Monday 27 February 2017 | Actualizada : 2017-02-03
 
Inicio > Leyendas Negras > España - 1492 - 14º Cuzco Incas Aztecas cultura tierras indígenas latifundio

Celebración del 475 aniversario de la primera diócesis de Perú y de Sudamérica, la actual diócesis de Cuzco. La celebración tendrá lugar del 24 al 28 de octubre de 2012.


+++


La mentira y el error están en desacuerdo con la realidad. Cuando un mundo se construye contra la realidad, ese mundo está abocado a la ruina, y mientras ésta llega va arruinando a los hombres.

 

 

La conciencia renacentista e ilustrada era mucho menos cristiana que la conciencia medieval.

La conciencia de aquellos cristianos toleró la esclavitud más o menos como la conciencia actual de muchos cristianos e ilustrados filántropos ha resistido que el comunismo haya matado más de cien millones de hombres, sin mayores aspavientos, o como tolera que la matanza de los niños inocentes, por el aborto, se haya hecho legal y subsidiada.

 

+++

 

AIMARA - Se dice del individuo de una raza de indios que habitan la región del lago Titicaca, entre el Perú y Bolivia.

Los aimaras crearon su código de honradez al llegar los españoles. Conceptos como robar o mentir no existían en su cultura.

En Hispano-américa, junto a los aimaras, hay más de 400 grupos indígenas.

 

+++

 

MAYAS - Se dice del individuo de cualquiera de las tribus indias que hoy habitan principalmente el Yucatán, Guatemala y otras regiones adyacentes.

Herederos de la civilización precolombina, se reparten entre México, Guatemala y Belice.

 

+++

 

QUECHUAS - Se dice del indígena que al tiempo de la colonización del Perú habitaba la región del Cuzco, y, por ext., de otros indígenas pertenecientes al Imperio incaico.

Descendientes de los incas, habitan en los andes desde hace siglos. Están entre Chile, Argentina, Colombia, Bolivia, Perú y Ecuador. Fueron, junto a los aimaras, los primeros en cultivar la patata.

 

+++

 

«La Iglesia hubo de asumir la tarea de introducir la ley del Evangelio y la ética del sermón de la montaña entre gentes para quienes el homicidio era la más honrosa de las ocupaciones y la venganza era sinónimo de justicia... (Los bárbaros eran pueblos guerreros que asombraban a los romanos por sus costumbres y conductas salvajes)» …[…]… C. Dawson

También lo mismo sucedió con el descubrimiento del ‘nuevo mundo’ frente a las prácticas sanguinarias y antropófagas autóctonas.

 

+++

 

 

MAPUCHES - Se dice del individuo de un pueblo amerindio que, en la época de la conquista española, habitaba en la región central y centro sur de Chile.

La ‘gente de la tierra’ viven en el sur de Argentina y Chile y hablan «mapudungun» lengua de la tierra. El más conocido de los pueblos es el araucano.

 

+++

 

MATILÓN BARÍ – No hace mucho un blanco – hasta finales del siglo XX, no habría salido vivo de sus tierras en la selva colombiana. Con 3.100 individuos, resisten el acoso de guerrillas, paramilitares, Ejército, las fumigaciones del Plan Colombia y las petroleras. MMV.

 

+++

 

P: ¿ Todas las culturas son iguales y respetables?.

 

R: No . Hay culturas de violencia y otras de no violencia, de igualdad y de respeto. Hoy día tenemos mucho miedo a que nos tilden de “racistas” pero es absurdo decir “racista” a quien critica al islam, por ejemplo. Hay muchas etnias islámicas. Hay culturas totalitarias que no respetan los derechos humanos. No todas las culturas tienen los mismos valores, pensemos en la cultura azteca, con los sacrificios humanos, y en otras culturas antiguas. Hay culturas que no respetan la evolución. Desde círculos de izquierdas, se dice que hay que tolerar esas culturas y convivir bajo el epígrafe de la tolerancia de todas las culturas. Eso esta bien mientras no convivan aquí entre nosotros. Pues no, esa es una traición de la izquierda porque todas las culturas deben respetar la dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad.


 

… ¿es que era mala la alimentación azteca? ...

 

El Instituto Nacional de Antropología e Historia nos daba a disfrutar, hace más de treinta años, este ameno artículo de divulgación:

«Es día de fiesta en palacio. Moctezuma II olvida la moderación de costumbre y se dispone a un banquete espléndido en compañía de nobles, guerreros y comerciantes (...). Viene la fruta. Las bandejas están colmadas. Según la época, habrá piña, mamey, chirimoya, guanábana, todas de tierra caliente, quizá del Caribe. No faltan las frutas del altiplano: zapote, guayaba, tejocote, capulín, ciruela, nanche, pitahaya, tuna, papaya, jícama, cacahuate.- El maíz es el principal alimento. Hay elotes, sopas de este grano tierno y pozole, que es bebida de maíz. Por lo menos se sirven seis variedades de tortillas. Abundan tamales de distintos rellenos. Y siempre hay pinole.- La cocina de Moctezuma preparó para el ágape guisos con gran imaginación culinaria. Se sirven manjares a base de frijol, calabaza, chilacayote, chayote, papa, camote, guacamote, cuajilote, cuapinole, huachacote, mezquite, nopales, quelites, quiltoniles, malva, huazontle, diversas clases de hongos, camotite, así como corazón de maguey cocido.- Han aderezado los platillos con el imprescindible chile en sus múltiples variedades; usaron tomate, jitomate, multomatéa, jaltomate, pepitas de calabaza, una especie de cebolla, el xonacat, achiotel, xoconoztli y la llamada pimienta de Tabasco o xocoxóchitl (...). Por proteínas animales no se para: hay guisos de venado, de cerdo montés, de conejo, de liebre, de tejón, de comadreja, de marta, de ardilla, de nutria, de tlacuache, de armadillo, de mapache, de oso, de tapir, de tepezcuintle y, por supuesto, de perros pelones, engordados para el consumo.- Por cuanto a los guisos de ave, los hay de pavo, de guajolote, de faisán, de paloma, de codorniz, de chachalaca, de tórtola y de pato. También existen de rana, de culebra, de tortuga, de iguana, de huevo de iguana y de huevos de lagarto.- En el menú no faltan los guisos de pescado: de pámpano, de pargo, de guachinango y otros. Y para el comensal que, aunque de posición encumbrada, no haya olvidado que los aztecas humildes gustan de los gusanos, los hay de maguey, de maíz y otros.- La relación anterior, basada en documentos de la época, ofrece elementos para analizar un aspecto del patrimonio cultural mexicano: ¿Es cierto que los aztecas estaban mal alimentados? El antropólogo Eusebio Dávalos Hurtado, que fuera director del INAH, se ocupó del asunto.- Es claro que el pueblo no se alimentaba con la esplendidez de las grandes ocasiones de palacio. Pero la dieta normal de los aztecas incluía productos de la recolección, la caza, la pesca, la agricultura y la cría doméstica.- Los alimentos principales eran el maíz, el frijol y el chile. Mismos que les proporcionaban una nutrición equilibrada».

[INAH, «La mala alimentación azteca: un mito europeo», en Guanajuato. Diario del Bajío, Irapuato, Gto., martes 06 de noviembre de 1973.]

 

+++

 

 

1560 - El religioso dominico, Fray Domingo de Santo Tomás, segundo Obispo de esta Diócesis de La Plata, en el antiguo Alto Perú, nombrado por Pío IV, fue uno de los primeros europeos que aprendió a la perfección el idioma keschwa (quechua), escribió la primera gramática y el primer vocabulario de esta lengua: "Gramática o arte de la lengua general de los ‘Reynos’ del Perú", publicada en Valladolid en 1560, y el "Vocabulario de la Lengua del Perú", y acabó de edificar la Iglesia Catedral de la ciudad y, sobre todo, "edificó la Catedral del alma de los Indios", como se lee en un escrito de su tiempo, dedicando a ellos la mayor parte de su vida. Asistió al Segundo Concilio Provincial de Lima, cuyo objetivo claro y fundamental fue "la evangelización de los Indígenas", para lo cual dos eran los presupuestos fundamentales que se acordaron y pusieron en práctica: aprender el idioma indígena y promover la formación del clero nativo. Bajo este imperativo, el 13 de enero de 1595, se fundó el actual Seminario Conciliar de San Cristóbal en La Plata (hoy Sucre), con el propósito de formar al clero nativo, propósito y edificio que siguen en pié.

 

+++

 

Perú es un país grande (un millón trescientos mil kms. cuadrados y 18.230.000 habitantes), constituido por tres regiones geográficas (costa, sierra y selva) y no menos compleja étnicamente. En tiempos estuvo aquí el Imperio de los Incas y buena parte de la población habla todavía sus lenguas (quechua, aymara y otras). Al mismo tiempo toda la nación es católica y la Iglesia constituye un vínculo particular entre todos los habitantes del país. Asimismo existe "el problema social" en gran escala y la responsabilidad de la Iglesia en solucionarlo adecuadamente. [1985]

 

+++

 

«La historia es el testimonio de los tiempos, la luz de la verdad, la vida de la memoria, la maestra de la vida y nuncio de la antigüedad». Cicerón

 

+++

 

Los Aztecas pertenecían a una de las siete tribus Nahua oriundas de la zona comprendida entre México septentrional y el sureste de los Estados Unidos. Población de nómadas cazadores-agricultores, bajo la guía de chamanes inspirados por el dios tribal Huitzilopochtli, llegaron a fines del siglo XII al altiplano central de México donde encontraron a los Toltecas, de quienes asimilaron muchos elementos culturales. Los Aztecas, que se hicieron horticultores y sedentarios, dieron una estructura jerárquica a su sociedad. En la cumbre de la organización política se encontraba el emperador ayudado por un consejo supremo elegido por veinte clanes residentes en la capital Tenochtitlán. La única posibilidad de subir en la escala social estaba representada por el valor demostrado durante la guerra, la cual tenía como objetivo la captura de prisioneros para sacrificarlos durante las ceremonias, y a la recaudación de tributos. Asimismo, en el plano religioso las antiguas instituciones fueron radicalmente modificadas. En lugar de las tradicionales divinidades tribales (astrales, que presidían la guerra y la caza, como el dios del sol Huitzilopochtli o el de la Osa mayor, Tezcatlipoca), se añadieron divinidades extranjeras, como el dios Serpiente Plumado, creando, por consiguiente, un elaborado panteón y sistema politeísta. A la llegada de los españoles dirigidos por Hernán Cortés (1519), el imperio azteca se halla en el auge de su esplendor, siendo el estado más poderoso de Mesoamérica bajo la guía de Moctezuma II. Sólo dos años más tarde, Tenochtitlán fue conquistada y destruida, y el joven emperador Cuahtemoc que había dirigido la resistencia, fue matado por los conquistadores. Sobre los restos de la capital fue erigida la actual Ciudad de México.

 

+++

 

«Toda forma de adivinación debe ser rechazada. Consultar horóscopos, astrólogos, lectura de la mano, recurrir a los mediums, son prácticas que esconden el deseo de poder sobre el tiempo, la historia y, por último, sobre los seres humanos. Un comportamiento correcto cristiano consiste, en cambio, en ponerse en las manos de la Providencia».

 

+++

 

Machu Picchu fue descubierto en 1867, cuarenta y cuatro años antes de lo que se creía

DAVID KEYS. LONDRES.

Una detallada investigación, llevada a cabo por el historiador y explorador Paolo Greer, revela que Machu Picchu fue descubierto por primera vez por un aventurero y empresario alemán, Augusto Berns, en 1867, y no por el arqueólogo de la Universidad de Yale Hiram Bingham en 1911, como se creía hasta ahora. La investigación de Greer en archivos de Estados Unidos y Perú ha desenterrado documentos que prueban que Berns creó una empresa expresamente para saquear Machu Picchu y su entorno inmediato. La empresa, conocida como Compañía Anónima Explotadora de las Huacas del Inca, contaba con el apoyo de algunos de los personajes más importantes de Perú, entre ellos el presidente del país. Los hallazgos de Greer, examinados junto con material de documentación descubierto por un arqueólogo peruano, demuestran que en 1887 el Gobierno peruano consintió el saqueo de Machu Picchu y firmó un acuerdo con Berns, según el cual se permitía a éste exportar el material y el Gobierno se reservaba un 10% de los ingresos.

