Thursday 27 April 2017 | Actualizada : 2017-03-29
 
Inicio > Eucaristia > Catecismo - 1º de la Iglesia Católica: preguntas esenciales y respuestas

«A pesar de ser Hijo de Dios, aprendió, sufriendo, a obedecer. Y, llevado a la consumación, se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación eterna» (Hb 5, 8-9).

 

 

En el centro de toda comunidad cristiana está la Eucaristía, fuente y culmen de la vida de la Iglesia. Quien se pone al servicio del Evangelio, si vive de la Eucaristía, avanza en el amor a Dios y al prójimo y contribuye así a construir la Iglesia como comunión. Cabe afirmar que «el amor eucarístico» motiva y fundamenta la actividad vocacional de toda la Iglesia, porque como he escrito en la Encíclica Deus caritas est, las vocaciones al sacerdocio y a los otros ministerios y servicios florecen dentro del pueblo de Dios allí donde hay hombres en los cuales Cristo se vislumbra a través de su Palabra, en los sacramentos y especialmente en la Eucaristía. Y eso porque «en la liturgia de la Iglesia, en su oración, en la comunidad viva de los creyentes, experimentamos el amor de Dios, percibimos su presencia y, de este modo, aprendemos también a reconocerla en nuestra vida cotidiana. Él nos ha amado primero y sigue amándonos primero; por eso, nosotros podemos corresponder también con el amor» (n. 17).

 

+++


Compendio del Catecismo de la Iglesia católica: ¿por qué no lo sabemos?
La fe de los sencillos - Una síntesis fiel y segura del Catecismo de la Iglesia católica. Contiene, de modo conciso, todos los elementos esenciales y fundamentales de la fe de la Iglesia. 2005. ¡No falte en el bolsillo de cada cristiano para aprenderlo!

Creer, celebrar, vivir y orar, esta y no más es la fe cristiana desde hace 2000 años, enseñada por la Iglesia Católica sin error porque Cristo la ilumina y sólo Él la guía.

 

+++

La  Biblia moralizada de Nápoles es un manuscrito con pinturas del siglo XIV, realizado en Nápoles, pero basado en un arquetipo concebido el siglo anterior para la Corte de Francia. Ultima cena.

 

“Tenéis que saber qué es lo qué creéis. Tenéis que conocer vuestra fe de forma tan precisa como un especialista en informática conoce el sistema operativo de su ordenador, como un buen músico conoce su pieza musical. Sí, tenéis que estar más profundamente enraizados en la fe que la generación de vuestros padres para poder enfrentaros a los retos y tentaciones de este tiempo con fuerza y decisión…Por eso os pido: ¡estudiad el Catecismo con pasión y constancia”! – VIII. MMXI - Papa Benedicto XVI

Un católico se define por tres cosas: Doctrina ortodoxa, culto divino y piedad tradicionales, y sujeción a los pastores legítimos. Y sabe que fallar en alguno de estos aspectos lo expulsa de la Iglesia, y por tanto, lo pone en serio peligro de condenarse. Lo malo es que muchos de nuestros contemporáneos que dicen "sentirse" más o menos católicos realmente viven de otra religión, para la cual los aspectos antes mencionados no tienen ninguna importancia, siendo sustituídos por criterios ideológico-socio-políticos perfectamente ajenos sino contrarios a la Fe católica. Ya va siendo hora de explicarles con claridad y caridad que no son católicos.

 

+++


 

CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA


INTRODUCCIÓN - EL FIN DEL HOMBRE

 

1. ¿Para qué creó Dios al hombre?  Dios creó al hombre para comunicarle su bondad y su amor. Así el hombre puede conocer y  amar a Dios, servirle libremente y luego gozar de Él para siempre en el Cielo.

2. ¿Tiene el hombre deseo de felicidad?  Dios puso en el corazón de todo hombre el deseo del bien y de la felicidad.

3. ¿Cuál es el mayor bien? El mayor bien sin ninguna duda es el mismo. Dios: quien tiene a Dios nada le falta.

4. ¿Cómo el hombre puede alcanzar a Dios?  El hombre puede alcanzar a Dios a través de Jesucristo, su Hijo, quien dijo: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida".

5. ¿Quién enseña la verdad de Dios y de Jesucristo? La verdad completa sobre Dios y Jesucristo la enseña la Iglesia Católica. De ella dijo el Señor: "Quién a ustedes oye, a Mí me oye"

6. ¿Quiénes son los cristianos? Los cristianos son los discípulos de Jesucristo Maestro y Salvador.

7. ¿Qué es la doctrina cristiana? La doctrina cristiana es la que nos enseñó Jesucristo para que fuéramos felices y llegáramos al Cielo.

8. ¿Quién nos enseña la doctrina cristiana? La doctrina cristiana nos la enseña la Iglesia Católica, que es quien tiene confiada por Cristo la tarea de enseñarla.

9. ¿Cuáles son las partes de la doctrina cristiana? Las partes de la doctrina cristiana son cuatro: el Credo o lo que se debe creer; los sacramentos o la fe que se debe celebrar; los mandamientos o la fe que se debe vivir; y la oración.

 

EL ENCUENTRO DE DIOS CON EL HOMBRE: LA REVELACIÓN

10. ¿Puede el hombre conocer a Dios? El hombre al contemplar la naturaleza y el universo puede llegar a Dios por su inteligencia.

11. ¿Se puede conocer a Dios de otro modo?  Sí. Se puede conocer a Dios de un modo mucho más perfecto a través de la Revelación hecha por Dios al hombre.

12. ¿Dónde encontramos esa Revelación?  La Iglesia Católica nos enseña que esa Revelación está en la Sagrada Escritura y en la Tradición.

13. ¿Qué es la Sagrada Escritura? La Sagrada Escritura son los libros escritos por inspiración de Dios, que se contienen en la Biblia.

14. ¿Qué es la Tradición? La Tradición es la doctrina de Jesucristo que enseñaron sus Apóstoles, y que por la acción del Espíritu Santo se ha transmitido a través de la Iglesia.

 

 

LA RESPUESTA DEL HOMBRE: LA FE



15. ¿Qué es la fe? La fe es un don de Dios por el que creemos firmemente todo lo que Dios nos revela.

16. ¿Por qué creemos a Dios? Creemos a Dios porque El no puede engañarse ni engañarnos

17. ¿Cuándo recibimos la fe? La fe la recibimos en el Bautismo.

18. ¿Puede crecer la fe?  La fe puede y debe crecer cuando el hombre, ayudado por Dios, estudia las enseñanzas de la Iglesia y procura ponerlas en práctica a lo largo de su vida.

 


DIOS PADRE TODOPODEROSO

19. ¿Quién es Dios?  Dios es nuestro Padre, está en los Cielos, es Creador y Señor de todas las cosas.

20. ¿Hay un solo Dios?  Sí. Hay un solo Dios verdadero.

21. ¿Somos hijos de Dios?  Sí. Somos hijos adoptivos de Dios.

22. ¿Si Dios es un buen Padre, por qué hay cosas malas? Dios hizo a sus hijos libres y por eso algunos causan males y hacen cosas malas.

23. ¿Qué hace Dios con los buenos y con los malos?  A los hombres buenos Dios los premiará en el Cielo, y a los malos les toca el corazón para que cambien su vida. Si no cambian serán eternamente apartados de Dios.

24. ¿Dios cuida del mundo y de nosotros?  Sí. Dios Padre cuida de todas las cosas y ama mucho a cada uno de los hombres porque somos sus hijos.

 

LA SANTÍSIMA TRINIDAD

25. ¿Por qué hablamos de Dios Padre, de Jesucristo y del Espíritu Santo?  Hablamos de ellos tres por que son un único Dios en tres personas distintas.

26. ¿Pero, no se entiende que haya un único Dios en tres personas distintas?  Para nosotros es imposible entenderlo porque es un misterio.

27. ¿Cómo se llama ese misterio?  Se llama el misterio de la Santísima Trinidad.

28. ¿Cómo hemos conocido ese misterio de la Santísima Trinidad?  Lo hemos conocido porque Jesucristo nos lo reveló.

 

 

DIOS CREÓ EL MUNDO, LOS ÁNGELES Y EL HOMBRE

29. ¿Qué quiere decir que Dios es creador de cielos y tierra?  Quiere decir que cuando no existía nada sino Dios, Él hizo toda las cosas.

