Sunday 19 February 2017 | Actualizada : 2017-02-03
 
Inicio > Leyendas Negras > Judíos - 5º católico aragonés que superó a Schindler; contra el padre Dehon


No pueden separarse libertad-responsabilidad-imputabilidad-culpabilidad. Nos están engañando, y la conciencia colectiva de la sociedad se está deformando con este tipo de acciones en que parece que no se es responsable de algo libre. Afortunadamente somos libres cada uno, y debemos responder de lo que hacemos, sobre todo cuando nuestro trabajo consiste en servir y tratar con personas.

 

 

 

Europa de la segunda guerra mundial, pedí que no se dejara caer en el olvido cuanto acaeció en esos años terribles, porque «los recuerdos no deben difuminarse; más bien, deben ser una lección severa par nuestra generación y para las futuras» (L’Osservatore Romano, edición en lengua española, 19 de mayo de 1995, p. 5). En los campos de exterminio nazis, como quise recordar, «han encontrado la muerte, en condiciones dramáticas, millones de judíos e centenares de miles de gitanos y otros seres humanos, culpable únicamente de pertenecer a pueblos diferentes» (ib.). Olvidar lo que aconteció en el pasado puede abrir el camino a nuevas formas de rechazo y de agresividad.

La indiferencia puede volver a matar también hoy. ¿Cómo no denunciar entonces, en este contexto, algunos recientes actos de violencia en contra de los gitanos, en particular contra personas indefensas como los niños? Episodios de ese género no pueden pasar desapercibidos. S.S. Juan Pablo II - Magno

 

+++


El historiador judío Pinchas Lapide escribió en 1967: «La Santa Sede, los nuncios y la Iglesia católica salvaron de la muerte de 740.000 a 850.000 judíos».


+++


La propaganda calla que Polonia era el país que más judíos tenía acogidos con enorme diferencia -3.250.000-, y que hasta la invasión alemana todos estaban vivos. Cuando los alemanes fueron arrojados por fin de Polonia, apenas quedaban en ella 120.000 judíos... También olvida la propaganda que Polonia fue víctima de la guerra en términos superlativos: viendo repartido su territorio nacional, aplastada su población y exterminadas físicamente sus élites dirigentes. La razón de este odio a todo lo polaco y del deseo de destruir hasta su crédito moral se cifra en que Polonia ha sido siempre un país profundamente católico y fiel a Roma, lo que ni el marxismo-leninismo servil a la Unión Soviética ha sido capaz de extirpar. 

 

 

Católico aragonés que superó a Schindler

 

 

 

CÉSAR VIDAL. 

 

El 23 de marzo de 1943, el Dr. Korherr, inspector de estadísticas del Reichsführer de las SS, enviaba a Himmler un informe titulado La solución final de la cuestión de los judíos europeos donde se afirmaba taxativamente que “cuando se produjo en 1933 la toma del poder, el número de judíos en Europa era superior a los diez millones. Esa cifra ha descendido a la mitad. El descenso de unos cuatro millones se debe a la influencia alemana”. Sin embargo, a pesar de su éxito escalofriante la labor de exterminio de los judíos iba a chocar con un obstáculo considerable que no era otro que la retirada de Alemania en todos los frentes.

A partir de julio de 1943, tras las derrotas de Stalingrado y Kursk, el III Reich se vio sometido a un empuje incontenible de las tropas soviéticas y tanto Hungría como Rumania, naciones ambas aliadas de Alemania, comenzaron a preparar su retirada del conflicto. En respuesta, el 19 de marzo de 1944 los alemanes ocuparon Hungría. El objetivo fundamental de la operación –según se deduce de las propias fuentes alemanas– no era otro que el de concluir el proceso de exterminio de los judíos europeos. En julio, 381.600 judíos ya habían sido deportados a Auchswitz y se trataba sólo del principio. Todo ello sucedía ante los ojos de las legaciones diplomáticas cuando las noticias sobre el exterminio de los judíos y la existencia de las cámaras de gas eran ya tan abundantes como irrefutables.

En este contexto es donde tuvo lugar la acción humanitaria de Ángel Sanz Briz, encargado de la legación de negocios de la embajada de España en Hungría. A esas alturas de la guerra, el gobierno de Franco ya había decidido extender su protección diplomática a los judíos sefardíes alegando su histórica vinculación con España. Aunque en Hungría los judíos no eran sefardíes sino askenazíes se les brindó el apoyo español. Un apoyo que permitió que unos cinco mil judíos salvaran la vida, una cifra muy sensiblemente superior a la conseguida por el cinematográfico Schindler.

Hasta 1991, Sanz Briz no recibió el título de Justo de la Humanidad, conferido por el Estado de Israel. En su país –al que había servido bien durante décadas– se había tendido sobre él un manto de silencio, posiblemente porque no se consideraba políticamente correcto hablar bien de alguien que había sido funcionario del régimen de Franco. Se daba así muestra no sólo de mezquina ingratitud, sino también de necia estupidez. Por ello, el presente libro de Diego Carcedo constituye un magnífico tributo a la gesta de Sanz Briz y una amenísima narración sobre aquel episodio de valor.

Diego Carcedo, Un español frente al Holocausto, Madrid, Temas de Hoy, 2000, 279 páginas.

 

+++


Stalingrado en la IIGM

Es un lugar común la idea de que la derrota alemana en Stalingrado, de la que se conmemora el 70 aniversario, marcó el giro de la guerra mundial e incluso constituyó su batalla decisiva. Creo que la batalla del giro fue la de Moscú, un año antes, a finales de 1941. Entonces los soviéticos, prácticamente sin ayuda exterior, consiguieron parar la máquina bélica alemana y pasar a una contraofensiva que pudo provocar el derrumbe de esta, evitado solo a costa de medidas drásticas hasta lo inhumano.

 El éxito soviético sorprendió a todo el mundo y en cierto modo salvó a Inglaterra, donde se esperaba más bien una repetición de la campaña relámpago con la que los alemanes habían destrozado rápidamente al ejército francoinglés. Si la URSS hubiera sido doblegada entonces, ni los ingleses ni los useños habrían tenido esperanzas de plantar el pie en el continente europeo.
La batalla de Stalingrado fue básicamente una repetición de la de Moscú. Los alemanes, rehechos, cambiaron su estrategia buscando capturar el petróleo del Cáucaso y cortar su abastecimiento. Es muy probable que  el Ejército Rojo hubiera colapsado, falto del líquido vital para la guerra. Y de nuevo tuvieron los soviéticos, una vez cercados los alemanes en la ciudad del Volga, la posibilidad de destrozar a la Wehrmacht, en lo que volvieron a fracasar, ante la extraordinaria pericia del ejército y de los mandos alemanes, capaces de retomar la iniciativa incluso después de haber recibido golpes tan demoledores.