Uno de los socios comerciales de Berns en la empresa fue el director de la Biblioteca Nacional de Perú por aquel entonces. Su colega de más rango (el vicepresidente de la empresa) era profesor de patología en una universidad de Lima y un coleccionista de antigüedades que acabó vendiendo su colección a un museo de Berlín.

Machu Picchu fue construido en el siglo XV por el emperador inca Pachacuti, que casi con toda certeza fue enterrado ahí cuando murió, en 1471. La ciudad tenía un importante templo en honor al sol y es probable que la tumba de Pachacuti y el templo estuvieran decorados con grandes cantidades de oro, cuya mayor parte se retiró casi con toda seguridad en 1432, en un vano intento de rescatar a Atahualpa, el último emperador inca, capturado por los conquistadores españoles. Sin embargo, es concebible que Berns encontrase cantidades ingentes de cerámica de alta calidad y otros artículos que no se exigieron para el rescate.


Durante su investigación, Greer localizó una lista de 57 contactos de Berns, estadounidenses, británicos y de otras nacionalidades, y otras personas que posiblemente compraran las antigüedades que Berns o sus asociados encontraron en Machu Picchu. Pero hasta ahora no se ha descubierto ninguna lista de los hallazgos y la investigación se ampliará ahora a Estados Unidos y Europa para intentar localizar cualquier tesoro perdido de Machu Picchu en colecciones privadas y otras colecciones.

Greer ha encontrado en los archivos peruanos documentos escritos por Berns que revelan que entre 1867 y 1870 exploró Machu Picchu y descubrió varias estructuras subterráneas selladas. Antes de planear, con apoyo gubernamental, la forma de saquear el lugar, Berns predijo que estas estructuras «contendrían sin duda objetos de gran valor»: los «tesoros de los incas».

En un principio, Berns viajó a la zona para talar árboles y fabricar traviesas para un proyecto ferroviario peruano. Hacia 1870 ya había realizado una exploración preliminar de Machu Picchu. Más tarde, como el ejército chileno había ocupado gran parte de Perú durante la guerra del Pacífico de 1879-83, Berns se trasladó durante un tiempo a Panamá y puso en marcha una empresa peruana, registrada en Estados Unidos, denominada Compañía Minera de Minas Incas de Oro y Plata. Finalmente, en 1887, regresó a Perú y creó su empresa de saqueo de antigüedades, y es de suponer que volvió a Machu Picchu, aunque lo que allí encontró y luego vendió sigue siendo un completo misterio. Pasaron otros 40 años antes de que la ciudad fuera redescubierta por el famoso académico de Yale, Hiram Bingham.

La revelación de que los tesoros arqueológicos fueron saqueados, casi con toda certeza, con el apoyo del Gobierno peruano a finales del siglo XIX llega justamente en un momento en que Perú redobla sus exigencias de que le sea devuelto el material que Hiram Bingham halló en Machu Picchu (y que actualmente se encuentra en la Universidad de Yale).

Contrastes

El contraste entre el auténtico descubridor de Machu Picchu -de cuya existencia se ha sabido hace poco- e Hiram Bingham no podría ser mayor. August R. Berns era un oscuro empresario alemán que fundó un pequeño negocio de producción de traviesas de ferrocarril en Perú en la década de 1860. Compró unos terrenos cercanos a las entonces desconocidas ruinas de Machu Picchu para talar árboles de los que sacar madera. Descubrió y exploró las ruinas entre 1867 y 1870.

Hiram Bingham era un historiador, arqueólogo, explorador, aviador y político estadounidense. Hay quien ha llegado a insinuar que el taquillero personaje de Indiana Jones está inspirado en él. Bingham enseñó en las universidades de Harvard, Princeton y Yale, y fue miembro del Senado de Estados Unidos y gobernador de Connecticut. Sin embargo, hasta ahora, siempre ha sido más conocido por ser el descubridor de Machu Picchu, la ciudad perdida de los incas, que ahora ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y que constituye una de las atracciones turísticas más famosas del mundo. Su libro de 1948 sobre Machu Picchu, «La ciudad perdida de los incas», fue un éxito de ventas. Y en el propio Machu Picchu, la pista de montaña que lleva a las ruinas se conoce como «carretera de Hiram Bingham».

La revelación de que Berns fue el auténtico descubridor de Machu Picchu (cuatro décadas antes que de que Bingham «descubriera» el yacimiento) se publicará en la próxima edición de la revista «South American Explorer». 2008-VI-03 – ‘ABC’ Esp.

 

+++



Machu Picchu, la ciudad que nunca estuvo perdida


26-06-2011 
Aunque el norteamericano Hiram Bingham se ha llevado la gloria mundial por haber "descubierto" la ciudadela inca de Machu Picchu, este famoso sitio arqueológico nunca estuvo perdido.

                  Aunque el norteamericano Hiram Bingham se ha llevado la gloria mundial por haber "descubierto" la ciudadela inca de Machu Picchu, todas las evidencias históricas apuntan a que este famoso sitio arqueológico nunca estuvo perdido.

Bingham ganó fama tras realizar tres expediciones (1911, 1912 y 1915) hacia Machu Picchu, que llamó "la ciudad perdida de los Incas", pero en medio de sus aventuras soslayó los datos históricos que fue encontrando e incluso dejó de mencionar a importantes conocedores de la zona, entre ellos un compatriota suyo.

 

Este personaje fue Albert Giesecke, un académico norteamericano que con sus 29 años era rector de la Universidad San Antonio Abad del Cuzco y que fue quien le dio las referencias e incluso el nombre de Melchor Arteaga, el campesino que más tarde guiaría a Bingham, un 24 de julio de 1911, hasta las famosas ruinas.

 

Pero antes de Bingham, que muchos aseguran que inspiró la figura cinematográfica de Indiana Jones, otras personas visitaron el lugar, aunque siempre con la ansiedad de buscar tesoros o mientras realizaban exploraciones mineras o buscaban rutas fluviales hacia la Amazonía.

 

El más célebre de todos fue el hacendado cuzqueño Agustín Lizárraga, quien llegó a las ruinas e incluso inscribió en el muro de las Tres Ventanas "A. Lizárraga, 14 de julio de 1902", es decir, nueve años antes que Bingham.

 

Lizárraga realizó las primeras labores de limpieza en las ruinas acompañado por Justo A. Ochoa, Gabino Sánchez y Enrique Palma, pero murió ahogado en el río Vilcanota en febrero de 1912, sin poder reclamar su descubrimiento.  

 

Pero incluso antes que él, ya existieron mapas del siglo XIX en los que se señalaba el sitio de Machu Picchu y, si se retrocede más en el tiempo, los primeros indicios son de 1565, cuando en los escritos del español Diego Rodríguez de Figueroa aparecía con el nombre de "Pijchu".

 

Muchos de estos datos fueron ofrecidos en el 2003 por la historiadora peruana Mariana Mould de Pease, quien publicó el libro "Machu Picchu y el Código de Ética de la Sociedad de Antropología Americana".

 

Entre las evidencias históricas, Mould publicó los mapas que prueban que la ciudadela inca había sido conocida en el siglo XIX, y aparentemente saqueada, por el aventurero alemán Augusto Berns.

 

Esos mapas habían sido hechos públicos como una primicia por el cartógrafo norteamericano Paolo Greer, quien aseguró que Berns era el verdadero descubridor de Machu Picchu, algo que fue rechazado por Mould.
Además, la historiadora reveló que Bingham tuvo entre sus papeles la resolución que autorizó la presencia de Berns en el sitio histórico, y dijo además que el historiador inglés Clemens Markham, que llegó a ser presidente de la Real Sociedad Geográfica de Londres, también tenía mapas en los que figuraba Machu Picchu.

 

El historiador peruano Carlos Carcelén asegura, por su parte, que Berns se instaló en la región de Cuzco y creó una empresa maderera y de explotación minera en la segunda mitad del siglo XIX, desde donde comenzó a saquear las reliquias de Machu Picchu con el conocimiento del Gobierno de aquel entonces.

 

Mould también adelantó la existencia de otros mapas fechados en 1870 y 1874, respectivamente, y que considera "una prueba irrefutable de que Machu Picchu estaba totalmente integrado en el Perú republicano".

 

El mapa de 1870 fue trazado por el estadounidense Harry Singer para promover la inversión minera en la zona, y el de 1874 fue hecho por el ingeniero alemán Herman Gohring por encargo del gobierno peruano y señala claramente a Machu Picchu y a la montaña vecina Huaina Picchu.

 

Ahora que ha pasado un siglo, y con el pleno reconocimiento mundial, existe consenso en que Bingham no fue el descubridor, pero sí fue la primera persona que supo darse cuenta de la importancia histórica y cultural de la ciudadela que sería considerada una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo.

http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/cultura/cultura/machu-picchu-ciudad-estuvo-perdida-20110626  26. VI. MMXI

 

+++

 

¿QUÉ CULTURA?: IGLESIA

EN DEFENSA ‘LA CULTURA Y VIDA’

 

La anti-cultura de la muerte - Pero si toda cultura tiene su dignidad, no por ello todo valor cultural es intocable. No podemos olvidar que toda cultura, en cuanto realidad humana, está marcada por el pecado. Si cultura es, según Juan Pablo II, «aquello por lo que el hombre en cuanto hombre se hace más hombre», es evidente que muchos elementos que llamamos culturales son en realidad anti-culturales. Por la misma razón, es un contrasentido hablar de «cultura de la muerte» o «cultura de la violencia», cuando en realidad se debería hablar de «anti-cultura de la muerte». En las culturas hay muchos antivalores, estructuras de pecado y situaciones de injusticia y de alienación que no merecen ser ni protegidas ni conservadas, por mucho que pertenezcan al patrimonio ancestral de un pueblo. La lista es interminable: clitoridectomia, poligamia, sacrificios humanos, discriminación de la mujer, aborto, abandono de los recién nacidos, privación de libertad religiosa, hasta la mayor de las alienaciones que es la privación de Dios. Al igual que acontece en el encuentro entre el hombre y la Palabra de Dios, también las culturas tienen que experimentar una metanoia, una conversión. Tienen que ser purificadas por la Palabra de Dios, que es viva y eficaz y penetra hasta los tuétanos, hasta la juntura entre los huesos. Y así como la gracia no destruye la naturaleza, sino que la eleva y perfecciona, el Evangelio, en su encuentro con una cultura, ya sea una cultura de la selva amazónica, una de las milenarias culturas asiáticas o nuestra cultura secularizada occidental, las purifica sin destruirlas, las sana y las conduce a dar lo mejor de sí mismas.

Dignidad de las culturas, diálogo entre ellas y superación de los elementos contrarios a la dignidad del hombre, son los puntos en torno a los que se debe construir la auténtica multiculturalidad, igualmente distante de la unificación y de la exasperación de la diversidad. Por ello la cuestión del diálogo intercultural no se puede separar de la cuestión de la verdad y de la capacidad del hombre para hallarla. Un diálogo constructivo entre culturas y civilizaciones sólo es posible sobre la base de una búsqueda común de la verdad y de la convicción que ésta puede darse con validez absoluta en nuestras categorías humanas. En caso contrario, permaneceríamos prisioneros del relativismo cultural que niega la posibilidad de superar los propios confines culturales y de acceder a la verdad, que sería entonces únicamente presentida asintóticamente tras las diversas culturas, sin poder ser nunca alcanzada. Sólo que con ello habríamos acabado con toda forma posible de auténtico diálogo entre culturas. El Choque de civilizaciones, está servido.

* Juan Pablo II, Carta autógrafa al Card. Agostino Casaroli con la que se instituye el Consejo Pontificio de la Cultura (20 mayo 1982), AAS (1982) 684.

