Wednesday 29 March 2017 | Actualizada : 2017-03-03
 
Inicio > Leyendas Negras > Isabel la Católica - 5º favorable a judíos; derechos humanos mahometanos

Se percibe un afán desaforado, enfermizo, por negar la realidad que nos conforma, por desarraigar a las nuevas generaciones de su propia historia, por desvincularlas de un legado adquirido, procedente de la tradición cristiana.

 


La iniciativa de la expulsión fue de Fernando el Católico.

 

La conferencia inaugural 05.2005, a cargo del catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Valladolid, Julio Valdeón, versó sobre las medidas de protección a los judíos dictadas por la reina Isabel o por los Reyes Católicos, concluyendo que la iniciativa de la expulsión fue de Fernando el Católico.

 

Así, el historiador aseguró que, como argumento en contra de la canonización de Isabel La Católica, el de la expulsión de los judíos de España no es válido por que "no hay fundamento para culparla de la expulsión".

 

Medidas a favor de los judíos

Según Valdeón, la política de los Reyes Católicos con respecto a los judíos se distinguió por su "equidad y justicia". Recordó que desde 1290, en que fueron expulsados de Inglaterra, hasta marzo de 1492, cuando son echados de España, lo fueron también de Francia, Alemania e Italia, y que incluso Erasmo de Rotterdam, invitado a trasladarse a España a finales del siglo XV, lo rehúsa por ser en este país mucha la presencia e influencia hebrea.

 

Como elemento adicional, Valdeón destacó la creciente presión popular en contra de los judíos y el argumento definitivo que sirvió para su expulsión, su contacto con los conversos, al que achacaban en la época que muchas conversiones al cristianismo no fueran verdaderas.

 

El historiador calificó de "absurdo" el argumento de que la expulsión se debió a que la Corona ambicionaba las posesiones de los judíos, a quienes, recordó, se les dieron cuatro meses "para preparar su salida y llevar sus cosas" y se dictaron normas para que no se les hostigara mientras tanto.

 

Valdeón recordó que la expulsión era sólo para quienes no aceptaran la conversión al cristianismo, y señaló que investigaciones recientes señalan que salieron entre 80 mil y  100 mil judíos -algunos de los cuales retornaron años más tarde-, en un tiempo en el que en Castilla, León y Aragón había entre 200 mil y 250 mil.

 

Asimismo, Valdeón destacó que entre las normas salidas de la mano de Isabel en favor de los judíos está una anulación del Concejo de Bilbao que les prohibía la entrada en la ciudad, que en 1478 diera protección regia a la aljama -gueto o barrio judío- de Sevilla, y que un año más tarde dictara que se respetara la autonomía judicial de la aljama de Ávila.

 

Por último, el historiador destacó que la reina decretó que los judíos expulsados de Balmaseda volvieran a la localidad, que prohibiera las prédicas anti judías a un dominico de Segovia y otras medidas favorables a los judíos de León, Vitoria y Orense.

 

+++


 

Judería: Conjunto de judíos referidos a un espacio. (Por ejemplo, la judería toledana).

Judaísmo: Religión, cultura y civilización de los judíos.

Judeidad: Conjunto ecuménico de los judíos.

Judaicidad: Características distintivas de los judíos según épocas u otras circunstancias.

 

+++

 

No debemos olvidar que la Alhambra y la Mezquita de Córdoba subsisten gracias a que los reyes cristianos ordenaron conservar ambos monumentos, cosa que no hicieron los musulmanes con los monumentos religiosos que encontraron cuando su invasión del siglo VIII. Nada quedó de la sede sevillana de San Isidoro ni del Toledo de los Concilios, ni de la Elvira de San Gregorio. En el bosque de columnas de la mezquita pueden encontrarse las que correspondieron a templos cristianos derribados y reutilizadas.

 

+++

 

El único momento histórico en que Europa tuvo su unidad fue con la cristiandad medieval. Era la Europa católica. La cristianitas de la Europa medieval era la patria común. La reforma luterana destruyó todo esto, separó a los países y creó los nacionalismos.

 

Vittorio Messori; escritor, periodista, comentarista e investigador histórico. 2005.

 

+++

 

Santuario de Mariazell. Este santuario tuvo su origen en el año 1157, cuando un monje benedictino de la cercana abadía de San Lambrecht, enviado a predicar en ese lugar, experimentó la prodigiosa ayuda de María, de quien llevaba una pequeña estatua de madera. La celda ("zell") en la que el monje puso la estatuilla se convirtió después en meta de peregrinaciones y, en el correr de dos siglos, se construyó un importante santuario, donde todavía hoy se venera a la Virgen de las Gracias, llamada "Magna Mater Austriae".

 

+++

 

«La guerra no es un derecho y, si está dictada por la necesidad de defender al inocente, debe ser sometida a reglas precisas compatibles con la dignidad humana».  2007 Mensaje Vat.

+++

 

"Nunca la mayoría ha tenido razón, es imposible que las mayorías tengan razón"

 

Rafael Nieto. Dr. en Historia, excelente expositor de los acontecimientos pasados y dignos de memoria, sean públicos o privados. 10 de Octubre 2008.

Nos recibe con toda sencillez y naturalidad en su céntrico piso de Madrid, donde se amontonan los libros y las hojas manuscritas. Hay un silencio de respeto en el salón, como si los muebles estuvieran acostumbrados a escuchar las lecciones de este maestro de la Historia. Tras el saludo inicial, nos sentamos frente a frente, él en una silla y yo en el sillón, que me cede por cortesía. Tiene poco tiempo, pero está dispuesto a exprimirlo; porque una de las muchas virtudes de Luis Suárez es su asombrosa capacidad para resumir complicadísimos pasajes históricos con toda sencillez. En esta entrevista, que hemos dividido en dos partes para hacer más cómoda su lectura, se nota que el personaje está a gusto desde el principio.

 

- Hablemos de España. El presidente del Gobierno considera que España es un concepto discutido y discutible, pero nos gustaría saber si para alguien como Vd., que ha dedicado tantos años al estudio de España, le parece tan complicado ese concepto…

 

Yo creo que no, a mí me parece que es una cosa muy clara. España es una creación de Roma. La hace coincidir no sólo con la península, sino también con un pequeño territorio africano, la Tingitania, y con las islas que las rodean, tanto las Baleares como las Canarias. Todo esto es Hispania, ya en la época de Diocleciano y Constantino. Los visigodos después forjan la leyenda de que en el 418, Vista Diócesis, que era el nombre romano, Hispania, les había sido entregada legalmente, es decir, que había habido una transmisión de legitimidad desde el Imperio Romano a ellos, y crean el Reino de Toledo. Aunque en la Edad Media, por necesidades de guerra y la defensa contra el Islam, todo ese territorio se parcela y se rompe, sin embargo había conciencia de que era una unidad, sigue siendo. El nombre “espanyol”, escrito con y, nace en el Pirineo, en el siglo X, para designar lo que se diferencia de Francia a pesar de que en estos momentos los carlovingios están cruzando la frontera, etc. Por tanto, la idea esa de España siempre ha subsistido, lo que pasa es que España es una nación, es una cultura, es una estructura jurídica que puede tener varias formas políticas a través del tiempo por las circunstancias que se han producido. A la lengua que se crea en la Edad Media como un avance hacia el futuro se le llama “español”, no castellano; el castellano ya no existe, es una lengua y una forma de hablar que se extinguió. El español es la lengua que utiliza el mayor número de personas cuando trata de dirigirse a Dios. Ahora, artificialmente, intentar romper España, porque de esa manera consiguen el poder político, les conviene mucho a los políticos, porque lo que quieren es ser jefes de un estado; para conseguir eso tengo que partir el estado y hacerlo pequeño, pues lo parto y lo hago pequeño, pero yo soy el que gobierno.

 

- También hay una cierta controversia sobre cuál es el origen de España…, hay gente que lo sitúa en los Reyes Católicos, otros que lo sitúan en Covadonga…

 

Yo creo que hay que situarlo en el año 418, es decir, España nace en el momento en que se rompe el imperio romano y todo el Occidente queda dividido en seis nacionalidades distintas, y una de ellas es España. Y es entonces cuando se organiza desde el punto de vista cultural, jurídico, etc. Y de momento, es el Reino de Toledo. Cuando los cronistas de la época tienen que definir lo que es la invasión musulmana, lo llaman “la pérdida de España”. No la pérdida de los visigodos, no…Para ellos, eso era un incidente que se lo tenían ganado a pulso. Y cuando se produce la Reconquista, hablan de “la Reconquista de España”, y se van poniendo de acuerdo los reinos para distribuir el territorio, lo que pasa es que la meta final es que toda esa variación política se convierta en una unidad, que es lo que consiguen los Reyes Católicos. Y curiosamente lo consiguen sin destruir nada, es decir, mantienen la organización administrativa dentro de la unidad española. Pero no, España nace con la caída del Imperio Romano, y como una consecuencia de su disolución.

 

 

- Usted ha estudiado muy bien la Edad Media y el reinado de los Reyes Católicos. Visto con la perspectiva que da el tiempo, ¿qué importancia política tuvieron estos reyes en la Historia de España?

 

No de España, de Europa y del mundo. Una importancia gigantesca. Ellos definen de una manera completa lo que es la estructura política conveniente. Eran las “Leyes de Guadalupe”, que determinan, por ejemplo, que si queda alguna reliquia de servidumbre en alguna parte, desde ese momento desaparece y se declara nulo. Hay servidumbre muy significativa en Cataluña, los “remensas”, y ellos lo resuelven convirtiéndolos no sólo en hombres libres, sino en propietarios de la tierra que trabajan, porque si no, la libertad no serviría para nada. Ellos son el término de llegada de un proceso que venía gestándose desde mucho tiempo antes. Hay que tener en cuenta que en el Concilio de Constanza, España ya aparecía como una unidad, era un voto dentro de los cinco que componen la Cristiandad europea. Es decir, los representantes de los reinos (portugueses, castellanos, navarros…) tienen que ponerse de acuerdo antes de formular el único voto que podían. Y la crónica de Pedro IV de Aragón, que vive siempre en Barcelona, no está pensando en otra cosa que en la unidad española. España, por las circunstancias que le tocó vivir, se adelanta a Europa en muchas cosas. ¿Quién inventa el Parlamento? España. ¿Quién establece por primera vez que la servidumbre debe desaparecer? El Reino de León. ¿Quién crea el sistema de una monarquía que es como un pacto entre el Rey y los súbditos en torno al derecho? España. ¿Por méritos propios? No, porque las circunstancias que le tocó vivir, la lucha contra el Islam y la reconquista, le permitía partir de la base y reconstruir todo lo que era necesario, cosa que para otros países europeos resultaba más difícil. Eso es un hecho. Como es un hecho que España rompe las olas del Atlántico y se instala al otro lado del mar, y hace de la cultura europea una cultura occidental. Esto es un hecho, aunque ahora no se quiera reconocer.

