Saturday 29 April 2017 | Actualizada : 2017-03-29
 
Inicio > Leyendas Negras > 1932 - genocidio holocausto comunista;Ucrania 7-11 millones muertos; judíos


«El nuevo milenio exige que ucranianos y polacos no permanezcan prisioneros de sus triste memoria».

 

+++


Fonte: L. HautecoeurProduction et commerce du blé en Russie, inLes Rapports économiques de la Russie et de l’Ukraine, Parigi, Service Géographique de l’Armée, 1919.

 

Hay que recordar también que en las elecciones de 1932, el Partido Nacional socialista nazista tuvo mucho más apoyo en los estados alemanes protestantes que en los católicos.


 

No he encontrado ningún estudio completo sobre las hambrunas ucranianas perpetradas por Lenin primero y después Stalin que costaron grosso modo 10 millones de vidas y la vuelta al canibalismo. ¿Conoce usted alguna obra dedicada a ello a parte de las referencias en GULAG y en Koba el Temible?

 

Sí, hay varias cosas por ejemplo, la monografía de Robert Conquest, Harvest of Sorrow.

Dr. en historia antigua: César Vidal. 2005-03-01-Esp. L.D. -18hs.

(Además los archivos secretos del KGV-soviéticos y ucranianos).

 

+++

 

Una figura como Lazar Kaganovich, uno de los brazos ejecutores de Stalin en las hambrunas de Ucrania siendo ucraniano él mismo, y destructor de gran parte del Moscú antiguo para crear la perfecta ciudad soviética, me parece que merece más de una película y apenas se le conoce. ¿No le parece que los personajes de la Rusia comunista son unos grandes desconocidos?

 

Por desgracia porque la Humanidad debería saber a fondo lo que fue la "clase dirigente de la Humanidad progresista". Por cierto, existe un libro suyo de memorias muy interesante. 2005

 

+++

 

Después de Leer a Norman Davies, ¿No opina usted que Polonia fue la gran mancha de los Estados Unidos en la Segunda Guerra mundial?

 

Una de ellas, porque la devolución de presos a Stalin no lo fue menos.

 

+++

 

...Ya he expuesto en otras ocasiones  las decisivas similitudes entre los genocidios  ucraniano e irlandés. Hay también algunas diferencias. El primero tuvo mucho de venganza por la resistencia de los campesinos a la colectivización y a pasar hambre por alimentar al Ejército Rojo. Fue un genocidio franco e intencionado...

 


65 años de las masacres de Volinia

 

por José Luis Orella

En el verano de 1943, entre el 11 de julio y el 16 de julio, se cometieron en Volinia, actual occidente de Ucrania, uno de los genocidios desconocidos de la opinión pública

 

Volinia es una región que históricamente ha vivido a caballo entre Polonia y Rusia. Cuando Polonia recuperó su independencia en 1918, parte de la región volvió a su soberanía.

 

La región, como todo el este del país, tenía una población heterogénea formada por polacos, ucranianos, judíos, alemanes, lituanos e incluso checos. Pero el dominio polaco provocó las iras de los ucranianos al querer polaquizarles.

 

Durante el inicio de la Segunda Guerra Mundial, la región quedó bajo dominio soviético, desde 1939 hasta 1941, por el pacto germano-soviético. Gran parte de los oficiales e intelectuales polacos asesinados por el NKVD en las fosas de Katyn provenían de la región de Volinia.

 

Cuando en 1941, los alemanes invadieron la URSS, la región quedó bajo ocupación germana.

 

Entre los grupos clandestinos que se formaron, se encontraban el AK (Ejército Secreto Polaco) y el UPA (Ejército Insurgente Ucraniano) además de los minoritarios partisanos comunistas.

 

Pero en julio de 1943, las unidades del UPA decidieron realizar algunas acciones de castigo contra la población rural polaca, para fomentar su huída. Más de 170 pueblos fueron asaltados y destruidos, y su población polaca fue prácticamente exterminada.

 

Los distritos de Kowel, Horochow y Wlodzimierz Wolynski concentraron las mortandades. La población campesina indefensa fue quemada, degollada y asesinada de modo brutal, ante la pasividad alemana.

 

Los sacerdotes eran crucificados, mientras los campesinos perecían quemados en el interior de las iglesias. No se saben las cifras, pero las menores hablan de 60.000 asesinados, a los que habría que sumar otros 12.000 en la Galitzia oriental.

 

La limpieza étnica culminó con éxito, y los supervivientes se refugiaron en el área de Lublin. Al final de la guerra, la región fue integrada en la URSS y repoblada con rusos y ucranianos.

·- ·-· -······-·?José Luis Orella

http://www.arbil.org/arbil122.htm

 

+++

 

GENOCIDIO COMUNISTA EN UCRANIA:

7 A 11.000.000 DE MUERTOS.

 

Argentina conmemora 70º aniversario de genocidio de católicos en Ucrania

BUENOS AIRES, 25 Nov.2003-La comunidad católica de Ucrania en Argentina llevará a cabo diversas actividades con motivo del 70º aniversario de la hambruna que mató a más de 7 millones de ucranianos durante el régimen comunista de Stalin.

Las actividades conmemorativas comenzarán el próximo viernes 28 de noviembre, a las 7:30 p.m., en el edificio Santo Tomás Moro de la Universidad Católica Argentina, con la proyección del documental “La cosecha de la desesperanza”, realizado por S. Nowytski y J. Luhovy. Seguidamente, se llevará a cabo un debate con la presencia de testigos de aquel triste acontecimiento acaecido entre los años 1932 y 1933.

El domingo 30 de noviembre, a las 7:30 p.m., en la Catedral de Buenos Aires, se celebrará un solemne pontifical, presidido por Mons. Miguel Mykyc! ej, obispo-eparca para los ucranios.

En un folleto conmemorativo, publicado para esta ocasión, el Padre Luis Glinka, vicario general del la eparquía Ucrania, explicó que “en el año 1929, en la Unión Soviética, comenzó a regir el llamado Plan Quinquenal para la construcción del Socialismo. La primera medida, fue la prisión y el fusilamiento o deportación de los propietarios de las tierras, arrendatarios o principales directores de establecimientos comerciales e industriales”.

“Primero se atacó al sector agropecuario; el campesinado fue clasificado por el gobierno en dos clases: los kulaks o ricachones, que con su propio esfuerzo llegaron a tener cierto bienestar económico, y los batraks o pobres, que vivían con escasos recursos. Así, se fomentó el odio contra el rico y luego, el gobierno tomaba intervención directamente”, agregó.

Luego, el sacerdote recordó que “p! ara quebrar la resistencia de los ucranios, el gobierno de Stalin decidió quitarles a los propietarios todos los alimentos, argumentando que no habían pagado los impuestos. Esta quita de alimentos fue cumplida por brigadas de la juventud comunista, traída especialmente desde las ciudades y desde Rusia central.

“Como consecuencia –continuó–, esto provocó en el invierno y primavera de 1932-1933 una feroz hambruna, y como resultado de la misma, perecieron entre 7 y 11 millones de ucranios -entre ellos más de 3 millones de niños- en todo el territorio central y oriental de Ucrania”.

Asimismo, el religioso resaltó que “Stalin no aceptó nunca ayuda económica desde el exterior, aún de la Santa Sede, y negó la existencia del hecho. Finalmente, después de la catástrofe humana nacional, Ucrania quedó dominada por el comunismo ruso”.

