Sunday 26 February 2017 | Actualizada : 2017-02-03
 
Inicio > Leyendas Negras > 1 - Apologista bautista- cuando lo obvio resulta heroico; protestante cómplice

  

Al igual que ocurre con cualquier otra expresión de la mente humana, quizás la objetividad plena es imposible, pero lo que se le pide a cualquier intelectual honrado es que, cuando menos, haga el esfuerzo de buscarla, tenga la valentía de acercarse serena y responsablemente al mayor grado de objetividad histórica posible.

-.-

Es más breve y rápido escribir herejías que responder a ellas" TOMÁS MORO.

 

Si hay algo que une a la mayoría de las sectas y grupos religiosos presentes en Iberoamérica es el odio y el ataque a la Iglesia católica. Es todavía, y con mucho, la religión mayoritaria del continente y, por tanto, el enemigo a batir. Este odio provoca situaciones de tensión entre partidarios de diversos credos e incluso entre miembros de la misma familia. La secta es un ‘sector-división’; divide el demonio, separando las partes, siembra discordias, odio. ¿Qué es lo que más odian las sectas?: la Iglesia fundada por Jesucristo hace dos mil años ‘Una, Santa, Católica y Apostólica’.

  

Muchos errores se cometen por ignorancia de la historia y esa ignorancia sirve también de arma tanto defensiva como ofensiva de quienes no están interesados en el conocimiento de la verdad sino en la confusión entre verdad y error, entre el bien y el mal.

 

+++

 

No existe la libertad absoluta; además, la libertad no es un instrumento para usarlo contra los demás, sino para favorecer a los demás y para crecer.
La prensa necesita comprender que el espacio disponible para ejercitar la libertad está limitado por el respeto a los demás, no sólo como personas, sino también a sus creencias y a su fe. El derecho a la libertad de pensamiento y expresión «no puede implicar el derecho a ofender el sentimiento religioso de los creyentes». Pero igualmente deplorables, son las reacciones violentas de protesta: «La intolerancia real o verbal, no importa de donde venga, sea como acción o como reacción, siempre es una grave amenaza a la paz».

 

+++

  

0cm 0pt; LINE-HEIGHT: 13pt"> El lunes [2005-08-08] en EWTN en el programa de Marcus Grodi se mencionó la cifra: 30.000 denominaciones protestantes y se dijo que surgen cinco nuevas denominaciones por semana. Pero la verdad es que nadie sabe ya cuantas hay... la estimación cauta de las Naciones Unidas hace ya un tiempo era de mas de 20.000 (hace ya casi veinte años).-

Existen actualmente mas de 33,800* diferentes denominaciones -protestantes- en el mundo. Quisiéramos ver el versículo en la ‘Sagrada Escritura’ que autorice a cualquier individuo a fundar alguna de esas miles existentes. Cualquier secta que exista sin autoridad de Dios, es una falsedad creada por el hombre.
*Enciclopedia Mundial Cristiana,
Abril 2001, publicación Protestante.

-.- 

 

«Daniel Sapia: Programador argentino que inició un sitio Web con propósitos anticatólicos. Generó un escándalo cuando (juntamente con otros fundamentalistas), publicó que el Papa Juan Pablo II se sentó en un sillón satánico y que era la mano de obra del anticristo. Fue refutado contundentemente por Jorge Pedernera en www.apologetica.org -aún así mantiene su acusación que según él aplica a cada uno de los pontífices». Visite: http://www.apologeticacatolica.org/  

 

 

LEYENDAS NEGRAS...

¡Cuando lo obvio resulta heroico!

‘Supuesto apologista ¿cristiano?’*

…propagador de leyendas negras, falsedadesº

 

Las leyendas negras se crean, se comunican y logran pervivir per saecula en el excipiente de la ignorancia o la media cultura.

 

    Un historiador o comentarista que solo escribe sobre hechos históricos, edifica su tarea en datos concretos, y quizá  procura denunciar mentiras. En contrario, lo que hace es meter juntas las primeras versiones  encontradas; así que aquello que debería ser una instrucción meticulosa se transforma en una cosecha de textos esparcidos; sin tener en cuenta los contextos, se vuelve regresivo confundiéndolo todo; tergiversa la historia con chipotes de ingenio y una maliciosa falta de vergüenza. Olvida, y el olvido es la peor y la más traicionera de las muertes, porque es la injusticia perpetuada a lo largo de la historia; el olvido es precursor de la muerte y del vacío, de la inconsistencia y de la espera vana; crea un mundo de sombras y apariencias para el agravio gratuito e intención deliberada. Es un actuar por negligencia y conlleva culpabilidad  porque es persecución inicua de personas, realiza u omite ilegítimamente, y con daño ajeno, un expuesto falso. Y puede también el autor ser obligado a dar satisfacción conveniente. El método torticero y manipulador es usado por la gente que no está en absoluto dispuesta a que los hechos les desbaraten los prejuicios. La ignorancia es tan completa como su disposición a tragar ruedas de molino.

 

Dice J. Bentham que las falacias son argumentos formalmente aceptables, empleados no obstante con el propósito deliberado de inducir al engaño.

 

La realidad histórica no consiste en una mezcla de versiones opuestas, ni el valor de un libro de historia radica en si es de izquierda- derecha o católico-masón, sino en su grado de aproximación a los hechos y su capacidad crítica con respecto a otras versiones. La capacidad crítica debe siempre iluminar, encender bienes futuros evitando vigilias… ¡ah esas lágrimas que regaron el siglo pasado! Capacidad crítica que notorios protestantes y católicos no usan como arma letal, bien al contrario, siguen investigando -sin ineptitud ni negligencia- en el sendero de la humildad con recta razón.

 

   Antes de escribir y más aún cuando entra el prestigio de las personas*1, para no calumniar ni propagar leyendas negras, se debe confrontar, verificar, analizar datos apodícticos en sus contextos respectivos, para evitar errores que encandilan y, -casi nunca- se llega a restituir la lucidez de la verdad y del honor debidos. De hecho, el peor efecto que tienen es desprestigiar a quien las propaga. Así actuando, solo se beneficia el morbo engreído del escritor-panfletista y su corrupción mental. Es victima y culpable,  por el auto-convencimiento de una moralidad que no necesita seguir pautas que el común considera morales. Denota singular falta de decencia intelectual, ausencia de solvencia, exhala demagogia de la más barata y de la peor con carencia absoluta de alternativa seria y noble; humea desmemoria crónica, irresponsabilidad, irrelevancia e inmadurez. Osa parapetarse en un escrito y manosearlo, alterarlo, desviarlo según sus ensoñaciones o corruptelas, a fin de ofender, difamar. Le falta el compromiso con el contexto, la cordura, la veracidad y con la belleza para denunciar en equidad; saber en serenidad desvelar el engaño. Bastaríale ser coherente a la etiqueta que se auto-cola, sin adornos ni expresiones cultas, halagando los oídos de sus potenciales donadores económicos; y sobretodo, ser bien más libre interiormente para no utilizar el ventilador puesto que no esconde sus basuras bajo las alfombras, simplemente se las arroja al prójimo y se basta sólo para denunciar lo que no le place; mejor haría el usar un lavarropas en casa propia, sin ingenuo atavismo puritano. Si no se es capaz de entender, reconocer e imponer alto tan básico y caracterizador principio, preferible sería que dejara de jugar con lo que a todas luces le resulta grande y ajeno. Mientras no distinga el grano de la paja, su escarceo confundirá chusma con investigación, continuará a sustentarse en la doblez de turno. La verdad es lo que es y sigue siendo verdad aunque se piense al revés, o no se quiera enterar o prefiera la ‘villanería negra’ para poder encubrirse, o fingirse victima pura de una etérea persecución. Descubrir la verdad y dejar que nos posea es una aventura que no se realiza sólo con el apoyo de la inteligencia. Como ya advirtieron Platón y Aristóteles, y nos recuerdan los psicólogos de la inteligencia emocional, llegar a la verdad requiere esfuerzo y hábitos éticos. Ir por el mundo como victima, como dando pena, denota poca gallardía y un tanto falso. Aunque parezca mentira, tantos años después, tantos tiros dados -y, por lo visto, los que quedan por dar-, no ha cerrado el paso a la calumnia, deja abierta la puerta de la irreflexión, confunde el saber por abyección en un sofocante encapsulamiento subjetivista; tampoco autocrítica acerca de la absoluta falta de profesionalidad muestra, ahuyentando el final de la infamia. No nos dejamos desorientar por nieblas sectarias ni por cortinas de humo o tintas interesadas de calamar: tenemos pruebas en su contra que le son abrumadoras*2.

 

¡Que faltar a la verdad es algo imposible de justificar! aunque pueda no estar exento de utilidad; no es lícito enriquecerse a costa de hacer más necios a los demás. Muestra ser poco listo tras silencios y maldades, incapaz de reformarse rigurosa, ética y equilibradamente; no llega a la verdad por eliminación de posibilidades ni al prójimo con la misericordia.

 

Él se da cuenta de que el corazón humano está hecho para ser feliz y no le salen las cuentas; en su ceguera y tan prepóstero -náufrago con rebato y desespero-  desconoce el vocablo ‘perdón recíproco’; hoy la misericordia «no goza de especial estima como para atraer a muchos a su práctica». Poco ilustre con el saber y tan imaginativo y comprometido demuestra ser con estos tiempos del culto a lo efímero, los compromisos fugaces, del desarraigo a la memoria, y del escándalo y la transgresión banal como sinónimos de originalidad. Añade error al error, prepotencia a la prepotencia - De l’audace, encore de l´audace. 0, toujours de l’audace. Danton.

 

        Supuesto apologista cristiano aspira imponerse con alimañas entre hipótesis y suposiciones, agravia a protestantes, católicos y ofende al sentido común, basándose en apelaciones a la irracionalidad y en mentiras históricas, como interpretando a su gusto y capricho cuanto se refiere a la bimilenaria Iglesia Católica. Ruin su complicidad y peor el aprovechamiento de infamias. Infiel a la ciencia y, cuando lo obvio resulta heroico, magra voluntad y poca inteligencia hay. Tórnase alarmante y peligroso para la sociedad, tal difamador por sus «calumnias con prosa fluida». Verborrea que atenaza sin piedad e imita a ciertos virus que amenazan con su capacidad mutacional y cambiante. Baladrón disfrazado de añoranza o infortunio, de angustia o dolor, de tribulación o pesar, de ansiedad o ternura, de algún  principio de autoridad inventado en su mente o espeluznante celo pseudo-cristiano, serpentea por el mundo ‘bien visible’ escupiendo un concentrado de su propio veneno que, –quien fuere tocado- conoceréis la verdad de su fatuidad letal.

