Friday 26 May 2017 | Actualizada : 2017-03-29
 
Inicio > Leyendas Negras > España - 1492 - 23º Reconquista España 2º su unidad Menéndez Pelayo

...[...]...

Le pondré otro ejemplo: la caída, aparentemente fácil, del reino hispanogodo. Es un hecho indudable que España fue entonces conquistada por los musulmanes en tres a cinco años. De ahí han concluido numerosos historiadores que el hecho solo pudo deberse a que el reino estaba carcomido por dentro, que la población detestaba a los gobernantes y prefería a los musulmanes, que aquel reino no tenía nada que ver con lo que sería España y que esta se habría forjado durante la Reconquista desde la nada, como quien dice…

   Pero esas conclusiones no se apoyan realmente en nada, son simples lucubraciones muy poco refinadas a partir del hecho del derrumbe relativamente rápido del reino de Toledo. No toman en consideración el dato de que los musulmanes, en plena fase expansiva, habían derrotado a reinos y ejércitos mucho más poderosos que el visigodo y conquistado, con relativamente pocas fuerzas materiales,  países más extensos, poblados y ricos. O no quieren valorar un factor esencial: la traición de una parte del ejército godo, por disputas internas y que puede darse y se da a menudo sin necesidad de que exista una descomposición acentuada. Otros datos  importantes nada tenían que ver con la descomposición política: pestes y sequías arrasadoras que debilitaban inevitablemente la capacidad de resistencia del país.  Por otra parte, en el siglo XX hemos visto cómo un país tan grande y poderoso como Francia caía en manos de Alemania no en cuestión de años, sino de meses. Y a nadie se le ha ocurrido, que yo sepa, concluir de ahí que los franceses estaban hartos de su independencia y de sus gobiernos y deseaban el yugo alemán.

 

   Por otra parte no se puede disociar, como a menudo se pretende, la Reconquista del previo reino hispano-godo. La Reconquista fue emprendida desde el principio como reivindicación de la España perdida. Digo desde el principio porque, aunque los primeros documentos conocidos que lo plantean así son de algunos años después de Covadonga, tampoco muchos, la rebelión asturiana tuvo desde el primer momento un carácter muy distinto de las antiguas correrías, prácticamente de bandidaje, realizadas por la población local en tiempos de Roma y del propio reino de Toledo. Sin este, resulta muy difícil imaginar la Reconquista.

http://blogs.libertaddigital.com/ - Pio MOA, prestigioso historiador y escritor.

CDV. 25. III.MMXI Festividad del Verbo encarnado, Anunciación a la Stma. Virgen

 

+++

 

 

De la variedad a la unidad (1) 

 

Si se trata de establecer un paralelo entre el espíritu, la sensibilidad, la capacidad emotiva, el ímpetu pasional, etc., etc., etc., es decir entre la contextura temperamental de las comunidades históricas que integraban la fraccionada España de los siglos medios, se encontrará sorprendido por el estrechísimo parentesco espiritual y vital de las mismas

 

Durante el siglo XII se realizaron dos uniones, fecundas, a la largo, en el hacer de España. El matrimonio de doña Petronila de Aragón y de Berenguer IV de Barcelona impidió que el reino aragonés se uniera al de León y Castilla y por lo pronto frustró la posible articulación de una monarquía unitaria en la España central. Pero "Dios escribe derecho por caminos torcidos", como dice el refrán, y al cabo esa frustración y el consecuente nacimiento de la Corona Aragonesa tuvieron en verdad proyecciones históricas importantísimas para la futura unidad hispana: vincularon perdurablemente Cataluña a un pueblo cispirenaico de lengua y de vida diversas de la suya; y esa vinculación hizo nacer y afirmó en ella un espíritu pactista que, asegurado luego, cuando la Señoría conquistó Valencia y Baleares, la ató para siempre a España.

 

A fines de siglo, para castigar la traición del rey de Navarra, quien en las horas críticas de la cristiandad española que precedieron y siguieron a la rota de Alarcos (1195) se había aliado con los almohades, el castellano Alfonso VIII entró en son de guerra en tierras vascas. Habían formado parte del reino de Oviedo en el siglo IX mientras Pamplona se aliaba con los musulmanes del valle del Ebro; habían integrado en el X la Castilla condal y sólo tardíamente se habían incorporado a Navarra. El rey castellano estaba en Vitoria, cuando los guipuzcoanos pactaron voluntariamente su unión a Castilla. Alava se unió poco después. El señorío de Vizcaya dependía de la corona castellana desde el reinado de Alfonso VI —desde la muerte de Sancho el de Peñalén en 1076— y no se había apartarlo de ella sino algunos años, por la usurpación de Alfonso el Batallador de Aragón (1109-1134). Y así, a partir del año 1200, la "Euzcadi" de hoy vivió la misma historia que el pueblo a cuya formación había contribuído, con su sangre y con su espíritu, en sus ya lejanos albores: la historia de Castilla. Al unirla a su vida, Castilla iniciaba su gran empresa de restaurar la unidad española.


En la primera mitad del siglo XIII todavía hallamos sin embargo como un eco del antiguo secesionismo castellano. Había muerto inesperadamente el niño rey Enrique I. Correspondía el trono de Castilla a su hermana doña Berenguela, que tenía dos hijos de su matrimonio con Alfonso IX de León, anulado por la Iglesia con motivo del parentesco que unía entre sí a los esposos. La nueva reina hizo venir a su primogénito, que estaba con su padre, sin informar a éste del suceso que motivaba su llamada. El pueblo castellano llevó al trono a don Fernando. Y el autor de la "Crónica latina de los reyes de Castilla" —según Cirot, su editor, obispo de Plasencia o de Osma—, al relatar la astucia de doña Berenguela, se congratula de que, gracias a tal diligencia, los castellanos no hubieran dejado de tener su propio rey.

  

En ningún otro de los reinos cristianos de España se habría pensado a la sazón de modo diferente. La historia había afirmado la diferenciación estatal de las comunidades políticas nacidas de la local resistencia originaria contra los musulmanes.

 

Pero la idea de la unidad de Hispania había sobrevivido a todos los fraccionamientos políticos de la Península. Menéndez Pidal ha señalado la ausencia de enconos regionales y la pervivencia de la conciencia unitaria de España en el Cantar de Mío Cid. El juglar de Medinaceli descubre lo vivaz de tal sentimiento cuando pone en boca de algunos personajes alusiones a España como realidad geográfica, presente siempre en la mente de sus hijos: el conde de Barcelona, cautivado por el Cid, exclama: "Non combré vn bocado por quanta ha en toda España" (v. 1021) y el conde don Garcia se dirige así a Alfonso VI, en las cartas de Toledo: "Merced ya rey, el mejor de toda España" (v. 3271). El cantor del Cid hace pensar a uno y otro conde, en graves instantes de sus vidas, no en sus propias tierras nativas, sino en la superior unidad de Hispania; y va todavía más lejos, cuando presenta a España como ámbito normal de la fama de hechos notables en ella ocurridos: "De questo acorro fablara toda España", dice por ejemplo.

 

Esa idea unitaria se afirma como resultado de la gran labor historiográfica que se lleva a cabo en León y Castilla, durante el siglo XIII, por iniciativa de sus reyes, tras la unión de los dos reinos en 1230. Lucas de Tuy al escribir su Chronicon Mundi se deja ganar por el espíritu de San Isidoro, saturado de orgullo nacional hispánico; y ese orgullo nacional preside la redacción de su obra: la desunión del pueblo español le lleva a la derrota y su unión al éxito.


Don Rodrigo Ximénez de Rada, un navarro castellanizado -nació en Puente la Reina y fue durante largos años arzobispo de Toledo —dió todavía muestras más precisas de su concepción unitaria de España. Tituló su obra Reram in Hispania gestarum Chronicon y escribió en verdad la historia general de la Península hasta sus mismos días.

 

La llamada Crónica General responde a su título: Estoria de Espanna. Todo el pasado hispánico, desde los fabulosos tiempos primitivos hasta la muerte de Fernando III, desfila por sus páginas. En ellas se entrevera la historia del reino de León y Castilla con la de otros estados cristianos españoles y con la de los musulmanes peninsulares. La Crónica General, comenzada por iniciativa y bajo la dirección de Alfonso X y concluida en la carta de su hijo Sancho IV, refleja además, de continuo, una clara idea de la unidad de España.

 

Y la historiografía no castellana recogió también el mismo pensamiento. En Portugal se escribió, según Lindley, la segunda gran historia general de España, la llamada Crónica de 1344; en Aragón, Juan Fernández de Heredia, Gran Maestre de Rodas, redactó, hacia 1385, "La grant e verdadera estoria de Espanya" o "Grant cronica de Espanya"; en Navarra, Fray García Enguí, obispo de Bayona y confesor de Carlos III, compuso una "Chronica de los fechos subcedidos en España"; el catalán Ribera de Perpejá escribió la "Cronica de Espanya"; y Masso Torrents y Sánchez Alonso han destacado la influencia ejercida, fuera de Castilla el segundo y en Cataluña el primero —traducciones, préstamos, continuaciones—, por la obra "De rebus Hispaniae" del Toledano y por la "Estoria de Espanna" del Rey Sabio.

 

La tradición histórica, enraizada en la antigüedad, afirmaba en las mentes de los hombres cultos de todos los reinos cristianos de la Península esa concepción unitaria de Hispania, vencedora de su fraccionamiento político ya secular. Queda dicho antes que los catalanes sintieron con tanta vivacidad como los demás españoles la superior unidad peninsular. Abundan los testimonios de la realidad de tal sentimiento. En la mente y en el corazón de los dos más grandes reyes de la dinastía catalana, Jaime I y Pedro III, anidaba con fuerza. Hace poco he recordado que en 1271, a la salida del concilio de Lyon, tras haber ofrecido la cooperación de sus hombres y de su flota para emprender una cruzada, al retirarse de la asamblea Jaime I exclamó: "Barones, ya podemos marcharnos; hoy a lo menos hemos dejado bien puesto el honor de España". Y queda también dicho que Pedro III juzgó que había salvado el honor de España al acudir, tan heroica como novelescamente, a Burdeos para batirse con Carlos de Anjou, manteniendo su palabra. Jaime I y Pedro III no pensaron en esos dos mementos de su vida en sus reinos peculiares, no pensaron que con sus actos habían honrado a los pueblos que regían; pensaron que sus hechos honraban a la superior comunidad histórica, vital y afectiva de que formaban parte sus estados.

 

España constituía para esos dos reyes catalanes, no sólo una unidad geográfica, sino una entidad humana, cerrada y unitaria, frente al resto de la cristiandad occidental.

 

No por la honra sino en interés de esa comunidad histórica y vital —"para salvar a España", esas fueron sus palabras— Jaime I intervino en Murcia y sometió a los moros murcianos alzados contra Alfonso el Sabio. Esa comunidad vital e histórica tenía problemas atañentes a todos sus hijos; por ello otro gran rey catalán, Jaime II, al conocer la muerte de Sancho el Bravo y la subida al trono de Castilla del niño rey Fernando IV, pudo decir que iba a recaer sobre él la carga toda de España. Y el gran historiador catalán Muntaner reclamaba una política conjunta de los cuatro reyes de España, «que son —escribe— d´una carn e d´una sang".


Muntaner hubiera podido extender esa unidad a los pueblos regidos por esos reyes, porque en verdad todos ellos eran de una carne y de una sangre. Y de un espíritu y de una sensibilidad, habría podido decir también. España, la España honrada y salvada por Jaime I, estaba fraccionada en reinos diferentes, pero esa pluralidad de estados, ¿implicaba una idéntica diferenciación de las comunidades humanas que vivían dentro de sus fronteras? La respuesta a esta pregunta requiere una investigación que está por realizar; no puedo acometerla aquí, exige un libro.


He hablado al comenzar éste de cómo cabe establecer una jerarquización múltiple entre las agrupaciones que viven estilos de vida diferentes.

 

Podemos descender desde la diferenciación del ángel, el hombre y la bestia, hasta el enfrentamiento de las contexturas vitales de quienes viven en dos valles cercanos. Dentro de las agrupaciones orgánicas que parezcan más trabadas y unitarias, Galicia, Asturias, León, las dos Castillas, Vascongadas, Navarra, Aragón, Cataluña, Baleares, Valencia, Murcia, Andalucía, Extremadura, Portugal, ¿cuántas esenciales diferencias pueden destacarse entre sus múltiples zonas dispares? A la inversa, me parece seguro que quien emprenda la tarea —difícil pero no imposible para un español, fácil para un extranjero, por serlo, libre de los amores y de los enconos regionales hispanos— de establecer un paralelo entre el espíritu, la sensibilidad, la capacidad emotiva, el ímpetu pasional, etc., etc., etc., es decir entre la contextura temperamental de las comunidades históricas que integraban la fraccionada España de los siglos medios, se encontrará sorprendido por el estrechísimo parentesco espiritual y vital de las mismas. Si no se detiene en sus diferentes superestructuras y sabe penetrar hasta el cogollo de sus almas colectivas, al auscultar con atención la aparente inarmonía de sus voces, llegará a asombrarle la unidad de acordes de la gran sinfonía española medieval.

 

Muchas veces —no siempre con rigor— se han señalado las diferencias sociales, políticas, culturales... que caracterizaron a los distintos reinos hispano-cristianos; nadie, que yo sepa, ha establecido con claridad y precisión los supuestos antagonismos y los supuestos contrastes temperamentales que se supone distinguieron a los pueblos. La consideración de algunos problemas del pasado de España me ha forzado en ocasiones a realizar por mi cuenta —en forma somera, claro está, dado lo proteico de este libro— el paralelo que sugiero a los estudiosos españoles y no españoles. Y en tales casos, de continuo, he podido comprobar la analogía, no sólo de las ideas matrices de todos esos grupos históricos —las ideas son siempre patrimonio comunal de las gentes más dispares en una misma época— sino de sus más peculiares reacciones, sentimientos, apetencias, impulsos, ideales, rencores, sañas...

 

He ido registrando de paso muchas de esas analogías ultimamente al presentar a Cataluña en España. El parangón puede llevarse mucho más lejos. Queda señalado el hispanismo integral del catalán Raimundo Lulio. En las crónicas de Jaime I: y de Muntaner se hallan algunas de las más peculiares características de los escritores españoles de todos los tiempos. A ambos "el intento de expresar el objeto de su observación o de su pensamiento se les enreda con la expresión del simultáneo oleaje de su experiencia íntima". Muntaner está presente en su obra con todo su ser, como lo están en las suyas entre otros castellanos de su siglo: don Juan Manuel y el canciller Ayala. Los artistas de Cataluña y de Castilla muestran a veces parojos barroquismo y patetismo y el mismo gusto por el retrato y por la captación de las cosas menudas. Su común yo explosivo los lleva en ocasiones a firmar su obra escultórica (San Cugat del Vallés) o a representarse realizándola ( San Vicente de Avila). Recordemos, las dos manifestaciones de religiosidad vasallática del tahur catalán y de los andaluces sitiados por el moro; la equiparación del honor de Celestina en Castilla con el del verdugo en Cataluña; el verter de su fuerza intelectiva por el catalán Eximenis, el castellano Sánchez de Arévalo y el portugués Alvaro Pelayo hacia especulaciones filosófico-jurídico-morales no demasiado disímiles; la pareja inclinación hacia las aventuras del comercio exterior, con preferencia a las quietas tareas industriales, de las dos grandes capitales económicas de Castilla y Cataluña: Burgos y Barcelona; la altura análoga alcanzada por el antisemitismo en todos los pueblos hispanos medievales, tal vez con la única excepción de Galicia, por lo insignificante en ella de las masas judías; la coincidencia del grito anárquico de los salmantinos del siglo XII: "Todos somos caudillos de nuestras cabezas", con las anárquicas palabras del aragonés Servet: "a medida que desaparezcan todos los motivos para que haya gobierno se abolirá todo poder y toda autoridad". y el paralelo podría ampliarse muchísimo y a todos los peninsulares.

  

Los mismos españoles de entonces sintieron a veces que algunos caracteres les eran comunes a todos: el Arcipreste de Hita escribió, por ejemplo:

  

Más orgullo é más bryo tienes que toda España (804 b) Con buen serviçio vençen cavalleros d´España (621 c)

 

Sí; por bajo de sus múltiples diferencias menores aproximaban a los pueblos cristianos de la España medieval muchos rasgos temperamentales esenciales. Todos se sentían torturados por la soberbia, la pasión, la audacia, el espíritu aventurero; todos mostraban áspera rudeza, análoga exaltación de un arriscado y anárquico yo y pareja sensibilidad religiosa; todos anteponían el fuero al huevo y sabían enfrentar a la muerte con coraje; todos proyectaban su vitalidad hacia empresas de voluntad más que hacia las tareas del espíritu; todos gustaban más de la moral que de la filosofía y triunfaban en las disciplinas y en las actividades reguladoras de la convivencia colectiva más que en las puras especulaciones científicas y en el estudio del hombre y de la naturaleza; todos sintieron con fuerza el orgullo y la dignidad de la persona humana integral y en todos se generalizó haste en las masas el sentido caballeresco del honor.. .

 

Por todo ello me atrevo a pensar que no sólo "siempre" sino en todos los reinos hispanos medievales, "han tenido pica las ocas", como dice el proverbio catalán. Ha sido la historia, la que con su complicado y maravilloso juego de fuerzas —en ella la herencia temperamental pone en acción la turbina de la vida espiritual y material de los pueblos; turbina que a su vez genera energías cuyo entrecruce y acumulación crea la corriente vital del temperamento nacional y de la contextura orgánica de la comunidad—, ha sido la historia la que ha ido acentuando o atenuando diferencias o contrastes entre las diversas agrupaciones históricas en que Hispania se halló fraccionada durante los siglos medievales.Para juzgar del íntimo parentesco de esas agrupaciones importa no olvidar el tremendo entrecruce de masas humanas que se produjo en la Peninsula a lo largo de esos siglos. Primero, de Sur a Norte: con la doble emigracián de muchedumbre de refugiados hispanos y godos, durante las primeras décadas del señorío musulmán en Hispania; y, en seguida, con la de numerosos mozárabes y numerosos judíos, cuando les fué difícil la vida en tierras islamitas. Y después, de Norte a Sur, en el curso de las largas jornadas de la reconquista y repoblación del país, desde Covadonga hasta Granada. Galicia, por ejemplo, fué en el siglo VIII segunda patria para muchas gentes acogidas al reparo de sus montes; y desde el IX, ubérrima proveedora de repobladores para todas las nuevas tierras de España —para la meseta del Duero, para las ciudades del Tajo y del Guadiana y para Andalucía. Y Vasconia fué no menos fecunda madre de colonizadores que Galicia. En mi tierra de Avila se entreveran, por ejemplo, con los hispanoromanos y los godos, los montañeses, los castellanos, los gallegos y los navarros. Y así en todas. Y si los unían las sangres, los unió más tarde la igualdad de vida en las etapas sucesivas de la lucha contra el moro —tras la batalla, la puebla y tras la puebla, la batalla.

 

El íntimo parentesco temperamental de las comunidades humanas regidas por diferentes organizaciones políticas fué sin embargo débil aglutinante para el hacer de España. El milenario espiritu secesionista de todos los peninsulares, que su común soberbia exacerbaba; los crecientes orgullos colectivos de los reinos que la historia había ido creando y afirmando, y los puntillosos intereses dinásticos, exaltados por la misma condición de españoles de los príncipes, hicieron incluso imprevisible durante siglos la idea de la articulación unitaria de los diversos pueblos de España. Había surgido un sistema federal en la llamada Corona Aragonesa, pero nada hacía adivinar que esa organización pudiera extenderse a las otras monarquías españolas. La más fuerte y rica de todas ellas, Castilla, se había constituído sobre la base de la fusión política en un solo haz de los dos reinos, castellano y leonés, en 1230, y se había afirmado mediante la conquista y la asimilación de las tierras islámicas del sur. A mediados del siglo XIII la supremacía peninsular del reino de Castilla y León era evidente Pero los reyes y los grandes magnates castellano-leoneses dilapidaron esa superioridad con sus torpezas y sus ambiciones, mientras los condes-reyes de la Señoría de Aragón creaban su imperio mediterráneo y aprovechaban, con habilidad y sin escrúpulos, las discordias civiles de la potencia hegemónica para debilitarla, interviniendo en ellas.


España tiene una larga cuenta contra Sancho IV el Bravo o, lo que es igual, el Furioso. Su impaciente ambición le llevó a alzarse contra su padre Alfonso X y a revolver el reino. Triunfó, pero no era lo bastante firme de voluntad para ser prudente, ni lo bastante inteligente para ser astuto. Oscilaba entre la debilidad y la cólera. Se entregó a un favorito, con lo que irritó a muchos; y lo mató luego, con lo que se enemistó con sus poderosos familiares. Tan pronto se mostraba arrogante y haste cruel —ordenó la muerte de cuatrocientos ciudadanos de Talavera— como cedía ante un apremio urgente. Calculó mal las posibilidades de victoria de los reyes de Francia y Aragón; calculó aun peor los daños que aquél, sin fronteras apenas con Castilla, y éste, su vecino peninsular, podían hacer a su reino. Y, olvidando sus deberes de solidaridad con el país hermano, se alió con la monarquía ultrapirenaica, en mementos muy graves para la Corona Aragonesa, y creó un agudo motivo de resentimiento contra él en los condes-reyes. Y más tarde, cuando Jaime II, aparentando olvidarlo, negoció con él, se dejó engañar y entregó al aragonés los Anjou que tenía en su poder y que constituían en sus manos un importante triunfo en el juego politico peninsular.


También contra Jaime II de Aragón tiene España una sombría cuenta. Tras haber engañado a Sancho IV, cuando poco después moría éste, antepuso un innoble deseo de vengar pasados agravios a sus deberes de hispánica solidaridad. Y aprovechando la difícil situación del rey niño Fernando IV y de su madre, la prudente doña Maria de Molina, atizó la discordia civil que destrozó a Castilla; reconoció al pretendiente don Alfonso de la Cerda, lo ayudó y a los magnates castellanos rebeldes e invadió por su cuenta el reino de Murcia. Su deuda con España es doblemente grave porque tenía una alta y clara idea de la comunidad espiritual, vital e histórica que ella constituía. Y porque, aparte de hacer arder a Castilla en una sangrienta llamarada, llegó a poner en peligro la frontera con el moro. En medio de la discordia por él azuzada fué difícil acudir, en defensa del Estrecho, a la sombra de gobierno castellano que, hundido en el pantano de la crisis, se debatía en la impotencia allá lejos, al Norte del Duero. Y todo para obtener, como compensación de tanto mal a España, la zona septentrional del reino de Murcia.


Y es mayor aun el crédito infausto que España puede presentar contra la serie de infantes, ricoshombres o señores castellano-leoneses que, por pura ambición de poder y de riqueza, fueron desleales y traidores —muy pocos podrían rechazar en justicia estos epítetos —no sólo a su rey sino a Castilla y por ende a toda la comunidad histórica española. Al hundir al reino en la guerra civil durante el reinado de Fernando IV y la minoría de Alfonso XI, no sólo interrumpieron la gran empresa nacional de la reconquista —la rebeldía de don Juan Manuel hizo fracasar, por ejemplo, la campaña castellano-aragonesa contra Algeciras y Almería—: quebraron ala por la supremacía de Castilla en la Peninsula y dificultaron la unificación de España.


La aguda sensibilidad política del pueblo castellano, de la que ya me he ocupado, y la presencia de doña Maria de Molina salvaron la unidad del reino. Jaime II en las postrimerías de su reinado cambió de política frente a Castilla. Esta fué gobernada durante algunas décadas por un rey enérgico y activo, Allonso XI. Pedro I en los primeros años de su reinado afirmó la supremacía castellana en la Peninsula en su antihispánica pero victoriosa guerra contra Pedro IV de Aragón. Mas su vesania atizó la siempre latente rebeldía nobiliaria, el aragonés aprovechó astutamente la ocasión para liberarse de la garra del Rey Cruel y otra vez Castilla se hundió en la discordia, que ni siquiera terminó con el fratricidio de Montiel.

 

Todo este largo rosario de sucesos y el fracaso de Juan I de Castilla en Portugal, mantuvieron el equilibrio de poder entre los tres grandes reinos cristianos de Hispania. Mas al prolongar su apartamiento y al afirmar su enemistad en guerras entre ellos, entonces exteriores, pero que hoy nos parecen fraternas -sólo ciego a los intereses colectivos de todos los hispanos (escupiéndose a sí mismo, podríamos decir) puede ningún peninsular regodearse al recordarlas—, hicieron cada vez más difícil la unidad de España. 

Sr. A. Sánchez* 

http://www.arbil.org/(18)albo.htm 

 

+++

 

En el 150 aniversario del nacimiento de Menéndez Pelayo
La unidad se la dio a España el cristianismo

 

 

Cuando se cumplen 150 años del nacimiento de don Marcelino Menéndez Pelayo, figura injustamente desconocida para las nuevas generaciones, traemos a esta página un fragmento de su famoso Epílogo a la monumental Historia de los heterodoxos españoles, que escribió en sus años de juventud

 

¿Qué se deduce de esta historia? A mi entender, lo siguiente: ni por la naturaleza del suelo que habitamos, ni por la raza, ni por el carácter, parecíamos destinados a formar una gran nación. Sin unidad de clima y producciones, sin unidad de costumbres, sin unidad de culto, sin unidad de ritos, sin unidad de familia, sin conciencia de nuestra hermandad ni sentimiento de nación, sucumbimos ante Roma tribu a tribu.
Roma, sin anular del todo las viejas costumbres, nos lleva a la unidad legislativa, ata los extremos de nuestro suelo con una red de vías militares, siembra en las mallas de esa red colinas y municipios, reorganiza la propiedad y la familia sobre fundamentos tan robustos, que en lo esencial aún persisten.
España debe su primer elemento de unidad en la lengua, en el arte, en el derecho, al latinismo, al romanismo. Pero faltaba otra unidad más profunda: la unidad de
la creencia. Sólo por ella adquiere un pueblo vida propia y conciencia de su fuerza unánime, sólo por ella se legitiman y arraigan sus instituciones, sólo por ella corre la savia de la vida hasta las últimas ramas del tronco social. Esta unidad se la dio a España el cristianismo. La Iglesia nos educó a sus pechos con sus mártires y confesores, con sus Padres, con el régimen admirable de sus concilios. Por ella fuimos nación, y gran nación, en vez de muchedumbre de gente.
No elaboraron nuestra unidad el hierro de la conquista ni la sabiduría de los legisladores; la hicieron los dos apóstoles y los siete varones apostólicos; la regaron con su sangre el diácono Lorenzo, los atletas del circo de Tarragona, las vírgenes Eulalia y Engracia, las innumerables legiones de mártires cesaraugustanos.
Dios premió el esfuerzo perseverante dándonos el destino más alto entre todos los destinos de la historia humana: el de completar el planeta, el de borrar los antiguos linderos del mundo.
España era o se creía el pueblo de Dios. Nada aparecería ni resultaba imposible; la fe de aquellos hombres era fe que mueve montañas. Por eso en los arcanos de Dios les estaba guardado el hacer sonar la palabra de Cristo en las más bárbaras gentilidades; el hundir en el golfo de Corinto las soberbias naves del tirano de Grecia, y salvar, por ministerio del joven de Austria, la Europa occidental del segundo y postrer amago del islamismo; el romper las huellas luteranas.


España, evangelizadora de la mitad del orbe; España martillo de herejes, luz de Trento, espada de Roma, cuna de san Ignacio…; ésta es nuestra grandeza y nuestra unidad; no tenemos otra. El día en que acabe de perderse, España volverá al cantonalismo de los arévacos y de los vectores o de los reyes de taifas.
A este término vamos caminando más o menos apresuradamente, y ciego será quien no lo vea. Dos siglos de incesante y sistemática labor para producir artificialmente la revolución, aquí donde nunca podía ser orgánica, han conseguido no renovar el modo de ser nacional, sino viciarlo, desconcertarlo y pervertirlo.
Cuanto hacemos es remedo y trasunto débil de lo que en otras partes vemos aclamado. Somos incrédulos por moda y por parecer hombres de mucha fortaleza intelectual.
No suelen venir dos Siglos de Oro sobre una misma nación; pero mientras sus elementos esenciales permanezcan los mismos, por lo menos en las últimas esferas sociales; mientras guarde alguna memoria de lo antiguo y se contemple solidaria con las generaciones que la precedieron, aún puede esperarse su regeneración, aún puede esperarse que, juntas las almas por la caridad, torne a brillar para España la gloria del Señor y acudan las gentes a su lumbre, y los pueblos al resplandor de su oriente.

Marcelino Menéndez Pelayo - 2006-12-09 ‘ALFA Y OMEGA’ ESP.

 

+++


1418, el 12 de agosto, Ceuta, por entonces bajo la corona portuguesa, repele el ataque de un poderoso ejército musulmán. Se distingue en la defensa don Pedro de Meneses.

 

+++

 

 

 

Hubo o no hubo Reconquista

 

13 de Marzo de 2009 - 07:25:10 - Pío Moa

Con cierta frivolidad, Ortega y Gasset negó que un proceso tan largo pudiera llamarse reconquista, pero no justificó su aserto. El hecho es que el objetivo de la empresa, marcado desde el principio y contra toda probabilidad, se cumplió: devolver la península al cristianismo y, con la excepción portuguesa, a la unidad política bajo la inspiración del reino de Toledo. Cuestión relacionada es la de la continuidad hispanogoda, pues a menudo se alude al "neogoticismo" de la Reconquista como una invención sin relación real con la España preislámica. Pero la continuidad, aunque complicada con nuevos fenómenos sociales y culturales, nunca se rompió, permaneció en la religión y mentalidad mozárabe, y los pocos años intermedios entre la invasión musulmana y la primera resistencia asturiana no suponen una ruptura. Desde muy pronto, quizá desde el primer momento, los resistentes de Asturias se sintieron continuadores de Toledo. En cuanto a la Marca Hispánica se llamó así por algo, y sus pobladores no se sintieron francos, sino hispani o gothi, que venía a ser lo mismo, y nunca vieron con gusto la subordinación a Francia. La legislación romanogótica (Liberiudiciorum) perduró en todos los reinos, incluso entre los mozárabes, así como la lengua latina, cuya descomposición originó lenguas romances mucho más próximas entre sí que con las derivaciones italiana o francesa. Y está, por supuesto, el catolicismo.

Por tanto, bajo las obvias modificaciones y cambios históricos encontramos una continuidad esencial, y por ello una reconquista, hablando estrictamente. La lentitud de su proceso se explica por sus orígenes dispersos, por la necesidad de repoblar territorios y por la enorme inferioridad material y demográfica de los españoles frente a los andalusíes durante siglos. También se contrasta con frecuencia el esplendor andalusí con la pobreza o tosquedad española, pintando la Reconquista como una empresa bárbara. Pero, como quedó explicado, no solo cuentan la riqueza y los logros intelectuales de Al Ándalus, sino el mucho menor despotismo y mucha mayor libertad personal en los reinos hispanos, la consideración de la mujer, la extensión de la esclavitud, etc. Por otra parte,
en España se observa una progresión intelectual constante, manifiesta en los siglos XIII- XIV en las catedrales góticas, las universidades, la literatura...mientras que Al Ándalus y el islam en conjunto entran en un estancamiento cultural del que no se han repuesto hasta hoy.

La lentitud dio mayor consistencia al proceso. Curiosamente, su culminación disparó hacia el exterior unas energías acumuladas en la larga lucha. Aragón –sobre todo Cataluña– se proyectó hacia el Mediterráneo imponiéndose en Córcega, Cerdeña y reino de Sicilia, incluso en regiones griegas, contra las poderosas ciudades italianas y la gran potencia francesa apoyada por el Papado; y Barcelona rivalizó con Pisa, Génova o Venecia. Seguiría Portugal con su período de descubrimientos y expansión ultramarina; y finalmente Castilla, ya unida a Aragón, creó el primer imperio mundial.

