Friday 26 May 2017 | Actualizada : 2017-03-29
 
Inicio > Leyendas Negras > Judíos - 8º Polonia, mártires España; Cardenal Wyszynski; Katyn Rusia Stalin

 

El Cardenal Stefan Wyszyński, Primado de Polonia y heroico testigo de la fe, cuenta que el Cardenal Karol Wojtyła se resistía a aceptar la invitación que Pablo VI le hizo, pero que al final aceptó confiando en la Virgen, porque se sentía hijo «de esa Nación que tiene por costumbre decir “sí” solamente a Dios, a la Iglesia de Cristo y a su Madre» - 1981

 

+++

Lutero

 

¿Qué hay de verdad en que Lutero abogó por la expulsión y exterminio de los judíos?

 

La actitud de Lutero hacia los judíos fue muy cambiante. Inicialmente, compasiva o respetuosa, después muy negativa-odiosa. Lutero leyó un escrito judío en el que se acusaba a la Santísima Virgen María de ser una prostituta que había concebido a Jesús ejerciendo su oficio. En ese momento, Lutero redactó un escrito en el que abogaba por aplicar a los judíos –literalmente– un decreto de expulsión como el promulgado por los reyes católicos, cuyo ejemplo cita expresamente. Dado que Lutero carecía de poder político el elector de Sajonia –que era protestante y era su príncipe– no le hizo ni caso. Por otro lado, el escrito fue muy criticado por personas cercanas a Lutero como el propio Melanchthon que consideraba que el ejemplo español no podía seguirse bajo ningún concepto. Es de notar que si Lutero hubiera cultivado las virtudes de la prudencia y humildad, a ejemplo de los Reyes Católicos, probablemente no hubiera llegado a diatribas tan injuriosas contra los judíos, cosa igual nunca se oyo en boca de los Reyes Católicos. 

 

+++

 

Año 1673 el día 11 de noviembre, el maestre de campo polaco John SOBIESKI derrota a los turcos mahometanos en Chotin, lo que le llevó al Trono de Polonia en 1674.

 

+++

 

Noviembre pasaba de prisa: era ya el tiempo de partir hacia Roma. Cuando llegó el día establecido, subí al tren con gran emoción. Conmigo estaba Stanislaw Starowieyski, un compañero más joven que yo, que debía realizar todo el curso teológico en Roma. Por primera vez salía de las fronteras de mi Patria. Miraba desde la ventanilla del tren en marcha ciudades que conocía únicamente por los libros de geografía. Vi por primera vez Praga, Nuremberg, Estrasburgo y París, donde nos detuvimos siendo huéspedes del Seminario Polaco en la "Rue des lrlandais´´. Reemprendimos pronto el viaje, porque el tiempo apremiaba y llegamos a Roma los últimas días de noviembre. Aquí aprovechamos inicialmente la hospitalidad de los Padres Palotinos. Recuerdo que el primer domingo después de la llegada me acerqué, junto con Stanislaw Starowieyski, a la Basílica de San Pedro para asistir a la solemne veneración de un nuevo Beato por parte del Papa. Vi desde lejos la figura de Pío XII, llevado en la silla gestatoria. La participación del Papa en una Beatificación se limitaba entonces a la recitación de la oración al nuevo Beato, mientras que el rito propiamente dicho era presidido en la mañana por uno de los cardenales. Esta tradición se cambio a partir de Maximiliano María Kolbe, cuando en octubre de 1971 Pablo VI ofició personalmente el rito de Beatificación del mártir polaco de Auschwitz, durante una Santa Misa concelebrada con el Cardenal Wyszynski y con los obispos polacos, en la cual yo también tuve el gozo de participar. – 1946

 

+++

 

P: Ian Gibson señaló que en su obra, interesantísima me permito añadir yo, Paracuellos-Katyn usted cita un llamamiento en el diario La Voz del 3 de noviembre de 1936, al asesinato de los "fascistas camuflados en la retaguardia" que no existe en tal periódico. ¿Es cierto dicho error? ¿Tiene un carácter exclusivamente tipográfico o es un error al citar la fuente?

 

R: Gibson simplemente no ha dado con la fuente. Es curioso porque tampoco comenta en su reedición las fuentes soviéticas que yo cito en las que se atribuye a Carrillo la responsabilidad de las matanzas o los intentos soviéticos de asesinar al comisario de la Cruz Roja que llevaba informes a la Sociedad de Naciones sobre Paracuellos u otras fuentes. Qué curioso, ¿no le parece?

 

P: Ayer se publicó en El Mundo una esquela impresionante de la matanza de 276 menores de edad en Aravaca, Paracuellos y Torrejón en 1936, bajo la responsabilidad de Santiago Carrillo, consejero de Orden Público. Pero dijo don Amando de Miguel que usted publicó una lista aún más completa. ¿Cómo se atreve Carrillo a dar lecciones de ética ahora?

 

R: Es que la de ayer eran sólo los menores de edad. Lo de Carrillo es una clara muestra de la ideología comunista.

Este diálogo con el Dr. César Vidal tuvo lugar entre las 17.00 y las 18.00hs. del martes 05 de diciembre 2006.

 

+++

 

P-Sobre la teoría de la guerra justa en el cristianismo… siendo los evangelios tajantes en lo que al pacifismo se refiere, ¿no cree que la defensa de la guerra, aunque sea defensiva, consiste en una desvirtuación de los Evangelios?

 

R-El nuevo Testamento no habla expresamente de ‘guerra justa o injusta’; sí da la  moral para actuar en defensa de la verdad, defensa de la justicia, defensa de la verdadera paz. El Evangelio no es en nada tajante sobre el pacifismo, al contrario: considera bienaventurado al artesano de paz, no al pacifista. El artesano de la paz contruye la pacificación con el perdón, procura la justicia, obra solo en la verdad. El pacifismo puede contener en su doctrina errores tan fatales como aceptación del comunismo, nazismo y otras hiervas que tanto mal hicieron en el siglo XX, por el hecho de ‘vivir en paz’… la paz de los cementerios como decían los romanos. En la historia de la Iglesia Católica durante 2000 años, hubo diversas tendencias solidamente defendidas, ya que la misma palabra ‘guerra’ va sujeta a cada contexto histórico, irremediablemente. Y dentro de la Iglesia, sea por grupos marginales, sea por órdenes religiosas y otros, tuvieron posiciones a menudo opuestas. Basta ver el inicio del tercer milenio y política como cristianamente, nos encontramos con puntos de vistas diversos por corto o largo tiempo.

 

+++

 

¡GRACIAS IGLESIA QUE ESTÁS EN POLONIA!

 

En este testimonio jubilar tengo que expresar mi gratitud a toda la Iglesia polaca, en cuyo seno naci6 y maduró mi sacerdocio. Es una Iglesia con una herencia milenaria de fe; una Iglesia que ha engendrado a lo largo de los siglos numerosos santos y beatos, y está confiada al patrocinio de dos Santos Obispos y Mártires, Wojciech y Stanislaw. Es una Iglesia profundamente unida al pueblo y a su cultura; una Iglesia que siempre ha sostenido y defendido al pueblo, especialmente en los momentos trágicos de su historia. Es también una Iglesia que en este siglo ha sido duramente probada: ha tenido que sostener una lucha dramática por la supervivencia contra dos sistemas totalitarios: contra el régimen inspirado en la ideología nazi durante la segunda guerra mundial; y después, en los largos decenios de la posguerra, contra la dictadura comunista y su ateísmo militante. 

 

De ambas pruebas ha salido victoriosa, gracias al sacrificio de obispos, sacerdotes y de numerosos laicos; gracias a la familia polaca "fuerte en Dios". Entre los obispos del período bélico he de mencionar la figura inquebrantable del Príncipe Metropolitano de Cracovia, Adam Stefan Sapieha, y entre los del período de la posguerra, la figura del siervo de Dios Cardenal Stefan Wyszynski. Es una Iglesia que ha defendido al hombre, su dignidad y sus derechos fundamentales, una Iglesia que ha luchado valientemente por el derecho de los fieles a profesar su fe. Una Iglesia extraordinariamente dinámica, a pesar de las dificultades y los obstáculos que se interponían en el camino. 

 

En este intenso clima espiritual se fue desarrollando mi misi6n de sacerdote y de obispo. He podido conocer, por decirlo así, desde dentro, los dos sistemas totalitarios que han marcado trágicamente nuestro siglo: el nazismo de una parte, con los horrores de la guerra y de los campos de concentración, y el comunismo, de otra, con su régimen de opresión y de terror. Es fácil comprender mi sensibilidad por la dignidad de toda persona humana y por el respeto de sus derechos, empezando por el derecho a la vida. Es una sensibilidad que se formó en los primeros años de sacerdocio y se ha afianzado con el tiempo. Es fácil entender también mi preocupación por la familia y por la juventud: todo esto ha crecido en mí de forma orgánica gracias a aquellas dramáticas experiencias. WOJTYLA K. S.S. Juan Pablo II

 

+++

 

Después de Leer a Norman Davies, ¿No opina usted que Polonia fue la gran mancha de los Estados Unidos en la Segunda Guerra mundial?

 

Una de ellas, porque la devolución de presos a Stalin no lo fue menos. 2005.

 

+++

 

Es interesante constatar que ya en el ámbito de las primeras comunidades cristianas, el mensaje del perdón fue acogido y seguido por los primeros mártires de la fe que repitieron la oración de Jesús al Padre casi con sus mismas palabras. Así lo hizo San Esteban protomártir, quién, según los Hechos de los Apóstoles, en el momento de su muerte pidió: "Señor, no les tengas en cuenta este pecado" (Act 7, 60). También Santiago durante su martirio, según dice Eusebio de Cesarea, tomó los términos de Jesús en demanda de perdón (Eusebio, Historia Ecles. II, 23, 16). Por lo demás, ello constituía la aplicación de la enseñanza del Maestro que les había recomendado: "Rezad por los que os persigan" (Mt 5, 44). A la enseñanza, Jesús añadió el ejemplo en el momento supremo de su vida, y sus primeros seguidores siguieron este ejemplo perdonando y pidiendo el perdón divino para sus perseguidores.

 

7. Pero tenían presente también otro hecho concreto sucedido en el Calvario y que se integra en el mensaje de la cruz como mensaje de perdón. Dice Jesús a un malhechor crucificado con Él: "En verdad te digo, hoy estarás conmigo en el paraíso" (Lc 23, 43). Es un hecho impresionante, en el que vemos en acción todas las dimensiones de la obra salvífica, que se concreta en el perdón. Aquel malhechor había reconocido su culpabilidad, amonestando a su cómplice y compañero de suplicio, que se mofaba de Jesús: "Nosotros con razón, porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos"; y había pedido a Jesús poder participar en el reino que Él había anunciado: "Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino" (Lc 23, 42). Consideraba injusta la condena de Jesús: "No ha hecho nada malo". No compartía pues las imprecaciones de su compañero de condena ("Sálvate a ti y a nosotros", Lc 23, 39) y de los demás que, como los jefes del pueblo, decían: "A otros salvó, que se salve a sí mismo si es el Cristo de Dios, el Elegido" (Lc 23, 35), ni los insultos de los soldados: "Si tú eres el Rey de los judíos, sálvate" (Lc 23, 37).

 

El malhechor, por tanto, pidiendo a Jesús que se acordara de él, profesa su fe en el Redentor; en el momento de morir, no sólo acepta su muerte como justa pena al mal realizado, sino que se dirige a Jesús para decirle que pone en Él toda su esperanza.

Esta es la explicación más obvia de aquel episodio narrado por Lucas, en el que el elemento psicológico ―es decir, la transformación de los sentimientos del malhechor―, teniendo como causa inmediata la impresión recibida del ejemplo de Jesús inocente que sufre y muere perdonando, tiene, sin embargo, su verdadera raíz misteriosa en la gracia del Redentor, que "convierte" a este hombre y le otorga el perdón divino. La respuesta de Jesús, en efecto, es inmediata. Promete el paraíso, en su compañía, para ese mismo día al bandido arrepentido y "convertido". Se trata pues de un perdón integral: el que había cometido crímenes y robos ―y por tanto pecados― se convierte en santo en el último momento de su vida.

Se diría que en ese texto de Lucas está documentada la primera canonización de la historia, realizada por Jesús en favor de un malhechor que se dirige a Él en aquel momento dramático. Esto muestra que los hombres pueden obtener, gracias a la cruz de Cristo, el perdón de todas las culpas y también de toda una vida malvada; que pueden obtenerlo también en el último instante, si se rinden a la gracia del Redentor que los convierte y salva.

 

Las palabras de Jesús al ladrón arrepentido contienen también la promesa de la felicidad perfecta: "Hoy estarás conmigo en el paraíso". El sacrificio redentor obtiene, en efecto, para los hombres la bienaventuranza eterna. Es un don de salvación proporcionado ciertamente al valor del sacrificio, a pesar de la desproporción que parece existir entre la sencilla petición del malhechor y la grandeza de la recompensa. La superación de esta desproporción la realiza el sacrificio de Cristo, que ha merecido la bienaventuranza celestial con el valor infinito de su vida y de su muerte.

