Tuesday 23 May 2017 | Actualizada : 2017-03-29
 
Inicio > Leyendas Negras > Calvino - 1º sus condenas, pena de muerte protestante, Genève Ginebra

«Es contradictorio defender al débil y justificar el exterminio del no nacido»

 

+++

 

 

La doctrina calvinista de la predestinación, que los puritanos profesaban con el mismo rigor con el que Calvino la expuso en su “Institutio Christianae Religionis”, llevó a los colonos ingleses a segregar completamente a los indígenas. Según Calvino, el influjo del Espíritu Santo supone la elección a priori que Dios hizo de los hombres; unos para ser salvados y otros para la eterna condenación. A los predestinados a la vida eterna los auxilia con medios externos e internos. Quien no tiene los externos, tampoco tiene los internos y está predestinado a la condenación. Dicho de otro modo, las riquezas materiales son signo de elección divina.

Las primitivas condiciones materiales en las que vivían los indígenas de Norteamérica, nómadas o seminómadas, eran, pues, para los puritanos una señal clara de que eran rechazados por Dios y por tanto los colonos debían apartarse de ellos. Consecuencia de esa mentalidad fue el ver el mestizaje como algo totalmente inaceptable, y la razón por la cual en las Trece colonias no hubo mestizaje ni biológico ni cultural. La famosa frase “el mejor indio es el indio muerto” fue también otra consecuencia de esa mentalidad.

 

+++

 

A través del perdón, sabemos que el amor se reconstruye día a día. La visión contraria es trágica, porque el fin del amor es irreversible, y eso es peor que el fin de la propia vida. Este lenguaje universal es el mejor vehículo para entablar un diálogo con el mundo de hoy. En definitiva, todo se resume en proponer al mundo este experimento: ‘Dar el paso de vivir como si Dios no existiera, a vivir como si Dios existiera’.

 

+++

 

¿Y si vivimos recordando que Dios existe? - Madres contra hijos, nacionalismos excluyentes, guetos... Lo grave es que la mayoría no es consciente del problema: «Occidente ha dejado de creer en la posibilidad de conocer la verdad». El experimento de pensar y vivir como si Dios no existiera -la verdad y la mentira también se viven- hizo que cada uno se convirtiera en dueño de su verdad y moral. No hay entonces diálogo posible, quedamos a merced del poder, y el Derecho -advierte don Ignacio Sánchez Cámara- se erige en substituto de la ética. Pero se  detectan también signos de esperanza en el mundo. Son decisivos el testimonio de los cristianos y el diálogo con quienes, fuera de la Iglesia, confían todavía en la razón.

 

+++ 


 

El Protestantismo no tiene la apostolicidad

?1.- Ni la del origen. Sus autores, Lutero, Calvino, etc., están separados de los apóstoles por un intervalo de quince siglos.???

2.- Ni en la doctrina. Los apóstoles no han transmitido más que una sola e idéntica doctrina, los mismos sacramentos, el mismo culto; en todo lo cual, el protestantismo ofrece infinitas divergencias. Ningún hombre de buen sentido creerá jamás que los apóstoles hayan enseñado creencias contradictorias.?Las doctrinas protestantes varían diariamente y se podría continuar la obra inmortal de Bossuet: Historia de las variaciones protestantes. La doctrina de los apóstoles, como la de Jesucristo, es inmutable.???

3.- Ni la de misión. Los fundadores del protestantismo no recibieron su misión ni de los sucesores de los apóstoles ni directamente de Jesucristo. ¿Quién, pues, les dio el poder de predicar el Evangelio??Para refutar a todos los protestantes pasados, presentes y futuros, basta plantearles la cuestión que planteaba Tertuliano a los “innovadores” de su tiempo: ¿Quiénes sois vosotros y de dónde venís? Al principio, estabais en el seno de la Iglesia (con sede romana sobre la tumba del apóstol Pedro), cuando la dejasteis, ¿quién os dio la misión de predicar estas nuevas doctrinas? Todo aquel que habla en nombre de Dios debe ser enviado por Dios. Probad pues, vuestra misión.?

Hay dos géneros de misión: una ordinaria y otra extraordinaria.?La misión ordinaria es aquella en cuya virtud los sacerdotes son enviados por el Papa en el mundo entero, o por los obispos en sus diócesis, a propagar la fe.?Los innovadores no pueden atribuirse la misión ordinaria, porque fueron excomulgados por el Papa y condenados por los obispos.?

¿Recibieron acaso una misión extraordinaria? Tal misión no es legítima si no se prueba con una eminente santidad de vida y con milagros. Así es como San Pablo probaba su misión: “Aunque nada soy, con todo, yo os he dado señales de mi apostolado con manifestar una paciencia a toda prueba, con milagros, con prodigios y con maravillas del poder divino” (2Corintios 12, 11-12).?Pues bien,

¿Dónde están los milagros obrados por los fundadores del protestantismo??No habiendo recibido una misión ordinaria ni misión extraordinaria, no son pastores legítimos, son intrusos, lobos rapaces introducidos en el rebaño.


+++

San Marcos, obra de Donatello


Una versión y opinión sobre el protestantismo (la tomo como información de interés, no como artículo de fe, claro está):

 

Blog, 5326, día 23 de Junio de 2011 a las 14:15

Don Pío, le regalo una exclusiva que aún no ha sido reflejada en la prensa española, o al menos eso creo. En Holanda ha sido dado a conocer hace un par de días.?Le doy el enlace a una de las noticias, el periódico Trow, uno de los grandes nacionales y del máximo prestigio. Y le doy una traducción de la primera parte, hecha ahora mismo por mí para usted y sus lectores que puedan estar interesados en el tema. La conclusión de la prensa holandesa es que Lutero era "un populista" y que utilizó la propaganda en su más negativa acepción. Resumen del texto:

 

*Según la historia, Lutero fue el primero que intentó que el pueblo pudiera leer la Biblia en su propio idioma. Ya que la Iglesia Católica lo prohibía... según el mismo Lutero.

 

Esa imagen popular ha cambiado drásticamente. Desde bastante antes de Lutero cualquiera podía leer la Biblia en su propia lengua. Éste es el resultado de una investigación histórica a nivel europeo llevada a cabo por la Rijksuniversitaeit Groningen, la Universidad de Groningen. (Aclaro que Groningen, en el norte de Holanda, es un feudo protestante con, posiblemente, el mayor número de fieles en activo de toda Holanda). La Biblia en lenguajes populares era ya algo normal bastante antes del protestantismo.

La idea de que la gente normal y corriente pudo leer la Biblia por sí misma desde hace nada más que 600 años, desde la Reforma, es un mito protestante, creado y alimentado por nada más ni menos que Lutero. Eso dice Sabrina Corbellini, directora de la investigación. “El mismo Lutero lo dijo en uno de sus famosos discursos, que él mismo nunca pudo leer una Biblia en su idioma, porque la Iglesia Católica lo tenía prohibido".

 

Según Corbellini, medievalista, esta propaganda fue difundida por sus seguidores, que se atribuyeron el título de “liberadores de la Biblia”. Sin embargo, la gente podía leer la Biblia, comentarla, meditarla, sin ningún problema antes de Lutero.El estudio se ha realizado en Holanda, Flandes, Italia y Francia. Han investigado también, por primera vez de un modo estructural, qué clase de gente leía la Biblia, quienes la poseían. En las ciudades había una élite, que podía leer y escribir, pero también había carpinteros, zapateros, campesinos, que leían la Biblia. No entendían el latín, pero tenían acceso a todo tipo de libros. Y los franciscanos y dominicos, entre otras órdenes de monjes, tuvieron mucha influencia.

 

Enlace al original en holandés: http://www.trouw.nl/tr/nl/5091/Religie/article/det...

 

Como se ve, la tradición de falsear la historia, de utilizar la propaganda, de insultar y menoscabar a los otros, ya es antigua y los protestantes la utilizaron. No sólo contra España, sino contra sus propios paisanos, contra cualquiera.

