Tuesday 21 February 2017 | Actualizada : 2017-02-03
 
Inicio > Leyendas Negras > Escuela - 1º centro matemáticas avanzadas lo hizo la Iglesia 1617; 480, 485

1º ‘CÓMO LA IGLESIA CONSTRUYÓ LA CIVILIZACIÓN OCCIDENTAL’. Ninguna institución ha hecho más para dar forma a la civilización occidental que la Iglesia Católica, y en modos que muchos de nosotros hemos olvidado o nunca sabido. Como la Iglesia construyó la civilización occidental es una lectura esencial para redescubrir esta relegada verdad. De un modo senillo y muy atractivo. 2007.

Autor: Thomas E. WOODS Jr.-Editorial: CIUDADELA. Recomendamos vivamente.


+++


…[…]…

Kojève destacó el nexo de la ciencia y la técnica modernas con la religión y la teología cristianas, indicando que éstas produjeron condiciones indispensables para el desarrollo de una ciencia física matematizada como la actual.(6) Él notaba que ningún pueblo no cristiano superó los alcances de la ciencia helénica, en la cual las leyes matemáticas pertenecían a un topos uranos trascendente e irreductiblemente separado del mundo terreno.(7) “Para paganos convencidos como Platón y Aristóteles”, escribía Kojève, “una ciencia como la física matemática moderna sería una pura locura, como para todos los griegos civilizados,… igual que para los hebreos”.(8) Su concepto era que de los principales dogmas de la teología cristiana el de la encarnación es el responsable exclusivo de la ciencia moderna, porque implica la “posibilidad para el Dios eterno de estar realmente presente en el mundo temporal… sin perder su perfección”.(9)

-.-

6. A. Kojève, “El origen cristiano de la ciencia moderna”, traducción de R. Pinciroli, P. Dawidowicz y F. Contreras., p. 1.

7. Idem., p. 2.

8. Idem.

9. Idem., p. 5

 

+++ 

El primer Centro de Matemáticas Avanzadas

lo hizo la Iglesia:

la Escuela Matemática de Amberes

 

Geometría y aritmética le deben mucho a jesuitas del s.XVII que se adelantaron al mismísimo Newton.

 

A lo largo de los siglos XVI y XVII, se extienden por Europa las guerras de religión. Pero a la vez, la misma religión causa una chispa de inquietud intelectual que provocará auténticas “hogueras del saber”, luz y calor para futuras generaciones.

 

En esta Anunciación, Rubens aplica la teoría del color del padre Aguilon


La ciudad de Amberes en Bélgica tuvo el honor de ver cómo su colegio superior, regentado por los jesuitas, se convertía en el primer centro superior de enseñanza de matemáticas de Europa. Muchos otros colegios habían sido los cimientos de las Universidades; pero el colegio de Amberes evolucionó hasta convertirse, no en una Universidad más, sino en un prototipo de lo que hoy conocemos como Centros de Investigaciones Avanzadas.

 

Un Centro de Investigaciones Avanzadas es una institución especializada en el estudio avanzado de una materia; para ello se concentra en reunir a los mejores especialistas del mundo para que trabajen juntos. Eso hizo la Iglesia en la Escuela de Matemáticas de Amberes en el s.XVII.


Una Iglesia que no teme a la ciencia


El 1616 ha quedado grabado en la historia de la ciencia como el año en el que la Iglesia, por boca del Cardenal Bellarmino (San Roberto), conmina a Galileo a defender sus revolucionarias ideas científicas como meras hipótesis y no como verdades absolutas. Galileo estaba tan convencido de sus hallazgos que no dudaba en “enseñar” a los teólogos cómo debían leer la Biblia, qué partes eran literales y qué partes eran analogías. Galileo tenía tanta razón como desmedidas pretensiones.


La Iglesia vio entonces cómo el cultivo de las ciencias podía acabar “subiéndosele a las barbas”, pero en este punto de la historia demostró que la búsqueda de la verdad era para ella una prioridad: algo que estaba incluso por encima de ella misma.

 

De esta manera se comprende que justo al año siguiente, 1617, se erige la Escuela Especial de Matemáticas Superiores en Amberes, bajo la dirección del P. François d’Aguilon. Éste era un sabio teólogo, reconvertido a físico y matemático y con las suficientes nociones de arquitectura como para proyectar la famosa Iglesia de los jesuitas de Amberes, erróneamente atribuida al genial pintor flamenco Pedro Pablo Rubens.

 

De hecho, Rubens y D´Aguilon tuvieron una estrecha colaboración. Rubens fue autor de los grabados de la gran obra de geometría y matemática del jesuita: Opticorum libri sex philosophis juxta ac mathematicis utiles ("Seis libros de óptica útiles por igual para filósofos y matemáticos") publicada en 1613. En algunos de sus cuadros Rubens plasma artísticamente lo que ha aprendido del matemático jesuita.

 

D’Aguilon es también célebre mundialmente por ser el primero en utilizar la proyección estereográfica (y en darle ese nombre), la cual todavía hoy se utiliza para navegación aérea, meteorología y aplicaciones militares.

 

Juno y Argus, de Rubens, aplcia los colores

básicos de Aguilon - rojo, amarillo, azul

 

El padre Saint-Vincent: cálculo infinitesimal antes de Newton


Apenas unos meses pudo estar el P. François d’Aguilon al frente de la Escuela Especial que él mismo había promovido. Pero la historia se reservó para reemplazarle un personaje extraordinario: el también jesuita Gregory Saint-Vincent (1584-1667). Sobre sus hombros pesaba ahora el ambicioso sueño de su antecesor y maestro.

 

El P. Gregory escribió muchas obras, pero ha pasado a la historia por ser precursor de Newton en cuestiones de cálculo infinitesimal: la introducción de la noción de “límite de una sucesión infinita” y la resolución de problemas de cálculo integral. Una única mancha salpica su intachable trayectoria: pensó haber descubierto la cuadratura del círculo. Descartes le convenció de su error.