 

- Hablando de los Reyes Católicos, la reina Isabel es una figura apasionante y deslumbrante, y el rey Fernando el Católico…

 

Vale más que ella. Políticamente, vale más que ella; religiosamente, no. Religiosamente tiene mucho más valor la reina. Hay que tener en cuenta que la diferencia entre hombre y mujer, que ahora no se quiere admitir, es que el hombre tiene más capacidad racional para la toma de decisiones, pero la mujer tiene más capacidad instintiva, tiene una superioridad en el sentimiento. Y eso se ve en el Descubrimiento de América. Cuando Colón presenta su plan, aquello es un disparate de mil pares de demonios; se reúnen los sabios, y Fernando les da la razón, y dice que eso no tiene pies ni cabeza, y que no podía ser. Y es entonces cuando entra la intuición de Isabel: “Oye, ¿y quién te dice que no hay islas por el Atlántico? Porque éste (Colón) sabe cosas, y si se han descubierto las Canarias, las Azores y Cabo Verde, ¿quién nos dice…? “Ah, bueno, pues sí, es verdad”. Y entonces lo que se pone en marcha es la intuición femenina, que permite descubrir, al principio, islas. Cuando vuelve Colón, ella le dice: “¿Ves?, yo tenía razón”. Nadie sabía que había un continente detrás, pero se siguió con la misión. En el momento de morir, Isabel la Católica, cuando está dictando el Codicilo a un escribano, de repente se interrumpe, y dice: “¿Qué es lo que yo tengo que agradecer a Dios más en este mundo? El marido que me dio”. El mejor rey de España.

 

 - Es curioso que, siendo Isabel la Católica quien abolió la esclavitud por primera vez en la Historia, haya proliferado después la Leyenda Negra en España, promovida por ingleses y holandeses…

 

Claro, ellos fueron los que restablecieron la esclavitud. Pero eso sucede mucho con la “memoria histórica”, es decir, el vencedor fabrica después una Historia que no tiene nada que ver con la realidad y atribuye al enemigo, al contrario, todas las cosas malas que él ha hecho.

 

- Pero quizá lo triste, y lo digo ahora que se acerca el Día de la Hispanidad el domingo, es que la Leyenda Negra haya podido tener tanto éxito en España…, es un poco vergonzoso, ¿no?

 

Bueno, ya sabes ese chiste que se cuenta muchas veces…Si encuentras un hombre que hable bien de Inglaterra, es inglés; si habla mal de Alemania, es francés; y si habla mal de España, es español. La “envidia igualatoria”, que decía Gonzalo Fernández de la Mora, es el gran defecto de España, es así. El principal defecto de Francia es la avaricia, y el gran defecto de España es la envidia. Y es la envidia la que nos mueve constantemente a despreciar a nuestras grandes figuras, estamos como arrepentidos de haberlas tenido.

 

- Usted, que tiene la Historia de España en el cerebro, cuando oye hablar a los separatistas de su “nación”…, ¿le da la risa?

 

Nada, es todo mentira, nunca fueron nada de eso. Es una invención actual producto del clericalismo carlista, éste es el gran problema, es curioso. El carlismo trató de defender un esquema de Antiguo Régimen, no adaptarse a las nuevas circunstancias que había puesto en marcha la Constitución de Cádiz (la ilustración española, lo que habían defendido Jovellanos, Campomanes, etc.), ellos recurren a Fernando VII, van a la guerra y la pierden. Y entonces surge la idea de decir: “la culpa la tiene…, ¿quién?, España”. Porque España se ha hecho liberal, y tenemos que separarnos de ella, para poder seguir siendo…, que esa era la idea de Sabino Arana. Luego, Sabino Arana se da cuenta de la trampa en la que le han metido y se sale del separatismo. Luego de eso se apoderan otras fuerzas políticas de la izquierda, y son los que defienden este sistema…Pero el País Vasco nunca pasó de ser la suma de tres elementos diametralmente opuestos: un señorío, Vizcaya, una provincia, Guipúzcoa, y una Hermandad, Álava. Y nunca tuvieron un organismo común, nunca, jamás. Ahora es cuando se ha creado y se ha inventado todo esto, porque claro estamos viviendo en un mundo en el que la mayoría tiene razón, bueno, pues si conseguimos que la mayoría vote que ahora es de noche, pues es de noche, es un absurdo, claro. Nunca la mayoría ha tenido razón, es absolutamente imposible que las mayorías tengan razón. Las mayorías son las beneficiarias de lo que minorías crean. ¿Cuántos santos hay?, pocos. ¿Y cuántos sabios? Muy pocos. Pero ellos son los que tienen el deber de trabajar en beneficio de la sociedad y la sociedad recoge los buenos resultados de ello. Ahora, eso se niega: “No, la mayoría tiene razón”, bueno, pues la mayoría quiere que ahorquen al árbitro de fútbol porque ha perdido su equipo.

-.-.-.

 

Otra de las cosas que se discute mucho por parte de la progresía dominante es la vinculación de España con la Fe Católica...

 

Eso fue así. España fue la gran defensora del catolicismo. Desde el siglo XIV, empieza una reforma de la Iglesia que se basa en dos principios: hay unos derechos naturales humanos (a la vida, a la libertad y a la propiedad, que no pueden ser alterados), y el de que Dios le ha dado al ser humano el libre albedrío y la capacidad racional que llega al conocimiento especulativo. Bueno, todo esto hoy se rechaza, pero durante siglos esto pareció la gran verdad que había que defender. Cuando todo eso se tradujo en un guerra europea, nosotros fuimos vencidos, y con ello sufrieron estos principios fundamentales. Hasta una época muy avanzada, la Ilustración, Jovellanos, Campomanes, Feijoo…, ellos son católicos y están viendo cómo una Ilustración que acepte los principios que ha defendido el Cristianismo podría ser muy superior a la que en Francia ha desembocado en la enciclopedia. A estos personajes también se les ha falsificado, se ha presentado a Jovellanos como un agnóstico, cuando era muy católico. Claro, lo malo de un país católico como España es que siempre está amenazado por el clericalismo. El clericalismo es una desviación que intenta hacer de la religión un instrumento de poder, ahí es donde está el mal, y ese es el gran daño que España sufrió en algunas oportunidades. Por ejemplo, en 1432 España había llegado a establecer un sistema de convivencia con los judíos verdaderamente ejemplar, bueno pues lo tiramos por la borda, y aceptamos la fórmula europea de la expulsión de los judíos, la prohibición del judaísmo…

 

Eso sí fue decisión de los Reyes Católicos…

 

Sí, pero venía de fuera, era una imposición que venía de fuera, es un nuncio que viene a España con el encargo, y en España se acepta esa imposición, y aquella ley que se había creado en las Cortes de Valladolid, con don Álvaro de Luna y con representantes de los judíos…, todo eso se va al cuerno. Bueno, qué le vamos a hacer…, y metemos la Inquisición…Ese es el gran error de España.

 

¿La Inquisición?

 

Claro, pero no porque fuera especialmente cruel, yo creo que eran más crueles los otros sistemas de represión que había en Europa, pero sí porque constituye una equivocación radical. Es decir, la labor de la Iglesia es reconciliar y perdonar, no es castigar. Convertir un órgano de la Iglesia como la Inquisición en un instrumento de represión, es el mayor error que se puede cometer. Si quiere usted castigar a los herejes, que sea el Estado el que lo haga, eso ya es otra cuestión. Pero no mezclada con la Iglesia. Ese es uno de los errores que hemos cometido, al lado de los grandes aciertos, como la decisión de hacer libres a los indios…

 

Un error que, por cierto, la Iglesia sigue pagando aún a día de hoy…

 

Claro, lo sigue pagando, porque los errores se pagan, vamos, esto no cabe duda. Cuando Talleyrand le habla a Napoleón sobre la muerte del Duque de Enghien, y Napoleón dice: “Un crimen, un crimen”. Y Talleyrand dice: “No, algo peor todavía, Señor: un error”. Es verdad, algo peor todavía, un error.

 

+++


El cuerpo de normas que regló la vida en las colonias de América supuso el origen de lo que hoy conocemos como Derechos Humanos

 

T. DE BRY

Theodore de Bry ilustró la antiespañola Leyenda Negra

«Y no consientan ni den lugar que los indios reciban agravio alguno en sus personas y sus bienes, mas manden que sean bien y justamente tratados, y si algún agravio han recibido, lo remedien». Esta es la última voluntad que la Reina Isabel la Católica dirigió a sus súbditos en su testamento. Se trata sin duda de un deseo que choca con la imagen cruel que la Leyenda Negra ha propagado del Imperio español por todo el mundo.

 

Tal y como defiende Juan Sánchez Galera en su último libro «Vamos a Contar mentiras», y mal que les pese a los seguidores de la propaganda antiespañola, los monarcas hispanos no consolidaron la conquista de América a sablazo limpio, sino gracias a un ejército de maestros y curas. Frente a quienes presentan a los descubridores y conquistadores del Nuevo Mundo como crueles genocidas, el historiador afirma que Leyes de Indias que reglaron la vida en aquellas colonias supusieron el origen de lo que hoy conocemos como Derechos Humanos.

 

España consolidó la conquista de América con un ejército de maestros y curas

En 1493 el Papa Alejandro VI reconoce mediante la bula «Inter Caetera» la propiedad de la recién descubierta «terra nullis» (tierra de nadie) a los Reyes Católicos, a condición de que evangelicen a los nuevos súbditos. Pero muy pronto surge un debate en la intelectualidad española, alentado por la misma Corona, acerca de la licitud de obligar a todo el continente a pertenecer a un imperio con el que no había mantenido antes ninguna relación. Los españoles empiezan a hacerse preguntas incómodas. «Se parte completamente de cero con la premisa de establecer unas nuevas normas de convivencia entre los hombres, basadas no ya en lo que se entendía hasta ese momento como cierto en Europa, sino unos valores comunes a todos los hombres de todos los tiempos», explica Sánchez Galera.

Isabel la Católica fue la primera persona que se preocupó por los derechos de los indios: determinó que seguirían siendo los propietarios de las tierras que les pertenecían con anterioridad a la llegada de los españoles y, en el año 1500, dictó un decreto que prohibió la esclavitud. Nace así un nuevo derecho que, en palabras del autor, «reconoce que las libertades de los hombres y de los pueblos son algo inherente a ellos mismos, y que por tanto, les pertenecen por encima de las consideraciones de cualquier príncipe o Papa». Aquellas normas supusieron el punto de partida de la Leyes de Indias.

 

Más adelante, una junta de la Universidad de Salamanca convocada por el emperador Carlos V en 1540 concluye que «tanto el Rey, como gobernadores y encomenderos, habrían de observar un escrupuloso respeto a la libertad de conciencia de los indios, así como la prohibición expresa de cristianizarlos por la fuerza o en contra de su voluntad», cuenta Sánchez Galera. Con el tiempo se va formando un cuerpo de normas, las Leyes de Indias, que recogen, entre otros, los siguientes derechos para los indios: la prohibición de injuriarlos o maltratarlos, la obligación de pagarles salarios justos, su derecho al descanso dominical, la jornada laboral máxima de ocho horas y un grupo de normas protectoras de su salud, especialmente de la de mujeres y niños.

 

La esclavitud y las encomiendas

Aunque la Reina Isabel la Católica había prohibido la esclavitud, algunos colonos se ampararon en las encomiendas para sortear las leyes que llegaban desde la España europea y obligar a los indios a realizar trabajos forzados. Con todo, Sánchez Galera defiende la institución: «Los indios, fuera de ser unos desposeídos, son propietarios de pleno derecho de aquellas tierras que trabajan, y del rendimiento de las mismas pagan un tributo o servicio a su encomendero, quien a su vez tiene obligación de protegerlos y cristianizarlos. Como toda institución humana, la encomienda dio lugar a ciertos abusos, y en contados casos, incluso degeneró en una especie de esclavitud encubierta».

 

 

J. VAN MEURS

Grabado de 1671

Ya en 1518 una ley establece ya «que sólo podrán ser encomendados aquellos indios que no tengan recursos suficientes para ganarse la vida, así como que en el momento en que fuesen capaces de valerse por sí mismos habrían de cesar» en este régimen. De todos modos, Carlos V da una estocada mortal a la institución con sus Leyes Nuevas de 1542, que limitan sobremanera las situaciones en que se podía poner en práctica.