Fue en Kursk , medio año después de Stalingrado, donde se dio la batalla decisiva de la guerra mundial, esta sí con notable apoyo de material useño. A partir de Kursk, el ejército alemán fue ya incapaz de recuperar la iniciativa en escala importante y no le quedó otra opción que maniobrar a la defensiva hasta Berlín.

http://www.libertaddigital.com/otros/revista/articulos/3829182.htm - I. MMXIII


+++


 

Exteriores saca del olvido a 18 funcionarios que salvaron a 8.000 judíos en el Holocausto 

 

Leer más:  

Exteriores saca del olvido a 18 funcionarios que salvaron a 8.000 judíos en el Holocausto - La Razón digital

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha concluido una investigación de dos años que saca a la luz las acciones heroicas que desplegó un grupo de 18 diplomáticos y funcionarios del Servicio Exterior español para salvar de la persecución nazi a unos 8.000 judíos durante el Holocausto.

 

Dirigida por el experto en temas sobre los judíos en el siglo XX y vicepresidente de la consultora de Comunicación ACH, José Antonio Lisbona, los resultados de este trabajo se exhiben desde este jueves en el Palacio de Santa Cruz, que acoge la exposición ´Más allá del deber´, inaugurada por el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, impulsor de la iniciativa.

 

La investigación ha analizado la actuación de más de 125 funcionarios del Servicio Exterior español durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y ha identificado a 18 a los que se puede considerar "héroes o salvadores", cuyas intervenciones, realizadas con la máxima discreción pues ponían en riesgo su carrera y su propia vida y la de sus familiares, han permanecido "injustamente" en el anonimato, ha explicado a la prensa Lisbona.

 

Entre las muchas historias sobre las que arroja luz la investigación, Lisbona ha destacado, entre otras, la que protagonizó el cónsul general de España en París Bernardo Rolland y de Miota, quien, en octubre de 1940 se opuso a aplicar las ordenanzas antisemitas de la administración militar alemana sobre los ciudadanos españoles de origen judío.

 

Con la máxima discreción, consiguió repatriar a España a 126 judíos, en ocasiones en vagones reservados a Falange en los trenes que semanalmente salían desde París. En ese grupo figuraba Daniel Carasso, propietario entonces de Danone. Su hermana Flora, en cambio, fue deportada a Auschwitz, pues al casarse con un griego había perdido su nacionalidad española.

 

Rescate de un futuro primer ministro

 

El hijo del pintor vasco Ignacio Zuloaga, Antonio Zuloaga Dethomas, es otro de esos 18 héroes. Como agregado de prensa en la Embajada en París y Vichy, colaboró con la Resistencia y facilitó la huida a España de numerosos resistentes y de prominentes judíos franceses, entre ellos René Mayer, que fue primer ministro de Francia en 1953.

 

Algunos de estos héroes sufrieron represalias por su defensa de los judíos. Ese fue el caso de Julio Palencia y Alvarez-Tubau, ministro en la Embajada en Sofía, y quien adoptó a los dos hijos del sefardita León Arié, después de que fuera ejecutado. Esa actuación humanitaria le valió la expulsión del país tras ser declarado ´persona non grata´ por el Gobierno búlgaro.

 

También fue castigado Eduardo Propper y de Callejón, que después de entregar 2.000 visados desde el Consulado en Burdeos -según estimaciones de Lisbona, pues los libros de registro del Consulado desaparecieron-- el ministro Ramón Serrano le envía al Consulado de Larache, en Marruecos.

 

Lisbona, que ya empezó a investigar sobre este tema allá por los años 80, ha trabajado en estos dos últimos años con documentación del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, pero también con papeles que pertenecen a las familias de estos funcionarios. Mucha de esta documentación estaba guardada en el Ministerio en carpetas donde se podía leer ´No prestar a los investigadores´.

 

El investigador explica que estas anotaciones las hizo el régimen franquista, que, para intentar acercarse a Occidente, "creó el mito" de que la salvación de judíos había sido una operación dirigida por Franco, cuando en realidad correspondió a un comportamiento individual de estos profesionales, en ocasiones contraviniendo órdenes de su Gobierno.

 

El abuelo y bisabuelo de Gallardón

 

Entre este grupo de héroes figuran el abuelo y bisabuelo del exministro de Justicia y exalcalde de Madrid Alberto Ruiz Gallardón, que ha asistido a la inauguración de la exposición. Su bisabuelo, José Rojas y Moreno, conde de Casa Rojas, también salvó la vida y los bienes de decenas de judíos españoles desde la Embajada en Bucarest, donde contó con el apoyo de su hijo, que trabajaba como agregado comercial. Rojas y Moreno consiguió, gracias a sus contactos con las autoridades rumanas, que no se aplicaran las leyes antisemitas a los 110 judíos españoles que vivían en ese país.

 

La investigación también se extiende más allá del Holocausto para poner en valor, por ejemplo, la actuación del embajador de España en El Cairo entre 1966 y 1972, Angel Sagaz Zubelzu, que consiguió sacar de Egipto a más de 1.500 judíos. De entre ellos, 620 fueron liberados de cárceles o campos de concentración. O la más reciente operación para evacuar de Bosnia en el 92 a 247 judíos.

 

En la inauguración de la exposición, el ministro García-Margallo ha pedido que el "ejemplo" de estos funcionarios nos sirva de "fuente de inspiración" en un momento en que la sociedad española está "ávida de referentes morales".

 

Al acto han asistido el embajador de Israel en España, Alon Bar, que se ha mostrado muy satisfecho con la exposición; el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Isaac Querub; el presidente honorario de la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto, Yehuda¿Bauer, y familiares de los funcionarios reconocidos en este trabajo.

 

El hijo del diplomático Angel Sanz Briz -que concedió hasta 300 salvoconductos a judíos de origen sefardí como encargado de negocios en Budapest--, Juan Carlos Sanz, ha agradecido el trabajo de investigación y la organización de la exposición porque, ha dicho, "ayuda a no olvidar". "A sus familiares nos satisface que se les recuerde e inspiren a otros a seguir su ejemplo en conflictos internacionales donde las personas siguen siendo perseguidas", ha señalado. 

