Wednesday 29 March 2017 | Actualizada : 2017-03-03
 
Inicio > Leyendas Negras > Donación constantiniana - 2º Donatio Constantini documento falsificado

Preservar la inocencia y buena reputación de todas las personas. Respetar la presunción de inocencia, mientras no se produzca sentencia firme condenatoria. Guardar la más rigurosa severidad frente al calumniador. Asimismo, se debe rechazar toda arrogancia y soberbia, mismo en prueba contraria al acusado. Evitar la compañía y el consejo de quienes actúan siempre con engaño y mentiras… (que tan frecuentemente se etiquetan de biblistas y predicadores televisivos).

 

Contra la calumnia y la difamación (pública o secreta) vale recordar como  escribe San Basilio, gran  Padre de la Iglesia de Oriente, en su obra El bautismo, "ni siquiera el placer de un instante que contamina el pensamiento debe turbar a quien se ha configurado con Cristo en una muerte semejante a la suya" (Opere ascetiche, Turín 1980, p. 548). Los cristianos debemos rechazar el mal con rigor y firmeza.

+++

 

El pluralismo religioso no es nada nuevo: ya fue rebatido por San Ambrosio a Simanco en el siglo IV.

 

+++

 

Roma: seguramente así sería en el 320 d.C.

In nomine sanctae et
individuae trinitatis patris scilicet
et filii et spiritus sancti.

Imperator Caesar Flavius Constantinus in Christo Iesu, uno ex eadem sancta trinitate salvatore domino deo nostro, fidelis mansuetus, maximus, beneficus, Alamannicus, Gothicus, Sarmaticus, Germanicus, Britannicus, Hunnicus, pius, felix, victor ac triumphator, semper augustus, sanctissimo ac beatissimo patri patrum Silvestrio, urbis Romae episcopo et papae, atque omnibus eius successoribus, qui in sede beati Petri usque in finem saeculi sessuri sunt, pontificibus nec non et omnibus reverentissimis et deo amabilibus catholicis episcopis eidem sacrosanctae Romanae ecclesiae per hanc nostram imperialem constitutionem subiectis in universo orbe terrarum, nunc et in posteris cunctis retro temporibus constitutis, gratia, pax, caritas, gaudium, longanimitas, misericordia a deo patre omnipotente et Iesu Christo filio eius et spiritu sancto cum omnibus vobis.

      II

Ea quae salvator et redemptor noster dominus deus Iesus Christus, altissimi patris filius, per suos sanctos apostolos Petrum et Paulum, interveniente patre nostro Silvestrio summo pontifice et universali papa, mirabiliter operari dignatus est, liquida enarratione per huius nostrae imperialis institutionis paginam ad agnitionem omnium populorum in universo orbe terrarum nostra studuit propagare mansuetissima serenitas. Primum quidem fidem nostram, quam a praelato beatissimo patre et oratore nostro Silvestrio universali pontifice edocti sumus, intima cordis confessione ad instruendas omnium vestrum mentes proferentes et ita demum misericordiam dei super nos diffusam annuritiantes.

      III

Nosse enim vos volumus, sicut per anteriorem nostram sacram pragmaticam iussionem significavimus, nos a culturis idolorum, simulacria mutis et surdis manufactis, diabolicis compositionibus atque ab omnibus Satanae pompis recessisse et ad integram Christianorum fidem, quae est vera lux et vita perpetua, pervenisse credentes iuxta id, quod nos isdem almificus summus pater et doctor noster Silvester instruxit pontifex, in deum patrem omnipotentem, factorem caeli et terrae, visibilium omnium et invisibilium, et in Iesum Christum, filium eius unicum, dominum deum nostrum, per quem creata sunt omnia, et in spiritum sanctum, dominum et vivificatorem universae creaturae.
Hos patrem et filium et spiritum sanctum confitemur, ita ut in trinitate perfecta et plenitudo sit divinitatis et unitas potestatis: pater deus, filius deus et spiritus sanctus deus, et tres unum sunt in Iesu Christo. Tres itaque formae, sed una potestas.

      IV

Nam sapiens retro semper deus edidit ex se, per quod semper erant gignenda saecula, verbum, et quando eodem solo suae sapientiae verbo universam ex nihilo formavit creaturam, cum eo erat, cuncta suo arcano componens mysterio. Igitur perfectis caelorum virtutibus et universis terrae materiis, pio sapientiae suae nutu ad imaginem et similitudinem suam primum de Iimo terrae fingens hominem, hunc in paradiso posuit voluptatis; quem antiquus serpens et hostis invidens, diabolus, per amarissimum ligni vetiti gustum exulem ab eisdem effecit gaudiis, eoque expulso non desinit sua venenosa multis modis protelare iacula, ut a via veritatis humanum abstrahens genus idolorum culturae, videlicet creaturae et non creatori, deservire suadeat, quatenus per hos eos, quos suis valuerit irretire insidiis, secum aeterno efficiat concremandos supplicio. Sed deus noster, misertus plasmae suae, dirigens sanctos suos prophetas, per quos lumen futurae vitae, adventum videlicet filii sui, domini dei et salvatoris nostri Iesu Christi, annuntians, misit eundem unigenitum suum filium et sapientiae verbum. Qui descendens de caelis propter nostram salutem natus de spiritu sancto et Maria virgine, verbum caro factum est et habitavit in nobis.
Non amisit, quod fuerat, sed coepit esse, quod non erat, deum perfectum et hominem perfectum, ut deus mirabilia perficiens et ut homo humanas passiones sustinens. Ita verum hominem et verum deum praedicante patre nostro Silvestrio summo pontifice intellegimus, ut verum deum verum hominem fuisse nullo modo ambigamus; electisque duodecim apostolis, miraculis coram eis et innumerabilis populi multitudine coruscavit. Confitemur eundem dominum Iesum Christum adimplesse legem et prophetas, passum, crucifixum, secundum scripturas tertia die a mortuis resurrexisse, assumptum in caelis atque sedentem ad dexteram patris, inde venturum iudicare vivos et mortuos, cuius regni non erit finis.

      V

Haec est enim fides nostra orthodoxa a beatissimo patre nostro Silvestrio summo pontifice nobis prolata; exhortantes idcirco omnem populum et diversas gentium nationes hanc fidem tenere, colere ac praedicare et in sanctae trinitatis nomine baptismi gratiam consequi et dominum Iesum Christum salvatorem nostrum, qui cum patre et spiritu sancto per infinita vivit et regnat saecula, quem Silvester beatissimis pater noster universalis praedicat pontifex, corde devoto adorare.

      VI

Ipse enim dominus deus noster, misertus mihi peccatori, misit sanctos suos apostolos ad visitandum nos et lumen sui splendoris infulsit nobis et abstracto a tenebris ad veram lucem et agnitionem veritatis me pervenisse gratulamini. Nam dum valida squaloris lepra totam mei corporis invasisset carnem, et multorum medicorum convenientium cura adhiberetur, nec unius quidem promerui saluti; ad haec advenerunt sacerdotes Capitolii, dicentes mihi debere fontem fieri in Capitolio et compleri hunc innocentium infantum sanguine et calente in eo loto me posse mundari. Et secundum eorum dicta aggregatis plurimis innocentibus infantibus, dum vellent sacrilegi paganorum sacerdotes eos mactari et ex eorum sanguine fontem repleri, cernens serenitas nostra lacrimas matrum eorum, ilico exhorrui facinus, misertusque eis proprios illis restitui praecepimus filios, datisque vehiculis et donis concessis gaudentes ad propria relaxavimus.

      VII

Eadem igitur transacta die, nocturna nobis facta silentia, dum somni tempus advenisset, adsunt apostoli sanctus Petrus et Paulus dicentes mihi: «Quoniam flagitiis posuisti terminum et effusionem sanguinis innocentis horruisti, missi sumus a Christo domino deo nostro, dare tibi sanitatis recuperandae consilium.
Audi ergo monita nostra et fac quodcumque indicamus tibi. Silvester episcopus civitatis Romae ad montem Seraptem persecutiones tuas fugiens in cavernis petrarum cum suis clericis latebram fovet. Hunc cum ad te adduxeris, ipse tibi piscinam pietatis ostendet, in qua dum te tertio merserit, omnis te valitudo ista deseret leprae. Quod dum factum fuerit, hanc vicissitudinem tuo salvatori compensa, ut omnes iussu tuo per totum orbem ecclesiae restaurentur, te autem ipsum in hac parte purifica, ut relicta omni superstitione idolorum deum vivum et verum, qui solus est et verus, adores et excolas, ut ad eius voluntatem adtingas.»

      VIII

Exsurgens igitur a somno protinus iuxta id, quod a sanctis apostolis admonitus sum, peregi, advocatoque eodem praecipuo et almifico patre et illuminatore nostro Silvestrio universali papa, omnia a sanctis apostolis mihi praecepta edixi verba, percunctatique eum sumus, qui isti dii essent: Petrus et Paulus? Ille vero non eos deos debere dici, sed apostolos salvatoris nostri domini dei Iesu Christi. Et rursum interrogare coepimus eundem beatissimum papam, utrum istorum apostolorum imaginem expressam haberet, ut ex pictura disceremus hos esse, quos revelatio docuerat. Tunc isdem venerabilis pater imagines eorundem apostolorum per diaconem suum exhiberi praecepit. Quas dum aspicerem et eorum, quos in somno videram figuratos, in ipsis imaginibus cognovissem vultus, ingenti clamore coram omnibus satrapibus meis confessus sum eos esse, quos in somno videram.

      IX

Ad haec beatissimus isdem Silvester pater noster, urbis Romae episcopus, indixit nobis poenitentiae tempus intro palatium nostrum Lateranense in uno cubiculo in cilicio, ut omnia, quae a nobis impie [peracta atque] iniuste disposita fuerant, vigiliis, ieiuniis atque lacrimis et orationibus apud dominum deum nostrum Iesum Christum salvatorem impetraremus. Deinde per manus impositionem clericorum usque ad ipsum praesulem veni, ibique abrenuntians Satanae pompis et operibus eius vel universis idolis manufactis, credere me in deum patrem omnipotentem, factorem caeli et terrae, visibilium et invisibilium, et in Iesum Christum, filium eius unicum, dominum nostrum, qui natus est de spiritu sancto et Maria Virgine, spontanea voluntate coram omni populo professus sum; benedictoque fonte illic me trina mersione unda salutis purificavit.
Ibi enim, me posito in fontis gremio, manu de caelo me contingente propriis vidi oculis; de qua mundus exsurgens, ab omni me leprae squalore mundatum agnoscite. Levatoque me de venerabili fonte, indutus vestibus candidis, septemformis sancti spiritus in me consignatione adhibuit beati chrismatis unctionem et vexillum sanctae Crucis in mea fronte linivit dicens: «Signat te deus sigillo fidei suae in nomine patris et filii et spiritus sancti in consignatione fidei.» Cunctus clerus respondit: «Amen.» Adiecit praesul: «Pax tibi.»

 

Roma - 375 d.Cristo

X

 

Prima itaque die post perceptum sacri baptismatis mysterium et post curationem corporis mei a leprae squalore agnovi, non esse alium deum nisi patrem et filium et spiritum sanctum, quem beatissimus Silvester papa praedicat, trinitatem in unitate, unitatem in trinitate. Nam omnes dii gentium, quos usque hactenus colui, daemonia, opera homiritim manufacta comprobantur etenim, quantam potestatem isdem salvator noster suo apostolo beato Petro contulerit in caelo ae terra, lucidissime nobis isdem venerabilis pater edixit, dum fidelem eum in sua interrogatione inveniens ait: «Tu es Petrus, et super hanc petram aedificabo ecclesiam meam, et portae inferi non praevalebunt adversus eam.» Advertite potentes et aurem cordis intendite, quid bonus magister et dominus suo discipulo adiunxit inquiens: «Et tibi dabo claves regni caelorum; quodcumque ligaveris super terram, erit ligatum et in caelis et quodcumque solveris super terram, erit solutum et in caelis.» Mirum est hoc valde et gloriosum, in terra ligare et solvere et in caelo ligatum et solutum esse.

      XI

Et dum haec praedicante beato Silvestrio agnoscerem et beneficiis ipsius beati Petri integre me sanitati comperi restitutum, utile iudicavimus una cum omnibus nostris satrapibus et universo senatu, optimatibus etiam et cuncto populo Romano, gloriae imperii nostri subiacenti, ut, sicut in terris vicarius filii dei esse videtur constitutus, etiam et pontifices, qui ipsius principis apostolorum gerunt vices, principatus potestatem amplius, quam terrena imperialis nostrae serenitatis mansuetudo habere videtur concessam, a nobis nostroque imperio obtineant; eligentes nobis ipsum principem apostolorum vel eius vicarios firmos apud deum adesse patronos. Et sicut nostra est terrena imperialis potentia, eius sacrosanctam Romanam ecclesiam decrevimus veneranter honorare et amplius, quam nostrum imperium et terrenum thronum sedem sacratissimam beati Petri gloriose exaltari, tribuentes ei potestatem et gloriae dignitatem atque vigorem et honorificentiam imperialem.

      XII

Atque decernentes sancimus, ut principatum teneat tam super quattuor praecipuas sedes Antiochenam, Alexandrinam, Constantinopolitanam et Hierosolymitanam, quamque etiam super omnes in universo orbe terrarum dei ecclesias; et pontifex, qui pro tempore ipsius sacrosanctae Romanae ecclesiae extiterit, celsior et princeps cunctis sacerdotibus totius mundi existat et eius iudicio, quaeque ad cultum dei vel fidei Christianorum stabilitate procuranda fuerint, disponantur. iustum quippe est, ut ibi lex sancta caput teneat principatus, ubi sanctarum legum institutor, salvator noster, beatum Petrum apostolatus obtinere praecepit cathedram, ubi et crucis patibulum sustinens beatae mortis sumpsit poculum suique magistri et domini imitator apparuit, et ibi gentes pro Christi nominis confessione colla flectant, ubi eorum doctor beatus Paulus apostolus pro Christo extenso collo martyrio coronatus est; illic usque in finem quaerant doctorem, ubi sanctum doctoris quiescit corpus, et ibi proni ac humiliati caelestis regis, die salvatoris nostri Iesu Christi, famulentur officio, ubi superbi terreni regis serviebant imperio.

      XIII

Interea nosse volumus omnem populum universarum gentium ac nationum per totum orbem terrarum, construxisse nos intro palatinium nostrum Lateranense eidem salvatori nostro domino deo Iesu Christo ecclesiam a fundamentis cum baptisterio, et duodecim nos sciatis de eius fundamentis secundum numerum duodecim apostolorum cophinos terra onustatos propriis asportasse humeris; quam sacrosanctam ecclesiam caput et verticem omnium ecclesiarum in universo orbe terrarum dici, coli, venerari ac praedicari sancimus, sicut per alia nostra imperialia decreta statuimus. Construximus itaque et ecclesias beatorum Petri et Pauli, principum apostolorum, quas auro et argento locupletavimus, ubi et sacratissima eorum corpora cum magno honore recondentes, thecas ipsorum ex electro, cui nulla fortitudo praevalet elementorum, construximus et crucem ex auro purissimo et gemmis pretiosis per singulas eorum thecas posuimus et elavis aureis oonfiximus, quibus pro concinnatione luminariorum possessionum praedia contulimus, et rebus diversis eas ditavimus, et per nostras imperialium iussionum sacras tam in oriente quam in occidente vel etiam septentrionali et meridiana plaga, videlicet in Iudaea, Graecia, Asia, Thracia, Africa et Italia vel diversis insulis nostram largitatem eis concessimus, ea prorsus ratione, ut per manus beatissimi patris nostri Silvestrii pontificis successorumque eius omnia disponantur.

