duda algunas de las enseñanzas principales de la Watchtower y me reportó a mí y a mi esposa a los ancianos, y nos hicieran un juicio por apostasía.

Después de un juicio largo en el cual derramamos muchas lágrimas, nos arrepentimos de dudar de la Sociedad Watchtower y se nos permitió permanecer como Testigos de Jehová, pero a mí me quitaron todas mis responsabilidades en la congregación. Yo tendría que ser vigilado por cierto período de tiempo antes de poder volver a servir en alguna posición de la congregación.

 

El asedio e inoportuno ataque dentro de la secta  jehovista,

no raras veces lleva al desequilibrio mental y hasta el suicidio. 


Una cambio de trabajo a otro pueblo me trajo una muy bienvenida medida de alivio. Me ilusioné con la idea de ir a otra congregación y tener un nuevo comienzo. Pero pronto quedé desilusionado cuando recordé que mi juicio estaría en mi archivo y que Éste me seguiría adondequiera que yo fuera por el resto de mi vida.

Por supuesto, los ancianos de la nueva congregación recibieron mi archivo poco después que yo comencé a asistir a las reuniones. Me dijeron que me estarían vigilando por cierto tiempo para asegurarse de que mis ideas apóstatas no volverían a resurgir. Me advirtieron de que si yo trataba de compartir esas ideas con algún miembro de la congregación me excomunicarían. Yo prometí lealtad a la organización y dije que no volvería a leer o hablar acerca de nada que fuera diferente de la posición de la Watchtower sobre las Escrituras.

Pasaron dos años. El estar bajo el escudriñamiento de los ancianos me dejó muy vacío. Nada, ni siquiera mis hijos, que me habían traído tanto gozo, llenaban de plenitud mi vida. Yo necesitaba algo, pero no sabía lo que era. Mi esposa y yo a menudo bebíamos en exceso tratando de hallar alguna clase de gozo. Pero esto nos dejaba vacíos.


Como teníamos dos varoncitos añorábamos que naciera una niña y esmerábamos que el tener una hijita completaría la felicidad que faltaba en nuestra familia. El 10 de agosto de 1980, Jenny Leigh Blizard nació. Nos sentíamos muy emocionados. Pero la tragedia nos azotó. A las cinco semanas de edad, se descubrió que Jenny padecía de una enfermedad muy rara de la sangre.

Los médicos locales nos enviaron a San Antonio, Texas, para tratar la condición de Jenny. La llevamos a los doctores del Centro Médico Santa Rosa, un hospital para el cuidado especial de infantes, en busca del tratamiento que le restablecería la salud a Jenny. ¿Por qué estaba Jenny sangrando internamente? ¿Por qué no se le coagulaba la sangre? Los doctores pasaron varios días tratando de llegar a una conclusión.

Finalmente los doctores nos notificaron que a fin de salvarle la vida a Jenny era preciso darle una transfusión de sangre. Este era un problema muy difícil para nosotros porque la ley de la Watchtower no le permite a ningún Testigo de Jehová recibir sangre en forma alguna. Los Testigos de Jehová llevan tarjetas que declaran que bajo ninguna circunstancia ellos recibirán sangre.

Yo les pedí a los doctores que salieran de la habitación y les dije que les daría una contesta prontamente. Mi esposa y yo oramos y clamamos a Dios pidiendo que nos respondiera. Recuerdo que pensé: "¡O Jehová como puedes pedirme que tome una decisión como ésta... un sí o un no en cuanto a si Jenny vive o muere! ¡Qué clase de Dios eres tú!" Finalmente mi esposa y yo llamamos a los doctores y les informamos que teníamos que obedecer la ley de Dios y que tendríamos que dejar que Jenny muriera.

Los oficiales del hospital se comunicaron con el Departamento de Bienestar de Infantes de Texas y nos entablaron juicio por abuso y descuido de infantes. La corte emitió una orden para asegurarse de que Jenny recibiría la sangre que ella necesitaba para salvar su vida. El alguacil del Departamento del Condado de Bexar nos entregó a mi esposa y a mí citaciones y advirtió al personal del hospital que no nos permitieran llevarnos a Jenny del hospital. Los Testigos de Jehová tienen un extenso historial de llevarse clandestinamente a los pacientes de los hospitales para así evitar transfusiones de sangre a toda costa.

Mi esposa y yo sentimos un gran alivio secreto pues sabíamos que de ese modo Jenny recibiría la ayuda que ella necesitaba con la transfusión de sangre. Yo sentí que había hecho todo lo que podía para tratar de impedir que ella recibiera la sangre, sin darme cuenta de que la corte intervendría.

Los reporteros de los periódicos The San Antonio Express/News y The San Antonio Light, se enteraron de lo que había pasado y publicaron el relato, aunque nosotros nos negamos a hablar con los reporteros. Al mirar atrás me doy cuenta de que lo que ellos hicieron es digno de elogio.

 

Mientras tanto, ciertos amigos nuestros se comunicaron con los ancianos de la congregación local, y estos vinieron a visitarnos prontamente. Los ancianos se sintieron aliviados cuando descubrieron que todavía había tiempo para sacar a Jenny del hospital antes de que le pusieran la transfusión.

Yo les expliqué que el asunto ya no estaba en nuestras manos y que bajo orden de la corte yo no podía sacar a Jenny del hospital. Esto no les interesó en lo más mínimo. Su único interés era sacarla del hospital.

Yo sabía que Jenny moriría en poco tiempo si la removía de la máquina que la mantenía viva y que me acusarían de asesinato. Le expliqué esto a los ancianos. Me contestaron: "¡Ese es un riesgo que tienes que correr! ¡No puedes permitir que lo pongan sangre a tu hija!"

Sin más discusión, les pedí que se marcharan, declarando que no podía permitir que mi hija muriera de ese modo. "Si ese es el Dios a quien sirvo, no quiero saber más de El."

Los ancianos se marcharon del hospital sumamente irritados conmigo porque no me había sometido a sus dictámenes. Uno de ellos me dijo al partir: "¡Espero que la sangre le ocasione hepatitis a tu hija!. ¡Así verás lo malo que es aceptar sangre!"

Cuando por fin trajimos a Jenny a nuestra casa, los Testigos de nuestro pueblo se habían enterado de que aunque habíamos protestado por la transfusión, al fin habíamos permitido que le pusieran sangre a Jenny. Debido a ello eramos como parias para los testigos, pero no tomaron acción para excomunicarnos. La ley que exige excomunicación nos hubiera aplicado solo si hubiéramos consentido libremente a que le hicieran la transfusión.

En ese momento Dios intervino en el asunto. Nuestros vecinos cristianos venían a nuestra casa y nos ayudaban con alimento y dinero y en cualquier otra cosa en que pudieran. El testimonio vivo de esas personas nos afectó tanto a mi esposa y a mí, que decidimos reanudar nuestro estudio de la Biblia. Esos meses de un intenso estudio secreto de la Biblia nos llevaron a la conclusión de que habíamos estado viviendo una mentira. Habíamos estado esclavizados a un sistema de interpretación de las Escrituras que había aplastado nuestro libre pensar. En las cuestiones y puntos doctrinales con los cuales yo había tenido tantas dificultades, la Biblia estaba clara. Leí la Biblia en contexto, sin la ayuda de un libro o revista que me instruyera.

El resultado de ese estudio fue que hallé que todos necesitamos la salvación que ofrece nuestro Señor Jesucristo. Hallamos que Dios es un Dios de Amor y no un Dios de ira.

Una noche mi esposa y yo nos cogimos de las manos y entregamos nuestra vida al Señor Jesucristo. De súbito sentimos que nuestro espíritu había sido desencadenado. Aquel desencadenamiento nos trajo liberación, libertad y salvación. Habíamos "nacido de nuevo." Nunca me había sentido así durante todas las miles de horas de trabajo que había pasado tratando de complacer a Dios como buen Testigo de Jehová. Sabíamos que habíamos sido cambiados. Eramos una "nueva creación." Como dijo el apóstol Juan: "para que sepáis que tenéis vida eterna." (1 Juan 5:13)

Por supuesto, rápidamente fuimos expulsados de los Testigos de Jehová. Bajo las reglas de excomunicación, no podemos tener contacto alguno con nuestra familia y nuestros anteriores amigos en la organización. Nuestros propios padres no pueden ni siquiera asistir a nuestro funeral. Según la ley de la Watchtower los Testigos tienen que considerarnos como si estuviéramos muertos. A cualquier Testigo que encuentren hablando con nosotros lo pueden someter a una acción judicial, e incluso expulsarlo.

Sin embargo, tengo que decir que no estamos muertos, sino muy vivos. Sí, estamos muertos a nuestro modo de vivir anterior, pero vivos en Jesucristo, llenos del Espíritu Santo y poder, salvados por la sangre del Cordero.


En conclusión, la condición de nuestra hija era tan seria que no podía ser corregida permanentemente por una transfusión de sangre. Las transfusiones que les suministraron cuando era una infante le prolongaron la vida, pero el 3 de marzo de 1987, a los seis años de edad Jenny se marchó a casa a estar con el Señor.

La consideramos como el "mensajero especial de Dios" para nuestra vida. Por medio de su enfermedad y breve vida, llegamos a reconocer el engaño de la Sociedad Watchtower, profesamos y recibimos a Jesucristo como Salvador y Señor, y compartimos el conocimiento redimidor del Salvador con muchos Testigos de Jehová por todo el país.

Además, durante los 39 días finales de la vida de Jenny, en el Centro médico para Infantes de Dallas, pasamos mucho tiempo orando y dando testimonio de Cristo a las familias de otros niños que estaban graves o mortalmente enfermos en aquel hospital.

Finalmente, algunos de los detalles del funeral de Jenny dan testimonio de la naturaleza de la Sociedad Watchtower y del control que esta tiene sobre sus miembros.

En el memorial de Jenny, las primeras cuatro hileras de asientos fueron reservadas para los miembros de la familia (incluso abuelos, tíos, primos, etc.). El resto de las hileras de asientos estaban disponibles para los miembros de la iglesia y para la gente del pueblo. Esta última parte de la iglesia estaba completamente llena. Gente de todas partes vino a compartir nuestro dolor por la pérdida de nuestra hijita. Sin embargo, las hileras asignadas para la familia de Jenny estaban ocupadas por solamente cinco personas... yo mismo, Pat, los dos hermanos de Jenny y su hermanita menor. Ningún otro miembro de la familia asistió al funeral. La dureza que la Sociedad Watchtower mostró al prohibir que los otros parientes de Jenny asistieran a su funeral es increíble. Oramos que por medio de nuestro testimonio, las personas que estén atrapadas en el cautiverio despierten a la libertad que solo se puede encontrar en Cristo Jesús.

Si usted es Testigo de Jehová, usted y yo sabemos que a usted se le ha prohibido leer esta información. Si lo atrapan con este folleto, los ancianos de los Testigos de Jehová tomarán acción judicial contra usted. En la organización de la Watchtower no hay lugar para el pensamiento individual. Sin embargo, puesto que usted ha leído hasta aquí, por favor tome el paso que le traerá la verdad satisfacción que usted no ha podido hallar. Medite en las numerosas horas que usted ha invertido trabajando para la organización, las cuales han resultado en un vacío espiritual que no puede ser llenado sirviendo a una organización de hechura humana. Ponga su confianza en Jesucristo, quien murió por usted, y podrá descubrir que solo El puede proveer la paz que usted este buscando. Ponga al lado sus publicaciones de la Watchtower y lea la Palabra de Dios, la Biblia, y permita que el Espíritu Santo lo guíe a la salvación en Jesucristo. ¿Qué le costará esto? La vida eterna es un don gratuito.

Paul Blizard

 

+++

New York - centro comercial de la secta: testigos de Jehova

Allí se esconden las tácticas del gran negocio 

(Watch Tower Bible and Tract Society).

 

+++


 

Una iglesia evangélica independiente denominada Agua Viva.2007.II

Denuncias de trato vejatorio a un grupo de mujeres en una secta

Asociación Nuevo Amanecer, vinculado a la Iglesia Evangelista-España

 

+++

 

Gentileza de http://apologetica.org para la
BIBLIOTECA CATÓLICA DIGITAL

 

María

 

 

(Especial para los Testigos que dicen que "los Testigos son gente excelente", mientras que las otras religiones tienen muchos "frutos malos" - N. de la R.) 

Acabo de leer su articulo acerca los testigos de Jehova. Yo fui testigo de Jehova durante 6 años y ahora que estoy buscando de nuevo la Gracia del Senor me encuentro muy aturdida, todavia siento que yo soy la mala. Pero le he pedido a Dios que me perdone y estoy tratando de encontrar una nueva relacion con Dios. No le puedo decir ques soy Catolica porque aun hasta mucho antes de concer a los testigos de Jehova, yo no era catolica. Pero bien ahora que estoy de nuevo buscando a Dios se me han presentado muchas dudas e incertidumbres las cual me han dejado muy inquieta y con muchas preguntas. 

Aunque estoy de acuerdo con lo que usted dice [se refiere a material de Apologética Católica, N. de la R.], tambien debo decirle que muchas de las ensenanzas de los testigos son basads en la Biblia {KJV} que yo uso ahora. Lo que si me ha ayudado a decidir a no volver a ser testigo jamas es los que usted revelo encuanto a la forma en que los testigos llegaron a ser una organizacion y tambien me hiso ver como en verdad los testigos manipulan a sus miembros y como llegan a darle cuentas a los siervos de circuito cosa que yo nunca sabia. Yo le he pedido a Dios que me guie y que me ayude a conocer la verdad, por los ultimos dos meses me he estado estudiando la Biblia con otra Iglesia  y siempre se me presenta la duda "que tal si no estoy agradando a Dios como El quiere?" pero ahora usted me ha ayudado a ver que los testigos no son la verdadera religion, aunque para mi siempre fue dificil comprender como solo 144,000 iban a ser los unicos que fueran al cielo, siempre crei en esa religion y muchas de sus doctrinas han sido tan inculcadas en mi que siempre que trato de buscar a Dios me encuentro como si yo fuera una hipocrita pues eso es lo que ellos ensenan. Quiero darle las gracias por haberme aclardo algunas de las dudas que tenia. 

