Friday 28 April 2017 | Actualizada : 2017-03-29
 
Inicio > Leyendas Negras > Leyenda - 1º negra cómo crea o estrategia anticristiana; memoria histórica

 

"Las fuentes" pueden dar "frases" que hay que interpretar en el contexto y con sus consecuencias a tenor de la Historia que solo años después se pueden ver en contexto.

 

+++


El nombre de ‘leyenda negra’ es relativamente reciente. Pero el nombre es lo de menos. Importa el hecho. Desde el siglo XVI se desarrolla en muchos países de Europa una campaña de descrédito contra España y, ciertamente, la ofensiva del protestantismo contra la Iglesia Católica. A partir del siglo XVIII, la campaña contra la reputación  de España y de la religión católica, entra a formar parte de la habitual propaganda de las distintas formaciones masónicas, hasta hoy mismo: 2006-

 

 

Un capítulo menos en la leyenda negra, tan falaz como voluminosa, valga la antítesis, pues no siempre una mentira se convierte en realidad, por muchas veces que se repita.... si sabemos desenmascararla.

 

+++

 

Para no caer en el anacronismo, es necesario tener la humildad y la inteligencia de leer los hechos del pasado no con las categorías mentales de hoy, más, dentro el marco histórico temporal en que se efectuaron.  

 

+++

 

Al igual que ocurre con cualquier otra expresión de la mente humana, quizás la objetividad plena es imposible, pero lo que se le pide a cualquier intelectual honrado es que, cuando menos, haga el esfuerzo de buscarla, tenga la valentía de acercarse serena y responsablemente al mayor grado de objetividad histórica posible.

 

+++

 

No sólo las sectas utilizan y auspician, porque necesitan la manipulación histórica. Las instituciones de la Iglesia ‘sin complejos’ están contra la desmemoria impuesta desde el poder de turno; el periodismo independiente cuando no fundamenta lo que escribe o dice, fomentando embustes y falacias. Deseando, con buena voluntad se puede, asombrosamente, resumir complicadísimos pasajes históricos con toda sencillez. Solo se requiere: amor a la verdad y objetividad histórica. Contra la manipulación histórica, el rigor de los que saben.

 

+++

 

Constantemente se atribuyen a la Iglesia Católica, palabras, declaraciones que no ha pronunciado, y, de las realmente dichas, hay falsarios charlatanes que las exponen torcidamente con alevosía, es decir, con el agravante de traición. De allí nuevamente nace una calumnia y tantas leyendas negras, si el talante del escritor o comunicador, no es serio, responsable y honesto.

 

+++

 

"Existen tres tipos de personas: el tonto, que no aprende de sus errores; el listo, que aprende de sus errores; y el sabio que aprende de los errores de los demás".  [N. Maquiavelo]

 

+++

 

“Si ignoras lo que ocurrió antes de que nacieras, siempre serás un niño”, escribió Cicerón).

 

 

Tres ejemplos de falsedades construidas

 

Leyendas negrascómo se inventan- Dicen en que las atrocidades de la izquierda las cometieron gente muy pobre y analfabeta, y, claro… (nada más lejos de la realidad: las checas fueron organizadas a conciencia por partidos y políticos que nada tenían de pobres ni de analfabetos). Interesante la intervención de Pedro Fandos, un investigador concienzudo, replicando a un comentario sobre las Trece rosas: “En la represión practicada por las izquierdas también hubo muchas “rosas”, hasta de cinco años”.

...[…]…

En Asturias, los socialistas en el poder han desplegado la habitual campaña de la “memoria histórica” sin oposición de los futuristas. Su mayor hazaña ha sido el “pozo Fortuna”, cerca de Turón. Empezaron por decir que a él fueron arrojados 20 “rojos” y ya van por los trescientos. Han hecho un monumento, organizan actos, según veo en Internet también un museo de la “memoria” sobre la represión franquista. “¿Sabes cuántos rojos fueron arrojados al pozo? Ninguno. Es todo un camelo”.

Monumento, pagado por todos, a un fraude, si tiene razón Fandos, que seguramente la tiene.

 

Recuerda el caso del barranco de Órgiva, en Granada, un osario de cabras y perros que la izquierda intentó hacer pasar por una especie de Paracuellos donde entre 2.000 y 4.000 “rojos habían sido asesinados”, surgiendo al respecto catedráticos, testigos oculares y todo lo que hiciera falta. Besteiro lo explicó muy bien: "Estáis envenenando la conciencia de los trabajadores".

Como muchos que pelean por la verdad, Fandos procede de la izquierda, no es un señorito. Está trabajando ahora con la Causa General, un volumen de información gigantesco y detalladísimo, apenas explotado, sobre las atrocidades que la izquierda quisiera borrar de la memoria de las gentes: “Es tan impresionante que no me extrañaría que el gobierno lo hiciese desaparecer”.  

18 de Diciembre de 2007 - 17:10:22 - Pío Moa

 

+++

 

 

Cómo crear una leyenda negra o

la estrategia anticristiana

 

Miente, miente que algo queda


Un famoso escritor de novelas anticristianas, conocido por sus trabajos sobre los "grandes crímenes de la Iglesia" es abordado en un tradicional café parisino por un dirigente católico español. A través de un diálogo imaginario, ambos personajes despliegan detalladamente los mecanismos secretos de la propaganda anticatólica, sus efectos y consecuencias. ¿Cómo se crean los mitos y leyendas contra la Iglesia? Gracias a la valiosa cooperación del sociólogo francés D. Abraham Cohen-Mosheban desarrollamos un esclarecedor documento de estudio y reflexión para todos nuestros lectores

El tradicional café parisino se encontraba atestado de turistas que aprovechaban de inmortalizar en una fotografía pequeñas escenas de la vida cotidiana francesa para extranjeros. Muchos de quienes se encontraban sentados a las mesas eran clientes habituales o bien personas que deseaban detenerse un segundo para apreciar el tradicional savoir vibre de París.
Cruzaba el salón del hotel bicentenario nuestro primer personaje: un varón católico militante, de mirada lúcida y paso decidido. Español, a más luces, el señor F. se encontraba de paso por la Ciudad Luz por asuntos de trabajo.
Sentado en un cómodo sillón, se encuentra nuestro segundo personaje. De corte de cabello impecable, vestido con la cuidada desprolijidad de las modas postmodernas, el señor J. leía con aire displicente un periódico local mientras bebía un café.


Nuestro diálogo se abre de manera casual, en cuanto casual puede ser todo encuentro entre la Luz y las tinieblas. El señor F. pasa frente a la mesa del señor J. y la que en un principio fue una mirada curiosa de pronto se vuelve fija, como reconociéndolo. Una viva emoción muda su expresión y cortésmente se acerca. Extendiendo una tarjeta de presentación, le saluda. El saludado devuelve el gesto con la amplia sonrisa de quienes esperan ansiosamente ser reconocidos y lo logran "pese" a sus "esfuerzos" por pasar desapercibidos.


Sr. F.: "Disculpe usted, señor... pero su rostro se me antoja conocido. ¿No es acaso el autor de X, de Y y de Z y de esos otros libros que hoy inundan las librerías populares como éxito editorial?"


El saludado no cabe en sí de orgullo. Se acomoda en su sillón, retrocede la cabeza y sonriendo con fingida modestia admite su autoría: "En efecto, mi estimado señor... (mira la tarjeta)... señor F. En efecto: yo soy el autor de esas obras... (respira profundamente, complacido) ¿Le han gustado? ¿Desea que le autografíe alguna?"


Sr. F.: "No, señor. En absoluto. Faltaba más. Yo detesto sus obras. Me parecen producciones de pésima calidad literaria y vacías de contenido o seriedad. Al anticatolicismo rabioso suma usted esa carga de ácido cinismo que caracteriza a los sin Dios"


Sorprendido por tan caballerosa franqueza, el autor invita a nuestro amigo a sentarse. Éste acepta gustoso viendo en esto una oportunidad de reparar el silencio de tantos que callaban ante las barbaridades que escribía o pronunciaba por doquier el escritor.


El señor F. continúa: "No piense usted que aceptando su cortés invitación quedo dispuesto a transigir mis principios. Por todo lo demás, descuide usted que deseo conversar con usted. De hecho, su obra me intriga profundamente"


El escritor, algo más incómodo que al principio, replica: "Quien me intriga es usted, señor. Críticas he recibido, pero todas de un argumento, calibre o tono que me hacen reír y sólo me sirven para abanicarme en mi casa de campo. Pero su comentario abierto y sin vueltas me deja desconcertado. ¿Está seguro usted de ser católico?... no se apure en responder... sólo razono en voz alta... protestante no ha de ser, porque entre contradicciones y fanatismo me habría saltado encima con aires de mesías iluminado... pero tampoco tiene usted sabor a católico de los que me encuentro habitualmente por la calle o en charlas... ellos tienen un aire más acomplejado, hablan con vergüenza y antes me conceden el derecho a escribir como escribo... pero usted se muestra afablemente intransigente..."


El señor F. le interrumpe: "Como es de esperar de cualquier buen hijo de Dios... no se extrañe usted de mi, sino de esas pobres almas. Aquí lo de extrañar es usted, señor. Me intriga enormemente la desfachatez suya como para escribir de lo que no sabe, sosteniendo lo que no es cierto y abusando de un arte que no domina. Y pese a eso conquista tal puesto entre los hombres que le llaman ‘escritor’, le llenan de dinero y hasta le conceden algún lugar en universidades de prestigio"
Tras una gruesa risotada, el escritor invita una taza de café a nuestro amigo y convidándole un buen habano, le mira con detenimiento y aire divertido.