 

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha concluido una investigación de dos años que saca a la luz las acciones heroicas que desplegó un grupo de 18 diplomáticos y funcionarios del Servicio Exterior español para salvar de la persecución nazi a unos 8.000 judíos durante el Holocausto.

 

Dirigida por el experto en temas sobre los judíos en el siglo XX y vicepresidente de la consultora de Comunicación ACH, José Antonio Lisbona, los resultados de este trabajo se exhiben desde este jueves en el Palacio de Santa Cruz, que acoge la exposición ´Más allá del deber´, inaugurada por el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, impulsor de la iniciativa.

 

La investigación ha analizado la actuación de más de 125 funcionarios del Servicio Exterior español durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y ha identificado a 18 a los que se puede considerar "héroes o salvadores", cuyas intervenciones, realizadas con la máxima discreción pues ponían en riesgo su carrera y su propia vida y la de sus familiares, han permanecido "injustamente" en el anonimato, ha explicado a la prensa Lisbona.

 

Entre las muchas historias sobre las que arroja luz la investigación, Lisbona ha destacado, entre otras, la que protagonizó el cónsul general de España en París Bernardo Rolland y de Miota, quien, en octubre de 1940 se opuso a aplicar las ordenanzas antisemitas de la administración militar alemana sobre los ciudadanos españoles de origen judío.

 

Con la máxima discreción, consiguió repatriar a España a 126 judíos, en ocasiones en vagones reservados a Falange en los trenes que semanalmente salían desde París. En ese grupo figuraba Daniel Carasso, propietario entonces de Danone. Su hermana Flora, en cambio, fue deportada a Auschwitz, pues al casarse con un griego había perdido su nacionalidad española.

 

Rescate de un futuro primer ministro

 

El hijo del pintor vasco Ignacio Zuloaga, Antonio Zuloaga Dethomas, es otro de esos 18 héroes. Como agregado de prensa en la Embajada en París y Vichy, colaboró con la Resistencia y facilitó la huida a España de numerosos resistentes y de prominentes judíos franceses, entre ellos René Mayer, que fue primer ministro de Francia en 1953.

 

Algunos de estos héroes sufrieron represalias por su defensa de los judíos. Ese fue el caso de Julio Palencia y Alvarez-Tubau, ministro en la Embajada en Sofía, y quien adoptó a los dos hijos del sefardita León Arié, después de que fuera ejecutado. Esa actuación humanitaria le valió la expulsión del país tras ser declarado ´persona non grata´ por el Gobierno búlgaro.

 

También fue castigado Eduardo Propper y de Callejón, que después de entregar 2.000 visados desde el Consulado en Burdeos -según estimaciones de Lisbona, pues los libros de registro del Consulado desaparecieron-- el ministro Ramón Serrano le envía al Consulado de Larache, en Marruecos.

 

Lisbona, que ya empezó a investigar sobre este tema allá por los años 80, ha trabajado en estos dos últimos años con documentación del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, pero también con papeles que pertenecen a las familias de estos funcionarios. Mucha de esta documentación estaba guardada en el Ministerio en carpetas donde se podía leer ´No prestar a los investigadores´.

 

El investigador explica que estas anotaciones las hizo el régimen franquista, que, para intentar acercarse a Occidente, "creó el mito" de que la salvación de judíos había sido una operación dirigida por Franco, cuando en realidad correspondió a un comportamiento individual de estos profesionales, en ocasiones contraviniendo órdenes de su Gobierno.

 

El abuelo y bisabuelo de Gallardón

 

Entre este grupo de héroes figuran el abuelo y bisabuelo del exministro de Justicia y exalcalde de Madrid Alberto Ruiz Gallardón, que ha asistido a la inauguración de la exposición. Su bisabuelo, José Rojas y Moreno, conde de Casa Rojas, también salvó la vida y los bienes de decenas de judíos españoles desde la Embajada en Bucarest, donde contó con el apoyo de su hijo, que trabajaba como agregado comercial. Rojas y Moreno consiguió, gracias a sus contactos con las autoridades rumanas, que no se aplicaran las leyes antisemitas a los 110 judíos españoles que vivían en ese país.

 

La investigación también se extiende más allá del Holocausto para poner en valor, por ejemplo, la actuación del embajador de España en El Cairo entre 1966 y 1972, Angel Sagaz Zubelzu, que consiguió sacar de Egipto a más de 1.500 judíos. De entre ellos, 620 fueron liberados de cárceles o campos de concentración. O la más reciente operación para evacuar de Bosnia en el 92 a 247 judíos.

 

En la inauguración de la exposición, el ministro García-Margallo ha pedido que el "ejemplo" de estos funcionarios nos sirva de "fuente de inspiración" en un momento en que la sociedad española está "ávida de referentes morales".

 

Al acto han asistido el embajador de Israel en España, Alon Bar, que se ha mostrado muy satisfecho con la exposición; el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Isaac Querub; el presidente honorario de la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto, Yehuda¿Bauer, y familiares de los funcionarios reconocidos en este trabajo.

 

El hijo del diplomático Angel Sanz Briz -que concedió hasta 300 salvoconductos a judíos de origen sefardí como encargado de negocios en Budapest--, Juan Carlos Sanz, ha agradecido el trabajo de investigación y la organización de la exposición porque, ha dicho, "ayuda a no olvidar". "A sus familiares nos satisface que se les recuerde e inspiren a otros a seguir su ejemplo en conflictos internacionales donde las personas siguen siendo perseguidas", ha señalado.

 

27 de noviembre de 2014. 21:07h José Manuel García-Margallo,  Madrid.

 http://www.larazon.es/detalle_lateral/noticias/8039105/espana/exteriores-saca-del-olvido-a-18-funcionarios-que-salvaron-a-8-000-judios-en-el-holocausto#Ttt105bNSLv9IQV9

 

+++ 

 

Las acciones deliberadamente contrarias al derecho de gentes y a sus principios universales, como asimismo las disposiciones que las ordenan, son crímenes. Una obediencia ciega no basta para excusar a los que se someten a ella. Así, el exterminio de un pueblo, de una nación o de una minoría étnica debe ser condenado como un pecado mortal. Existe la obligación moral de desobedecer aquellas decisiones que ordenan genocidios.

