Friday 26 May 2017 | Actualizada : 2017-03-29
 
Inicio > Leyendas Negras > Croacia - 1º calumnia la fiscal jefe Tribunal Penal Internacional; oro, Stepinac

1214 año – La ciudad de Korkula (Croacia con unas 50 islas pobladas), que tiene cerca de 4000 habitantes, es una antigua ciudad fortificada con una importancia fundamental en la historia europea, sea por su comercio, su posición geo-política como por ser la primera ciudad conocida en el mundo que abolió definitivamente la esclavitud allá en el año 1214.  La isla de Korkula pertenece al condado de Dubrovnik, en el Mar Adriático. Cercana a la costa dálmata y tiene unos 279 kilómetros cuadrados con unos 20.000 habitantes. 2007.

 

+++  

 

1416 año – La Croacia católica auspició abolición de la esclavitud - Croacia - El Pontífice en la homilía rindió homenaje a la tradición de libertad y de justicia de esta república marinera en los siglos XV y XVI, que después pasó al imperio austriaco, y que ya en 1416, antes que muchos Estados, abolió la esclavitud. S. S. JUAN PABLO II – CROACIA. 2003-VI-06

 

+++


Croacia - las raíces cristianas de numerosas instituciones culturales y científicas de este País, como ha sucedido también en todo el continente europeo. Es necesario recordar estos orígenes, además, por fidelidad a la verdad histórica, y es importante saber leer en profundidad dichas raíces, para que puedan dar ánimo también al hoy. Es decir, es decisivo percibir el dinamismo que hay en un acontecimiento, como, por ejemplo, el nacimiento de una universidad, o de un movimiento artístico o de un hospital. Hay que comprender el porqué y el cómo de lo que ha sucedido, para apreciar en el hoy dicho dinamismo, que es una realidad espiritual que llega a ser cultural y por tanto social. Detrás de todo hay hombres y mujeres, personas, conciencias, movidas por la fuerza de la verdad y del bien.

2011-06-06

 

+++

 

Los tratantes de esclavos impedían a sus víctimas el ejercicio de la libertad. Los narcotraficantes conducen a las suyas a la destrucción misma de la personalidad.


El Estado de la ciudad del Vaticano no ofreció ni ofrece ningún tipo

de cobertura a un presunto criminal croata; otra vez calumniado.

 

 

 

«A la petición de monseñor Lajolo la señora Del Ponte hasta ahora no ha respondido de ninguna manera».
Respuesta a declaraciones de la fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional


CIUDAD DEL VATICANO, martes, 20 septiembre 2005-(ZENIT.org).- La Santa Sede no ha ofrecido ningún tipo de cobertura al presunto criminal de guerra croata, Ante Gotovina, ha aclarado este martes en un comunicado oficial.

De hecho, según ha explicado Joaquín Navarrro-Valls, portavoz, el Vaticano está esperando que la fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), Carla del Ponte, le dé informaciones para poder colaborar en su búsqueda.
El director de la Oficina de Información vaticana distribuyó una nota de prensa para aclarar declaraciones de Carla del Ponte concedidas este martes al diario británico «The Daily Telegraph» en las que decía que el Vaticano podría señalar exactamente en cuál de los monasterios católicos de Croacia ha encontrado refugio el general Gotovina.

El general Gotovina, de 49 años, es una de las personas más buscadas por crímenes de guerra en la antigua Yugoslavia, junto al ex líder serbobosnio Radovan Karadzic y al general Ratko Mladic.
El portavoz vaticano informa que «en el encuentro que el arzobispo Giovanni Lajolo, secretario para las Relaciones con los Estados, tuvo con la señora Carla Del Ponte, en respuesta a su petición de informaciones e intervenciones, monseñor Lajolo explicó que la Secretaría de Estado no es un órgano de la Santa Sede que puede colaborar institucionalmente con los tribunales».