"Le responderé, señor F., pero antes me prometerá usted no revelar el secreto de mi éxito", pide el autor.


"En absoluto puedo comprometerme a eso. Disculpe usted, pero sólo si es algo lícito, con gusto preservaré su secreto aún cuando continúe denunciándole como farsante, mentiroso y anticatólico. Si su maña es ilícita, me veré además en la obligación de alertar sobre su plan."


"Menudo católico es usted", responde el escritor, riéndose. "Nunca he confiado en quienes prometen cosas que soplan sus principios. Esos no son de fiar. Le contaré a usted sobre mi varita mágica del éxito".


Mirándole a los ojos, continuó, "No se extrañe, se lo ruego. Tampoco desconfíe. A esta altura de mi éxito poco daño puede hacerme usted. Yo tengo al gran público de mi parte, y en una época donde la verdad está de parte del que acapara mas popularidad, llevo las de ganar"


El secreto del éxito


Bebiendo pausadamente su café y disfrutando de su habano, el escritor meditó un momento y prosiguió con la explicación: "Me propuse ganarme al mundo. Decidí, así nada más, escribir de filosofía y enriquecerme."


"¡Cáscaras! ¿Cómo de filosofía si Ud. no sabe ni el abecedario? ¿Quién compraría sus obras?" replicó nuestro amigo.
"La serie de libros de filosofía más populares del mundo. Tan exitosos que me los compraría todo el mundo. Y no estoy loco: prueba tiene usted en que mis libros se agotan edición tras edición y en casi todos los idiomas.", respondió el autor.
"¡Usted está loco! Sus libros no son de filosofía.. aunque... bien le comprendo ahora. Usted escribe de filosofía con apariencia de novela, relato o ciencia ficción. Queda advertido el lector con sus declaraciones y sin embargo toma gato por liebre", dijo el señor F. "¡Vaya trampa tiende usted!"


Aún sonriente, el señor J. continuó: "Pero ahí no está mi secreto. Eso que dice usted es cierto, pero no todos esos intentos tienen igual aceptación. Si me concede un minuto, se lo revelaré con todas sus letras: mi secreto consiste en escribir libros que todas las malas gentes gustan leer. Pero no se trata de esas obras vergonzosas que hasta algunos años las personas se cuidaban de no exhibir en público. Se trata de obras que ellos aún pueden mostrar públicamente y aparentar ser inteligentes o hasta citar como referencia. Esta es, señor mío, la clave de mi éxito"


Nuestro amigo guardó silencio mientras meditaba. Y respondió: "Pese a todo, no acabo de comprenderle. ¿Cómo hace usted para saber lo que le gusta a la gente? Nadie sabe eso. La prueba está en que si lo supiese sería dueño de sus bolsillos y corazones."


El literato echó una carcajada apagada y miró pícaramente al señor F. Señalando un grupo de recortes de periódicos en que se le citaba como el hombre del momento, líder en ventas, premiado sin pausa y reclamado como conferencista infaltable, respondió todo. Pero se dio el gusto de decirlo en palabras. "Cualquiera puede hacerlo. ¡Nada más fácil! Se lo tomando a mis propias obras como ejemplo. ¿Las conoce usted?"


"No las he leído. Pero tengo las elogiosas referencias y recomendaciones que la mala prensa hace de ellas. Con esto y los comentarios autorizados de sus críticos me basta y sobra", respondió el aludido.


"Para su postura, hace usted bien. No he creado nada que usted ya no conozca si ha estudiado historia. Mi única novedad es presentar todo como novedad. Algo tan viejo como la mentira", replicó un poco ofuscado el escritor. Y prosiguió: "Mire usted cómo van las cosas. Aquí comenzaremos... desde el principio".



"Ni Dios ni infierno"


"Comienzo por lo más básico: niego que Dios exista. Aquí lo hago afirmándolo explícitamente, acá desarrollando todo como si Dios no existiera, allá verá usted que pongo en duda todas sus concepciones. No continuaré mostrándole las muchas formas que se puede decir lo mismo, pero mi primer gancho de venta es este: decir que Dios no existe"


"Con esto me gano la compra de todos aquellos que quieren que no lo haya, porque poca gracia les hace que exista un ser que para otros es padre mientras que para ellos será juez. Negándolo se quitan obligaciones y deberes, sólo quedan derechos a escala humana. No quieren responder ante nada ni nadie y aquí les vendo la oportunidad"


"Y como la venta sería incompleta si acaso no sacara el complemento apropiado, en todas estas citas que le destaco verá mi segunda afirmación: no hay castigo a los crímenes, no hay infierno. Imagine usted a la multitud de bribones que son capaces de darlo todo con tal de que no hubiera castigo seguro a sus crímenes y maldades. Todos ellos compran gustosos mis obras, quedando luego con la alegría de tener respaldo para sus perversiones que anhelan cometer impunemente."


El cristiano caballero saltó de su silla y le imprecó: "Señor J. esto es absolutamente irritante. La desfachatez con que relata su complicidad con los criminales y el bajo precio que les cobra por ampararlos. Su fortuna no es mal habida sólo por ganarla aprovechándose de el dudoso sentido crítico de la mala prensa que es capaz de calificarle como artista y escritor... ¡usted vende tranquilidad de conciencia a los malvados!"


"Cálmese usted, que aún no he terminado, señor F", continuo el autor. "Esto me hace ganar tan sólo a los que tienen memoria de Dios y de Su justicia. Queda más."


"El parentesco del mono y sus libertades"


"Poco adelantaría mi obra si no llego a quienes ya viven como si Dios no existiera y delinquen como si el infierno no llegara. Necesito llegar a ellos y nada más fácil que pintarles el cuadro a su gusto. Si me hace el favor, mire estas frases que destacan estos periódicos. Como ve usted, no lo digo con rodeos: El hombre no es más que un animal hijo del mono y por tanto no es libre en sus acciones."


La taza de café había quedado suspendida en las manos de nuestro amigo. "No se queda usted en ayunas, señor J. Con eso que afirma llega más lejos de lo que el mismo lector podría llegar por si mismo. Pero en este punto no hay tu tía: son necedades propias de un loco. ¿Quién podría querer creer en esos disparates?"


"Poco importa si son necedades. Ya ve usted que son millares los que se abalanzan en las librerías para comprar mis obras, deseosos de ser monos o emparentarse con ellos con tal de no responder de sus actos como hombres. Y vea que esta idea tiene un precioso complemento de oferta: ‘Si usted es tan animal como un mono, la conciencia es un molesto fantasma al que no hay que hacerle caso’. Me ahorro comentarios sugiriéndole no ya los millares sino los millones de compradores que darían una un ojo y una mano con tal de quitarse de encima el peso de la conciencia."


"Si duda usted le ruego examine estos informes de especialistas literarios que reportan las estratosféricas cifras de venta en los últimos años, a más de las ofertes de películas y edición por fascículos"


La impresión causada en el señor F. no le quitaba agudeza al pensamiento. Casi de inmediato replicó. "No acaba usted de persuadirme de que su éxito se deba sólo a eso."


"Aguda observación", responde el escritor, "no alcaza sólo con eso, pero el resto no es más que esto, aplicado en sus consecuencias. Observe usted.... "No hay más vida que la presente (...) No hay otro cielo que el que cada cual se proporciona en este mundo (...) La virtud y el vicio son palabras vacías, y el bien y el mal son palabras huecas, pues sólo es malo lo que disgusta y bueno lo que causa placer... etc. Y mire que útil es esto que lo coloco en labios de un nuevaerista tanto como en los de un liberal, ateo, joven rebelde, anarquista o ciudadano común, y en todos calza admirablemente con tan sólo un retoque allí o allá"


"Y así atraigo a tanto público como dólares en mis cuentas. El materialismo que he inyectado a mis libros es delicia para los apetitos de cuanto egoísta, vividor, vicioso o avaro se arrastre por el mundo. Éstos son los que me han traducido a 30 idiomas y mantienen las ventas en la cumbre"


"No quiero darle lata, señor F. pero el resto de las páginas contienen afirmaciones similares, como que la propiedad es un robo, que tenemos derecho a hacer nuestra voluntad sin estorbos, a decir lo que se nos antoje, que somos hijos de los genes y que a ellos hay que culparlos de nuestros crímenes y vicios, etc. Como ve, nada muy distinto que lo que han dicho los llamados filósofos y vanguardistas de otros tiempos, sólo que presentado en lenguaje y tono apropiado al lector moderno"



Los ataques al catolicismo


"Vale su explicación, señor J. La tomo como verdadera y respondo con indignación a su farsantería, cinismo y maldad. Mal habida es su fama y fortuna, sin duda, y necios quienes le aclaman como iluminado y personaje encumbrado del mundillo de pseudo intelectuales permanentes en la mala prensa. Pero aún reconociendo que tiene razón con todo esto, algo no termina de cerrar en mi cabeza. ¿Cómo es posible que su éxito no tenga cortapisa ni conozca barrera alguna? Aún con lo suyo no dejan de ser verdaderos y santos los mandamientos y el magisterio de la Santa Iglesia. De parte nuestra somos mil millones de católicos y algo menos son los autodenominados cristianos, voluntariamente separados de la Iglesia a causa del protestantismo, pero no por ello abandonan del todo la Ley de Dios. ¿Cómo es posible que nada de ello cuente?"


