Monday 27 March 2017 | Actualizada : 2017-03-03
 
Inicio > Leyendas Negras > Inquisición - 10º Censura Perú falsa historia y práctica; mito; brujería Congo;

 

Recomendamos vivamente: ‘Historia de la Inquisición en España y América’ – El conocimiento científico y el proceso histórico de la Institución (1478-1834). Obra dirigida por don Joaquín PÉREZ VILLANUEVA y Bartolomé ESCANDELL BONET. Es una elevada tarea historiográfica con planteamientos científicos, bases documentales, tratamiento y lenguaje actuales.

BAC- Centro de estudios inquisitoriales- Madrid-España.

 

+++


En entrevista concedida a ACI Prensa el historiador René Millar Carvacho, profesor en la Pontificia Universidad Católica de Chile, especializado en el tema de la Inquisición en el virreinato peruano, explicó que "gran parte de toda la leyenda negra de esta época gira en torno a la tortura, pero es que la tortura, como medio de prueba, formó parte del método de castigo de la época". V. 2012

 

+++


Richard Mille  

 

MÁS DE SEIS MIL ASHANINKAS ASESINADOS (y que no sucedía en el sc. XV - XVI...)

 

Juzgarán por genocidio contra indígenas

 peruanos,a los líderes del grupo terrorista:

Sendero Luminoso -  2005-IX-30

 

 

 

 

MÁS DE SEIS MIL ASHANINKAS ASESINADOS (y que no sucedía en el sc. XV - XVI...)

 

El tribunal peruano que juzga al líder del grupo terrorista Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, y otros once de sus "lugartenientes", ha decido que los acusados enfrenten cargos de genocidio contra la comunidad indígena ashaninka. Según cálculos de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, esa etnia que habita la selva central quedó diezmada en un diez por ciento por la violencia desatada entre 1980 y 2000 en Perú. Hasta cuarenta de sus aldeas desaparecieron.

 

LD (EFE) En la segunda sesión del juicio que se sigue contra doce líderes de Sendero Luminoso -entre ellos Abimael Guzmán-, los magistrados decidieron aceptar como "testigo técnico" a la psicóloga Lilia Villapolo, experta que elaboró un informe sobre las secuelas que dejó entre la comunidad indígena de ashaninkas la violencia de ese grupo terroristas entre 1980 y 2000. Los acusados deberán ahora enfrentar cargos por genocidio.

 

El documento de Villapolo forma parte del informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, concluido en agosto de 2003 tras dos años de pesquisas en la selva central de Junín, donde los "senderistas" secuestraron y reclutaron de forma forzosa a los indefensos indígenas. Según la CVR, de 55.000 ashaninkas que habitaban aquellos años la selva central unos seis mil fueron exterminados; cerca de diez mil fueron desplazados de forma forzosa y otros cinco mil fueron hechos cautivos. Además considera que durante los años del conflicto armado desaparecieron entre treinta y cuarenta comunidades ashaninkas.

 

En la segunda vista del proceso contra los dirigentes de Sendero Luminoso, acusados de terrorismo en agravio del Estado y homicidio calificado, abundaron los pedidos de la Fiscalía y de la Procuraduría para incluir los testigos de cargo contra los "senderistas". Finalmente, la sala aceptó la participación de 17 testigos, pese a que tanto el abogado defensor de Guzmán, Manuel Fajardo, como la "senderista" Martha Huatay, quien ejerce su propia defensa, desestimaron todos los testigos presentados por el Ministerio Público.

 

El Tribunal Antiterrorista que dirige Pablo Talavera decidió aceptar, además de a Lilia Villapolo, a los testigos de la matanza de Lucanamarca, donde murieron 69 campesinos a golpe de machetes, entre ellos veinte niños, y de los policías que revisaron los documentos encontrados tras la captura de Guzmán en septiembre de 1992. Asimismo, aceptó que Rafael Merino Bartet, ex "brazo derecho" del antiguo jefe del espionaje peruano Vladimiro Montesinos, se presente como testigo de la negociación entre el gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000) y Guzmán, que desembocó en un acuerdo de paz en 1993. - 2005-09-30-Esp.

 

+++

 

 

Es incomprensible cómo se puede tergiversar el contenido de unas sentencias históricas, cercenándolas y entresacando frases de las mismas, cuando realmente se dice todo lo contrario. Entendemos que es por mucha mala fe, o sencillamente por falta de recto estudio, límpida dedicación y sin perspectiva histórica.

 

 

 

+++

 

La Inquisición procurando encuadrarse en el derecho, la razón y la equidad, que desconfiaba de los iluminados, cometió tantos errores y faltas. Pero cuánto bien hizo desconfiando de las adulteradas religiosidades, aduladores y chismorreos, adulzados o veleidosos como desmoderados religiosos.  

 

+++

 

Investigación amplia y profunda - Junio 2004 - La obra recoge el pensamiento de más de 50 eminentes intelectuales del mundo –algunos ni siquiera ligados directamente al mundo del catolicismo - que, tras reunirse a debatir sobre la Inquisición en un simposio llevado a cabo en 1998 en la Ciudad del Vaticano, llegaron a la conclusión de que la historia oficial nos muestra unos tribunales eclesiásticos mucho más despiadados y agresivos de lo que en realidad fueron. «Durante el siglo XVI, a causa de rumores arrojados desde los círculos protestantes, se difundió en toda Europa la falsa creencia de que los tribunales de la Inquisición fueron despiadados».

La documentación apodíctica aportada refleja que, de un total de 100.000 procesos, más de la mitad de los acusados fueron absueltos y perdonados, quedando en libertad. Muchos de ellos, sin embargo, fueron posteriormente condenados por tribunales civiles. En España, uno de los países donde más activamente trabajó la Inquisición, de las cerca de 125.000 acusadas de brujería, un total de 59 fueron ajusticiadas. En Italia, país notablemente más poblado, el número baja hasta 36; mientras que en Portugal se reduce hasta cuatro. 

   El libro hace añicos algunos de los grandes tópicos que pesan sobre la historia de la Inquisición. Así, los autores sostienen que no es cierto que la mayoría de los acusados acabasen en la hoguera, como tampoco lo es el que la mayoría de las acusaciones estuviesen basadas en declaraciones obtenidas sometiendo a los prisioneros a la tortura. Los autores de «Inquisición» coinciden en señalar que, en contra de lo que se suele pensar, la mayor parte de las condenas consistían en peregrinaciones, rezos, plegarias u otras penitencias espirituales. Otra de las grandes novedades historiográficas es el intento de explicar el fenómeno inquisitorial contextualizándolo en su época. Así, aclaran, antes de emitir un juicio moral hay que entender cosas como que durante toda la Edad Media la tortura y la pena de muerte eran prácticas habituales. 2004-06-15 Roma – Italia

 

+++ 

 

 

 

Los derechos fundamentales del hombre son los mismos en todas las latitudes; y entre ellos un lugar preeminente tiene que ser reconocido al derecho a la libertad de religión, porque concierne a la relación humana más importante, la relación con Dios. Quisiera decir a todos los responsables de la vida de las Naciones: ¡si no teméis la verdad, no debéis temer la libertad! La Santa Sede, cuando por doquier pide condiciones de verdadera libertad para la Iglesia católica, las pide igualmente para todos. 