Finalmente, el Padre Glinka cuestionó que “el imperialismo soviético siempre haya negado este genocidio y que Occidente no se haya preocupado por saber la verdad. Recién ahora, después de 70 años, se comienzan a abrir los archivos para los estudiosos de esa dolorosa realidad y una de las más grandes de la humanidad, ocurrida durante el siglo XX”.

 

+++ 

 

“En estos días celebramos el 75 aniversario del Holodomor -la gran hambruna- que en los años 1932 y 1933 causó millones de muertos en Ucrania y en otras regiones de la Unión Soviética durante el régimen comunista”

El Papa expresó “vivamente” su deseo de que “ningún ordenamiento político pueda jamás, en nombre de una ideología, negar los derechos de la persona humana y su libertad y dignidad”, y aprovechó la ocasión para asegurar su oración por “las víctimas inocentes de aquella enorme tragedia”. 2008. 11.23

 

+++


Holodomor, matar de hambre por la revolución



El Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética decretaba en 1929 la colectivización obligada de las explotaciones agrarias, independientemente de su tamaño. En la República Socialista Soviética de Ucrania, con una gran tradición de pequeños propietarios que vivían de la producción de autoconsumo y del trueque de sus excedentes. Por eso, en ese territorio la resistencia a la colectivización de la tierra suponía la condena al hambre para millones de habitantes.


Entre 1929 y 1931 las protestas de los pequeños agricultores fue constante, según los archivos soviéticos hubo más de 14.000 manifestaciones en ese periodo contra la colectivización hasta que Stalin decretó su obligatoriedad y movilizó al Ejército Rojo para que se incautara de la producción.



El resultado fueron dos millones de muertos –varios periódicos occidentales llegaron a elevar la cifra hasta los seis millones- por hambre en tan solo 14 meses. Una cifra que contrastaba con los 100.000 muertos anuales de media en los años anteriores. La decisión de Stalin fue implacable y de nada sirvieron los informes de la mortandad que recibía semanalmente y que se conservan en los archivos de Moscú.



Las imágenes eran desgarradoras y los cadáveres se amontonaban en unas poblaciones en las que las personas deambulaban como espectros y una apariencia que recordaba a la de los judíos de los campos de concentración de una década después. Pero no hubo marcha atrás, el número de víctimas no contaba para imponer los principios revolucionarios.

http://www.gaceta.es/juan-e-pfluger/holodomor-matar-hambre-revolucion-05052015-1949 2015-08-08


+++


 

 

 

Quienes niegan el Holocausto

 

POR VALENTÍ PUIG

DE lo último que se sabe del negacionista David Irving es que estaba arengando a la extrema derecha húngara. Irving —junto a Robert Faurisson— es el personaje que más destaca en defensa de las tesis que niegan el Holocausto judío: no hubo judíos exterminados en la Alemania nazi o tan sólo unos pocos, en todo caso Hitler no sabía nada, el diario de Anna Frank es una impostura y Auschwitz únicamente fue un campo de prisioneros con una alta tasa de mortandad. En libros como «La guerra de Hitler» y otros, Irving fue deslizándose velozmente por el tobogán del descrédito. Han sido constantes y aparatosas las contradicciones en datos y argumentos de sus libros, casi siempre ambiguos en la concreción de sus conclusiones.

Si no de pronazi inicialmente, hay algo de mitómano y provocador que le ha llevado a una secuencia casi ininterrumpida de episodios judiciales, hasta el extremo de que fue él mismo quien se querelló contra la autora antinegacionista Deborah Lipstadt y perdió el juicio. El juez británico sentenció de forma clarísima: «Para sus propias razones ideológicas, Irving ha tergiversado y manipulado de forma persistente y deliberada la evidencia histórica; por las mismas razones ha retratado a Hitler desde una perspectiva favorable injustificada, principalmente en relación a su actitud y responsabilidad en el tratamiento de los judíos; es un negador activo del Holocausto; es antisemita y racista, y se asocia con extremistas de derecha que promueven el neonazismo».

Para Irving, con buenos contactos entre los supervivientes de la jerarquía nazi, en Hitler no existe un componente agresor, destructivo o maléfico: se limitó a reaccionar contra las agresiones británicas lideradas por el infame Churchill, un borracho racista. El Führer nada supo del Holocausto, si es que es verdad que hubo hornos de incineración. La prueba es que, si en verdad Hitler hubiese diseñado y decidido personalmente la Solución Final —dice un argumento atroz de los negacionistas—, no habría ningún judío superviviente. En otro de sus libros, Irving califica los hechos de Hungría en 1956 como «revuelta antijudía». Gran parte de sus insinuaciones antisemitas encajan a la perfección con la nueva judeofobia. El islamismo radical comparte esos supuestos negacionistas: el líder musulmán británico Asghar Bukhari reconoce haber dado dinero a Irving, el actual presidente palestino —Abbas— escribió su tesis doctoral en Moscú sobre la conexión entre el nazismo y los sionistas y recientemente el Irán de Ahmadineyad —socio de Zapatero en la Alianza de Civilizaciones— convocó un congreso para la negación del Holocausto. En paralelo, Noam Chomsky ha salido en defensa del derecho de Faurisson a negar el Holocausto. Ahí se suman los detractores de la conspiración judeomasónica y también los de la trama judeocapitalista. El líder antiglobalización José Bové sostiene que los actos de violencia antisemita en Francia están inspirados por el espionaje del Estado de Israel. Lo ha escrito Faurisson: «El antisemitismo no es el peor de los racismos, pero una buena manera de hacérnoslo creer es precisamente hacernos creer en el "genocidio" de los judíos».

El año pasado, Irving estuvo unos meses en la cárcel, en Austria, por infringir la ley austriaca que considera delictivo negar el Holocausto. Países con leyes parecidas son Bélgica, la República Checa, Alemania, Francia, Israel, Rumania, Eslovaquia, Suiza, Polonia, Lituania. En sentido similar han legislado Italia, el Reino Unido o Canadá. En la Unión Europea existe el propósito de criminalizar la negación del Holocausto. En el caso de Irving, otros países ni siquiera le han dejado entrar para no dar publicidad a unas posiciones ideológicas que manifiestamente incitan al odio.

¿Hasta qué punto esas iniciativas legislativas pueden ser un límite indebido a la libertad de expresión? Precisamente la historiadora Deborah Lipstadt es una de las que sostienen que Irving debiera poder proclamar sus tesis. Creen que esas batallas no deben ganarse por vía de la censura, sino con realidad histórica y verdad. Desde luego, para lo que fueron territorios del Tercer Reich, las leyes antinegacionistas tiene más de una razón de ser, como para el conjunto de la Europa que Hitler invadió y sojuzgó. Ahí y en otras partes también hay negacionistas a favor de Stalin, Mao o Pol Pot. Por negar, hay quien niega el atentado del 11-S. ‘ABC’ 2007-05-29

 

+++

 

Cerca de 1.700.000 a 2.000.000 de camboyanos fueron

muertos por el camboyano nacional socialista comunista

POL POT,como revolucionario aplaudido por Fidel CASTRO.1975.

 

Muertes: 66 MILLONES EN RUSIA, 60-100 MILLONES EN CHINA...

