Thursday 27 April 2017 | Actualizada : 2017-03-29
 
Inicio > Leyendas Negras > España - 1934/6 - 5º PSOE, otros Lorcas, José Mª Hinojosa, teólogos poetas

En el arte del crimen, la mentira, propaganda y entierros; comunistas, anárquicos, socialistas, etc.

¡Qué expertos en fabricar leyendas negras y ennegrecer con el silencio las verdades!

Lo que el presente artículo intenta es proporcionar, por fuerza telegráficamente, una relación sumaria (a todas luces incompleta) de otros cuarenta intelectuales españoles asesinados en zona roja, entre julio de 1936 y abril de 1938, y hoy olvidados.Silenciados para siempre en zona roja, y verbalmente después, durante trece lustros, dudo mucho que haya hoy en toda España ni un centenar de personas que sepan quiénes fueron José María Hinojosa y Francisco Vega Ceide.

 

  

 

 

Recomendamos vivamente: ‘La otra memoria histórica’. Autor don Nicolás SALAS. Editorial ALMUZARA. Un libro indispensable y riguroso con 500 testimonios gráficos y documentales de la represión marxista en España (1931-1939).

 

+++

 

Cuando el PSOE organizó la insurrección de 1934, Franco coordinó la lucha contra ella, y lo hizo bien. Por tanto, defendió la legalidad republicana, pese a no gustarle, y no aprovechó la favorable situación para, apenas vencido el PSOE y los separatistas catalanes, llevar a cabo un contragolpe que liquidase de una vez la república, como le sugerían diversos monárquicos y falangistas. Algunos de los cuales le acusarían después de no haber aprovechado la ocasión y dado lugar por ello, dos años después, a una guerra civil mucho peor.??Así, contra lo que sostienen sus enemigos de izquierda, Franco no era un golpista. Aunque a disgusto, acataba el régimen, considerando además que el mismo había sido reconocido por el rey (la república obtuvo su legitimidad de la monarquía o, si se prefiere, de la quiebra moral monárquica) y respetó mucho más la Constitución que cualquier político. Cuando se sublevó, en 1936, invocó como justificación el hecho de que la ley, pisoteada por el mismo gobierno, había dejado de regir en España. Donde no hay ley, no hay legitimidad, sino tiranía y resulta justo y muy necesario rebelarse contra tal régimen.??Y contra las acusaciones de diversos monárquicos y falangistas de entonces, Franco tenía razón: era preciso defender la legalidad porque en 1934, vencida la insurrección, había posibilidades de convivencia pacífica y relativamente libre en España, y de corregir de paso los rasgos perversos de la Constitución. Como sabemos, ello no ocurrió: las izquierdas no aprendieron nada de su derrota, envenenaron a fondo a la opinión pública con una campaña monstruosamente falsaria sobre la represión de Asturias, y derivaron al Frente Popular. Sin embargo no fueron ellas, después de todo derrotadas y privadas de poder político, las que dieron el golpe de gracia a la república. Fue, como también sabemos, el presidente Alcalá-Zamora, un conservador con pujos progresistas. Él, más que nadie, destruyó con sus maniobras la esperanza abierta por el fracaso de la insurrección izquierdista, algo que no podía prever Franco. La república fue traída por la crisis de la monarquía, herida gravemente por el PSOE y los separatistas, y rematada por su propio presidente. Y la democracia volvió a España gracias a Franco y está hoy en crisis debido a los antifranquistas, como expongo en Franco para antifranquistas. Paradojas de la historia. No tan raras.


+++


Es indiscutible que en 1934, el PSOE se levantó en armas contra el Gobierno de la República; que el Frente Popular pulverizó la legalidad con auténtica fruición y que las Brigadas Internacionales eran un ejército de la Komintern impulsado y creado por el mismísimo sanguinario désposta: Stalin

 

+++

 

RECHAZÓ CONFESARSE, PERO LUEGO SE ARREPINTIÓ

Lorca, antes de morir, rezó el «Señor Mío Jesucristo» con el falangista Jover


La noche previa a su ejecución, el poeta rechazó confesarse con el párroco Crovetto. Poco después, pidió a su acompañante que le recordara alguna oración de las que la madre del escritor le había enseñado.

Pilar López/La Gaceta  MMX.I.05

 

«En la noche del 18, en dos coches, uno de ellos conducido posiblemente por un tal García Jímenez», cuenta el informe, «es conducido Federico García Lorca a Víznar, custodiado por unos cuantos guardias, por Juan Tres Castros y Jiménez Calleja El Pajarero, miembro también de la "escuadra" de Ruiz Alonso y algún otro. Se detienen en la plaza del pueblo y uno de ellos, parece que Tres Castros, se entrevista con el capitán Nestares, dándole cuenta de la presencia del detenido e indicando que urge terminar con él. Nestares lo envía a ´La Colonia´ y encarga de la acción al cabo Ayllon».

 

Federico, al llegar a «La Colonia» es tratado con mucha consideración y por eso al principio no teme por su vida. Incluso, ante algunos miembros de la bandera que hablan con él, hace cábalas sobre la posibilidad de representar sus obras y obtener dinero para los gastos de la guerra.

 

«El tiempo va pasando y la realidad va abriéndose camino. El cabo Ayllón ha formado el pelotón, como lo hizo en muchas ocasiones, con guardias de asalto y espera, como es también tradicional, las primeras luces del día próximo».

 

El falangista José Jover Tripaldi fue testigo de los últimos momentos y le dio la triste noticia a Federico de su inminente ejecución. A pesar de que Lorca no era fumador, pidió tabaco y Jover se lo ofreció. El poeta pasó sus últimas horas fumando cigarillos, uno tras otro y, cuenta el informe, «con marcado nerviosismo, pero sin descomponerse».

 

Las últimas horas

Jover preguntó a Federico si quería confesarse. En la época confesaba a los condenados un padre capuchino que era el párrroco del pueblo, José Crovetto Ballesteros. El poeta no quiso. Pero más tarde, cuando se acercaba la hora fatídica, Lorca recapacitó y pidió un cura para confesarse. Como ya era tarde y no estaba el párroco rezó el Señor mío Jesucristo. Jover lo rezó con él porque el poeta, a pesar de que todas las oraciones se las había enseñado su madre de pequeño, no recordaba ninguna.

 

Relata el informe que «cuando terminaron la oración, unas lágrimas aparecieron en el rostro de Federico e inmediatamente el cabo Ayllón se dispuso a cumplir su deber». Otros dos o tres salieron de «La Colonia», uno posiblemente el maestro de Pulianas llamado Diascoro, al que le faltaba una pierna. En una camioneta, seguida de un coche se trasladaron al lugar elegido.

 

Una vez ante el piquete, Federico quiso regalar a Jover su encendedor de plata, pero éste lo rechazó. Ya muerto el poeta, un tal Cano (no es seguro) se apoderó del encendedor, como solían hacer con los objetos de valor que llevaban.

 

«Españoles patriotas»

La mayoría procedía de los Obreros Católicos que funcionaba paralelamente a la CEDA de Gil Robles. Entre ellos se formaban «escuadras», calificadas de «negras» por su actuación, dedicadas principalmente a la localización, detención y ejecución de elementos sospechosos. Figuraban como activistas de estas escuadras Ramón Ruiz Alonso (ex diputado de la CEDA), Julio Moreno (diputado de la CEDA), Garci Alix, el abogado Juan Tres Castros y Federico Jimenez el pajarero. Muchos de ellos se pasaron a la CEDA por ofrecerles mejor campo para sus actividades contra el Frente Popular. Otros como Paco el motrilero, Martínez el motorista, Pepe el panadero, Hernandez, Cano, etc. eran verdaderos pistoleros. Había por tanto dos clases de escuadras claramente diferenciadas.