 

+++

 

 

Evangelización para la dignidad de la persona. - En Santo Toribio descubrimos el valeroso defensor o promotor de la dignidad de la persona. Frente a intentos de recortar la acción de la Iglesia en el anuncio de su mensaje de salvación, supo defender con valentía la libertad eclesiástica.

El fue un auténtico precursor de la liberación cristiana en vuestro país. Desde su plena fidelidad al Evangelio, denunció los abusos de los sistemas injustos aplicados al indígena; no por miras políticas nί por móviles ideológicos, sino porque descubría en ellos serios obstáculos a la evangelización, por fidelidad a Cristo y por amor a los más pequeños e indefensos.

Así se hizo el solícito y generoso servidor del indígena, del negro, del marginado. E supo ser a la vez un respetuoso promotor de los valores culturales aborígenes, predicando en las lenguas nativas y haciendo publicar el primer libro en Sudamérica: el catecismo único en lengua española, quechua y aymara.

Es éste un válido ejemplo al que habéis de mirar con frecuencia, queridos hermanos, sobre todo en un momento en el que la nueva evangelización ha de prestar gran atención a la dignidad de la persona, a sus derechos y justas aspiraciones. Febrero 02 del 1985 – S.S. Juan Pablo II – Magno

 

+++

 

Bolivia es un país en el cual la mayoría de la población (el 65 por ciento) está formada por descendientes de los primeros habitantes, los indios. Su presencia en esta tierra, en las condiciones difíciles de la montaña y de la llanura, se remonta a miles de años atrás. Igualmente antigua es su tradición cultural, que ellos han conservado, al acoger el Evangelio hace 450 años. Como seguidores de Cristo, las poblaciones indias han encontrado un apoyo también para su moralidad tradicional, a la que han permanecido fieles en la vida personal, familiar y social. Parece que se puede referir a ellos, de manera particular, el tema evangélico de los "pobres", no sólo en su significado material, sino también espiritual: "pobres de espíritu". Mi encuentro con ellos queda grabado profundamente en mi memoria. Una parte especial de esta "impresión" —impresión que la sociedad boliviana entera me ha dejado, en todas las etapas de mi visita— la constituyen los aymara, los quechua, los uru, los cipaya, poblaciones que defienden su identidad étnica y antropológica.

25 Mayo 1988 - S.S. Juan Pablo II – Magno

 

+++

 

"Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia" (Jn 10, 10).

 

+++

 

VÍRGENES – CUZCO - Aqllawasi

(Casa de Mujeres Escogidas, o Vírgenes del Sol)

 

En los tiempos incaicos, uno de los edificios más importantes ubicado encima de la plaza principal del Cusco era el Aqllawasi (Casa de Mujeres Escogidas, o Vírgenes del Sol). Era algo como un monasterio andino solo para mujeres nobles escogidas entre las más bonitas del territorio Quechua. Ellas se consagraron al culto del Dios Sol; a la preparación de sus ceremonias; a los tejidos de vestir para el Inca y para diferentes propósitos religiosos.

Ala preparación del "Sanqhu" (pan ceremonial); y la fabricación de "Aqha" o la sagrada "chicha" (cerveza de maíz). Además estas mujeres guardaron la virginidad perpetua, dentro de su monasterio y durante el año entero del Sagrado Fuego producido en el Inti Raymi.

Esas doncellas que viven en el Aqllawasi tenían dos categorías: las hijas de los Quechuas de sangre noble, consideradas como las esposas de Sol y las hijas de estado alto hijas de nobles privilegiados que fueron consideradas como las esposas del Inca. Todas ellas se instruyeron bajo el cuidado de las "Mamakuna" quienes eran una clase de sacerdotisas muy hábiles en los asuntos domésticos y ceremoniales. Ningún hombre podría verlas, incluso ni el mismo Inca; simplemente la "Qoya" (esposa principal del Inca). Según la ley, si un varón tuviera las relaciones íntimas con una mujer escogida, él su familia y allegados eran eliminados así como su ganado, y su pueblo por haber alimentado y albergado a semejante hijo malo. Garcilaso indica sobre esta regla que era la ley, pero nunca se llevó a cabo, porque nadie lo transgredió.

Los qllawasi se localizaron donde ahora es la Iglesia y Monasterio de Monjas dominicanas de Santa Catalina y muchos otros edificios privados cerca de él. Lucia Isabel Rivera de Padilla en 1601 fundó en la Ciudad de Cusco el monasterio de Santa Catalina después de haber tenido la experiencia amarga de haber visto el monasterio que ella había fundado en 1559 en Arequipa que por la erupción del Volcán de Waynaputina fue destruido. A consecuencia de esto construyó la iglesia antigua que así como el monasterio fue destruido por el terremoto de 1650. La estructura se empezó un año después y fue acabado después de 4 años cortos. Los retablos que se encuentran en la iglesia y el monasterio fueron tallados por los diversos artesanos locales hacia la mitad del siglo XVII. Hay trabajos pictóricos muy importantes de Escuela Cusqueña hechos por artistas anónimos. Dentro de la iglesia hay una colección hecha por Juan Espinoza de Monteros que representan a Santa Catalina y la Virgen de los Remedios en la Fundación del Monasterio. Lorenzo Sánchez Mefecit, otro pintor cusqueño hizo una cuadro grande de la Virgen de la Asunción y otro que representan a Santa Catalina. La iglesia también tiene un altar de cedro dorado con estilos mezclados, y en la parte alta central esta la estatua del "Sagrado Corazón de Jesús ", Santa Catalina y Santo Domingo de Guzmán. También hay un púlpito tallado en cedro y otros cuatro retablos dorados. Hoy en día, este es un museo bonito de arte colonial posiblemente el más completo en la ciudad. En el primer cuarto hay diferentes lonas que representan al "Señor de los Terremotos", y algunas otras pinturas diferentes anónimas. También hay una colección que representa la vida y milagros de Santa Rosa de Lima, diversas representaciones de la vida de Santo Domingo Guzmán pintadas por Juan Espinoza de los que Monteros y una colección de nueve casullas ricas bordadas con hilos de metal precioso.

 

+++

 

 

México - distintas lenguas indígenas, como son: zapoteco, mixteco, náhuatl, mazateco, mixe, maya y purépecha.

 

+++

 

América constituye una unidad humana y geográfica que va del Polo norte al Polo sur. Aunque su pasado ahonda sus raíces en culturas ancestrales -como la maya, la olmeca, la azteca o la inca-, al entrar en contacto con el viejo continente y también con el cristianismo, desde hace más de cinco siglos se ha convertido en una unidad de destino, singular en el mundo. América es por eso mismo un espacio particularmente apropiado para promover valores comunes capaces de asegurar una conversión eficaz de las mentes, en especial de quienes tienen responsabilidades nacionales e internacionales.

6. Este Continente podrá ser el "Continente de la esperanza" si las comunidades humanas que lo integran, así como sus clases dirigentes, asumen una base ética común. La Iglesia católica y las demás grandes confesiones religiosas presentes en América pueden aportar a esta ética común elementos específicos que liberen las conciencias de verse limitadas por ideas nacidas de meros consensos circunstanciales. América y la humanidad entera tienen necesidad de puntos de referencia esenciales para todos los ciudadanos y responsables políticos. "No matar", "No mentir", "No robar ni codiciar los bienes ajenos", "respetar la dignidad fundamental de la persona humana" en sus dimensiones físicas y morales son principios intangibles, sancionados en el Decálogo común a hebreos, cristianos y musulmanes, y cercanos a las normas de otras grandes religiones. Se trata de principios que obligan tanto a cada persona humana como a las diversas sociedades.

1999 - S.S. Juan Pablo II – Magno

 

+++

 

La conciencia renacentista e ilustrada era mucho menos cristiana que la conciencia medieval. La conciencia de aquellos cristianos toleró la esclavitud más o menos como la conciencia actual de muchos cristianos e ilustrados filántropos ha resistido que el comunismo haya matado más de cien millones de hombres, sin mayores aspavientos, o como tolera que la matanza de los niños inocentes, por el aborto, se haya hecho legal y subsidiada.

 

+++

 

 

ESPAÑA 1492 - Comprendiendo la cultura en que se gestó, llegaremos a una visión más equilibrada para cualificar la gesta hispánica ¡el descubrimiento de América!   

 

Francisco de Vitoria, al tener conocimiento en 1536 de las violencias cometidas durante la conquista de Perú, escribe su relección De indis, en la que declara que los indios no son seres inferiores a los que es legítimo esclavizar y explotar sino seres libres, con iguales derechos que los españoles y dueños de sus tierras y bienes. De este modo se inició el derecho de gentes.


+++


PASADO HISTORIA - La inscripción del templo de Delfos, que inspiró a Sócrates: conócete a ti mismo. Se trata de una verdad fundamental: conocerse a sí mismo es típico del hombre. En efecto, el hombre se distingue de los demás seres creados sobre la tierra por su capacidad de plantearse la cuestión del sentido de su propia existencia. Gracias a lo que conoce del mundo y de sí mismo, el hombre puede responder a otro imperativo que nos ha transmitido también el pensamiento griego: llega a ser lo que eres.

Por tanto, el conocimiento tiene una importancia vital en el camino que el hombre recorre hacia la realización plena de su humanidad: esto es verdad de modo singular por lo que atañe al conocimiento histórico. En efecto, las personas, como también las sociedades, llegan a ser plenamente conscientes de sí mismas cuando saben integrar su pasado.

 

+++

 

Historia – Inquisición - En efecto, la imposibilidad de acceder a la totalidad de la verdad partiendo de una disciplina particular es una convicción hoy ampliamente compartida. Por consiguiente, es necesaria la colaboración entre representantes de las diversas ciencias. Además, en cuanto se afronta un asunto complejo, los investigadores sienten la necesidad de aclaraciones recíprocas, respetando obviamente las competencias de cada uno. Por este motivo, la Comisión histórico-teológica para la preparación del gran jubileo con razón ha considerado que no podía reflexionar de modo adecuado sobre el fenómeno de la Inquisición sin escuchar antes a expertos en las ciencias históricas, cuya competencia fuera reconocida universalmente.

 

La cuestión, que guarda relación con el ámbito cultural y las concepciones políticas del tiempo es, en su raíz, exquisitamente teológica y supone una mirada de fe a la esencia de la Iglesia y a las exigencias evangélicas, que regulan su vida. Ciertamente, el Magisterio de la Iglesia no puede proponerse realizar un acto de naturaleza ética, como es la petición de perdón, sin antes informarse exactamente sobre la situación de ese tiempo. Pero tampoco puede apoyarse en las imágenes del pasado transmitidas por la opinión pública, ya que a menudo tienen una sobrecarga de emotividad pasional que impide un diagnóstico sereno y objetivo. Si no tuviera en cuenta esto, el Magisterio faltaría a su deber fundamental de respetar la verdad. Por eso, el primer paso consiste en interrogar a los historiadores, a los que no se les pide un juicio de naturaleza ética, que sobrepasaría el ámbito de sus competencias, sino que contribuyan a la reconstrucción lo más precisa posible de los acontecimientos, de las costumbres y de la mentalidad de entonces, a la luz del marco histórico de la época.

Sólo cuando la ciencia histórica haya podido reconstruir la verdad de los hechos, los teólogos y el mismo Magisterio de la Iglesia estarán en condiciones de dar un juicio objetivamente fundado.

En el umbral del tercer milenio, es legítimo esperar que los responsables políticos y los pueblos, sobre todo los que se hallan implicados en conflictos dramáticos, alimentados por el odio y el recuerdo de heridas a menudo antiguas, se dejen guiar por el espíritu de perdón y reconciliación testimoniado por la Iglesia, y se esfuercen por resolver sus contrastes mediante un diálogo leal y abierto.