 

En su mensaje por la conmemoración de la reconciliación ucraniano-polaca

CIUDAD DEL VATICANO, 18 julio 2003 - Juan Pablo II ha subrayado el carácter liberador del perdón con ocasión de la conmemoración oficial de la reconciliación ucraniano-polaca celebrada el pasado 11 de julio, en el 60º aniversario de los trágicos sucesos de Volinia

«El nuevo milenio exige que ucranianos y polacos no permanezcan prisioneros de sus triste memoria», escribió el Papa en su mensaje enviado a los cardenales Józef Glemp –arzobispo de Varsovia y primado de Polonia--, Marian Jaworski –arzobispo de Lviv de los Latinos-- y Lubomyr Husar –arzobispo mayor de Lviv de los Ucranianos— y a los «pueblos hermanos de Ucrania y Polonia» .

Hace sesenta años, a lo largo de la frontera oriental de Polonia, habitada por ucranianos, polacos y judíos, la promesa incumplida por parte de los alemanes de crear una región autónoma ucraniana desencadenó entre las comunidades una terrible destrucción que causó la muerte de decenas de miles de personas.

Sucedió en julio de 1943, «en el torbellino del segundo conflicto mundial», constató el Santo Padre. «Cuando más urgente habría sido la exigencia de solidaridad y de ayuda recíproca, la oscura acción del mal envenenó los corazones y las armas hicieron correr sangre inocente», añadió.

Ahora, sin embargo, «se advierte la necesidad de una reconciliación que permita contemplar el presente y el futuro con nuevos ojos».

Por ello, Juan Pablo II insiste en la necesidad de que ucranianos y polacos, «considerando los sucesos pasados con un espíritu nuevo, se miren el uno al otro con ojos reconciliados, comprometiéndose a edificar un futuro mejor para todos».

En este punto, el Papa recordó el proceso de purificación de la memoria en el Jubileo del 2000, cuando «la Iglesia, en un contexto solemne, con clara conciencia de lo ocurrido en tiempos pasados, pidió perdón ante el mundo por las culpas de sus hijos, perdonando en el mismo momento a cuantos le habían ofendido de distintas formas».

Es la actitud que la Iglesia propone a la sociedad civil, «exhortando a todos a una reconciliación sincera, conscientes de que no hay justicia sin perdón» y de lo frágil que sería «la colaboración sin una apertura recíproca»

Según el Santo Padre, se trata de una tarea urgente teniendo en cuenta lo necesario que es «educar a las jóvenes generaciones para que afronten el porvenir no bajo los condicionamientos de una historia de desconfianzas, de prejuicios y de violencia, sino en el espíritu de una memoria reconciliada».

Volinia es una región de Ucrania occidental con menos de un millón y medio de habitantes, muchos de ellos greco-católicos. Esta región del país está –y estaba— compuesta étnicamente por ucranianos –la mayoría--, polacos, rusos, gitanos y judíos.

Durante la Segunda Guerra Mundial –recuerda el diario «Avvenire»--, las etnias más representativas –ucranianos y polacos— formaron organizaciones político-militares para luchar contra los soviéticos, unas veces apoyándose en los alemanes y otras combatiéndoles, pero cometieron actos en perjuicio de otras nacionalidades de la zona.

Una de ellas fue la organización nacionalista ucraniana UPA –Ejército revolucionario ucraniano— liderada por Stepan Bandera, cuyo fin era –además de oponerse a la hegemonía de Moscú— expulsar de la región al resto de las etnias.

El 11 de julio de 1943, una sección del UPA ocupó e incendió el pueblo de Biskupici y dio muerte a una familia de polacos –padres y cinco hijos--. Fue sólo el comienzo.

Un día después, los hombres de Bandera mataron en Maryja Wola a dos centenares de personas aproximadamente. Treinta polacos fueron arrojados con vida a un pozo y asesinados a pedradas.

Recientemente, en el diario Den’ de Kiev, Víctor Medvedciuk, entonces presidente del Parlamento, afirmó que tales acciones habían tenido el carácter de una «limpieza étnica» contra la población polaca. «Sin duda deben ser condenadas como criminales», concluyó. ZS03071801

 

 

+++

 

Masacre japonesa contra chinos en el 1937. Recuerdo de Nanchino - Ceremonia por el 70 aniversario del masacre de Nanchino, efectuado por los japoneses en la ciudad china, durante la invasión del 1937, cuando asesinaron en pocos días entre 260.000 y 350.000 personas. Liu Jin/Afp) 2007-12-13 – Tal año en España arreciaba una guerra civil donde las fuerzas republicanas comunistas entre otras, cometían horribles crímenes, provocando el glorioso martirio a miles de cristianos. Y en Alemania se programaba la ‘aniquilación’ para, en primer lugar, desaparición de los judíos en Europa. La leyenda negra que solo pueblos de cultura cristiana cometieron en el siglo XX las peores masacres, con un poco de historia, se demuestra tal falsedad. Valga recordar además, el gran genocidio turco-mahometano contra armenios y sólo cristianos entre 1915/7. Si en 1912 vivían en el Imperio Otomano algo más de dos millones de armenios cristianos, el Patriarcado Armenio de Constantinopla censó 77.435 en 1927. Sabiendo ya que, a finales del siglo XIX, durante el reinado del turco Abdul Hamid, comenzaron las represalias islámicas y, entre 1884 y 1896, fueron asesinados entre 200.000 y 300.000 armenios cristianos.

 

 

 

¿QUÉ HACER CON LOS FALSARIOS?

NEGAR EL HOLOCAUSTO SOVIÉTICO

 

 

El lunes 5 de diciembre The Wall Street Journal publicaba un importante texto firmado por Robert Conquest, decano de los historiadores de la tiranía soviética y, para algunos de nosotros, uno de los mayores ejemplos morales vivos que hay en el mundo. Pocos autores han escrito tanto y tan bien acerca de los horrores del comunismo.

 

En un artículo titulado ‘Stalinofilia’, Conquest describía el caso de un poco relevante académico italiano, Luciano Canfora, que ha logrado publicar un relato prosoviético de la política del siglo XX titulado, en su idioma original, Democracia: historia de una ideología. El volumen de Canfora ha salido en Italia, Francia, España e Inglaterra. Está previsto que aparezca en Estados Unidos en enero, con el título más neutral de Democracia en Europa: una historia.

 

Un editor alemán rehusó publicar el libro y ha sido acusado de practicar la "censura", como si el ejercicio del derecho a no publicar o distribuir un texto particular por parte de una empresa privada fuera de alguna manera una negación de la libertad de prensa. Obviamente, si la contribución de Canfora tuviera algún mérito sería publicada en Alemania por otra firma. Pero un periodista suizo, Joachim Guntner, ha advertido del carácter cuestionable del trabajo, en el que nunca se menciona la palabra "gulag" pero se ataca a Estados Unidos por su presunto apoyo al fascismo en todo el mundo. Un izquierdista alemán denunciaba la "estupidez dogmática" de Canfora.

 

Las credenciales académicas de Canfora pertenecen al ámbito de los estudios grecorromanos, no al de la política moderna. Las aventuras descarriadas de locos con período lectivo apenas son noticia. Tampoco lo es la nostalgia de campus por la manipulación intelectual de la era estalinista. En aquella época oscura, la democracia, junto con el arte moderno, el psicoanálisis, los avances del siglo XX en física, la cultura popular y los movimientos laborista y socialista establecidos era rutinariamente vilificada por las filas robóticamente condicionadas de los partidos comunistas del mundo.