El episodio que narra Lucas nos recuerda que "el paraíso" se ofrece a toda la humanidad, a todo hombre que, como el malhechor arrepentido, se abre a la gracia y pone su esperanza en Cristo. Un momento de conversión auténtica, un "momento de gracia", que podemos decir con Santo Tomás, "vale más que todo el universo" (I-II, q. 113, a. 9, ad 2), puede pues saldar las deudas de toda una vida, puede realizar en el hombre ―en cualquier hombre― lo que Jesús asegura a su compañero de suplicio: "Hoy estarás conmigo en el paraíso".

 

+++

 

JUDÍOS EN POLONIA Y MARTIRES EN ESPAÑA

 

…Esto no es más que la forma habitual de dar salida a los prejuicios anticatólicos más atávicos e irracionales… 

 

Un baldón parecido le ha caído a la nación polaca en su conjunto. La propaganda progre le acusa de ser responsable del Holocausto: todo porque los alemanes decidieron instalar en suelo polaco los campos de exterminio para humillar a Polonia todavía más si cabe.

 

La propaganda progre, disimulando convenientemente el apoyo de Stalin a Hitler y el feroz antisemitismo que ha caracterizado al socialismo real -en especial en el caso de la URSS (cf. la obra de Elie Wiesel)-, se ceba con Polonia aprovechándose de que, en efecto, antes de la guerra hicieron fortuna allí corrientes antisemitas que, sin embargo, estaban en boga también en el resto del mundo. Pero la propaganda calla que Polonia era el país que más judíos tenía acogidos con enorme diferencia -3.250.000-, y que hasta la invasión alemana todos estaban vivos. Cuando los alemanes fueron arrojados por fin de Polonia, apenas quedaban en ella 120.000 judíos... También olvida la propaganda que Polonia fue víctima de la guerra en términos superlativos: viendo repartido su territorio nacional, aplastada su población y exterminadas físicamente sus élites dirigentes. La razón de este odio a todo lo polaco y del deseo de destruir hasta su crédito moral se cifra en que Polonia ha sido siempre un país profundamente católico y fiel a Roma, lo que ni el marxismo-leninismo servil a la Unión Soviética ha sido capaz de extirpar.

 

Francia ha corrido mejor suerte y ha merecido un trato de guante blanco por parte de la propaganda progre. Francia (no sólo Vichy) permitió de mil amores y puso encantada los medios deportadores para que los alemanes se llevaran hacia la muerte segura a unos cien mil judíos franceses. Apenas hace dos años que Francia ha pedido solemnemente perdón por boca de Jacques Chirac, pero en realidad a ella nunca le han rozado las sospechas. Es más, hasta le regalaron el mito de la Résistance para que pudiera parapetarse detrás, bien a cubierto de las acusaciones que seguro llegarían. Es lógico: en París sesteaba la gauche divine, que mataba las tardes intrigando y jugando con las vidas de millones de oprimidos por el comunismo desde los cálidos cafetines de Saint Michel y de Saint-Germain-des-Prés. En Francia se pavoneaba el inmortal Sartre, del que no se conoce ni el más leve escrito, suelto o artículo condenando el Holocausto ni nada que tenga que ver con la persecución de los judíos, a pesar de que fue testigo vivo de aquellos luctuosos hechos. Pero las sospechas no podían rozar el prestigio de la patria de Jean-Paul Sartre y de su auto-sometida Simone de Beauvoir. La dulce Francia, la hija risueña de la gloriosa Revolución burguesa...

 

Nadie en su sano juicio acusa tampoco a la Iglesia ortodoxa rusa por los impagables servicios que durante largos decenios prestó a la maquinaria soviética a la hora de ejercer su férreo control sobre las gentes mudas. De la Iglesia ortodoxa rusa -yo el primero- sólo destacamos el bello barroquismo de sus ceremonias y la belleza de sus iconos. Imagino que lo mismo se estará diciendo de la Iglesia ortodoxa serbia. Es admirable en estos casos la clarividencia de los analistas: los únicos responsables de los horrores sólo fueron los gobiernos soviéticos, y Milosevic para el reciente caso serbio. Algo parecido a cuando en España tampoco caemos en la tentación de culpar a ciertos políticos por los crímenes terroristas. ETA y sólo ETA es la que asesina.

 

En cambio, la Iglesia española ha tenido que cargar históricamente y en primera persona con la responsabilidad de todos los abusos que en realidad han perpetrado los gobernantes de turno, desde la expulsión de judíos y los moriscos a la dictadura de Franco. Y yo conozco la razón por la que esto es así: porque la Iglesia española ha sido la que durante siglos enteros ha extendido el mensaje de Cristo y del Evangelio del uno al otro confín de la Tierra: desde Japón y Filipinas hasta la cordillera de los Andes. Porque la Iglesia española ha dado al mundo santos que desbaratan del todo la obra del Maligno: desde Juan de la Cruz y Teresa de Jesús hasta Ignacio de Loyola y Francisco de Javier. Y porque la Iglesia española, a pesar de los pesares, aún conserva una vitalidad pasmosa, y de su seno surgen movimientos populares a los que nadie se atreve a imaginar límites o fronteras, como es el caso de las Comunidades Neocatecumenales del madrileño Kiko Argüello.

 

Y todo eso, como Vds. comprenderán, no se puede consentir... 

 

[Carta al director de "EL PAÍS" escrita por el citado mons. Vicente Cárcel Ortí y publicada en dicho diario el día 7 de febrero de 2000:

 

En la primera página de la edición del 24 de enero apareció una información titulada "La Iglesia española copa con 10.000 el catálogo de mártires del siglo XX", en la que se hacen algunas afirmaciones que son históricamente falsas y otras que requieren matizaciones y explicaciones.
Me refiero a estos cinco puntos:

1. No es correcto hablar de "víctimas de la guerra civil de 1936", ya que los futuros "mártires" (lo serán en sentido teológico cuando la Iglesia los reconozca como tales) no fueron víctimas de ninguna guerra, pues no lucharon contra nadie, por eso no pueden ser considerados "caídos de guerra" ni tampoco "víctimas de la represión política", sino simplemente "testigos de la fe cristiana", martirizados por su condición religiosa. Además, dos años antes de la guerra, en octubre de 1934, muchos eclesiásticos fueron "martirizados" por los comunistas en Asturias y nueve de ellos fueron canonizados el año pasado.

 

2. Hay que dejar claro de una vez para siempre que el término "cruzada" no lo inventó la Iglesia. Fue el pueblo quien espontáneamente lo hizo y así aparece documentado ya en julio de 1936, en los diarios de cinco capitales de provincia de la zona nacional. La jerarquía eclesiástica no puso artificialmente el nombre de cruzada, fue el pueblo católico que, ya desde los primeros días de la República, se había enfrentado con el Gobierno, el que precisamente por razones religiosas unió fe y patria en aquellos momentos decisivos.

 

3. La Iglesia mostró siempre gratitud a Franco porque le salvó de la tremenda persecución religiosa que intentó acabar radicalmente con ella, pero durante 40 años fue la única voz crítica que tuvo el régimen en España, sobre todo a partir de los años sesenta, con enfrentamientos cada vez mayores entre la Iglesia y el Estado. Decir que la Iglesia "colaboró con la represión de la dictadura" es una falsedad tan evidente que no merece ni un minuto de atención porque precisamente lo que están demostrando las investigaciones históricas más recientes es todo lo contrario. Gracias a obispos y sacerdotes fueron muchos los que se salvaron de la pena de muerte y muchos otros los que vieron reducidas sensiblemente sus condenas e incluso consiguieron la libertad total.

 

4. No es cierto que Juan XXIII y Pablo VI "frenaron la riada de mártires", ya que en su tiempo siguieron haciéndose procesos de mártires. Pablo VI, con gran acierto y sentido eclesial, retrasó las beatificaciones de los mártires hasta que a España volviera la democracia, para que éstas no pudieran interpretarse políticamente en favor del régimen.

 

5. Juan Pablo II no ha impulsado las beatificaciones "de forma espectacular", sino todo lo contrario. Elegido en 1978, esperó a que pasaran más de 50 años de la guerra civil para proclamar a los primeros beatos. En 1987 beatificó a tres carmelitas de Guadalajara. Después ha seguido beatificando a todos aquellos mártires que tenían concluidos los procesos. Hasta ahora son 239, cifra insignificante, pues el número de "mártires" se aproxima a los 10.000. Los tres artículos de la página 26 -en uno de ellos se habla expresamente de mí- requerirían un amplio comentario, que supera los límites razonables de una "carta al director".

 

Vicente Cárcel Ortí. Roma, Italia.]M. Á.

 

+++

Polonia - Silecian -témpera año 1353

 

El Cardenal Stefan Wyszynski, el príncipe no coronado de Polonia

 

por Pawel Skibinski

 

Un modelo para Pastores. Amó a su Iglesia y a su Patria y los guió hacia la Libertad a través de la fidelidad a la Verdad

 

Nacio en 1901 en Zuzela, pequeño pueblo polaco en el rio Bug. Cuando tenia 9 años, perdió a su madre. En 1920 entró en el seminario en Wloclawek. Fue ordenado en 1924. Defendió su tesis doctoral de doctrina social de la Iglesia en 1929. Fue el profesor del seminario en Wloclawek y conocido especialista en las temas sociales, especialmente en la critica de la doctrina comunista. Se dedico a la actividad pastoral con obreros, animando la creación de los sindicatos cristianos en su diócesis. Desde 1937 fue miembro del Consejo Social del Primado de Polonia.

Después de la agresión alemana hacía Polonia en septiembre 1939, fue forzado a salir de la diócesis, por la amenaza de detención de la Gestapo - la policía política nazi. Durante la guerra fue el capellán del claustro de la franciscanas servidoras de la Cruz en Laski, donde las religiosas se dedicaban a la ayuda a los ciegos. Laski cerca de Varsovia fue uno de los centros del movimiento de la renovación litúrgica en Polonia.

Durante la Sublevación de Varsovia en agosto 1944, el padre Wyszynski fue capellán del ejercito clandestino polaco y se ocupo del hospital de los sublevados ubicado en Laski.

Después de la guerra en 1945 regreso a Wloclawek, fue nombrado el rector del seminario. En 1946 Pio XII le nombró como obispo de Lublin. Tenía 44 años y fue entonces el más joven obispo del episcopado polaco.

En 1948 después de muerte del primado Hlond fue designado para la sede arzobispal en Varsovia y Gniezno – tradicional sede de los primados de Polonia.

Comprendiendo bien la situación de la Iglesia católica en el país comunista, forzó el modus vivendi con el estado, aceptando en 1950 la proposición del acuerdo con los comunistas. Calculo que ese movimiento podía temporalmente suavizar las represiones anti-eclesiásticas. En 1953 fue nombrado cardenal, pero no pudo ir a Roma a tomar el nombramiento de las manos del Santo Padre. En el mismo año publicó su famosa carta pastoral Non Possumus – protestando contra la intervención estatal en los nombramientos eclesiásticos y contra la prueba del total control comunista sobre la Iglesia en Polonia. Fue arrestado por las autoridades y estuvo tres años en prisión.

En 1956 después del cambio de los dirigentes comunistas fue liberado para pacificar la situación en Polonia.

Desde 1956 hasta 1966 realizó el gran programa pastoral – novena del Milenio del Bautismo de Polonia. Programa de esa novena fue la renovación moral de la nación y el ofrecimiento de los Polacos a la protección de la Virgen Maria, Reina de Polonia.

Nunca fue cuestionado como cabeza de la Iglesia polaca y gran protector de la libertad religiosa, pasando años en conflicto permanente – una vez mas suave, otra vez mas fuerte – con el Estado comunista.

Entre 1962 y 1966 participo en los trabajos del Concilio Vaticano II. Pidió a Pablo VI en nombre del episcopado polaco dar a la Virgen titulo de Madre de la Iglesia. Controlaba personalmente la realización de las reformas conciliares en Polonia.

En 1965 inicio la preparación de la carta del episcopado polaco al episcopado alemán con el mensaje de reconciliación entre ambas naciones.

En 1978 participó en el cónclave que eligió al cardenal Wojtyla como Papa Juan Pablo II. Invitó al Papa a su patria y recibió la visita papal en Polonia en 1979. Fue la primera visita del Santo Padre a un país comunista.

En 1980 apoyó al movimiento “Solidaridad”. Gracias a su personal intervención las autoridades comunistas permitieron organizar la rama agraria del sindicato “Solidaridad”. Murió en mayo de 1981. En su funeral los compatriotas pusieron la inscripción: "No coronado rey de Polonia”.

Tiene abierto el proceso de beatificación.

·- ·-· -··· ···-·
Pawel Skibinski – 2004.06
http://www.revistaarbil.tk/

 

+++

 

Polonia pide a Rusia que condene ya

el genocidio de Katyn de 1940

 


Jorge R. Lardizábal
Varsovia- La cámara baja del Parlamento polaco, el Sejm, aprobó ayer por unanimidad una resolución en la que pidió a Rusia que condene el genocidio de Katyn, en 1940, en que miles de presos de guerra polacos fueron ejecutados por la policía secreta soviética. «En el 65 aniversario del crimen de Katyn rendimos homenaje a los prisioneros de guerra polacos, oficiales del ejército, policías y funcionarios de la administración y del aparato de justicia, asesinados en los campos de Starobielsk, Kozielsk y Ostaszkow», dice la resolución, aprobada por unanimidad.
   En esos campos fueron reunidos unos 22.000 prisioneros polacos que, por orden de Josef Stalin, fueron ejecutados por la policía soviética entre marzo y abril de 1940. «Sólo con el esclarecimiento total y definitivo del crimen, así como la condena y el castigo de todos sus autores, cicatrizarán las heridas y cimentarán relaciones de vecindad auténticamente buenas entre Polonia y Rusia», añade la resolución. Los diputados polacos piden asimismo que «Rusia admita de una vez que el asesinato de los prisioneros polacos
fue un genocidio, como defendieron los fiscales soviéticos en el juicio de Nuremberg, cuando aún sostenían que los autores de la matanza habían sido los alemanes».
   