 

En cualquier caso, la actitud de los monarcas españoles contra la esclavitud fue decidida. Isabel la Católica y el Emperador Carlos V promulgaron decretos que vedaban esa práctica y, «si bien es cierto que Felipe II se deja presionar por los colonos del Caribe haciendo concesiones especiales para Puerto Rico y La Española, poco más tarde vuelve a dejar clara su repulsa hacia este tipo de institución, prohibiendo una vez más la esclavitud, e incluso haciendo extensiva dicha prohibición a la incipiente importación de esclavos negros», explica el autor.

 

Frailes y maestros

La Leyenda Negra que pesa sobre España también acusa a sus colonizadores del Nuevo Mundo de haber cometido allí un genocidio contra la población indígena. Pero si el Imperio español pudo consolidar su conquista de América no fue gracias a las armas, sino, fundamentalmente, gracias a su clero y educadores. Ciertamente, si bien los primeros escritos de los descubridores españoles describían a los habitantes de aquellas tierras como «pueblo angelical» cuya «aparente ingenuidad hacía presagiar una fácil y pronta civilización y evangelización», pronto aquellas poblaciones resistieron armadas a los abusos de los primeros colonos, estallando así los enfrentamientos bélicos.

 

«Su aparente ingenuidad presagiaba una pronta civilización y evangelización»

Fernando el Católico encarga entonces un estudio jurídico-teológico al dominico Matías de Paz y al jurista Juan López de Palacios, quienes concluyen que la guerra contra los indígenas sólo será justa «cuando sus caciques y jefes prohíban la libre conversión de sus súbditos, o bien sea menester el desterrar inhumanas costumbres que se niegan a abandonar», como el canibalismo o los sacrificios de personas a los dioses. Pero dado que, pese a las limitaciones fijadas desde España, en muchas ocasiones se recurría a las armas sin que hiciese falta, una Real Orden de 1526 impuso en todas las expediciones militares la compañía de sacerdotes con el fin de poner fin a aquellos abusos.

Pacificado ya el continente, en 1573 Felipe II pone fin a la lucha armada en América, «y confía sus mayores y más ricas posesiones a un nuevo ejército compuesto, esta vez, a base de frailes y maestros. Comienza la verdadera y definitiva conquista de América», concluye Sánchez Galera.

 

La «Leyenda Blanca» estadounidense

G. LLONAMADRID

«Si en el siglo XVI los grabados de Theodore de Bry sirvieron para condenar como criminales de guerra a los descubridores y conquistadores españoles, en el siglo XX una nueva técnica de comunicación, el cine, sirvió para darles el título de héroes a los anglosajones que exterminaron a las poblaciones indias de América de Norte», denuncia en «Vamos a contar mentiras» el historiador Juan Sánchez Galera. En su opinión, no todos los colonizadores de aquellas tierras se comportaron igual.

De acuerdo con el autor, los conquistadores al servicio del césar Carlos V fusionaron en el Nuevo Mundo las culturas europea e indígenas, en muchas ocasiones mediante matrimonios mixtos, dando lugar a una sociedad mestiza. Por su parte, los colonos anglosajones formaron comunidades donde regía una especie de apartheid que separaba a británicos de indígenas. «No crearon nada, simplemente aniquilaron a los indios y sus culturas, para más tarde reocupar sus territorios, a los cuales trasladaron sus formas europeas de vida», acusa Sánchez Galera. Si los españoles conquistaban para expandir su cultura y su fe, los ingleses lo hacían, sobre todo, por motivos puramente mercantiles.

Por otra parte, y entrando en el terreno de lo religioso, «para los colonos protestantes los indios no eran unas almas esperando recibir la fe, sino unos ingratos pecadores que no habían sabido rentabilizar las tierras y talentos que Dios les había dado. Así, Dios, dolorido por tan ingrata actitud, había decidido readjudicarlas a sus fieles hijos anglosajones» que, con el tiempo, «consiguieron hacer realidad lo que siglos más tarde no pudo el mismísimo Hitler: exterminar, literalmente, razas enteras», concluye el historiador.

03.03.MMXIII

http://www.abc.es/sociedad/20130303/abci-leyes-indias-derechos-humanos-201303012122.html

 

+++ 

 

 

 

Isabel la Católica - Uno de los hechos que produjeron mayor sufrimiento y dolor a Isabel (y a Fernando) fue el de la sucesión a su corona.

Isabel y Fernando basaron su política matrimonial en el aislamiento de Francia, dadas sus permanentes reclamaciones sobre territorios españoles (Navarra, Sicilia, Rosellón y Cerdaña y el reino de Nápoles).

Era pues, necesario, que sus hijos se casaran con descendientes, directos o indirectos de las familias reales de Europa no francesas: Portugal, Inglaterra y el Imperio Austríaco (Duques de Borgoña). Por ello el primogénito de sus hijos, Isabel, la casan con Alfonso de Portugal (de la casa de Aviz) que muere prematuramente sin descendencia. Casada en segundas nupcias con Manuel el Afortunado también de Portugal, tienen un hijo que se llamó Miguel y que también muere prematuramente en 1500.

Juan y Juana se casan con los descendientes de Maximiliano de Austria, (los hermanos Margarita y Felipe, Duques de Borgoña). Pero el heredero muere al poco de casarse, con veintiún años de edad y sin descendencia. Juana es la única que tiene descendencia y la que, al fin, es la heredera a pesar del (supuesto) mal estado de su salud mental.

Catalina no tuvo mejor suerte que sus hermanos. Casada con el Príncipe de Gales, heredero de la corona de Inglaterra, Arturo, este muere al poco tiempo sin sucesión. Casa con su hermano Enrique (luego Enrique VIII de Inglaterra) que se divorciaría de ella por no tener descendencia masculina y que luego haría matar a dos de sus siguientes esposas.

Por último María que caso con el viudo de su hermana mayor Isabel, Manuel el Afortunado. ¿Es posible que una familia tenga tantas desgracias seguidas?. Pues ellos las tuvieron y debieron ser un factor importante en la muerte de Isabel.

El siguiente árbol genealógico servirá para clarificar un poco este galimatías familiar y sucesorio.

 

Portugal, Inglaterra y Austria fueron los países elegidos para poner cerco a las pretensiones y hostilidad francesa hacia España aunque nada se consiguió por distintas y variadas razones.

Fernando, incluso, quiso pactar con Juan D’Albert, casado con Catalina de Navarra, y rey navarro, por tanto, con el nombre de Juan II, quien, finalmente se aliaría con el rey francés, Carlos VIII.

Este había conseguido romper el cerco que le habían puesto los Reyes Católicos siguiendo su misma táctica, negociar con los países vecinos para hacer frente a Castilla. Pactó con los reyes de Castilla, el 10 de septiembre de 1493, devolviéndoles los condados de Rosellón y Cerdaña a cambio de que no intervinieran en su reclamación sobre el reino de Nápoles. El papel de Isabel en toda esta política sucesoria fue decisivo ya que, enemiga de resolver los conflictos mediante una guerra, consiguió evitar la muy previsible entre Fernando y Carlos VIII.

La política matrimonial tan planificada y meditada, fue un enorme fracaso. La década de 1490 a 1500 fue realmente dura y, en muchos aspectos dramática, pero hubo otra muchas cosas que obligaron a Isabel y Fernando a replantearse toda su política exterior: la traición de Felipe el Hermoso pactando con los franceses y autoproclamándose Príncipe de Asturias, las maquinaciones de César Borgia pidiendo para sí el Ducado de Gandía aunque había sido declarado hijo ilegítimo y que los reyes no aceptaron; desposeído de su condición de Cardenal y de Obispo por ser declarado bastardo, consiguió del papado importantes territorios de los Estados Pontificios con el título de Duque de Velentinois. Intentó casarse con Carlota D’Albnert de la familia de los Reyes de Navarra que intrigaban contra la corona de Castilla pidiendo la retirada de las tropas de Navarra e, intentando, entregar el reino a Luis XII rey de Francia. Los Reyes Católicos consiguieron frenar estos intentos.

Por otra parte, Puebla, embajador de los reyes en Londres para negociar la boda de Catalina, cometió gravísimos errores en contra de los intereses de Castilla. Inexplicablemente Isabel y Fernando, al tanto de todos sus agravios a la corona, le mantuvieron en su puesto durante muchos años (¿le debían algo importante o era la aplicación del refrán “mas vale malo conocido que bueno por conocer"?). Todo esto hizo que la salud de la reina empeorara y que dedicara todos sus esfuerzos finales a sus dos grandes objetivos: la Unidad de Reinos y la Unión Religiosa, tal y como lo dejó escrito en su testamento.

2006-02-09-Agradecemos al autor: Rafael Osset y Manso de Zúñiga - Octubre 2004

 

+++

 

«No se descubrirá nunca nada, si se considera satisfecho de lo ya descubierto». Séneca.

 

+++

 

Los tópicos de la leyenda negra son bien conocidos: exageración de los males de la Inquisición, invento de oscuras intrigas sobre los reyes Austria, descrédito de la presencia de España en América, presunto fanatismo religioso de los españoles, expulsión de los judíos y de los moriscos, etc. No se trata de entrar en estos temas, sino de intentar explicar los porqués de esa campaña de descrédito y de su perdurabilidad como un locus historicus, un lugar común de la historiografía. Pero baste un dato. España no fue, ni mucho menos, la primera en decidir expulsiones de los judíos. Si en España fue en 1492, varios siglos antes ya habían tenido lugar expulsiones en Francia , en 1182, por mandato de Felipe Augusto; en Inglaterra, en 1290, por orden de Eduardo I de Inglaterra, que fue la primera expulsión de grandes proporciones; durante todo el siglo XIV, en Francia, expulsiones en 1306, 1321/22, y sobre todo la de 1394 por decisión de Felipe IV. Es más, durante siglos los judíos expulsados de Francia se refugiaron en España, país por el que tuvieron siempre predilección.

 

+++

 

 

Historia - El cristiano está advertido de que es necesario conocer la historia para distinguir los hechos. El cristiano a sus hermanos advierte que es imprescindible estudiar la historia para comprender el contexto histórico de los hechos. El cristiano nota que conociendo la historia, se percibe la riqueza de la Tradición, repara la grandeza del Magisterio y la magnanimidad de la salvación en la Escritura enseñada por la Iglesia.

 

+++

 

Historia - Al estudiar la historia, se suele hacer desde los prejuicios de la mentalidad actual, cosa que esteriliza la  labor principal del historiador. No podemos dar a conocer unos hechos del pasado sin antes reflejar el imaginario colectivo de la época donde tuvieron lugar.

 

+++

 

Historia - “La Iglesia es siempre joven y el futuro siempre pertenece a la Iglesia. Todos los otros regímenes que parecían muy fuertes han caído, ya no existen, sobrevive la Iglesia; siempre un nuevo nacimiento pertenece a las generaciones. Confianza, ésta es realmente la nave que lleva a puerto”. Cardenal Ratzinger 2001.