Confío este deseo mío a vuestra consideración y a vuestra oración. Y, al tiempo que invoco sobre cada uno la constante protección divina, os aseguro mi recuerdo en la oración y de buen grado os imparto a vosotros y a vuestros seres queridos una especial bendición apostólica. 31.10.1998 S. S. Juan Pablo II . Magno

-.-

 

Se perfilan así diversos interrogantes: ¿se puede hacer pesar sobre la conciencia actual una culpa vinculada a fenómenos históricos irrepetibles, como las cruzadas o la inquisición? ¿No es demasiado fácil juzgar a los protagonistas del pasado con la conciencia actual (como hacen escribas y fariseos, según Mt 23,29-32), como si la conciencia moral no se hallara situada en el tiempo? ¿Se puede acaso, por otra parte, negar que el juicio ético siempre tiene vigencia, por el simple hecho de que la verdad de Dios y sus exigencias morales siempre tienen valor? Cualquiera que sea la actitud a adoptar, ésta debe confrontarse con estos interrogantes y buscar respuestas que estén fundadas en la revelación y en su transmisión viva en la fe de la Iglesia. La cuestión prioritaria es, por tanto, la de esclarecer en qué medida las peticiones de perdón por las culpas del pasado, sobre todo cuando se dirigen a grupos humanos actuales, entran en el horizonte bíblico y teológico de la reconciliación con Dios y con el prójimo.  

 

Recomendamos vivamente: EDICIONES RIALP, MADRID, Beatriz Comella,

La Inquisición española, 1998. Con este libro la autora sintetiza la historia y el funcionamiento de la Inquisición española con rasgos esenciales del contexto religioso, social y económico.

 

+++

 

 

Historia - Para conocer una historia es necesario, pero no suficiente, conocer los hechos, pues es preciso también conocer el espíritu, o si se quiere la intención que animó esos hechos, dándoles su significación más profunda.

 

+++

 

Historia - El cristiano está advertido de que es necesario conocer la historia para distinguir los hechos. El cristiano a sus hermanos advierte que es imprescindible estudiar la historia para comprender el contexto histórico de los hechos. El cristiano nota que conociendo la historia, se percibe la riqueza de la Tradición, repara la grandeza del Magisterio y la magnanimidad de la salvación en la Escritura enseñada por la Iglesia.

 

+++

 

«La escritura de la historia se ve obstaculizada a veces por presiones ideológicas, políticas o económicas; en consecuencia, la verdad se ofusca y la misma historia termina por encontrarse prisionera de los poderosos. El estudio científico genuino es nuestra mejor defensa contra las presiones de ese tipo y contra las distorsiones que pueden engendrar» (1999).
S.S. JUAN PABLO II – MAGNO

 

+++

 

Derechos - Señor del mundo, Padre de todos los hombres, por medio de tu Hijo nos has pedido amar a los enemigos, hacer bien a los que nos odian y orar por los que nos persiguen. Muchas veces, sin embargo, los cristianos han desmentido el Evangelio y, cediendo a la lógica de la fuerza, han violado los derechos de etnias y pueblos; despreciando sus culturas y tradiciones religiosas: muéstrate paciente y misericordioso con nosotros y perdónanos. Por Cristo nuestro Señor. R. Amén.

 

Cieza de León 1518?-1560 reconoce que en aquella empresa hubo crueldades, pero asegura que no todos actuaron así, «porque yo sé y vi muchas veces hacer a los indios, buenos tratamientos por hombres templados y temerosos de Dios, que curaban a los enfermos». Sus escritos denotan un hombre de religiosidad profunda, compadecido de los indios al verlos sujetos a los engaños y esclavitudes del demonio...

 

+++

 

Cuzco: ¿entre buenos y malos?

 

 

Manuel Almendro
Yo no sé si hoy día podría considerarse que la historia humana discurre por un camino de evolución o de degradación entre todas las posibles variantes que se hubiesen conformado de haber sucedido posibles hechos históricos que no sucedieron y viceversa. Este pensamiento rondaba por mi cabeza en el centro de la plaza admirando el sello español en el rojo de los tejados sintiendo la sabiduría perenne de aquella civilización incaica; en fin, el encuentro. Y en este preciso momento de nuevo sucede otro tanto mientras corrijo este artículo imbuido de esa energía especial del Zócalo de la ciudad mexicana de Oaxaca, en camino ya hacia Lima.
   Cuzco te empuja a andar pausado, con las suelas pegadas al suelo por el efecto de la altura. Paseas una y otra vez entre la piedra colonial de los monumentos y el diseño popular de las casas de raigambre hispánica y grecorromana entre los monumentos de roca de ese enigma precolombino que se ajusta a la Naturaleza, un enigma que se palpa en el aire. Todas las grandes culturas como la incaica en su momento fueron capaces de construir un cosmos: ésa fue su grandeza perecedera.
   Aun dudo de acabar este artículo pues tengo la impresión de que todo esto que voy a desarrollar ya lo sabemos, siento que es inútil puesto que si lo olvidamos es simplemente porque pesan otros intereses. A eso voy e incluso admitiendo la posibilidad de discutir el que este encuentro entre esas dos tradiciones: la precolombina y la cristiano-romana respondan a la historia humana concebida como una degradación, me preocupa el por qué aún sigue dominando el encuentro entre guías y visitantes esa especie de enfrentamiento entre estas dos culturas quinientos años después. ¿A qué intereses responde? Sobre todo cuando estas dos culturas representan la síntesis y el componente base del ser peruano. A nadie, a ningún guía se le ocurre montar semejante aparataje por la invasión francesa sobre España ni la reciente y cruel por los alemanes siendo este un hecho reciente. Yo no he visto ahondar tanto en la fisura como en Cuzco.
   Los guías turísticos ¬en absoluto indígenas amenizan sus discursos con un Santiago mataindios y Jesuitas embaucadores tanto en la Catedral como en Machu Pichu en una diatriba oscurantista contra los cristianos que se desarrolla en un país de raigambre católica y que puede infundir posibles vías al rencor y ofrecer oportunidad a los necesitados de expresarse en el lenguaje de la violencia y de dar rienda suelta a sus frustraciones personales variopintas y muchas de ellas comprensibles. Todas las descripciones de esta escuela de guías se desarrollan en base a juicios de valor en un 80%, sólo el resto es de información. Aparece una de vaqueros de buenos y malos de una forma poco historiográfica, mínimamente rigurosa y básicamente populista.
   No me siento identificado con defender ninguna conquista, tampoco frecuento las iglesias, pero entiendo el respeto al derecho ajeno de Benito Juárez. Y, por ello, siento que ese pretendido enfrentamiento entre dos culturas hoy peruanas sólo puede decantarse en la balanza por el plato de la degradación o por la irresponsabilidad de la propaganda que sigue un determinismo en boga en Occidente y en muchos órdenes y que se regodea en la contradicción y no en la riqueza de la complementariedad. A veces al español se le sorprende haciéndose eco de estas culpas porque como un vicio de esa cultura entiende que degradándose será ensalzado. Precisamente sorprendí en una de estas conversaciones a un comedido hombre hispanoamericano elevando la moral de un español culposo con el dato de que sólo en la ciudad de México había más indígenas que en todo EE UU. De todas formas, creo que nunca se ha abordado de forma abierta «eso» que fue un encuentro: el de Europa y América, pues las ceremonias de los 500 años fueron sólo una ceremonia política. El anhelo del indígena que busca el espíritu en la selva o en la montaña no está para mi lejos del «conquistador» que buscaba el dorado siguiendo los libros de caballerías, soñando la California de la libertad, la fuente de la salud eterna de Florida, surcando los istmos y la selvas siendo diezmados por las cerbatanas, la disenterías, las serpientes, el agotamiento. Vivekananda ¬maestro de la cultura hindú¬ a principios de siglo argumentaba que la Shakti ¬divinidad hindú¬ también está detrás de esos ejecutivos occidentales que víctimas del estrés caen de un infarto en los andenes del metro.
   Llevo más de dos décadas surcando los mundos indígenas: Mazatecos, Guicholes, en México, Shipibos-Conibos, Asheninkas, Mestizos en el Amazonas. Jamás me encontré con ninguno de ellos que me considerara como un adversario. En una ocasión unos miembros del INI ¬el Instituto Indigenista de México- me preguntaron sobre cuál era mi interés de perderme en las montañas entre los indios, les contesté: aprender.
   A partir de ahí uno de ellos me regaló una colección de discos de las tradiciones y unos libros publicados por ellos. No hay, pues, guerra. Sin embargo sí que es verdad que a veces cierto poder intelectual, cierto interés blanco se desgañita por presentar ese mundo como una fisura insalvable poblado por enemigos irreconciliables bajo la necesidad de opresores y oprimidos, de mártires y héroes. Ya Trungpa ¬lama tibetano¬ decía que la mitad de los caparazones del ser humano son miedos y el resto armas.
   Es peligrosa la estrategia astuta de algunos políticos para colocar los demonios y las culpabilidades fuera de su gobierno y tener ya el cesto de la basura repleto con alguna nación, etnia, etc. La estrategia de este tipo es planetaria. Precisamente me preocupa que el interés actual suscitado por el enigma y el legado de conocimiento de la cultura indígena caiga en la rentabilidad del victimismo desde una posición de astucia para acceder a mayores cotas de poder no ajeno a la cultura de la imagen, y buscar la lástima, y quién sabe si el odio, entre los habitantes de la tierra peruana.


   No olvidemos que si hablamos de invasiones en la historia, los modelos de opresión también se extendieron a Incas y Aztecas sobre los pueblos circundantes y fue ése el talón de Aquiles sobre el que se fraguó la estrategia de los llamados conquistadores.

 

De hecho, los españoles pudieron entrar porque se encontraron ya con una civilización decadente. Parece que esa opresión ha constituido un «modelo de desarrollo» en Oriente y Occidente que sigue vigente y que están en la balanza de la dualidad planteada al comienzo de este escrito.
   No quisiera concluir este artículo sin dejar claros algunos de los aspectos planteados:
   ¬La sabiduría silenciosa del legado indígena está en manos de algunos chamanes, siendo este conocimiento reconocido por la propia población indígena, sobre todo rural.
   Mi conexión con los indígenas durante los últimos 22 años, tanto con los Mazatecos de México y etnias amazónicas, muestran esa conexión con el cristianismo. Algo a lo que fui reticente en un principio pero que en su momento comprendí como el verdadero significado del sincretismo, no como forma de explicación intelectualista sino como reconocimiento de un mismo territorio allá en el lado del espíritu por parte de la sabiduría ancestral de los indígenas, puesto que en el lado de acá pocos curas comprendieron este encuentro. Basta alguna experiencia de tipo chamánico y leer a Juan de la Cruz o a Teresa de Jesús para conocer el sincretismo indígena.
   No puedo olvidar a don Patricio, indio mazateco, y su letanía sibilante; ni las oraciones de los Queros ante la atención devocional de sus admiradores entre los que me encontraba en una ceremonia desarrollada en una Waca de Lima cuando, pensando que estábamos ante la oración secreta de los Incas, en realidad resultó ser el Ave María en quechua, expresado con fervor cien por cien. Y no cabe duda de que si el comercio respeta la sabiduría ancestral, perenne, indígena, es necesaria como gran superadora del racionalismo materialista occidental. Esperando que esta oposición constructiva no se escurra por esos mitos artificiales que crea la «New Age» con la lucha por el puesto número 1 en la carrera por la reencarnación del Inca tal o cual.
   ¬Otro aspecto es el problema del reconocimiento y aceptación de lo indio. Un indio en la ciudad vestido de occidental pasa a las últimas escalas sociales. Desgraciadamente la tez india no es bien vista en la sociedad. No aceptado el indio, se le usurpa su palabra para negociarlos como víctimas frente a unos turistas dispuestos a la emoción y soltar metal. En nuestras sociedades desestabilizadas todo se compra porque esa ley fáctica la impuso el poder blanco. Leyes restrictivas sí, pero para quien no tenga plata. Si este es el meollo del problema éste debería de ser el meollo de la solución. La aceptación del indio pasa por su propia valoración.
   Creo que es imprescindible la aceptación del indio, del mestizo, del negro, del blanco hacia una unidad de ser: en este caso, el ser peruano, pero bien podría ser extensible esta vía de unidad respetuosa y rica en las diferencias a toda América. Vía posible que ha de ser a través de la palabra, de las palabras castellanas, quechuas, náhuatl, aimará... uniendo las esencias como hacen los indios: la esencia de la cultura cristiana, de las culturas precolombinas en esa vía de unidad transpersonal que apunta no hoy día hacia la raza inca o la raza blanca, sino hacia la raza humana sin perder las diferencias de cada color del caleidoscopio que son imprescindibles para la riqueza del encuentro.