 

 

Hitler nunca habría alcanzado el poder sin la aprobación implícita de Moscú, que impidió que sus secuaces alemanes se unieran a las masas socialdemócratas para oponerse a los nazis. Stalin y Hitler se aliaron abiertamente contra las democracias desde agosto de 1939 hasta junio de 1941, lo que permitió a los rusos ocupar territorios como los estados bálticos y Moldavia. Por cierto, el neoestalinista Vladimir Putin se imponía recientemente en la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) –que posee un amplio historial de corrupción política y mala gestión en la Bosnia-Herzegovina de posguerra y Kosovo, así como de antiamericanismo rampante, aunque EEUU sea uno de sus miembros permanentes– para que se permita que las tropas rusas permanezcan en el empobrecido territorio moldavo, último trofeo del romance de Stalin con Hitler.

 

Se percibe un renovado desprecio a la democracia en la política global desde mediados de los años 70, cuando el fin del autoritarismo en España y Portugal reavivó las fantasías de pequeñas camarillas de intelectuales radicales. Frente al triunfo obvio del capitalismo, la transparencia pública y la soberanía popular en esas antiguas dictaduras, los revolucionarios izquierdistas, que no podían escapar de sus propias prisiones mentales "oposicionales", empezaron a cuestionar el valor intrínseco de la democracia. En Francia, algunos se convirtieron en revisionistas del Holocausto nazi. Por entonces, el idioma antidemocrático era fomentado por el Partido Comunista Soviético, que reintrodujo el tradicional idioma moscovita de violencia contra el judío.

 

Después de que el comunismo se viniera abajo, los restos de la nomenklatura se fusionaron con las tendencias neonazis “nuevas” y con las preexistentes para constituir una "alianza roji-parda" de comunistas y hitlerianos en contra del capitalismo, los judíos y Occidente en general. El comunismo y el fascismo, al igual que en 1939-41, parecían una vez más indistinguibles. En Estados Unidos, los llamados "conservadores" aislacionistas defendían sangrientas dictaduras como la de Slobodan Milosevic en Serbia, donde los "marxistas humanistas" adoptaron súbitamente un ultranacionalismo virulento.

 

Esta situación puede cambiar conforme los racistas de países como Gran Bretaña o Francia asuman la iniciativa de atacar a los musulmanes locales, en sustitución de su objetivo histórico, el judío. En contraste, la izquierda decrépita ha salido en defensa de Sadam Husein, incluso ha ofrecido apoyo a los terroristas de Zarqaui, así como al wahabismo en Arabia Saudí.

 

 

Me interesa destacar, no obstante, que la polémica de Conquest contra Canfora coincidía con una noticia breve, aparecida el 1 de diciembre en el Daily Telegraph de Londres, en la que se informaba de que el Parlamento de la República Checa está considerando si la negación de las atrocidades perpetradas por el comunismo debiera ser una ofensa criminal punible con tres años de prisión. Esta cuestión urticante parece responder a una pregunta planteada por Conquest: ¿qué distinción puede hacerse entre el revisionista del Holocausto nazi y el negador del soviético? (La diferencia inmediata es que el segundo puede trabajar en la enseñanza universitaria sin tener que ocultar sus opiniones).

 

Nunca he sido partidario de restricción legal alguna, al margen de las leyes sobre libelo, a los discursos y los escritos, sin importar lo repelentes que puedan ser. Me opongo a la censura de Al Qaida y de páginas de internet similares, porque como activista opositor al extremismo islamista necesito rastrear y estudiar al enemigo. También me he opuesto a las leyes contra el revisionismo del Holocausto, porque creo que es más importante denunciar la calaña moral de tal postura que fingir, según los cánones de la corrección política, que ese discurso alucinatorio no existe. Y mientras vivía en Bosnia-Hercegovina y Kosovo me opuse a las leyes contra los discursos que fomentan el odio, porque sé que es mejor airear la ira que suprimirla. Un gran pensador argumentó una vez que la libertad se define mediante su preservación frente a lo que nos oponemos, no a lo que aprobamos. Esto es indiscutible.

 

Sin embargo... también porque viví en la ex Yugoslavia, y porque he visto personalmente los devastadores efectos del estalinismo en Rumania, Albania y Polonia, la aprobación checa de una ley contra el revisionismo del Holocausto soviético es más que provocativa. Es tentadora. La supresión de la verdad acerca del estalinismo fue la característica principal de la vida intelectual mundial a lo largo de las cuatro décadas y media que van desde 1945 hasta 1990. La izquierda afirmaba falsamente que Rusia quería la paz mientras el imperialismo eslavo planeaba y ejecutaba continuas aventuras de agresión, desde la tentativa de golpe en Grecia en 1944 hasta los experimentos de totalitarismo que se han prolongado en Cuba y en unos cuantos países. Castro incita hoy a Hugo Chávez, profunda vergüenza para Venezuela, igual que los rusos manipulaban la dictadura militar izquierdista de Guatemala en los años 40.

 

Por su parte, la mayor parte de la derecha estaba tan unida al "realismo" que se hizo parecer inevitable y hasta saludable el acomodo con el expansionismo soviético –contenido más que combatido, por parafrasear la inmortal formulación de James Burnham–. El horror del legado soviético –las fosas comunes, la traición a la República española en la guerra civil de 1936-39, los asesinatos de exiliados (incluido el de Trotsky) y otras atrocidades similares habrían competido con las animaladas de Hitler, Mussolini y los imperialistas japoneses– fue ampliamente olvidado. Apenas unos cuantos individuos de Occidente, entre ellos Robert Conquest, rompieron el consenso sobre el sovietismo.

 

 

Ver expuestos como charlatanes y mentirosos, en los medios de comunicación y las instituciones académicas occidentales, al respetable atajo de mediocridades que aún insisten, por mencionar sólo unos cuantos casos, en que las denominadas Brigadas Internacionales que participaron en la guerra civil española eran héroes en lugar de asesinos pertenecientes a la policía secreta; en que el vulgar espía ruso Alger Hiss era inocente; en que los perversos Rosenberg, que ayudaron a Stalin con la bomba atómica, fueron víctimas del prejuicios; en que la denominada “lista negra” de Hollywood, por la que unas cuantas personas perdieron posibilidades de empleo, era comparable a las purgas soviéticas, en las que millones de personas fueron masacrados; todo eso, cuando menos, sería algo. Ver a esta casta de reptiles (como Trotsky describió una vez a los redactores de la revista The Nation) llamada a dar cuenta de la traición a la historia durante una generación, de la prostitución de las esperanzas, del manejo de los ideales como pretexto para la propaganda abierta es tentador. Quizá demasiado.

 

El caso Hiss es especialmente pertinente en esta discusión, dado que gran parte de las pruebas concluyentes se descubrieron mucho después de que tuviera lugar el caso Hiss, en los años 40. Se demostró que Hiss y su círculo eran traidores entusiastas y cómplices de terror. Las pruebas surgieron de los archivos del Partido Comunista Checo y de las declaraciones del colega espía de Hiss, Noel Field, que en tiempos fue muy conocido pero ahora ha caído en el olvido.

 

Me propongo, al menos, averiguar –en el caso de que la ley checa obtenga el visto bueno de la Cámara Alta– si los extranjeros podrán presentar denuncias contra otros extranjeros en el marco de la "Ley de Negación del Holocausto Soviético". Tan detractor como soy, repito, de cualquier restricción a la argumentación oral o escrita, ver a tipos como Noam Chomsky o Victor Navasky ante un tribunal checo en calidad de acusados sería, por decir algo, memorable.

 

Incluso mientras protegemos los derechos de quienes despreciamos, algunas personas necesitan aprender que, indudablemente, los argumentos tienen consecuencias. Al menos en los tribunales checos de hoy, es de esperar que los acusados reciban una audiencia justa, al contrario que en los de Stalin.