 

+++

 

«La escritura de la historia se ve obstaculizada a veces por presiones ideológicas, políticas o económicas; en consecuencia, la verdad se ofusca y la misma historia termina por encontrarse prisionera de los poderosos. El estudio científico genuino es nuestra mejor defensa contra las presiones de ese tipo y contra las distorsiones que pueden engendrar» (1999). S.S. JUAN PABLO II – MAGNO

 

+++

 

Historia - Iglesia y la libertad - ¿O de los mártires de la persecución religiosa en España de 1936 a 1939; o del totalitarismo nazi? No está de más recordar lo que de éste escribió el judío Albert Einstein, en el Time Magazine de diciembre de 1940: «Por ser un amante de la libertad, cuando tuvo lugar la revolución en Alemania (la llegada de Hitler) miré con confianza hacia las universidades, sabiendo que siempre se habían enorgullecido de su devoción a la causa de la verdad. Pero las universidades permanecieron en silencio. Entonces miré a los grandes editores de periódicos que en ardientes editoriales proclamaban su amor por la libertad. Pero también ellos, como las universidades, se redujeron al silencio, sofocados en el curso de pocas semanas. Solamente la Iglesia se opuso plenamente a la campaña de Hitler que pretendía suprimir la verdad. Nunca había tenido un interés especial por la Iglesia, pero ahora siento por ella un gran amor y admiración, porque solamente la Iglesia tuvo el coraje y la perseverancia de defender la libertad intelectual y la libertad moral. Debo confesar que aquello que antes había despreciado, ahora lo admiro incondicionalmente». Albert Einstein

 

+++

 

Historia - La conciencia renacentista e ilustrada era mucho menos cristiana que la conciencia medieval. La conciencia de aquellos cristianos toleró la esclavitud más o menos como la conciencia actual de muchos cristianos e ilustrados filántropos ha resistido que el comunismo haya matado más de cien millones de hombres, sin mayores aspavientos, o como tolera que la matanza de los niños inocentes, por el aborto, se haya hecho legal y subsidiada.

 

+++

 

Historia - La tolerancia que emanaba de Roma hacia los judíos no siempre era respetada por muchos obispos y predicadores, que consideraban que la presencia judía no acarreaba ningún bien, y lanzaron contra los judíos toda clase de invectivas. En 1199, Inocencio III publicó la Constitutio contra iudaeis, estableciendo las normas de obligado cumplimiento para los cristianos en relación con los judíos: estancia legal en tierra cristiana, protección de personas y bienes, conservación de la fe mosaica, inviolabilidad de sinagogas y cementerios. Para la Iglesia, el judaísmo se presentaba como el depósito de la revelación de la Verdad hasta la llegada de Jesucristo y, un día, acabarían por llegar al "nuevo" Israel.

 

Lutero, como padre espiritual de la Alemania moderna, tiene una responsabilidad muy grave en el proceso de odio que se desarrolló contra los judíos.

 

+++

 

DISCERNIR - A todos se les pide el saber cultivar un atento discernimiento y una constante vigilancia, madurando una sana capacidad crítica ante la fuerza persuasiva de tantos medios de comunicación que no cesan de inventar, suponer o repetir ‘leyendas negras’, difamaciones o mentiras históricas… mienten sabiendo de mentir.

Los que escuchan no deben ser obligados a imposiciones ni compromisos, engaño o manipulación. Jesús enseña que la comunicación es un acto moral “El hombre bueno, del buen tesoro saca cosas buenas y el hombre malo, del tesoro malo saca cosas malas. Os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres darán cuenta en el día del Juicio. Porque por tus palabras serás declarado justo y por tus palabras serás condenado” (Mt 12, 35-37).

“Por tanto, desechando la mentira, hablad con verdad cada cual con su prójimo, pues somos miembros los unos de los otros. […]No salga de vuestra boca palabra dañosa, sino la que sea conveniente para edificar según la necesidad y hacer el bien a los que os escuchen” (Ef 4, 25.29).

 

+++

 

Derechos - Señor del mundo, Padre de todos los hombres, por medio de tu Hijo nos has pedido amar a los enemigos, hacer bien a los que nos odian y orar por los que nos persiguen. Muchas veces, sin embargo, los cristianos han desmentido el Evangelio y, cediendo a la lógica de la fuerza, han violado los derechos de etnias y pueblos; despreciando sus culturas y tradiciones religiosas: muéstrate paciente y misericordioso con nosotros y perdónanos. Por Cristo nuestro Señor. R. Amén.

 

Cieza de León 1518?-1560 reconoce que en aquella empresa hubo crueldades, pero asegura que no todos actuaron así, «porque yo sé y vi muchas veces hacer a los indios, buenos tratamientos por hombres templados y temerosos de Dios, que curaban a los enfermos». Sus escritos denotan un hombre de religiosidad profunda, compadecido de los indios al verlos sujetos a los engaños y esclavitudes del demonio...

 

+++

 

«El informe para beatificar a Isabel la Católica

 es favorable: sólo falta la opinión del Papa»

 

 

 

 

LUIS SUÁREZ FERNÁNDEZ, Historiador. Premio Nacional de Historia

 

Es el máximo especialista sobre Isabel la Católica. Lleva estudiándola más de 50 años y considera que la Reina «cometió un error garrafal» con la expulsión de los judíos

 

José Joaquín IRIARTE
El académico, historiador y catedrático Luis Suárez Fernández lleva 50 años dedicado al estudio de la figura histórica de Isabel la Católica, que este año cumple el quinto centenario de su muerte. Para el profesor Suárez fue «error garrafal» el episodio de la expulsión de los judíos, aunque matiza que la decisión regia se tomó a causa de presiones externas para situar a España en el camino de Europa. Premio Nacional de Historia, Luis Suárez no se pronuncia sobre el proceso de beatificación de Isabel la Católica porque no es asunto de su competencia, pero subraya que su biografiada «vivió las virtudes cristianas hasta extremos que hoy no podemos entender».
   ¬ ¿Merece Isabel la Católica figurar en el catálogo de los beatos?
   ¬ No lo sé, pero Baltasar de Castiglione, el gran escritor y filósofo renacentista italiano, que la conoció directamente fue el primero que dijo que estaba en el cielo y que, desde luego, era una santa. A partir de ahí se ha mantenido siempre esa opinión, aunque algunos difieren de ella, lógicamente, porque un reinado como el de Isabel trae consigo molestias para determinadas personas y sectores. No hay que olvidar que ella es «culpable» de haber logrado la unidad de España y en estos momentos eso no parece que esté bien. Supongo que al señor Maragall, por ejemplo, no le gustará nada Isabel la Católica.

 

 

El proceso se inició en 1952

¬ ¿El proceso de beatificación va a un ritmo lento?
   ¬ Está prácticamente acabado. Se inició en 1952. Se hicieron muchos trabajos de investigación encargados a personas de gran relieve. Las últimas noticias que tengo es que este proceso concluido tiene ya el informe favorable. Lo que pasa es que la Iglesia tiene que decidir si conviene o no tomar ahora una determinación de este tipo. Yo no me pronuncio. Lo que el Papa diga será lo conveniente.
   ¬ ¿Es verosímil que se le beatifique este mismo año, coincidiendo con el quinto centenario?
   ¬ Es verosímil porque para América tiene una importancia enorme. Hay que tener en cuenta que Isabel es la primera que formula la existencia de los derechos humanos en una ley. No en una doctrina, que esto venía de antes, sino en una ley. Es la que orienta lo que debe hacerse en América.
   ¬ Muchas cosas se hicieron mal en la etapa de su reinado
   ¬ Es verdad, igual que en los demás países. En Alemania o en Francia se estaban cometiendo delitos como en todas partes, pero no cabe duda de que en América surgieron naciones con predominio católico y con valores culturales nuestros.
   ¬ ¿Isabel de Castilla vive las virtudes cristianas en grado heroico?
   ¬ En ese aspecto no me atrevo a decir nada. Pienso más en los aspectos políticos. Ahora bien, es una mujer que vive las virtudes cristianas, incluso hasta extremos que hoy no somos capaces de entender. Porque muchas de las cosas que se le atribuyen actualmente no son otra cosa que fidelidad extrema a la Iglesia. Si la Iglesia le hubiera dicho en aquel momento: «Tiene usted que amparar a los judíos», lo habría hecho. Nadie más favorable a los judíos que Isabel. Confirmó las leyes que les protegían. Es la presión exterior la que le obliga después a rectificar para poner a España en el camino de Europa.
   ¬ ¿Le extraña que se vea negativamente la expulsión de los judíos?
   ¬ Es muy lógico. Hubo buena intención en la medida, pero se cometieron errores muy graves. Fue un error garrafal. Era solucionar un problema del modo en el que no se debía hacer. Y, curiosamente, Isabel, que continúa la labor de don Álvaro de Luna, había estado más cerca que ningún otro país de resolver el conflicto para tener aquí una comunidad judía protegida y respetada. Pero hubo presiones y cedió. Indudablemente, fue un error y un perjuicio grande, no un perjuicio económico, como a veces se dice, sino cultural. Es romper el «sefardismo», que tanto había hecho por la cultura europea, y crear una especie de vacío en ese momento.


Inquisición

¬ ¿Los españoles tienen una visión correcta de Isabel la Católica?
   ¬ La mayor parte de los españoles tienen una visión correcta. Pero nunca falta una minoría de gente que está muy dispuesta a hacer la crítica negativa, como es lógico. Se habla de la Inquisición como si la hubieran inventado los Reyes Católicos, cuando la inventó Gregorio IX.
   ¬ ¿Presiona el «lobby» judío para que no sea elevada a los altares?
   ¬ Pienso que no. El punto de vista judío es ahora más aceptable. Las conversaciones que he mantenido con Netanyahu, padre del que fue premier de Israel, son muy reveladoras. El anciano Netanyahu es un gran historiador y su opinión es de un peso enorme. Él no ve ahí el gran problema. Ahora bien, hay que aprovechar la oportunidad para poner las cosas en su sitio, y decir: aquí se hizo bien, aquí se cometió una equivocación, y ser valientes al reconocerlo.

2004-02-18 – LA RAZÓN. ESP.

 

+++

 

 

Isabel la Católica y los derechos humanos

 

Luis Suárez,  La Razón, 3.IV.2002

 

>> Entrevista de Álex Navajas

Luis Suárez asegura que no interviene «en las gestiones para obtener la beatificación de Isabel», pero que «mi confianza en la Iglesia es tan absoluta que estoy convencido de que lo que disponga en este tema será lo más correcto».

- Lo primero que sorprende de la beatificación de Isabel la Católica es que hayan pasado más de 450 años desde su muerte, en 1504 hasta que se puso en marcha el proceso, en 1958. ¿Por qué esta demora?

- Yo también me pregunto: ¿por qué se han esperado 700 años para beatificar a Duns Scoto; más de 400 para canonizar a Juan Diego; 500 para Juana de Arco, etc.? La Iglesia tiene criterios muy estrictos y se tienta la ropa antes de dar un paso adelante.


- Si sus contemporáneos no vieron oportuno abrir el proceso de canonización a la muerte de Isabel, ¿por qué ahora sí?

- No sé contestar. Probablemente los grandes eclesiásticos coetáneos, que de modelo no tenían nada, veían con temor surgir una egregia figura que, ceñida a la corona, afirmaba su condición católica. Por otra parte, Isabel estaba estrechamente ligada a los jerónimos -en Guadalupe disponía de una celda a la que llamaba «mi paraíso»-, y en esta Orden se consideraba como virtud heroica no promover procesos de beatificación.


- ¿Se pueden estudiar las virtudes de una persona que murió hace tanto tiempo; es decir; contamos con suficientes y fiables documentos que puedan probar su santidad de vida?

- Hoy estamos en mejores condiciones que nunca para conocer de verdad una época, una política y una mujer como ella. Los documentos son objetivos y contundentes.