No obstante, tras la batalla del Salado parece consolidarse una España de cuatro reinos: Aragón vive el apogeo de su expansión mediterránea; Navarra cae en la órbita de Francia aun manteniendo características propias; Castilla se confirma como el reino más extenso, poblado y poderoso de España, pero iba a verse envuelta en guerras civiles; y Portugal se fortaleció con las reformas económicas de Dionisio I, que también fundó la universidad en Coimbra y una potente flota. La Reconquista parecía culminar así en la dispersión política. El ideal reunificador persistía, expuesto en la común autoconsideración como españoles, o en las políticas matrimoniales, pero parecía debilitarse conforme se afianzaban unos reinos fuertes, con intereses particulares, rivalidades entre ellos y a menudo alianzas internacionales opuestas. Así como lo más probable, aun siglos después de la invasión islámica, había sido el fracaso de la Reconquista, ahora lo más probable resultaba la configuración de la península de modo similar a como ocurriría mucho más tarde en los Balcanes. De hecho, el predominio castellano fue retado pronto por Portugal y Aragón. Portugal invadió Castilla en 1335, y mantuvo la guerra durante cuatro años, hasta volver a la alianza frente a la invasión benimerín; y posteriormente se concertó con Aragón para nuevos ataques a Castilla, enfrentamiento que duraría trece años por parte aragonesa, a partir de 1356. Pero al final predominaría, aun si no por completo, la tendencia unitaria.
http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/hubo-o-no-hubo-reconquista-4579/

+++

 

 

 

 

Historia de los heterodoxos españoles

Marcelino Menéndez y Pelayo

Advertencias preliminares

 

La primera edición de la HISTORIA DE LOS HETERODOXOS ESPAÑOLES consta de tres volúmenes, publicados desde 1880 a 1882 (1).

 

Con haber sido la tirada de cuatro mil ejemplares, cifra que rara vez alcanzan en España las obras de erudición, no tardó mucho en agotarse, y es hoy una rareza bibliográfica, lo cual, como bibliófilo que soy, no deja de envanecerme, aunque ninguna utilidad me proporcione. Los libreros se hacen pagar a alto precio los pocos ejemplares que caen en sus manos, y como hay aficionados para todo, hasta para las cosas raras, han llegado a venderse a 25 duros los tres tomos en papel ordinario y a 50 o más los pocos que se tiraron en papel de hilo.

     En tanto tiempo, han sido frecuentes las instancias que de palabra y por escrito se me han hecho para que consintiese en la reproducción de esta obra, que era de todas las mías la más solicitada, aunque no sea ciertamente la que estimo más. Si sólo a mi interés pecuniario hubiese atendido, hace mucho que estarían reimpresos los HETERODOXOS; pero no pude determinarme a ello sin someterlos a escrupulosa revisión, que iba haciéndose más difícil conforme pasaban los años y se acumulaban diariamente en mi biblioteca nuevos documentos de todo género, que hacían precisa la refundición de capítulos enteros. Los dos ejemplares de mi uso vinieron a quedar materialmente anegados en un piélago de notas y enmiendas. Algún término había que poner a semejante trabajo, que mi conciencia de investigador ordenaba, pero que los límites probables de la vida no me permitían continuar indefinidamente. Aprovechando, pues, todos los materiales, que he recogido, doy a luz nuevamente la HISTORIA DE LOS HETERODOXOS, en forma que para mí habrá de ser definitiva, aunque no dejaré de consignar en notas o suplementos finales las noticias que durante el curso de la impresión vaya adquiriendo o las nuevas correcciones que se me ocurran. No faltará quien diga que con todo ello estropeo mi obra. ¡Como si se tratase de alguna [4] novela o libro de pasatiempo! La Historia no se escribe para gente frívola y casquivana, y el primer deber de todo historiador honrado es ahondar en la investigación cuanto pueda, no desdeñar ningún documento y corregirse a sí mismo cuantas veces sea menester. La exactitud es una forma de la probidad literaria y debe extenderse a los más nimios pormenores, pues ¿cómo ha de tener autoridad en lo grande el que se muestra olvidadizo y negligente en lo pequeño? Nadie es responsable de las equivocaciones involuntarias; pero no merece nombre de escritor formal quien deja subsistir a sabiendas un yerro, por leve que parezca.

     Bien conozco que es tarea capaz de arredrar al más intrépido la de refundir un libro de erudición escrito hace más de treinta anos, que han sido de renovación casi total en muchas ramas de la Historia eclesiástica, y de progreso acelerado en todas. Los cinco primeros siglos de la Iglesia han sido estudiados con una profundidad que asombra. La predicación apostólica, la historia de los dogmas, los orígenes de la liturgia cristiana, la literatura patrística, las persecuciones, los concilios, las herejías, la constitución y disciplina de la primitiva Iglesia, parecen materia nueva cuando se leen en los historiadores más recientes. La Edad Media, contemplada antes con ojos románticos, hoy con sereno y desinteresado espíritu, ofrece por sí sola riquísimo campo a una legión de operarios que rehace la historia de las instituciones a la luz de la crítica diplomática, cuyos instrumentos de trabajo han llegado a una precisión finísima. Colecciones ingentes de documentos y cartularios, de textos hagiográficos, de concilios, decretales y epístolas pontificias, de todas las fuentes de jurisprudencia canónica, han puesto en circulación una masa abrumadora de materiales, reproducidos con todo rigor paleográfico y sabiamente comentados. Apenas hay nación que no posea. ya un Corpus de sus escritores medievales, unos Monumenta historica, una serie completa de sus crónicas, de sus leyes y costumbres; una o varias publicaciones de arqueología artística, en que el progreso de las artes gráficas contribuye cada día más a la fidelidad de la reproducción. Con tan magnífico aparato se ensanchan los horizontes de la historia social, comienzan a disiparse las nieblas que envolvían la cuna del mundo moderno, adquieren su verdadero sentido los que antes eran sólo datos de árida cronología, y la legítima rehabilitación de la Edad Media, que parecía comprometida por el entusiasmo prematuro, no es ya tópico vulgar de poetas y declamadores, sino obra sólida, racional y científica de grandes eruditos, libres de toda sospecha de apasionamiento.

     No es tan fácil evitarle en la Historia moderna, puesto que los problemas que desde el Renacimiento y la Reforma comenzaron a plantearse son en el fondo idénticos a los que hoy agitan las conciencias, aunque éstos se formulen en muy diverso [5] estilo y se desenvuelvan en más vasto escenario. Pero tiene la investigación histórica, en quien honradamente la profesa, cierto poder elevado y moderador que acalla el tumulto de las pasiones hasta cuando son generosas y de noble raíz, y, restableciendo en el alma la perturbada armonía, conduce por camino despejado y llano al triunfo de la verdad y de la justicia, único que debe proponerse el autor católico. No es necesario ni conveniente que su historia se llame apologética, porque el nombre la haría sospechosa. Las acciones humanas, cuando son rectas y ajustadas a la ley de Dios, no necesitan apología; cuando no lo son, sería temerario e inmoral empeño el defenderlas. La materia de la historia está fuera del historiador, a quien con ningún pretexto es lícito deformarla. No es tema de argumentación escolástica ni de sutileza capciosa y abogadil, sino de psicología individual y social. La apología, o más bien el reconocimiento de la misión alta y divina de la Iglesia en los destinos del género humano, brota de las entrañas de la historia misma; que cuanto más a fondo se conozca, más claro nos dejará columbrar el fin providencial. Flaca será la fe de quien la sienta vacilar leyendo el relato de las tribulaciones con que Dios ha querido robar a la comunidad cristiana en el curso de las edades, para depurarla y acrisolarla: ut qui probati sunt manifesti fiant in vobis.


     Guiados por estos principios, grandes historiadores católicos de nuestros días han escrito con admirable imparcialidad la historia del Pontificado en los siglos XV y XVI y la de los orígenes de la Reforma; y no son pocos los eruditos protestantes que al tratar de estas épocas, y aun de otras más modernas, han rectificado noblemente algunas preocupaciones muy arraigadas en sus respectivas sectas. Aun la misma crítica racionalista, que lleva implícita la negación de lo sobrenatural y es incompatible con cualquiera teología positiva, ha sido factor de extraordinaria importancia en el estudio de las antigüedades eclesiásticas, ya por las nuevas cuestiones que examina, ya por los aciertos parciales que logra en la historia externa y documental, que no es patrimonio exclusivo de nadie.

     Católicos, protestantes y racionalistas han trabajado simultáneamente en el grande edificio de la Historia eclesiástica. Hijo sumiso de la Iglesia, no desconozco la distinta calificación teológica que merecen y la prudente cautela que ha de emplearse en el manejo de las obras escritas con criterio heterodoxo. Pero no se las puede ignorar ni dejar de aprovecharlas en todo lo que contienen de ciencia positiva, y así la practican y profesan los historiadores católicos menos sospechosos de transacción con el error. Medítense, por ejemplo, estas palabras del cardenal Hergenroether en el prefacio de su Historia de la Iglesia, tan conocida y celebrada en las escuelas religiosas: «Debemos explotar y convertir en provecho propio todo lo que ha sido hecho por protestantes amigos de la verdad y familiarizados [6] con el estudio de las fuentes. Sobre una multitud de cuestiones, en efecto, y a pesar del muy diverso punto de vista en que nos colocamos, no importa que el autor de un trabajo sea protestante o católico. Hemos visto sabios protestantes formular sobre puntos numerosos, y a veces de gran importancia, un juicio más exacto y mejor fundado que el de ciertos escritores católicos, que eran en su tiempo teólogos de gran nombradía (2).

 

     Gracias a este criterio amplio y hospitalario, vuelve a recobrar la erudición católica el puesto preeminente que en los siglos XVI y XVII tuvo, y que sólo en apariencia pudo perder a fines del XVIII y principios del XIX. Hoy, como en tiempos antiguos, el trabajo de los disidentes sirve de estímulo eficaz a la ciencia ortodoxa. Sin los centuriadores de Magdeburgo, acaso no hubieran existido los Anales del cardenal Baronio, que los enterró para siempre a pesar de las Exercitationes, de Casaubon. Desde entonces, la superioridad de los católicos en este orden de estudios fue admirablemente mantenida por los grandes trabajos de la escuela francesa del siglo XVII (Tillemont, Fleury, Natal Alejandro, los benedictinos de San Mauro), por sus dignos émulos italianos de la centuria siguiente (Ughelli, Orsi, Mansi, Muratori, Zaccaria). Pero la decadencia de los estudios serios, combatidos por el superficial enciclopedismo, y aquella especie de languidez espiritual que había invadido a gran parte del clero y pueblo cristiano en los días próximos a la Revolución, trajeron un innegable retroceso en los estudios teológicos y canónicos, y cuando comenzaron a renacer, no fue el campo de la erudición el más asiduamente cultivado. La mayor parte de las historias eclesiásticas publicadas en la Europa meridional durante la primera mitad del siglo XIX, y aún más aca, no son más que compilaciones sin valor propio, cuya endeblez contrasta tristemente con los pilares macizos e inconmovibles de la ciencia antigua. La falta de comprensión del espíritu cristiano, que fue característica del filosofismo francés y del doctrinarismo liberal en todos sus grados y matices, contagió a los mismos creyentes y redujo las polémicas religiosas a términos de extrema vulgaridad: grave dolencia de que no acaban de convalecer las naciones latinas.

     En Alemania, donde la vida teológica nunca dejó de ser intensa y donde el movimiento de las escuelas protestantes había producido y seguía produciendo obras de tanta consideración como la del pietista Arnold (1705); las Institutiones, de Mosheim (1755), y la obra latísima de su discípulo Schroeckh (1768); la Historia de las herejías, de Walch (1762); la Historia general de la religión cristiana, de Neander (1825-1845), influido por la teología sentimental o pectoral de Schleiermacher; el Manual, de Gieseler (1823-1855), tan útil por las indicaciones y extractos de las fuentes; las publicaciones de Baur, [7] corifeo de la escuela crítico-racionalista de Tubinga, y entre ellas, su Historia eclesiástica (1853-1863), no era posible que la ciencia ortodoxa quedase rezagada cuando el pueblo católico se despertó a nueva vida intelectual en los días de Stolberg y José de Goerres. La Historia de la Iglesia, del primero, obra de ferviente piedad, no menos que de literatura, anuncia desde 1806 el advenimiento de la nueva escuela, de la cual fueron o son glorias incontestables Moehler, el preclaro autor de la Simbólica y biógrafo de San Atanasio el Grande; Hefele, historiador de los concilios; Doellinger, en los escritos anteriores a su caída cismática, tales como Paganismo y judaísmo, Iglesia e Iglesias, Cristianismo e Iglesia en el tiempo de su fundación, La Reforma: su desarrollo y efectos, sin olvidar sus excelentes manuales; Jannsen, que con el título de Historia del pueblo alemán, nos ha dado el más profundo libro sobre el primer siglo de la Reforma; su discípulo y continuador insigne, Luis Pastor, a cuyos trabajos debe tan copiosa y nueva luz la historia de los papas del Renacimiento.

     Aunque Alemania continúe siendo, en ésta como en casi todas las ramas de la erudición, maestra de Europa, sería grande injusticia callar la parte principal y gloriosa que a Italia corresponde en la creación de la arqueología cristiana, por obra de la escuela de Rossi; ni el concurso eficaz de la ciencia francesa, dignamente representada hoy por Duchesne, autor de los Orígenes del culto cristiano (1889), y de una Historia sintética y elegante de los primeros siglos de la Iglesia, de la cual van publicados tres volúmenes.


     Hora es ya de que los españoles comencemos a incorporarnos en esta corriente, enlazándola con nuestra buena y sólida tradición del tiempo viejo, que no debemos apartar nunca de los ojos si queremos tener una cultura propia. No faltan teólogos nimiamente escolásticos que recelen algún peligro de este gran movimiento histórico que va invadiendo hasta la enseñanza de la teología dogmática. Pero el peligro, dado que lo fuera, no es de ahora; se remonta por lo menos a las obras clásicas de Dionisio Petavio y de Thomassino (3), que tuvieron digno precursor en nuestro Diego Ruiz de Montoya (4). De rudos e ignorantes calificaba Melchor Cano a los teólogos en cuyas lucubraciones no [8] suena la voz de la Historia (5). Sin la historia eclesiástica (ha dicho Hergenroether) no hay conocimiento completo de la ciencia cristiana, ni de la historia general, que tiene en el cristianismo su centro. Si el historiador debe ser teólogo, el teólogo debe ser también historiador para poder dar cuenta del pasado de su Iglesia a quien le interrogue sobre él o pretenda falsearlo. La historia eclesiástica es una grande apología de la Iglesia y de sus dogmas, una prueba espléndida de su institución divina, de la belleza, siempre antigua y siempre nueva, de la Esposa de Cristo. Este estudio, cuando se profesa con gravedad y amor, transciende benéficamente a la ciencia y a la vida y la ilumina con sus resplandores (6).

 

     Nuestro florecimiento teológico del siglo XVI, no superado por ninguna nación católica, no fue obstáculo para que en esta tierra naciese aquel varón inmortal que, aplicando a las antigüedades eclesiásticas los procedimientos con que le había familiarizado la filología clásica, inauguró el período crítico en la ciencia del Derecho Canónico, con sus diálogos De emendatione Gratiani. De la escuela que formó o alentó D. Antonio Agustín, salieron los primeros colectores de nuestros concilios, cuyos trabajos se concentran en la colección de Loaysa (1593), los que prepararon, bajo los auspicios de Felipe II, la edición de San Isidoro (1599), los que comenzaron a ilustrar los anales de nuestras iglesias (7). Ni el método, ni la severidad crítica, ni la erudición firme y sólida se echan de menos en las notas y correcciones del obispo de Segorbe D. Juan Bautista Pérez, y en el insigne tratado de D. Fernando de Mendoza, De confirmando concilio Illiberitano (1594), que por su carácter en cierto modo enciclopédico, puesto que trata de la mayor parte de la primitiva disciplina, muestra el punto de madurez a que habían llegado esos estudios, aprovechando todas las luces que entonces podían comunicarles la erudición sagrada y la profana. La vasta obra de las vidas de los Pontífices (1601-1602) compuesta por el dominico Alfonso Chacón (que fue también uno de los [9] primeros exploradores de la Roma subterránea), apareció simultáneamente con los Anales de Baronio, y aunque hoy no sea de tan frecuente manejo, representa una notable contribución de la ciencia española a la historia eclesiástica general, como lo fueron también la Crónica de la Orden de San Benito, del P. Yepes (1609-1621), los Annales Cistercienses, de Fr. Ángel Manrique (1642-1659); la Historia general de la Orden de Santo Domingo, de Fr. Hernando del Castillo (1584-1592) y Fray Juan López (1613-1621), y la Crónica de la Orden de San Francisco, de Fr. Damián Cornejo, publicada en las postrimerías del siglo XVII (1682-1698) y continuada por Fr. Eusebio González de Torres, dentro del siglo XVIII (8).

 

     Pero, en general, el esfuerzo de nuestros eruditos, siguiendo la senda trazada por Morales y Sandoval, se ejercitó principalmente en el campo de la historia patria, que era el primero que debíamos cultivar. Por desgracia, en la primera mitad del siglo XVII llenó este campo de cizaña una legión de osados falsarios, secundados por la credulidad y ligereza de los historiadores de reinos y ciudades. Hubo entonces un grande y positivo retroceso, que fácilmente se advierte (aun sin llegar a las monstruosidades del Martirologio, de Tamayo de Salazar, y de la Población eclesiástica y Soledad laureada, de Argaiz), comparando las producciones del siglo anterior con los débiles, aunque bien intencionados conatos de Gil González Dávila en sus Teatros eclesiásticos de varias diócesis de España e Indias, que apenas pasan de la modesta categoría de episcopologios.

     Pero el espíritu crítico del siglo XVI no había muerto aunque parecía aletargado, ni esperó, como algunos creen, a la invasión de las ideas del siglo XVIII para dar nuevas muestras de su vitalidad (9). Precisamente, a los infaustos días de Carlos II corresponden con estricto rigor cronológico, algunas de las obras más insignes de la erudición nacional: las Dissertationes ecclesiasticae del benedictino Pérez (1688), las innumerables del marqués de Mondéjar, la colección conciliar de Aguirre (1693), que todavía espera quien dignamente la refunda, expurgue y complete; las dos Bibliotecas de D. Nicolás Antonio y su Censura de historias fabulosas.

     No hubo, pues, verdadero renacimiento de los estudios históricos en tiempo de Felipe V, sino continuación de una escuela formada en el reinado anterior, con pleno conocimiento de lo que en Italia y Francia se trabajaba. Nicolás Antonio y el cardenal [10] Aguirre pasaron buena parte de su vida en Roma, el marqués de Mondéjar estaba en correspondencia con Esteban Baluze y otros eruditos franceses.

     Al siglo XVII pertenecen todavía, por su nacimiento y educación, Berganza, Salazar y Castro, Ferreras, principales cultivadores, en el reinado del primer Borbón, de la historia monástica, de la genealógica y de la universal de España, que desde los tiempos de Mariana no había vuelto a ser escrita en un solo libro. Nacen las Academias de Madrid, Barcelona, Sevilla y Valencia, obedeciendo al impulso que crea instituciones análogas en toda Europa, pero se nutren de savia castiza, al mismo tiempo que de erudición forastera, doctamente asimilada, sin prevención ni servilismo, con un tino y parsimonia que puede servirnos de ejemplo. Las fábulas introducidas en nuestros anales y hasta en el rezo de nuestras iglesias van quedando relegadas a los incultos libros de los eruditos de campanario. Triunfa la crítica no escéptica y demoledora, sino prudente y sabia, en los tratados de metodología historial del dominico Fr. Jacinto Segura (Norte crítico, 1736) y del marqués de Llió y sus colegas de la Academia barcelonesa (Observaciones sobre los principios de la Historia, 1756), en los artículos del Diario de los Literatos (1737) y en la Bibliographia critica sacra et prophana;del trinitario Fr. Miguel de San José (1740), un grande erudito injustamente olvidado. El P. Feijoo, aunque no cultivase de propósito la historia, difunde en forma popular y amena útiles reflexiones sobre ella, que debieron de ser fermenta cognitionis para un público en quien despertaba la curiosidad científica; e impugna con su cándido desenfado buen número de tradiciones populares y milagros supuestos.

 

     La erudición es nota característica del siglo XVIII; el nervio de nuestra cultura allí está, no en los géneros literarios venidos a tanta postración en aquella centuria. Ningún tiempo presenta tal número de trabajadores desinteresados. Algunos de ellos sucumben bajo el peso de su obra, pero legan a su olvidadiza patria colecciones enormes de documentos, bibliotecas enteras de disertaciones y memorias, para que otros las exploten y logren, con mínima fatiga, crédito de historiadores. Sarmiento, Burriel, Velázquez, Floranes, Muñoz, Abad y La Sierra, Vargas Ponce y tantos otros, se resignan a ser escritores inéditos, sin que por eso se entibie su vocación en lo más mínimo. La documentación historial se recoge sobre el terreno, penetrando en los archivos más vírgenes y recónditos; los viajes de exploración científica se suceden desde el reinado de Fernando VI hasta el de Carlos IV; la Academia de la Historia centraliza el movimiento, y recoge y salva, con el concurso de todos, una gran parte de la riqueza diplomática y epigráfica de España.

     Gracias a esta modesta y benemérita escuela, que no tenía brillantez de estilo ni miras sintéticas, pero sí cualidades que en historia valen mucho más, escrupulosa veracidad en el testimonio, [11] sólido aparato de conocimientos previos, método práctico y seguro en las indagaciones, sensatez y cordura en los juicios, comenzaron a depurarse las fuentes narrativas y legales; fueron reimpresas con esmero algunas de nuestras crónicas; se formaron las primeras colecciones de fueros, cartas pueblas y cuadernos de Cortes, aunque por el momento permaneciesen manuscritas; avanzó el estudio de las instituciones hasta el punto de elaboración que revelan los libros de Martínez Marina; fundaron Capmany, Asso, Sempere, Larruga y Fr. Liciniano Sáez, nuestra historia industrial y económica; recorrieron Ponz y Llaguno, Jove-Llanos, Ceán y Bosarte, el campo de la arqueología artística; se constituyó científicamente la numismática en los trabajos de Velázquez, de Pérez Bayer y el maestre Flórez; la geografía antigua de España fue estudiada a la doble luz de los textos clásicos y de la epigrafía romana, dignamente representada por el conde de Lumiares; adivinó Hervás la filología comparada, adelantándose a Guillermo Humboldt, y Bastero la filología provenzal un siglo antes que Raynouard, y puso D. Tomás Antonio Sánchez los cimientos de nuestra historia literaria, publicando por primera vez en Europa un cantar de gesta (10).

 

     La historia eclesiástica llevó, como era de suponer, la parte mejor en este gran movimiento histórico, porque en torno de la Iglesia había girado durante siglos la vida nacional. Si quisiéramos cifrar en una obra y en un autor la actividad erudita de España durante el siglo XVIII, la obra representativa sería la España Sagrada, y el escritor Fr. Enrique Flórez, seguido a larga distancia por sus continuadores, sin exceptuar al que recibió su tradición más directamente. No ha producido la historiografía española monumento que pueda parangonearse con éste, salvo los Anales de Zurita, que, nacidos en otro siglo y en otras condiciones, son también admirable muestra de honrada y profunda investigación. Pero el carácter vasto y enciclopédico de la España Sagrada la deja fuera de toda comparación posible, sean cuales fueren las imperfecciones de detalle que seguramente tiene y la falta de un plan claro y metódico. No es una historia eclesiástica de España, pero sin ella no podría escribirse. No es tampoco una mera colección de documentos, aunque en ninguna parte se haya recogido tanto caudal de ellos sobre la Edad Media española: cronicones, vidas de santos, actas conciliares, diplomas, privilegios, escrituras, epitafios y antigüedades de todo género. Es también una serie de luminosas disertaciones [12] que tocan los puntos más capitales y oscuros de nuestra liturgia, que resuelven arduas cuestiones geográficas, que fijan la fecha de importantes acontecimientos, que discuten la autenticidad de muchas fuentes y condenan otras al descrédito y al oprobio que debe acompañar a la obra de los falsarios. El mérito de estos discursos es tal, que dentro de nuestra erudición peninsular no tienen más rival que las Disertaciones del portugués Juan Pedro Ribeiro. Y aun éstas se contraen casi siempre a la ciencia diplomática, en que era maestro (11).

     Para llevar a cabo su labor hercúlea, el P. Flórez, humilde religioso, que había pasado su juventud estudiando y enseñando teología escolástica hasta que descubrió su verdadera y definitiva vocación, tuvo que educarse a sí propio en todas las disciplinas históricas, improvisándose geógrafo, cronologista, epigrafista, numismático, paleógrafo, bibliógrafo, arqueólogo y hasta naturalista: no todo con igual perfección, pero en algunas ramas con verdadera eminencia. Su estilo es pedestre y llano como el de Muratori y el de casi todos los grandes eruditos de aquel siglo, pero compensa su falta de literatura con la serenidad de su juicio, la agudeza de su talento, la rectitud de su [13] corazón sencillo y piadoso, que rebosaba de amor a la verdad y a la ciencia. La España Sagrada no fue sólo un gran libro, sino un gran ejemplo, una escuela práctica de crítica, audaz y respetuosa a un tiempo. El P. Flórez se adelantó a hacer con el criterio de la más pura ortodoxia, pero sin concesión ninguna al dolo pío ni a la indiscreta credulidad, aquella obra de depuración de nuestros fastos eclesiásticos, que a no ser por él se hubiera hecho más tarde con el espíritu de negación que hervía en las entrañas del siglo XVIII.

     Este espíritu tuvo muy ligeras manifestaciones en España, pero la tendencia hipercrítica que ya se vislumbra en algunos escritos del gran polígrafo valenciano D. Gregorio Mayans, el Néstor de las letras españolas de aquella centuria, y llega a su colmo en los últimos volúmenes de la Historia crítica de España, del jesuita Masdéu, se encarnizó con verdadera acrimonia en la censura de documentos de indisputable autenticidad y de sucesos que con ningún fundamento racional pueden negarse. Este pirronismo histórico no fue de gran consecuencia. Mucho peor la tuvo el espíritu cismontano que dominaba entre nuestros canonistas, y que iba mezclado en algunos con ideas políticas, no ensayadas todavía, y por tanto muy vagas, pero mal avenidas en el fondo con la constitución tradicional de nuestra monarquía. El viento de la revolución hizo germinar estas semillas, y hubo eruditos de mérito indisputable que la prestaron su concurso, no sin quebranto de la objetividad con que hasta entonces habían procedido. El Martínez Marina de la Teoría de las Cortes no parece siempre la misma persona que el autor del Ensayo histórico-crítico sobre- la antigua legislación castellana. La imparcialidad que él no tuvo, menos habían de lograrla otros. El canónigo Villanueva puso su erudición al servicio del galicanismo, llegando hasta los límites del cisma; y el apóstata Llorente, convirtiendo la Historia en libelo, procuró halagar las peores pasiones de su tiempo.

 

     Pero antes que la Historia se trocase en arma de controversia política, la escuela del siglo XVIII continuó dando excelentes frutos dentro del ambiente tibio y apacible que entonces se respiraba, y que era muy favorable (no hay que dudarlo) al desarrollo de vocaciones serias en aquellos estudios que piden tranquilidad de ánimo y hábitos metódicos de vida intelectual. De una sola Orden, y aun puede decirse que de un solo convento, salieron los discípulos del P. Flórez, que forman una verdadera escuela agustiniana. Mucho se debió también a los dominicos de Valencia, especialmente al P. Teixidor, cuyos trabajos están en su mayor parte inéditos (12), y a Fr. Jaime Villanueva, cuyo Viaje literario a las Iglesias de España, del cual hay [14] ubicados veintidós volúmenes (el primero en 1803), es una cantera de noticias peregrinas y un suplemento indispensable de la España Sagrada. Otro muy valioso es el Teatro de las iglesias de Aragón, en nueve tomos (1770-1807), obra de dos capuchinos; pero el trabajo del continuador Fr. Ramón de Huesca lleva mucha ventaja al de Fr. Lamberto de Zaragoza, que la comenzó. Con la misma conciencia trabajaban los tres premonstratenses catalanes Caresmar, Pasqual y Martí, el gran romanista y arqueólogo Finistres, gloria de la Universidad de Cervera; su hermano el historiador de Poblet, el canónigo Dorca, autor de un libro de excelente crítica sobre los Santos de Gerona (13). En Mallorca, el cisterciense P. Pascual dedicaba su vida entera a ilustrar la Historia de Raimundo Lulio y de su doctrina. Otros muchos hubo dignos de memoria, pero no pretendemos hacer catálogo de sus obras.

     La protección oficial, enteramente necesaria en ciertos momentos, y menos peligrosa para la ciencia que para el arte literario, no faltó casi nunca a nuestros eruditos de la decimoctava centuria, que encontraron mecenas, a veces espléndidos, en el buen rey Fernando VI y su confesor el P. Rábago; en Carlos III y sus ministros Roda y Floridablanca; en el infante D. Gabriel; en Campomanes, el más celoso de los directores de la Academia de la Historia (14); en el diplomático Azara, fino estimador de letras y artes; en el cardenal Lorenzana, bajo cuyos auspicios se imprimieron con regia magnificencia las obras de los PP. Toledanos, el Misal y el Breviario góticos y la primera colección de concilios de América; y hasta en el Príncipe de la Paz, que, a pesar de sus cortas letras y el tortuoso origen de su privanza, tuvo el buen instinto de apoyar muchas iniciativas útiles que deben atenuar el fallo severo de la Historia sobre sus actos (15).

 

     Una sombra hay en este cuadro: la expulsión de los jesuitas, que alejó de España a buen número de trabajadores formados en la escuela del P. Andrés Marcos Burriel, émulo de [15] Flórez en la diligencia, superior en la amplitud de miras, coleccionista hercúleo y crítico sagaz, que se aplicó principalmente al estudio de nuestras fuentes canónicas y de nuestra legislación municipal. No alcanzó aquel grande e infortunado varón el extrañamiento de los suyos porque había sucumbido poco antes, víctima de la arbitrariedad oficial, que le arrancó el tesoro de sus papeles. Pero a Italia fueron y en Italia brillaron su hermano, el magistral biógrafo de Catalina Sforza; el P. Aymerich, elegante autor del episcopologio de Barcelona; los PP. Maceda, Tolrá y Menchaca, autores de notables monografías; el P. Juan Andrés, que comprendió en el vasto cuadro de su enciclopedia literaria (Dell´origine, progressi ed stato attuale d´ogni letteratura) las ciencias eclesiásticas, que han tenido en él su único historiador español. Y para no citar otros muy conocidos, el P. Faustino Arévalo, que hizo ediciones verdaderamente clásicas de las obras de San Isidoro, de los poetas cristianos primitivos (Juvenco, Prudencio, Sedulio, Draconcio) y de la Himnodia hispanica, ilustrándolas con prolegómenos doctísimos que están al nivel de la mejor crítica de su tiempo y no desdicen del nuestro.

     Gracias a estos proscritos y a algún otro español residente en Roma, comenzó a realizarse aquel plan de Historia eclesiástica que en 1747 trazaba en una elegante oración latina el auditor D. Alfonso Clemente de Aróstegui, exhortando a sus compatriotas a la exploración de los archivos de la Ciudad Eterna (16).