«Ahora bien, el arzobispo Lajolo pidió a la señor Del Ponte que indicara con una cierta precisión los indicios en los que se basaba para afirmar que el general Ante Gotovina estuviera refugiado en determinados edificios religiosos de Croacia para poder entrar en contacto con la autoridad eclesiástica competente; de hecho, precedentes averiguaciones habían dado un resultado negativo», sigue diciendo Navarro-Valls.
«A la petición de monseñor Lajolo la señora Del Ponte hasta ahora no ha respondido de ninguna manera», concluye el comunicado.
Gotovina lleva en paradero desconocido desde 2001, cuando fue acusado de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. ZS05092003

 

+++

 

El oro croata lo cogió Tito

 

«La inexactitud y superficialidad de las informaciones de que dispone Washington son tan evidentes que uno se maravilla de que el gobierno de Estados Unidos pueda haber dado crédito a una historia tan inconsistente.» Éste ha sido el comentario en caliente de monseñor Milan Simcic sobre el informe publicado en Estados Unidos.

Monseñor Simcic, en otro tiempo subsecretario de la Congregación del Clero, conoce muy bien los hechos, puesto que fue durante años colaborador de Draganovic en la labor de asistencia y cuidado pastoral de los refugiados que huían de Croacia.

«El Colegio de San Girolamo era dirigido por monseñor Giorgio Magjerec -precisa monseñor Simcic-. Draganovic no tuvo jamás función alguna en el colegio. Él era secretario del Comité Nacional Croata, un organismo que formaba parte de la Pontificia Obra de Asistencia (POA), creada por Pío XII para ayudar a los refugiados. No existían preferencias, se ayudaba a todos. Por esta obra de caridad, Draganovic tuvo a su disposición dos cajas de lingotes y monedas de oro que había sacado el ejército croata en retirada ante el avance de los partisanos de Tito. Eran cajas del Banco Nacional Croata, mientras que los bienes arrebatados a los judíos los administraba la División del Ministerio de la Seguridad Pública. Se trataba de administraciones muy distintas. Para comprar vestidos, comida y medicinas para los refugiados que estaban en los campos de Fermo y de Roma, Draganovic utilizó un diez por ciento del valor de este oro, el resto lo cogió por la fuerza el general Vilko Pecnikar para financiar la resistencia contra Tito y varias publicaciones en contra de la propaganda comunista.»

Según monseñor Simcic: «De esta historia nace la leyenda negra del oro de los judíos que habría sido depositado en el Vaticano. Pero la realidad es bastante distinta.» Y añade: «El documento americano sostiene que las propiedades robadas a los judíos croatas podrían llegar a ser unos ochenta millones de dólares. El mismo documento admite que "ninguna de estas informaciones ha sido verificada". El profesor Jere Jareb ha hecho un estudio muy detallado sobre los documentos recogidos en Zagreb y ha publicado en 1997 un libro con el título El oro y el dinero del Estado independiente croata llevado al extranjero (1944-1945), pero también en este caso no es posible determinar cuánto dinero se robó a los judíos croatas. Lo que sí se da por cierto es que el grueso del dinero del gobierno croata fue transportado a Suiza en 1944, y que sumaba más de una tonelada y tres quintales de oro, además de 2.700.000 francos suizos. El oro y el dinero fueron devueltos al Banco Nacional Yugoslavo en julio de 1945. Los partisanos de Tito llegaron también a echar mano a 32 cajas llenas de oro que habían sido depositadas en el convento de los franciscanos en Zagreb. Es probable que una parte de este dinero perteneciera a los judíos, pero los comunistas se guardaron bien de preguntarse de dónde provenía una fortuna así».


He pedido a monseñor Simcic que me explicara qué relaciones hubo con el jefe de los Ustasa, Ante Pavelic, y él me ha respondido: «La historia de que Pavelic se refugió en el Colegio de San Girolamo es completamente falsa. Como viejo conspirador que era, Pavelic se escondía en las afueras de Roma y cambiaba continuamente de domicilio». Monseñor Simcic sostiene que «Pavelic estaba enfadado con el Vaticano porque no había reconocido al Estado Independiente Croata y desconfiaba de todos los sacerdotes. Pavelic ya estaba enfrentado con Draganovic en 1942, cuando este último le reprochó lo que los Ustasa estaban haciendo en Bosnia. Pavelic jamás se habría fiado de Draganovic, tenía sus amigos italianos, sobre todo en Fiésole, en Toscana. En 1948 huyó primero a España y después a Argentina. Tanto los americanos como la policía secreta yugoslava tenían conocimiento de sus desplazamientos, y si hubieran querido lo habrían podido prender. Por qué no lo hicieron, no lo sé. Es cierto que la idea de los Ustasa que roban oro a los judíos es muy sugestiva y pega con el prejuicio según el cual los croatas son todos un poco fascistas y antisemitas. Según la leyenda negra difundida hasta hoy, el cardenal Alojzije Stepinac[31] habría sido un colaborador de los Ustasa, mientras, en realidad, Hitler en persona había pedido a Pavelic la cabeza de Stepinac, precisamente por su defensa de los judíos. Los Ustasa, y los nazis sabían que Stepinac ayudaba a los judíos, los protegía y les ayudaba a huir.