 

La reputación que tienen los protestantes en Holanda es la de ser personas ligeramente hipócritas, de hacer lo contrario de lo que dicen, y de ser especialistas en dar una imagen de perfección que se contradice con su propia realidad. Esto es lo que dice cualquier holandés sobre un protestante, aunque eso sí, lo dicen con respeto, sin acritud, simplemente expresando una idea aceptada socialmente.

 

+++


Por cierto el Puritanismo esta mas cerca de Calvino que de Lutero, Lutero aun cayendo en visceral error partió de una justa indignación, Calvino simplemente oriento esa justa indignación hacia la justificación de la oligarquía por el método del “racionalismo” y con el arma de la “Gracia”. Calvino fue un “agente político” Lutero solo un hombre indignado y equivocado. La diferencia es abismal, Lutero se indigno y pretendió al principio (después fue una marioneta), arreglar, mejorar o salvar el Catolicismo de espurios intereses, Calvino y los “racionalistas” simplemente pretendían destruirlo al serles un estorbo para sus propios intereses. Lutero fue un señuelo y un muñeco de los “calvinistas” o pre- , como prefieran.


+++


“Inglaterra fue la cuna del socialismo utópico. Existen dos causas importantes que dan al socialismo utópico inglés su carácter peculiar: la revolución industrial, con su cortejo de miserias para el naciente Proletariado, y el desarrollo de una nueva rama de la ciencia: la economía política. Recordemos entre los socialistas utópicos a Robert Owen (1771-1858), quien fue el primero en considerar al proletariado como clase independiente con intereses comunes”.


+++

 

Como decía el Patriarca Atenágoras I de Constantinopla († 07.VII.1972)-

sin el Espíritu Santo:

Dios está siempre lejos,

Cristo queda en el pasado,

el Evangelio es letra muerta,

la Iglesia es una simple organización,

la autoridad se convierte en dominio,

la misión en propaganda,

el culto una evocación,

el actuar del cristiano una moral de esclavo.

 

+++

 

A los 12 años ya era párroco, a los 25 años era hereje 

Calvino nunca fue ordenado sacerdote en la Iglesia Católica, pero fue párroco, como tantos laicos ya desde la edad media eran abades o niños eran cardenales. La parroquia, como las abadías eran consideradas entonces "beneficios", y el nombre venía precisamente de los beneficios económicos que podían traer a los titulares por poseer tierras arrendadas u otras fuentes de ganancias, y se podían conceder a personas que no tuviesen nada que ver con el estado eclesiástico. Eran los famosos párrocos o abades "comendatarios", que tanto daño hicieron a la Iglesia y contra los que luchó Trento. El hecho que a nuestro protagonista le hicieran párroco con poco más de 12 años habla ya de algo irregular para nuestros criterios de hoy...

 

CALVINO, SIN DUDA, EL MÁS GRANDE DE LOS PRIMEROS TEÓLOGOS PROTESTANTES

 

Una generación lo separa de Lutero, al que nunca llegó a conocer, pues nació en Noyon en Picardía, Francia, el 10 de julio de 1509, y murió en Ginebra, el 27 de mayo de 1564. Estos dos protagonistas de los movimientos reformistas mostraban entre sí fuertes contrastes de nacimiento, educación y carácter. Lutero era un campesino sajón, su padre un minero; Calvino procedía de la clase media francesa, y su padre, un abogado, había comprado la licencia de la ciudad de Noyon, donde ejercía la práctica del derecho civil y canónico. Lutero entró en la Orden de los Agustinos, hizo los votos de vida monástica, fue ordenado sacerdote y concitó mucho odio al casarse con una monja. Calvino nunca fue ordenado sacerdote de la Iglesia Católica: su formación giró fundamentalmente en torno al Derecho y las humanidades; no hizo ningún voto. La elocuencia de Lutero le proporcionó popularidad gracias a la fuerza, sentido del humor, grosería y a la vulgaridad de su estilo. Calvino se dirigía a la gente culta en todo momento, incluso cuando predicaba a las multitudes. Su estilo es clásico; razona sobre los sistemas y tiene un escaso sentido del humor; En vez de fustigar con una vara él utiliza el arma de la lógica aplastante y persuade con la autoridad del maestro, no con los insultos de un demagogo. Escribe en francés con la misma corrección con que Lutero escribe en alemán, y como él, ha sido reconocido como uno de los pioneros en el desarrollo como lengua moderna de su idioma materno. Por último, si consideramos al doctor de Wittenberg un místico, se puede considerar a Calvino como un escolástico; que proporciona una expresión articulada a los principios que Lutero ha arrojado de manera tormentosa sobre el mundo en sus vehementes mítines; y los “Institutos” tal como fueron dejados por su creador han permanecido desde entonces como la norma del Protestantismo ortodoxo de todas las Iglesias denominadas “Reformadas". Sus discípulos franceses llamaron a su secta “la religión"; así ha acabado por ser fuera del mundo romano.

El apellido, escrito de muchas formas, era Cauvin latinizado de acuerdo con la costumbre de la época como Calvinus. Por alguna razón desconocida el Reformador es comúnmente conocido como Maestro Jean C. Su madre, Jeanne Le Franc, nacida en la diócesis de Cambray es mencionada como “bella y devota"; llevó a su hijito a varios santuarios y le educó como un buen católico. Por parte paterna, sus ancestros eran marineros. Su abuelo se estableció en Pont l´Evêque cerca de París, y tuvo dos hijos que se convirtieron en cerrajeros.; el tercero, Gerardo, se convirtió en procurador en Noyon y allí nacieron sus cuatro hijos y dos hijas. Residía en el Place au Blé (mercado de maíz). Noyon, una sede episcopal, había sido desde hacía mucho tiempo un feudo de los Hangest, una poderosa y antigua familia que lo manejaba como si fuera de su propiedad personal. Mas una disputa que venía de antiguo, en la que la ciudad tomó parte, se prolongó entre el obispo y el cabildo. Carlos de Hangest, sobrino del sobradamente conocido Jorge d´Amboise, arzobispo de Rouen, rindió su obispado en 1525 a su propio sobrino, Juan, convirtiéndose en su vicario general. Juan continuó la batalla con sus canónigos hasta que el parlamento de París intervino, debido a lo cual él marchó a Roma y murió finalmente en París en 1577. Este prelado tenía parientes protestantes; se le responsabiliza de haber fomentado la herejía que en aquellos años comenzaba a aparecer entre los franceses. De cualquier modo, las disputas entre el clero proporcionaron a las nuevas doctrinas un campo abonado; y los calvinistas estaban más o menos contagiados por ellas antes de 1530.

 

Los cuatro hijos de Gerardo se convirtieron en sacerdotes y se les asignó a una parroquia a una edad muy temprana. Al Reformador se le asignó una a la edad de doce años, en la que se convirtió en párroco de San Martín de Marteville en Vermandois en 1527, y en 1529 de Pont l´Evêque. Tres de los hijos asistieron al Colegio de los Capetos de la localidad, donde Juan demostró ser un alumno aventajado. Pero su familia tenía amistad con gente de alcurnia, los Montmor, una rama de la familia Hangest, lo que ocasionó que acompañara a algunos de sus hijos a París en 1523, cuando su madre probablemente ya estaba muerta y su padre se había vuelto a casar. Este último murió en 1531, bajo excomunión por el cabildo por no haber enviado sus cuentas. La causa de esto fue, según se cree, la enfermedad del anciano y no su falta de honradez. Sin embargo, su hijo Carlos, irritado por esta censura, se acercó a la doctrina protestante. En 1534 fue acusado de negar el dogma católico de la Eucaristía, y murió fuera de la Iglesia en 1536; su cuerpo fue expuesto públicamente en la horca como el de un renegado.