30. ¿Cuáles son las criaturas más perfectas de la creación?  Las criaturas más perfectas de la creación son los ángeles y los hombres.

31. ¿Qué son los ángeles?  Son espíritus puros, es decir sin cuerpo, inteligentes y libres que sirven a Dios y a los hombres.

32. ¿Hay ángeles malos?  Sí. Fueron aquellos que desobedecieron a Dios y desde entonces odian a Dios y a los hombres. Los llamamos demonios.

33. ¿Quién es el ángel de la guarda?  El ángel de la guarda es el que Dios da a cada hombre para que lo ayude y lo guíe al Cielo.

34. ¿Qué es el hombre? El hombre es una persona, con alma y cuerpo, creado a imagen y semejanza de Dios.

35. ¿Qué es el alma?  Nuestra alma es lo que nos da vida, es espiritual y nunca muere, y con el cuerpo forma al hombre.

36. ¿Por qué Dios cuida especialmente a cada hombre?  Dios cuida especialmente a cada hombre porque nos ha hecho hijos suyos, herederos de la gloria eterna del Cielo.

37. ¿De dónde venimos los hombres?  Todos los hombres venimos de Adán y Eva que fueron nuestros primeros padres, creados por Dios.

38. ¿Cómo crea Dios a nuestros primeros padres?  Según nos dice la Biblia, Dios creó a nuestros primeros padres en amistad con Él, con un gran conocimiento de todo lo creado, y sin inclinación a las obras malas, y libres del dolor y de la muerte.

39. ¿Dios probó a nuestros primeros padres? Sí. Les mandó que le obedecieran y ellos pecaron al no seguir el mandato de Dios. A ese pecado se llama pecado original.

40. ¿En qué consiste el pecado original?  El pecado original, que heredamos de nuestros primeros padres, consiste en que nacemos privados de la amistad con Dios e inclinados al mal.

41. ¿Cómo se quita el pecado original?  El pecado original se quita, por los méritos de la Pasión de Cristo, a través del Bautismo.

42. ¿Qué males nos trajo el pecado original?  El pecado original nos trajo la muerte, los sufrimientos y la inclinación al pecado, y nos cerró las puertas del Cielo.

43. ¿Abandonó Dios a nuestros primeros padres y a todos los hombres después del pecado original?  No. Dios mismo prometió un Salvador, que nos devolvería la gracia y nos abriría las puertas del Cielo.

 

JESUCRISTO NUESTRO SEÑOR: REDENTOR DEL MUNDO

44. ¿Quién es Jesucristo? Jesucristo es el. Hijo de Dios, segunda persona de la Santísima Trinidad, que se hizo hombre para salvarnos.

45. ¿Además de ser Dios, es Jesucristo también hombre? Sí. Jesucristo además de ser verdadero Dios es también verdadero hombre.

46. ¿Cómo Jesucristo se hizo hombre? Jesucristo se hizo hombre naciendo de las entrañas purísimas de la Santísima Virgen María, por obra del Espíritu Santo.

47. ¿Es entonces la Virgen María, la madre de Jesucristo? Sí. La Virgen María es la Madre de Jesucristo, por eso la invocamos como la Madre de Dios.

48. ¿Cuándo celebramos el nacimiento de Jesucristo? Celebramos el nacimiento de Jesucristo el 25 de diciembre, día de Navidad.

49. ¿Dónde nació Jesucristo? Jesucristo nació en Belén, pequeño pueblo de Judea, y fue puesto en un pesebre de animales.

50. ¿Qué hizo Jesucristo durante sus primeros treinta años? Jesucristo en sus primeros treinta años cumplió sus deberes familiares, santificó su trabajo de artesano: fue un modelo para todos los hombres.

51. ¿Qué hizo Jesucristo en los últimos tres años de su vida?  En los tres últimos años de su vida anunció el Reino de Dios, predicó la doctrina de la salvación, fundó la Iglesia, y todo esto lo confirmó con milagros.

52. ¿Por qué llamamos a Jesucristo Redentor?  Llamamos Redentor a Jesucristo porque al final de su vida quiso morir por todos los hombres para rescatarnos del pecado y darnos la vida eterna.

53. ¿Cómo nos redimió Jesucristo?  Jesucristo nos redimió entregando su vida con una muerte de Cruz, y resucitando al tercer día, como lo había anunciado.

54. ¿Por qué quiso sufrir tanto Jesucristo?  Jesucristo sufrió tanto para mostrarnos su amor y para enseñarnos lo grande que es la malicia del pecado.

55. ¿Cuándo los cristianos celebramos la resurrección de Jesucristo?  Los cristianos celebramos la resurrección de Jesucristo el domingo de Pascua de Resurrección, y cada domingo del año.

56. ¿A Jesucristo lo vieron después de su resurrección?  Después de resucitado se apareció muchas veces a su Madre Santísima, a las santas mujeres, a los Apóstoles y a los discípulos.

57. ¿Cuándo subió Jesucristo a los Cielos?  Jesucristo subió a los cielos cuarenta días después de la resurrección.

58. ¿Volverá Jesucristo a la tierra?  Jesucristo glorioso volverá a la tierra, al final de los tiempos, para juzgar a todos los hombres: para premiarlos o castigarlos según sus obras.

59. ¿Por tanto, Jesucristo nos dejó solos al subir a los Cielos?  No. Jesucristo al subir a los cielos, prometió que, con el Padre, enviaría al Espíritu Santo.

 

 

EL ESPÍRITU SANTO: DADOR DE VIDA

60. ¿Quién es el Espíritu Santo?  El Espíritu Santo es la tercera persona de la Santísima Trinidad, que procede del Padre y del Hijo.

61. ¿Por qué envió Jesucristo al Espíritu Santo?  Jesucristo, junto con el Padre, envió al Espíritu Santo para asistir a la Iglesia y santificar nuestras almas, con su gracia y sus dones.

62. ¿Cuándo recibió la Iglesia el Espíritu Santo? La Iglesia recibió el Espíritu Santo, diez días después de la ascensión de Jesucristo a los Cielos, en el día de Pentecostés.

63. ¿Cuándo los cristianos recibimos el Espíritu Santo?  Los cristianos recibimos el Espíritu Santo, su gracia y sus dones, a través de los sacramentos, pero de un modo especial en el sacramento de la Confirmación.

 

LA IGLESIA CATÓLICA

64. ¿Qué es la Iglesia?  La Iglesia es la comunidad de todos los cristianos, fundada por Jesucristo, y regida por el Papa.

65. ¿Quiénes forman la Iglesia?  La Iglesia la forman todos los hombres bautizados: se les llama fieles cristianos, o simplemente cristianos.

66. ¿Qué características tiene la Iglesia fundada por Jesucristo?  La Iglesia fundada por Jesucristo es: una, santa, católica y apostólica.

67. ¿Quién es la cabeza de la Iglesia Católica?  La cabeza de la Iglesia Católica, es el Papa, quien es el sucesor del apóstol San Pedro, que fue constituido por Cristo jefe de la Iglesia.

68. ¿Hay que obedecer siempre al Papa?  Un buen cristiano debe atender y seguir las enseñanzas del Papa, recibiendo con fe sus orientaciones, especialmente cuando se relacionan con la fe o con los modos de actuar.

69. ¿Quiénes son los Obispos?  Los Obispos son los sucesores de los Apóstoles, participan de la misión especialísima de enseñar la doctrina de Jesucristo, y rigen unidos al Papa una porción de la Iglesia que se llama diócesis. En cada diócesis son la cabeza visible de la Iglesia.

70. ¿Cuál es la misión de la Iglesia?  La misión de la Iglesia es continuar la obra de Cristo en el mundo, a lo largo del tiempo. Es decir: enseña la doctrina de Jesucristo, santifica a los hombres y los conduce al Cielo.

71. ¿Hay diversidad de miembros en la Iglesia?  Sí. La Iglesia tiene diversidad de miembros: los sacerdotes, las personas consagradas o religiosos y los laicos.

72. ¿Quiénes son los sacerdotes?  Los sacerdotes son aquellos varones cristianos que han recibido el sacramento del Orden Sacerdotal. Son ministros de Jesucristo y participan unidos a los Obispos de un modo principalísimo en la misión de la Iglesia.