Pavelic habría sido feliz liquidando a Stepinac, pero no lo hizo porque era muy popular. Esto contradice definitivamente la leyenda según la cual todos los católicos croatas serían Ustasa».

Notas

[31] Cardenal Alojzije Stepinac, arzobispo de Zagreb, perseguido primero por los nazis y después por los comunistas. En 1946 fue condenado por un tribunal comunista y encarcelado en Legoplava hasta 1951. Quedó bajo arresto domiciliario hasta su muerte. En 1953 fue creado cardenal por Pío XII; murió el 10 de febrero de 1960. El 3 de octubre de 1998 fue beatificado por Juan Pablo II.

Antonio GASPARI - 2007-03-21 www.conoze.com

 

+++

 

El linchamiento del cardenal Stepinac

 

La decisión de la Iglesia católica de beatificar al arzobispo de Zagreb, el cardenal Alojzije Stepinac, desencadenó la protesta de los simpatizantes del gobierno de Tito. Según sus detractores, Stepinac, quitando alguna tímida iniciativa de protesta, habría colaborado con el régimen de los Ustasa.[32]

 

La posición del arzobispo de Zagreb es, desde hace ya mucho tiempo, objeto de opiniones diferentes. De hecho, su mismo cargo le colocaba en una posición en la que tenía contactos con el régimen; pero esto no es suficiente para convertirse en un colaboracionista, como sostienen sus críticos. Stepinac constituyó, por el contrario, un punto de referencia para aquella parte del clero y de los croatas que desaprobaban decididamente las violencias de los Ustasa.

Por lo demás, la acusación de colaboracionismo fue formulada hace ya medio siglo por el régimen de Tito, cuando Stepinac fue procesado y condenado a trabajos forzados. El verdadero motivo de la condena no era, sin embargo, el que se declaró. A los ojos de Tito, la verdadera culpa de Stepinac fue el no haber querido colaborar con el nuevo régimen comunista.[33]

A pesar de la existencia de una vasta documentación histórica, la beatificación del cardenal Alojzije Stepinac suscitó las reacciones más enfrentadas. Mientras que algunos judíos salvados por la intervención del arzobispo de Zagreb pidieron al Yad Vashem que honrase a Stepinac como Justo entre las Naciones, aparecieron artículos en los que se acusaba al cardenal de haber sido un «amigo de los Ustasa», que llevó a cabo una política de conversión forzada de los ortodoxos serbios y que salvó a los judíos con el único objetivo de convertirlos al catolicismo.

«Nos reímos. La acostumbrada forma incorrecta e interesada de tratar la verdad histórica», comentaba monseñor Milan Simcic, profundo conocedor de la historia de su tierra.

«Quien acusa a Stepinac de colaboracionismo no conoce la historia -explica monseñor Simcic-. Ya a mitad de los años treinta, el joven arzobispo de Zagreb había denunciado la aberrante doctrina racista de Hitler y organizó la ayuda a los judíos que venían de Austria, Alemania, Checoslovaquia y Polonia. En abril de 1941 se derrumba la Yugoslavia monárquica y el pueblo croata proclama mediante plebiscito la propia independencia en contra de la voluntad de Hitler y Mussolini, quienes imponen al recién nacido Estado el régimen fascista de Ante Pavelic, jefe del movimiento Ustasa. Es bueno que recordemos que Pavelic había fundado el movimiento de los Ustasa en 1929, como alternativa al líder católico antifascista Stjefan Radie. Se trata, por lo tanto, de dos realidades distintas: el Estado croata que todo el pueblo quería y defendía y el régimen Ustasa cuyos seguidores no superaron el tres por ciento de la población.