Stephen Schwartz, fundador y presidente del Centro por el Pluralismo Islámico.

2006-01-03- http://revista.libertaddigital.com/articulo.php/1276231140

 

+++

  

El Holocausto fue la persecución y el asesinato sistemático burocráticamente organizado de aproximadamente seis millones de judíos por el gobierno nazi y sus colaboradores. “Holocausto” es una palabra de origen griega, que significa “sacrificio por fuego.” Los nazis, que tomaron el poder en Alemania en enero de 1933, creían que los alemanes eran una “raza superior” y que los judíos, considerados “inferiores”, no merecían vivir. Durante el Holocausto, los nazis también tuvieron en su mira a otros grupos por razón de su percibida “inferioridad racial”: los romas (gitanos), los discapacitados, y algunos grupos eslavos (polacos, rusos, y otros). Otros grupos fueron perseguidos por razones políticas, religiosas o de orientación sexual: sacerdotes (inclusive Obispos), monjes y religiosos católicos como protestantes; comunistas, socialistas, testigos de Jehová y homosexuales.

 

+++

 

Genocidio - La primera matanza programada sistemáticamente ‘genocidio’, fue de los musulmanes turcos contra los cristianos armenios – 1915: llevaron a la muerte a no menos de 1.500.000 de cristianos armenios.

 

El término "genocidio", que no existía antes de 1944, es un término muy específico que hace referencia a los crímenes masivos cometidos contra grupos. Los derechos humanos, tal y como se indica en la Constitución de los Estados Unidos de América o en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 de las Naciones Unidas, se refieren a los derechos de los individuos.

En 1944, intentando describir la política nazi de cometer asesinatos en forma sistemática, incluyendo el objetivo de eliminar a la comunidad judía europea, un abogado polaco judío llamado Rafael LEMKIN (1900-1959), creó la palabra "genocidio" combinando geno-, término griego que significa raza o tribu, con -cidio, del término latín que significa matar.. Al proponer este nuevo término, Lemkin se refería a "un plan coordinado compuesto por diferentes acciones que apuntan a la destrucción de los fundamentos esenciales de la vida de grupos nacionales, con el objetivo de aniquilar dichos grupos". El año siguiente, el Tribunal Militar Internacional de Nuremberg acusó a los principales nazis de "crímenes contra la humanidad". La palabra "genocidio" se incluyó en el acta, pero como un término descriptivo y no legal.

El 9 de diciembre de 1948, a la sombra del Holocausto y en gran parte gracias a los inagotables esfuerzos del propio Lemkin, las Naciones Unidas aprobaron la Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio. Esta Convención establece que el "genocidio" es un crimen internacional que las naciones firmantes deben "evitar y sancionar". Define el genocidio como:

 

Se entiende por genocidio cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal:
(a) Matanza de los integrantes del grupo;
(b) Lesión grave a la integridad física o mental de los integrantes del grupo;
(c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;
(d) Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo;
(e) Traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo.

 

A pesar de que a lo largo de la historia han tenido lugar muchos casos de violencia dirigida a grupos determinados, incluso después de que la Convención entrara en vigor, el desarrollo legal e internacional del término se concentra en dos períodos históricos diferentes: el período que abarca desde la acuñación del término hasta su aceptación por la ley internacional (1944-1948) y el período de su activación con la creación de tribunales de guerra internacionales para perseguir los crímenes de genocidio (1991-1998). Otra de las principales obligaciones que surgen de la Convención, evitar el genocidio, sigue siendo un desafío al que las naciones y los individuos todavía se enfrentan.

 

+++

 

Armenia, pueblo cristiano desde finales del sc. II

¿Qué es el Genocidio Armenio?

Las atrocidades cometidas contra el pueblo Armenio por el Imperio Otomano y el Estado de Turquía durante el transcurso de la Primera Guerra Mundial y años anteriores y posteriores a ésta, son llamadas en su conjunto el Genocidio Armenio. El Genocidio es una forma organizada de matanza de un conjunto de personas con el objetivo explicito de ponerle fin a su existencia colectiva. Esto requiere un planeamiento central y una maquinaria organizada para implementarlo haciendo que el genocidio sea un prototipo de crimen de estado, ya que solo un estado cuenta con los recursos necesarios para llevar a cabo tal destrucción. El Genocidio Armenio fue planeado y administrado centralmente por el Estado de Turquía contra toda la población Armenia del Imperio Otomano. Fue llevado a cabo durante la Primera Guerra Mundial entre los años 1915 y 1918. El pueblo Armenio fue sujeto a deportaciones, expropiaciones, secuestros, tortura, masacre e inanición. La gran mayoría de la población Armenia fue forzosamente removida desde Armenia y Anatolia a Siria, donde una gran parte de la población fue enviada al desierto para morir de hambre y sed. Gran número de Armenios fueron masacrados metódicamente a lo ancho y largo del Imperio Otomano. Mujeres y niños fueron raptados y brutalmente abusados. Toda la riqueza del pueblo Armenio fue expropiada. Después de menos de un año de calma al final de la Primera Guerra Mundial, las atrocidades contra el pueblo Armenio fueron reanudadas entre 1920 y 1923, donde los restantes armenios fueron victimas de más masacres y expulsiones. En 1915, treinta años antes de que la Organización de las Naciones Unidas adoptase la Convención sobre la Prevención y Castigo de los Crímenes de Genocidio, la comunidad internacional condenaba el Genocidio Armenio como un crimen contra la humanidad.

 

+++

 

 

San Cesáreo de Arles-Francia, Europa (470-543)«Dilexit Ecclesiam» (amó a la Iglesia). - monje y obispo católico, Sermón 223, 3.6

 

“Amad a vuestros enemigos” (Mt 5,44) - Queridos hermanos, nadie puede dispensarse de amar a los enemigos. Alguien me puede decir: “Yo no puedo ayunar, no puedo orar durante la noche.” ¿Se puede decir: no puedo amar? Uno puede decir: “No puedo dar todos mis bienes a los pobres y servir a Dios en un monasterio”, pero no se puede decir: “yo no puedo amar”.
Tú me dirás: “Yo no me puedo privar de los bienes y de los alimentos.” Yo te lo creo, pero si tú dices que no puedes perdonar a los que te han hecho daño, no te lo creo en absoluto. No tenemos ninguna excusa de no hacerlo porque debemos cumplir esta limosna sacándola no del tesoro de nuestros bienes sino de nuestro corazón. Amemos, pues, no solamente a los amigos sino también a los enemigos...
Pero tú me dirás: “Mi enemigo me ha hecho tanto mal que de ninguna manera le puedo amar.” Tú miras lo que te hizo este hombre y no miras lo que tú has hecho a Dios. ¡Examina atentamente tu conciencia: tú has cometido sin darte cuenta muchas más faltas contra Dios que un hombre haya cometido contra ti. ¿Con qué osadía esperas, pues, que Dios te perdone lo mucho cuando tú no perdonas lo poco?

 

 

+++

 

Mueren de hambre

 

 

Por María Merino
Comencé los ritos matinales. Encendí la radio para dejarme ya saludar por el mundo. Entre noticia y noticia, narradas con el mismo tono de voz, la locutora anunció: “40 millones de personas se incorporan a la situación permanente de hambre”. Me tragué el dentífrico sin quererlo. ¿Cuántos millones?, le pregunté en voz alta, mientras intentaba recuperarme de la involuntaria ingestión dentífrica. Pero la voz de la locutora continuaba inflexible. “Por segundo año consecutivo, el número de personas que padecen hambre aumenta...” . Tuve que sentarme un rato. Todo se me antojaba una ofensa: aquel intruso gustillo mentolado recorriendo la garganta, la voz metálica de la locutora... ¿No podrían prevenirnos, de algún modo, antes de darnos semejantes datos? ¡Estamos en un mundo de insensatos! ¿Cómo puede haber tantas personas que sigan muriendo de hambre y yo, tranquilamente, lavándome los dientes y ella, tranquilamente, vomitando noticias?