 

«Falange Española» 

Antonio Robles Jimenez era el jefe provincial y dos de los hermanos Rosales Camacho figuraban como jefes de centuria, excepto Antonio que era tesorero. «Ninguno de ellos militó en la Bandera Nestares y los militantes de la Falange Española eran minoría absoluta, privando siempre la CEDA».

 

«Una pintoresca bandera de Falange», llama el informe a la Bandera de Nestares,  ya que «la mayoría  eran gentes que huían del acoso rojo en diferentes pueblos y otros izquierdistas, que temían por sus vidas y así hallaron seguridad». Esta bandera residía en Víznar y Nestares obligaba a todas las mujeres jóvenes a vestir camisas más o menos azules y a practicar la instrucción militar en el patio del «Palacio», cuartel general del capitán. «Entre ellas no había ideología política en general y menos aún de la Falange que les era completamente desconocida. Actuaban y acataban las órdenes, presas de un miedo insuperable».

 

Al atardecer, formaban en la plaza del pueblo para cantar el Cara al sol. Ahora bien, a estas «falangistas» se les cortaba el pelo al cero ante cualquier indisciplina o falta de impuntualidad, lo que demuestra la escasa simpatía que por ellas sentían, pareciendo más bien que se trataba de hacer un escarnio a la Falange.

 

Existe otro dato revelador en el documento, no descubierto, según parece, por los numerosísimos investigadores españoles y extranjeros, sobre el caso de Federico García Lorca: «En la puerta principal del Palacio de Víznar, cuartel general del capitán Nestares y por lo tanto cabecera de la titulada “bandera de Falange”, no figuraba, junto al “todo por la patria” ningún símbolo falangista, sin embargo aún puede leerse en rojo estas letras: “J.A. VIVA OBLES”, lo que puede traducrise con toda exactitud por “J.A.P. (Juventud de Acción Popular) Y VIVA GIL ROBLES».

 

«He ahí un dato harto elocuente del “falangismo” que imperaba en aquella bandera, en cuya cabecera se exaltaba la figura de un personaje que no se distinguió precisamente por su simpatía hacia la falange española, como tampoco Falange española sentía el menor agrado por él, por la CEDA y por sus milicias juveniles JAP».

 

+++ 

 

Memoria histórica - Es ilustrativo que los mismos que piden memoria histórica para la posguerra y hacen documentales y reportajes, homenajes y honoris causas, piden pensiones e indemnizaciones... sean los mismos que profesan una desmemoria total sobre la preguerra: los «paseos», las checas, los expolios, las quemas de conventos, los cientos de curas asesinados por el hecho de ser curas. parece que ahora nos van a pedir que nos olvidemos también de los tiros en la nuca, las bombas lapa, los coches bomba, los secuestros, las extorsiones...

Pedro Ignacio Fernández-Baños

Madrid - 2006-08-31-‘ABC’ESP

 

+++


 

 

Hoy, en El economista:
MUSEO DE LOS HORRORES

Una señora exige que el Valle de los Caídos se convierta en Museo de los Horrores de la Guerra Civil. La cosa parece un poco desorbitada, porque el monumento lo es a la reconciliación... cierto que bajo la cruz, algo muy ofensivo para los herederos directos de quienes perpetraron la más sangrienta y sádica persecución religiosa que se recuerda desde la antigua Roma.

Pero la idea, dejando aparte el Valle de los Caídos, es bastante buena y la secundo. Podría hacerse un museo que recordase cómo planificó el PSOE la guerra civil, o el terrorismo organizado por este partido, o cómo ocurrieron las nada democráticas elecciones del Frente Popular y la oleada de asesinatos, incendios y robos que siguió, hasta que "media España que no se resignaba a morir" se levantó contra los revolucionarios. Pues fue exactamente así.

El museo recordaría, desde luego, las matanzas de los dos bandos, explicando bien el detalle clave de quiénes empezaron y empujaron al precipicio destruyendo la legalidad. Y el sadismo de aquellos ilustrados frentepopulistas, no igualado por sus contrarios. Y cómo se asesinaron también entre ellos y desataron dos guerras civiles en su propio campo, dentro de la guerra general. Recordaría los miles de iglesias y edificios quemados por aquellos "demócratas", las bibliotecas arrasadas, los museos y obras de arte destrozadas. Recordaría la inmensa corrupción en la compra de armas, o el gigantesco saqueo del patrimonio histórico y artístico del país organizado a conciencia por los socialistas; y las peleas entre ellos por el botín una vez perdieron la guerra. ¡Tantos horrores ejemplares podría rememorar ese museo!

La señora en cuestión, una tal Josefina Cuesta, es catedrática, de esas que han destruido el crédito de la universidad como sus antecesores liquidaron la legalidad republicana. Pero su idea no es mala, repito. La historia debe recordarse. 2009-III-03
http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/la-ley-natural-4523/

 

+++


 

EL PSOE EN 1934 – partido socialista obrero español
3 de Junio de 2009 - 08:25:17 - Pío Moa


Ayer en El economista??Debo insistir en que ni la información ni el análisis de mi libro Los orígenes de la guerra civil, de nuevo reeditado, han sido refutados en lo más mínimo durante estos diez años. Un aspecto de la obra es la planificación, textualmente, de una guerra civil por parte del PSOE con el fin de liquidar la república y reemplazarla por un sistema inspirado en la URSS de Stalin, y el designio de los nacionalistas catalanes, igualmente guerracivilista y antidemocrático. Sobre todo ello no puede caber hoy la menor duda, y por eso tiene interés la afirmación de Rodríguez en el último congreso socialista, de que su partido nunca ha cambiado.??Derrotada la insurrección socialista-separatista, los partidos de izquierda podían haber variado su actitud, pero, por el contrario, enseguida montaron una gigantesca campaña nacional e internacional contra supuestas "atrocidades de la represión de Asturias". La campaña emponzoñó realmente el ambiente público español. Las izquierdas, al volver al poder tras las elecciones no democráticas de 1936, "olvidaron" su promesa de investigar aquellas atrocidades, falsas casi todas, una vez habían cumplido su papel político. Y emprendieron un proceso revolucionario que hizo añicos la legalidad republicana.??Ni el PSOE ni los separatistas analizaron ni corrigieron jamás su acción guerracivilista de entonces. Su derrota en el 34 y en el 39 fue obra en gran medida de Franco, que en la primera fecha defendió la legalidad republicana, y en la segunda dio por inútil volver a un pasado de odios viscerales. No puede extrañar, lo explico en Franco para antifranquistas, que nunca se lo perdonaran. Franco construyó una dictadura, la cual dejó una España reconciliada y próspera, gracias a lo cual ha sido posible pasar a la actual democracia... que están amenazando gravemente, otra vez, quienes se sienten herederos de los guerracivilistas del 34.   

 

+++

 

HÁBLESE DE OTROS LORCAS

 

Por JOSÉ LUIS GORDILLO COURCIÈRES

Existe en psicología social un principio indiscutible respecto a la eficacia propagandística, el de la necesidad de reiteración. Y las ideologías políticas, que para sostenerse precisan de periódicas ofrendas a sus pretendidos o ciertos mártires laicos, están formalmente obligadas a una rutina de conmemoraciones con las que cumplir con aquel principio antes mencionado. Así se explica cómo cada seis meses -más o menos- en la radio, la televisión, la prensa, nos sacudan los sentidos con el cadáver de Federico García Lorca.

La poesía no resulta precisamente un género literario de amplia difusión, a no ser que entre tal arte incluyamos pareados coreables tales como «¡Fulano (aquí el nombre delocasional interpelado), cabrón: / asómate al balcón!», u otras rimas del mismo ilustre jaez. Vayan ustedes preguntando por ahí qué es sinalefa, pie quebrado, alejandrino, hemistiquio; quiénes son Manuel Altolaguirre, Juan Boscán, Vicente Espinel, Dámaso Alonso, Villamediana, Rubén Darío; si el ovillejo es una estrofa o una red para pescar boquerones; y ya verán, ya, el resultado. Pero interroguen al más ignorante e iletrado de sus conocidos sobre quién fue García Lorca, y seguro que ha de contestarles que era un poeta andaluz al que fusilaron los fascistas.