 

Entre tanto, el joven Juan estaba atravesando sus propias dificultades en la Universidad de París, donde su decano, Noel Bédier, se había enfrentado a Erasmo y hacía sentir su autoridad sobre Le Fèvre d´Etaples (Estapulenses), famoso por su traducción de la Biblia al francés. Calvino, un rigorista en el Colegio de la Marche, trabó conocimiento con este hombre (procedía de Picardía) y es posible que haya hojeado su comentario sobre San Pable en latín, fechado en 1512, el cual es considerado por Doumergue como el primer libro protestante escrito por un autor francés. Otra influencia en la misma dirección fue la de Corderius, el tutor de Calvino, a quien le dedicó posteriormente su anotación sobre la Epístola I a los Tesalonicenses, afirmando “si algo hay de bueno en lo que he publicado, te lo debo a ti". Corderius poseía un excelente dominio/estilo del latín, su vida era austera, y sus “Coloquios” le ganaron una fama duradera. Mas cayo bajo la sospecha de herejía, y mediante la ayuda de Calvino se refugió en Ginebra, donde murió en septiembre de 1564. Un tercer heraldo de las “nuevas Enseñanzas” fue Jorge Cop, médico de Francisco I, en cuya casa Calvino encontró acogida y pudo escuchar las discusiones religiosas que Cop alentaba. Y el cuarto fue Pedro-Roberto d´Olivet de Noyon, que también tradujo las Escrituras, nuestro joven hombre de letras, su sobrino, escribió (en 1535) un prefacio en latín del Antiguo Testamento y uno en francés - su primera aparición como autor nativo - del Nuevo Testamento.

Hacia 1527, cuando no contaba más de dieciocho años, la formación de Calvino se había completado en sus líneas maestras. Había aprendido a ser un humanista y un reformador. La “repentina conversión” a una vida espiritual a la que él se refiere no debe ser interpretado literalmente. nunca había sido un católico ferviente; pero las historias que circularon en un tiempo sobre su comportamiento disipado no tienen ningún fundamento; y por un proceso muy natural él se inclinó hacia el bando por el que su familia había tomado partido. En 1528 se inscribió como estudiante de Derecho en Orleans, trabó amistad con Francis Daniel y luego marchó a Bourges donde permaneció un año y empezó a predicar en privado. Margarita de Angulema, hermana de Francisco I y duquesa de Berry residía allí, rodeada de numerosos alemanes heterodoxos.

En 1531 se encuentra de nuevo en París. Wolmar le había enseñado griego en Bourges; aprendió hebreo de Vatable y mantuvo alguna relación con el erudito Budaeus. Sobre estas fechas fue impreso su comentario sobre “De Clementia” de Séneca. Sólo era un ejercicio de estudio, sin ninguna implicación/referencia política. Francisco I estaba, sin duda, tratando a los protestantes con dureza, y Calvino, que ya era doctor en Derecho en Orleans compuso, según cuenta la leyenda, un discurso sobre la filosofía cristiana que Nicholas Cop leyó el día de Todos los Santos de 1532, por el que tanto el escritor como el orador tuvieron que huir precipitadamente perseguidos por los inquisidores reales. Esta leyenda ha sido desautorizada por los críticos modernos. Calvino pasó algún tiempo con el Canónigo de Tillet en Angulema bajo una designación falsa. En mayo de 1534 marchó a Noyon, renunció a su cargo y se dice que fue apresado. Sin embargo, escapó a Nerac, en Bearn, la residencia de la duquesa Margarita, y allí se encontró de nuevo con Le Fèvre, cuya Biblia en francés había sido condenada a la hoguera por la Sorbona. su siguiente visita a París ocurrió durante una violenta campaña de los luteranos contra la Misa, lo que ocasionó represalias, Etienne de la Forge y otros fueron quemados en la plaza de Grève; y Calvino acompañado por Tillet escapó - aunque no sin tropiezos - a Metz y Estrasburgo. En esta última ciudad Bucer tenía autoridad absoluta.

Los líderes reformistas dictaban leyes desde el púlpito a sus partidarios, y este viaje resultó decisivo para el humanista francés, quien, aunque de naturaleza tímida e introvertida, se dedicó a una guerra sobre por escrito contra su propio soberano. la famosa carta de Francisco I está fechada el 23 de agosto de 1535. Sirvió como prólogo a los “Institutos", cuya primera edición se publicó en marzo de 1536, no en francés sino en latín. La disculpa de Calvino para dar lecciones a su rey se basaba en que se habían distribuido por todo el reino bandos que denunciaban a los reformistas como rebeldes. Francisco I no llegó a leer estas páginas, pero si lo hubiera hecho hubiera hallado en ellas una petición no de tolerancia, algo que el reformista despreciaba por completo, sino de renuncia al Catolicismo en favor del nuevo evangelio. Sólo podía haber una Iglesia verdadera, afirmaba el joven teólogo, por lo tanto los reyes deberían poner fin al papismo. (Para una relación de las “Instituciones” véase Calvinismo). La segunda edición es de 1539; la primera traducción francesa, de 1541; la definitiva en latín, revisada por su autor, es de 1559; pero la que se utiliza normalmente, de 1560, tiene partes añadidas por sus discípulos. “Fue más una obra de Dios que mía", dijo Calvino, que tomó por lema “Omnia ad Dei gloriam", y en alusión al cambio que había experimentado en 1529 asumió como emblema una mano saliendo de un corazón en llamas.

Un capítulo muy controvertido de la biografía de Calvino es la visita que durante mucho tiempo se pensó que había hecho a la duquesa Renée, hija de Luis XII, en Ferraro. Se contaron muchas historias relativas a este viaje que han sido desmentidas por los escritores mejor informados. Todo lo que sabemos con certeza es que el reformador, después de poner en orden sus asuntos familiares y convertir a dos de sus hermanos y hermanas a las ideas que apoyaba decidió, a causa de la guerra entre Carlos V y Francisco I, llegar a Bale vía Ginebra, en julio de 1536. En Ginebra, el predicador suizo Fare, que estaba por entonces buscando ayuda para que le apoyaran en su propaganda, le suplicó con tal vehemencia que se quedara y enseñara teología que, como cuenta el mismo Calvino, le aterrorizó hasta que accedió. No estamos acostumbrados a imaginar al profeta austero asustarse con facilidad.. Mas como estudiante y solitario sin experiencia en responsabilidades públicas, bien podría haber dudado antes de meterse en las aguas revueltas de Ginebra, por entonces en su etapa más tormentosa. No se conserva ningún retrato de él perteneciente a esta época. Más tarde se le ha representado de mediana altura, hombros cargados, ojos penetrantes y amplia frente; su cabello era de un tono castaño cobrizo. El estudio y el ayuno le provocaron fuertes dolores de cabeza que sufrió continuamente.

En su vida privada era alegre aunque susceptible, por no decir despótico, sus amigos siempre le trataron con esmerado/delicado respeto. Sus hábitos eran sencillos; no le preocupaban nada las riquezas y nunca se tomó vacaciones. Su correspondencia, de la que se conservan 4271 cartas, versa fundamentalmente sobre temas doctrinales. Sin embargo, su carácter fuerte y reservado se revelaba enseguida a todos aquellos con los que trataba; Ginebra se sometió a su mandato teocrático y las Iglesias Reformadas aceptaron sus enseñanzas como infalibles.