Asesinos identificados. El crimen de Katyn volvió a saltar a las primeras páginas de la actualidad tras la decisión de Rusia de no entregar a la parte polaca 67 de los 183 tomos de documentos de la investigación, con la justificación de que los tomos restantes son secretos. El mantenimiento del secreto después de 65 años indignó a los polacos, más aún cuando el Fiscal General Militar de Rusia Aleksandr Savienkov reconoció que la investigación de sus subalternos permitió identificar a los autores del crimen, pero sus nombres no serán revelados porque son secreto de sumario.
   Savienkov indignó aún más a los polacos, cuando señaló que la fiscalía decidió cerrar definitivamente la investigación, porque el crimen de Katyn prescribió, por considerar que no fue un crimen contra la Humanidad. Efe 2005-03-23 L.R.España

 

+++

 

La matanza de Katyn fue una más de las muchas aciagas consecuencias que tuvo el secreto Pacto del Acero entre nazis y soviéticos, entre Hitler y Stalin, para repartirse Polonia. Nazismo y comunismo, los dos grandes totalitarimos del tumultuoso siglo XX, se daban la mano y mostraban su naturaleza común. Después Hitler traicionó el pacto e intentó conquistar Rusia con el fin de lograr el ansiado espacio vital ario.  

 

+++

 

Paracuellos-Katyn

 

por Miguel Moreno

Reseña del libro del publicista y presentador Cesar Vidal

 

El periodista y escritor César Vidal acaba de publicar «Paracuellos-Katyn», un ensayo sobre el genocidio cometido en Paracuellos (España) y Katyn (Polonia). Partiendo de documentos que abarcan desde las fuentes diplomáticas a los archivos de la extinta URSS, desde los testimonios oculares a los relatos de los protagonistas, el presente libro permite señalar el número de víctimas, las circunstancias concretas y los responsables directos de los hechos relatados. Se trata, por lo tanto, de una obra absolutamente indispensable para entender la guerra civil española y la historia de las izquierdas sin mitos ni ocultaciones.

El pasado siglo XX mostró entre sus características más terribles la de la perpetración del genocidio, es decir, el exterminio de sectores completos de una población por razones raciales, religiosas o políticas. La palabra genocidio trae, en primer lugar, a la mente —y es lógico que así sea— el Holocausto o la Shoah en el curso del cual los judíos encontraron la muerte a manos del nacional-socialismo alemán . Sin embargo, por desgracia, no sólo el nacional-socialismo acometió políticas genocidas que costaron la vida a millones de personas.

La presente obra constituye un estudio histórico sobre los crímenes contra la Humanidad cometidos en Paracuellos y Katyn. En ambos casos, el resultado fue la realización de millares de fusilamientos seguidos de enterramientos masivos en fosas. En ambos casos, los crímenes fueron llevados a cabo por fuerzas de izquierdas. En ambos casos, las atrocidades no fueron obra de incontrolados sino de las más altas autoridades. En ambos casos, los asesinatos fueron contemplados por sus ejecutores como fase indispensable en la implantación de la dictadura del proletariado.

·- ·-· -··· ···-·
Miguel Moreno – 2005.03

 

+++

 

NOTAS SOBRE LA HISTORIA DE POLONIA.

 

Aunque sea superficialmente es necesario acercarse a la historia de Polonia para poder comprender las causas, el valor y el significado verdadero de "Solidaridad", para entender por qué determinados símbolos de lucha (" la guerra de las cruces", las imágenes del Papa y de la Virgen Negra,...), para valorar su opción noviolenta cuando todas sus referencias históricas cercanas son sangrientas.

 

Polonia se constituye como nación en el año 966, bajo el control de la nobleza católica. En el s. XIV se fusiona con Lituania constituyendo una "Confederación", que tiene su siglo de oro en los siglos XV y XVI, siendo un estado católico importante en el marco europeo. Desde el principio, la iglesia y el sentir católico de la población se convierten en símbolo de identidad nacional. Sin grandes traumas, mantiene su catolicismo ante el germanismo y su reforma, por un lado, o ante la religión ortodoxa dominante de los rusos, o ante la expansión del Islam otomano. La reforma luterana-calvinista no encuentra eco en la población polaco-lituana. Mientras en Francia se persigue a los hugonotes (1573), el parlamento de la Confederación se compromete a mantener relaciones pacíficas ante todos los cultos y a no derramar sangre por esa causa. Tampoco allí se había conocido la Inquisición.

 

Frente a las monarquías absolutistas de otros estados, su Constitución de 1569 permitía la elección de rey por el parlamento común de Polonia y Lituania, lo que habla de su talante liberal.

 

Su gran inestabilidad proviene de sus luchas constantes con los poderosos países vecinos: Suecia, Prusia, Rusia y Austria, que, a finales del s. XVIII parten y se reparten Polonia por tres veces, hasta su total desaparición como estado en 1794, siendo convertida en provincia del imperio zarista, y sometida a un fuerte proceso de rusificación. Numerosos levantamientos nacionalistas polacos serán ahogados en sangre en 1830, 1846, 1848, 1863.

 

A finales de la 1ª Guerra Mundial, y propiciado por los Imperios Centrales, vuelve a constituirse como estado, proclamándose la República de Polonia, con homogeneidad étnica, y sin reconstruir la antigua Confederación. Se promulga la Constitución de 1919. Con ayuda de los aliados se para al Ejército Rojo - triunfante en Rusia -, a las puertas de Varsovia, en 1920, firmándose un armisticio soviético- polaco. Se inicia un régimen autoritario, que se perpetúa con la "dictadura de los coroneles" en 1935.

 

En el 1939, - 2ª Guerra mundial- es invadida por Alemania, castigando la resistencia con una terrible represión; poco después la URSS invade las provincias orientales, con deportaciones en masa y una política de dureza. En 1945, y bajo los auspicios de la URSS, se proclama la República Popular de Polonia, con un gobierno comunista impuesto. El Tratado de Yalta fija las fronteras, que desplazan Polonia hacia el Oeste, recuperando así las provincias de Silesia y Pomerania, quedando definitivamente como estado satélite ruso.

 

El nacionalismo y antirusismo de la población polaca, exacerbado por la dominación rusa marcan desde el principio ciertos límites a los gobiernos comunistas, que buscan contentar a la URSS y mantener determinados planteamientos irrenunciables polacos, lo que dará lugar al llamado "socialismo a la polaca", intentado por Gomulda. Con él, el POUP (Partido Obrero Unificado Polaco) se enfrentará a Stalin, siendo el único país en que se logra parar las colectivizaciones de la tierra, rechazadas por el campesinado de un pueblo mayoritariamente agrícola. Esto, más la pervivencia de un cierto nacionalismo frente al hegemonismo de la URSS provoca la primera gran depuración del POUP, con una oleada de represión estalinista. A Gomulda se le respeta la vida.

 

RESISTENCIA Y LUCHA: LAS GRANDES HUELGAS OBRERAS.

 

La clase obrera polaca, tradicionalmente combativa, sobretodo en el período de entre guerras, se encuentra, además de dominada, con:

 

  • Un deficiente funcionamiento económico que se manifiesta, entre otros, por escasez de productos básicos, como carne, harina, leche, carbón.
  • Con unos niveles salariales siempre por debajo de los mínimos vitales del momento.
  • Con una organización del trabajo a base de normas de producción y primas, con jefes de fábrica del partido, sin representantes elegidos.

Todo ello dará lugar a distintos movimientos de lucha, con estallidos en los años 1956, 1970, 1976 y 1980, en una historia de huelgas, desobediencia y autoorganización, que sorprende, en el rígido mundo del Este.

 

LOS HECHOS DE POZMAN Y LAS REVUELTAS DE 1956.

 

El desencadenante es el sistema de primas y normas de producción, y la negativa de las autoridades a negociar. En 5 años la productividad había crecido un 24,6% y el salario bajó en un 3,5%. Esto provoca huelgas y manifestaciones violentas, reprimidas con dureza, causando más de 100 muertos. Estos hechos, y el desengaño ante los sindicatos, oficiales, y que no intervinieron, llevan a los obreros a buscar nuevas vías de organización planteándose la organización de Consejos Obreros como instrumentos de autogestión obrera y socialista. El movimiento se extiende creando una gran expectativa; hasta la cúpula del POUP se ve sacudida. El tema es tal que, inesperadamente se presenta Kruschev al pleno del POUP de octubre de 1956, con el ejército ruso a las puertas de Varsovia. Cae el gobierno y Gomulka es elegido de "nuevo" Secretario General del POUP, con general alivio de los trabajadores, para reconducir el tema. Se aprueban por ley los Consejos Obreros, que se generalizan rápidamente; pero antes de 2 años se ve reducido su papel al terreno de la producción, lo que equivale a su desaparición. En esas mismas fechas se produce la insurrección de Hungría y la creación allí, de Consejos Obreros, con la intervención inmediata del ejército soviético, que aplastó el movimiento.

 

LAS LUCHAS OBRERAS DE 1970.

 

Un nuevo programa de austeridad para 1971, que busca aumentar el consumo de bienes duraderos frente a los productos alimenticios básicos- escasos -, decreta una subida importante de precios, que provoca, al día siguiente, grandes huelgas en las fábricas de las ciudades de la costa báltica, con manifestaciones masivas. Ante la negativa a negociar de las autoridades las manifestaciones se hacen violentas en esas ciudades - Gdansk, Gkynia, Szczein, Elblag,... - enfrentándose a la milicia, saqueando los locales del partido. El ejército mata a 200 trabajadores y cerca e incomunica a esas ciudades. Cae Gomulka. Las huelgas siguen; en Szczein se hace huelga general y se crean las primeras comisiones obreras, que organizan la ciudad ( transporte, alimentos,...) en lo que sería la forma más alta de autogestión alcanzada en este período. Las promesas de elecciones libres en el partido y sindicato, libertad de detenidos y congelación de los precios, logra la vuelta al trabajo y la retirada de los tanques, creando un clima de equilibrio de fuerzas que obliga a ambos, Estado y obreros, a estar vigilantes.

 

VIOLENTAS HUELGAS EN 1976. SE CREA EL KOR.

 

Cuando el Gobierno, después de represaliar a los dirigentes de los comités salidos de la lucha, cree que ya tiene la fuerza, decide una nueva subida de precios, en 1976, que debe revocar inmediatamente ante la reacción violenta e instantánea que se provoca en la población, con especial virulencia en Ursus y Radon. La represión desmesurada de la policía y la milicia causa varios muertos y heridos; se inician juicios de castigo ejemplar contra los obreros.

 

En septiembre de 1976 la oposición intelectual forma el KSS-KOR, "Comité de Defensa Obrera" para ofrecer apoyo jurídico, económico y médico a los represaliados. Rápidamente surgen grupos colaboradores, y su acción solidaria se extiende. Es un grupo ilegal, pero actúa a la luz del día, sin ocultar los nombres de sus miembros, ni sus fines. En 1977 el KOR se convierte en "Comité de autodefensa social", presentándose como movimiento democrático. No se organiza como partido, ni con un programa prefijado. Su trabajo se orienta siempre a animar formas de autoorganización social como forma de superar la disgregación de la sociedad civil impuesta por su sistema de gobierno. Ideológicamente el KSS-KOR elabora por primera vez en Polonia el concepto de "resistencia sin violencia" y plantea una transformación gradual, evolutiva, del sistema comunista polaco. Desde ahí confluye, como oposición laica, con los movimientos de la iglesia, entendiendo que, a pesar de las contradicciones, son el baluarte de la resistencia en Polonia.

 

El KOR influirá decisivamente en "Solidaridad", autodisolviéndose al constituirse ésta, e integrándose en ella totalmente.

 

 


EL VERANO POLACO DEL 80 "SOLIDARIDAD": UNA ESTRATEGIA NOVIOLENTA.

 

"La conclusión que he sacado de esta experiencia es que no podemos oponernos eficazmente a la violencia sino cuando nosotros mismos no hacemos uso de ella"- escribía Lech Wallesa, presidente de "Solidaridad", en el discurso para la recepción del Premio Nobel de la Paz, leído en Oslo, el 11 de noviembre de 1983. Más adelante decía: "... "solidaridad", movimiento sindical, no ha intentado tomar el poder y no se ha opuesto al orden constitucional. Durante los 15 meses de existencia legal de "Solidaridad", nadie ha sido asesinado, y ni siquiera herido por nuestra parte. Nuestro movimiento ha conocido un desarrollo impetuoso. Hemos debido mantener una lucha incesante por nuestros derechos, y por nuestros métodos de lucha, imponiéndonos las limitaciones indispensables". El movimiento que se organizó a partir de las huelgas de agosto de 1980 en los astilleros Lenin de Gdansk, era en realidad la eclosión de todo un clima de lucha y resistencia puesto en marcha con anterioridad por varios grupos, sobretodo por:

  • KSS-KOR "Comité de Autodefensa Social", que había trabajado intensamente la educación popular con sus "universidades volantes", enseñando métodos de autodefensa, y cuyos líderes y pensamientos sobre el rechazo de la violencia marcarían la estrategia de lucha.
  • Comité Fundador de los Sindicatos Libres de la costa Báltica, creado en 1978.
  • Iglesia católica, con su gran poder desmovilización y su enorme influencia en la sociedad polaca.