      XIV

Gaudeat enim una nobiscum omnis populus et gentium nationes in universo orbe terrarum; exhortantes omnes, ut deo nostro et salvatori Iesu Christo immensas una nobiscum referatis grates, quoniam ipse deus in caelis desuper et in terra deorsum, qui nos per suos sanctos visitans apostolos sanctum baptismatis sacramentum percipere et corporis sanitatem dignos effecit. Pro quo concedimus ipsis sanctis apostolis, dominis meis, beatissimis Petro et Paulo et per eos etiam beato Silvestrio patri nostro, summo pontifici et universali urbis Romae papae, et omnibus eius successoribus pontificibus, qui usque in finem mundi in sede beati Petri erunt sessuri atque de praesenti contradimus palatium imperii nostri Lateranense, quod omnibus in toto orbe terrarum praefertur atque praecellet palatiis, deinde diademam videlicet coronam capitis nostri simulque frygium nec non et superhumerale, videlicet lorum, qui imperiale circumdare assolet collum, verum etiam et clamidem purpuream atque tunicam coccineam et omnia imperialia indumenta seu et dignitatem imperialium praesidentium equitum, conferentes etiam et imperialia sceptra simulque et conta atque signa, banda etiam et diversa ornamenta imperialia et omnem processionem imperialis culminis et gloriam potestatis nostrae.

      XV

Viris enim reverentissimis, clericis diversis ordinibus eidem sacrosanctae Romanas ecclesiae servientibus illud culmen, singularitatem, potentiam et praecellentiam habere sancimus, cuius amplissimus noster senatus videtur gloria adornari, id est patricios atque consules effici, nec non et ceteris dignitatibus imperialibus eos promulgantes decorari; et sicut imperialis militia, ita et clerum sacrosanctae Romanae ecelesiae ornari decernimus; et quemadmodum imperialis potentia officiis diversis, cubiculariorum nempe et ostiariorum atque omnium excubiorum ornatu decoratur, ita et sanctam Romanam ecclesiam decorari volumus; et ut amplissime pontificalis decus praefulgeat, decernimus et hoc, ut clerici eiusdem sanctae Romanae ecclesiae mappulis ex linteaminibus, id est candidissimo colore, eorum decorari equos et ita equitari, et sicut noster senatus calciamenta uti cum udonibus, id est candido linteamine illustrari: ut sicut caelestia ita et terrena ad laudem dei decorentur; prae omnibus autem licentiam tribuentes ipso sanctissimo patri nostro Silvestrio, urbis Romae episcopo et papae, et omnibus, qui post eum in successum et perpetuis temporibus advenerint, beatissimis pontificibus, pro honore et gloria Christi dei nostri in eadem magna dei catholica et apostolica ecclesia ex nostra synclitu, quem placatus proprio consilio clericare voluerit et in numero religiosorum clericorum connumerare, nullum ex omnibus praesurnentem superbe agere.

      XVI

Decrevimus itaque et hoc, ut isdem venerabilis pater noster Silvester, summus pontifex, vel omnes eius successores pontifices diademam videlicet coronam, quam ex capite nostro illi concessimus, ex auro purissimo et gemmis pretiosis uti debeant et eorum capite ad laudem dei pro honore beati Petri gestare; ipse vero sanctissimus papa super coronam clericatus, quam gerit ad gloriam beati Petri, omnino ipsam ex auro non est passus uti coronam, frygium vero candido nitore splendidam resurrectionem dominicam designans eius sacratissimo vertici manibus nostris posuimus, et tenentes frenum equi ipsius pro reverentia beati Petri stratoris officium illi exhibuimus; statuentes, eundem frygium omnes eius successores pontifices singulariter uti in processionibus ad imitationem imperii nostri.

      XVII

Unde ut non pontificalis apex vilescat, sed magis amplius quam terreni imperii dignitas et gloriae potentia decoretur, ecce tam palatium nostrum, ut praelatum est, quamque Romae urbis et omnes Italias seu occidentalium regionum provincias, loca et civitates saepefato beatissimo pontifici, patri nostro Silvestrio, universali papae, contradentes atque relinquentes eius vel successorum ipsius pontificum potestati et ditioni firma imperiali censura per hanc nostram divalem sacram et pragmaticum constitutum decernimus disponenda atque iuri sanctae Romanae ecclesiae concedimus permanenda.

      XVIII

Unde congruum prospeximus, nostrum imperium et regni potestatem orientalibus transferri ac transmutari regionibus et in Byzantias provincia in optimo loco nomini nostro civitatem aedificari et nostrum illic constitui imperium; quoniam, ubi principatus sacerdotum et christianae religionis caput ab imperatore caelesti constitutum est, iustum non est, ut illic imperator terrenus habeat potestatem.

      XIX

Haec vero omnia, quas per hanc nostram imperialem sacram et per alia divalia decreta statuimus atque confirmavimus, usque in finem mundi illibata et inconcussa permanenda decernimus; unde coram deo vivo, qui nos regnare praecepit, et coram terribili eius iudicio obtestamus per hoc nostrum imperialem constitutum omnes nostros successores imperatores vel cunctos optimates, satrapes etiam, amplissimum senatum et universum populum in toto orbe terrarum nunc et in posterum cunctis retro temporibus imperio nostro subiacenti, nulli eorum quoquo modo licere, haec, quae a nobis imperiali sanctione sacrosanctae Romanae ecclesiae vel eius omnibus pontificibus concessa sunt, refragare aut confringere vel in quoquam convelli. Si quis autem, quod non credimus, in hoc temerator aut contemptor extiterit, aeternis condemnationibus subiaceat innodatus, et sanctos dei principes apostolorum Petrum et Paulum sibi in praesenti et futura vita sentiat contrarios, atque in inferno inferiori concrematus, cum diabolo et omnibus deficiat impiis.

      XX

Huius vero imperialis decreti nostri paginam propriis manibus roborantes super venerandum corpus beati Petri, principis apostolorum, posuimus, ibique eidem dei apostolo spondentes, nos cuncta inviolabiliter conservare et nostris successoribus imperatoribus conservanda in mandatis relinqui, beatissimo patri nostro Silvestrio summo pontifici et universali papae eiusque per eum cunctis successoribus pontificibus, domino deo et salvatore nostro Iesu Christo annuente, tradidimus perenniter atque feliciter possidenda.

Et subscriptio imperialis:

Divinitas vos conservet per multos annos,
sanctissimi ac beatissimi patres.
Datum Roma sub die tertio
Kalendarum Aprilium,
domino nostro Flavio Constantino
augusto quater et Gallicano
viris clarissimis consulibus.

 

+++

 

 

 

Donación de Constantino

 

(Lat., Donatio Constantini).

 Por este nombre se conoce, desde el fin de la Edad Media, un documento falsificado del Emperador Constantino el Grande por el cual, grandes privilegios y ricas posesiones eran conferidas al Papa y a la Iglesia Romana. En el manuscrito más antiguo conocido  (noveno siglo)   (Bibliothèque Nationale, París, MS. Latin 2777) y en muchos otros manuscritos, el documento lleva el título: "Constitutum domni Constantini imperatoris". Está dirigido por Constantino, al Papa  Silvestre I  (314-35) y consiste de dos partes. En la primera (titulada "Confessio") el emperador relata cómo fue instruído en la Fe Cristiana por Silvestre, hace una profesión llena de fe, y cuenta su bautismo por ese Papa en Roma, y cómo de este modo se curó de lepra. En la segunda parte, (la "Donatio") Constantino  dispone conferir a Silvestre y a sus sucesores los siguientes privilegios  y posesiones: el Papa, como sucesor de San Pedro, tiene la primacía sobre los cuatro Patriarcas de Antioquía, Alejandría, Constantinopla, y Jerusalén, también sobre todos los Obispos en el mundo. La basílica de Lateran en Roma, construida por Constantino, mandará sobre todas las iglesias como cabecera, igualmente las iglesias de San Pedro y San Pablo serán dotadas de ricas posesiones. Los principales eclesiásticos romanos (clerici cardinales) quienes también pueden recibirse como senadores, obtendrán los mismos honores y distinciones que éstos. Como el emperador, la Iglesia Romana tendrá  funcionarios cubicularii, ostiarii, y excubitores. El Papa disfrutará los mismos derechos honorarios que el emperador, entre ellos, el de llevar una corona imperial, una capa purpúrea y túnica, y en general toda  insignia imperial o señales de distinción; pero, como Silvestre se negó a poner en su cabeza una corona de oro, el emperador lo invistió con el superior casquete blanco (frigio).

Constantino, el documento continúa, pone al servicio del Papa, un strator, es decir quien llevará el caballo en que montará el Papa. Es más, el emperador obsequia al Papa y a sus sucesores el palacio de Lateran de Roma y las provincias, distritos, y pueblos de Italia y todas las regiones occidentales (tam palatium nostrum, ut prelatum est, quamque Romæ urbis et omnes Italiæ seu occidentalium regionum provinicas loca et civitates) El documento continúa diciendo, que el emperador ha establecido para sí, en el Este, una nueva capital que lleva su nombre, y allá él quita su gobierno, porque es inoportuno que un emperador secular tenga poder donde Dios ha establecido la residencia de la cabeza de la religión cristiana. El documento, concluye con maldiciones contra todos los que se atrevan a violar estas dádivas y con la certidumbre que el emperador las ha firmado con su propia mano y las ha puesto en la tumba de San Pedro. Este documento es sin la duda una falsificación, inventada en algún momento, entre los años 750 y 850. Ya en el decimoquinto siglo su falsedad fue conocida y demostrada. Nicolás Cardenal de Cusa (De Concordantiâ Catholicâ, III, ii,  en ediciones Basilea de su obra , 1565, I) lo definió como un dictamen apócrifo. Algunos años después (1440) Lorenzo Valla (Del falso credita et ementita el Constantini donatione declamatio, Mainz, 1518) demostró la falsificación con certeza. Independientemente de  sus dos predecesores. Reginald Pecocke, Obispo de Chichester (1450-57), sacó una conclusión similar en su trabajo, "The represor of over much Blaming of the Clergy", Rolls Series, II, 351-366. 

Su autenticidad fue defendida aún de vez en cuando, y el documento todavía llega más allá, siendo usado como auténtico, hasta Baronio en su "Annales Ecclesiastici" (ad.an 324) admitió que la "Donatio" era una falsificación,  después, pronto fue admitido universalmente como tal. Es una mentira tan clara que no hay razón para ninguna sorpresa que, con el reavivamiento de la crítica histórica en el decimoquinto siglo, el verdadero carácter del documento, se reconociera rápidamente. El falsificador hizo uso de varias licencias que Grauert y otros (ver abajo) han investigado completamente. Se imitan la introducción y la conclusión del documento de las escrituras auténticas del periodo imperial, pero también se utilizan "formulæ" de otros períodos. En la "Confesión" de fe en la doctrina del Espíritu Santo, se explica en  extensión, la Caída del hombre y la Encarnación de Cristo.

Hay también reminiscencias de los decretos del Sínodo  Iconoclasta de Constantinopla (754) contra la veneración de imágenes. La narrativa de la conversión y curación del emperador esta basada en los Actos apócrifos de Silvestre (Acta o Gesta Sylvestri), aún todas las particularidades de la "Donatio" no aparecen en el relato de los, hasta ahora, textos  conocidos de esa leyenda. Las distinciones otorgadas al papa y a los cardenales de la Iglesia romana, probablemente, el falsificador las inventó y las describió según ciertos ritos contemporáneos del ceremonial de la corte romana y de los emperadores bizantinos. El autor también usó las biografías de los papas del Liber Pontificalis (q.v.), asimismo las cartas del octavo siglo de los papas, sobre todo en su informe de las donaciones imperiales. La paternidad literaria de este documento todavía está envuelto en oscuridad. Ocasionalmente, pero sin  razón suficiente, los críticos lo han atribuido al autor de las Falsas Decretales (q.v.) o a algún eclesiástico romano del octavo siglo. Por otro lado, el tiempo y lugar de su composición han sido estudiados, completa y últimamente, por numerosos investigadores (sobre todo alemanes), aunque ninguna conclusión firme y universalmente aceptada, se ha sacado todavía. Acerca del lugar de la falsificación, Baronius (Annales, ad.an 1081) sostuvo que fue en Oriente y por un griego cismático; de hecho, se encuentra en colecciones canónicas griegas. Natalis Alejandro se opuso a esta interpretación, y ya no es sostenida por ningún  historiador reciente. Muchos de los estudiosos críticos recientes del documento, localizan su composición en Roma y atribuyen la falsificación a un eclesiástico, su argumento principal es intrínseco: este falso documento  se redactó en favor de los papas y por consiguiente de la Iglesia romana, la propia Roma debe de haber tenido principal interés en esta falsificación, ejecutada para un propósito tan claramente expresado. Es más, las fuentes del documento son principalmente romanas. No obstante, la interpretación más antigua de Zacarias y otros, de que la falsificación se originó en el Imperio Francogermano, ha sido bastante defendida  recientemente y con habilidad por Hergenröther y Grauert (ver abajo). Ellos llaman la atención sobre el hecho que la "Donatio" aparece primero en las colecciones  Francogermanas, es decir en las Falsas Decretales y en el manuscrito de St.Denis antedicho; además la cita segura más primitiva  fue hecha por autores del Imperio Francogermano, en la segunda  mitad del noveno siglo.

Finalmente, este documento nunca se usó en la cancillería papal hasta mediados del undécimo siglo, ni en general fue referido en fuentes romanas hasta los tiempos de Otto III (983-1002, en el caso que el famoso "Diploma"  de este emperador, sea auténtico). El primer uso cierto en Roma fue hecho por León IX en 1054, y  nótese que este Papa fue por nacimiento y educación, alemán, no italiano. Los escritores mencionados han evidenciado que el objetivo principal de la falsificación era demostrar la justicia de la "translatio imperii" a los francogermanos, es decir el traslado del título imperial a la coronación de Carlomagno en 800; por consiguiente, la falsificación era principalmente importante para el Imperio Francogermano. Esta visión, debidamente sostiene, contra la opinión de la mayoría, que la falsificación se originó en Roma. Un divergencia de opinión, todavía mayor, reina, acerca del momento de su redacción. Algunos han afirmado (más recientemente Martens, Friedrich, y Bayet) que cada una de sus dos partes se inventó en  momentos diferentes. Martens sostiene que el autor ejecutó su falsificación entre intervalos breves; que la "Constitutum" se originó después del 800 en relación con una carta de Adriano II (778) en qué el Papa reconoció a Carlomagno la posición imperial al rey de Fracogermania , que por sus propios esfuerzos y fortuna, había logrado. Friedrich (ver abajo), al contrario, intenta demostrar que la "Constitutum" estaba compuesta de dos partes muy distintas. La esencia de la primera parte,  llamada "Confessio", apareció entre los años 638 y 653, probablemente 638-641, mientras la segunda, o "Donatio" propiamente, fue escrita durante el reinado de Esteban II, entre los años 752 y 757, por Paulo, hermano y sucesor del Papa Esteban. Según Bayet la primera parte del documento se redactó en tiempos de Paulo I (757-767); la última parte apareció en, o aproximadamente, el año 774.

 

Joya romana del 450 - 500 d. C.

 

En oposición a estas opiniones la mayoría de los historiadores mantiene que el documento fue escrito totalmente y al mismo tiempo, por un autor. ¿Pero cuándo fue escrito? Colombier se decide por el reino del Papa Conon (686-687), Genelin, por  principios del octavo siglo (antes del 728). Pero ninguna de estas opiniones se apoya en razones suficientes, y las dos son, ciertamente, insostenibles. La mayoría de los investigadores acepta como posible fecha más antigua, el pontificado de Esteban II (752-757), estableciendo, así, una conexión entre la falsificación y los eventos históricos que llevaron al origen de los Estados de la Iglesia y al Imperio Occidental de los reyes Francogermanos. ¿Pero en qué año del período, desde el pontificado antedicho de Esteban II hasta la recepción de la "Constitutum" en la colección de las Falsas Decretales (c. 840-50) fue llevada a cabo, la falsificación? Casi todos los estudiosos de esta intrincada cuestión, guardan sus propias y diferentes opiniones. Primero es necesario contestar una pregunta preliminar: ¿ Exhibió el Papa Adrian II en su carta a Carlomagno del año 778 (Códice Carolinus, ed. Jaffé Ep. lxi) algún conocimiento de la "Constitutum"? De un pasaje de esta carta:

Sicut temporibus beati Silvestri Romani pontificis a sanctæ recordationis piisimo Constantino magno imperatore per eius largitatem sancta Dei Catholica et Apostolica Romana ecclesia elevata et exaltata est et potestatem in his Hesperiæ partibus largiri dignatus, ita et in his vestris felicissimis temporibus atque nostris sancta Dei ecclesia, id est beati Petri apostoli, germinet atque exultet...