Este era el extraño que Farel recomendó a sus compañeros protestantes, este “francés” elegido para enseñar la Biblia en una ciudad con divisiones internas. Ginebra tenía alrededor de 15000 habitantes. Su obispo había sido, desde antiguo, su príncipe, aunque limitado por privilegios populares. El vidonme o alcalde era el conde de Saboya, y su familia consideraba el obispado como una propiedad que, desde 1450, habían confiado a su hijo menor. Juan de Saboya, hijo ilegítimo del anterior obispo, vendió sus derechos al duque, que era el cabeza de familia, y murió en 1519 en Pignerol. Jean de la Baume, el último de sus príncipes eclesiásticos, abandonó la ciudad, que recibió profesores protestantes de Berna en 1519 y de Friburgo en 1526. En 1527 las armas de la casa de Saboya fueron arrancadas de sus muros; en 1530 el partido católico sufrió una derrota y Ginebra se proclamó independiente. Tenía dos consejos pero el veredicto final sobre medidas públicas era decidido por el pueblo. Este designó a Farel, un converso seguidor de Le Fèvre, como su predicador en 1534. Una discusión entre las dos Iglesias, desde el 30 de mayo hasta el 24 de junio de 1535 concluyó con una victoria de los protestantes. Los altares fueron profanados, las imágenes sagradas destrozadas, la Misa abolida. Las tropas de Berna entraron en la ciudad y el “Evangelio” fue aceptado el 21 de mayo de 1536. Esto implicaba la persecución de los católicos por los consejos, que actuaron al mismo tiempo como Iglesia y como Estado. Los sacerdotes fueron encarcelados; los ciudadanos multados por no asistir a los sermones. En Zurich, Basilea y Berna se establecieron las mismas leyes. La tolerancia no formaba parte de las ideas de la época.

Más, aunque Calvino no había sido el introductor de estas leyes, fue principalmente debido a su influencia que, en junio de 1537, se votaron los “artículos” que hacían hincapié en la comunión cuatro veces al año, el espionaje a los delincuentes, el establecimiento de una censura moral y el castigo de los insubordinados con la excomunión. Se confeccionó un catecismo infantil, que él compuso y que figura entre sus mejores escritos. La ciudad se dividió entonces entre los que “juraban” y los que “no juraban", ya que muchos se negaron a jurar/acatar los “artículos"; de hecho, nunca llegaron a ser aceptados por completo. Habían surgido una serie de interrogantes en los que Berna había tocado algunos puntos que Calvino juzgó irrelevantes. Se convirtió en una figura popular en los debates de Lausana defendiendo la independencia de Ginebra.

Pero los desórdenes sobrevinieron en la ciudad donde, sin embargo, se había extendido el rechazo de los católicos a las medidas impuestas; en 1538 el consejo desterró a Farel, a Calvino y al evangelista ciego Couraud. El Reformista marchó a Estrasburgo, donde se convirtió en huésped de Bucer y Capito, y en 1539 explicaba el Nuevo Testamento a refugiados franceses por 52 florines al año. El cardenal Sadolet había dirigido una carta abierta a los ginebrinos a la que respondió entonces el desterrado. Sadolet insistía en que el cisma era un crimen; Calvino replicaba que la Iglesia Romana estaba corrompida. Se ganó aplausos por su aguda facultad para el debate en Hagenau, Worms y Ratisbona. Sin embargo, él se queja de su pobreza y mala salud, que no le impidieron casarse en esa época con Idelette de Bure, la viuda de un anabaptista a la que él había convertido. Nada más se sabe de ella, salvo que tuvieron un hijo que murió poco después de nacer en 1542 y que ella a su vez murió en 1549.

Después de algunas negociaciones Ami Perrin, enviado por Ginebra convenció a Calvino para que volviese. Y así lo hizo, no de muy buena gana, el 13 de septiembre de 1541. Su entrada fue considerablemente modesta. la constitución de la iglesia admitía ahora “pastores, doctores, mayores y diáconos” pero el poder supremo lo ostentaba un magistrado. Los ministros disponían del arma espiritual de la Palabra de Dios; el consistorio, como tal, nunca ejerció/empuñó el poder seglar. Los predicadores, liderados por Calvino, y los concejales, instigados por sus oponentes, se enfrentaron a menudo. Sin embargo, se mantuvieron las ordenanzas de 1541; el clero, ayudado por ancianos seglares, gobernó despótica y minuciosamente las acciones de cada ciudadano. En Ginebra se podía contemplar una Esparta presbiteriana; se convirtió en un modelo para los puritanos que vivieron después y que hicieron cuanto estaba en sus manos para imitar su disciplina. Se tomó como patrón el Antiguo Testamento, aunque se suponía que los cristianos disfrutaban de la libertad del Evangelio. En noviembre de 1552 el consejo declaró que las “Instituciones” de Calvino constituían “una doctrina sagrada a la que nadie debía contradecir". Así, el Estado proclamaba decretos dogmáticos, cuya fuerza ya se había puesto en práctica, como cuando Jacques Gouet fue encarcelado bajo la acusación de impiedad en junio de 1547 y, después de fuertes torturas, fue decapitado en julio. Algunas de las acusaciones que se esgrimieron contra el desgraciado joven eran frívolas, otras dudosas, La parte que le correspondió a Calvino en este juicio, de haberla, es difícil de determinar. Sin embargo, la ejecución fue decisión suya; ha ocasionado una ofensa mayor que el destierro de Castiello o los castigos infligidos a Bolsec - personas moderadas, contrarias a los puntos de vista radicales en disciplina y en doctrina, y que fueron sospechosas de reaccionarias. El Reformista no retrocedió ante la tarea que se había impuesto.

En cinco años se dictaron en Ginebra cincuenta y ocho sentencias de muerte y setenta y seis de destierro, además de numerosos autos de prisión de ciudadanos muy destacados. No podían liberarse de aquel yugo de hierro. En 1555 se intentó una especie de rebelión bajo la dirección de Ami Perrin. No se produjo derramamiento de sangre, pero Perrin fue derrotado y la teocracia de Calvino triunfó.

“Me siento más profundamente escandalizado", escribió Gibbon “por la sola ejecución de Servet que por la mortandad que ardió en las llamas de los autos de fe de España y Portugal". El achaca la enemistad de Calvino a su mala voluntad y, quizás, a la envidia. Los hechos de este caso están bastante bien determinados. Nacido en 1511, probablemente en Tudela, Miguel Servet y Reves estudió en Toulouse y estaba presente durante la coronación de Carlos V en Bolonia. Viajó por Alemania y en 1531 publicó en Hagenau su tratado “De Trinitatis Erroribus", una obra fuertemente unitaria que provocó una gran conmoción entre los reformistas más ortodoxos. Conoció/Se encontró a Calvino y entabló discusiones con él en París en 1534; se convirtió en corrector de prensa en Lyons; dedicó su atención a la medicina, descubriendo la circulación menor de la sangre, y comenzó una relación por correspondencia que resultaría fatal con el dictador de Ginebra a propósito del nuevo volumen “Christianismi Restitutio", que tenía la intención de publicar. En 1546 cesó el intercambio de cartas. El Reformista calificó a Servet de arrogante ( se había atrevido a criticar las “Instituciones” en comentarios marginales ) y pronunció una amenaza significativa: “Si viene aquí y yo tengo alguna autoridad, jamás le dejaré salir vivo". La “Restitutio” vio la luz en 1553. Calvino delató inmediatamente a su autor al inquisidor dominico Ory en Lyons, enviándole sus cartas de 1545-1546 y los comentarios. El español fue inmediatamente apresado en Vienne, pero escapó gracias a la confabulación de un amigo, y sólo fue quemada su efigie. Algún tipo de extraordinaria fascinación le arrastró a Ginebra , desde donde tenía la intención de cruzar los Alpes. Llegó el 13 de agosto de 1553. Al día siguiente, Calvino, que se había fijado en él durante el sermón, hizo que arrestaran a su crítico, y el propio secretario del predicador presentó la acusación.

Alberto Royo Mejía Sacerdote de la diócesis de Getafe (Madrid). MMX.II.10

-.-

Conviene dejar muy claro que sin Calvino, el protestantismo difícilmente habría alcanzado un nivel teológico serio. Hablo de seriedad dentro de su condición herética, claro. La influencia del francés sobre las generaciones protestantes posteriores a él fue infinitamente mayor que la de Lutero. Y hoy, el protestantismo conservador sigue siendo mayoritariamente calvinista en muchos aspectos. Por ejemplo, en lo relacionado con su doctrina sobre la predestinación y la perseverancia final de los santos.

-.-

Estos que hablan de la tolerancia histórica de los protestantes frente a la intransigencia de los católicos, deberían haber vivido en esa arcadia teocrática de la Ginebra calvinista. Pocas veces en la historia el totalitarismo alcanzó una cima como la Ginebra calvinista.