 

+++

 

 

Sacerdote don Léon Dehon (18431925)

«Dilexit Ecclesiam» amó a la Iglesia

"Caritas Cristhi urget nos"

 


Habla el superior general de la Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús

ROMA, domingo, 03julio 2005 -El sacerdote francés Léon Dehon (1843-925) pensaba que los judíos tienen una «dimensión providencial», condenó el antisemitismo, y defendió a los pobres de las injusticias, motivo por el cual era conocido como el «apóstol social», explica su sucesor al frente de la familia religiosa que fundó.

El padre José Ornelas Carvalho, superior general de la Congregación de los Sacerdotes del Corazón de Jesús (más conocidos como «Dehonianos», 2.226 religiosos presentes en 38 países) rechaza en esta entrevista concedida a Zenit las recientes críticas que han surgido contra el padre Dehon e ilustra sus virtudes heroicas.

Juan Pablo II había establecido que la beatificación del padre Dehon tuviera lugar el 24 de abril de 2005. A causa de su fallecimiento, no fue posible celebrarla y cuando el Papa Benedicto XVI se preparaba a establecer la nueva fecha, surgieron dificultades inesperadas por parte de la Conferencia Episcopal de Francia.

Exponentes de la comunidad judía publicaron frases y escritos en los que Dehon expresa críticas sobre el comportamiento de algunos judíos.

Para esclarecer la cuestión, el Papa nombró una Comisión, que se reunió el 24 de junio en el Vaticano, compuesta por los cardenales José Saraiva Martins, Paul Poupard, Georges Cottier, Roger Etchegaray; los arzobispos Angelo Amato, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Leonardo Sandri, sustituto de la Secretaría de Estado, y por el padre Ornelas Carvalho y el postulador general de los padres Dehonianos.

--Usted, ¿qué piensa de todo esto?

--Padre Ornelas Carvalho: Todas las obras del padre Dehon, incluidos los pasajes incriminados, fueron publicadas en su totalidad y sometidas al examen de los censores de la Congregación de las Causas de los Santos. No se dio el más mínimo «camuflaje», como escribió «Le Monde» el 10 de junio pasado.

El proceso de beatificación no fue interrumpido en 1952, a diferencia de lo que han escrito algunos, por la sencilla razón de que la causa fue introducida a partir de 1952. En la obra publicada por el padre Dehon, no se menciona en ningún momento a Karl Lueger, haciendo apología del antisemitismo. Relacionar la obra del padre Dehon con la de Lueger, a quien Hitler elogió en «Mein Kampf», es por tanto una grave difamación.

En el artículo de «Le Monde» se afirma que el Papa León XIII se distanció de Léon Dehon, sin embargo, en 1897 le nombró consultor de la Congregación del Índice, precisando: «Que se sepa que apruebo sus posiciones, pues le confío la función de quien tiene que juzgar la doctrina de los demás».

--¿De modo que no es verdad que el padre Dehon fuera antisemita?

--Padre Ornelas Carvalho: Todo lo contrario. La actitud del padre Dehon con respecto al pueblo judío no era ni mucho menos antijudía. Subrayó particularmente la dimensión providencial de este pueblo en la historia de la salvación, deseando también que las grandes figuras del Antiguo Testamento fueran incluidas en el calendario litúrgico de la Iglesia católica.

Cito, por poner un ejemplo, uno de sus textos: «Éste [el pueblo judío] no es un pueblo menos providencial. Dios no le ha abandonado definitivamente. Le conserva como testigo de la historia y de las Sagradas Escrituras. Le tiene reservada todavía como don una gran misión en los últimos tiempos del mundo…».

--¿Es verdad que Dehon condenaba el antisemitismo?

--Padre Ornelas Carvalho: Claro. Como consultor de la Congregación del Índice, actuó con vigor para que se abriera un proceso contra la Acción Francesa. Encargado de redactar el informe sobre este argumento, citó explícitamente el antisemitismo de la Acción Francesa como uno de los motivos para una condena.

--Algunos exponentes judíos franceses consideran que en el «catecismo social» de Dehon se dan frases ofensivas para el pueblo judío.

--Padre Ornelas Carvalho: Nos disgusta la manera en que se difama una personalidad como la de Dehon, utilizando textos totalmente sacados de contextos y citados de manera mutilada, para presentarlos de una manera negativa. Quisiera precisar que lo que impulsaba al padre Dehon en todas sus posiciones era el compromiso activo para denunciar las injusticias sociales de su época, en particular la de la usura, así como sus causas. El padre Dehon esperaba en la llegada de otra sociedad, la «renovación social cristiana». ZS05070301

 

+++

 

 

 

Cuando, ya siendo Papa, visité como peregrino el campo de Auschwitz-Birkenau en el año 1979, me detuve ante las lápidas dedicadas a las víctimas. Había inscripciones en varias lenguas:  polaca, inglesa, búlgara, gitana, checa, danesa, francesa, griega, hebrea, yiddish, española, flamenca, serbo-croata, alemana, noruega, rusa, rumana, húngara e italiana. En todas estas lenguas estaba escrito el recuerdo de las víctimas de Auschwitz, de personas concretas, aunque a menudo totalmente desconocidas:  hombres, mujeres y niños. Me detuve entonces un buen rato junto a la lápida con la inscripción en hebreo. Dije:  "Esta inscripción suscita el recuerdo del pueblo, cuyos hijos e hijas estaban destinados al exterminio total. Este pueblo tiene su origen en Abraham, que es también padre de nuestra fe (cf. Rm 4, 11-12), como dijo Pablo de Tarso. Precisamente este pueblo, que recibió de Dios el mandamiento de "no matar", ha experimentado en sí mismo, en medida particular, lo que significa matar. A nadie le es lícito pasar delante de esta lápida con indiferencia" (Homilía del 7 de junio de 1979, n. 2:  L´Osservatore Romano, edición en lengua española, 17 de junio de 1979, p. 13).

Hoy repito esas palabras. Ante la tragedia de la Shoah a nadie le es lícito pasar de largo. Aquel intento de destruir de modo programado a todo un pueblo se extiende como una sombra sobre Europa y sobre el mundo entero; es un crimen que mancha para siempre la historia de la humanidad. Que esto sirva, al menos hoy y en el futuro, como una advertencia:  no se debe ceder ante las ideologías que justifican la posibilidad de pisotear la dignidad humana a causa de la diversidad de raza, de color de la piel, de lengua o de religión. Dirijo este llamamiento a todos y, particularmente, a los que en nombre de la religión recurren al atropello y al terrorismo.