 

Yo fui expulsada hace 17 anos, para entonces you estuve casada con un hombre quien abusaba de mi, se emborrachaba casi todas las noches, no trabajaba, y hasta intento a matarme durante unas de sus borracheras. El era testigo tambien y es mas era siervio ministerial. Yo le habia avisado a los ancianos de lo que estaba sucediendo y ellos ni siquiera me ayudaron al contrario me dijeron que yo tenia que respetarlo como mi cabeza, pues bien cuando el me trato de matar (me saco un cuchillo) y me dijo que tambien iba a matar a nuestro 3 hijos yo me separe de el, el se fue a vivir con su mama a los Estados Unidos y estando haya se puso a vivir con otra mujer, pues bien yo le puse el divorcio, pero los testigos me dijeron que tenia que intentar a volver con el, asi lo hice pero despues descubri que el todavia se estaba viendo con aquella mujer que tambien era testigo, y que el la llevaba al salon del reimo y que los dos se sentaban juntos como familia co los hijos de ella, y cuando los ancianos tuvieron una reunion conmigo y con el para que yo volviera con el; yo me reuse porque ya el habia cometido adulterio, segun lo que yo habia aprendido estudiando la Bibilia con los testigos, pues me expulsaron, al poco tiempo como 6 meses despues los ancianos se dieron cuenta que yo les habia dicho la verdad y lo expulsaron a el y a la otra mujer tambien.

 

Bueno despues que me divorcie mi ex esposo se caso con otra mujer y ya lo habian reinstalado, de nuevo lo expulsaron cuando supieron que yo aun seguia soltera, el se separo de su segunda esposa y se fue a vivir con otra mujer y lo volvieron a expulsar, al los 2 o 3 anos se divorcio de su segunda esposa y se caso con la tercera, y al poco tiempo lo volvieron a expulsar por adulterio, asi estuvo hasta hace unos pocos anos y ahora de nuevo es testigo. Pero lo que a mi mas me molesto es que aun viendo todas las veces que el cometio adulterio y como el trataba a las esposas, lo seguian volviendo a reenstalar y nunca ni una sola vez me dijeron a mi que ellos se habian equivocado, y todavia  ninguno de ellos me habla hasta el sol de hoy. todo esto porque el era gran amigo de uno de los ancianos de la sucursal, el que hoy en dia es su yerno. Por eso yo nunca decidi volver a ser testigo... si usted desea usar lo que le cuento puede hacerlo aunque le pido que por favor no use mi nombre. 

Gracias por su atencion. Sinceramente Maria

 

+++

 

CÓMO LLEGUÉ A CONOCER A JESÚS

 

 Por Julio Martinez

(Nota: el autor de este testimonio tiene algunas expresiones que pueden molestar al lector católico, pero creemos que hay que saber entender el contexto de su vida; nos alegramos con Julio por verse libre de las redes de la Organización de los Testigos, y le auguramos que complete su camino de regreso a casa... NdR)

  ¿Cómo puede una persona "normal y corriente" sentir interés por la persona de Cristo?, ¿cómo puede alguien del montón llegar a -lo que es aun más fuerte- vivir intensamente entusiasmado por Jesús hasta el punto de hacerlo el centro de su vida?. Aquí tienes mi historia, mi interés en el catolicismo romano, mis ganas de conocer la verdad y la plenitud, y por fin el mayor hallazgo de mi vida: Jesucristo.

Dios obra distinto en cada uno de nosotros, leyendo mi historia puedes ver qué ha sido lo que Dios ha hecho en mi vida, pero Dios quiere obrar de una manera completamente nueva y diferente contigo. Mi oración es que llegues a la convicción de tu necesidad de Él, a conocer tu situación de pecado delante de Dios, y ¡esto es más importante! A experimentar el amplio perdón que hay en Cristo crucificado y resucitado.

 


 


Nací católico. Tan católico como puede ser una persona criada en una familia de profundas raices con esta religión, madre catequista, colegios del Opus Dei y misas dominicales. Y de todos mis hermanos, yo me sentía especialmente religioso. Así fue que hice mi primera comunión con la certeza de que aquel acontecimiento era único y sagrado.

Llevaba un escapulario (que un sacerdote me dio en mi colegio, por aquel entonces en Jerez de la Frontera) con la esperanza de que si rezaba cada noche 3 avemarías y un padrenuestro, la virgen María me sacaría del purgatorio el primer viernes del mes. Estuve rezando durante meses cada noche, hasta que mi escapulario literalmente se desgastó (pues nunca me lo quitaba). Cuando empecé a desarollar gusto por la lectura empecé a adquir libros religiosos en la librería San Pablo de Sevilla (que es donde se desarollan los acontecimientos que rodean mi encuentro con los Testigos de Jehová). Libros de catequesis, de meditación transcendental me tenían absorbido. Rezaba con fervor y mi conciencia me incomodaba a menudo, así que iba a confersarme incluso a mitad de semana, no pudiendo esperar al Domingo. La confesión me traía un "alivio" temporal a mi conciencia, pero era un círculo vicioso en el que siempre volvía al punto de partida.

Cuando cursaba el 1º de BUP en el colegio los Padres Blancos el sacerdote que nos daba clase de religión ("el padre Esteban") nos animaba mucho a leer el Nuevo Testamento, al principio no hice mucho caso de mi profesor, pero un día, en una papelería que frecuentaba vi que vendían el Nuevo Testamento en versión popular por poco dinero (unas doscientas pesetas). Lo primero que leí fue el Apocalipsis, no entendí nada, y lo único que me produjo es miedo. Pero lo que nos recomendaba el profesor de religión es que leyéramos un poco cada vez, antes de ir a dormir, por ejemplo leer una porción. Adopté esa técnica, solo que antes de ponerme a estudiar leía un poco. Al poco tiempo le encontré el gusto.

En 2º de BUP cambié de Instituto, mi vida seguía igual, yo era una persona insatisfecha como cualquier joven, en aquella época empecé a ir a fiestas, y ocasionalmente a beber cerveza con los amigos, emborrachándome en momentos señalados (como en la fiesta de Navidad del Instituto). Leía los mismo libros, siempre con el mismo interés por cada libro nuevo que compraba, pero desilusionándome al poco tiempo, libros de Ovnis, técnicas de control mental, hipnotismo, libros religiosos, pero no cambiaba nada en mi vida, era como un desnutrido atracándome de hinflados buñuelos de aire, siempre quería más, y no conseguía matar el hambre. Cuando el curso comenzó conocí a un personaje algo extraño: un testigo de Jehová. Lo llamaremos David (él todavía es testigo de Jehová y ocupa cargos de responsabilidad actualmente en su congregación). Era una de esas personas populares, un buen deportista, simpático y con éxito con las chicas. Pero eso no fue lo que me llamó la atención de él:

- Satanás es el dios de este sistema de cosas.- me dijo antes de entrar en última hora de clases.

¡¿Cómo?!, pensé, ¡el mismo diablo el dios de este sistema de cosas!. Aquello me dejó pasmado, ¡con razón este mundo estaba tan mal!. Hablamos un poco sobre el tema, y lo que me sorprendió no fue solo la seguridad con la que afirmaba aquello, sino lo original de la idea. Tal vez esto resulte algo extraño al lector, pero le pido algo de misericordia, pensad: yo era un adolescente, inseguro, con ganas de destacar, de tener una personalidad firme y unas convicciones idealistas seguras y ¡originales!.

Volví a ver a David, y volvimos a hablar (¡y a discutir!) de esos temas, ¡todo aquello me sacaba de quicio a la vez que me fascinaba!. Todo lo que yo creía que era cierto él le daba la vuelta del revés, ¿qué pensaba?, ¿qué Jesús había muerto en una cruz?, ¡él afirmaba que había sido clavado a un poste vertical!, ¿que Jesús había afirmado ser Dios?, ¡falso! (decía él), ¡no era más que un ser divino, la primera criatura de Dios!, ¿que las personas cuando morían su alma iba al cielo?, ¡falso!, él decía que el ser humano no tenía alma y que cuando uno muere tan solo desaparece, porque los muertos no tienen conciencia de nada en absoluto.

Plantearme frente a esas afirmaciones fue una lucha para mí. Por un lado, como católico, aquello me repugnaba, por otro me fascinaba lo intrincado de sus argumentos, su uso ingenioso de la Biblia y... secretamente me enorgullecía de conocer la verdad frente a una humanidad embaucada por las religiones, no creas que había algo de misericordia en este pensamiento, ¡al contrario!, ¡me enorgullecía!, ¡yo era distinto de los demás, sabía algo que ellos- pobres ignorantes- no sabían!. Me encantaba repetir esos argumentos, me encantaba ver las caras de estupefacción, me encantaba el nuevo papel que adoptaba, tan seguro de mí mismo, mientras que los demás temblaban de ira o de miedo al ver mis nuevos argumentos. Era despiadado, no respetaba a nadie, fuese anciano, culto o ignorante, todos soportaban la crueldad medida de los argumentos que repetía como un papagayo.

Sólo quien ha pasado por una lucha semejante puede saber qué suponía para mí dejar todo eso. Era abandonar una religión y un sistema de pensamiento que había sido mi vida, y que mantenía unida a mi familia (todos especialmente mi madre eran fervientes y convencidos católicos). David empezó por dejarme "Atalayas", entonces presentadas en blanco y negro. Yo las devoraba. No entendía mucho (al principio) pero las devoraba. Recuerdo la primera pregunta que le hice a David:

- Hay una cosa que se repite mucho en la atalaya, que no entiendo.

-¿Qué es?.

- No recuerdo... es algo así como unas siglas, IC... VC...

- ¡E.C!- me dijo David.

- ¡Eso es!, ¿y qué significa?.

- Significa Era Común, ya que el calendario que el mundo sigue no es del todo correcto.

Recuerdo aquel periodo con auténtica fascinación. La fascinación de quien está descubriendo algo nuevo. Los recreos David los pasaba explicándome en la biblioteca las doctrinas de su grupo, Biblia en mano y con el libro "Razonamiento a partir de las Escrituras" daba respuestas a todas mis objeciones. No se me olvidará la sesión sobre profecía bíblica en la que David me dibujó un diagrama con lo que en el futuro iba a suceder, ¡por fin alguien me explicaba lo que el Apocalipsis revela!, ¡y podía entenderlo, no era nada complicado!.

Nuestros estudios fueron ampliándose hasta que David me invitó a comenzar "un estudio".

- ¿Un estudio de qué?- le pregunté.

- Un estudio de la Biblia basado en libro "Vivir para siempre".

Yo admití inmediatamente. Quería saber más. David me prestó el libro "Vivir para siempre", porque era el libro de su hermano, y el tenía el estudio al día siguiente. También me dio la dirección del "Salón del Reino".

Era tanto mi entusiasmo que antes de ir a comer a mi casa me acerqué al "Salón" para ver cómo era. El recibidor era un portal de marmol con buen gusto, y un pequeño escaparate en el que había varias Atalayas y un libro abierto con no se qué cosa sobre Babilonia la Grande. Estuve como un cuarto de hora viendo aquello, disfrutando de aquel sitio.

Esa tarde había una "reunión de servicio" y "Escuela del ministerio Teocrático", dos reuniones donde se daban abundantes discursos. La duración de las reuniones era de dos horas en total. A mitad de reunión alguien me llamó, eran David y un hombre de unos veintiocho años. Salimos a un patio anexo al Salón, junto a los servicios.

- Julio, te presento a Eduardo, que es el que me da a mí el estudio.

- Hola- nos saludamos.

- ¿Quieres empezar un estudio?- dijo.

- Sí .

- De acuerdo, ¿podemos el Viernes a las cinco de la tarde?.

- Vale, me viene bien.

Y ya está. había dado mi primer paso a lo que era convertirme formalmente en un testigo de jehová. Después de la reunión varias personas se acercaron amablemente a mí, una de ellas fue la hermana de Eduardo, un mujer joven que me preguntó si se me había hecho muy larga la reunión. la gente iba bien vestida, muy elegantes, con corbata y chaqueta los hombres, las mujeres con faldas largas.

Esa noche, después de cenar, con mi hermano Ricardo ya dormido, empecé a leer el libro "Usted puede vivir para siempre en un paraiso en la tierra". Para mi gusto el libro "mejor" editado por la Sociedad WatchTower Bible& Trac (la corporación legal de los testigos, en castellano "Sociedad Atalaya de Biblias y Tratados"). Las ilustraciones eran soberbias, los temas muy claros y ofrecían respuestas muy concisas, aquello no dejaba lugar a dudas. Hoy en día ese libro ya no se edita, se utiliza otro más breve llamado "El conocimiento que lleva a la vida eterna".

Durante casi toda la noche (me acosté muy tarde) leí aquel libro, y por la mañana, en el autobús que me llevaba al Instituto seguí leyéndolo. Se lo devolví a David, y esperé con ansias que llegara el Viernes para comenzar mi estudio.

Eduardo no se`pudo presentar, trabajaba como fotógrafo y siempre tenía encargos de última hora, así que se presentó su madre (una mujer muy simpática) y su hermana, a quien conocí en la reunión del Miércoles. Comenzamos el primer capítulo del libro, donde se habla de los desastres del mundo y del anhelo humano de vivir para siempre, no morir, sino vivir en un lugar paradisiaco, el libro, citando la Biblia, afirmaba que ese era el propósito de Dios. ¡Yo también quería vivir para siempre en el paraiso de Dios!.

Cuando terminó el estudio (después de hacer una oración) la madre de Eduardo me regaló el libro (aquello me llegó al corazón), ya tenía mi propio ejemplar y podía leerlo siempre que quisiese.

El estudio de aquel libro se supone que es un estudio "Bíblico", pero no tiene ningún parecido con un estudio Bíblico, cada lección está dividida en párrafos, y a pie de página aparecen preguntas numeradas en relación a cada párrafo de la página (que también está numerado). El estudio consiste en la lectura de la lección párrafo a párrafo, tras cada párrafo se hacen las preguntas de la lección y se insertan comentarios sobre lo leido. De vez en cuando se salpica el estudio con la lectura de versículos de la Biblia: nunca capítulos textos, ni mucho menos capítulos. Pero eso sí, te repiten que la autoridad la tiene la Biblia, y que lo importante es lo que dice la Biblia y bla, bla, bla, pero al final del estudio has leido y analizado casi una lección completa del libro de ellos, con sus preguntas y todo.