73. ¿Quiénes son los religiosos o personas consagradas?  Son aquellos cristianos que profesan los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia, y consagrados a Dios, sirven así a la misión de la Iglesia.

74. ¿Quiénes son los laicos?  Los laicos son aquellos fieles que están llamados por Dios a buscar el Reino de Dios en todos los asuntos temporales, ordenando el mundo según el querer de Dios.

75. ¿En la Iglesia hay algunos miembros que tienen más responsabilidad que otros?  Todos los cristianos deben santificarse en la situación a la que Dios los ha llamado: en ese sentido todos tienen la misma responsabilidad delante de Dios.

76. ¿Dónde deben buscar los laicos la santidad?  Los laicos deben buscar la santidad en medio del mundo, en su misma vida ordinaria: en el trabajo, en la familia y en el cumplimiento de los deberes cívicos y sociales.

77. ¿Deben los cristianos ocuparse de los problemas sociales? Los problemas de la sociedad, que siempre son muchos, deben ser preocupación de los cristianos; no pueden resultarles indiferentes porque sería una muestra de egoísmo. Por el contrario, cada uno con iniciativa debe pensar qué puede hacer solo o con otros para atender las necesidades ajenas, siempre en la medida de lo posible y con gran generosidad.

78. ¿Por qué los cristianos deben ocuparse de los problemas de la sociedad?  Los cristianos deben ocuparse de los problemas de la sociedad porque la solidaridad o caridad social es una exigencia directa de la fraternidad humana y cristiana.

 

 

 

LA COMUNIÓN DE LOS SANTOS

79. ¿Quiénes son los miembros de la Iglesia?  La Iglesia la forman los bautizados en la tierra; y los que ya han muerto y están en el Cielo, o en camino a él, en el purgatorio.

80. ¿Qué quiere decir Comunión de los Santos? Quiere decir que todos los miembros de la Iglesia forman como un Cuerpo que está unido a
Jesucristo que es Cabeza, y participan de todos los bienes espirituales.


EL PERDÓN DE LOS PECADOS

81. ¿Qué quiere decir: "Creo en el perdón de los pecados"?  "Creo en el perdón de los pecados" quiere decir que la Iglesia fundada por Jesucristo tiene el poder de perdonar todos los pecados de los hombres, por muchos y graves que sean.

82. ¿Cómo la Iglesia perdona los pecados? La Iglesia perdona los pecados, por el poder que le ha dado Jesucristo, a través de los sacramentos del Bautismo y de la Confesión o Penitencia.

83. ¿Quiénes pueden perdonar los pecados?  Pueden perdonar los pecados los sacerdotes porque han recibido el sacramento del Orden Sacerdotal.

 


LA RESURRECCIÓN DE LA CARNE

84. ¿Que quiere decir: "Creo en la resurrección de la carne?  Resurrección de la carne quiere decir que, como nos enseñó Jesucristo, todos los muertos resucitarán antes del fin del mundo.

85. ¿Es posible que un cuerpo resucite?  Sólo Dios puede hacer que un cuerpo resucite, como muestran los Evangelios. Los muertos resucitarán al fin del mundo por el poder de Dios.

86. ¿Entonces, existe la reencarnación?  No existe la reencarnación, porque no es posible que ningún hombre pueda reencarnarse. Además Jesucristo sólo enseñó que los hombres resucitarían al fin del mundo para ser premiados o castigados según las obras que hicieron durante su vida en la tierra.

LA VIDA ETERNA

87. ¿Qué pasa con el hombre cuando muere?  Cuando el hombre muere, su alma se separa del cuerpo, y el alma inmortal es juzgada por Jesucristo para ser premiada si obró bien, o castigada si obró mal.

88. ¿Qué es el cielo?  El cielo es el lugar donde van las almas de los que han agradado a Dios por sus buenas obras: son eternamente felices.

89. ¿Qué es el infierno?  El infierno es el lugar donde son excluidos para siempre de la felicidad de Dios los que han obrado mal en esta vida y no se han arrepentido.

90. ¿Qué es el purgatorio?  El purgatorio es un lugar de purificación donde van las almas que mueren en gracia o amistad con Dios, pero que aún deben pagar una pena por sus pecados.

91. ¿Quiere Dios que todos los hombres vayan al Cielo?  Dios quiere que todos los hombres vayan al Cielo y para ello los ayuda en esta vida, les ha dado la Iglesia como camino de salvación, y siempre tiene con cada uno mucho amor y misericordia.

 

 

 CRISTIANO:

LOS SACRAMENTOS

 

LA LITURGIA

92. ¿Qué es la liturgia?  La liturgia es la obra con la que Cristo, actuando como Cabeza invisible de la Iglesia, glorifica al Padre, por medio de signos sensibles, a través de sus ministros, con el fin de perpetuar la obra de la redención en el mundo.

93. ¿Qué es el año litúrgico?  El año litúrgico es la celebración continuada y orgánica que hace cada año la Iglesia, para celebrar los principales misterios de la salvación obrada por Jesucristo.

94. ¿Qué es el domingo?  El domingo es el día principal de la semana porque en él recordamos la resurrección de Jesucristo; por eso también se llama ´día del Señor´. Debemos santificarlo con la participación en la Santa Misa.

95. ¿Qué es un sacramento?  Un sacramento es un signo sensible, instituido por Jesucristo, que significa y produce la gracia divina.

96. ¿Los sacramentos siempre dan la gracia de Dios?  Si se reciben con las debidas disposiciones los sacramentos producen siempre la gracia de Dios.

97. ¿De dónde les viene a los sacramentos ese poder de dar la gracia?  Ese poder les viene de Jesucristo que fue quien los instituyó.

98. ¿Cuántos y cuáles son los sacramentos?  Los sacramentos son siete: Bautismo, Confirmación, Eucaristía, Penitencia o Confesión, Unción de los enfermos, Orden Sacerdotal y Matrimonio.

99. ¿Qué sacramentos se reciben una sola vez?  Se reciben una sola vez el Bautismo, la Confirmación y el Orden Sacerdotal. Estos sacramentos dejan en el alma una señal imborrable que se llama carácter sacramental.

 

 

 

EL BAUTISMO

100. ¿Qué es el Bautismo?  Es el sacramento con el que nos hacemos cristianos, renaciendo a la vida divina, mediante la ablución del agua y la invocación expresa de cada una de las personas divinas.

101. ¿Qué produce el Bautismo en el alma?  El Bautismo perdona el pecado original y cualquier otro pecado, nos concede la amistad con Dios mediante la gracia santificante, nos hace hijos de Dios y nos incorpora a la Iglesia de Jesucristo.

102. ¿Cuándo se debe administrar el Bautismo?  A los niños se debe administrar el Bautismo lo antes posible.

103. ¿Quién puede bautizar?  Ordinariamente debe bautizar el sacerdote, en la Iglesia. En caso de emergencia puede hacerlo cualquier persona.

104. ¿Cómo se bautiza?  Se bautiza derramando agua sobre la cabeza del bautizando mientras se dice "Yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo".

105. ¿Se debe "echar el agua" al niño en su casa?  No. Se le debe bautizar en la Iglesia lo antes posible. En caso de enfermedad grave se debe bautizar como enseña la Iglesia, y después llevarlo a la parroquia.

 

LA CONFIRMACIÓN

106. ¿Qué es la Confirmación?  La Confirmación es el sacramento que nos da la plenitud del Espíritu Santo, nos incorpora más firmemente a Cristo haciendo más fuerte nuestro vínculo con la Iglesia, y nos ayuda a dar testimonio de nuestra fe con nuestro ejemplo, palabras y obras.

107. ¿Cómo se debe recibir la Confirmación?  Se debe recibir con la madurez debida, conociendo las verdades de la fe y en estado de gracia.

108. ¿Cuáles son los dones del Espíritu Santo?  Los dones del Espíritu Santo son siete: sabiduría, entendimiento, consejo, ciencia, fortaleza, piedad y temor de Dios.

 

 

LA EUCARISTÍA

109. ¿Qué es la Eucaristía?  La Eucaristía es el sacramento en el que se contiene verdadera, real y sustancialmente el cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, bajo las apariencias de pan y de vino.