     Tienen los buenos trabajos de la erudición española del siglo XVIII no sólo esmero y conciencia, sino un carácter de continuidad en el esfuerzo, un impulso común y desinteresado, una imparcialidad u objetividad, como ahora se dice, que da firmeza a sus resultados y contrasta con el individualismo anárquico en que hemos caído después. Toda nuestra vida intelectual del siglo XIX adolece de esta confusión y desorden. El olvido o el frívolo menosprecio con que miramos nuestra antigua labor científica, es no sólo una ingratitud y una injusticia, sino un triste síntoma de que el hilo de la tradición se ha roto y que los españoles han perdido la conciencia de sí mismos. No llevaré el pesimismo hasta creer que esto haya acontecido en todas las ciencias históricas, únicas a que en este discurso me refiero. En algunas no ha habido decadencia, sino renovación y progreso. La historia literaria, especialmente la de los tiempos [16] medios: la arqueología artística y la historia del arte, la historia de la legislación y de las instituciones, la geografía antigua de España, la epigrafía romana, la numismática ibérica, el cultivo de la lengua árabe, la historia política de algunos reinados, la particular de algunos pueblos y comarcas, la bibliografía y la paleografía, han contado y cuentan representantes ilustres, en quienes la calidad aventaja al número. En las monografías que se les deben está lo más granado de nuestra erudición moderna, más bien que en las historias generales de España que con vario éxito se han emprendido.

 

     Pero otras ramas -del árbol histórico, que fueron las más frondosas en lo antiguo, parecen, durante la mayor parte del siglo XIX, mustias y secas. Ninguna tanto como la historia eclesiástica, cuya postración y abatimiento sería indicio suficiente, si tantos otros no tuviéramos, del triste punto a que ha llegado la conciencia religiosa de nuestro pueblo. Apenas puede citarse un libro de esta clase que en más de cincuenta años haya logrado traspasar los aledaños hispánicos y entrar en la corriente de la ciencia católica, a no ser la hermosa obra apologética de Balmes (El Protestantismo), que, más bien que a la historia propiamente dicha, pertenece a la filosofía de la historia. La guerra de la Independencia, dos o tres guerras civiles, varias revoluciones, una porción de reacciones, motines y pronunciamientos de menor cuantía, un desbarajuste político y económico que nos ha hecho irrisión de los extraños, el vandálico despojo y la dilapidación insensata de los bienes del clero, la ruina consiguiente de muchas fundaciones de enseñanza y beneficencia, la extinción de las Órdenes regulares al siniestro resplandor de las llamas que devoraban insignes monumentos artísticos, la destrucción o dispersión de archivos y bibliotecas enteras, el furor impío y suicida con que el liberalismo español se ha empeñado en hacer tabla rasa de la antigua España, bastan y sobran para explicar el fenómeno que lamentamos, sin que por eso dejemos de imputar a los tradicionalistas su parte de culpa.

     De la enseñanza oficial poco hay que esperar en esta parte, porque su viciosa organización acaba por desalentar las vocaciones más fuertes. Al cuerpo universitario pertenecen o han pertenecido (dígase para gloria suya) la mayor parte de los investigadores de mérito que modernamente ha tenido España, pero casi todos se formaron solos y no sé si alguno ha llegado a crear escuela. Nuestros planes de estudio, comenzando por el de 1845, han sido copia servil de la legislación francesa, cuyo espíritu centralizador está ya abandonado por los franceses mismos. Entre nosotros semejante régimen, el más contrario a nuestra índole, resultó completamente estéril, y los males han ido agravándose de día en día y de remiendo en remiendo. El cultivo de las lenguas sabias, sin el cual no se concibe erudición sólida, está vergonzosamente abandonado, con pocas y por lo mismo más loables excepciones. [17]

     Limitándonos al caso presente, basta consignar escuetamente dos hechos. Ha desaparecido la única cátedra de Historia eclesiástica que en España existía; aunque poco más que nominalmente y agregada de mala manera al doctorado de la Facultad de Jurisprudencia. Poco se ha perdido en ello; pues ¿qué fruto podían sacar de tal enseñanza nuestros canonistas universitarios, que llegan a licenciados con un año de Instituciones y empiezan y acaban su carrera sin saber latín ni poder leer el más sencillo texto de las Decretales?

     Mucho antes había desaparecido de nuestras universidades la Facultad de Teología, que gozaba de poco prestigio en los últimos tiempos, mirada con recelo por unos, con desdén por otros, con indiferencia por la mayor parte. Nadie la echó muy de menos, y nadie ha intentado seriamente su restauración, aun, que medios había para ello dentro del régimen concordado en que legalmente vivimos. De este modo nos hubiéramos evitado el oprobio de que España, la patria de Suárez y Melchor Cano, sea el único pueblo de Europa que ha expulsado la teología de sus universidades. Todos, católicos y protestantes, la conservan sin que este acatamiento rendido a la ciencia de las cosas divinas en centros de cultura abiertos a todo el mundo, se considere como signo de atraso en Alemania ni en Inglaterra ni en parte alguna.

 

     Entre nosotros la teología y el derecho canónico tienen hoy su único refugio en los seminarios episcopales, que, según la mente del concilio Tridentino (17), se establecieron más bien para la educación moral de los aspirantes al sacerdocio que para el cultivo de las letras sagradas, cuya verdadera palestra estaba entonces en las aulas universitarias y en los florecientes colegios de algunas Órdenes religiosas. La vida científica de los seminarios españoles puede decirse que no comienza hasta el reinado de Carlos III: algunos prelados doctos, celosos y espléndidos los organizaron como verdaderas casas de estudios en Barcelona, en Vich, en Murcia, en Córdoba, en Cuenca, en Osma, en Salamanca y en otras diócesis; los métodos y la disciplina pedagógica solían ser superiores a los de las decadentes universidades, pero por desgracia se infiltró en algunos de ellos cierto modernismo teológico como hoy diríamos, que los hizo sospechosos de tendencias galicanas, jansenistas y quizás más avanzadas. Todo aquello fue de efímera duración y corto influjo. En tiempos de Fernando VII apenas quedaba vestigio de ello, y el plan de estudios de 1824 reorganizó la enseñanza teológica con sentido netamente tomista.

     Pasada la horrible convulsión de la guerra civil de los siete años y ajustado después de larguísimas negociaciones el concordato de 1851, comenzaron a reorganizarse nuestros seminarios, y es ciertamente notable lo que en algunos de ellos ha conseguido [18] el celo de los prelados, luchando con la mayor penuria económica. Es claro que los estudios de teología dogmática y moral han debido prevalecer sobre otros cualesquiera, y nunca han faltado en nuestros cabildos varones de sólida y profunda doctrina que den testimonio de que todavía quedan teólogos y canonistas en España. Los escriturarios son más raros, porque la exégesis bíblica requiere una enciclopedia de conocimientos especiales, que es casi imposible adquirir en nuestra nación, donde es tan pobre el material bibliográfico moderno. Así y todo, las cátedras de griego y hebreo se van aumentando, y no pueden menos de dar algún fruto en época no lejana. En otros seminarios se han establecido cátedras de ciencias naturales, desempeñadas seriamente, y en algunos ha penetrado la arqueología artística, para cuya enseñanza práctica y teórica existen ya importantes museos diocesanos y buenos manuales.

     La restauración de las Órdenes religiosas, trabajosamente lograda en el último tercio del siglo XIX, y combatida a cada momento por la intolerancia sectaria, ha proporcionado a España excelentes educadores y escritores en varios ramos del saber humano. Algunas de, las mejores revistas que hoy tenernos están redactadas exclusivamente por religiosos, y no es pequeña la contribución que han aportado a los congresos científicos más recientes. En general, puede decirse, sin nota de exageración, que la cultura de nuestro clero secular y regular no es inferior a la que suelen tener los laicos más aventajados en sus respectivas profesiones.


     Pero todavía falta andar mucho camino, y las ciencias eclesiásticas no pueden menos de sentir los efectos de la languidez propia de todas las cosas en nuestro abatido país. Las traducciones y compilaciones son mucho más numerosas que las obras originales. Todavía no tenemos una historia general de la Iglesia escrita por autor español (18). La del arzobispo de Palmira D. Félix Amat, ya de remota fecha (2.ª edición, 1807), apenas pasa de ser un compendio de Natal Alejandro y Fleury, de cuyas ideas galicanas participaba. Por entonces se tradujeron y continuaron los Siglos cristianos de Ducreux, canónigo de Auxerre (1790, 2.ª edición, 1805-1808) y más adelante la Historia de la Iglesia de Receveur (1842-1848), la de Béraut-Bercastel, con adiciones del barón de Henrion (1852-1855), obras extensas, pero de segundo orden. Mucho más útiles han sido los excelentes manuales alemanes de Alzog, Hergenroether y Funk, traducidos sucesivamente por Puig y Esteve (1852), García Ayuso (1895) y el P. Ruiz Amado (1908); y el compendio latino [19] de Berti, adicionado hasta nuestros días por el venerable y modesto Fr. Tirso López, de la Orden de San Agustín (1889). También fue traducida, a lo menos en parte, la obra enciclopédica de Rohrbacher, no exenta de tradicionalismo, y que, según el plan adoptado por el autor, engloba toda la historia universal en la historia eclesiástica. Finalmente, en el momento en que escribo, sale a luz el primer tomo de la bella obra de Mons. Duchesne sobre los primeros siglos cristianos, esmeradamente vertida a nuestra lengua por el P. Pedro Rodríguez, agustiniano.

 

     Tampoco la historia particular de nuestra Iglesia ha sido escrita con la extensión y la crítica que los tiempos presentes reclaman. Líbreme Dios de regatear los méritos de la única obra de este género que en nuestra lengua se ha publicado (19). Su autor, cuyo nombre vive en la memoria de todos los católicos españoles, y muy particularmente en la de los que fuimos discípulos o compañeros suyos, era un hombre de sincera piedad, de cristianas costumbres, que no impedían la franca expansión de su vigoroso gracejo y la libertad de sus opiniones en todo lo que lícitamente es opinable; de sólida ciencia canónica probada en la cátedra durante más de medio siglo; expositor claro y ameno; polemista agudo y temible, a veces intemperante y chocarrero por falta de gusto literario y hábitos de periodista no corregidos a tiempo, pero escritor sabroso y castizo en medio de su incorrecta precipitación; investigador constante y bien orientado, a quien sólo faltaba cierto escrúpulo de precisión y atildamiento; trabajador de primera mano en muchas materias históricas, que ilustró con importantes hallazgos; ligero a veces en sus juicios, pero pronto a rectificar siempre sus errores; propenso al escepticismo en las cosas antiguas, y a la excesiva credulidad en las modernas. Tal fue D. Vicente de la Fuente, tipo simpático y original de estudiante español de otros tiempos. Alcanzó las postrimerías de nuestras viejas universidades, conservó viva su tradición y la recogió en un libro tan curioso como destartalado. Los servicios que la erudición le debe son muchos y de varia índole. Colaboró en la continuación de la España Sagrada. Fue casi el único español que en nuestros días sacó a luz un texto inédito de la Edad Media no perteneciente a las cosas de España: el importante [20] poema de Rangerio Vita Anselmi Lucensis, que tanta parte contiene de la historia de San Gregorio VII y de la condesa Matilde. Ilustró con crítica muy original varios puntos de la historia jurídica de Aragón y de los orígenes tan oscuros y controvertidos de la monarquía pirenaica. Dedicó gran parte de su vida a la depuración del texto de las obras de Santa Teresa, haciendo ediciones muy superiores a

todas las que antes se conocían e ilustrándolas con precisos documentos. Estos trabajos suyos, a pesar de los defectos que tienen, nacidos los más de una imperfecta o negligente paleografía y de haber dado demasiada importancia a las copias del siglo XVIII, marcan época en los estudios teresianos, hoy tan florecientes fuera de España.


     La Fuente con más severa disciplina, con más surtido arsenal bibliográfico, con el conocimiento que le faltaba de la moderna erudición y con un poco más de gravedad y sosiego en el estilo, hubiera podido ser nuestro historiador eclesiástico. Tenía para ello notables condiciones, especialmente un amor puro y sincero a la verdad y un grande arrojo para proclamarla, aunque tropezase con preocupaciones arraigadas, aunque se granjease enemigos dentro de su propio campo. A semejanza de aquellos antiguos eruditos que fueron martillo y terror de los falsarios, embiste sin reparo alguno contra todo género de patrañas. La obra críticamente demoledora que comienza en Mondéjar y Nicolás Antonio, continúa en la España Sagrada, y termina con cierto matiz volteriano en la deliciosa Historia de los falsos cronicones, de Godoy y Alcántara, tuvo en D. Vicente un colaborador insigne, que por otra parte supo mantenerse dentro de los amplios límites que la Iglesia otorga a estas discusiones.

     Si se prescinde del estilo, que muchas veces es vulgar e inadecuado a la materia, hay capítulos excelentes en la Historia eclesiástica de España, sobre todo en la parte consagrada a la Edad Media. El autor acude casi siempre a las fuentes, se muestra familiarizado con los archivos, y a veces da a conocer documentos nuevos, cosa muy rara en los autores de compendios. Por lo demás, la España Sagrada fue su principal guía, como lo será de todo trabajo futuro sobre la misma materia, pero no es pequeño mérito haber ordenado y sistematizado las noticias de carácter general que allí se encuentran esparcidas, haber aprovechado su caudalosa documentación sin perderse en aquella selva. Los dos tomos que versan sobre los tiempos modernos son sumamente endebles y parecen improvisados en fondo y forma.

 

     El Principal defecto de la obra de La Fuente consiste en ser demasiado elemental. Cuando apareció por primera vez en 1855, tenía el modesto carácter de adiciones al Manual de Alzog, y aunque en la refundición publicada de 1873 a 1875, el trabajo de nuestro profesor campea independiente, y llena seis volúmenes en vez de los tres primitivos, todavía resulta insuficiente [21] como historia, aunque tenga buenas proporciones como compendio. Algo semejante hay que decir de la obra alemana del sabio benedictino P. Bonifacio Gams, Die Kirchengeschichte von Spanien (Ratisbona 1876-1879), excelente historiador, de la mejor escuela, discípulo y biógrafo de Moelher. La obra del P. Gams, a quien tanto por ella como por su Series episcoporum (1873) debemos especial gratitud los españoles, aventaja a la de La Fuente en todos los puntos de nuestra historia que se relacionan con la general de la Iglesia y con las fuentes universales del derecho canónico y de la literatura patrística, pero el contenido peculiarmente español es más rico en nuestro compatriota, y más clara la comprensión del espíritu nacional, a que un extranjero difícilmente llega por docto y bien informado que sea. Tienen, pues, las dos historias sus méritos particulares y no pueden sustituirse la una por la otra. El gran valor de la de Gams consiste en haber aprovechado para beneficio de los anales de nuestra Iglesia el riquísimo caudal de la literatura teológica alemana.

     Me duele tener que mencionar, aunque sea en último término, L´Espagne Chrétienne, del benedictino francés Dom Leclercq (1906), que alcanza hasta el fin de la época visigótica. Pero como en España cualquier librejo escrito en francés pasa por un quinto evangelio (sin que en esto haya diferencia entre los literatos modernistas y los devotos de buen tono), creo necesario prevenir a los lectores incautos contra la ligereza y superficialidad del manualito de Dom Leclercq, que no sólo carece de valor científico, sino que está inspirado por un odio profundo contra las tradiciones de la Iglesia española y aun contra el genio y carácter de nuestro pueblo. Páginas hay tan sañudas y atroces, que sólo en Buckle, en Draper o en otros positivistas, denigradores sistemáticos de España, pueden encontrar alguna que las supere. Pero quizá en esto ha tenido más parte la desidia que la malevolencia. Increíble parece que un sacerdote católico, y benedictino por añadidura, llegue a plagiar servilmente párrafos enteros de una de esas pedantescas sociologías o psicologías de los pueblos que publica el editor Alcan (20). Cosa muy distinta hubiéramos esperado de un erudito [22] liturgista que conoce los buenos métodos y es autor de importantes trabajos sobre el África cristiana y otras materias. No es esto decir que falten en su libro algunos capítulos interesantes, aunque sin originalidad alguna, por ejemplo, el de Prisciliano. Dom Leclercq se muestra al tanto de las principales investigaciones de estos últimos años, y no discurre mal cuando la pasión no le ciega. Pero no se puede escribir bien de lo que en el fondo del alma se desprecia, y éste parece ser el caso de Dom Leclercq respecto de la España antigua y moderna.

     Cuando en 1880 comencé a publicar el imperfecto ensayo que hoy refundo, el Dr. La Fuente, que como censor eclesiástico hubo de examinarle, sostenía casi solo el peso de la controversia católica en el terreno histórico, con bríos que no amenguó el peso de los años ni el de la contradicción que su genial desenfado solía encontrar donde menos debiera. Pero ya empezaba a formarse una nueva generación de trabajadores, que con método más severo y más inmediato contacto de la erudición que en otras partes florecía, daban en forma monográfica contribuciones y rectificaciones de valor a nuestra historia eclesiástica. Al frente de ellos hay que colocar, hasta por orden cronológico, al P. Fidel Pita, cuyo nombre es legión, conocido como insigne epigrafista desde 1866, en que ilustró las inscripciones del ara [23] de Diana en León; como investigador de las memorias de la Edad Media desde 1872, en que apareció su bello libro Los Reys d´Aragó i la Seu de Girona. Desde aquella fecha, y sobre todo después de su ingreso en la Academia de la Historia (1879), la actividad del doctor jesuita ha llegado a términos apenas creíbles. El Boletín de la corporación le debe gran parte de su contenido, y, prescindiendo en sus notorios méritos como arqueólogo, es, sin disputa, el español de nuestros días que ha publicado mayor número de documentos de la Edad Media enlazados con nuestra historia canónica y litúrgica y con la vida exterior e interior de nuestras iglesias. En esta parte, su esfuerzo no ha tenido igual después de la España Sagrada. No sólo con este preclaro varón, que todavía in senectute bona continúa incansable su labor, sino con otros dignísimos de alabanza ha contribuido la Compañía de Jesús al progreso de los estudios históricos en nuestra patria, como lo evidencian la edición de las Cartas de San Ignacio, los Monumenta Societatis Iesu, la Historia del primer siglo de la Compañía, del P. Astráin, y el monumento bibliográfico del P. Uriarte, que, cuando sea íntegramente conocido, eclipsará a los hermanos Backer, a Sommervogel y a todos los que se han ejercitado en el mismo tema.

 

     Otros institutos religiosos han renovado dignamente sus tradiciones de cultura histórica. Antes que nadie los agustinos, que están obligados a mucho por el recuerdo del P. Flórez. El saludable impulso que en todas las disciplinas intelectuales manifiestan la Revista Agustiniana y La Ciudad de Dios, donde se han publicado muy buenos artículos de crítica y de erudición, encontrará digno empleo en la Biblioteca Escurialense, que está hoy confiada a su custodia, y prenda de ello es ya el primer volumen del catálogo de los códices latinos de aquel insigne depósito, que en estos días sale de las prensas por diligencia de su bibliotecario Fr. Guillermo Antolín. Con él se reanuda, para bien y honra de España, un género de publicaciones sabias, que parecía interrumpido desde los días de Pérez Bayer, Casiri y D. Juan de Iriarte.

     Los benedictinos franceses de la escuela de Solesmes, venidos en buena hora a nuestro suelo, han contribuido a nuestro movimiento histórico, no sólo con excelentes trabajos propios, como la historia y cartulario del monasterio de Silos, de Dom Férotin, sino educando en la ciencia diplomática a varios monjes españoles que han comenzado la publicación de las Fuentes de la historia de Castilla, empresa muy propia de quienes visten la misma cogulla que el P. Berganza. En la gloriosa Orden de Santo Domingo predominan, como es natural, los estudios de teología y filosofía escolástica sobre los históricos, pero también éstos tienen aventajada representación en Fr. Justo Cuervo, que nos ha dado la mejor edición de las obras de Fr. Luis de Granada y prepara un libro, acaso definitivo, sobre el proceso del arzobispo Carranza. Otros nombres podrían citarse aquí de franciscanos [24] y carmelitas y de otras congregaciones regulares, pero no pretendo improvisar un catálogo que necesariamente sería incompleto. Ocasión habrá, en el curso de esta obra, de mencionar a todos o la mayor parte de ellos.


     Honrosa ha sido también la colaboración del clero secular en esta especie de novísimo renacimiento que saludamos con júbilo. El canónigo de Santiago D. Antonio López Ferreiro, por cuya reciente pérdida viste duelo la ciencia patria, renovó por completo la historia eclesiástica y civil de Galicia durante la Edad Media, en una serie de libros que todavía no han sido bien estudiados ni han producido todos los frutos que debieran (Historia de la Iglesia Compostelana, Fueros municipales de Santiago y su tierra, Galicia en el último tercio del siglo XV...). López Ferreiro era un modelo de investigadores, a quien sólo perjudicaba una excesiva tendencia apologética respecto de las tradiciones de su Iglesia. Su primera monografía, Estudios críticos sobre el priscilianismo (1879), ha quedado anticuada como todo lo que se escribió sobre el célebre heresiarca antes de los descubrimientos de Schepss; pero ya en aquel juvenil ensayo se ve el criterio luminoso y sagaz del preclaro varón que llevaba de frente la historia religiosa y social de su país. Honra son también de nuestros cabildos D. Roque Chabás, que ha organizado admirablemente el archivo de la catedral de Valencia y no cesa de ilustrar los anales de aquel antiguo reino con sabias publicaciones relativas no sólo a la historia eclesiástica, sino a la jurídica y literaria; D. Mariano Arigita, canónigo de Pamplona, que ha escrito con suma diligencia la biografía del gran canonista Martín de Azpilcueta y las de otros navarros ilustres... Pero quiero detenerme en esta enumeración, para no incurrir en omisiones que yo deploraría más que nadie.

     Los pocos nombres que he citado bastan para probar que el aspecto de la ciencia eclesiástica española es hoy muy diverso de lo que era en 1880, aunque no sea ni con mucho el que nuestro ardor patriótico desearía. Mi libro reaparece en condiciones más favorables que entonces, no sólo porque encuentra un público mejor preparado y más atento a las cuestiones históricas, sino porque su propio autor algo ha aprendido y adelantado durante el curso de una vida estudiosa que toca ya en las fronteras de la vejez. Aprovechemos, pues, este crepúsculo para corregir la obra de los alegres días juveniles, y corregirla con entrañas de padre, pero sin la indulgencia que a los padres suele cegar. No se diga por mí bis patriae cecidere manus.

 

     Nada envejece tan pronto como un libro de historia. Es triste verdad, pero hay que confesarlo. El que sueñe con dar ilimitada permanencia a sus obras y guste de las noticias y juicios estereotipados para siempre, hará bien en dedicarse a cualquier otro género de literatura, y no a éste tan penoso, en que cada día trae una rectificación o un nuevo documento. La materia histórica es flotante y móvil de suyo, y el historiador debe [25] resignarse a ser un estudiante perpetuo y a perseguir la verdad dondequiera que pueda encontrar resquicio de ella, sin que le detenga el temor de pasar por inconsecuente. No lo será en los principios, si en él están bien arraigados; no lo será en las leyes generales de la historia, ni en el criterio filosófico con que juzgue los sistemas y las ideas, ni en el juicio moral que pronuncie sobre los actos humanos. Pero en la depuración de los hechos está obligado a serlo, y en la historia eclesiástica con más rigor que en otra ninguna, por lo mismo que su materia es altísima y nada hay en ella pequeño ni indiferente. La historia eclesiástica se escribe para edificación y no para escándalo, y el escándalo no nace de la divulgación de la verdad, por dura que sea, cuando se expone con cristiana intención y decoroso estilo, sino de la ocultación o disimulación, que está a dos dedos de la mentira. Afortunadamente, todos los grandes historiadores católicos nos han dado admirables ejemplos que pueden tranquilizar la conciencia del más escrupuloso, y no es nuestra literatura la que menos abunda en maestros de varonil entereza.

     Modestamente procuré seguir sus huellas en la primera edición de esta historia, cuyo éxito, que superó a mis esperanzas, debo atribuir tan sólo a la resolución que formé y cumplí de trabajar sobre las fuentes, teniendo en cuenta las heterodoxas, y muy especialmente la literatura protestante, apenas manejada por nuestros antiguos eruditos. Hoy reconozco en aquella obra muchos defectos nacidos de mi corto saber y de la ligereza juvenil con que me arrojé a un empeño muy superior a mis fuerzas, pero no me arrepiento de haberla escrito, porque fue un libro de buena fe, pensado con sincera convicción, en que recogí buen número de noticias, que entonces eran nuevas, y ensanché cuanto pude, dentro de mis humildes facultades, los límites del asunto, escribiendo por primera vez un capítulo entero de nuestra historia eclesiástica, no de los más importantes, sin duda, pero que se relaciona con casi todos y es de los más arduos y difíciles de tratar. Del plan no estoy descontento ahora mismo y le conservo con poca alteración. Alguien ha dicho, en son de censura, que la HISTORIA DE LOS HETERODOXOS [26] era una serie de monografías. Nada perdería con eso si ellas fuesen buenas. En forma de monografías están escritas las Memorias de Tillemont, y no dejan de ser uno de los más sólidos y permanentes trabajos que la erudición antigua produjo. Pero sin evocar el recuerdo de obra tan insigne, ya advertirá el lector que en mi plan las monografías de los heresiarcas están ordenadas de modo que no sólo se compenetren y den luz unas a otras, sino que formen un organismo histórico sometido a un pensamiento fundamental, en que no insisto porque está expuesto con bastante claridad en el prólogo de la primera edición, que se leerá después del presente. Este pensamiento es la raíz de la obra, y va contenido en las palabras del Apóstol que la sirven de epígrafe. Entendida de este modo, la HISTORIA DE LOS HETERODOXOS viene a constituir una historia peculiar y contradictoria dentro de la historia de España; es, por decirlo así, la historia de España vuelta del revés. Su contenido es fragmentario y heterogéneo, pero no carece de cierta unidad sintética, que se va viendo más clara conforme la narración avanza y llega a su punto culminante en el siglo XVI, que es el centro de esta Historia, como de cualquier otra que con criterio español se escriba.

 

     Si en el plan no he innovado nada sustancial, no puedo decir lo mismo en cuanto al desarrollo; pues apenas se hallará pagina que no lleve algunas variantes, y son innumerables las que han sido completamente refundidas o vueltas a escribir. Introduzco capítulos de todo punto nuevos, y en casi todos los de la edición anterior añado párrafos y secciones que no existían o estaban muy poco desarrollados, y aumento, sin compasión, el número de notas y apéndices. A todo esto y mucho más me obliga el prodigioso movimiento histórico de la época actual, que en España es tan difícil seguir, por lo cual me resigno de antemano a que esta labor mía, obra al fin de un autodidacto y de un solitario, resulte en algunos puntos manca e imperfecta, a pesar de todos mis esfuerzos.

     Desde que Jorge Schepss descubrió en la biblioteca de Würzburg y publicó en 1889 once tratados de Prisciliano, ha brotado de las escuelas teológicas de Alemania, y aun de otros países, una copiosa literatura priscilianista en forma de tesis, artículos de revistas, libros de controversia y publicaciones de textos. Gracias a Künstle y a otros, nuestra patrología de los siglos IV y V, que parecía tan exigua, empieza a poblarse de libros; unos, enteramente inéditos; otros, que andaban anónimos y dispersos en las colecciones de escritores eclesiásticos, sin que nadie sospechase su origen español. No sólo la herejía de Prisciliano, sino otros puntos más importantes relativos a la tradición dogmática, a la disciplina y la liturgia de nuestra primitiva Iglesia, han recibido nueva luz con el inesperado auxilio de estos hallazgos.

     En cuanto a la historia de los suevos y de los visigodos, cuya restauración crítica comienza en Félix Dahn, basta recordar que en los Monumenta Germaniae historica hizo Mommsen la edición de los cronicones y Zeumer la de las fuentes legales, con todo el prestigio y autoridad que acompaña a tales nombres. En esta parte, por fortuna no ha sido pequeña la colaboración de la ciencia indígena, como lo prueban las excelentes obras de Pérez Pujol, Fernández-Guerra, Hinojosa y Ureña.

     Otro tanto puede decirse de los arabistas, que forman uno de los grupos más activos de la erudición española, aunque no tan numeroso como debiera. Sus trabajos, especialmente la sabia y piadosa Historia de los mozárabes, de Simonet, cuya publicación se había retardado tanto, son indispensables para el [27] conocimiento de las relaciones religiosas entre la raza invasora y el pueblo conquistado.

     La escuela de traductores de Toledo, punto de conjunción entre la ciencia oriental y la de las escuelas cristianas, ha sido doctísimamente ilustrada, no sólo en las obras ya antiguas de Wüstenfeld y el Dr. Leclerc, sino en el libro capital de Steinschneider sobre las traducciones hebreas de la Edad Media y sobre los judíos considerados como intérpretes (1898), en el de Guttmann sobre la Escolástica del siglo XIII en sus relaciones con la literatura judía (1902) y en las numerosas monografías que sobre los escritos filosóficos del arcediano Gundisalvo o Gundisalino han compuesto Hauréau (1879), Alberto Loewenthal (1890), J. A. Endres (1890), Pablo Correns (1891), Jorge Bulow (1897), C. Baeumker (1898), Luis Baur (1903) y otros colaboradores de la sabia publicación que aparece en Münster con el titulo de Beiträge zur Geschichte der Philosophie et Mittelalters, a la cual debemos, entre otros grandes servicios, el texto íntegro del Fons Vitae, de Avicebrón. Cuando en 1880 publiqué el Liber de processione, apenas sonaba en la historia de la filosofía el nombre de Gundisalvo, que hoy resulta autor del famoso Liber de unitate, uno de los que más influyeron en la gran crisis escolástica del siglo XII.

     Las extensas y eruditas monografías de Hauréau y Litiré sobre Arnaldo de Vilanova y Raimundo Lulio, publicadas, respectivamente, en los tomos XXVIII y XXIX de la Histoire Littéraire de la France (1881 y 1885), volvieron a llamar la atención de los doctos sobre estas dos grandes figuras, que personifican la vida intelectual de Cataluña en la Edad Media. Acerca de la vida del célebre médico de los reyes de Aragón y de Sicilia, que ya en 1879 tuve la fortuna de ilustrar con documentos importantes y nuevos, ha añadido muchos el profesor de Friburgo Enrique Finke, primero en su libro sobre Bonifacio VIII (1902), después en sus Acta Aragonensia. Otros muy importantes han descubierto D. Roque Chabás y mi fraternal amigo D. Antonio Rubió y Lluch, digno catedrático de la Universidad de Barcelona. Y a la hora presente, en la revista Estudis universitaris catalans, ha comenzado a aparecer el cartulario de cuantos documentos impresos o inéditos se conocen relativos a Arnaldo. Son varias las tesis de estos últimos años en que se le estudia no sólo como médico (verbigracia en los de E. Lalande y de Marcos Haven, 1896), sino como político y teólogo laico (en la de Pablo Diepgen, 1909).

     El renacimiento vigoroso de la historiografía catalana ha ayudado en gran manera así a la depuración de la biografía de Arnaldo como al desarrollo de los estudios lulianos, que, casi interrumpidos desde el siglo XVIII, sin más excepción importante que la de D. Jerónimo Roselló, han vuelto a florecer en Mallorca con espíritu verdaderamente crítico, como lo manifiesta la preciosa colección de los textos originales del Doctor Iluminado, [28] en cuyo estudio y recolección tuvo tanta parte mi malogrado condiscípulo D. Mateo Obrador y Bennasar.