2004-04-16 LA RAZÓN. ESP

 

+++

 

 

La expropiación de las tierras de los indígenas

 

11. En estos últimos decenios ha tenido lugar una intensa y continua expansión de las diferentes actividades económicas basadas en la utilización de los recursos naturales de las tierras tradicionalmente ocupadas por los pueblos indígenas.

En la mayoría de los casos, la expansión de las grandes empresas agrícolas, la construcción de grandes instalaciones hidroeléctricas, la explotación de los recursos mineros, petrolíferos y madereros de los bosques en las áreas de expansión de la frontera agrícola han sido decididas, planificadas y realizadas sin considerar los derechos de los habitantes indígenas.(10)

Todo esto tiene lugar de forma legal, pero el derecho de propiedad promulgado por la ley se encuentra en conflicto con el derecho de uso del suelo originado por una ocupación y por una pertenencia cuyos orígenes se remontan a tiempos muy lejanos.

Los pueblos indígenas, que en su cultura y en su espiritualidad consideran la tierra como el valor fundamental y el factor que los une y que alimenta su identidad, perdieron el derecho legal de propiedad de las tierras donde viven desde hace siglos en el momento en que se crearon los primeros latifundios. Se les puede por lo tanto privar de estas tierras si los tenedores antiguos o nuevos del título legal de propiedad quieren tomar concretamente posesión de éstas aunque durante varios decenios no les hayan interesado para nada.

También puede ocurrir que los indígenas corran el riesgo, absurdo pero concreto, de que se les considere como invasores de sus propias tierras.

La única alternativa al hecho de que se les expulse de sus tierras es el trabajo para las grandes empresas o la emigración. A estos pueblos, de cualquier forma, se les despoja de sus tierras y de su cultura.

Violencias y complicidades

12. La historia reciente de muchas áreas rurales está frecuentemente marcada por conflictos, por injusticias sociales y por varias formas de violencia no controlada.

La élite terrateniente y las grandes empresas de explotación de los recursos mineros y madereros no han tenido reparos en muchas ocasiones en instaurar un clima de terror para calmar las protestas de los trabajadores, obligados a soportar ritmos de trabajo inhumanos y retribuidos con salarios que a menudo no cubren los gastos de viaje, las comidas y el alojamiento. Se ha instaurado este clima también para ganar los conflictos con los pequeños agricultores que llevan mucho tiempo cultivando tierras de propiedad del Estado o bien otras tierras o para apoderarse de las tierras ocupadas por los pueblos indígenas.

En estas luchas se utilizan métodos intimidatorios, se efectúan detenciones ilegales y, en algunos casos extremos, se reclutan grupos armados para destruir los bienes y las cosechas, para quitar poder a los líderes de las comunidades, para deshacerse de algunas personas, incluidos los que defienden a los más débiles, entre los cuales también hay que recordar a muchos responsables de la Iglesia.

A menudo los representantes de los poderes públicos son cómplices de estas violencias. La impunidad de los ejecutores y de los mandantes de los crímenes está garantizada por las deficiencias del sistema jurídico y por la indiferencia de muchos Estados por los instrumentos jurídicos internacionales de defensa de los derechos humanos.

Nudos institucionales y estructurales que se deben resolver

13. Los países en vías de desarrollo pueden contrarrestar eficazmente el proceso actual de concentración de la propiedad de la tierra si hacen frente a algunas situaciones que se presentan como auténticos nudos estructurales. Estas son: las carencias y los retrasos a nivel legislativo sobre el tema del reconocimiento del título de propiedad de la tierra y sobre el mercado del crédito; la falta de interés por la investigación y por la capacitación agrícola; la negligencia por los servicios sociales y por la creación de infraestructuras en las áreas rurales.

El reconocimiento legal del derecho de propiedad

14. El conjunto de normas y los frágiles asentamientos administrativos, como los catastros, de muchos países a menudo agravan las dificultades a las que se enfrentan los pequeños agricultores a la hora de obtener el reconocimiento legal del derecho de propiedad de la tierra que cultivan desde hace tiempo y de la que son propietarios de hecho. Ocurre con frecuencia que se les quite las tierras a los agricultores porque éstas caen, por ley, en manos de quienes al tener más medios económicos y más información pueden conseguir el reconocimiento del derecho de propiedad.

El pequeño cultivador de cualquier forma sale perdiendo: la incertidumbre sobre el título de propiedad de la tierra representa en efecto un elemento que no anima a invertir, hace aumentar los riesgos para el agricultor en el supuesto de que éste incremente las dimensiones de su finca y disminuye las posibilidades de acceso al crédito utilizando la tierra como garantía. Además esta incertidumbre representa un incentivo a explotar en exceso los recursos naturales del fundo sin considerar las consecuencias vinculadas a la sostenibilidad medio ambiental y sin preocuparse por las futuras generaciones.

 

+++

 

 

El cuidado de la creación

 

22. La primera página de la Biblia relata la creación del mundo y de la persona humana: « Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya: a imagen de Dios le creó; macho y hembra los creó » (Gn 1, 27). Palabras solemnes expresan la tarea que Dios les confía: « Sed fecundos y multiplicaos y henchid la tierra y sometedla; mandad en los peces del mar y en las aves de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra » (Gn 1, 28).

La primera tarea que Dios les encomienda —es evidente que se trata de una tarea fundamental— se refiere a la actitud que deben tener con la tierra y con todos los seres vivientes. « Henchir » y « dominar » son dos verbos que se pueden malentender con facilidad e incluso pueden parecer una justificación de ese dominio despótico y desenfrenado que no se preocupa por la tierra y por sus frutos y hace estragos con ella a su propio favor. En realidad « henchir » y « dominar » son verbos que, en el lenguaje bíblico, sirven para describir la dominación del rey sabio que se preocupa por el bienestar de todos sus súbditos.

El hombre y la mujer tienen que cuidar la creación, para que ésta les sirva y para que esté a disposición de todos y no sólo de algunos.

23. La naturaleza profunda de la creación es la de ser un don de Dios, un don para todos, y Dios quiere que se quede así. Por eso la primera orden que Dios da es la de conservar la tierra respetando su naturaleza de don y bendición, y de no transformarla en instrumento de poder o motivo de conflictos.

El derecho-deber de la persona humana de dominar la tierra nace del hecho de ser imagen de Dios: corresponde a todos y no sólo a algunos la responsabilidad de la creación. En Egipto y en Babilonia este privilegio era sólo de algunos. En la Biblia, en cambio, el dominio pertenece a la persona humana por ser tal y, por lo tanto a todos. Es más, es la humanidad conjuntamente la que se debe sentir responsable de la creación.

Dios deja al hombre en el jardín para que lo labre y lo cuide (cf. Gn 2, 15) y para que se alimente de sus frutos. En Egipto y en Babilonia el trabajo es una dura necesidad impuesta a los hombres en beneficio de los dioses: en realidad, en beneficio del rey, de los funcionarios, de los sacerdotes y de los terratenientes. En la narración bíblica, en cambio, el trabajo es algo para la realización de la persona humana.

 

La tierra es de Dios quien la ofrece a todos sus hijos

24. El israelita tiene el derecho de propiedad de la tierra, que la ley protege de muchas formas. El Decálogo prescribe: « no codiciarás la casa de tu prójimo, su campo, su siervo o su sierva, su buey o su asno: nada que sea de tu prójimo » (Dt 5, 21).

Se puede decir que el israelita se siente verdaderamente libre y plenamente israelita sólo cuando posee su parcela de tierra. Pero la tierra es de Dios, insiste el Antiguo Testamento, y Dios la ha dado en herencia a todos los hijos de Israel. Se debe por lo tanto repartir entre todas las tribus, clanes y familias. Y el hombre no es el verdadero dueño de su tierra sino que es más bien un administrador. El dueño es Dios. Se lee en el Levítico: « La tierra no puede venderse para siempre, porque la tierra es mía, ya que vosotros sois para mí como forasteros y huéspedes » (25, 23).

En Egipto la tierra pertenecía al faraón y los campesinos eran sus esclavos y de su propiedad. En Babilonia había una estructura feudal: el rey entregaba las tierras a cambio de servicios y de fidelidad. No hay nada parecido en Israel. La tierra es de Dios que la ofrece a todos sus hijos.

25. De ahí derivan varias consecuencias. Por un lado, nadie tiene el derecho de quitar la tierra a la persona que la cultiva, en caso contrario se viola un derecho divino; ni siquiera el rey puede hacerlo.(16) Por otro lado, se prohibe toda forma de posesión absoluta y arbitraria a propio favor: no se puede hacer lo que se quiere con los bienes que Dios ha dado para todos.

Sobre esta base la legislación ha ido añadiendo, impulsada siempre por situaciones concretas, muchas restricciones al derecho de propiedad. Algunos ejemplos: la prohibición de recoger los frutos de un árbol durante los cuatro primeros años (cf. Lv 19, 23-25), la invitación a no cosechar la miés hasta el borde del campo y la prohibición de recoger los frutos y las espigas olvidados o caídos, porque pertenecen a los pobres (cf. Lv 19, 9-10; 23, 22; Dt 24, 19-22).

A la luz de esta visión de la propiedad se entiende la severidad del juicio moral expresado por la Biblia sobre los abusos de los ricos, que obligan a los pobres y a los campesinos a ceder sus fundos familiares. Los Profetas son los que más condenan estos abusos. « ¡Ay, los que juntáis casa con casa, y campo con campo anexionáis! » grita Isaías (5, 8). Y su contemporáneo Miqueas añade: « Codician campos y los roban, casas, y las usurpan; hacen violencia al hombre y a su casa, al individuo y a su heredad » (2, 2).

 

+++

 

 

La propiedad de la tierra según la doctrina social de la Iglesia

27. Siguiendo la perspectiva marcada por las Sagradas Escrituras, la Iglesia ha elaborado en el transcurso de los siglos su doctrina social. Documentos fidedignos y significativos ilustran sus principios fundamentales, así como los criterios útiles para juzgar y discernir, y las indicaciones y orientaciones para realizar las elecciones oportunas.

En la doctrina social se juzga el proceso de concentración de la tierra como un escándalo porque está en neta oposición con la voluntad y el designio salvífico de Dios, porque niega a una gran parte de la humanidad los beneficios de los frutos de la tierra.

Las perversas desigualdades de la distribución de los bienes comunes y de las posibilidades de desarrollo de toda persona y los desequilibrios deshumanizados de las relaciones personales y colectivas, causados por este tipo de concentración, provocan conflictos que dañan las bases de la convivencia civil y provocan la destrucción del tejido social y el deterioro del medio ambiente.

El destino universal de los bienes y de la propiedad privada

28. Las consecuencias del desorden actual confirman la necesidad, para toda la sociedad humana, de que se recuerden continuamente los principios de la justicia, y sobre todo el principio del destino universal de los bienes.

La doctrina social de la Iglesia, en efecto, funda la ética de las relaciones de propiedad del hombre con respecto a los bienes de la tierra bajo la perspectiva bíblica que señala la tierra como un don de Dios para todos los seres humanos. « Dios ha destinado la tierra y cuanto ella contiene al uso de todos los pueblos, de modo que los bienes creados, en una forma equitativa, deben alcanzar a todos bajo la guía de la justicia y el acompañamiento de la caridad. Pues ... jamás se debe perder de vista este destino común de los bienes ».(18)

El derecho al uso de los bienes terrenales es un derecho natural, primario, de valor universal, puesto que es de todo ser humano: ningún otro derecho de tipo económico puede violarlo,(19) deberá pues ser tutelado y aplicado mediante leyes e instituciones.