¡Que paren el mundo, que me bajo!, fue mi primer grito ante la actitud de nuestras comodonas sociedades desarrolladas. Pero la imagen de la recientemente beatificada Madre Teresa, me reconfortó. Algún desalmado pretendió emborronarla, acusándola de ineficacia y de recibir donativos de los que él califica como personas sospechosas. ¿Y a qué llama eficacia?, me pregunto yo. ¿A la de los organismos internacionales que recortan las ayudas porque tienen hoy que invertir más en defensa contra el terrorismo? ¿A la de los laboratorios que experimentan fármacos para las enfermedades del mundo rico? Las obras cantan y las cifras se multiplican a la sombra del trabajo de una monja encorvada. Más de 700 casas puso en pie sólo para acoger a los parias, ya no sólo de la castigada India, sino del mismísimo corazón del mundo desarrollado. Decenas de miles de personas rechazadas han recuperado la dignidad. Han muerto, sí, pero felices, porque ya se sentían amados.

¿Que tenía Teresa de Calcuta? No poseía un estatus propicio para el éxito –mujer, cristiana, pobre y monja– y, sin embargo, desde esa condición, revolucionó el mundo. Desde la ternura de una mujer empeñada en una misión que recibió, misteriosamente para nosotros, de una instancia superior a ella misma. Desde los presupuestos del milenario Nuevo Testamento, siempre revolucionarios para las corazones de los hombres de cada época y para las estructuras que él promueve. Desde la más absoluta pobreza, signo de no contar con los solos recursos humanos. Levantó un imperio de amor, precisamente allí donde triunfaba el rechazo y la indiferencia. Y visto así, me reconcilio con el mundo, porque me hace confiar que desde mi humilde estatus, también pueda levantar pequeños reinados de amor.

Teresa de Calcuta llegó a ser reconocida con el premio Nóbel de la Paz. Su premio estaba en otro lado. Era la mirada sonriente, antes angustiosa, de un moribundo recogido de la calle; o la paz de un leproso que sentía la caricia de unos dedos que no le hacían ascos; o la risa de un bebé, rescatado de la muerte, aún sin haber asomado su carita al mundo. Era un Rostro que ella veía, escondido entre los que otros calificaban de más despreciables. Esa era la fuerza, el secreto de una mujer pequeñita, arrugada, cristiana y, para más desprestigio de la mentalidad contemporánea, monja. Como premio está en los altares.

Desde este reconocimiento sigue hablándonos a los ciudadanos del mundo contemporáneo. Con su voz callada y la imagen de las manos encallecidas por el servicio, nos habla de la eficacia de la Verdad, nos grita el secreto de su fuerza. Así las radios dejarán de asustarnos por la mañana, anunciándonos fríamente que tantos millones de personas, hermanas nuestras, se mueren aún de hambre. Quizás seguirán haciéndolo, pero pidiéndoles disculpas... ¡o llorando!

-.-

Arvo Net, domingo, 30.11.2003

 

+++

 

P: ¿Cuál es la principal diferencia entre Marxismo-revolucionario y Marxismo-leninismo?

 

R: El marxismo por definición es revolucionario como sabe cualquiera que haya leído el Manifiesto comunista. Lenin es uno de los grandes referentes de cómo llevar a cabo esa revolución pero, obviamente, no es el único. Por ejemplo, el PSOE’español’ compartió desde su fundación esa misma tesis –y lo demostró en varias ocasiones: 1917, 1930, 1931, 1934, 1936... – sin referencia, al menos en sus primeras décadas, a Lenin.

 

+++

 

 

Triunfa por dentro


J. Mª. ALIMBAU

–Triunfa hacia adentro y no «hacia fuera». Es fácil adquirir cosas externas: vehículos, casas, viajes, estatus social... Pero todo ello no podrá llenar nunca nuestro interior. Lo meramente material no puede saciar la dimensión espiritual de la persona.
   – Carlos de Foucauld escribía: «¡Cuán miserable sería el alma, que invitada a encontrar su alegría en el Creador fuese a buscarla en la criatura!»
   – «Triunfa hacia adentro»... porque al llegar los momentos difíciles de la vida: cruces, enfermedades, muertes... ninguna cosa externa nos ayudará a trascenderlos ni nos dará la paz espiritual. Un escritor y profesor, con una calvicie manifiesta, afirma con buen humor: «Si el pelo fuera importante, estaría dentro de la cabeza y no fuera».
   – «Triunfa hacia adentro»... Los maestros espirituales suelen afirmar que la persona que tiene una vida espiritual rica, una vez inundado su interior... luego desborda y se manifiesta en el semblante, en las actitudes y ante los avatares de la vida, por dificultosos, graves y amargos que sean. Bécquer decía: «Es necesario abrir paso a las aguas profundas» de nuestro interior.
   – San Bernardo enseñaba: «La persona que tiene vida interior, que “triunfa hacia adentro”: 1. Vive su vida con más sencillez, con mayor esplendor; 2. No se viene abajo ni se hunde por momentos difíciles que pase; 3. Si cae, sabe levantarse fácilmente y sigue adelante; 4. Va por los caminos de la vida con más seguridad; 5. Goza de más paz y contento interior».
   – «Triunfa hacia adentro»... Ahí está la fuente y la clave de la verdadera felicidad, del contento interior y de la alegría espiritual. 2005-07-13

 

+++

 

Lo que no sería en absoluto democrático sería negar a los creyentes el derecho a hacer valer en el juego político su sentido de lo que es acorde con la dignidad humana, por el hecho de que tal sentido pueda sustentarse de alguna manera en una creencia religiosa. En fin, un creyente demócrata está dispuesto a no hacer valer la voluntad de Dios a toda costa, pero no renuncia, como tampoco renuncia quien no tiene ningún credo religioso, a que de alguna manera –mediante las reglas del juego democrático- su concepción del bien se imponga en la sociedad.

Aunque sea un sofisma muy extendido, no deja de ser un sutil camelo la pretensión de que la democracia se sustenta en unos pretendidos valores neutros, supuestamente válidos para todos y que, al final, suelen acabar consistiendo en rechazar una visión del hombre inspirada en la trascendencia.

 

+++

 

Dirijamos la mirada al rostro sereno del hombre fiel que «reparte limosna a los pobres» y encomendemos nuestra reflexión final a las palabras de Clemente de Alejandría, el Padre de la Iglesia del siglo III, que ha comentado una afirmación difícil de comprender del Señor. En la parábola sobre el administrador injusto, aparece la expresión según la cual, tenemos que hacer el bien con el «dinero injusto». De ahí surge la pregunta: el dinero, la riqueza, ¿son en sí injustos o qué quiere decir entonces el Señor?

Clemente de Alejandría explica muy bien esta parábola en su homilía: «¿Qué rico podrá salvarse?», y afirma: con esta afirmación, Jesús «declara injusta por naturaleza toda posesión que uno posee por sí misma, como bien propio, y no la pone en común con los necesitados; pero declara también que de esta injusticia es posible hacer una obra justa y benéfica, ofreciendo alivio a alguno de esos pequeños que tienen una morada eterna ante el Padre (Cf. Mateo 10, 42; 18,10)» (31,6: «Colección de Textos Patrísticos» --«Collana di Testi Patristici»--, CXLVIII, Roma 1999, pp. 56-57).