Mis ansias de conocer más eran tan grandes que los estudios se me hacía a paso de tortuga por el ritmo que tenían, por eso siempre estaba interrumpiéndolos haciendo preguntas sobre todo tipo de temas. Además, otros testigos me prestaban libros, o yo mismo los compraba en la librería del salón, junto con revistas antiguas "para ponerme al día". ¿Sabes lo que es volcarte por completo?, eso era lo que me estaba pasando a mí. Vivía en un torbellino de ideas, versículos y artículos con "nuevas" verdades que iba descubriendo. Cada día me acostaba a la una y media o dos de la mañana repasando estudios de la Atalaya y de libros que repasaba. Todo esto hicieron de mi un verdadero fanático.

¿De qué manera se vio afectada mi conducta hacia los demás?. En sentido absoluto. En el Instituto me convertí en una especie de revolucionario, siempre discutiendo, discutía con evolucionistas, con mis amigos católicos "capillitas" (en Sevilla se llama así a los que pertenecen a hermandades de Semana Santa y que sienten especial devoción por las imágenes religiosas), y con todo el mundo. En clase de religión me gané una especial reputación: el sacerdote que nos daba clase (un hombre joven llamado Javier Navas) era una persona muy dada al diálogo, supongo que con el problema de cualquier profesor: estimular a sus alumnos y despertar el interés. en aquella clase yo levantaba verdaderas polémicas, de hecho, las clases pasaban enteras mientras Javier y yo discutíamos (y yo discutía muy acaloradamente). Así me gané un sobresaliente en religión, aunque algunos de mis compañeros estaban fritos de tanta trifulca, recuerdo que una chica se levantó a mitad de clase y dijo: "Yo me voy de aquí, esto se parece a un partido de ping-pong entre Javi y Julio".

Pero esto no tiene nada que ver con lo que ocurrió en mi familia. Eso sí que fue una tragedia para mis padres. Cuando se enteraron la reacción que tuvieron fue precisamente la reacción de la que me advertía la literatura de la Atalaya. Esto es algo común a las sectas, siempre advierten que tu familia te va a rechazar y a intentar separarte de "la verdad". Los niños de Dios son llamados por la policía de los Estados Unidos como los "10.36" ya que ellos citan mucho Mt 10.36 (fuera de contexto) diciendo que tus enemigos van a ser los de tu propia casa. En la segunda lección (si mal no recuerdo) del libro "Vivir para siempre..." ya lo advierten, que mi familia va a presentar oposición a mis nuevas creencias, que la Biblia lo dice, etc, etc...

Mi padre. Un católico sincero, tradicional y sin demasiadas nociones de doctrina católica se sientó amenazado.

- Estás abandonando la religión de tus padres, lo que tu abuelo me enseñó a mí, y lo que nosotros te hemos enseñado a tí.

Esto era muy serio para él (¡y tenía razón!), había abandonado algo con fuertes implicaciones sociales y familiares. Me pidió que a mis abuelos no les dijera nada. A ellos esto les podía hacer mucho daño. Luego cambió de técnica, y acudió a por información. Se hizo con un folleto escrito por un sacerdote católico que refutaba las doctrinas de mi secta. una noche me llamó a su dormitorio, me hizo sentar en la cama, abrió el folleto y se puso a leerme algunas partes que él consideraba las más convincentes: "... usan la Biblia como pantalla... tienen una Biblia distorsionada.... su fundador fue un hombre sin escrúpulos, un simple tendero sin formación...". Aquellas acusaciones contra mi grupo, lo único que hacían eran ponerme en guardia y hacer causa común con los testigos. Además, a mí no me servían de nada.

Mi madre. Para ella fue un golpe muy duro. Ella tiene unas convicciones católicas mucho más profundas, es una persona muy religiosa, así que encajó el asunto muy mal, lloraba bastante.

- A mí la Iglesia me dice que tengo que criar hijos para el cielo, y he fracasado.

Ante eso sí tenía argumentos, pero para lo que no tenía argumentos era para su sufrimiento.

Mis hermanos. Esto era aun más duro. Aproximadamente cuando yo tenía doce años mis padres se separaron. Por diversas circunstancias mis hermanos y yo tuvimos que ir a vivir con mi padre, yo soy el hermano mayor y en cierto modo tuve que hacerme cargo de ellos, eso me hace estar muy unido a mis hermanos. La Sociedad Atalaya me decía, en cambio que no era bíblico celebrar el cumpleaños de mis hermanos (no podía decirles "felicidades" o celebrarlo con ellos), no podía ir a su boda, el día en que se casaran, o a su funeral... Estas cosas me hacían estar separado de ellos, y eso no me parecía bíblico.

Por otro lado, ellos soportaban las muy frecuentes discusiones que yo mantenía con mi padre a la hora de comer, desde que nos sentabamos a comer hasta que nos levantabamos, no parábamos de discutir sobre la religión o la Biblia, a eso súmale las cenas y los viajes en coche. Un día, mi hermano Ricardo, me dijo:

- Julio, por favor, que en las comidas tengamos la fiesta en paz.

He contado lo que respecta a la parte más negativa de mi experiencia con la organización de los Testigos de Jehová. Pero no todo era así de negativo, sino ¿qué era lo que me mantenía unido a ellos?, ¿qué satisfacción me daban que compensase lo que estaba perdiendo?. Esto es algo que merece la pena ser comentado ya que pocos de los libros que he leido sobre el tema sacan esto: ¿por qué un testigo de Jehová es testigo?, ¿que encuentra allí de bueno?, son varias las razones, aquí solo expongo algunas:

1) Conocimiento. La Organización se llama "el esclavo fiel y discreto". Su papel es el de distribuir alimento espiritual mediante las publicaciones. La Organización es la responsable de las tergiversaciones Bíblicas y de las doctrinas cambientes de los testigos. Pero claro, esto es algo que los de dentro no se dan cuenta. Al contrario, eso te crea cierta:

1.a. Seguridad. Seguridad en que estás en el único lugar de la tierra donde puedes encontrar la verdad de Dios y ser alimentado por la rica provisión de estudios. Por lo general el testigo se siente fascinado y cautivado por ese canto de sirenas que sale de las páginas de su Atalaya, revelaciones más profundas (o como ellos dicen "un entendimiento mayor"). personalmente yo alucinaba en mi estudio personal, me preparaba las reuniones, en mis conversaciones con la gente "de fuera" si no tenía respuestas acudía a los libros de la Sociedad y me preparaba para dar respuesta a la cuestión. Y es que la Sociedad tiene literatura con información y referencias para casi cualquier tema (otra cosa es que esa información sea cierta). Conozco a testigos que para el estudio de la Atalaya (la reunión en la que se comenta públicamente el artículo de la Atalaya de esa semana) se pasan tres horas estudiando, ¡tres horas!.

 

2) Ambiente agradable de compañerismo. Los testigos se presentan como una fraternidad mundial. El ambiente de sus reuniones es cordial y hay buen compañerismo y lazos fuertes entre ellos. El hecho de que estén embarcados en una causa común, y que tengan al sistema de cosas gobernado por Satanás opuesto a ellos los une mucho. Dentro de los testigos hay gente admirable, trabajadores, nobles y sinceros buscadores de la verdad. Esto es algo que atrae mucho al testigo de Jehová. [Nota: la realidad, por otro lado demuestra que en los procesos de expulsión estos lazos son falsos, el miedo lleva a los testigos a enfrentarse y rechazar a los que antes fueron sus amigos, e incluso a levantar rumores falsos en los procesos judiciales. La Atalaya además anima a denunciar a las autoridades de la congregación a otros testigos, esto crea un sistema de espionaje entre propios amigos que va totalmente en contra de su fingia hermandad mundial].

La contrapartida negativa es que el testigo, gracias a su celoso trabajo de propagar sus doctrinas se ha ganado la enemistad de su familia (no va a cumpleaños, bodas, funerales, y en cima los bombardea con su proselitismo desesperante y absurdo), la de sus amigos (que están espantados de lo que la secta ha hecho con él, y enfrentados ante las censuras del testigo) y la de sus compañeros del trabajo. De modo que cuando se plantee irse de la Organización se dará cuenta de lo solo que se va a quedar, y encima tendrá que enfrentar la burla de muchos: "ya te decía yo que estabas equivocado- dirá su amigo fumandose un cigarrillo- si me hubieras escuchado antes...".

3) Salvación. Si bien una salvación dudosa. El testigo tiene seguridad de salvación en base a que:

a) está en la Organización de Dios, que es como el arca en medio del diluvio de los juicios de Dios.

b) su dedicación a Dios, simbolizada por el bautismo y mostrada por la fidelidad en la obra mundial de los testigos.

¿Qué piensan entonces los testigos del sacrificio de Cristo en la cruz?, bueno, no lo niegan, pero Cristo simplemente pagó por el pecado de Adán (dicen), es decir, que Cristo abrió la puerta de salvación, pero el resto del trabajo tenemos que conluirlo nosotros. A pesar de todo el testigo descansa en su fidelidad, asistencia a reuniones, obediencia a los mandamientos de la Sociedad Atalaya y sobre todo predicación de puerta a puerta.

Esto tiene su contrapartida negativa, el testigo que duda en irse siente temor, piensa "y si me voy ¿donde voy a encontrar salvación?, todas las religiones de este mundo están corrompidas, ¿donde voy a encontrar la organización de Dios?", así que ante la duda se abstiene de irse, después de todo mejor es morir en la Organización de Dios que fuera de ella.

Bueno, vuelvo a mi historia, ¿qué fue lo que pasó conmigo?, fueron muchos los factores, y no fue nada facil abandonar la secta. Por un lado estaba mi familia, a la que quiero muchísimo, y por otro estaban una serie de engaños que empecé a notar. El primero fue un pequeño detalle, algo casi sin importancia, al final del texto de Mateo, dice la Biblia que cuando Jesús resucitó, ciertos sepulcros se abrieron y esas personas que habían muerto resucitaron (Mt 27.52-53). En un artículo explicaron el punto de vista de los testigos, y del porqué la Organización ha traducido la Biblia de los testigos de tal manera que la idea que ellos dan es que cuando Jesús resucitó, no es que resucitaran ciertas personas, sino que había algunos que paseaban por el cementerio y se levantaron y se aparecieron a muchos. Una vergonzosa tergiversación. Aquello me indignó mucho, pero voluntariamente preferí ignorar aquello, a lo mejor yo era el que estaba equivocado (pensaba) o si estaban equivocados ellos no tenía importancia, ya que en las cosas importantes ellos no se habían equivocado.

Pero siguieron más dudas. Empecé a comparar lo que decía la Traducción del Nuevo Mundo (TNM), es decir, la Biblia de los Testigos con lo que otras Biblias traducían (Biblias católicas y protestante) y en determindados textox cambiaba radicalmente. sobre todo en textos relacionados con la Divinidad de Jesús. Empecé un estudio de la divinidad de Jesús, en gran parte guiado por el libro "Razonamiento" y el folleto "La Trinidad" editados por la Sociedad, pude ver claramente que a parte de usar unos pocos textos para defender que Jesús no era más que una criatura (textos muy oscuros) los textos que claramente hablaban de la plena Divinidad de Jesús los iban desacreditando y argumentando en contra de ellos sistemáticamente. Es decir, dedicaban más espacio a desacreditar versículos que a emplear versículos que apoyasen sus puntos de vista erróneos. Además, siempre achacaban a los demás una mala traducción, ¡todos los traductores de la Biblia estaban equivocados menos los anónimos traductores de la TNM!.

Hay más. Una mañana de Sábado, en una librería encontré un libro de curioso título "El fraude del fin del mundo" escrito por Antonio Carrera. compré aquel libro y lo leí. Fue un mazazo emocional. El libro demostraba, citando Atalayas y libros publicados por la Sociedad, como habían errado una y otra vez profecías respecto al fin del mundo. Sbrayé aquel libro y puse papelitos por todas partes para encontrar secciones interesantes. Solo había dos posibilidades, o el esclavo fiel y discreto era un falso profeta, o era un verdadero profeta. Solo dos posibilidades, la Biblia lo deja claro en Dt 18.20 y ss. Pero los testigos, con mucho descaro afirman que lo único que ocurrió es que están incrementando su conocimiento de la verdad, ¡pero eso no es una respuesta!, ¡o se equivocaron, entonces son falsos profetas o acertaron!, y evidentemente no acertaron. Todas estas afirmaciones están sobradamente documentadas y os remito a otras obras bien surtidas (no obstante si queréis más información podéis escribirme).

¿Qué decían los testigos de Jehová de mi congregación cuando les enseñé ese libro?. Primero, que lo había escrito un apóstata, es decir, un hombre resentido y lleno de odio por la organización de Dios, probablemente deseaba la preeminencia y le negaron cargos de responsabilidad (lo cual no es una respuesta, lo que cuestionamos no es si ese hombre es un apóstata, sino si lo que decía era cierto o no). Y lo segundo que me dijeron es que ignoraban todas esas Atalayas a las que el libro aludía, ellos no sabían nada de que se profetizara que el Armagedón comenzara en 1914, ni que tampoco se anunciara que en 1975 iban a resucitar los patriarcas de la antiguedad. Conclusión: ellos tenían una bsoluto desconocimiento de su propia historia. Una buena muestra de ellos fue lo que narro a continuación:

Un Sábado por la mañana le pregunté a Eduardo (el que me daba el estudio) por Beth-Sarim (traducido casa de príncipes), Beth- Sarim fue una lujosa mansión que Rutherford (el segundo presidente de los testigos de Jehová construyó en California para que albergara a los patriarcas de la antiguedad que, según sus cálculos resucitarían en 1975. Cuando llegó 1975 nadie resucitó (a pesar de que la Atalaya claramente lo predijo), pero, ya que estaba construida la mansión, el propio Rutherford se fue a vivir a ella, ya que padecía de cierta enfermedad, y el clima de California le ayudaría a recuperarse, tiempo después de su muerte, la mansión se vendió.