29. Al afirmar la necesidad de garantizar a todos los hombres, siempre y en cualquier circunstancia, el disfrute de los bienes de la tierra, la doctrina social apoya también el derecho natural de propiedad de estos bienes.(20)

El hombre, todo hombre, fructifica, de forma efectiva y eficaz, los bienes de la tierra que han sido puestos a su servicio y, por tanto, se realiza así mismo, si está en condiciones de poder usar libremente estos bienes, habiendo adquirido la propiedad de éstos.(21)

Esta es una condición y una garantía de libertad; es el presupuesto y la garantía de la dignidad de la persona. « La propiedad privada, o un cierto dominio sobre los bienes externos, asegura a cada uno una zona indispensable de autonomía personal, y debe ser considerada como una prolongación de la libertad humana. Y como constituyen un estímulo para el ejercicio del cargo y del deber, constituyen una de las condiciones de las libertades civiles ».(22)

Si no se reconoce a los particulares el derecho de propiedad privada, incluida la de los bienes de producción, la historia y la experiencia nos demuestra que se llega a la concentración del poder, a la burocratización de los diferentes ámbitos de la sociedad, a la insatisfacción social y a ahogar y suprimir « el ejercicio de la libertad humana en las cosas más fundamentales ».(23)

30. El derecho de propiedad privada, según el Magisterio de la Iglesia no es sin embargo incondicional, al contrario, está caracterizado por restricciones muy precisas.

La propiedad privada, en efecto, en el contexto concreto de sus instituciones y de sus normas jurídicas es ante todo un instrumento de actuación del principio del destino común de los bienes, es por lo tanto un medio y no un fin.(24)

El derecho de propiedad privada, que es positivo y necesario, debe estar circunscrito en los límites de una función social de la propiedad. Todo propietario debe por lo tanto ser siempre consciente de la hipoteca social que grava sobre la propiedad privada: « Por tanto, el hombre al usarlos no debe tener las cosas exteriores, que legítimamente posee, como exclusivas suyas, sino también considerarlas como cosas comunes, en el sentido de que deben no sólo aprovecharle a él, sino también a los demás ».(25)

31. La función social directa y naturalmente inherente a las cosas y a su destino, permite que la Iglesia afirme en su enseñanza social: « Quien se encuentra en extrema necesidad tiene derecho a procurarse lo necesario tomándolo de las riquezas de otros ».(26) El límite al derecho de propiedad privada lo establece el derecho de todo hombre al uso de los bienes necesarios para vivir.

Esta doctrina, establecida por Santo Tomás de Aquino,(27) ayuda a evaluar algunas situaciones difíciles de mucha importancia ético-social, como la expulsión de los campesinos de las tierras que han cultivado, sin que se les asegure el derecho de recibir la parte de bienes necesarios para vivir, y los casos de ocupación de las tierras baldías por parte de los campesinos que no son propietarios y que viven en condiciones de extrema indigencia.

 

 

Condena del latifundio

32. La doctrina social de la Iglesia, basándose en el principio de la subordinación de la propiedad privada al destino universal de los bienes, analiza las modalidades de aplicación del derecho de propiedad de la tierra como espacio cultivable y condena el latifundio como intrínsecamente ilegítimo.

Las grandes posesiones rurales están mediocremente cultivadas o reservadas baldías para especular sobre ellas, mientras que se debería incrementar la producción agrícola para responder a la creciente demanda de alimentos de la mayoría de la población, sin tierras o con parcelas demasiado pequeñas.

Para la doctrina social de la Iglesia, el latifundio está en neto contraste con el principio de que « la tierra ha sido dada para todo el mundo y no solamente para los ricos », de modo que « no hay ninguna razón para reservarse en uso exclusivo lo que supera a la propia necesidad cuando a los demás les falta lo necesario ».(28)

El latifundio, de hecho, niega a una multitud de personas el derecho de participar con el propio trabajo al proceso de producción y de responder a sus necesidades y a las de sus familias al igual que a las de su comunidad y nación de la que forman parte.(29)

Los privilegios asegurados por el latifundio provocan contrastes escandalosos y conllevan situaciones de dependencia y de opresión tanto a nivel nacional como internacional.

33. La enseñanza social de la Iglesia denuncia también las injusticias intolerables provocadas por las formas de apropiación indebida de la tierra por parte de propietarios o empresas nacionales e internacionales, en algunos casos apoyadas por instituciones del Estado, que, pisotean todo derecho adquirido y, a menudo, incluso los títulos legales mismos de posesión del suelo, despojando a los pequeños agricultores y a los pueblos indígenas de sus tierras.

Se trata de formas de apropiación muy graves, porque, además de incrementar las desigualdades en la distribución de los bienes de la tierra, por lo general, conllevan una distribución de una parte de estos bienes, empobreciendo así a toda la humanidad. Estas crean formas de explotación de la tierra que quebrantan los equilibrios construidos durante siglos entre el hombre y el medio ambiente y causan un gran deterioro medio ambiental.

Esto debe aparecer como la señal de la desobediencia del hombre al mandamiento de Dios de actuar como guardián y como sabio administrador de la creación (cf. Gn 2, 15; Sb 9, 2-3). Las consecuencias de esta desobediencia pecaminosa son gravísimas. Esta, en efecto, causa una grave y vil forma de falta de solidaridad entre los hombres porque afecta a los más pobres y a las generaciones futuras.(30)

34. A la condena del latifundio y de la apropiación indebida, contrarios al principio del destino universal de los bienes, la doctrina social añade la condena de las formas de explotación del trabajo, sobre todo cuando éste es remunerado con salarios o bien con otras modalidades indignas del hombre.

Con la remuneración injusta por el trabajo concluido y con otras formas de explotación se niega a los trabajadores la posibilidad de recorrer « la vía concreta a través de la cual la gran mayoría de los hombres puede acceder a los bienes que están destinados al uso común; tanto los bienes de la naturaleza como los que son fruto de la producción ».(31)

 

Respetar la propiedad comunitaria de los pueblos indígenas

39. El Magisterio social de la Iglesia no considera la propiedad individual como la única forma legítima de posesión de la tierra. Este considera también y de forma especial la propiedad comunitaria, que caracteriza la estructura social de numerosos pueblos indígenas.

Este tipo de propiedad tiene tantas repercusiones en estos pueblos, a nivel económico, cultural, y político, que constituye un elemento fundamental de su supervivencia y de su bienestar, teniendo además una función igualmente esencial de salvaguardia de los recursos naturales.(42)

La protección y la valoración de la propiedad comunitaria no debe, sin embargo, excluir la consciencia del hecho de que este tipo de propiedad está destinado a evolucionar. Si se actúa sólo para garantizar su conservación se corre el riesgo de vincularla al pasado y, de este modo, de destruirla.(43)

Llevar a cabo una política laboral justa

40. La tutela de los derechos humanos que provienen de la actividad laboral es otra línea de acción fundamental que la doctrina social de la Iglesia presenta para asegurar una correcta actuación del derecho de propiedad privada de la tierra. Dadas las relaciones que vinculan el trabajo a la propiedad, éste representa un medio de importancia crucial para garantizar el destino universal de los bienes.

Los poderes públicos,(44) tienen pues el deber de intervenir para que estos derechos sean respetados y realizados siguiendo tres líneas de acción:

a) fomentar las condiciones que aseguren el derecho al trabajo;(45)

b) garantizar el derecho a una remuneración del trabajo justa;(46)

c) tutelar y promover el derecho de los trabajadores de formar asociaciones, que tengan como finalidad la defensa de los derechos de los trabajadores.(47) El derecho a asociarse representa, en efecto, la condición indispensable que permite alcanzar un equilibrio en las relaciones de poder de contratación entre los trabajadores y los empresarios y para garantizar, por lo tanto, el desarrollo de un buen diálogo entre las partes sociales.

Realizar un sistema de enseñanza capaz de producir un crecimiento cultural y profesional efectivo de la población

41. El factor cada vez más decisivo para tener acceso a los bienes de la tierra ya no es, como ocurría en el pasado, la propiedad de la tierra, sino la posesión de los conocimientos que el hombre posee y puede acumular. Juan Pablo II afirma: « Existe otra forma de propiedad, concretamente en nuestro tiempo, que tiene una importancia no inferior a la de la tierra: es la propiedad del conocimiento, de la técnica y del saber ».(48)

Cuanto mejor conozca el agricultor las capacidades productivas de la tierra y de los demás factores de producción y las diferentes modalidades con las cuales responder a las necesidades de los destinatarios del fruto de su trabajo, más fecundo será su trabajo, sobre todo como instrumento de realización personal, con el que emplea su inteligencia y su libertad.

Es necesario, urgente y prioritario poner en marcha un sistema de enseñanza capaz de ofrecer, en los diferentes niveles escolares, la enseñanza de los conocimientos y el desarrollo de las aptitudes técnicas y científicas.

 

+++

 

El ejército en el mundo las letras

y en el avance de la ciencias

 


 

Por José Luis Orella

Un repaso a las contribuciones de algunos hombres de la milicia al avance de España

 

Desde los primeros tiempos los hombres de la milicia han dejado testimonio de tener aficiones complementarias a las artes de Marte. En la Grecia clásica, Tucidides y Jenofonte escribieron las crónicas militares de su tiempo aprovechando el protagonismo que ellos tuvieron en ellas, consiguiendo ser los pioneros en la salvaguarda de nuestra historia. Del mismo modo, en Roma el ejemplo griego se prolongó en los latinos, Quinto Horacio, contemporáneo de Virgilio y estudiante de filosofía en Atenas, fue soldado a las órdenes de Augusto, del cual se hizo amigo. Las obras de Horacio teñidas de consejos morales y su lírica serena, clara y elegante denotan la austeridad y sencillez de las cualidades militares del legionario romano. Su influjo se hizo notar en el Renacimiento, época donde otros soldados siguieron su ejemplo.

En la España del siglo XIV, el infante Don Juan Manuel (1282-1348), nieto de Fernando III el Santo y sobrino de Alfonso X el Sabio, dos de los monarcas que más hicieron por la cultura y que se oponen a la imagen negra de la Edad Media, fue de los primeros españoles en compatibilizar el arte de las armas con las de las letras. El famoso autor de El conde Lucanor y diferentes obras narrativas y crónicas históricas, fue adelantado del reino de Murcia, participó activamente en las campañas fronterizas de su tiempo, donde estuvo presente en la batalla del Salado. De gran inteligencia, pero poco apasionado, es considerado por sus obras el creador del cuento en Europa, algunas obras posteriores tienen origen en sus cuentos moralizantes.

Iñigo López de Mendoza, marqués de Santillana (1348-1458), de esmerada educación y conocedor de la cultura clásica y la de su tiempo, da a sus obras un carácter moralizante, trovadesco y provenzal, reflejando la influencia de la poesía italiana de la época. El marqués participó en los acontecimientos de su tiempo, enemigo de Don Alvaro de Luna, defendió a los infantes de Aragón, estuvo luchando en la batalla de Olmedo y defendió Jaén de los moros granadinos. Fue el enatecedente de la escuela humanista del XVI. Ya con los reyes Católicos, se inicia el inicio del florecimiento de los literatos que llenaran el siglo XVI. Jorge Manrique (1440-1479), poeta de carácter cortesano y famoso por su obra Coplas por la muerte de su padre, participó activamente en las guerras civiles de Castilla en el bamdo de Isabel la Católica. Murió combatiendo en el campo de Calatrava, frente al castillo coquense de Garci-Muñoz, luchando contra el marqués de Villena.

En el vecino reino aragonés, el valenciano Ausias March (1397-1459), nacido en una familia de poetas, recibió una severa formación de caballería, y sirvió de halconero al rey Alfonso V, participando en sus campañas de Córcega y Cerdeña. Su lírica en catalán, funde la técnica trovadesca provenzal con la filosofía escolástica y el humanismo renacentista. Su vida amorosa fue tumultuosa y le creó problemas, y fue antecedente de los grandes poetas españoles del XVI.