Por supuesto que Lorca murió asesinado, y también por supuesto que uno escribe el presente artículo para contar distintos asesinatos, tan lamentables como el de Lorca aunque poco, o incluso nada, recordados. Ocurre así que la sangre del poeta del Romancero gitano sigue artificialmente licuada, fresca; mientras que, por el contrario, la de muchos otros ya es polvo seco y disperso. Y uno siente contrariedades ante el vergonzoso desequilibrio. En la Historia caben hechos, y hasta interpretación de hechos; mas cuando se silencia una parte de los hechos desaparece la verdad de la Historia. Es posible que actualmente exista una juventud que -incluso intuyendo el tongo- no pueda encontrar datos para defenderse de la presión propagandística. Y estos datos se ofrecen aquí en beneficio de una deseable libertad de pensamiento.

¿Hubiera sido hoy Lorca tan famoso de no morir en agosto de 1936, a los 38 años? La opinión del que esto escribe es vacilante, insegura. Como poeta parece que Lorca contaba con bastante menos futuro que, por ejemplo, Rafael Alberti, Vicente Aleixandre, Francisco Vega o Gerardo Diego; y como dramaturgo, dibujante o aspirante a músico (sus otras habilidades) no alcanzaba niveles excepcionales. De todos modos estas afirmaciones son indemostrables. Como tampoco es demostrable que su fama de 1936 pudiera deberse en buena parte a estar incurso en los círculos intelectuales de Fernando de los Ríos y compañía, a gozar de la protección de un grupo, a la comodidad económica propia de su holgura familiar, o a otras particularidades ambiguas que ahora sorprenden menos.

Pero no es objeto de este artículo ni proveer una nueva biografía de Federico García Lorca, ni comentar sus relevantes -pero en el presente hipertrofiados- valores literarios, ni enumerar los apoyos que pudo obtener hasta entonces para el desarrollo de su vocación, ni considerar qué porcentaje de su fama actual corresponde en exclusiva a trece lustros de machacona publicidad.


Lo que el presente artículo intenta es proporcionar, por fuerza telegráficamente, una relación sumaria (a todas luces incompleta) de otros cuarenta intelectuales españoles asesinados en zona roja, entre julio de 1936 y abril de 1938, y hoy olvidados.


La calificación de intelectual -al igual que la de progresista- se presta a confusiones. Pero como la palabra posee connotaciones positivas sobradamente evidenciadas, ciertos propagandistas, grandes manipuladores y expertos en técnicas de psicología de masas, llevan lustros arrimándola a su terreno. De forma que actualmente predomina entre la población el prejuicio de que sólo en la izquierda política cabe ser un intelectual. La falacia está tan extendida como aquella otra de que todas las mujeres guapas son tontas.

Por principio, un intelectual -tanto si lo es en Ciencias como en Letras- igual puede ser bajito que gigantón, budista que del Opus Dei, soltero que padre de familia numerosa; y cabe imaginarlo con cualquier ideología política, si es que la tiene, que quizá para dedicarse a eso le pueda faltar tiempo.

Lo que hay que preguntar es cómo se logra la categoría de intelectual. Parece que solamente pensando, creando, investigando y, por supuesto, dando pruebas orales y escritas de que esas investigaciones, creaciones o pensamientos poseen una calidad sobresaliente. A veces surge, y se encona, algún intelectual imaginario del que sólo se sabe que una vez hizo un experimento con ácido nítrico o escribió una cuarteta casualmente bien medida o firmó un manifiesto haciendo bulto. Esos no cuentan.

En 1936 enriquecían a España numerosos hombres de los que hemos descrito como verdaderos intelectuales, muy especialmente en Letras. Pues bien, señalaremos a continuación, brevísimamente, lo que ocurrió con cuarenta de ellos. Se intentará agruparlos por su especialidad más manifiesta, más cultivada. Y del conjunto de nombres que se relacionen puede el lector curioso hallar, tanto en bibliotecas como en hemerotecas no expoliadas concienzudamente, infinidad de menciones a sus elevadas categorías profesionales o científicas.
 

ENSAYISTAS

Víctor Pradera Larumbe,natural de Pamplona; asesinado a los 64 años en San Sebastián, el 5 de septiembre de 1936. Manuel Bueno Bengoechea, hijo de bilbaínos, aunque nacido en Pau (Francia); asesinado en Barcelona el 12 de agosto de 1936. Álvaro López Núñez, natural de León; asesinado en Madrid a los 71 años el 30 de septiembre de 1936. Jesús Requejo San Román; asesinado en Madridejos (Toledo) el 17 de agosto de 1936 (antes lo mutilaron). Emilio Ruiz Muñoz, nacido en Almería; asesinado hacia agosto de 1936, en Madrid. José Canalejas Fernández, madrileño; asesinado el 21 de septiembre de 1936 a los 32 años.
 

HISTORIADORES

Julián Zarco Cuevas, agustino bibliotecario del Monasterio de El Escorial; asesinado en Paracuellos de Jarama, a los 50 años, el 30 de noviembre de 1936. Lorenzo Lafuente Vanrell, natural de Mahón (Menorca); asesinado en la misma población el 18 de noviembre de 1936. Fernando de la Quadra Salcedo, vascongado; asesinado el 25 de septiembre de 1936, en Bilbao. José Polo Benito, nacido en Salamanca; asesinado en Toledo hacia el 20 de julio de 1936. Zacarías García Villada, palentino; asesinado en Vicálvaro (Madrid) el 1 de octubre de 1936.
 

PEDAGOGOS

Pedro Poveda Castroverde, natural de Linares (Jaén), protector de gitanos; asesinado en Madrid, junto a las tapias del cementerio de la Almudena, el 28 de julio de 1936. Antonio Torró Sansalvador, alicantino; asesinado, probablemente en Alcoy, hacia marzo de 1937. Rufino Blanco Sánchez, natural de Montiel (Guadalajara); asesinado el 2 de octubre de 1936, a los 74 años.
 

PERIODISTAS

Manuel Delgado Barreto, nacido en La Laguna (Tenerife); asesinado en Paracuellos de Jarama (Madrid) a los 57 años, el 6 de noviembre de 1936 (Paracuellos fue la población madrileña donde los rojos mataron más personas: 8.354). José San Germán Ocaña, redactor de La Nación, cubano de nacimiento; asesinado en Torrejón de Ardoz (Madrid) en noviembre de 1936. Joaquín Adán, vizcaíno; asesinado en Bilbao el 4 de enero de 1937. Enrique Estévez Ortega, madrileño; asesinado en Madrid el 4 ó el 5 de septiembre de 1936, a los 38 años. Luis Carlos Viada Lluch, nacido en Barcelona; muerto como consecuencia de los malos tratos recibidos, a sus 76 años, por «una patrulla de control», el 2 de febrero de 1938. Juan de Olazábal Ramey, nacido en Irún (Guipúzcoa); asesinado en Bilbao el 4 de enero de 1937. Estanislao Rico Ariza, catalán; asesinado en el cementerio de Montcada y Reixac en noviembre o diciembre de 1936, recién cumplidos los 41 años (Montcada fue la población catalana donde los rojos mataron más personas: 1.198). Francisco de Paula Ureña Navas, natural de Torredonjimeno (Jaén); asesinado en agosto de 1936 en Madrid junto con uno de sus hijos. Santiago Vinardell Palau, natural de Mataró (Barcelona); asesinado en Vicálvaro (Madrid), el 28 de septiembre de 1936.
 