     En suma, apenas hay asunto de los que se tratan en el primer tomo de mis HETERODOXOS primitivos que no haya sido enteramente renovado por el trabajo de estos últimos años; lo mismo la herejía de los albigenses de Provenza y de sus adeptos catalanes que las sectas místicas de origen italiano o alemán, que tuvieron también prosélitos en nuestro suelo.


     La historia de la Inquisición, tan estrechamente enlazada con la de las herejías, ha sido escrita con vasta y sólida información, y con cierta objetividad, a lo menos aparente, por el norteamericano Enrique Carlos Lea, en varios libros que deben tenerse por fundamentales en esta materia hasta que vengan otros que los refuten o mejoren. En la parte documental representan un grande adelanto; pero para penetrar en el espíritu y procedimientos de aquella institución, urge publicar el mayor número de procesos originales, ya que son relativamente pocos los que han llegado a nuestros días. Así lo ha comprendido el P. Fita, dando a conocer en el Boletín de la Real Academia de la Historia los más importantes documentos de la Inquisición castellana del tiempo de los Reyes Católicos. Así también el Dr. Ernesto Schaeffer, de la Universidad de Rostock, a quien debemos no sólo un amplio extracto de los procesos formados a los luteranos de Valladolid en tiempo de Felipe II, sino un comentario verdaderamente científico y desinteresado, en que el autor, aunque protestante, llega a conclusiones que ningún historiador católico rechazaría.

     Siguiendo paso a paso el índice de mi libro, podría apuntar aquí todo lo que de nuevo hemos aprendido en estos años sobre erasmistas y protestantes, iluminados y hechiceros, judaizantes y moriscos, jansenistas, enciclopedistas y aun sobre las luchas religiosas de nuestros días. Pero esta recapitulación, además de ser en alto grado fastidiosa, sería inútil, puesto que van en el texto las oportunas indicaciones bibliográficas, que he procurado hacer lo más exactas y completas que he podido, remediando en esto, como en lo restante, las faltas de la primera edición.

     Ante este cúmulo de materia nueva, que me obliga a tantas adiciones y rectificaciones, quizá me hubiera sido más fácil escribir una segunda HISTORIA que refundir la antigua. Pero nadie, y menos quien se despidió hace tiempo de la juventud, puede hacer largos cálculos sobre la duración de la vida, y la que Dios fuere servido de concederme, pienso emplearla en otros proyectos literarios de ejecución menos ingrata. He adoptado, pues, un término medio cuyos inconvenientes no se me ocultan, pero que era acaso el único posible.

     He conservado del antiguo texto cuanto me ha parecido aprovechable, corrigiendo en el texto mismo, sin advertirlo al pie, [29] todos los errores materiales que he notado de fechas, nombres y detalles históricos de cualquier género.

     He revisado escrupulosamente todas las citas, compulsándolas con los originales, y reduciendo las de la misma obra a una sola edición, que he procurado que sea la mejor, o que por lo menos pueda citarse sin peligro de falsas lecciones. La descripción bibliográfica de cada libro se hará, por regla general, la primera vez que se le mencione. En las obras que todo el mundo conoce y que son fuentes generales del derecho canónico y de la historia eclesiástica, la indicación será muy sucinta, pero precisa y exacta.

     Las adiciones se intercalarán en el texto, siempre que no quebranten su economía ni puedan engendrar confusión. Pero cuando sean tantas y tales que den un nuevo aspecto de los hechos, como sucede en la herejía de Prisciliano, se pondrán a continuación del capítulo antiguo (depurado y corregido de las faltas que ya lo eran en 1880). para que de este modo pueda cotejarse lo que la investigación histórica había logrado hasta aquella fecha y lo que ha descubierto después.

     Las rectificaciones de materia grave, en que el autor corrige o atenúa, por virtud de nuevos estudios, algunos juicios de personas y acontecimientos, serán tratadas en notas especiales. Ni quiero ocultar mi parecer antiguo, ni dar por infalible el moderno, sin que me arredre el pueril temor, indigno de la Historia, de aparecer en contradicción conmigo mismo.

     He retocado ligeramente el estilo, borrando muchos rasgos que hoy me parecen de mal gusto y de candidez infantil; muchas incorrecciones gramaticales y otros defectos que hubieran saltado a la vista del leyente más benévolo y que sólo tenían disculpa en los pocos años del autor. Esta operación, aunque extensa, no ha sido muy intensa, por no querer privar al libro de uno de los pocos méritos que puede tener, es decir, de la espontaneidad y frescura que a falta de otras condiciones suele haber en los frutos primerizos del ingenio. Por lo mismo que no se escribe de igual suerte a los veinte años que a los cincuenta, el falsificar su propia obra me ha parecido siempre fútil tarea de puristas académicos, que no vale el trabajo que cuesta, y arguye una desmedida satisfacción de sí propio. Para mí, el mejor estilo es el que menos lo parece, y cada día pienso escribir con más sencillez; pero en mi juventud no pude menos de pagar algún tributo a la prosa oratoria y enfática que entonces predominaba. Páginas hay en este libro que me hacen sonreír, y, sin embargo, las he dejado intactas porque el libro tiene su fecha y yo distaba mucho de haber llegado a la manera literaria que hoy prefiero, aunque ya me encaminase a ella. Por eso, es tan desigual la prosa de los HETERODOXOS, y fluctúa entre dos opuestos escollos: la sequedad y la redundancia.

     Otro defecto tiene, sobre todo en el último tomo, y es la excesiva acrimonia e intemperancia de expresión con que se califican [30] ciertas tendencias o se juzga de algunos hombres. No necesito protestar que en nada de esto me movía un sentimiento hostil a tales personas. La mayor parte no me eran conocidas más que por sus hechos y por las doctrinas expuestas en sus libros o en su enseñanza. De casi todos pienso hoy lo mismo que pensaba entonces; pero, si ahora escribiese sobre el mismo tema, lo haría con más templanza y sosiego, aspirando a la serena elevación propia de la historia, aunque sea contemporánea, y que mal podía esperarse de un mozo de veintitrés años, apasionado e inexperto, contagiado por el ambiente de la polémica y no bastante dueño de su pensamiento ni de su palabra. Hasta por razones estéticas hubiera querido dar otro sesgo a los últimos capítulos de mi obra, pero he creído que no tenía derecho para hacerlo. Tenía, en cambio, y creo haberla cumplido en ésta como en las demás partes de mi HISTORIA, la obligación de conciencia de enmendar toda noticia equivocada, porque la misma justicia se debe a los modernos y a los antiguos, a los vivos y a los muertos. Cuando rectifico o atenúo algún juicio, lo hago en nota. En el texto borro únicamente las expresiones que hoy me parecen insolentes, duras y crueles, porque sería de mal ejemplo y hasta de mal tono el conservarlas. Por supuesto que no tengo por tales ciertas inofensivas y lícitas burlas que, aun consideradas literariamente, no me parecen lo peor que el libro contiene.

     Esta segunda edición termina donde terminaba la antigua, es decir, en 1876, fecha de la Constitución que ha creado el actual estado de derecho en cuanto a la tolerancia religiosa. Sólo en alguna que otra nota me refiero a sucesos posteriores, para completar alguna narración o la biografía de algún personaje. De lo demás, otros escribirán, y no les envidio tan triste y estéril materia.

     Reimpresa con estas correcciones y aditamentos la HISTORIA DE LOS HETERODOXOS ESPAÑOLES, dejará de ser un libro raro, pero acaso llegue a ser un libro útil.

     Santander, julio de 1910. [31]


Discurso preliminar de la primera edición

  (21)

     Al comenzar el siglo XIX era generalmente desconocida la historia de las doctrinas heterodoxas desarrolladas en nuestro suelo. Teníase noticia de las más antiguas por la incomparable España Sagrada: el catalán Girves había recogido en una curiosa disertación todos los datos conocidos entonces sobre el priscilianismo; en otra memoria había hecho el P. Maceda la apología de Hosio; el alemán Walchio había escrito la historia del adopcionismo; pero impresas estas monografías, ya en Italia, ya en Alemania, no circularon bastante en nuestra Península. Algún diligente escritor había tropezado con ciertas especies relativas a Claudio de Turín, a Arnaldo de Vilanova, a Pedro de Osma o a los alumbrados de Toledo, Extremadura y Sevilla; pero la generalidad de nuestros doctos se atenía a lo que de tales materias dicen la Historia literaria de Francia, la Biblioteca de D. Nicolás Antonio, el Directorium de Eyrnerich, la grande obra De haeresibus, de Fr. Alfonso de Castro; la Summa Conciliorum de Carranza, la Biblioteca de los colegios mayores de Rezábal, los Anales de Plasencia, de Fr. Alonso Fernández, y algún otro libro donde brevemente y por incidencia se discurre de ciertos herejes. Duraba aún el rumor del escándalo producido en los siglos XVII y XVIII por la Guía espiritual de Miguel de Molinos. El jansenismo estaba de igual modo harto próximo para que su historia se olvidase, aunque nadie había pensado en escribirla con relación a nuestra tierra (22).

     Por lo que toca a los protestantes españoles de la centuria XVI, conservábanse muy escasas y dispersas indicaciones. Algo había trabajado para su historia literaria el bibliotecario Pellicer en los artículos Francisco de Enzinas, Casiodoro de Reina, Cyprian de Valera, y algún otro de su comenzado y no concluido Ensayo de una biblioteca de traductores, que apareció en 1778. Mas, en general, ni los libros de heterodoxos españoles, casi todos de peregrina rareza, habían caído en manos de nuestros eruditos, gracias a las bien motivadas persecuciones y rigores ejercidos al tiempo de su aparición por el Santo Oficio, ni era muy conocida [34] la historia externa (digámoslo así) de aquellos abortados intentos. Hablábase de Juan de Valdés como por tradición oscura, y cuando Mayans imprimió el Diálogo de la lengua (titulándose de las lenguas), no pudo o no quiso revelar el nombre del autor. Otro erudito, de los más beneméritos y respetables del siglo XVIII, Cerdá y Rico, dábase por satisfecho, al tratar del Dr. Constantino de la Fuente, con repetir el breve artículo, todo de referencias, que le dedicó Nicolás Antonio.

 

Latassa, en la Biblioteca Aragonesa, hablaba de Servet, confesando no haber podido examinar sus libros. Los Índices expurgatorios habían logrado, si no el exterminio, a lo menos la desaparición súbita de nuestro suelo del mayor número de tales volúmenes, que, por otra parte, ni en España ni fuera de ella despertaban grande interés a fines del siglo XVIII. No porque algunos fervorosos protestantes alemanes y holandeses dejasen de encarecer la conveniencia del estudio de esos libros y la necesidad de escribir una historia de sus doctrinas en España, sino porque a tales exhortaciones respondía la general indiferencia, ya entibiado el ardor con que eran miradas las cuestiones teológicas en el siglo XVI. Así es que apenas se sabía en el extranjero de nuestros luteranos, calvinistas y unitarios otra cosa que lo poco que puede hallarse en el Dictionnaire historique de Pedro Bayle, en la Bibliotheca Anti-trinitariorum de Juan Christ. Sand, en el Martyrologio de Geddes, en la disertación De vestigiis Lutheranismi in Hispania de Büschnig (Gottinga 1755), y en algún otro libro de autores de allende.

 

Sin embargo, de Servet habían escrito en alemán y en latín Mosheim y Allwoerden notables biografías. De Enzinas (Dryander) dijeron algo Strobel y Próspero Marchand. Aun siendo tanta la rareza de los documentos, se había despertado en muchos, ora con buenas, ora con mal trazadas intenciones (según que los guiaba el celo de la verdad, la curiosidad erudita, el espíritu de secta o el anhelo de perversas innovaciones), el deseo de profundizar en materia tan peregrina y apartada de la común noticia, puesto que no eran bastantes a satisfacer la curiosidad los datos de Gonzalo de Illescas en su Historia pontifical y católica, ni menos los de Luis Cabrera en la de Felipe II. De pronto creyóse que iba a derramar copiosa luz sobre éste y otros puntos no menos enmarañados y oscuros, la publicación de una historia del Santo Oficio, formada con documentos de sus archivos, por un secretario del célebre tribunal (personaje digno, en verdad, de un buen capítulo en la futura historia de los heterodoxos españoles). Y, en efecto, D. Juan Antonio Llorente, en su Historia crítica de la Inquisición, publicada en lengua francesa en 1818, y por primera vez trasladada al castellano en 1822, dio, aunque en forma árida e indigesta, sin arte alguno de estilo, con crítica pobre, sin citar casi nunca, y esto de un modo parcial e incompleto, las fuentes, y escribiendo de memoria con harta frecuencia noticias curiosas de los procesos y prisiones de varios heterodoxos penados por el Tribunal de la Fe. A ellas deben agregarse las pocas que en 1811 había vulgarizado desde Cádiz el filólogo catalán D. Antonio Puig y Blanch (Puigblanch), en su libro La Inquisición sin mascara, impreso con el seudónimo de Natanael Jomtob y traducido en 1816 al inglés por William Walton. Pero ni Llorente ni Puig y Blanch, aparte de sus errores religiosos y de su fanatismo político, que les quitaron la imparcialidad en muchos casos, escribieron con la preparación debida, ni respetaron bastante los fueros de la historia, ni escogieron por tema principal de sus obras a nuestros heterodoxos, ni tocaron sino por incidencia la parte bibliográfica y de crítica literaria, que es no poco importante en este asunto.

 

     El entusiasmo protestante halló al fin eco en la primera historia de la Reforma en España, no escrita de cierto con la prolijidad y el esmero que deseaba el padre de Lessing (23) en la centuria antecedente; pero útil y digna de memoria como primer ensayo. Me refiero a la obra del presbiteriano escocés M´Crie, publicada en 1829 con el título de History of the progress and suppression of the Reformation in Spain in the sixteenth century (24), que hace juego con su History of the Reformation in Italy, dos veces Es la obra de M´Crie una recopilación en estilo no inelegante de las noticias esparcidas en Reinaldo González de Montes, Geddes, Pellicer, Llorente, etc., sin que se trasluzca en el autor gran cosecha de investigaciones propias, ni sea de alabar otra cosa que la novedad del intento y la exposición clara y lúcida. En tal libro, impregnado de espíritu de secta (como era de recelar), aprendieron los ingleses la historia de nuestros reformistas, que antes casi del todo ignoraban (25). Bastantes años pasaron sin que nuevas indagaciones viniesen a allanar tan áspero camino. Al cabo, un erudito gaditano, que por dicha vive (26), y por dicha ilustra aún a su patria con notable talento y laboriosidad ejemplar, dado desde sus juveniles años a todo linaje de investigaciones históricas, en especial de lo raro y peregrino, concibió el proyecto de escribir una historia de nuestros protestantes, más completa y trabajada que la de M´Crie. Don Adolfo de Castro, a quien fácilmente se comprenderá que aludo, tenía ya terminada en 1847 una Historia del protestantismo en España, que refundió y acrecentó más adelante, viniendo a formar nueva obra, que con el rótulo de Historia de los protestantes españoles y de su persecución por Felipe II, vio la pública luz en Cádiz el año 1851 (27). De las doctrinas, si no heterodoxas, sobremanera avanzadas en orden a la libertad religiosa; de las apreciaciones históricas, inexactas o extremadas, sobre todo en lo relativo a la Inquisición y a Felipe II; de los lunares, en fin, de aquel libro escrito en los fuegos de la juventud, no me toca hablar aquí. Pública y solemnemente los ha reconocido su autor, en diversas ocasiones, elevándose y realzándose de esta suerte a los ojos de su propia conciencia, a los de todos los hombres de corazón e inteligencia sanos, y a los de Dios sin duda, a quien ha ofrecido como en expiación sus brillantes producciones posteriores. Yo sólo debo decir que en el libro de mi respetable amigo hay erudición rara e investigaciones históricas curiosísimas, como lo reconoció, hablando de las que versan acerca del príncipe D. Carlos, el grande archivero belga, tan benemérito de nuestra historia, Mr. Gachard, en su excelente monografía sobre la vida de aquel malaventurado joven (28).

     Claro es que pueden señalarse en libro tan interesante numerosos vacíos, ligerezas frecuentes, escasez y aun falta de noticias en algunos capítulos. Los libros de nuestros heterodoxos siempre han sido raros en España, y natural es que algunos se escondiesen a la diligencia del Sr. Castro. En una obra posterior y escrita con el mismo espíritu que la Historia de los protestantes, en el Examen filosófico de las principales causas de la decadencia de España (Cádiz 1852), trasladado al inglés por Mr. Thomas Parker con el título de History of the religious intolerance in Spain (Londres 1853), añadió el erudito andaluz curiosas y apreciables noticias enlazadas con la historia de las herejías en la Península.

     Por entonces habían comenzado a exhumar los monumentos de las agitaciones religiosas de España en el siglo XVI dos hombres entusiastas e infatigables, cuyos nacimientos parecen haber obedecido a misterioso sincronismo, tal fue la amistad íntima que los ligó siempre y el mutuo auxilio que se prestaron en sus largas y penosas indagaciones. Vivía en Inglaterra un erudito cuáquero, dado al estudio de las literaturas del Mediodía de Europa, en el cual le había iniciado un hermano suyo, traductor del Tasso y de Garcilaso de la Vega. Llamábase Benjamín Barron Wiffen, y por dicha suya y de las letras españolas halló quien le secundase en sus proyectos y tareas. Fue éste D. Luis Usoz y Río, que entró en relaciones con Wiffen durante su viaje a Inglaterra en 1839. Animados entrambos por el fervor de secta, al cual se mezclaba un elemento más inocente, la manía bibliográfica, emprendieron la publicación de los Reformistas antiguos españoles. Desde 1837 a 1865 duró la impresión de los veinte [35] volúmenes de esta obra, que, como escribió la sobrina de Wiffen, contiene «la historia de los antiguos protestantes españoles, de sus iglesias, de sus martirios y de sus destierros». Poco divulgados han sido estos volúmenes, impresos con esmero y en contado número de ejemplares; pero la Europa docta los conoce bien, y a su aparición se debieron las copiosas noticias que han venido a disipar las tinieblas hasta hoy dominantes en la historia de nuestros primeros protestantes. Con el Carrascón, de Fernando de Texeda, abrió la serie Usoz y Río, casi al mismo tiempo que Wiffen reimprimía la Epístola consolatoria del Dr. Juan Pérez. A estos primeros tomos siguieron en breve la Imagen del Anticristo y Carta a Felipe II, las obras de Juan de Valdés, la mayor parte de las de Cipriano de Valera y Juan Pérez, las Dos informaciones, cuya traducción se atribuye a Francisco de Enzinas, el tratado de la Inquisición de Reinaldo G. Montano, la autobiografía de Nicolás Sacharles, los opúsculos del Dr. Constantino y la Historia de la muerte de Juan Díaz, acompañada de su brevísima Summa Christianae religionis. Con pocas excepciones, como la de la Epístola consolatoria y la del Alfabeto christiano, todas estas reimpresiones salieron de Madrid, ex aedibus Laetitiae (imprenta de D. Martín Alegría). Algunas de estas obras fueron traducidas por Usoz del italiano o del latín, en que primitivamente las escribieron o publicaron sus autores: de las Consideraciones divinas, de Valdés, se hicieron hasta tres ediciones para acrisolar más y más el texto, y en suma, por lo que respecta a ejecución material, nada dejaron que apetecer los Reformistas españoles. Si de las copiosas notas ilustrativas que preceden o siguen a la mayor parte de los tomos apartamos las eternas e insípidas declamaciones propias del fanatismo cuáquero de los editores, las cuales lindan a veces con lo ridículo, y nos hacen sonreír de compasión hacia aquellos honrados varones, que con semejantes libros (hoy casi inocentes) esperaban de buena fe evangelizar a España, encontraremos en ellas un rico arsenal de noticias y documentos, y subirá de punto nuestro aprecio a la inteligencia y laboriosidad de Wiffen y de Usoz, aunque censuremos los propósitos descabellados más bien que peligrosos que los indujeron a su empresa. Siempre merecen respeto la erudición sana y leal, el entusiasmo, aunque errado, sincero. En verdad que no puede leerse sin alguna simpatía la narración que hace Wiffen de los trabajos suyos y de su amigo, de las dificultades con que tropezaron para haber a las manos ciertos ejemplares, de la diligencia con que transcribieron manuscritos y raros impresos de públicas y privadas bibliotecas, de todos los incidentes, en fin, anejos a la reimpresión y circulación de libros de esta clase.

 

     Según el orden natural de las cosas, y según el esmero y conciencia con que procedían Usoz y Wiffen, la colección de Reformistas era como el precedente de la Bibliografía protestante española. De consuno se habían propuesto entrambos amigos compilarla, pero la muerte de Usoz, ocurrida en 1865, vino a detener [36] el curso de las tareas, dejando solo al inglés cuando apenas comenzaba la ordenación y arreglo de sus papeletas. Privado ya de su auxiliar y amigo, el autor de la Vida de Juan de Valdés buscó en sus postreros años la colaboración y apoyo de otro erudito joven y entusiasta, el Dr. Eduardo Boehmer, hoy catedrático de lenguas romanas en la Universidad de Estrasburgo (29). Muerto Wiffen, a Boehmer acudieron sus testamentarios y amigos, suplicándole que se hiciese cargo de los papeles, libros y apuntamientos del difunto. Aparecieron entre ellos varias listas con los nombres de autores que se proponía incluir en su Biblioteca, considerable número de papeletas bibliográficas, y extendidos sólo los artículos de Tejeda (autor del Carrascón), Juan Pérez y Nicolás Sacharles, breves los tres y el segundo incompleto. A ruegos de Mr. John Betts, traductor de la Confesión del pecador, del Dr. Constantino, y ejecutor testamentario de Wiffen, emprendió Boehmer la ardua labor de una Biblioteca de reformistas españoles, ajustándose con leves modificaciones al plan del docto cuáquero y haciendo uso de los materiales por su laboriosidad allegados. Pero les agregó inmenso caudal de noticias, fruto de sus indagaciones en las bibliotecas de Alemania, Inglaterra, Francia y Países Bajos, y sobre esta ancha y profunda base levantó el edificio de su Bibliotheca Wiffeniana-Spanish reformers, cuyo primer volumen dio a la estampa en el año de 1874, sin que hasta la fecha haya visto la pública luz el segundo o llegado por lo menos a nuestras manos.


     No era peregrino el catedrático de Estrasburgo en este campo. Ya en 1860 había hecho en Halle de Sajonia esmerada reproducción del texto italiano de las Consideraciones valdesianas, poniendo a su fin una Memoria, modestamente llamada Cenni biographici sui fratelli Giovanni ed Alphonso di Valdesso; en 1865 había reimpreso en castellano una parte del Diálogo de la lengua, y a él se debió asimismo la publicación del Lac spirituale y de los Cinco tratadillos evangélicos, atribuidos al famoso reformista conquense y dogmatizador en Nápoles. Habíanle dado a conocer además como cultivador de esta rama de la historia literaria su libro acerca de Francisca Hernández y diversos artículos y memorias esparcidos en revistas inglesas y alemanas.

     Pero fuerza es confesar que el nuevo libro del catedrático sajón excede en mucho a cuanto de su reconocido saber esperaba la república de las letras. Encabézase (como era de justicia) el volumen publicado con la biografía de Wiffen, redactada por su sobrina, y con la relación de los incidentes enlazados con la reimpresión de los Reformistas, escrito del mismo Wiffen, que [37] lo estimaba como preliminar a su proyectada biblioteca. Llenan el resto del tomo las noticias bio-bibliográficas de Juan y Alfonso de Valdés, de Francisco y Jaime de Enzinas y del Dr. Juan Díaz. El trabajo relativo a los hermanos Valdenses puede pasar por modelo en lo que hace al registro y descripción de las ediciones. Pocas veces he visto reunidos tanta riqueza de materiales, tanta exactitud y esmero, tan delicada atención a los más minuciosos pormenores. El Dr. Boehmer nota y señala las más ligeras diferencias, imperceptibles casi para ojos menos escudriñadores y ejercitados; y sabe distinguir, con precisión asombrosa, las varias impresiones primitivas de los diálogos valdesianos, tan semejantes algunas entre sí, que parecen ejemplares de una sola. De ciento once artículos consta la bibliografía de los hermanos conquenses, ordenada por nuestro doctor, comprendiendo en ella detallada noticia de los documentos diplomáticos extendidos por Alfonso, de los escritos de Juan y de sus reproducciones en varias lenguas, llegando a cincuenta y siete, si no he contado mal, el número de ediciones descritas o citadas en este catálogo. Los apuntes biográficos son también apreciables, aunque en esta parte el libro de Boehmer ha sido superado, como veremos adelante, por el de D. Fermín Caballero.


     En cuanto a Francisco de Enzinas, había dado mucha luz la publicación de sus Memorias por la Sociedad de Historia de Bélgica en 1862; pero aún se ilustra más su biografía con los documentos recogidos por Boehmer, que ha examinado la voluminosa correspondencia dirigida a Enzinas, cuyo manuscrito se custodia en el archivo del Seminario protestante de Estrasburgo. Tenemos, pues, en claro, la azarosa vida de aquel humanista burgalés, catedrático de griego en las aulas de Cambridge, amigo de Melanchton, de Crammer y de Calvino. Tampoco es susceptible de grandes adiciones ni enmiendas la sección bibliográfica. Siento, no obstante, que el profesor alemán haya dejado de advertir que no fueron traducidas por Enzinas, sino por Diego Gracián de Alderete dos de las vidas de Plutarco publicadas en Colonia Argentina en 1551: las de Temístocles y Camilo, cosa para mí evidente, y que ya sospechó el bibliófilo gallego D. Manuel Acosta en carta a D. Bartolomé José Gallardo. Sin duda, por no haber tenido ocasión de examinar personalmente los Diálogos de Luciano, impresos en León de Francia, 1550; y la Historia verdadera del mismo Luciano, que lo fue en Argentina (Estrasburgo) en 1551, no se ha atrevido a afirmar que sean de Enzinas tales versiones, ni ha notado que en la primera se incluye la traducción, en verso castellano, de un idilio de Mosco. Pero su sagacidad crítica le hace adivinar lo cierto en cuanto a la Historia verdadera; y lo mismo puede y debe creerse de los Diálogos, como fácilmente demuestra el examen de las circunstancias tipográficas, y aún más el del estilo de ambos libros. Acerca de la muerte de Juan Díaz, recoge Boehmer con esmero las relaciones de los contemporáneos, y si no apura, por lo menos ilustra en [38] grado considerable la historia de aquel triste y desastroso acaecimiento. Intercalado en la biografía de Enzinas está lo poco que sabemos de su hermano Jaime y de Francisco de San Román.

 

     Distingue a la Bibliotheca Wiffeniana, aparte de la erudición copiosa y de buena ley, el casi total alejamiento del fanático espíritu de secta, que tantas veces afea los libros de Usoz y Wiffen. Con variar pocas palabras y suprimir algún concepto, pudiera ser trasladado del inglés al castellano. El catedrático de Estrasburgo sabe y quiere ser sólo filólogo y bibliógrafo: por eso su obra será consultada siempre con provecho, y ni amigos ni enemigos la miraran como fuente sospechosa. Anhelamos, pues, la publicación del segundo tomo, y la del estudio sobre Miguel Servet, a quien no ha dado cabida Boehmer en la Biblioteca por considerar, y con razón, que se destacaba del grupo general de los heterodoxos de aquélla era la individualidad aislada y poderosa del antitrinitario aragonés, víctima de los odios de Calvino.

     Mas, por dicha, los trabajos servetistas abundan, y bien pronto satisfarán al más exigente. En 1839 publicó Trechsel el primer libro de la historia de los protestantes unitarios, dedicado todo a Servet. En 1844, la Sociedad de Historia y Arqueología de Ginebra insertó en el tomo III de sus Memorias un amplio extracto del proceso. En 1848, Emilio Saisset analizó con brillantez francesa el carácter, las obras y el sistema teológico-filosófico de nuestro heresiarca. En 1855 se publicó en Madrid una biografía anónima, y al año siguiente una serie de estudios en la Revista de Instrucción pública, firmados por el bibliotecario ovetense D. Aquilino Suárez Bárcena. Por fin, y aparte de estudios de menos cuenta, el teólogo de Magdeburgo Tollin ha expuesto, y sigue exponiendo con prolijidad alemana muy laudable, aunque con graves errores dogmáticos, la vida y doctrinas de Servet. La obra capital de Tollin, Das Lehrsystem Michael Servets, ocupa no menos que tres volúmenes. Y ya sueltas, ya en revistas, había estampado antes las siguientes memorias y alguna más: Lutero y Servet, Melanchton y Servet, Infancia y juventud de Servet, Servet y la Biblia, Servet y la Dieta de Ausburgo, Servet y Bucero, Miguel Servet como geógrafo, Miguel Servet como médico, Panteísmo de Servet, y anuncia la de Servet, descubridor de la circulación de la sangre. No se puede pedir más: tenemos una verdadera biblioteca servetista.

     Poco menos puede decirse de los trabajos referentes a Juan de Valdés. De todos vino a ser corona el tomo IV de la galería de Conquenses ilustres, última obra de D. Fermín Caballero, varón digno de otros tiempos, a quien, por mi fortuna, conocí y traté como a maestro y amigo en sus últimos años. Vímosle todos consagrar con noble ardor su robusta y laboriosa ancianidad al enaltecimiento de las glorias de su provincia natal, y una tras otra brotaron de su pluma las biografías de Hervás y Panduro, nuestro primer filólogo; de Melchor Cano, luz de nuestros teólogos; de Alonso Díaz de Montalvo, uno de los padres [39] de nuestra jurisprudencia, y, finalmente, de los hermanos Juan y Alfonso de Valdés, que es la que ahora nos interesa. El tomo IV de Hijos ilustres de Cuenca, además de reunir y condensar el fruto de los estudios anteriores, encierra muchos datos nuevos y decide las cuestiones relativas a la patria, linaje y parentesco de los Valdeses, cortando todas las dudas manifestadas por algunos eruditos. La vida de Alfonso queda en lo posible dilucidada, su posición teológica fuera de duda, puestas en claro sus relaciones con Erasmo, punto importante, hasta hoy no bien atendido: auméntase el catálogo de los documentos diplomáticos que suscribiera; y por lo que respecta a Juan, las noticias de su doctrina, enseñanzas y discípulos... exceden en seguridad y exactitud a cuanto habían dicho los biógrafos anteriores, aunque entren en cuenta Usoz, Wiffen, Boehmer y Stern.

 

     Esta obra, escrita con la elegante sencillez propia del autor de la Población rural, y conveniente en este linaje de estudios, va acompañada de un apéndice de 85 documentos, entre ellos más de treinta cartas inéditas de Alfonso de Valdés o a él dirigidas, que se guardan en la curiosa colección de Cartas de Erasmo y otros, existente en la biblioteca de la Real Academia de la Historia. Enriquecen asimismo esta sección desconocidos papeles, sacados del archivo de Simancas y del de la ciudad de Cuenca, que, naturalmente, se ocultaron a la diligencia de los investigadores extranjeros. ¡Fortuna y gloria ha sido para Juan de Valdés encontrar uno tras otro tan notables biógrafos y comentadores, premio bien merecido (aparte de sus errores) por aquel acrisolado escritor, modelo de prosa castellana, de quien cantó David Rogers:

Valdesio hispanus scriptore superbiat orbis!

     Poco antes de su muerte preparaba D. Fermín Caballero las biografías del antiguo heterodoxo Gonzalo de Cuenca, de Juan Díaz y de Constantino de la Fuente. Quedaron casi terminadas y en disposición de darse a la estampa, lo cual se hará presto, según imagino, para resarcir en alguna manera la pérdida irreparable que con la muerte de su autor experimentó la ciencia española.