 

Es un diablillo golpista que no utiliza, al menos directamente, el cañón; mas, una pertinaz e irresponsable siembra de odio va calando en algunos sectores y está dando ingentes frutos de violencia; con tal odio, otros se encargan del trabajo más sucio. Sepa que: ‘No son los pueblos que falsean u olvidan la Historia los que la superan, sino los que la recuerdan tal como fue y la asumen aprendiendo las lecciones pertinentes» César VIDAL.

 

El pueblo llano ‘tan sufrido él por intoxicación’ sabe que: ¡aquel desmentidor ha sido desmentido con la fuerza de la razón! que defendernos en el derecho es razón y nuestra fuerza. Dios ilumine al bien uso de la letra sin compromiso con la mentira, sin ninguna forma de esclavitud ni violando la justicia, sin contaminar la felicidad ni destruir las esperanzas humanas como la delicadeza interior. El santo uso de la letra ayude a transfigurarnos también a nosotros en nuevas criaturas, totalmente agradables al Padre Dios.

 

Aprendamos a ahuyentarnos de la necedad del supuesto apologista que, por mentir y responsable de imprudencia temeraria, demuestra creer en otras mentecateces y marcas en el supermercado de las espiritualidades florecientes, sin la convicción de que al mirar a la cruz de Cristo se está mirando a la verdad capital de la historia humana: el amor de Cristo por el mundo, anunciado con gaudio e ininterrumpidamente desde hace dos mil años, sólo por nuestra madre «Unam, Sanctam, Cathólicam, et Apostólicam Ecclésiam».- 2003.

Sra. MARIA J. I. DE CHARLEMAGNE-PAPÍAS AIX
Sra. ANGELA KULMIRA DE UTHA-GOTTENGEN
Sr. ELMO NERGAL ARES PARMA

 *1) Ver: ‘LA TAXA CAMARAE’   Descubierto por:  www.apologetica.org  
*2) Ver: ‘LA CRUZ INVERTIDA’ Desmentido por: www.apologetica.org

* Entre 19 denominaciones bautistas...

ºcalumnias… arribista, impostor, oportunista…

 

+++

 

Una hermosa indicación de Juan Pablo II hablando de la memoria histórica: La memoria se configura como un derecho que corresponde a cada grupo humano (sociedad, Iglesia, partidos y sindicatos) para profundizar en la propia identidad, pero es esencial que esa memoria no sea selectiva y sesgada, ni intente imponer a todos una visión uniforme, sino que se desarrolle a partir de una aproximación «abierta, objetiva y científica» a los hechos.

 

+++

 

Historiadores serios, responsables investigadores, sanos intelectuales deben estudiar la historia. La Iglesia universal está muy por encima de circunstancias coyunturales, y debe ser capaz de transmitir un mensaje de fe y de esperanza. La historia tiene que quedar en manos de los historiadores porque nadie tiene derecho a imponer una «verdad oficial», propia de los sistemas totalitarios. En el marco de la razón y el sentido común, el recuerdo de los antecesores -en este caso, de quienes dieron la vida por la fe ‘mártires de la Iglesia Católica’- refuerza la propia identidad y ayuda a comprender el complejo mundo en que vivimos. 2007-XI

 

+++

 

¡A LAS SECTAS!:

1. ¿Cómo sabéis vosotros que la Biblia es Palabra de Dios?

2. ¿Quien os asegura que vuestra Biblia está bien traducida y reproduce fielmente la Palabra de Dios?

3. ¿Cómo probaréis que acertáis a interpretar el sentido verdadero de las Sagradas Escrituras?

4. ¿Por qué entendéis las Palabras de la Biblia unos en un sentido y otros en otro?

 

+++

 

El sindicato de los curas-

Los pastores luteranos, en Dinamarca, son funcionarios públicos, de acuerdo al concepto protestante de Iglesia de Estado, vigente en numerosos países de Europa.
   Algunos de estos pastores son gays, o lesbianas, y conviven en las casas rectorales con sus compañeros y compañeras sentimentales. Muchos son divorciados vueltos a casar. Los demás tienen mujeres «normales» y , naturalmente, hijos. Éste es el problema.
   Porque resulta que el sindicato de pastores (también tienen de esto) está, desde hace tiempo, en intensas negociaciones con el Ministro para el Culto -que es quien los contrata- para tener libre el fin de semana. O, al menos, el domingo.
   ¿Pero no es éste el «día del Señor», el día en el que debe ser mayor la tarea del hombre de Iglesia? «De acuerdo» -conceden los representantes de estos funcionarios clericales- «pero es que también nosotros tenemos familia. Nuestra mujer y nuestros hijos se enfadan si no tenemos libre el fin de semana, como cualquier otra familia y poder estar con ellos».
   Más aún, los sindicalistas están dispuestos a un acuerdo similar al de los farmacéuticos, de los estancos o de los kioscos: abrir algún tiempo, «por turnos», en el domingo.
   Pero, señores, no dramaticemos: hace mucho que en los templos luteranos no se ve, en la práctica, a ningún danés. Por lo demás, ¿qué iban a hacer allí? El culto protestante, ya se sabe, consiste en un sermón. Y no hay nada que temer. ¿Qué prédica puede venir de semejantes púlpitos? 2007-03-14

 

+++

 

 

¿Por qué esta campaña y por qué digo que es vengativa? Simple. Los comunistas siguen teniendo bien presente —parece que bastante más que algunos “teólogos liberacionistas” que se autodenominan católicos— las enseñanzas de Roma sobre el comunismo. Decía Pío XI: “El comunismo es intrínsecamente perverso porque socava los fundamentos de la concepción humana, divina, racional y natural de la vida misma y porque para prevalecer necesita afirmarse en el despotismo, la brutalidad, el látigo y la cárcel”.

 

Siguen teniendo más presente aún que el Papa Pío XII fue seguramente el principal responsable de que Italia no cayera en las garras del marxismo y de Moscú después de la II Guerra Mundial. Fueron los titánicos esfuerzos de la Iglesia de Roma y de los católicos liderados por Alcide de Gasperi en la Democracia Cristiana, los que impidieron un previsible triunfo de Palmiro Togliatti y del Partido Comunista. De este modo garantizaron la supervivencia de las libertades en Italia. Unamos a eso que bien complementados con el saber económico de liberales como Luigi Einaudi consiguieron además notables avances en la creación de riqueza, la reconstrucción del país y la extensión de la prosperidad. Los rojos ni perdonan, ni olvidan.

 

Eso sí, lo que los comunistas intentan que nosotros sí olvidemos y perdonemos es que ellos fueron socios de los nazis y se llenaron las manos de sangre junto con ellos. Ellos conspiraron con los nazis para masacrar Polonia y repartirse el botín. Además, los comunistas convirtieron sus Asociaciones contra el Fascismo en derrotistas Asociaciones por la Paz en Inglaterra, Francia o EEUU, todo con el fin de que el imperio comunista soviético pudiera atacar impunemente y sin ninguna cortapisa de Hitler, a las poblaciones de Letonia, Lituania, Estonia, Besarabia, Bucovina y Carelia. Quieren que olvidemos que fue el Partido Comunista francés el que hasta el año 41 acusó a Churchill y al imperialismo anglosajón como únicos responsables de la guerra. Lastima para ellos que muchos no olvidemos.
Agradecemos al autor - www.arvo.net 

 

+++

 

PASTORES EVANGÉLICOS – LUTERANOS

EVANGELISTAS PROTESTANTES

CÓMPLICES DEL RÉGIMEN COMUNISTA…

 

Se ha publicado un voluminoso documento (unas 867 páginas «pesadas como el plomo», como las ha definido alguien) compilado por el historiador luterano Gerhard Bieser y editado por un protestante de la antigua Alemania comunista libre de toda sospecha.

En la obra se reconstruyen las relaciones entre los «evangélicos» y el disuelto régimen «democrático». Es un cuadro que el propio Sínodo de la reunificada EKD, la Iglesia evangélica alemana, define como «alarmante» y «como para solicitar un acto público de contrición».

Del dossier se desprende que tres mil de los cuatro mil pastores protestantes de la Alemania autodenominada «popular» eran informadores estables u ocasionales de la terrible Staatsichereit, la policía secreta del Estado, llamada Stasi. Según Bieser, la apertura de los archivos ha mostrado que la colaboración del estamento eclesiástico luterano con el régimen, incluso como espías, «no fue ocasional ni estuvo limitada al marco de la vida religiosa sino que constituyó un problema estructural para la Iglesia evangélica».

Siguiendo al mismo historiador, se dice que entre los informadores de la Stasi «todavía no han aparecido nombres de eclesiásticos católicos», pero, añade a modo de consuelo para sus colegas luteranos, «es sólo cuestión de tiempo».

También señala como igualmente cierto que, como ocurrió con el nazismo, cuando se lleve a cabo el balance definitivo, la implicación de los protestantes será bastante superior a la de los católicos. Y, según observa el propio historiador, no sólo se debe a la desastrosa tradición evangélica de las «Iglesias de Estado» sino también al hecho de haber sustituido al Papa por el poder de turno; otro factor es la tradición, que se remite al mismo Lutero, de apoyarse en las autoridades laicas vendiéndoles las «protecciones» de la Iglesia. Pero también, señala el reverendo Bier, porque «los pastores están casados, tienen familia y son más susceptibles de ser chantajeados que el clero católico, que es célibe».