Pidiendo una segunda taza de café para ambos, el escritor, complacido con haber capturado la atención de su oponente, apoyó su espalda en el respaldo del sillón y acomodándose el pantalón, prosiguió: "Cuenta, pero ya no importa. No tiene el peso de quien tiene autoridad sobre los suyos. El tiempo y las ideas nada nuevas que ahora presento en mis libros han suprimido de entre los fieles de la Iglesia el sentido forzoso de coherencia en todo y para todo con los principios de su fe. Y se lo digo con franqueza: buena parte de mis lectores son católicos que gustosos compran mis libros. ¿Sabe por qué? Porque mi secreto se compone de dos partes. La primera es formalizar el divorcio con Dios y Su Iglesia. La segunda es satisfacer el síndrome del divorciado."


Nuestro amigo le miró extrañado. "¿Síndrome del divorciado? ¿Qué patraña es esa?", preguntó.


El autor sonrió con ironía y dijo sonriendo con la sonrisa de quienes revelan algo que el otro no había visto: "Entiendo que usted no viva la cuestión del divorcio. Pero no puede serle extraña la conducta de lo que usted llama pecador. Y en el caso de los divorciados, es esperable que con tal de que no se le culpe a él o a ella por haber traicionado al otro, se ponga a hablar mal del defraudado. A eso llamo yo el "síndrome del divorciado", es decir, quitarse la culpa culpando al otro. Esto hago yo para quitarle la culpa a los que compraron mis libros por obra de la primera parte de mi secreto."


Miró atentamente la reacción del señor F., quien asintiendo le dio a entender que comprendía a donde iba, pero que deseaba más abundamiento.


Contento por haberse explicado bien, el popular artista prosiguió. "El punto está, mi querido señor F., en disponer de un prodigioso invento del cual lamentablemente no soy autor. Se trata de una simple regla mecánica de creación de leyendas negras contra la Iglesia".


"¡Ahí tiene usted! ¡Por fin el lobo se saca la careta! Ya sabía yo que su rostro me recordaba mucho más que unos simples libros de venta popular. Usted además es el autor de esa vergonzosa serie de títulos sensacionalistas que pretenden contar toda la verdad que la Iglesia pretendidamente oculta. Lo que aún no me explico es cómo no se detiene usted ante las denuncias de quienes sí saben del tema y que le acusan fundadamente de farsante, mentiroso y calumniador. Y eso por no decir liviano e hipócrita". La voz de nuestro amigo no era de quien gritaba por enfado, sino de aquellos que con firmeza expresan una convicción.


El escritor no acusó recibo. Continuó con su explicación: "Dirá usted lo que quiera, o denuncie lo que le parezca, pero el hecho irrefutable es que mis ventas crecen día a día y mi palabra tiene más peso que la de cualquiera de sus sabios. Bien sabe que para el gran público una ironía de mis labios derrumba toda una campaña de parte de ustedes para desprestigiarme. Las leyendas negras tienen muchos objetivos, pero el principal siempre es quitarle credibilidad y autoridad a la Iglesia. Usted y los suyos no son creíbles, porque lo primero que nos encargamos de garantizar es que siempre aparezcan como defendiendo el poder que por siglos acumularon y al que hoy se aferran con uñas y dientes".


La réplica no se hizo esperar: "Eso es una infamia. ¿Acaso no cuenta usted con que existen principios firmes sobre los que se basa la verdad? ¿Qué hay con quienes actúan por consecuencia de sus ideales?".


La respuesta fue frontal: "Poco importa. Es más, nada importa. Ideales, principios y fundamentos no son más que peligrosos resabios que alertan sobre el fundamentalismo. Esa es, si no me equivoco, la tercera o cuarta leyenda negra que les lanzamos en el rostro. Hoy la gente no puede pensar en que otro actúe sólo por ideales. ‘Piensa mal y acertarás’ es el lema posmoderno. Nadie les creerá tan desprendidos como para vivir de una fe, y la única explicación posible es querer aferrarse al poder, manipular, enriquecerse, etc. Pero le ruego me permita explicarle bien cómo funcionan las leyendas negras y qué ganancias sacamos de ellas. Y hablo en plural no por asemejarme a esos grandes filósofos que me precedieron, sino por unirme a ellos en fama e intención". Diciendo esto abrió un finísimo porta-documentos de cuero y extrajo una lámina que reproducía en facsímil un dibujo del siglo XVI que mostraba a un grupo de sacerdotes sonrientes que bendecían a los verdugos que alegremente quemaban a inocentes ciudadanos en hogueras enormes donde les torturaban hasta morir. Acercándosela a nuestro amigo, prosiguió su explicación.



Leyendas negras: no sólo agravio gratuito, sino intención deliberada


"Mire usted este grabado que me ha hecho llegar un querido amigo. Como sociólogo se interesa mucho en coleccionar todas las leyendas negras lanzadas ya desde el siglo I, pero su área de especialización está más que nada a partir de los escritos protestantes. En esa época podemos fijar el inicio de la "industria de la mitificación". El trabajo no ha sido difícil. Siempre hay mala gente dispuesta a escuchar cualquier cosa que les justifique apartarse de la ley de Dios y entregarse sin culpas a sus crímenes. Es más, ellos han sido quienes con sus entusiasmos colectivos nos han financiado por siglos. Yo soy tan sólo, lo digo con humildad, uno de los últimos y más fieles exponentes.


No se apure usted que ya me explico: al principio las leyendas eran muy burdas, pero extraordinariamente creídas por todos los paganos que no querían aceptar la doctrina de Cristo. En esa época se decía que los cristianos adoraban una cabeza de burro, que sacrificaban niños, que practicaban canibalismo, etc. Poco importaba que el vecino fuera cristiano y nunca le hubieran visto hacer eso. La leyenda negra siempre sirve para dar excusas y no aceptar los principios que propone la Iglesia. Con el tiempo fueron cambiando en la medida en que perdían el impacto. Por ejemplo, se les acusó de haber quemado Roma en la época de Nerón, de haber conspirado para producir tormentas y de practicar hechicería para impedir la continuación del Imperio. Los cristianos siempre fueron, a fin de cuentas, un grupo de hipócritas que con apariencia de buenos practicaban aberraciones sin par.


Si le he dicho que con el protestantismo se industrializa, no es para culpar a ese grupo de autodenominados cristianos como exclusivos responsables de predisponer a la gente en contra de la Iglesia. Lo he dicho porque con el furor con que difundían toda clase de mentiras sobre los católicos, se hicieron más famosas sus calumnias y quedaron por primera vez asentadas en libros traducidos una y otra vez a los distintos idiomas. Ya desde antes los renacentistas habían hecho correr murmuraciones contra la Iglesia, en particular contra un papado que les reprochaba sus excesos. Recuerde usted por ejemplo el famoso caso Borgia. ¿Quién se ha ocupado de estudiar cuán ciertas eran esas acusaciones? Nadie, porque no importa. Siempre se trata de un "hecho sabido", y que por lo tanto no es preciso comprobar porque vale por sí mismo: si todos lo creen, debe ser cierto.


¿Y que se gana con esto? Muchísimo y en muchos planos. Lo primero que se gana es desacreditar a la Iglesia. Sin crédito, nada de lo que diga o haga será creíble o tendrá importancia. No importa cuanto esfuerzo o qué beneficios traiga al mundo. Es una gran asociación de hipócritas dirigida por manipuladores y seguida por borregos. En segundo lugar logramos hacer decaer el ánimo de los católicos, tanto de quienes por todas partes encuentran rechazo y desconfianza como de aquellos que después de mucho insistir acaban cediendo a nuestras presiones y acaban creyendo parcial o totalmente en esas leyendas negras.


En tercer lugar obtenemos algo precioso, mi estimado señor F. Algo que en la era de las comunicaciones es vital: mala prensa. Volver a la prensa contraria a la Iglesia es una de las consecuencias más provechosas que podemos sacar. Hoy en día lo que la prensa busca es impactar, provocar ventas o audiencia. ¿Y qué mejor que atacar a la Iglesia? La Iglesia no se defiende, el público no investiga, si se desmiente pasa desapercibido. Pero no se quede usted corto: la mala prensa no sirve sólo para desprestigiar, porque cumple un papel mucho más importante, esto es, asfixiar a los católicos sin dejarles respiro ni campo libre. Vayan donde vayan, actúen en lo que sea, siempre encontrarán prensa enemiga permanentemente mal dispuesta hacia todo lo que sea católico. Le concedo que aún en esa prensa encontrará notas que llamaré neutras, por no decir favorables. Pero el contenido de esas líneas siempre será sobre temas políticamente correctos. Habitualmente no pasan de narrar obras de beneficencia social, actos de piedad o declaraciones extractadas en sus puntos más populares.
La cuarta consecuencia es muy interesante: una leyenda negra siempre logra causar división y desconfianza entre los católicos. Nadie confía en su par, ni en su superior, ni en quienes están a su cargo. Todos sospechan de todos. Comienzan las acusaciones mutuas, las querellas y las divisiones internas.


La quinta y la sexta van unidas, porque lo que indudablemente podemos notar tras una mirada que supere las apariencias iniciales es que las leyendas negras causan preocupación e inquietud entre los católicos y a un mismo tiempo arrojan sobre ellos el vergonzoso fardo de la mala reputación".



Los efectos que buscan los calumniadores


A esta altura de la conversación, el sol ya se ponía y daba a París ese dorado maravilloso que sólo se puede apreciar en la ciudad luz. Ambos contertulios se detuvieron un momento para encender otro cigarro y continuaron con la charla.
"Con todo lo anterior" continuó el intelectual "tiene usted lo que podríamos llamar ‘efectos fundamentales’ y son: primero, crear consecuencias externas a la Iglesia, es decir, animadversión y desconfianza. Es la mala reputación que tienen los católicos en el mundo. El segundo se extiende por las venas de los católicos y les afecta en su propia imagen. Los verá usted desmoralizados, desmotivados, con poca iniciativa, o bien actuando tan solo en aquellos campos en que saben que no tendrán críticas y que cosecharán aplausos fáciles. El tercero daña en el comportamiento de los católicos: usted los ve poco activos, desertando, escabulléndose de sus responsabilidades, procurando encontrar excusas para no militar bajo las banderas de Cristo, sino tan solo "participando" de actividades socio-religiosas".