     Si a los libros y memorias citados añadimos cuatro artículos sobre la España protestante, escritos en lengua francesa por el Sr. Guardia en las Revistas de Ambos Mundos y Germánica, con ocasión de las publicaciones de M´Crie, Castro y Usoz, habremos mencionado casi todo lo que en estos últimos años se ha impreso acerca de la Reforma en España. Están reunidos en buena parte los materiales y se puede ya escribir la historia. ¡Ojalá que el primero a quien ocurrió esta idea hubiese llegado a realizarla! Otra historia leeríamos llena de saber y de claridad y no esta seca y desmedrada crónica mía. Don Pedro José Pidal, a quien corresponde el mérito de haber iniciado entre [40] nosotros este género de estudios, publicando en 1848 (cuando sólo M´Crie había escrito) su artículo De Juan de Valdés, y si es autor del Diálogo de las lenguas, tenía en proyecto una Historia de la reforma en España, y aun dejó entre sus papeles tres o cuatro notas a este propósito. Distrajéronle otras tareas, y la obra no pasó adelante.

     De manifestaciones heterodoxas, anteriores o posteriores al protestantismo, se ha escrito poco, a lo menos en monografías especiales. Pero como capítulos de nuestra Historia eclesiástica (30) ha tratado de algunas de ellas con su habitual maestría de canonista y de expositor D. Vicente de la Fuente, a quien debemos también una Historia de las sociedades secretas en España y varios opúsculos útiles. Las biografías de cada heterodoxo y otros escritos sueltos irán indicados en sus lugares respectivos, de igual suerte que los ensayos concernientes a la Historia de las artes mágicas, entre los cuales se distingue el de D. José Amador de los Ríos.


     No sé si con vocación o sin ella, pero persuadido de la importancia del asunto y observando con pena que sólo le explotan (con leves excepciones) escritores heréticos y extranjeros, tracé tiempo atrás el plan de una Historia de los heterodoxos españoles con espíritu español y católico, en la cual, aparte de lo ya conocido, entrasen mis propias investigaciones y juicios sobre sucesos y personajes poco o mal estudiados. Porque la historia de nuestros protestantes sería acéfala y casi infecunda si la considerásemos aislada y como independiente del cuadro general de la heterodoxia ibérica. No debe constituir una obra aparte, sino un capítulo el más extenso (y quizá no el más importante) del libro en que se expongan el origen, progresos y vicisitudes en España de todas las doctrinas opuestas al catolicismo, aunque nacidas en su seno. Cuantos extravagaron en cualquier sentido de la ortodoxia han de encontrar cabida en las páginas de este libro. Prisciliano, Elipando y Félix, Hostegesis, Claudio, el español Mauricio, Arnaldo de Vilanova, Fr. Tomás Scoto, Pedro de Osma..., tienen el mismo derecho a figurar en él que Valdés, Enzinas, Servet, Constantino, Cazalla, Casiodoro de Reina o Cipriano de Valera. Clamen cuanto quieran los protestantes por verse al lado de alumbrados y molinosistas, de jansenistas y enciclopedistas. Quéjense los partidarios de la novísima filosofía de verse confundidos con las brujas de Logroño. El mal es inevitable: todos han de aparecer aquí como en tablilla de excomunión; pero a cada cual haremos los honores de la casa según sus méritos.

 

     El título de Historia de los heterodoxos me ha parecido más general y comprensivo que el de Historia de los herejes. Todos mis personajes se parecen en haber sido católicos primero y haberse apartado luego de las enseñanzas de la Iglesia, en todo o en parte, con protestas de sumisión o sin ellas, para tomar [41] otra religión o para no tornar ninguna. Comprende, pues, esta historia:

     1.º Lo que propia y, más generalmente se llama herejía, es decir, el error en algún punto dogmático o en varios, pero sin negar, a lo menos, la Revelación.

     2.º La impiedad con los diversos nombres y matices de deísmo, naturalismo, panteísmo, ateísmo, etc.

     3.º Las sectas ocultas e iluminadas. El culto demoníaco o brujería. Los restos idolátricos. Las supersticiones fatalistas, etc.

     4.º La apostasía (judaizantes, moriscos, etc.), aunque, en rigor, todo hereje es apóstata (31).

     Por incidencia habremos de tratar cuestiones de otra índole, entrar en defensa de ciertos personajes calumniados de heterodoxia, poner en su punto las relaciones de ésta con la historia social, política y literaria, etc., todo con la claridad y distinción posibles.

     Tiene esta historia sus límites de tiempo y de lugar, como todas. Empieza con los orígenes de nuestra Iglesia y acabará con la última doctrina o propaganda herética que en España se haya divulgado hasta el punto y hora en que yo cierre el último volumen (32). Largo tiempo dudé si incluir a los vivos, juzgando [42] cortesía literaria el respetarlos, y más en asunto de suyo delicado y expuesto a complicaciones, como que llega y toca al sagrario de la conciencia. Ciertamente que, si en España reinara la unidad católica, en modo alguno los incluiría, para que esta obra no llevase visos de delación o libelo; cosa de todo en todo opuesta a mi carácter e intenciones. Pero ya que, por voluntad de los legisladores y contra la voluntad del país, tenemos tolerancia religiosa, que de hecho se convierte en libertad de cultos, ¿a quién perjudico con señalar las tendencias religiosas de cada uno y los elementos que dañosamente influyen en el desconcierto moral del pueblo español? ¿Por ventura descubro algún secreto al tratar de opiniones que sus autores, lejos de ocultar, propalan a voz en grito en libros y revistas, en cátedras y discursos? Para alejar toda sospecha prescindiré en esta última parte de mi Historia (con rarísimas excepciones) de papeles manuscritos, correspondencias, etc. Todo irá fundado en obras impresas, en actos públicos, en documentos oficiales. Lo más desagradable para algunos será el ver contadas y anotadas sus evoluciones de bien en mal y de mal en peor, sus falsas protestas de catolicismo y otros lapsus que sin duda tendrán ya olvidados. Pero littera scripta manet, y no tengo yo la culpa de que las cosas hayan pasado así y no de otra manera.

     Por lo que hace a la categoría de lugar, este libro abraza toda España, es decir, toda la península Hispánica, malamente llamada Ibérica, puesto que la unidad de la historia, y de ésta más que de ninguna, impide atender a artificiales divisiones políticas. En los mismos tiempos y con iguales caracteres se ha desarrollado la heterodoxia en Portugal que en Castilla. Estudiarla en uno de los reinos y no en el otro, equivaldría a dejar incompletas y sin explicación muchas cosas. Por eso, al lado de Francisco de Enzinas figurará Damián de Goes; cerca de Cipriano de Valera colocaré a Juan Ferreira de Almeida; el caballero Oliveira irá a la cabeza de los escasos protestantes del siglo pasado, y el célebre autor de la Tentativa teológica será para nosotros el tipo del jansenista español, juntamente con los canonistas de la corte de Carlos III.

     Ha de mostrar la historia unidad de pensamiento, so pena de degenerar en mera recopilación de hechos más o menos curiosos, exóticos y peregrinos. Conviene, pues, fijar y poner en su punto el criterio que ha de presidir en estas páginas.


     La historia de la heterodoxia española puede ser escrita de tres maneras:

     1.ª En sentido de indiferencia absoluta, sin apreciar el valor de las doctrinas o aplicándoles la regla de un juicio vacilante con visos de imparcial y despreocupado.

     2.ª Con criterio heterodoxo, protestante o racionalista.

     3.ª Con el criterio de la ortodoxia católica. 

     No debe ser escrita con esa indiferencia que presume de imparcialidad, porque este criterio sólo puede aplicarse (y con [43] hartas dificultades) a una narración de hechos externos, de batallas, de negociaciones diplomáticas o de conquistas (y aun éstas, en sus efectos, no en sus causas): nunca a una historia de doctrinas y de libros, en que la crítica ha de decidirse necesariamente por el bien o por el mal, por la luz o por las tinieblas, por la verdad o por el error, someterse a un principio y juzgar con arreglo a él cada uno de los casos particulares. Y desde el momento en que esto hace, pierde el escritor aquella imparcialidad estricta de que blasonan muchos y que muy pocos cumplen, y entra forzosamente en uno de los términos del dilema: o juzga con el criterio que llamo heterodoxo, y que puede ser protestante o racionalista según que acepte o no la Revelación, o humilla (¡bendita humillación!) su cabeza al yugo de la verdad católica, y de ella recibe luz y guía en sus investigaciones y en sus juicios. Y si el historiador se propone únicamente referir hechos y recopilar noticias, valiéndose sólo de la crítica externa, pierde la calidad de tal; hará una excelente bibliografía como la del Dr. Boehmer, pero no una historia. 

     Gracias a Dios, no soy fatalista, ni he llegado ni llegaré nunca a dudar de la libertad humana, ni creo, como los hegelianos, en la identidad de las proposiciones contrarias, verdaderas las dos como manifestaciones de la idea o evoluciones diversas de lo Absoluto, ni juzgo la historia como simple materia observable y experimentable al modo de los positivistas. Católico soy, y, como católico, afirmo la providencia, la revelación, él libre albedrío, la ley moral, bases de toda historia. Y si la historia que escribo es de ideas  religiosas, y estas ideas pugnan con las mías y con la doctrina de la Iglesia, ¿qué he de hacer sino condenarlas? En reglas de lógica y en ley de hombre honrado y creyente sincero, tengo obligación de hacerlo. 

     Y ¿para cuándo guardas la imparcialidad?, se me dirá. ¿No es ésa la primera cualidad del narrador, según rezan todos los tratados de conscribenda historia desde Luciano acá? La respuesta es fácil: mi historia será parcial (y perdóneseme lo inexacto de la frase, puesto que la verdad no es parte, sino todo) en los principios; imparcial, esto es, veracísima, en cuanto a los hechos, procurando que el amor a la santa causa no me arrastre a injusticias con sus mayores adversarios, respetando cuanto sea noble y digno de respeto, no buscando motivos ruines a acciones que el concepto humano tiene por grandes; en una palabra, con claridad hacia las personas, sin indulgencia para los errores. Diré la verdad lisa y entera a tirios y a troyanos sin retroceder ante ninguna averiguación, ni ocultar nada, porque el catolicismo, que es todo luz, odia las tinieblas y ninguna verdad puede ser hostil a la Verdad Suma, puesto que todas son reflejos de ella, y se encienden y apuran en su lumbre:

 

Que es lengua, la verdad, de Dios severa,

Y la lengua de Dios nunca fue muda [44]

 

     Estén, pues, seguros mis lectores, que (como sea cierto) no faltará en mi historia ninguno de los hechos hasta ahora divulgados por escritores no católicos, con más otros nuevos y dignos de saberse, y que ningún sectario ha de aventajarme en la escrupulosidad con que (hasta donde mis débiles fuerzas alcancen) procuraré aquilatar y compulsar las relaciones y hacer a todos justicia. Creo que hasta podrá tachárseme de cierto interés y afición, quizá excesiva, por algunos herejes, cuyas cualidades morales o literarias me han parecido dignas de loa. Pero en esto sigo el ejemplo de los grandes controversistas cristianos, ya que en otras cosas estoy a cien leguas de ellos. Nadie ha manifestado más simpatías por el carácter de Melanchton que Bossuet en la Historia de las variaciones. Y si algún exceso notaren en esta parte los teólogos, perdónenlo en consideración a mis estudios profanos, que tal vez me hacen apreciar más de lo justo ciertas condiciones éticas y estéticas que, por ser del orden de los dones naturales, concedió el Señor con larga mano a los gentiles, y no cesa de derramar aun en los que se apartan de su ley con ceguera voluntaria y pertinaz.

     ¿Y qué habríamos de decir del que se propusiera escribir esta historia en sentido heterodoxo? Condenaríase anticipadamente a no hallar la razón de nada, ni ver salida en tan enmarañado laberinto, y nos daría fragmentos, no cuerpo de historia. Y la razón es clara: ¿cómo el escritor que juzga con prevenciones hostiles al catolicismo, y para hablar de cosas de España empieza por despojarse del espíritu español, ha de comprender la razón histórica, así del nacimiento como de la muerte de todas las doctrinas heréticas, impías o supersticiosas, desarrolladas en nuestro suelo, cuando estas herejías, impiedades y supersticiones son entre nosotros fenómenos aislados, eslabones sueltos de la cadena de nuestra cultura, plantas que, destituidas de jugo nutritivo, muy pronto se agostan y mueren, verdaderas aberraciones intelectuales, que sólo se explican refiriéndolas al principio de que aberran? ¿Cómo ha de explicar el que con tal sistema escriba por qué no arraigó en España en el siglo XVI el protestantismo, sostenido por escritores eminentes como Juan de Valdés, sabios helenistas como Francisco de Enzinas y Pedro Núñez Vela, doctos hebraizantes como Antonio del Corro y Casiodoro de Reina, literatos llenos de amenidad y de talento como el ignorado autor de El Crótalon (33), e infatigables propagandistas al modo de Julián Hernández y Cipriano de Valera? ¿Cómo una doctrina que tuvo eco en los palacios de los magnates, en los campamentos, en las aulas de las universidades y en los monasterios, que no carecía de raíces y antecedentes, así sociales como religiosos; que llegó a constituir secretas congregaciones en Valladolid y en Sevilla, desaparece [45] en el transcurso de pocos años, sin dejar más huella de su paso que algunos fugitivos en tierras extrañas, que desde allí publican libros, no leídos o despreciados en España? Porque hablar del fanatismo, de la intolerancia religiosa, de los rigores de la Inquisición y de Felipe II es tomar el efecto por la causa o recurrir a lugares comunes, que no sirven, ni por asomos, para resolver la dificultad. Pues qué, ¿hubiera podido existir la Inquisición si el principio que dio vida a aquel popularísimo tribunal no hubiese encarnado desde muy antiguo en el pensamiento y en la conciencia del pueblo español? Si el protestantismo de Alemania o el de Ginebra no hubiese repugnado al sentimiento religioso de nuestros padres, ¿hubieran bastado los rigores de la Inquisición, ni los de Felipe II, ni los de poder alguno en la tierra para estorbar que cundiesen las nuevas doctrinas, que se formaran iglesias y congregaciones en cada pueblo, que en cada pueblo se imprimiese pública o secretamente una Biblia en romance y sin notas y que los Catecismos, los diálogos y las Confesiones reformistas penetrasen triunfantes en nuestro suelo, a despecho de la más exquisita vigilancia del Santo Oficio, como llegó a burlarla Julianillo Hernández, introduciendo dichos libros en odres y en toneles por jaca y el Pirineo de Aragón? ¿Por qué sucumbieron los luteranos españoles sin protesta y sin lucha? ¿Por qué no se reprodujeron entre nosotros las guerras religiosas que ensangrentaron a Alemania y a la vecina Francia? ¿Bastaron unas gotas de sangre derramadas en los autos de Valladolid y de Sevilla para ahogar en su nacimiento aquella secta? Pues de igual suerte hubieran bastado en Francia la tremenda jornada de Saint Barthelémy y los furores de la Liga; lo mismo hubieran logrado en Flandes las tremendas justicias del gran duque de Alba. ¿No vemos, por otra parte, que casi toda la Península permaneció libre del contagio, y que, fuera de dos o tres ciudades, apenas encontramos vestigios de organización protestante?

 

     Desengañémonos: nada más impopular en España que la herejía, y de todas las herejías, el protestantismo. Lo mismo aconteció en Italia. Aquí como allí (aun prescindiendo del elemento religioso), el espíritu latino, vivificado por el Renacimiento, protestó con inusitada violencia contra la Reforma, que es hija legítima del individualismo teutónico; el unitario genio romano rechazó la anárquica variedad del libre examen; y España, que aún tenía el brazo teñido en sangre mora y acababa de expulsar a los judíos, mostró en la conservación de la unidad, a tanto precio conquistada, tesón increíble, dureza, intolerancia, si queréis; pero noble y salvadora intolerancia. Nosotros, que habíamos desarraigado de Europa el fatalismo mahometano, ¿podíamos abrir las puertas a la doctrina del servo arbitrio y de la fe sin las obras? Y para que todo fuera hostil a la Reforma en el Mediodía de Europa, hasta el sentimiento artístico clamaba contra la barbarie iconoclasta. [46]

     No neguemos, sin embargo, que el peligro fue grande, que entre los hombres arrastrados por el torbellino hubo algunos de no poco entendimiento, y otros temibles por su prestigio e influencia. Pero ¿qué son ni qué valen todos ellos contra el unánime sentimiento nacional. Hoy es el día en que, a pesar de tantas rehabilitaciones, ninguno de esos nombres es popular (ni conocido apenas) en España. Hasta los librepensadores los ignoran o menosprecian. ¿No prueban algo esta absoluta indiferencia, este desdén de todo un pueblo? ¿No indican bien a las claras que esos hombres no fueron intérpretes de la raza, sino de sus propias y solitarias imaginaciones? Y si otra prueba necesitáramos, nos la daría su propio estilo, generalmente notable, pero muy poco español cuando discurrieron de materias teológicas. Hay en los mejores (ora escriban en latín, ora en castellano) cierto sabor exótico, cierta sequedad dogmática, una falta de vida y de abundancia, que contrastan con el general decir de nuestros prosistas, y con el de los protestantes mismos, cuando tratan de materias indiferentes u olvidan sus infaustos sistemas. Compárese el estilo de Juan de Valdés en los Comentarios a las Epístolas de San Pablo con el de sus Diálogos, y se verá la diferencia. La prosa de Juan Pérez y de Cipriano de Valera es mucho más ginebrina que castellana. Y es que la lengua de Castilla no se forjó para decir herejías. Medrado quedará el que no conozca más teólogos ni místicos ni literatos españoles que los diez o doce reformistas, cuyos libros imprimió Usoz, o crea encontrar en ellos el alma de España en el siglo XVI. Y paréceme que a Wiffen y a otros eruditos extranjeros les ha sucedido mucho de esto.


     Para mí, la Reforma en España es sólo un episodio curioso y de no grande trascendencia. A otros descarríos ha sido y es más propenso el pensamiento ibérico. Hostil siempre a esos términos medios, cuando se aparta de la verdad católica, hácelo para llevar el error a sus últimas consecuencias: no se para en Lutero ni en Calvino, y suele lanzarse en el antitrinitarismo, en el racionalismo y, más generalmente, en el panteísmo crudo y neto, sin reticencias ni ambages. En casi todos los heterodoxos españoles de cuenta y de alguna originalidad es fácil descubrir el germen panteísta.

     Pero ni aun éste es indígena: el gnosticismo viene de Egipto; el avicebronismo y el averroísmo, de los judíos y de los árabes; las teorías de Miguel Servet son una transformación del neoplatonismo; las sectas alumbradas y quietistas han pasado por Italia y Alemania antes de venir a nuestra tierra. El molinosismo, que a primera vista pudiera juzgarse (y han juzgado algunos) herejía propia de nuestro carácter y exageración o desquiciamiento de la doctrina mística, nada tiene que ver con el sublime misticismo de nuestros clásicos. Sabemos bien sus antecedentes: es el error de los iluminados de Italia; que en Italia misma contagió a Molinos, que fue acérrimamente combatido [47] entre nosotros, y que si dio ocasión a algunos procesos de monjas y de beatas hasta fines del pasado siglo, jamás hizo el ruido ni produjo el escándalo que en la Francia de Luis XIV, ni contó sectarios tan venerados como Francisco Le Combe y Juana Guyón, ni halló un Fenelón que, aunque de buena fe, saliese a su defensa, porque en España fueron valladar incontrastable el misticismo sano y la escasa afición de nuestros mayores a novedades sutiles y refinadas, aun en el campo de la devoción.

     Por igual razón, el culto diabólico, la brujería, expresión vulgar del maniqueísmo o residuo de la adoración pagana a las divinidades infernales, aunque vive y se mantiene oculto en la Península como en el resto de Europa, del modo que lo testifican los herejes de Amboto, las narraciones del autor de El Crótalon, el Auto de fe de Logroño, los libros demonológicos de Benito Pereiro y Martín del Río, la Reprobación de hechicerías, de Pedro Ciruelo; el Discurso de Pedro de Valencia acerca de las brujas y cosas tocantes a magia, el Coloquio de los perros, de Cervantes..., y mil autoridades más que pudieran citarse, ni llega a tomar el incremento que en otros países, ni es refrenado con tan horrendos castigos como en Alemania, ni tomado tan en serio por sus impugnadores, que muchas veces le consideran, más que práctica supersticiosa, capa para ocultar torpezas y maleficios de la gente de mal vivir que concurría a esos conciliábulos. Y es cierto asimismo que el carácter de brujas y hechiceras aparece en nuestros novelistas como inseparable del de zurcidoras de voluntades o celestinas.

 

     Y fuera de estas generales direcciones, ¿qué nos presenta la heterodoxia española? Nombres oscuros de antitrinitarios como Alfonso Lincurio, de deístas como Uriel da Costa y Prado, algún emanatista como Martínez Pascual, algún teofilántropo como Santa Cruz, algún protestante liberal como D. Juan Calderón, un solo cuáquero, que es Usoz..., es decir, extravagancias y errores particulares. Luego, los inevitables influjos extranjeros; el jansenismo francés, apoyado y sostenido por los poderes civiles; el enciclopedismo, los sistemas alemanes modernos, el positivismo. Pero ninguna de estas doctrinas ha logrado, ni las que aún viven y tienen boga y prosélitos lograrán, sustraerse a la inevitable muerte que en España amenaza a toda doctrina repugnante al principio de nuestra cultura, a la mica salis que yace en el fondo de todas nuestras instituciones y creencias. Convénzanse los flamantes apóstoles y dogmatizadores de la suerte que en esta ingrata patria les espera. Caerán sus nombres en el olvido hasta que algún bibliógrafo los resucite como resucitamos hay el de Miguel de Monserrate o el del caballero Oliveira. Sus libros pasarán a la honrada categoría de rarezas, donde figuran el Exemplar humanae vitae, el Tratado de la reintegración de los seres, el Culto de la humanidad, la Unidad simbólica y la Armonía del [48] mundo racional. ¿No ha ido ya a hacerles compañía la Analítica con su racionalismo armónico y su panentheísmo hipócrita, sus laberínticas definiciones de la sustancia, su concepto del hombre, que es en, bajo, mediante Dios divino, y su unión de la naturaleza y del espíritu, que tiene en el esquema del ser la figura de una lenteja?

     Ahora bien, ¿cabe en lo posible que el escritor heterodoxo prescinda de todas sus preocupaciones y resabios, y crea y confiese la razón por qué todas las herejías, supersticiones e impiedades vienen a estrellarse en nuestra tierra, o viven corta, oscura y trabajosa vida? Paréceme que no; pienso que la historia de nuestros heterodoxos sólo debe ser escrita en sentido católico, y sólo en el catolicismo puede encontrar el principio de unidad que ha de resplandecer en toda obra humana. Precisamente porque el dogma católico es el eje de nuestra cultura, y católicos son nuestra filosofía, nuestro arte y todas las manifestaciones del principio civilizador en suma, no han prevalecido las corrientes de erradas doctrinas, y ninguna herejía ha nacido en nuestra tierra, aunque todas han pasado por ella, para que se cumpla lo que dijo el Apóstol: Oportet haereses esse (34).

     Y si conviene que las haya, también es conveniente estudiarlas, para que, conocida su filiación e historia, no deslumbren a los incautos cuando aparezcan remozadas en rico traje y arreo juvenil. Por tres conceptos será útil la historia de los heterodoxos:


     1.º Como recopilación de hechos curiosos y dados al olvido, hechos harto más importantes que los combates y los tratados diplomáticos.

     2.º Como recuerdo incidental de glorias literarias y aun científicas, perdidas u olvidadas por nuestra incuria o negligencia.

     3.º Porque, como toda historia de aberraciones humanas, encierra grandes y provechosísimas enseñanzas. Sirve pare abatir el orgullo de los próceres del saber y de la inteligencia, mostrándoles que también caen los cedros encumbrados a par de los humildes arbustos, y que si sucumbieron los Priscilianos, los Arnaldos de Vilanova, los Pedro de Osma, los Valdeses, los Enzinas y los Blancos, ¿qué cabeza puede creerse segura de errores y desvanecimientos?

     Sinteticemos en concisa fórmula el pensamiento capital de esta obra: «El genio español es eminentemente católico: la heterodoxia es entre nosotros accidente y ráfaga pasajera.» [49]

     Al lector atañe juzgar si se deduce o no esta consecuencia del número grande de hechos que aquí expondré como sincero y leal narrador. Debo explicar ahora el orden y enlace de las materias contenidas en estos volúmenes, el plan como si dijéramos, y en esto seré brevísimo, porque no me gusta detener al lector en el zaguán de la obra, aun siendo uso y costumbre de historiadores encabezar sus libros con pesadísimas introducciones.

     Nacida nuestra Iglesia al calor de la santa palabra del Apóstol de las Gentes y de los varones apostólicos, apurada y acrisolada en el fuego de la persecución y del martirio, muéstrase, desde sus comienzos, fuerte en el combate, sabia y rigurosa en la disciplina. Sólo turban esta época feliz la apostasía de los libeláticos Basílides y Marcial, algunos vestigios de superstición condenados en el concilio de Ilíberis y el apoyo por la española Lucila a los donatistas de Cartago. Amplia materia nos ofrece en el siglo y la herejía priscilianista con todas las cuestiones pertinentes a sus orígenes, desarrollo en España, literatura y sistema teológico-filosófico. Tampoco son para olvidadas la reacción ithaciana ni la origenista, representada por los dos Avitos Bracarenses.

 

     Entre las herejías de la época visigoda descuella el arrianismo, con el cual (a pesar de no haber contagiado ni a una parte mínima de la población española) tuvo que lidiar reñidas batallas el episcopado hispano-latino, defensor de la fe y de la civilización contra el elemento bárbaro. Grato es asistir al vencimiento de este último, primero en Galicia bajo la dominación de los suevos; después en el tercer concilio Toledano, imperando Recaredo. Aún cercaron otros peligros a la población española: el nestorianismo, denunciado en 431 por los presbíteros Vital y Constancio a San Capreolo; el maniqueísmo, predicado en tierras de León y Extremadura por Pacencio; el materialismo de un obispo, cuyo nombre calló su enérgico adversario Liciniano; la herejía de los acéfalos, divulgada en Andalucía por un obispo sirio, etc.

     En el tristísimo siglo VIII (primero de la España reconquistadora), no es de admirar que algún resabio empañase en ciertos espíritus inquietos la pureza de la fe, aunque a dicha no faltaron celosos campeones de la ortodoxia. De uno y otro da testimonio la polémica de Beato y Heterio contra la herejía de Elipando de Toledo y Félix de Urgel, que bastó a poner en conmoción el mundo cristiano, levantando para refutarla las valientes plumas de Alcuino, Paulino de Aquileya y Agobardo.

     Al examen de esta herejía, de sus orígenes y consecuencias seguirá el estudio de la heterodoxia entre los mozárabes cordobeses, ya se traduzca en apostasías como la de Bodo Eleázaro, briosamente impugnado por Álvaro Cordobés; ya en nuevos errores, como el de los casianos o acéfalos, condenados por el concilio de Córdoba en 839; ya en debilidades como la de Recafredo (35), [50] hasta tomar su última y más repugnante forma en el antropomorfismo del obispo malacitano Hostegesis, contra cuya enseñanza materialista y grosera movió el Señor la lengua y la pluma del abad Samsón en su elocuente Apologético.

     Otra tribulación excitó en el siglo IX, pero no en España, sino en Italia, el español Claudio, obispo de Turín y discípulo de Félix, renovando el fanatismo de los iconoclastas de Bizancio, que intentó defender en su curioso Apologeticon, reciamente impugnado por Jonás Aurelianense y Dungalo. ¿Y cómo no recordar a otro sabio español de los que florecieron en las Galias bajo la dominación carolingia, a Prudencio Galindo, obispo de Troyes, que en dos conceptos nos pertenece: como acusado falsamente de herejía y como refutador brillante de los heréticos pareceres de Juan Scoto Erígena, maestro palatino de Carlos el Calvo?

     En los siglos X y XI, ningún error (fuera del pueril de los gramáticos) penetró en España. Pongo por término a este segundo libro de mi historia el año 1085, fecha de la memorable conquista de Toledo.

     Grandes novedades trajo a la cultura española aquel hecho de armas. Dos influjos comenzaron a trabajar simultáneamente. El ultrapirenaico o galicano, amparado por nuestros reyes y por el general espíritu de los tiempos, nos condujo a la mudanza de rito, hecho triste en sí para toda alma española, pero beneficioso, en último resultado, por cuanto estrechó nuestros vínculos con los demás pueblos cristianos, sacrificando una tradición gloriosa en aras de la unidad. El sentimiento nacional se quejó, y hoy mismo recuerda con cierto pesar aquel trueque; pero cedió, porque nada esencial perdía y se acercaba más a Roma. ¡Tan poderosa ha sido siempre entre nosotros la adhesión a la Cátedra de San Pedro!

     Los modos y caminos por donde otro influjo, el semítico, se inoculó en la ciencia española no son tan conocidos como debieran, aunque para la historia de las ideas en la Europa occidental tienen mucha importancia. El saber de árabes y judíos andaba mezclado con graves errores cuando en el siglo XII, por medio del colegio de intérpretes que estableció en Toledo el arzobispo D. Raimundo, y gracias a la asidua labor de hebreos y mozárabes, se tradujeron sucesivamente las obras filosóficas de Avicena, Algazel, Alfarabi, Avicebrón, etc. El más ilustre de aquellos traductores, Domingo Gundisalvo, arcediano de Segovia, enseñó abiertamente las principales ideas de la escuela alejandrina en su tratado De processione mundi, bebiendo su doctrina en la Fuente de la Vida, del gran poeta judío Abén Gabirol. Divulgadas estas doctrinas en las aulas de París por los libros y traducciones del mismo Gundisalvo, de Juan el Hispalense y de los extranjeros que, anhelosos de poseer la ciencia [51] oriental, acudían a Toledo, nace muy pronto una nueva y formidable herejía, cuyos corifeos, dos veces anatemizados, fueron Amaury de Chartres, David de Dinant y el español Mauricio. El panteísmo semítico-hispano continuó en el siglo XIII inficionando la escolástica, pero no ya con el carácter de avicebronismo, sino con el de averroísmo y teoría del intelecto uno. Así le combatieron y derrotaron Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino; pero, no obstante sus derrotas, y convertido en bandera y pretexto de todas las impiedades que ya comenzaban a fermentar, tocó los límites del escándalo en el turbulento y oscurísimo siglo XIV, encarnándose, por lo que hace a España, en la singular figura de Fr. Tomás Scoto y en la mítica blasfemia (no libro) De tribus impostoribus.

 

     La hipócrita distinción averroísta entre la verdad teológica y la filosófica provoca la enérgica reacción luliana, que, por ir más allá de lo justo, borró los límites de las dos esferas, inclinándose a la teoría de la fe propedéutica, de la cual (bien contra la voluntad de sus autores) se encuentran vislumbres en varios libros del maestro y en el prólogo del tratado de Las criaturas, de Raimundo Sabunde. De aquí la oposición de los dominicos y la ardiente controversia entre tomistas y lulianos, en la cual rompió Eymerich las primeras lanzas.

     Paralelamente a las controversias de la Escuela es necesario estudiar las de la plaza pública, porque siempre las ideas han tendido a convertirse en hechos. Fuerza es, por tanto, penetrar en el laberinto de las herejías populares de la Edad Media, inquiriendo los escasos vestigios que de su paso en España dejaron, ya los albigenses, acaudillados por un tal Arnaldo en tierras de León; ya los valdenses, Insabattatos y pobres de Lugduno, perseguidos en Cataluña por los edictos de D. Pedro el Católico, defensor luego de los herejes de Provenza; ya los begardos o beguinos, sectarios todos, que (con diversos títulos) se parecían en aspirar a cierta manera de renovación social. Poco más que algunos nombres y fechas pueden registrarse en este período. Durán de Huesca, Pedro Oler, Fr. Bonanato, Durán de Baldach. Jacobo Yusti, Bartolomé Janoessio y otros fanáticos apenas han dejado más que sus nombres en las inestimables páginas de Eymerich.