Este movimiento reivindicativo, cuya estrategia noviolenta sería reconocida por todos los observadores, presenta dos momentos bien diferenciados: una fase ofensiva, de lucha y conquistas sociales, que los polacos llaman "Opor cywilny" y recoge la idea de resistencia de la sociedad civil por medios no armados; Y otra fase, a partir del golpe militar, que llaman "oprona cywilna", defensa civil.

 

FASE DE CONQUISTAS SOCIALES. MOVIMIENTO REIVINDICATIVO 80-81.

 

El malestar laboral y el aumento de los precios en los establecimientos comerciales, que recibieron grandes cantidades de mercancías a precios muy superiores- hasta el 60%- a los de las tiendas subvencionadas por el Estado, ponen en marcha, de forma casi simultánea, huelgas en las fábricas de Varsovia y otras ciudades, a primeros de julio de 1980, pidiendo aumento de salarios y congelación de precios.

En gdansk, sin embargo, en la primera oleada de huelgas, el 14 de julio 17.000 obreros reclaman también libertades sindicales. El 16 de agosto las fábricas de Gdansk crean el "Comité de Huelga Interempresarial" (MKS), que elabora una plataforma de 21 puntos reivindicativos, centrados en torno a la idea de Sindicatos Libres.

 

Gdansk es incomunicada del resto del país, lo que provoca la extensión de movimientos de solidaridad a toda Polonia. Los obreros organizan comités de vigilancia, de abastecimientos, de limpieza, de orden, de emergencia. Para evitar los enfrentamientos con la milicia y la policía en las calles - causa de las masacres en anteriores levantamientos -, las movilizaciones quedan circunscritas a las fábricas, que son ocupadas por los obreros. Solo los huelguistas ocupan los astilleros. Hay piquetes en las entradas de las fábricas las 24 horas del día, controlando las idas y venidas, las visitas de delegados de otras empresas, o de periodistas. Prohiben el alcohol, como instrumento de desmovilización del Gobierno. La democracia de la organización es asegurada por la elección de los comités de huelga en cada fábrica, y de la coordinación para el MKS. En gdansk hay más de 700 delegados y 3.000 empresas ocupadas. La "delegación de poder" es controlada permanentemente con la discusión de todos los textos en asamblea general, y la renovación frecuente de los delegados. Se instalan altavoces en la fábrica y lugares de reunión, para que las asambleas y negociaciones sean seguidas en directo desde la calle por toda la población. Se relanzan las manifestaciones disciplinadas en las calles.

 

Todo ello permite crear un equilibrio de fuerzas que hace posible la negociación. Pero para evitar las trampas del poder, los obreros ponen como condiciones previas mantener los altavoces en las fábricas y levantar el bloqueo telefónico y de comunicaciones a que está sometido Gdansk.

 

Se producen las primeras concesiones: hay aumento salarial, y el Gobierno accede a construir un monumento a los obreros muertos en 1970 en los astilleros. ; pero no da contestación a las reivindicaciones centrales sobre sindicatos independientes, cuya consecución los obreros plantean como innegociable.

 

Van surgiendo los símbolos: las fábricas ocupadas izan la bandera blanca y roja polaca, colocan en sus puertas y verjas cruces, retratos del Papa Wojtyla y cuadros de la Virgen Negra de Czestochowa, como representación de la independencia nacional. Se celebran misas para los obreros. Occidente se extraña de ver imágenes de colas para confesar, en las fábricas.

 

Las huelgas se han extendido a Silesia- zona de apoyo tradicional al gobierno de Gierek-, y a toda la nación. El 22 de agosto el Gobierno reconoce como interlocutor válido al MKS, y el 24, se producen importantes reajustes. La URSS, habla de elementos antisocialistas. Aparece el temor a la intervención armada. En Silesia se plantea la huelga general si no se acepta la formación de sindicatos libres, y, el 30 de agosto se firman los "Acuerdos de Gdansk", entre una delegación del Gobierno, presidida por el vice-primer ministro Jagielscki, y el MKS, presidido por Wallesa. Las discusiones son públicas y retransmitidas en directo para los astilleros Lenin, y por la emisora local de radio.

 

Los acuerdos de Gdansk, plantean, entre otras, las siguientes reivindicaciones:

 

  • Sindicatos libres e independientes del partido y de la empresa, sobre la base de la Convención nº 87 de la OIT, ratificada por Polonia.
  • Derecho a la huelga y a la seguridad de los huelguistas.
  • Libertad de expresión y publicación, garantizadas por la Constitución.
  • Libertad para los presos políticos y restablecimiento de los derechos de los represaliados del 70 y 76, obreros y estudiantes.
  • Información pública sobre la situación socioeconómica del país, con el objeto de plantear una reforma económica.
  • Pagar a los huelguistas con los fondos del Consejo Central de los Sindicatos.
  • Subida de salarios.
  • Aprovisionar de alimentos el mercado interior, y exportar solo excedentes. Introducir libretas de racionamiento para el reparto de carne.
  • Elección de cuadros según cualificación, y no por pertenencia al Partido.
  • Supresión de los privilegios de la policía y miembros del aparato del Partido, igualando los subsidios familiares.
  • Aumento de las pensiones de jubilación.
  • Mejora de los servicios de salud y asistencia médica.
  • Guarderías para los hijos de las mujeres que trabajan.
  • Alargar el permiso de maternidad pagado a tres años.
  • Sábado festivo, compensado, en su caso, con otro día libre.

Con el compromiso de publicar inmediatamente en los medios de comunicación, y a escala nacional, el texto íntegro del Protocolo del acuerdo, el MKS da por terminada la huelga, el 31 de agosto.

Sin embargo se mantienen los focos huelguistas en todo el país, exigiendo la extensión de los acuerdos a toda Polonia. El 6 de septiembre Gierek es sustituido por Kania en la cúpula del POUP, y apartado de todos sus cargos.

 

El 22 de septiembre de 1980, 35 comités de huelga, transformados en sindicatos locales, deciden fusionarse en uno, y constituyen SOLIDARIDAD, que convoca una huelga general de 1 hora de duración para el 3 de octubre, exigiendo concreción del aumento, acceso real a los medios de información, y libertad sin trabas para la creación de sindicatos. La huelga fue masiva en toda Polonia, con una espectacular fuerza organizativa.

 

El 10 de noviembre, el Tribunal Supremo aprueba, sin los recortes impuestos por el Tribunal de Varsovia un mes antes, los Estatutos de "Solidaridad", aunque se introduce un anexo sobre la aceptación del papel del POUP como dirigente de Polonia. Cuenta con 5 millones de afiliados.

 

El 16 de diciembre un millón de personas acude a la inauguración del monumento a las víctimas del 70, participando, además de "Solidaridad", el POUP, el Gobierno, la Iglesia y el Ejército. El monumento se construyó en un mes, por suscripción popular.

 

En enero, tras varios paros de advertencia, se produce una nueva huelga general, seguida por el 90%, reclamando los sábados libres, liberalización de la censura y acceso a los medios de comunicación, todo ello firmado en los Acuerdos. Ante la fuerza del movimiento, se conceden 3 sábados libres de cada 4, y un espacio semanal en radio y TV para "Solidaridad", además de un semanario.

 

Hacía meses venía reivindicándose la legalización de un sindicato agrario que decía tener 2 millones de miembros. El Estado no lo acepta, alegando que son propietarios individuales no remunerados, y que no tienen derecho a la formación de un sindicato. No hay que olvidar que Polonia es un país eminentemente rural, y que el 75% de la tierra cultivada está en manos privadas, de haciendas familiares.

 

Por este tema se producen incidentes serios, con la agresión de la policía a sindicalistas, en Bydgoszcz. Se organiza una nueva huelga general, y antes de efectuarse, el 12 de mayo, es legalizada "Solidaridad Rural".

 

En septiembre-octubre, se inicia un nuevo pulso con la celebración del Primer Congreso de "Solidaridad". Meses antes comienza a reivindicarse la autogestión en las fábricas, con paros hasta en las líneas aéreas por este motivo. El Congreso del POUP, recientemente clausurado, rechazó esta reivindicación. Por ello, El Congreso de "Solidaridad" exige un referéndum al respeto, reclama elecciones libres -postura a la que se oponen los teóricos del KOR y otros líderes -, y hace un llamamiento a los obreros de los países del Este, para que formen sindicatos independientes, proclama que es criticada duramente por el Partido. Sin embargo, el Parlamento aprueba un proyecto de autogestión que recoge parte de las demandas, en un acuerdo con la dirección del sindicato, que fue rechazado y condenado en la segunda parte del Congreso, imponiéndose una línea más radical. Se reclama una segunda Cámara en el Parlamento, la Cámara de los Consejos Obreros, y la reducción de los gastos militares. Y se reelige a wallesa como presidente de "Solidaridad", a pesar de ser muy criticado por su moderación.

 

Durante este tiempo se dinamizó toda la sociedad civil y política; surgieron asociaciones independientes, de juventud, de estudiantes, de artistas, de prensa, etc. Incluso el Parlamento y el poup conocieron actividades y procesos de trabajo infrecuentes, y unas nuevas elecciones, con la renovación democrática del 30% de sus delegados para el Congreso extraordinario de Julio de 1981.

El 18 de octubre el general Jaruzelski sustituye repentinamente a Kania en la Secretaría General del POUP, uniendo el cargo al Primer ministro y Ministro de Defensa. Crea "grupos operativos regionales" del ejército, que desplaza por toda Polonia, para colaborar en la distribución de alimentos y en el mantenimiento del orden: deben informarle "directamente de todos los fenómenos negativos"; Y pide al Parlamento una resolución para acabar con las huelgas, y medidas de excepción, lo que apunta hacia la instauración de la ley marcial. Así mismo, a los soldados que acababan su servicio militar se les retrasa el licenciamiento, porque debían dar paso a nuevos reclutas, la mayoría de ellos, militares de "Solidaridad".

 

Nuevas interrupciones laborales se suceden en los distintos sectores y localidades. Jaruzelski, Monseñor Glemp y Wallesa, reunidos el 4 de noviembre, plantean los medios para disminuir la tensión. Pero pese a los intentos del Sindicato, no cesan los paros. El sindicalismo independiente reclama la creación de un Consejo Social para la reforma de la economía. Las amenazas del Gobierno y el decreto que limita la huelga, provocan un pleno extraordinario de la Comisión de "Solidaridad" en que se alerta a todos y se proponen medidas contra un posible estado de excepción.

 

Dos elementos fundamentales caracterizan las luchas de estos meses: la organización noviolenta y democrática del movimiento; y la voluntad constante de diálogo entre la sociedad civil- asociaciones populares e independientes- y la sociedad política -instituciones estatales y paraestataltes y de partido -, con un objetivo claro: inscribir las conquistas sociales en el marco institucional, en su sistema legal, y obtener de las autoridades del estado su propio compromiso en la consolidación de lo conseguido.

ESTADO DE GUERRA Y RESISTENCIA CIVIL.

 

La tragedia ocurrió la noche del 12 al 13 de diciembre de 1981. El día 12, la Comisión Nacional de "Solidaridad" reunida en Gdansk decide organizar un referéndum "nacional o en el interior del sindicato" sobre el ejercicio y los métodos del poder. El día 13 se proclama el "Estado de Guerra" y se constituye un "Consejo Militar de Salvación Nacional", presidido por el general Jaruzelski. Hay detenciones masivas de cuadros sindicales y de intelectuales. Lech Wallesa es sometido a detención vigilada en su domicilio. El estado de sitio duraría hasta el 22 de julio de 1983.

 

El movimiento no se había preparado para la eventualidad de la interrupción por la fuerza armada y para la necesidad de pasar a la clandestinidad, convirtiendo su lucha en resistencia. No obstante, la cuestión, que estaba siempre pendiente, había sido planteada ya por distintas secciones. Así, en marzo del 81, "Solidaridad" de Wroclw difunde sus "Instrucciones en caso de estado de excepción", dirigidas a impedir la guerra civil, y a hacer imposible al agresor realizar sus objetivos, por medio de una defensa activa, cuyo medio más eficaz es la huelga general.

 

El carácter noviolento de las tácticas de resistencia recomendadas por "Solidaridad" al día siguiente del golpe de Estado se afirma también en los "15 consejos de resistencia de "Solidaridad" - Silesiay Varsovia", que plantean:

  • En caso de huelga, quedarse entre los obreros sin destacarse: no debe haber líderes.
  • Ante las fuerzas del orden: tú no sabes nada, estás desorientado.
  • "Solidaridad" debe mantenerse en cada lugar de trabajo: no te hagas eliminar estúpidamente con actos heroicos inconsiderados.
  • Trabaja lentamente. Critica el desorden e ineficacia de tus jefes.
  • Sigue al pie de la letra las instrucciones más tontas.
  • Si te mandan saltarte el reglamento, pide la orden por escrito.
  • En tus relaciones privadas boicotea abiertamente a los colaboracionistas, ayuda a las familias de los represaliados, crea cajas de resistencia, difunde al oído las informaciones, pinta las paredes,... pero tómate las precauciones necesarias.