 

Quisiera pasar a un tercer enunciado: el compromiso por la verdad abre el camino al perdón y a la reconciliación. Surge una objeción ante la conexión indispensable entre el compromiso por la verdad y la paz: las diferentes convicciones sobre la verdad dan lugar a tensiones, a incomprensiones, a debates, tanto más fuertes cuanto más profundas, son las convicciones mismas. A lo largo de la historia, éstas también han dado lugar a violentas contraposiciones, a conflictos sociales y políticos, e incluso a guerras de religión. Esto es verdad, y no se puede negar; pero esto ha ocurrido siempre por una serie de causas concomitantes, que poco o nada tenían que ver con la verdad y la religión, y siempre porque se quiere sacar provecho de medios realmente irreconciliables con el puro compromiso por la verdad y con el respeto de la libertad requerido por la verdad. Por lo que concierne específicamente a la Iglesia católica, ella condena los graves errores cometidos en el pasado, tanto por parte de sus miembros como de sus instituciones, y no ha dudado en pedir perdón. Lo exige el compromiso por la verdad.

La petición de perdón y el don del perdón, igualmente debido - porque para todos vale la advertencia de Nuestro Señor: “¡el que esté sin pecado, que tire la primera piedra!” (cf. Jn 8,7) - son elementos indispensables para la paz. La memoria queda purificada, el corazón apaciguado, y se vuelve pura la mirada sobre lo que la verdad exige para desarrollar pensamientos de paz. No puedo dejar de recordar las iluminadoras palabras de Juan Pablo II: “No hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón” (01 enero 2002).

El compromiso por la paz abre camino a nuevas esperanzas. Es como una conclusión lógica de lo que he tratado de ilustrar hasta ahora. ¡Porque el hombre es capaz de verdad! Lo es tanto sobre los grandes problemas del ser, como sobre los grandes problemas del obrar: en la esfera individual y en las relaciones sociales, en el ámbito de un pueblo como de la humanidad entera. La paz, hacia la que debe y puede llevarla su compromiso, no es sólo el silencio de las armas; es, más bien, una paz que favorece la formación de nuevos dinamismos en las relaciones internacionales, dinamismos que a su vez se transforman en factores de conservación de la paz misma. Y sólo lo son si responden a la verdad del hombre y a su dignidad. Y por esto no se puede hablar de paz allá donde el hombre no tiene ni siquiera lo indispensable para vivir con dignidad. Pienso ahora en las multitudes inmensas de poblaciones que padecen hambre. Aunque no estén en guerra, la suya no se puede llamar paz: más aún, son víctimas inermes de la guerra. Vienen también espontáneamente a mi mente las imágenes sobrecogedoras de los grandes campos de prófugos o de refugiados –en muchas partes del mundo– acogidos en precarias condiciones para librarse de una suerte peor, pero necesitados de todo. Estos seres humanos, ¿no son nuestros hermanos y hermanas? ¿Acaso sus hijos no vienen al mundo con las mismas esperanzas legítimas de felicidad que los demás? Mi pensamiento se dirige también a todos los que, por condiciones de vida indigna, se ven impulsados a emigrar lejos de su País y de sus seres queridos, con la esperanza de una vida más humana. Ni podemos olvidar tampoco la plaga del tráfico de personas, que es una vergüenza para nuestro tiempo. Lunes 9 de enero de 2006 – S.S. Benedicto P.P. XVI –

 

Y la verdad exige que ninguno de los Estados prósperos se sustraiga a las propias responsabilidades y al deber de ayuda, utilizando con mayor generosidad los propios recursos. Se puede afirmar, sobre la base de datos estadísticos disponibles, que menos de la mitad de las ingentes sumas destinadas globalmente a armamento sería más que suficiente para sacar de manera estable de la indigencia al inmenso ejército de los pobres. Esto interpela a la conciencia humana. Nuestro común compromiso por la verdad puede y tiene que dar nueva esperanza a estas poblaciones que viven bajo el umbral de la pobreza, mucho más a causa de situaciones que dependen de las relaciones internacionales políticas, comerciales y culturales, que por circunstancias incontroladas.   

¡Señoras y Señores Embajadores!

En la Navidad de Cristo la Iglesia ve cumplida la profecía del Salmista: “Amor y Verdad se han dado cita, Justicia y  Paz se abrazan; la Verdad brotará de la tierra, y de los cielos se asomará la Justicia” (Sal 84,11-12). Al comentar estas palabras inspiradas, el gran Padre de la Iglesia Agustín, haciéndose intérprete de la fe de toda la Iglesia, exclama: “La verdad brota de la tierra: Cristo, que ha dicho: Yo soy la Verdad, ha nacido de la Virgen” (Sermo 185).

La Iglesia vive siempre de esta verdad; pero de modo particular se ilumina con ella y se alegra en esta etapa del año litúrgico. Y a la luz de esta verdad mis palabras, dirigidas a vosotros y para vosotros, que representáis aquí a la mayor parte de las Naciones del mundo, quieren ser al mismo tiempo testimonio y augurio: ¡en la verdad, la paz!   

¡Con este espíritu, os deseo a todos muy cordialmente un feliz año! 

Lunes 9 de enero de 2006 – S.S. Benedicto P.P. XVI –

 

+++


 

 

Ernesto Cárdenas Cangahuala no está de acuerdo con mi argumento de que, para referirse al siglo XVI, se pueda hablar de capitalismo y menos en el caso de la conquista de América por españoles y portugueses. Sin embargo, yo sí creo que esa etiqueta es apta si se le da su auténtica dimensión histórica. El capitalismo comienza a fines de la Edad Media en Italia con la racionalidad económica que supone la contabilidad y los instrumentos de crédito. El dinero sí paría dinero, en contra de la doctrina tradicional (que todavía hacen suya los integristas islámicos). Esa racionalidad no había existido antes ni la tenían otros imperios contemporáneos (los chinos, los aztecas, los incas). La racionalidad se acentuó con algunas ideas posteriores, como la libertad de los mares o el precio justo, a las que contribuyeron tanto los españoles del siglo XVI. La conquista de América no se hubiera podido emprender con una idea medieval, precapitalista, del mundo. Las ideas básicas del capitalismo (no su caricatura) han sido aceptadas hoy en todos los países; en algunos, a trancas y barrancas. El lenguaje de los números y la lógica del dinero productivo son ya verdaderamente universales.

Amando de Miguel - 2005-09-30-L.D.ESP.