 

El famoso filósofo Leibniz consideraría que Saint-Vincent fue, con Fermat y Descartes, uno de los fundadores de la geometría analítica y así se le sigue viendo.

 

Retrato del P. Saint-Vincent, adelantado del cálculo infinitesimal

 

El ocaso de la institución


El P. François y el P. Gregory dejaron el listón muy alto a sus sucesores al frente de la Escuela Especial. Jean Charles Della Faille, Wihelm Boelmans, Johan Ciermans o Andreas Tacquet fueron algunos de los notables matemáticos que pasaron por ella a lo largo del siglo XVII.


La Escuela Especial de Matemáticas Superiores continuó su labor docente hasta el año 1690, el de su clausura. Con la misma complacencia con la que muere el octogenario patriarca al estar rodeado de su abundante descendencia, desapareció la Escuela, orgullosa de ver cómo se multiplicaban otras escuelas e instituciones civiles nacidas con la misma vocación que ella y que harían perdurar su espíritu hasta nuestros días.

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=6568&id_

seccion=9&PHPSESSID=0c8ae23f7 e05eaec2324dcbb13a27093# 

 

+++

 

‘luces en el medioevo iluminando

los pilares de la civilización’

 

…de cómo ‘siglos antes de la aparición del islam’ los grandes filósofos antiguos, griegos y romanos, como Platón, Aristóteles --había comenzado a traducir a estos griegos al latín--, Cicerón, Séneca, y también poetas como Tibulo y Virgilio…

 

Benedicto XVI traza el perfil de los escritores Boecio y Casiodoro

Quisiera hablar hoy de dos escritores eclesiásticos Boecio y Casiodoro, que vivieron en unos de los años más atribulados del Occidente cristiano, en particular, de la península italiana. Odoacro, rey de los hérulos, una etnia germánica, se había rebelado, acabando con el imperio romano de Occidente (año 476), pero muy pronto sucumbió a los ostrogodos de Teodorico, que durante algunos decenios controlaron la península italiana.

Boecio

Boecio, nacido en Roma en torno al año 480, de la noble estirpe de los Anicios,  entró siendo todavía joven en la vida pública, alcanzando a los 25 años el cargo de senador. Fiel a la tradición de su familia, se comprometió en política, convencido de que era posible armonizar las líneas fundamentales de la sociedad romana con los valores de los nuevos pueblos. Y en este nuevo tiempo de encuentro de culturas consideró como misión propia reconciliar y unir estas dos culturas, la clásica y romana, con la naciente del pueblo ostrogodo. De este modo, fue muy activo en política, incluso bajo Teodorico, que en los primeros tiempos le estimaba mucho.

A pesar de esta actividad pública, Boecio no descuidó los estudios, dedicándose en particular a profundizar en los temas de orden filosófico-religioso. Pero escribió también manuales de aritmética, de geometría, de música, de astronomía: todo con la intención de transmitir a las nuevas generaciones, a los nuevos tiempos, la gran cultura grecorromana. En este ámbito, es decir, en el compromiso por promover el encuentro de las culturas, utilizó las categorías de la filosofía griega para proponer la fe cristiana, buscando una síntesis entre el patrimonio helénico-romano y el mensaje evangélico. Precisamente por este motivo, Boecio ha sido calificado como el último representante de la cultura romana antigua y el primero de los intelectuales medievales.

Ciertamente su obra más conocida es el «De consolatione philosophiae», que compuso en la cárcel para dar sentido a su injusta detención. Había sido acusado de complot contra el rey Teodorico por haber defendido en un juicio a un amigo, el senador Albino. Pero no se trataba de un pretexto: en realidad, Teodorico, arriano y bárbaro, creía que Boecio simpatizaba por el emperador bizantino Justiniano. Procesado y condenado a muerte, fue ejecutado el 23 de octubre del año 524, cuando sólo tenía 44 años.

A causa de su dramática muerte, puede hablar también a partir de su experiencia al hombre contemporáneo y sobre todo a las numerosísimas personas que sufren su misma suerte a causa de la injusticia presente en buena parte de la «justicia humana». En esta obra, en la cárcel, busca consuelo, busca luz, busca sabiduría. Y dice que ha sabido distinguir, precisamente en esta situación, entre los bienes aparentes --en la cárcel éstos desaparecen-- y entre los bienes verdaderos, como la auténtica amistad, que en la cárcel no desaparecen.

El bien más elevado es Dios: Boecio aprendió --y nos lo enseña a nosotros-- a no caer en el fatalismo, que apaga la esperanza. Nos enseña que no gobierna el hado, sino la Providencia y ésta tiene un rostro. Con la Providencia se puede hablar, porque la Providencia es Dios. De este modo, incluso en la cárcel, le queda la posibilidad de la oración, del diálogo con Aquel que nos salva. Al mismo tiempo, incluso en esta situación, conserva el sentido de la belleza de la cultura y recuerda la enseñanza de los grandes filósofos antiguos, griegos y romanos, como Platón, Aristóteles --había comenzado a traducir a estos griegos al latín--, Cicerón, Séneca, y también poetas como Tibulo y Virgilio.

La filosofía, en el sentido de la búsqueda de la verdadera sabiduría, es, según Boecio, la verdadera medicina del alma (Libro I). Por otra parte, el hombre sólo puede experimentar la auténtica felicidad en la propia interioridad (libro II). Por este motivo, Boecio logra encontrar un sentido al pensar en la propia tragedia personal a la luz de un texto sapiencial del Antiguo Testamento (Sabiduría 7, 30-8, 1) que él cita: «contra la Sabiduría no prevalece la maldad. Se despliega vigorosamente de un confín al otro del mundo y gobierna de excelente manera el universo» (Libro III, 12: PL 63, col. 780).