- En las vidas de muchos santos, los milagros están presentes en sus vidas. ¿Existe constancia histórica de que la Reina Isabel hiciera alguno?

- En algunos santos, pero no en todos. No me parece que San Fernando hiciera milagros. Los que se atribuyen a Santa Isabel de Portugal no han sido tomados en cuenta como fehacientes. ¿Quiere usted más milagro que poner en marcha la doctrina de la Iglesia sobre los derechos humanos?


- Bien; aunque es inevitable tratar el tema de Isabel la Católica y no hacer referencia a la expulsión de los judíos. Es cierto que España fue el último país de Europa en expulsarlos, pero, a todas luces, parece que fue una decisión injusta. ¿No revela este hecho una debilidad de la Reina; un no vivir heroicamente las virtudes, como se pide a todos los aspirantes a la santidad?

- Isabel veía en el cristianismo, no como ahora hacemos -una doctrina más entre las varias posibles a la que uno es libre para adherirse o no-, sino que para ella era la verdad absoluta. Así pues, ningún servicio mayor podía hacerse al hombre que conseguir que conquiste la salvación eterna. Ramón Lull, San Raimundo de Penyafort y San Vicente Ferrer habían llegado a la conclusión de que el modo de conseguir esto en los judíos -a los que ella había tratado siempre con fervor y benevolencia- era, tras una oportuna catequesis, brindarles la oportunidad de alcanzar el premio más valioso: la salvación. Fue para ella motivo de especial alegría que el rabino mayor, Abraham Seneor con toda su familia, se bautizase, apadrinándolos los reyes. A los Abravenal, que prefirieron marchar de España, les brindó una protección por encima de la que las leyes permitían. Y dictó una orden para que los que, habiendo salido, volviesen bautizados o a recibir el sacramento, recobrasen todos los bienes que hubiesen vendido pagando exactamente el precio que recibieron. ¿Estaba equivocada? Me parece que sí, pero era la norma que la Iglesia de entonces y los santos más conspicuos establecían. Ella obedeció los mandatos de la Iglesia. Pero es importante que los resentidos o los que no comparten su fe traten de comprender correctamente los motivos. Importa no volver a cometer errores. Para ello es preciso definirlos y delimitarlos en su verdadera dimensión; no caer en mentiras.

- Algunos historiadores -García de Cortázar lo dijo recientemente en una conferencia- aseguran que la reina Isabel nunca será santa porque manipuló los documentos que probaban su parentesco con el Rey Fernando y que fueron enviados al Papa, para poder casarse con él. ¿Qué hay de cierto en esto?

- Ésta es una cuestión aclarada hace tiempo, gracias a la documentación. Me molesta llevar la contraria a Fernando García de Cortázar, a quien tanto quiero. Pero sabemos que Isabel y Fernando, decididos en su matrimonio, contaron con la licencia verbal del nuncio Antonio de Veneris, quien les invitó a que se casasen, como se había hecho en muchas ocasiones antes, a la espera de la confirmación oficial de la Sede romana. Ésta llegó pronto comprendiendo todos los términos de la licencia, y fue en cambio negada a doña Juana. El arzobispo Carrillo fue el que «metió la pata» sacando una bula vieja y tergiversándola, para evitar que se pudiera repetir el error del matrimonio segundo de Enrique IV, que careció de dispensa.

El 22 de abril de 1990 se editó en Valladolid la «Positio Histórica» de la Reina, como resultado de un vasto estudio de más de 100.000 documentos de los mejores archivos de España y América. La Reina Isabel, educada en un ambiente hondamente cristiano y con una marcada tendencia hacia lo espiritual, dedicaba diariamente largas horas a la oración y devociones personales, acudiendo con frecuencia a los monasterios donde se quedaba para hacer varios días de retiro. Su testamento, según coinciden en señalar muchos expertos, es el mejor testimonio de su profunda vida de creyente. En la qual fe e por la qual estoy aparejada para por ella morir, e lo recibiría por muy singular e excelente don de la mano del Señor, e así lo protesto desde agora e para aquel artículo postrero de vivir e de morir en esta sancta fe cathólica, aseguraba en el escrito. Algunos críticos le han reprochado su ambición de poder para subir al trono frente a la Beltraneja. «¿Ambición o conciencia del deber?», se pregunta Suárez. «En la doctrina correcta de la monarquía, la corona no es algo que se conquista, sino que es impuesta por Dios. Muchas veces, Isabel en sus documentos explica precisamente esta postura. Dios la llamaba, le imponía un deber del que le pediría cuentas más estrechas que al común de los mortales. No podía rehuirlo», explica Luis Suárez. Los obispos hispanoamericanos han sido hasta ahora los principales valedores de la Reina Isabel. Ahora, los españoles les han tomado el relevo en el camino hacia la beatificación.

+++


Inquisiciones - Los historiadores distinguen tres inquisiciones: la medieval, ejercida por los obispos locales, o por la Santa Sede con carácter puntual y esporádico (por ejemplo, la Cruzada contra los Albigenses); la española (y más tarde, por imitación, la portuguesa), creada a finales de 1400 por los Reyes Católicos con el beneplácito y bulas papales, con actuación restringida al territorio de la Corona española (y Portuguesa), o sea, también en América y en los territorios europeos (en particular italianos) dependientes de ella; y una tercera inquisición, la romana, la más moderna, fundada por el Papa Pablo III en 1542 e inspirada en el modelo centralista español, pero con ámbito teóricamente universal.

Y permanecen todas las otras ‘inquisiciones’ ejercidas por poderes - político como religioso - a ejemplo, la protestante, tan cruel en algunas zonas de Europa.

 

+++

 

 

El historiador Luis Suárez muestra las

evidencias de las raíces cristianas de Europa

 

Derechos humanos proclamados por la Iglesia Año 1346

 

"Europa tiene su base en la única fuerza que es capaz de aunar la herencia cultural helénica, el derecho romano y el avance de la Ciencia: el Cristianismo". Esta es la conclusión del historiador Luis Suárez, catedrático emérito de la Universidad Autónoma de Madrid. Suárez recuerda que el progreso europeo fue posible gracias al Cristianismo. En efecto, la creación de bibliotecas en territorio europeo por Isidoro de Sevilla, fueron impulsadas gracias a los padres de la Iglesia como Benito o Alejandro Magno, quienes consideraron que el progreso se basaba en el conocimiento, no en el atesoramiento de riquezas.

 

 

Además, Suárez recordó que los derechos humanos no nacieron con la revolución francesa de 1789, sino que fueron inicialmente formulados por el Papa Clemente VI, quien, en 1346, pronunció por vez primera los derechos humanos de la libertad, la vida y la propiedad. En este contexto, negar las raíces cristianas de Europa, como pretende Francia y Bélgica, en el tratado constitucional parece un intento de construir una Europa de mercaderes, en lugar de una comunidad humana. "El término Europa fue inicialmente pronunciado por San Beda el Venerable en el siglo VII para referirse al territorio en el que el Cristianismo había llegado a arraigarse", concluye Suárez.  2004-02-27 – www.hispanidad.com 

 

+++

 

Este es el lenguaje de la caridad; más aún, de la ternura. Pablo, que conoce también, cuando es necesario, el tono vigoroso de la fortaleza y de la severidad, sabe contrapesarlo con esta extraordinaria nota de humanidad, sensibilidad y delicadeza. Se pide al obispo el don de sí mismo, realizado de modo plenamente humano. Y ello, obviamente, en relación con todos. Si se le consiente alguna predilección, esta debe ser para con los más débiles, los más pobres, aquellos que no tienen a nadie. Y todo esto con un corazón universal, yendo incluso más allá de la comunidad cristiana. En la vida de san Ambrosio se lee que, a su muerte, todos, no sólo los cristianos, se afligieron:  también los judíos y los paganos (cf. Paulino de Milán, Vita Ambrosii, 48). Se trata de una experiencia repetida mil veces a la muerte de los santos. En nuestro tiempo ha causado impresión cómo el beato Juan XXIII ha sabido atraer tanto, con su humanidad, los ánimos de todos, creyentes y no creyentes. Se puede estar lejos de la fe y quedar profundamente impactado, cuando un pastor pronuncia palabras y realiza gestos que provienen del corazón, o mejor, de un corazón modelado según el corazón de Cristo. MM.

 

+++

 

«La enseñanza del islam no garantiza

 el respeto a los derechos humanos»

 

 

Serafín Fanjul,  Arabista

 

Con «Al-Andalus contra España» contribuyó a desmitificar la idealización de la feliz convivencia de religiones en la España islámica. Sus conocimientos del islam y su libertad le convierte en una de las voces más juiciosas para comprender esta religión.

por José R. Navarro Pareja
Madrid-Dice Serafín Fanjul que, desde que decidió desmitificar el mundo islámico, se encontró con «una muralla de gente atemorizada» y la recomendación de muchos colegas de que no siguiera por esa línea. Es catedrático de Literatura Árabe de la Universidad Autónoma de Madrid y ha publicado recientemente su ensayo «La quimera de al-Andalus».
   –¿Qué le parece la iniciativa de impartir clases de religión islámica en los colegios españoles?
   –No veo ninguna garantía de que los profesores que vayan a impartir esa asignatura estén imbuidos del espíritu constitucional y del respeto a los derechos humanos. Digo que no hay garantía, no digo que no lo sean. Van a designar a quienes les parezca y en los términos que les parezca. No sé cómo se va a garantizar que esas personas tenga unos mínimos de convivencia, respecto a la mujer o a nuestra historia, nuestras costumbres, nuestra organización social.
   –¿Enseñar el Corán en las escuelas puede suponer que algunos de sus planteamientos choquen con nuestra Constitución, como en el caso de la situación de la mujer en la cultura islámica?
   