     Harto más sabemos de los que soñaban con la proximidad del reino de los milenarios y fijaban el día de la venida del Anticristo, clamando a la vez (sin vocación e intempestivamente) por reformas en la Iglesia, diciéndose iluminados y profetas y mostrando en sus conatos marcada propensión al laicismo. De tales ideas se hizo apóstol el insigne médico Arnaldo de Vilanova, seguido por Juan de Peratallada (Rupescissa) y por algún otro visionario. Con ellos se enlazan los místicos, partidarios de las profecías del abad Joaquín y del Evangelio eterno. Contribuyeron a aumentar la confusión los errores y extravagancias individuales de Gonzalo de Cuenca, Nicolás de Calabria, Raimundo [52] de Tárrega. Pedro Riera. etc., y la secta de los Fratricelli, que, con el nombre de herejes de Durango, sirve como de puente entre los antiguos begardos y los alumbrados del siglo XVI.

     Pedro de Osma, el Wicleff o el Juan de Huss español, verdadero precursor de la pseudo-reforma, cierra la Edad Media. En adelante la heterodoxia se caracteriza por el libre examen y el abandono del principio de autoridad.

     Pero antes de historiar la gran crisis, justo parece despedirnos del averroísmo, que en el siglo XVI lanzaba sus últimos destellos en la escuela de Padua. Allí enseñó el sevillano Juan Montes de Oca, en quien (además de haber defendido la supuesta oposición entre la verdad teológica y la filosófica) es de notar cierta tendencia a las funestas audacias que por entonces divulgaba su comprofesor Pedro Pomponazzi.

     El hecho capital del siglo XVI, la llamada Reforma, alcanzó a España muy desde el principio. Allanáronla el camino, produciendo sorda agitación en los ánimos (preludio y amago de la tempestad), las reimpresiones y traducciones que aquí se hicieron de los mordaces escritos de Erasmo y las controversias excitadas por estos mismos libros. Entre los defensores de Erasmo los hubo de buena fe y muy ortodoxos. Tampoco sus adversarios carecían de autoridad ni de crédito. Si de una parte estaban el arzobispo Fonseca, Fr. Alonso de Virués, Juan de Vergara (los cuales, sin aprobar cuanto Erasmo decía, tiraban a disculparle, movidos de su amistad y del crédito de sus letras), lidiaban por el otro bando Diego López de Stúñiga, Sancho Carranza de Miranda y después Carvajal y Sepúlveda. Las fuerzas eran iguales, pero la cuestión no debía durar mucho, porque los acontecimientos se precipitaron, y tras de Erasmo vino Lutero, con lo cual fue cosa arriesgada el titularse erasmista. De los que en España seguían esta voz y parcialidad, muy pocos llegaron a las extremas consecuencias: quizá Pedro de Lerma y Mateo Pascual; de seguro Alfonso de Valdés y Damián de Goes. Entrambos están a dos pasos del luteranismo, a pesar de sus timideces y vacilaciones. El secretario de Carlos V mostró bien a las claras sus opiniones religiosas en el Diálogo de Lactancio y en muchos de sus actos políticos. En cuanto al cronista de Portugal, su proceso aclara bastante cuáles fueron sus tendencias.

 

     Pero el primero que resueltamente se lanzó en los torcidos caminos del libre examen fue Juan de Valdés, la figura más noble y simpática y el escritor más elegante entre los herejes españoles. Si empezó, como todos, por burlas y facecias contra Roma en el Diálogo de Mercurio y Carón, pronto hubo de hastiarse de las ideas de los primeros reformadores, para profesar un nuevo género de ascetismo, y, aplicando con todo rigor el principio de la interpretación individual de las Escrituras, fue tildado de unitario, aunque lo nieguen con ahínco los protestantes ortodoxos. En manos de Valdés se transforma [53] y latiniza en lo posible el protestantismo rudo y escolástico de los alemanes, haciéndose en la forma dulce, poético y halagador, como acomodado a los oídos de la bella y discretísima Julia Gonzaga, Diótima de este nuevo Sócrates. Y poética fue hasta su manera de enseñar en la ribera de Chiaja, delante de aquel espléndido golfo de Nápoles, donde juntó la naturaleza todas sus armonías.

     A esta primera generación de protestantes españoles pertenece el helenista Francisco de Enzinas, discípulo de Melanchton y hombre de peregrinas aventuras, que en parte describió él mismo; el Dr. Juan Díaz, Jaime de Enzinas y Francisco de San Román, primeras víctimas de estas alteraciones.

     Pero a todos oscurece Miguel Servet, el pensador más profundo y original que salió de aquel torbellino, la verdadera encarnación del espíritu de rebeldía y aventura que seguían otros con más timidez y menos lógica. Sacrificóle la intolerancia protestante, el libre examen asustado ya de su propia obra y sin valor para arrostrar las consecuencias.

     Ocasión será, cuando de Servet hablemos, para investigar los orígenes de su doctrina teológica, los caracteres que la separan y distinguen del socinianismo y demás herejías antitrinitarias; y apreciar a la vez el elemento neoplatónico visible en su teoría del Logos, y las semejanzas y diferencias de este panteísmo con los demás que presenta la historia de la filosofía, y en especial de la nuestra. En lo que hace al antitrinitarismo, un solo discípulo tuvo Servet en el siglo XVI: el catalán Alfonso Lincurio, de quien apenas sabemos más que el nombre.

     Todos los protestantes hasta aquí mencionados y que forman el primer grupo (dado que Servet y Lincurio hacen campo aparte) dogmatizaron, escribieron y acabaron su vida fuera de España. Pero la Reforma entró al poco tiempo en la Península, constituyendo dos focos principales: dos iglesias (aunque sea profanar el nombre, que aquí tomo sólo en su valor etimológico), la de Valladolid y la de Sevilla. La primera, dirigida por el Dr. Cazalla, tuvo ramificaciones e hijuelas en Toro, Zamora y otras partes de Castilla la Vieja, distinguiéndose entre sus corifeos el bachiller Herrezuelo.

     En Sevilla fue el primer dogmatizador y heresiarca un fanático, Rodrigo de Valer, con quien anduvo la Inquisición muy tolerante. Levantóse después gran llamarada, merced a las ambiciones frustradas del Dr. Egidio, a la activa propaganda de Juan Pérez y de su emisario Julián Hernández y a los sermones del Dr. Constantino.

     Dos autos de fe en Sevilla, otros dos en Valladolid, deshicieron aquella nube de verano. La ponderada efusión de sangre fue mucho menor que la que en nuestros días emplea cualquier gobierno liberal y tolerante para castigar o reprimir una conspiración militar o un motín de plazuela. [54]

     Los fugitivos de Sevilla buscaron asilo en Holanda, en Alemania o en Inglaterra. Desde allí lanzaron Casiodoro de Reina, Antonio del Corro, Cipriano de Valera, Reinaldo González de Montes sus versiones bíblicas y sus libelos vengadores. Pero la causa que defendían estaba del todo vencida en España y sus esfuerzos y protestas fueron inútiles.

 

     Al lado de la Reforma, y favorecidas a veces por ella, habían levantado la cabeza las misteriosas sectas alumbradas con su falso y enervado misticismo y su desprecio de la jerarquía y de las ceremonias externas. Los sucesivos procesos de Toledo, Extremadura, Sevilla y otras partes denuncian la existencia de diversos centros de herejía y de inmoralidad, que apenas destruidos retoñaban como las cabezas de la Hidra. No bastaron a extirparlas todos los esfuerzos del Santo Oficio.

     El siglo XVII es en todo una secuela del anterior. Sólo hay que notar, fuera de algunos protestantes como Nicolás Sacharles, Tejada, Juan de Luna, Salgado... (voces perdidas y sin consecuencia), un como renacimiento de las doctrinas iluminadas reducidas a cuerpo de sistema por Miguel de Molinos. El quietismo vino a reproducir en medio de la Europa cristiana las desoladoras teorías de la aniquilación y del nirvana oriental. Los protestantes batieron palmas, y vieron un auxiliar en el molinosismo: documentos hay que lo acreditan. Roma condenó el error y castigó a sus fautores. En España tuvo menos séquito que en otras partes.

     Judaizantes y moriscos, los plomos del Sacro-Monte y los librepensadores y deístas refugiados en Amsterdam (Prado, Uriel da Costa, etc.) acaban de llenar el cuadro de esta época de decadencia y de residuos (36). Las artes mágicas, que parecieron llegar a su punto culminante en el Auto de Logroño, fueron descendiendo en el transcurso de aquel siglo.

     En el XVIII los protestantes son pocos y de ninguna cuenta (Alvarado, Enzina, Sandoval); los alumbrados y molinosistas se hacen cada día más raros; de tiempo en tiempo viene algún proceso de monjas o beatas más o menos ilusas a renovar estas viejas memorias. Pero el influjo francés traído por el cambio de dinastía nos regala:

     1.º El jansenismo-regalista, no sin algún precedente en los tiempos de la dinastía austríaca.

     2.º El enciclopedismo, que se muestra de diversos modos, y más o menos embozado, en las letras, en las sociedades económicas y en las esferas administrativas.

     3.º Las sociedades secretas, poderoso instrumento de la secta anterior. [55]

     Pereira, Campomanes, Aranda, Olavide, Cabarrús, Urquijo, Marchena, Llorente... cifran y compendian estas varias direcciones. Todas ellas se habían dado la mano en hechos como el de la expulsión de los jesuitas.

     Los treinta y tres primeros años de la centuria presente son mera consecuencia y prolongación de la anterior. El jansenismo y el enciclopedismo tornan a campear en las Cortes de Cádiz y en el período constitucional del 20 al 23. El protestantismo apenas alcanza más que dos adeptos, entrambos por despecho, e hijos los dos de la incredulidad: Blanco (White) y D. Juan Calderón. Uno y otro se apartaron luego de la ortodoxia reformada para caer en el unitarismo y en el protestantismo liberal, respectivamente.

     Del reinado de D.ª Isabel II, de la era revolucionaria y de los sucesos posteriores, nada he de decir hasta que lleguen tiempo y sazón oportunos. El hecho capital, en el orden filosófico, es la propagación del panteísmo germánico. Pero además de esto, casi todas las opiniones y tendencias, ya graves, ya risibles, que en Europa ha engendrado esta época de intelectual desorden, han llegado (generalmente tarde y mal) a nuestro suelo con lances y peripecias curiosísimas. Dénos Dios vida y salud para entrar en esta postrera parte de nuestra historia, y serenidad bastante para no convertirla en sátira ni tocar los límites de la caricatura.

 

     Las fuentes de esta historia son muchas y variadas; pero pueden reducirse a las clases siguientes:

     1.ª Las obras mismas de los heterodoxos cuando éstas han llegado a nuestros días, cual acontece con algunas de Elipando, Claudio de Turín, Gundisalvo, Arnaldo de Vilanova y Pedro de Osma, y con las de casi todos los herejes e impíos posteriores a la invención de la imprenta (37).

     2.ª Las obras de sus impugnadores, por ejemplo las de Beato y Heterio para Elipando, el Apologético del abad Samsón para Hostegesis.

     3.ª Las obras anteriores sobre el asunto, cuales las de M´Crie, A. de Castro, Usoz, Wiffen, Boehmer, etc.; las biografías de cada uno de los heterodoxos y los principales diccionarios y catálogos bibliográficos, antiguos y modernos, españoles y extranjeros.

     4.ª Los Índices expurgatorios del Santo Oficio.

     5.ª Casi todas las obras y papeles relativos a la historia de la Inquisición desde el Directorium de Eymerich en adelante.

     6.ª Los procesos anteriores y posteriores a la Inquisición, con otros documentos análogos; v. gr.: las actas de la Congregación que condenó a Pedro de Osma.

     7.ª Los tratados generales contra las herejías y acerca del estado de la Iglesia; por ejemplo, el Collyrium fidei y el De [56] planctu Ecclesiae, de Álvaro Pelagio; la obra De haeresibus de Fr. Alfonso de Castro, etc.

     8.ª Los tratados de demonología y hechicería.

     9.ª Las historias eclesiásticas de España y las colecciones de concilios.

     10.ª Las historias generales y ciertas obras en que ni por asomo pudiera esperarse hallar nada relativo a esta materia. Inclúyese virtualmente en esta sección todo libro o papel que no lo estuviese en ninguna de las anteriores (38).

     No hay para qué entrar en más pormenores. Cada capítulo lleva en notas una indicación de las fuentes impresas o manuscritas, conocidas o incógnitas, de que me he servido.

     En lo demás, ahí está el libro y él responderá por mí. Aunque no he querido convertirle en museo de rarezas, pienso que lleva noticias harto nuevas en muchos parajes, y que excita, ya que no satisface, la curiosidad, sobre puntos oscuros y de curiosa resolución. Si en otras partes no va tan completo como yo deseara, cúlpese antes a mi poca fortuna que a mi diligencia. A los buenos católicos sobre todo, a los buenos españoles (fruta que cada día escasea más) y a los bibliófilos que no son bibliótafos (otra especie rara), les ruego encarecidamente que me ayuden con sus consejos y noticias. Ninguna estará de más para el trabajo de que hoy ofrezco las primicias.

     Convencido del interés del asunto y de la bondad de la causa que sustento, no he perdonado ni perdono empeño ni fatiga que al logro de mi deseo conduzca. He recorrido y recorro las principales bibliotecas y archivos de España y de los países que han sido teatro de las escenas que voy a describir. No rehúyo, antes bien busco el parecer y consejo de los que más saben. Dénmele de buena fe, que sinceramente le pido.

     ¡Déme Dios, sobre todo, luz en el entendimiento y mansa firmeza en la voluntad, y enderece y guíe mi pluma, para narrar sine ira et studio la triste historia del error entre las gentes peninsulares! ¡Haga Él que esta historia sirva de edificación y de provecho, y no de escándalo, al pueblo cristiano!

     Bruselas, 26 de noviembre de 1877. [57]


Noticia de algunos trabajos relativos a heterodoxos españoles y plan de una obra crítico-bibliográfica sobre esta materia


Capítulo I

Prisciliano y los priscilianistas.

     Preliminares. -El gnosticismo y los gnósticos. -Pasan a España estas doctrinas. -Marco. -Elpidio. -Agape. -El gnosticismo en Galicia. -Prisciliano. -Instancio y Salviano. -Opónense al priscilianismo Agidino, obispo de Córdoba, e Idacio, metropolitano de Mérida. -Concilio de Zaragoza. -Caída de Agidino. -Prisciliano, obispo de Ávila. -Provisiones del emperador Graciano. -Viaje de Prisciliano y sus secuaces a Roma. -Vuelta a España. -Persecuciones de lthacio. -Concilio de Burdeos. -Condenación de los priscilianistas. -Apelan al emperador. -Sentencia y suplicio de Prisciliano y otros herejes. -Destierro de Instancio. -Esfuerzos de San Martín de Tours contra el celo fanático de los ithacianos. -Escritos de Prisciliano, perdidos: los cita San Jerónimo. -Apología de Tiberiano Bético. -Obras de Dictinio, obispo de Astorga. -Otros priscilianistas: Latroniano, Felicísimo, Aurelio y Asarino. -Juliano Armenio. -Fin del priscilianismo. -Su relación con doctrinas filosóficas anteriores. -Su representación en nuestra historia científica como anillo desprendido de la cadena de la filosofía ibérica. -Enlace del priscilianismo con herejías y sistemas metafísicos anterior-¿Tenía alguna relación con los ritos célticos conservados en Galicia y otras regiones del norte de España aun después de la propagación del cristianismo?

     Apéndice al capítulo de Prisciliano. -Ithacio y la secta de los ithacianos. -Otras herejías que tuvieron secuaces en la España romana. -El falso Elías y el obispo Rufo-Los donatistas y Lucila--¿Fue español Vigilancio?

     Fuentes: San Jerónimo, De viris illustribus, y la carta 75, núm. 3 de la clase 5.ª en la edición de Verona 1734. -El Cronicón de San Próspero, incluido en el tomo VIII de la misma edición de San Jerónimo. Sulpicio Severo, en sus Diálogos y en la Historia Sacra. Honorio de Autún, De luminaribus Ecclesiae. Catálogo de las herejías, de Filastrio, etc. De Tiberiano habla San Jerónimo en el cap. 123 De viris illustribus, y de Dictinio el papa San León en la epístola ad Turribium (t. 1 p. 2.ª de la edición de San Mauro), así como las actas del primer concilio Toledano. Véase, además, la España Sagrada, las colecciones de concilios nacionales, en que está el de Zaragoza; las generales de Labbé, Mansi, etc., en que aparece el de Burdeos; las historias eclesiásticas de España y muchas otras en que, de propósito o por incidencia, se habla de priscilianistas e ithacianos. Hay un estudio especial muy curioso, el del presbítero urgelitano Girvés, impreso en Roma (1750) con el título De secta Priscilianistarum dissertatio. En varios libros hay noticia de un obispo Peregrino, contradictor de Prisciliano. Modernamente [58] han hablado de éste y de su herejía D. Vicente de la Fuente en su Historia eclesiástica de España; D. Manuel Murguía en la suya de Galicia, y otros autores.

     Sobre Lucila, protectora de los donatistas, véanse las epístolas de San Agustín passim, así como el libro I de Optato Milevitano De schismate Donatistarum. La historia del falso Elías y del obispo Rufo se halla en la vida de San Martín de Tours, que escribió Sulpicio Severo.


Capítulo II

Herejías de la época visigoda.

     Consideraciones generales sobre el arrianismo en España. -Escasez de nombres propios y de monumentos literarios. -Atisbos de nestorianismo en España (431). -Quejas de Vital y Constancio. -El maniqueísmo en Galicia y Extremadura. -Pacencio (448). -Reliquias del priscilianismo. Materialismo de un obispo anónimo refutado por Liciniano. -Predicación de la herejía de los acéfalos en Andalucía. -Es condenada en 619. -Impostura de un judío que logró engañar a Vicencio, obispo de Ibiza. -Aclaraciones sobre Helvidio y Joviniano, refutados por San Ildefonso. No fueron españoles ni contemporáneos del Santo.

     Fuentes: Sobre el nestorianismo, véase la carta de Vital y Constancio a San Capreolo, en las obras de Sirmond (Jacobo) (París 1696). Del maniqueo Pacencio, romano de nación, habla el Cronicón de Idacio. -Sobre priscilianistas, véanse las actas de los concilios, las cartas de San León, de los obispos Vigilio y Montano, etc., etc. El nombre del obispo materialista se ha perdido, y sólo tenemos noticia de sus heterodoxas opiniones por la brillante refutación de Liciniano y Severo, notable monumento de la filosofía ibérica. Por las actas del concilio segundo de Sevilla tenemos noticia de la herejía de los acéfalos, que predicó en España un obispo sirio. La impostura del judío, forjador de varios libros que daba por sagrados, consta por una carta de Liciniano a Vicencio, obispo de Ibiza.


Capítulo III

Elipando y Félix (el Adopcionismo).

     Condiciones religiosas, sociales y políticas del primer siglo de la Reconquista. -Conversión de un sabeliano de Toledo. -El judío Sereno se titula Mesías, y, seguido de sus parciales, hace un viaje a la tierra de promisión. -Extravagancias y delirios de Migecio y Egilán. -Elipando refuta a Migecio. -Félix, obispo de Urgel, y el mismo Elipando renuevan el nestorianismo. -Activa propaganda de esta doctrina. -Ascario, obispo de Braga. -Escritos apologéticos de Theudula, metropolitano de Sevilla. -Ardiente oposición de Beato de Liébana y Eterio de Osma. -Liber Etherii adversus Elipandum, sive de adoptione Christi filii Dei: su análisis. -Propágase fuera de España la herejía. -Combátenla Paulino de Aquileya y Alcuino. -Es condenada en el concilio de Ratisbona (792). -Abjura Félix y es absuelto. -Reincide en la herejía. -Nueva condenación por el concilio de Francfort (794). -Probable sumisión de Elipando. -Persistencia de Félix. -Congreso teológico de Aquisgrán (799). Abjura Félix de su error. -Profesión de fe que dirige a sus diocesanos. Escritos de Elipando. -Carta a Migecio. -Carta al abad Fidel. -Carta a Félix. -Consideraciones sobre esta herejía.

     Fuentes: Los escritos apologéticos de Beato y Eterio en la Collectio [59] maxima veterum patrum (Lug. 1677, tomo XIII), y en otras posteriores, Los siete libros de Alcuino contra Félix y los cuatro que escribió contra Elipando (39). -Los tomos V y XI de la España Sagrada, en que hay recogidos muy curiosos documentos relativos a esta herejía. La introducción del P. Flórez al célebre comentario de San Beato al Apocalipsis, por primera vez impreso en 1770. Las colecciones generales de concilios, y casi todas nuestras historias eclesiásticas y civiles, etc. (40).


Capítulo IV

Hostegesis (el Antropomorfismo).

     Hostegesis, obispo de Málaga. -Situación de los mozárabes cordobeses en el siglo IX. -Servando, opresor de los mozárabes. -Errores de su deudo Hostegesis. -Sostiene el antropomorfismo. -Es refutado por el abad Samsón en su Apologético. -Persecuciones de Samsón. -Fin de la herejía, gracias a los esfuerzos de Leovigildo. -Otras herejías de la época mozárabe. -Renace la secta de los acéfalos. -Es condenada por un concilio de Córdoba en 839. -Errores sobre la predestinación. -Carta del papa Adriano acerca de este punto. -Espárcense doctrinas antitrinitarias y arrianas. -Álvaro Cordobés y el abad Spera-in-Deo las refutan. -Consideraciones generales sobre este período.

     Fuentes: Sobre Hostegesis véase el Apologético del abad Samsón, publicado en el tomo XI de la España Sagrada, donde están los escritos de otros santos varones cordobeses que dan noticia de las demás herejías mencionadas. Las epístolas del papa Adriano a los obispos de España pueden leerse en el tomo V de la España Sagrada.


Capítulo V

Un iconoclasta español, Claudio de Turín.

     Mérito y saber grandes de Claudio. -Discípulo de Félix de Urgel. Va a la corte de Ludovico Pío. -Es consagrado obispo de Turín. -Renueva la herejía de los iconoclastas. -Controversia con el abad Teudemiro. -Apología de Claudio. -Refútala Teudemiro en el libro De imaginum cultu crucisque adoratione. -Otras impugnaciones del presbítero Dungalo y de Eginardo. -Escritos católicos de Claudio antes de su caída. ¿Pertenecen al escocés Claudio Clemente?. -Exposiciones de la Escritura que realmente pueden atribuirse a nuestro obispo de Turín. -Discusión bibliográfica. -¿Hay fundamento para suponer arriano a Claudio?

     Fuentes: Acerca de Claudio hay muchas noticias en los Anales de Baronio (tomo IX), en la Italia Sacra (tomo IV), en Labbé, De Scriptoribus ecclesiasticis; en Nicolás Antonio, Bibliotheca Vetus, y en la Historia Literaria de Francia de los Maurinos.


Capítulo VI

Vindicación de Prudencio Galindo.

     Prudencio Galindo, obispo de Troyes. -Su ciencia. -Controversias sobre la predestinación. -Doctrina de Godescaldo. -Errores y falsedades [60] de Hincmaro de Reims. -Ortodoxia de Prudencio. -Refuta a Scoto Erígena. -Escritos polémicos y dogmáticos de Prudencio. -Otras obras suyas. -Consideraciones generales sobre los sabios españoles que brillaron en las Galias durante la dominación carolingia.

     Fuentes: Hincmaro y el autor de los Anales Bertinianos fueron los primeros en suponer hereje a Prudencio. -Gilberto Maguino en sus Vindiciae de Praedestinatione, y N. Antonio, siguiéndole, vindicaron ampliamente a Galindo. Casi todas las noticias relativas a éste se hallan recopiladas en el tomo V de la Historia literaria de Francia, cuyos autores escriben de nuestro obispo lo bastante para llenar un volumen en 8."


Capítulo VII

Arnaldo de Vilanova. -Gonzalo de Cuenca. -Raimundo de Tárrega.

     A) Verdadera patria de Arnaldo: Vilanova en Cataluña. -Discusión sobre este punto. -Grandes conocimientos médicos de Arnaldo. -Sus viajes y estudios. -Sus extrañas opiniones sobre el día del juicio y la venida del anticristo. -Son condenadas por Clemente V en Aviñón. -Huye Arnaldo a Sicilia. -Sostiene, entre otros errores, la teoría de la generación espontánea. -Escritos médicos de Arnaldo: noticias bibliográficas. -Ídem sobre los escritos alquímicos. -Obras teológicas, muchas de ellas perdidas. -De mysterio cimbalorum. -De adventu antichristi. -De rebus ecclesiasticis. -Comentario al Apocalipsis. -De perversitate pseudotheologorum.

     B) Gonzalo de Cuenca. -Su libro Virginale, dedicado a Nicolás de Calabria. -Condenación de sus doctrinas y persecución del maestro y de uno de sus discípulos.

     C) Defensa de Raimundo Lulio. -¿Se hallan en sus libros las proposiciones heréticas registradas en Eymerich? -Pertenecen a Raimundo de Tárraga. -Noticias de este heterodoxo catalán. -Su conversión del judaísmo. -Se hace dominico. -Su largo proceso. -Su prisión en el convento de Santo Domingo, de Barcelona. -Sus libros De secretis naturae, De alchimia, De invocatione daemonum, condenados por Gregorio XI. Muerte misteriosa de Raimundo.

     Fuentes: Para Arnaldo de Vilanova, meramente considerado como heresiarca, Gonzalo de Cuenca y R. de Tárraga hay noticias en el Directorium inquisitorum de Eymerich. De Arnaldo hablan largamente todos los historiadores y bibliógrafos de la medicina y de la alquimia. Sobre su verdadera patria han publicado investigaciones en la Revista Histórica Latina, de Barcelona, los señores D. Manuel Milá y Fontanals, D. Antonio de Bofarull y D. José R. de Luanco. De la herejía de Arnaldo trata también el abate Andrés en sus Cartas familiares, tomo III, apuntando algunas especies curiosas. En todas las ediciones de Arnaldo faltan los tratados teológicos. De Gonzalo de Cuenca dejó inédita una breve biografía el Excmo Sr. D. Fermín Caballero.


Capítulo VIII

Pedro de Osma.

     Pedro de Osma. -Sus estudios y enseñanzas en la Universidad salmantina. -Colegial de San Bartolomé. -Canónigo. -Su libro De confessione. -Es condenado en el sínodo de Alcalá convocado por el arzobispo Carrillo en 1479. -Índice de las proposiciones allí reprobadas. [61] -Abjura de ellas. -Escritos de Pedro de Osma. -Comentarios a la Ética y a la Metafísica de Aristóteles. -De comparatione deitatis, proprietatis et personae disputatio seu repetitio. -Trabajos escriturarios de Pedro de Osma. -Su Expositio Symboli. -Impugnación del tratado De confessione hecha por el maestro Pedro Ximénez Préxamo.

     Fuentes: La Summa conciliorum del arzobispo Carranza, varias veces impresa (la primera en Salamanca, 1541, por Andrea de Portonariis). Allí se inserta la bula del papa Sixto IV que confirma la decisión de la junta consultiva (llamada Sínodo por Melchor Cano), convocada en Alcalá por el arzobispo Carrillo.

     Lucero de la vida cristiana, por Pedro Ximénez Préxamo.

     Historia del colegio viejo de San Bartolomé de Salamanca, por el marqués de Alventos.

     Biblioteca de escritores que han sido individuos de los colegios mayores, por Rezábal y Ugarte.

     Diversas historias eclesiásticas y otros libros muy comunes.


Capítulo IX

El protestantismo en España en el siglo XVI. Alfonso de Valdés.

     A) Precedentes. -Primeras tentativas de reforma en España. -Reformadores templados. -Los erasmistas españoles. -Ediciones y traducciones de los escritos de Erasmo. -Controversias a que dieron lugar tales libros. -Defensores de Erasmo (D. Alonso Manrique, D. Alonso de Fonseca, Luis Núñez Coronel, Fr. Alonso de Virués, Juan de Vergara, el arcediano de Alcor). -Ortodoxia de todos estos personajes. -Adversarios de Erasmo (Diego López de Stúñiga, Fr. Luis Carvajal y Juan Ginés de Sepúlveda).-Conferencias teológicas de Valladolid. -Sucesos posteriores.

     B) Alfonso de Valdés, principal erasmista español. -Su vida. -Cargos que desempeña en servicio del emperador Carlos V. -Su primer viaje a Alemania. -Juicio que formó de los comienzos del luteranismo. -Sus cartas a Pedro Mártir. -Llega a ser secretario del emperador. -Redacta los documentos latinos. -Observaciones sobre el texto de las cartas a Clemente VII y al Colegio de Cardenales solicitando la celebración de un concilio general. -Defiende Alfonso de Valdés a Carlos V en orden al saqueo de Roma en 1527. -Cuestión de Alfonso con el nuncio Castiglione. -Segundo viaje a Alemania. -Conferencias de Alfonso de Valdés con Melanchton. -La confesión de Augsburgo. -Muerte de Alfonso de Valdés en Viena (1532). -Opiniones religiosas de Alfonso. -Noticia de sus principales documentos diplomáticos. -Ídem de sus obras literarias. -El Diálogo de Lactancio y un arcediano sobre el saco de Roma, escrito por él y corregido por su hermano. -Relaciones de Alfonso con Erasmo. -Sepúlveda y otros humanistas. -Su representación en el cuadro del Renacimiento.

     Fuentes: Erasmus in Spanien, artículo publicado por el doctor Boehmer en el Jahrbuch fur romanische... Litterature. -Obras de Erasmo (ediciones de Froben y Leclerc). -Obras de Sepúlveda (edición de la Academia de la Historia). -Reformistas Españoles, de Usoz. -Spanish Reformers, del Dr. Boehmer. -Alfonso y Juan de Valdés, por D. Fermín Caballero, etc., etc., y todos los libros, artículos y memorias que más o menos directamente se refieren a la historia de la Reforma en España. [62]


Capítulo X

El protestantismo en España en el siglo XVI. Juan de Valdés.

     Consideraciones preliminares. -Noticias biográficas de Juan de Valdés. -Sale de España a consecuencia de sus primeros escritos. -Se establece en Nápoles. -Sus predicaciones en aquella ciudad. -Noticia de sus principales discípulos y secuaces (Carnesechi, Ochino, Pedro Mártir, Vermiglio, Julia Gonzaga, Victoria Colonna, etc.). -Reseña de los progresos de la Reforma en Italia. -Nacimiento, progresos y fin de la secta valdesiana. -Obras de Juan de Valdés. -Primer período de su vida literaria. -Diálogo de Mercurio y Carón. -Diálogo de la lengua. -Influencia que en el género y estilo de estos libros ejercieron los Diálogos de Luciano y los Coloquios de Erasmo. -Segundo período, más teológico y dogmático que el primero. -Comentarios a las Epístolas de San Pablo, Consideraciones divinas, Alfabeto cristiano. -Otros tratados originales. -Traducciones de la Escritura. -Significación religiosa de Valdés como heresiarca y fundador de secta. -No fue luterano. -Dogmatizó libremente. -¿Fue antitrinitario?. -Exposición de su sistema teológico. -Ídem de sus doctrinas filosóficas. -Extremado misticismo de Valdés. -Gran valor literario de sus obras. -Fue el primer prosista del reinado de Carlos V. -Notables semejanzas que tiene el estilo de sus primeros tratados con el de Cervantes. -Alto mérito de su prosa mística.