»La acusación de colaboracionismo con el régimen fascista de Pavelic se desmiente con la abundancia de datos. Durante la guerra, los partisanos de Tito citaban con frecuencia amplios textos de las homilías y de las cartas pastorales de Stepinac, sobre todo las que denunciaban las atrocidades de las tropas alemanas, italianas y de los Ustasa. El hecho de que, como arzobispo en tiempos de guerra, haya tenido contactos con el poder constituido no significa que fuera un colaboracionista. Cuando al final de la guerra los comunistas comenzaron sus grandes procesos estalinistas y procesaron a Stepinac, él respondió a las acusaciones diciendo: "¿Con quién debía tratar? ¿Con vosotros que estabais en los bosques, o con las autoridades de Zagreb de las cuales dependía la salvación de las personas por las que intercedía?" Y entre estas personas había muchos comunistas, judíos croatas y antifascistas.

»La inconsistencia de la acusación se prueba por el hecho de que Hitler en persona quería la cabeza de Stepinac, pero Pavelic sabía bien que habría sido un boomerang para su régimen si se hubiera atrevido a tocar a Stepinac, quien gozaba de una enorme popularidad y prestigio.

»El cardenal Stepinac fue acusado de haber llevado una política de conversión forzada de los ortodoxos serbios.

»Tampoco esta acusación aguanta un serio y documentado examen histórico. La Iglesia católica reconoce el bautismo impartido por la Iglesia ortodoxa, por lo que no se trata de un nuevo bautismo sino de pasar de la Iglesia ortodoxa a la católica. Frente a la inhumana y aberrante política practicada por la facción más extremista de los Ustasa, que obligaban a los serbios a abjurar de la ortodoxia, la jerarquía católica croata guiada por Stepinac se encontró frente a un grave dilema. Por un lado, la ley canónica prevé que el paso de un ortodoxo al catolicismo ha de cumplirse con plena conciencia y libertad; por otro lado, el peligro de muerte para miles de serbios, que aceptaban ser acogidos en la Iglesia católica con tal de salvarse de la muerte. Stepinac se dirigió a Roma y decidió acoger a los ortodoxos serbios con el objeto de salvarles la vida, dejándoles, sin embargo, libertad de volver a la ortodoxia una vez que hubiera cesado el peligro. Gracias a esta política se salvaron miles de vidas humanas.


»En cuanto al encuentro entre Pavelic y Pío XII...

«También en este caso se confunden los hechos. Ante Pavelic fue recibido en audiencia privada por Pío XII en 1941, cuando los Ustasa todavía no habían enseñado su verdadero rostro. No es cierto que el papa Pacelli bendijera la política de conversión de los ortodoxos ni mucho menos apoyó al régimen, porque la Santa Sede jamás reconoció al gobierno de los Ustasa. No había relaciones diplomáticas con el Estado croata de Pavelic. En Zagreb no había un nuncio de la Santa Sede, estaba sólo el abad Marcone, en calidad de visitador apostólico ante el episcopado croata. La propaganda de los Ustasa, intentó instrumentalizar aquel encuentro privado como un acto de colaboración.

»¿Cuál ha sido la relación entre el cardenal Stepinac y los judíos?

»Son innumerables las notas y mensajes de agradecimiento al cardenal Stepinac por parte de las asociaciones judías, por todo cuanto hizo por su defensa durante la persecución. Hace poco se publicó un libro escrito por Ljugbica Stefan que documenta de manera detallada la obra de ayuda a los judíos del arzobispo de Zagreb. Algunos de los judíos salvados han enviado la petición al Yad Vashem de que el cardenal Stepinac sea honrado con el honor de Justo entre las Naciones.


»A excepción de los extremistas Ustasa, el pueblo croata no abriga sentimientos antisemitas, tanto es así que Josip Frank, uno de los padres de la independencia croata, es judío. Fue fundador del Partido del Derecho y jugó un papel importante en la difusión de las ideas de independencia y soberanía.

»¿Por qué entonces tanto rencor contra el cardenal Stepinac?