Juan Boscán (fines del XV-1542), barcelonés, acompañó en calidad de ayo al duque de Alba, Fernando Alvarez de Toledo, en diferentes hechos de armas, fue amigo de Garcilaso de la Vega y se hizo famoso por su introducción del endecasílabo en el castellano y su habilidad en la técnica de las formas octosilábicas, fue el precursor de la perfección de Garcilaso. El toledano Garcilaso de la Vega (1501-1536), fue el símbolo más representativo de la simbiosis armas y letras, siendo un héroe de la milicia y el mejor moeta de su tiempo. Participó en las campañas de Túnez, Rodas, defensa de Navarra, Florencia y murió en el asalto al castillo de Le Muey en Fréjus. Junto con el catalán Boscán introdujo los metros italianos en el castellano. Su idealismo en el amor a Isabel, fue el cenit de la poesía humanista del Renacimiento. Garcilaso fue un hábil militar, poeta, políglota (latín, griego y francés) y tañedor del arpa y la vihuela.

Otro de los principales humanistas guerreros fue Diego Hurtado de Mendoza (1503-1575), sobrino del marqués de Santillana, también recibió una esmerosa educación en Granada y Salamanca. Estuvo combatiendo en Italia (Pavía) a las órdenes del emperador Carlos V, donde en los descansos invernales aprovechó para frecuentar las academias renacentistas italianas. Experto en lenguas muertas, traductor de Ciderón, numismática, arabista, mecenas, poeta y autor religioso. Su papel posterior fue en la diplomacia, pero entre sus obras destacó La guerra de Granada hecha por el rey don Felipe II contra los moriscos. Juan de Herrera, el genial arquitecto de El Escorial, también participó como soldado en las duras campañas del Piamonte y Flandes, y formó parte de la guardia personal del emperador Carlos V a su vuelta a España. Entre los soldados anónimos, tenemos a Miguel de Cervantes (1547-1616) quien combatió en Lepanto contra el turco y participó en la expedición de Túnez, aunque fue apresado y llevado a Argel. Después fue el genial escritor de El Quijote, la mejor obra de nuestra lengua.

En la propia América, los conquistadores demostraron su saber como Hernán Cortés ( 1485-1547), con su obra Cartas de relación de la conquista de Nueva España, donde cuenta la derrota del imperio azteca. Alonso de Ercilla sería otro e aquellos hombres, poeta familiarizado con la métrica latina, estuvo al servicio de Felipe II, en los tiempos en que fue príncipe. Después, la aventura le llevó a luchar contra los araucanos del actual Chile. Aquello se plasmó en La Aracuana, obra en octavas reales donde relata las acciones de los jefes araucanos contra España. En la decadencia, Calderón de la Barca (1600-1681), fue uno de los últimos príncipes de las letras que simultaneó por un corto período el arte de las armas y las letras. Estuvo en Italia y en Flandes, y como miembro de la orden de Santiago, combatió contra los franceses en la liberación de Cataluña de su poder. Después, el autor de La vida es sueño, El Alcalde de Zalamea y El gran teatro del mundo entró en la vida religiosa abandonando su vida militar.

En el siglo XVIII, militares y marinos lograron gran relieve literario, científico y social. El teniente general duque de la Roca fue director de la Academia de la historia desde 1795; Malaspina creador del Instituto Hidrográfico; Dionisio Alcalá-Galiano dirige la carta geográfica del mediterráneo oriental; se levantó el mapa de la bahía de Juan de Fuca (Seattle), viajes de Vernacci y Cortázar con la fragata Ifigenia que ayuda a escribir los mapas de extremo Oriente, los de Cavallos y Colmenares los de Campeche y Guatemala; Oyarbide los de Rio de la Plata y Joaquín Fidalgo los del Caribe. En la misma época Godoy creó el cuerpo de Sanidad militar. La marina además contribuyó con el teniente de fragata Pedro del Barco a llevar en 1803 la vacuna contra la viruela a América en vivo, en 25 niños atendidos por 10 médicos En la independencia del continente la desaparecida marina aún pudo trasladar en quinde años a 27 mil soldados a América, hecho inaudito hasta entonces. El general Morillo, quien encabezó la principal expedición salvó la colección botánica de Mutis que fue llevada a España para su conservación en el Jardín botánico y el Museo de Historia natural.  

En España, la proximidad de Cataluña al teatro de operaciones italiano convierte a Barcelona en la primera mitad del siglo XVIII en el centro textil de la confección de uniformes y otros equipos, de donde resultó no sólo una evidente influencia militar en la industria textil de cataluña, sino la paradoja de que esto se debiese al mismo rey que había suprimido los fueros catalanes

El P. Garcia Villoslada cita en su San Ignacio de Loyola, Nueva Biografía. Madrid, 1986. Pág. 23-24 un párrafo de Miguel de Unamuno, Obras Completas. Madrid, 1966. Tomo III, pág. 1266:

"Nuestros grandes hombres representativos cumplieron su misión al servicio de Castilla o del espíritu castellano. Así el canciller Ayala, así Legazpi, así Urdaneta, así Garay, así Irala, así Elcano, así Churruca, así Oquendo, así hasta Zumalacárregui, y así sobre todo nuestro más grande héroe, Iñigo de Loyola, que encarno en una Compañía el alma de la España castellana del siglo XVI. No hay un solo hecho de historia universal que haya llevado a cabo el pueblo vasco por sí solo... Creo que los vascos somos los que mejor hemos sentido a Castilla, y no me dejarán mentir los cuadros de Zuloaga y las novelas de Baroja".

 

 

Ejército diverso, reflejo de una España diversa

 

La milicia como reflejo de la sociedad española ha representado fielmente sus diferentes componentes. Las glorias de las armas españolas en la edad moderna tuvieron como protagonistas a españoles de todas partes. En los famosos tercios del castellano Gran Capitán, Gonzalo Fernández de Córdoba, sirvieron en su mayor parte hijos de Castilla, pero también navarros como Antonio de Leiva, su mano derecha, y Pedro Navarro, experto en ciencia obsidional, en el empleo de explosivos, colaborador del invento del mosquete y verdadero padre de la artilleria española. Hemos visto la amistad militar y literaria del catalán Boscan y el castellano Garcilaso. Las actividades de Luis de Requesens, florón de la nobleza catalano-aragonesa, las del duque de Alba, de la castellana, y las del conde de Oñate, vasco-castellana.estuvieron al servicio de una misma idea de España.

Quizás lo más representativo es la presencia de apellidos tradicionales de la milicia de origen foráneo que contrarrestan la imagen de mercenarios de los extranjeros que llegaron a servir a España y que se quedaron integrados en su comunidad nacional, contribuyendo a su mestizaje: O´Donoju, Weyler, O´Reilly, O´Donnell, Croix, Lacy, Liniers, Malaspina, O´Higgins, Meer, Wall, Merry-Gordon, Kindelan...

La contribución común militar de las diferentes partes de la nación española se repitión en el siglo XIX, la guerra de Marruecos de 1860, conducida por O´Donnell, fue capitalizada por el catalán Prim, y contribuyeron los voluntarios catalanes y vascongados de sus tercios de voluntarios. La marina española derrotada en Santiago de Cuba demostró en numerosas ilustraciones la procedencia de muchos de sus marinos, vestidos con la tradicional barratina catalana.

 

Aportación innovadora

 

España contribuyó con la aportación de la infantería de marina fundada en 1535 con las primeras compañías del mar y posteriormente con los tercios de la mar oceana, embarcados para protección de las comunicaciones y para los primeros desembarcos realizados por un ejército.

Entre los pioneros del submarino tenemos a técnicos españoles como Isaac Peral y Narciso Monturiol, que aportaron conocimientos importantes para la invención del sumergible. En cuanto al destructor, como unidad de combate fue diseñada por primera vez por el capitán de corbeta Villamil.

El artillero Pedro Navarro, colaboró en la invención del mosquete y fue el inventor de la mina terrestre, que fue utilizada en Nápoles para reventar una muralla.

El primer desembarco moderno con lanchas fue el efectuado por el ejército español en Alhucemas que acabó con la existencia de la autoproclamada república del Rif. Esta acción bélica fue estudiada para el posterior desembarco anglosajón de Normandia de 1944.

En la aviación, excepto la colaboración en la invención del autogiro del ingeniero civil Juan de la Cierva, los éxitos son los viajes espectaculares como el del Plus Ultra capitaneado por el gallego Ramón franco y el navarro Julio Ruíz de Alda que unió el viejo continente con América, rememorando las expediciones marítimas de los hombres del XVI y del XVII. El general granadino Herrera fue de los pioneros de la aviación, inventor de fama mundial, fue uno de los prohombres que contribuyeron a la formación de la NASA.

·- ·-· -··· ·· ·-·
José Luis Orella - 2004-V-03


+++



MAGISTERIO/INFALIBLE: Si a pesar de todo es preciso reconocer un magisterio en esta tierra, éste no se halla en manos de los hombres, no es vivo: es la Biblia. A la Sagrada Escritura se añade el magisterio del Espíritu Santo. Obrando por medio de la inspiración, el Espíritu permite al hombre distinguir sin error dónde está la verdadera Escritura y cuál es su verdadero sentido. El pensamiento de los teólogos protestantes no ha variado sensiblemente desde aquella época. Si alguno de ellos concede que Cristo instituyó un magisterio vivo en la persona de los Apóstoles, añade inmediatamente que este magisterio desapareció con ellos, con el riesgo de atribuir una inconsecuencia a Cristo, el cual, después de establecer un magisterio, lo habría dejado desaparecer en la época en que este magisterio se hace tanto más necesario cuanto la Iglesia se aleja de sus orígenes.


INFALIBILIDAD: En todo caso, en el pensamiento protestante, la infalibilidad de la Iglesia refluye de la expresión objetiva y pública hacia la fe individual y la vida interior de cada cristiano. Se llega, pues, inevitablemente, a esta consecuencia que Calvino no hubiera suscrito: la Iglesia, asamblea de los fieles, no es infalible en la profesión exterior que hace de su fe. Calvino habría recusado una declaración tal, pero los protestantes la admiten corrientemente hoy. Todas las iglesias, a sus ojos, son falibles, ninguna confesión pretende detentar en derecho e inmutablemente la verdad absoluta en materia religiosa. Por otro lado, las reuniones ecuménicas no católicas no parecen ser 
posibles sino sobre esta base. Y así, cuando los ortodoxos greco-rusos participan en ellas, desempeñan el papel de hermanos algo embarazosos.
Estos últimos, en efecto, han conservado intacta la doctrina primitiva: la Iglesia es infalible. Y añaden: la infalibilidad de la Iglesia se expresa en un magisterio vivo y auténtico, los Concilios, pero únicamente en los Concilios. En este punto se muestran intransigentes y niegan a un individuo, aunque sea el sucesor de Pedro, la misión de proponer infaliblemente las verdades de la fe. 
De hecho, entre los ortodoxos, no ha habido ningún concilio ecuménico desde el cisma pronunciado entre Roma y Bizancio en el siglo XI. En cuanto a la existencia de una jerarquía instituida por Cristo, es sabido que los ortodoxos la admiten. Más aún, la poseen. La Iglesia Católica, en el Concilio del Vaticano en 1870, proclamó solemnemente la primacía de jurisdicción y la infalibilidad del magisterio ejercido por el sucesor de Pedro, el obispo de Roma. Una afirmación tal es considerable, no hay ni que decirlo. No puede justificarse por razonamientos a priori. No se puede tampoco descartarla por la sola razón de que es inaudita. En este asunto, es preciso primero reconocer lo que Cristo quiso, escuchar sus palabras y tomar acta de sus decisiones. Después de lo cual, no será fuera de propósito reflexionar sobre esta doctrina, para comprender mejor el pensamiento del Señor.

I. La Iglesia de Cristo es infalible - La primera verdad que hay que confesar -confesión común a los católicos, a los «ortodoxos» y a los primeros protestantes -, es la infalibilidad de la Iglesia considerada en su totalidad. La Iglesia entera, como tal, no puede equivocarse en la fe.