Y dirigiéndose al lector, Clemente advierte: «Ten en cuenta, en primer lugar, que él no te ha ordenado hacerte de rogar o esperar a recibir una súplica, sino que tienes que buscar tú mismo a quienes son dignos de ser escuchados, en cuanto que son discípulos del Salvador» (31,7: ibídem, p. 57).

Después, citando otro texto bíblico, comenta: «Por tanto, es bello lo que dice el apóstol: "Dios ama al que da con alegría"» (2 Corintios 9, 7), al que disfruta dando y no siembra parcamente, para no cosechar del mismo modo, Dios ama al que comparte sin lamentarse, sin distinciones ni pesar, y esto es hacer el bien auténticamente » (31,8: ibídem).
Clemente de Alejandría, obispo de la Iglesia católica en África, 150ca. + 215 ca.

 

+++

 

 

La Iglesia o convocación del pueblo de Dios

 

San Cirilo de Jerusalén – Obispo de la Iglesia Católica

DOCTOR DE LA IGLESIA año 313 ca + 386 ca.

Catequesis 18,23-25

La Iglesia se llama católica o universal porque está esparcida por todo el orbe de la tierra, del uno al otro confín, y porque de un modo universal y sin defecto enseña todas las verdades de fe que los hombres deben conocer, ya se trate de las cosas visibles o invisibles, de las celestia­les o las terrenas; también porque induce al verdadero culto a toda clase de hombres, a los gobernantes y a los simples ciudadanos, a los instruidos y a los ignorantes; y, finalmente, porque cura y sana toda clase de pecados sin excepción, tanto los internos como los externos; ella po­see todo género de virtudes, cualquiera que sea su nom­bre, en hechos y palabras y en cualquier clase de dones espirituales.

 Con toda propiedad se la llama Iglesia o convocación, ya que convoca y reúne a todos, como dice el Señor en el libro del Levítico: Convoca a toda la asamblea a la entra­da de la tienda del encuentro. Y es de notar que la prime­ra vez que la Escritura usa esta palabra «convoca» es pre­cisamente en este lugar, cuando el Señor constituye a Aarón como sumo sacerdote. Y en el Deuteronomio Dios dice a Moisés: Reúneme al pueblo, y les haré oir mis pa­labras, para que aprendan a temerme. También vuelve a mencionar el nombre de Iglesia cuando dice, refiriéndose a las tablas de la ley: Y en ellas estaban escritas todas las palabras que el Señor os había dicho en la montaña, desde el fuego, el día de la iglesia o convocación; es como si dijera más claramente: «El día en que, llamados por el Señor, os congregasteis». También el salmista dice: Te daré gracias, Señor, en medio de la gran iglesia, te alabaré entre la multitud del pueblo.

 Anteriormente había cantado el salmista: En la iglesia bendecid a Dios, al Señor, estirpe de Israel. Pero nuestro Salvador edificó una segunda Iglesia, formada por los gentiles, nuestra santa Iglesia de los cristianos, acerca de la cual dijo a Pedro: Y sobre esta piedra edificaré mi Igle­sia, y el poder del infierno no la derrotará.

 En efecto, una vez relegada aquella única iglesia que es­taba en Judea, en adelante se van multiplicando por toda la tierra las Iglesias de Cristo, de las cuales se dice en los salmos: Cantad al Señor un cántico nuevo, resuene su alabanza en la iglesia de los fieles. Concuerda con esto lo que dijo el profeta a los judíos: Vosotros no me agradáis –dice el Señor de los ejércitos–, añadiendo a continua­ción: Del oriente al poniente es grande entre las nacio­nes mi nombre.

 Acerca de esta misma santa Iglesia católica, escribe Pa­blo a Timoteo: Quiero que sepas cómo hay que conducirse en la casa de Dios, es decir, en la Iglesia del Dios vivo, columna y base de la verdad.

-.-

TU ES PETRUS ET SUPER HANC PETRAM

AEDIFICABO ECCLESIAM MEAM ET

TIBI DABO CLAVES REGNI COELORUM.

 

 

 

La Iglesia es la esposa de Cristo

 

San Cirilo de Jerusalén – Obispo de la Iglesia Católica

DOCTOR DE LA IGLESIA año 313 ca + 386 ca.

Catequesis 18,26-29 - II Corintios 11,7-29

 

«Católica»: éste es el nombre propio de esta Iglesia santa y madre de todos nosotros; ella es en verdad esposa de nuestro Señor Jesucristo, Hijo unigénito de dios (porque está escrito: Como Cristo amó a su Iglesia y se entregó a si mismo por ella, y lo que sigue), y es figura y anticipo de la Jerusalén de arriba, que es libre y es nuestra madre, la cual, antes estéril, es ahora madre de una prole nume­rosa.

 En efecto, habiendo sido repudiada la primera, en la segunda Iglesia, esto es, la católica, Dios –como dice Pablo– estableció en el primer puesto los apóstoles, en el segundo los profetas, en el tercero los maestros, después vienen los milagros, luego el don de curar, la beneficen­cia, el gobierno, la diversidad de lenguas, y toda clase de virtudes: la sabiduría y la inteligencia, la templanza y la justicia, la misericordia y el amor a los hombres, y una paciencia insuperable en las persecuciones.

 Ella fue la que antes, en tiempo de persecución y de an­gustia, con armas ofensivas y defensivas, con honra y deshonra, redimió a los santos mártires con coronas de paciencia entretejidas de diversas y variadas flores; pero ahora, en este tiempo de paz, recibe, por gracia de Dios, los honores debidos, de parte de los reyes, de los hom­bres constituidos en dignidad y de toda clase de hombres. Y la potestad de los reyes sobre sus súbditos está limi­tada por unas fronteras territoriales; la santa Iglesia ca­tólica, en cambio, es la única que goza de una potestad ilimitada en toda la tierra. Tal como está escrito, Dios ha puesto paz en sus fronteras.

 En esta santa Iglesia católica, instruidos con esclareci­dos preceptos y enseñanzas, alcanzaremos el reino de los cielos y heredaremos la vida eterna, por la cual todo lo toleramos, para que podamos alcanzarla del Señor. Por­que la meta que se nos ha señalado no consiste en algo de poca monta, sino que nos esforzamos por la posesión de la vida eterna. Por esto, en la profesión de fe, se nos en­seña que, después de aquel artículo: La resurrección de los muertos, de la que ya hemos disertado, creamos en la vida del mundo futuro, por la cual luchamos los cris­tianos

 Por tanto, la vida verdadera y auténtica es el Padre, la fuente de la que, por mediación del Hijo, en el Espíritu Santo, manan sus dones para todos, y, por su benignidad, también a nosotros los hombres se nos han prometido veridicamente los bienes de la vida eterna.

 

+++

 

Es oportuno hacer notar a los lectores que los que se oponen a la infalibilidad papal tienen en general la idea de que es una infalibilidad cuasi-divina. No es así, la infalibilidad que esta doctrina reclama, es muy limitada y NO incluye la posibilidad de revelar NUEVAS doctrinas, tan solo de ampliar el entendimiento del depósito apostólico de la fe. [Es el progreso de la verdad que Cristo prometió a su Iglesia con el Paráclito]

Lo anterior es una gran verdad: Se niega un dogma por que, o se entiende mal o se desconoce por completo.