 

+++

 

La Inquisición – la institución, quizás más polémica de cuantas han existido –porque el formidable proceso de secularización moderna la fue convirtiendo paulatinamente en una de las muestras de la mentalidad pretérita más incomprensibles para nuestra sociedad, de valores normativos antitéticos a los de aquella lógica histórica, y porque, por otra parte, ha sido siempre el arma preferida para la batalla ideológica contra determinadas realidades históricas-, no había sido objeto de una Historia amplia, por parte de los españoles, desde la obra del afrancesado José Antonio Llorente, aparecida en los primeros lustros del siglo XIX.

 

+++

 

Inquisición. (Del lat. inquisit?o, -?nis).1. f. Acción y efecto de inquirir.

Inquirir. (Del lat. inquir?re).1. tr. Indagar, averiguar o examinar cuidadosamente algo.

Inquisición proviene precisamente de inquirir, función primordial, como lo es hoy, de un tribunal.

El comisario de la Inquisición en España, podía ser un comisario político-regio como en otros casos un religioso; el Consejo de la Inquisición podía estar compuesto por religiosos pero no necesariamente todos y, según los períodos, estaba encaminado -bajo las directivas reales- para controlar al máximo las estructuras del Santo Oficio, con normativas a fines políticos o privilegios reales.

 

+++

Cuando se encasquilla la razón se disparan las sectas’.

«Porque todo lo que Dios ha creado es bueno y no se ha de rechazar ningún alimento que se coma con acción de gracias». «Rechaza, en cambio, las fábulas profanas y los cuentos de viejas. Ejercítate en la piedad». San Pablo

Cuando se encasquilla la razón se disparan las sectas’.

 

Inquisición - “Criticar a la Iglesia actual con el viejo argumento de la Inquisición es igual que atacar a los indígenas de México por sacrificios humanos de hace más de 500 años.

En el caso de la Inquisición hay que decir que instituciones semejantes hubo tantas como religiones había. No sólo hubo una Inquisición católica. Además, para esas épocas, un ataque a la religión de un país -sea católica, luterana, anglicana o calvinista- suponía un acto de desestabilización del gobierno, como hoy pueden serlo el terrorismo o las guerrillas.

En cuanto a la Inquisición española, considerada la más terrible, en su momento de mayor auge, entre 1540 y 1700, los condenados a la hoguera fueron 1.346, que representan un 1,9% de todos los procesados (investigación de Heningsen y Contreras). En cambio, la Revolución Francesa, tan alabada hasta el día de hoy, en pocos días, llevó a la guillotina cifras muy superiores al período citado; además, por ejemplo, exterminó a prácticamente todos los habitantes de la región de la Vandeé y arrasó con gran cantidad de edificios y objetos de arte religiosos de enorme valor cultural. Todo eso en nombre de la libertad, igualdad y fraternidad.

Mi intención con esta carta no es exculpar a la Inquisición de nada y a modo de “empate” condenar la Revolución Francesa; sólo pongo algunos hechos sobre la mesa para hacer ver que fácil es lanzar frases fuera de contexto y condenar ciertas épocas e instituciones; y, al mismo tiempo, pasar por alto otros períodos más afines desde un punto de vista ideológico”.
Gonzalo Verbal Stockmeyer - Estudiante de Licenciatura en Historia
Universidad de los Andes. Chile - Lunes, abril 24, 2006

-.-

“La Ilustración procuró entender y definir las normas morales fundamentales desde la afirmación de que tales normas serían válidas «etsi Deus non daretu» aun en el caso de que Dios no existiera... Llevar al extremo nuestro intento de comprender al hombre prescindiendo totalmente de Dios nos conduce cada vez más al borde del abismo, o sea, a prescindir completamente del hombre. Por tanto, tendremos que dar la vuelta al axioma de los ilustrados y afirmar que aun el que no logra encontrar el camino de la libre aceptación de Dios debería tratar de vivir y organizar su vida «veluti si Deus daretur», como si Dios existiera. Que ése es el consejo que da Pascal a su amigo agnóstico: empieza con la locura de la fe, y terminarás en el conocimiento”.

 

+++

 

Medioevo - Se podría decir que, en cierto modo, la Edad Media sí estaba sumida en la oscuridad; pero no porque fuese oscura en sí misma, sino por lo poco que de ella se sabía. Entre los siglos XVII y XIX comenzó una lenta pero progresiva valorización del Mundo Medieval, a medida que se publicaban grandes colecciones de fuentes y documentos (las Acta Sanctorum, la Monumenta Germaniae Historica, el Rerum Italicarum Scriptorum, el Corpus Scriptorum Historiae Byzantinae, o las Patrología Griega y Latina, entre otras).
En los últimos años los estudios históricos de la época que cubre desde el siglo V al XV han hecho progresos notables; aplicando nuevas metodologías de estudio y recurriendo a ciencias auxiliares de la historia (arqueología y filología, entre otras), los estudiosos Marc Bloch, Henri Pirenne, Louis Halphen, Georges Duby, Régine Pernoud, Jacques Le Goff, por nombrar algunos, y, en nuestro país, los trabajos de Héctor Herrera Cajas- han develado ante nuestros ojos un mundo enteramente nuevo, donde no solamente comparecen hechos de carácter político, sino también de índole social o económica, un mundo lleno de matices, aproximándose a la vida cotidiana y a la mentalidad de la época.
Hoy podemos comprender los tiempos medievales como una rica etapa histórica durante la cual se formó nuestra Civilización Cristiana Occidental a partir de diversos aportes culturales del Mundo Antiguo, del judeo-cristianismo y, por cierto, del Mundo Bárbaro (germanos, esteparios, musulmanes, etc.).

El concepto de Edad Media según José Marín - domingo, mayo 07, 2006

Apologética Histórica

"Afortunadamente, el cristianismo, a diferencia de las ideologías, tiene siempre una doctrina buena, cierta y definitiva que le permite rectificar los errores prácticos en los que pueden incurrir algunos de sus miembros: el Evangelio". Beatriz Comella.

 

+++ 

 

Más de 70.000 niños acusados de brujería

son torturados y abandonados en el Congo 2005

 



La Iglesia católica con sus misioneros, lucha contra la superstición y las sectas en un país destruido por la guerra.