Varios escritores, ej. Döllinger, Langen, Meyer, y otros han concluido que Adriano I era consciente, entonces, de esta falsificación, por lo que debe  haber aparecido antes del 778. Friedrich asume en Adriano I, un conocimiento de la "Constitutum" de su carta al Emperador Constantine VI escrita en 785 (Mansi, Concil. Coll., XII, 1056). La mayoría de los historiadores, sin embargo, se abstienen debidamente de afirmar que Adriano I hizo  uso de este documento en sus cartas, por consiguiente, el momento de su origen no puede deducirse. La mayoría de los recientes escritores sobre el tema acepta el origen de la "Donatio" entre 752 y 795. Entre ellos, algunos se deciden por el pontificado de Esteban II (752-757) sobre la hipótesis, que el autor de la falsificación quiso justificar los derechos de este papa, en sus negociaciones con Pipino (Döllinger, Hauck, Friedrich, Böhmer). Otros bajan la fecha de la falsificación al tiempo de Paulo I (757-767), y basan su opinión en los eventos políticos en Italia bajo este Papa, o en el hecho que él sentía una veneración especial por San Silvestre, y que la "Donatio" tenía, especialmente en vista, el honor de este santo (Scheffer-Boichorst, Mayer). Otros sitúan su origen de nuevo en el pontificado de Adriano I (772-795), en la hipótesis que este Papa confió en extender la autoridad secular de la Iglesia romana sobre una gran parte de Italia y crear de esta manera un Estado eclesiástico poderoso bajo el gobierno papal. Así (Langen, Loening). Un grupo más pequeño de escritores, sin embargo, mueve la falsificación a alguna fecha después de 800, es decir después de la coronación de Carlomagno como emperador. Entre éstos, Martens y Weiland asignan el documento a los últimos años del reino de Carlomagno, o a los primeros de Luis el Pío, es decir en algún momento entre 800 y 840. Ellos argumentan que el propósito principal de la falsificación era otorgar al gobernante occidental el poder imperial, o que la "Constitutum" significaba  que el nuevo emperador, como sucesor de Constantino el Grande, confería poder a la Iglesia romana. Esos escritores son, además, quiénes investigan al falsificador en el Imperio Francogermano, sostienen que el documento se escribió en el noveno siglo,  sobre todo Hergenröther y Grauert. El último opina que la "Constitutum" se originó en el monasterio de St.Denis, en París, brevemente antes de, o aproximadamente al mismo tiempo, que las Falsas Decretales, es decir entre 840 y 850. Estrechamente con la fecha de la falsificación, está conectada la otra pregunta acerca del principal propósito del falsificador de la "Donatio". Aquí, también, existe una gran variedad de opiniones. 

La mayoría de los escritores, que sitúan en la propia Roma el origen de la falsificación, sostienen que su intención, es principalmente, apoyar las demandas de los Papas hacia el poder secular en Italia; difieren, sin embargo, acerca de la magnitud de las demandas. Según Döllinger la "Constitutum" tenía como destino ayudar en la creación de una Italia unida bajo el gobierno papal. Otros limitarían las demandas papales a esos distritos que Esteban II quiso obtener de Pipino, o a  territorios aislados que, antes o después, las papas desearon adquirir. En general, esta clase de historiadores busca conectar la falsificación con los eventos históricos y los movimientos políticos de ese tiempo en Italia (Mayer, Langen, Friedrich, Loening, y otros). Algunos, ponen más énfasis en la elevación del papado que en la donación de territorios. Ocasionalmente se sostiene, que el falsificador buscó afianzar para el Papa una categoría de autoridad secular superior, una supremacía imperial  en contra del Gobierno Francogermano, sólidamente establecido, entonces,  en Italia. Otras veces, algunos de este grupo, limitan para Italia la expresión "occidentalium regionum provincias", pero la mayoría interpreta que representa a todo el Imperio Occidental anterior. Ésta es la actitud de Weiland para quien el objeto principal de la falsificación, es incrementar el poder papal sobre el imperial, y el establecimiento de la supremacía imperial del Papa sobre todo Occidente. También por esta razón él baja la fecha de la "Constitutum" nunca más lejos que el fin del reinado de Carlomagno (814). Sin embargo, con este documento Silvestre obtiene de hecho,  la jerarquía imperial de Constantino y los emblemas de dignidad imperial, aunque no la verdadera supremacía imperial. Martens observa, por consiguiente, en la falsificación, un esfuerzo para elevar al papado en general; todos alegaron prerrogativas para el papa y  eclesiásticos romanos, todos regalos de posesiones otorgadas,  se quieren derechos de gobierno secular, ascensos y confirmaciones de esta elevación, y de todo eso el nuevo Emperador Carlomagno delineó conclusiones prácticas en su proceder,  respecto al Papa. Scheffer-Boichorst sostiene una opinión singular, a saber, que el falsificador tuvo la intención de la glorificación de Silvestre  y Constantino, principalmente, y sólo de manera secundaria, una defensa de las demandas papales a las posesiones territoriales. Grauert para quien la falsificación es un asunto francogermano, comparte la visión de Hergenröther, es decir el falsificador tenía en mente la defensa del nuevo Imperio Occidental, de los ataques bizantinos. Por consiguiente fue muy importante, para él, establecer la legitimidad del imperio recientemente fundado, y este propósito, fue especialmente auxiliado por todos aquellos documentos que sostuvieran la elevación del Papa. De lo anterior, se puede observar que la última palabra sobre investigación histórica en esta materia, todavía está por verse. Preguntas importantes acerca de las fuentes de la falsificación, el lugar y momento de su origen, la tendencia del falsificador, aún esperan solución.

Las nuevas investigaciones probablemente prestarán todavía mayor atención a la crítica textual, sobre todo de la primera parte o "Confesión" de fe. Hasta donde las evidencias a mano nos permiten juzgar, la falsificación de la "Constitutum" se conoció primero, en el Imperio Francogermano. El manuscrito en existencia más antiguo, ciertamente del  siglo noveno, se escribió durante el Imperio Francogermano. En la segunda  mitad de ese siglo, el documento es mencionado expresamente por tres escritores francogermanos. Ado, Obispo de Viena, habla de él en su Crónica (De sex ætatibus mundi, ad an. 306, in P.L., CXXIII, 92); Æneas, Obispo de París, se refiere a él en defensa de la primacía romana (Adversus Græcos, c. el ccix, op. cit., CXXI, 758); Hincmar, Arzobispo de Reims, menciona la donación de Roma al papa, por Constantino el Grande según la "Constitutum" (De ordine palatii, c. el xiii, op. cit., CXXV, 998). El documento logró más amplia circulación por su incorporación en las Falsas Decretales (840-850, o más específicamente entre 847 y 852; Hinschius, Decretales Pseudo-Isidorianæ, Leipzig, 1863, pág. 249). En Roma, el documento no fue usado durante el noveno y décimo siglos, tampoco en medio de los conflictos y dificultades de Nicolas I con Constantinopla, cuando podría haber servido como un bienvenido argumento  para los derechos del Papa. El primer Papa que lo usó en un acto oficial, fue León IX; en una carta de 1054 a Miguel Cærulario, Patriarca de Constantinopla, él cita la "Donatio" para  demostrar que la Santa Sede tuvo ambos poderes, uno temporal y otro celestial, el sacerdocio real. De allí en adelante la "Donatio" adquiere más importancia y se usa más frecuentemente como evidencia en los conflictos eclesiásticos y políticos entre el papado y el poder secular. Anselmo de Lucca y el Cardenal Deusdedit lo insertaron en sus colecciones de canones. Gracián, es verdad, lo excluyó de su "Decretum", pero lo agregó pronto  como "Palea". Los escritores eclesiásticos en la defensa del papado durante los conflictos de principios del duodécimo siglo, lo citaron como documento autorizado. (Hugo de Fleury, De regiâ potestate et ecclesiasticâ dignitate, II; Placidus de Nonantula, De honore ecclesiæ,  c.c.p.. lvii, xci, cli,; Disputatio vel defensio Paschalis papæ, Honorius Augustodunensis, De summâ gloriæ, c.  xvii; cf. Mon. Germen. Hist., Libelli de lite, II, 456, 591, 614, 635; III, 71). San Pedro Damiano también confió en el, en sus escrituras contra el antipapista Cadalous de Parma (synodalis de Disceptatio synodalis, in Libelli de lite, I, 88). Gregorio VII  nunca citó este documento en su larga lucha  por la libertad eclesiástica contra el poder secular. Pero Urbano II lo usó en 1091 para apoyar sus demandas sobre la isla de Córcega. Después, los Papas Inocencio III, Gregorio IX, Inocencio IV, tomó su autoridad para conceder a Inocencio III, el Sermo de sancto Silvestro, (en P.L., CCXVII, 481 sqq.; Raynaldus, Annales, ad an. 1236, n. 24; Potthast, Regesta, no. 11,848), y los escritores eclesiásticos adujeron muchas veces su evidencia en favor del papado.

Los adversarios medievales de los papas, por otro lado, nunca negaron la validez de esta apelación a la pretendida donación  de Constantino, pero trataron de demostrar que el fundamento de las deducciones legales se basaba en interpretaciones falsas. La autenticidad del documento, como ya se declaró, no fue dudado por nadie antes del decimoquinto siglo. Fue conocido por los griegos en la segunda  mitad del duodécimo siglo, cuando aparece en la colección de Teodoro Balsamon (1169 sqq.); luego, otro canonista griego, Matthæus Blastares (aproximadamente 1335), lo admitió en su colección. También aparece en otras obras griegas. Es más, fue muy estimado en la Grecia Oriental. Es bien conocido que los griegos, exigieron, para el Obispo de Nueva Roma (Constantinopla) los mismos derechos honoríficos que aquéllos gozados  por el Obispo de Roma Antigua. Ahora, en virtud de este documento,  reclamaban también para el clero bizantino, los privilegios y prerrogativas dispensadas al papa y a los eclesiásticos romanos. En  Occidente, mucho tiempo después  que su autenticidad fue disputada, en el decimoquinto siglo, su validez  fue aún levantada por la mayoría de canonistas y juristas que continuaron a lo largo del decimosexto siglo, citándolo como auténtico. Y aunque Baronio e historiadores antiguos, lo reconocieron como falsificación, ellos trataron de ordenar otras autoridades, en defensa de su contenido, especialmente como memorias de las donaciones imperiales. En tiempos posteriores, esto fue abandonado, por lo que ahora , toda la "Constitutum", en forma y contenido, es considerada debidamente, y en todo  sentido: una falsificación.

 

 

Ver FALSAS DECRETALES; SILVESTRE I; ESTADOS DE LA IGLESIA; PODER TEMPORAL.

El texto de la "Donatio" ha sido frecuentemente impreso, e.g. in LABBE, Concil., I, 1530; MANSI, Concil. col., II, 603; finally by GRAUERT (see below) and ZEUMER in Festgabe für Rudolf von Gneist (Berlin, 1888), 39 sqq. See HALLER, Die Quellen zur Geschichte der Entstehung des Kirchenstaats (Leipzig and Berlin, 1907) 241-250; CENNI, Monumenta dominationis Pontificiæ (Rome, 1760), I, 306 sqq.; cf. Origine della Donazione di Costantino in Civilta Cattolica, ser. V, X, 1864, 303 sqq. The following are non-Catholic: ZINKEISEN, The Donation of Constantine as applied by the Roman Church in Eng. Hist. Review (1894), IX, 625-32; SCHAFF, Hist. of the Christ. Church (New York, 1905), IV, 270-72; HODGKIN, Italy and Her Invaders (Oxford, 1899), VII, 135 sqq. See also COLOMBIER, La Donation de Constantin in Etudes Religieuses (1877), XI, 800 sqq.; BONNEAU, La Donation de Constantin (Lisieux, 1891); BAYET, La fausse Donation de Constantin in Annuaire de la Faculté des lettres de Lyon (Paris, 1884), II, 12 sq.; DÖLLINGER, Papstfabeln des Mittelalters (Munich, 1863), Stuttgart, 1890), 72 sqq.; HERGENRÖTHER, Katholische Kirche und christlicher Staat (Freiburg im Br., 1872), I, 360 sqq.; GENELIN, Das Schenkungsversprechen und die Schenkung Pippins (Leipzig, 1880), 36 sqq.; MARTENS, Die römische Frage unter Pippin und Karl dem Grossen (Stuttgart, 1881), 327 sqq.; IDEM, Die falsche Generalkonzession Konstantins des Grossen (Munich, 1889); IDEM, Beleuchtung der neuesten Kontroversen über die römische Frage unter Pippin und Karl dem Grossen (Munich, 1898), 151 sqq.; GRAUERT Die konstantinische Schenkung in Historisches Jahrbuch (1882), 3 sqq. (1883), 45 sqq., 674 sqq. (1884), 117 sqq.; LANGEN, Entstehung und Tendenz der konstantinischen Schenkungsurkunde in Historische Zeitschrift für Kirchenrecht (1889), 137 sqq., 185 sqq.; BRUNNER, Das Constitutum Constantini in Festgabe für R. von Gneist (Berlin, 1888), 3 sqq.; FRIEDRICH, Die konstantinische Schenkung (Nördlingen, 1889); SCHEFFER-BOICHORST, Neuere Forschungen über die konstantinische Schenkung in Mitteilungen des Instituts fürösterr. Geschichtsforsch. (1889), 302 sqq. (1890), 128 sqq.; LAMPRECHT, Die römische Frage von Konig Pippin bis auf Kaiser Ludwig den Frommen (Leipzig, 1889), 117 sqq.; LOENING, Die Entstehung der konstantinischen Schenkungsurkunde in Histor. Zeitschrift (1890), 193 sqq.; BÖHMER, Konstantinische Schenkung in Realencyclopadie für prot. Theol. (Leipzig, 1902), XI, 1 sqq.

J.P. KIRSCH
Transcrito por  Steven Fanning -Traducido por José Luis Anastasio

The Catholic Encyclopedia, Volume I
Copyright © 1907 by Robert Appleton Company
Online Edition Copyright © 1999 by Kevin Knight
Enciclopedia Católica Copyright © ACI-PRENSA
Nihil Obstat, March 1, 1907. Remy Lafort, S.T.D., Censor Imprimatur +John Cardinal Farley, Archbishop of New York

 

+++

 

HISTORIA DE LA IGLESIA – 2º -

ÉPOCA ANTIGUA SIGLO I

-DEL SIGLO I AL III - PARTE-CAPITULO X:

 

LA FORMACIÓN DE LA CONSTRUCCIÓN ECLESIÁSTICA. LAS IGLESIAS PARTICULARES Y SUS MINISTROS. EL EPISCOPADO MONÁRQUICO. LA IGLESIA UNIVERSAL. LA POSICIÓN DE LA IGLESIA DE ROMA.

 

 

 

Cierto es, que esta peculiar forma de organizarse llama la atención a diferencia del judaísmo, donde en un mismo lugar existen diversas sinagogas. En estos momentos, son muchos los ejemplos que nos hablan de comunidades, con nombres propios de los que se tiene noticias precisas. Se puede decir claramente, que no hay cristiano, que no pertenezca a estas comunidades precisas (Roma, Esmirna, Corinto, etc.) y como la más clara afirmación de la unidad tenemos la celebración de la eucaristía, el mejor e los signos de unidad en estos momentos.

 

Desde la carta a los corintios, queda claro que dentro de la comunidad cada uno tiene su función dentro de la comunidad formando así un armonía especial. (Por todos es conocido el ejemplo del cuerpo y sus miembros, como ejemplo del cristianismo).

 

Esta unidad es considerada como el bien más precisado, de este modo todo lo que lleve a la separación, es especialmente temido. Muchas veces, el puro capricho personal puede llevar a una separación de la comunidad. El gran problema de estas comunidades nacientes, son: el cisma y la herejía que poco a poco hacen su aparición dentro del mapa eclesial causando como veremos más adelante, verdaderos problemas a las comunidades.