Eduardo no tenía ni idea de la historia. Así que buscamos en el anuario de los testigos de Jehová, este es un libro que recoge las actividades mundiales de los testigos en ese año, y... ¡apareció una referencia a Beth- Sarim!, allí decían que evidentemente se construyó, y que Rutherford se fue a vivir allí.

-¿Ves?- me dijo triunfalmente Eduardo- la Sociedad no nos oculta nada, todo está aquí.

No dije nada a su comentario y me fui a casa impresionado. Pero más tarde, cuando leí aquel anuario, me di cuenta de la mentira, el anuario decía que "algunos testigos pensaban que los patriarcas de la antiguedad resucitarían". Algunos testigos, ¡pero eso era falso!, no fueron "algunos" testigos quienes lo afirmaron, sino la Atalaya misma, ¿por qué entonces echar la culpa a los testigos de a pie de afirmaciones hechas por sus dirigentes?.

No mucho tiempo después compré un libro llamado: "DDT: documentos desenmascaran Testigos de Jehová", el libro no era ni más ni menos una serie de fotocopias de Atalayas con profecías sin cumplir y con cambios doctrinales. Ese libro se lo enseñé a algunos testigos, pero todos dudaron de él, un testigo me lo pidió prestado y... ya no lo volví a recuperar (no volví a ver a ese chico, no es que me lo birlara). años después me lo volví a comprar. La evidencia era absoluta, tenía los mismo documentos que probaban la falsedad de sus afirmaciones.

¿Pensáis que salí inmediatamente de la secta?, nada más lejos de la realidad. ¿Y por qué no- me diréis- si tenías las pruebas delante de tus mismas narices?. Es más complicado de la que parece, como dice Cesar Vidal Manzanares en su libro "Psicología de las sectas": "tú sales de la secta, pero la secta no sale de tí". Eso es cierto. hay cadenas invisibles que te atan a ella.

Dejé los testigos, ¿pero ahora qué?, un enorme vacío se me quedó, ¿qué pasaba entonces con las miles de preguntas sin respuesta?, ¿qué pasaba ahora con los interrogantes más importantes que quedaban en el aire?. Cuando sales de los testigos te das cuenta del buen trabajo que ellos han hecho en tí. Desconfías de todas las otras organizaciones, pero deseas, DESEAS ferozmente que haya algo de verdad que llene tu vacío. Como uno de mis hermanos me dijo refiriéndose a esa época:

- Tú decías que habías dejado los testigos de Jehová, pero te veía leyendo la Atalaya a cada rato como hacías al principio.

 

La fuerza comercial jehovista se caracteriza en

una verdadera agresión y persecución psicológica.

 

Y así estaba, añoraba con todas mis fuerzas volver, pero a la vez me repelía, era como la droga, los amas y los odias, sabes que están engañados, pero anhelas la seguridad. Incluso, pensaba para mí mismo lo siguiente: "Vale, estaré fuera de los testigos de Jehová y cuando sea viejo, tal vez cuando me jubile me bautizaré y me haré testigo, y así moriré en la verdad".

Fue una época muy tormentosa. Volvía a los testigos, y estaba así unas semanas. Pero luego los abandonaba, para volver meses después. Como dice la canción de amor: "No puedo vivir sin ella, pero con ella tampoco". Así era mi relación con la Sociedad Atalaya.

Además, empecé a meter las narices por todos lados, leía material de los mormones, de los adventistas, recibí un curso de 10 lecciones de los rosacruces, seguí leyendo libros de meditación, y también empecé un curso Bíblico por correspondencia. A todo eso súmale que hice las catequesis que los neocatecumenales imparten en las Iglesia católica. ¡Vaya cacao!. Los que han tenido experiencias semejantes a la mía sabrán lo que estoy diciendo.

Hubo algo que también me dejó muy marcado. Un verano, en la casa de mi abuelo en el campo, andaba aburrido, escribiendo y leyendo, hasta que me quedé sin nada que leer. Así que a mitad de verano, en un mueble del dormitorio donde yo estaba encontre una edición barata (de la colección de RTV) de la novela "1.984". Como soy un amante de la ciencia ficción empecé a leerla con ganas, la historia me cautivó, hasta que leyendo y leyendo me di cuenta de ciertos paralelismos, ¡un momento!, me dije, ¿no es verdad que esto separece bastante a...?

...el protagonista de la novela es un hombre que vive en una especie de estado totalitario dirigido por un carismático y tirano personaje llamado "el gran hermano". Este hombre controla cada aspecto de la vida de los ciudadanos, lo que comen, cómo se visten, con quien se casa, lo que creen y lo que no deben creer. El protagonista trabaja en el "Ministerio de la Verdad", una especie de organismo público que se dedica a desinformar a los ciudadanos, por ejemplo, si el gran hermano dijo en Mayo que iba a subir la producción de bananas a 1.000 toneladas más, y solo subía a 800, lo que hacían era modificar el periódico y metían un discurso del gran hermano diciendo que la producción iba a subir a 800 toneladas. Y así, por medio de la mentira y el engaño las "profecías" del gran hermano se hacía realidad.

En ese estado totalitario la gente se denunciaban unos a otros, si alguno expresaba opiniones propias o quejas en contra del gran hermano, tenían que aparentar energía, felicidad y entusiasmo por el gran hermano, al que todos amaban reverenciaban y honraban. El siervo fiel y... perdón, el gran hermano los mantenía a todos muy unidos, todo el mundo se mataba a trabajar por él, aunque ninguno importaba un pimiento porque todos solo eran engranajes en una gran maquinaria de guerra y de producción. El individuo no importaba, solo el bien común....

La novela no la pude leer entera, alguien arrancó las últimas páginas, tal vez alguno de mis primos jugando con el libro, pero lo importante es que me vi reflejado en aquella novela, el paralelismo era más que evidente, una sociedad aparentemente feliz, con fines comunes, perpetuándose a sí misma al coste de sus miembros, sin alma y sin rostro, transformando la verdad continuamente para que se ajuste a sus profecías, denunciándose unos a otros, matándose a trabajar y siempre siendo empujados a producir más, vender más, hacer más prosélitos.... ¡qué descanso poder verme así reflejado y tener una perspectiva sana de lo que ocurrió conmigo!.

Pero eso no es el fin de mi historia, porque la canción se repite: "tú saliste de la secta... pero ella no salió de tí...". Un verano, en Granada, mi tierra natal, buscando y buscando, aburrido, sin saber qué hacer, con mucho tiempo por delante y no saber cómo emplearlo, busqué una "iglesia" con la que no había probado: los evangélicos. Busqué en las páginas amarillas y el domingo allí estaba Julio Matínez, a la entrada de aquel local de cultos, esperando a que alguien se me acercara a saludarme amablemente.

Mi encuentro con los "evangélicos" no fue muy bueno. Me parecieron gente vulgar. Iban vestidos con pantalones vaqueros (algunos) demostrando poco o ningún interés por la reunión que iban a celebrar. Las mujeres llevaban pantalones, y ninguno de los hombre llevaba corbata. Nadie sabía responderme a mis extrañas e hirientes preguntas. No parecían celosos ni muy dedicados, con todo, hubo un episodio que sí que me llamó la atención, al llegar había dos hombres mayores, gente de campo, sencillos, de tez muy morena y manos callosas, gente de pocas palabras, uno le dijo al otro:

- Antonio...

- ¿Qué?....

- Que el Señor es muy bueno...

El otro se quedó un rato meditando la respuesta y le dijo:

- Pues sí que es verdad.

A parte de lo cómico de la conversación, para un engreido y lleno de soberbia como yo, hubo algo en aquellos dos hombres que me llamó la atención, ellos parecían conocer y reflejar al Dios del que hablaban. No sabían mucho de Biblia ni de argumentos extraños, pero hablaban de Dios con cierta "familiaridad", como si lo conociesen de toda su vida.

Estuve asistiendo a esa Iglesia cristiana evangélica. Un Domingo caluroso, mientras un grupo de jóvenes volvíamos del culto, yo avanzaba en silencio, solo escuchando las conversaciones de los demás. Raquel , una de las hijas del pastor de la iglesia, se me acercó y empezamos a charlar:

- Yo lo que busco es la religión verdadera- le dije- la organización que tenga la verdad.

Eso lo decía como ex-textigo bien mentalizado y adoctrinado. El lavado de cerebro es muy muy astuto, el mensaje que te graban en el cerebro es: "Tienes que buscar la organización de Dios en la tierra, ¿y cual es la organización de Dios?, aquella que hace lo mismo que nosotros, que usa el nombre verdadero de Dios, que hace la obra mundial de predicación, que está unida, etcc, etc, vamos, que nosotros somos la organización de Dios".

Pero lo que esa chica me dijo no fue: "¡Nosotros somos la organización de Dios!, ¡tú tienes que hacerte evangélico y solo así podrás ser salvo!", que era lo que me decían los otros grupos de una manera o de otra, lo que esta chica dijo fue:

- Tú no necesitas encontrar la organización verdadera, lo que necesitas es encontrar al Salvador verdadero, porque la salvación no se encuentra en una organización sino en una persona: en Jesús, Él mismo dijo que era la Verdad.

No os podéis imaginar la cara que se me puso de tonto.

¡Jamás nadie me había dicho nada así!. Yo, que había leido pilas de libros, había escuchado conferencias y había investigado en todos lados, por primera vez escuchaba algo que difería radicalmente de todo cuanto me habían dicho. Caminé hasta mi casa aturdido por esas palabras, había visto algo de luz. "Eso quiere decir que no se trata de estar en el grupo correcto, asociado en la Iglesia verdadera, sino que se trata de un compromiso personal, algo entre Jesús (el que Salva) y yo mismo".

Si tengo que decir cuando fue el momento en que empecé a conocer la libertad verdadera, sin duda que fue ese momento. Cuando llegué a mi casa empecé a recordar las afirmaciones de Jesús acerca de sí mismo, sobre todo, esa cita que Raquel dijo:

"Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino por mí" (Jn 14.6).

Leyendo la Biblia encontré muchas más (tú mismo las puedes descubrir). Inmediatamente solicité al Pastor empezar un estudio de la Biblia y comenzamos a explorar la Palabra de Dios. El proceso de salir completamente de la secta no fue inmediato, de hecho tuve una caida al terminar el verano, la nostalgia, los miles de dudas que me asaltaban no me dejaron tranquilo y volví a pasar un año entero"perdido" sin certezas reales, pero el camino estaba abierto, así que al verano siguiente (otra vez en Granada), buscando un libro sobre los testigos de Jehová, dí con una librería cristiana evangélica y empecé a curiosear, tenían además libros de préstamo y empecé a acudir a la librería. La librería la gestionaba un misionero holandés con el que entablé amistad, con él comencé a estudiar de nuevo la Biblia y a conocer más de la persona de Jesús, sólo así comencé a salir realmente de los testigos de Jehová, todavía conservo los estudios de la Biblia que hice, además, me dediqué a apuntar todas las referencias de la Biblia acerca de la divinidad del Señor Jesucristo, este fue el estudio más importante que hice, recogiendo todos los textos que encontré en el Antiguo y Nuevo Testamento. Todavía conservo ese estudio y lo regalo a todo aquel que me lo pida. Junto con ese estudio hice otro acerca de la salvación por gracia, por medio de la fe en JesuCristo, aunque otros creyentes me obsequiaron con cursos bíblicos por correspondencia, folletos y libros repasé todo el Nuevo Testamento varias veces, subrayando cada texto o porción de la Escritura que hablaba de la salvación. Algo muy importante es que para experimentar la completa liberación cada mentira de la secta tiene que ser sustituida por la verdad de la Palabra de Dios para que puedas desalojarla de tu mente. Esta idea quiero desarollarla un poco más:

 

El testigo medio, el que no es muy celoso está soberbiamente adoctrinado, creo que pocas sectas en el mundo hacen un trabajo tan bueno como el de la Sociedad Atalaya. Considerad la trayectoria que tiene el testigo: entra en la secta y hace un estudio del libro "Vivir para siempre" (ahora "El conocimiento que lleva a la vida eterna"), ha estudiado cada página de ese libro, lo ha subrayado, anotado y ha respondido todas las preguntas a pie de página, al testigo se le anima a leer el material antes de exponerlo en la sesión de estudio, también ha leido la mayor parte de los textos bíblicos de cada lección y puede que le hayan hecho memorizar uno por lección (a mi me animaron a hacerlo y me lo preguntaban), huelga decir que el texto está despiadadamente fuera de contexto. Además, empieza a leer las revistas "la Atalaya" y "¡Despertad!". Para mantenerse al día hay que ser diligente en la lectura, ya que sus actividades son múltiples. Tiene las conferencias, un total de cinco reuniones semanales, estudio de la Atalaya: donde se analizan los artículos de esta revista por el mismo sistema de preguntas y respuestas , el Discurso público en el que se repite la misma idea semanalmente (que el fin está cerca y que solo hay salvación en la Organización de los testigos), la escuela del ministerio teocrático (donde se enseña a hablar en público y a predicar eficazmente), el estudio del libro (en el que se estudia un libro editado por la Sociedad) y la reunión de servicio. Estas son muchas reuniones. Súmale el texto del día, que consiste en leer un versículo de la Biblia y un comentario de este basado en la Atalaya, si tiene un estudio Bíblico familiar....pero hay más: probablemente tenga que prepararse "asignaciones" (discursos públicos o exposiciones de sus doctrinas) y además tendrá que atender sus "estudios"que son otros estudios que mantienen con otras personas interesadas, en los que va a enseñar y repasar una y otra vez el libro "El conocimiento...", no se me olvidará un testigo muy sencillo que se llamaba José, en particular celoso en la obra de hacer proselitismo, a lo largo del año conducía tantos "estudios" que los testigos le decíamos: "José, si alguna vez se te olvida el libro no pasa nada, solo tienes que recitarlo".