El martes 15, desde su confinamiento, Wallesa envía, a través de la jerarquía católica un mensaje que se difunde a toda Polonia: "No os dejéis aplastar. Mantener huelgas masivas en las grandes industrias, y resistencia pasiva en las empresas pequeñas. Si el ejército utiliza la fuerza, intentad evitar que corra la sangre".

 

El 18 "Solidaridad" convoca una huelga general seguida al menos, en 200 fábricas, según datos de la BBC.

 

En uno de los primeros boletines clandestinos de enero de 1982, el Sindicato de Cracovia alerta a todos contra el terrorismo: "En un estado totalitario solo puede servir para reforzar el poder militar y policial del Estado. Además desacredita a la oposición ante la opinión pública y crea justificaciones para la represión. "Este sindicato" condena el terrorismo en tanto forma de acción ineficaz y nociva, incompatible con la ética cristiana y con el programa y los principios de "Solidaridad".

 

"Solidaridad concluye que no puede construir un movimiento con una organización monolítica, fácil de aplastar con ayuda de fuerzas internas y externas, y asume la idea del KOR de que "la única solución está en promover un movimiento deliberadamente descentralizado", en que cada grupo, cada esfera social, pondrá en marcha un mecanismo de resistencia, en los contextos en que se mueva..." de modo que las autoridades controlarán los comercios vacíos, pero no el mercado; los medios de difusión, pero no la circulación de la información; las editoriales, pero no las ediciones; correos y telégrafos, pero no las comunicaciones; las escuelas, pero no la educación".

 

Y así, se organiza una resistencia difusa, sin un frente ni unos responsables claros, difícil de afrontar, y desde todas las instancias de la vida polaca.

 

"Solidaridad" mantiene manifiestamente su presencia, y actúa. Oficialmente está en la clandestinidad. Pero de los 200.000 miembros activos solo unos 1.000 militantes y la infraestructura básica se mantienen clandestinos. Dicen ser como un barco, que sólo tiene las máquinas y bodegas bajo la línea de flotación. Organizaciones semiclandestinas de "Solidaridad" recolectan las cotizaciones, asumen la ayuda a los represaliados y sus familias, organizan huelgas cortas, difunden las publicaciones del sindicato,...

  • Se mantiene la actividad de la Comisión Nacional Provisional de "Solidaridad", que marca la política general del Sindicato, haciendo públicas sus órdenes,... tomando postura ante los problemas importantes de la vida del país.
  • Se mantiene la actividad de Wallesa, que fue liberado el 14 de Agosto de 1982, y de algunos de sus consejeros que, contrariamente a los de la Comisión, no están en la clandestinidad, aunque están amenazados de prisión por estar fuera de la ley. Apoya a los procesados de "Solidaridad" y KOR, llama a nuevas formas de y acciones de protesta, como negativa a pagar algunos impuestos (TV), boicots a determinados productos; Se reúne con grupos clandestinos; Participa en el "frente común sindical", que reagrupa a gente de "Solidaridad" y de los antiguos sindicatos del POUP antes de su disolución; Envía una carta al Parlamento pidiendo la liberación de los presos de opinión, el reconocimiento del pluralismo sindical, y la readmisión de los despedidos. Se le concede el Premio Nobel de la Paz en 1983, que no pudo recoger personalmente por estar limitados sus movimientos.
  • Existen numerosos grupos que publican periódicos clandestinos, libros boletines de información y panfletos, cuya distribución es la fase más arriesgada. Para ello se preparan equipos de "especialistas" en pegadas de papeles o para tirarlos desde los tejados. Hay que evitar ser interrogado por la policía. Se ingenian controles remotos caseros,... que lanzan los papeles cuando el grupo ya no corre peligro.
  • Las reuniones y manifestaciones en lugares públicos - calles, cementerios, salidas de las iglesias- son frecuentes. Cada aniversario significativo es ocasión para reafirmar la adhesión popular al prohibido "Solidaridad". Hay grandes manifestaciones los días 1 y 3 de mayo de 1982 (Fiesta del Trabajo y aniversario de la Constitución de 1791, la más democrática que ha tenido Polonia). Manifestaciones el 13 de agosto del 82 en Gdansk, Varsovia, Wroclaw y Cracovia. Movilización nacional el aniversario de los Acuerdos, el 31 de agosto, que verá a miles de polacos bajar a las calles en todas las grandes ciudades del país.
  • Rechazo por parte de los artistas e intelectuales a colaborar con el poder, y sobretodo, a participar en la radio y la TV, a escribir en la prensa oficial, a exponer en determinadas galerías, a aceptar premios y recompensas oficiales. La asociación de actores se niega a actuar en TV desde el día mismo de su disolución por el Estado. Se boicotea a los artistas colaboradores: el público aplaude continuamente hasta que los actores desisten y abandonan el escenario. Se boicotea a los escritores colaboracionistas: se les envía a su domicilio numerosos ejemplares de su libro.
  • Se convoca también a la resistencia pasiva, no saliendo de casa, y dejando desiertas las ciudades, como muestra del vacío hacia el poder.
  • En las empresas es frecuente el retraso premeditado. A veces, nadie se mueve, nadie habla, no se usan los teléfonos. A veces se simula el ruido de una revuelta, con el ruido de las máquinas, martillazos sobre chapa, aullidos de las sirenas,... Los obreros rechazan formar parte de las nuevas comisiones sociales, creadas por el Gobierno para sustituir a los sindicatos libres. Se rompen las tarjetas en que se comunica la militarización a cada trabajador. Un obrero se lanza a lo bonzo a un horno de las acerías de Katowice, enarbolando la bandera de "Solidaridad". Puede verse circular por los talleres un cortejo negro, silencioso.
  • Los presos, - quedan 20.000 después de la amnistía de 1983- hacen huelgas de hambre encadenadas.
  • La Iglesia reclama el levantamiento del Estado de Guerra desde el mismo día del golpe. Dado el lugar que ocupa en Polonia, el Gobierno tiene que respetarla, para evitar una hostilidad abierta de la gran mayoría de la población. El movimiento de resistencia utiliza sus emisoras y medios de comunicación; la Iglesia organiza y distribuye la ayuda a los represaliados. Se organizan conferencias en las iglesias; los actores montan sus espectáculos en salas parroquiales, y allí exponen sus obras los artistas.
  • Los días 13 de cada mes los estudiantes van al colegio vestidos de luto, manteniéndose silenciosos en los recreos, cogidos de la mano o de rodillas en el patio. En un colegio de Gdansk, la dirección amenazó con expulsar a los que vinieran de negro: todos vinieron con camisa blanca. Generalizaron la colocación de velas en las ventanas, todos los días 13, durante el primer año del Estado de Guerra. Los estudiantes generalizaron también el uso de una resistencia eléctrica simple, sustituir la insignia de "Solidaridad", prohibida. Es frecuente el uso de insignias con los mismos caracteres que "Solidaridad", diciendo "soy un polaco libre", o frases semejantes. En cuclillas en el patio, protestan por la detención de algún profesor.
  • Las batallas de las cruces en los colegios son significativas. Los alumnos las ponen, la dirección las quita. Cobró especial significado la de la escuela agraria de Mietne, próxima a la ciudad de Garwoliln. En diciembre del 83 la dirección prohibe que se pongan cruces en las aulas; los alumnos las cogen y las llevan en manifestación a la iglesia de Garwolin. En una reunión de padres, éstos las reponen, clavándolas en las puertas de las aulas. Alguien las retira y las lleva a las iglesias y los curas las devuelven. Los alumnos las clavan y la dirección manda quitarlas, hasta que desaparecen el 5 de marzo. Al día siguiente los alumnos no van a clase, y el día 7, al acabar las clases, ocupan el colegio. Se suspende el curso, se les corta la comunicación telefónica y se les envía una compañía de policía. Por la noche los alumnos se van hacia Garwolín, pero les corta la policía. Empiezan a tocar las campanas en la ciudad, la gente sale a la calle, y se organiza una manifestación hacia Mietne, que impide la policía. Hay misas de apoyo. El día 8 todos los colegios de Garwolín se van a misa en vez de ir a clase. El 10 hay una peregrinacion a Czestochowa, al Monasterio de la Virgen Negra. La escuela de Mietne se cierra indefinidamente, y se pide a los padres que firmen el carácter laico del centro, a lo que se niegan. Se organizan cursos de formación ideológica para los estudiantes de Garwolin, al final de los cuales los alumnos cantan "Queremos a Dios", canción religiosa popular polaca. El 13 de marzo el Consejo General del Episcopado llama a respetar los derechos de los creyentes para lograr la paz social. El obispo inicia una huelga de hambre; el Cardenal Primado protesta por el tema, y el 6 de abril se anuncia que se abrirá de nuevo la escuela, sin que nadie tenga que firmar nada, y que cada uno podrá llevar cruces y ponerlas en su mesa, pero no en las paredes de las aulas.
  • Se cambian los nombres de las calles.
  • Se boicotea la información oficial: "miércoles sin prensa" "Paseo a la hora de los informativos de TV" "Sacudida de alfombras a la hora del telediario".
  • Boicot a la bebida: "Ganaremos esta lucha si no nos dejamos desarmar por el alcohol. Falta carne en nuestras raciones, pero nunca falta alcohol, con miles de borrachos cada día. Ya un eslogan de los insurgentes de 1863 lo decía: "mientras nosotros bebamos, Rusia vivirá".
  • Se ponen en marcha amplias campañas de edición clandestina de sellos de correos, con eslogans y símbolos de "Solidaridad", que inundan el circuito público. En el correo, los símbolos recorren toda Polonia. Sobres y tarjetas postales llevan textos como: " ... te ofrecemos un testimonio mudo de nuestra existencia y actividad...".
  • Se marcan los billetes de banco.
  • Se mantienen las "universidades populares", que además constituyen una importante red de solidaridad.
  • Se hacen cruces de flores en el suelo, a las salidas de las iglesias, que la gente defiende con cordones humanos.
  • A plena luz del día se colocan grandes placas conmemorativas de "Solidaridad" en el centro de muchas ciudades: el 25 de agosto de 1982, en la Plaza del Mercado de Cracovia podía leerse en una de ellas: "No renunciaremos jamás a lo conseguido en agosto. Solidaridad de Malopolska". El 30 de septiembre aparecieron sendas placas en las murallas de Varsovia y en la Basílica del Sagrado Corazón de Cracovia, con inscripciones por las víctimas del Estado de guerra.
  • Se hacen jornadas poéticas, representaciones teatrales, películas clandestinas.
  • Se colocan banderas y pancartas en lugares de difícil acceso, en chimeneas, en el obelisco del Monte Babia Gora, en barcos, en los cables de los tranvías de Poznam.

Los servicios secretos comunistas asesinaron ‘1984’ brutalmente al padre Jerzy Popieluszko, capellán del sindicato Solidaridad: después de haberle machacado a golpes, tiraron su cadáver a las aguas del Vístula. Su figura se convirtió inmediatamente en un símbolo de la Polonia libre. Juan Pablo II, como se ve en la foto, se postró de rodillas ante su tumba. Hoy la Causa de beatificación de este sacerdote mártir está muy avanzada y millones de polacos peregrinan a su tumba.´2004´

 

 

SIETE AÑOS DESPUÉS.

 

Recientemente se informaba de un aumento de los precios de la carne de hasta un 200% y de huelgas de protesta en algunas ciudades. Sin embargo el tiempo de las manifestaciones espectaculares en la calle han pasado ya y las huelgas son más raras, pero la lucha por conservar y propagar la conciencia nacional, continúa. La educación clandestina paralela, los cientos de libros publicados ilegalmente, y que son estudiados en las universidades oficiales, y los casi 1.000 títulos de revistas de la prensa clandestina testimonian la viveza de esta lucha. En las fábricas las comisiones clandestinas de "Solidaridad" continúan esta lucha. El 15 de noviembre de 1987 se creaba el Partido Socialista Polaco, ilegal y perseguido.

 

"Este país - escribe Wallesa en su autobiografía "Un camino de esperanza" recientemente publicada- que permanece prisionero de un sistema petrificado como resultado de un reparto del planeta, proclamó en agosto de 1980 el comienzo de una nueva época, que hizo cavilar el omnipotente tabú político. Polonia realizó esto ante la mirada del universo, sin amenazar a nadie y sin derramar ni una gota de sangre. Para ello no alegó ni ideologías ni conceptos económicos o institucionales: solo contaba el hombre. Este episodio fue calificado por ambos bandos como revolucionario. Sin embargo, en nuestra opinión, nada hay en ello de revolucionario; simplemente empezamos por fin a caminar con nuestros propios medios".

 

"Solidaridad" llegó a tener más de 10 millones de afiliados. En la actualidad Polonia continúa siendo el país del Este más libre del bloque soviético, a pesar de haber sufrido un golpe de estado.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Infesta J. "Este es Wallesa. Líder de un sindicalismo nuevo". Editorial PPC. Madrid 1982.
  • Jodar, P.- Lope, A. "Polonia, por qué luchan los obreros" Editorial Revolución. Madrid 1982.
  • "Pologne. La résistance civile" Monográfico de la revista Alternatives Non Violentes. N º 53-54. Hiver 1984. " 1980-1983.
  • Solidarité our l´espoir polo- Non Violence Polotique. Dossier nº 2 1985.
  • Notas de prensa.