Así lo reconoce el mismo Sínodo evangélico alemán al buscar las razones que llevaron a tres mil de los cuatro mil pastores a hacerse informadores de la policía secreta al servicio de una tiranía oficialmente atea. Vittorio MESSORI. 2006-10-25

 

+++

 

 

Otra reciente secta:

"ENERGÍA UNIVERSAL Y HUMANA"

 

Procesan por estafa al líder y a seis adeptos de una secta que predicaba el fin del mundo

 

Un juzgado de Barcelona ha procesado al líder y a seis supuestos miembros de la secta "Energía Universal y Humana", que predicaba el fin del mundo, a los que se les imputa los presuntos delitos de estafa y asociación ilícita.

 

L D (EFE) El juzgado de Instrucción número 25 de Barcelona ha dictado un auto de conclusión de la causa e incoación de procedimiento abreviado, equivalente al procesamiento, para que las acusaciones presenten sus escritos de conclusiones, como fase previa al juicio. La magistrada señala que "se han practicado suficientes diligencias para formular acusación" contra el líder espiritual de la secta en España, el norteamericano de origen vietnamita Curtis Cao Duy que, junto a otros supuestos integrantes del grupo, fueron detenidos en febrero de 2000 en Barcelona y Tarragona.

 

Según fuentes judiciales, a los pocos meses de su detención en España, Curtis Cao se marchó a Francia, donde también le buscaba la justicia, por lo que acabó en prisión, aunque luego salió en libertad. Sin embargo, en la actualidad, según las mismas fuentes, se ignora el paradero de Curtis Cao. Los otros seis acusados eran presuntos miembros de la "junta rectora" de lo que ellos denominaban Asociación Española de Energía Universal y Humana, que fue denunciada por una ex miembro del grupo. Los abogados de estos implicados han recurrido este auto judicial.

 

Curaciones por imposición de manos

 

Según la acusación inicial, Energía Universal y Humana predicaba una serie de enseñanzas "mediante cursos desprovistos de la menor base científica" y estaba considerada como una secta "destructiva" que se nutría de los donativos "voluntarios" de sus adeptos. No obstante, las investigaciones iniciales apuntaron a que el dirigente de la secta pudo transferir a Texas (EEUU) miles de millones de pesetas procedentes de los miembros del grupo.

 

La acusación sostenía que la secta lograba captar la voluntad de los participantes hasta hacerles creer que su líder tenía capacidad para curar las enfermedades más graves, como el sida o el cáncer, mediante la imposición de manos, y que tal capacidad curativa era transmisible a los que participaban en las citadas enseñanzas. La secta también predicaba el inminente fin del mundo, razón por la cual se solicitaba a los adeptos mayores aportaciones económicas para la construcción de refugios. Además, el grupo, que tenía su sede catalana en la calle Bajada de la Pescadería de Tarragona y otra sucursal en la calle Caspe de Barcelona, captaba adeptos que padecían graves enfermedades no sólo en trato directo, sino también a través de internet.

 

Cursos para "curar" la calvicie y la homosexualidad

 

La terapia que ofrecían estaba dividida en cursos "destinados a curar el cáncer, el sida o incluso la calvicie, además de la homosexualidad", ofreciendo los dos primeros totalmente gratis y cobrando entre 25.000 y 50.000 pesetas por los otros cursos. Miembros de la secta levantaron un "búnker", con cabida para unas 500 personas, en L´Aleixar para protegerse de un hipotético diluvio universal que creían se produciría el 11 de agosto de 1999, y luego anunció el fin del mundo ante la inminente llegada del año 2000.

 

La secta levantó naves parecidas a la de L´Aleixar en otros lugares de España, como Bilbao, Albacete y un punto desconocido de las montañas de Montserrat (Barcelona).

2003-09-06 – LIBERTAD DIGITAL – ESP.

 

+++


 

En guerra por amor a la verdad y por la verdad en el amor

 

 

 

01.V.2014

 

Ocurre con frecuencia, por no decir siempre, que cuando determinados blogueros católicos escribimos en defensa de la verdad que está presente de forma absoluta en nuestra fe, recibimos la acusación de no tener caridad, de ser integristas, fariseos, etc.

 

Es cierto que la verdad sin caridad se convierte en una pálida sombra de lo que Dios quiere para el hombre. Siendo ella la que, según Cristo, nos hace libres, corremos el riesgo de afearla, de convertirla en un instrumento de agresión más que de salvación. Como dice San Pablo “Ahora permanecen estas tres cosas: la fe, la esperanza, la caridad; pero la más excelente de ellas es la caridad” (1ª Cor 13,13).

 

Cuando el Padre manda al Hijo a morir por nosotros en la Cruz, lo que brilla es el amor. No en vano, como recuerda San Juan, “Dios es caridad” (1 Jn 5,8;16) -vale igual decir “amor"-. Pero también dice la Escritura que “si alguno de vosotros se extravía de la verdad y otro logra reducirle, sepa que quien convierte a un pecador de su errado camino salvará su alma de la muerte y cubrirá la muchedumbre de sus pecados” (St 5,19-20). No sé ustedes, pero a mí se me ocurren pocas cosas que demuestren tanto amor por el prójimo como ayudarle a salvar su alma. Y sé que no hablo solo por mí sino por la inmensa mayoría de esos blogueros si digo que lo que buscamos con nuestros escritos no es el demostrar lo mucho o poco que sabemos, que al fin y al cabo lo sabemos por el don de la fe, sino para ser instrumentos en las manos de Dios de cara a la salvación de los hombres.

 

Además, no tenemos nada de qué presumir o de lo que gloriarnos. Hacemos lo que debemos. Como Cristo dijo: “Así también vosotros, cuando hiciereis estas cosas que os están mandadas, decid: Somos siervos inútiles; lo que teníamos que hacer, eso hicimos” (Luc 17,10). Y “evangelizar no es gloria para mí, sino necesidad. ¡Ay de mí si no evangelizara!” (1ª Cor 9,16).

 

Aun así, a veces es patente que nuestra “carnalidad” aparece en la labor que llevamos a cabo. Nos queda mucho para llegar a decir con San Pablo “y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí” (Gal 2,20). Además, no es igual saber la verdad y comunicarla que andar en ella. Cuántas veces ha sonado en mi conciencia el trueno de la voz de Dios que dice: “Tú, en suma, que enseñas a otros, ¿cómo no te enseñas a ti mismo?” (Rom 2,21). Es por ello que os ruego que recéis mucho para que el Señor nos conceda crecer en santidad y para que podamos dejar a un lado nuestras miserias cuando cumplimos el servicio de ser testigos de su evangelio y de la fe de su Iglesia. Necesitamos vuestras oraciones como el campo seco la lluvia. Especialmente, rezad para que la soberbia no se enseñoree de nuestras almas. Es quizás la principal tentación a la que nos enfrentamos.

 

Pero pecados, defectos y miserias humanas aparte, lo cierto es que hoy es quizás más necesario que nunca defender la verdad y combatir el error. No creo exagerar si digo que es una auténtica batalla por las alma de millones. Una guerra total, sin descanso. Y San Pablo la describe muy bien: “no es nuestra lucha contra la sangre y la carne, sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra los espíritus del mal, que habitan en los espacios celestes” (Ef 6,12). No pasamos de ser simples soldados de infantería bajo al mando de Cristo, nuestro gran Rey, quien ya derrotó a Satanás y sus huestes en la cruz (Col 2,14), pero sin duda el Señor nos quiere en el campo de batalla.

 

Uno de los más formidables enemigos que tenemos que enfrentar es la falsa imagen de un Dios misericordioso al que le da igual el pecado del hombre. Ese falso Dios perdona dejando al pecador en sus pecados. Ese falso Dios parece incapaz de liberar a las almas de la esclavitud del error. Ese falso Dios salva a todos sin en realidad salvar a nadie, porque ya me dirán ustedes qué tipo de salvación es aquella que nos deja atados al viejo Adán y no nos conduce a la vida eterna en el nuevo Adán, que es Cristo.

 

Ese falso Dios es fruto de un desconocimiento absoluto del poder de la gracia. Se pisotea la gracia de Cristo, la cruz de Cristo, la sangre de Cristo, cuando se predica un falso evangelio que consiste en repetir “Ni yo te condeno tampoco” a la vez que se oculta “vete y no peques más” (Jn 8,11). Son muchos los que, a veces con sana intención, pretenden ser más buenos que Dios. Convertimos la buena nueva “Dios nos ha salvado” en la gran mentira “Dios nos ha salvado… pero ahí os quedáis en vuestros pecados, en vuestra incapacidad de ser fieles, etc".

 

Mas como nos recuerda el profeta Ezequiel en uno de los pasajes más maravillosos de la Escritura, el Señor nos pide: “Volveos y convertíos de vuestros pecados, y así no serán la causa de vuestra ruina… Arrojad de sobre vosotros todas las iniquidades que cometéis, y haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo… Que no quiero yo la muerte del que muere. Convertíos y vivid” (Ez 18-30-32).

 

Es lógico que el mundo, en el sentido bíblico del término, rechace a ese Dios (Jn 3,19) que ama tanto al hombre que envía a su Hijo en rescate a la vez que pide, y concede, la conversión. Pero lo que no podemos consentir, de ninguna de las maneras, es que dentro de la propia Iglesia campen a sus anchas los enemigos de la verdad y la auténtica caridad. Como advierte el apóstol: “Pues esos falsos apóstoles, obreros engañosos, se disfrazan de apóstoles de Cristo; y no es maravilla, pues el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. No es, pues, mucho que sus ministros se disfracen de ministros de la justicia” (2ª Cor 11,13-15).

 

Huid como alma que lleva el diablo de los falsos maestros, o hermanos, que os hablan de un Dios que ama el pecador pero no detesta el pecado. Huid del abismo de la condenación que oculta el poder del Espíritu Santo para transformarnos a imagen de Cristo, de forma que dejemos atrás todo aquello que nos aleja de la comunión plena con el Padre. Creed en Dios, pero no como los demonios, de quienes la Escritura dice “Mas también los demonios creen y tiemblan” (Stg 2,19). Y, nuevamente, os ruego que recéis por aquellos que, en medio de nuestras imperfecciones y pecados, intentamos servir al Señor y su Iglesia, en comunión con nuestros pastores, en esta guerra por la salvación de muchos. Que Dios nos llene de su caridad para poder comunicar su verdad con amor, paciencia y sin amargura.