Nuestro amigo interrumpió las últimas palabras con un cortés "perdóneme usted", continuando con la palabra: "Hasta ahora todo suena bien, y le reconozco el mérito de la astucia, ya que todo lo que ha dicho es cierto, funciona así y causa esos efectos. Dígamelo a mí, que como dirigente católico debo lidiar día a día con ese estado espiritual y con el falso optimismo. Pero le reprocho a usted que gozando de su aguda visión, no capte el centro del problema, que no está en la inteligencia de sus medios, sino en la progresiva apostasía de las filas católicas. Se trata de un problema no tanto de la efectividad aparente de sus métodos, sino de la falta de fidelidad de los nuestros. De nada servirían sus astucias, sus mentiras, sus calumnias, si los fieles estuviesen dispuestos a defender la verdad a cualquier costo, si tuviesen la valentía de cuestionarles públicamente, si por amor de Dios prepararan obras y métodos paralelos y lícitos para explicar a los incautos las maquinaciones de los malos".


Una carcajada contenida detuvo a nuestro amigo. El autor respondió socarronamente: "Eso es muy bello en el papel, es muy lindo para los teóricos, pero la realidad, la práctica nos dice algo muy diferente. Y es que los hombres no viven sólo en la Iglesia, sino que pasan por la Tierra relacionándose con otros hombres, otros pensamientos y otras sociedades. Sobre ese mundo es que hemos trabajado, preparando una cultura ya varias veces centenarias que fue adoptando como ciertas nuestras leyendas, y fue desgastando poco a poco la fibra de alma católica, no en la persona individual, sino colectiva. Por lo tanto, esos fieles que a usted se le antojan momentáneamente desmotivados han sido formados por décadas y hasta siglos con formas de pensamiento contrarias a su fe, o que la niegan abiertamente".



Las leyendas negras


"Permítame citarle tan sólo las principales armas que hemos lanzado contra la ciudad que usted defiende. Y no se moleste usted si soy irónico, pero en verdad me causa mucha gracia la corta visión de tantos de sus hermanos de fe.
Vea por ejemplo la cuestión de las Cruzadas. Cuando escribí sobre ellas no me compliqué perdiendo el tiempo con investigaciones. Me bastó tan solo describir a un par de personajes ambiciosos, dos o tres jerarcas de la Iglesia corruptos y un grupillo de fanáticos religiosos dispuestos a creerlo todo con tal de que se les garantizara la entrada al cielo a cambio de llevar una vida ingrata en la tierra. Sobre los musulmanes no me extendí mucho, ya que corría el riesgo de dar la impresión de que las Cruzadas podían ser una reacción al fanatismo musulmán (similar al que ha sufrido Occidente hace unos meses). Los árabes eran unos muchachos simpáticos y alegres que recorrían sus tierras entusiasmados con su nueva fe. Los Cruzados eran unos tipos malvados, borrachos y corruptos, que querían apropiarse de todo lo que encontraban en el camino. El resto lo imaginará usted... Y lo mismo se aplica en tantas otras leyendas.


La Inquisición es otro ejemplo sobre lo mismo, me bastó tomar tan sólo datos del enemigo, descontextualizar algunas citas de eclesiásticos, quitar maldad a los malos y agregársela a los otros, y ya tenía escritas las escenas más repulsivas que usted pudiera imaginar. A fin de cuentas, ¿quién investigaría? ¿quién pediría precisión de datos? ¿quién me preguntaría sobre la fidelidad de mis fuentes? Ya ve usted que me di el gusto intelectual de citar tan sólo enemigos de la Iglesia del momento, gente interesada en desprestigiarla por razones políticas, religiosas o militares. Y como los grabados son de data antigua, parecen documentos auténticos al modo de una fotografía presentada por un periódico moderno a sus lectores. Es el mismo caso que la Evangelización americana. Tomo dibujos y citas de gente a esta altura completamente desacreditada por los expertos, pero que gozan de gran aceptación entre los morbosos y personas de mal espíritu. ¿Acaso no cree usted que citar una obra de tres o cuatro siglos atrás no es argumento suficiente para el lector promedio? Me causa risa: hasta los expertos me toman en cuenta como un colega más en esas cuitas.


Y recuerde que esto que le menciono es sólo una parte de la gran estrategia utilizada. ¿Ha visto usted, para ejemplificar, cómo en las películas incluso se da color o lobreguez dependiendo de si son los que se quiere ensalzar o defenestrar? Siempre se hunde a los católicos, por supuesto. Y si la historia no tiene nada de real, ¿qué importa? Imagine que un escritor de buena reputación le cuenta que en 1746, los católicos asesinaron sin piedad a los protestantes de Australia en lo que se llamó "La noche de los cuchillos verdes". A eso agregue algo de bibliografía de los mismos protestantes, un cuadro de católicos armados y pobres protestantes escondidos, y ya tiene usted una nueva leyenda. Ah, ¿cómo? ¿no es cierto? ¿y quién va a descubrirlo si nadie lo investiga?


Hoy en día todos creen que los católicos cazaban brujas, que la Iglesia protegía a los nazis y que quemaba a quienes defendían a la ciencia, que esclavizaban a los campesinos, que tuvieron una papisa, que el Papa se sienta en un retrete de oro, que todas las mafias son católicas, que se traficaban reliquias, que los sacerdotes atemorizaban a la población con los eclipses, que se prohibía la enseñanza de la escritura en la Edad Media, etc., etc.


Creo, amigo mío, que la partida está ganada... Quédese usted con sus ideales, que yo me quedo aquí con mis triunfos y riquezas".


La insensatez de los sensatos


Nuestro amigo se puso de pie. Serio, pero con cortesía, cerró la conversación: "Quien se equivoca es usted. A fin de cuentas, todos los hombres sensatos han triunfado por ideales y no por maquinaciones. Por veinte siglos la Iglesia ha conocido toda clase de ataques, conspiraciones y amenazas, pero recuerde siempre que la Iglesia no fue fundada por hombres, sino por Dios mismo, y en Él basa su superioridad y eterna permanencia.


Ahora le veo confiado, como he visto confiados a emperadores, filósofos y dictadores. Mientras dura su hora, se ensoberbecen en el éxito de sus planes, pero ninguno ha podido superar dos o tres generaciones sin ver que sus conjuraciones se derrumbaban por tierra.


Esto no me deja, por cierto, tranquilo. Ni me inspira un optimismo que paralice mis manos. Por el contrario: lo único que falta para que el mal triunfe es que los buenos no hagan nada".


El escritor quedó clavado sobre su sillón y se despidió amablemente. A continuación sacó su billetera y se adelantó para pagar la cuenta. Sin embargo, no alcanzó a llegar a tiempo: nuestro amigo ya había pagado por él. Interrogándole con la mirada, el escritor se consideró por primera vez en el encuentro profundamente ofendido: "¿Acaso cree que mi dinero no vale lo que el suyo?". "No, no lo vale. Dios no permita que en el día de su juicio deba comparecer llevando sobre mí el peso de haber recibido siquiera un vaso de agua comprado con dineros mal habidos y más aún obtenidos a costa de mentiras, engaños y ofensas a su Iglesia".


Diciendo esto, se retiró meditando gravemente en los absurdos de quienes sólo ven los aspectos naturales de la vida e ignoran el poder de la gracia y la influencia de Dios sobre el curso de la historia... y la cooperación de los buenos con esos designios trazados por la Divina Providencia.

«MMI»

+++

Insólita en su época, la miniatura del folio 5r del Axedrez, Dados et

Tablas de Alfonso X, muestra un grupo de mujeres en el ejercicio

de la actividad intelectual por excelencia: el juego del ajedrez.

 La inteligencia no es prerrogativa de ningún sexo; también

 en esto fue el Rey un adelantado en su tiempo.

 

+++

 

Hay que poner de manifiesto que -y no solo- durante la época de Alfonso X, el Sabio, la astrología, rozando o reuniendo diversas disciplinas, gozaba de carácter científico (sabiduría y astrología llegaron a ser sinónimos en su época); ver la obra astromágica del Rey (Lapidario, Picatrix, Liber Racielis, Libro de las Formas, etc.). Alfonso X, el Sabio (1252-1284).

 

+++

 

"Europa tiene su base en la única fuerza que es capaz de aunar la herencia cultural helénica, el derecho romano y el avance de la Ciencia: el Cristianismo". Esta es la conclusión del historiador Luis Suárez, catedrático emérito de la Universidad Autónoma de Madrid. Suárez recuerda que el progreso europeo fue posible gracias al Cristianismo. En efecto, la creación de bibliotecas en territorio europeo por Isidoro de Sevilla, fueron impulsadas gracias a los padres de la Iglesia como Benito o Alejandro Magno, quienes consideraron que el progreso se basaba en el conocimiento, no en el atesoramiento de riquezas.