 

+++

 

1.      En el año 19 d.C. el emperador Tiberio, a instancias del antisemita Sejano, expulsó a los judíos de Roma (la ciudad) e Italia.
Ésta es la primera expulsión de Roma.
 

2.      En cuanto a la segunda expulsión hay dos opiniones.

1.      Hacia finales del reinado de Claudio (41-54 d.C.), merced a disturbios provocados por algunos instigadores anti-judíos, el emperador prohibió que los judíos se reunieran en las sinagogas, lo que motivó que un gran número de judíos abandonara Roma (la ciudad). Es decir, no fue un edicto de expulsión, sino un éxodo voluntario.
 

2.      Otra opinión, la de Gaio Suetonio, es más drástica, indicando que Claudio, por el motivo recién mencionado, realmente expulsó a los judíos de Roma, hacia el 49 d.C.

Basándonos en el silencio de Josefo al respecto, es la primer opción la más probable.

 

+++

POLONIA - TÉMPERA DEL 1353.

 

POLONIA

 

1 Les origines protoslaves

Les premières traces de la présence humaine, dans le bassin de la Vistule et de l´Oder, remonteraient à environ 100 000 ans avant notre ère. Les chasseurs néandertaliens avaient pénétré les territoires sud de la Pologne actuelle. Les premiers indices d´habitat sédentaire de l´homme en Pologne dateraient de l´époque mésolithique (8000-5500 avant notre ère). À la suite des invasions des tribus asiatiques, les habitants du territoire de la Pologne actuelle commencèrent à s´organiser en communautés plus nombreuses et à construire des forts défensifs. À partir du VIe siècle avant notre ère, la Pologne devint à l´est le terrain des incursions scythes et sarmates, alors qu´à l´ouest ce fut les invasions celtes et germaniques. Les envahisseurs s´installèrent sur les territoires conquis, mais généralement ils s´assimilèrent aux autochtones. 

Les peuples slaves arrivèrent sur ces terres au VIe siècle de notre ère et, en quelques siècles, ils réussirent à s´imposer. Ils purent repousser de façon efficace les invasions des peuples asiatiques nomades et celles de la Grande-Moravie voisine. Plusieurs des tribus slaves à l’origine de la nation polonaise, dont les Polanes, les Vislanes, les Poméraniens et les Mazoviens, se seraient unies, vers 840 avant notre ère, sous la gouverne d’un roi connu sous le nom de Piast. La pratique orale de la langue polonaise s´est constituée bien avant le Xe siècle, mais le polonais évolua et se stabilisa par étapes. Cependant, la Pologne ne figure dans l’histoire de l’Europe qu’à partir du règne de Mieszko (960-992). 

2 La construction de la Pologne et son apogée

Mieszko Ier, considéré comme le fondateur de la dynastie Piast, convertit les Polonais au christianisme afin de combattre les incursions germaniques, ce qui détermina l´adoption de l´alphabet latin. Mieszko Ier hérita de ses prédécesseurs de vastes territoires unifiés qui englobaient la Grande-Pologne, la Cujavie, la Mazovie, mais conquit aussi la Silésie, la Petite-Pologne, soumit la Poméranie et plaça la Pologne sous la protection du pape afin d´écarter la suzeraineté allemande.

2.1 Le rôle de l´Église catholique

C’est au cours du règne de son fils, Boleslas Ier le Vaillant (992-1025), que l’Église chrétienne s’implanta fermement en Pologne. Ce remarquable personnage fut également le vainqueur des guerres menées contre Henri II, empereur du Saint-Empire romain germanique, et agrandit considérablement le territoire polonais (Poméranie, Moravie, Silésie et Lusace). Il fut sacré roi par le pape en 1025 et devint ainsi le premier roi de Pologne. Il s´empara de la Lusace et de la Bohême, de la Moravie et d´une partie de la Slovaquie et envahit l´est de la Russie. À sa mort, la Pologne s’étendait au-delà des Carpates, de l’Oder et du Dniestr. Toutefois, la majorité de ces conquêtes furent perdues sous le règne de son fils Miesko II (1025-1034) qui reconnut la suzeraineté allemande.

Au cours des trois siècles suivants, la Pologne fut confrontée à la fois à des difficultés intérieures et extérieures (invasions étrangères). Sous Boleslas II le Hardi (1058-1079), la Pologne retrouva sa puissance passée en affirmant son indépendance, mais, ayant fait assassiner l’archevêque de Cracovie qui avait pris la tête d’une révolte, Boleslas II dut s’exiler en raison d’un interdit papal. Après des années de chaos, Boleslas III (1102-1138) rétablit l’ordre et reconquit la Poméranie, vainquit les armées de Prusse et défendit la Silésie contre Henri V, empereur du Saint-Empire romain germanique. À sa mort, la Pologne fut divisée entre ses quatre fils, et le royaume se fragmenta en plusieurs duchés indépendants en conflit les uns contre les autres.

2.2 Les envahisseurs

En 1240 et 1241, les Mongols envahirent la Pologne, qu’ils dévastèrent. Entre-temps, les possessions baltes voisines appartenant aux Prussiens furent conquises par les chevaliers Teutoniques, et des colons allemands, encouragés par les princes polonais, commencèrent à s’installer dans le pays. Au cours de cette période de colonisation, de nombreux juifs, fuyant les persécutions dont ils étaient l’objet en Europe occidentale, trouvèrent refuge sur le territoire polonais.

En 1320, Ladislas I
er  fut couronné roi de Pologne. De 1305 à 1333, il infligea de sévères défaites aux chevaliers Teutoniques et le royaume fut réunifié. Au cours du règne de son fils Casimir III, dit Casimir le Grand (1333-1370), la puissance et la prospérité de la Pologne s’accrurent considérablement. Casimir, l’un des rois les plus éclairés de l’histoire polonaise, fut également le dernier roi de la dynastie de Piast. Il fut à l’origine d’importantes réformes administratives, judiciaires et législatives, fonda l’université Jagellon en 1364, accrut l’aide aux juifs réfugiés d’Europe occidentale et conquit la Galicie.

2.3 La seconde dynastie

La deuxième dynastie de rois polonais, les Jagellons, fut fondée par Jagellon, un grand-duc de Lituanie. En 1386, il épousa Hedwige, reine de Pologne et petite-nièce de Casimir III. Il accéda ainsi au trône de Pologne sous le nom de Ladislas II Jagellon (1386-1434). Converti au catholicisme, il christianisa les Lituaniens. En 1410, à Grunwald-Tannenberg, il remporta à la tête des armées polonaise et lituanienne une victoire décisive sur les chevaliers Teutoniques, ce qui fit de la Pologne l´une des nations les plus puissantes d’Europe. Par la suite, jusqu’en 1569, les deux États seront le plus souvent dirigés par le même monarque.

Sous le règne des Jagellons, la Pologne atteignit le sommet de sa puissance, de sa prospérité et de son rayonnement culturel. Casimir IV (1445-1492) mena une guerre prolongée et victorieuse (1454-1466), la guerre de Treize Ans et contre les chevaliers Teutoniques. En 1466, la paix de Torun, qui met un terme au conflit, assura à la couronne la possession de la Prusse occidentale, de la Poméranie ainsi que d’autres territoires. Les derniers Jagellons, en particulier Sigismond I
er (1506-1548), accumulèrent d´autres victoires militaires et diplomatiques, malgré quelques échecs. En 1569, Sigismond II Auguste (1548-1572) réunit la Pologne et la Lituanie (union de Lublin).

2.4 Le nationalisme polonais

Certains attribuent la première grammaire polonaise, écrite en latin et parue en 1568, à Piotr Statorius-Stojenski, un Polonais d´origine française et élève de Jean Calvin. Mais c´est vers 1440, un siècle plus tôt, que l´on date la plus ancienne grammaire polonaise, en latin elle aussi, écrite par Jakub Parkoszowic. 

La Renaissance vit l´émergence du nationalisme polonais dans la langue. Jusqu´alors, la plupart des Polonais portaient des noms russes du calendrier orthodoxe (Stepan, Iwan, Grigorij, Jakov, Matvej, etc,). À la fin du XVIe siècle, commença une polonisation intense des prénoms non polonais qui finirent par disparaître. Paradoxalement, le vocabulaire s´enrichit de nombreux emprunts à des langues étrangères telles que le l´italien, le français et le tchèque. Beaucoup de Polonais de l´époque développèrent l´habitude (appelée makaronizm) d´insérer tant à l´oral qu´à l´écrit des expressions et des tournures d´origine étrangère, principalement latine. 

3 Le déclin et le dépeçage de la Pologne

Avec la mort de Sigismond II Auguste, le dernier des Jagellons, en 1572, un nouveau régime s´installa: le roi de Pologne était élu par la Diète. Celle-ci finit par imposer des restrictions au pouvoir monarchique. Puis le pays s´engagea dans des luttes pour le contrôle de la mer Baltique et le trône de Suède. Les guerres désastreuses contre la Suède, la Russie, les Cosaques d’Ukraine, le Brandebourg et les Ottomans aboutirent à la perte de territoires importants et à la ruine d’une grande partie de la Pologne. En 1655, la Suède vainquit la Pologne lors de la première guerre du Nord (1655-1660). Ces nouvelles guerres ravagèrent le pays et aboutirent à la perte de nombreux territoires : duché de Prusse (1657), Livonie intérieure cédée à la Suède (traité d’Oliva, 1660) et Ukraine orientale abandonnée à la Russie (traité d’Androussovo de 1667). La Pologne sortit ruinée de cette crise.

3.1 Le déclin

En 1683, les armées polonaises et allemandes placées sous l’autorité de Jean III Sobieski défirent les Ottomans aux portes de Vienne, mettant ainsi un terme à une sérieuse menace contre la chrétienté en Europe centrale, mais cette victoire ne suffit pas à enrayer le déclin de la Pologne. Auguste II prit le contrôle du pays (1697-1733) et, durant son règne, l’empire russe engagea des attaques systématiques contre la Pologne, réduisant ainsi progressivement ses voisins à l’impuissance. La corruption politique étendue qui régnait dans la noblesse polonaise accéléra le glissement vers le déclin national. En 1764, les troupes russes entrèrent en Pologne et imposèrent le couronnement de Stanilas II Auguste (1764-1795), un favori de Catherine II, impératrice de Russie.

3.2 Le dépeçage

L’expansionnisme russe provoqua une profonde inquiétude au sein des puissances européennes. Les Ottomans déclarèrent alors la guerre à la Russie. La Prusse et l’Autriche, effrayées par la perspective d’un conflit général en Europe et désireuses de s’emparer d’une partie du territoire polonais, proposèrent au gouvernement russe un «plan de partage» de la Pologne, c´est-à-dire son dépeçage. Au cours du premier partage, en 1772, les trois puissances s´approprièrent environ un tiers de son territoire. En 1793, le deuxième partage - auquel seules la Prusse et la Russie participèrent - réduisit encore le territoire polonais. Et le troisième partage, en 1795, mit fin à l´existence de l´État polonais.

 

En 1794, les Polonais entamèrent une guerre révolutionnaire pour la reconquête de leurs territoires perdus. Après avoir regagné une portion des territoires perdus, les forces russes entrèrent dans Praga, un faubourg de Varsovie, et massacrèrent une grande partie de la population. les puissances victorieuses signèrent, entre 1795 et 1797, plusieurs traités réglant le troisième partage de la Pologne. Aux termes de ces traités, l’empire russe se vit accorder environ la moitié de ce qui restait du territoire polonais, et la Prusse et l’Autriche, chacune environ un quart. L’État polonais disparut alors de la carte de l’Europe.

4 La Pologne sous la domination étrangère 

Parce qu´il avait promis de faire renaître la Pologne, Napoléon Ier obtint une aide substantielle des Polonais; des milliers d’entre eux s’engagèrent à ses côtés. En 1807, aux termes du traité de Tilsit, il créa le grand-duché de Varsovie, qui fut constitué par les territoires acquis par la Prusse en 1793 et 1795. Deux ans plus tard, Napoléon força l’Autriche à céder la Galicie de l’Ouest au grand-duché. Mis à part l’octroi d’une constitution libérale au nouvel État, Napoléon ne fit à peu près plus rien pour les Polonais, qui soutinrent pourtant avec enthousiasme la campagne de Russie en 1812.

4.1 Les suites du Congrès de Vienne de 1815

En 1815, le congrès de Vienne, qui établit l’accord de paix général de l’Europe après la chute de Napoléon, créa le royaume de Pologne (appelé aussi «Pologne du Congrès»), qui fut constitué des trois quarts environ du territoire de l’ex-grand-duché de Varsovie et dont le roi était l’empereur de Russie. Le congrès constitua également la ville de Cracovie en république indépendante et répartit le reste du territoire polonais entre la Russie, l’Autriche et la Prusse. Mais les nationalistes polonais lancèrent un mouvement indépendantiste puissant, alors qu´éclata une insurrection armée, le 29 novembre 1830. Les Polonais expulsèrent les autorités impériales et, en janvier 1831, proclamèrent leur indépendance. Lors de la guerre qui s’ensuivit, les Polonais gardèrent les Russes à distance pendant plusieurs mois, ce qui ne peut empêcher les Russes de remporter une victoire importante à Ostrolenka en mai 1831; ils prirent Varsovie en septembre.