110. ¿Cuándo Jesucristo empieza a estar en la Eucaristía?  Jesucristo empieza a estar en la Eucaristía en el momento de la consagración, en la Santa Misa.

111. ¿Qué es la Santa Misa?  La Santa Misa es la renovación sacramental del sacrificio de Jesucristo en el Calvario, realizada por el sacerdote, bajo las especies de pan y vino.

112. ¿ Es la Misa un sacrificio?  Sí, porque en ella se ofrece Jesucristo como ofrenda a Dios Padre, y por la reparación de los pecados de los hombres.

113. ¿Es la Santa Misa el mismo sacrificio de la Cruz?  Sí. La Santa Misa es el mimo Sacrificio de la Cruz, porque en ella se ofrece e inmola el mismo Cristo, pero sin padecer ni morir,

114. ¿Para qué se ofrece la Misa?  La Misa se ofrece para adorar a Dios, para agradecerle sus beneficios, para reparar por nuestros pecados y para pedirle por nuestras necesidades y por las de todos los hombres.

115. ¿Qué es la Comunión? La Comunión es recibir a Jesucristo bajo las especies de pan o de vino.

116. ¿Para qué recibimos a Jesucristo en la Comunión?  Recibimos a Jesucristo en la Comunión para que alimente nuestras almas, crezcamos en su amistad, nos dé fuerzas para vivir como hijos de Dios, y para que nos conceda la vida eterna.

117. ¿Qué hace falta para comulgar bien?  Para comulgar bien hace falta estar en gracia de Dios, es decir, sin pecado mortal; guardar el ayuno debido y saber a quién se va a recibir. No hacerlo así supone una gran irreverencia a Dios.

118. ¿Qué es guardar el ayuno debido?  Guardar el ayuno debido es abstenerse de tomar alimentos o bebidas una hora antes de comulgar. Se puede tomar agua y los enfermos pueden tomar medicinas o alimento.

119. ¿Cuándo debemos comulgar?  La Iglesia nos manda comulgar una vez al año, después de la Pascua de Resurrección y en peligro de muerte. Es muy provechoso comulgar frecuentemente porque acrecienta nuestra unión y amistad con Jesucristo.

 

PENITENCIA O CONFESIÓN

120. ¿Cómo se puede conseguir el perdón de los pecados cometidos después del Bautismo?  Se consigue el perdón de los pecados por el sacramento de la penitencia o confesión. También se le llama sacramento de la reconciliación.

121. ¿Quién tiene poder para perdonar los pecados?  Los pecados los perdona Jesucristo a través de sus ministros que son los sacerdotes.

122. ¿Cuántas cosas son necesarias para confesarse bien?  Para confesarse bien hacen falta cinco cosas: examen de conciencia; dolor o arrepentimiento de los pecados; propósito de no volver a pecar; decir los pecados al sacerdote; cumplir la penitencia impuesta.

123. ¿Qué es el examen de conciencia?  El examen de conciencia es examinar la conducta desde la última confesión bien hecha.

124. ¿Qué es el dolor o arrepentimiento de los pecados? Es un sentimiento o pesar por haber ofendido a Dios que es tan bueno: es lo más importante en la confesión.

125. ¿Qué es el propósito de no volver a pecar?  Es proponerse firmemente no volver a pecar, con la ayuda de Dios y nuestro esfuerzo.

126. ¿Qué es decir los pecados al confesor?  Decir los pecados al confesor es manifestar al sacerdote con sencillez, humildad y brevedad, los pecados mortales, las circunstancias que pudieran agravarlos y los pecados veniales, si lo desea el penitente.

127. ¿Qué debe considerar el cristiano que se acerca a la confesión? Debe pensar que va experimentar la misericordia de Dios, que en el sacerdote está Jesucristo que perdona, y que va recibir unos consejos para mejorar la conducta.

128. ¿Qué quiere decir cumplir la penitencia?  Cumplir la penitencia es realizar las obras que mande el confesor como satisfacción por nuestros pecados.

 


UNCIÓN DE LOS ENFERMOS

129. ¿Qué es la Unción de los enfermos?  Es un sacramento por el cual se recibe una ayuda sobrenatural especial para llevar las enfermedades graves o la vejez.

130. ¿Cuándo conviene recibir la Unción de los enfermos?  Conviene recibir este sacramento cuando el cristiano comienza a sentirse en peligro de muerte o sufre la vejez.

131. ¿Qué produce en el alma la Unción de los enfermos?  Este sacramento identifica al cristiano con la Pasión de Jesucristo; le da consuelo, paz y ánimo para llevar las cargas de la enfermedad o la vejez; da el perdón de los pecados, si el cristiano no, ha podido confesarlos; obtiene la salud corporal si conviene; y prepara al cristiano para el encuentro definitivo con su Padre Dios, si es esa la voluntad divina.

132. ¿Qué hay que hacer cuando en la familia hay un enfermo grave?  Cuando en la familia hay un enfermo grave se debe llamar al sacerdote para que el enfermo reciba la Comunión, la Unción de los enfermos y se confiese si fuera necesario.

133. ¿Por qué se deben recibir estos tres sacramentos cuando un enfermo está grave?  Porque estos auxilios divinos dan una gran paz al alma porque acrecientan la unión con Dios; además la mejor muestra de amor hacia un enfermo además de cuidar su cuerpo en la enfermedad, es también cuidar su alma.

 

EL ORDEN SACERDOTAL

134. ¿Qué es el Orden Sacerdotal?  El Orden sacerdotal es un sacramento por el cual algunos varones se constituyen en ministros de Cristo, y pueden obrar en su nombre.

135. ¿Cómo se llaman los que han recibido el Orden sacerdotal?  Los que han recibido el Orden sacerdotal se llaman sacerdotes o padres.

136. ¿Qué grados hay en el sacramento del Orden Sacerdotal?  En el Orden Sacerdotal hay tres grados: diáconos, sacerdotes y obispos.

137. ¿En que acciones obra el sacerdote en nombre de Cristo?  El sacerdote obra en nombre de Cristo cuando predica la palabra de Dios; cuando celebra los sacramentos, especialmente la Santa Misa y la Confesión; y cuando conduce a los cristianos a vivir mejor la fe.

 

EL MATRIMONIO

138. ¿Qué es el matrimonio?  El matrimonio es el sacramento por el que Jesucristo santifica la unión de un hombre y una mujer, para que formen una familia, se amen y eduquen a los hijos que Dios les envíe.

139. ¿Qué deben hacer los esposos para vivir santamente?  Los esposos cristianos llamados por Dios a vivir el matrimonio deben amarse, ser fieles uno al otro, y aceptar y educar a los hijos como un gran don que Dios pone en sus manos.

140. ¿Se puede disolver el matrimonio cristiano?  El matrimonio cristiano no se disuelve sino por la muerte de uno de los esposos.

141. ¿Es aceptable el divorcio entre católicos?  El divorcio no existe entre católicos porque el vínculo que se establece en el sacramento del matrimonio es indisoluble; además atenta contra la estabilidad familiar y el buen desarrollo de los hijos.

 

 

LOS DIEZ MANDAMIENTOS

INTRODUCCIÓN

142. ¿Cuál es el camino para el Cielo?  El camino para el Cielo es luchar, con la ayuda de Dios, para que nuestros pensamientos, deseos y acciones se identifiquen cada vez más con los de Cristo. Ese camino está marcado por los diez mandamientos.

143. ¿Cómo podemos hacer el bien y evitar el mal? Podemos hacer el bien y evitar el mal conociendo la Ley moral, que Dios hace sentir en nuestra conciencia y nos enseña la Iglesia.

144. ¿Qué hace falta para que una acción sea buena?  Para que una acción sea buena debe ser bueno lo que se hace, debe perseguir un fin recto y también deben ser buenas las circunstancias que lo acompañen.

145. ¿Se puede hacer un mal para conseguir un bien? No. Nunca se puede hacer un mal para conseguir un bien, porque lo que se hace siempre debe ser bueno, de acuerdo con la ley de Dios: un fin bueno nunca justifica medios malos.


LA CONCIENCIA MORAL

146. ¿Qué es la conciencia? La conciencia es la voz interior que ilustra la inteligencia para juzgar si una acción es buena o mala, y le impulsa a obrar el bien y a evitar el mal.