He aquí como el Sagrado Concilio Vaticano I, en la sesión IV, Constitución Dogmática Pastor aeternus, capítulo 4, define, bajo inspiración del Espíritu Santo, el dogma:
Por esto, adhiriéndonos fielmente a la tradición recibida de los inicios de la fe cristiana, para gloria de Dios nuestro salvador, exaltación de la religión católica y salvación del pueblo cristiano, con la aprobación del Sagrado Concilio, enseñamos y definimos como dogma divinamente revelado que:

"Así el Espíritu Santo fue prometido a los sucesores de Pedro, no de manera que ellos pudieran, por revelación suya, dar a conocer alguna nueva doctrina, sino que, por asistencia suya, ellos pudieran guardar santamente y exponer fielmente la revelación transmitida por los Apóstoles, es decir, el depósito de la fe....


El ‘Romano Pontífice*, cuando habla ex cathedra, esto es, cuando en el ejercicio de su oficio de pastor y maestro de todos los cristianos, en virtud de su suprema autoridad apostólica, define una doctrina de fe o costumbres como que debe ser sostenida por toda la Iglesia, posee, por la asistencia divina que le fue prometida en el bienaventurado Pedro, aquella infalibilidad de la que el divino Redentor quiso que gozara su Iglesia en la definición de la doctrina de fe y costumbres. Por esto, dichas definiciones del Romano Pontífice son en sí mismas, y no por el consentimiento de la Iglesia, irreformables. De esta manera si alguno, no lo permita Dios, tiene la temeridad de contradecir esta nuestra definición: sea anatema."

-.-

* Obispo primus inter-pares’

 

La intervención del carisma de infalibilidad se da sólo en circunstancias concretas. Según la definición del Concilio Vaticano I, la tarea del Papa no es manifestar nuevas doctrinas, sino conservar, exponer y defender lo que ya está contenido, si bien de manera implícita, en las verdades reveladas, objeto de fe. Y la Revelación se cumplió con la muerte del último apóstol. En esta exposición fiel de la fe de los apóstoles, la asistencia del Espíritu Santo es absoluta y garantiza la infalibilidad de las definiciones. El Papa no declara infalibles sus ideas u opiniones personales. Hay definiciones infalibles sólo en materia de fe y de moral. Si, por ejemplo, el Papa hace un diagnóstico sobre un problema que atañe a la cultura o a la política, la infalibilidad, por supuesto, no tiene nada que ver. En el mudable flujo de las circunstancias históricas, una decisión que puede parecer oportuna, algún tiempo después quizá puede dejar de serlo. Algunos deducen que la Iglesia se contradice. Pero la mayor parte de las veces se ve el deseo de los pastores de descifrar eso que también La Pira, después del Papa Juan y el Concilio, llamaba los signos de los tiempos.

+++

 

 

San Gregorio de Nacianceno (330-390) obispo, doctor de la Iglesia Católica - Del amor a los pobres, 4-6; PG 35, 863

 

“Al actuar así enseñaste a tu pueblo que el justo debe ser compasivo.” (Sab 12,19).       El primer mandamiento y el mayor, el fundamento de la Ley y de los profetas (Mt 22,40) es el amor que, según mi parecer, da la mayor prueba de sí mismo en el amor a los pobres, en la ternura y la compasión por el prójimo. Nada honra tanto a Dios como la misericordia porque nade se le asemeja tanto. “La justicia y el derecho sostienen su trono...” (Sal 88,15) Prefiere la misericordia al juicio (Os 6,6). Nada como la benevolencia hacia los hombres atrae tanto la benevolencia de Dios, amigo de los hombres. (Sap 1,6) Su recompensa es justa, mide con la medida de la misericordia. 
       Hay que abrir nuestro corazón a todos los pobres, a todos los desgraciados, sea cual fuera su sufrimiento. Este es el sentido del mandamiento que nos exhorta a “alegrarnos con los que están alegres y entristecernos con los que lloran.” (Rm 12,15) Siendo nosotros también humanos, ¿no nos conviene ser misericordiosos con nuestros semejantes?

 

+++

 

La Iglesia, desde el inicio, es católica,

esta es su esencia más profunda, dice Pablo.

 

El nuevo pueblo de Dios, la Iglesia, es un pueblo que proviene de todos los pueblos. La Iglesia, desde el inicio, es católica, esta es su esencia más profunda. San Pablo explica y destaca esto en la segunda lectura, cuando dice:  "Porque en un solo Espíritu hemos sido todos bautizados, para no formar más que un cuerpo, judíos y griegos, esclavos y libres. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu" (1 Co 12, 13). La Iglesia debe llegar a ser siempre nuevamente lo que ya es: debe abrir las fronteras entre los pueblos y derribar las barreras entre las clases y las razas. En ella no puede haber ni olvidados ni despreciados. En la Iglesia hay sólo hermanos y hermanas de Jesucristo libres. S. S. Benedicto XVI – P.P. 2005

 

+++

 

 

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-

 

Dijo Dios: «Produzca la tierra animales vivientes según su especie: ganados, reptiles y bestias salvajes según su especie». Y así fue. Dios hizo las bestias de la tierra, los ganados y los reptiles campestres, cada uno según su especie. Vio Dios que esto estaba bien. Gen. 1, 24-25

 

+++

 

“Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones” Biblia. Evangelio según San Lucas Cap.1º vs. 48. La Iglesia, hace XXI siglos fundada por Tu Hijo, te alaba, ¡Oh Madre plena de dicha y felicidad!

 

VERITAS OMNIA VINCIT

LAUS TIBI CHRISTI.

 

 

Gracias de la visita

 

 

Debido a la existencia de páginas excelentes sobre apologética y formación,  lo que se pretende desde aquí es contribuir muy modestamente y sumarse a los que ya se interesan por el Evangelio de Cristo de manera mucho más eficaz.

 

Recomendamos: “INTRODUCCIÓN AL CRISTIANISMO”*, por Joseph RATZINGER, al día S. S. Benedicto XVI. ¿Qué es el cristianismo? Responder a esta pregunta constituye el objetivo fundamental de este libro. Para ello, nada mejor que centrarse en uno de sus textos fundamentales, el credo, en el que la comunidad cristiana ha sintetizado su fe y a través del cual la proclama cada vez que lo recita. Siendo un texto que se quedó fijado en los albores del cristianismo, se hace necesario, por una parte, entender bien qué se quiso decir y cuáles fueron el contexto y el trasfondo en los que nace. Pero, por otra parte, por ser expresión viva de la fe, ha de ser sometido a una constante reinterpretación, para que sus fórmulas sean inteligibles a los creyentes de cada momento histórico. El equilibrio entre la fidelidad a algo recibido en el seno de la Iglesia y la actualización de su contenido es una exigencia que atañe no sólo a la teología, sino a la vida de la fe de todo creyente. Joseph Ratzinger ha sabido responder a este reto, prestando especial atención a los problemas que la cultura moderna ha planteado a la fe. *Ed. SIGUEME.

Recomendamos: “DIOS Y EL MUNDO Joseph Ratzinger. Ed. Galaxia Gutemberg-

 

 

(1P 3,8-9): Procurad todos tener un mismo pensar y un mismo sentir: con afecto fraternal, con ternura, con humildad. No devolváis mal por mal o insulto por insulto; al contrario, responded con una bendición, porque para esto habéis sido llamados: para heredar una bendición.

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).