La conciencia de la Iglesia.-
Desde los orígenes, la Iglesia tiene conciencia de estar establecida en la verdad definitiva, absoluta, en lo que concierne al orden de la Salvación. Sin embargo, esta Iglesia -Pablo lo sabía bien- no estaba compuesta «de muchos sabios según la carne» (1 Co 1, 26). Por otra parte es sabido quienes eran los discípulos de Jesús, trabajadores manuales y no sabios. No obstante, el autor de los Hechos de los Apóstoles no temía, al día siguiente a Pentecostés, llamar a la primera comunidad de los fieles «Palabra del Señor», como si se tratara de su nombre propio y como si esta expresión definiera su naturaleza (cf. Hechos, 6, 7; 12, 24; 19, 20). La fórmula es curiosa, pero atestigua manifiestamente una convicción que se puede desarrollar así: en este modesto rebaño y en su fe reside la Verdad sobre la Salvación, y puede pues llamársele, sin mentir, Palabra del Señor. También el diácono Felipe, para introducir en la verdad al eunuco en busca de luz, no encuentra nada mejor que introducirlo en la Iglesia por el bautismo (Hechos, 8, 26-28).
Por otra parte, ¿cómo había de dudar la primera comunidad de que «su» Verdad fuera «la» Verdad, garantizada por el mismo Dios? Sabía que ella era el único camino de salvación, conocía que era absolutamente necesario agregarse a ella, profesaba que era para todos el único medio «de salvarse de esta generación 
perversa» (Hechos, 2, 40). Si la Iglesia es, por Dios, el único camino de la Salvación, ella es inevitablemente el camino de la verdad. Es la conciencia de ser el «camino» lo que se halla al principio de la conciencia de que la Iglesia es infalible. Es una conciencia directa y vivida, implícita.
En otras circunstancias, San Pablo introducirá la conciencia directa y vivida a la conciencia reflexiva y a la expresión formal. Escribiendo a Timoteo, presenta a la Iglesia como «la columna y el sostén de la verdad» (1 Timoteo, 3, 15). El Apóstol no hacía otra cosa entonces que traducir a su lenguaje las palabras del Señor a  propósito de su Iglesia: «Las puertas del infierno no prevalecerán contra ella» (Mateo, 16, 18) 1.
La Iglesia no puede fallar en la fe, no puede dejarse engañar por el error. Tanto tiempo como dure el mundo, la Iglesia no tomará por objeto de la fe lo que sería invención humana, construcción del espíritu; no abandonará tampoco ni una sola de las verdades reveladas por el Señor. Esta convicción refleja y expresa el Concilio 
Vaticano en el texto que proclama la infalibilidad del Sumo Pontífice. 
Se dice en él que el Papa goza de la infalibilidad «de que el Divino Redentor quiso proveer a la Iglesia» 2. 
¿En qué sentido preciso entenderemos nosotros la infalibilidad de la Iglesia? En el sentido de que la Iglesia, asamblea universal de los fieles, no puede equivocarse en lo que cree y profesa. Es la infalibilidad pasiva, por oposición a la infalibilidad activa. Ésta es la infalibilidad de la Iglesia cuando propone las verdades que hay que creer, con autoridad y auténticamente, por la voz de su magisterio jerárquico. Cuando se habla de infalibilidad pasiva se considera toda la Iglesia, comprendidos el Papa y los obispos, puesto que también el Papa y los obispos son fieles antes de ser jefes.
  Esta asamblea católica es la que no puede equivocar, que no puede tomar por objeto de fe lo que no lo es. Decir esto no es olvidar que la fe de cada bautizado puede fallar, equivocarse, tomar por objeto de fe lo que no lo es, o desconocer determinada verdad de fe, Es declarar que la Iglesia, en su totalidad, no puede errar en materia de fe, sea añadiendo, sea precisando algo de las verdades reveladas.

 

+++

 

 

Citar continuamente la Biblia, allí es donde está el triunfo de la fe en Jesucristo, enseñada por su ‘única y católica Iglesia’ hace dos mil años ininterrumpidos.

 

+++

 

“Durante su vida mortal fue María, de corazón tan piadoso y sensible para con los hombres, que nadie se ha afligido tanto por las penas propias, como María por las ajenas” Expresión simbólica del modo de ser de la Virgen, que ya en el siglo IV resaltaba San Jerónimo, doctor de la Iglesia.

 

+++

 

Orígenes (hacia 185-253) presbítero de la Iglesia Católica y teólogo  - Homilías sobre Josué, 11, 3-4 

 

“Mientras tenéis esta luz, caminad para que no os sorprendan las tinieblas.” (Jn 12,35) -     Desde que vino el Salvador ha llegado el fin del mundo. Él mismo lo dijo cuando se sitúa en el final de los tiempos: “Arrepentíos, porque está llegando el reino de los cielos.” (Mt 4,17) Pero, él retarda el día de la consumación, no deja que se manifieste. Porque Dios Padre, viendo que la salvación de las naciones tiene que venir por Jesús, le dijo: “Pídemelo y te daré en herencia las naciones, en posesión los confines de la tierra.” (Sal 2,8) Así, pues, hasta el cumplimiento de esta promesa del Padre, hasta que la Iglesia se desarrolle en las distintas naciones y que todos formen parte de ella, “toda la plenitud de los paganos”, para que “todo Israel se salve” (Rm 11,25), el día se prolonga, el ocaso se difiere. El “sol de justicia” (Ml 3,20) no se pone nunca sino que continua derramando la luz de la verdad en el corazón de los fieles.
       Pero cuando la medida de los fieles esté colmada y cuando haya llegado la época degenerada y corrompida de la última generación, cuando “a causa de la magnitud del mal, la caridad de muchos hombres se enfriará” (cf Mt 24,12)..., entonces, “los días se acortarán” (Mt 24,22). Sí, el mismo Señor sabe prolongar la duración de los días cuando es el tiempo de salvación y sabe acortarlos en el momento de la tribulación y de la perdición. En cuanto a nosotros, mientras es de día y se prolongo este tiempo de luz, “portémonos con dignidad, como quien vive en pleno día,” (Rm 13,13) y cumplamos con las obras de la luz.

 

+++

 

La familia es célula de resistencia contra la opresión porque es un ámbito de autonomía personal y posibilidad de formación y educación sin control del Estado y fuera del "discurso cultural dominante".
Por eso es atacada por los sistemas totalitarios.

 

+++

 

No te dejes vencer por nada extraño a tu espíritu; piensa en medio de los accidentes de la vida que tienes dentro de ti una fuerza madre, algo fuerte e indestructible, como un eje diamantino, alrededor del cual giran los hechos mezquinos que forman la trama del diario vivir; y sea cuales fueran los sucesos que sobre ti caigan, sean de los que llamamos prósperos o de los que llamamos adversos, o de los que parecen envilecernos con su contacto, manténte firme y erguido, que al menos se pueda decir siempre de ti que eres un hombre.
(Angel Ganivet citando a Seneca en Idearium Español)

 

+++

 

Los cristianos, recordando la palabra del Señor: «En esto conocerán todos que sois mis discípulos, en el amor mutuo que os tengáis», no pueden tener otro anhelo mayor que el de servir con creciente generosidad y con suma eficacia a los hombres de hoy. Por consiguiente, con la fiel adhesión al Evangelio y con el uso de las energías propias de éste, unidos a todos los que aman y practican la justicia, han tomado sobre sí una tarea ingente que han de cumplir en la tierra, y de la cual deberán responder ante Aquel que juzgará a todos en el último día. No todos los que dicen: «¡Señor, Señor!» entrarán en el reino de los cielos, sino aquellos que hacen la voluntad del Padre y ponen manos a la obra. Quiere el Padre que reconozcamos y amemos efectivamente a Cristo, nuestro hermano, en todos los hombres, con la palabra y con las obras, dando así testimonio de la Verdad, y que comuniquemos con los demás el misterio de amor del Padre celestial. Por esta vía, en todo el mundo los hombres se sentirán despertados a una viva esperanza, que es don del Espíritu Santo, para que, por fin, llegada la hora, sean recibidos en la paz y en la suma bienaventuranza, en la patria que brillará con la gloria del Señor.
Constitución Gaudium et spes, 93 – VATICANO II

+++

 

Evangelio de san Juan habla de «tres obstáculos para el hombre: la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida» y reza para destruir «el poder de las ideologías, para que los hombres puedan reconocer que están entretejidas de mentiras» y para que «el muro del materialismo» no «llegue a ser insuperable». El Cardenal Ratzinger despliega una visión crítica de la labor de ciertos miembros de la Iglesia: «¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia!», escribió el purpurado para la novena estación del Vía Crucis, la tercera caída de Jesús. 2005-03-25 Viernes Santo – Colina vaticana, Roma- Italia.

 

+++

 

La libertad, desconocida en una cultura regida por el destino, transforma la tragedia en drama.  El corazón del hombre está hecho para el infinito.

 

+++

«Duc in altum» (Lc 5,4) dijo Cristo al apóstol Pedro en el Mar de Galilea. Sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Aleluya (Mt 28,20). †

 

San Clemente de Roma, P. P. (hacia año 100) de la Iglesia católica
Carta a los Corintios 49-50 

 

“Sed misericordioso como vuestro Padre es misericordioso.” (Lc6,36) -       El que posee el amor de Cristo que cumpla sus mandamientos. ¿Quién será capaz de explicar debidamente el vínculo que el amor divino establece? ¿Quién podrá dar cuenta de la grandeza de su hermosura? El amor nos eleva hasta unas alturas inefables. El amor nos une a Dios, el amor cubre la multitud de los pecados (cf 1Pe 4,8), el amor lo aguanta todo....Por su amor hacia nosotros, nuestro Señor Jesucristo, cumpliendo la voluntad del Padre, dio su sangre por nosotros, su carne por nuestra carne, su vida por nuestras vidas.
        Ya veis, amados hermanos, cuán grande y admirable es el amor y cómo es inenarrable su perfección. Nadie es capaz de practicarlo adecuadamente, si Dios no le otorga este don. Oremos, por tanto, e imploremos la misericordia divina, para que sepamos practicar sin tacha el amor, libres de toda parcialidad humana. Desde Adán hasta nuestros días, todas las generaciones anteriores han pasado. Pero los que por gracia de Dios han sido perfectos en el amor obtienen el lugar destinado a los justos y se manifestarán el día de la visita del reino de Cristo.
       Dichosos nosotros, amados hermanos, su cumplimos los mandatos del Señor en la concordia del amor, porque este amor nos obtendrá el perdón de los pecados.

 

+++

 

La creación es un templo y cada criatura una imagen de Dios.

 

+++

 

S. Tomás es el filósofo del ser.

S. Agustín es el filósofo de la verdad.

Beato Ramón Llull, es el filósofo del bien.

 

+++

 

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-

En la mayor parte de los países, «son los pobres y los que no tienen ningún poder los que deben sostener de modo más directo el impacto de la degradación medioambiental». «Imposibilitados de hacer otra cosa, viven en tierras contaminadas, cerca de descargas de residuos tóxicos»; «los agricultores de subsistencia eliminan bosques y forestas para sobrevivir. Sus esfuerzos para llegar a fin de mes, perpetúan el círculo vicioso de pobreza y degradación medioambiental». La necesidad extrema es «la peor de todas las contaminaciones», observó.
«La crisis medioambiental es un desafío moral». Arzobispo Celestino Migliore, observador permanente de la Santa Sede ante Naciones Unidas. 2007.X.31

 

 

Gracias por venir a visitarnos.

 

Si algún contenido de esta página web vulnera los derechos de autor, rogamos se pongan en comunicación con nosotros para tener conocimiento de ello y retirarlo. GRACIAS.

 

Compendio del Catecismo de la Iglesia católica
La fe de los sencillos - Una síntesis fiel y segura del Catecismo de la Iglesia católica. Contiene, de modo conciso, todos los elementos esenciales y fundamentales de la fe de la Iglesia. 2005.
¡No falte en el bolsillo de cada cristiano para aprenderlo!

 

Creer, celebrar, vivir y orar, esta y no más es la fe cristiana desde hace 2000 años, enseñada por la Iglesia Católica sin error porque Cristo la ilumina y sólo Él la guía. 

 

«La caridad no busca su interés» (1 Cor 13, 5). †




Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).