La así llamada prosperidad de los malvados, por tanto, se convierte en mentirosa (libro IV), y manifiesta la naturaleza providencial de la fortuna adversa. Las dificultades de la vida no sólo revelan hasta qué punto ésta es efímera y breve, sino que se demuestran incluso útiles para encontrar y mantener las auténticas relaciones entre los hombres. La fortuna adversa permite, de hecho, distinguir los amigos falsos de los verdaderos y da a entender que no hay nada más precioso para el hombre que una amistad verdadera. Aceptar fatalistamente la condición de sufrimiento es algo totalmente peligroso, añade el creyente Boecio, pues «elimina en su misma raíz la posibilidad misma de la oración y de la esperanza teologal, que constituyen la base de la relación del hombre con Dios» (Libro V, 3: PL 63, col. 842).

La peroración final del «De consolatione philosophiae» puede considerarse como una síntesis de toda la enseñanza que Boecio se dirige a sí mismo y a todos los que puedan encontrarse en sus mismas condiciones. En la cárcel escribe: «Luchad, por tanto, contra los vicios, dedicaos a una vida de virtud orientada por la esperanza que eleva el corazón hasta alcanzar el cielo con las oraciones alimentadas de humildad. La imposición que habéis sufrido puede mudarse, si os negáis a mentir, en la ventaja enorme  de tener siempre ante los ojos al juez supremo que ve y que sabe cómo son realmente las cosas» (Libro V, 6: PL 63, col. 862).

Cada detenido, independientemente del motivo por el que haya acabado en la cárcel, intuye cómo es dura esta particular condición humana, sobre todo cuando es embrutecida, como le sucedió a Boecio, por la tortura. Pero es particularmente absurda la condición de aquél, como Boecio, a quien la ciudad de Pavía le reconoce y celebra en la liturgia como mártir en la fe, que es torturado hasta la muerte por el único motivo de sus propias convicciones, políticas y religiosas. Boecio, símbolo de un número inmenso de detenidos injustamente de todos los tiempos y de todas las latitudes, es de hecho una puerta objetiva para entrar en la contemplación del misterioso Crucifijo del Gólgota.

 

Casiodoro

Marco Aurelio Casiodoro fue contemporáneo de Boecio. Calabrés, nacido en Squillace, hacia el año 485, murió muy anciano en Vivarium, alrededor del año 580. Procedente también de un elevado nivel social, se dedicó a la vida política y al compromiso cultural como pocos otros en el Occidente romano de su tiempo. Quizá los únicos que se le podían igualar en este doble interés fueron el ya recordado Boecio, y el futuro Papa de Roma, Gregorio Magno (590-604).

Consciente de la necesidad de no dejar desvanecer en el olvido todo el patrimonio humano y humanista, acumulado en los siglos de oro del Imperio Romano, Casiodoro colaboró generosamente, en los más elevados niveles de responsabilidad política, con los pueblos nuevos que habían atravesado las fronteras del Imperio y se habían establecido en Italia. También él fue modelo de encuentro cultural, de diálogo, de reconciliación. Las vicisitudes históricas no le permitieron realizar sus sueños políticos y culturales, que buscaban crear una síntesis entre la tradición romano-cristiana de Italia y la nueva cultura gótica. Aquellas mismas vicisitudes le convencieron sobre carácter providencial del movimiento monástico, que se iba afirmando en las tierras cristianas. Decidió apoyarlo, dedicándole todas sus riquezas materiales y sus fuerzas espirituales.

Tuvo la idea de encomendar precisamente a los monjes la tarea de recuperar, conservar y transmitir a las generaciones futuras el inmenso patrimonio cultural de los antiguos para que no se perdiera. Por esto fundó Vivarium, un cenobio en el que todo estaba organizado de manera que se estimara como sumamente precioso e irrenunciable el trabajo intelectual de los monjes. Estableció también que los monjes que no tenían una formación intelectual no se dedicarán sólo al trabajo material, de la agricultura, sino también a la transcripción de los manuscritos para que de este modo ayudaran en la transmisión de la gran cultura a las futuras generaciones.

Y esto sin que fuera en detrimento alguno del compromiso espiritual monástico y cristiano y de la actividad caritativa por los pobres. En su enseñanza, distribuida en varias obras, pero sobre todo en el tratado «De anima e nelle Institutiones divinarum litterarum», la oración (C. PL 69, col. 1108), alimentada por la Sagrada Escritura y particularmente por la meditación asidua de los Salmos (Cf. PL 69, col. 1149), tiene siempre un lugar central como comida necesaria para todos.

Este doctísimo calabrés introduce así su «Expositio in Psalterium»: «Rechazadas y abandonadas en Rávena las solicitudes de la carrera política, caracterizada por el sabor disgustoso de las preocupaciones mundanas, habiendo gozado del Salterio, libro caído del cielo como auténtica miel para el alma, me arrojé ávidamente como un sediento para escrutarlo y dejarme penetrar totalmente por esa dulzura saludable, después de haberme saciado de las innumerables amarguras de la vida activa» (PL 70, col. 10).

La búsqueda de Dios, orientada a su contemplación --escribe Casiodoro--, sigue siendo el objetivo permanente de la vida monástica (Cf. PL 69, col. 1107). Sin embargo, añade que con la ayuda de la gracia divina (Cf. PL 69, col. 1131.1142), se puede disfrutar mejor de la Palabra revelada utilizando las conquistas científicas y culturales «profanas» que poseían los griegos y los romanos (Cf. PL 69, col. 1140). Casiodoro se dedicó personalmente a los estudios filosóficos, teológicos y exegéticos sin particular creatividad, pero prestando atención a las intuiciones que consideraba válidas en los demás. Leía con respeto y devoción sobre todo a Jerónimo y Agustín. De este último decía: «En Agustín hay tanta riqueza que me parece imposible encontrar algo que ya no haya sido tratado abundantemente por él» (Cf. PL 70, col. 10).