 Además, Suárez recordó que los derechos humanos no nacieron con la revolución francesa de 1789, sino que fueron inicialmente formulados por el Papa Clemente VI, quien, en 1346, pronunció por vez primera los derechos humanos de la libertad, la vida y la propiedad. En este contexto, negar las raíces cristianas de Europa, como pretende Francia y Bélgica, en el tratado constitucional parece un intento de construir una Europa de mercaderes, en lugar de una comunidad humana. "El término Europa fue inicialmente pronunciado por San Beda el Venerable en el siglo VII para referirse al territorio en el que el Cristianismo había llegado a arraigarse", concluye Suárez.  2004-02-27 – Agradecemos a Hispanidad.com

 

+++

 

Medioevo - La gran figura histórica del emperador Carlomagno evoca las raíces cristianas de Europa, remitiendo a cuantos la estudian a una época que, a pesar de los límites humanos siempre presentes, se caracterizó por un imponente florecimiento cultural en casi todos los campos de la experiencia. Al buscar su identidad, Europa no puede prescindir de un esfuerzo enérgico de recuperación del patrimonio cultural legado por Carlomagno y conservado durante más de un milenio. La educación en el espíritu del humanismo cristiano garantiza la formación intelectual y moral que forma y ayuda a la juventud a afrontar los serios problemas planteados por el desarrollo científico-técnico. En este sentido, también el estudio de las lenguas clásicas en las escuelas puede ser una valiosa ayuda para introducir a las nuevas generaciones en el conocimiento de un patrimonio cultural de inestimable riqueza.

Lo dijo Cicerón: "Si ignoras lo que ocurrió antes de que nacieras, siempre serás un niño".

 

+++

 

Durante el luminoso medioevo - En términos cuantitativos, las catedrales góticas son tan asombrosas como las Pirámides egipcias. Sólo en Francia, durante noventa años, desde 1180 a 1270, se vio la construcción de 80 catedrales y casi 500 abadías.

 

UNIVERSIDADES - La síntesis del saber teológico, filosófico y de otras ciencias realizada por las Universidades en los siglos XIII y XIV, en que se forma el Humanismo, es impensable sin el cristianismo.

 

Iglesia - entre 1200 y 1400 se fundaron en Europa 52 universidades, 29 de ellas a carácter «pontificias». Según orden de antigüedad, no en importancia, puesto que la de París fue la más destacada, las fechas de fundación parecen ser las siguientes: Palencia (1208-12), Oxford (1214), París (1215), Padua (1222), Nápoles (1224), Salamanca (1228), Toulouse (1229), Bolonia (1230). Valladolid fue fundada a mediados del S. XIII (1250).

 

+++

combatir la ignorancia y supersticiones...

 

La Iglesia con la filosofía, ciencia y razón.

-la ciencia como instrumento y sagacidad-

 

Para combatir la ignorancia y supersticiones, siempre la Iglesia estuvo con el conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales. Así pues, con el don evangélico de la fe, esperanza y caridad, expresó su discurso a fin de obtener actos de discurrir el entendimiento. Pero atenta a no caer en una fe desmedida o valoración excesiva respecto a rozar en una ‘superstición de la ciencia’; con todo, sumisa al Santo Espíritu como fuente y término de la esperanza humana.

 

[La Iglesia y hombres de ciencia bregaban contra las supersticiones. Por ello,  estaban bajo el fuego de muy malas lenguas, que les ametrallaba con noticias distorsionadas y confundía a quienes no tenían sólidas bases formativas espirituales e intelectuales].

 

+++

 

No sigas a la muchedumbre para obrar mal, ni el juicio acomodes al parecer del mayor número, si con ello te desvías de la verdad" SAN ATANASIO + 373.

 

+++

 

«Cada día nacen nuevas sectas y se cumple lo que dice San Pablo sobre el engaño de los seres humanos, sobre la astucia que tiende a llevar al error».

 

Al comentar la segunda lectura, de la carta a los Efesios, el Cardenal Ratzinger se ha referido a los ataques que ha recibido el cristianismo en los últimos años. «Cuántos vientos de doctrina hemos conocido en estas últimas décadas –dijo el cardenal alemán–, cuantas corrientes ideológicas, cuantas modas de pensamiento. La pequeña barca del pensamiento de muchos cristianos ha sido agitada con frecuencia por estas ondas, llevada de un extremo al otro, del marxismo al liberalismo, hasta el libertinaje; del colectivismo al individualismo radical; del ateísmo a un vago misticismo religioso; del agnosticismo al sincretismo. Cada día nacen nuevas sectas y se cumple lo que dice San Pablo sobre el engaño de los seres humanos, sobre la astucia que tiende a llevar al error. Tener una fe clara, según el Credo de la Iglesia, se etiqueta a menudo como fundamentalismo. Mientras el relativismo, es decir, el dejarse llevar» aquí y allá por cualquier viento de doctrina parece la única actitud a la altura de los tiempos que corren. Toma forma una dictadura del relativismo que no reconoce nada que sea definitivo y que deja como última medida solo al propio yo y a sus deseos. Nada más real que la descripción hecha por Ratzinger, y nada más acorde con lo que hubiera dicho Juan Pablo II.
El cardenal alemán se ha limitado a decirles a los electores del nuevo Papa lo que, posiblemente, les habría dicho Juan Pablo II Magno: que no caigan en la tentación de poner en la Sede de Pedro a alguien que no tenga la fortaleza suficiente para resistir a la «dictadura del relativismo»; que elijan a alguien –y éstas son las palabras con que concluyó la homilía– «que nos guíe al conocimiento de Cristo, a su amor, a la verdadera alegría». 2005-04-18 Inicio del Conclave – Vaticano, Roma, Italia.

-.-

- "Como hubo falsos profetas en el pueblo, también entre vosotros habrá falsos maestros que promoverán sectas perniciosas. Negarán al Señor que los rescató y atraerán sobre sí una ruina inminente. Otros muchos se sumarán a sus desvergüenzas, y por su culpa será difamado el camino de la verdad. En su codicia querrán traficar con vosotros a base de palabras engañosas. Pero hace tiempo que está decretada su condena y a punto de activarse su perdición…" 2ª carta de S. Pedro, cap. 2

 

- "El Espíritu dice expresamente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de su fe y prestarán oído a espíritus seductores y doctrinas diabólicas. Esta será la obra de impostores hipócritas de conciencia insensible…" 1ª Carta de S. Pablo a Timoteo, cap. 4

 

- "Predica la Palabra, insta a tiempo y a destiempo, corrige, reprende y exhorta usando la paciencia y la doctrina. Pues llegará el tiempo en que los hombres no soportarán la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de multitud de maestros que les dirán lo que quieren oír; apartarán los oídos de la verdad y se volverán a las fábulas." 2 Timoteo: 4: 2-5

 

- "…Porque sabemos que Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que los arrojó a las cavernas tenebrosas del abismo y allí los retiene para el juicio… No libró de la destrucción a Sodoma y Gomorra sino que las redujo a cenizas… libró en cambio al justo Lot, que abrumado por la conducta lujuriosa de aquellos disolutos, sentía torturado día tras día su buen espíritu por las perversas acciones que oía y veía. Y es que el Señor sabe librar de la prueba a los que viven religiosamente y reservar a los inicuos para castigarlos el día del juicio; sobre todo a los que corren en pos de sucios y desordenados apetitos y a los que desprecian la autoridad de Dios."  2 Pedro 2

 

- "Atrevidos y arrogantes, no tienen recato en denigrar a los seres gloriosos… son como animales irracionales, destinados por su naturaleza a ser cazados y degollados. Injurian lo que desconocen y como bestias perecerán." 2 Pedro 2: 7-13

 

+++

 

"Afortunadamente, el cristianismo, a diferencia de las ideologías, tiene siempre una doctrina buena, cierta y definitiva que le permite rectificar los errores prácticos en los que pueden incurrir algunos de sus miembros: el Evangelio". Beatriz Comella.

 

+++ 

 

Iglesia - En pocas palabras: si Cristo fundó una Iglesia y el diablo la corrompió y luego tuvo que venir Lutero para "reformarla": ¿Qué papel hace Cristo prometiendo una Iglesia invencible? Y si eso fuera posible: ¿Cuál de las miles de divisiones del protestantismo heredó el "Espíritu de Verdad" del que Cristo habla y que promete con tanta certeza?.


 

Lo que nadie nos ha podido explicar es: ¿que tiene que ver los pecados de un pontífice con su acierto o no en la doctrina?
O lo que es lo mismo ¿qué tiene que ver el tocino con la velocidad?

Seguimos sin comprender, o más bien: siguen sin comprender y siguen dividiéndose entre ellos
los protestantes engendrando sectas. Porque carecen de ‘autoridad’ echan de menos al ‘Magisterio’ y cada uno interpreta la doctrina según ha dormido la noche anterior. [bautistas no hay menos de 19 y los jehovistas, mormones, baptistas, etc.]

 

+++

 

Como tampoco hoy -ni dentro de 500 años- podemos poner en tela juicio el gran valor de la ‘democracia’, porque haya policías corruptos, existan jueces pervertidos, sectas embusteras o hijos que esclavizan a sus padres. De allí, para combatir tales desvíos, la Iglesia promovió siempre el alto saber, educando en las diversas ciencias a sus presbíteros. Luego estos, sea en torno de sus parroquias en medio del y con el pueblo llano o en las escuelas superiores de los monasterios, estudiaban y enseñaban para que sepan lograr todos en común la virtud, ampliar el entendimiento, usar la inteligencia, procurar la justicia, dar testimonio cristiano. MM.

 

+++

 

MEMORIA HISTÓRICA - Lo que no cabe aceptar es el uso dirigista del pasado desde el poder, la utilización política de la memoria. La propaganda la escriben los vencedores; la historia la escriben los historiadores...