147. ¿Debe el hombre seguir su conciencia?  El hombre debe formarse su conciencia en la verdad, es decir, conocer lo que Dios quiere para el hombre, y seguirla cuando se manifiesta de modo cierto.

148. ¿Cómo el hombre se forma su conciencia?  El hombre se forma su conciencia conociendo la doctrina de Jesucristo, y obrando el bien y rechazando el mal.

 

 

LAS VIRTUDES

149. ¿Qué es la virtud?  Es una disposición estable para obrar el bien

150. ¿Qué son las virtudes humanas? Son disposiciones que ayudan al hombre a obrar bien, según la recta razón, por ejemplo: la veracidad o el amor a la verdad, la generosidad con el prójimo para ayudarlo en sus necesidades, etc.

151. ¿Cómo crecen las virtudes humanas en nosotros? Crecen mediante la educación, el esfuerzo perseverante y actos buenos expresamente buscados y queridos. La gracia de Dios las hace agradables a los ojos de Dios.

152. ¿Qué son las virtudes teologales?  Son aquéllas que infunde Dios en el Bautismo y que tienen por objeto a Dios mismo.

153. ¿Cuáles son las virtudes teologales?  Son tres: la fe, por la que creemos en Dios; la esperanza, por la que esperamos la ayuda de Dios para alcanzar la santificación; y la caridad, por la que amamos a Dios y al prójimo como a nosotros mismos por Dios.

154. ¿Cuál es la principal virtud cristiana? La principal virtud cristiana es la caridad.

155. ¿Podemos amar a Dios si no amamos a nuestros hermanos los hombres? San Juan, el discípulo amado del Señor, enseña: "quién no ama a su hermano a quién ve, ¿cómo va a amar a Dios a quien no ve?"

156. ¿ Por qué debemos amar al prójimo?  Debemos amar al prójimo porque todos los hombres somos hijos de Dios, redimidos por la sangre de Jesucristo, y destinados a la misma felicidad en el Cielo.

157. ¿Cómo podemos vivir la caridad con el prójimo?  Una manera de vivir la caridad con el prójimo es hacer a los demás lo que quisiéramos que hicieran con nosotros; es pensar en las necesidades de los demás como si fueran nuestras.


EL PECADO

158. ¿Qué es el pecado?  Es cualquier pensamiento, deseo o acción contraria a la ley de Dios.

159. ¿De qué manera puede se puede pecar?  Se puede pecar de pensamiento, palabra, obra u omisión.

160. ¿Cómo puede ser el pecado?  El pecado puede ser venial o mortal.

161. ¿Qué es el pecado mortal?  Es una desobediencia grave a la ley de Dios que nos priva de la amistad con Dios y nos hace merecedores de penas eternas.

162. ¿Qué es el pecado venial? Es una desobediencia a Dios en materia leve, que entibia el amor de Dios en el alma.

163. ¿Qué condiciones se tienen que cumplir para pecar mortalmente?  Para que un pecado sea mortal se requieren tres condiciones: que tenga por objeto una materia grave y que, además, se cometa con pleno conocimiento y deliberado consentimiento.


LA SANTIFICACIÓN: OBRA DE LA GRACIA DE DIOS

164. ¿Cuántas gracias hay?  Hay dos tipos de gracias: la santificante o habitual y la actual.

165. ¿Qué es la gracia santificante?  La gracia santificante o habitual es un don sobrenatural permanente que transforma al hombre interiormente y hace al hombre hijo de Dios, miembro vivo de la Iglesia y heredero del Cielo. Por ella nuestra alma se hace templo del Espíritu Santo.

166. ¿Qué efecto produce en el hombre la gracia?  La gracia santifica al hombre, identificándolo cada vez más con Jesucristo.

167. ¿Qué es la gracia actual?  Es un auxilio de Dios momentáneo que da luz al entendimiento y mueve a la voluntad hacia el bien o a evitar el mal.

168. ¿Están todos los cristianos llamados a la santidad?  Sí. Por estar bautizados todos los cristianos están llamados a una vida santa de imitación de Jesucristo en cualquier circunstancia que estén.


LOS DIEZ MANDAMIENTOS

169. ¿Cuándo dio Dios al hombre los diez mandamientos?  Dios le dio a Moisés, cuando hizo su alianza con el pueblo elegido, los diez mandamientos. Jesucristo los confirmó con sus enseñanzas y con el ejemplo de su vida.

170. ¿Son permanentes los diez mandamientos?  Sí. Los diez mandamientos expresan todo lo que debe vivir un hombre que busca a Dios y ama a su prójimo.

171. ¿Cómo se resumen los diez mandamientos?  Jesucristo resumió los mandamientos diciendo: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas; y amarás a tu prójimo como a ti mismo".

172. ¿Se pueden vivir los diez mandamientos?  Sí, porque nunca le faltará al hombre la gracia y la ayuda de Dios para obrar el bien.

 


AMARÁS A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS

173. ¿Qué es amar a Dios sobre todas las cosas?  Amar a Dios sobre todas las cosas quiere decir creer en Dios, esperarlo todo de Él, y amarlo con obras cumpliendo lo que nos manda. Además adorarle y reconocerlo como Creador y Señor de todas las cosas.

174. ¿Qué prohíbe el primer mandamiento?  El primer mandamiento prohíbe adorar a dioses falsos o creer en ellos, la adivinación, despreciar las verdades de la fe ignorándolas o rechazándolas, y desconfiar de la misericordia de Dios. Este mandamiento prohíbe también recibir los sacramentos sin las debidas disposiciones.

175. ¿Creer en brujos, adivinos, espiritistas va en contra del primer mandamiento?  Sí, porque el futuro y las cosas ocultas sólo las puede conocer Dios, y nunca las conocerá criatura alguna. Si alguno dice que las conoce o puede conocerlas miente, y en esto se parece al diablo que es el padre de la mentira.


NO TOMARÁS EL NOMBRE DE DIOS EN VANO

176. ¿Qué manda el segundo mandamiento?  El segundo mandamiento manda respetar el nombre de Dios porque su nombre es santo.

177. ¿Cómo se honra el nombre de Dios?  Se honra el nombre de Dios invocándolo al levantarse y al acostarse, antes y después de comer, en las principales acciones de cada día. Un modo práctico es haciendo la señal de la Cruz, mientras se dice: en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

178. ¿Quién toma el santo nombre de Dios en vano?  Toma el santo nombre de Dios en vano el que blasfema, hace un juramento con mentira o jura hacer un mal, y el que incumple alguna promesa hecha a Dios.


SANTIFICARÁS LAS FIESTAS

179. ¿Qué manda el tercer mandamiento?  El tercer mandamiento "santificarás las fiestas" manda dar culto a Dios los domingos y días de precepto.

180. ¿Cómo se vive este mandamiento?  La Iglesia concreta este mandamiento mandando al cristiano oír Misa entera los domingos y 1os días de precepto señalados, y también abstenerse de aquellos trabajos u ocupaciones que impidan dar culto a Dios. Son días para practicar las obras de misericordia, y de descanso para la mente y para el cuerpo.

181. ¿Es obligación grave asistir a Misa y los días de precepto?  Es obligación grave oír Misa los domingos y días de precepto, y quien sin una causa grave incumpla este deber hacia Dios, lo ofende gravemente.


HONRARÁS A TU PADRE Y A TU MADRE

182. ¿Qué nos manda el cuarto mandamiento?  El cuarto mandamiento "honrarás a tu padre y a tu madre" nos manda honrar a nuestros padres y familiares, y a todos los mayores en edad, dignidad y gobierno.

183. ¿Cómo deben comportarse los hijos con los padres?  Los hijos deben honrar a sus padres de todo corazón, ser agradecidos por el don de la vida y cuidar de ellos cuando lo necesiten.

184. ¿Cuáles son los deberes de los padres para con los hijos?  Los padres deben amarlos, educarlos en la fe, y como ciudadanos, proveer sus necesidades físicas y espirituales.

185. ¿Cuales son los deberes de los ciudadanos?  Los ciudadanos deben cooperar con la autoridad para conseguir el bien común, mostrando siempre un espíritu de verdad, justicia y solidaridad.