4.2 La russification de la Pologne

À la suite de la rébellion, la Constitution, la Diète et l’armée polonaise furent supprimées, de même que les libertés civiles. Des mesures sévères furent prises pour russifier les institutions publiques et l’administration, tandis que le pays était dépouillé de ses trésors littéraires et artistiques. D’autres insurrections nationalistes eurent lieu en Pologne en 1846, en 1848, en 1861 et surtout en 1863, mais elles demeurèrent sans lendemain. Par la suite, voulant intensifier son programme de russification, les autorités russes introduisirent le russe à l’école, restreignirent l’usage du polonais et réussirent à influencer les activités de l’Église catholique. Culturellement, politiquement et économiquement, les territoires polonais occupés par les Russes devinrent de «simples provinces» de l’Empire russe, et perdirent toute leur ancienne autonomie. Quant aux Polonais de la Pologne prussienne, ils furent soumis à une politique de germanisation, qui ne fut cependant pas aussi sévère que la politique de russification. Pour ce qui est des Polonais de la Pologne autrichienne, ils furent traités plus libéralement et conservèrent leurs propres leaders et activités politiques.  C´est à cette époque que la langue polonaise connut une période de résistance contre l´allemand et surtout le russe.

5 L’indépendance 

Lors de la Première Guerre mondiale, les Polonais enrôlés dans les forces armées de la Russie tsaristes durent combattre les Polonais enrôlés dans les armées des puissances centrales. Après la chute de l’empire russe en mars 1917, le gouvernement provisoire russe reconnut le droit des Polonais à l’autodétermination. Un gouvernement provisoire polonais fut alors formé à Paris. En septembre 1917, les Allemands, qui contrôlaient alors complètement le pays, créèrent un conseil de régence comme autorité gouvernementale suprême d’un prétendu «royaume de Pologne». Avec la défaite des puissances centrales à l’automne de 1918, les Polonais retrouvèrent rapidement un État. En novembre, la Pologne fut proclamée république indépendante, et Józef Pilsudski en devint le chef d’État à titre temporaire.

5.1 Le traité de Versailles de 1919

Le traité de Versailles de en juin 1919 accorda à la Pologne une bande de territoire étroite (le «couloir de Dantzig»), qui s’étendait le long de la Vistule jusqu’à la Baltique, ainsi qu’une grande partie de la Posnanie et de la Prusse occidentale. Après une guerre contre la Russie soviétique en 1920, la Pologne récupéra ses territoires historiques de Biélorussie et d’Ukraine. Les Polonais acquirent également plusieurs territoires de la Haute-Silésie en 1921 et en 1922. Mais la Pologne élabora une politique étrangère axée principalement par la crainte que lui inspiraient l’Allemagne et l’Union soviétique. En 1932, elle conclut avec l’Union soviétique un pacte de non-agression. En 1934, un accord similaire, prévu pour une durée de dix ans, fut signé avec l’Allemagne. Ces deux derniers traités garantirent les frontières de la Pologne. En politique intérieure, l´adoption d´une constitution permanente (en mars 1921) révéla que la Pologne était incapable de protéger les droits économiques et politiques des Juifs, Ukrainiens, Biélorusses, Allemands et autres minorités linguistiques, ce qui provoqua des agitations et des conflits constants. En 1924, le gouvernement polonais concéda quelques droits pour répondre aux exigences de certaines de ces minorités.

5.2 L´agression allemande

À la fin des années trente, le triomphe du national-socialisme en Allemagne et la politique expansionniste d’Adolf Hitler représentèrent un grave danger pour la sécurité de la Pologne. Après les accords de Munich et l’anéantissement de l’État tchécoslovaque qui leur a fait suite en mars 1939, la Pologne, qui s’est vu accorder quelque 1000 km2 du territoire tchèque à Munich, devint la nouvelle cible principale de la diplomatie allemande. Les Allemands exigèrent que la Pologne consente à leur céder Dantzig et qu’elle leur accorde des droits importants sur le fameux «couloir». Après le refus des Polonais, les Anglais et les Français assurèrent la Pologne de leur appui en cas d’agression allemande. Le 28 avril, Hitler dénonça le traité germano-polonais de non-agression. Le 1er septembre 1939, l’Allemagne attaquait la Pologne après avoir signé un pacte avec l’Union soviétique, ce qui déclencha la Seconde Guerre mondiale.

L’armée polonaise ne reçut aucune aide réelle des Occidentaux. Le 17 septembre, les troupes soviétiques envahir l’est de la Pologne, et les deux envahisseurs se partagèrent le territoire polonais. Des représailles considérables furent exercées contre les Polonais dans la zone d’occupation allemande, alors que dans la zone d’occupation soviétique des milliers de Polonais furent déportés en Sibérie. En 1940, les services de sécurité soviétiques assassinèrent des milliers d’officiers polonais faits prisonniers. 

Entre-temps, un gouvernement en exil, avec à sa tête le général Wladyslav Sikorski, fut mis sur pied en France. Au lendemain de la défaite de la France en 1940, le gouvernement polonais établit son quartier général à Londres. En 1941, les forces armées allemandes envahirent tous les territoires polonais occupés par les Soviétiques.

5.3 La politique d´extermination nazie

Pendant leur occupation du pays, les Allemands pratiquèrent une politique d’extermination systématique des Polonais, en particulier des juifs polonais, dont la plupart périrent à Auschwitz (Oswiecim), Treblinka, Majdanek, Sobibór et dans d’autres camps de concentration disséminés à travers tout le pays. La concentration des Juifs dans le pays aura été l´une des raisons pour lesquelles la Pologne a été choisie par l´Allemagne nazie pour y pratiquer la «solution finale». À la fin de la Seconde Guerre mondiale, total estimé de victimes civiles atteignit cinq millions (soit 18 % de la population d´avant la guerre), dont la plupart sont à attribuer aux Allemands. Quant aux pertes militaires de la Pologne, elles atteignirent quelque 600 000 hommes. Puis l´armée soviétique libéra la Pologne des Allemands.

Lors de la conférence de Potsdam, qui se tint en août 1945 après la reddition allemande, les Alliés placèrent sous administration polonaise la Basse-Silésie, la Haute-Silésie, la Poméranie, la Mazurie, la Ville de Dantzig et des parties du Brandebourg allemand, en attendant les conclusions d’un traité de paix définitif. La frontière orientale de la Pologne fut fixée par le traité conclu entre les gouvernements polonais et soviétique le 16 août 1945. Toutefois, la frontière soviéto-polonaise fut établie bien plus à l’ouest que la frontière d’avant-guerre (soit 225 km vers l´ouest), la Pologne ayant dû céder ses régions agricoles de l´est au profit de l´Union soviétique (aujourd´hui une partie de l’Ukraine et de la Biélorussie). La Pologne obtint en retour des territoires allemands plus industrialisés dont un long littéral sur la mer Baltique; la ville de Dantzig devint Gdansk.

6 La Pologne communiste

Après la guerre, le poids des socialistes et des communistes au sein du gouvernement polonais s’accrut de façon continue. Lors des élections législatives de 1947, la coalition des deux principaux partis emporta plus de 85 % des voix. À partir de septembre 1948, le Parti ouvrier polonais exclut des milliers de prétendus «communistes nationalistes». En décembre, les socialistes et les communistes fusionnèrent pour former le Parti ouvrier unifié (POUP) dominé par les communistes staliniens.

6.1 La période stalinienne

En 1949, le maréchal soviétique Konstantine Rokossovsky fut nommé à la tête des forces armées polonaises.  Dès lors, les dirigeants communistes prosoviétiques tentèrent de fixer à la Pologne des objectifs industriels et économiques conformes au système économique et social de l’Union soviétique. Les autorités soviétiques déclenchèrent un conflit important entre l´Église catholique lorsqu´elles confisquèrent de nombreuses propriétés de l’Église et ordonnèrent la fermeture des établissements scolaires confessionnel. Dans les années cinquante, le gouvernement s’arrogea même le droit de superviser la nomination des prêtres, qui durent tous lui prêter serment de fidélité. Le cardinal Stefan Wyszynski, archevêque de Varsovie et de Gniezno, s’opposa à cette mesure, ce qui lui vaudra d´être suspendu de ses fonctions et incarcéré en 1953. En 1952, la Pologne adopta une constitution calquée sur celle de l’Union soviétique tout en reconnaissant explicitement certains droits à la propriété privée. 

Au cours de cette période dite stalinienne, la langue polonaise fut grandement marquée par le russe. Le néologisme nowomowa (pour «nov-langue» ou «nouvelle langue») fit son apparition pour désigner les nombreux emprunts au russe et, de façon générale, la langue de bois des représentants du Parti communiste. Cette influence du russe entraîna un courant littéraire éphémère en Pologne, mais qui tenta de s´imposer et qu´on a appelé le «réalisme socialiste». C´est à cette époque que le vouvoiement à la russe (wy), alors prôné par la nomenklatura soviétique, remplaça progressivement la formule de politesse à la troisième personne (pan «Monsieur» pani et «Madame» en usage en polonais. 

6.2 Les tentatives de réformes

Après la mort de Staline en 1953, des artistes, des intellectuels, des étudiants et des ouvriers polonais élevèrent la voix pour exiger des réformes gouvernementales et une plus grande liberté du pays par rapport à l’Union soviétique. De hauts responsables staliniens furent démis de leurs fonctions et le cardinal Wyszynski fut libéré. Au printemps 1968, le mécontentement populaire se manifesta encore en Pologne, notamment dans les universités du pays. Les étudiants réclamaient des réformes libérales semblables à celles consenties par les autorités tchécoslovaques. Pour étouffer la contestation, le gouvernement polonais lança une campagne antisémite. Des centaines de juifs et de réformateurs furent démis de leurs fonctions au sein du gouvernement, du parti, de l’université et des journaux; un grand nombre d’entre eux quitta le pays pour l’Ouest ou Israël. Le 20 août, la Pologne prit part à l’invasion de la Tchécoslovaquie menée par les forces du Pacte de Varsovie (sous la direction des Soviétiques) en fournissant un contingent estimé à 45 000 hommes.

Au début des années soixante-dix, de graves problèmes économiques incitèrent le gouvernement à modifier sa politique étrangère, notamment à l´égard de la prospère République fédérale d’Allemagne (RFA). Finalement, la RFA accepta formellement la perte des 100 000 km
2 récupérés par la Pologne sur le territoire allemand à la fin de la Seconde Guerre mondiale et l’établissement de la «ligne Oder-Neisse» comme frontière occidentale de la Pologne. Pour sa part, la RFA reçut l’assurance que les résidents polonais qui réclamaient la nationalité allemande (estimés à plusieurs dizaines de milliers) obtiendraient l’autorisation d’émigrer. Les deux parties complétèrent leur normalisation par la ratification d’un traité en mai 1972.

6.3 Le syndicat Solidarité

À la fin des années soixante-dix, la crise économique prit des dimensions considérables. Les ouvriers polonais, surtout ceux des ports baltes de Gdansk, Gdynia, et Szczecin, organisèrent des manifestations qui tournèrent à l’émeute, à l’incendie et au pillage. L’état d’urgence fut déclaré pour une semaine et la répression s’abattit, provoquant la mort de nombreuses personnes. Mais les visites faites par les présidents américains Richard Nixon en 1972, Gerald Ford en 1975, puis Jimmy Carter en 1977, symbolisèrent ouvertement l’amélioration des relations avec l’Occident. Au cours de cette période, la Pologne commença le rapatriement de quelque 125 000 personnes d’origine allemande vers la République fédérale d´Allemagne. Toutefois, le niveau de vie des Polonais se détériora et, à l´été de 1980, des centaines de milliers d’ouvriers réagirent à une sévère hausse des prix alimentaires en se mettant en grève. En août, le pays fut paralysé: pendant trois semaines les ouvriers de Gdansk et d’autres ports de la Baltique menèrent des grèves d’occupation dans les chantiers navals; ils présentèrent leurs exigences politiques. Les autorités communistes durent faire des concessions sans précédent aux ouvriers. Il s’agissait, entre autres, du droit de grève, de l’augmentation des salaires, de la libération de prisonniers politiques et de la suppression de la censure. La reconnaissance du droit de constituer des syndicats indépendants conduit à la mise sur pied de la
Fédération Solidarité à la mi-septembre (10 millions de membres).

Dans ce mouvement pacifiste dirigé par un leader charismatique, Lech Wałesa, toute la société se retrouva, d´où son efficacité. Malgré le dernier sursaut violent du régime (le coup de force du général Wojciech Jaruzelski qui déclara l´«état de guerre» le 13 décembre 1981, interdit Solidarité et emprisonna Wałesa), la société polonaise , soutenue spirituellement par Karol Wojtyła, «son» pape (Jean-Paul II), ne se soumit guère. En 1983, la loi martiale fut levée, mais les autorités polonaises continuèrent d´exercer une grande partie des pouvoirs d’exception. Le gouvernement Jaruzelski relâcha progressivement la pression et tenta d’introduire des réformes économiques. Celles-ci ne parvirent pas à emporter un soutien populaire suffisant, et ne furent jamais menées à terme.