Citando a Jerónimo exhortaba a los monjes de Vivarium: «No sólo alcanzan la palma de la victoria aquellos que luchan hasta derramar la sangre o que viven en la virginidad, sino también todos aquellos que, con la ayuda de Dios, vencen los vicios del cuerpo y conservan la recta fe. Pero para que podáis vencer con la ayuda de Dios más fácilmente los alicientes del mundo, permaneciendo en él como peregrinos en continuo camino, tratad de buscar ante todo la saludable ayuda sugerida por el primer salmo, que recomienda meditar noche y día en la ley del Señor. El enemigo no encontrará, de hecho, ninguna entrada para  asaltaros si toda vuestra atención está ocupada en Cristo» («De Institutione Divinarum Scripturarum», 32: PL 69, col. 1147).

Es una advertencia que también podemos considerar como válida para nosotros. Vivimos, de hecho, también nosotros, en un tiempo de encuentro de culturas, de peligro de violencia que destruye las culturas, y en el que es necesario el compromiso para transmitir los grandes valores y enseñar a las nuevas generaciones el camino de la reconciliación y de la paz. Encontramos este camino orientándonos hacia el Dios con rostro humano, el Dios que se nos ha revelado en Cristo. 2008.III.12

 

+++

Regensburg-Ratisbona. Alemania.

 

La Iglesia católica ayudó a salvar a Occidente, en las Edades oscuras, preservando lo mejor de la civilización griega y romana, y cómo los europeos, todavía hoy, nos beneficiamos de instituciones sociales y de forma políticas de indudable origen católico como los Parlamentos.

 

+++

 

Porque la primera voz que proclamó la igual dignidad de todos los miembros de la familia humana fue precisamente la del cristianismo. Ni siquiera Grecia y Roma, con sus impresionantes legados filosófico y jurídico, llegaron a la cima de proclamar la fraternidad universal, que es de inequívoco cuño cristiano. Como en aquel chalet disparatado de Mi tío, de Tati, todo comunica. Esta sociedad occidental que a sí misma se llama postcristiana, y que se alimenta del relativismo multiculturalista, tiene como uno de sus objetivos preferentes la religión en general, los monoteísmos en particular, y, muy concretamente, el cristianismo, y no oculta esa hostilidad. En este sentido, me parece que una sociedad infectada de este virus tiene especialmente difícil comprender el espanto del aborto, y por eso convive con este genocidio silencioso como si tal cosa. Con todo, creo que la sociedad española todavía no ha llegado, ni mucho menos, a un punto de no retorno, y puede recuperar su propia estima rescatando esos principios y valores que han construido nuestra civilización y nuestra historia. Por eso están tan nerviosos los heraldos de la muerte. 2008

 

+++

 

 

La escritura es sin duda la invención más importante de la historia humana, porque gracias a ella han podido acumularse y diversificarse los conocimientos, el arte, etc. En los milenios y decenas de milenios anteriores los hombres apenas si podían mantener los conocimientos, relatos y tradiciones adquiridas, estrechamente limitados por la memoria oral y expuestos por ello a continuas desvirtuaciones o variaciones puramente azarosas, incluso en pueblos cuyos sacerdotes cultivaron la memoria con especial asiduidad, como los celtas. ¡Cuántos relatos, creencias, sucesos, reflexiones y observaciones valiosas se habrán perdido a lo largo de ese largo tiempo!

Probablemente la escritura nació en los templos de las primeras civilizaciones, inventada por las castas sacerdotales, en un principio con propósitos conservadores: asegurar la permanencia y fidelidad de los ritos. Los documentos escritos más antiguos suelen tener carácter religioso. Y su aplicación al comercio pudo muy bien haber tenido el mismo origen, pues los templos solían ser también centros de comercio –a veces incluso sexual–. Asimismo encontraremos en ellos las primeras observaciones más o menos científicas sobre el cosmos, la naturaleza con fines económicos o medicinales, y unos principios de geometría necesarios para la construcción de grandes edificios.

En definitiva, los sacerdotes eran el único grupo social no excesivamente presionado por la necesidad de ganarse el pan o por las exigencias de la guerra o del poder, y podían dedicar tiempo a otras actividades, según el frado de su curiosidad espiritual. Todavía en tiempos tan recientes como nuestra alta Edad Media, la lectura era ignorada por las capas bajas de la población y a menudo desdeñada por las, digamos, clases políticas. La conservación de gran parte de la cultura clásica se debió a los clérigos, y asimismo las primeras escuelas.

15 de Diciembre de 2007 - 17:44:18 - Pío Moa –‘L.D.ESP.’

 

+++

 

ONU - Más de 450.000.000 de personas hablan español o castellano en el mundo actualmente. 2007.

 

+++ 

 

Escuelas católicas son las que dan educación para fundamentar en la persona, el respeto de la vida y de todos los seres humanos, según el enseñamiento de la Iglesia fundada por Cristo.

No queremos que se nos considere servicio público, sino servicio esencial o, si se quiere, servicio al público. Pero nunca servicio público, porque esa denominación sólo la tienen aquellos organismos o empresas cuya titularidad es de la Administración. Por lo tanto, si admitimos que somos servicio público, es tanto como admitir que quienes deben mandar en el colegio son, exclusivamente, las autoridades educativas.Y no es así porque la responsabilidad fundamental en la educación, está en la obligación principal de los padres y no del Estado. 2007

 

+++


Acerca de algunos comentarios cuando mencionan a Santo tomás y las traducciones aristotélicas, craso error cometen. Siglos antes ya, y no sólo en Francia, se traducía Aristóteles sin obligatoriedad del siríaco o árabe. Además, de hecho, los árabes musulmanes nunca aprendieron griego, el mahometano Al-Farabi conoció la filosofía de Aristóteles por el cristiano nestoriano Yuhanna ibn Quaylan, éste como Avicena o Averroes,  ignoraban el griego: tal vez no consideraban útil aprender dicha lengua, al ser poseedores de la más hermosa de todas, la que, de una manera inimitable, había transmitido la Palabra eterna de Dios, Por tanto, no abordaron las obras griegas más que a través de las traducciones al árabe efectuadas por los cristianos siríacos, de tal forma que, conocer el estado del saber siríaco equivale a conocer el legado con el que contaron los musulmanes. (“El estudio del griego nunca formó parte de la tradición pedagógica en los países islámicos, ibid.pag,263,nota 7. Vease D.Jacquart {dir.}, ‘La Formation du vocabulaire scientifique et intellectuel dans le mnde arabe’, Turnhourt, Brepols, 1994).