 

No sólo esto, también las envidias, las ansias de poder etc., crean en muchas ocasiones rivalidades peligrosas y desuniones dentro de las comunidades. Vasta recordar el caso de la Iglesia de Corinto, seriamente dividida debido a los celos y la envidia . ( recordemos lo ya comentado).

 

Herejías, como el docetismo, no tardarán en hacer estragos dentro de las comunidades especialmente en Asia Menor. Las iglesias, conscientes de este problema se avisan unas a otras de todo esto, lo prueba, gran cantidad de cartas mandas de un responsable de la comunidad a otro.

 

1.- ORGANIZACIÓN DE LA IGLESIA EN LOS PRIMEROS TIEMPOS.

El “Pastor de Hermas” uno de los documentos más antiguos al respecto, nos habla de dos terminologías para denominar a los máximos representantes de la comunidad. Presbítero y episcopo, son una misma cosa, claramente diferenciada del diácono.

La “Didakhé” solo nombre episcopos y diáconos.

 

Policarpo solo presbíteros y diáconos.

 

Solo Ignacio de Antioquía hace una clara distinción entre los tres ministerios. Dice claramente, que la iglesia solamente tiene un obispo y subordinado a este tiene presbíteros y diáconos.

 

Lo cierto es que poco después del 150, parece que el episcopado monárquico, se impuso ampliamente en todo el ámbito de propagación del cristianismo.

 

Desde muy antiguo, pues la unidad entre presbíteros y diáconos con su obispo es necesaria para le buen funcionamiento de las comunidades. Su autoridad es querida por Dios, bajo la dirección y moción del Espíritu . Apoyados en esto dirigen la liturgia de la eucaristía, presiden los ágapes, predican la verdadera doctrina del evangelio y son los guardianes de las tradiciones apostólicas.

 

No se puede olvidar, que nos encontramos en una iglesia, donde todavía proliferan los carismas muchos de ellos relacionados con la posesión especial del Espíritu ( el caso del autor del Pastor de Hermas que afirma hacer recibido una “ciencia” especial que le capacita, para este cometido).

 

Por causa de este carisma, por la posesión del mismo, se darán más de un problema en el seno de la comunidad, especialmente, entre carismáticos y dirigentes de la comunidad . El caso más patente es el delos “maestros” a los cuales se les exige una determinada función dentro de la comunidad precisamente para evitar posibles abusos de todos los órdenes relacionados generalmente, con falsas ideas y ganas de lucro. Tanto la actuación del maestro como la des profeta han de estar debidamente encauzadas, para que provoquen un verdadero beneficio dentro de la comunidad (Didakhé y Pastor de Hermás).

 

Es de destacar que en este momento, la hospitalidad de las iglesias para todos los miembros es muy grande y es un campo donde no aparecen diferencias en cuanto a la posición que se ostente dentro de la comunidad . El sentido de pertenecía se refuerza por el sentido universal a través de un abundante epistolario en las que se reciben múltiples informaciones de los acontecimientos de casa una de las comunidades.

 

2.- FACTORES QUE GUARDAN EL SENTIDO UNIVERSAL DE IGLESIA.

 

2.1. Unidad de culto

 

La fidelidad a la tradición será la norma común en estos casos . Y el factor al que más se apele ante posibles cambios dentro de estos cultos.

 

2.2. La figura del obispo

 

La perfecta delimitación del campo de actuación de este . Entre ellos existe un contacto, pero es cada uno el que está llamado a resolver los problemas dentro de su jurisdicción.

 

2.3. La Iglesia romana

 

La carta de Clemente a la Iglesia de Corinto. El tono de esta en muchas ocasiones denota cierta fuerza, como de alguien con autoridad superior, que desea ser obedecido especialmente por su cargo. Poco a poco el amor a la iglesia de Roma se va haciendo especial, suscitando dentro de la cristiandad una especial veneración y un sentido de especial de preeminencia.

 

También es a destacar la gran afluencia de cristianos de todas las partes hacia la capital del imperio y hacia su iglesia, no cabe duda que esta suscita una especial atracción a todos los cristianos. También los fundadores de nuevos movimientos dentro del cristianismo, verán con especiales “buenos ojos” a esta iglesia como centro. Lugar de apoyo y de reconocimiento. Todo esto en conjunto va explicando la posición señera de la iglesia de Roma.

 

 

CAPITULO XI:

CORRIENTES HETERODOXAS CRISTIANAS.

Ya desde fechas muy tempranas, al mismo tiempo que el judeocristianismo, de la iglesia naciente, de Jerusalén y de la era postapostólica, se desarrollaron otros grupos judíos que aceptaron, tanto la doctrina, como el culto cristiano.

 

Las fuentes parecen afirmar, que ya algunos judíos, desintegrados del judaísmo oficial, pudieron optar algunos de los parámetros de la religión cristiana y de sus ideas nacientes.

 

No obstante, la separación primordial de estos grupos, con respecto al judeocristianismo ortodoxo, va más en línea de posturas doctrinales diferentes, fundamentalmente distintas, cuanto de prácticas puramente religiosas. Prueba de todo esto, ya desde antiguo es el problema que plantea ya Pablo, de aquellos que quieren mantener ritos puramente jusión caso, de la circuncisión. Pronto se verán obligados a separarse unas corrientes de otras debido a las notables diferencias.

 

Desde los primeros momentos las diferencias empiezan a aparecer en el seno de las comunidades, debido a las diferentes formas de entender planteamientos que afectan a la figura de Jesús mismo, caso de Cerinto y su cristología, que afirmaba a Jesús, como hijo natural de María y José. Sobre este hombre bueno, había descendido Cristo, para luego salir de el nuevamente momentos antes de la muerte negando así la participación de Cristo en la cruz.

 

Así pues, sería Jesús ,el puramente humano, el que habría muerto y resucitado. ( posiblemente, así se percibe en Ireneo, fue esta cristología una de las causas para la elaboración del evangelio de Juan).

 

Hablaremos aquí de un modo resumido de los principales grupos en estos momentos.

 

1.- EBIONITAS.

De ellos nos dan noticias Ireneo, los primeros expertos en herejías, tratan de hacer derivar este nombre de un tal Ebión, pero lo más probable es que se trate de la palabra “ebión”, que en hebreo significa pobre, aludiendo seguramente al modo de vivir pobre y sencillo, adoptado por esta secta, y que luego sería una de sus principales características.

 

Posiblemente se trate de un grupo de judeocristianos que más tarde debido a sus posturas se separaron de la iglesia formal. Por informaciones de Justino mártir esto sería hacia el 150. El habla diferenciadamente de algunos que solo ven a Jesús como hombre, y otros que también lo reconocen como Mesías

 

El evangelio, de estos hecho propio, sería posiblemente el evangelio de San Mateo refundido en sentido de secta Otros escritos, son: una traducción de la Biblia hecha por un al Simanco (este testo lo conoció Orígenes) Y un texto llamado “las predicaciones de Pedro”.

 

Se puede afirmar no obstante, que no se trata de un grupo homogéneo, dado que entre los asiduos a esta tendencia, existen diversos modos de ver las cosas. En teoría tenían ideas completamente dualistas. El bien estaría representado en Cristo profeta mesiánico prometido. Hijo natural de padres terrenos, consagrado por Dios como Mesías. Su misión, predicar la palabra de Dios y la salvación. Rechazan la muerte en cruz . La idea de estos es pues puramente adopcionista.

 

Para un seguimiento perfecto, la ley mosaica, debía de purgarse de todas las deficiencias Jesús es el que hace esta purificación.

 

Rechazaran los sacrificios rituales siendo sustituidos por una vida pobre y sencilla. Por la comunidad de bienes. Gracias a la participación en la ocmidasagrada, se limpia de todas sus faltas ( pan agua) y también por las celebraciones del sábado y domingo.

 

Por supuesto rechazan al apóstol Pablo como el gran enemigo d la ley También rechazan la teología trinitaria.

2.- ELCASAÍTAS.

Vecinos de los anteriores. En el siglo III habían alcanzado alguna extensión sus comienzos se remonta al siglo II en la frontera siripártica. SE extendió especialmente hacia el Tigris y el Eúfrates, así como en palestina. También lo intento en Roma de la mano de Alcicibiades de Apatema.

 

La base de su predicación un libro sagrado sobrenatural . En el aparece el Espíritu Santo como femenino y otro que era el hijo de dios llamado Cristo.

 

Mantenían el bautismo con ropa y los lavatorios sagrados como purificación de las faltas. Circuncisión, el sábado y la orientación hacia Jerusalén, eran necesarias, pues su observancia, les daba una característica especial. Rechazaban determinadas partes de la escritura y los sacrificios. También mantenían cierto secretismo referente a su movimiento. Su tendencia es claramente gnóstica.

3.- MANDEOS.

Desarrollados en Siria y Palestina conjuntamente con las sectas bautismales que proliferaban por aquel momento. En papel relevante, se encuentra su bautismo realizado por triple inmersión y con carácter reiterativo. Importante, es la ascensión o rito de as almas de los difuntos al reino de la luz.

 

Seres buenos, dependientes del “mana” principal y deones, dependientes del “deón “ del mal, del “agua negra”.

 

La figura de Juan el Bautista, tiene mucha importancia. Jesús es falso profeta, desenmascarado por el bautista .

 

Hasta el siglo VII Y VIII no desarrolla literatura propia . Para el mandeismo, que subsiste en la actualidad, judaísmo, cristianismo y el Islam son religiones falsas.

 

 

 

CAPITULO XII:

LA SITUACIÓN DEL CRISTIANISMO BAJO LOS EMPERADORES MARCO AURELIO Y CÓMODO. EL “MARTYRIUM” DE LAS IGLESIAS DE LYÓN Y VIENNE.

 

Ya en la primera apologética cristiana se atribuyó al emperador Marco Aurelio (161-180) un edicto favorable a los cristianos, quitando las partes de leyenda que se puedan atribuir, para explicar su protección lo cierto es que su cercanía al estoicismo, pudo ser la verdadera razón a esta mitigación de las leyes anteriores, pues de sus escritos se desprende, con certeza, el desprecio que sentía hacia esta religión dado que consideraba el sacrificio de sus propias vidas, me refiero a los cristianos, una ilusión falsa y necia.

 

En el 176-77 emite un escrito, donde deja claro, que no está dispuesto a poner en peligro la religión de estado por causa de iluminados de diversas religiones.

 

Lo que si parece cierto, es el constante saqueo, al que somete las propiedades de los cristianos en todas partes y es por ello, que algunos autores cristianos famosos del tiempo, se quejan al emperador como demuestra el caso de Melitón de Sardes o Atenágoras

 

Por está época, se dan algunos de los martirios más significativos de todo este periodo, caso de Justino entre los años 163-67, debido a las intrigas del filósofo Crescente.

 

Multitud de martirios quedaron certificados en esta época.

 

Pero si duda, el caso más significativo de este periodo es la persecución en Liyon y Vienne en las Galias. Eusebio de Cesarea recoge la carta del relato casi intacta en su obra de Historia de la Iglesia.

 

Una parte de esta iglesia procedían de oriente. También había sujetos de clases inferiores, como esclavos, artesanos etc., pero de una intensa vida espiritual.

 

En el verano del 177 se habían reunido en Lyón representantes de todas las Gálias, para las fiestas del culto imperial . En este preciso momento estallo un furor, en contra de los cristianos a los que como en otras partes del imperio se les acusaba de ateísmo etc.

Conducidos a la plaza mayor fueron abucheados y de allí conducidos a la cárcel, para ser juzgados por el legado imperial . Esclavos al servicios de sus señores cristianos, por afán de lucro, los acusaron de las mayores atrocidades.

 

Fontino, viejo obispo de la ciudad, tras los tratos brutales que le dieron, expiro en la cárcel. Los demás fueron echados las fieras. Todos se mostraron constantes en su intención aplicándose el castigo impuesto en la ley, para los que no renegaban de sus religión de modo que todos también Attalo noble romano, fueron conducidos a la muerte.

 

Bajo Marco Aurelio, muchos cristianos fueron condenados a trabajos en las minas, como castigo por su pertenecía y perseverancia en está religión.

 

No cabe duda que a la agudización de las persecuciones se debió, en gran parte, al malestar generalizado de las gentes contra el imperio, eran acosados por las guerras que mantenía el emperador contra los bárbaros; a esto, añadamos las catástrofes naturales y la peste. Todo ello, hace que la gente se descargue contra los cristianos, como forma de atribuir los males y para saciar su ansiedad.

 

Desde dentro, las luchas contra los paganos, el excesivo afán de martirio de los montanistas, y la vida misma separada que mantenían los cristianos, del resto del mundo, sin duda atrajo, la ira de las gentes .

1.- BAJO CÓMODO.

Este emperador, resulto más bien favorable, debido a la influencia de su esposa Marcia, que mantenía como amistades a algunos cristianos influyentes.

 

Los pocos martirios en este mandato se deben alas legislaciones anteriores, caso de los mártires de la ciudad africana de Ccillium de la que se puede decir es la primera documentación latina conservada de origen cristiano.

 

 Utensillos romanos, en vidrio

 

CAPITULO XIII:

LA POLÉMICA LITERARIA CONTRA EL CRISTIANISMO. EL RETÓRICO FRONTÓN. LUCIANO DE SAMOTASA.

 

Debido a la creciente fama de los cristianos, por los acontecimientos narrados en anteriores capítulos, las diversas partes de la sociedad romana van tomando partido en esta historia particular del desarrollo de este religión; ahora en este capitulo toca ver, la participación en el terreno intelectual, de esta lucha en contra de esta naciente religión.

 

En los ambientes intelectuales romanos, se fue creando poco a poco un ambiente de verdadera repulsa hacia el cristianismo. La sátira, la hoja volante y el libro este último, más extenso, se convierten en armas de una polémica, que se inicia a mediados del siglo II y muy pronto alcanza uno de los puntos culminantes en los escritos satíricos de Luciano de Samotasa y en le discurso a la verdad de Celso.

 

Este acontecimiento es importante porque habrá una reacción de defensa o apología dentro del sector culto cristiano, como réplica a estos escrito (capítulo siguiente)

 

Podemos decir que el primer precedente es el ya mencionado escrito de Tácito, sobre los acontecimientos acaecidos en Roma durante el incendio provocado por Nerón, Sus escritos denotan claramente el odio de este hacia los cristianos acusándolos de criminales, supersticiosos y en contra del género humano.

 

En Suetonio y Épiceto hay parecidas acusaciones .

 

Pero es el siglo II con el auge del cristianismo y ante la imposibilidad de poner cotas a su crecimiento pese a los edictos imperiales, es cuando las clases cultas ante la creciente preocupación por la pérdida de identidad de las filosofías paganas, toman partido en contra para discutir, posicionándose en contra de este movimiento...

 

El primer ejemplo de esta lucha entre un pagano y un cristiano puede ser el de Justino y el cínico Crescende en Roma. Según relato de Justino, Crescende va diciendo que los cristianos son ateos, gente sin religión, poco menos que criminales.

 

Frontón, en publica sesión del Senado, da por buenas las afirmaciones del populacho sobre los cristianos. Despreciando así publicamnete ante las gentes importantes la religión y el pensamiento cristiano.

 

 

 

Trataremos aquí a los dos más importantes:

1.1.- LUCIANO DE SAMOTASA:

En su obra satírica “De morte peregrini”, la imagen que da satírica de los cristianos no puede considerarse propiamente como polémica. No los considera un peligro, simplemente le place poner en la palestra las locuras y aberraciones humanas su género de escritura favorito, se trate de quien se trate.

 

Sólo parece que le interesaba las cosas que podía resultarles, prácticas, para su obra cómica. No le interesaron ni los escritos cristianos ni el mundo interno de la iglesia.

 

La imagen del “peregrino”, es la de un hombre aprovechado, que realiza unas falsas escrituras y se ríe de todo el mundo, enriqueciéndose especialmente de los beneficios de los pobres infelices que le prestan atención. Mira con desprecio, la actitud cristiana de creer, en la resurrección , se ríe de su desprecio por las riquezas .

 

El desconocimiento de Luciano de la fe cristiana parece clara incluido el conocimiento de la figura de Jesús de Nazaret.

 

Lo cierto es que, la desfiguración de todo esto bien pudo suponer una forma de entender el cristianismo para los lectores paganos tan asiduos a las lecturas de sus obras.