6.4 La fin de l´Union soviétique

La Pologne sortit de l’impasse politique et économique grâce à la nomination de Mikhaïl Gorbatchev à la tête de l’Union soviétique en 1985 et à la libéralisation de la politique soviétique qui en résulta. Des libertés politiques et civiques furent concédées, puis Solidarité redevint légal. Lors des élections législatives de 1989, Solidarité emporta 90 % des sièges du Sénat ainsi que 160 des 161 des sièges qu’on lui a permis de briguer à la Diète. En août, Tadeusz Mazowiecki, un proche collaborateur de Wałesa, forma un gouvernement de coalition dans lequel les communistes eurent en charge les ministères de la Défense et de l’Intérieur. Mazowiecki, premier premier ministre polonais non communiste en plus de 40 ans, démantela le système communiste et renforça la transition démocratique.

7 La Pologne démocratique

En 1990, Solidarité se scinda en deux groupes l’un soutint Wałesa et l’autre Mazowiecki. En novembre, Lech Wałesa l’emporta, mais la «petite Constitution» de transition adoptée en 1992 mit en place une distribution ambiguë des pouvoirs respectifs du président, du premier ministre et du Parlement. Par exemple, la représentation proportionnelle adoptée pour les élections de 1991 aboutit à une Diète composée de membres d’une douzaine de partis politiques d’importance significative, ce qui entraîna une succession de coalitions parlementaires éphémères. Le système électoral adopté pour les élections de septembre 1993 fixa un seuil minimal de 5 % des suffrages (8 % pour les coalitions) à l’obtention de sièges et clarifia la situation politique: seuls six partis furent représentés à la Diète. Lors de l’élection présidentielle de novembre 1995, Lech Wałesa, qui s’était discrédité auprès des Polonais à cause de ses échecs personnels et de ses erreurs politiques, fut battu par Aleksander Kwasniewski, un ancien communiste et dirigeant fondateur de Solidarité. Kwasniewski s’engagea à poursuivre le processus de réforme économique et à faire en sorte que la Pologne devienne membre à part entière de l’Union européenne et de l’OTAN.

En 1997, une commission parlementaire extraordinaire, dominée par d’anciens communistes, acheva la rédaction d’une nouvelle Constitution qui fut approuvée par quelque 52 % des votants. Nombre de ses dispositions sont conformes aux conditions d’adhésion exigées par l’Union européenne et l’OTAN. De fait, la Pologne fit partie de la première vague d’élargissement de l’OTAN, à laquelle elle fut admise en mars 1999. Le gouvernement mena une politique résolument pro-européenne, soutenue à une courte majorité par la population et le Parlement. La Pologne adhéra à l´Union européenne en 1999. En octobre 2000, Alexandre Kwasniewski fut réélu à la présidence du pays au premier tour de scrutin; Lech Wałesa n´obtint que 1 % des voix et arriva en septième position.

Au cours de son histoire, le pays a traversé des phases successives de puissance et de déclin, allant même jusqu´à disparaître en tant qu´État pendant plus d´un siècle. Au cours du Moyen Âge, le latin servit de langue véhiculaire et fut employé par les serviteurs de la Couronne, l´Administration et l´Église catholique. Contrairement à d’autres pays voisins, l´alphabet latin, plutôt que l’alphabet cyrillique, fut adopté pour écrire le polonais. Afin de pouvoir transcrire les sons complexes de la langue polonaise, certains groupes de consonnes et de signes diacritiques (points, accents, etc.) furent ajoutés à certaines lettres.

À l´issue de la Seconde Guerre mondiale, le pays a subi des transformations profondes dans ses frontières, ses structures, sa population et son économie. La Pologne est devenue une république démocratique en 1989. Ce fut le premier pays du bloc de l´Est à se doter d´un gouvernement libéral, après 42 années de régime communiste. Rentrée dans U. E. 2004.

 

+++

 

"Darse del todo al Todo, sin hacernos partes"

"Juntos andemos Señor, por donde fuisteis, tengo que ir;
por donde pasastes, tengo que pasar"

"Todo el daño nos viene de no tener puestos los ojos en Vos,
que si no mirásemos otra cosa que el camino, pronto llegaríamos..."

"Es imposible... tener ánimo para cosas grandes, quien no entiende que está favorecido de Dios"  Pensamientos de Santa Teresa de Jesús.

 

+++

 

No pidas a Jesús perdón tan sólo de tus culpas; no le ames con tu corazón solamente... Desagraviarle por todas las ofensas que le han hecho, le hacen y  le harán... ámale con toda la fuerza de todos los corazones de todos los hombres que más le hayan amado. Sé audaz: dile que estas más loco por él que María Magdalena, más que Teresa y Teresita..., más chiflado que Agustín, Domingo y Francisco, más que Ignacio y Javier..." [Camino #402]

 

+++

 

El cristianismo, como es sabido, no nació en Europa, sino en Asia Menor, en la encrucijada de tres continentes, el asiático, el africano y el europeo. Por este motivo, la interculturalidad de las corrientes espirituales de estos tres continentes pertenece a la forma originaria del cristianismo. Solo la difusión del Islam sustrajo al cristianismo de Oriente próximo gran parte de su fuerza vital, mientras echaba a las comunidades cristianas de Asia; en cualquier caso, a partir de entonces el cristianismo se convirtió en una religión europea. 2003-07-18 Cardenal + Joseph RATZINGER - Al día: S. S. BENEDICTO XVI  - P.P. - 2005

 

+++

 

La familia es célula de resistencia contra la opresión porque es un ámbito de autonomía personal y posibilidad de formación y educación sin control del Estado y fuera del "discurso cultural dominante".
Por eso es atacada por los sistemas totalitarios.

 

+++

 

No te dejes vencer por nada extraño a tu espíritu; piensa en medio de los accidentes de la vida que tienes dentro de ti una fuerza madre, algo fuerte e indestructible, como un eje diamantino, alrededor del cual giran los hechos mezquinos que forman la trama del diario vivir; y sea cuales fueran los sucesos que sobre ti caigan, sean de los que llamamos prósperos o de los que llamamos adversos, o de los que parecen envilecernos con su contacto, manténte firme y erguido, que al menos se pueda decir siempre de ti que eres un hombre.
(Angel Ganivet citando a Seneca en Idearium Español)

 

+++

 

 

Los cristianos, recordando la palabra del Señor: «En esto conocerán todos que sois mis discípulos, en el amor mutuo que os tengáis», no pueden tener otro anhelo mayor que el de servir con creciente generosidad y con suma eficacia a los hombres de hoy. Por consiguiente, con la fiel adhesión al Evangelio y con el uso de las energías propias de éste, unidos a todos los que aman y practican la justicia, han tomado sobre sí una tarea ingente que han de cumplir en la tierra, y de la cual deberán responder ante Aquel que juzgará a todos en el último día. No todos los que dicen: «¡Señor, Señor!» entrarán en el reino de los cielos, sino aquellos que hacen la voluntad del Padre y ponen manos a la obra. Quiere el Padre que reconozcamos y amemos efectivamente a Cristo, nuestro hermano, en todos los hombres, con la palabra y con las obras, dando así testimonio de la Verdad, y que comuniquemos con los demás el misterio de amor del Padre celestial. Por esta vía, en todo el mundo los hombres se sentirán despertados a una viva esperanza, que es don del Espíritu Santo, para que, por fin, llegada la hora, sean recibidos en la paz y en la suma bienaventuranza, en la patria que brillará con la gloria del Señor.
Constitución
Gaudium et spes, 93 – VATICANO II

 

+++

 

Evangelio de san Juan habla de «tres obstáculos para el hombre: la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida» y reza para destruir «el poder de las ideologías, para que los hombres puedan reconocer que están entretejidas de mentiras» y para que «el muro del materialismo» no «llegue a ser insuperable». El Cardenal Ratzinger despliega una visión crítica de la labor de ciertos miembros de la Iglesia: «¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia!», escribió el purpurado para la novena estación del Vía Crucis, la tercera caída de Jesús. 2005-03-25 Viernes Santo – Colina vaticana, Roma- Italia.

 

+++

 

La libertad, desconocida en una cultura regida por el destino, transforma la tragedia en drama. El corazón del hombre está hecho para el infinito.

+++

 

San Clemente de Roma, Papa (hacia 100)  - Carta a los Corintios 49-50

 

“Sed misericordioso como vuestro Padre es misericordioso.” (Lc6,36)-    El que posee el amor de Cristo que cumpla sus mandamientos. ¿Quién será capaz de explicar debidamente el vínculo que el amor divino establece? ¿Quién podrá dar cuenta de la grandeza de su hermosura? El amor nos eleva hasta unas alturas inefables. El amor nos une a Dios, el amor cubre la multitud de los pecados (cf 1Pe 4,8), el amor lo aguanta todo....Por su amor hacia nosotros, nuestro Señor Jesucristo, cumpliendo la voluntad del Padre, dio su sangre por nosotros, su carne por nuestra carne, su vida por nuestras vidas.
        Ya veis, amados hermanos, cuán grande y admirable es el amor y cómo es inenarrable su perfección. Nadie es capaz de practicarlo adecuadamente, si Dios no le otorga este don. Oremos, por tanto, e imploremos la misericordia divina, para que sepamos practicar sin tacha el amor, libres de toda parcialidad humana. Desde Adán hasta nuestros días, todas las generaciones anteriores han pasado. Pero los que por gracia de Dios han sido perfectos en el amor obtienen el lugar destinado a los justos y se manifestarán el día de la visita del reino de Cristo.
       Dichosos nosotros, amados hermanos, su cumplimos los mandatos del Señor en la concordia del amor, porque este amor nos obtendrá el perdón de los pecados.

 

+++

 

La creación es un templo y cada criatura una imagen de Dios.

 

+++

 

S. Tomás es el filósofo del ser.

S. Agustín es el filósofo de la verdad.

Beato Ramón Llull, es el filósofo del bien.

 

+++

« Y vio Dios que era bueno »

Nuestra civilización, dominada por la técnica, necesita un corazón para que el hombre pueda sobrevivir en ella, sin deshumanizarse del todo. Debemos dar más espacio a las "razones del corazón" si queremos evitar que nuestro planeta, mientras se sobrecalienta físicamente, vuelva a caer espiritualmente en una era glacial. La gran crisis de fe en el mundo de hoy consiste en que no se escuchan las razones del corazón, sino sólo las razones torcidas de la mente.

 

Por venir a visitarnos, nuestro agradecimiento.


Anno Domini 2007 - Mane nobiscum, Domine! ¡Quédate con nosotros, Señor!

"Marana tha, ven, Señor Jesús" (Ap 22, 20). - Ad maiorem Dei gloriam.

-.-

«Come, be my light»; Ven, sé mi luz en el mundo. Es una palabra que Jesús dirige a cada uno de nosotros y que, con la ayuda de la Virgen Santísima y la intercesión de la beata Teresa de Calcuta, queremos recibir con amor y procurar poner en práctica.


Recomendamos vivamente:

1º Jesús de Nazaret– al siglo, Joseph Cardenal Ratzinger: ‘Benedicto XVI’. 2007

Ser cristiano’- al siglo, Joseph Cardenal Ratzinger: ‘Benedicto XVI’- dedicó «a Romano Guardini, con gratitud y admiración». Editor: Desclée De Brouwer.

-.-

Recomendamos vivamente, al autor Fernando Pascual, pbro.

"Educación y comunicación en Platón" (Barcelona –España 1996);

"Manual de historia de la filosofía antigua" (Roma 1999);

"Abrir ventanas al amor" (México 2000);

"La vida como don" (México 2002);

"Notas de metodología" (Roma, 2005);

"Modelos de bioética" (Roma 2005, 2007);

"El amor como aventura" (Roma 2007).


 


: ‘Inquisición’  historia crítica - Autores: Catedrático e historiador ‘Ricardo García Cárcel’ y la licenciada en Historia por la Universidad Autónoma de Barcelona-España ‘Doris Moreno Martínez’, investigadora. (Editado por Ediciones Temas de Hoy. Esp.). Cerca de doscientos años después de que Juan Antonio Llorente redactara su clásica ‘Historia crítica de la Inquisición’, los autores de este libro han querido escribir una nueva historia crítica del Santo Oficio, elaborada con la intención de huir del resentimiento, del morbo, los sectarismos, pero con fiel memoria –racional y sentimental- de las victimas de aquella institución, que fue muchas cosas al mismo tiempo: tribunal con jurisdicción especial, empresa paraestatal, instrumento aculturador, símbolo de representación y de identificación ideológica, arma en manos de otros poderes, poder en sí mismo. En este libro se examina la poliédrica identidad de la Inquisición y se responde a muchas preguntas que han inquietado a los historiadores: ¿por qué y para qué se creó el Santo Oficio?. ¿Por qué duro tanto? ¿Fueron los inquisidores hombres o demonios? Los procedimientos penales de la Inquisición ¿fueron normales o excepcionales?. ¿Cuántas víctimas hubo?. ¿Fue la Inquisición culpable del atraso cultural español respecto a Europa?. ¿Gozó de la complicidad o del rechazo de la sociedad?.

-.-

5º: ‘LEYENDAS NEGRAS DE LA IGLESIA’. Autor Vittorio MESSORI – Editorial “PLANETA-TESTIMONIO” 10ª EDICIÓN – Óptimo libro para defenderse del cúmulo de opiniones arbitrarias, deformaciones sustanciales y auténticas mentiras que gravitan sobre todo en lo que concierne a la Iglesia.

In Obsequio Jesu Christi.


Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).