–En efecto. Es indiscutible que, en el islam, la mujer tiene una posición de inferioridad muy notoria. El Gobierno actual intenta proponer una ley de discriminación positiva y, por otro lado, favorece las enseñanzas del islam. Pues en el Corán, explícitamente, se dice: «Cuando tu mujer no te obedezca, o se manifieste levantisca, apartate de ella en el lecho y golpéala». No sé cómo se justifica esto.
   –Algunos dicen que ya no se puede interpretar el Corán al pie de la letra.
   –Están argumentando desde la imagen que ellos tienen de la Biblia, como, más o menos, papel mojado. Pero para un musulmán sincero, el Corán es literal, y usted no le va a discutir la veracidad y la justicia de lo que en él está contenido. El Corán es la palabra de Dios eterna e increada.
   –Otro problema que se plantea es la dificultad de separar la religión y Estado.
   –Los islamistas pretenden volver a una edad de oro del islam primigenio, una época que de hecho no existió nunca, aquella sociedad perfecta regida por el profeta en Medina. Pero este modelo implica aplastar a las minorías no musulmanas. Y eso es lo que se está tratando de vender como un modelo multicultural perfecto. A mí la confrontación religiosa me parece la más dura. Sobre todo cuando la religión, como es el caso de islam, es el todo, y no hay separación entre Iglesia y Estado, no hay separación de vida cotidiana y de vida religiosa. Según el Corán la Uma es un grupo humano, aparte de la gente, aparte del resto del género humano. Es la idea de grupo elegido no por nacimiento pero sí por adhesión. Lo que pretenden los islamistas es establecer un régimen islámico a escala mundial.
   –¿Por qué cree que se no se afronta esta realidad?
   –Porque asumirla obliga tomar posturas y actuar. Los europeos poco, y los españoles menos, estamos dispuestos a definirnos y actuar en consecuencia.
   –Hemos visto como la semana pasada Zapatero y Aznar presentaban dos modelos bien distintos de relación con el mundo islámico. ¿Cómo cree que debería ser la política institucional en este aspecto?
   –La política española debe ser de respeto, de intentar mantener buenas relaciones, pero no a cualquier precio. Y ser muy conscientes que la recuperación de Al-Andalus que hace 20 años la podríamos contemplar como algo utópico, hoy en día ya lo están viendo como una realidad posible. Aznar exageró al decir que nuestro problema con Al-qaeda comenzó en el 711. Pero, efectivamente, nuestro conflicto es el de un país fronterizo entre dos concepciones de la vida muy diferentes, a veces diametralmente opuestas. Eso provoca choques y fricciones, y lo que hay que tratar es que sean lo más pacíficas posibles pero no a cualquier a precio, no a base de ceder en todo.
   –¿Ve viable la propuesta que Zapatero presentó en la ONU?
   –La alianza de civilizaciones de Zapatero, aparte de una frase bastante cursi, no tiene ni pies ni cabeza.
¿Qué vamos a aliar? ¿El aceptar que se pueda decapitar a los apóstatas o lapidar adúlteras? ¿O es que realmente piensa que, a base de poner la otra mejilla, va a convencerles para que sean de otra forma? España debe tener una política firme, saber que es un país occidental, de cultura latina, de base social histórica y cristiana sin la más mínima discusión. Y debemos reafirmarnos en esas cosas.
   –En sus libros presenta argumentos que demuestran que al-Andalus no fue precisamente un modelo de convivencia de las culturas. ¿De dónde viene ese mito?
   –Ha sido una reacción bastante acomplejada y bastante estúpida, no tanto de historiadores como de divulgadores y como de fabricantes de libros de textos y de las intervenciones de los políticos autonómicos, que para reaccionar con la historiografía nacional católica, reaccionan inventándose una realidad de convivencia, de armonía de maravillas que no fue así. Le pondré un ejemplo: el judío de Córdoba que pone el ministro Moratinos como modelo de convivencia de las tres culturas. A Maimónides le obligaron a hacerse musulmán. Tuvo que salir exiliado de al-Andalus y, en El Cairo, le procesaron por que había vuelto al judaísmo. Salvó la vida gracias a que le juzgó el cadi al-Fadil, un amigo suyo. No volvió nunca a España.
   –Hemos oído hablar del voto de los inmigrantes. ¿Qué ocurriría en este caso con los de origen musulmán?
   –Me pongo a temblar pensando, sobre todo, en los lugares donde los inmigrantes musulmanes son una minoría significativa. La izquierda está cometiendo un error gordísimo al creerse que estos son el proletariado que ya no tienen. Los inmigrantes musulmanes lo que van a hacer es promover su propio partido religioso como ocurre en Ceuta y Melilla. Esto me parece demencial. ¿Qué dirían si la Iglesia católica promoviera una opción política determinada y hubiera un partido católico al que votar? La Edad Media, la vuelta a la locura. Pues eso exactamente es lo que están haciendo los musulmanes.
   –¿Sería posible la reciprocidad de los países musulmanes en relación a los derechos reconocidos aquí a sus ciudadanos?
   –Se tropieza con un problema de base, y es que en los estados musulmanes de donde provienen los inmigrantes, les importa un comino lo que ocurra con estas personas. Su bienestar, sus beneficios... Lo único que les importa es que envíen divisas. Sólo tenemos la fuerza de presión que ellos quieran aceptar. L.R. 2004-09-29 – España

 

+++

 

 ...De aquella época y la presente 2004…

 

 

 

Israel inicia una campaña para convertir a los soldados cristianos

 

 

Las fuentes militares guardan un prudente silencio, pues «se trata de un tema sensible» dado que el judaísmo prohíbe el proselitismo religioso

 

HUGO MEDINA. SERVICIO ESPECIAL/ ‘ABC’ 2004.08.21

 

JERUSALÉN. El Ejército israelí ha iniciado una campaña para «reclutar para el judaísmo» a los soldados no judíos, según la página de internet del diario Yediot Ahronot. El objetivo de la campaña son los inmigrantes cristianos de la antigua Unión Soviética que han llegado al país en los últimos años.

Al efecto, el Ejército ha «ampliado» los cursos obligatorios sobre «historia del pueblo de Israel, sionismo e identidad religiosa», a los que asisten los soldados que no son judíos y que al acabar los cursos «pueden proceder a la inmersión (religiosa) en la «miqva» y a la circuncisión». La conversión puede completarse «en sólo seis meses».

«Los cursos comenzaron después de que se observara que el 60 por ciento de los reclutas de la antigua URSS indicaron que preferían jurar sobre el Nuevo Testamento y no sobre la biblia hebrea».

A la sombra del público

Fuentes militares señalaron que el tema es «muy sensible y se conduce lejos de la luz pública», dando a entender que no pueden explicar más a fondo la cuestión, seguramente porque en Israel está estrictamente prohibido el proselitismo religioso. En la Antigüedad, los judíos hacían proselitismo pero en la Edad Media cayó en desuso probablemente por que los países cristianos y musulmanes en los que vivieron no permitían esa práctica.

Con la prohibición del proselitismo Israel quiere impedir que organizaciones cristianas internacionales, incluidas las fundamentalistas de Estados Unidos, atraigan al cristianismo a los judíos.

En los últimos años se da en Israel el fenómeno de los «judíos mesiánicos». Se trata de fieles que observan muchas de las prácticas judías con la diferencia de que consideran que Jesús es el Mesías. Los mesiánicos, a los que en Israel se considera cristianos, acostumbran a llevar una existencia muy difícil ya que son muy mal vistos y tienen que ocultar sus creencias.

Según las fuentes militares que cita el Yediot Ahronot, en el Ejército hay 7.500 soldados «que no son judíos. La semana pasada el número de soldados con la intención de convertirse al judaísmo alcanzó la cifra récord de veinte», afirma el rotativo, que agrega que en el rabinato militar ha tenido que incrementar el personal para hacer frente a esta «avalancha».

 

+++

 

Para Marañón, cuyos trabajos testimonian su preocupación por el exilio, la expulsión de los moriscos «fue un mal», pero una mal necesario porque «era el único remedio de otro mal peor: la existencia y el auge dentro del Estado español de un pueblo extraño y hostil». La cuestión de los moriscos fue, según las páginas de su ensayo, un cabo suelto que dejaron los Reyes Católicos en su tarea de hacer la unidad hispánica. Un problema que tardó más de un siglo en cerrarse y que zanjó Felipe III.

 

+++

 

La generosidad cristiana de Isabel la Católica:

 

 

Santa Beatriz de Silva

«Dilexit Ecclesiam» amó a la Iglesia Católica

¡Laudetur Iesus Christus!


 

Virgen religiosa de la Segunda Orden (1424?1490).Fundadora de las Monjas Concepcionistas Franciscanas. Canonizada por Pablo VI el 3 de octubre de 1976.

Santa Beatriz, nació en Ceuta, en Marruecos, en 1424, hija de Ruy Gómez de Silva e Isabel Pérez de Meneses, de familia noble. Hermana del franciscano Beato Amadeo de Silva y emparentada con la familia real portuguesa, acompañó a la infanta Isabel de Portugal como dama de honor cuando ésta en 1447 se casó con Juan II de Castilla.

Su belleza y su virtud hicieron que su amor fuera deseado por los nobles de la corte castellana y esto provocó los celos de la reina, que la maltrató hasta el punto de recluirla por tres días en un calabozo, poniendo en peligro su vida. Liberada, hizo voto perpetuo de castidad y, partiendo secretamente a Tordesillas, se dirigió a Toledo, acompañada durante el viaje, según la tradición, por San Francisco de Asís y San Antonio de Padua.

Acogida en el monasterio cisterciense de Santo Domingo de Toledo vivió en él por unos treinta años. Durante este tiempo maduró su propósito de fundar una nueva Orden en honor de la Inmaculada concepción de María, obtuvo el apoyo de Isabel la Católica, que le dio su palacio de Galiana en la misma ciudad de Toledo, con la iglesia anexa de Santa Fe. Se trasladó a la nueva casa con 12 compañeras en 1484 y la nueva Congregación, con la regla escrita por la fundadora, fue aprobada por Inocencio VIII con la bula del 30 de abril de 1489.

En 1484, mientras estaba absorta en la oración, se le apareció María Inmaculada, Reina del cielo, vestida de blanco con un manto azul, le dijo: «Hija mía, es voluntad de mi Hijo Jesús que en la Iglesia se funde una Orden religiosa que llevará el nombre de mi Inmaculada Concepción. Dios se sirve de ti para echar los fundamentos de esta nueva institución. Ponte a la obra de inmediato y con valor: yo te ayudaré siempre».

Se formó así el nuevo grupo de las Hermanas Concepcionistas, agregadas a la Segunda Orden Franciscana. Su divisa es la que había indicado nuestra Señora: Una túnica blanca con escapulario, y un manto azul. Se le añadió el blanco cordón franciscano en señal de perpetua unión con la familia del Seráfico Pobrecillo.


Santa Beatriz, atacada por fuertes fiebres esperaba en su lecho la hora suprema. La Virgen Inmaculada se le apareció por tercera vez y le anunció que pronto sería llamada al cielo. Gozosa con este anuncio se preparó para el día más bello de su vida. El 16 de agosto de 1490 a la edad de 66 años, expiró dulcemente mientras sobre su frente virginal brilló por algunos instantes una estrella de excepcional esplendor. Era el sello de su santidad.

 

+++

 

ANASTASIO, DIGNA Y FÉLIX

«Dilexit Ecclesiam» amó a la Iglesia Católica

mártires de los mahometanos + 853

 

Recordamos juntos hoy a estos tres santos que murieron en la Córdoba (España) de mediados del siglo IX. Todos nuestros santos de hoy habían sido animados por san Fandila, santo que se recordaba ayer, a sufrir sin temor el martirio. Los tres mártires estaban relacionados con el gran monasterio cordobés de Tavana, al que también perteneció Fandila. Digna, natural de Córdoba, era una religiosa contemplativa en el cenobio femenino que atendían los monjes tavanenses. Anastasio, también cordobés de nacimiento, había comenzado sus estudios en las aulas de la Iglesia de San Acisclo, donde fue ordenado sacerdote, luego decidió seguirlos en Tavana, donde abrazó la vida religiosa y fue ordenado sacerdote. Félix, por su parte, no había nacido en Córdoba, sino en Alcalá de Henares y se formó en la vida monástica en Asturias, aunque después lo destinaron a Córdoba. Los tres mártires fueron degollados y después quemaron sus cuerpos y arrojaron las cenizas al Guadalquivir, para evitar así que los cristianos los enterrasen y pudieran venerarlos.

-.-

-Santos Anastasio, Félix y Digna, mártires. San Anastasio, natural de Córdoba, sirvió y estudió en la iglesia de San Acisclo, se ordenó de diácono, y deseoso de vida más retirada y penitente, vistió el hábito en el monasterio Tabanense. En él le ordenaron de sacerdote. San Félix era natural de Alcalá de Henares; se educó. en Asturias y recibió el hábito de monje, pero se trasladó al Tabanense. Santa Digna, natural de Córdoba y monja en Tábanos también. A los tres animó a sufrir el martirio San Fándilas. Se les degolló; quemaron sus cuerpos, y sus cenizas las arrojaron al Guadalquivir, 853.