Estas reflexiones me acompañaron especialmente cuando, durante el gran jubileo del año 2000, la Iglesia celebró la solemne liturgia penitencial en la basílica de San Pedro, y también cuando fui como peregrino a los Santos Lugares y subí a Jerusalén. En el Yad Vashem, el memorial de la Shoah, y al pie del muro occidental del Templo, oré en silencio, pidiendo perdón y la conversión de los corazones.

Recuerdo que en 1979 reflexioné intensamente también delante de otras dos lápidas, escritas en ruso y en la lengua gitana. La historia de la participación de la Unión Soviética en aquella guerra fue compleja, pero no se puede por menos de recordar que durante la misma ningún pueblo sufrió tantas pérdidas humanas como el ruso. También los
gitanos, en la intención de Hitler, estaban destinados al exterminio total. No se puede subestimar el sacrificio de la vida impuesto a estos hermanos nuestros en el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau. Por eso, exhorto de nuevo a no pasar con indiferencia ante esas lápidas.

S.S. Juan Pablo II - Vaticano, 15 de enero de 2005

 

+++

 

Españoles ante la Shoa

La Lista de Sanz-Briz

 

Procedente de una familia de comerciantes y militares, Sanz Briz concluyó sus estudios poco antes de iniciarse la Guerra Civil española y, comenzada ésta, se enroló de voluntario en las tropas rebeldes del General Franco como conductor de camiones del Cuerpo de Ejército Marroquí.


En 1939  fue destinado como encargado de negocios en El Cairo, hasta que en 1943, fue trasladado a la legación española en Budapest. Desde su puesto puso en práctica todo tipo de estratagemas que consiguieron que miles de judíos escapaban de una muerte segura a manos de los nazis.

Como primera medida logró convencer a las autoridades húngaras para que aceptaran su protección sobre doscientos judíos de origen sefardí, a los que el Gobierno del General Franco reconoció su derecho a la nacionalidad española. "Después -relata el propio Sanz Briz a Federico Ysart en su libro España y los judíos-, la labor fue relativamente fácil. Las 200 unidades que me habían sido concedidas las convertí en 200 familias; y las doscientas familias se multiplicaron indefinidamente con el simple procedimiento de no expedir documento o pasaporte alguno a favor de los judíos que llevase un número superior al 200".

"Certifico que Mor Mannheim, nacido en 1907, residente en Budapest, calle de Katona Jozsef, 41, ha solicitado, a través de sus parientes en España, la adquisición de la nacionalidad española. La legación de España ha sido autorizada a extenderle un visado de entrada en España antes de que se concluyan los trámites que dicha solicitud debe seguir."

Este documento falso, fechado en Budapest el 14 de noviembre de 1944, salvó la vida del citado Mannheim. Como él, otros 5.200 judíos húngaros, que habrían sido deportados a campos de concentración por las tropas invasoras nazis en colaboración con el Gobierno fascista de Ferenc Szálasi.

El firmante del documento, Angel Sanz-Briz, que tenía entonces 32 años, era el jefe de la legación española en Budapest, adonde había llegado como encargado de negocios dos años antes.

El joven diplomático español, bajo las órdenes de su Gobierno y con la ayuda de un amigo, el italiano Jorge Perlasca, emitió salvoconductos a todos estos judíos alegando que eran sefarditas.

Mientras los salvoconductos, los trágicamente famosos «Schutzbriefe», eran tramitados por las autoridades húngaras, Sanz-Briz albergó a los judíos en once casas alquiladas.

Les dio techo, comida y atención médica hasta que pudieran salir del país. Para «blindar» estos edificios de las garras nazis, el diplomático español colocó un cartel que rezaba: «Anejo a la legación española».

Así, desde marzo de 1944, cuando las unidades de las «SS» hitlerianas entraron en Hungría para acabar con «elementos subversivos y judíos», y hasta diciembre de ese mismo año, cuando el Gobierno español le ordenó abandonar el país, Sanz-Briz arriesgó continuamente su vida, pues sólo 200 de esos 5.200 judíos eran realmente de origen español.

Con motivo del 50 aniversario del Holocausto, en 1995, el Gobierno húngaro rindió homenaje a la labor del funcionario español, descubriendo una placa colocada en uno de los edificios que sirvieron de albergue y refugio a los judíos. Al acto asistieron el entonces ministro de Asuntos Exteriores español, Javier Solana, y la viuda de Sanz-Briz, Adela Quijano.

«Budapest era una ciudad maravillosa, una de las más elegantes de Europa», dijo la viuda del diplomático, que vive en Madrid. «Poco podíamos imaginar -añadió- los horrores que iban a ocurrir más tarde».

Adela Quijano abandonó Budapest a principios del año 1944, poco después de dar a luz a Adela, la mayor de sus cinco hijos. Sanz-Briz permaneció allí solo, «porque era su obligación», afirmó la viuda.

Aunque bastante desconocido en España, Sanz-Briz trabajó en colaboración con el diplomático sueco Raul Wallenberg, al que se atribuye la salvación de unos 40.000 judíos húngaros.

Wallenberg, que entonces tenía apenas 30 años, consiguió convencer al Ministerio de Asuntos Exteriores sueco para que lo enviasen a Budapest con la sola misión de salvar judíos.

Hecho prisionero por las tropas soviéticas que tomaron Hungría a principios de 1945, se cree que Wallenberg murió en una prisión de la URSS después de la guerra.

«Si Sanz-Briz tuviera un nombre anglosajón, seguro que gozaría de mayor reconocimiento», se lamenta un diplomático español, que pone el ejemplo del católico alemán Oskar Schindler, el aventurero que salvó a 1.200 judíos de la cámara de gas, convenciendo a las autoridades alemanas de que los necesitaba para trabajar en su fábrica.

La historia de Schindler fue llevada al cine por el director norteamericano Steven Spielberg, lo que ha dado a conocer el nombre del industrial alemán por todo el mundo.

A falta de un Spielberg que catapulte el nombre de Sanz-Briz, muchos españoles desconocen también que su compatriota, al igual que Schindler o que Wallenberg, goza del título de «Justo de la Humanidad», otorgado por el Gobierno de Israel.