 

1.2.- CELSO:

Es muy diferente al anterior en su obra, “discurso de la verdad”, perdida y solo conocida en lagunas partes de la misma recogidas por Orígenes.

 

No puede clasificarse a su autor como perteneciente a alguna determinada corriente filosófica. Si se puede decir ,que comparte la idea del dios platónico único, transcendente, del cual participan cantidad de dioses inferiores.

 

Para Celso, toda religión ha de demostrar su justificación o bien ligada a un pueblo o como culto local.

 

Celso está informado, de las escrituras, de algunos escritos cristianos y también ha tenido un contacto personal con algunos adeptos de esta nueva religión.

 

Sus conclusiones, son negativas y terriblemente mordaces , lo demuestra el hecho de que 70 años más tarde el mejor teólogo del siglo III Orígenes, lo sometiese a una refutación intensiva.

 

La idea de la creación y del conocer realizada en el AT, le parece impropia del Dios, uno transcendente y todo poderoso de la filosofía . El dualismo platónico y la cosmología estóica son las materias y la base de Celso. La idea de la encarnación le parece verdaderamente ignominiosa.

 

Según este Jesús era un mero hombre que como un mago de los de Egipto, había ganado el prestigio . Lo acusa de chalatán y fanfarrón de moral deprabada. Su adoración, de los cristianos, es a un muerto no a un vivo, esto tuvo que doler verdaderamente a las comunidades cristianas.( Ya sabía este autor, donde golpear, para hacer daño)

 

Afirma que los cristianos son personas espiritualmente limitadas .Acusa a los maestros cristianos de depreciar las filosofías y las cosas terrenas sin ningún topo de fundamentación.. Es por esto, que los cristianos mayoritariamente son incultos esclavos o de clases sociales bajas no obstante, no es nada de maravilloso si tenemos en cuenta que a esta clase baja social pertenecía el mismo fundador.

 

Para Celso los cristianos son verdaderos agresores contra la idea del logos y del monos griega, es por esto que los cristianos son considerados como criminales .

 

Para Celso el desprestigio de la persona de Jesús es una de los puntos principales

 

No cabe duda que una de las mil motivaciones de esta lucha de Celso es el salvar los ideales de la filosofía , pero insultar de este modo, prestó flaco favor a tan altos ideales .

 

Lo cierto es que con estas luchas las defensas cristianas, antes de achicarse, hicieron lo contrario, fortalecerse en su intención.

 

 

CAPITULO XIV:

LA PRIMERA APOLOGÉTICA CRISTIANA DEL SIGLO II

 

Ya antes de la mitad del siglo II, se inicia del lado cristiano el trabajo de ciertos escritores que posteriormente por el tipo de obras llamaremos “apologistas” todos en lengua griega, en este siglo II poco a poco van dando un cariz diferente a la literatura cristiana.

 

Esto a diferencia de los padres apostólicos, no se refieren únicamente a la exposición de la fe de una forma sencilla. Su ámbito helenístico, le abre cada vez más a nuevos horizontes diferentes, a temas nuevos. Debido a la hostilidad creciente hacia ellos se ven obligados a dirigir, también su reflexión a ambientes no cristianos, intentando dar una imagen fiel de la nueva religión, en contra de las imágenes extendidas por parte de los autores paganos, pertenecientes a las clases cultas de la sociedad romana. En cierto sentido, tampoco se debe negar el sentido misional y propagandístico de estos textos.

 

El tener que realizar el discurso del logos, delante del público pagano, dió, muchas oportunidades a estos escritores de preparar discursos cara al público pagano.

 

También se dieron en esta época diálogos con el judaísmo de la diáspora aunque aquí el tema, está puesto de ante mano, siendo siempre le tema mesiánico en Jesús el punto central.

 

La vida cotidiana de los cristianos, también dará mucho que hacer, contraponiéndola con las creencias de los gentiles y en algunos casos explicando, o intentado encontrar mejor dicho, “intentos” de búsqueda de Dios en los autores gentiles.

1.- CUADRATO.

Este ateniense está considerado el primero de todos, dirigió una apología al emperador Adriano. Es lo único cierto, ya que otras posibles obras no se sabe con certeza su verdadera procedencia

2.- ARÍSTIDES.

Recientemente descubierto, le falta la verdadera idea de Dios, intenta de un modo poco preciso, distinguir tres tipos de hombres, judíos, bárbaros y griegos . Solo el cuarto, los cristianos, poseen la rectitud y la verdad moral. Este autor, toma ideas de aquí y de allá. Aunque el intento de aproximación gracias a la misma lengua resulta interesante, en todos los sentidos. Este autor está plenamente convencido de que solo el cristianismo puede traer la salvación a la humanidad.

3.- JUSTINO.

Podemos decir, de este, que se trata de una de las grandes figuras, dentro de este género. Convertido de una familia gentil de Palestina. Su apología está dirigida a los emperadores Antonio Pío y su hijo Marco Aurelio. Es importante también el dialogo con el judío Trifon. Gran parte de su obra se ha perdido.

 

El grado de formación del autor, dan a está apología una categoría especial a estos escritos . Ha revisado todos las corrientes de su tiempo, en un intento de buscar la verdad y hasta que no encontró el cristianismo y lo aceptó, no encontró la verdadera paz, después de esto ha dedicado, toda su vida a predicarlo.

 

Ideas principales:

·         Buscando cierto parentesco, con las ideas filosóficas, habla de dios al igual que los filósofos griegos, como el “padre del universo” .Es la unidad sin nombre, sentada encima de este mundo , que no puede hacerse inmediatamente visible . Justino relaciona este Dios con ideas trinitarias . El Logos, estaba desde el principio en el , paro es inferior a este. es mandado, conforma indica el AT y también algunos de los anteriores filósofos, recibieron esta inspiración del “ángel del Señor” , de modo que todos estos que han vivido, conforme a su inspiración pueden ser contados de algún modo ya como cristianos. ( la idea del logos, tiene una clara influencia estoica).

·         Los ángeles caídos, corrompidos por el orgullo, tientan al hombre y de ellos son la obra de la religiones paganas y ellos son los culpables de la desorientación de los judíos. Los cristianos en el nombre de Jesucristo, están protegidos, contra estos deones.

El alto nivel de compromiso y de verdad ética, obrado siempre con rectitud, de los cristianos, demuestra que están en posesión de la verdad . El cumplimiento en Cristo de todas las escrituras, es prueba también de verdad absoluta.

 

El bautismo y la eucaristía, serán signos de esta permanencia de dios entre los cristianos. Estos ritos, sustituyen a los antiguos ritos judíos de sacrificios etc.

 

La doctrina de la cruz y la muerte y resurrección de Cristo, son otros de los puntos doctrinales de importancia dentro de su apología. Su obra es importante como eslabón entre la primera teología cristiana y el desarrollo paulatino de esta.

4.- TACIANO.

Discípulo de Justino. A diferencia de este, supone una regresión, ya que en vez de ver lo bueno de la filosofía y hacer una síntesis desde aquí, este solo encuentra burlas y desprecio, para las conquistas de la filosofía griega. En algunos momentos, llega a afirmar, que todo ha sido tomado de los bárbaros restando así toda originalidad a dicha filosofía. Todo es un juicio condenatorio. En cuanto a su teología nada de especial aporta a lo de su maestro

5.- ATENÁGORAS.

“El filósofo de cristianismo de Atenas” reclama para el cristianismo , la igualdad de los derechos que las demás corrientes filosóficas . Lo más destacable, es la afirmación de que a Dios se le puede demostrar racionalmente . La resurrección especialmente dificultosa para los griegos, es tratada por esta autor, de un modo especial, en un escrito también especial.

6.- TEÓFILO.

De el sólo se conservan “los tres libros a Autolico” este, es un amigo pagano, al cual quiere acercar los escritos del AT afirmando: que estos son mas antiguos y tienen mas fondo filosófico que otros muchos escritos .

 

Destacamos también a Melitón de Sardes, mencionado por Eusebio, sin duda sus escritos debieron de ser importantes en su época. También otros como Apolinar, tuvieron su importancia en este campo.

 

Mencionar sin más el anónimo “Discurso a Diogneto”.

7.- CONCLUSIÓN.

En este tipo de literatura, de este siglo, vemos un paulatino desarrollo de la fe y de la teología con respecto a la época anterior. Nos proporcionan datos, de la vida interna en este siglo II, Desde luego la intención del cese de las persecuciones, uno de sus propósitos, no se logró . Pero la intención misionera y desde luego el autovalimiento se reforzaron enormemente gracias a estos escritos.

 

 

CAPITULO XV:

LA CONTROVERSIA CON EL GNOSTICISMO.

La polémica, literaria del paganismo, no representa, para la comunidad cristiana un peligro demasiado serio, pero en el gnosticismo, le salió a la Iglesia el verdadero adversario, que desde tiempos muy recientes puso en peligro, la continuidad de la misma iglesia, debido a las diferencias y a las luchas que se dieron, entre los diversos grupos y las diversas ideas.

 

Ciertas corrientes dualistas del Oriente, con ideas del judaísmo tardío, unido a las ideas del cristianismo, dan como síntesis una corriente, que pretendía en los primeros tiempos, dar la solución a las preguntas últimas del hombre. El culto, la liturgia, tomaba parte de los ritos, de los cultos mistéricos unido a la propaganda y a la clara intención de conquista de la iglesia desde dentro hicieron de este movimiento, el verdadero rival de la iglesia naciente.

1.- IDEAS FUNDAMENTALES DEL GNOSTICISMO.

El tema fundamental es este: ¿cómo se haya el verdadero conocimiento, que esclarezca el enigma del mundo, y del mal en el mundo, así como el enigma de la existencia humana? . Las repuestas a todas estas grandes preguntas de la humanidad son desde esta corriente estas:

 

El más íntimo ser del hombre está impulsado a la unión con Dios verdadero y perfecto, pero desconocido, por destino especial, el hombre, ha sido desterrado a este mundo imperfecto, que no puede ser obra de Dios sino la creación de un ser inferior e imperfecto, que lo domina, con la ayuda de los poderes malignos. El hombre, solo puede liberarse de estos poderes malignos, si se conoce bien a si mismo y reconoce que está separado de esto de este Dios. Solo este conocimiento, supone el retorno al mundo luminoso y superior del verdadero Dios todopoderoso

 

No cabe duda, que esto aquí expuesto representa una mezcolanza de múltiples concepciones religiosas, cuestión propia de esta peculiar corriente.

 

¿Cuál podemos decir que es su influjo?

 

Parece claro, que antes del cristianismo, existen ya movimientos de características gnósticas . El antiguo Irán, encontramos los precedentes mas claros en ideas dualistas del bien y el mal, la luz y la oscuridad etc. Cuando estas tropiezan con el relato del génesis, se amoldan, así el Dios de la creación, del judaísmo se convierte el demiurgo, que no conocía la luz. Las ideas astrológicas y el influjo de los planetas, también entraron a formar parte de esta amalgama de ideas.

En cuanto a la relación con el AT, todo el mundo coincide en que las ideas del AT, desempeñan un papel importante en la fundamentación del gnosticismo, especialmente lo relacionado con las ideas apocalípticas. Posiblemente entre gnósticos y esenios, y oras corrientes del judaísmo heterodoxo, corrieron ideas dualistas exportadas de Irán etc.

 

Todo esto, se puede decir, que influyo, en la captación de gentes, también de cristianos, un culto, especialmente atrayente y unas ideas curiosas, y absolutas atraían hacia si, a las gentes necesitadas de seguridad en una posible salvación.

 

Desde los primeros momentos apologistas como Justino y otros, mencionan comunidades de cristianos, ( que se auto llaman así) de carácter claramente sincretista y gnóstico.

 

Lo cierto es que desde muy temprano el gnosticismo desfiguro las ideas y la vida de Jesús creando confusión y polémica en las comunidades.

 

El camino gnóstico, se convierte así ,en un camino de adeptos, muy especiales, capaces de comprender a través de parábolas y de dichos secretos los misterios de la “gnosis” . El hecho de que todo tenga tanto misterio, hace interesante, esta corriente, para los nuevos cristianos.

 

El creerse los verdaderos y únicos conocedores de la verdad también les dio cierta fuerza importante, creando estados diversos de perfección neumáticos síquicos etc., que determinaban el grado de pertenencia y acceso al conocimiento.

1.1.- Formas más importantes de gnosticismo.

A la fase primera, pertenecen el grupo sirio, que se originó en torno a Menandro y Satornil (Saturnino) en Antioquía. El primero, se predicó a si mismo como redentor al que habían enviado al mundo las potencian invisibles. La doctrina de Saturnino la podemos recoger gracias a “philosophoneunas”. En ellos viene a decir lo siguiente.

 

El Padre desconocido, habría creado los “emones” las potencias del mundo superior e inferior y el mundo es obra de 7 espíritus malos o inferiores. El más alto de ellos, ha de identificarse con el de los judíos. A estos, debe el hombre, su mísera existencia en la tierra. Pero algo de vida tienen dentro, cuando después de la muerte y dependiendo del conocimiento de la verdad vuelven cerca de los espíritus superiores, con los que se encuentran emparentados.

2.- BASILIDES.

Su influjo sobre todo es en Alejandría. Es un hombre, de gran capacidad literaria, compuso un comentario a los evangelios de 24 libros. Un cristiano Castor Agripa, en un libro llamado Elenkos, habría refutado estos libros, lastima que la obra, se encuentre perdida.

 

Punto de partida, son unas confesiones secretas que el Redentor habría confesado al Apóstol Matías, antes de la ascensión.

 

Se encuentra muy familiarizado con las ideas dualistas y sus teorías y doctrina, son francamente difíciles. Lo más detestable es la idea de que Jesús, no murió en la cruz sino que fue, Simón de Cirene.

3.- VALENTÍN.

Logró las más altas cualidades del gnosticismo. Sin duda fue la verdadera y más genuina amenaza para el cristianismo. Su actividad docente, comenzó en el 135 en Alejandría durante casi dos décadas, hizo propaganda de sus ideas en Roma, donde desempeñó un papel importante, tal una desobediencia con los cristianos romanos marchó nuevamente a Oriente.

 

Él, y sus seguidores formalizaron varios textos refutados por diferentes apologistas .

 

Es cierto que usa, ideas de Platón y Pitágoras, per también usa ideas de Jesús y cuestiones bíblicas, mal interpretadas haciendo, así familiar su doctrina los cristianos, muchas veces escasamente formados, estos, fácilmente prestaban atención a sus palabras y caían en la secta y en su particular sincretismo.

 

La base de su cosmología es el mito del Dios invisible 30, supremos eones, forman el mundo espiritual y perfecto (pleroma) El demiurgo creo al hombre y le impuso el elemento síquico, ligándolo a la materia, pero sin enterarse este, el hombre recibió un elemento neumático y esto hará que el hombre, lo que tiene de espiritual después de la muerte otorne a la luz.

 

Jesús se hizo hombre para hacer esto posible, a trabes del bautismo. El moribundo gnóstico es preparado a través de fórmulas secretas, para recorrer el mundo hostil, antes de llegar a la luz definitiva.

4.- OFITAS.

Existan además sectas especialmente exuberantes. En está ocupaba un puesto especial la serpiente, La primera pareja humana fue desterrada a la tierra, pero también lo fue la serpiente tentadora que con sus hijos, se encarga de tentar y mal tratar a los hombres en la tierra.

 

De esta secta y de las interpretaciones simbólicas derivan otras.

5.- MARCIÓN.

Aunque no se le puede llamar propiamente gnóstico, sus escritos tienen cierto tinte de ideas gnósticas, por que podemos decir, que representa un gnosticismo “suigeneris” dentro del cristianismo.

 

Ya desde joven tuvo sus disputas con dirigentes de su iglesia a consecuencia de las interpretación de las cartas paulinas A la privación de la comunión eclesiástica, siguió la repulsa de personajes como Palias y Policarpo de Esmirna, hacia el año 140 vino a Roma.

 

Marción, bajo la influencia de Cerdón, se metió más de lleno dentro de las ideas gnósticas.