186. ¿Cuáles son los deberes de la autoridad civil?  La autoridad civil debe fomentar el bien común, es decir, un ambiente propicio para el desarrollo de las personas y para que ejerzan responsablemente su libertad.


NO MATARÁS

187. ¿Qué quiere decir "no matarás"?  El quinto mandamiento "no matarás" nos manda respetar la vida propia y la ajena, hasta en los más pequeños detalles.

188. ¿Por qué la vida humana hay que respetarla?  Toda vida humana hay que respetarla porque es sagrada, don de Dios. Toda vida humana es amada por Dios porque está hecha a su imagen y semejanza.

189. ¿Quién peca contra el quinto mandamiento?  Peca contra el quinto mandamiento "no matarás" el que hiere a otro en el cuerpo; quien se emborracha o se droga; el que pone en peligro su vida o la de otros; el que desea a sí mismo a otros un mal grave y el que escandaliza a otros.

190. ¿Es pecado el aborto?  El aborto es un pecado gravísimo porque es el asesinato de un inocente y de un indefenso. Todo niño desde el momento de su concepción hasta su muerte natural tiene derecho a la vida.

191. ¿Qué es el escándalo? El escándalo es toda palabra, obra u omisión que incita a otros a pecar. Siempre tenemos la obligación de dar buen ejemplo a los demás.

NO COMETERÁS ACTOS IMPUROS

192. ¿Qué manda el sexto mandamiento? El sexto mandamiento "no cometerás actos impuros" manda que seamos puros y limpios en nuestras palabras y acciones.

193. ¿Por qué los cristianos debemos cultivar la castidad? Los cristianos somos por la gracia santificante miembros vivos de Cristo y nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo.

194. ¿Quiénes pecan contra la castidad?  Pecan contra la castidad quienes consigo o con otros realizan acciones deshonestas, y quienes se ponen en peligro de cometerlas.

195. ¿Cómo se puede guardar la castidad? Para guardar la castidad debemos confesar y comulgar con frecuencia, acudir a la Virgen Santísima; cuidar la modestia y el pudor; huir de las ocasiones peligrosas como conversaciones, lecturas, espectáculos, amistades y modas deshonestas; y sobre todo llevar una vida diligente y hacendosa, sin abandonarnos nunca a la flojera.


NO ROBARÁS

196. ¿Qué ordena el séptimo mandamiento?  El séptimo mandamiento "no robarás" manda practicar la justicia y la caridad en el uso de los bienes terrenos y en los frutos del trabajo.

197. ¿Qué prohíbe el séptimo mandamiento?  El séptimo mandamiento prohíbe toda acción en contra de los bienes del prójimo, como el robo, la usura, el fraude y toda manera de retener injustamente los bienes del prójimo.

198. ¿Los que han robado cómo se le perdonan los pecados?  Como parte de su propósito de enmienda, el que ha robado debe reparar el daño hecho al prójimo.

199. ¿Tiene el hombre obligación de trabajar?  El hombre tiene obligación de trabajar porque así lo dispuso Dios, haciéndolo partícipe de la obra de la Creación.

200. ¿Qué sucede con el hombre que no trabaja?  El hombre que no trabaja sin una causa justa no se desarrolla como persona y no contribuye al bien de la sociedad. Además, no se puede santificar si lleva una vida perezosa.


NO DIRÁS FALSOS TESTIMONIOS NI MENTIRÁS

201. ¿Qué manda el octavo mandamiento?  El octavo mandamiento manda decir siempre la verdad y respetar la fama del prójimo.

202. ¿Qué prohíbe el octavo mandamiento?  El octavo mandamiento "no dirás falsos testimonios ni mentirás" prohíbe la mentira, la calumnia, la murmuración, la difamación, el falso testimonio, la maledicencia y toda lesión contra la fama del prójimo.

203. ¿El que quitó la fama al prójimo qué debe hacer para que se le perdonen los pecados? Además de confesarse debe, en la medida de lo posible, devolver la fama al prójimo y reparar los daños.

204. ¿Por qué debemos rechazar la mentira?  La mentira es un gran mal porque es una profanación de la palabra cuyo objeto es comunicar a otros la verdad conocida y porque destruye la confianza entre los hombres y rompe el tejido de las relaciones sociales.


NO CONSENTIRÁS PENSAMIENTOS IMPUROS

205. ¿Qué manda este mandamiento?  El noveno mandamiento nos manda que seamos limpios y puros en nuestros pensamientos y deseos.

206. ¿Es pecado que se nos ocurra algo impuro?  Sólo pecamos cuando nos detenemos voluntariamente en esas ocurrencias. La voluntad debe rechazarlas siempre prontamente.

 

 

NO CODICIARÁS LOS BIENES AJENOS

207. ¿Qué nos manda el décimo mandamiento?  El décimo mandamiento "no codiciarás los bienes ajenos" nos manda ser agradecidos con Dios con los bienes materiales que nos ha dado y con los que honradamente podríamos adquirir.

208. ¿Qué prohíbe el décimo mandamiento? El décimo mandamiento prohíbe la avaricia o deseo inmoderado de bienes terrenos y la envidia, que es la tristeza por el bien ajeno. Son pecados que cuando dominan al hombre le causan un gran daño.

 


209. ¿Que es la oración? La oración es hablar con Dios, con la mente o con fórmulas, para alabarle, adorarle, pedirle ayuda y agradecer sus dones.

210. ¿Cuál es el primer lugar para aprender a orar? El primer lugar para aprender a orar es la familia: los padres deben ayudar personalmente a sus hijos a que aprendan a invocar a Dios.

211. ¿Cuándo hay que orar? Se debe orar frecuentemente, aprovechando los acontecimientos del día para unirnos a Dios. Es costumbre que los cristianos oremos al levantarnos y al acostarnos; antes y después de las comidas; y cuando haya algo importante para agradecer o pedir a Dios.

212. ¿Son provechosas las oraciones vocales? Las oraciones vocales como el Padrenuestro, el Avemaría, el Gloria al Padre y muchas otras, son muy provechosas porque a través de ellas acudimos a Dios y a la Virgen, con fórmulas muy adecuadas para alabar y honrar a Dios.

213. ¿Es bueno a través de la oración acudir a la Virgen Santísima, a los Ángeles y a los Santos?  Es muy bueno acudir a la Santísima Virgen, a los Ángeles y a los Santos, porque son poderosos intercesores ante Dios: ésta es una nota muy característica del sentido católico de los cristianos.

214. ¿Cuál es la oración más excelente?  La oración más excelente es el Padrenuestro, porque en ella está resumido todo lo que debemos pedir a Dios Padre, y sobre todo, porque el mismo Cristo nos la enseñó.

215. ¿Debemos acudir con frecuencia a la Santísima Virgen?  Sí. Porque la Santísima Virgen es la Madre de Dios y Madre de todos los hombres.

216. ¿Cómo podemos acudir a la Santísima Virgen?  Podemos acudir a la Santísima Virgen con el Avemaría y la Salve, que son oraciones de gran tradición cristiana.

217. ¿Es bueno rezar con frecuencia el Santo Rosario?  Es un modo muy excelente de honrar a la Virgen. En el Santo Rosario consideramos los principales misterios de la vida de Jesucristo y de la Virgen Santísima. Esta oración ha sido bendecida abundantemente por la Iglesia.

218. ¿Dios siempre nos escucha cuando lo invocamos?  Dios siempre nos escucha cuando lo invocamos porque es nuestro Padre y atiende siempre a cada uno de sus hijos y les da lo mejor.

219. ¿Y por qué a veces no nos da lo que le pedimos?  A veces nuestro Padre Dios no nos concede lo que pedimos porque o no nos conviene, o no pedimos como conviene, o porque el Señor quiere que perseveremos con fe en esa petición

220. ¿Por qué en la doctrina cristiana se nos habla de la oración?  En la doctrina cristiana se nos habla de la oración porque practicarla es un modo de mostrar a Dios la fe que le tenemos, y cuánto esperamos en su gracia y de manifestarle que queremos amarlo cada vez más.

221. ¿Debemos orar unos por otros?  Sí. Debemos orar unos por otros. Las necesidades de los demás, de otras naciones, de la Iglesia, debemos ponerlas frente a Dios para que nos dé lo que conviene según su bondad y misericordia.