 

Luis Fernando Pérez Bustamante

 

http://infocatolica.com/blog/coradcor.php/1405011236-en-guerra-por-amor-a-la-verda#more23733

 

 

 

+++


 

 

En pocas palabras: si Cristo fundó una Iglesia y el diablo la corrompió y luego tuvo que venir Lutero para "reformarla": ¿Qué papel hace Cristo prometiendo una Iglesia invencible? Y si eso fuera posible: ¿Cuál de las miles de divisiones del protestantismo heredó el "Espíritu de Verdad" del que Cristo habla y que promete con tanta certeza?.

 

Lo que nadie nos ha podido explicar es: ¿que tiene que ver los pecados de un pontífice con su acierto o no en la doctrina?
O lo que es lo mismo ¿qué tiene que ver el tocino con la velocidad?

Seguimos sin comprender, o más bien: siguen sin comprender y siguen dividiéndose entre ellos los protestantes engendrando sectas. Porque carecen de ‘autoridad’ echan de menos al ‘Magisterio’ y cada uno interpreta la doctrina según ha dormido la noche anterior. [bautistas no hay menos de 19 y los jehovistas, mormones, baptistas, etc.]

 

+++

 

Alrededor del año 58 de nuestra era vivían en Jerusalén varios miles de judíos creyentes, miembros de la Iglesia Católica recién fundada por Jesucristo que le ordenó ser “Católica y catolizante”. Así lo afirmaban los responsables de la Iglesia a Pablo: "Ya ves, hermano, cuantos miles de judíos son ahora creyentes y todos son fieles observantes de la Ley" (Hch 21,20).

 

+++

 

Cristo, fundamento único de la Iglesia - (1 Cor 3, 1-23)

 

καθολικος [kazolikós (pronunciando th como en inglés, o como la z española), que significa universal]. La Iglesia es católica porque la Fe de Jesucristo es católica: universal. En los tres primeros siglos de la Iglesia, los cristianos decían "cristiano es mi nombre, católico mi sobrenombre". Posteriormente se usó el término "Católico", para distinguirse de quienes se hacían llamar cristianos, pero habían caído en herejías. Y así sellaban la universalidad de la salvación en Cristo Jesús Redentor.

Las cuatro notas de la Iglesia son las siguientes:

Unidad: Cristo Jesús fundó una sola Iglesia, que tiene un único fin, la salvación del hombre, y un único objetivo, dar gloria a Dios; por tanto, la Iglesia esta llamada a la unidad en la Fe, en el Culto y en el gobierno.

Santidad: la Iglesia, a pesar de los fallos y faltas de cada uno de los creyentes que aún peregrinan en la Tierra, es en sí misma santa pues Santo es su fundador y santos son sus fines y objetivos.

Catolicidad: con el significado de "universal" la Iglesia es Católica en cuanto busca anunciar la Buena Nueva y recibir en su seno a todos los seres humanos, de todo tiempo y en todo lugar; dondequiera que se encuentre uno de sus miembros, allí está presente la Iglesia.

Apostolicidad: la Iglesia fue fundada por Cristo-piedra angular-sobre el fundamento de Pedro- Cabeza de los Apóstoles, y constituyendo en autoridad y poder a todo el Colegio Apostólico; Pedro y los demás Apóstoles tienen en el Papa –Obispo de Roma- y los Obispos a sus sucesores, que ejercen la misma autoridad y el mismo poder que en su día ejercieron los primeros, proveniente directamente de Cristo.

Con el pontificado del Papa Dámaso (366-384) es cuando -por vez primera- se llama a la Iglesia de Roma, con sede sobre la tumba del apóstol Pedro en la colina vaticana, «Sede apostólica». Y hace 2000 años que la historia certifica la Iglesia.

 

+++

 

...guarda el depósito. Evita las palabrerías profanas, y también las objeciones de la falsa ciencia; algunos que la profesaban se han apartado de la fe.

-I Timoteo 6,20-21.

 

La paciencia de nuestro Señor juzgadla como salvación, como os lo escribió también Pablo, nuestro querido hermano, según la sabiduría que le fue otorgada. Lo escribe también en todas las cartas cuando habla en ellas de esto. Aunque hay en ellas cosas difíciles de entender, que los ignorantes y los débiles interpretan torcidamente - como también las demás Escrituras - para su propia perdición.
-II Pedro 3,15-16

La Tradición engendra la Escritura: “Así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta”.
-II Tesalonicenses 2,15

 

Con todo, la Tradición, según el espíritu de los dos grandes precursores del Concilio Vat. II, J.A. Möhler y J.H. Newmann, no es una entidad petrificada; es una tradición viva. Es un acontecimiento en el Espíritu Santo, que guía a la Iglesia a la plenitud de la verdad, según la promesa del Señor (cf. Jn 16, 13), revelándonos sin cesar el Evangelio, que nos ha sido transmitido una vez para siempre, y haciéndonos progresar en la comprensión de la verdad revelada una vez para siempre (cf. Dei Verbum, 8; DS 3020). Según el obispo mártir san Ireneo de Lyon, es el Espíritu de Dios quien mantiene joven y vigoroso el patrimonio apostólico que nos ha sido transmitido una vez para siempre (cf. Adversus haereses III, 24, 1:  Sources chrétiennes, n. 211, París 1974, p. 472).

 

+++

 

La palabra "Iglesia" significa "convocación". Designa la asamblea de aquellos a quienes convoca la palabra de Dios para formar el Pueblo de Dios y que, alimentados con el Cuerpo de Cristo, se convierten ellos mismos en Cuerpo de Cristo.

 

La Iglesia es a la vez camino y término del designio de Dios: prefigurada en la creación, preparada en la Antigua Alianza, fundada por las palabras y las obras de Jesucristo, realizada por su Cruz redentora y su Resurrección, se manifiesta como misterio de salvación por la efusión del Espíritu Santo. Quedará consumada en la gloria del cielo como asamblea de todos los redimidos de la tierra (cf. Ap 14,4).

 

La Iglesia es a la vez visible y espiritual, sociedad jerárquica y Cuerpo Místico de Cristo. Es una, formada por un doble elemento humano y divino. Ahí está su Misterio que sólo la fe puede aceptar.

 

La Iglesia es, en este mundo, el sacramento de la salvación, el signo y el instrumento de la Comunión con Dios y entre los hombres.

 

+++

 

Porque la verdadera catolicidad es pluriforme: ‘unidad en la multiplicidad y multiplicidad en la unidad’ S. S. Benedicto XVI – P. P.

 

+++

 

La fraternidad entre los cristianos no es simplemente un vago sentimiento y ni siquiera nace de una forma de indiferencia hacia la verdad. La fraternidad está fundada sobre la realidad sobrenatural del único bautismo, que nos incluye a todos en el único cuerpo de Cristo (cfr. 1 Cor 12,13; Gal 3, 28; Col 2,12).-

S. S. Benedicto XVI – P. P.

 

+++

 

Sin temor ni imposturas, anunciando el Reino de Dios S.S. Juan Pablo II ´magnus´

 

¿Por qué aún todas las autoridades eclesiásticas protestantes no piden perdón por sus Inquisiciones y heridas causadas? 2004.08

 

+++

 

"Lo único que busco es a Dios en Cristo Jesús por el Espíritu Santo en la Iglesia Católica; en obediencia incondicional al Vicario de Cristo en la tierra, el Sumo Pontífice, sirviendo a todos los seres humanos por igual.” [San Ignacio de Loyola]

 

 

+++

 

Iglesia Católica - fundada por Cristo- hace más de 2.000 años, entre…

 

1.      Un traidor, diez cobardes y un impetuoso, ¿cuál somos nosotros?

2.      Dos ladrones, ¿cuál somos nosotros?

3.      Un fariseo y un publicano, ¿cuál de los dos?

 

+++

 

Nuestra  identidad católica

¿Qué son las Iglesias Cristianas?

 

 

Iglesias cristianas son aquellas comunidades de creyentes que aceptan a Jesucristo como Hijo de Dios y Salvador. Católicos y Evangélicos somos cristianos porque nos inspiramos en la persona de Cristo.

No son cristianos, en cambio, los musulmanes fundados por Mahoma, que vivió en el siglo VI, ya que ven en Jesús sólo a un profeta a quien ponen al mismo nivel de Moisés o de Mahoma. Tampoco son cristianos los Mormones que no consideran a Jesucristo como Dios y dan más importancia al Libro del Mormón, escrito por José Smith en 1827, que a la misma Biblia. (Smith murió linchado por decenas de maridos traicionados por él, aunque él decía que todo se lo revelaba un ángel en unas planchas de oro). Tampoco son cristianos quienes ven en Jesús de Nazaret sólo a un hombre bueno y sabio y no a Cristo el Salvador ungido por Dios.

El Consejo Mundial de Iglesias fundado en 1948 acepta como miembros sólo a las comunidades que aceptan que Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo, y que el Hijo de Dios hecho hombre es Jesucristo como lo atestigua la Biblia. Desde el Concilio Vaticano II (1962-1965) la Iglesia Católica coopera en el movimiento ecuménico con las demás Iglesias Cristianas.

 

¿Quiénes somos Católicos?

 

Somos católicos los que además de ser cristianos aceptamos por el Bautismo ser miembros de la Iglesia que es Una, Santa, Católica y Apostólica.

¿Ahora bien ¿Cómo se sabe en la práctica si uno es o no es católico? La nota más distintiva para saber a qué Iglesia pertenece una persona es su adhesión o rechazo al Papa. El católico acepta al Papa como Vicario de Cristo, como Pastor universal de la Iglesia dejada por Jesús. Así que un católico unido al párroco, al obispo y al Papa, se sabe seguro dentro la Iglesia Católica. Los evangélicos rechazan la autoridad del Papa. Los ortodoxos se llaman católicos pero también rechazan la autoridad del Papa. Tenemos que orar para que llegue el día y la hora prevista por Dios parar el feliz reencuentro con la Iglesia Ortodoxa y ojalá también con las denominaciones evangélicas.

 

¿Qué es el Ecumenismo?