 

Para Marción el dios del AT no es el Dios verdadero es el Dios riguroso y justo que impuso a los judíos una ley insoportable estas ideas fueron también criticadas en Roma en el año 144 se aparta definitivamente de la iglesia . Pronto se preocupo de hacer adeptos a los que dio una estructura particular Obispos, presbíteros etc. La igualdad de liturgia confundieron no a pocos. Los grandes de la época tuvieron que hacer un esfuerzo para neutralizar sus ideas ya que represento un verdadero peligro.

5.1.- Su doctrina:

Se fundamenta en la sagrada escritura. El AT, queda excluido íntegramente ya que en el se habla del demiurgo despiadado sin bondad y amor Lucas y Pablo, pero purificados, son la base de su doctrina.

 

A destacar, puede ser su claro docetismo, a Marción no le entra en la cabeza lo de la muerte en la cruz y la encarnación en un cuerpo humano lleno de impurezas. Para el, todo este proceso, es pura apariencia en Cristo También su especial condenación l matrimonio, es cosa destacar, como parte de su doctrina.  

Las ideas de Marción, están libres de astralismos, de ideas fantásticas etc. pero sus ideas son suficientes para considerarlo doctrina aparte de la iglesia . De hecho su presencia obligó a la Iglesia naciente, a prestar más atención a la escritura, a su fe, y a la organización interna.

 

 

400 antes de Cristo - procedencia ´etrusco´ Italia

 

6.- DESARROLLO DE LA LUCHA DEFENSIVA DE LA IGLESIA E IMPORTANCIA DE SU VICTORIA.

Digamos, que ante la realidad del ataqué y el peligro que suponía, en seguida los dirigentes de las diversas comunidades, tomaron cartas en el asunto tomando medidas prácticas, contra los gnósticos . Por otra parte los teólogos, pronto demostraron a nivel practica la falta de suficiente fundamentación de las ideas de estos conforme a la tradición cristiana.

 

Debían de tener, un carácter más defensivo que ofensivo, su propósito era extirpar dentro de la misma iglesia, los focos de infección excluyendo de la propia comunidad a aquellos que defendían fuertemente estas ideas, sirviendo esto como ejemplo para disuadir a futuros intentos. Ejemplo práctico de otodo esto es la excomunión de Marción.

 

Esta situación defensiva se mezcló con la otra situación de organización interna y de una mayor atención de los dirigentes cristianos a sus respectivas comunidades, consolidando las estructuras y reforzando los vínculos de unión. Gracias a estas iniciativas, la ilustración del pueblo, fue cada vez más en auge.

 

El trabajo de los obispos y una extensa producción literaria de los teólogos, fueron puntos importantes en la fundamentación y consolidación de la fe y de las comunidades Eusebio, conoce parte de esta literatura y nos habla en su obra, de algunos de los mayores escritores gnósticos así como de aquellos otros antignósticos que trataron de refutar todo este compendio de ideas

 

Se puede decir, perfectamente, que las diversas ideas que trastocaban la idea central del cristianismo, fueron claramente refutadas, bien por uno, bien por otros, reforzando así el sentido de una doctrina central.

 

Así por ejemplo, los trabajos del famoso autor Tertuliano, vinieron a reforzar las ideas de la muerte de Cristo y su resurrección como parte fundamental la doctrina cristiana en contra de las ideas marcionistas su fuerte fundamentación bíblica, no deja lugar a dudas de esta realidad central del cristianismo.

 

Ante el hecho de formarse en la posición de la revelación directa por parte de Dios los gnósticos tiraban por tierra prácticamente toda la realidad y fundamento de los libros sagrados.

 

Contra esta intención de minar el sentido de iglesia, trabajaron fuertemente los autores cristianos fundamentándose en primer lugar el concepto de tradición y de sucesión apostólica. Y luego asegurando con certeza, el número de las Sagradas Escrituras pertenecientes al cristianismo.

 

Sólo podían ser reconocidos como canónicos aquellos escritos, que se remontaban a la era apostólica, y que desde siempre hubieran sido apreciados de un modo particular por las iglesias cristianas. Y solo podían ser reconocidos dirigentes de las iglesias, aquellos, que en serie no interrumpida, se remontases hasta los apóstoles. Así se aseguraba la tradición y por otra parte, referido a los libros se desechaban todos los escritos dudosos llenos de ideas raras caso de la mayoría de los apócrifos.

 

Un transmisión optima, por parte de los teólogos de los principios fundamentales a los catecúmenos, aspirantes al bautismo , fue una forma de reforzar las ideas y dejar claros los principios básicos de esta doctrina.

 

El concepto de ciencia fue valorado poco a poco e integrado dentro de las doctrinas de la iglesia.

 

Se puede decir que la lucha, fortaleció en gran medida las ideas cristiano asentándose definitivamente los principales puntos. El afirmarse de este modo impidió que se perdiera en un mar de sincretismo helenístico propio de esta época.

 

 

CAPITULO XVI: AUGE Y DECLIVE DEL MONTANISMO.

 

No estaba conclusa la controversia con el gnosticismo, cuando en el seno de la iglesia, se habría paso un nuevo movimiento que se dio a si mismo el nombre de “nueva profecía” También es conocida par la herejía de los frigios, aludiendo sin duda al lugar de donde procede esta herejía. Es a partir del siglo IV cuando se conoce como montanismo viendo el papel que desempeña este hombre dentro de la génesis del movimiento.

Se trata de un movimiento de rigorismo, que intenta evocar los primeros tiempos, de la iglesia donde los hombres, aparecen como carismáticos y profetas dotados de dones especiales, que ellos ponían al servicio de una vida comunitaria más intensa.

 

Profecía y autoridad de la iglesia llegaron a un enfrentamiento con el resultado de expulsión para los secuaces de estas ideas.

 

Tres son los estadios por los que pasa el montanismo.

1.- inicios.

Comienza hacia el año 170 cuando Montano en la aldea de Ardabau, en las provincias asiáticas de Frigia y Misia, poco des pues de su bautismo, en un lenguaje un tanto oscuro, anuncia a sus hermanos ser profeta del espíritu Santo que por obra suya iba a conducir la cristiandad a la verdad entera.

 

La unión a este propósito, de dos visionarias como Priscila y Maximila fue decisiva. Este pueblo, era propenso a las grandes manifestaciones de tipo, carismático, posiblemente influido por las regiones mistéricas asentadas durante siglos en esas zonas, lo cierto es que tuvo un “boon” grande .

 

Su principal signo el la idea escatológica, anunciando la llegada inminente del Señor y junto a ella comenzará en la llanura de Pepuza una nueva Jerusalén celestial. El ambiente era propicio, debido a que las catástrofes naturales y la peste, habían desolado a las gentes necesitadas de algo de consuelo.

 

Pero el mensaje escatológico, no solo se limitó a la idea de profecía, tuvo su incidencia en la vida practica así el ayuno, como purificación será un punto importante a tener en cuenta haciendo la norma de la iglesia existente, rigurosa y pesada.

 

El deseo del martirio es otro de los puntos verdaderamente significativos como el mejor de los desprendimientos del mundo y la mejor forma de encontrarse con el Dios de la salvación. Los bienes materiales, tampoco tiene valor de hay su entrega a los dirigentes para el sustento de los profetas.

 

Pero lo más significativo, es su renuncia al matrimonia, fuente de encadenamiento a las cosas del mundo La abstinencia según Priscila, capacita especialmente para las visiones y comunicaciones proféticas

 

La extensión fue considerable en sus comienzos Asía Menor, Siria, Traciá incluso en Lyon y Vienne se tiene noticias de esto como hace notar Eusebio.

 

Incluso tuvo cierto permiso, posiblemente debido a su teología, en un principio, los obispos de Roma, no tuvieron en consideración este movimiento como peligroso.

 

Los principales representantes murieron pronto, pero fue el encuentro de esta movimiento, con la figura de Tertuliano, la suerte para su propio desarrollo, ya que este pasó al papel sus intenciones y esto lo reforzó extraordinariamente.

2.- DESARROLLO TERTULIANO.

A partir del 205/206, sus escritos permiten deducir, que no solo conoce la doctrina sino que participa de ella, Sin duda su implacable rigor, contra todo termino medio y su excesivo amor a la verdad le llevó por sendas rigoristas. Su poder de apelación al Espíritu sedujo a este autor llevándole a una transformación paulatina de un término medio al rigor más absoluto.

 

Tanta fue su obra y su crítica interna, que el montanismo de tertuliano no representa el de la primera época, Según este se trata de llevar gracias al Espíritu Santo a la cristiandad a la edad madura. De este modo y de una manera magistral, expone los puntos antes mencionadas como principales, haciendo de ellos una doctrina perfectamente sustentada.

 

Su exposición no fue para el pueblo llano, lo demuestra la historia, pero sus escritos si fueron leídos y tenidos en cuenta.

3.- OCASO DEL MONTANISMO.

Sólo ante la desfiguración de las ideas del cristianismo por parte de los montanistas tuvo reacción la iglesia.

 

La iglesia, se negó a hacer suyo el exagerado programa ascético de estos grupos abriéndose así a todos los hombres . El negar la inminencia escatológica hizo que la iglesia se sumergiera en el trabajo de todos los días dedicándose más de lleno a las tareas misionales tan importantes en estos primeros tiempos.

http://www.esteologia.com/newpage134.htm#SEC1 

+++

 

 

La Cabeza visible de la Iglesia

 

EL MINISTERIO PETRINO

 

El servicio jerárquico en la Iglesia es reconocido por los católicos, los ortodoxos orientales separados de Roma desde el 1054, y muchos protestantes. Sólo lo rechazan los racionalistas.

 

Además de jerárquica, Cristo la quiso también monárquica, ya que Jesús confirió la plenitud de poderes pastorales (el primado de jurisdicción) a un apóstol determinado, a Pedro, constituyéndolo cabeza visible de la Iglesia fundada por El.

 

El problema del primado de Pedro se centra en la interpretación del famosísimo pasaje del Evangelio de San Mateo (16, 13-20):

 

"Al llegar Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos: ¿Quien dice la gente que es el Hijo del hombre? Ellos dijeron: Unos, que Juan Bautista; otros que Elías; otros, que Jeremías o uno de los profetas. El les dijo: Vosotros, ¿quien decís que soy yo? Tomando la palabra Simón, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo. Jesús le respondió: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Juan, porque no te lo ha revelado la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Te daré las llaves del reino de los cielos, y lo que atares en la tierra será atado en los cielos, y lo que desatares en la tierra, será desatado en los cielos.

 

Entonces ordenó a sus discípulos que no dijesen a nadie que El era el Cristo".

 

Pocos textos de la literatura universal han sido sometidos a crítica más severa y apasionada que este, ya que interpretarlo en un sentido o en otro repercute en su significado doctrinal y práctico. Para desvalorizar el texto la crítica acatólica ha tratado de negar su autenticidad o de darle una interpretación que no tuviese nada que ver con el primado de jurisdicción.

 

Hasta finales del siglo pasado ningún exégeta protestante o racionalista había puesto en duda la autenticidad literaria del texto de Mateo; ni Lutero, ni Calvino, ni racionalistas tan radicales como Strauss, o Baur. Solamente hacia finales del siglo XIX y primeros decenios del siglo XX Grill, Schnitzer, Guignebert, Loisy y Buonaiuti comenzaron a hablar de interpolación. Según su opinión una competente mano cristiana había añadido al texto al evangelio de Mateo entre el año 130 y 190 para justificar el primado de la Iglesia romana, atribuyéndolo después a Cristo. Fundamentaron su tesis en la imposibilidad del hecho mismo, ya que Jesús no podía pensar en una iglesia monárquica porque creía que el fin del mundo era inminente. También era difícil creer que Jesús confiara tal misión a un hombre tan débil como Pedro. Confirmaron además su sentencia en el hecho que Marcos y Lucas nada dicen en su evangelio de la promesa del primado de Pedro en el mismo episodio de Cesarea de Filipo.

 

Esta teoría no es válida porque este texto del primado de Pedro no falta en ninguno de los 4000 códices anteriores al siglo IX; ni en los códices de las versiones hechas durante los primeros siglos, ni en la primera "Armonía Evangélica" de Taciano (70), ni en los Padres de la Iglesia anteriores al siglo IV. Además en la antigua iconografía cristiana y en la liturgia siempre se representa a Pedro con las llaves, alusión clara del texto de Mateo.

 

Otro argumento para desmentir la teoría racionalista es que resulta incomprensible que una interpolación hecha con fines propagandísticos se haya realizado sólo en el primer evangelio y no en los otros dos sinópticos también. Una armonía en este sentido hubiera dado al truco mayor credibilidad y más colaboración al fin que se pretendía alcanzar.

 

Ante tal evidencia la crítica protestante ha perdido mucha de su seguridad aunque subsiste todavía la objeción ciertamente consistente del silencio de los sinópticos en los lugares paralelos.

 

¿Por que no aparece el texto en Marcos y Lucas? El historiador Eusebio (siglo IV) resolvió esta duda recurriendo a un sentido de modestia de Pedro, quien, al predicar en Roma, pasó por alto, por motivos de humildad, un episodio tan honorífico. Esta es la razón por la que Marcos, que transcribe la predicación de Pedro, no lo registra y consiguientemente tampoco Lucas que sigue el orden de Marcos.

 

Así, podemos señalar que el silencio de uno o más evangelistas no quitan valor a las afirmaciones del otro.

 

Una vez desmentida la teoría de la interpolación, otros eruditos protestantes y racionalistas usan las hipótesis de las evoluciones espirituales que les sugieren los principios del "método de la historia de la forma". Según esto, el texto es original de Mateo, quien envuelve a Pedro en una aureola de preeminencia que fácilmente la conciencia cristiana transformó en primado de autoridad.

 

Mateo escribe lo que le sugiere la evolución espiritual producida en su alma; ya que Cristo no tenía intención de fundar una Iglesia pero esta estaba surgiendo de sus doctrinas espontáneamente al momento en que se escribía este evangelio.

 

Según el presupuesto racionalista, Jesús, un israelita, no podía concebir una sociedad distinta de la sinagoga de la que era hijo. Esto significa negar su divinidad. Además, ¿cómo podrían haber concebido la Iglesia los primeros apóstoles, especialmente San Pablo, que eran también hebreos y muy simpatizantes de sus instituciones nacionales?

 

Mateo no idealiza la figura de Pedro, ya que nos relata que inmediatamente después de la gran confesión de la divinidad de Jesús que da ocasión al Maestro de proclamarlo fundamento de la Iglesia lo llama también "Satanás" porque intentó disuadirlo de la pasión y muerte (Mt. 16, 23). Nos da a conocer también la triple negación de Pedro mostrando que era un hombre débil (Mt. 26, 69-75).

 

Asimismo, la crítica protestante ha querido interpretar el texto de Mateo excluyendo la persona de Pedro. Una exégesis semejante falsifica por completo su sentido, ya que Jesús repite dos veces:

 

"Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia". El texto aramaico del que depende la traducción griega de Mateo debía emplear el mismo termino (Kefa) en el primero y segundo miembro de la proposición para indicar la identidad de personas. Para indicar que se trata de la persona de Pedro, Jesús menciona incluso el nombre del padre del apóstol: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Juan ..."

 

 

San Pedro pintado por el Giotto - Assis - Italia

 

Tampoco es convincente el motivo aducido por los racionalistas, es decir, la imposibilidad de elegir como fundamento de la Iglesia a una persona tan débil como Pedro. Jesús no escogió a Pedro por sus cualidades naturales. Será la gracia de Cristo quien lo convierta en roca inconmovible y segura. No es pues extraño que Jesús, consciente de ser el Mesías, el Hijo del hombre profetizado por Daniel (Dan.7, 13) pudiese pensar en una comunidad, la Iglesia, y fundamentarla sobre Pedro.

 

Resuelto el problema sobre la persona de Pedro, veremos ahora el del primado que Cristo le prometió. Para definirlo Cristo empleó tres metáforas:

 

1.      Metáfora del Fundamento.- Jesús compara a Pedro a los cimientos de una casa, los cuales dan cohesión y estabilidad a las diversas partes entre sí. Si son sólidos, la casa será compacta y firme; si son débiles, la derribará la primera tempestad. El mismo Jesús recordó esta función del fundamento en la parábola del hombre que edificó su casa sobre piedra; mientras la casa fundamentada en la arena se abate ante el empuje de la tempestad la construida en piedra resiste firme (Mt. 7, 24-27). Si Pedro es el fundamento de la Iglesia debe ser la causa de su unidad y estabilidad. Por lo tanto, tiene la autoridad o potestad de jurisdicción.