     Fuentes: Biógrafos de Valdés: Sand (Bibliotheca antitrinitariorum); Bayle, Dictionnaire historique; Pidal, De Juan de Valdés y si fue autor del Diálogo de las lenguas; Usoz, Wiffen, Boehmer, Cenni biographici y Spanish Reformers; D. Fermín Caballero, etc.

     Sus obras se hallan en los tomos IV, IX, X, XI, XV, XVI y XVIII de la colección de Reformistas de Usoz. A ellos debe agregarse otro tomo impreso por separado que contiene el Diálogo de la lengua. De sus discípulos italianos hay noticias en el proceso de Carnesechi, en la obra de M´Crie y en todas las relativas a la Reforma en Italia.


Capítulo XI

El protestantismo en España en el siglo XVI. -Luteranismo. -Francisco y Jaime de Enzinas. -Francisco de San Román. -El Dr. Juan Díaz.

     A) Francisco de Enzinas. -Noticias biográficas. -Sus relaciones con el abad de Compluto Pedro de Lerma, sospechoso de heterodoxia. -Datos acerca de este personaje. -Estudios de Enzinas en Lovaina. -¿Fue discípulo de Luis Vives?. -Sus relaciones con Melanchton. -Traduce Enzinas del griego el Nuevo Testamento. -Controversias con los teólogos flamencos. -Prisión de Enzinas en Bruselas. -Su fuga a Alemania. -Aprecio que le profesaba Melanchton. -Viaje de Enzinas a Inglaterra. -Carta de Melanchton a Crammer. -Enzinas, catedrático de griego en Cambridge. -Su vuelta a Alemania. -Reside después ora en Basilea, ora en Estrasburgo. -Surte de traducciones de clásicos las prensas de Agustín Frisio y de Arnoldo Byrcman. -Su viaje a Ginebra en 1552. -Relaciones con Calvino. -Muere Enzinas el mismo año en Strasburgo. -Sus doctrinas religiosas. -Su importancia como helenista. -Sus obras originales [63] y traducidas. -Las Memorias de sus persecuciones y cautividad dedicadas a Melanchton. -La traducción del Nuevo Testamento. -Ídem de los Salmos penitenciales. -Breve y compendiosa institución de la religión christiana, extractada de Calvino. -Traducción del tratado De libertate christiana, de Lutero. -Versión de la Antítesis, de Melanchton. -Historia de la muerte de Juan Díaz. -Otros libros heréticos que trabajó en parte. -Su voluminosa correspondencia. -Escritos puramente literarios. Traslación de las Vidas paralelas, de Plutarco: parte que en ella tuvo el secretario Diego Gracián. -Ídem de los Diálogos e Historia verdadera, de Luciano. -Ídem de un idilio, de Mosco. -Ídem de Floro y de algunos libros de las décadas, de Tito Livio. -Cuestiones bibliográficas.

     B) Jaime de Enzinas. -Sus viajes a Flandes y Alemania. -Sigue, como su hermano, el luteranismo. -Dogmatiza en Roma. -Es condenado a las llamas en 1545. -Su traducción de un Catecismo.

     C) Francisco de San Román, tercer hereje burgalés. -Sus viajes a Lovaina y Brema. -Su prisión. -Es quemado vivo en Valladolid. -Su Catecismo y otras obras, todas desconocidas.

     D) El Dr. Juan Díaz, tercer hereje conquense. -Sus estudios en la Universidad de París. -Su viaje a Roma. -Es discípulo de Jaime de Enzinas. -Trata en Ginebra a Calvino y en Neoburg a Bucero. -Va como teólogo a la dieta de Ratisbona. -Asesínale allí su hermano Alonso. -Datos y pormenores sobre esta muerte. -Única obra de Juan Díaz, la Summa christianae religionis.

     Fuentes: Mémoires de Francisco de Enzinas, texte latín inédit, etc. (Bruxelles 1863). Bibliotheca Wiffeniana de Boehmer, etc. De Enzinas sólo reimprimió Usoz las dos informaciones; las demás obras suyas se imprimieron casi todas anónimas, y se han hecho muy raras. Exigen detenido estudio. -Lo poco que se sabe de Jaime de Enzinas y Francisco de San Román está recogido en el libro de Boehmer. -Al mismo, a las obras de Sepúlveda y al tomo XX de la colección de Usoz, en que están la Historia de la muerte de... y la Summa christianae religionis, debemos acudir por lo tocante a Juan Díaz. Aun nos prometemos más amplias noticias del libro inédito de D. Fermín Caballero.


Capítulo XII

El luteranismo en Valladolid. -Cazalla.

     A) Propagación de las doctrinas heréticas en nuestro suelo. -Principales focos de luteranismo. -Valladolid, Sevilla. -Protestantes vallisoletanos. -El Dr. Cazalla y su madre D.ª Leonor de Vibero. -Cazalla, capellán del emperador. -Le acompaña en sus viajes. -Su fama como predicador. -Vuelto a España, intenta derramar las nuevas doctrinas. -Conciliábulos de Valladolid. -Nombres y noticias de los principales discípulos y secuaces de Cazalla. -Auto de fe de 21 de mayo de 1555, en que perecieron catorce personas y fueron reconciliadas dieciséis. -Detalles sobre la muerte del Dr. Cazalla y otros miembros de su familia. -Perece en las llamas el bachiller Herrezuelo, dogmatizador en Toro. -Segundo auto de Valladolid en 8 de octubre de 1559. -D. Carlos de Sessé y Fr. Domingo de Rojas. -Consideraciones generales sobre estos rigores. -Evidente exageración que ha habido en este punto.

     B) Única e importantísima obra atribuida a la congregación luterana de Valladolid. -El Crótalon de Christophoro Gnophoso. -Su gran mérito como obra literaria. -Imitación de los Diálogos de Luciano. -Sus [64] relaciones con los escritos de Valdés y Enzinas. -Análisis y juicio de El Crótalon.

     Fuentes: Varias relaciones manuscritas de autos de fe. -Noticias del Dr. Cazalla por Fr. Antonio de la Carrera (R. 29 de la Biblioteca Nacional), Llorente, Puigblanch, Adolfo de Castro, etc. El Crótalon, obra desconocida para Usoz, ha sido impresa por la Sociedad de Bibliófilos Españoles.


Capítulo XIII

El luteranismo en Sevilla.

     A) Rodrigo de Valero. -Sus predicaciones -Supónese inspirado. -Benignidad con que le trató la Inquisición.

     B) El Dr. Juan Gil o Egidio. -Sus estudios en Alcalá. -Canónigo magistral de Sevilla. -Discípulo de Valero. -Es propuesto para el obispado de Tortosa. -Proceso del Dr. Egidio. -Sus controversias con Fr. Domingo de Soto. -Abjura de sus doctrinas. -Sentencia del Santo Oficio. Noticia de las obras del Dr. Egidio. -Reincide en la herejía. -Muere en 1556. -Es quemado en estatua el 22 de diciembre de 1560.

     C) El Dr. Juan Pérez de Pineda. -Noticias biográficas. -Comisiones diplomáticas en que anduvo ocupado. -Su amistad con los hermanos Valdés. -Publica en Venecia los Comentarios de Juan a las Epístolas de San Pablo. -Traduce el Nuevo Testamento y los Salmos. -Sus obras originales: la Epístola consolatoria, el Breve compendio de doctrina utilísimo para todo christiano, la Imagen del antichristo, el Breve sumario de indulgencias. -Pormenores bibliográficos. -Análisis de tales libros.

     D) Julián Hernández (Julián le Petit) difunde en Sevilla los libros del Dr. Juan Pérez. -Proceso de Julián Hernández. -Muere en el auto de fe de 22 de diciembre de 1560. -Difúndese la herética doctrina entre los monjes de San Isidro del Campo.

     Fuentes: Reinaldo G. Montano, Cipriano de Valera (Tratado del papa), relaciones manuscritas de autos de fe, Llorente, A. de Castro, etc. Las obras del Dr. Juan Pérez están casi todas en los tomos II, III, VII, XII y XVII de los Reformistas de Usoz.


Capítulo XIV

El luteranismo en Sevilla. (Continuación.)

     A) El Dr. Constantino Ponce de la Fuente. -Noticias biográficas. Predicador de Carlos V. -Magistral de Sevilla. -Amigo del Dr. Egidio. -Sospechas de San Francisco de Borja. -Sucesos posteriores. -Prisión del Dr. Constantino. -Pormenores de su proceso y suicidio. -Obras de Constantino. -Suma de doctrina christiana. -Sermón del Monte. -Confesión del pecador. -Varios trabajos escriturarios. -Análisis de los libros citados. -Mérito de Constantino como escritor ascético. -Pormenores bibliográficos.

     B) D. Juan Ponce de León, el predicador Juan González, Fernando de San Juan, el Dr. Cristóbal de Losada, Isabel de Baena, el Mtro. Blanco (Garci Arias) y otros protestantes de menor importancia. -Detalles sobre los autos de fe de 24 de septiembre de 1559 y 22 de diciembre de 1560. -Fin del luteranismo en Sevilla. -El luteranismo en otras ciudades de España. [65]

     Fuentes: Reinaldo G. Montano, Cipriano de Valera, Llorente, A. de Castro, etc., etc. -Obras del Dr. Constantino en el tomo XIX de la colección de Usoz. Dejó inédita una extensa biografía de Constantino el señor D. Fermín Caballero.


Capítulo XV

Protestantes españoles en tierras extrañas. -Calvinistas. -Casiodoro de Reina. -Cipriano de Valera.

     A) Casiodoro de Reina. -Noticias biográficas. -Su residencia en Londres y Basilea. -Sus trabajos escriturarios. -Su traducción de la Biblia. -Consideraciones sobre esta obra. -Pormenores bibliográficos.

     B) Cipriano de Valera. -Su residencia en Londres y en Ginebra. Sus numerosas obras. -Análisis y juicio de las más notables. -Los dos tratados del papa y de la misa. -Institución cristiana de Calvino. -Tratado para los cautivos de Berbería. -El Católico Reformado. -Aviso sobre la indicción del jubileo. -Reimpresión y enmienda de la Biblia de Casiodoro de Reina. -Publicación separada del Nuevo Testamento. Erudición de Valera. -Facilidad con que maneja la lengua castellana. -Datos bibliográficos.

     Fuentes: La Biblia de Casiodoro. -Las obras de Valera, reimpresas casi todas en los tomos VI, VIII y XI de la colección de Reformistas. -La Biblioteca de traductores de Pellicer y la manuscrita del que esto escribe, las obras de Ricardo Simón, M´Crie, Llorente, A. de Castro, etc., etc.


Capítulo XVI

Protestantes españoles en tierras extrañas.

     A) Juan Nicolás Sacharles. -Análisis de su autobiografía rotulada -El Español Reformado.

     B) Reinaldo G. Montano. -¿Encubre este pseudónimo el nombre de uno o de dos protestantes sevillanos?. -Estudio del célebre libro publicado en Heidelberg con el título de Inquisitionis Hispanicae artes aliquot detectae et palam productae.

     C). Fernando de Tejeda. -Noticias bibliográficas. -Análisis del Carrascón. -Su mérito literario. -Otros libros de Tejeda.

     D) Noticia de varios libros anónimos (catecismos, confesiones, etc.) o de escasa importancia dados a luz por heterodoxos españoles. -Antonio del Corro. -Su carta a Casiodoro de Reina.

     Fuentes: Los tomos VIII, V, XIII y I de los Reformistas de Usoz, etc., etcétera.


Capítulo XVII

Protestantes españoles en tierras extrañas. (Conclusión.) Siglos XVII y XVIII.

     A) El intérprete Juan de Luna. -Sus obras literarias. -Diálogos. Continuación del Lazarillo de Tormes.

     8) ¿Fue protestante Miguel de Montserrat? -Noticia de sus escritos. en especial del intitulado In coena Domini. -Investigaciones sobre el libro Misericordias David fideles (1645).

     C) Melchor Román. -Su opúsculo autobiográfico. [66]

     D) Jaime Salgado. -Su «Description of the Plaza de Madrid and the bull-balting» (1683). -Otras obras suyas.

     E) Aventrot, flamenco. -Traductor al castellano del Catecismo de Heidelberg.

     F) Seravia y Cavin, clérigos de la iglesia anglicana.

     G) Félix A. de Alvarado, anglicano. -Traductor de la Apología de Barclay. -Ídem de la Liturgia inglesa.

     H) D. Sebastián de la Enzina, anglicano. -Traductor del Nuevo Testamento, o más bien refundidor del de Cipriano de Valera, ya mencionado.

     I) Antonio Sandoval.

     Fuentes: Las obras de los mismos heterodoxos.


Capítulo XVIII

Vindicación de algunos célebres personajes españoles acusados de doctrina heterodoxa por varios historiadores.

     A) Doña Juana la Loca. -Bergenroth apunta por vez primera la idea del protestantismo de D.ª Juana. -Acógenla otros escritores extranjeros. -Falsedad y extravagancia de esta opinión. -Realidad de la locura de D.ª Juana. -Sus causas probables. -Fue muy anterior al nacimiento del luteranismo. -Carácter que toma la enajenación mental de la reina en sus últimos años. -Recobra la razón y muere cristianamente.

     B) Emperador Carlos V. -A pesar de sus vacilaciones políticas, nunca asintió al luteranismo. -Reseña de su actitud respecto a aquella herejía en las diversas épocas de su vida. -Su conducta con los protestantes alemanes. -Juicio de sus actos de hostilidad contra el Papado. -El saqueo de Roma. -Últimos años de Carlos V. -Su retiro en Yuste. -Ardor con que interpuso su poderosa influencia para el castigo de los protestantes vallisoletanos.

     C) El príncipe D. Carlos. -Breve noticia de su desdichada vida. -Su educación y carácter. -¿Estuvo o no en relaciones con los flamencos? Su propósito de huida. -Su prisión y muerte. -Sus sentimientos religiosos. -Testimonio de su confesor en este punto. -Otros datos contradictorios. -Aunque no tengamos a D. Carlos por católico fervoroso, faltan motivos para calificarle de protestante.

     D) Juan Luis Vives. -Acendrada ortodoxia del príncipe de nuestros filósofos. -Observaciones sobre la célebre frase Tempora habemus difficilia, etc. -Relaciones de Vives con Erasmo. -Los Comentarios a la Ciudad de Dios, de San Agustín. -La expurgación de este libro hecha por el Santo Oficio nada prueba contra las opiniones religiosas del sabio valenciano. -Vives y Enrique VIII de Inglaterra.

     E) Fadrique Furió Seriol. -A pesar de sus opiniones sobre la conveniencia de hacer en lengua vulgar traducciones de la Escritura, de sus controversias con el siciliano Bononia y de la prohibición que de algunos libros suyos hizo el Santo Oficio, no fue protestante.

     F) El arzobispo Fr. Bartolomé Carranza de Miranda. -Noticias biográficas. -Publicación de sus Comentarios al Cathecismo Christiano. -Promoción de Fr. Bartolomé a la silla primada de Toledo. -Elementos conjurados para su ruina: rivalidad del inquisidor Valdés; antigua enemistad de Melchor Cano. -Calificación que él y otros teólogos hicieron del Cathecismo. -Impetra Valdés de Roma unas letras en forma de breve para procesar al arzobispo. -Prisión de Fr. Bartolomé. -Su proceso en España. -San Pío V aboca a sí la causa. -Sentencia de Gregorio [67] XIII, que le declara sospechoso de herejía, mas no hereje, y le absuelve con abjuración de ciertas proposiciones. -Su muerte y protestación de fe que la precedió. -Noticia de sus escritos. -No hay motivos para afirmar que cayese a sabiendas en opiniones heréticas. -Aprobación del Cathecismo por el concilio de Trento.

     Fuentes: Bergenroth: Letters, despatches and state papers relating the negotiations between England and Spain (1868). Su opinión ha sido victoriosamente refutada por los Sres. Cánovas del Castillo (en un discurso académico), La Fuente (D.ª Juana la Loca, vindicada de la nota de herejía) y Rodríguez Villa (Bosquejo histórico de la reina D.ª Juana, formado con los principales documentos relativos a su persona).

     Véanse todos los historiadores de Carlos V, y sobre su retiro en Yuste, las obras de Stirling, Mignet, Pichot y Gachard, todos los cuales pusieron a contribución el famoso manuscrito de D. Tomás González.

     Acerca del príncipe D. Carlos merecen ser consultados los libros de Gachard y de Mouy, así como la Historia de los protestantes, de D. Adolfo de Castro, que sostiene la heterodoxia del hijo de Felipe II.

     Para Luis Vives y Furió Seriol, véanse sus propias obras y la biografía del primero escrita por Mayans.

     Del proceso del arzobispo de Carranza sólo se conocía hasta ahora el Libro de audiencias, conservado en la Academia de la Historia. El resto de la causa, aunque no íntegra, existía en esta provincia de Santander, y ha sido generosamente donado por su poseedor, Sr. D. Manuel Crespo, a la misma Academia. Hállanse, asimismo, noticias de la prisión y proceso del arzobispo en la relación manuscrita de Ambrosio de Morales, en la vida, igualmente inédita, de D. Diego de Simancas; en las obras de Llorente y Adolfo de Castro y en la biografía de Melchor Cano por D. Fermín Caballero, a quien debemos la publicación de la censura de los Comentarios hecha por aquel famoso teólogo.



Capítulo XIX

El antitrinitarismo y el misticismo panteísta en el siglo XVI. Miguel Servet.

     Noticias biográficas de Servet (Miguel de Reyes). -Patria. -Estudios de filosofía y derecho en Tolosa. -Relaciones de Servet con Ecolampadio, Bucero y Zuinglio. -Escándalo que producen en Alemania los primeros libros antitrinitarios de Servet.-Dedícase en París a la medicina. -Descubre la circulación de la sangre. -Publica un tratado acerca de los jarabes. -Controversias con los médicos franceses de su tiempo. -Primeras relaciones con Calvino. -Viajes de Servet. -Servet en Viena del Delfinado. -Imprime el Christianismi restitutio. -Odiosos manejos de Calvino. -Hace que Arney delate el libro de Servet al tribunal eclesiástico de Viena del Delfinado. -Proceso de Servet en Viena. -Su fuga a Ginebra. -Nuevo proceso que allí se le forma a instancia de Calvino. -Controversias. -Consulta a las iglesias suizas. -Entereza de Servet. -Su condenación. -Muere en las llamas. -Noticia de sus obras no teológicas. -Su edición de Tolomeo. -Análisis detenido de las obras teológico-filosóficas, en especial de la intitulada Christianismi restitutio. -Ídem del libro De Trinitatis erroribus, de los diálogos De Trinitate y de otros escritos semejantes. -Admirable vigor lógico de las obras de Servet. -Su Christologia. -Enlace de esta doctrina con el sabelianismo y otras herejías de los primeros siglos de la Iglesia. -Exposición de la doctrina filosófica de Servet. -Su representación en nuestra historia científica. -Enlace [68] de su sistema con el neoplatonismo renovado en el siglo XVI. -Paralelo entre Servet y Jordán Bruno. -Predecesores de Miguel Servet. -Servet y Maimónides. -Discípulos y sucesores de Servet. -Servet y Benito Espinosa. -Servet y el moderno panteísmo alemán. -El Cristo de Servet y el de Schleiermacher. -Reseña histórica de la secta antitrinitaria: los socinianos. -Extremada rareza de las obras de Servet. -Pormenores bibliográficos.

 

     Fuentes: En España apenas se ha escrito sobre Servet, cuyo nombre para nada suena en la Bibliotheca de Nicolás Antonio. Sólo tenemos noticia de cuatro trabajos sobre el particular.

     1.º El extenso y muy erudito artículo que le dedica Latassa en su Biblioteca de escritores aragoneses.

     2.º Una biografía anónima publicada en 1855.

     3.º Un largo capítulo de Sr. D. Patricio Azcárate en la Exposición de los principales sistemas filosóficos modernos.

     4.º Los muy curiosos estudios biográfico-bibliográficos dados a luz en la Revista de Instrucción Pública (continuación de la Universitaria) por el bibliotecario de la Universidad de Oviedo, Sr. Suárez Bárcena.

     En cambio, en el extranjero han hablado largamente de nuestro famoso antitrinitario los historiadores de su secta, los biógrafos de Calvino, etc. Merecen especial aprecio los siguientes:

     Bibliotheca anti-trinitariorum, de J. Christ. Sand.

     Essai d´une histoire complète et impartiale des hérétiques, por el profesor Morbeim (Helmsted 1748).

     Michel Servet, por Trechsel (1839). Forma el primer libro de su historia de los protestantes antitrinitarios.

     Fragmento histórico acerca de Servet en las Légendes et chroniques suisses, de De Valayre (París 1842).

     Relation du procès criminel intenté a Genève en 1553 contre Michel Servet, por Rilliet de Candolle (apologista de Calvino) en el tomo III de las Memorias y documentos de la Sociedad de Historia y Arqueología de Ginebra (1844).

     Michel Servet, estudio de E. Saisset en la Revue de Deux Mondes (1848).

     Relaciones entre Calvino y Servet, por Tolin (1875).

     Véase, además, la Memoria de Mignet sobre el establecimiento del protestantismo en Ginebra, y otros libros que fuera prolijo enumerar. De los antiguos citan buen número Latassa y Suárez Bárcena.

     Para la apreciación de las doctrinas de Servet téngase en cuenta, sobre todo, sus obras reimpresas a fines del siglo pasado en Nuremberg y otras ciudades de Alemania, con la fecha de las ediciones antiguas.


Capítulo XX

Artes diabólicas. -Hechicerías. -Los brujos.

     Consideraciones generales sobre la nigromancia y todo linaje de ciencias ocultas. -La magia entre los antiguos, y especialmente en Grecia y Roma. -Persistencia de tales supersticiones aun después de la propagación del cristianismo. -Historia de las artes goéticas en España. -Agüeros, hechicerías y prácticas supersticiosas en la época visigoda. -Ídem durante los primeros tiempos de la Reconquista. -Ídem en los siglos XIII y XIV. -Testimonios de autores coetáneos que nos demuestran su existencia. -Prohibiciones de las leyes y anatemas de los concilios. -Impugnaciones del fatalismo hechas por Fr. Pedro Pascual, Raimundo Lulio y D. Juan Manuel. -Notable desarrollo de las artes vedadas en [69] el siglo XV. -D. Enrique de Villena. -Impugnaciones de Fr. Lope Barrientos y otros escritores. -Noticia y clasificación de las diversas especies de supersticiones usadas en aquella era. -Los herejes de Durango y Fr. Juan de Mella. -Los herejes de la sierra de Amboto: aparición de la brujería con todos sus caracteres. -La brujería y las celestinas. -Recrudescencia de las artes diabólicas en el siglo XVI. -La magia erudita combínase con la cábala y la teosofía. -Influencia de las doctrinas de Cornelio Agripa y sus secuaces en España. -Nigromantes españoles: el Dr. Torralba. -Escasa aceptación con que fueron recibidos tales deslumbramientos. -La magia vulgar o brujería. -Semejanza que presenta en todos los países de Europa. -Horrible depravación de costumbres a que servía de capa. -Testimonios españoles de su existencia en nuestra Península, aunque en más reducida escala que en otros países. -Notable pasaje del autor de El Crótalon. -Empeñadas cuestiones que promueve entre teólogos y juristas la magia. -Publicación de las Disquisitiones Magicae, del P. Martín del Río. -Análisis de este peregrino libro. -Triunfo de las opiniones de su autor y triste resultado de sus trabajos. -Jurisprudencia establecida en este punto. -Impugnadores españoles de la magia. -Templanza y sensatez con que algunos se explicaron. -Pedro Ciruelo y su Reprobación de hechicerías y supersticiones. -La Inquisición y los brujos. -El auto de fe de Logroño en 1610. -Toma cuerpo la opinión escéptica, ilustrada y tolerante respecto a las artes diabólicas. -El Discurso de Pedro de Valencia acerca de las brujas y cosas tocantes a magia. -El Coloquio de los perros, de Cervantes. -Continuas alusiones a brujos y hechiceras en la novela y en el teatro. -Vanse extinguiendo gradualmente o tomando un carácter más inocente estas supersticiones. -Notable modificación que experimentan en el transcurso del siglo XVII. -Principales sitios designados como aquelarres. -Los hechizos de Carlos II y otros casos semejantes. -Impugnaciones del P. Feijoo a principios del siglo XVIII. -Persistencia de la opinión vulgar hasta nuestros días. -Renacimiento contemporáneo de las artes goéticas con el nombre de espiritismo.

     Fuentes: Los libros de Martín del Río, Ciruelo, Pedro de Valencia, etcétera, etc., ya mencionados, y otros muchos de menor importancia que de propósito o por incidencia hablan de esta materia. Sobre los herejes de la sierra de Amboto, el Dante de Villegas (anotaciones a las estancias 19 del canto IX y 20 del XX). Véase asimismo sobre los de Durango la Crónica de D. Juan II. Para los tiempos anteriores pueden consultarse, además de los libros de San Pedro Pascual, Barrientos, etc., citados, las muy curiosas indicaciones esparcidas en diferentes capítulos de la Historia crítica de la literatura española de D. José Amador de los Ríos y los artículos que sobre la misma materia dio a luz en la Revista de España. Fuente notable es, asimismo, por lo que toca al siglo XVII, el célebre Auto de Logroño, tan conocido por haberle exornado con notas burlescas y sazonadísimas, si bien de sabor asaz volteriano, Moratín. De las obras extranjeras nada decimos, por referirse casi todas a la historia de la magia en general y no en particular a la de España.


Capítulo XXI

El quietismo en el siglo XVII. -Miguel de Molinos.

     Razones para colocar el quietismo al fin de las herejías desarrolladas en nuestro suelo durante los siglos XVI y XVII. -Precedentes históricos del molinosismo. -El misticismo panteísta. -La secta de los alumbrados de Extremadura y Sevilla. -Su enlace con la de los iluminados [70] de Italia. -Nacimiento y progresos de esta impúdica herejía. -Es exterminada por la Inquisición. -Noticias sobre este punto. -Enlace del quietismo con los sistemas gnómicos. -Noticias biográficas de Miguel de Molinos. -Publica en Roma la Guía espiritual, que desembaraza el alma y la conduce al interior camino para alcanzar la perfecta contemplación. -Exposición de la doctrina heterodoxa contenida en este libro. -Condenación de dieciocho proposiciones. -Proceso y prisión de Molinos. -Su muerte. -Noticia breve de sus más famosos discípulos y secuaces (Francisco Le Combe, Juana Guyon, etc.). -Propágase el quietismo en Francia. -Controversias que suscita. -Fenelón y el quietismo. -El quietismo en España. -Impugnaciones de Fr. Antonio de Jesús María y otros. -Procesos de varias monjas y beatas acusadas de quietismo. -El quietismo en el siglo XVIII. -Reflexiones sobre esta herejía y sobre sus tristes consecuencias morales.


Capítulo XXII

El jansenismo regalista del siglo XVIII y comienzos del presente.

     Reflexiones sobre el carácter general del siglo XVIII. -Modificaciones producidas en nuestras costumbres e ideas por el influjo francés. -Qué era el jansenismo. -¿Contó secuaces en España la doctrina de Jansenio sobre la gracia? -Los jansenistas españoles más que nada fueron galicanos. -Apoyo que vinieron a prestar por ende al regalismo de nuestros jurisconsultos. -Motivos para no incluir determinadamente en esta historia a los que en España se llamaron jansenistas, ni a los partidarios del regalismo, y limitarse a consideraciones generales.

     El regalismo en las esferas oficiales. -Precedentes. el Memorial de Chumacero, etc. -Macanaz. -Sus proyectos y caída. -Los consejeros de Carlos III. -Aranda, Moñino, Roda, Campomanes, etc. -Volterianismo disfrazado de muchos de ellos. -Tratado de la regalía de amortización. -Expediente del obispo de Cuenca. -Extrañamiento de los jesuitas. -Juicio imparcial del monitorio de Parma.

     El jansenismo español. -Manía de hablar de las falsas decretales y de la fuerza de la antigua disciplina. -Libros manifiestamente galicanos. Fundación de la colegiata de San Isidro en reemplazo de los jesuitas. La Inquisición, en manos de los jansenistas. -Prelados a quienes se tildó de jansenismo: Climent, Tavira, etc. -Pastorales de algunos de ellos. -Introducción de la Teología Lugdunense en nuestras aulas. -Obras de Amat, Martínez Marina, Villanueva y otros, puestas en el Índice de Roma. -El jesuita Masdéu se acuesta al partido de los llamados jansenistas en su Historia crítica de España. -Trabajos de historia eclesiástica en sentido galicano. -El jansenismo en las Cortes de Cádiz. -Otros jansenistas de menor cuantía. -Bedoya y su opúsculo latino sobre la potestad de los obispos, etc.

     Prolongación del jansenismo regalista hasta nuestros días, sostenido por intereses políticos. -Cisma de Alonso durante la regencia de Espartero. -El llamado jansenismo en España sirvió muchas veces de disfraz para proyectos anticatólicos de otro linaje.


Capítulo XXIII

El volterianismo en España en el siglo XVIII. Olavide. -Cabarrús. -Urquijo.

     La filosofía enciclopedista. -Reseña de su historia, principios y tendencias. -Sus impugnadores españoles. -Penetra en las esferas oficiales [71] apoyada por los jansenistas y regalistas. -Maridaje de estos tres elementos para la expulsión de los jesuitas.

     A) Primeros alardes ostensibles de impiedad. -Don Pablo Olavide. -Extraños sucesos de su vida. -Su nacimiento y estudios en Lima. -Oidor del virreinato. -Su conducta después del terremoto de 1746. -Olavide en España. -Cargos que desempeñó. -Sus viajes a Francia. -Su amistad con Aranda. -Olavide, asistente de Sevilla. -Superintendente de las colonias de Sierra Morena. -Escepticismo religioso de Olavide. -Sus imprudentes palabras entre los colonos. -Es delatado por Fr. Bernardo de Friburgo. -Prisión y proceso inquisitorial de Olavide. -Autillo de fe de 26 de noviembre de 1778. -Sentencia leída en él. -Olavide en el monasterio de Sahagún. -Fuga de Olavide a Francia, donde se titula Conde del Pilo. -Publica un opúsculo contra las órdenes religiosas. -Impresión que en él hicieron los horrores de la revolución francesa. -Saludable transformación obrada en su ánimo. -Escribe El Evangelio en triunfo. -Publícase este libro en Valencia. -Su éxito inmenso. -Vuelta de Olavide a España. -Vida penitente y retirada de sus últimos años. -Otras obras de Olavide: los Poemas cristianos, la traducción de los Salmos. -Versiones de obras dramáticas francesas (Zaira, Mérope, etc.), hechas en el primer período de su vida. -Escritos inéditos de Olavide. -Escaso valor literario de sus trabajos. -Mérito relativo de El Evangelio en triunfo.

     B) Nuevas manifestaciones del volterianismo. -El conde de Cabarrús, aventurero francés. -Salva la crisis monetaria con la creación del Banco de San Carlos. -Importancia política que desde entonces adquiere. -Sus posteriores vicisitudes. -Ideas heterodoxas esparcidas en sus Cinco cartas sobre los obstáculos que la naturaleza, la opinión y las leyes oponen a la felicidad pública. -Combate la indisolubilidad del matrimonio y el celibato del clero.