»El régimen de Tito y sus simpatizantes no pueden perdonar a Stepinac y a la Iglesia católica que hayan tenido la valentía y la honestidad de denunciar públicamente la opresión de la libertad y la virulenta persecución contra la religión. En 1946, ya habían muerto más de seiscientos sacerdotes y religiosos y miles eran perseguidos. Tito había propuesto a Stepinac separar de Roma a la Iglesia croata, y había recibido un tajante no. Tito no estaba acostumbrado a tolerar a las personas que se oponían a sus deseos. Algo sabía de eso Milovan Djilas que, a pesar de ser el número dos del partido, fue borrado y encarcelado. El gran escultor croata Ivan Mestrovic recordaba en sus memorias una conversación tenida con Djilas, en la que reconocía la inocencia de Stepinac y justificaba el proceso comenzado contra él con este argumento: era necesario dar una satisfacción a los serbios que habían sido perseguidos por el régimen de los Ustasa y a los partisanos croatas combatidos por el mismo régimen. No habiendo podido echar mano a Pavelic, se decidió coger como chivo expiatorio a Stepinac, como la más alta autoridad moral del pueblo croata.

Al mismo tiempo se quería decapitar a la Iglesia católica encarcelando a su guía autorizado. El mismo procurador general, Jakov Blazevic, que condujo la acusación contra Stepinac, en el curso de diversas entrevistas ha contado que el proceso había sido planeado en Belgrado hasta en los más mínimos detalles y, cada tarde, él hablaba directamente con Tito y recibía sus instrucciones. Toda la izquierda europea estaba extasiada por la Yugoslavia de Tito como modelo de socialismo autogestionado y de rostro humano. Encontraban una opción contra el monstruoso comunismo de Stalin y Brézhnev. El ataque a Stepinac es una forma de defensa del comunismo de Tito y de su Yugoslavia.»[34]


Notas

[32] Giacomo Scotti, «Il beato delle Croci uncinate», Il Manifesto, 17 de julio de 1998, p. 8.

[33] Giovanni Belardinelli, «Stepinac, il vescovo che divide gli storici», Corriere della Sera, 19 de julio de 1998, p. 29.

[34] Antonio Gaspari, «Stepinac, linciaggio del "giusto"», Avvenire, 18 de julio de 1998, p. 22.

-.-

La intención de estas páginas no es hacer una historia completa del racismo, ni de la actitud de la Iglesia a su respecto, sino tan sólo enumerar algunos puntos salientes de esa historia y subrayar la coherencia de la enseñanza del Magisterio frente al fenómeno racista. Al hacerlo no se pretende disimular las debilidades y, a veces, también las connivencias tanto de los hombres de Iglesia como de los simples cristianos.

 

+++


La conciencia. “Éste atraviesa los diferentes campos en los que ustedes están comprometidos y es fundamental para una sociedad libre y justa, tanto en el plano nacional como supranacional. Naturalmente, pienso en Europa, a la que desde siempre Croacia pertenece en el ámbito histórico-cultural y a la que está por entrar en el político-institucional. Pues bien, hay que confirmar y desarrollar las grandes conquistas de la edad moderna, es decir, el reconocimiento y la garantía de la libertad de conciencia, de los derechos humanos, de la libertad de la ciencia y, por tanto, de una sociedad libre, manteniendo abiertas, sin embargo, la racionalidad y la libertad en su fundamento trascendente, para evitar que dichas conquistas se autodestruyan, como debemos constatar lamentablemente en bastantes casos. La calidad de la vida social y civil, la calidad de la democracia, dependen en buena parte de este punto “crítico” que es la conciencia, de cómo es comprendida y de cuánto se invierte en su formación. Si la conciencia, según el pensamiento moderno más en boga, se reduce al ámbito de lo subjetivo, al que se relegan la religión y la moral, la crisis de occidente no tiene remedio y Europa está destinada a la involución. En cambio, si la conciencia vuelve a descubrirse como lugar de escucha de la verdad y del bien, lugar de la responsabilidad ante Dios y los hermanos en humanidad, que es la fuerza contra cualquier dictadura, entonces hay esperanza de futuro”.

Benedicto XVI. Pont. Max.