Piensa en todo esto que te estoy diciendo. ¡Eso es mucha información! y muy poco tiempo para analizar, meditar, contrastar. Es una lucha constante por mantenerte al día y eso hace que la mente sacrifique la capacidad de análisis y raciocinio. Pocas personas conocen el poder del "lavado de cerebro". Esos argumentos se dan por hechos, no se cuestionan, además el ambiente en el que vives es muy propicio a ello, vives inmerso en unmundo de testigos que no tienen duda de lo que creen, que han puesto la lealtad a una organización humana por encima a la lealtad a la Palabra de Dios, inmerso en esa corriente te quedas atrapado. Todavía hoy, años después de mi relación con la secta, cuando busco una palabra en la concordancia (un índice de palabras de la Biblia) a veces me vuelvo loco al no encontrarla, ¿cómo es que esa palabra no está?, ¡y es que era de la versión del Nuevo Mundo!. Recuerdo muchísima información, si cierro los ojos puedo "ver" páginas de la Atalaya o de otros libros que dejaron una profunda huella en mí. a veces, cuando hablo con alguna persona que me dice: "Yo a los testigos los dejo planchados, los puedo dejar con la boca cerrada" le puedo adoptar el papel de testigo y recitarle los argumentos de la sociedad para demostrarle que ellos saben haceer muy bien su papel.

 

Instancia enfadosa y continua con que se acosa a alguien

a fin de que condescienda a lo que de él se solicita,

así es el tormento de la secta jehovista.

 

Hubo momentos de verdadera lucha, tiempos en los que recuerdo haber estado escribiendo cuales son las ventajas de los testigos y las de los grupos cristianos evangélicos. Hoy puedo afirmar con total convicción que la abrumadora evidencia demuestra que la Sociedad Atalaya es una secta muy peligrosa, y que la única verdad y liberación se encuentra en la persona bendita del Señor Jesucristo, Él es el Salvador y en ningún otro hay salvación (Hch 4.12), Él es el cordero de Dios (Jn 1.36) la victima inocente ofrecida por nuestros pecados, no hay otro camino a Dios, los que están en Cristo no tienen ninguna condenación (Rm 8.1), si confiesas con tu boca que Jesús es el SEÑOR (con plenos derechos sobre tu vida) y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos serás salvo (Rm 10.9-10), Jesús dice que el que oye su palabra y cree al que le envió tiene vida eterna y no vendrá a condenación, pues ha pasado de muerte a vida (Jn 5.24), Su sangre derramada en la cruz nos limpia de todo pecado (1 Jn 1.7), Él es el Jehová del Antiguo testamento, llamaba a Dios su propio Padre haciéndose igual a Dios (Jn 5.18) e invita a cada persona a beber de las aguas vivas que Él ofrece, Él es el pan de vida, quien viene a Él nunca tendrá hambre, y quien cree en Él, no tendrá sed jamás (Jn 6.35).

 

Hoy en día me encuentro plenamente feliz, el amor de Dios me halló y me salvó (1 Jn 4.10), vivo una vida sencilla y plena en Cristo Jesús, fue Él quien me ha hecho libre de verdad. Reconozco mi pecado y mi imposibilidad de salvarme por mis obras, le confesé a Él mi pecado y he puesto fe en su completa obra salvadora de gracia. Fue Él quien me halló y me salvó cuando estaba muerto en mis delitos y pecados, mi buen pastor dejó a las noventa y nueve y me buscó con amor, ¡jamás he conocido ni conoceré otro amor como el de nuestro Dios! Él es mi Señor (Aquel con plenos derechos sobre lo que tengo y lo que soy) y mi Salvador. No echo de menos a los testigos de Jehová, no siento añoranza en absoluto por volver a ellos, cualquiera que volviere a beber del "agua" de los testigos, o de la religión o filosofías humanas, volverá a tener sed, pero el que beba del agua que nuestro Señor Jesús da no tendrá sed jamás (Jn 4.13-14).

 

¿Qué puedes hacer ahora? Si eres testigo de Jehová, o estás estudiando con ellos, o saliste hace tiempo y dudas si volver otra vez, me gustaría darte algunos consejos para ayudarte a encontrar la libertad que hay en Cristo, así como el gozo y la salvación que Él te ofrece:

Hazte con una buena Biblia. La Traducción del Nuevo Mundo está claramente viciada, el anónimo comité de traducción que se presenta en su primera página estaba compuesto por personas que no sabían una sola palabra de las lenguas originales en las que se escribió la Biblia, a excepción de Fred Franz, quien apenas estudio algo de griego de forma autodidacta (el libro de Eugenio Danyans Proceso a la Biblia de los Testigos de Jehová muestra los fatales errores de esta Biblia, errores básicos e intencionados de traducción).

Pídele al Señor en oración que te guie a la verdad, Él es la única solución a tu necesidad espiritual, pero antes debes recibirlo por la fe, creyendo que Jesús murió por tus pecados, que resucitó físicamente, y que él te ofrece vida eterna si te arrepientes de tus pecados y dependes sólo de Él y de su justicia para tu salvación, debes de confesarlo como tu único Señor y Salvador.

 

Empieza a estudiar la Biblia, léela consecutivamente, estudia la divinidad de Cristo, la salvación por fe, el propósito de la ley, la seguridad de la salvación, etc... comienza por lo principal y no te vayas por las ramas.

Busca una buena iglesia cristiana evangélica donde se estudie la Palabra de Dios, se adore y se evangelice, una iglesia donde la autoridad REAL sea la Palabra de Dios y Cristo como su Señor y Salvador, la cabeza de la iglesia.

 

+++

 

Testimonio de un ex - jehovista

 

Nací en San Salvador en una familia de no creyentes, a la edad de 14 años mi padre, que siempre padeció de artritis, tuvo una crisis muy grave que lo paralizó casi totalmente. Teníamos que levantarlo de la cama, sentarlo en su silla, darle de comer, bañarlo, etc.


Un día que regrese de la escuela lo encontré caminando muy contento diciendo que había sanado. Me dijo que estando sentado en su silla oyó en el radio a un hombre que dijo que alguien estaba sufriendo de artritis y que iban a orar por su sanación, lo único que este hombre pedía era que pusieran la mano encima del radio. Así lo hizo mi padre pensando que nada tenía que perder, milagrosamente ese día desapareció la artritis para siempre pero nació en él la curiosidad por saber que había pasado. En su afán de encontrar la causa de su alegría empezó a preguntar a todas las personas religiosas que conocía, todos ellos le ofrecían estudios, planes de salvación, etc. Yo no podía creer que mi padre que solía ser tan anti-religioso estaba tan interesado en TODAS las religiones, pero yo lo acompañaba en los estudios que tenia con los Mormones, Asambleas de Dios, Testigos de Jehová y los Rosacruces.

Teníamos en la casa muchas versiones de la Biblia que mi padre quería comparar para encontrar cual era la diferencia entre ellas. Con los Testigos de Jehová, estudiamos leyendo la Biblia, ya que esa había sido la condición que mi padre había impuesto. La razón de que no quería usar los libros de los Testigos era por que habíamos tenido unos vecinos que antes de 1975 nos habían dicho que en ese año se terminaría el sistema existente de gobierno y trataban de demostrarlo leyéndonos revistas y libros que indicaban que todo iba a suceder en 1975; por esa razón el estudio que teníamos era solo con la Biblia. Después de estudiar los primeros 6 capítulos de Mateo, comparando las tres versiones de la Biblia, pudimos ver que la persona que nos daba el estudio estaba muy confundido. Un día me dijo que si le prestaba mi Biblia, porque quería consultar algo con los ancianos, esa fue la ultima vez que vi mi preciada Biblia. Lo que si logró esta persona fue el darnos el hábito de comprar la revista ´Despertad´.

A la edad de 17 años acepté a Jesús como ´mi único Salvador personal´ en una iglesia Bautista. La razón de haberlo hecho fue porque ellos creen que Jesús es Dios, conclusión a la que yo había llegado después de leer los evangelios. Pero a pesar de que asistía a la iglesia Bautista, siempre estudiaba con los Testigos y leía con mas interés la revista Despertad por su artículos tan anti-católicos que me servían para salir a ´predicar´ con los Bautistas por todo El Salvador.

Después de tres años los Testigos dejaron de llegar a la casa ya que la persona que me daba el estudio se mudó
  y nadie quería reemplazarlo sin utilizar los libros como ´La verdad que nos lleva a la vida eterna´.

Después de muchos años con los Bautistas, conocí en la universidad a la que iba a ser mi esposa, una señorita muy Católica que me explicó lo que ella creía. Me dejó muy impresionado el conocer lo que la Iglesia Católica enseñaba acerca de el matrimonio, ya que el pastor de la iglesia Bautista empezó a enseñar que no importaba divorciarse si uno creía que no se había casado con la pareja que Dios le había asignado. Todo esto lo decía el pastor por que le estaba siendo infiel a su esposa, cuando anunció que se iba a divorciar fue cuando deje de asistir a esa iglesia. Me casé por la iglesia Católica para complacer a los padres de mi esposa, pero nunca asistí a una Misa después de mi boda.

Como ustedes saben en El Salvador hubo una sangrienta guerra por lo que mucha gente decidió dejar el país. Con mi esposa y con mi pequeña hija nos movimos para Australia, al poco tiempo empecé a comprar la revista ´Despertad´ nuevamente, pero, como ya lo había hecho antes, me rehusé a tener estudios, o visitar el Salón del Reino. Después de un año y medio de vivir en Australia mi hija de 3 años se puso tan enferma que pasó en el hospital 5 días en observación, al final de ese tiempo ningún doctor supo lo que había pasado. Una amiga nos dijo que quizás era el Señor que nos estaba llamando. Le prometí a mi esposa que iríamos a cualquier iglesia el domingo que se aproximaba (en mi mente tenia pensado una Iglesia Bautista). Fue un Miércoles, en Julio de 1993, que caminando en la ciudad vimos a grupo de gente predicando en las calles, yo me aproximé para preguntarles dónde se reunían. Mi sorpresa fue que eran unos novicios católicos que me invitaron a una reunión carismática y a una Misa después de la reunión. Debido a la promesa que le había hecho a mi esposa acepte la invitación. No hay palabras para explicar el gozo que me dio conocer gente tan cristiana que nos atendió tan amorosamente durante la reunión y en la Misa. A los pocos días recibí la visita del novicio que nos había predicado en la calle para invitarnos nuevamente a la reunión carismática, ese día le expliqué que yo no podía seguir asistiendo por que había sido protestante y no creía en la fe Católica. Cuando el novicio me dijo que él había sido protestante también (su padre todavía es ministro en una iglesia protestante) y que unos de los sacerdotes había sido misionero Bautista decidí asistir a un estudio católico que dan para los quieren ingresar a la iglesia. El saber la historia de la Iglesia y lo que la Iglesia creía me convenció que era el lugar en donde yo debería de estar, pero me era difícil creer en la Virgen, en los santos, purgatorio, etc.

Después de haber recibido el estudio fui invitado a un retiro carismático, en donde se esperaba que yo recibiría los dones de el Espíritu Santo. Terminó el retiro y a diferencia de todos los que asistieron yo no recibí nada; me sentía tan deprimido y enojado que decidí hablar con el Sacerdote que iba a celebrar la Misa con que terminaba el retiro, dado que la Misa ya iba a comenzar no tuve tiempo de expresarle mi desilusión con el retiro. Estaba tan molesto que no cante ninguna alabanza, no oí la predica, ni quise dar la paz a nadie. Al momento de tomar la comunión, sentí como si el Señor mismo me invitaba a participar de su cuerpo, al momento de poner la hostia en mi boca sentí una paz y un gozo indescriptible, tenia ganas de gritar y de bailar. No entendía porque todos estaban tan callados meditando, yo quería gritar que el Señor esta presente en la comunión. La última alabanza no solo la canté sino que también la bailé.

 

Después de esa experiencia quería saber más y más de la Iglesia, a través de Internet encontré la biografía del Cardenal Newman y también la historia de la conversión de Scott Hann, más algunos estudios acerca del purgatorio, los santos, etc. Después encontré esta página de ustedes (apologetica.org) que me ayudo a aprender más de nuestra Iglesia (en mi propia lengua) y a darme cuenta de la falsedad que existe en medio de los Testigos de Jehová. Demás esta decir que ya no leo ninguna publicación de ellos, que ahora encuentro tan ofensiva y llena de mentiras. Que si siento duda en mi corazón le pido a el Señor Jesucristo y a su Espíritu Santo que me iluminen y me llenen de su sabiduría.

Que Dios les bendiga mucho,

Adolfo

 

+++


ALTO CARGO DE LA ORGANIZACIÓN DURANTE TRECE AÑOS AL FINAL ABANDONÓ CUANDO CONOCIÓ SU REALIDAD


 

“Yo fui Testigo de Jehová” el testimonio de un ex dirigente

 

Redacción. Antonio Carrera, un veterano líder de los Testigos de Jehová en España convertido al catolicismo, ofrece un interesante testimonio que  describe el interior de esa Secta donde va a parar gente de buena fe a la que explotan y engañan. Conozcan su experiencia narrada en primera persona.

 

YO FUI TESTIGO DE JEHOVA

 

Por Antonio Carrera. Mis queridos lectores: Pido a Dios que nunca tengan que sufrir el desengaño que yo experimenté al descubrir la falsedad de los testigos de Jehová. Le doy gracias a Dios por su bondad y misericordia, ya que me salvó de hundirme en el ateísmo, como les suele suceder a casi todos los que abandonan la secta de "La Atalaya".

 

Mi desengaño como testigo de Jehová

 

Yo, que viví en la Iglesia Católica durante 28 años, y después fui enemigo enconado de ella, he vuelto al seno de la misma. Soy católico, y deseo reparar de alguna manera el daño que hice, escribiendo para alejar a las ovejas del redil de Cristo, contra los falsos profetas llamados testigos de Jehová.

Permanecí 13 años encadenado a la secta y ocupé en la misma altos cargos como dirigente. Entre otros, fui miembro del Comité de la Congregación, superintendente del campo, siervo de la escuela, conferenciante en Bilbao, Durango, Munguía, Guernica, Barcelona, Eibar, San Sebastián, Irún, Pamplona, Burgos, Santander... Organizador de asambleas y orador en las mismas.