 

En la Ginebra de Calvino el derecho y la ley de la comunidad están escritos en la Biblia. Ahora bien, la interpretación de esta ley era tarea de los pastores y de los ancianos o presbíteros calvinistas. La autoridad terrenal también está subordinada. De hecho, Calvino impuso literalmente una una teocracia como en el antiguo Israel, con lo que la "libertad cristiana" de Pablo (Gal. 5,1), tan cacareada por los reformistas, se convirtió en un infierno de sospechas y delaciones. En Ginebra, la asistencia a la misa (o su sucedáneo) hizo obligatoria y la virtud se convirtió en ley. Placeres y vicios abolidos por decreto. Concretamente, se prohibieron las canciones impías, el baile, el juego, el alcohol, los bares, los excesos gastronómicos, el lujo, el teatro, los cortes de pelo llamativos y la ropa indecente. Se reglamentó el número de platos que podía tener una comida. La prohibición abarcaba a los adornos y las joyas. Se reprobaron los nombres de santos, y se acogieron para los niños nombres bíblicos como Isaac, Habacuc o Samuel. Sobre la prostitución, el adulterio, la blasfemia y la idolatría pesaba la pena de muerte.

 

Esa era la libertad cristiana de los reformadores: un puritanismo absurdo, ridículo, formalista e hipócrita, en una sociedad marcada por la delación y la sospecha. Totalitarismo puro y duro. Un horror.

-.-

Stephan Zweig tiene una obra con un semblante del personaje bastante demoníaco. Es muy bueno esa comparación que hace entre Lutero, Zwinglio y Calvino. De Zwinglio dice que al poco de serle asignada su primera parroquia rural dejó embarazada a una parroquiana, de Lutero cita esa frase: "lo que no te hace la mujer te lo hace la criada" pero de Calvino dice que la pura ausencia de uno de estos comunes pecados, humanos, carnales... es casi satánica. Y tiene bastante razón.

 

Papini, en su "Juicio Universal", hace comparecer a Calvino y a Servet ante el Juez y Servet dice: "menor fue mi crimen, pues yo no quise hacer a Dios loco y ciego". Y tiene también razón.

 

Sólo Dios puede haber tenido piedad de este hombre, pues sabido es que si grande es el misterio de la iniquidad más grande aún lo es el de la Piedad.

-.-

http://infocatolica.com/blog/historiaiglesia.php/1002101232-a-los-12-ya-anos-era-parroco#more6848

 

+++

 

…de los milagros de Lutero y Calvino…

Lutero y Calvino hubieran deseado hacer milagros para probar su misión, pero no se hacen milagros como se hacen cismas. Erasmo se mofaba de estos pretendidos reformadores, incapaces todos juntos de sanar a un mal caballo cojo.?

“Lutero ensayó una vez exorcizar a un poseído, y el demonio estuvo a punto de estrangularlo. Calvino quiso un día hacer un pequeño milagro. Pagó a un hombre llamado Brule, para que se hiciera el muerto y resucitara cuando él se lo mandara. Calvin, seguido por una muchedumbre curiosa, llega junto al fingido muerto, y dice en voz alta: ¡Brule, en nombre de Jesucristo, levántate! El compadre no contesta. La esposa de Brule se acerca para sacudirle, pero estaba muerto, castigado por la justicia divina. La pobre mujer lanza gritos desesperados y cuenta lo que había pasado. Calvino huyó temblando de miedo y vergüenza. Este hecho se divulgó por todas parte” (San Alfonso María de Ligorio, Obispo y Doctor de la Iglesia [1696-1787]).

 

+++

 

Pena de muerte (I)

 

 

 

Si la Iglesia siempre ha sido contraria a llevar directamente a alguien a la muerte*, no es el caso del Estado pontificio, como institución política, donde era bien conocido el significado de entregar a los herejes obstinados al «brazo secular». Por otro lado, las Iglesias surgidas de la Reforma todavía tenían menos miramientos y habitualmente procedían a llevar a cabo directamente sus propias sentencias de muerte sin confiar al reo a la autoridad civil para su ejecución. Es más, así como para la Iglesia católica el verdugo era un mal necesario, en la jerarquía de la opresiva «Ciudad Cristiana» que Calvino instauró en Ginebra, el verdugo era un personaje de rango, un notable respetado que recibía el título de «Ministro del Santo Evangelio». No le faltaba trabajo: durante los cuatro años que van de 1542 a 1546 Calvino condenó a muerte a cuarenta personas sólo por razones de fe.

* Era materia NO del Magisterio vinculante, perenne e inmutable.

 

+++

 

 

Los católicos deben recordar al Papa Sixto IV que procuró detener la inquisición cuando se le informó de los desvíos hacia intereses personales.

Es verdad: Sixto PP IV emitió una bula en 1482 declarando que los inquisidores en Aragón- España, parecían estar más interesados en riquezas que defender la fe y les acusó de encarcelar, torturar y quemar a católicos fieles,  basados en falsas acusaciones de sus enemigos y esclavos. Decretó que un representante del obispo local debía siempre estar presente, que el acusado debía saber los nombres de los acusadores, y que debían permitirse las apelaciones de la "santa sede".

Sin embargo, la bula era sólo para Aragón, y cuando el rey Fernando la desafío, Sixto IV se retractó, y cinco meses después la suspendió."

Vemos claramente como los inquisidores eran los reyes no los Papas; muchos usando el poder político, otros el tráfico de influencias. El poder regio también erraba siendo engañado por causa de la manipulación, sobretodo la proveniente de los aduladores y cortesanos. Los falsos informes completaban el engaño. La verdad histórica es que no tenían los Papas el poder para acabar con la inquisición, no porque ella en sí misma sea mala, sino por el uso malvado que de ella se hacia. Las bulas y tanta documentación pontificia no eran consideradas –e incluso- desafiadas por los reyes. Era una cuestión política y no religiosa. En la inquisición estrictamente política –como siempre los aprovechadores de turno-, se escudaban de la religión para alcanzar sus ansias de poder político-monetario, para usurpar el dinero de los pequeños gobiernos, para gozar de posibles privilegios, junto a la soberbia era común esto, tanto del lado "católico como del lado protestante".

 

+++

 

 

 

LA OPINION DE LOS GRANDES REFORMADORES PROTESTANTES SOBRE EL USO DE LA VIOLENCIA.

Una de las bases de la Reforma Protestante, las Indulgencias, si se hace un estudio sincero e imparcial se darán cuenta de que eran mal interpretadas por los Reformadores o por el pueblo sin preparación religiosa.

En el 1518 S. S. el Papa León X emitió una Bula Pontificia donde aclaraba las indulgencias y su uso.
En esta se rechazaba mucho de los méritos atribuidos a éstas; las Indulgencias NO perdonaban los pecados ni las culpas, sino solo las penitencias terrenales que la Iglesia (no un gobernante secular) había impuesto; en cuanto a librar las almas del Purgatorio, el poder del Papa se limitaba a las plegarias en que suplicaba a Dios que aplicara al alma de un difunto el excedente del mérito de Cristo y los Santos. (La Reforma en Alemania, Will Durant)

De nada sirvió, la Reforma siguió su curso.
La forma de pensar de los Reformadores fue extremada violenta y muchas veces fue un llamado al crimen; así vemos a Lutero en el 1520 cómo escribía en su “Epitome”:

“ Si Roma así lo cree y enseña, a sabiendas de papas y cardenales, declaro francamente que el verdadero Anticristo esta entronizado en el templo de Dios y reina en Roma (la empurpurada Babilonia) y que la Curia es la Sinagoga de Satanás…..Si la furia de los romanistas no cesa, no quedará otro remedio sino que los emperadores, reyes y príncipes rodeados de fuerza y armas, ataquen a esa plaga del mundo y resuelvan el asunto no ya con palabras, sino con la espada……Si castigamos a los ladrones con la horca, a los salteadores con la espada, A LOS HEREJES CON LA HOGUERA Porque, con mayor razón, no atacamos con las armas a estos maestros de perdición, a esos cardenales, a esos papas, a toda esa cima de la Sodoma romana, que ha corrompido perpetuamente a la Iglesia de Dios y nos lavamos las manos en su sangre?”