2005-09-14 - Marco Trovato

 

Kinshasa- Son 30.000 sólo en Kinshasa, víctimas indefensas de la crisis social y económica. Sus padres y familiares los han echado a la calle acusados de «estar poseídos por el demonio». Son maltratados y marginados por los suyos, cuando no torturados o linchados. Las sectas y algunas iglesias locales alimentan la histeria colectiva y mientras, entre el silencio general, sólo unos pocos misioneros y laicos cristianos los defienden y denuncian esta horrenda persecución. Se les puede encontrar por las calles, en el mercado, por las aceras. Visten con harapos cosidos por ellos mismos y viven de limosna, de trabajos míseros, de pequeños robos. Pasan hambre y esnifan droga. Son un silencioso ejército de dimensiones aterradoras: según las estimaciones del a ONU, en la República Democrática del Congo viven 70.000 niños sin techo, de los cuales casi 30.000 viven en la capital, Kinshasa.
   La pesadilla para el pequeño André comenzó con un pequeño accidente doméstico. La televisión de casa se rompió del peor modo posible: de un pelotazo jugando al fútbol. «Mi padre estaba fuera de sí: comenzó a gritar, me acusó de ser el culpable del accidente. Decía que yo era un pequeño brujo y yo me puse a llorar, tenía mucho miedo», recuerda. A Patrick, de 6 años, en cambio, lo echaron a la calle porque su tío perdió su trabajo: «Me pegaron para obligarme a confesar que le había hecho un maleficio», relata. Meli, de 12 años, fue acusada por su familia de haber matado a su madre: «Decían que yo era peligrosa porque habría podido matar a más gente a través de la magia negra».
   Acusar a los débiles. Al pequeño Giresse la acusación de brujería le llegó a través de un sueño: «Mi padre soñó que yo le mataba y de la noche a la mañana me encontré en la calle». Hoy, en Kinshasa pocos dudan de la existencia de la brujería infantil. Y cuanto más se agudiza la crisis económica, mayor es el número de niños abandonados a causa de sus presuntos «poderes» ocultos. No es casual que estos pequeños «brujos» provengan siempre de familias pobres e indigentes, donde a menudo la madre ha muerto o el padre está combatiendo (no está de más recordar que el Congo es el gran teatro de una guerra olvidada que en cinco años ha provocado tres millones y medio de muertos). Acusan a los pequeños con minusvalías, a los epilépticos, hijos frágiles, tímidos o tartamudos. Pero también a niños particularmente inteligentes y vivos. La acusación de brujería es, simplemente, la excusa para librarse de una boca más que alimentar.
   Wily Efoko, 30 años, cuenta cómo echó de casa a su único hijo, de siete años: «Era una auténtica maldición», dice. «Desde que se ha ido han desaparecido todos mis dolores físicos. Ahora que está lejos, estoy seguro de que encontraré un puesto de trabajo y ganaré mucho dinero». Testimonios como éste se recogen con desconcertante facilidad en Kinshasa. En Montgafula, un suburbio de la capital, un pequeño grupo de personas enfurecidas quemó vivo a un niño de 8 años: «Lo acusaban de hacer sortilegios», cuenta Kisisa Meriette, la madre del niño. «Nuestros vecinos lo rociaron con petróleo y le echaron encima una cerilla. Mi hijo gritaba, pedía ayuda. Fue devorado por las llamas. Nunca me perdonaré no haber logrado salvarlo». Una historia paralizante y real, como tantas otras que no son noticia. Mientras, las sectas complican el rescate: Iglesias pentecostales o apocalípticas que mezclan el cristianismo con las creencias locales, enfatizando la superstición. Muchos niños son confiados a los «pastores» de las sectas para ser exorcizados. Basta pagar a los sacerdotes por su trabajo y facilitarles los ingredientes necesarios para el exorcismo. Los rituales de purificación son siempre violentos, cuando no crueles. Algunos niños han contado que han sido recluidos bajo llave durante semanas, torturados con hierros candentes, obligados a tomar laxantes en dosis masivas y fármacos que inducen al vómito. «Mentiras, son todo mentiras. No se utiliza la violencia para combatir a los pequeños endemoniados», asegura el renombrado pastor Onokoko, autoproclamado «Profeta de Cristo». L.R.ESP. 2005-09-14

-.-

 

La inquisición era un tribunal que perseguía también los crímenes de la brujería.

 

 

«Llegan con terribles traumas psicológicos»

 

El Gobierno congoleño está intentando reaccionar a esta barbarie con campañas de información y sensibilización, pero son insuficientes. Algunos sacerdotes congoleños y los misioneros están reaccionando del único modo que saben: la acogida.
   En Kinshasa son numerosos los hospicios, los reformatorios y los refugios para niños de la calle que son atendidos por religiosos católicos. Allí los «niños brujos» son acogidos, alimentados, instruidos, y ayudados a reintegrarse en la sociedad. Basta hacer una visita al centro «Simba Ngai» («Dame tu mano»), fundado por el padre Daniele Lattuada, franciscano italiano, para darse cuenta del valiosísimo traajo desarrollado por estos testigos del Evangelio: 250 niños están aprendiendo un oficio y muchos cuentan ya con un trabajo estable. «Estos niños son una auténtica emergencia social», se lamenta el padre Daniele a la revista italiana «Jesus». «Por cada niño que conseguimos ayudar, otros tantos se quedan en la calle. Bastaría un euro al día para salvar a uno de estos niños. Quien quiera ayudarnos o saber más sobre nuestro proyecto puede escribir un email a la dirección de correo electrónico dlattuada@virgilio.it ».
   El padre Rodríguez Santiago, misionero español de la Cruz Blanca, responsable de uno de estos centros de acogida, lanza un llamamiento: «No hay tiempo que perder: cada día son más los niños que llaman a nuestra puerta pidiendo ayuda. Y esto no se soluciona sólo dándoles comida y una cama. Es necesario resolver sus problemas inmediatos. Los niños llegan hasta nosotros con terribles traumas psicológicos, sus heridas son invisibles, y sólo pueden ser curados a través del amor. Sin duda, el desafío más grande es conseguir que vuelvan a sonreír», afirma. 2005-09-14

 

+++

 

«La Iglesia católica no desea privilegios: busca tan sólo el modo de cumplir su misión ‘exigida por Cristo’, al servicio de la sociedad del modo jurídicamente más seguro y pastoralmente más eficaz, sabiendo poner en el centro -el hombre-, en el diálogo -las soluciones. La Iglesia sabe que la fe tiene necesidad de la razón para no caer en la superstición, y la razón tiene necesidad de la fe para no caer en la desesperación. Entonces indicaba que la ignorancia es el peor enemigo de Dios sobre la tierra; ¡así fue y así es hoy!.

...propter veritatem, quae permanet in nobis,
et nobiscum erit in aeternum.

...en razón de la verdad, que permanece en nosotros,
y estará con nosotros eternamente.
2 San Juan 2.

 

+++

 

A la valentía de la fe debe corresponder la audacia de la razón.

 

+++

 

Los falsarios de la historia y amantes de leyendas negras recurren a la ‘Damnatio memoriae’; es una expresión latina que, literalmente, significa condena de la memoria. Era una práctica frecuente en la antigua Roma, que consistía en proscribir el recuerdo de una persona tras su muerte, si ésta era considerada enemiga del Estado. Se decretaba oficialmente la condena de su recuerdo, mediante una serie de medidas como la retirada o destrucción de sus imágenes, el borrado de su nombre de las inscripciones en piedra, o la condena explícita de su nombre familiar mediante la prohibición a sus descendientes de usarlo.