Debido a mi carácter entusiasta y celo propagandístico a favor de los testigos, he visitado miles de hogares predicando las falsas enseñanzas de la secta y haciendo proselitismo. Prácticamente he dedicado toda mi vida, durante los 13 años con ellos, pues solamente en concepto de predicar, empleé 3,542 horas, les vendí 570 libros, 580 folletos y 3,700 revistas. Y ¿cuántas personas he captado para la secta? Más podría añadir, pero falta espacio.

 

Cómo lo hacen a uno "testigo"

 

Mi caso es parecido a miles de otros que se hicieron testigos. Yo vivía mi existencia normal como católico, con mi esposa y nuestro primer hijo -hoy tenemos tres, Agustín, Noé y Andrés. Esto sucedió en 1961, teniendo yo 28 años, la edad de las inquietudes religiosas. De ese tiempo en adelante, los testigos de Jehová son novedad y noticia en España, y como cualquier cosa nueva, atraen la curiosidad, en especial de personas sencillas y carentes de formación religiosa e intelectual.

 

En el anzuelo de "La Atalaya" "pican" tres clases de personas: los muy ignorantes, que son la mayoría. Otros que, no siéndolo tanto, son personas inclinadas a lo espiritual, curiosas -como yo- y esto los lleva a experimentar lo novedoso. Los del tercer grupo, yo los denomino "los panzas", estos son los que entran en la Organización esperando sacar algún beneficio.

 

El primer contacto con los "testigos" suele ser deslumbrador. Te ofrecen ingresar en un grupo en el cual -según ellos- todas las personas son excelentes, bondadosas y amorosas en grado máximo. Las primeras visitas a sus reuniones te aturden con tanto saludo y amabilidades; pero esto dura poco tiempo: después nadie se preocupa de uno, excepto para vigilarlo si falla a las reuniones, o si no sale con frecuencia a visitar los hogares para venderles su literatura. Te ofrecen la salvación por Dios y vivir eternamente en esta tierra, hecha un paraíso después del fin del mundo, que será de un día para otro, aunque lleven 100 años anunciándolo. Entonces, la tierra disfrutará de paz, sin enfermedad ni cementerios, pues nadie morirá. Pero, claro, nadie podrá salvarse... a excepción de los que se hagan testigos de Jehová.

 

Desde el principio te llenarán la casa de libros, folletos y revistas -cobrándotelos, naturalmente- con las ideas de la secta. Un miembro de la misma te instruirá semanalmente, y ya no te soltarán. El lavado de cerebro que te hacen hará que aceptes lo más disparatado, como dejar morir a un familiar antes que ponerle una transfusión de sangre. Te inculcan odio contra toda religión y gobierno, y esto les acarrea un sin fin de problemas. También rompen con amistades y familiares, y esto hace que se adhieran más al grupo y se fanaticen.

En las cinco horas de reunión semanal, aparte de lo que estudies en casa, te inculcarán predicar más y más, y vender sus libros, ya que el fin del mundo está cerca, y se salvarán solamente los que hagan mucho trabajo a favor de la secta. Y para que llegues a creer todo esto, ponen de "cebo" la Palabra de Dios, la Biblia de ellos, falsificada y mal interpretada.

 

Esto que a ti, querido lector, te parecerá infantil y sin razón, tiene efecto real en mentes sencillas. Yo, 13 años estuvo encadenado y esclavo de esta organización diabólica, sin voluntad para ver o entender otra cosa que no fuera lo que dimana de ellos, " los testigos".

 

Desenmascarando a los Testigos de Jehová como falsos profetas

 

Jesús, nuestro Señor y Salvador ya nos advirtió con estas palabras: Cuídense de los falsos profetas, que vienen a ustedes con piel de oveja, pero por dentro son lobos voraces. Y muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos. (Mt 7, 15 y 24). ¿Quiénes pueden ser estos profetas falsos y engañadores? Yo probaré que lo son los llamados testigos de Jehová.

 

Ellos alardean de ser eso, profetas (ver La Atalaya 1962/212/ 15). Y que son falsos, lo podemos comprobar leyendo, en sus mismos libros de años atrás, en los que anunciaron, en el nombre de Dios, acontecimientos que NO se han cumplido. Pero llegan al colmo de la presunción al asegurar que ellos, los dirigentes de la secta, son iluminados por Dios, y ven la verdad con exacta armonía, que Dios les permite entender la verdad (Profecía pág. 199-225) y que las páginas de su revista La Atalaya están revelada por Dios. (Los Testigos de Jehová en el propósito de Dios, pág. 22). Y la barbaridad más grande dicha por los jefes testigos, es que no se puede entender la Biblia si antes no leemos los libros de la "Torre" (Ver La Atalaya, Sept. 15 de 1910).

 

Antes de pasar a analizar sus muchos cambios, errores e incumplimientos de sus profecías, hay que advertir que los testigos sí intentan justificarse. Por supuesto, nunca dicen nos hemos equivocado, o lo que anunciamos es falso porque no se cumplió. No, porque al haber afirmado que fue Dios quien lo reveló, tendrían que admitir que es Dios el equivocado. Por eso suelen decir que Dios les está dando cada día más luz y entendimiento, y que la revelación les viene progresivamente. Pero si razonamos, comprenderemos que una cosa es revelación progresiva y otra muy distinta es revelación contradictoria. Una cosa es aumento de luz, y otra que nos cambien el foco. Además, ningún profeta usado por Dios tuvo que rectificar por haberse equivocado, ni recibió la luz a plazos.

 

La segunda venida de Cristo

 

Primero creyeron que Cristo había vuelto en 1874, pero de forma invisible. Después anunciaron que para 1914 vendría en persona, CORPORALMENTE. Observen cómo lo dijeron en 1899: El Plan Divino de las Edades, pág 88, Estudio VI, bajo el título: La Vuelta de Nuestro Señor, su objeto, la Restauración de Todas las Cosas. El primer subtítulo del capítulo dice así: El Segundo Advenimiento PERSONAL y Premilenario de Nuestro Señor. La palabra PERSONAL en el original aparece con mayúsculas. Como sabemos, Cristo no llegó en 1914. Pero hoy, en su literatura, enseñan que sí volvió, pero espiritualmente, de forma invisible. ¿Qué les parece? Ustedes están en el aeropuerto esperando un familiar y, tras comprobar que no llegó, alguien pretende hacerles creer que sí, que ha llegado, pero espiritualmente, y que ya no lo pueden ver. La mentira siempre se pretende tapar con otra mentira.

 

El fin del mundo ¿cuándo?

 

Cuando Cristo estuvo en la tierra dijo que permaneciéramos vigilantes, precisamente porque nadie podrá saber cuándo llegará El, y cuándo será el fin del mundo. Este acontecimiento, sólo conocido por Dios, los testigos lo han profetizado para varias fechas y, naturalmente, en todas han fallado. Han dado 1799, 1874, 1914, 1915, 1918, 1925, 1975.

 

La caída del Papado ocurrirá en 1914

 

En Estudio de las Escrituras, de 1889, segunda serie, página 356, profetizaron: la extinción total de esta jerarquía falsa -el Papado- próxima a la terminación del Día de la Ira... que terminará... con el año 1914. Como vemos, el Papado sigue en pie, y los profetas de La Atalaya han fallado.

 

Resucitarán los Patriarcas en 1925

 

Este es uno más de los errores mayúsculos de estos falsos profetas. En La Atalaya de 1954, pág. 251/33 dicen así: Nosotros los del resto solíamos pensar que antes, o en el Harmagedón, sería necesario que Jehová-Dios levantara de entre los muertos la nube grande de testigos de tiempo antiguos, los príncipes (calculando que serían sólo 70 en total) para fortalecer a los del resto.

También en el libro Millones que ahora viven nunca morirán, págs. 88-89 y 90-97, dijeron: Abraham Isaac y Jacob y los fieles resucitarán... podemos suponer confiadamente que 1925 marcará el regreso de Abraham, Isaac y Jacob, y de los fieles profetas de antaño.

A tal grado creyeron esto, que construyeron una hermosa mansión para alojar a los patriarcas resucitados, no en Palestina, donde murieron, sino en California (EUA). El costo fue de aproximadamente 50.000.000 de pesetas actuales. Este tema lo trato en mi libro El fraude del fin del mundo.

 

Los Judíos nunca volverían a ser nación en Palestina

 

Desde 1879 hasta 1912 enseñaron como verdad de Dios que los judíos sí regresarían a Palestina, y que esto seria una más de las pruebas del fin del mundo. Desde 1932, y usando siempre a Dios como el revelador de estas "verdades" o "profecías", enseñan que no, que los judíos no serían nación en Palestina. La profecía ha resultado falsa, ya que los judíos sí están en Palestina, y sí son nación, y muy poderosa.

 

Fin del mundo para 1975

 

El dar fechas parece constituir en los testigos una enfermedad. Por eso, desde 1967, comenzaron a lanzar otra nueva fecha para el fin del mundo o, como dicen ahora, fin del sistema de cosas.

 

Aseguraron que en la década 1970-1980, sin falta, vendría el nuevo mundo, y Dios destruiría a todos los inicuos de esta tierra. Más aún, esperaban este acontecimiento para mediados de la década de los setenta, precisamente para 1975. Veamos cómo lo dicen en su libro Vida eterna en "Libertad de los hijos de Dios", página 29: Según esta cronología bíblica fidedigna (la de los testigos), 6.000 años desde la creación del hombre terminarán en 1975, y el séptimo período de mil años de la historia humana comenzará en el otoño de 1975. E.C..

 

Aquí tenemos que, si el milenio tenía que comenzar en 1975, antes tenía que haber llegado el fin. Así se lee en su libro: Asegúrese.... pág. 443: Reinado de mil años de Cristo, precedido por destrucción de todos los Inicuos de la tierra. Y en la revista Despertad, del 22 de abril de 1972, pág. 26, dicen:... a mediados de los años setenta hay una conmovedora esperanza de un magnifico alivio. Justamente 1975.

 

Lo dicho y más, califica a los testigos de Jehová como falsos profetas.

 

Cómo descubrí la falsedad y salí de la secta

 

La Divina Providencia tiene caminos que los humanos no podemos conocer. Y siempre daré gracias a Dios por haber descubierto el engaño y haberme liberado de tal atadura. Después de estar 13 años en posesión de lo que yo, en mi ceguera, creía ser un diamante valioso -la "verdad" de los testigos de Jehová- le di un martillazo, y ¡zas!... ¡falso! ¡Qué desilusión! y qué dolorosa fue esta experiencia! Quedé vacío espiritualmente, y estuve 4 meses enfermo. Entre los que vieron el engaño y abandonaron la secta conmigo, están mi esposa e hijos, mi hermano Abel, con su familia, y otros.

 

Sucedió así: tuve una charla amistosa con un testigo de años en la secta, y criticó las enseñanzas de la misma. Me dijo que si yo pudiera leer libros antiguos de la Organización, que ya no editan, podría comprobar una multitud de cambios y errores en sus enseñanzas, las cuales, según ellos, están inspiradas por Dios. Esto me puso en graves dudas, dudas que se confirmaron al examinar por mí mismo siete libros antiguos, del año 1918, que por casualidad cayeron en mis manos.

Ya decidido a cortar con los testigos , quise comunicar mi descubrimiento y las razones para dejarlos, pero no me dejaron hablar. Y sin concederme una oportunidad para retractarme, me expulsaron, acusándome falsamente de sectarismo. Han prohibido a todos los miembros hablarme, con la amenaza de ser ellos también expulsados. De hecho ya han excomulgado a dos por el solo hecho de hablarme.

 

Ahora soy católico y doy gracias a Dios por conocer y vivir en la verdad.

CDV. III. 2013-03-05


Fuente: mercaba.org

http://www.diarioya.es/content/“yo-fui-testigo-de-jehová”-el-testimonio-de-un-ex-dirigente


+++


 

Pedro está extenuado, desanimado. Ya ha pasado la noche y el Señor dice a los discípulos, cansados de bregar y decepcionados por no haber pescado nada:  "Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis" (Jn 21, 6). Normalmente los peces caen en la red durante la noche, cuando está oscuro, y no por la mañana, cuando el agua ya es transparente. Con todo, los discípulos se fiaron de Jesús y el resultado fue una pesca milagrosamente abundante, hasta el punto de que ya no lograban sacar la red por la gran cantidad de peces recogidos (cf. Jn 21, 6).


 

Muchas veces quemar el pasado jehovista se hace casi imposible.

Muchos quitan la secta jehovista, pero la secta no les ha salido.

 

De la IC a los TJ... ¡y vuelta al hogar!

 

Mi nombre es Williams y toda mi vida he vivido en Villahermosa, una ciudad al sureste de México. De niño fui criado en una familia católica. Desde siempre tuve curiosidad por todo lo que tratara sobre el deseo del hombre por conocer a Dios, de hecho abrigué alguna vez abrigué el deseo de ser sacerdote. Me fascinaba la Biblia. Muy joven tuve mi primer contacto con los testigos de Jehová, pero fue en la adolescencia cuando todo tomó un giro definitivo. En mi inexperiencia creí encontrar la religión verdadera de tal modo que ingresé a la organización de los Testigos a pesar de la negativa de algunos miembros de mi familia. Mi hermana menor hizo lo mismo años después.

Progresé rápidamente, tan rápido que a los 19 años fui nombrado siervo ministerial, y al poco tiempo superintendente de la escuela del ministerio teocrático, llegue a conocer a detalle la historia de la organización, su doctrina y sus procedimientos tanto administrativos y un poco de los judiciales.

Pero en mi estudio de la Biblia fui encontrando cosas que no estaban de acuerdo con lo que la organización enseñaba. Empecé a ver como enseñanzas sobre las que se basa el sistema doctrinal de los testigos no tienen fundamento ni bíblico ni histórico, como el inicio del reino en 1914, los siete tiempos, etc. Pronto fueron aclarándose en mi mente más aspectos que son importantísimos, dada su relación directa con nuestra salvación, como la divinidad de Jesucristo la identidad histórica y espiritual de la verdadera Iglesia de Cristo, y otros.