O la memoria histórica es el estudio de las representaciones que una sociedad se hace de su propio pasado (símbolos oficiales, monumentos, conmemoraciones, narrativas nacionales, historia oral...) o es una expresión necesariamente equívoca. Primero, porque memoria (en su doble acepción: capacidad de recordar; aquello que se recuerda) es en principio una facultad individual, y por ello puede ser completa o fragmentaria, exacta o imprecisa, buena o mala, permanente o efímera, simplificada o compleja. Segundo, porque en su dimensión social -memoria colectiva o cultural: lo que se recuerda en una sociedad-tiene, como tal, obvios problemas intrínsecos: su carácter asistemático y no científico, su dimensión emocional asociada casi siempre a mitos, leyendas y creencias difusas y vagas, y el hecho de ser por definición memoria plural, y muchas veces memoria dividida. Y lo que importa más; la idea de memoria histórica tiene un formidable problema extrínseco: el uso político que de ella se hace o puede hacerse; el problema, en suma, de ser muchas veces memoria construida, rehecha, reinventada y reimplantada desde el poder.

Incluso, por tanto, en la única acepción en que se nos antoja plenamente aceptable -como estudio, decía, de las huellas dejadas en la memoria colectiva por los acontecimientos, los hombres, los lugares y los símbolos del pasado-, el concepto de memoria histórica se enfrenta al triple y considerable problema de su autenticidad, de su validez y de su significación. Memoria es huellas, presencias, percepciones, impresiones, noticias, mitos, experiencias, leyendas. Todo eso es fascinante. Pero no constituye, ni puede hacerlo, un cuerpo sustantivo y duradero de conocimiento. Que es exactamente lo que es la historia, aunque esté abierta a interpretaciones y rectificaciones y aunque la objetividad y la verdad históricas sean siempre incompletas y perspectivistas. Podrán los pueblos tener o no memoria (buena, mala, precisa, inexacta: es igual); lo que tienen que tener es historia, entre otras razones porque desde Dilthey y Ortega sabemos que el hombre es un ser histórico, que no tiene naturaleza sino que sólo tiene historia.

En materia de memoria histórica, por tanto, lo único que el poder político debería hacer es... promover el estudio de la historia. Al poder podrán corresponderle en casos flagrantes -el Holocausto, la esclavización en el pasado de la población africana, las víctimas del comunismo en la Europa del este o del apartheid en Suráfrica o del franquismo en España (o del terrorismo del IRA y ETA)- políticas de reconocimiento y compensación del sufrimiento padecido por determinados grupos humanos en la historia. Lo que no cabe aceptar es el uso dirigista del pasado desde el poder, la utilización política de la memoria. La propaganda la escriben los vencedores; la historia la escriben los historiadores…

 

… No hagamos un uso parcial y equívoco de la memoria histórica. Entremos de lleno, por el contrario, en todo nuestro pasado. Es además inútil no hacerlo. El pasado, dijo Faulkner, no está muerto; ni siquiera -añadía- es el pasado.

JUAN PABLO FUSI – ‘ABC’ Esp. 2006-06-27

 

+++

 

Hay que poner de manifiesto que -y no solo- durante la época de Alfonso X, el Sabio, la astrología, rozando o reuniendo diversas disciplinas, gozaba de carácter científico (sabiduría y astrología llegaron a ser sinónimos en su época); ver la obra astromágica del Rey (Lapidario, Picatrix, Liber Racielis, Libro de las Formas, etc.). Alfonso X, el Sabio (1252-1284).

 

+++ 


 

«Es necesario estar en guardia ante la pretensión de constituirse arrogantemente en jueces de las generaciones precedentes, que han vivido en otros tiempos y circunstancias. Hace falta una sinceridad humilde para no negar los pecados del pasado, sin caer en fáciles acusaciones en ausencia de pruebas reales o ignorando las diferentes precomprensiones de entonces». S.S. Benedicto PP. XVI –Varsovia Polonia - 2006-05-25
 

+++

 

EL PERDÓN FUENTE DE LIBERTAD- «El descubridor del papel del perdón en la espera de los asuntos humanos fue Jesús de Nazaret. El hecho de que hiciera este descubrimiento en un contexto religioso no es razón para tomarlo con menos seriedad en un sentido estrictamente secular» (H. Arendt). El perdón se manifiesta en su límite como la tolerancia y la convivencia ofrecidas al que ha sido intolerante. La ley castiga al intolerante, el perdón le perdona. La intolerancia legal frente al intolerante puede engendrar un círculo de venganza. Sin embargo, el perdón es «la única reacción que no reactúa simplemente, sino que actúa de nuevo y de forma inesperada, no condicionada por el acto que la provocó y, por lo tanto, libre de sus consecuencias, lo mismo quien perdona que aquel que es perdonado». Es decir, permite la libertad creando una situación nueva.

 

La Iglesia proclama el perdón- El perdón es la exigencia suprema de Jesús en el Sermón del Monte, pero, sobre todo, responde y nace de la experiencia de Dios como amor, que nos introduce en la lógica del amor gratuito y desinteresado, que nos saca de la reciprocidad interesada, que rompe el círculo de la violencia, que inaugura algo realmente nuevo.
El perdón es un ofrecimiento que parte de la víctima, que toma la iniciativa, que va más allá de las exigencias de la justicia y, por tanto, no es comportamiento exigible estrictamente, pero sí es un comportamiento humanizador y sanante. Pero el perdón requiere ser aceptado, exige el arrepentimiento. El perdón ofrecido puede caer en el vacío y no lograr su objetivo, que es, en última instancia, la reconciliación, el reencuentro entre personas. Y no sé que es más difícil: perdonar o aceptar el perdón.

 

+++

 

El peor de los silencios es el que se guarda ante la mentira, pues tiene un enorme poder de disolver la estructura social. Un cristiano no puede callar ante manipulaciones manifiestas. La cesión permanente ante la mentira comporta la deformación progresiva de las conciencias.

+++

 

PERFECCIÓN ES ALABAR A DIOS Y SERVIR AL PRÓJIMO-  El divino Maestro y Modelo de toda perfección, el Señor Jesús, predicó a todos y cada uno de sus discípulos, cualquiera que fuese su condición, la santidad de vida, de la que Él es iniciador y consumador: «Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto». Envió a todos el Espíritu Santo para que los mueva interiormente a amar a Dios con todo el corazón, con toda el alma, con toda la mente y con todas las fuerzas, y a amarse mutuamente como Cristo les amó. Los seguidores de Cristo, llamados por Dios no en razón de sus obras, sino en virtud del designio y gracia divinos, y justificados en el Señor Jesús, han sido hechos por el Bautismo, sacramento de la fe, verdaderos hijos de Dios y partícipes de la divina naturaleza, y, por lo mismo, realmente santos. En consecuencia, es necesario que con la ayuda de Dios conserven y perfeccionen en su vida la santificación que recibieron. El Apóstol les amonesta a vivir «como conviene a los santos», y que, como «elegidos de Dios, santos y amados, se revistan de entrañas de misericordia, benignidad, humildad, modestia, paciencia, y produzcan los frutos del Espíritu para la santificación». Pero como todos caemos en muchas faltas, continuamente necesitamos la misericordia de Dios y todos los días debemos orar: «Perdónanos nuestras deudas».
Es, pues, completamente claro que todos los fieles, de cualquier estado o condición, están llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad, incluso en la sociedad terrena. En el logro de esta perfección empeñen los fieles las fuerzas recibidas según la medida de la donación de Cristo, a fin de que, siguiendo sus huellas y hechos conformes a su imagen, obedeciendo en todo a la voluntad del Padre, se entreguen con toda su alma a la gloria de Dios y al servicio del prójimo. Así, la santidad del pueblo de Dios producirá abundantes frutos, como brillantemente lo demuestra la historia de la Iglesia con la vida de tantos santos.
Constitución Lumen gentium, 40 -
VATICANO II

 

+++

 

¿Es necesario hablar de teología moral, hoy?
No solamente es necesario, es urgente. La moral es el actuar del hombre nuevo, del hombre en verdad, del hombre conforme a la dignidad con la que Dios le ha creado y redimido en Jesucristo. Solamente desde la moral habrá un mundo nuevo. Por eso es urgente y apremiante, sobre todo en un mundo tan deshumanizado donde el hombre vive de espaldas a Dios, como si Dios no existiera.


¿Cómo puede la Iglesia ser luz para el mundo en el campo de la moral, después de haber padecido tantos casos de error moral en su seno?
El que haya pecado en los hombres que formamos la Iglesia no quita para nada el testimonio de los mártires. Sólo en el siglo XX hemos tenido 36 millones de mártires. Son los que expresan el grado más alto de la humanidad y la verdad del hombre, que es sencillamente decir que Dios es el que llena el corazón del hombre. Más allá de los escándalos, está ese testimonio martirial, hombres y mujeres que viven desde Jesucristo el amor de Dios. 2003-12-14 MURCIA. ESP. Alfa y Omega nº280

 

+++

 

¿Son necesarios los dogmas?

—¿Y es necesario que la Iglesia tenga dogmas, una autoridad y un Magisterio? ¿No bastaría que cada uno procurara vivir lo que dijo Jesucristo y lo que viene recogido en la Biblia?

Esa es, en síntesis, la tesis protestante de la
sola Scriptura. Sin embargo, si se trata de vivir lo que dice la Sagrada Escritura, habría que decir que en ella se lee con claridad que Jesucristo fundó la Iglesia (por ejemplo, en Mt 16, 16-19; Mt 18, 18; etc.). Y puestos a dar algunas otras razones de orden práctico, cabe añadir que ese planteamiento ha hecho que desde tiempos de Lutero hayan surgido más de 25.000 denominaciones protestantes diferentes, y actualmente surgen una media de cinco nuevas cada semana, en un proceso progresivo de desconcierto y atomización. Una Sagrada Escritura sin Iglesia sería parecido —salvando de nuevo las limitaciones de la comparación— a un país que promulgara una Constitución, pero sin prever un gobierno, un congreso legislativo y un sistema judicial, necesarios para aplicar e interpretar la Constitución. Y si hacer eso es imprescindible para gobernar un país, también lo es para gobernar una Iglesia que abarca el mundo entero. Por eso es de lo más lógico que Jesucristo nos haya dejado su Iglesia, dotada de una jerarquía, con el Papa, los obispos, los Concilios, etc., todo ello necesario para aplicar e interpretar la Escritura..