TÉCNICOS

José Manuel Aizpurúa Azqueta, arquitecto donostiarra; asesinado en San Sebastián el 6 de septiembre de 1936. Mateo Mille García de los Reyes, marino, nacido en El Ferrol (La Coruña), historiador naval; asesinado el 7 de noviembre de 1936 en Paracuellos de Jarama (Madrid), a los 44 años. Andrés Manuel Calzada Echeverría, destacado arquitecto y excelente escritor, nacido en Barcelona; asesinado en Garraf -a la vez que otros diecisiete detenidos- el 4 de abril de 1938, a sus 45 años.
 

POLITÓLOGOS

Rafael Salazar Alonso, natural de Madrid; asesinado en la Cárcel Modelo de la misma ciudad, a los 40 años, el 23 de septiembre de 1936. Ramiro de Maeztu Whitney, nacido en Vitoria; asesinado en Aravaca (Madrid) a los 61 años, el 29 de octubre de 1936. José María Albiñana Sanz, médico y abogado, natural de Enguera (Valencia); asesinado en Madrid el 22 de agosto de 1936. Melquíades Álvarez González-Posada, decano del Colegio de Abogados de Madrid, nacido en Gijón (Asturias); asesinado en Madrid junto al doctor Albiñana, el 22 de agosto de 1936, no obstante su firme filiación republicana. Ramiro Ledesma Ramos, nacido en Alfaraz (Zamora), creador de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista; asesinado el 29 de octubre de 1936, en Madrid.
 

TEÓLOGOS

Juan Bautista Ferreres, natural de Ollería (Valencia); muerto encarcelado en Valencia a los 75 años el 28 de diciembre de 1936. Luis Urbano Lanaspa, nacido en Zaragoza; asesinado hacia agosto de 1936, en Valencia, a los 44 años. Rafael Alcocer Martínez, madrileño; asesinado el 6 ó el 7 de octubre de 1936. Ignacio Casanovas, natural de Sampedor (Barcelona); asesinado el 23 ó el 24 de septiembre de 1936 en Barcelona, a los 64 años.
 

AUTORES TEATRALES

Luis Carpio Moraga, natural de Baeza (Jaén); asesinado en agosto de 1936. Honorio Maura Gamazo, nacido en Madrid; asesinado en Fuenterrabía (Guipúzcoa) a los 50 años, de un tiro en la nuca, el 4 de septiembre de 1936. Pedro Muñoz Seca, gaditano; asesinado el 28 de noviembre de 1936 en Paracuellos de Jarama (Madrid).
 

POETAS

Como en la penosísima relación que ha antecedido, aunque incluya a varios destacables autores de versos, no consta ningún nombre del quien quepa decirse que fue exclusivamente poeta, parece muy adecuado colmar la lista con dos que sí, un andaluz y un gallego. Se señalan a continuación por separado.

El mayor de ambos, José María Hinojosa, nacido en Campillos (Málaga) en 1904. Fue el introductor en España de la poesía surrealista, y el codirector, con Altolaguirre, de la famosa revista Litoral. Publicó los siguientes libros: Poema del Campo (Madrid, 1925), Poesía de perfil (París, 1926), La rosa de los vientos (Málaga, 1927), La flor de California (Málaga, 1928), con prólogo de José Moreno Villa, y Orillas de la luz (mismos lugar y año). Murió asesinado en la puerta del cementerio de San Rafael, de Málaga, el 22 de agosto de 1936. Entre sus amigos abundaban los izquierdistas; pero de nada le valió.

Y el más joven de los dos, Francisco Vega Ceide (que escribía bajo el seudónimo de Francisco de Fientosa). Había nacido en un pueblo de Lugo, Castro de Rei, en 1912. Antes de pasar a Madrid, para completar sus estudios de Filosofía y Letras, ejerció de Maestro Nacional en Oviedo. La revista Vida Gallega le imprimió numerosos trabajos entre 1933 y 1935. Llegaría a publicar los siguientes textos: Triángulo isósceles (Madrid, 1934), El alba del quechemarín (Santiago, 1935); y dejó inéditos un libro de prosas (Gente cordial) y otro más de poemas (El trébol de cuatro hojas). Lo asesinaron en Aravaca (Madrid), corriendo noviembre de 1936, a sus veinticuatro prometedores años. Está comprobada su excepcional sensibilidad, que expresaba mediante una extraordinaria riqueza de vocabulario, tanto en gallego como en castellano, las dos lenguas en que indistintamente escribía. Conclúyase como en un preludio que le había dedicado Ángel Lázaro Machado: «Si tienes tu melodía, / -tu melodía y tu rosa- / di, Francisco de Fientosa, / para qué quieres la mía».

Silenciados para siempre en zona roja, y verbalmente después, durante trece lustros, dudo mucho que haya hoy en toda España ni un centenar de personas que sepan quiénes fueron José María Hinojosa y Francisco Vega Ceide.

 

¿Comprenden lo que he querido decir?

 

http://www.hermandaddelvalle.org/article.php?sid=4412

REVISTA DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS
Nº 87 – julio-agosto de 2003

Agradecemos al autor: 2006-08-28  

 

+++


 

La sangre derramada 

 

¡Que no quiero verla! 

Dile a la luna que venga, 

que no quiero ver la sangre 

de Ignacio sobre la arena.

 

¡Que no quiero verla!

 

La luna de par en par, 

caballo de nubes quietas, 

y la plaza gris del sueño 

con sauces en las barreras 

¡Que no quiero verla¡

 

Que su recuerdo me quema. 

¡Avisad a los jazmines 

con su blancura pequeña! 

¡Que no quiero verla!

 

La vaca del viejo mundo 

pasaba su triste lengua 

sobre un hocico de sangres 

derramadas en la arena, 

y los toros de Guisando, 

casi muerte y casi piedra, 

mugieron como dos siglos 

hartos de pisar la tierra.

 

No. 

¡Que no quiero verla! 

 

Por las gradas sube Ignacio 

con toda su muerte a cuestas. 

Buscaba el amanecer, 

y el amanecer no era. 

Busca su perfil seguro, 

y el sueño lo desorienta. 

Buscaba su hermoso cuerpo 

y encontró su sangre abierta. 

¡No me digáis que la vea!

 

No quiero sentir el chorro 

cada vez con menos fuerza; 

ese chorro que ilumina 

los tendidos y se vuelca 

sobre la pana y el cuero 

de muchedumbre sedienta. 

¡Quién me grita que me asome! 

¡No me digáis que la vea!

 

No se cerraron sus ojos 

cuando vio los cuernos cerca, 

pero las madres terribles 

levantaron la cabeza. 

Y a través de las ganaderías, 

hubo un aire de voces secretas 

que gritaban a toros celestes, 

mayorales de pálida niebla. 

 

No hubo príncipe en Sevilla 

que comparársele pueda, 

ni espada como su espada,

ni corazón tan de veras. 

Como un río de leones 

su maravillosa fuerza, 

y como un torso de mármol 

su dibujada prudencia. 

Aire de Roma andaluza 

le doraba la cabeza 

donde su risa era un nardo 

de sal y de inteligencia. 

 

¡Qué gran torero en la plaza! 

¡Qué buen serrano en la sierra! 

¡Qué blando con las espigas! 

¡Qué duro con las espuelas! 

¡Qué tierno con el rocío! 

¡Qué deslumbrante en la feria! 

¡Qué tremendo con las últimas 

banderillas de tiniebla! 

 

Pero ya duerme sin fin. 

Ya los musgos y la hierba 

abren con dedos seguros 

la flor de su calavera.

 

Y su sangre ya viene cantando: 

cantando por marismas y praderas, 

resbalando por cuernos ateridos 

vacilando sin alma por la niebla, 

tropezando con miles de pezuñas 

como una larga, oscura, triste lengua, 

para formar un charco de agonía 

junto al Guadalquivir de las estrellas.

 

¡Oh blanco muro de España! 

¡Oh negro toro de pena! 

¡Oh sangre dura de Ignacio! 

¡Oh ruiseñor de sus venas! 

No. 

!Que no quiero verla! 