 

+++

 

 

“Fuera los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los impuros, los hechiceros, los idólatras y todos los embusteros… ellos tendrán su parte en el lago del azufre ardiente: que es la segunda muerte… Fuera los perros, los hechiceros,los impuros, los asesinos, los idólatras, y todo el que ame y practique la mentira...” [Apoc. 21 y 22]

 

+++

 

El relativismo no es tolerancia, sino rendición.

Peor que vivir sin raíces es ir tirando, como sea, para sobrevivir sin futuro».

La tolerancia es un valor porque es necesario para asegurar la convivencia pacífica, pero entonces el valor es la paz y no la tolerancia".

 

+++

 

--Más seria parece sin embargo la acusación contra la Iglesia a causa de la caza de brujas.

--Manfred Hauke: En efecto, éste es el único punto que goza de algún fundamento histórico. Recordando el «Malleus maleficarum», Langdon sostiene: «En trescientos años de caza de brujas, la Iglesia quemó en la hoguera la sorprendente cifra de cinco millones de mujeres». La culpa de la caza de brujas viene por tanto enteramente atribuida a la Iglesia (católica) que habría buscado así destruir «a mujeres que piensan libremente».

En estas afirmaciones, hay una pizca de verdad, pero condimentada con exageraciones enormes e incorrecciones de fondo. Para aproximarse de manera adecuada al fenómeno, hay que partir de la realidad oscura de la magia que pretende obtener efectos sobrehumanos mediante el recurso a poderes ocultos, ligados a la intervención de demonios.

Esta práctica, lamentablemente de nuevo bastante difundida en la actualidad, es objeto de una explícita y severa condena ya en el Antiguo Testamento, donde se prevé la pena capital para la brujería (la ley mosaica contempla penas gravísimas también para muchos otros delitos: Cf. Éxodo 22, 17). Este castigo por lo demás es uno de aquellos previstos por el Código de Hammurabi, hacia 2000 A.C., en la antigua Babilonia. Quien sigue las investigaciones recientes sobre el fenómeno y conoce las experiencias de los exorcistas, no puede negar que la brujería exista hoy con todos sus efectos nefastos, que pueden ser combatidos eficazmente por los medios espirituales de la Iglesia.

Naturalmente hay que tener cuidado de no confundir intervenciones reales del maligno con la superstición y la credulidad de la gente, que ve la cola del diablo donde en verdad no existe. La deplorada «caza de brujas» no fue causada simplemente por la creencia en la brujería, sino por una histeria colectiva desencadenada al inicio de la era moderna, y por los métodos absolutamente inaceptables empleados para detectar brujas y brujos. La tortura en efecto llevaba a «confesiones» de delitos inventados, sugeridos por los mismos acusadores. La responsabilidad directa de haber mandado a la hoguera a presuntos maléficos es de la autoridad estatal. La histeria colectiva (que culmina en los años 1550-1650), se extendía sobre todo por los países germánicos y eslavos y mucho menos en el ámbito mediterráneo.

Recientes investigaciones han permitido revisar las cifras relativas a las personas ajusticiadas como brujas: según el estudioso danés Gustav Henningsen, en el transcurso de cuatro siglos (cuando se practicaba la persecución activa de la brujería) se mataron a unas 50.000 personas (y no cinco millones como sostiene Brown), de las que cerca del 20% eran varones. La cifra fue inferior en general en los países católicos, no minados por la reforma protestante. En España, Italia y Portugal, de mediados del siglo XVI a finales del siglo XVIII, hubo 12.000 procesos contra presuntas brujas y brujos; sólo 36 personas, en estos miles de procesos, fueron sometidas a la pena capital. En Roma, murieron menos de cien personas por el delito de brujería. El primer caso que conocemos fue en 1426 y el último en 1572. La inmensa mayoría de los procesos de la Inquisición Romana concluyó por falta de pruebas. Durante los procesos contra las brujas se cometieron errores tremendos, pero esto no justifica, en el plano histórico, la difusión de una leyenda negra, a la manera de Brown, que ve como único responsable a «la Iglesia». Zenit 2006-06-01
Sr. doctor don Manfred Hauke, sacerdote, profesor de Teología Dogmática de la Facultad de Teología de Lugano-Suiza y presidente de la Sociedad Mariológica Alemana.

 

+++

 

P:¿Qué le parece esta frase?: "La única negociación necesaria y legítima con «una organización «brujería/terrorista/guerrillera», es para fijar las condiciones de su rendición y disolución: la entrega de las armas, la suerte de sus presos, medidas de reinserción social, etcétera". ¿Le parece aceptable? Gracias.

R:¿Y por qué hay que negociar con unos delincuentes, y no, meramente, detenerlos, juzgarlos y encarcelarlos?

 

+++


Algunas aclaraciones menores: 

"Bárbaro" es una palabra griega (perdón por la pedantería, pero me dedico a dar clases de latín y griego en un Bachillerato humanista y el oficio no se me quita) que se usaba para quienes no eran griegos, es decir, para los extranjeros que no pertenecían a la Hélade. Lean si no Medea de Sófocles o vean la ópera homónima de Cherubini donde se intenta narrar la imposibilidad de alcanzar el estadio superior griego.

En este sentido, la Edad Media no sólo no fue bárbara, sino que fue muchísimo más culta que la actual, porque tenía en cuenta que sólo Dios debe ser servido en primer término (cultura viene de "cultum" (lean a Pieper y verán). Los jabones, perfumes y demás, no tienen nada que ver con la cultura ni con los bárbaros.

En esto, los medievales tenían la docta ignorancia y nosotros la indocta cultura...


La "Edad Media" fue el tiempo en que "la filosofía del Evangelio gobernaba los estados", según una hermosa frase de León XIII.


¿Que Santo Tomás no conocía bien la medicina de la época y que opinaba según lo que los médicos le decían? Desde ya! Pero eso no invalida en absoluto quizás la obra más grande que haya salido de pluma humana. Criticar al "Angélico" del modo como se lo ha hecho acá es no haberlo leído jamás o nunca haberlo entendido del todo. Tengo en mi parroquia un grupo de laicos con quienes todos los sábados nos juntamos a leer la Suma Teológica y les aseguro que les ha cambiado la cabeza. Santo Tomás es el más sabio de los santos y el más santo de los sabios. Criticado por el progresismo católico más que por los ateos cultos, que respetan su aplastante lógica.


Malleus Maleficarum: ojo con esto. He estudiado el texto que se cita y lo tengo en la lengua original: el latín. Es un texto protestante y no católico con el que muchas veces y en muchas páginas se ataca a la Iglesia. Antes de ver lo que dice la primera enciclopedia digital, corroborar los datos para no decir una cosa por otra.


Por lo de los herejes que eran quemados y que la gente "disfrutaba" supongo que es una hipérbole o un apasionamiento. Nadie puede gozar con el dolor del otro.