‘La exigencia de la fe católica’ - Publicado en Arvo Net, 2003-04-29

 

+++

 

Evangelio según San Mateo 11,16-19.- ¿Con quién puedo comparar a esta generación? Se parece a esos muchachos que, sentados en la plaza, gritan a los otros: ´¡Les tocamos la flauta, y ustedes no bailaron! ¡Entonamos cantos fúnebres, y no lloraron!´. Porque llegó Juan, que no come ni bebe, y ustedes dicen: ´¡Ha perdido la cabeza!´. Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: ´Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores´. Pero la Sabiduría ha quedado justificada por sus obras".

 

+++

 

“La Tradición apostólica va creciendo en la Iglesia con la ayuda del Espíritu Santo; es decir, crece la comprensión de las palabras e instituciones transmitidas cuando los fieles las contemplan y estudian repasándolas en su corazón (cf. Lc 2,19-51), y cuando comprenden internamente los misterios que viven, cuando las proclaman los obispos, sucesores de los Apóstoles en el carisma de la verdad. La Iglesia camina a través de los siglos hacia la plenitud de la verdad, hasta que se cumplan en ella plenamente las palabras de Dios” (Dei Verbum 8). Estas palabras preparan la afirmación del número siguiente. “...Por eso la Iglesia no saca exclusivamente de la Escritura la certeza de todo lo revelado. Y así se han de recibir y respetar con el mismo espíritu de devoción” (ibid. 9). Concilio Vaticano II

 

+++

 

"El cristianismo no teme a la cultura sino a la media cultura. Teme la superficialidad, los eslóganes, las críticas de oídas; pero quien puede hacer la ´crítica de la cultura´ puede volverlo a descubrir o seguir siendo fiel" JEAN GUITTON –filósofo fr.

 

+++

 

Parecen, éstas, palabras «inocentes» - «María es mucho más bienaventurada porque ha creído en Cristo que por haberlo engendrado físicamente»- y, sin embargo, llevan dentro un carga inmensa de fe, de razón, de vida y de siglos, que bien podría causar un encendimiento de amor en un corazón abierto. S.S. Juan Pablo II – Magno – Vat. 2003-12-08

 

+++

 

 

“No podemos callar lo que hemos visto y oído” (He 4, 20)

 

+++

 

‘Donde no hay Dios, despunta el infierno, y el infierno persiste sencillamente a través de la ausencia de Dios’. Cardenal  Ratzinger.

 

+++

 

El Señor no es indiferente, como un emperador impasible y aislado, a las vicisitudes humanas”.

“Es más, su mirada es fuente de acción, porque interviene y derriba los imperios arrogantes y opresivos, abate a los orgullosos que le desafían, juzga a los que perpetran el mal”.

Dios se hace presente en la historia, poniéndose de la parte de los justos y de las víctimas. S. S. JUAN PABLO II – Magno - 2003-12-10

 

+++

 

La gran pasión de nuestro tiempo es la utilidad. Todo vale si es útil. He ahí la máxima moral dominante. La utilidad ha situado su trono en medio de la cultura europea y la ha empapado de afán codicioso. 2003.

 

+++

 

 

Vea en nuestra sección ‘ciencia y fe’ el tema: «Biblioteca Vaticana - una máquina del tiempo nacida en el siglo IV» para lograr una visión más amplia del aporte cardinal de la Iglesia católica a la cultura universal. A pesar*, entre otros, del terrible saqueo, profanación y destrucción por parte de las turbas mahometanas.

-.-

*846 Invasión, saqueo, destrucción, incendios, pillajes, violaciones, etc. por parte de las turbas mahometanas (¿10.000 piratas sarracenos?), en la ciudad santa del cristianismo: ‘Roma’.

El monasterio de Montecasino, tras pillajes, robos, crímenes, había sido destruido por los seguidores de Mahoma.

El fanatismo y la ignorancia de los seguidores de Mahoma, les llevó a robar, destruir e incendiar antiguos papiros y códices de la biblioteca vaticana. Así, parte del patrimonio y memoria escrita de la humanidad, han quedado aniquilados para siempre. 

-.-

S. S. BENEDICTO III – P.P.

— Se desconoce la fecha de su nacimiento.
— Fue elegido Papa el 29 de septiembre del año 855.
— Continuó la reparación de las iglesias de Roma profanadas y dañadas con hurtos, latrocinios e incendios, por la invasión de los Sarracenos el año 846.
— Murió el 17 de abril del año 858. Fue enterrado cerca de la puerta principal de San Pedro.

 

+++

 

En el siglo VII los musulmanes invadieron a griegos, romanos, godos, judíos, iranios, indios. Los consideraban decadentes, como ahora a nosotros. Traían una cultura cerrada y dogmática, una teocracia de guerreros que, si morían, iban al paraíso. 2005.

 

+++

 

Decía San Juan Damasceno: Si alguien no tiene fe llévalo a la Iglesia y que contemple los sagrados iconos... la verdad no se demuestra sino que se muestra ...

 

+++

 

Beata Teresa de Calcuta (1910-1997) fundadora de las Hermanas Misioneras de la Caridad - A Simple Path

 

“Os he dicho todo esto, para que podáis encontrar la paz en vuestra unión conmigo.” (Jn 16,33)


      Las obras del amor siempre son obras de la paz. Cada vez que compartís el amor con los demás, acentuáis la paz en vosotros mismos y en los hermanos. Donde hay paz ahí está Dios. Dios nos muestra su amor y se hace presente en nuestras vidas inundando nuestros corazones de su paz y de su alegría.

Condúceme de la muerte a la vida,
Del error a la verdad.
Condúceme de la desesperanza a la esperanza,
Del temor a la confianza.
Condúceme del odio al amor,
De la guerra a la paz.
Haz que la paz colme mi corazón,
Llene el mundo y nuestro universo:
Paz, paz, paz.

 

+++

 

¿Por qué no soñar con un país de la verdad?. Un país establecido sobre el fundamento de la verdad. En el que esté prohibido decir mentiras. Que cada cual se ciña el cinturón de la responsabilidad. Que las actuaciones de cada individuo no estén reñidas con las buenas costumbres. Un país que mantenga como estandarte la paz sustentada en la verdad. La verdad, expuesta bajo el manto de la sinceridad. La carta sustantiva de un país con esas características, es el amor a la verdad. El amor a la verdad, que es su mejor defensa contra el relativismo moral y el cómodo conformismo. El amor, que lleva a todos al discernimiento para que abandonen el juicio sumario y temerario contra las personas, las opiniones sectarias y la deformación de los valores morales. En el país de la verdad, siempre están abiertas las puertas, para que cada ciudadano rectifique del falso juicio que se ha formado de los demás, bajo estrictas medidas, que no le haya dado cabida a la calumnia la difamación y la maledicencia. En el país de la verdad se respeta la intimidad de las personas. Sin excepción, todo aquel que viole las reglas establecidas, ya sea que atente contra la integridad moral de las personas o que de alguna manera su opinión o pronunciamiento faltare a la verdad, la pena capital impuesta es el destierro “in situ”, pena que consiste en el descreimiento e indiferencia absoluta a cualquier cosa que haga o diga el inculpado en cuestión. En un país así vale la pena vivir, porque no hay doblez, no hay cabida para la falta de veracidad, que se manifiesta también en la hipocresía o lo que es lo mismo falta de unidad de vida. 2005.05

 

+++

 

"La identificación de la conciencia con el conocimiento superficial y la reducción del hombre a la subjetividad no liberan, sino que esclavizan; nos hacen completamente dependientes de las opiniones dominantes y reducen día a día el nivel de las mismas opiniones dominantes." (Ratzinger, Verdad, 55) S.S. Benedicto XVI - P. P.

 

+++

 

El valor de una sociedad se define por el de sus instituciones, sobre todo las educativas. Y la Iglesia desde los albores de la edad media, instituye escuelas y universidades, después.

 

+++

 

Cuando nació el cristianismo en la primera mitad del siglo I hubiera sido difícil imaginar qué pasaría de ser un reducido movimiento judío. Sin embargo, ofreció esperanza a sectores sociales como las mujeres, los esclavos, los desposeídos o los enfermos. Durante la Edad Media, creó la Universidad y sentó las bases de la revolución científica. En el siglo XVI la Reforma proporcionó el concepto de libertades políticas, la recuperación del papel del individuo o la necesidad de controlar públicamente al poder mediante resortes democráticos. Durante los siglos siguientes combatió la esclavitud, defendió a los indígenas y apuntó hacia los peligros de un capitalismo salvaje o de la utopía marxista. Así fue modelando un ámbito de justicia y libertad a lo largo de la Historia.