 


Profesión de fe: El Símbolo de los Apóstoles:
Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna.
Amén.

Los Mandamiento de la Ley de Dios:
1. Amarás a Dios sobre todas las cosas.
2. No tomarás el nombre de Dios en vano.
3. Santificarás las fiestas.
4. Honrarás a tu padre y a tu madre.
5. No matarás.
6. No cometerás actos impuros.
7. No robarás.
8. No dirás falso testimonio ni mentirás.
9. No consentirás pensamientos ni deseos impuros.
10. No codiciarás los bienes ajenos.

El Símbolo Niceno-Constantinopolitano:

Creo en un solo Dios Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible.
Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas.

Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica.

Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados.

Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

Los Mandamientos de la Santa Madre Iglesia:
1. Oír misa entera todos los domingos y días de precepto.
2. Confesar los pecados mortales al menos una vez al año, en peligro de muerte y si se ha de comulgar
3. Comulgar por Pascua de Resurrección.
4. Ayunar y abstenerse de comer carne cuando lo manda la Santa Madre Iglesia.
5. Ayudar a la Iglesia en sus necesidades.

 

Las Obras de Misericordia:

Espirituales:
1 Enseñar al que no sabe.
2. Dar buen consejo a quien lo necesita.
3. Corregir al que se equivoca.
4. Perdonar las injurias.
5. Consolar al triste.
6. Subir con paciencia los defectos de los demás.
7. Rogar a Dios por los vivos y difuntos.

 

Corporales:
1. Dar de comer al hambriento.
2. Dar techo a quien no lo tiene.
3. Vestir al desnudo.
4. Visitar a los enfermos y a los presos.
5. Enterrar a los muertos.
6. Redimir al cautivo.
7. Dar limosna a los pobres.

Los Sacramentos
1. Bautismo.
2. Confirmación.
3. Eucaristía.
4. Penitencia o Confesión.
5. Unción de los enfermos.
6. Orden sacerdotal.
7. Matrimonio.

 

El mandamiento nuevo de Jesús: "Un nuevo mandamiento os doy: que os améis unos a otros, como Yo os he amado. En esto conocerán que sois mis discípulos: si os tenéis amor unos a otro? (Jn 13, 34?35).

Las Bienaventuranzas:
Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.
Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los que buscan la paz, porque ellos se llamarán hijos de Dios.
Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien, os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.

Alegraos y regocijaos porque vuestra recompensa será grande en los cielos (Mt 5, 3?12).

 

+++

 

¿POR QUÉ LA RELIGIÓN CATÓLICA?

¿POR QUÉ CRISTO FUNDO SU IGLESIA CATÓLICA?

 

Porque es la única religión fundada por Dios mismo. Así de simple y sencillo. Todas las demás religiones, monoteístas y politeístas, cristianas y no-cristianas, anteriores y posteriores a Cristo, han sido fundadas por hombres, no por Dios.
    Hay personas buenas y sinceras en todas las religiones, pero la buena intención no puede cambiar
la Verdad. En realidad, en cada religión hay verdades parciales ... además de muchos errores, sobre todo en algunas ... pero la plenitud de la Verdad, la Verdad completa, está en la religión Católica. Además, la Verdad es una sola y lo que es contrario a la Verdad no es Verdad.
    No quiere decir esto que sólo los Católicos y todos los Católicos se salvarán. Dios premiará o castigará a todos, Católicos y no-Católicos, según su Misericordia y su Justicia, que son infinitas.
    Fuera de la Católica, todas las religiones y/o sectas han sido inventadas por hombres. Se escapa a este criterio el Judaísmo, que es una religión revelada por Dios, pero que aun está esperando el Mesías prometido, pues no cree que Jesucristo es Dios, y aunque creen en el Antiguo Testamento de la Biblia como Palabra inspirada por Dios, pasan por alto las profecías que sobre Jesús están allí y que se cumplieron ya: su nacimiento en Belén
(Miq. 5, 1-2), su nacimiento de una Virgen (Is. 7, 14), los grandes milagros que realizaría (Is. 35, 5-6), el rechazo de su propia gente (Is. 53, 3), la traición de uno de sus amigos y el precio pagado (Sal 41, 9; Zac. 11, 12-13), los eventos de su pasión y muerte ( Is. 53, Is. 50, 6; Sal. 22, 17).
    La otra religión monoteísta (un solo Dios) es el Islam, fundada por Mahoma, tampoco cree que Jesucristo es Dios, sino un profeta inferior a Mahoma. Sin embargo, el dios del Islam no es el Dios Amor del Cristianismo, origen de todo amor, que ama a los seres humanos independientemente de si le aman o no
(1 Jn. 4, 9-10 y 16). Según el Corán, el dios del Islam ama condicionalmente: ama a quien lo ama y lo siga, y no ama a quien no lo ame. “En verdad Alá es enemigo de los incrédulos ... Alá ama a los benefacientes” (Corán, II-92 y 191).
    Las religiones no-teístas, que no rinden culto a ninguna divinidad, fueron también fundadas por hombres: Budismo (por Buda), Confucionismo (por Confucio). Y las politeístas, que creen que hay, no una, sino varias divinidades, como el Hinduismo y Shintoismo, aunque no tienen fundador específico, son de origen humano. Y entre las sectas modernas politeístas: el Mormonismo, fundada por Joseph Smith.
    Las Religiones cristianas (las que enseñan que Cristo es Dios) están más cerca de la Verdad que el Mormonismo, por ejemplo, ya que creen en un solo Dios y el Mormonismo cree en muchos dioses.
    Entre las religiones cristianas, originadas en
la Reforma Protestante están: la Luterana (fundada por Lutero), la Reformada (por Calvino), la Presbiteriana (por John Knox). Luego fueron fundadas la Anglicana (por Enrique VIII), la Bautista (por John Smith), de donde se derivan las Evangélicas. Existen muchas, muchas más, todas fundadas por hombres, no por Dios.
    
La religión Ortodoxa se creó con el Sisma de Oriente (1054) causado por viejas diferencias entre la Iglesia Griega y la Santa Sede. Los ortodoxos están más cerca de la Verdad que los Protestantes, ya que además de creer que Jesucristo es Dios, creen en su presencia real en la Eucaristía, además de otras verdades que también están en el Catolicismo, aunque mantienen independencia del Papa.
    De allí que sea
la Iglesia Católica la única que puede trazar su historia, sin interrupción, desde el primer Papa, San Pedro, designado por Jesucristo, su Fundador, hasta el actual Papa, Juan Pablo II.
    Así fue como Jesucristo fundó su única Iglesia:
    San Pedro fue el primero en confesar la fe en Jesucristo Dios:
“Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. Y en ese mismo momento Jesús le anunció que ya no se llamaría Simón, sino “Pedro” (roca-piedra) y que sobre él edificaría su Iglesia (Mt. 16, 13-19).
    El Catecismo de
la Iglesia Católica nos dice al respecto: La Iglesia fue fundada por las palabras y las obras de Jesucristo (#778). El Señor Jesús comenzó su Iglesia con el anuncio de la Buena Noticia, es decir, con el anuncio de la llegada del Reino de Dios, el cual había sido prometido desde hacía siglos en la Sagrada Escritura (#763). El germen y el comienzo de la Iglesia fue “el pequeño rebaño” que Jesucristo reunió en torno suyo y del cual El mismo es su Pastor (#764).
    Sin embargo el Señor Jesús también dotó a su Rebaño de una estructura, que permanecerá hasta el Fin de los Tiempos. Esa estructura consiste en la elección de los Apóstoles, con Pedro a
la cabeza. Así, con sus actuaciones en la tierra, Cristo fue preparando y edificando su Iglesia. (#765)
    Y prometió a sus Sucesores, los Apóstoles, y a los sucesores de éstos, los Obispos y los Sacerdotes, que lo que decidieran aquí El lo aprobaría en el Cielo (Mt. 16, 19), y que para esto la Iglesia por El fundada tendría la asistencia del Espíritu Santo hasta el Fin de los Tiempos (Mt. 28, 20).
    