Javier Olivera Ravasi, IVE 26.08.2014 

http://infocatolica.com/blog/notelacuenten.php/1407030550-la-barbarie-medieval#more24371


+++

 

 

La Iglesia quemabrujas

De nuevo asistimos a un cúmulo de absurdos que supera todos los límites del despropósito y la difamación histórica, siendo la ridícula idea del exterminio de comadronas propio de una ópera bufa. Lo cierto es que resulta bien fácil deshacer esta tosca enumeración de tópicos decimonónicos, que giran en torno a la consigna: la Iglesia hostil a la mujer. Demos la palabra a la prestigiosa medievalista francesa Régine Pernoud: «Si se examinan los hechos, la conclusión se impone: durante todo el período medieval el lugar de la mujer en la Iglesia fue sin duda diferente del lugar del hombre, pero fue un lugar eminente... La mujer sólo se ve excluida tanto de la vida eclesial como de la vida intelectual a principios del siglo XVI..., poco a poco se le retiró todo lo que le confería cierta autonomía, cierta instrucción».

Pero la criminalización danbrowniana de la Iglesia católica en relación a su trato a las mujeres alcanza su paroxismo en este último párrafo: «Durante trescientos años de caza de brujas, la Iglesia quemó en la hoguera nada menos que a cinco millones de mujeres. La propaganda y el derramamiento de sangre habían surtido efecto».

La absurda cifra de cinco millones de brujas quemadas por el Santo Oficio que proporciona Dan Brown está inspirada en la leyenda negra de la Iglesia creada por el lobby feminista norteamericano. Este lobby ha acuñado el concepto de Gynecide o Gendercide (feminicidio, genocidio de las mujeres). Este concepto, de la antropóloga Andrea Dworkin, se apoya en las estimaciones de la agitadora feminista Matilda Joslyn Gage (1826-1898), quien dio en 1893 la cifra de nueve millones de mujeres quemadas por la Iglesia entre 1400 y 1800.

Otra de las fuentes de Dan Brown, Lynn Picknett, da en The Templar Revelation (Nueva York, 1997, p. 158) la cifra de cientos de miles de brujas quemadas por la Iglesia. Todas estas cifras son difundidas en páginas web de instituciones feministas norteamericanas tales como The Gendercide Watch. Lo cierto es que, incluso investigadoras feministas, como la profesora Jenny Gibbons, han tenido recientemente que reconocer que estas cifras son pura especulación.

 

No fueron los católicos

Historiadores punteros, como Brian A. Pavlac (Universidad de Cambridge) y Gustav Henningsen (Universidad de Copenhague), han establecido que la cifra de cinco millones de brujas quemadas supera en un 300% las cifras reales. Entre 1400 y 1750 se produjeron 100.000 procesos por brujería en todo el mundo cristiano. Un mínimo de 30.000 y un máximo de 50.000 de estos procesos acabaron con el acusado ajusticiado en la hoguera, de los cuales el 75% fueron mujeres.

Lo que Dan Brown no menciona es que el 95% de estas brujas pereció a manos de las confesiones reformadas, luteranos y calvinistas. Y es que es un hecho perfectamente probado que la quema de brujas fue un fenómeno abrumadoramente protestante. En este sentido, Bernard Hamilton, catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Nottingham, se preguntaba, en el suplemento literario de The Times, por las razones del silencio de Dan Brown en torno a la responsabilidad protestante. Por mi parte, creo que estamos ante un silencio revelador de la agenda oculta del novelista.

Las cifras detalladas de esta quema de brujas son aún más interesantes, por reveladoras: la ciudad alemana de Ellwangen quemó a 393 brujas en sólo siete años (1611-1618), más brujas que todas la quemadas por la Inquisición española en sus tres siglos de historia (dos docenas, la mayoría en el célebre proceso de Logroño a las brujas de Zugarramurdi). El conjunto de brujas quemadas por la Inquisición no superaría en mucho las 200.     

El que la delirante y difamatoria reconstrucción de los orígenes de la Iglesia realizada por Dan Brown, en el marco de un relato de ficción, se haya convertido para muchos lectores en una interpretación autorizada del nacimiento de la religión que es el alma de Occidente, resulta enormemente significativo desde el punto de vista de la historia de las mentalidades.

La memoria histórica y la evocación del pasado no son nunca inocentes, porque un grupo o una sociedad son, en gran medida, aquello que recuerdan acerca de sí mismos, y por ello la memoria social es un elemento determinante de nuestra identidad o nuestras creencias. ¿Cómo creer en una Iglesia que ha practicado el genocidio de cinco millones de mujeres? Hay acusaciones históricas que invalidan el presente. La damnatio memoriae, entendida como difamación histórica de la Iglesia, resulta ser un arma fundamental en la kulturkampf en la que estamos inmersos desde hace tiempo.


+++

 

¿Cómo es posible imaginar un consejo o una confederación mundial cristiana, en la que cada uno de sus miembros pueda, hasta en materia de fe, conservar su sentir y juicio propio aún estos contradigan al juicio y sentir de los demás?... Entre tan grande diversidad de opiniones, no sabemos cómo se podrá abrir camino para conseguir la unidad de la Iglesia, unidad que no puede nacer más que de un solo magisterio, de una sola ley de creer y de una sola fe de los cristianos... De esa diversidad de opiniones es fácil es fácil el paso al menosprecio de toda religión, o "indiferentismo", y al llamado "modernismo", con el cual los que están desdichadamente inficionados, sostienen que la verdad dogmática no es absoluta sino relativa, o sea, proporcionada a las diversas necesidades de lugares y tiempos, y a las varias tendencias de los espíritus, no hallándose contenida en una revelación inmutable, sino siendo de suyo acomodable al a vida de los hombres... Porque la unión de los cristianos no se puede fomentar de otro modo que procurando el retorno de los disidentes a la única y verdadera Iglesia de Cristo, de la cual un día desdichadamente se alejaron; a aquella única y verdadera Iglesia que todos ciertamente conocen y que por la voluntad de su Fundador debe permanecer siempre tal cual EL mismo la fundó para la salvación de todos... No puede adulterar la Esposa de Cristo; es incorruptible y fiel. Conoce una sola casa y custodia con casto pudor la santidad de una sola estancia... Vuelvan los hijos disidentes, no ya con el deseo y al esperanza de que La Iglesia de Dios vivo, la columna y el sostén de la verdad, abdique de la integridad de su fe, y consienta los errores de ellos, sino para someterse al magisterio y al gobierno de ella...[“Mortalium Animos”, ¿cómo fomentar la verdadera unidad de los cristianos?, de S.S. Pió XI, 1928]

 

+++

 

Cuiden de sí mismos y de todo el rebaño en el que el Espíritu Santo les ha colocado como Obispos [“episkopos”]: pastoreen la Iglesia del Señor, que ÉL [Jesucristo] adquirió con su propia sangre. 29Sé que después de mi partida se introducirán entre ustedes lobos voraces que no perdonarán al rebaño [y querrán acabar con La Iglesia]. 30De entre ustedes mismos surgirán hombres que enseñarán doctrinas falsas [deformarán la sana doctrina cristiana] e intentarán arrastrar a los discípulos tras sí. 31Estén, pues, atentos, y recuerden que durante tres años no he dejado de aconsejar a cada uno de ustedes noche y día, incluso entre lágrimas.” [San Pablo - Hechos Cap. 20]

 

+++

 

 

«La historia no está en manos de potencias oscuras, del azar o de opciones humanas» S. S. Benedicto XVI P.P.