Los  cristianos nestorianos hablaban el siríaco oriental y los cristianos monofisistas empleaban el siríaco occidental. Por su estructura, el siríaco es una lengua cercana al hebreo y al árabe, lo que facilitará la tarea de los traductores cuando realicen la transcripción al árabe de las obras griegas ya traducidas a su lengua. No en vano, los siríacos fueron los intermediarios esenciales de la transmisión al árabe de los textos eruditos de la Antigüedad griega. Como Recuerda R. lo Coz: “Hay que darse cuenta de que ninguno de los sabios del Islam tuvo nunca acceso a los textos antiguos originales, pues todos sus trabajos se efectuaron a partir de traducciones”. (R.Le Coz, Les Médecins nestoriens, op.cit.,pág.90).

 

La filosofía griega no arraigó mucho más en el mundo islámico hasta el califato de Al-Mamun. Y entonces su influencia fue real, pero efímera. De hecho, desde el reinado de Al-Mutawallil (848-861), asistimos a una vuelta atrás, y esta reacción cerró la puerta a toda inflexión del pensamiento musulmán en el sentido del ‘logos’ griego. Más, tarde, la falsafa despertó grandes recelos: las élites abasíes preferían la jikma, la ‘sabiduría’, que se basaba en el dominio de las ciencias coránicas. Incluso acusaban a los cristianos de difundir las traducciones de Platón y Aristóteles con el fin de perjudicar al Corán.

 

Los cristianos siríacos, nestorianos o monofisitas que fuesen, se sitúan por tanto en el origen de la cultura escrita arabo-musulmana. Cristianos siríacos, depositarios y transmisores del saber antiguo, antes y dursnte la ocupación mahometana.

 

Ref. pág. 133 ‘Aristóteles y el islam’ Sylvain Gouguenheim. 2009, libro recomendable e indesperdiciable.

 

Acerca de la medicina griega, ésta constituía el núcleo de los intereses manifestados por los latinos en relación con el saber antiguo, y fue objeto de un inmenso esfuerzo de traducción: Occidente no esperó a las cruzadas para descubrirla, sino que recuperó su conocimiento ya en el siglo VI. Gracias a Casiodoro se había conservado el tratado de ginecología de Sorano, al menos seis obras de Hipocrátes, entre ellas Aires, aguas y lugares, Aforismos y enfermedades de las mujeres, varios libros de Galeno, el tratado de Dioscórides y la enciclopedia médica de Oribasio. Asimismo en el monasterio de Bobbio, quince Kmts. al sur de Génova, se tradujeron en el siglo VII textos de Galeno y Dioscórides. Los médicos de los siglos VI y VII también redactaron sus propios libros, muy especialmente un tratado de cirugías. Este trabajo de interpretación y compilación de textos médicos antiguos continuo en Ravena, que siguió siendo bizantina entre 568 y 752. La élite cultural bizantina era cristiana, pero también griega. La expansión de la cultura fue el pilar –junto a la doctrina cristiana- del desarrollo cultural de la Europa cristiana. Clasificar es pensar, había aprendido Europa. Y entre escribir, clasificar y pensar, muchas mujeres fueron personalidades extraordinarias, auténticas pensadoras, entre ellas, hubo abadesas. Ocurría esto en Europa mientras en Bagdad los califas se rodearon durante más de tres siglos, del VIII a mediados del XI, de médicos mayoritariamente cristianos nestorianos, acompañados de algunos jacobitas o sabeos. Raro que no hayan sido los médicos de Fez, a asistirle…

 

Y en matemáticas, Teodoro Abu Qurra (836-901) sabeo, extraordinario filósofo y matemático, fue autor de treinta y nueve libros matemáticos, una treintena de astronomía, ocho de astrología y cinco de meteorología. Probablemente es uno de los mejores matemáticos de la Edad Media. Y también está ausente de nuestros manuales escolares… Su obra matemática es especialmente innovadora en geometría, álgebra y teoría de los números. Tiene varios resultados brillantes: es el autor del primer teorema sobre los números amigos, y logró calcular la integral de la función ‘raíz del x’; el cálculo infinitesimal y consiguió determinar la superficie de un segmento de parábola con un método distinto del de Arquímedes, etc.

 

El haber conservado el saber y la ciencia griegos se debe al esfuerzo secular de estas comunidades cristianas (a las que hemos de sumar a los coptos egipcios). Una vez vencidas y dominadas, estas comunidades no dejaron de conservar y transmitir su cultura. Es con ellas, a fin de cuentas, con las que tiene una deuda el mundo occidental, una inmensa deuda. Durante más de tres siglos, entre el VII y el X, por tanto, la ‘ciencia arabo-musulmana- de Dar-al-Islam fue en realidad una ciencia griega por su contenido e inspiración, y siríaca, y después árabe, por su lengua. La conclusión es clara: el Oriente musulmán se lo debe prácticamente todo al Oriente cristiano. Y es esta deuda la que solemos pasar por alto en la actualidad, tanto en el mundo musulmán como en el Occidental.

 

2014-09-07

 

 

 

+++


 

 

Ignorancia de la historia - Muchos errores se cometen por ignorancia de la historia y esa ignorancia sirve también de arma tanto defensiva como ofensiva de quienes no están interesados en el conocimiento de la verdad sino en la confusión entre verdad y error, entre el bien y el mal.

Lo dijo Cicerón: "Si ignoras lo que ocurrió antes de que nacieras, siempre serás un niño".