Teatro Nacional Croata - Zagreb
 - Sábado 4 de junio de 2011

 

+++


 

 

 

San Isaac de Siria (hacia 650) monje de Ninive, (Mossoul, Iraq)
Discursos espirituales, primera serie, Nº 58

 

“¿No debías haber tenido compasión de tu compañero, como yo la tuve de ti?” (Mt 18,33) -      La compasión, por un lado, y el juicio por simple equidad por otro, si permanecen en el mismo corazón son como un hombre que adora a Dios y los ídolos en una misma casa. La compasión es el contrario del juicio por simple justicia. El juicio estrictamente de justicia de equidad implica la misma repartición de una medida semejante para todos. Da a cada uno lo que merece, no más. No se excede ni por un lado ni por otro, no discierne en la retribución. Pero la compasión nace de la gracia, se inclina hacia todos los seres con un mismo afecto, se distancia de la pena equitativa para los que son dignos de castigo y colma más allá de toda medida a los que son dignos del bien.
       La compasión es, pues, compañera de la justicia, el juicio sólo está de parte del mal...Como un grano de arena no pesa tanto como el oro, la justicia equitativa de Dios no pesa tanto como su compasión. Como un puñado de arena que cae en el océano son las faltas de todo ser humano en comparación con la providencia y la piedad de Dios. Así como una fuente que mana con abundancia no podría ser restañada por un puñado de polvo, así la compasión del Creador no puede ser vencida por la malicia de las criaturas. El que guarda resentimiento cuando ora es como un hombre que siembra en el mar y espera la cosecha.

 

+++

 

 

‘UT IN OMNIBUS GLORIFICETUR DEUS’ - «Cristo ayer y hoy / Principio y fin / alfa y omega / suyo es el tiempo / y la eternidad / a Él la gloria y el poder / por los siglos de los siglos» (Cirio en Vigilia Pascual).

 

+++

 

Si la Iglesia mirara para otro lado y no dijera nada en cuestiones como el aborto, la eutanasia, divorcio, la manipulación genética, la equiparación de las parejas de hecho con las familias o la adopción de niños por homosexuales, se libraría de una parte considerable de los ataques que sufre. Pero hay que preguntarse si, en caso de obrar así, estaría siendo fiel a Jesucristo y aportando algo valioso a la sociedad.
   Muchas veces se nos ha reprochado, algunas con razón, no haber sido más tajantes en la condena de la esclavitud o en el rechazo de la violencia en situaciones como las Cruzadas o la Inquisición. Pues bien, hoy hay nuevas esclavitudes y nuevas torturas, que son, curiosamente, aplaudidas y defendidas por los que condenan las de antaño. La Iglesia, precisamente para no cometer los errores del pasado, tiene el deber de defender la familia y la vida. Si no lo hiciera, estoy seguro de que dentro de unos años sería acusada de no haber hablado proféticamente contra la ideología mayoritaria imperante en este momento. Y hasta es posible que se lo echaran en cara los sucesores ideológicos de los que hoy la acusan de no estar al día. Por eso tiene que actuar como lo está haciendo. Aunque se quede sola en la defensa del más débil. Aunque le cueste la persecución. Esa será su gloria y la historia terminará por reconocerlo.

 

+++

 

La persona, fin en sí misma, no de sí misma

 

+++

 

"El viento de la soberbia arrastra toda virtud. La humildad es la base de las buenas obras". (S. Agustín).

 

+++

 

«La historia es el testimonio de los tiempos, la luz de la verdad, la vida de la memoria, la maestra de la vida y nuncio de la antigüedad». Cicerón

 

+++

 

Vocación: Dios es quien llama, y el hombre es el convocado. La llamada es siempre a amar, es decir, a servir, y también a hacer rendir los talentos. Está en la naturaleza del hombre este deseo de conocer y responder a la vocación, deseo que tiene implicaciones también sociales: una sociedad en la que los hombres no pueden ejercer aquello a lo que se sienten llamados será muy defectuosa, como detectaba ya Platón en La República.

 

+++

oyendo el llamado de Cristo, sin titubeos deja Pedro su lago en Tiberíades

 

"Es más fácil desintegrar un átomo que un pre-concepto" - Albert Einstein.

 

+++

 

Un libro histórico -como son los evangelios por ejemplo- merece credibilidad cuando reúne tres condiciones básicas: ser auténtico, verídico e íntegro. Es decir, cuándo el libro fue escrito en la época y por el autor que se le atribuye (autenticidad), cuando el autor del libro conoció los sucesos que refiere y no quiere engañar a sus lectores (veracidad), y, por último, cuando ha llegado hasta nosotros sin alteración sustancial (integridad).