 

El Ecumenismo es el movimiento nacido bajo la acción del Espíritu Santo que busca la unión de los cristianos de diferentes iglesias mediante el diálogo teológico, la oración y el servicio en común a los más necesitados. El católico que se siente seguro de su Fe puede orar con cristianos de otras Iglesias, pero sin dejarse atropellar. También puede hacer con ellos obras buenas y practicar la solidaridad con los más necesitados, pero el diálogo teológico se debe dejar a los especialistas. El católico debe tratar con respeto a los que tienen otra religión (Col. 4, 5-6) y debe exigir también este mismo respeto. La Iglesia católica mantiene un diálogo religioso de acercamiento con otras confesiones no cristianas a condición de que respeten los postulados de nuestra Fe católica y los Derechos de la persona humana. Hay grupos que manipulan la mente de sus adherentes y los llevan a acciones antinaturales y de suicido como se ha visto en varios casos en años recientes.

 

¿En qué consiste la identidad católica?

 

1) La Iglesia Católica fortalece su unidad y resuelve diferencias de opiniones doctrinales en los Concilios Ecuménicos, según el modelo de Hechos 15. Los Concilios no deciden simplemente por presión de la mayoría, sino teniendo en cuenta lo que la Iglesia ha creído siempre y en todas partes, basándose en la enseñanza y práctica de Jesucristo, de sus Apóstoles y sucesores más antiguos.

2) La Iglesia Católica respeta la autoridad del sucesor de Pedro en materia de fe y disciplina y da importancia central a la caridad y a la Eucaristía. Ciertas prohibiciones de comidas están suprimidas en el Nuevo Testamento (Gál. 4, 3-11; 5, 1-5; Col 2, 16; Heb. 13, 9). Los primeros cristianos cambiaron el sábado (del hebreo «shabat», reposo) por el primer día de la semana, que llamaron Domingo (del latín «Domini dies», día del Señor), en el cual empezaron a celebrar la muerte y Resurrección de Jesús representada en la Ultima Cena (Lc. 22, 14- 20; Hech. 20, 7). El mismo Jesús daba más importancia al amor al prójimo que a los ayunos y al sábado (ver Mc. 2, 18-22).

3) La Iglesia Católica tributa devoción, sin adoración a María, a los santos y a los ángeles. Adorar es reconocer a Dios como creador, salvador y santificador. Los católicos reconocemos como Dios solamente al Padre, a su Hijo Jesucristo y al Espíritu Santo. Por ignorancia, los evangélicos acusan erróneamente a la Iglesia de adorar a la Virgen María, a los santos y a los ángeles. Los católicos vemos en María y demás santos a cristianos cercanos a nosotros, que nos muestran como seguir a Jesús y que ruegan a Dios por nosotros. Ellos nos ayudan a alcanzar la santificación que consiste en la plena unión con Dios y en el amor al prójimo. Sólo a Dios pedimos que tenga piedad de nosotros.

4) La fe católica acepta y practica la doctrina social de la Iglesia. Los obispos unidos al Papa aplican las enseñanzas bíblicas a las relaciones sociales, ya para una época, ya para un continente o país, en favor de la liberación de los pobres y oprimidos. Ciertos cristianos acusan a los obispos de meterse en política. Si bien los obispos no pueden usar su cargo en favor de un partido político, deben exigir a todas las autoridades un uso correcto del poder que viene de Dios para servir al bien común.

En el Credo aprobado en los Concilios de Nicea y de Constantinopla, mucho antes de la separación de las grandes Iglesias cristianas actuales, se resume la identidad de la verdadera Iglesia diciendo que es Una (unida en su fe y disciplina), Santa (en su fundador y en su meta, aunque incluye pecadores, aun en sus miembros. Católica (o abierta a todos) y Apostólica (derivada de los Apóstoles y dedicada al apostolado).

 

Algunas consecuencias prácticas

 

Las Sociedades Bíblicas Unidas se dedican a traducir la Biblia desde los originales hebreo, arameo y griego y a editarla barata, gracias a donaciones. Las ediciones católicas le agregan notas o explicaciones para evitar interpretaciones que se aparten de la tradición original. La Iglesia Católica mantiene contacto con las S. B. U. a través de la Federación Bíblica Católica. «La Biblia de Estudio» es una traducción de las S. B. U. con notas católicas, que incluye los libros deuterocanónicos. Ni la Iglesia Católica ni las Sociedades Bíblicas aceptan la traducción de la Biblia de los Testigos de Jehová (editadas por la Watchtower Bible Association, o Asociación Bíblica Atalaya), porque adaptan la traducción a sus propias doctrinas, sin respetar los manuscritos más antiguos que se conservan en las lenguas originales.

La Iglesia Católica Ortodoxa que se separó de la Iglesia Católica en el siglo XI conserva la misma doctrina y tiene sacramentos válidos, pero no obedece al Papa aunque tiene cada vez mejores relaciones con la Iglesia Católica. Sin permiso, un católico no puede comulgar en la misa de ortodoxos ni tampoco recibir los sacramentos en sus iglesias, aunque reconocemos que sus sacramentos son válidos.

La Iglesia Anglicana, que en Estados Unidos tomó el nombre de Iglesia Presbiteriana, se originó cuando Enrique VIII, al no obtener su divorcio con Ana Bolena en el siglo XVI, se proclamó jefe de la Iglesia de Inglaterra, martirizó a los obispos fieles al Papa y ordenó obispos favorables a él, además de aceptar a otros que se separaron del Papa. La Iglesia Católica reconoce sólo sacerdotes ordenados por obispos legítimos. Con los anglicanos tenemos casi la misma doctrina pero aún no podemos compartir los sacramentos. Hemos de orar a Dios para que pronto se produzca la anhelada unión.

La Iglesia Evangélica Luterana se separó de la Iglesia Católica cuando Martín Lutero protestó contra la venta de indulgencias que hacían Julio II y León X para construir la basílica de San Pedro en el cerro Vaticano de Roma, y negó obediencia al Papa. Conservó los sacramentos de bautismo y eucaristía, sin dar a ésta gran importancia; afirmó que para salvarse basta la sola fe sin las obras buenas y que la fe consiste en aceptar la sola Escritura sin hacer caso de la Tradición. Los protestantes fueron invitados al Concilio de Trento, pero se retiraron en la primera sesión al ver el predominio de la obediencia al Papa y a la Tradición. Los protestantes niegan obediencia al Papa, y afirman la salvación por la sola fe (sin las buenas obras mandadas por Jesucristo: ver Mt. 7, 26; Lc 11, 27) y basada en la sola Biblia (sin la Tradición). Cada protestante interpreta la Biblia a su modo, generalmente en forma literal o fundamentalista, otras veces en forma muy liberal y hasta racionalista, sin contar con un Magisterio público, como el que existe en la Iglesia Católica. Y como dicen que cada fiel se guía por el Espíritu Santo para interpretar la Biblia, las Iglesias protestantes se dividen y subdividen por razones doctrinales y también por cuestiones personales entre los distintos pastores.

Las Iglesias Pentecostales son movimientos fervorosos que se originan de reavivamientos espirituales que atribuyen al Espíritu Santo. Hacen una interpretación protestante de la Biblia, agregan la predicación callejera, el pago del diezmo a su pastor, lo que les permite multiplicar sus capillas, y la oración con mucha emoción y expresión corporal, especialmente por los enfermos. A veces logran sanaciones con las cuales reafirman su fe en el poder de Dios, como si este poder sólo estuviera en su Iglesia. Cada Iglesia pentecostal es independiente. Un católico tiene muchos más medios de salvación que un no católico, pero ambos se pueden salvar, si cumplen sinceramente con lo que manda su conciencia ( Rom. 2, 12- 24).

{Grupos denominados ‘bautistas’ existen oficialmente 19, sin contar tantos otros que aparecen y desaparecen. Pues cada semana naceN cinco nuevas denominaciones de sectas pseudo-cristianas, U.S.A.}2004.

 

El primado de Pedro

 

Un católico debe aceptar y adherir a la Iglesia Católica que Jesús fundó. Aceptar a Jesús y renegar de la Iglesia Católica es prácticamente separar aquello que Dios ha unido y arrancar la cabeza del cuerpo.

La Iglesia Católica, a la que tenemos la dicha de pertenecer, es la única fundada por Cristo hace ya casi dos mil años, la única que ha llegado a nosotros sin ninguna interrupción en la sucesión apostólica, la única que nos ofrece la plenitud de los medios de salvación dejados por el mismo Jesús.

La Iglesia Católica es la única fundada sobre Pedro cuando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo. Y Yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del reino de los cielos, y lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo» (Mt. 16, 19). .

 

Junto al mar de Galilea

el Señor dijo a Simón:

tú estarás en el timón

de la santa Madre Iglesia.

Mis ovejas pastorea

con amor y suavidad,

me las vas a pastorear

con gran amor y cariño

y en las pruebas y peligros

Yo los voy a acompañar.

La sagrada obligación

de anunciar a Jesucristo

obliga como hemos visto

a todos sin excepción.

Cada uno tiene un don,

una gracia y un talento

para que vaya en aumento

nuestra católica fe

Yo los acompañaré

hasta el final de los tiempos.

 

+++

 

MODELO DE COHERENCIA*

 

Tomás MORO, decapitado por la inquisición protestante... 

 

 

El juicio contra Tomás Moro comenzó el 1 de julio de 1535. La vista fue en el Hall, el mismo lugar en el que él y su padre habían administrado justicia. Contestó al jurado que lo juzgó: Habéis de comprender que en lo que afecte a la conciencia, todo súbdito fiel y honrado ha de respetar su propia conciencia y su alma más que ninguna otra cosa en el mundo; especialmente cuando su conciencia es como la mía, es decir, que la persona no da ocasión de calumnia, tumulto ni sedición frente a su príncipe.

Se dictó sentencia de muerte, que se ejecutó cuatro días después. Ya en el cadalso, Moro rogó a los presentes insistentemente que oraran por el rey, para que recibiera buen consejo, y volvió a afirmar que moría como buen servidor del monarca, pero antes lo era de Dios. Su cabeza, escaldada con agua hirviendo como era costumbre, fue colocada sobre un poste de la torre del Puente de Londres. Cuando, un mes más tarde, su hija se enteró de que iba a ser arrojada al río, consiguió que se la entregaran. Actualmente se encuentra en la iglesia de San Dunstan, en Canterbury.