 

+++

 

 

LOS MÁRTIRES - A los sacerdotes, religiosos y seglares que entregaron sus vidas por Dios el pueblo comenzó a llamarles mártires porque no tuvieron ninguna implicación política ni hicieron la guerra contra nadie. Por ello, no se les puede considerar caídos en acciones bélicas, ni víctimas de la represión ideológica, sino mártires de la fe.

 

+++

 

La necesidad de custodiar la memoria de los mártires. Su testimonio no debe ser olvidado. Ellos son la prueba más elocuente de la verdad de la fe, que sabe dar un rostro humano incluso a la muerte más violenta y manifiesta su belleza aun en medio de atroces padecimientos. Es preciso que las Iglesias particulares hagan todo lo posible por no perder el recuerdo de quienes han sufrido el martirio.
Al inicio del tercer milenio, la Iglesia que camina en España está llamada a vivir una nueva primavera de cristianismo, pues ha sido bañada y fecundada con la sangre de
tantos mártires. Sanguis martyrum, semen christianorum! ¡La sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos! (TERTULIANO, Apol., 50,13: CCL 1,171). Esta expresión, acuñada durante las persecuciones de los primeros siglos, debe hoy llenar de esperanza vuestras iniciativas apostólicas y esfuerzos pastorales en la tarea, no siempre fácil, de la nueva evangelización. Contáis para ello con la ayuda inigualable de vuestros mártires. Acordaos de su valor, "fijaos en el desenlace de su vida e imitad su fe. Jesucristo es el mismo ayer y hoy y siempre" (Hb 13,7-8).

Que María, Reina de los mártires, nos ayude a escuchar e imitar a su Hijo. A Ella, que acompañó a su divino Hijo durante su existencia terrena y permaneció fiel a los pies de la Cruz, le pedimos que nos enseñe a ser fieles a Cristo en todo momento, sin decaer ante las dificultades; nos conceda la misma fuerza con que los mártires confesaron su fe - S.S. Juan Pablo II – Magno, 11.III. MMI

 

+++

 

La secularización contemporánea va acompañada de una fragmentación y de un empobrecimiento de la vida interior espiritual del hombre. Así la secularización debilita aún más la comunión espiritual entre los cristianos. Por eso, juntos debemos unir hoy la búsqueda de la santidad de la vida cristiana con la realización de la unidad cristiana. Bajo esta luz y desde esta perspectiva del ecumenismo de la santidad, que nos han demostrado los mártires y los confesores de la fe del siglo XX, es preciso que nosotros, como pastores de la Iglesia, primeros responsables de la unidad de la fe y de la vida cristiana, guiemos ahora, en el siglo XXI, al clero y a nuestros fieles, y sobre todo a los jóvenes de las escuelas de teología que forman a los sacerdotes y misioneros.

 

+++

 

"El Señor Jesucristo transformará nuestra condición humilde, según el modelo de su condición gloriosa" (Flp 3,21). Estas palabras de San Pablo que hemos escuchado en la segunda lectura de la liturgia de hoy, nos recuerdan que nuestra verdadera patria está en el cielo y que Jesús transfigurará nuestro cuerpo mortal en un cuerpo glorioso como el suyo. El Apóstol comenta así el misterio de la Transfiguración del Señor que la Iglesia proclama en este segundo domingo de Cuaresma. En efecto, Jesús quiso dar un signo y una profecía de su Resurrección gloriosa, en la cual nosotros estamos llamados también a participar. Lo que se ha realizado en Jesús, nuestra Cabeza, tiene que completarse también en nosotros, que somos su Cuerpo.
Éste es un gran misterio para la vida de la Iglesia, pues no se ha de pensar que la transfiguración se producirá sólo en el más allá, después de la muerte. La vida de los santos y el
testimonio de los mártires nos enseñan que, si la transfiguración del cuerpo ocurrirá al final de los tiempos con la resurrección de la carne, la del corazón tiene lugar ya ahora en esta tierra, con la ayuda de la gracia.
Podemos preguntarnos: ¿Cómo son los hombres y mujeres "transfigurados"? La respuesta es muy hermosa: Son los que siguen a Cristo en su vida y en su muerte, se inspiran en Él y se dejan inundar por la gracia que Él nos da; son aquéllos cuyo alimento es cumplir la voluntad del Padre; los que se dejan llevar por el Espíritu; los que nada anteponen al Reino de Cristo; los que aman a los demás hasta derramar su sangre por ellos; los que están dispuestos a darlo todo sin exigir nada a cambio; los que -en pocas palabras- viven amando y mueren perdonando.

 

+++

 

Debe observarse la antigua tradición de colocar bajo el altar fijo reliquias de Mártires o de otros Santos, según las normas litúrgicas.

 

Las almas de los mártires, bajo el altar, invocan al Señor con grandes gritos: ´¿Hasta cuándo, Dueño santo y veraz, vas a estar sin hacer justicia por nuestra sangre a los habitantes de la tierra?´ (Ap 6, 10). En efecto, los mártires deben alcanzar la justicia al fin de los tiempos. Señor, ¡apresura, pues, la venida de tu Reino! (Tertuliano, or. 5).

 

+++

 

En todos los mártires, la Iglesia ha encontrado siempre una semilla de vida. Tanto es así, que podemos afirmar que las comunidades de los primeros tiempos se fraguaron en la sangre de los mártires. Pero el martirio no es una realidad perteneciente al pasado, sino también una realidad del tiempo actual. Por ello, he escrito en la reciente Carta apostólica ¿no lo será también para el siglo y milenio que estamos iniciando? (cf. Novo millennio Ineunte, 41).

 

En efecto, es una realidad constatada que en nuestro tiempo han vuelto los mártires. Y si bien es cierto que los tiempos han cambiado, también lo es que cada día surge la posibilidad de seguir padeciendo sufrimientos por amor de Cristo. El horizonte que se presenta delante de nosotros es, pues, amplio y apasionante. Los cristianos siempre y en todo lugar han de estar dispuestos a difundir la luz de la vida, que es Cristo, incluso hasta el derramamiento de sangre (cf. Dignitatis humamae, 14). Debemos estar dispuestos a seguir las huellas de los mártires y a vivir, como ellos, la santidad plenamente con Él, por Él y en Él.

La herencia de estos valientes testigos de la fe, "archivos de la Verdad escritos con letras de sangre" (Catecismo de la Iglesia católica, 2474), nos ha legado un patrimonio que habla con una voz más fuerte que la de la indiferencia vergonzante. Es la voz que reclama la urgente presencia en la vida pública. Una presencia viva y serena que con la meridiana transparencia del Evangelio nos llevará a presentar con naturalidad, pero también con firmeza su siempre actual radicalidad a los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

Se trata, pues, de un legado cuyo lenguaje es el del testimonio. Que este patrimonio siga produciendo frutos abundantes a través de vuestras vidas y compromiso y ponga de manifiesto la extraordinaria presencia del Misterio de Dios que, actuando siempre y en todo lugar, nos llama a la reconciliación y a la vida nueva en Cristo.

  

+++

 

Berlín - 1962 dividida bajo el comunismo totalitario marxista

 

Dirigida por el Espíritu Santo, la Iglesia, como madre, no cesa de exhortar a sus hijos a la purificación y a la renovación para que brille con mayor claridad la señal de Cristo en el rostro de la Iglesia.

 

+++

 

Los adultos suelen denunciar que un amplio sector de los jóvenes viven hoy sólo para la satisfacción inmediata de sus deseos. Sólo les interesa el disfrute de lo instantáneo, lo que ocurre en cada instante, de lo que sólo dura un momento. De ese modo reducen la temporalidad al tiempo presente, a lo fugaz, a lo que dura apenas un relámpago en el cielo: el pasado ya no existe; el futuro todavía no es. Luis Olivera, es periodista 2005-06-26

 

+++

 

Un filósofo joven, Daniel Innerarity, lo ha descrito así: “Hay en nuestra civilización una ocupación completa con el tiempo presente, un instantaneísmo huérfano de memoria y de proyecto. Una detención del presente fijado en sí mismo desencadena el miedo, que es propio de toda carencia de memoria y previsión. De ese presente desmemoriado se apodera un miedo difuso, pues no recuerda nada similar ni ha previsto cómo afrontar lo imprevisible. El miedo es la sensación habitual de quien no tiene experimentos ni confianza; es decir, pasado y futuro”. Para ellos, hay rumor de fantasmas a su alrededor. Luis Olivera, es periodista 2005-06-26

 

+++

Estos jóvenes que reducen la poliédrica y rica temporalidad sólo al presente, reducen –a su vez—el presente al presente placentero. Eso muestra que han nacido y crecido en la civilización del placer. “Viven en una sociedad en la que el placer sensible es considerado como el bien supremo de la vida”, según Gerardo Castillo. Y, por lo mismo, el dolor es el mayor de los males: algo que hay que evitar como sea. Y todo lo que exija esfuerzo debe ser eliminado, como ahora sucede con la reválida del bachillerato que se anuncia. Aunque todo lo que tiene algún valor ha supuesto antes y durante un esfuerzo para alcanzarlo, lo que hace valorarlo más. Ser notario o ingeniero aeronáutico no está al alcance de cualquiera. De otra manera, todos tendríamos la misma titulación. Luis Olivera, es periodista 2005-06-26

 

+++

 

“El sábado santo, cuando con la muerte de Jesús se hizo la oscuridad más completa sobre este mundo, solo quedó encendida la esperanza de María.” [Catalina de Siena (+ 1380)]

 

+++

 

La verdad de Cristo - El texto del evangelio de San Juan está lleno de sugerencias para dar gracias al Señor por el Concilio, para vivir su aplicación en estos momentos y hacerlo con mucha esperanza.

 

«Padre Santo, cuida en Tu nombre a los que me has dado. Que sean uno como nosotros». La comunión en la Iglesia es el punto de partida esencial para que la Iglesia pueda vivir la herencia del Concilio, la actualidad del Concilio, con fidelidad al Señor y con caridad pastoral y caridad apostólica para con los hermanos.
«Conságralos en la verdad». El ofrecimiento más valioso de la caridad de la Iglesia es el ofrecimiento de la verdad de Cristo. Sin esa verdad, se derrumban todas las demás verdades, más o menos pronto, en la historia del hombre, en la historia de las culturas y en la historia de cada uno de nosotros.
«Por ellos me consagro yo para que también se consagren ellos en la verdad». El Señor se ha consagrado, desde el momento de su encarnación hasta el momento culminante de su muerte en la cruz y de su resurrección, para que nosotros también fuésemos consagrados en la verdad.
«Yo en ellos y Tú en Mí, para que sean completamente uno, de modo que el mundo sepa que me has enviado y los has amado como me has amado a Mí».
El amor de los hermanos es hermoso, es condición imprescindible para que la palabra del Evangelio sea entendida, comprendida, y sea fascinante para los que la escuchan. Amarse como nos ha amado Él y como el Padre lo ha amado a Él. Ésa es nuestra permanente tarea en la vida personal y en la vida comunitaria de la Iglesia.
«No sólo por ellos ruego, sino también por todos los que creen en Mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno como Tú, Padre, en Mí y Yo en Ti». Apoyados en la oración de Cristo. Ese momento culminante de la oración, que es la Cruz, que se hace actualidad permanente en la Eucaristía, que se hace intercesión permanente en el Sumo Sacerdote ante el Padre que está en el cielo.».

+ Antonio Mª Rouco Varela - en la homilía de la Misa con ocasión del 40 aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II, concelebrada por el episcopado español. MMV. XII.