 

+++

 

«La belleza podrá cambiar el mundo si los hombres consiguen gozar de su gratuidad» Susana Tamaro – católica, escritora - 2004.12.

 

+++

 

In Memoriam   

“A la Humanidad que a esta hora parece perdida y dominada por el poder del mal, del egoísmo y del miedo, el Señor ha decidido darle en ofrenda Su amor que perdona, reconcilia y abre el ánimo a la esperanza. Es amor que convierte los corazones y regala la paz  ¡Cuánta necesidad tiene el mundo de comprender y de abrigar la Divina Misericordia”. Juan Pablo II Magno + 2005.04.02

 

+++

 

¡Gloria al Jesucristo fundamento de la Iglesia!

¡Buenaventura eres Tú, Oh María, Madre del Salvador!

 

“Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones” Biblia. Evangelio según San Lucas Cap.1º vs. 48. La Iglesia, hace XXI siglos fundada por Tu Hijo, te alaba, ¡Oh Madre plena de dicha y felicidad!

 

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-

Las leyes, sin embargo, no bastan para modificar los comportamientos. Un cambio de actitud exige «un empeño personal y la convicción ética del valor de la solidaridad», así como «una relación equitativa entre los países ricos y los pobres, imponiendo especiales deberes a las estructuras industriales a gran escala, ya sea en los países desarrollados, como en aquellos en vías de desarrollo, para que tomen en serio medidas para la defensa medioambiental».   Una actitud más atenta respecto a la naturaleza, comentó, puede ser además alcanzada y mantenida mediante la educación y una «campaña de conciencia constante».  «Cuantas más personas conozcan los diversos aspectos de los desafíos medioambientales que afrontan, mejor se podrá responder». Arzobispo Celestino Migliore, observador permanente de la Santa Sede ante Naciones Unidas. 2007.X.31

 

 


Gracias por venir a visitarnos 


Recomendamos vivamente:

1º ‘CÓMO LA IGLESIA CONSTRUYÓ LA CIVILIZACIÓN OCCIDENTAL’. Ninguna institución ha hecho más para dar forma a la civilización occidental que la Iglesia Católica, y en modos que muchos de nosotros hemos olvidado o nunca sabido. Como la Iglesia construyó la civilización occidental es una lectura esencial para redescubrir esta relegada verdad. De un modo senillo y muy atractivo. 2007.

Autor: Thomas E. WOODS Jr. -  Editorial: CIUDADELA. 

-.-

2º Recomendamos vivamente: ‘Inquisición’  historia crítica.

Autores: Catedrático e historiador ‘Ricardo García Cárcel’ y la licenciada en Historia por la Universidad Autónoma de Barcelona-España ‘Doris Moreno Martínez’, investigadora. (Editado por Ediciones Temas de Hoy. Esp.). Cerca de doscientos años después de que Juan Antonio Llorente redactara su clásica ‘Historia crítica de la Inquisición’, los autores de este libro han querido escribir una nueva historia crítica del Santo Oficio, elaborada con la intención de huir del resentimiento, del morbo, los sectarismos, pero con fiel memoria –racional y sentimental- de las victimas de aquella institución, que fue muchas cosas al mismo tiempo: tribunal con jurisdicción especial, empresa paraestatal, instrumento aculturador, símbolo de representación y de identificación ideológica, arma en manos de otros poderes, poder en sí mismo. En este libro se examina la poliédrica identidad de la Inquisición y se responde a muchas preguntas que han inquietado a los historiadores: ¿por qué y para qué se creó el Santo Oficio?. ¿Por qué duro tanto? ¿Fueron los inquisidores hombres o demonios? Los procedimientos penales de la Inquisición ¿fueron normales o excepcionales?. ¿Cuántas víctimas hubo?. ¿Fue la Inquisición culpable del atraso cultural español respecto a Europa?. ¿Gozó de la complicidad o del rechazo de la sociedad?.

 

Recomendamos vivamente:

‘LEYENDAS NEGRAS DE LA IGLESIA’. Autor Vittorio MESSORI – Editorial “PLANETA-TESTIMONIO” 10ª EDICIÓN – Óptimo libro para defenderse del cúmulo de opiniones arbitrarias, deformaciones sustanciales y auténticas mentiras que gravitan sobre todo en lo que concierne a la Iglesia.

In Obsequio Jesu Christi. +





Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).