 

Que no hay cáliz que la contenga, 

no hay golondrinas que se la beban, 

no hay escarcha de luz que la enfríe, 

no hay canto ni diluvio de azucenas, 

no hay cristal que la cubra de plata. 

No. 

!Yo no quiero verla! 

 

Federico Garcia Lorca 

 

+++


 

  

José María Hinojosa -Poco a poco se distancia de sus compañeros del 27. Tras la publicación de su último libro, La sangre en libertad, en 1931, también surrealista, abandona la literatura. Un año antes había comenzado su relación, con muchas fluctuaciones sentimentales, con Ana Freüller Valls, aristócrata malagueña con la que acabará casándose. En 1932 inicia una intensa actividad política en partidos conservadores. Esto motiva que sea encarcelado por las autoridades republicanas en julio de 1936; el 22 de agosto, tras un bombardeo de los sublevados, es asaltada la cárcel por un grupo de milicianos anarquistas y medio centenar de presos –el poeta, su padre y su hermano, también un hermano de Manuel Altolaguirre– serán fusilados como represalia ante las tapias del cementerio ese mismo día.

 

José María Hinojosa,

el otro poeta asesinado del 27


Un grupo de anarquistas fusiló al escritor, amigo de Lorca, hace 70 años
Víctor Fernández

 

ESPAÑA-Barcelona- El pasado día 22 se cumplieron 70 años del otro crimen que marcó a los escritores de la Generación del 27. En esa fecha, ante las tapias del cementerio de Málaga, un grupo de anarquistas asesinaba al poeta José María Hinojosa, uno de los pilares del surrealismo en España. Hinojosa, que llevaba algo más de seis años retirado del mundo de las letras, caía junto a su padre y su hermano, así como un hermano del poeta e impresor Manuel Altolaguirre. Sólo habían pasado cuatro días desde que su amigo García Lorca, a quien había conocido en 1921, era fusilado en el otro bando.
   El silencio respecto a la desaparición del malagueño demuestra el aparente olvido en el que ha caído una de las producciones literarias más interesantes de la vanguardia española, una puerta abierta a los «ismos» que llegaban a la Península antes de la Guerra Civil.
   Hinojosa, a quien se le dedicaron numerosos actos de homenaje hace dos años en su ciudad, Málaga, con motivo del centenario de su nacimiento, es hoy víctima de un injusto silencio, pese a la gran calidad de su producción literaria, una situación que recuerda a la que el propio escritor reflejaba en uno de sus mejores libros, «La flor de Californía», donde señalaba «una atmósfera de clara de huevo». Hinojosa perteneció al mítico grupo de la Residencia de Estudiantes, llegó a tener una buena amistad con Lorca, Buñuel, Dalí o Prados. De esta manera, por ejemplo, llegó a ser uno de los miembros de la Orden de Toledo creada por Buñuel, como se puede apreciar en alguna de las pocas instantáneas que se han conservado de aquel «club». De esas fechas, 1925, es la publicación de su primer libro, «Poema del campo», ilustrado con un retrato suyo realizado por Dalí y en el que se anuncian algunas de las líneas por las que se moverá el grupo poético de 1927. El malagueño viajó en 1926 a París y volvió a Madrid sabiéndolo todo, como le decía en una carta Benjamín Palencia a Lorca. De esta manera en sus libros «La rosa de los vientos», «La sangre en perfil» y, sobre todo, «La flor de Californía», se adivinan los tonos propios de aquel que estaba cercano a las tesis de Breton, aparte de no dejar escapar la ocasión para incorporar rastros artísticos de Bores, Moreno Villa, Planells o Miró.
   Impulsor junto a Prados y Altolaguirre de la legendaria revista «Litoral», en 1930 Hinojosa invitó a los entonces recién casados por lo civil Gala y Salvador Dalí a instalarse durante un tiempo en Málaga y Torremolinos, paisaje que al pintor no le pareció muy diferente del suyo ampurdanés.
   Fue en ese momento cuando se fraguó la posibilidad de crear una revista surrealista, iniciativa en la que habrían estado interesados Luis Cernuda o Vicente Aleixandre, quien en su «Pasión de la tierra» demuestra estar influido por Hinojosa. Sin embargo, aquello no fue más allá y con la llegada de la Segunda República, Hinojosa dejaría la literatura para dedicarse a la gestión de las tierras propiedad de su familia.
   En declaraciones a este diario, el director del Centro Cultural Generación del 27, Julio Neira, asegura que en el momento de su muerte «Hinojosa llevaba cinco años sin escribir porque había reconvertido su vida. De hacer una literatura rompedora, con burlas al Papa y una imaginería muy surrealista, aparte de dárselas de comunista, acabó siendo un hombre muy conservador. Tal vez influido por la quema de conventos sintió amenazado su universo familiar». La biblioteca personal de Hinojosa fue quemada en Málaga poco después de su asesinato. 2006-08-28.L.R.ESP.

 

+++


 

CAPA - Hoy sabemos que la foto es ficticia, una pose...

 

Una vez más, la foto, hecha por Capa, del miliciano cayendo hacia atrás, alcanzado por una bala. La foto  más célebre de la guerra civil española y una de las más representativas de las guerras del siglo XX.  Simboliza muchas cosas: ante todo,  el heroísmo del pueblo en lucha a muerte por la buena causa; o  la tragedia de la guerra, que mata a los jóvenes; también la victoria del Frente Popular en la batalla de la propaganda, única que ganó.  

   Hoy sabemos que la foto es ficticia, una pose. Aun así, permanecería su valor si reflejara la realidad del heroísmo popular.  Pero tampoco.

… La foto de Capa queda, al final,  solo como el símbolo de la victoria izquierdista en el terreno de la propaganda. Y como una falsedad más.

PIO MOA. L.D. ESP. 2006-08-25

 

+++

 

 

 

  

Crímenes, mentiras, dogmatismos republicanos

 

Muñoz Seca: genio y figura, ay, hasta la sepultura

 

Por Mario Noya

Federico Carlos Sainz de Robles dijo de él que era el "Lope de Vega del siglo XX, por su fecundidad y éxito". Y a fe que fue don Pedro Muñoz Seca autor fecundo: se bastó él solito para escribir un centenar de obras, y compuso otras tantas a cuatro manos, con gentes como Pedro Pérez Fernández (nada menos que 83), Enrique García Álvarez (15) o Azorín.

 

Y para qué hablar de los éxitos que cosechó; bien es cierto que más antes que ahora, pues fue, nos dice su nieto –un tal Alfonso Ussía, ¿lo conocen?–, "un desmedido dominador del arte escénico excesivamente sometido a las coyunturas de su tiempo". Se sobreentiende que dejamos en este punto aparte La venganza de Don Mendo, ¿no?

Así que fue autor fecundo y exitoso; y un cachondo, por hablar a la llana y con la mente puesta en la tercera acepción del diccionario de la Academia. Lo ilustraremos con una anécdota: sabemos que nació en El Puerto de Santa María el 20 de febrero de 1879; pero él nos vendió otra fecha:

"Confieso, un poco encendidas las mejillas, que me quitaba años. Di en pensar que el 1881 era un capicúa lindísimo y digno de que hubiera nacido en él un tío de mi buena suerte, y, sin más trámites, decidí, propalé e hice constar en todas mis biografías que había venido al mundo el 20 de febrero de 1881 a las diez y cuarto de la noche, hora corriente de comenzar los espectáculos".

El cuarto hijo de los diez que tuvo el matrimonio conformado por José Muñoz Cesari y María Seca Miranda acudió a dos colegios de su patria chica: el de San Cayetano y el de San Luis Gonzaga. Más tarde hubo de trasladarse a Sevilla para cursar estudios de Filosofía y Letras y Derecho, que concluyó en 1901. Ya por entonces, con apenas veinte años, habrá estrenado un puñado de obras en el Puerto (El señor Pilili, República estudiantil, El maestro Canillas...), y Las guerreras en la capital andaluza.