 

+++

 

Hechos históricos - Es flaqueza humana querer interpretar hechos históricos sin hacer un esfuerzo leal a fin de llegar a la mayor objetividad alcanzable con soluciones inteligentes y razonables. Aún haciéndolo con rigor, ánimo y vigor, nuestra percepción estará siempre condicionada en el marco de los actuales conocimientos y experiencias. Este condicionamiento propio de la aventura humana no nos exime de ser fidedignos, verídicos y fieles en el trato o en el desempeño con el estudio de hechos puntuales que la historia nos muestra. Comprender que otras culturas –en otras épocas, con otros lenguajes, delante de otras cuestiones de otros hombres- han hecho también sus propias afirmaciones.

 

+++

 

PASADO - El gran Montalembert escribía: «Para juzgar el pasado deberíamos haberlo vivido; para condenarlo no deberíamos deberle nada». Todos, creyentes o no, católicos o laicos, nos guste o no, tenemos una deuda con el pasado y todos, en lo bueno y en lo malo, estamos comprometidos con él.

 

+++

 

La mentira y el error están en desacuerdo con la realidad. Cuando un mundo se construye contra la realidad, ese mundo está abocado a la ruina, y mientras ésta llega va arruinando a los hombres.

 

+++

 

Historia y democracia - «Los católicos no estamos acomodados a la vida democrática...»; si esto fuera así, sería difícil de explicar que la democracia haya nacido precisamente en el seno de los países de cultura cristiana». «La igualdad y los derechos de las personas, la soberanía de los pueblos, el concepto de autoridad como servicio al bien común y no como simple dominio o imposición, la igualdad de todos ante la ley, todo esto, nace históricamente de la experiencia cristiana»

 

+++

 

...[...]...

"Es un problema de los que tienen una fe, que tienden a expresarse con la violencia e impunidad de los que se creen portadores de la verdad. Al escucharlos, no puedo dejar de imaginarme lo distinto que podría haber sido este país si hubiera optado por el ateismo y el agnosticismo".

 

Interesante afirmación. Consideremos la segunda parte; si España hubiera optado por el ateísmo en algún momento de su historia:

 

1. No habría participado en la romanización, que implicaba necesariamente la cristianización (centro y pilar de la cultura occidental). No habría dado emperadores, escritores o filósofos a Roma.

 

2. Quizá sería el único país europeo islámico, tras la invasión del 711.

 

3. No sería un país. Recordemos que nuestra patria se fraguó durante el medievo con el sello del cristianismo, y que nuestros primeros reyes fueron Católicos.

 

4. 340 millones de americanos no hablarían español. Recordemos que Isabel la Católica financió los descabellado viaje de Colón (que los portugueses, con buen olfato comercial, se negaron a patrocinar), con el fin de evangelizar América. En fin, los anglosajones, franceses y holandeses habrían dado buena cuenta de este continente (como sucedió en África o Asia).

 

5. Quizá toda Europa sería islámica. Ya que en Lepanto la armada española detuvo el imparable avance turco, ante la pasividad del resto de los países europeos fuertes.

 

6. Nuestro Siglo de Oro, absolutamente enraizado en el cristianismo, hubiera sido el Siglo de ¿Piedra? 

 

7. Quizá hubiera sufrido el horror del comunismo al amparo de la Rusia bolchevique; y quizá ahora estaríamos recuperándonos, maldiciendo nuestro pasado mientras nos apuntábamos tarde al envejecido carro de Europa.

 

Seguro que me dejo muchas consideraciones. Gracias a Dios, nuestro país ha sido un bastión del catolicismo en Europa durante siglos. Quiera Él que consigamos que siga así, a pesar del Sr. Martín Garzo, y que nuestros hijos nos los puedan agradecer.

…[..]..

César Funes - 2007-07-25 San Santiago Apóstol, patrón de España.

 

+++

 

Bulos, historia y sectas - Lanzan acusaciones infundadas, sin la mínima ética intelectual que encuentran un eco importante en los medios y que, de esta manera, terminan haciéndose pasar por “evidencias”. El ataque gratuito a la religion, se está difundiendo en toda la sociedad europea. Atacar al cristianismo se ha convertido en una especie de deporte sin riesgos. Quizá los veros intelectuales deberían reaccionar y rechazar la violencia con la que se está tratando a la fe cristiana. Las sectas, la masonería divulgan calumnias y se fundan en una confusión de conceptos, ficciones, reducciones y postulados falsos. Son libres de expresar sus convicciones, pero nos encontramos con panfletos que contienen controversias estúpidas o peor ‘anti-históricas’. En el odio a la Iglesia fundada por Jesús hace dos mil años, muestran soberbia e intolerancia, y no una voluntad científica. Buscan un desprecio contra la fe de nuestros contemporáneos y contra ellos mismos. Están los que presentan a todos los cristianos como débiles mentales; otros acometen en dependencia y obsesiones tozudas, con odio obcecado a la Iglesia Católica. Difícil de explicar tanto rencor inverosímil por parte de personas que se llaman demócratas y respetuosas de las convicciones ajenas. ¡Y nos pintan que con ellos vamos a un mundo mejor! MMVI

-.-

Católico, no propagues, por el contrario, desmiente siempre rotundamente el aburridísimo caso Galileo, que ni fue torturado, ni encarcelado, ni se le prohibió trabajar»

 

“El amor sería ciego sin la verdad” S.S. Juan Pablo II – Magno

 

+++

 

Historia, calumnia e ignorancia - Abundan aún los ejemplos de casos en que juzgamos y decidimos, tomamos riesgos y los hacemos correr a los demás, convencemos al prójimo y le incitamos a decidirse, fundándonos en informaciones que sabemos que son falsas, o por lo menos sin querer tener en cuenta informaciones totalmente ciertas, de que disponemos o podríamos disponer si quisiéramos. Hoy, como antaño, el enemigo del hombre está dentro de él. Pero ya no es el mismo: antaño era la ignorancia, hoy es la mentira. MMVI

 

+++

 

"¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo?" (Lc 6, 41).