2.      Metáfora de las Llaves.- La potestad de jurisdicción de Pedro también está en la segunda metáfora: "Te daré las llaves del Reino de los cielos" (Mt. 16, 19). Las llaves en lenguaje bíblico y profano son el símbolo del dominio. El que tiene las llaves de una sociedad posee la potestad de jurisdicción. Otros ejemplos en la Biblia son:

3.      Cuando Isaías quiere expresar la substitución de Sobna que ocupaba un alto cargo administrativo en la corte de Ezequías por Eliaquim emplea la metáfora de las llaves (Is. 22,19-22)

4.      En el Apocalipsis se aplica la metáfora al mismo Cristo para indicar su dominio soberano (Ap. 3, 7).

5.      Metáfora de Atar y Desatar.- Esta imagen significa también la misma potestad de jurisdicción, ya que atar y desatar es lo mismo que poner o quitar un lazo. En nuestro caso significa abolir las leyes que obligan en conciencia, porque las leyes son.

 

El único vínculo moral que aprisiona a los hombres. La potestad de jurisdicción es monárquica sobre Pedro porque Cristo se dirige a el y no a los otros apóstoles. Su poder es ilimitado porque no da cuentas más que a Dios. En esta potestad está implícita la infalibilidad.

 

Ante la teoría protestante de los extractos (Schichtentheorie), que concibe la Iglesia como era el día de Pentecostés, algo incompleto, rudimentario, que va construyéndose poco a poco, y donde Pedro es el principio, el punto de arranque de un edificio, la Iglesia, que se va construyendo en el curso de los siglos hasta que llegue la segunda venida de Cristo. Por eso el poder que se le confiere no es de jurisdicción. Esta teoría no es válida porque la Iglesia desde el primer día de su existencia aparece ya como un organismo viviente que, aunque crece y se desarrolla, es, sin embargo completa en sus partes, como es completo el cuerpo de un adolescente que tiende a la juventud y madurez.

 

Cristo lo confirma después de su resurrección cuando se aparece a los discípulos en el lago de Tiberiades. Le pregunta a Pedro si lo ama tres veces y le dice que apaciente sus ovejas (Jn.. 21, 15-18).

 

Le deja ver sus tres negaciones la noche de la Pasión, que ahora Jesús quiere borrar con esta triple afirmación de fe y de amor. El apóstol ha cambiado; la presunción e impetuosidad han desaparecido: ahora Pedro es humilde y desconfía de sí mismo. Es "pastor" de un rebaño confiado a el por Dios. El sentido bíblico de "apacentar" y de "pastor" es el de una prerrogativa del rey, es decir, a aquél que tiene el poder de jurisdicción. Ejemplos:

 

1.      El Antiguo Testamento llama a Dios "pastor" (Sal. 23, 1) y los reyes son los representantes.

2.      "Así habla Yahvé, Dios de Israel, sobre los pastores que guían a mi pueblo: "Vosotros habéis dispersado mi rebaño..." (Jer.23,2)

3.      "Yo les suscitare un pastor que los apaciente, mi siervo David" (Ez. 34, 23).

4.      Jesús se llama el "buen pastor" (Jn.. 10, 11).

5.      Incluso en el mundo profano, Homero llama a Menelao "pastor de pueblos".

Por eso Jesús, constituyendo a Pedro pastor de su rebaño, de los hombres redimidos por El, le entrega el poder de jurisdicción sobre ellos, ilimitado en su orden. Así pues Pedro es el vicario de Cristo en el sentido pleno de la palabra.

 

Pedro ocupa una posición preeminente en el Nuevo Testamento. Encontramos su nombre 114 veces en los cuatro evangelios y 57 en los Hechos de los Apóstoles. Jesús pone de relieve la figura de su futuro vicario:

 

1.      Lo elige después de hacer ante el un gran milagro (Lc. 5, 1-11).

2.      Se sirve de su barca para predicar a las gentes (Lc. 5, 3).

3.      Se hospeda en su casa (Mc. 1, 29).

4.      Sana a su suegra (Mt. 8, 15).

5.      Lo asocia en el pago al tributo (Mt. 17, 24-27).

6.      Lo elige con Santiago y Juan para asistir a la resurrección de

7.      la hija de Jairo (Mc. 5, 37), a la transfiguración (9, 2) y a

8.      la agonía en el Getsemaní (14, 33).

9.      Es al primero que lava los pies en la última cena (Jn.13,6). 8) Es al que primero se aparece resucitado (Lc. 24, 34).

10.  Es al único de los doce que nombra para que se le comunique el

11.  mensaje de Pascua (Mc. 16, 7).

«

La importancia que Jesús concede a Pedro se manifiesta particular mente en el hecho de cambiarle de nombre: "Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú serás llamado Cefas (que significa piedra) (Jn.1,42).

 

El hecho lo recoge también Marcos (3,16). El cambio de nombre entre los hebreos tenía un carácter simbólico. Como Abram fue llamado Abraham porque sería padre de muchos pueblos (Gen. 17, 5), así a Simón se le llama Pedro porque sería la piedra angular de la Iglesia, el apoyo de sus hermanos en la fe (Lc. 22, 31-32).

 

Por su parte Pedro durante la vida pública del Maestro se da cuenta de su importancia aún cuando no había comprendido todavía la misión a que estaba destinado. Es el interprete ante Jesús de los sentimientos de los otros apóstoles. Después de la pesca milagrosa es el que expresa el asombro de todos (Lc. 5, 8); cuando Jesús promete la Eucaristía muchos son los discípulos que lo abandonan pero Pedro se encarga de ratificar al Maestro su solidaridad y la de los doce (Jn. 6, 68). Si en la pequeña comitiva asoma una duda Pedro la expone a Jesús (Lc. 12, 41; Mt. 15, 15).

 

Y hay que notar que no es únicamente Mateo, el evangelista del primado, el que subraya la importancia de Pedro sino que son todos los sinópticos. Juan se ocupa menos de Pedro, pero es por el carácter peculiar de su evangelio. No obstante recuerda el cambio de nombre (1, 42) y la entrega del primado (21, 2 ss.).

 

Después de la Ascensión de Jesús y la venida del Espíritu Santo, Pedro se dedica por completo al ejercicio de sus funciones:

 

1.      Propone completar el colegio de los doce con la elección de Matías (He. 1, 15 ss.).

2.      El día de Pentecostés habla en nombre de los otros apóstoles (2, 14 ss.).

3.      Defiende ante las autoridades judías el derecho que tienen a predicar (4,8 ss.).

4.      Condena a Ananías y Safira (5,1-11).

5.      Inicia la conversión de los paganos admitiendo a Cornelio en la Iglesia (10,47).

6.      Preside el concilio de Jerusalén (15,11 ss.).

San Pablo en sus cartas atribuye suma importancia al jefe de los apóstoles:

 

1.      Después de los años pasados en Arabia viene a Jerusalén para ver a Pedro (Gál.1,18).

2.      Reconoce que es una de las columnas de la Iglesia (Gál.2, 9).

3.      Lo coloca el primero en las apariciones de Cristo resucitado (I .15,5).

4.      Incluso en el incidente de Antioquía donde Pablo censura el comportamiento de Pedro (Gál.2,11ss.), confirma el primado de este, ya que reconoce su autoridad.

El problema de la sucesión de Pedro es la gran controversia que desde hace 900 años divide la cristiandad occidental de la oriental (ortodoxa) y desde hace 400 a los católicos de los protestantes.

 

Jesús no habló explícitamente de los sucesores de Pedro pero el motivo de este silencio se debe buscar en el hecho que Jesús quería tener oculto el día de la parusía. Si hubiese hablado claramente de los sucesores se habría visto obligado a decir que la parusía no vendría tan pronto, mientras prefería dejar la cosa en suspenso.

 

Recordemos una vez más las palabras de Jesús: "Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificare mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella..." (Mt. 16, 18).¿ La expresión "contra ella" se refiere a la piedra sobre la que la Iglesia está fundada o a la misma Iglesia? ¿Contra quien no prevalecerán las puertas del infierno, las potencias del mal, contra la piedra o contra la Iglesia? Cualquiera que sea la respuesta el sentido viene a ser el mismo en los dos casos. Si se refiere a la piedra entonces debemos concluir que esta y, por consiguiente Pedro con quien se identifica, no podrá morir ni sucumbir ante ninguna potencia del mal. De ser así el apóstol tendrá necesariamente sucesores, pues, su persona física morirá dentro de pocos años y Jesús lo conoce tan bien que predice incluso el modo (Jn.. 21, 18).

 

Pero Pedro debe tener sucesores aun en el supuesto que "contra ella" se refiere a la Iglesia. ¿Por que las potencias del mal no podrán destruir la Iglesia? La respuesta nos la da el contexto: porque está fundada en una roca bien firme, Pedro. En un cierto sentido el es la causa que impedirá toda destrucción en la Iglesia. Por tanto si Pedro es un hombre destinado a morir después de unos años de haber recibido la promesa de Cristo mientras la Iglesia continuará hasta el fin de los tiempos, significa que la piedra fundamental que garantiza su unidad y solidez no es Pedro en cuanto persona física sino en cuanto revestido de una autoridad que se continuará en sus sucesores cuando el desaparezca. La Iglesia no está fundada sobre una persona sino sobre un oficio encarnado en una persona determinada y destinado a persistir en una serie indefinida de eslabones hasta el día que Jesús vuelva a juzgar vivos y muertos. Por tanto Pedro continuará viviendo en sus sucesores, desempeñando su oficio de roca incluso cuando su persona física haya dejado la escena del mundo.

 

Para determinar quien es el sucesor de Pedro debemos fijarnos en la historia. Si debe existir un sucesor de Pedro no puede ser otro que el obispo de Roma, el Papa, la única persona en el mundo que se proclama sucesor de Pedro desde hace veinte siglos y por consiguiente vicario de Cristo. La sede es Roma debido a que Pedro después de haber gobernado las sedes episcopales de Jerusalén y Antioquía eligió a Roma como sede definitiva, determinando así que quien le sucediese en la Iglesia de Roma le sucedería también en el gobierno de la Iglesia universal.

 

La estancia de Pedro en Roma es uno de los hechos más ciertos y al mismo tiempo más discutidos de la historia eclesiástica. En el Nuevo Testamento no indica claramente que Pedro haya estado en Roma, quizá por precaución por la persecución existente, pero tampoco la excluye. Después de la persecución de Herodes los Hechos de los Apóstoles dicen que Pedro marchó a "otro lugar" (12, 18), sin precisar más, pero sabemos por la antigua tradición que este "otro lugar" fue Roma, aunque desconozcamos los motivos que indujeron a Lucas a ocultarlo.

 

Sin embargo, hay varios testimonios históricos demostrados que confirman la estancia de Pedro en Roma:

1.      El mismo apóstol en su primera carta escribe: Os saluda la Iglesia de Babilonia" (I Pe. 5, 13). Babilonia es un nombre alegórico para la ciudad de Roma en la literatura apocalíptica de entonces. El Apocalipsis llama a Babilonia ciudad emborrachada de la sangre de los santos y de los mártires de Jesús (17, 5 ss.).

2.      Clemente Romano (96), obispo de Roma, en su carta a los Corintios recuerda el martirio de Pedro y Pablo en Roma.

3.      Ignacio de Antioquía en su carta a los Romanos (107) recuerda expresamente a Pedro y Pablo: "NO os mando como Pedro y Pablo".

4.      Dionisio de Corinto en un fragmento de la "Historia Eclesiástica" de Eusebio, alude al martirio de Pedro y Pablo en Italia y por consiguiente en Roma.

5.      El presbítero Cayo, escribiendo contra el montanista Proclo que exaltaba Hierápolis por tener la tumba del diácono Filipo, ensalza la autoridad e importancia de Roma porque en el Vaticano y en la vía Ostiense se encuentran los "trofeos", es decir las tumbas, de los apóstoles.

6.      San Ireneo, obispo de Lión (hacia el 200), alaba la iglesia de Roma porque la habían fundado y organizado Pedro y Pablo (Adversus Haereses III,3, 2).

A partir del siglo tercero los testimonios abundan en toda la cristiandad sin que aparezca nunca quien contradiga esta opinión. No obstante la importancia de Pedro, ninguna ciudad antigua, ni siquiera Antioquía, intentó nunca el honor de ser el lugar del martirio y de su sepultura. Hasta las exuberantes leyendas de los evangelios apócrifos no colocan nunca a Pedro actuando en otra ciudad distinta de Roma.

 

Pedro escogió Roma para sede episcopal determinando así que el que le sucediese en Roma le sucedería también en la dirección de toda la Iglesia. El hecho de la venida del príncipe de los apóstoles a la ciudad eterna y de su episcopado romano son el fundamento histórico del primado del Papa en la Iglesia Universal. Jesús no precisó ni el lugar, ni el modo, ni la sucesión, así que Pedro era libre de determinar en este sentido.

 

La historia confirma el primado de Pedro en la Iglesia Universal. Las otras iglesias siempre se dirigen a Roma cuando surgen problemas o es necesario hacer aclaraciones:

1.      Clemente, obispo de Roma y tercer sucesor de Pedro, a finales del siglo I, habla a los Corintios sublevados contra sus presbíteros y obtiene su obediencia aún siendo una iglesia oriental fundada por Pablo. Tenían más cerca en Éfeso a Juan Evangelista y, sin embargo, se dirigen a Roma. Clemente escribe no como mediador sino como superior.

2.      El Papa Víctor hacia el 190 amenaza con excomunión a las iglesias de occidente y oriente que no acataran su mandato sobre el día en que se debía celebrar la Pascua del Señor. Nadie discute su autoridad.

3.      El Papa Esteban (siglo III) apela a la tradición y logra la obediencia de todas las iglesias y logra la unidad cuando se presenta el problema de la validez del bautismo conferido por los herejes.

Durante los tres primeros siglos todos recurren a Roma para cualquier problema:

 

1.      Herejes como Marción, Cerdón, Proclo de Hierápolis, acuden al Papa para que apruebe sus ideas.

2.      Obispos como Basílides y Marcial de España, Faustino de Lión, Felicísimo, Pedro de Alejandría y en el siglo IV Atanasio, piden ayuda al Papa cuando ven en peligro sus derechos.

3.      Grandes figuras como Ignacio de Antioquía y San Irineo saludan a Roma como la "que preside".

 

+++ 

 

Crucifixión de San Pedro en cruz invertida 64/67ca.en Roma-Italia

 

“¿Cómo es posible imaginar un consejo o una confederación mundial cristiana, en la que cada uno de sus miembros pueda, hasta en materia de fe, conservar su sentir y juicio propio aún estos contradigan al juicio y sentir de los demás?... Entre tan grande diversidad de opiniones, no sabemos cómo se podrá abrir camino para conseguir la unidad de la Iglesia, unidad que no puede nacer más que de un solo magisterio, de una sola ley de creer y de una sola fe de los cristianos... De esa diversidad de opiniones es fácil es fácil el paso al menosprecio de toda religión, o "indiferentismo", y al llamado "modernismo", con el cual los que están desdichadamente inficionados, sostienen que la verdad dogmática no es absoluta sino relativa, o sea, proporcionada a las diversas necesidades de lugares y tiempos, y a las varias tendencias de los espíritus, no hallándose contenida en una revelación inmutable, sino siendo de suyo acomodable al a vida de los hombres... Porque la unión de los cristianos no se puede fomentar de otro modo que procurando el retorno de los disidentes a la única y verdadera Iglesia de Cristo, de la cual un día desdichadamente se alejaron; a aquella única y verdadera Iglesia que todos ciertamente conocen y que por la voluntad de su Fundador debe permanecer siempre tal cual EL mismo la fundó para la salvación de todos... No puede adulterar la Esposa de Cristo; es incorruptible y fiel. Conoce una sola casa y custodia con casto pudor la santidad de una sola estancia... Vuelvan los hijos disidentes, no ya con el deseo y al esperanza de que La Iglesia de Dios vivo, la columna y el sostén de la verdad, abdique de la integridad de su fe, y consienta los errores de ellos, sino para someterse al magisterio y al gobierno de ella...” [“Mortalium Animos”, ¿cómo fomentar la verdadera unidad de los cristianos?, de S.S. Pió XI, 1928]

 

+++

 

Cuiden de sí mismos y de todo el rebaño en el que el Espíritu Santo les ha colocado como Obispos [“episkopos”]: pastoreen la Iglesia del Señor, que ÉL [Jesucristo] adquirió con su propia sangre. 29Sé que después de mi partida se introducirán entre ustedes lobos voraces que no perdonarán al rebaño [y querrán acabar con La Iglesia]. 30De entre ustedes mismos surgirán hombres que enseñarán doctrinas falsas [deformarán la sana doctrina cristiana] e intentarán arrastrar a los discípulos tras sí. 31Estén, pues, atentos, y recuerden que durante tres años no he dejado de aconsejar a cada uno de ustedes noche y día, incluso entre lágrimas.” [San Pablo - Hechos Cap. 20]

 

+++

 

«La historia no está en manos de potencias oscuras, del azar o de opciones humanas» S. S. Benedicto XVI P.P.