En definitiva, la coherencia moral de Tomás Moro, en un momento histórico en el que Europa estaba marcada por profundas convulsiones de todo tipo, es, efectivamente, un modelo para gobernantes y políticos y, en general, para la sociedad actual.

Ángela Aparisi -

 

 

+++

 

1) Atribuir a la Iglesia Católica “la postergación y humillación sistemática de la mujer”. Esta falsedad es todavía más grande, pues una de las causas de la difusión del primitivo cristianismo fue el papel importante que la mujer tuvo en él, muy por encima de la que tenía en el imperio romano. Y fue precisamente en la Edad Media cristiana donde la mujer alcanzó una dignidad y un poder como nunca había tenido.

El señor escritor Vargas Llosa (2004) debería leer, al menos, los libros de la medievalista francesa Règine Pernoud para salir de su error. Sin una serie de mujeres descollantes —Genoveva, Juana de Arco, Catalina de Siena, Eloisa, Hildegarda de Bingen, Leonor de Aquitania, Blanca de Castilla, etc.—, que eran admiradas y respetadas por las autoridades civiles y religiosas de su tiempo, incluido el Papa, posiblemente la civilización europea habría sido imposible. Cualquier mujer podía entonces establecer un negocio o adquirir una propiedad sin autorización de su marido. Y fueron las damas del medioevo las que educaron y afinaron a los hombres, crearon el amor cortés, la galantería y el honor de servir el hombre a la mujer. ¿Donde está, pues, la “postergación y humillación sistemática de la mujer”? Fue con el Renacimiento y el nuevo auge del Derecho Romano cuando la mujer perdió los derechos que había ganado en la Edad Media.

 -.- 

2) Atribuir a la Iglesia Católica el haber mandado a la hoguera a millares de católicos e infieles en la Edad Media. El tema de la Inquisición merece un comentario más detenido y matizado del que es posible aquí. Remito a estudios serios sobre la Inquisición española como los del historiador inglés Henry Kamen o la española Beatriz Comella. Pero sí hay que saber, por lo menos, que su importancia no fue en la Edad Media, que termina en el Siglo XIV, sino en pleno Renacimiento y más allá, hasta el XVII y XVIII, que es cuando pasó del poder eclesiástico al poder civil.

Inquisiciones hubo tantas como religiones había en esos siglos. Para esa época, un ataque a la religión de un país —ya fuera la católica, la luterana, la anglicana o la calvinista— suponía algo tan importante para la estabilidad de su gobierno, como lo que es el terrorismo o la guerrilla para una democracia actual. En cuanto a la Inquisición española, en su momento de mayor auge, entre 1540 y 1700, los condenados a la hoguera fueron 1.346, que representan un 1,9% de todos los procesados. La Revolución Francesa, tan alabada por los laicistas como Vargas Llosa, en pocos días, llevó a la guillotina cifras con certeza apodíctica, muy superiores, exterminó a todos los ciudadanos de la región de la Vandeé (profundamente católica y francesa) y además, arrasó con gran cantidad de edificios y objetos de arte religiosos y cultura. Y todo eso en nombre de la igualdad, libertad y fraternidad.

 

 

La Enciclopedia francesa, vademécum de la ilustración, recordaba que Europa era un continente pequeño, pero el faro del mundo debido a su cultura, su historia, su arte y, "sobre todo", su religión {la Iglesia Católica fundada por Jesucristo-Dios nuestro}

 

+++

 

¿Respeta sus ideas? Respetar las ideas ajenas si estas son aberrantes es despreciar al que las mantiene por no intentar sacarle de su error.

 

 ‘Cualquiera que sea el poder que tiene la prensa en general, cuando se trata de “matar” gente, la pluma es ciertamente más poderosa que la espada’.

 

«El poder trata de destruir a la Iglesia porque no la controla»

 

Que amar a Dios es un don y una tarea. Un don que se nos proporciona por el Espíritu Santo, a través principalmente de los Sacramentos y de la oración, y una tarea en la que hay que ejercitarse a través de las obras y del esfuerzo personal.

“Estemos alerta, no renunciemos a nuestros derechos fundamentales y, en todo momento, demos con serenidad y confianza razones de nuestra esperanza en Cristo, sabiendo que todo lo podemos en Aquel que nos conforta". 

 

+++

 

«El mayor error de los cristianos del siglo XXI será dejar que el mundo se haga sin ellos, y, por tanto, sin Dios o contra Él. Y, el renunciar, abdicar o inhibirse ante una realidad presente, significa dejar el campo libre al mal, pero, además, no permite colaborar con el bien».

 

+++

 


No prevalecerán – lo anunció Jesucristo -  Ningún poder, terreno o espiritual, podrá apagar la luz de la palabra de Dios ni destruir la Iglesia de los mártires y de los santos. «Yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo». Sagrada Escritura.

 

+++

 

Iglesia Católica y apostólica en sus apóstoles - Corrían los años 33, 40 y más, cuando vemos los mensajeros ‘apóstolos’, enviados, heraldos, comisionados,  que estaban llenos del conocimiento, incrementado después de la cruz en las apariciones del Jesús resucitado, de que Él vive y de que, mediante su resurrección, su mensaje había sido legitimado por Dios. Por eso era preciso difundir ahora aún más ese mensaje, pero incrementado precisamente por el determinante contenido de la muerte y resurrección de Jesús.  Ese mensaje de basaba en la cruz y resurrección de Jesús, que pasó a ser como el Evangelio (cf. 1 Cor 15,1 ss).  

La función dirigente de Pedro en Jerusalén aparece con nitidez en un evento del que el apóstol Pablo habla en Gál 1. Hechos de los Apóstoles ya no mencionará a Pedro más que en la reunión de los apóstoles, de nuevo en Jerusalén, para desaparecer luego por completo. Hay que estar de acuerdo con Hechos de los Apóstoles cuando sitúa esfuerzos misionarios de Pedro ya antes de la reunión de los apóstoles y de la persecución ocasionada por Agripa (cap. 9 ss). Es posible que aquella persecución, de la que él escapó, le hubiera empujado a evitar provisionalmente Jerusalén hasta la muerte de Agripa en el año 44. Carecemos de un conocimiento más preciso.

El Emperador Nerón muere en el 68. La aplicación del nombre simbólico de Babilonia a Roma se impone sólo después del año 70. tras la guerra judeo-romana.

Años 40.ca. Iglesia Católica - ya «inmediatamente después de la muerte y la resurrección de Cristo, en torno a los años 40 d.C., la Iglesia Católica cantaba, en el famoso himno contenido en Carta de San Pablo a los Filipenses»: «Cristo, siendo de condición divina, no consideró como presa codiciable el ser igual a Dios» (Flp 2,6).

De cómo la Iglesia Católica iba escribiendo el Nuevo Testamento… El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya San Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El Apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).

Miembros de la Iglesia Católica – ya alrededor del año 58 de nuestra era vivían en Jerusalén varios miles de judíos creyentes, miembros de la Iglesia Católica recién fundada por Jesucristo que le ordenó ser “Católica y catolizante”. Así lo afirmaban los responsables de la Iglesia a Pablo: "Ya ves, hermano, cuantos miles de judíos son ahora creyentes y todos son fieles observantes de la Ley" (Hch 21,20).

-.-

‘Iglesia católica’: Hacia los años 90 e inicios del 100 (siglo II) el nombre de católicos (la expresión «Iglesia católica» aparece por vez primera en Ignacio de Antioquía) está difundido por todas partes para designar a los miembros de la Iglesia «grande» y diferenciarlos de las comunidades menores de los herejes o neo-sectas.

Κα8ολικος [kazolikós (pronunciando th como en inglés, o como la z española), que significa universal].

En los tres primeros siglos de la Iglesia, los cristianos decían "cristiano es mi nombre, católico mi sobrenombre". Y así se usó el término "Católica", para distinguirse de quienes se hacían llamar cristianos, pero habían caído en herejías.

«Katholikós, en griego clásico, era empleado por los filósofos para indicar una proposición universal: ahora es para indicar donde se realiza esa humanísima unidad, ‘el Evangelio’ predicado por la Iglesia desde hace 2000 años, generadora de esa mirada que abraza al mundo: el amor de Cristo siempre Katholikós.

¿Pero es Bíblica la palabra?
R. Si lo es. Está en Mateo 28:19-20, "Vayan y hagan discípulos en todas las naciones...enséñenles a cumplir todo lo que les he ordenado; además yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo."
Esta es una declaración de la Universalidad, Globalidad, Dimensión mundial, Katholicos, Catholicus, Católica.

La Iglesia testimonia el Evangelio por los caminos del mundo, ¡por eso es católica!; desde que Cristo la fundara, hace dos milenios. ¡Y nadie puede contra ella!

El que a vosotros escucha, a mí me escucha” (Lc 16,10).

Cristo funda la Iglesia y de ella es la piedra angular; desde hace veinte siglos ella, con su magisterio garantizado, vigila sobre la humanidad y la guía.

La Iglesia prolonga en los siglos la misión de su Señor: su compromiso principal consiste en dar a conocer a todos los hombres (catolicidad) el rostro del Padre, reflejando la luz de Cristo, lumen gentium, luz de amor, de verdad y de paz. Para esto el divino Maestro envió al mundo a los Apóstoles, y envía continuamente, con el mismo Espíritu, a los obispos, sus sucesores.

La palabra "Iglesia" ["ekklèsia", del griego "ek-kalein" - "llamar fuera"] significa "convocación". Designa asambleas del pueblo (cf. Hch 19, 39), en general de carácter religioso. Es el término frecuentemente utilizado en el texto griego del Antiguo Testamento para designar la asamblea del pueblo elegido en la presencia de Dios, sobre todo cuando se trata de la asamblea del Sinaí, en donde Israel recibió la Ley y fue constituido por Dios como su pueblo santo (cf. Ex 19). Dándose a sí misma el nombre de "Iglesia", la primera comunidad de los que creían en Cristo se reconoce heredera de aquella asamblea. En ella, Dios "convoca" a su Pueblo desde todos los confines de la tierra. El término "Kiriaké", del que se deriva las palabras "church" en inglés, y "Kirche" en alemán, significa "la que pertenece al Señor".