La mayoría de los españoles puede desconocer también que el zaragozano Sanz-Briz figura, junto a Schindler y Wallenberg, en el museo Yad Vashem de Jerusalén, donde se honra la memoria de los seis millones de judíos europeos asesinados por los nazis y sus colaboradores durante el III Reich.

Algunos pueden preguntarse qué significan los 1.200 de Schindler, los 5.200 de Sanz-Briz o los 40.000 de Wallenberg entre los 600.000 judíos húngaros que fueron asesinados por los nazis, o esos seis millones de europeos. La respuesta, quizá, la da una sola línea del Talmud: «Quien salva la vida de un hombre, salva al mundo entero».

 

+++

 

La Lista de Schindler (1993)

 

Es una película judía, de tema judío y director judío (Steven Spielberg) pero se basa en la historia real de Oskar Schidler, que era católico alemán y salvó a cientos de judíos de los nazis.

 

Un español frente al holocausto. Así salvó Ángel Sanz Briz a 5.000 judíos.

Autor: Diego Carcedo

 


El periodista Diego Carcedo ha querido rescatar del olvido al que fuera un joven diplomático español en Hungría durante la II Guerra Mundial y que con "su  coraje y valentía" salvó la vida de varios miles de judíos. Ángel Sanz Briz, testigo horrorizado del Holocausto, no se quedó como mero espectador ante la barbarie y se esforzó, alegando todos los recursos legales y diplomáticos a su alcance e incluso pagando salvoconductos de su propio bolsillo, en defender el derecho a la vida. Su gesta le ha llevado a ser reconocido ´Justo de la Humanidad´ por el Parlamento de Israel en 1991 y su nombre figura en una lista de honor junto a los de otros héroes como el alemán Schindler, cuya historia llevó a la gran pantalla Steven Spielberg.


Las primeras palabras que Diego Carcedo pronunció durante la presentación del libro fueron para comparar "el odio racial" que practicaron los nazis con el que la banda terrorista ETA ha demostrado una vez más con su reciente y detestable atentado. "Un sufrimiento acumulado" que aflige a la humanidad, pero que también hace relucir la calidad humana y la heroicidad de algunos sujetos. Tal fue el caso de Ángel Sanz Briz, joven diplomático de la España franquista destinado a Hungría durante la II Guerra Mundial y cuyos familiares estuvieron presentes en esta especie de homenaje que este escritor y periodista, con una larga trayectoria en RTVE, ha querido brindarle.

Durante el año 1944, el que después sería embajador español en seis países diferentes arriesgó su futuro profesional y su propia vida para rescatar de la barbarie a cuantos judíos pudo. En una Budapest bombardeada constantemente, dividida por la ocupación nazi y la del Ejército Rojo, Ángel Sanz Briz utilizó todos los recursos posibles, en su calidad de representante del Estado español, para evitar que miles de personas fueran conducidas a los campos de concentración de Auschwitz y Brikenau. Incluso llegó a alegar un Real Decreto de 1924 dictado por el general Primo de Rivera, por el que todos los descendientes de los sefardíes expulsados de España por los Reyes Católicos tenían derecho a pasaporte español. Una "faceta curiosa" de su modo de actuar, como también resulta admirable que, acercándose el término de la contienda, el Gobierno le ordenara regresar a su país de origen y él permaneciera al menos tres semanas más en Hungría tratando de evitar que ningún judío más subiera a esos trenes con destino directo a la muerte.

Para relatar estos hechos, Carcedo ha entrevistado a algunos de los supervivientes, los mismos que hace unos años firmaron su declaración de lo sucedido ante la comisión israelí que en 1991 le otorgó el título de ´Justo de la Humanidad´. El escritor también afirma poseer la lista completa de los ciudadanos que Sanz Briz salvó, aunque esta no ha sido incluída en el libro.

 

+++

 

The angel of Budapest - Angel Sank Briz,, 1910-1980, by Salvo Haim Alhadeff

I owe the following story to a man I had the great pleasure of befriending more than fourteen years ago. Though we met for only a few short hours on his visit to this country, a warm relationship has resulted between us notwithstanding the distance and the time elapsed. I will mention that this special man was born and lives in Zaragoza, Spain which - prior to the expulsion in 1492 - was a very important Jewish centre. His name is A.G. Lasierra and has known the following story for a long time because his mother and Sanz Briz´s family have known each other for many years.

The 50th sad anniversary of the Holocaust has been an occasion for publishing and reporting about unknown episodes, unknown ´saints´ and unusually good persons who tried by all means to save unhumanly ill-treated Jews. Different times and circumstances have created different kinds of heroes : to them belong those who were pushed their desire to help defenceless Jews, victims of racial prejudice, hatred and the demonic bestiality of Nazism. The whole world has heard about Raoul Wallenberg, the Swedish diplomat who, after saving thousands of Jews with special passports and travel permits, vanished in unknown circumstances in a Soviet prison; more recently we learned about Oskar Schindler, the nazi industrialist (trhough Spielberg´s motion picture byt he same name) who saved over a thousand Jewish lives. And now, to my great interets, my good friend from Zaragoza has sent me the story about the very special man whose name heads this story.

Angel Sanz Briz was born in Zaragoza and died in Rome in 1980. His name started getting known when, in 1991, the Institute for the Investigations on the Holocaust granted him the title of "righteous", its highest award, in gratitude for his humanitarian activities, and his name is now inscribed in stone in the Yad Vashem memorial, along with thousands of others who, in their individual way helped to save Jews from the nazi clutches. As recently as Sunday 16th October 1994 at number 35 in the street of Saint Esteban Park, facing the river Danube, the President of the Hungarian Republic Arpad Goncz and the Spanish Minister of Foreign Affairs Javier Solana unveiled on the 50th anniversary of the Holocaust the figure in memory of Angel Sanz Briz and later, on the same day, the President Goncz awarded the widow Angela Quijano a decoration in the Hungarian Parliament. What was the story lived by Angel Sanz Briz and what the Chargé d´Affaires of Spain did in Hungary during the Second r do to deserve such posthumous award?