 

+++

 

PASADO HISTORIA - La inscripción del templo de Delfos, que inspiró a Sócrates: conócete a ti mismo. Se trata de una verdad fundamental: conocerse a sí mismo es típico del hombre. En efecto, el hombre se distingue de los demás seres creados sobre la tierra por su capacidad de plantearse la cuestión del sentido de su propia existencia. Gracias a lo que conoce del mundo y de sí mismo, el hombre puede responder a otro imperativo que nos ha transmitido también el pensamiento griego: llega a ser lo que eres.

Por tanto, el conocimiento tiene una importancia vital en el camino que el hombre recorre hacia la realización plena de su humanidad: esto es verdad de modo singular por lo que atañe al conocimiento histórico. En efecto, las personas, como también las sociedades, llegan a ser plenamente conscientes de sí mismas cuando saben integrar su pasado.

 

+++

 

Que la historia de los miembros de la Iglesia Católica tenga sus periodos negros, y que algunos cometieran crímenes en nombre de la fe, eso lo ha reconocido, y se ha arrepentido públicamente, la propia Iglesia Católica. Las referencias históricas están muy bien, pero a condición de que no se utilicen para ocultar la realidad, y la realidad es que aún hoy la Iglesia Católica sigue siendo insultada y agredida, se incendian o dinamitan iglesias, se asesinan a presbíteros [curas], sin que la Santa Sede exija venganza, ni siquiera recurra ante los tribunales; al contrario, la Iglesia clama por el perdón y la reconciliación. Todos los obispos lamentan incluso las caricaturas danesas sobre el señor Mahoma, en nombre del respeto a todas las religiones y recuerdan el deber de reciprocidad en la libertad de practicar la religión. Porque muchos están interesados en olvidar que, en todos los países musulmanes la práctica-apologética «en libertad total y sin aprehensión» de otra religión está prohibida, y en algunos, la libertad de religión existe solo como ‘etiqueta’ sobre el papel. De nada sirve hablar de libertad cuando el derecho de practicarla públicamente está condicionado por leyes político-mahomentanas que ‘incluso’ llaman a la pena de muerte a quien posee una Biblia (ej.:Arabia Saudita). La tolerancia sin verdad es hipocresía. Al islam lo que lo define es la conquista del poder mezclado con un elemento religioso. Falta coraje en el islam para decir que la raíz de la violencia está en unir política y religión La ideología marxista hacía lo mismo, sólo que ésta rechazaba a Dios. El comunismo causó más de cien millones de muertos y todavía es la causa de la opresión de centenares de millones de seres humanos. El islamismo es también opresor y lo malo es que el daño que puede hacer a Occidente no sólo está en el pasado sino también en el futuro. MMVI.II.

+++

 

Historia y libertad - “La libertad que Dios al hombre dio, no la quite el hombre en nombre de Dios”.

 

+++

 

La tolerancia sin verdad es hipocresía.

 

Con la ocupación y profanación mahometana de la Iglesia de la Natividad en Belén, que duró 39 días -2002- las autoridades musulmanas no han pedido perdón ni hecho reparación, habiendo ultrajado uno de los lugares más santo a los cristianos.

 

+++

 

Historia - Para conocer una historia es necesario, pero no suficiente, conocer los hechos, pues es preciso también conocer el espíritu, o si se quiere la intención que animó esos hechos, dándoles su significación más profunda.

{En la disciplina histórica (como en cualquier otra) es fundamental que los conceptos utilizados guarden debida relación con las realidades que pretenden describir o significar. De lo contrario, siguiendo a MARROU Henri-Irénée, se corre el peligro de que la historia llegue “a poblarse de fantasmas” «El conocimiento histórico - Idea universitaria,1999-Barcelona-España,pag.137»}.

 

+++

 

Historia-crítica literaria: por regla general debemos procurar que nuestros puntos de vista espirituales no opaquen un juicio estético. Por ejemplo, Cervantes aborrecía a los gitanos pero no por eso nos vamos a oponer al Quijote; Quevedo era antisemita pero seguramente también el mejor estilista del castellano en siglos; la Odisea alaba la mentira pero es a la vez una extraordinaria epopeya… Sinceramente, no se ve la utilidad de publicar un nuevo índice de libros prohibidos. MMVI.

 

+++

 

HISTORIA - Para adentrarse en la época de la gran gesta hispánica [1492-1592] y analizar la magnitud del descubrimiento, es necesario penetrarlo estudiando el contexto histórico; solo así podremos llegar a un discernimiento moderado y con el sentimiento sano del deber o de una conciencia objetiva. Con este objetivo presentamos tantos temas y acontecimientos -aparentemente- en discontinuidad.

 

+++

 

Historia - El buen cristiano está advertido de que es necesario conocer la historia para distinguir los hechos. El cristiano a sus hermanos advierte que es imprescindible estudiar la historia -en todas sus fuentes- para comprender el contexto histórico de los hechos. El cristiano nota que, conociendo mejor la historia, se percibe la riqueza de la Tradición, repara la grandeza del Magisterio y la magnanimidad de la salvación, en la Escritura enseñada por la Iglesia, desde que Cristo la fundara.

 

+++

 

Historia - La historia de la Iglesia es una historia de muchos y diversos movimientos de reforma. Ver el libro de san Cipriano, De lapsis, escrito poco después de la persecución de Decio del año 250-251

-.- 2006 - También hoy la humanidad lleva en sí los signos del pecado, que le impide progresar con agilidad en los valores de fraternidad, justicia y paz, a pesar de sus propósitos hechos en solemnes declaraciones. ¿Por qué? ¿Qué es lo que entorpece su camino? ¿Qué es lo que paraliza este desarrollo integral? Sabemos bien que, en el plano histórico, las causas son múltiples y el problema es complejo. Pero la palabra de Dios nos invita a tener una mirada de fe y a confiar, como las personas que llevaron al paralítico, a quien sólo Jesús puede curar verdaderamente.