 

+++

 

 

Cristo personalmente, al inculcar la necesidad de la fe y el Bautismo con palabras expresas, confirmó al mismo tiempo la necesidad de la Iglesia, en la que entran los hombres por el Bautismo como por una puerta. Por lo que no se pueden salvar aquellos hombres que, no ignorando que la Iglesia católica fue fundada por Dios por medio de Jesucristo como necesaria, se negasen, sin embargo, a entrar en ella o a perseverar en ella. Por consiguiente, aunque Dios, por caminos conocidos sólo por Él, puede llevar a la fe, sin la que es imposible agradarle, a los hombres que ignoran el Evangelio sin culpa propia, corresponde, sin embargo, a la Iglesia la necesidad y, al mismo tiempo, el derecho sagrado de evangelizar, y, por ello, la actividad misionera conserva íntegra, hoy como siempre, su fuerza y su necesidad. Los miembros de la Iglesia son impulsados a proseguir esta actividad por el amor con el que aman a Dios y con el que desean compartir con todos los hombres los bienes espirituales, tanto en esta vida como en la futura. Por medio de esta actividad misionera, Dios es glorificado plenamente cuando los hombres reciben plena y conscientemente su obra salvadora, que completó en Cristo. Así, por ella se cumple el designio de Dios, al que Cristo amorosa y obedientemente sirvió, para gloria del Padre, que lo envió para que todo el género humano forme un único pueblo de Dios, se una en un único cuerpo de Cristo, se coedifique en un único templo del Espíritu Santo; todo esto, al reflejar la concordia fraterna, responde ciertamente al íntimo deseo de todos los hombres. Así, finalmente, se cumplirá en verdad el designio del Creador, que creó al hombre a imagen y semejanza suya, cuando todos los que participan de la naturaleza humana regenerados en Cristo por el Espíritu Santo, contemplando unánimes la gloria de Dios, puedan decir: Padre nuestro.

Decreto Ad gentes divinitus, 7

 

+++

 

San Simeón, el Nuevo Teólogo (hacia 949-1022) monje ortodoxo

 

“Entonces tocó sus ojos...” (Mt 9,27) -      ¡Busquemos al único que nos puede devolver la libertad, sigámosle sin parar, con todo nuestro deseo, él cuya belleza toca los corazones, él que los atrae hacia su amor y los une a él para siempre! Sí, por medio de nuestras acciones corramos  todos hacia él. No nos dejemos vencer por nadie ni engañarnos por nadie, ni distraernos por nadie en nuestra búsqueda. 
       Sobretodo, no digamos que Dios no manifiesta su presencia a los hombres. No digamos que a los hombres es imposible ver la luz de Dios....ni siquiera que es imposible verlo hoy. Gracias a Dios, nunca ha sido imposible, a condición de desearlo de veras. ¡Démonos cuenta cuál es la belleza de nuestro Maestro! No cerremos los ojos de nuestro corazón fijándolos en las realidades mundanas. Sí, que las preocupaciones por las cosas de este mundo no nos hagan esclavos de la gloria humana, hasta tal punto de abandonar a aquel que es la luz de la vida eterna.
      ¡Caminemos, juntos hacia él, con un solo corazón, un solo espíritu, una sola alma! Humildemente clamemos a él, nuestro Maestro bueno, nuestro Señor misericordioso, él que es el “único amigo de los hombres” (Sab 1,6) ¡Busquémosle porque se nos revelará, aparecerá, se manifestará, él que es nuestra esperanza!

 

+++

 

“La Iglesia debe decir a sus fieles qué opiniones corresponden a su fe y cuáles no; ése es un derecho y un deber suyo, siempre y cuando el sí siga siendo sí, y el no siga siendo no, y se preserve la claridad que ella le debe a sus fieles y al mundo”.  

“Es imposible discutir con el terror; aprendí que esa discusión se vuelve colaboración; aprendí dónde debe interrumpirse la discusión con el propósito de que no se convierta en mentira, y dónde debe iniciar la resistencia, con el propósito de salvaguardar la libertad». S.S. Benedicto XVI –

 

+++

 

«Apelar a la tolerancia para desacreditar la posibilidad de convicciones fuertes es un error de bulto, pues la tolerancia se apoya y alimenta de una convicción. La tolerancia no implica relativismo, más bien al contrario.» 2005

 

+++

 

Pájaro - especie -en Borneo- descubierta MMVI. II.

 

En la creación del mundo y del hombre, Dios ofreció el primero y universal testimonio de su amor todopoderoso y de su sabiduría, el primer anuncio de su "designio benevolente" que encuentra su fin en la nueva creación en Cristo.

316 Aunque la obra de la creación se atribuya particularmente al Padre, es igualmente verdad de fe que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son el principio único e indivisible de la creación.

317 Sólo Dios ha creado el universo, libremente, sin ninguna ayuda.

318 Ninguna criatura tiene el poder Infinito que es necesario para "crear" en el sentido propio de la palabra, es decir, de producir y de dar el ser a lo que no lo tenía en modo alguno (llamar a la existencia de la nada) (cf DS 3624).

319 Dios creó el mundo para manifestar y comunicar su gloria. La gloria para la que Dios creó a sus criaturas consiste en que tengan parte en su verdad, su bondad y su belleza.

320 Dios, que ha creado el universo, lo mantiene en la existencia por su Verbo, "el Hijo que sostiene todo con su palabra poderosa" (Hb 1, 3) y por su Espirita Creador que da la vida.

321 La divina providencia consiste en las disposiciones por las que Dios conduce con sabiduría y amor todas las criaturas hasta su fin último.

322 Cristo nos invita al abandono filial en la providencia de nuestro Padre celestial (cf Mt 6, 26-34) y el apóstol S. Pedro insiste: "Confiadle todas vuestras preocupaciones pues él cuida de vosotros" (I P 5, 7; cf Sal 55, 23).

323 La providencia divina actúa también por la acción de las criaturas. A los seres humanos Dios les concede cooperar libremente en sus designios.

324 La permisión divina del mal físico y del mal moral es misterio que Dios esclarece por su Hijo, Jesucristo, muerto y resucitado para vencer el mal. La fe nos da la certeza de que Dios no permitiría el mal si no hiciera salir el bien del mal mismo, por caminos que nosotros sólo coneceremos plenamente en la vida eterna.

 

+++

 

“De la grandeza y hermosura de las criaturas se llega, por analogía, a contemplar a su Autor”. S. S. Benedicto XVI. P.M. – MMV.XI.X.

 

“Dios no aparece en la Biblia como un Señor impasible e implacable, ni es un ser oscuro e indescifrable, como el hado, con cuya fuerza misteriosa es inútil luchar”.

 

Dios se manifiesta «como una persona que ama a sus criaturas, que vela por ellas, les acompaña en el camino de la historia y sufre por la infidelidad de su pueblo «a su amor misericordioso y paterno».

«El primer signo visible de esta caridad divina hay que buscarlo en la creación»: «los cielos, la tierra, las aguas, el sol, la luna y las estrellas».

«Incluso antes de descubrir a Dios que se revela en la historia de un pueblo, se da una revelación cósmica, abierta a todos, ofrecida a toda la humanidad por el único Creador»

«Existe, por tanto, un mensaje divino, grabado secretamente en la creación», signo de «la fidelidad amorosa de Dios que da a sus criaturas el ser y la vida, el agua y la comida, la luz y el tiempo».

«De las obras creadas se llega a la grandeza de Dios, a su amorosa misericordia».


El Papa acabó su discurso, dejando a un lado sus papeles, comentó un pensamiento de san Basilio Magno, doctor de la Iglesia, obispo de Cesárea de Capadocia, quien constataba que algunos, «engañados por el ateísmo que llevaban dentro de sí, imaginaron el universo sin un guía ni orden, a la merced de la casualidad».

«Creo que las palabras de este padre del siglo IV son de una actualidad sorprendente», reconoció S. S. Benedicto XVI preguntándose: «¿Cuántos son estos "algunos" hoy?».

«Engañados por el ateísmo, consideran y tratan de demostrar que es científico pensar que todo carece de un guía y de orden».

«El Señor, con la sagrada Escritura, despierta la razón adormecida y nos dice: al inicio está la Palabra creadora. Al inicio la Palabra creadora --esta Palabra que ha creado todo, que ha creado este proyecto inteligente, el cosmos-- es también Amor».

El Papa concluyó exhortando a dejarse «despertar por esta Palabra de Dios» e invitando a pedirle que «despeje nuestra mente para que podamos percibir el mensaje de la creación, inscrito también en nuestro corazón: el principio de todo es la Sabiduría creadora y esta Sabiduría es amor y bondad».
S. S. Benedicto XVI. P.M. MMV.XI.X.

 

+++

 

Alabemos con las poéticas palabras del teólogo san Gregorio Nacianceno, doctor de la Iglesia Católica, año 330+390:

 

« Gloria a Dios Padre y al Hijo,
Rey del universo.
Gloria al Espíritu,
digno de alabanza y santísimo.
La Trinidad es un solo Dios
que creó y llenó cada cosa:
el cielo de seres celestes
y la tierra de seres terrestres.
Llenó el mar, los ríos y las fuentes
de seres acuáticos,
vivificando cada cosa con su Espíritu,
para que cada criatura honre
a su sabio Creador,
causa única del vivir y del permanecer.
Que lo celebre siempre más que cualquier otra
la criatura racional
como gran Rey y Padre bueno ».

(9) Poemas dogmáticos, XXXI, Hymnus alias: PG 37, 510-511

 

+++

 

VERITAS OMNIA VINCIT

LAUS TIBI CHRISTI.

 

 

Gracias por venir a visitarnos

 

Carta I de San Pablo a los Corintios 15,1-8.

Hermanos, les recuerdo la Buena Noticia que yo les he predicado, que ustedes han recibido y a la cual permanecen fieles. Por ella son salvados, si la conservan tal como yo se la anuncié; de lo contrario, habrán creído en vano. Les he trasmitido en primer lugar, lo que yo mismo recibí: Cristo murió por nuestros pecados, conforme a la Escritura. Fue sepultado y resucitó al tercer día, de acuerdo con la Escritura. Se apareció a Pedro y después a los Doce. Luego se apareció a más de quinientos hermanos al mismo tiempo, la mayor parte de los cuales vive aún, y algunos han muerto. Además, se apareció a Santiago y de nuevo a todos los Apóstoles. Por último, se me apareció también a mí, que soy como el fruto de un aborto.

 

El «boom» de Benedicto XVI. Especialmente significativo es el ascenso que han experimentado los libros escritos por el cardenal Ratzinger antes de ser nombrado Pontífice. Desde el momento de su elección, el pasado 19 de abril, las librerías de todo el mundo llenaron los estantes con los libros publicados por el purpurado. Nueve meses después, sus obras siguen siendo éxitos de venta en todo el mundo, también en nuestro país.
   Entre sus libros más destacados se encuentran «Dios y el mundo» (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores) y «La sal de la tierra» (Ediciones Palabra), ambos escritos en colaboración con el periodista Peter Seewald. El escritor va presentando distintas preguntas sobre un mundo alejado de la fe, a las que Benedicto XVI responde con meridiana claridad. El tercer libro del Papa que ha triunfado estas semanas en las librerías religiosas españolas es «Mi vida» (Ediciones Encuentro), una obra en la que el cardenal Ratzinger abre su corazón al lector para contarle sus distintas experiencias vitales…2006.I

 

Recomendamos un libro fundamental ‘Islam para adultos’ Autor: Antonio López Campillo. Prólogo del doctor César VIDAL -Editorial ‘Adhara publicaciones’

Al Jesús histórico, Pablo lo conoció a través de la primera comunidad cristiana, es decir, por la mediación de la Iglesia Católica.







Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).