En un folleto llamado Contra el
falsamente llamado orden espiritual del Papa y los Obispos” en Julio de 1522 dijo:

“ Seria mejor que se asesinase a todos los Obispos y arrásese a todas las fundaciones y claustros que no se destruyese un alma sola, para no hablar ya de que todas las almas se perdiesen para salvar sus indignos fraudes e idolatrías. Qué utilidad tiene los que así viven en la lujuria, alimentándose con el sudor y la sangre de los demás?..”

En su folleto “Contra la horda de campesinos que roban y asesinan” Lutero decía a los príncipes:

“Empuñad rápidamente la espada.
Pues un príncipe o señor debe recordar en este caso que es el ministro de Dios y servidor de su ira (Romanos XIII) a quien se entregó la espada para emplearla contra tales hombres….Si puede castigar y no lo hace (aunque el castigo consista en privar de la vida y derramar sangre) es culpable de todos los asesinatos y todo el mal que esos hombres cometan “

Lutero escribía en Julio de 1525 en su “Carta abierta sobre el libro duro contra los campesinos”:

“Si creen que esta respuesta es demasiado dura y que su solo fin es hacerles callar por la violencia, respondo que esto es verdad.
Un rebelde no merece que se le conteste con razones, porque no las acepta.
El que no quiere escuchar la Palabra de Dios cuando se le dice con bondad ha de escuchar al verdugo cuando este llega con su hacha..No quiero oir ni saber nada de misericordia”

Sobre los judíos decía en sus famosas “Charlas de sobremesa”:

“Arrójeles quienquiera que pueda azufre y alquitrán, si uno pudiera echarles fuego del infierno tanto mejor….y esto debe hacerse en honor a Nuestro Señor y del cristianismo.
Sean sus casas astilladas y destruidas…Séanles quitados sus libros de oraciones y Talmudes y también toda su Biblia; prohíbase a sus rabinos la enseñanza, so pena de muerte, de ahora en adelante. Y si todo esto fuera poco, sean expulsados del país como perros rabiosos”

Y aún se acusa a la Iglesia católica de antisemtismo y se tacha las palabras de perdón del Papa (año 2000) de flojas..


¿Quién de la Iglesia Luterana a pedido perdón a los judíos?

Willibald Pirkheimer dijo en 1529 sobre la Reforma:

“No niego que al principio todos los actos de Lutero no parecían ser vanos, pues a ningún hombre podían complacer todos aquellos errores e imposturas que se habían acumulado gradualmente en el cristianismo.
Por ellos esperaba yo, junto con otros, que podría aplicarse algún remedio a tan grandes males; pero fui cruelmente engañado.
Pues antes que se extirparan los errores anteriores, se introdujeron otros muchos mas intolerables, comparados con los cuales los otros parecen juegos de niños….
Las cosas han llegado a tal punto que los bribones papistas parecen virtuosos al lado de los evangélicos..
Lutero con su lengua desvergonzada e ingobernable, debe de haber vuelto loco o estar inspirado por un espíritu maligno”

Pensamiento y obra de otros padres de la Reforma

Tampoco Calvino fue un dechado de caridad, vemos que en sus “institutos”:

“Personas que persisten en las supersticiones del anticristo romano deben ser reprimidas por la espada”

En 1547 James Gruet se atrevió a poner una nota criticando a Calvino y fue arrestado, torturado en el potro dos veces al día por un mes y finalmente sentenciado a muerte por blasfemia, se le clavaron los pies a una estaca y se le cortó la cabeza.

Los hermanos Comparet en 1555 fueron acusados de libertinos y fueron ejecutados y desmembrados para exhibir sus partes en diferentes sitios de Ginebra.

Melanchton, el Teólogo de la Reforma aceptó ser el presidente de la Inquisición Protestante que persiguió a los Anabaptistas.
Como justificación dijo :
“Porque tenemos que tener con esa gentes mas piedad que Dios?” esto lo dijo convencido de que los Anabaptistas arderían en el infierno..
La Inquisición Luterana se implantó con sede en Saxon, con Melanchton como presidente.
Al final de 1530 este presentó un documento donde defendía el derecho a reprimir por la espada a los Anabaptistas, Lutero escribió de su mano una nota que decía “esto es de mi agrado”.

Zwinglio, en 1525 comenzó la persecución de los Anabaptistas en Zürich, las penas iban desde ahogamiento en el lago o en los ríos hasta la hoguera.

John Knox, padre del Presbiterianismo quemó en la hoguera a aproximadamente a mil mujeres acusadas de brujas en Escocia.

Rosseau dijo de la Reforma “ la Reforma fue intolerante desde su cuna y sus autores se cuentan entre los grandes represores de la humanidad.”

En sus “Filosofía Positiva” decía:


“ La intolerancia del Protestantismo con certeza no fue menor que la del catolicismo y ciertamente mas reprobable”

La violencia no solo se ejerció con los Católicos, los Reformadores fueron entre ellos mismos, enormemente violentos, veamos la opinión que se merecían entre si:

- Lutero dijo de “Oecolampaius y Calvino y otros herejes similares tiene demonios sobre demonios, corrompido el corazón y la boca mentirosa”

Lutero a la muerte de Zwinglio (1531) dijo “Esta bien que Zwinglio haya muerto en el campo de batalla, que clase de triunfo y que bien Dios lleva sus negocios!”:
También dijo “Zwinglio esta muerto y condenado y se lo merece por ladrón y rebelde y por llevar a otros a seguir sus errores”

Zwinglio no se quedó atrás y decía de Lutero:
“el demonio se ha adueñado de Lutero a tal grado que hasta nos hace creer que lo tiene en total posesión, cuando se le ve entre sus seguidores totalmente parece que una legión lo ha poseído ”

SUSPENCION SISTEMATICA DEL CATOLICISMO EN AREAS PROTESTANTES

En Zürich-Suiza la presencia en sermones católicos conllevaba penas y castigos físicos.
Aún fuera de los perímetros de la ciudad a los sacerdotes se les prohibía celebrar la Misa y bajo orden de “severas penas” se prohibía tener cuadros religiosos e imágenes en las casas particulares.

En Zurich la Misa fue proscrita en 1525, esto fue seguido de quema de Monasterios y destrucciones_masivas de Iglesias, los Obispos de Constanza, Basilea, Lausana y Ginebra fueron obligados a abandonar sus ciudades y el territorio. Un observador, Willian Farel dejó escrito “ el Sermón de Jean Calvino en la antigua iglesia de San Pedro fue seguido de desórdenes donde se destruyeron imágenes, cuadros y tesoros antiguos de las Iglesias” (
Nuevamente una parte del patrimonio histórico-cultural de la Europa, era destruído, esta vez a instigación de Juan Calvino, sea directa o indirectamente).

Strasburgo, en 1529 el Consejo de la Ciudad ordenó la destrucción de los altares, imágenes y cruces, además de las Iglesias y conventos.
Igual sucedió en Frankfurt. En la Convención de Hamburgo, en Abril de 1535 los Concilios de los pueblos de Lubeck, Bremen, Hamburgo, Luneburgo, Stralsund, Rostock y Wismar votaron por que se ahorcaran a los Anabaptistas, se azotaran a los Católicos y a los Zwinglianos.

Escocia, John Knox, padre del Presbiterianismo prohibió la Misa con penas de confiscación de bienes y azotes públicos, la segunda vez que se cometiera, la pena era la muerte del individuo.