Pero la gota que colmó el vaso fue el comportamiento de varias personas dentro de la congregación. Puedo decir con una conciencia limpia y tranquila que siempre traté de seguir al pie de la letra lo que creí ser la voluntad del Verdadero Dios.

A propósito que pensé este asunto por varias noches, en las que estuve sin dormir, hasta que una de ellas, levanté a mi familia para comunicarles mi decisión de abandonar la secta. Mi hermana sorprendida después de escucharme, me dijo que ella había llegado a la misma conclusión pero que vacilaba en decírmelo. ¡Yo pienso que fue el Espíritu Santo quien nos llevó a la misma conclusión de maneras separadas!

Sobra decir que mi familia se puso muy contenta especialmente mamá, por fin habría de nuevo unidad espiritual en casa.

Entonces decidí cortar con la organización.

No era mi intención lastimar los más hondos sentimientos religiosos de mis antiguos compañeros.

Cierta ocasión en que llegaron a visitarme el anciano, un siervo ministerial (muy indigno en su vida privada por cierto, yo fui testigo de como el mismo declaró haberse emborrachado, y aún así no fue expulsado, siendo que las normas de la organización indicaban expulsarlo) y una persona a quien yo había instruido tiempo atrás, me interrogaron por la razón de mi ausencia en las reuniones por casi un mes, fue cuando declaré nuestro deseo de dejar la organización y volver a la Iglesia Católica señalando las razones por las cuales había tomado tal decisión. Fue en verdad una respuesta inesperada para ellos, ya que ni una sola cosa replicaron para disuadirme ni para mostrarme que lo que yo había descubierto en mi estudio de la Biblia y de la historia era falso. Así renunciamos y sentimos una gran emoción al participar de nuevo después de tantos años de una celebración Eucarística. Ahora frecuento los sacramentos y me encuentro laborando en la Pastoral Litúrgica de mi parroquia, curiosamente aquella parroquia a la que tantas veces había ido cuando niño.

Hoy regresamos a la casa del Padre, a la casa de todos, que siempre tendrá los brazos abiertos a los hijos que como yo, alguna vez estuvieron allí y se fueron, pero yo oro por que los hermanos que se fueron alguna vez regresen a la verdadera Iglesia.

Ahora amamos y adoramos a aquel que es imagen del Padre, de quien 1 Juan 5;20 dice "Nosotros estamos en el verdadero, en su hijo Jesucristo, este es el Dios Verdadero y la Vida Eterna".

Comparto esta experiencia por que sé que hay muchos testigos sobre todo jóvenes, que hacen uso del Internet y que leen estas páginas de apologética, que aunque prohibidas por la Sociedad de los testigos, abren diariamente los ojos de muchas personas que con corazón sincero buscan a Dios, al Dios que en muchos casos ha estado junto a ellos desde el bautismo dado por la Iglesia Católica, pero que por alguna razón lo ignoraron y lo fueron a buscar a otras casas. Pero ¿cómo buscar a nuestro Padre en casa ajena, si nosotros hemos tenido la dicha de nacer en su Casa la Iglesia, la casa de todos?

Atte

Williams Lezcano
Tabasco, México

lezcano1@usa.net
lezcano1@starmedia.com

 

+++

 

UNA NEGRA EXPERIENCIA

 

Colaboración de Isaac Guerra / México

www.apologetica.org  

 

Mi nombre es Isaac Guerra. Hace dos años conocí a una muchacha de nombre B. M., de Ciudad Guadalupe, que asistía a la congregación Acapulco en Nuevo León, México.

    Desde que la conocí tuve la intención de hacerla mi novia y lo conseguí pese a que yo no era cristiano, siempre me dijo que a pesar de que los hermanos de su congregación se iban a molestar, lucharía por nuestro noviazgo.

    Así pues duramos un año, de novios a escondidas de su congregación, pero gracias a Jehová aprendí a conocerle y a entregarme a Él, así que comencé a asistir a una congregación, la Gardenia de Ciudad Guadalupe también, y seguía mi estudio con el presidente de la congregación, pero poco a poco cuando ya habíamos hecho planes para casarnos, se fue alejando de mi lado.

    No encontraba yo una explicación, me dejó sin un motivo, le cuestionaba la razón, puesto que ya la había pedido en matrimonio, y pues habíamos sostenido relaciones sexuales, pero no encontraba la manera de que hubiese algo convincente.

    La verdad es que seguía yo pidiéndole a Dios que la hiciera reflexionar, pero nunca lo hizo, me cerró la puerta en mi cara, me decía que ya no me quería.
finalmente un día le cuestione de frente que me dijera la verdad y me comento que era la presión de parte de los hermanos de la congregación, quienes la orientaban a dejarme, el motivo es que yo no estaba bautizado.

    Le dije que entonces debió habérmelo dicho antes de que comenzara yo a hacer planes de matrimonio, pero simplemente bajaba la cabeza y me decía "si, hubiera..." puras palabras al viento.

    Así pues también me mencionó que me dejaba pero no por otro; sin embargo, cuenta me di después del engaño, pues sin que ella lo supiera un día la seguí y la vi abrazada de un tipo de nombre R. V. Este hombre es cuñado de A. L., uno de los ancianos de su congregación y al enterarse ellos de la situación, sabiendo que tampoco era bautizado y aparte divorciado con dos hijos, simplemente bajaron la cabeza y les autorizaron que siguieran. Eso me hizo pensar que tal vez se comportaban como una tribu que solamente entre sus amigos y familiares quedaban las mujeres, trabajándolas por medio de la sugestión.

    La mentira y el fraude de estas personas me decepcionaron mucho; hablé con gentes para que me ayudaran y me orientaran y nadie me hizo caso, me ignoraron, solamente hubo alguien que sí me motivó a seguir adelante, I. H. y su yerno de nombre M., pero de ahí en adelante ni A. L. ni siquiera F. S. pudieron hacer algo, eso me llenó de tristeza y amargura. Inclusive, mi padre falleció por esos días y ella al enterarse ni siquiera fue para acompañar a mi madre y tan siquiera darle el pésame, puesto que mi padre la tenía en muy alta estima.

    La verdad es que me fallaron, y hoy sigo adelante, entro a una congregación, a otra, y a alguna iglesia cristiana, bautista, donde me siento a gusto, pero no dejo de tener mi fe en Jehová.

    La primera experiencia negativa fue el rechazo de B., la segunda el nulo caso de la Torre del Vigía a donde envié una misiva, la tercera el fallecimiento de mi padre, la cuarta el desempleo, la quinta la muerte de mi mejor amigo, ya no podía sufrir más, pensé en lo peor, pero llego a mi mente la ayuda de mi amigo el que nunca me desampara.

    Justamente al regresar del sepelio de mi amigo me encontré con una chica en una librería cristiana y comenzamos a dialogar, me sugirió que aceptara a Jesús como el salvador, que dio su vida por nosotros y que le entregara mi corazón, eso hice y por la noche tuve un sueño donde lo vi preguntando mi nombre y buscándolo en un pergamino, quise pensar que era el libro de la vida.

    Desde entonces, hasta la fecha comenzaron a llegar los mejores momentos en mi vida. Conocí a una jovencita que ahora es mi prometida, recibí la oportunidad de trabajar en una empresa líder en el mercado de la comunicación, logre comprar un vehículo, puse teléfono en mi domicilio y varias cosas más.

 

    Gracias todo a Jehová que nunca me soltó de la mano, siempre me tuvo a su lado y al que nunca le perdí la fe, gracias a mi relación personal con el. Lo que me motivó a hacerlo fue el relato de Job para poder aguantar.

Esta es mi experiencia que pueden confirmar si así lo desean.

Gracias - Isaac guerra

 

+++

 

El termino "evangélico" es un termino que adoptaron algunas sectas protestantes [metodistas, bautistas, presbiterianos, etc.] al concluir una propia conferencia, en la ciudad de Panamá en el año de 1906, donde se dieron cuenta del escándalo que producía seguir llamándose cada uno por su nombre, [pentecostales, testigos, adventistas, episcopales, metodistas, bautistas, etc., etc., etc]; complicando con ello a los Latino-Americanos en su proyecto de proselitismo, que veían con sospecha la variedad y la diversidad de doctrinas y creencias entre los protestantes que invadían nuestras tierras desde los USA.

Es como decir "gillette" para denominar una navaja de rasurar; "shampoo" para denominar el liquido con el cual se lava el cabello. ¡Una secta para cada gusto!.

-..-

"Las sectas protestantes dicen que solamente la Biblia es fuente de revelación. ¿Podrían ustedes con la sola Biblia dar el capítulo y versículo donde se afirma que S. Mateo, S. Marcos, S. Lucas y S. Juan son los autores de los Evangelios que llevan su nombre y certificarlo de forma apodíctica, sin tener que recurrir a la Tradición de la Iglesia Católica?. Esto es sumamente importante, ya que más del 90 % de lo que sabemos acerca de Jesús, está en estos cuatro (4) sagrados documentos del origen del cristianismo y –siguiendo vuestra tesis-, no encontrando en la Biblia tal afirmación, no son dignos de considerarlos Palabra Divina con todas sus consecuencias." ¿Hay algún protestante que pueda responder a esta pregunta?

 

Dice Tomás de Aquino que omnis error ex superbia causatur (todo error tiene por causa la soberbia)

 

+++

 

Protestantismo - Si vamos a la raíz de lo que origina estos desacuerdos [con evangélicos diversos protestantes y evangelistas], vemos que ocurren cuando cada persona al estar convencida de que su interpretación de la Biblia es la correcta, simplemente la del otro es una herejía. Para este tipo de Iglesias y personas que no aceptan que lo que la Biblia dice “puede” ser diferente a los que ellos interpretan, nunca será posible reconocer que la otra parte puede tener argumentos bíblicos para pensar lo que piensa, y nunca buscará conciliar diferencias como lo hacían los primeros cristianos en la Iglesia primitiva (Hechos 15) deliberando unidos en Concilio.

Mientras la Iglesia Católica siempre ha seguido el modelo bíblico y ha tomado sus decisiones en conjunto y dichas decisiones han sido acatadas por los fieles, para las iglesias protestantes las decisiones tomadas por la Iglesia en concilio son “palabras de hombre”, les importa “un pepino” y se ven obligadas a reinterpretar todas las Escrituras una y otra vez, generación tras generación, basándose en la interpretación humana de su fundador. Cosa que es mucho peor porque es la interpretación de un individuo versus la interpretación de la Iglesia entera.

Scoth Hann un Ex–pastor presbiteriano ahora convertido a la Iglesia Católica resume esto en una frase que dice: “Mientras los protestantes están discutiendo el menú, nosotros estamos disfrutando el banquete”.

Por eso dice la Escritura:

“Pero, ante todo, tened presente que ninguna profecía de la Escritura puede interpretarse por cuenta propia; porque nunca profecía alguna ha venido por voluntad humana, sino que hombres movidos por el Espíritu Santo, han hablado de parte de Dios.” 2 Pedro 1,20-21

“Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.»” Mateo 16,17-18

 

+++

 

Una sociedad sin valores profundos es pasto para todo género de sectas y violencias.

 

+++

 

Es un deber y un derecho desenmascarar esa predicación típica de las sectas americanistas (testigos de Jehová, bautistas, mormones, etc.) artificiosamente pía, gazmoña, sentimental, almibarada, beata (en el peor sentido de la palabra)… y que se dedican con unción servil a vender productos, a ejemplo de la Watch Tower Company - New York, USA….basta visitar los registros comerciales americanos.

‘Cuando se encasquilla la razón se disparan las sectas’.

 

 

Sectas - “El irracionalismo actual no es más que el desarrollo de la irracionalidad que lleva en sus entrañas todo racionalismo. El irracionalismo no es la simple irracionalidad, sino la tesis de que en el saber todo da lo mismo. He ahí el origen de tantas religiones, sectas y nuevos movimientos religiosos: La Nueva Era.”

 

+++

 

Sectas – Evangélicos evangelistas - La más clara advertencia

La advertencia más clara y antigua contra las sectas y los sectarios la dio Jesucristo en el Evangelio según San Mateo: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Así, todo árbol bueno da frutos buenos, pero el árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y arrojado al fuego. Así que por sus frutos los reconoceréis”. (Mt. 7: 15-20.)

 

+++


 

«Despierta, oh hombre, y reconoce la dignidad de tu naturaleza. Recuerda que fuiste hecho a imagen de Dios; esta imagen, que fue destruida en Adán, ha sido restaurada en Cristo. Haz uso como conviene de las criaturas visibles, como usas de la tierra, del mar, del cielo, del aire, de las fuentes y de los ríos; y todo lo que hay en ellas de hermoso y digno de admiración conviértelo en motivos de alabanza y gloria del Creador» (LEON MAGNO, Sermón 7 en la Navidad del Señor, 2.6; LIT HOR VIERNES V T.O.)

 

+++

 

Iglesia - Cristo Señor, Hijo de Dios vivo, que vino a salvar de los pecados a su pueblo y a santificar a todos los hombres, a la manera que Él fue enviado por el Padre, así envió también a sus Apóstoles, a los que santificó dándoles el Espíritu Santo, a fin de que también ellos glorificaran al Padre sobre la tierra y salvaran a los hombres para edificación del Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia.
En esta Iglesia de Cristo, como sucesor de Pedro, a quien Cristo confió apacentar a sus ovejas y corderos, el Romano Pontífice goza, por institución divina, de potestad suprema, plena, inmediata y universal para el cuidado de las almas. Él, por tanto, como quiera que ha sido enviado como pastor de todos los fieles para procurar el bien común de la Iglesia universal y de cada Iglesia, tiene el primado de la potestad ordinaria sobre todas las Iglesias. Mas también los obispos, puestos por el Espíritu Santo, son sucesores de los Apóstoles como pastores de las almas, y, juntamente con el Sumo Pontífice y bajo su autoridad, han sido enviados para perpetuar la obra de Cristo, Pastor eterno. Porque Cristo dio a los Apóstoles y a sus sucesores mandato y poder para enseñar a todas
Las gentes para que santificaran a todos los hombres en la verdad y los apacentaran. Los obispos, consiguientemente, han sido constituidos por el Espíritu Santo, que les ha sido dado, verdaderos y auténticos maestros de la fe, pontífices y pastores.
Este oficio episcopal suyo, que recibieron por la consagración episcopal, lo ejercen los obispos, partícipes de la solicitud de todas las Iglesias, en comunión y bajo la autoridad del Sumo Pontífice por lo que atañe al magisterio y gobierno pastoral, unidos todos en colegio o cuerpo por lo que atañe a la Iglesia de Dios universal.
Decreto Christus Dominus, 1-3 – VATICANO II

 

+++

 

Pedro - «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo» (Mt 16, 16) - Pedro, como portavoz del grupo de los Apóstoles, proclama su fe en Jesús de Nazaret, el esperado Mesías Salvador del mundo. En respuesta a su profesión de fe, Cristo le confía la misión de ser el fundamento visible en que se apoyará todo el edificio de la comunidad de los creyentes: «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia» (Mt 16, 18).