Le llega el turno a Madrid, adonde se traslada para seguir cursos de doctorado e intentar abrirse camino en el mundo de la escena. Al poco de llegar al Foro consigue un empleíto que le permite ir tirando: da clases de latín, griego y hebreo en una academia, y algo más tarde entra de pasante en el bufete de Antonio Maura, ese animal político que llegó a presidir el Gobierno por cinco veces en tiempos de Alfonso XIII. Por lo que hace a las literaturas, el joven Pedro consiguió colocar sus papeles en revistas de primer nivel como Blanco y Negro, La Ilustración Española y Americana y Nuevo Mundo.

El contrabando, una pieza que escribió al alimón con Sebastián Alonso, fue la primera de sus obras que consiguió ver en las tablas de un teatro madrileño (concretamente, en las del Lara). Corría el año de 1904. Cuatro años después se haría con un carguete en la Comisaría General de Seguros, dependiente del Ministerio de Fomento, y otros dos años más tarde contraería matrimonio con Asunción Ariza, que le dio nueve hijos.

Son los felices años 20 los años de su consagración como dramaturgo. Y es que en el teatro de Pedro Muñoz Seca "se va perfilando –leemos en la web de la fundación que lleva su nombre– una peculiar forma de hacer comedia: el astracán o astracanada, subgénero que exagera y deforma hasta lo increíble los rasgos cómicos utilizando todo tipo de recursos con el único fin de hacer reír", y que crea el propio autor gaditano. Son de estos años, y citaremos sólo unas cuantas, las piezas Por peteneras (1911), Trampa y cartón (1912), El roble de la Jarosa (1915) y Los cuatro Robinsones (1917).

Y la "inolvidable e inolvidada" (Ussía dixit), La venganza de Don Mendo (1918), por supuesto; "una obra que se sale de su repertorio y una de las más perfectas en su género en el teatro español, imposible de ver sin soltar la carcajada cada cinco minutos", al decir de ese voraz lector y grafómano impenitente que atiende por el nombre de Andrés Trapiello. Que sigue diciendo: "Desde su estreno en 1918 es posible que sea, con el Don Juan de Zorrilla, la obra española de teatro que más veces se haya puesto en escena" (Las Armas y las Letras, Península, 2002).

¿Habrá de extrañarnos el que, a medida que iba Muñoz Seca llenando los teatros hasta el paraíso, le saliera al paso una marabunta de enanos envidiosos? Ya se sabe: en España siempre han sido legión aquellos que consideran una afrenta imperdonable el éxito ajeno, y tampoco han escaseado jamás los ungidos que juzgan naturalezas incompatibles la calidad y la cantidad, el talento y la popularidad. Por ahí quisieron darle sus enemigos; pero en esto que vino Valle-Inclán el cascarrabias y dictó sentencia: "Quítenle al teatro de Muñoz Seca el humor; desnúdenle de caricatura, arrebátenle su ingenio satírico y facilidad para la parodia, y seguirán ante un monumental autor de teatro".

Don Pedro siguió a lo suyo, escribiendo obras con mucha guasa y llenando a modo las plateas. Son de los años 20 La pluma verde (1922), Los chatos (1924), La tela (1925) y la de título inefable: Los extremeños se tocan (1927).

Estaba el patio político alborotado en España en los años 30, y Muñoz Seca no quiso pasarse sin meter baza: conservador de los pies a la cabeza (en la vida, que no en las candilejas), monárquico decidido y católico fervoroso, se sirvió de su pluma satírica para poner como chupa de dómine a quienes no comulgaban con sus ideas en obras como La Oca (1931) o Anacleto se divorcia (1932).

Y en esto que llegaron los días más negros de nuestro siglo XX. Estaba Muñoz Seca el 18 de julio del 36 en el Teatro Poliorama de Barcelona. Era el estreno de La tonta del rizo. El público le pidió que saliera al escenario. Él agradeció los aplausos que había cosechado su obra, pero dijo que no era ése momento para risas, sino para apoyar al Ejército, que se había sublevado para salvar a España.

No le permitieron volver a Madrid. De los calabozos de la Jefatura de Policía de Barcelona pasó a la cárcel madrileña de San Antón. Y de ahí, el 28 de noviembre, a Paracuellos del Jarama, donde fue asesinado junto a otros miles de personas.

Ni siquiera entonces perdió el humor, pues dicen que dijo a sus asesinos lo que sigue:

"Me lo habéis quitado todo, la familia, la libertad; pero hay algo que no me podéis quitar: el miedo".

Manda guasa lo de don Pedro Muñoz Seca, genio y figura, ay, hasta la sepultura.

A-gradecemos al autor - L.D.ESP. 2006.08.29

 

 

+++

 


 

Las verdades parciales, fragmentarias, pueden parecer duras, difíciles de entender, comprender o asimilar, pero la Verdad es siempre luminosa: es la Luz, y la Luz es Vida y la vida es Sabiduría y la Sabiduría es Amor. Desde ella se comprende que toda verdad es un bien que conduce a la vida plena. Juan Pablo II solía utilizar con insistencia la expresión «verdad del hombre», «verdad del mundo», «verdad de Dios», verdad, en fin, de lo que fuera tema de su discurso. Toda verdad conduce a la Verdad Primera, y desde la Verdad Primera se puede volver a contemplar las verdades segundas y entonces se ven con una nueva dimensión, con una nueva belleza, en plenitud de sentido. Conocer y amar no son actividades independientes. El amor a la verdad es, en muchos casos el único recurso para discernir, e identificar –con la mano en el corazón- al padre de la mentira y a la Palabra de la Verdad. Humildad y amor se confabulan en el encuentro luminoso de la Verdad fascinante.

 

+++

 

Porque la verdadera catolicidad es pluriforme: ‘unidad en la multiplicidad y multiplicidad en la unidad’ S. S. Benedicto XVI – P. P.

 

+++

 

La fraternidad entre los cristianos no es simplemente un vago sentimiento y ni siquiera nace de una forma de indiferencia hacia la verdad. La fraternidad está fundada sobre la realidad sobrenatural del único bautismo, que nos incluye a todos en el único cuerpo de Cristo (cfr. 1 Cor 12,13; Gal 3, 28; Col 2,12).-

S. S. Benedicto XVI – P. P.

 

+++

 

Alegría y generosidad - I. Los planes de Dios no coinciden generalmente con los nuestros, con los que proyectamos en la imaginación, con aquellos que fabrica la vanidad o el egoísmo. Los planes divinos, formados desde la eternidad para nosotros, son los más bellos que nunca pudimos imaginar, aunque algunas veces nos desconcierten. Jesús nos invita a dejar libre el corazón para llenarlo todo de Dios, y nuestra alegría es fruto de la generosidad, de responder a las sucesivas llamadas que a cada uno en su estado dirige Cristo que pasa. La vida se llena de gozo y de paz en esa disponibilidad absoluta ante la voluntad de Dios que se manifiesta en momentos bien precisos de nuestra existencia; quizá ahora mismo. Una vez que alguien ha sentido posarse sobre él la mirada del Señor, ya nunca la olvida, ya no es posible vivir como antes: a Jesús se le sigue o se le pierde.