«Ante el desencadenamiento de energías malvadas, ante la irrupción vehemente de Satanás, ante tantos azotes y males, se eleva el Señor, árbitro supremo de las vicisitudes de la historia».

«Dios no es indiferente ante las vicisitudes humanas, sino que penetra en ellas realizando sus "caminos", es decir, sus proyectos y sus "obras" eficaces».


«Esta intervención divina tiene un fin preciso: ser un signo que invita a todos los pueblos de la tierra a la conversión. Las naciones deben aprender a "leer" en la historia un mensaje de Dios».

Para S. S. Benedicto XVI «la aventura de la humanidad no es confusa y carente de significado, ni está sometida a la prevaricación de los prepotentes y perversos» y, de hecho, «existe la posibilidad de reconocer la acción de Dios en la historia».

El Concilio Ecuménico Vaticano II, en la constitución pastoral «Gaudium et spes», invita al creyente «a escrutar, a la luz del Evangelio, los signos de los tiempos para ver en ellos la manifestación de la acción misma de Dios».

«Esta actitud de fe lleva al ser humano a reconocer la potencia de Dios que actúa en la historia, y a abrirse así al temor del nombre del Señor», «temor» que no es «miedo», sino «el reconocimiento del misterio de la trascendencia divina».

«Gracias al temor del Señor no se tiene miedo del mal que irrumpe en la historia y se retoma con vigor el camino de la vida», repitiendo las últimas palabras de Jesús sobre la tierra: «¡Ánimo! yo he vencido al mundo».

Papa Juan XXIII, solía repetir: «el que cree no tiembla, pues el que cree no debe tener miedo del mundo ni del futuro».

S. S. Benedicto XVI P.P. 2005-05-11 – Vat. Roma – Italia

 

+++

 

Historia - Para conocer una historia es necesario, pero no suficiente, conocer los hechos, pues es preciso también conocer el espíritu, o si se quiere la intención que animó esos hechos, dándoles su significación más profunda.

 

+++

 

Historia-crítica literaria: por regla general debemos procurar que nuestros puntos de vista espirituales no opaquen un juicio estético. Por ejemplo, Cervantes aborrecía a los gitanos pero no por eso nos vamos a oponer al Quijote; Quevedo era antisemita pero seguramente también el mejor estilista del castellano en siglos; la Odisea alaba la mentira pero es a la vez una extraordinaria epopeya… Sinceramente, no se ve la utilidad de publicar un nuevo índice de libros prohibidos. MMVI.

 

+++

 

HISTORIA - Para adentrarse en la época de la gran gesta hispánica [1492-1592] y analizar la magnitud del descubrimiento, es necesario penetrarlo estudiando el contexto histórico; solo así podremos llegar a un discernimiento moderado y con el sentimiento sano del deber o de una conciencia objetiva. Con este objetivo presentamos tantos temas y acontecimientos -aparentemente- en discontinuidad.

 

+++

 

 

Cuando nació el cristianismo en la primera mitad del siglo I hubiera sido difícil imaginar qué pasaría de ser un reducido movimiento judío. Sin embargo, ofreció esperanza a sectores sociales como las mujeres, los esclavos, los desposeídos o los enfermos. Durante la Edad Media, creó la Universidad y sentó las bases de la revolución científica. En el siglo XVI la Reforma proporcionó el concepto de libertades políticas, la recuperación del papel del individuo o la necesidad de controlar públicamente al poder mediante resortes democráticos. Durante los siglos siguientes combatió la esclavitud, defendió a los indígenas y apuntó hacia los peligros de un capitalismo salvaje o de la utopía marxista. Así fue modelando un ámbito de justicia y libertad a lo largo de la Historia.

 

+++

 

“Las Escrituras no se pueden interpretar solo con los instrumentos de la ciencia de la exégesis –como hacen los protestantes-, mas va leída a la luz de la Tradición del Magisterio”. “En la Iglesia, las Sagradas Escrituras, cuya comprensión crece bajo la inspiración del Espíritu Santo, y el misterio de la interpretación auténtica, dado a los apóstoles, pertenecen el uno al otro en modo indisoluble. Y entonces, allí donde la Sagrada Escritura viene separada de la voz viviente de la Iglesia, vemos que esa cae prisionera a las disputas de los expertos”.

2005-05-07 – S. S. Benedicto XVI – San Juan de Letrán.

 

+++

 

San Gregorio de Nisa (hacia 335-395) monje y obispo de la Iglesia Católica- Contra Eunomio IV; PG 45, 633-638

 

“Sabemos, en efecto, que la creación entera está gimiendo con dolores de parto hasta el presente.” (Rm 8,22)


     El apóstol Pablo...da testimonio del Hijo único que no sólo todo lo que fue hecho fue hecho por él y para él, sino que la antigua creación envejecida y caduca fue transformada por él en una nueva creación. Y así, Cristo es el primogénito de toda la creación (Co 1,15) por el evangelio anunciado a los hombres...
       ¿Cómo llega Cristo a ser “el primogénito de una multitud de hermanos” (Rm 8,29)?...Por nosotros se hizo uno de nosotros, participando en la condición humana para transformarnos de corruptibles en incorruptibles por el nacimiento de arriba y el agua del Espíritu Santo (Jn 3,5) Nos enseñó el camino de este nacimiento cuando bajó sobre él el Espíritu Santo en el momento del bautismo. Así es el primogénito de todos aquellos que espiritualmente han renacido por el agua y el Espíritu Santo y son llamados hermanos.
      Habiendo depositado en nuestra naturaleza el poder de la resurrección de los muertos, Cristo se convierte en primicia de aquellos que duermen el sueño de la muerte y en primogénito de entre los muertos. (Col 1,18). El nos ha abierto el primero el camino de la liberación de la muerte. Por su resurrección ha destruido los lazos de la muerte que nos tenían cautivos. Así, por esta doble regeneración, del santo bautismo y de la resurrección de entre los muertos, ha sido constituido el primogénito de la nueva creación.
       Este primogénito tiene hermanos. Lo dice a María Magdalena: “Ve y di a mis hermanos: subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios.” (Jn 20,17) Por esto, el mediador entre Dios y los hombres (1Tim 2,5), abriendo el paso a toda la naturaleza humana, envía a sus hermanos este mensaje y les dice: “Por las primicias que he asumido, en mí todo lo que es humano vuelve a nuestro Dios y Padre.”