La Iglesia Católica enseña que, aunque otras religiones contienen verdades, la plenitud de lo que Dios ha revelado a la humanidad se encuentra en la religión Católica. Y, aunque puede haber salvación en otras religiones, la plenitud de los medios de salvación están también en la Iglesia Católica. (Ver “Pregunta de la Semana”:
¿Puede alguien salvarse fuera de la Iglesia Católica?).
    Algunos, sin embargo requerirán la comprobación de que Jesucristo es Dios y que la Biblia es Palabra de Dios. (Para esto ver próximas “Pregunta de la Semana”:
¿Cómo se sabe que Jesucristo es Dios? - ¿Cómo se sabe que la Biblia es Palabra de Dios?).

 

+++

 

[Nota: Un católico sería culpable de formal cooperación con el mal, y por tanto indigno de presentarse a la santa comunión, si deliberadamente votase por un candidato precisamente a causa de su posición permisiva respecto al aborto y/o a la eutanasia. Cuando un católico no comparte la posición de un candidato a favor del aborto y/o de la eutanasia, pero vota por él por otras razones, esta se considera una cooperación material remota, que puede ser permitida en presencia de razones proporcionadas].

 

+++

 

"Un solo acto de amor a Dios en tiempos de aridez vale más que cien en momentos de ternura y consuelo." (Padre Pio de Pietrelcina)

 

+++


 

“Alegraos en el Señor siempre; lo repito: alegraos. Que vuestra bondad sea notoria a todos los hombres. El Señor está cerca. No os inquietéis por cosa alguna, sino más bien en toda oración y plegaria presentad al Señor vuestras necesidades con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa toda inteligencia, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Por lo demás, hermanos, considerad lo que hay de verdadero, de noble, de buena fama, de virtuoso, de laudable; practicad lo que habéis aprendido y recibido, lo que habéis oído y visto en mí, y el Dios de la paz estará con vosotros.” San Pablo en su carta a los Filipenses 4, 4-9vs.

 

+++

su barca abandona Pedro para seguir a Cristo en la barca de la Iglesia

 

Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cuál es Jesucristo"  (1° Corintios 3:11) Así siempre nos enseña la Iglesia.

 

“Por consiguiente, la fe proviene de la predicación, y la predicación es el mensaje de Cristo”. San Pablo en ‘Romanos 10:17’. “El que os escucha a vosotros me escucha a mí; y el que os rechaza a vosotros rechaza a mí; y el que rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado” Dice Jesús en el evangelio según San Lucas 10,16. La Iglesia –solo ella- en la sucesión apostólica predica a Jesucristo hace 2000 años.

 

“En la grandeza y hermosura de las criaturas, proporcionalmente se puede contemplar a su Hacedor original… Y si se admiraron del poder y de la fuerza, debieron deducir de aquí cuánto más poderoso es su plasmador...; si fueron seducidos por su hermosura, ... debieron conocer cuánto mejor es el Señor de ellos, pues es el autor de la belleza quien hizo todas estas cosas”. Palabras del libro de la Sabiduría.

 

La fe es como una noche, una noche oscura, diseminada de estrellas. En efecto, San Juan de la Cruz - aquél gran místico de la cristiandad - justamente hablaba de la noche oscura de la fe en la vida espiritual. ¿No es verdad, sin embargo, que durante la noche se ve mucho más? Durante el día, es verdad, vemos con claridad, con más precisión (hasta podemos tocar las cosas, medirlas), a pesar de esto, vemos poco porque vemos lo que nos circunda ya que nuestro campo visivo es muy limitado. Durante la noche, también es verdad que vemos con menos claridad, sin precisión, sin embargo, vemos podemos ver más plenamente, vemos más lejos y podemos ver las lejanas estrellas que están a miles de años luz, así podemos ver nuestra pequeña vida en el contexto del inmenso universo, en el contexto de la totalidad de la creación.

 

‘Dónde comienza y dónde termina el conocimiento de Dios’

"Dios siempre ha sido, siempre es y siempre será o más exactamente, siempre es. Porque «fue» y «será» significan fragmentos de tiempo, propios sólo de nuestra naturaleza fluyente, en tanto que Dios siempre es y, precisamente, El mismo se otorga este nombre cuando contesta a Moisés en el monte (Cf Ex. 3, 14).

Pues todo cuanto existe lo abarca El, que no tuvo principio ni tendrá final, como un mar ilimitado e infinito que excede todo pensamiento sobre el tiempo y la naturaleza, por grande que sea. En nuestro entendimiento nos representamos a Dios, bastante oscura y limitadamente, no concibiendo los atributos que le son propios, sino valiéndonos de los seres que hacen referencia a El. Mas si la imagen de algo se alcanza a partir de otra cosa, se llega solamente a una figura de la verdades que escapa antes de poder retenerla, huye antes de que la comprendamos. Tal figura de Dios ilumina lo mejor de nosotros mismos —con tal de que lo hayamos purificado—, al modo como un fugaz relámpago da luz a los ojos.

Sucede esto, según mi parecer para que, por una parte, por aquello por lo cual El puede ser comprendido por nosotros, nos atraiga a Si, pues nadie espera ni pretende conseguir lo que no le es dado conocer en modo alguno. Por otra, por cuanto nos es inasequible, se constituye en objeto de nuestra admiración, para que siendo admirado, sea deseado; deseándolo, nos purifique y purificados, nos haga divinos a fin de tener relación con quienes han sido hechos semejantes a El." ...[…]…

San Gregorio Nacianceno, Homilía 38, 7

 

+++

 

 

Por venir a visitarnos, nuestro agradecimiento.


Por la gracia de Dios, en el año del Señor 2011: Anno Domini

"In Te, Domine, speravi; non confundar in aeternum!".

Mane nobiscum, Domine! ¡Quédate con nosotros, Señor!

-.-

La Iglesia testimonia el Evangelio por los caminos del mundo, ¡por eso es católica!; desde que Cristo la fundara, hace dos milenios.

“El que a vosotros escucha, a mí me escucha” (Lc 16,10).

"Marana tha, ven, Señor Jesús" (Ap 22, 20).

-.-

Dones y frutos del Espíritu Santo - La vida moral de los cristianos está sostenida por los dones del Espíritu Santo. Estos son disposiciones permanentes que hacen al hombre dócil para seguir los impulsos del Espíritu Santo.

Los siete dones del Espíritu Santo son: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios. Pertenecen en plenitud a Cristo, Hijo de David (cf Is 11, 1-2). Completan y llevan a su perfección las virtudes de quienes los reciben. Hacen a los fieles dóciles para obedecer con prontitud a las inspiraciones divinas.

Tu espíritu bueno me guíe por una tierra llana (Sal 143,10).
Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios... Y, si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos de Cristo (Rm 8,14.17)

Los frutos del Espíritu son perfecciones que forma en nosotros el Espíritu Santo como primicias de la gloria eterna. La tradición de la Iglesia enumera doce: ‘caridad, gozo, paz, paciencia, longanimidad, bondad, benignidad, mansedumbre, fidelidad, modestia, continencia, castidad’ (Ga 5,22-23, vg.).

-.-

In Obsequio Jesu Christi.

 

Recomendamos: ROMA, DULCE HOGAR, Scott Hahn y su esposa Kimberly cuentan el largo viaje que les llevó de evangélicos calvinistas, hasta la casa paterna en la Iglesia Católica. Un camino erizado de dificultades, pero recorrido con gran coherencia y docilidad a la gracia, y cuyo motor era el amor a Jesucristo y a su Palabra en la Sagrada Escritura.

 

Recomendamos: LO PRIMERO ES EL AMOR”, Scott Hahn muestra de nuevo una de sus mejores cualidades como autor: su gran capacidad para explicar las verdades esenciales de la Iglesia Católica fundada por Jesucristo, de un modo accesible y atrayente. En esta obra el incentivo es esta pregunta: ¿Qué clase de amor y qué clase de familia satisfacen nuestros más íntimos anhelos?. Con su clara prosa desarrolla una idea central de la fe cristiana: Dios, la Trinidad de Personas Divinas, es una familia que vive en una comunión de amor. Expone también Hahn la íntima conexión entre la familia divina, la familia de la fe, que es la Iglesia, y las familias de la tierra formadas por un hombre y una mujer. Ed. Patmos – Libros de espiritualidad-225.-

 

Recomendamos: DIOS Y EL MUNDO Joseph Ratzinger. Ed. Galaxia Gutemberg-

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).