 

II. Nosotros nos entristecemos cuando nos negamos a entregar nuestra libertad a Dios, como en la parábola del joven rico del Evangelio de hoy (Mateo, 19, 16-22) Libertad que, si no nos sirve para llegar a la meta, a Cristo que pasa por nuestra vida, de poco habrá de servirnos.  La tristeza nace en el corazón como una planta dañina cuando nos alejamos de Cristo, cuando le negamos aquello que de una vez, o poco a poco, nos va pidiendo, cuando nos falta generosidad. Puede haber enfermedad, puede haber cansancio, pero la tristeza del corazón es distinta; en su origen encontramos siempre la soberbia y el egoísmo. “Hay que saber entregarse, arder delante de Dios como esa luz que se pone sobre el candelero, para iluminar a los hombres que andan en tinieblas; como esas lamparillas que se quedan junto al altar, y se consumen alumbrando hasta

gastarse” (J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Forja)  

 

III. La tristeza hace mucho daño al alma, un alma triste está a merced de muchas tentaciones. ¡Cuántos pecados han tenido su origen en la tristeza! ¡Cuántos ideales ha roto! “Luz, para que investigues en los motivos de tu tristeza” (J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Camino) Siempre podemos crecer en alegría, si estamos buscando seriamente al Señor en lo que cada día nos sucede, en la oración, en el empeño por mantener la presencia de Dios.

 

Examinemos nuestra generosidad con los demás, y nos preguntamos:   ¿me preocupo excesivamente de mí mismo, de mis cosas, de mi salud, de mi futuro, de mis pequeñeces? Muchas personas pueden encontrar a Dios a través de nuestra alegría. Santa María, Causa de nuestra alegría, ruega por nosotros.

 

+++

 

Filosofía socrática - Tiempos de sofistas: En tiempos de argumentaciones sofísticas y predominio de la retórica y el halago a las masas sobre la verdad (acaso lo sean todos los tiempos), nada tan pertinente como volver al viejo sabio que nada sabía, a Sócrates, a la meditación sobre su vida y muerte. Especialmente, a la imperecedera Defensa que escribió Platón. La filosofía no sólo es necesaria para la vida, sino que es la verdadera vida, la vida correcta. Y puede aprenderse. Ella convierte todo en pregunta, pero niega que los muchos, en cuanto muchos, piensen. Busca ante todo la excelencia. ¿Hay entendidos en la excelencia humana, como los hay en las demás artes? La filosofía es la tensión (no la improbable posesión) hacia la Sabiduría absoluta. Al fin, Sócrates nos revela la existencia de dos morales, dos formas de vida, incluso dos políticas: una busca halagar a los muchos; la otra, obrar siempre bien. Y ya sabemos cuál fue la opción y el destino de Sócrates, magistralmente expuestos por Miguel García-Baró. El pensar es una tarea moral, santa. Por IGNACIO SÁNCHEZ CÁMARA – 2005.

 

El camino mas corto y seguro para vivir con honor en este mundo es ser en realidad lo que aparentamos. Todas las virtudes humanas se incrementan y fortalecen. SOCRATES.

 

+++

 

Autenticidad. La palabra "autenticidad" es una palabra evidentemente de origen helénico – y en griego, otra palabra es estlom. Estlom es una palabra que ha quedado confinada a la lengua: es interesante porque actualmente la palabra está ocupada, diríamos, por la idea de etimología. La etimología es el origen verdadero de las palabras; es naturalmente lo que muestra de dónde proceden las palabras que se usan en una lengua determinada, en el presente. Pero originariamente no es solamente esto: hay textos remotísimos, incluso homéricos, en que aparece la palabra estlom como "lo verdadero". Hace ya muchísimos años, yo encontré unos textos en Hesíodo, en la Teogonía de Hesíodo, en la cual se hace una contraposición: las musas dicen: sabemos decir cosas falsas, pero también cuando queremos podemos decir cosas verdaderas. Y en Homero se habla de palabras falsas semejantes a las verdaderas. Y más: alguna vez he dicho que la ontología se podría llamar etimología; sería el logos, la ciencia, de lo auténtico, de lo verdaderamente auténtico. Pero, claro, la palabra ya está ocupada por la lingüística y no podemos usarla más que, diríamos un poco entre comillas y para explicar simplemente su origen.

 

+++

 

En pocas palabras: si Cristo fundó una Iglesia y el diablo la corrompió y luego tuvo que venir Lutero para "reformarla"; ¿Qué papel hace Cristo prometiendo una Iglesia invencible? Y si eso fuera posible; ¿Cuál de las miles de divisiones del protestantismo heredó el "Espíritu de Verdad" del que Cristo habla y que promete con tanta certeza.

 

+++

 

No dominio, sino servicio «gratuito» es la jerarquía en la santa Iglesia Católica, apostólica «fundada por Cristo Jesús»; con sede romana desde Pedro muerto mártir bajo Nerón, crucificado cabeza abajo y Pablo decapitado, ambos en Roma.

 

+++

Pedro está extenuado, desanimado. Ya ha pasado la noche y el Señor dice a los discípulos, cansados de bregar y decepcionados por no haber pescado nada:  "Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis" (Jn 21, 6). Normalmente los peces caen en la red durante la noche, cuando está oscuro, y no por la mañana, cuando el agua ya es transparente. Con todo, los discípulos se fiaron de Jesús y el resultado fue una pesca milagrosamente abundante, hasta el punto de que ya no lograban sacar la red por la gran cantidad de peces recogidos (cf. Jn 21, 6).

 

Es oportuno hacer notar a los lectores que los que se oponen a la infalibilidad papal tienen en general la idea de que es una infalibilidad cuasi-divina. No es así, la infalibilidad que esta doctrina reclama, es muy limitada y NO incluye la posibilidad de revelar NUEVAS doctrinas, tan solo de ampliar el entendimiento del depósito apostólico de la fe. [Es el progreso de la verdad que Cristo prometió a su Iglesia con el Paráclito]

Lo anterior es una gran verdad: Se niega un dogma por que, o se entiende mal o se desconoce por completo.

He aquí como el Sagrado Concilio Vaticano I, en la sesión IV, Constitución Dogmática Pastor aeternus, capítulo 4, define, bajo inspiración del Espíritu Santo, el dogma:
Por esto, adhiriéndonos fielmente a la tradición recibida de los inicios de la fe cristiana, para gloria de Dios nuestro salvador, exaltación de la religión católica y salvación del pueblo cristiano, con la aprobación del Sagrado Concilio, enseñamos y definimos como dogma divinamente revelado que:

"Así el Espíritu Santo fue prometido a los sucesores de Pedro, no de manera que ellos pudieran, por revelación suya, dar a conocer alguna nueva doctrina, sino que, por asistencia suya, ellos pudieran guardar santamente y exponer fielmente la revelación transmitida por los Apóstoles, es decir, el depósito de la fe....


El ‘Romano Pontífice*, cuando habla ex cathedra, esto es, cuando en el ejercicio de su oficio de pastor y maestro de todos los cristianos, en virtud de su suprema autoridad apostólica, define una doctrina de fe o costumbres como que debe ser sostenida por toda la Iglesia, posee, por la asistencia divina que le fue prometida en el bienaventurado Pedro, aquella infalibilidad de la que el divino Redentor quiso que gozara su Iglesia en la definición de la doctrina de fe y costumbres. Por esto, dichas definiciones del Romano Pontífice son en sí mismas, y no por el consentimiento de la Iglesia, irreformables. De esta manera si alguno, no lo permita Dios, tiene la temeridad de contradecir esta nuestra definición: sea anatema."

-.-

* Obispo primus inter-pares’

 

La intervención del carisma de infalibilidad se da sólo en circunstancias concretas. Según la definición del Concilio Vaticano I, la tarea del Papa no es manifestar nuevas doctrinas, sino conservar, exponer y defender lo que ya está contenido, si bien de manera implícita, en las verdades reveladas, objeto de fe. Y la Revelación se cumplió con la muerte del último apóstol. En esta exposición fiel de la fe de los apóstoles, la asistencia del Espíritu Santo es absoluta y garantiza la infalibilidad de las definiciones. El Papa no declara infalibles sus ideas u opiniones personales. Hay definiciones infalibles sólo en materia de fe y de moral. Si, por ejemplo, el Papa hace un diagnóstico sobre un problema que atañe a la cultura o a la política, la infalibilidad, por supuesto, no tiene nada que ver. En el mudable flujo de las circunstancias históricas, una decisión que puede parecer oportuna, algún tiempo después quizá puede dejar de serlo. Algunos deducen que la Iglesia se contradice. Pero la mayor parte de las veces se ve el deseo de los pastores de descifrar eso que también La Pira, después del Papa Juan y el Concilio, llamaba los signos de los tiempos.