 

+++

 

El deseo de la contemplación de Dios- "Ea, hombrecillo, deja un momento tus ocupaciones habituales; entra un instante en ti mismo, lejos del tumulto de tus pensamientos. Arroja fuera de ti las preocupaciones agobiantes; aparta de ti tus inquietudes trabajosas. Dedícate algún rato a Dios y descansa siquiera un momento en su presencia. Entra en el aposento de tu alma; excluye todo, excepto Dios y lo que pueda ayudarte para buscarle; y así, cerradas todas las puertas, ve en pos de él. Di, pues, alma mía, di a Dios: ´Busco tu rostro; Señor, anhelo ver tu rostro.´
Y ahora. Señor, mi Dios, enseña a mi corazón dónde y cómo buscarte, dónde y cómo encontrarte.
Señor, si no estás aquí, ¿dónde te buscaré, estando ausente? Si estás por doquier, ¿cómo no descubro tu presencia? Cierto es que habitas en una claridad inaccesible. Pero ¿dónde se halla esa inaccesible claridad?, ¿cómo me acercaré a ella? ¿Quién me conducirá hasta ahí para verte en ella? Y luego, ¿con qué señales, bajo qué rasgo te buscaré? Nunca jamás te vi, Señor, Dios mío; no conozco tu rostro.
¿Qué hará, altísimo Señor, éste tu desterrado tan lejos de ti? ¿Qué hará tu servidor, ansioso de tu amor, y tan lejos de tu rostro? Anhela verte, y tu rostro está muy lejos de él. Desea acercarse a ti, y tu morada es inaccesible. Arde en el deseo de encontrarte, e ignora dónde vives. No suspira más que por ti, y jamás ha visto tu rostro.
Señor, tú eres mi Dios, mi dueño, y con todo, nunca te vi. Tú me has creado y renovado, me has concedido todos los bienes que poseo, y aún no te conozco. Me creaste, en fin, para verte, y todavía nada he hecho de aquello para lo que fui creado.
Entonces, Señor, ¿hasta cuándo? ¿Hasta cuándo te olvidarás de nosotros, apartando de nosotros tu rostro? ¿Cuándo, por fin, nos mirarás y escucharás? ¿Cuándo llenarás de luz nuestros ojos y nos mostrarás tu rostro? ¿Cuándo volverás a nosotros?
Míranos, Señor; escúchanos, ilumínanos, muéstrate a nosotros. Manifiéstanos de nuevo tu presencia para que todo nos vaya bien; sin eso todo será malo. Ten piedad de nuestros trabajos y esfuerzos para llegar a ti, porque sin ti nada podemos.
Enséñame a buscarte y muéstrate a quien te busca; porque no puedo ir en tu busca a menos que tú me enseñes, y no puedo encontrarte si tú no te manifiestas. Deseando te buscaré, buscando te desearé, amando te hallaré y hallándote te amaré.
"

Anselmo, obispo de Canterbury, Proslogion, 1.

Oración:Señor Dios, Tú que suscitaste en san Anselmo un deseo ardiente de encontrarte en la oración y la contemplación en medio del ajetreo de las ocupaciones cotidianas, ayúdanos a buscar tiempo en el ritmo frenético de nuestra época, entre las preocupaciones y trabajos de la vida moderna, para conversar contigo, que eres nuestra única esperanza y salvación. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

 

+++

 

La Iglesia, desde el inicio, es católica, esta es su esencia más profunda, dice Pablo.

 

El nuevo pueblo de Dios, la Iglesia, es un pueblo que proviene de todos los pueblos. La Iglesia, desde el inicio, es católica, esta es su esencia más profunda. San Pablo explica y destaca esto en la segunda lectura, cuando dice:  "Porque en un solo Espíritu hemos sido todos bautizados, para no formar más que un cuerpo, judíos y griegos, esclavos y libres. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu" (1 Co 12, 13). La Iglesia debe llegar a ser siempre nuevamente lo que ya es: debe abrir las fronteras entre los pueblos y derribar las barreras entre las clases y las razas. En ella no puede haber ni olvidados ni despreciados. En la Iglesia hay sólo hermanos y hermanas de Jesucristo libres. S. S. Benedicto XVI – P.P. 2005

 

+++

 

 

Y San Agustín: “Interroga a la belleza de la tierra, interroga a la belleza del mar, interroga a la belleza del aire que se dilata y se difunde, interroga a la belleza del cielo… interroga a todas las realidades. Todas te responden: Ve, nosotras somos bellas. Su belleza es una profesión (‘confessio’). Estas bellezas sujetas a cambio, ¿quién las ha hecho sino la suma Belleza (‘Pulcher’), no sujeto a cambio?” (serm. 241,2).

33. El hombre: Con su apertura a la verdad y a la belleza, con su sentido de bien moral, con su libertad y a la voz de su conciencia, con su aspiración al infinito y a la dicha, el hombre se interroga sobre la existencia de Dios. En estas aperturas, percibe signos de su alma espiritual. La “semilla de eternidad que lleva en sí, al ser irreductible a la sola materia” (GS 18,1; cf. 14,2), su alma, no puede tener origen más que en Dios.

 

+++

 

Dios creó el mundo para manifestar y comunicar su gloria. La gloria para la que Dios creó a sus criaturas consiste en que tengan parte en su verdad, su bondad y su belleza.

 

+++

 

“Contemplando la creación, llegamos al conocimiento de la Trinidad como una sola sustancia. Captamos un solo Dios: Padre, de quien somos, Hijo, por quien somos, Espíritu Santo, en quien somos. Principio al cual recorremos; modelo que seguimos, gracia que nos reconcilia” San Antonio de Padua (hacia 1195 + 1231),

 

+++

 

Toda criatura posee su bondad y su perfección propias. Para cada una de las obras de los "seis días" se dice: "Y vio Dios que era bueno". "Por la condición misma de la creación, todas las cosas están dotadas de firmeza, verdad y bondad propias y de un orden" (GS 36, 2). Las distintas criaturas, queridas en su ser propio, reflejan, cada una a su manera, un rayo de la sabiduría y de la bondad Infinitas de Dios. Por esto, el hombre debe respetar la bondad propia de cada criatura para evitar un uso desordenado de las cosas, que desprecie al Creador y acarree consecuencias nefastas para los hombres y para su ambiente.

 

+++

 

“Cuando contemplo el cielo, obra de tus manos, 
la luna y las estrellas que has creado, 
¿qué es el hombre para que te acuerdes de él, 
el ser humano, para darle poder? 
Lo hiciste poco inferior a los ángeles, 
lo coronaste de gloria y dignidad”(Ps. 8).   

 

+++


Un cuadro, el que se abre con la proclamación de la realeza del Señor (cf. vv. 10-13); quien canta aquí es el universo, incluso en sus elementos más misteriosos y oscuros, como el mar, según la antigua concepción bíblica:  "Alégrese el cielo, goce la tierra, retumbe el mar y cuanto lo llena; vitoreen los campos y cuanto hay en ellos, aclamen los árboles del bosque, delante del Señor, que ya llega, ya llega a regir la tierra" (vv. 11-13).

Como dirá san Pablo, también la naturaleza, juntamente con el hombre, "espera vivamente (...) ser liberada de la servidumbre de la corrupción para participar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios" (Rm 8, 19. 21).

Aquí quisiéramos dejar espacio a la relectura cristiana de este salmo que hicieron los Padres de la Iglesia, los cuales vieron en él una prefiguración de la Encarnación y de la crucifixión, signo de la paradójica realeza de Cristo.

5. Así, san Gregorio Nacianceno, al inicio del discurso pronunciado en Constantinopla en la Navidad del año 379 o del 380, recoge algunas expresiones del salmo 95:  "Cristo nace:  glorificadlo. Cristo baja del cielo:  salid a su encuentro. Cristo está en la tierra:  levantaos. "Cantad al Señor, toda la tierra" (v. 1); y, para unir a la vez los dos conceptos, "alégrese el cielo, goce la tierra" (v. 11) a causa de aquel que es celeste pero que luego se hizo terrestre" (Omelie sulla natività, Discurso 38, 1, Roma 1983, p. 44).

 

Gracias por venir a visitarnos

 

Hoy en día se persigue y fustiga a los católicos con impunidad escandalosa. Y se les condena a tener que aceptar ‘en silencio y de manos atadas’ toda calumnia, injuria y sospecha. No sea que además de todas sus afrentas se les acuse de prepotentes por replicar conforme al derecho de toda persona a defender su honra.

 

Recomendamos vivamente:

1ª) LEYENDAS NEGRAS DE LA IGLESIA. Autor Vittorio MESSORI – Editorial “PLANETA-TESTIMONIO” 10ª EDICIÓN – Óptimo libro para defenderse del cúmulo de opiniones arbitrarias, deformaciones sustanciales y auténticas mentiras que gravitan sobre todo en lo que concierne a la Iglesia.

 

Recomendamos vivamente: ‘La verdad sobre El Código Da Vinci’.
José Antonio Ullate. LibrosLibres. Madrid, 2004.  189 pp. €13,95

 

+++

 

Recomendamos vivamente: ‘Historia de la Inquisición en España y América’ – El conocimiento científico y el proceso histórico de la Institución (1478-1834). Obra dirigida por don Joaquín PÉREZ VILLANUEVA y Bartolomé ESCANDELL BONET. Es una elevada tarea historiográfica con planteamientos científicos, bases documentales, tratamiento y lenguaje actuales. Y:

La inquisición española - Editorial: BAC- Centro de estudios inquisitoriales- Madrid-España. Autora:(Comella Beatriz.- Rialp, Madrid) Breve-óptimo libro.

 

La Inquisición – la institución, quizás más polémica de cuantas han existido –porque el formidable proceso de secularización moderna la fue convirtiendo paulatinamente en una de las muestras de la mentalidad pretérita más incomprensibles para nuestra sociedad, de valores normativos antitéticos a los de aquella lógica histórica, y porque, por otra parte, ha sido siempre el arma preferida para la batalla ideológica contra determinadas realidades históricas-, no había sido objeto de una Historia amplia, por parte de los españoles, desde la obra del afrancesado José Antonio Llorente, aparecida en los primeros lustros del siglo XIX.

† La regla de mayoría no es razón.  La mayoría no sustituye la razón.

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).