«Ante el desencadenamiento de energías malvadas, ante la irrupción vehemente de Satanás, ante tantos azotes y males, se eleva el Señor, árbitro supremo de las vicisitudes de la historia».

«Dios no es indiferente ante las vicisitudes humanas, sino que penetra en ellas realizando sus "caminos", es decir, sus proyectos y sus "obras" eficaces».


«Esta intervención divina tiene un fin preciso: ser un signo que invita a todos los pueblos de la tierra a la conversión. Las naciones deben aprender a "leer" en la historia un mensaje de Dios».

Para S. S. Benedicto XVI «la aventura de la humanidad no es confusa y carente de significado, ni está sometida a la prevaricación de los prepotentes y perversos» y, de hecho, «existe la posibilidad de reconocer la acción de Dios en la historia».

El Concilio Ecuménico Vaticano II, en la constitución pastoral «Gaudium et spes», invita al creyente «a escrutar, a la luz del Evangelio, los signos de los tiempos para ver en ellos la manifestación de la acción misma de Dios».

«Esta actitud de fe lleva al ser humano a reconocer la potencia de Dios que actúa en la historia, y a abrirse así al temor del nombre del Señor», «temor» que no es «miedo», sino «el reconocimiento del misterio de la trascendencia divina».

«Gracias al temor del Señor no se tiene miedo del mal que irrumpe en la historia y se retoma con vigor el camino de la vida», repitiendo las últimas palabras de Jesús sobre la tierra: «¡Ánimo! yo he vencido al mundo».

Papa Juan XXIII, solía repetir: «el que cree no tiembla, pues el que cree no debe tener miedo del mundo ni del futuro».

S. S. Benedicto XVI P.P. 2005-05-11 – Vat. Roma – Italia

 

+++

 

Cuando nació el cristianismo en la primera mitad del siglo I hubiera sido difícil imaginar qué pasaría de ser un reducido movimiento judío. Sin embargo, ofreció esperanza a sectores sociales como las mujeres, los esclavos, los desposeídos o los enfermos. Durante la Edad Media, creó la Universidad y sentó las bases de la revolución científica. En el siglo XVI la Reforma proporcionó el concepto de libertades políticas, la recuperación del papel del individuo o la necesidad de controlar públicamente al poder mediante resortes democráticos. Durante los siglos siguientes combatió la esclavitud, defendió a los indígenas y apuntó hacia los peligros de un capitalismo salvaje o de la utopía marxista. Así fue modelando un ámbito de justicia y libertad a lo largo de la Historia.

 

+++

 

“Las Escrituras no se pueden interpretar solo con los instrumentos de la ciencia de la exégesis –como hacen los protestantes-, mas va leída a la luz de la Tradición del Magisterio”. “En la Iglesia, las Sagradas Escrituras, cuya comprensión crece bajo la inspiración del Espíritu Santo, y el misterio de la interpretación auténtica, dado a los apóstoles, pertenecen el uno al otro en modo indisoluble. Y entonces, allí donde la Sagrada Escritura viene separada de la voz viviente de la Iglesia, vemos que esa cae prisionera a las disputas de los expertos”.

2005-05-07 – S. S. Benedicto XVI – San Juan de Letrán.

 

+++

 

Evangelio de san Juan habla de «tres obstáculos para el hombre: la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida» y reza para destruir «el poder de las ideologías, para que los hombres puedan reconocer que están entretejidas de mentiras» y para que «el muro del materialismo» no «llegue a ser insuperable». El Cardenal Ratzinger despliega una visión crítica de la labor de ciertos miembros de la Iglesia: «¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia!», escribió el purpurado para la novena estación del Vía Crucis, la tercera caída de Jesús. 2005-03-25 Viernes Santo – Colina vaticana, Roma- Italia.

 

+++

 

«El relativismo no es tolerancia, sino rendición. Peor que vivir sin raíces es ir tirando, como sea, para sobrevivir sin futuro».

 

+++

 

“La tolerancia es un valor porque es necesario para asegurar la convivencia pacífica, pero entonces el valor es la paz y no la tolerancia".


+++

 

“Así como el contemplativo aprende a ver en la noche, también acaba por oír en el silencio. No en la ausencia de todo sonido, sino en el secreto de lo que no es dicho por palabra humana" P. Fray Alberto Justo O.P. Morar en el misterio de Dios- 2004

 

+++

 

“El contemplativo ve y oye más allá de cualquier signo. Se ha aventurado, con sus propios pasos, en entero abandono" P. Fray Alberto Justo O.P. Morar en el misterio de Dios

 

+++

 

“La palabra es, pues, constitutiva. Señala y abre honduras. El silencio se halla en relación con ella. La Palabra indica el silencio" P.Fray Alberto Justo O.P. Morar en el misterio de Dios

 

¡Rememos mar adentro! Esa es nuestra respuesta como cristianos: "remar mar adentro", confiando en la palabra y en la presencia vivificante de Jesús,

a ejemplo de Pedro y Pablo. La Iglesia por Cristo fundada está segura en su Señor y, a pesar de las adversidades, calumnias y faltas en la conducta de muchos cristianos, solo ella transporta dos mil años de historia y es faro seguro.

 

“El despojo construye espacios nuevos. Cada desapego quiebra horizontes estrechos o abre perspectivas en dimensiones siempre mayores. Cuando llegamos a convencernos que todas las cosas nos dicen NO SOY, entonces asistimos a la apertura de un paisaje insospechado y de incomparable e inefable belleza..." P. Fray Alberto Justo O.P. Morar en el misterio de Dios

 

+++

 

“No detenerse, sin embargo, en SOLEDADES. Es al SOLO a quien queremos. O, mejor, es Él, el Único, el que nos quiere. “P. Fray Alberto Justo O.P. "Morar en el Misterio de Dios"

 

+++

 

Este es también realmente el ideal de la iconografía sagrada: no sólo ver a Dios en todo lo creado, sino además santificar lo creado, sus formas, sus colores, para que constituya un lugar de encuentro con Dios y con los santos. (P. Tomás Spidlik, El camino del Espíritu, PPC)

 

+++

 

“El misterio se abre cada vez mas. Y es mayor la invitación, la vocación, para el orante. No ha de temer, ni ha de dudar. La hora de la prueba es fecunda, y siempre ocasión de Dios." "Morar en el misterio de Dios " P. Fray Alberto Justo O.P.

 

+++

 

" Cuando el orante no siente....Cuando el hombre se descubre DESPOJADO ..desterrado...Cuando los rumores o el estrépito ajeno o propio invaden el ámbito del alma...asistimos a una especie de claudicación o renuncia en el corazón...estamos DESCORAZONADOS, desilusionados, porque lo que aguardábamos o contábamos como seguro y bueno, ya no podrá ser...Son todos SIGNOS privilegiados de una realidad siempre mayor. No nos es posible caracterizarla ni apretujarla para definirla o explicarla. Esta ahí nomás, enseguida. Es el ABANDONO" "Morar en el misterio de Dios" P.Fray Alberto E. Justo O.P.

 

+++

 

“Digamos que el hombre padece un exilio. En efecto, el orante es un DESTERRADO... Quizás el dolor más grande fuera este EXILIO, si no tuviera el orante la promesa inefable del Señor, de venir a él y hacer en él MORADA" "Morar en el misterio de Dios" P. Fray Alberto E. Justo O.P.

 

+++

 

“...hay una PUNTA, algo, que ha llegado. La vida está "ESCONDIDA CON CRISTO EN DIOS”. Y la Bienaventuranza es, de algún modo, una posesión, una realidad, cuya ANTICIPACIÓN no es un simple esbozo o una promesa en el horizonte, sino que se halla CONTENIDA, COMPRENDIDA, en el actual misterio de la Cruz" " Morar en el misterio de Dios" P. Fray Alberto E. Justo O.P.

 

+++

 

“El único sentido de nuestra vida cristiana está en Jesucristo; sólo quien asimile su propia vida, su persona, su pensamiento, su sentimiento y su actuar, a la vida, los pensamientos, los sentimientos y las acciones del Señor, podrá ser plenamente cristiano, católico. Por eso, nuestra mayor preocupación ha de ser siempre –meditar la vida y la obra de Jesús de Nazaret.” [La Imitación de Cristo de Tomás de Kempis]

De corazón deseamos a todos ustedes, hombres y mujeres de buena voluntad que, en este año dedicado a la Santa Eucaristía, toda nuestra vida sea en perfecta unión con Jesucristo, Vivo y Resucitado, y que junto a la Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, miremos el futuro con un corazón palpitante y expectante, y hagamos propósitos de ser cada día mejores cristianos, mejores padres, mejores hermanos, mejores hijos, mejores personas, viviendo siempre a la Luz del Evangelio.

 

+++

 

Es indispensable que los mahometanos miren con respeto lo que los cristianos miramos con fe; y es indispensable que los cristianos miremos con respeto lo que los mahometanos miran con fe; esto no significa tener que aceptar lapidación contra la mujer, amputación al ladrón, superioridad del hombre sobre la mujer u otras formas aberrantes de la ley islámica ‘sharía’.

 

+++

 

Sobre los altares es suficiente con que brille la Hostia Sagrada. Sino, como dijo san Hilario + 367 ca., construiríamos iglesias para destruir la fe.

 

+++

 

Lo primero que hay que decir sobre la humildad es que no se trata de apocamiento, o, como diría Clive Lewis, no se tata de hombres inteligentes intentando creer que son tontos y mujeres bellas haciendo ímprobos esfuerzos por creerse feas. La humildad -Santa Teresa dixit- es la verdad. Un hombre no es soberbio por el hecho de considerarse el mejor de su círculo social (si en verdad lo es). Es más, puede ser un gran humilde si está convencido de su superioridad y, a renglón seguido, deja de pensar en ello.

 

+++

 

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-

“¡Señor, dueño nuestro, qué admirable es tu nombre en toda la tierra!” (Sal 8, 2).-

Comentando la creación del hombre, ‘Gregorio De Nisa’ subraya que Dios, «el mejor de los artistas, forja nuestra naturaleza de manera que sea capaz del ejercicio de la realeza. A causa de la superioridad del alma, y gracias a la misma conformación del cuerpo, hace que el hombre sea realmente idóneo para desempeñar el poder regio» («De hominis opificio» 4: PG 44,136B).

Pero vemos cómo el hombre, en la red de los pecados, con frecuencia abusa de la creación y no ejerce la verdadera realeza. Por este motivo, para desempeñar una verdadera responsabilidad ante las criaturas, tiene que ser penetrado por Dios y vivir en su luz. El hombre, de hecho, es un reflejo de esa belleza original que es Dios: «Todo lo que creó Dios era óptimo», escribe el santo obispo. Y añade: «Lo testimonia la narración de la creación (Cf. Génesis 1, 31). Entre las cosas óptimas también se encontraba el hombre, dotado de una belleza muy superior a la de todas las cosas bellas. ¿Qué otra cosa podía ser tan bella como la que era semejante a la belleza pura e incorruptible?... Reflejo e imagen de la vida eterna, él era realmente bello, es más, bellísimo, con el signo radiante de la vida en su rostro» («Homilia in Canticum» 12: PG 44,1020C).

El hombre fue honrado por Dios y colocado por encima de toda criatura: «El cielo no fue hecho a imagen de Dios, ni la luna, ni el sol, ni la belleza de las estrellas, ni nada de lo que aparece en la creación. Sólo tú (alma humana) has sido hecha a imagen de la naturaleza que supera toda inteligencia, semejante a la belleza incorruptible, huella de la verdadera divinidad, espacio de vida bienaventurada, imagen de la verdadera luz, y al contemplarte te conviertes en lo que Él es, pues por medio del rayo reflejado que proviene de tu pureza tú imitas a quien brilla en ti. Nada de lo que existe es tan grande que pueda ser comparado a tu grandeza» («Homilia in Canticum 2»: PG 44,805D).  San Gregorio de Nisa -Dos grandes doctores de la Iglesia del siglo IV, Basilio y Gregorio Nacianceno, obispo en Capadocia, en la actual Turquía. El hermano de Basilio, san Gregorio de Nisa, hombre de carácter meditativo, con gran capacidad de reflexión y una inteligencia despierta, abierta a la cultura de su tiempo. Se convirtió así en un pensador original y profundo de la historia del cristianismo.

La fe indefectible de Santa María Virgen –madre de nuestro Salvador-, que sostuvo la fe de Pedro y de los demás Apóstoles, durante más de dos mil años, siga sosteniendo la de las generaciones cristianas, aquella y siempre misma fe. Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros. Amen ¡Gracias!

 

+++

 

 

Por venir a visitarnos, nuestro agradecimiento.

Por la gracia de Dios, en el año del Señor 2007: Anno Domini

"In Te, Domine, speravi; non confundar in aeternum!".

Mane nobiscum, Domine! ¡Quédate con nosotros, Señor!

-.-

La Iglesia testimonia el Evangelio por los caminos del mundo, ¡por eso es católica!; desde que Cristo la fundara, hace dos milenios.

“El que a vosotros escucha, a mí me escucha” (Lc 16,10).

Si la presencia de Cristo es la que hace sentirse de veras en casa, es precisamente porque impulsa la libertad del cristiano más allá de los muros de la casa, pues es consciente de que el horizonte de su casa es el mundo-global-universalidad-catolicidad. Por el camino de cada día, vivamos el Evangelio que la Iglesia propone.

"Marana tha, ven, Señor Jesús" (Ap 22, 20).

-.-

Dones y frutos del Espíritu Santo - La vida moral de los cristianos está sostenida por los dones del Espíritu Santo. Estos son disposiciones permanentes que hacen al hombre dócil para seguir los impulsos del Espíritu Santo.

Los siete dones del Espíritu Santo son: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios. Pertenecen en plenitud a Cristo, Hijo de David (cf Is 11, 1-2). Completan y llevan a su perfección las virtudes de quienes los reciben. Hacen a los fieles dóciles para obedecer con prontitud a las inspiraciones divinas.

Tu espíritu bueno me guíe por una tierra llana (Sal 143,10).
Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios... Y, si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos de Cristo (Rm 8,14.17)

Los frutos del Espíritu son perfecciones que forma en nosotros el Espíritu Santo como primicias de la gloria eterna. La tradición de la Iglesia enumera doce: ‘caridad, gozo, paz, paciencia, longanimidad, bondad, benignidad, mansedumbre, fidelidad, modestia, continencia, castidad’ (Ga 5,22-23, vg.).

-.-

Recomendamos vivamente la siguiente lectura:

CÓMO LA IGLESIA CONSTRUYÓ LA CIVILIZACIÓN OCCIDENTAL’

Ninguna institución ha hecho más para dar forma a la civilización occidental que la Iglesia Católica, y en modos que muchos de nosotros hemos olvidado o nunca sabido. Como la Iglesia construyó la civilización occidental es una lectura esencial para redescubrir esta relegada verdad. De un modo senillo y muy atractivo. 2007.

Autor: Thomas E. WOODS Jr. -

Editorial: CIUDADELA. 

-.-

In Obsequio Jesu Christi.+

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).