+++

 

El cristiano se identifica [debería] por completo, en la pobreza y fragilidad, con las mismas actitudes y sentimientos de la Virgen María en el Magnificat, y con las de aquel salmo que dice: «No pretendo grandezas que me superan, acallo y modero mis deseos como un niño recién amamantado en brazos de su madre».

 

+++

 

Como le corresponde a un auténtico cristiano, debe trabajar sirviendo a la fe en Jesucristo, que entraña siempre unidad, integración y vertebración entre los hombres, amor como base de la convivencia entre las gentes y los pueblos. Difundiendo la verdad que nos hace libres y se realiza en el amor; defendiendo al hombre y sus derechos fundamentales; denunciando la injusticia y el fanatismo, pero convencido que Dios es amor y que todo hombre es hijo de ese mismo Dios. En esa razón no entran los ingredientes nihilistas, neomarxistas, laicistas y relativistas.MMVI

 

+++

 

 

Debemos proclamar al mundo esta esperanza para ayudarnos a nosotros mismos y a los demás a vencer el horror que nos infunde la muerte y reaccionar ante el sombrío pesimismo que se cierne sobre nuestra sociedad. Se multiplican los diagnósticos desesperados sobre el estado de la tierra:  "un hormiguero que se resquebraja", "un planeta que agoniza"... La ciencia describe cada vez con más detalles el posible escenario de la disolución final del cosmos. Se enfriarán la tierra y los demás planetas; se enfriarán el sol y las demás estrellas; se enfriará todo... Disminuirá la luz y aumentarán en el universo los agujeros negros... Un día, la expansión se agotará y comenzará la contracción; al final se asistirá al colapso de toda la materia y de toda la energía existente en una estructura compacta de densidad infinita. Se producirá entonces el "Big Crunch", o gran implosión, y todo volverá al vacío y al silencio que precedió a la gran explosión, o "Big Bang", de hace quince mil millones de años.
Nadie sabe si las cosas sucederán realmente así o de otro modo. Pero la fe nos asegura que, aunque fuese así, ese no sería el final total. Dios no ha reconciliado consigo al mundo para luego abandonarlo a la nada; no ha prometido permanecer con nosotros hasta el fin del mundo para luego retirarse, él solo, a su cielo, en el momento en que llegue ese fin. "Te he amado con un amor eterno", dijo Dios al hombre en la Biblia (Jr 31, 3) y las promesas de "amor eterno" de Dios no son como las del hombre.

 

+++

 

Salmo 96,1-5.Canten al Señor un canto nuevo, cante al Señor toda la tierra;
canten al Señor, bendigan su Nombre, día tras día, proclamen su victoria.
Anuncien su gloria entre las naciones, y sus maravillas entre los pueblos.
Porque el Señor es grande y muy digno de alabanza, más temible que todos los dioses.
Los dioses de los pueblos no son más que apariencia, pero el Señor hizo el cielo…

 

+++

 

Tierra nueva y cielo nuevo - Ignoramos el tiempo en que se hará la consumación de la tierra y de la humanidad. Tampoco conocemos de qué manera se transformará el universo. La figura de este mundo, afeada por el pecado, pasa, pero Dios nos enseña que nos prepara una nueva morada y una nueva tierra donde habita la justicia, y cuya bienaventuranza es capaz de saciar y rebasar todos los anhelos de paz que surgen en el corazón humano. Entonces, vencida la muerte, los hijos de Dios resucitarán en Cristo, y lo que fue sembrado bajo el signo de la debilidad y de la corrupción, se revestirá de incorruptibilidad, y, permaneciendo la caridad y sus obras, se verán libres de la servidumbre de la vanidad todas las criaturas, que Dios creó pensando en el hombre.

Se nos advierte que de nada le sirve al hombre ganar todo el mundo si se pierde a sí mismo. No obstante, la espera de una tierra nueva no debe amortiguar, sino más bien aliviar, la preocupación de perfeccionar esta tierra, donde crece el cuerpo de la nueva familia humana, el cual puede de alguna manera anticipar un vislumbre del siglo nuevo. Por ello, aunque hay que distinguir cuidadosamente progreso temporal y crecimiento del reino de Cristo, sin embargo, el primero, en cuanto puede contribuir a ordenar mejor la sociedad humana, interesa en gran medida al reino de Dios.

Pues los bienes de la dignidad humana, la unión fraterna y la libertad; en una palabra, todos los frutos excelentes de la naturaleza y de nuestro esfuerzo, después de haberlos propagado por la tierra en el Espíritu del Señor y de acuerdo con su mandato, volveremos a encontrarlos limpios de toda mancha, iluminados y trasfigurados, cuando Cristo entregue al Padre el reino eterno y universal: "reino de verdad y de vida; reino de santidad y gracia; reino de justicia, de amor y de paz". El reino está ya misteriosamente presente en nuestra tierra; cuando venga el Señor, se consumará su perfección.

 

+++

 

La posesión y el poder son las dos grandes tentaciones del hombre, que se hace prisionero de su propiedad y pone en ella su alma. Quien, aun siendo poseedor, no puede permanecer pobre y no reconoce que el mundo está en manos de Dios y no en sus manos, ha perdido una vez más aquella niñez sin la cual no hay acceso al Reino.

 

+++

 

“Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones” Biblia. Evangelio según San Lucas Cap.1º vs. 48. La Iglesia, hace XXI siglos fundada por Tu Hijo, te alaba, ¡Oh Madre plena de dicha y felicidad!

 

VERITAS OMNIA VINCIT

LAUS TIBI CHRISTI.

 

 

Gracias de la visita y por pregonarnos

 

 

CHECAS DE MADRID: LAS CARCELES REPUBLICANAS AL DESCUBIERTO’

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
ISBN: 9788497931687
 - Colección: BEST SELLER DEBOLSILLO
Nº Edición:1ª
 - Año de edición:2004 - Plaza edición: BARCELONA - ESPAÑA
Polémico y riguroso estudio sobre un período convulso y de gran crueldad.
La instauración de la represión por parte de las fuerzas progresistas durante la República Española. Análisis del proceso revolucionario que le dio lugar, iniciado a finales del siglo XIX, y que alcanza sus mayores victorias en 1931 y 1936, con el exterminio como arma de poder.

 

La fraternidad entre los cristianos no es simplemente un vago sentimiento y ni siquiera nace de una forma de indiferencia hacia la verdad. La fraternidad está fundada sobre la realidad sobrenatural del único bautismo, que nos incluye a todos en el único cuerpo de Cristo (cfr. 1 Cor 12,13; Gal 3, 28; Col 2,12).-

S. S. Benedicto XVI – P. P.


 

 

Las ilustraciones que adornan un expuesto, ‘no son obligatoriamente alusivas al texto y sin menoscabo debido al honor y buena reputación de las personas’. Las estampas, grabados o dibujos que adornan o documentan esta página web, no corresponden ‘necesaria e ineludiblemente’ al texto presentado; sino que tienen por finalidad –a través del arte- hacer agradable la presentación. Gracias.

 

 

“Conocereisdeverdad.org” no se identifica necesariamente con todas las opiniones y matices vertidos por los autores en los artículos aquí publicados, sin embargo, estima que son dignos de consideración en su conjunto. CDV



 

Si de manera involuntaria se ha incluido algún material protegido por derechos de autor, rogamos que se pongan en contacto con nosotros a la dirección electrónica, indicándonos el lugar exacto, para subsanar cuanto antes tal error. Gracias. CDV

  

 

No se puede hacer una locura con la idea de alcanzar la cordura; haciendo un mal, el hombre nunca podrá alcanzar un bien.

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).