Mucho se podría seguir hablando, mucho es el material existente, pero creo que basta esta muestra para demostrar que la Reforma Protestante no fue pacifista, ni los reformadores víctimas inocentes, la intolerancia y la violencia primaron en sus vidas. Cabe preguntarse a quienes lean estas humildes páginas y que han oído sermones de Iglesias Evangélicas en este Siglo XXI, o conocen familiares que se han ido a ellas: ¿si estas gentes tuvieran el poder total hoy en día que harían de los Católicos y de la Iglesia fundada por Cristo?
-.-

NOTA: 2007-02-01.II.01-15,32hs. El escrito precedente –y que tanto agradecemos- con algunas ínfimas correcciones (y ortográficas) fue extraído de:

http://rosario.catholic.net/foros/read.php?f=9&i=22809&t=22799

 

+++

Carta de Carlos + Cardenal Borromeo

 

 

 

Lutero vivió en el siglo XVI  (reforma) . 

 

La contrarreforma se debe a los esfuerzos de toda la Cristiandad, en especial a santos como:

 

* San Carlos Borromeo

* San Felipe Neri

* San Francisco de Sales (1567-1622). Doctor de la Iglesia. Obispo y líder de la contrarreforma.

* San Ignacio de Loyola, fundador de la compañía de Jesús (Jesuitas, principal instrumento de la Contrarreforma, con luminarias como Javier-Borja-Canisio).

* San Francisco Javier, 

* San Francisco de Borja,

* San Pedro Canisio 

* San Juan de la Cruz

* San Pío V

* Santa Teresa de Jesús, de Ávila ‘Doctor de la Iglesia’

* San Vicente de Paul

* y tantos, tantísimos otros.

 

+++

 

Catedral San Pedro, construida sobre una iglesia del sc. IV.

dedicada a la Stma.Virgen  y desde entonces,

siempre perteneciente a la Iglesia Católica,

hasta que Calvino se apropió de ella, depredando

el patrimonio artístico y con crueldad ilimitada,

desalojando al personal religioso.

 

 

San Francisco de Sales (1567-1622), obispo de Ginebra-SUIZA y doctor de la Iglesia Católica - Tratado sobre el amor de Dios, 10, 11

 

El amor de Dios, fuente del amor al prójimo -      Así como Dios  «creó al hombre a su imagen y semejanza» (Gn 1, 26), así también ha ordenado un amor para el hombre a imagen y semejanza del amor que se debe a su divinidad: «amarás, dice, al Señor tu Dios con todo tu corazón; es el primero y el más grande de los mandamientos. Ahora bien, el segundo es semejante a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo» ¿Por qué amamos a Dios? Dice San Bernardo que «la causa por la cual amamos a Dios es Dios mismo», como si dijera que amamos a Dios porque él es la soberanísima e infinita bondad. ¿Por qué nos amamos a nosotros mismos con caridad? Ciertamente, porque somos «imagen y semejanza de Dios». Y puesto que todos los hombres tienen esta misma dignidad, les amamos también como a nosotros mismos, es decir, en calidad de santísimas y vivientes imágenes de la divinidad.
     Es en esta calidad... que Dios no tiene ninguna dificultad en que llamarse Padre nuestro y a nosotros llamarnos sus hijos; es por ello por lo cual somos capaces de estar unidos a su divina esencia para gozo de su soberana bondad y felicidad; es por ello que recibimos su gracia y que nuestros espíritus están asociados al suyo, santísimo, «hechos partícipes de su naturaleza divina» (2P 1,4)... Es, pues, de esta manera que la misma caridad que produce los actos del amor a Dios produce, igualmente, los del amor al prójimo. De la misma manera que Jacob vio que la escalera tocaba, al mismo tiempo, el cielo y la tierra, sirviendo a los ángeles tanto para bajar como para subir (Gn 28,12), sabemos también que un mismo amor sale de nosotros para amar a Dios y al prójimo.

 

+++

 

 

Para una cultura de la convivencia. Como hacen los citados obispos de los países pobres, es urgente poner en primer plano lo que en absoluto puede posponerse, so pena de convertir a Dios -y con ello al hombre- en una deformación de sí mismo, algo peor aún si cabe que su negación. ¿Acaso cabe mayor deformación que reducir a una parte , aunque fuese la más importante, a Quien lo es todo; o que tratar de particular a lo católico, es decir, universal? Pretender una convivencia digna del hombre, en paz, justicia y libertad verdaderas, que no nazca del Creador y de su revelación plena en la Historia, a través de la encarnación de su Hijo, Jesucristo, es tarea vana, y hasta destructiva de todo lo auténticamente humano. Sencillamente, porque el deseo infinito que anida en el corazón de todo hombre, de espaldas al Único que es Infinito, se convierte, como diría Sartre, el ateo por antonomasia del siglo XX, en una pasión inútil. Peor aún -habría que añadir-, en la negación de toda convivencia digna del hombre, como es fácil comprobar a lo largo y ancho del mundo, en particular en esta Europa -sin excluir España, y seguramente aquí con especial énfasis-, que se empeña en renegar de sus raíces cristianas.
Lo ha subrayado el Papa en el reciente IV Encuentro Nacional de la Iglesia en Italia, X.2006, que ha tenido lugar en Verona, poniendo en evidencia las graves consecuencias de la cultura dominante en este Occidente postcristiano que relega la fe al espectro de las subculturas, y pretende erigirse en dominadora universal, divinizando una razón experimental, reducida a medida de las cosas, y consagrando como valor absoluto la libertad individual. Si el punto de referencia de lo humano se sitúa dentro del círculo del mundo, cada persona o grupo de personas tendrá el suyo, y eso no puede generar más que violencia; y es inútil apelar al consenso, a que cada uno ceda en su verdad -¡como si no existiese la auténtica verdad!-, a que la libertad de uno termina donde empieza la del otro -¡teniendo, entonces, que renunciar a la exigencia de libertad plena que nos constituye!-... Al final, no hay convivencia humana posible digna de tal nombre, pues lo que se impone es la dictadura del relativismo, el totalitarismo del poder, entregado al arbitrio de
la irracionalidad.
El punto de referencia está más allá de ese círculo cerrado del mundo; y al reconocerlo y abrirnos a él, los enfrentamientos se convierten en convivencia de hermanos, y la verdad y la libertad respiran en plenitud. Nada más razonable. Separada de su origen divino, que es el Logos -voz que significa tanto razón como palabra -, origen de la adhesión de la fe, la razón humana no puede subsistir como tal, y la convivencia se degrada hasta los extremos que están bien a la vista de todo el que no se empeñe en cerrar los ojos, porque la razón y la fe, en verdad, son inseparables. Como admirablemente expresa Miguel Ángel en la joya de la Sixtina que ilustra este comentario, lo que ha salido de Dios, ¡la razón!, no puede ser ajeno a Su mano creadora, ¡la fe! Por eso, el eclipse de Dios lleva necesariamente al eclipse del hombre. En definitiva, la garantía de toda convivencia auténticamente humana, como deja bien claro Benedicto XVI en su lección de la Universidad de Ratisbona -magistral para iluminar la doctrina social, más aún si cabe que la filosofía y la teología-, es «actuar según la razón», es decir, «conforme a la naturaleza de Dios», y por ende, del hombre. Si no se reconoce la verdad, el bien y la belleza auténticos, si se dice que hay que respetar todas las convicciones, ¿qué sentido tiene el diálogo? El error no es para respetar, sino para refutar. ¡Mal servicio hacemos al prójimo -y a nosotros mismos- si le hurtamos -en aras de una falsa y letal convivencia- lo más mínimo de esa Verdad, ese Bien y esa Belleza, es decir, la propuesta cristiana para una cultura de la auténtica convivencia! MMVI.

 

+++

 

Si todo lo hemos recibido de Dios, y es cosa que produce asombro, no es menos sorprendente que Dios quiera ser correspondido por el amor humano.