En el lenguaje cristiano, la palabra "Iglesia" designa no sólo la asamblea litúrgica (cf. 1 Co 11, 18; 14, 19. 28. 34. 35), sino también la comunidad local (cf. 1 Co 1, 2; 16, 1) o toda la comunidad universal de los creyentes (cf. 1 Co 15, 9; Ga 1, 13; Flp 3, 6). Estas tres significaciones son inseparables de hecho. La "Iglesia" es el pueblo que Dios reúne en el mundo entero. La Iglesia de Dios existe en las comunidades locales y se realiza como asamblea litúrgica, sobre todo eucarística. La Iglesia vive de la Palabra y del Cuerpo de Cristo y de esta manera viene a ser ella misma Cuerpo de Cristo.

-.-.-.-

Fundada por Jesucristo, la Iglesia Católica cuenta en primer lugar con el apoyo seguro de Cristo que, antes de subir al cielo, prometió a los suyos: "He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28, 20). Llevamos dos mil años de historia señalados por las piedras, hablando con nos. ¡Y no es cuestión de fe! Es memoria histórica -seria y sensata- lejos de las sectas bautistas*, caducos jehovistas, milenaristas… etc. En medio de los asuntos del mundo, la Iglesia Católica se mantiene abrazada a la Cruz del Señor. Si la Iglesia intentara separarse de la Cruz, en realidad rechazaría a Jesucristo. Ser cristiano supone una renuncia gozosa a comportamientos y sentimientos mundanos que dominarían nuestra existencia si no fuésemos discípulos de Jesús, es decir: hijos de la Iglesia Católica, por Jesucristo fundada. «El Reino de los cielos sufre violencia…» (Mt 11,12) a causa de las sectas e insisten en tirar coces. La Iglesia lo sabe que el desenlace no es incierto, ¡ella es la vendedora! Pero la locura y ceguera de los perseguidores y odiadores de Cristo, no les permitirán cegar en sus intentos destructores del Reino, aunque esos intentos estén de antemano condenados al fracaso. La guerra de la Iglesia es pacífica, es la acción de la levadura y de la sal de la tierra, que son los discípulos de Cristo (cfr. Mt 5, 13).    

¿Por qué el protestantismo NO sobrevivirá?
1. Simplemente porque la Sagrada Escritura a nadie le otorgó la autoridad de fundar otra iglesia que no sea ‘la única’ fundada por Jesucristo. Vea Usted las alteraciones:
2. Existen actualmente mas de 33,800* diferentes denominaciones protestantes en el mundo. Quisiéramos ver el versículo en la ‘Sagrada Escritura’ que autorice a cualquier individuo a fundar alguna de esas miles existentes. Cualquier secta que exista sin autoridad de Dios, es una falsedad creada por el hombre.
*Enciclopedia Mundial Cristiana, Abril 2001, «publicación protestante».

-.-

II Corintios – Cap. 11 – San Pablo ya les reconocía ‘disfrazados de apóstoles’.

13 Porque esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.
14  Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz.
15  Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras.

La Iglesia hace dos mil años que nos amonesta de tantos falsos predicadores.

 

+++

 

La Iglesia, esposa y cuerpo de Cristo, cuyos miembros – el Pueblo de Dios - caminan en la historia humana, «brilla con innumerables testimonios heroicos, con sus enseñanzas lúcidas y valientes, con sus impresionantes ejemplos de caridad y con sus excepcionales manifestaciones de belleza».
Asimismo, en el diseño de la Sabiduría divina y en su plan salvífico, conoce el misterio de la realidad histórica de las culpas humanas.
La Iglesia «hace memoria de la Redención», de «Cristo, principio y centro del diseño del Padre, que lleva en su carne de Crucificado y de Resucitado las huellas de una lucha dura» del mal contra el bien.
Gracias a él, el bien «vence definitiva y eternamente».

 

+++

 

Tratándose de una institución tan importante y antigua como la Iglesia es imprescindible saber cómo la llamó su fundador: porque ya este nombre define su pensamiento, su proyecto, su concepción creativa.

Ahora bien, sabemos por el evangelio de Mateo que cuando Jesús anunció la institución de «su Iglesia» en respuesta a la confesión de fe de Pedro, («sobre esta piedra edificaré mi Iglesia»: Mt 16, 18), se sirvió de un término cuyo uso común en aquel tiempo y su presencia en diversos países del Antiguo Testamento nos permite descubrir su valor semántico. Es necesario decir que el texto griego del evangelio de Mateo utiliza aquí la expresión «mou ten ekklesíam». Este vocablo ekklesia lo emplearon los Setenta, o sea, la versión griega de la Biblia en el siglo II antes de Cristo, para traducir el qahal hebreo y su correspondiente arameo qahalá, que con mucha probabilidad usó Cristo en su respuesta a Pedro. Este hecho es el punto de partida de nuestro análisis de las palabras del anuncio de Jesús.

2. Tanto el termino hebraico qahal como el griego ekklesia significan «reunión», «asamblea». Ekklesia tiene relación etimológica con el verbo kalein, que significa «llamar». En el lenguaje semítico, la palabra tenía prácticamente el significado de «asamblea» (convocada), y en el Antiguo Testamento se usaba para designar a la «comunidad» del pueblo elegido, especialmente en el desierto (cf. Dt 4, 10; Hch 7, 38).

En tiempos de Jesús, la palabra seguía en uso. Se puede notar de manera particular que en un escrito de la secta de Qumrán referido a la guerra de los hijos de las tinieblas, la expresión qehál ´El, «asamblea de Dios», se usa, entre otras semejantes, en relación con las insignias militares (1 QM 5, 10). También Jesús usa este término para hablar de «su» comunidad mesiánica, la nueva asamblea convocada por la alianza en su sangre, alianza anunciada en el Cenáculo (cf. Mt 26, 28).

3. Tanto en el lenguaje semítico como en el griego, la asamblea se caracterizaba por la voluntad de quien la convocaba y por la finalidad con la que se la convocaba. En efecto, en Israel y en las antiguas ciudades-Estado de los griegos (póleis), se convocaban reuniones de diverso tipo, incluso de carácter profano (políticas, militares o profesionales), junto con las religiosas y litúrgicas.

También el Antiguo Testamento hace mención de reuniones de diversa índole. Pero, cuando habla de la comunidad del pueblo elegido, subraya el significado religioso, más aún, teocrático del pueblo elegido y convocado, proclamando explícitamente su pertenencia al Dios único. Por eso considera y designa a todo el pueblo de Israel como qahal de Yahveh, precisamente porque es su «propiedad personal entre todos los pueblos» (Ex 19, 5). Es una pertenencia y una relación con Dios completamente particular, fundada en la Alianza estipulada con él y en la aceptación de los mandamientos entregados mediante los intermediarios entre Dios y su pueblo en el momento de su llamada, que la Sagrada Escritura denomina precisamente como el «día de la asamblea» («jóm haqqahál»: Dt 9, 10; 10, 4). El sentimiento de esta pertenencia jalona toda la historia de Israel y perdura a pesar de las repetidas traiciones y las frecuentes crisis y derrotas. Se trata de una verdad teológica contenida en la historia, a la que pueden recurrir los profetas en los períodos de desolación, como por ejemplo Isaías (deutero), quien a finales del exilio dice a Israel en nombre de Dios: «No temas, que yo te he rescatado, te he llamado por tu nombre: tú eres mío» (Is 43, 1 ). Como si quisiera anunciar que en virtud de la Antigua Alianza intervendrá pronto para liberar a su pueblo.

4. Esta alianza con Dios, debida a una elección suya, da un carácter religioso a todo el pueblo de Dios y una finalidad transcendente a toda su historia, que también se desarrolla entre vicisitudes terrenas a veces felices y a veces funestas. Eso explica el lenguaje de la Biblia cuando llama a Israel «comunidad de Dios» («qehal Elohím») (cf. Ne 13, 1); y, más a menudo, «qehal Yahveh»: (cf. Dt 23, 2-4. 9). Es la conciencia permanente de una pertenencia fundada en la elección de Israel que Dios hizo en primera persona: «Seréis mi propiedad personal entre todos los pueblos (...). Seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa» (Ex 19, 5-6).

No es necesario recordar aquí, siempre en este contexto de análisis del lenguaje, que en el pueblo del Antiguo Testamento, por motivos del gran respeto que sentían hacia el nombre propio de Dios, «qehal Yahveh» se leía como «qehal Adonai», o sea, la «asamblea del Señor». Por eso, también en la versión griega de los Setenta se encuentra traducida por «ekklesía tou Kyríou»: podríamos decir «la Iglesia del Señor».

5. También hay que notar que los escritos del texto griego del Nuevo Testamento seguían la versión de los Setenta, y este hecho nos permite entender por qué llaman «ekklesía» al nuevo pueblo de Dios (el nuevo Israel), así como su referencia a la Iglesia de Dios. San Pablo habla a menudo de «Iglesia de Dios» (cf. 1 Cor 1, 2; 10, 32; 15, 9; 2 Co 1, 1; Ga 1, 13), o de «Iglesias de Dios» (cf. 1 Co 11, 16; 1 Ts 2, 14; 2 Ts 1, 4). De este modo destacaba la continuidad entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, hasta el punto de llamar a la Iglesia de Cristo «el Israel de Dios» (Ga 6, 16). Pero muy pronto se produjo en san Pablo el paso a una formulación de las realidades de la Iglesia fundada por Cristo: como cuando habla de la Iglesia «en Dios Padre y en el Señor Jesucristo» (1 Ts, 1, 1), o de la «Iglesia de Dios en Jesucristo» (1 Ts 2, 14). En la carta a los Romanos, el Apóstol habla incluso de las «Iglesias de Cristo» (16, 16), en plural, y tiene en mente -y ante sus ojos- a las Iglesias cristianas locales surgidas en Palestina, Asia menor y Grecia.