Angel Sanz Briz arrived in Budapest in 1942, his second official posting, at age 32 and had a relatively quiet life until March 1944 when the German army invaded the country. Shortly after Adolf Eichmann himself moved to Budapest to organize the extermination of the Jews. Of the 750.000 living at the time in Hungary he managed to send 437.402 to the concentration camps, and this according to his own statistics. Sanz Briz solicited and obtained from his Ministry of Foreing Affairs (and according to his own words) wide authority to supply documents to the Sefardi Jews and negotiated with the Hungarian Government which was a puppet of Berlin. He was authorized to exercise his protection over 200 Sefardim which eventually increased to 300, on condition that they were to go to Spain and that the Spanish Governement had to pay the travel expenses. The Spanish diplomat could be seen running up and down the streets of the Budapest ghetto hunting for Sefardim and asking "Anybody amongst you o has anything to do with Spain"? and crossing with files of men and women bearing the yellow star of David on the lapel. But in Budapest, where Ashkenazim were in the majority and of Central Europe origin, he only could gather 45 to whom he granted the Spanish passport. "The 200 units that were granted to me" Sanz Briz was reminiscing in 1964, in front of Isaac Molho who repeated his words in a Sephardi publication "I converted into 200 families were multiplied indefinitely with the simple procedure of not issuing any Spanish documents or passports bearing a reference number over the figure 200!" While the Sefardim got Spanish passports, the other Jews were provided with travel documents or safe-conducts.

Of course it was not enough to provide these people with documents ensuring their survival. With funds of the legation or contributions of their own, Sanz Briz rented during the autumn of 1944 four buildings where he lodged them, after marking them with boards reading "Annexe to the Spanish Legation" in order to thwart the entry of the swastika militia men. Further he had to fedd his protected people until they were able to live the country. "As the number of the protected Jews is knowlingly suoerior to the accepted quota the houses are insufficient" Sanz Briz acknowledged in a telegram to his Ministry and reported by Federico Ysart in his book España y los Judios (Dopesa 1973). "This situation has produced a real overcrowding, cause of diseases and inconveniences which in any case are more acceptable than the deportation to the concentration camp". The person in charge of the negociations had more serious problems than the overcrowding of the people in his custody. T Hungarian regime was insisting on reconciling the number of his "tenants" in the four buildings with the 300 allied protected refugees and the militia men gave him difficult times and so they had to evacuate many of them.

After a few hours Sanz Briz´s intervention used to smooth things over. Later when Sanz Briz paid a courtesy visit to him, the gauleiter complained bitterly that diplomats used to call on him in order to intervene in favour of the Jews, ignoring the terrible fate of the Hungarians from Transilvania and Bessarabia who had fallen under the Soviet occupation. His visitor, later, made a gift for the Hungarian refugees and the militia man respected the extra territoriality of the buildings rented by the legation. Sanz Briz used to say "Whenever a complaint reached me that some of the sheltered people had been detained by the milita, a simple call to the gauleiter was enough to ensure his liberation and his reintegration to the building". The person in charge of the negociations left secretly from Budapest to Switzerland in the middle of December 1944, one month before the Red Army occupied the city. The Franco regime did not want any of their diplomats failing into the hands of troops wit those Government they had no diplomatic relations. However the Spanish protection of the Jews until the occupation by the Soviets continued thanks to Giorgio Perlasca, an Italian of Jewish origin, businessman and adventurer, to whom Sanz Briz granted a special passport and obtaining proof that he fought for the nationalist side during the civil war. Taking advantage of the existing situation, Perlasca took over and continued with the custody. How many Jews were saved by Sanz Briz and Perlasca? Federico Ysart reckons 4.295 though this figure does not include those who were lodged in the buildings without any documents. The figure can be rounded to 5.200.

Sanz Briz died in 1980 in Rome when he was Ambassador to the Vatican and before the evaluation of his activities in Hungary. In his commemorative booklet edited by Pablo Benavides, the Spanish present Ambassador to Hungary, states "his work was silenced by political circumstances" : in other words it means the non existence until 1986 of diplomatic relations between Spain and Israel and the resistance of the Jews to reward a representative of Franco, allied for years to Hitler.

"I restricted myself to accomplish the orders of my Government and of Gen. Franco" declared Sanz Briz 30 years ago. However his widow Angela Quijano, who lived by his side until August 1944, emphasizes that her husband went beyond the orders from Madrid, pledging himself to save Sefardi Jews.

Let us honour the memory of a good man who for purely humanitarian reasons succeded, under the very noses of the accursed Jew haters, in saving a sizeable numbe rof Jews, a man whose love for humanity carried beyond race, religious beliefs and other attitudes which divide humanity.

El si llamava angel y bivio´ como un angel!! Que alma bendicha!!!

 

 

+++

 

«El poder trata de destruir a la Iglesia porque no la controla»

 

+++

 

Que amar a Dios es un don y una tarea. Un don que se nos proporciona por el Espíritu Santo, a través principalmente de los Sacramentos y de la oración, y una tarea en la que hay que ejercitarse a través de las obras y del esfuerzo personal.

 

“Estemos alerta, no renunciemos a nuestros derechos fundamentales y, en todo momento, demos con serenidad y confianza razones de nuestra esperanza en Cristo, sabiendo que todo lo podemos en Aquel que nos conforta".

 

+++

 

«El mayor error de los cristianos del siglo XXI será dejar que el mundo se haga sin ellos, y, por tanto, sin Dios o contra Él. Y, el renunciar, abdicar o inhibirse ante una realidad presente, significa dejar el campo libre al mal, pero, además, no permite colaborar con el bien.»

 

+++

 

 

Consecuencias ambientales

 

21. Las desigualdades en la distribución de la propiedad de las tierras desencadenan un proceso de degradación del medio ambiente difícilmente reversible,(15) a lo que se añade el deterioro del suelo, la disminución de su fertilidad, el riesgo de inundaciones, la disminución de la capa freática, el aterramiento de los ríos y de los lagos y otros problemas ecológicos.

A menudo se fomenta, con facilidades fiscales y de crédito, la deforestación de amplios territorios para dejar sitio a la cría extensiva del ganado, a las actividades mineras o el manufacturado de las maderas, pero sin prever planes de rehabilitación del medio ambiente y si están previstos no se aplican.

La pobreza también está vinculada al deterioro medio ambiental en un círculo vicioso cuando los pequeños agricultores, expropiados del latifundio, y los pobres sin tierra, en busca de nuevas tierras, se ven obligados a ocupar las tierras estructuralmente frágiles, como por ejemplo los terrenos pendientes y a erosionar el patrimonio forestal para poder cultivar.

 

+++

 

El mensaje biblico - El cuidado de la creación

22. La primera página de la Biblia relata la creación del mundo y de la persona humana: « Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya: a imagen de Dios le creó; macho y hembra los creó » (Gn 1, 27). Palabras solemnes expresan la tarea que Dios les confía: « Sed fecundos y multiplicaos y henchid la tierra y sometedla; mandad en los peces del mar y en las aves de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra » (Gn 1, 28).