 

+++

 

La Iglesia, en virtud de su misión de iluminar a todo el orbe con el mensaje evangélico y de reunir en un solo Espíritu a todos los hombres de cualquier nación, raza o cultura, se convierte en un signo de aquella fraternidad que permite y consolida el diálogo sincero. Esto requiere que, en primer lugar, promovamos en la misma Iglesia la estima mutua, el respeto y la concordia, reconociendo toda legítima diversidad, para establecer un diálogo cada vez más fructífero entre todos los que constituyen el único pueblo de Dios, tanto los pastores como los demás fieles cristianos. Lo que une a los fieles es más fuerte que lo que les divide. Haya unidad en lo necesario, libertad en lo dudoso, caridad en todo. Nuestro espíritu abraza al mismo tiempo a los hermanos que no viven aún en plena comunión con nosotros y a sus comunidades, con las que estamos unidos en la confesión del Padre y el Hijo y el Espíritu Santo y por el vínculo del amor, recordando que la unidad de los cristianos es esperada y deseada hoy también por muchos que no creen en Cristo. Por la misma razón, dirigimos también nuestro espíritu a todos los que reconocen a Dios y conservan en sus tradiciones valiosos elementos religiosos y humanos. El deseo de que este diálogo sea conducido sólo por el amor a la verdad, guardando siempre la debida prudencia, no excluye por nuestra parte a nadie, ni a aquellos que cultivan los bienes preclaros del espíritu humano, pero no reconocen todavía a su Autor, ni a aquellos que se oponen a la Iglesia y la persiguen de diferentes maneras. Como Dios Padre es principio y fin de todas las cosas, todos estamos llamados a ser hermanos. Y por ello, llamados por esta misma vocación humana y divina, podemos y debemos cooperar, sin violencia y sin engaño, a la construcción del mundo en la verdadera paz.

Constitución Gaudium et spes, 92 – VATICANO II.

 

+++

 

«El principio de la evangelización es la belleza, la fascinación. Colores y luz iluminan la catequesis y enseñan la apologética».

 

+++

 

Las alas de Ícaro - En la Universidad se forman las nuevas generaciones, que esperan una propuesta seria, comprometedora y capaz de responder, en nuevos contextos, al interrogante perenne sobre el sentido de la propia existencia. Esta expectativa no debe quedar defraudada. El contexto contemporáneo parece conceder primacía a una inteligencia artificial cada vez más subyugada por la técnica experimental, olvidando de este modo que toda ciencia debe defender siempre al hombre y promover su búsqueda del bien auténtico. Conceder más valor al hacer que al ser no ayuda a restablecer el equilibrio fundamental que toda persona necesita para dar a su existencia un sólido fundamento y una finalidad válida.
En efecto, todo hombre está llamado a dar sentido a su obrar, sobre todo cuando se sitúa en el horizonte de un descubrimiento científico que va contra la esencia misma de la vida personal. Dejarse llevar por el gusto del descubrimiento, sin salvaguardar los criterios que derivan de una visión más profunda, haría caer fácilmente en el drama del que se hablaba en el mito antiguo:   el joven Ícaro, arrastrado por el gusto del vuelo hacia la libertad absoluta, desoyendo las advertencias de su anciano padre Dédalo, se acerca cada vez más al sol, olvidando que las alas con las que se ha elevado hacia el cielo son de cera. La caída desastrosa y la muerte son el precio que paga por esa engañosa ilusión. El mito antiguo encierra una lección de valor perenne. En la vida existen otras ilusiones engañosas, en las que no podemos poner nuestra confianza, si no queremos correr el riesgo de consecuencias desastrosas para nuestra vida y para la de los demás.

(21-X-2006 – S.S. Benedicto PP. XVI. (A la Universidad Lateranense))

 

+++

 

 

"Diccionario enciclopédico de las sectas", en su última edición (4ª) de 2005.

El autor es el sacerdote, D. Manuel Guerra Gómez. y la editorial la BAC - Es un grueso libro con más de mil páginas, (1104 pgs.). - Sinópsis. - ¿Qué es una secta? Uno de los méritos de esta obra consiste en haber formulado su definición tras exprimir las notas definitorias o comunes a las casi 1.500 (la mayoría implantadas en España e Iberoamérica) descritas en este diccionario y presumiblemente a todas las demás. El autor usa «secta» en su acepción técnica, no en la vulgar, que está cargada de connotaciones tan peyorativas que tiende a identificar acríticamente «secta» y «secta destructiva», a pesar de que estas últimas, es decir, las que «destruyen» a las personas o «dañan» gravemente su personalidad, no llegan al parecer al 10% del total. En esta obra aparecen dispuestas alfabéticamente las sectas religiosas, mágicas e ideológicas, las biografías de sus fundadores, así como, en y desde las sectas mismas, las realidades y cuestiones más importantes de teología dogmática, morales, sociopolíticas, psicológicas, filosófico-vitales, y otros temas complementarios. Trata también de averiguar las causas de la existencia y proliferación de las sectas y de señalar sus remedios. Ayuda a descifrar las claves de las corrientes, generalmente subterráneas, del pensamiento, acciones y movimientos contemporáneos.

MANUEL GUERRA GÓMEZ, catedrático en la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos, es Doctor en Filología Clásica y en Teología Patrística. Es conocedor de sánscrito, lengua de los libros religiosos del hinduismo, budismo y jinismo, que tanto han influido en las sectas, sobre todo en las de impronta oriental. Asimismo, es miembro de la International Association of Patristic Studies, de la Sociedad Española de Ciencias de la Religión y de la Sociedad Española de Estudios Clásicos. Ha publicado infinidad de artículos sobre temas filológico-teológicos y de historiografía religiosa, y 18 libros, entre los que cabe destacar por su cercanía con el tema de esta obra: "Los nuevos movimientos religiosos (Las sectas). Rasgos comunes y diferenciales" (Pamplona 1996) e "Historia de las religiones" (Madrid 1999).

 

+++

 

Las sectas y su invasión del mundo hispánico: una guía  (2003) también por Manuel Guerra Gómez, editada por Eunsa. - Sinopsis. - Para visitar con provecho a una ciudad desconocida, aconsejan el uso de una Guía con su plano, la descripción de sus monumentos, etc. Esta obra pretende prestar un servicio similar con respecto a las sectas implantadas en el mundo hispano. Para no correr el riesgo de extraviarse entre las más de 20.000 sectas inventariadas hasta el momento, para poder recorrer sus nombres que cambian con frecuencia y para ni acumular más inseguridad e inquietud, se presenta esta Guía en el mercado. El autor trata de reflejar la realidad de cada secta con la mayor objetividad posible y de perfilar sus señales de identidad de acuerdo con los datos -no siempre completos- que facilitan su identificación.

 

+++

 

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-

La naturaleza canta las glorias del Creador y el hombre

sepa gozar en armonía con todo lo creado.

 

 

Gracias por venir a visitarnos

 

Recomendamos vivamente: MI QUERIDA IGLESIA SANTA Y PECADORA - Decía José Luis Martín Descalzo que «nuestros pecados manchan tan poco la Iglesia como las manchas al sol». En este espíritu ha escrito Mariano Purroy Mi querida Iglesia, santa y pecadora (Edibesa), una mirada positiva y realista sobre los pecados de los cristianos y el perdón de Cristo.

Recomendamos vivamente:

LEYENDAS NEGRAS DE LA IGLESIA. Autor Vittorio MESSORI – Editorial “PLANETA-TESTIMONIO” 10ª EDICIÓN – Óptimo libro para defenderse del cúmulo de opiniones arbitrarias, deformaciones sustanciales y auténticas mentiras que gravitan sobre todo en lo que concierne a la Iglesia.

 

Recomendamos vivamente: Cristóbal Colón y el descubrimiento de América

Autores: Florentino Perez-Embid / Charles Verlinden

Esta pequeña obra maestra es uno de los trabajos más certeros sobre la vida y personalidad de Colón, y sobre el descubrimiento de América. Ofrece un enfoque realista, preciso, completo y esclarecedor de todos esos importantes hechos históricos. Ediciones ‘RIALP’

Seguir a Jesús es apropiarnos de sus criterios, de sus actitudes y de su conducta, fieles en toda su doctrina, sirviendo a nuestro tiempo.

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).