     C) D. Mariano Luis de Urquijo, ministro de Carlos IV. -Carácter frívolo e insustancial de este personaje. -Sus proyectos cismáticos. -Su famoso decreto de 5 de septiembre de 1800. -Contestaciones de varios obispos favorables al cisma. -Caída y proceso de Urquijo. -Volterianismo de sus ideas. -Sus aficiones literarias. -Su traducción de La muerte de César y discurso que la precede. -Proceso que le formó la Inquisición.


Capítulo XXIV

El volterianismo. -Su influencia en las letras. -La tertulia de Quintana.

     Carácter de la literatura en el siglo pasado. -Literatos francamente volterianos, aunque no hiciesen profesión de impiedad en sus escritos. D. Félix María Samaniego. -Proceso que le formó la Inquisición y penitencias que le impuso. -Su sátira contra los frailes. -Licencia e impiedad de ciertas obras suyas inéditas.

     Periódicos con tendencias enciclopedistas: El Censor. -Noticia de sus redactores, Cañuelo, Pereira, etc. -El Apologista Universal. -Los PP. Centeno y Fernández. -Proceso formado al primero. -Prohibición de estos papeles por el Gobierno de Carlos III.

     Enciclopedismo de varios economistas. -El Dr. Normante y Carcaviella, profesor en Zaragoza. -Causa que le formó la Inquisición a instancia de Fr. Diego de Cádiz y otros capuchinos. -La Sociedad Cantábrica manda traducir las obras de Destutt-Tracy. -Progresos de la filosofía sensualista. -Noticia de los principales tratadistas y expositores del condillaquismo. [72]

     La escuela salmantina, infiltrada de enciclopedismo. -Fr. Bernardo de Zamora. -Causa formada a D. Ramón de Salas, profesor de Jurisprudencia. -El filosofismo poético. -Vestigios de esta tendencia en algunas composiciones de Meléndez y otros. -Cunden en Salamanca los libros de Locke, Montesquieu y Rousseau. -Cándido optimismo de Cienfuegos y otros filosofistas poéticos.

     La tertulia de Quintana. -Noticias de algunos de sus más habituales concurrentes. -Retírase de ella Capmany. -Hácese la tertulia foco de novedades políticas y religiosas. -Odas de Quintana. -Relaciones de Blanco-White y Marchena con la tertulia quintanesca. -Fundación de las Variedades de ciencias, literatura y artes. -Posteriores vicisitudes de Quintana y sus tertulios. -Controversia entre él y Capmany en Cádiz. -Causa formada en 1814 a Quintana por la Inquisición de Logroño. -Defensa de sus poesías.

     Noticias de Somoza, Jérica y otros literatos volterianos de las primeras décadas de este siglo. -Muerte impía de Somoza. -Cristiana muerte de Quintana.

     Influencia del volterianismo en el grupo antisalmantino (Melon, Moratín, Estala, Hermosilla, etc.).


Capítulo XXV

El volterianismo en españa a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX. -El abate Marchena.

     A) Patria. -Primeros estudios. -Carta contra el celibato eclesiástico. Traducción de Lucrecio. -Proceso formado en Sevilla al P. Manuel Gil, de los Clérigos Menores. -Emigra Marchena a Francia. -Dase a conocer como escritor político y controversista. -Colabora con Marat en L´Ami du peuple. -Únese a los girondinos. -Noticias acerca de su prisión en las cárceles del terror. -Vuelve a escribir, durante el Gobierno de Tallien, en L´Ami des lois. -Alistóse en el ejército del Rhin. -Forja un fragmento de Petronio y más adelante otro de Catulo. -Es recibido fríamente por Mad. Stael en su quinta de Coppet. -Viene a España con Murat. -Es conducido a las cárceles de la Inquisición. -Acompaña al rey José en su viaje a Andalucía en 1810. -Hospédase en casa de Arjona. -Publica, bajo los auspicios del monarca intruso, varias traducciones del francés. -Acompáñale en su retirada a Valencia en 1813. -Pasa de allí a Francia. -Publica en Burdeos las Lecciones de filosofía moral y elocuencia. -Vuelve a España en 1820 y muere en 1821. -Originalidades de su carácter. -Noticia extensa y detallada de sus obras, así originales como traducidas. -Discurso sobre la extinción de regulares. -Discurso preliminar a las Lecciones de filosofía moral. -Preámbulo a las Lecciones mismas. -Varios folletos impíos. -Análisis del Ensayo de teología y de su refutación por el Dr. Heckel. -Diferentes opúsculos políticos en lengua francesa. -Obras literarias: traducciones del Tartufe, del Avaro y de la Escuela de las mujeres, de Filiuto o el Egoísta, de Los dos yernos y de otras piezas francesas. -Ídem de algunos poemas de Ossiam y de la Heroída, de Pope. -Poesías varias, especialmente la oda a Cristo crucificado, la epístola sobre la libertad política y la tragedia Polixena. -Marchena juzgado como poeta y como crítico. -Marchena considerado como propagandista incansable de doctrinas impías. -Traduce los Cuentos y novelas de Voltaire, la Pucelle del mismo, la Julia y el Emilio de Rousseau, varias obras de Volney, Dupuis, Benoit y las Cartas persas de Montesquieu. [73]

     B) Noticia de otros traductores de obras enciclopedistas y volterianas. -Causa sobre la impresión de las Ruinas de Volney. -¿Es de Moratín una traducción del Cándido impresa con su nombre en Valencia?, etc., etc.


Capítulo XXVI

El volterianismo en España a principios del siglo XIX. Gallardo.

     A) D. Bartolomé José Gallardo. -Patria. -Primeros escritos: Defensa de las poesías de Iglesias, El soplón del Diarista de Salamanca. -Traduce en 1803 la Higiene de Presarín y un discurso de Mihert sobre la relación de la medicina con las ciencias morales, escrito en sentido materialista. -Publica Consejos sobre el arte de la predicación. -Grandes conocimientos bibliográficos de Gallardo. -Reimprime en 1806 el Robo de Proserpina, de Faria. -Inmensos trabajos de erudición que inicia antes de 1808. -Bibliotecario de las Cortes en 1812. -Publica la Apología de los palos, y poco después el Diccionario crítico burlesco. -Volterianismo de este librejo. -Tempestades que promueve. -Prisión de Gallardo. -Apología de su libro. -Es defendido en las Cortes por el diputado americano Mejía, y absuelto. -Reacción de 1814: Gallardo en Inglaterra. -Proyecta dar a la estampa varios libros. -Epoca constitucional del 20 al 23. -Carta-blanca, Zurribanda al Zurriago y otros opúsculos políticos de Gallardo. -Pérdida de sus libros y manuscritos en el famoso día de San Antonio de 1823. -Publica Gallardo en 1832, 33 y 34 diversas invectivas contra Reinoso y Lista (Cuatro palmetazos bien sentados por el dómine Lucas a los gaceteros de Bayona, etc.), Hermosilla, Miñano, Burgos (Las letras de cambio o los mercanchifles literarios). -Prisión y proceso que le acarrea el último de estos opúsculos. -Da a luz los cinco números de su Criticón. -Prosigue en sus investigaciones bibliográficas. -Extravagancias y originalidades de su carácter. -Aparece en 1848 el Buscapié de D. Adolfo de Castro. -Arrójase a impugnarlo Gallardo en el Buscapié del buscarruido, en el Zapatazo a Zapatilla y en otros folletos. -Reñida pelamesa literaria entre Gallardo, Estébanez Calderón y D. Adolfo de Castro. -Muerte de Gallardo en 1859. -Obras de Gallardo. -Sus maravillosos apuntamientos bibliográficos hoy reunidos en el Ensayo de una Biblioteca Española de libros raros y curiosos. -Sus poesías. -Sus críticas literarias. -Su absoluta incredulidad religiosa.


Capítulo XXVII

El volterianismo en España a principios del siglo XIX. Dos historiadores de la Inquisición.

     A) D. Juan Antonio Llorente. -Noticias bibliográficas. -Nace en Rincón de Soto, diócesis de Calahorra. -Sus estudios de teología y cánones. -Recibe las sagradas órdenes. -Comienzan a inocularse en él las opiniones heterodoxas a consecuencia del trato con persona desconocida. -Afición de Llorente a las investigaciones históricas y arqueológicas. -Su Memoria sobre una antigüedad romana de la diócesis de Calahorra. -Llorente en Madrid. -Protégele el Príncipe de la Paz, y subvencionado por él escribe las Noticias históricas de las tres provincias vascongadas, obra encaminada a preparar la abolición de los fueros. -Llorente, secretario de la Inquisición. -Sus proyectos de reforma de aquel Tribunal. -La Inquisición en manos de los jansenistas. -Caen del Poder los amigos de Llorente. -Complicaciones a que éste se vio expuesto. [74] -Extrémase su heterodoxia, y de jansenista pasa a cuasi-volteriano. -Llorente, canónigo maestrescuela de Toledo. -Llorente, afrancesado; distinciones que obtiene de parte del rey José. -Agrúpase la falange volteriana en torno del monarca intruso. -Escritos cismáticos de Llorente en este período. -La Memoria sobre división de obispados, la Colección de papeles relativos a dispensas matrimoniales y otros puntos de disciplina eclesiástica. -Memoria sobre el Tribunal de la Inquisición presentada a la Academia de la Historia. -Llorente lleva a cabo la abolición del Santo Oficio y examina detenidamente sus papeles. -Emigra en 1813. -Reside en varias ciudades de Francia y fíjase al cabo en París, donde publica la Defensa canónica y política contra injustas acusaciones de fingidos crímenes. -Dirige una humillante exposición a Fernando VII. -Publica casi simultáneamente la Histoire critique de l´Inquisition d´Espagne. Noticia de otras publicaciones suyas sobre tal materia. -Da a la estampa su autobiografía. -Otros escritos de Llorente. -Brillante polémica con el conde de Neufchateau sobre el Gil Blas. -Edición de las obras de Fr. Bartolomé de las Casas. -Llorente rompe en sus últimos años todo freno, traduce la inmoral novela Le chevalier de Faublas y publica sucesivamente tres escritos heterodoxos: Le tableau moral et politique des papes, el Proyecto de constitución religiosa y la Apología del mismo proyecto. -El Gobierno francés le obliga a salir de su territorio. -Muere Llorente en Madrid en 1823. -Repetidas impresiones de sus escritos. -Sus impugnadores. -Catálogo de sus obras.

     B) D. Antonio Puigblanch. -Natural de Mataró. -Novicio en la cartuja de Montealegre. -Catedrático de Hebreo en Alcalá. -Publica allí una Gramática. -Da a luz en Cádiz, 1811, La Inquisición sin máscara. Otros escritos suyos: la oda Al fanatismo. -Puigblanch, diputado a Cortes durante la época constitucional del 20 al 23. -Emigra a Londres. -Los Opúsculos gramático-satíricos y otras obras. -Agrias polémicas de Puigblanch con Villanueva, Salvá y otros. -Extravagancias del doctor catalán. -Sus grandes conocimientos filológicos. -Noticia de sus demás obras. -Sus opiniones religiosas. -Su muerte.


Capítulo XXVIII

Un teofilántropo español.

     A) Andrés María Santa Cruz. -Noticias biográficas. -Es maestro de los hijos de un príncipe alemán. -Va a Francia y toma parte en la revolución. -Amigo de Marchena. -Forma parte de la Sociedad de los Teofilántropos (adoradores del hombre como Dios). -Vuelve a España y muere en la oscuridad y en la miseria. -Análisis del libro intitulado Le culte de l´humanité. -Enlace de las doctrinas de Santa Cruz con las de Servet, Arnaldo de Vilanova y Prisciliano.

     B) Más sobre ciertos escritores volterianos o de doctrina sospechosa en las primeras décadas de este siglo. -Las sociedades secretas. -Suplicio del deísta Cayetano Ripoll en Valencia.


Capítulo XXIX

Protestantes notables en los primeros años de este siglo. Blanco.

     D. José María Blanco (White). -Noticias biográficas. -Ascendencia de Blanco. -Estudios de Blanco. -Forma parte de la Academia de Letras Humanas, de Sevilla, con Arjona, Reinoso, Roldán, Lista y otros. -Rector [75] del colegio de Maese Rodrigo. -Magistral de la capilla de San Fernando, en Sevilla. -Su viaje a Madrid. -Director del Colegio Pestalazziano. -Concurre a la tertulia de Quintana. -Incredulidad de Blanco. -En 1809 colabora en el Semanario Patriótico. -Embárcase para Inglaterra en 1810. -Se hace protestante. -Publica sucesivamente tres periódicos en castellano, El Español, El Español Constitucional y las Variedades o el Mensajero de Londres. -Es canónigo de la catedral protestante de San Pablo. -Escribe en sentido tory folletos contra la emancipación de los católicos. Sus cambios religiosos. -Hácese antitrinitario. -Su odio ciego contra España. -Notable mudanza que experimenta en sus últimos años. -Muere en Liverpool 1841. -Carácter de Blanco, débil y tornadizo. -Sus altas prendas intelectuales. -Noticia y análisis de sus obras. -Poesías escritas antes de su salida de España. -Artículos periodísticos. -Poesías castellanas compuestas en Inglaterra. -Poesías inglesas. -Escritos de polémica teológica en lengua inglesa. -Ídem de controversia política. -Tratado del comercio de negros. -Cartas sobre España, bajo el pseudónimo de D. Leocadio Doblado. -Mérito e importancia grande de este libro. -Luisa de Bustamante, novela castellana. -Consideraciones que sugiere esta obra, última que salió de la pluma de Blanco. -Mérito de Blanco como prosista eminente. -Inferior a sí mismo como poeta.


Capítulo XXX

Protestantes notables en los primeros años de este siglo. Don Juan Calderón.

     A) Noticias biográficas. -Calderón, fraile franciscano. - Liberal. -Emigra en 1823. -Se hace protestante a su manera, esto es, semi-incrédulo. -Va a Londres en 1829. -Vuelve a Francia en 1830. -Torna a España durante la regencia de Espartero. -Emigra nuevamente en 1843. -Muere en Londres. -Obras de Calderón. -Análisis de las más notables. -Sus doctrinas religiosas expuestas en el Catolicismo neto y en El examen libre. -Sus notables estudios filológicos. -La Revista Gramatical. -La Análisis lógica y gramatical de la lengua española. -Cervantes vindicado.

     B) Breve noticia de otros protestantes. -Lucena, Sotomayor, Montsalvatje, etc. -Ligera idea de sus escritos. -Tentativa protestante de Matamoros en Granada.


Capítulo XXXI

Un cuáquero español.

     D. Luis Usoz y Río. -Noticias biográficas-Viajes y estudios. -Erudición de Usoz. -Cae en sus manos la Apología de Barclay, traducida por Alvarado. -Va a Inglaterra en 1839 y se afilia en la secta de los cuáqueros. -Su fraternal amistad con Benjamín Wiffen. -Emprenden unidos la publicación de los Reformistas españoles. -Constancia con que llevan a cabo su empresa. -Publicación del Carrascón en 1847 y de la Epístola consolatoria en 1848. -Continúan sin interrupción sus tareas, hasta dar a luz veinte tomos de Reformistas, el último en 1865. -Muerte de Usoz. -Esmero y prolijidad de sus ediciones. -Ilustraciones que las acompañan. -Otras publicaciones suyas. -El Cancionero de obras de burlas, de 1529. -El Diálogo de la lengua. -Mérito de Usoz como bibliógrafo y reproductor de libros antiguos. -Su importancia como hebraizante. -La traducción de Isaías. -Otros trabajos de menor importancia. [76]


Capítulo XXXII

El krausismo en España. -D. Julián Sanz del Río.

     A) Precedentes del krausismo en España. -La unidad simbólica, de Álvarez-Guerra. -Análisis de este extravagantísimo libro. -La traducción del Derecho natural, de Ahrens, por Navarro Zamorano. -La impugnación de Balmes en su compendio de Historia de la filosofía.

     B) Noticias biográficas de Sanz del Río. -Patria. -Estudios de teología y derecho en Granada y Alcalá. -Dásele comisión de ir a Alemania con objeto de estudiar los modernos sistemas filosóficos. -Se dedica a aprender la lengua y aplícase luego en Heidelberg a la doctrina de Krause. -Su correspondencia con don José de la Revilla. -Vuelve a España Sanz del Río. -Retírase a Illescas y prosigue allí sus estudios y meditaciones filosóficas. -Primera edición de la Analítica en 1847. -Entrada de Sanz del Río en el profesorado oficial. -Sus primeros discípulos. -Método pedagógico de Sanz del Río. -Estado de la filosofía en España al aparecer el krausismo en nuestras aulas. -Discurso inaugural de Sanz del Río. -Segunda edición de la Analítica. -Traducción del Doctrinal de historia, de Weber; publícase bajo la protección de diversos personajes conservadores. -Ideal de la humanidad para la vida. -Programas de Psicología, lógica y ética. -Impugnaciones del krausismo en el Ateneo. -Impugnaciones de Ortí y Lara. -Cartas vindicatorias de Sanz del Río. -Continúa su propaganda: enseñanza privada y pública. -Segunda generación krausista. -Círculo filosófico y literario de Madrid: discusiones. Sigue Ortí y Lara su campaña anti-krausista. -Los textos vivos de Navarro Villoslada en El Pensamiento Español. -La prensa democrática, informada de krausismo. -El Ideal de la humanidad, en el Índice de Roma. -Expediente formado a Sanz del Río. -Su separación y la de otros profesores. -Revolución de septiembre. -Influjo de Sanz del Río y su escuela en ella. -El krausismo triunfante. -La legislación revolucionario- krausista. -El krausismo en la prensa y en la enseñanza. -Tercera generación krausista. -Muerte, entierro y testamento de Sanz del Río. -Sus obras póstumas. -Idea general de los resultados de su propaganda relativamente a la religión, moral, política, filosofía, ciencias particulares, etc.


Capítulo XXXIII

Don Fernando de Castro.

     A) D. Fernando de Castro, natural de Sahagún, entra en los gilitos de Valladolid. -Su misticismo. -Sus dudas y combates interiores. -Su exclaustración. -Va a Madrid. -Dase a conocer como orador sagrado. -Catedrático de Instituto primero, y más tarde, en la Escuela Normal, de Filosofía. -Sus Nociones de historia; boga que alcanzan. -Sigue Castro las vicisitudes de la Facultad de Filosofía. -Nómbrasele capellán de honor. -Apología del dogma de la Concepción. -El Quijote de los niños. Castro en candidatura para obispo: sin resultado. -Segundo período de su vida: heterodoxia latente. -Le perseguía la duda: angustias. -Causas de su caída: su orgullo; su escaso saber teológico; su trato con Sanz del Río y demás espíritus fuertes de la Central; sus malas lecturas; él niega que la ambición desairada y la licenciosidad influyesen en su conducta. -Su famoso sermón en las exequias de Fernando VII. -Su discurso de recepción en la Academia de la Historia Sobre los caracteres [77] históricos de la Iglesia española. -Refutación del mismo por Villoslada en El Pensamiento Español. -Expulsión de Castro de la Universidad. -Tercer período: heterodoxia manifiesta. -Vuelve al profesorado con la revolución de septiembre. -Su rectorado. -La circular a las universidades e institutos de España y del extranjero proponiéndoles hacer vida de relación y armonía. -El Boletín-Revista de la Universidad de Madrid, órgano del krausismo. -Planes, programas, preliminares e introducciones. -Conferencias para la educación de la mujer: discursos pronunciados en ellas. -Escuela de institutrices. -Biografía satírica de Castro en El Museo Universal. -Sale del Rectorado. -Es presidente de la Sociedad Abolicionista. -Senador por León en el reinado de D. Amadeo. -Carta a D. Nicolás Salmerón felicitándole por su discurso sobre la Internacionalidad -Actividad extraordinaria que despliega en todo. -Prosigue el Compendio de historia universal, comenzado antes de la revolución. -Espíritu francamente heterodoxo de sus últimos tomos. -Proyecto frustrado de un culto sincrético, de que él mismo da idea en su Memoria testamentaria. -Su muerte y testamento. -Descripción de su entierro. -Examen crítico de su «Memoria testamentaria» por D. Miguel Sánchez en el Consultor de los Párrocos.

     B) D. Tomás Tapia. -Eclesiástico. -Su vida anti-krausista. -Su iniciación con Sanz del Río. -Su análisis crítico de la Filosofía fundamental, de Balmes, en el Boletín-Revista. -Refútale Ortí y Lara en La Ciudad de Dios. -Discurso de Tapia sobre la religión y las religiones en las conferencias para la educación de la mujer. -Obtiene la cátedra de Sistema de la filosofía, fundada en su testamento por Sanz del Río. -Muerte de Tapia.

     C) D. Juan Alonso Eguílaz. -Redactor del Universal. -Su Catecismo de la religión natural. -Su Teoría de la inmortalidad del alma. -Otros escritos heterodoxos.

     D) Noticia de algunos protestantes españoles, ya difuntos, que han derramado sus doctrinas en estos últimos años.


Notas a este plan

     1.ª En los doce últimos capítulos no he señalado fuentes por ser más conocidas e ir en parte indicadas en el plan mismo y en la carta acerca de las monografías expositivo-críticas.

     2.ª No van incluidos en este plan, por olvido mío al redactarlo, El español Mauricio, fautor del panteísmo de Amaury de Chartres y David de Dinant, y por tal condenado en 1215, y el jesuita chileno del siglo pasado P. Lacunza, que vertió sentencias milenaristas en su obra, por otra parte muy apreciable. La venida del Mesías en gloria y majestad, publicada con el pseudónimo de Ben-Ezra, y refutada por el sevillano Roldán en El ángel del Apocalipsis. Otro libro también milenarista y semejante al del P. Lacunza apareció en Logroño hacia 1835, con el título de Daniel.

     3.ª Escrito tiempo atrás este plan, ofrece hoy algunas incongruencias, como la de suponer vivo al sabio D. Fermín Caballero, que lo estaba en efecto, para gloria de nuestras letras y consuelo de sus amigos, cuando esto se redactaba. Es de esperar que los herederos y testamentarios del eminente erudito den a luz sus obras inéditas, reparando así en alguna manera la pérdida incomparable que con su muerte experimentó la ciencia española. [78]

     4.ª Como en este artículo y en alguna de las cartas anteriores he tratado puntos enlazados con el dogma, y quizá por mi escaso saber teológico se haya deslizado alguna expresión inexacta, concluyo, según la loable usanza de nuestros antiguos escritores, sometiendo todas y cada una de mis frases a la corrección de nuestra santa madre la Iglesia católica, en cuyo seno vivo y quiero morir.

M. MENÉNDEZ PELAYO

     Santander, 09 de septiembre de 1876. 

 

http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/01361608688915504422802

/p0000001.htm#I_1_

 

+++  

 

  “La Reconquista española fue un proceso en ciertos aspectos único en la historia española y mundial. No ha habido ningún otro caso en el que, después de que un reino fuera conquistado por el islam o por cualquier otra civilización extranjera, para ser  posteriormente no solo sometido, sino profundamente transformado y aculturado en esa civilización foránea, dicho reino fuera, sólo siglos después, totalmente recuperado  por los vestigios del reino conquistado, que no se conformó con imponerse a los invasores, sino que reaculturó el territorio sometiendo a sus habitantes y finalmente extirpando la civilización atacante. En los paralelismos más cercanos, que se encuentran en el este y sureste de Europa, los imperios mongol y otomano sometieron militar y fiscalmente a los pueblos cristianos conquistados, pero no habitaron en gran número  sus territorios ni trataron de sustituir su religión y su cultura. La liberación final de los yugos mongol y otomano  no se complicó por la necesidad de enfrentarse  en el territorio antes conquistado a la presencia de una nutrida y nueva población extranjera y a su cultura (pese a todo, en Bosnia-Herzegovina y en Albania, así como en ciertas zonas de Bulgaria, sí surgió una numerosa población musulmana).

  ?En ningún otro lugar del mundo islámico una importante sociedad musulmana fue completamente sustituida por una parte de la población anteriormente conquistada. En Europa occidental, el único equivalente fue el de la reconquista de Sicilia durante el siglo XI, que sin embargo fue realizada por fuerzas extranjeras y afectó a un territorio mucho más pequeño, que solo había sido musulmán durante apenas dos  siglos. Como se ha señalado en el capítulo anterior, aunque los españoles no hubieran logrado nada más, solo por esta razón la historia de España habría sido totalmente singular.

  ?La Reconquista, como rasgo determinante de la historia de España, ha ocupado un lugar de honor en las dos versiones del Gran Relato, la católica y la liberal, que se desarrollaron durante el siglo XIX, pero sufrió enormemente a manos de la desconstrucción de la época posterior. El comentario más famoso fue el de Ortega, para el que algo que se había desarrollado durante ocho siglos no podía denominarse “reconquista”, aunque el filósofo no explicó de manera convincente  el porqué de tal afirmación”.?(En España, una historia única)

http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/archivo-2008-12.html

 

+++

 

 

 

 

“Obedecer a la verdad y no a la dictadura de las opiniones comunes” Benedicto XVI.

 

+++

 

"El silencio y la contemplación que sirven para encontrar en la dispersión de cada día la unión profunda y continua con Dios". Benedicto XVI.

 

+++

 

"El cristianismo no es una religión, filosofía o visión del mundo espiritualista. Es decir, el cuerpo representa un rol fundamental. Sin el cuerpo no hay cristiano, es más: no hay cristianismo..."

 

+++

 

«Cuando una ley está en contraste con la razón, se la denomina ley inicua; sin embargo, en este caso deja de ser ley y se convierte más bien en un acto de violencia». (Summa Theologiae, I-II, q. 93, a. 3, ad 2um.)

 

«Toda ley puesta por los hombres tiene razón de ley en cuanto deriva de la ley natural. Por el contrario, si contradice en cualquier cosa a la ley natural, entonces no será ley sino corrupción de la ley». (Ibid., I-II, q. 95, a. 2. El Aquinate cita a S.. Agustín: «Non videtur esse lex, quae insta non fuerit», De libero arbitrio, I, 5, 11: PL 32, 1227.)

 

En palabras de la Antígona de Sófocles, "No he creído que tus decretos, como mortal que eres, puedan tener primacía sobre las leyes no escritas, inmutables, de los dioses". El concepto de ley natural viene a expresarlo de otro modo. La injusticia consistiría en vulnerar esas leyes no escritas, grabadas –aunque quizá con poca fuerza– en nuestro interior, pero que se cumplirían inexorablemente: su transgresión atraería la desgracia sobre los mortales. Así, por una vía u otra, la justicia se impondría, y la vida sería finalmente justa.

 

+++

 

El fundador y primer ideólogo de Al Qaida, Abdalá Azzan, muerto durante el conflicto afgano, estableció el principio de que cuando un país musulmán está ocupado, la ley islámica impone a todos los creyentes en el mundo la obligación de trabajar para liberarlo. Para el integrismo islámico, Chechenia, como Iraq, se considera territorio ocupado por los infieles y, por lo tanto, no pueden ser objeto de negociación política o pacto alguno. Donde están los mahometanos no hay espacio para los demás seres humanos; una forma patética de la más rancia xenofobia comunista-nazista. El odio, la repugnancia y la hostilidad hacia las otras creencias es en el islam, norma. 2004.

 

+++

 

“El que oye a vosotros oye a mí; el que os rechaza a ustedes, rechaza a mí; y el que me rechaza, rechaza a Aquel que me envió”. LUCAS 10-13,16 

 

La era de la Iglesia empezó con la « venida », es decir, con la bajada del Espíritu Santo sobre los apóstoles reunidos en el Cenáculo de Jerusalén junto con María, la Madre del Señor. Recuerda, pues, que has recibido el signo espiritual, el Espíritu de sabiduría e inteligencia, el Espíritu de consejo y de fortaleza, el Espíritu de conocimiento y de piedad, el Espíritu de temor santo, y guarda lo que has recibido. Dios Padre te ha marcado con su signo, Cristo Señor te ha confirmado y ha puesto en tu corazón la prenda del Espíritu (S. Ambrosio, Myst. 7,42).

 

+++

afanado en sus tareas para sobrevivir, Pedro deja todo en el mar de Galilea y sigue al Cristo

 

Dejémonos de vacíos y engañosos cantos a la solidaridad con feministas, ecologistas… Que las personas tenemos sexo afortunadamente y el género pertenece a las cosas. Vivamos en caridad y bondad para ayudar a la fémina; seamos respetuosos de una ecología que pueda cantar armoniosa –junto a nos-, a toda la obra del Creador. Y no habremos elevado la mentira a la complicidad del momento.

 

+++

 

En la taciturna cotidianidad se descubre la fascinante trascendencia del ser humano, que, ayudado por el Espíritu, es capaz de encontrar la grandeza milagrosa en los pequeños detalles. El camino para coronar una cumbre se cubre con pasos cortos y largos, y todos son necesarios para alcanzar la meta. Todos podemos hacer algo como cristianos en la vida pública: desde el padre de familia que concilia trabajo y vida familiar, hasta los responsables de grandes organizaciones que movilizan a cientos de personas en pos de los valores de la doctrina social de la Iglesia. Y todos, sin excepción, estamos llamados a la oración.

 

+++ 

 

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-

Es contrario a la dignidad humana hacer sufrir inútilmente a los animales y sacrificar sin necesidad sus vidas. Es también indigno invertir en ellos sumas que deberían remediar más bien la miseria de los hombres. Se puede amar a los animales; pero no se puede desviar hacia ellos el afecto debido únicamente a los seres humanos.

 

 

 

Muchas gracias por distinguirnos con vuestra visita.

 

La Iglesia testimonia el Evangelio por los caminos del mundo, ¡por eso es católica!; desde que Cristo la fundara, hace dos milenios. ¡Y nadie puede contra ella!

El que a vosotros escucha, a mí me escucha” (Lc 16,10).

Si la presencia de Cristo es la que hace sentirse de veras en casa, es precisamente porque impulsa la libertad del cristiano más allá de los muros de la casa, pues es consciente de que el horizonte de su casa es el mundo.

 

 

 

Recomendamos vivamente:

LEYENDAS NEGRAS DE LA IGLESIA. Autor Vittorio MESSORI – Editorial “PLANETA-TESTIMONIO” 10ª EDICIÓN – Óptimo libro para defenderse del cúmulo de opiniones arbitrarias, deformaciones sustanciales y auténticas mentiras que gravitan sobre todo en lo que concierne a la Iglesia.

 

Recomendamos vivamente: Cristóbal Colón y el descubrimiento de América

Autores: Florentino Perez-Embid / Charles Verlinden

Esta pequeña obra maestra es uno de los trabajos más certeros sobre la vida y personalidad de Colón, y sobre el descubrimiento de América. Ofrece un enfoque realista, preciso, completo y esclarecedor de todos esos importantes hechos históricos. Ediciones ‘RIALP’ 

Siete libros sin imposturas ni ocultamientos:

España Frente al Islam - De Mahoma a Ben Laden -Dr.hist.César VIDAL-Ediciones

‘La esfera de los libros’.

Roma dulce hogar. De protestantes, nuestro camino al catolicismo. Ed. Rialp

Leyendas negras de la Iglesia. Vittorio Messori. Ed. Planeta+ Testimonio.

Nueve siglos de cruzadas. Luis María Sandoval. Ed. Criterio-Libros.

Por qué no soy musulmán. Ibn Warraq. Ediciones del bronce.

‘Islam para adultos’ Autor: Antonio López Campillo. Prólogo del doctor César VIDAL -Editorial ‘Adhara publicaciones’ 2005.

-.-

‘MANUEL II: DIÁLOGO CON UN MUSULMÁN’. Áltera (Barcelona-España), 2006;

154 páginas. Prólogo de JON JUARISTI.

El Papa y el islam

Por Gorka Echevarría Zubeldia

[un libro que recomendamos vivamente]

 

Un justo empeño fundado sobre la lealtad es fundamental para todo ciudadano, creyente o no. †  

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).