6. Este desarrollo progresivo del lenguaje atestigua que en las primeras comunidades cristianas se aclara gradualmente la novedad encerrada en las palabras de Cristo: «Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia« (Mt 16, 18). A esta Iglesia se aplican ahora, con sentido nuevo y mayor profundidad, las palabras de la profecía de Isaías: «No temas, que yo te he rescatado, te he llamado por tu nombre; tú eres mío» (43, 1). La «convocatoria divina» es obra de Jesucristo, Hijo de Dios encarnado; funda y edifica «su» Iglesia, como «convocación de todos los hombres de la Nueva Alianza». Elige el fundamento visible de esta Iglesia y le confía el mandato de gobernarla. Por tanto, esta Iglesia le pertenece y seguirá siendo siempre suya. Ésta es la convicción de las primeras comunidades cristianas y ésta es su fe en la Iglesia de Cristo.

7. Como podemos ver, ya del análisis terminológico y conceptual de los textos del Nuevo Testamento emergen algunos resultados sobre el significado de la Iglesia. Podemos sintetizarlos desde ahora en la siguiente afirmación: la Iglesia es la nueva comunidad de las hombres, instituida por Cristo como una «convocación» de todos los llamados a formar parte del nuevo Israel para vivir la vida divina, según las gracias y exigencias de la Alianza establecida en el sacrificio de la cruz. La convocación se traduce para todos y cada uno en una llamada, que exige una respuesta de fe y cooperación con vistas al fin de la nueva comunidad, indicado por quien llama: «No me habéis elegido vosotros a mí sino que yo os he elegido a vosotros y os he destinado para que vayáis y deis fruto...» (Jn 15, 16). De aquí deriva el dinamismo connatural a la Iglesia, cuyo campo de acción es inmenso, pues es una convocación a adherirse a Aquel que quiere «hacer que todo tenga a Cristo por Cabeza» (Ef 1, 10).

8. El objetivo de la convocación consiste en ser introducidos en la comunión divina (cf. 1 Jn 1, 3). Para alcanzar este objetivo, el primer paso es la escucha de la Palabra de Dios, que la Iglesia recibe, lee y vive con la luz que le llega desde lo alto, como don del Espíritu Santo, según la promesa de Cristo a los Apóstoles: «El Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho» (Jn 14, 26). La Iglesia está llamada y mandada para llevar a todos la palabra de Cristo y el don del Espíritu: a todo el pueblo que será el nuevo «Israel» comenzando por los niños, de quienes Jesús dijo: «Dejad que los niños vengan a mí» (Mt 19, 14). Pero todos están llamado, pequeños y grandes; y, entre los grandes, las personas de cualquier condición. Como dice san Pablo: «Ya no hay judío ni griego; ni esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús» (Ga 3, 28).

9. Por último, el objetivo de la convocación es un destino escatológico, porque el nuevo pueblo está completamente orientado hacia la comunidad celestial, como sabían y sentían los primeros cristianos: «No tenemos aquí ciudad permanente, sino que andamos buscando la del futuro» (Hb 13, 14). «Somos ciudadanos del cielo, de donde esperamos como Salvador al Señor Jesús» (Flp 3, 20).

A este vértice ultraterreno y sobrenatural nos ha conducido el análisis del nombre que dio Jesús a su Iglesia: el misterio de una nueva comunidad del pueblo de Dios que abarca, en el vínculo de la comunión de los santos, además de los fieles que en la tierra siguen a Cristo por el camino del Evangelio, a quienes completan su purificación en el purgatorio, y a los santos del cielo. Volveremos a retomar todos estos puntos en las siguientes catequesis. 20.VII.1991

 

+++

 

Hermanos, os exhorto vehementemente a que os preocupéis con prudencia y diligencia de la salvación de vuestras almas. La muerte es segura y la vida es breve y se desvanece como el humo.

Centrad vuestro pensamiento en la pasión de nuestro Señor Jesucristo, que, por el amor que nos tenía bajó del cielo para redimirnos; que por nosotros sufrió toda clase de tormentos de alma y cuerpo, y tampoco evitó suplicio alguno. Con ello nos dejó un ejemplo soberano de paciencia y amor. Debemos, pues, tener paciencia en las adversidades…[…]…  De las Cartas de San Francisco de Paula (Epístola a. 1486: A. Galuzzi, Origini dell´Ordine dei Minimi, Romae 1967, pp. 121-122)

 

+++

 

Miremos a nuestro alrededor y comprobaremos cómo personas de la categoría espiritual de la beata Teresa de Calcuta o Juan Pablo II han sido los verdaderos artífices de la historia del pasado último tercio de siglo. Cómo el mundo ha visto en ellos una humanidad nueva y renovadora que invita a salir de los egoísmos y mediocridades, para dar lo mejor de nosotros mismos sin sucumbir al cansancio. Y es que la santidad no es un lujo reservado para unos pocos, es una necesidad y un derecho que tienen los no creyentes que esperar de los cristianos. El amor de Dios es un don y un mandato que a todos nos tiene que llegar al corazón para ser cooperadores de la redención, de la superación de todos los males de la humanidad, que sucederá al final de los tiempos, pero que nosotros tenemos que provocar asociándonos a la Pasión y Muerte del único Salvador del mundo.

 

+++

 

La caridad 

XLIX. 1. "El que tenga amor en Cristo, cumpla los mandamientos de Cristo. 2. ¿Quién puede explicar el vínculo del amor de Dios? 3. ¿Quién puede dar a conocer suficientemente lo magnífico de su hermosura? 4. La altura, a la que nos conduce el amor, es indescriptible. 5. El amor nos une a Dios; el amor cubre la muchedumbre de los pecados (1 P 4, 8); el amor todo lo soporta; tiene paciencia con todo. En el amor nada es vulgar, nada soberbio. El amor no ocasiona cisma, el amor no se subleva, el amor todo lo hace en armonía. En el amor alcanzaron la perfección todos los elegidos de Dios; sin amor nada es agradable a Dios. 6. En el amor nos acogió el Señor. Por el amor que nos tuvo, nuestro Señor Jesucristo dio su sangre en favor nuestro por voluntad de Dios, y su carne en favor de nuestra carne, y su alma en favor de nuestras almas….[…]… Clemente de Roma, Carta a los Corintos, XIII, 1; XLIX, 1 – L, 1.

 

+++

 

Debemos reflexionar de qué modo el amor de Cristo en la cruz puede ayudar concretamente al hombre de hoy a encontrar, como dice la encíclica, "la orientación de su vivir y de su amar". El amor de Cristo en la cruz es un amor de misericordia, que disculpa y perdona, que no quiere destruir al enemigo, sino en todo caso la enemistad (cf. Ef 2, 16). Jeremías, el más cercano entre los hombres al Cristo de la Pasión, ruega a Dios diciendo:  "Vea yo tu venganza contra ellos" (Jr 11, 20); Jesús muere diciendo:  "Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen" (Lc 23, 34).

Es precisamente esta misericordia y capacidad de perdón lo que necesitamos hoy para no resbalar cada vez más hacia el abismo de una violencia globalizada. El Apóstol escribía a los Colosenses:  "Revestíos, pues, como elegidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia, soportándoos unos a otros y perdonándoos mutuamente, si alguno tiene queja contra otro. Como el Señor os perdonó, perdonaos también vosotros" (Col 3, 12-13).

 

+++

 

Es Justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor Padre santo, Dios todopoderoso y eterno.

 

Glorificación de Dios, Señor y Creador

Por otra, reconocemos su bondad condescendiente, puesto que Dios está cercano a sus criaturas y viene especialmente en ayuda de su pueblo:  "Él acrece el vigor de su pueblo, (...) su pueblo escogido" (v. 14), como afirma también el salmista.
Frente al Creador omnipotente y misericordioso aceptamos, entonces, la invitación de san Agustín a alabarlo, ensalzarlo y celebrarlo a través de sus obras:  "Cuando tú observas estas criaturas y disfrutas con ellas y te elevas al Artífice de todo, y de las cosas creadas, gracias a la inteligencia, contemplas sus atributos invisibles, entonces se eleva su confesión sobre la tierra y en el cielo... Si las criaturas son hermosas, ¡cuánto más hermoso será el Creador!" (Exposiciones sobre los Salmos, IV, Roma 1977, pp. 887-889).

 

 

Por venir a visitarnos, estamos agradecidos.

 

Las ilustraciones que adornan un expuesto, ‘no son obligatoriamente alusivas al texto y sin menoscabo debido al honor y buena reputación de las personas’. Las estampas, grabados o dibujos que adornan o documentan esta página web ‘CDV’, no corresponden ‘necesaria e ineludiblemente’ al texto presentado; sino que tienen por finalidad –a través del arte- hacer agradable la presentación. Gracias.

 

Si de manera involuntaria se ha incluido algún material protegido por derechos de autor, rogamos que se pongan en contacto con nosotros a la dirección electrónica, indicándonos el lugar exacto- categoría y URL- para subsanar cuanto antes tal error. Gracias. ‘CDV’

 

“Conocereisdeverdad.org = CDV” no necesariamente se identifica con todas las opiniones y matices vertidos por autores y colaboradores en los artículos publicados; sin embargo, estima que son dignos de consideración en su conjunto. ‘CDV’

 

“CDV” intenta presentar la fe cristiana para la gente más sencilla (catequistas, etc.), en especial para los estratos aparentemente más bajos. ¿La razón? Simple: «Son ellos quienes más necesitan conocer la alegría de Cristo».

 

La Iglesia testimonia el Evangelio por los caminos del mundo, ¡por eso es católica!; desde que Cristo la fundara, hace dos milenios.

El que a vosotros escucha, a mí me escucha” (Lc 16,10).

Si la presencia de Cristo es la que hace sentirse de veras en casa, es precisamente porque impulsa la libertad del cristiano más allá de los muros de la casa, pues es consciente de que el horizonte de su casa es el mundo-global-universalidad-catolicidad.

 

Dios, un reto para la razón

AUTOR: Pablo María Ozcoidi.

EDICIONES EUNATE. PAMPLONA 2006. España

PÁGINAS: 180. - ISBN: 84-7768-178-3.

 

Recomendamos: Título:

La dinámica de la evolución humana. Más con menos
Natalia López Moratalla
Editorial: Eunsa - Año: 2007 (1 Ed.) - Idioma: Español - Págs: 200 - Encuadernación: Rústica; Ilustrado - Dimensiones: 24 x 17 cms.

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).