Ésta es la fe que, a lo largo de los siglos, se ha difundido en todo el mundo mediante el ministerio y el testimonio de los Apóstoles y de sus sucesores. Ésta es la fe que proclamamos hoy, haciendo memoria solemne de los príncipes de los Apóstoles, Pedro y Pablo. Siguiendo una antigua y venerable tradición, la comunidad cristiana de Roma, que tiene el honor de conservar las tumbas de estos dos Apóstoles, «columnas» de la Iglesia, les rinde culto en una única fiesta litúrgica y, al mismo tiempo, los venera como sus patronos celestiales.

2. Pedro, el pescador de Galilea, junto con su hermano Andrés, fue llamado por Jesús, al comienzo de la actividad pública, para que se convirtiera en «pescador de hombres» (Mt 4, 18-20). Testigo de los momentos principales de la actividad pública de Jesús, como la Transfiguración (cf. Mt 17, 1) y la oración en el huerto de los Olivos en la víspera de la Pasión (cf. Mt 26, 36-37), después de los acontecimientos pascuales recibió de Cristo la misión de apacentar la grey de Dios (cf. Jn 21, 15-17) en su nombre.

Desde el día de Pentecostés, Pedro gobierna la Iglesia, velando por su fidelidad al Evangelio y guiando sus primeros contactos con el mundo de los gentiles. Su ministerio se manifiesta, de modo particular, en los momentos decisivos que marcan el ritmo del crecimiento de la Iglesia apostólica. En efecto, es él quien acoge en la comunidad de los creyentes al primer convertido del paganismo (cf. Hch 10, 1-48), y también es él quien interviene con autoridad en la asamblea de Jerusalén sobre el problema de la exención de las obligaciones que imponía la ley judía (cf. Hch 15, 7-11).

Los misteriosos designios de la Providencia divina llevarán al apóstol Pedro hasta Roma, donde derramará su sangre como supremo testimonio de fe y amor al divino Maestro (cf. Jn 21, 18-19). Así, cumplirá la misión de ser signo de la fidelidad a Cristo y de la unidad de todo el pueblo de Dios.

3. Pablo, el antiguo perseguidor de la Iglesia naciente, alcanzado por la gracia de Dios en el camino de Damasco, se convierte en infatigable apóstol de los gentiles. Durante sus viajes misioneros, no dejará de predicar a Cristo crucificado, conquistando para la causa del Evangelio a grupos de fieles en diversas ciudades de Asia y Europa.

Su intensa actividad no impidió al «Apóstol de los gentiles» hacer una amplia reflexión sobre el mensaje evangélico, confrontándolo con las diferentes situaciones que encontraba en su predicación.

El libro de los Hechos de los Apóstoles describe el largo itinerario que, desde Jerusalén, lo lleva primero a Siria y Asia Menor, después a Grecia y, por último, a Roma. Precisamente aquí, en el centro del mundo entonces conocido, corona con el martirio su testimonio de Cristo. Como él mismo afirma en la segunda lectura que acabamos de proclamar, la misión que le confió el Señor consiste en llevar el mensaje evangélico a los paganos: «El Señor me ayudó y me dio fuerzas para anunciar íntegro el mensaje, de modo que lo oyeran todos los gentiles» (2 Tm 4, 17).

4. Según una tradición ya consolidada, en este día, dedicado a la memoria de los apóstoles Pedro y Pablo, el Papa impone a los arzobispos metropolitanos, nombrados durante el último año, el «palio», como signo de comunión con la Sede de Pedro.

Por tanto, es para mí una gran alegría acogeros a vosotros, amados hermanos en el episcopado, que habéis venido a Roma de diversas partes del mundo para esta feliz circunstancia. Deseo, asimismo, saludar a las comunidades cristianas encomendadas a vuestro cuidado pastoral: están llamadas a dar, bajo vuestra sabia dirección, un valiente testimonio de fidelidad a Cristo y a su Evangelio. Los dones y carismas de cada comunidad son riqueza para todos, y confluyen en un único canto de alabanza a Dios, fuente de todo bien. Ciertamente, entre esos dones, uno de los principales es el de la unidad, bien simbolizada con esta imposición del «palio».


5. La aspiración a la unidad entre los cristianos se pone de relieve también por la presencia de los delegados del patriarca ecuménico de Constantinopla, que han venido para compartir la alegría de esta liturgia y venerar a los Apóstoles patronos de la Iglesia que está en Roma. Los saludo con deferencia y, por medio de ellos, saludo al patriarca ecuménico Bartolomé I. Los apóstoles Pedro, Pablo y Andrés, que fueron instrumentos de comunión entre las primeras comunidades cristianas, sostengan con su ejemplo y su intercesión el camino de todos los discípulos de Cristo hacia la unidad plena.

La cercanía del jubileo del año 2000 nos invita a hacer nuestra la oración por la unidad (cf. Jn 17, 20-23) que Jesús elevó al Padre la víspera de su pasión. Estamos llamados a acompañar esta súplica con signos concretos que favorezcan el camino de los cristianos hacia la comunión plena. Por este motivo, he pedido que en el calendario del año 2000, en la vigilia de la fiesta de la Transfiguración, se introduzca, según la propuesta de Su Santidad Bartolomé I, una jornada jubilar de oración y ayuno. Esta iniciativa constituirá una expresión concreta de nuestra voluntad de compartir las iniciativas de los hermanos de las Iglesias ortodoxas y, a la vez, de nuestro deseo de que ellos compartan las nuestras.

Quiera el Señor, por intercesión de los apóstoles Pedro y Pablo, que se intensifique en el corazón de los creyentes el compromiso ecuménico, para que, olvidando los errores cometidos en el pasado, todos lleguen a la unidad plena que quiso Jesús.

6. «El Señor me libró de todas mis angustias» (Estribillo del Salmo responsorial). En su misión apostólica, san Pedro y san Pablo tuvieron que afrontar dificultades de todo tipo. Sin embargo, lejos de debilitar su acción misionera, fortalecieron su celo en beneficio de la Iglesia y para la salvación de los hombres. Pudieron superar todas las pruebas porque su confianza no se basaba en los recursos humanos, sino en la gracia del Señor, quien, como recuerdan las lecturas de esta solemnidad, libra a sus amigos de todos los males y los salva para su Reino (cf. Hch 12, 11; 1 Tm 4, 18).

Esa misma confianza en Dios debe sostenernos también a nosotros. Sí, el «Señor libra de todas las angustias». Esta certeza debe infundirnos ánimo frente a las dificultades que encontramos al anunciar el Evangelio en la vida diaria. Que san Pedro y san Pablo, nuestros patronos, nos ayuden y nos obtengan el celo misionero que los hizo testigos de Cristo hasta los confines del mundo entonces conocido.

Orad por nosotros, san Pedro y san Pablo apóstoles, «columnas» de la Iglesia de Dios.

Y tú, Reina de los Apóstoles, a quien Roma venera con el hermoso título de Salus populi romani, acoge bajo tu protección al pueblo cristiano encaminado hacia el tercer milenio. Apoya todos los esfuerzos sinceros que se realizan para promover la unidad de los cristianos y vela por el camino de los discípulos de tu Hijo Jesús. Amén.

SOLEMNIDAD DE LOS APÓSTOLES SAN PEDRO Y SAN PABLO

HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II - Martes 29 de junio de 1999

 

+++

 

La Enciclopedia francesa, vademécum de la ilustración, recordaba que Europa era un continente pequeño, pero el faro del mundo debido a su cultura, su historia, su arte y, "sobre todo", su religión{la Iglesia Católica fundada por Jesucristo - Dios nuestro}

 

+++

 

«La Historia ¬afirmaba Voltaire¬ está con frecuencia desfigurada por la fábula, hasta que alguna vez son derribados los monumentos erigidos para perpetuar la mentira».

 

+++

 

«Usted no debe decirnos lo que dijo el soldado ni ninguna otra persona, señor», respondió el Juez: «Esto no es evidencia.»

 

+++

 

La verdad nos hace libres, la mentira nos esclaviza y nos hunde en el rencor. Por eso es imprescindible revisar sin imposturas, todas las falsificaciones que nos han venido sirviendo en estos años los historieteros de turno y charlatanes con poses y mohines.

 

+++

 

«La escritura de la historia se ve obstaculizada a veces por presiones ideológicas, políticas o económicas; en consecuencia, la verdad se ofusca y la misma historia termina por encontrarse prisionera de los poderosos. El estudio científico genuino es nuestra mejor defensa contra las presiones de ese tipo y contra las distorsiones que pueden engendrar» (1999).
S.S. JUAN PABLO II

 

+++

 

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-

“¡Señor, dueño nuestro, qué admirable es tu nombre en toda la tierra!” (Sal 8, 2).

 

La belleza de la naturaleza nos recuerda que Dios nos ha encomendado la misión de "labrar y cuidar" este "jardín" que es la tierra (cf. Gn 2, 8-17).

 

Que nos guíe y acompañe siempre con su intercesión, la Santísima Madre de Dios.

Su fe indefectible que sostuvo la fe de Pedro y de los demás Apóstoles, durante más de dos mil años, siga sosteniendo la de las generaciones cristianas, aquella y siempre misma fe. Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros. Amen

 

+++

 

Gracias por elegirnos. Gracias por seguirnos. Gracias por leernos y por sugerirnos ideas y comentarios.

 

"Diccionario enciclopédico de las sectas", en su última edición (4ª) de 2005.

El autor es el sacerdote, D. Manuel Guerra Gómez. y la editorial la BAC - Es un grueso libro con más de mil páginas, (1104 pgs.). - Sinópsis. - ¿Qué es una secta? Uno de los méritos de esta obra consiste en haber formulado su definición tras exprimir las notas definitorias o comunes a las casi 1.500 (la mayoría implantadas en España e Iberoamérica) descritas en este diccionario y presumiblemente a todas las demás. El autor usa «secta» en su acepción técnica, no en la vulgar, que está cargada de connotaciones tan peyorativas que tiende a identificar acríticamente «secta» y «secta destructiva», a pesar de que estas últimas, es decir, las que «destruyen» a las personas o «dañan» gravemente su personalidad, no llegan al parecer al 10% del total. En esta obra aparecen dispuestas alfabéticamente las sectas religiosas, mágicas e ideológicas, las biografías de sus fundadores, así como, en y desde las sectas mismas, las realidades y cuestiones más importantes de teología dogmática, morales, sociopolíticas, psicológicas, filosófico-vitales, y otros temas complementarios. Trata también de averiguar las causas de la existencia y proliferación de las sectas y de señalar sus remedios. Ayuda a descifrar las claves de las corrientes, generalmente subterráneas, del pensamiento, acciones y movimientos contemporáneos.

MANUEL GUERRA GÓMEZ, catedrático en la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos, es Doctor en Filología Clásica y en Teología Patrística. Es conocedor de sánscrito, lengua de los libros religiosos del hinduismo, budismo y jinismo, que tanto han influido en las sectas, sobre todo en las de impronta oriental. Asimismo, es miembro de la International Association of Patristic Studies, de la Sociedad Española de Ciencias de la Religión y de la Sociedad Española de Estudios Clásicos. Ha publicado infinidad de artículos sobre temas filológico-teológicos y de historiografía religiosa, y 18 libros, entre los que cabe destacar por su cercanía con el tema de esta obra: "Los nuevos movimientos religiosos (Las sectas). Rasgos comunes y diferenciales" (Pamplona 1996) e "Historia de las religiones" (Madrid 1999).

 

+++

 

Las sectas y su invasión del mundo hispánico: una guía  (2003) también por Manuel Guerra Gómez, editada por Eunsa. - Sinopsis. - Para visitar con provecho a una ciudad desconocida, aconsejan el uso de una Guía con su plano, la descripción de sus monumentos, etc. Esta obra pretende prestar un servicio similar con respecto a las sectas implantadas en el mundo hispano. Para no correr el riesgo de extraviarse entre las más de 20.000 sectas inventariadas hasta el momento, para poder recorrer sus nombres que cambian con frecuencia y para ni acumular más inseguridad e inquietud, se presenta esta Guía en el mercado. El autor trata de reflejar la realidad de cada secta con la mayor objetividad posible y de perfilar sus señales de identidad de acuerdo con los datos -no siempre completos- que facilitan su identificación.

 

+++

 

Recomendamos vivamente:

LEYENDAS NEGRAS DE LA IGLESIA. Autor Vittorio MESSORI – Editorial “PLANETA-TESTIMONIO” 10ª EDICIÓN – Óptimo libro para defenderse del cúmulo de opiniones arbitrarias, deformaciones sustanciales y auténticas mentiras que gravitan sobre todo en lo que concierne a la Iglesia.

 

Recomendamos vivamente: Cristóbal Colón y el descubrimiento de América

Autores: Florentino Perez-Embid / Charles Verlinden

Esta pequeña obra maestra es uno de los trabajos más certeros sobre la vida y personalidad de Colón, y sobre el descubrimiento de América. Ofrece un enfoque realista, preciso, completo y esclarecedor de todos esos importantes hechos históricos. Ediciones ‘RIALP’

 

Cuando todos te abandonan, Dios permanece contigo’.  


Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).