La primera tarea que Dios les encomienda —es evidente que se trata de una tarea fundamental— se refiere a la actitud que deben tener con la tierra y con todos los seres vivientes. « Henchir » y « dominar » son dos verbos que se pueden malentender con facilidad e incluso pueden parecer una justificación de ese dominio despótico y desenfrenado que no se preocupa por la tierra y por sus frutos y hace estragos con ella a su propio favor. En realidad « henchir » y « dominar » son verbos que, en el lenguaje bíblico, sirven para describir la dominación del rey sabio que se preocupa por el bienestar de todos sus súbditos.

 

El hombre y la mujer tienen que cuidar la creación, para que ésta les sirva y para que esté a disposición de todos y no sólo de algunos.

23. La naturaleza profunda de la creación es la de ser un don de Dios, un don para todos, y Dios quiere que se quede así. Por eso la primera orden que Dios da es la de conservar la tierra respetando su naturaleza de don y bendición, y de no transformarla en instrumento de poder o motivo de conflictos.

El derecho-deber de la persona humana de dominar la tierra nace del hecho de ser imagen de Dios: corresponde a todos y no sólo a algunos la responsabilidad de la creación. En Egipto y en Babilonia este privilegio era sólo de algunos. En la Biblia, en cambio, el dominio pertenece a la persona humana por ser tal y, por lo tanto a todos. Es más, es la humanidad conjuntamente la que se debe sentir responsable de la creación.

Dios deja al hombre en el jardín para que lo labre y lo cuide (cf. Gn 2, 15) y para que se alimente de sus frutos. En Egipto y en Babilonia el trabajo es una dura necesidad impuesta a los hombres en beneficio de los dioses: en realidad, en beneficio del rey, de los funcionarios, de los sacerdotes y de los terratenientes. En la narración bíblica, en cambio, el trabajo es algo para la realización de la persona humana.

 

La tierra es de Dios quien la ofrece a todos sus hijos

24. El israelita tiene el derecho de propiedad de la tierra, que la ley protege de muchas formas. El Decálogo prescribe: « no codiciarás la casa de tu prójimo, su campo, su siervo o su sierva, su buey o su asno: nada que sea de tu prójimo » (Dt 5, 21).

Se puede decir que el israelita se siente verdaderamente libre y plenamente israelita sólo cuando posee su parcela de tierra. Pero la tierra es de Dios, insiste el Antiguo Testamento, y Dios la ha dado en herencia a todos los hijos de Israel. Se debe por lo tanto repartir entre todas las tribus, clanes y familias. Y el hombre no es el verdadero dueño de su tierra sino que es más bien un administrador. El dueño es Dios. Se lee en el Levítico: « La tierra no puede venderse para siempre, porque la tierra es mía, ya que vosotros sois para mí como forasteros y huéspedes » (25, 23).

En Egipto la tierra pertenecía al faraón y los campesinos eran sus esclavos y de su propiedad. En Babilonia había una estructura feudal: el rey entregaba las tierras a cambio de servicios y de fidelidad. No hay nada parecido en Israel. La tierra es de Dios que la ofrece a todos sus hijos.

 

25. De ahí derivan varias consecuencias. Por un lado, nadie tiene el derecho de quitar la tierra a la persona que la cultiva, en caso contrario se viola un derecho divino; ni siquiera el rey puede hacerlo.(16) Por otro lado, se prohibe toda forma de posesión absoluta y arbitraria a propio favor: no se puede hacer lo que se quiere con los bienes que Dios ha dado para todos.

Sobre esta base la legislación ha ido añadiendo, impulsada siempre por situaciones concretas, muchas restricciones al derecho de propiedad. Algunos ejemplos: la prohibición de recoger los frutos de un árbol durante los cuatro primeros años (cf. Lv 19, 23-25), la invitación a no cosechar la miés hasta el borde del campo y la prohibición de recoger los frutos y las espigas olvidados o caídos, porque pertenecen a los pobres (cf. Lv 19, 9-10; 23, 22; Dt 24, 19-22).

A la luz de esta visión de la propiedad se entiende la severidad del juicio moral expresado por la Biblia sobre los abusos de los ricos, que obligan a los pobres y a los campesinos a ceder sus fundos familiares. Los Profetas son los que más condenan estos abusos. « ¡Ay, los que juntáis casa con casa, y campo con campo anexionáis! » grita Isaías (5, 8). Y su contemporáneo Miqueas añade: « Codician campos y los roban, casas, y las usurpan; hacen violencia al hombre y a su casa, al individuo y a su heredad » (2, 2).

 

+++

 

Gracias por visitarnos

 

¡Laudetur Iesus Christus!

 

Recomendamos vivamente: ‘Vida y destino’ de Vasili Grossman - Galaxia Guttenberg Círculo de Lectores publica Vida y destino, de Vasili Grossman, que en este impresionante millar de páginas consigue conmover y emocionar al lector. Es un friso de vida, mezcla de novela y ensayo sobre la fe, la ciencia, la amistad, el amor, el bien y el mal. Las páginas sobre la Navidad en el sitio de Stalingrado, o la descripción de las cámaras de gas de los campos de exterminio nazis, son inolvidables. En el sectario ejercicio de memoria histórica al que nos vemos sometidos, este libro ha pasado como de tapadillo. Spielberg tiene, si quiere, en estas páginas un peliculón tan admirable como el de su famosa Lista de Schindler. Esta gran novela ha sido comparada con obras maestras como Doctor Zhivago, o Guerra y paz. Este libro es un insuperable homenaje a los millones de víctimas de la Revolución bolchevique y del comunismo soviético, cuya autocrítica y obligada petición de perdón brilla por su ausencia. Tal vez este escritor y periodista ruso, que cubrió con sus crónicas la batalla de Stalingrado y que fue el primero en dar la noticia al mundo de la existencia de los tenebrosos campos nazis de exterminio, hubiera hecho mejor escribiendo menos páginas, pero lo que hubiera ganado en aceptación lo hubiera perdido en justicia. En todo caso, impresiona, como destilado final de estas páginas, la fortaleza del alma humana ante el terror más desatado y ante la innoble e inhumana ofensiva del desmoronamiento moral e ideológico. 2007- +

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).