 

+++

 

La imagen del crucifijo

10. "Ya cambiado perfectamente en su corazón, a punto de cambiar también en su cuerpo, anda un día cerca de la iglesia de San Damián, que estaba casi derruida y abandonada de todos Entra en ella, guiándole el Espíritu, a orar, se postra suplicante y devoto ante el crucifijo, y, visitado con toques no acostumbrados en el alma, se reconoce luego distinto de cuando había entrado. Y en este trance, la imagen de Cristo crucificado cosa nunca oída, desplegando los labios, habla desde el cuadro a Francisco. Llamándolo por su nombre: "Francisco le dice, vete, repara mi casa, que, como ves, se viene del todo al suelo". Presa de temblor, Francisco se pasma y como que pierde el sentido por lo que ha oído. Se apronta a obedecer, se reconcentra todo él en la orden recibida.

Pero... nos es mejor callar, pues experimentó tan inefable cambio, que ni él mismo ha acertado a describirlo. Desde entonces se le clava en el alma santa la compasión por el Crucificado, y, como puede creerse piadosamente, se le imprimen profundamente en corazón, bien que no todavía en la carne, las venerandas llagas de la pasión.

11. ¡Cosa admirable e inaudita en nuestros tiempos! ¿Cómo no asombrarse ante esto? ¿Quién ha pensado algo semejante? ¿Quién duda de que Francisco, al volver a la ciudad, apareciera crucificado, si aun antes de haber abandonado del todo el mundo en lo exterior, Cristo le habla desde el leño de la cruz con milagro nuevo, nunca oído? Desde aquella hora desfalleció su alma al oír hablar del amado. Poco más tarde, el amor del corazón se puso de manifiesto en las llagas del cuerpo.

Por eso, no puede contener en adelante el llanto; gime lastimeramente la pasión de Cristo, llena de lamentos los caminos, no admite consuelo. Se encuentra con un amigo íntimo, que, al conocer la causa del dolor de Francisco, luego rompe a llorar también él amargamente.

Pero no descuida por olvido la santa imagen misma, ni deja, negligente, de cumplir el mandato recibido de ella. Da, desde luego, a cierto sacerdote una suma de dinero con que comprar lámpara y aceite para que ni por instante falte a la imagen sagrada el honor merecido de la luz. Después, ni corto ni perezoso, se apresura en poner en práctica lo demás, trabajando incansablemente en reparar la iglesia que había adquirido Cristo con su sangre, Francisco, que de pasar poco a poco de la carne al espíritu, no quiso verse de golpe encumbrado."

TOMÁS DE CELANO, Vida segunda, nn. 593-594 - Agradecemos al autor.
 

+++

 

“Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cuál es Jesucristo"  (1° Corintios 3:11) Así siempre nos enseña la Iglesia.

 

“Por consiguiente, la fe proviene de la predicación, y la predicación es el mensaje de Cristo”. San Pablo en ‘Romanos 10:17’. “El que os escucha a vosotros me escucha a mí; y el que os rechaza a vosotros rechaza a mí; y el que rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado” Dice Jesús en el evangelio según San Lucas 10,16. La Iglesia –solo ella- en la sucesión apostólica predica a Jesucristo hace 2000 años.

 

La Iglesia, desde el inicio, es católica, ésta es su esencia más profunda, dice Pablo.  

El nuevo pueblo de Dios, la Iglesia, es un pueblo que proviene de todos los pueblos. La Iglesia, desde el inicio, es católica, esta es su esencia más profunda. San Pablo explica y destaca esto en la segunda lectura, cuando dice:  "Porque en un solo Espíritu hemos sido todos bautizados, para no formar más que un cuerpo, judíos y griegos, esclavos y libres. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu" (1 Co 12, 13). La Iglesia debe llegar a ser siempre nuevamente lo que ya es: debe abrir las fronteras entre los pueblos y derribar las barreras entre las clases y las razas. En ella no puede haber ni olvidados ni despreciados. En la Iglesia hay sólo hermanos y hermanas de Jesucristo libres. S. S. Benedicto XVI – P.P. 2005

 

+++

 

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-

Frente al Creador omnipotente y misericordioso aceptamos, entonces, la invitación de san Agustín a alabarlo, ensalzarlo y celebrarlo a través de sus obras:  "Cuando tú observas estas criaturas y disfrutas con ellas y te elevas al Artífice de todo, y de las cosas creadas, gracias a la inteligencia, contemplas sus atributos invisibles, entonces se eleva su confesión sobre la tierra y en el cielo... Si las criaturas son hermosas, ¡cuánto más hermoso será el Creador!" (Exposiciones sobre los Salmos, IV, Roma 1977, pp. 887-889).

 

 

Gracias por venir a visitarnos

 

Recomendamos vivamente:

Título: ‘Históricamente incorrecto. Para acabar con el pasado único’.
Autor: Jean Sévilla - Editorial: Ciudadela

 

Recomendamos: ROMA, DULCE HOGAR, Scott Hahn y su esposa Kimberly cuentan el largo viaje que les llevó de evangélicos calvinistas, hasta la casa paterna en la Iglesia Católica. Un camino erizado de dificultades, pero recorrido con gran coherencia y docilidad a la gracia, y cuyo motor era el amor a Jesucristo y a su Palabra en la Sagrada Escritura.

 

Recomendamos: LO PRIMERO ES EL AMOR”, Scott Hahn muestra de nuevo una de sus mejores cualidades como autor: su gran capacidad para explicar las verdades esenciales de la Iglesia Católica fundada por Jesucristo, de un modo accesible y atrayente. En esta obra el incentivo es esta pregunta: ¿Qué clase de amor y qué clase de familia satisfacen nuestros más íntimos anhelos?. Con su clara prosa desarrolla una idea central de la fe cristiana: Dios, la Trinidad de Personas Divinas, es una familia que vive en una comunión de amor. Expone también Hahn la íntima conexión entre la familia divina, la familia de la fe, que es la Iglesia, y las familias de la tierra formadas por un hombre y una mujer. Ed. Patmos – Libros de espiritualidad-225.-

 

Recomendamos: DIOS Y EL MUNDO Joseph Ratzinger. Ed. Galaxia Gutemberg-

 

+++

 

“Conocereisdeverdad.org” no se identifica necesariamente con todas las opiniones y matices vertidos por los autores en los artículos aquí publicados, sin embargo, estima que son dignos de consideración en su conjunto. Gracias CDV.

Si de manera involuntaria se ha incluido algún material protegido por derechos de autor, rogamos que se pongan en contacto con nosotros a la dirección electrónica, indicando con máxima precisión -exactitud rigurosa- el lugar, para subsanar cuanto antes tal error. CDV

 

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).