 

+++

 

Historia - «Conocer y profundizar el pasado de un pueblo es afianzar y enriquecer su propia identidad. ¡No rompáis con vuestras raíces cristianas! Sólo así seréis capaces de aportar al mundo». S. S. Juan Pablo II – Madrid. 2003.05

 

Visión objetiva:Con frecuencia en los análisis históricos se peca de falta de objetividad por juzgar con valores actuales los sucesos del pasado. Esto no significa relativizar el juicio valórico de los sucesos, sino extirpar ciertos moralismos actuales que no son reales, que suponen una "moral" moderna y postmoderna que juzga enloquecidamente las cosas. Desde una perspectiva objetiva tenemos que condenar sin reserva los errores ocurridos en l período analizado, pero sin rasgar vestiduras por la "monstruosa" noticia del descubrimiento y civilización europea en América, maldiciendo la hora en que se produjo al estilo del cuestionado activista verde Jacques Cousteau quien declaró en 1992 que la llegada de la Colón a América "fue un desastre peor que la lluvia de meteoritos que acabó con los dinosaurios en la prehistoria".

Aquí la premisa tribalista de "cada uno en su tierra sin invadir otra" queda desvanecida por el absurdo ante el dinamismo y realidad de la historia. Toda civilización es el fruto de una mezcla frecuentemente nada pacífica. La misma epopeya del Pueblo de Dios suponía conquistar una tierra prometida ocupada por tribus locales. Los mismos europeos provienen de invasiones y nuevas invasiones que mezclaron sus sangres e hicieron nacer las distintas culturas que dan alma al Viejo Mundo.

 

+++

 

Historia y mentira - Al hombre actual «le dicen» muchas más cosas que al de ninguna otra época de la Historia. Lo bombardean o lo ametrallan con dichos constantes, muchos cada día, con recursos que no habían existido hasta ahora. Lee más que nunca, oye voces ajenas todo el tiempo, acompañadas de la imagen y el gesto. Se solicita su atención desde la publicidad, la política, las campañas, las consignas. En multitud de casos no tiene medio de decidir si lo que se le dice es verdadero o falso; aun cuando esto es posible, se siente aturdido por múltiples solicitaciones, no tiene tiempo ni calma para reaccionar a ellas. Esto va causando en grandes mayorías una actitud de atonía e indiferencia. La verdad y la falsedad desaparecen del horizonte, y el hombre queda inerme frente a esta última. En época de elecciones esto es aterrador. Algunos políticos -no todos- usan la mentira como instrumento primario, sin el menor escrúpulo, con evidente delectación. No todos, al menos con gran desproporción. Pero lo grave es que esto no tiene demasiadas consecuencias. Si existiera eso que echo de menos, sensibilidad para la verdad, respeto a ella, la falsedad sistemática bastaría para descalificar a quien la usase y asegurar su derrota. Temo que no sea así, que se pueda usar la mentira con impunidad. En ciertos medios hay incluso un extraño placer en ella, se paladea el «ingenio» del que la usa, se admira la habilidad para pasar por encima de la verdad y pisotearla. Julián Marías, de la Real Academia Española

 

+++

 

Verdad y mentira - No siempre es fácil descubrir las tretas del padre de la mentira, pero tenemos la afirmación rotunda de la Luz: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida» [Jn 14, 6]. El Camino se inicia en la humildad de una gruta. En Belén acuden a adorar los Magos, hombres sabios, poderosos, que se postran ante la Verdad [Mt 2, 11].  El diablo no puede postrarse ante la verdad, por la sencilla razón de que «no tiene rodillas». Así se representaba antiguamente al diablo, sin rodillas, según he leído en un artículo del entonces cardenal Ratzinger. El padre de la mentira no tiene rodillas, no es capaz de arrodillarse ante la Verdad. La soberbia es impermeable, finge diálogo, pero no logra más que un monólogo ególatra.

Las verdades parciales, fragmentarias, pueden parecer duras, difíciles de entender, comprender o asimilar, pero la Verdad es siempre luminosa: es la Luz, y la Luz es Vida y la vida es Sabiduría y la Sabiduría es Amor. Desde ella se comprende que toda verdad es un bien que conduce a la vida plena. Juan Pablo II solía utilizar con insistencia la expresión «verdad del hombre», «verdad del mundo», «verdad de Dios», verdad, en fin, de lo que fuera tema de su discurso. Toda verdad conduce a la Verdad Primera, y desde la Verdad Primera se puede volver a contemplar las verdades segundas y entonces se ven con una nueva dimensión, con una nueva belleza, en plenitud de sentido. Conocer y amar no son actividades independientes. El amor a la verdad es, en muchos casos el único recurso para discernir, e identificar –con la mano en el corazón- al padre de la mentira y a la Palabra de la Verdad. Humildad y amor se confabulan en el encuentro luminoso de la Verdad fascinante.

 

+++

 

Frente a la historia - «La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad». (VIS, 8.I.2004)) S.S. Juan Pablo II.

 

+++

 

Historia - «Una investigación histórica, libre de prejuicios y vinculada únicamente con la documentación científica es insustituible para derrumbar las barreras entre los pueblos» (S. S. Juan Pablo II – P.P.)

 

+++

 

La negación del cristianismo y la razón, engendró barbaries.

El siglo XX fue caracterizado por dos regimenes totalitarios:

‘el nacional socialismo comunista, y el nacional socialismo nazista’.

Los métodos de extermino utilizados por los comunistas, fueron luego aprovechados por los nazistas, incluyendo el empleo de gases tóxicos contra civiles. Esta arma finalmente fue aplicada por el genocida mahometano Saddam Hussein o, Sadam Husein, (contra su propio pueblo), que a su vez muere en la horca el III.2007.

 

 

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-

El séptimo mandamiento exige el respeto de la integridad de la creación. Los animales, como las plantas y los seres inanimados, están naturalmente destinados al bien común de la humanidad pasada, presente y futura (cf Gn 1, 28-31). El uso de los recursos minerales, vegetales y animales del universo no puede ser separado del respeto a las exigencias morales. El dominio concedido por el Creador al hombre sobre los seres inanimados y los seres vivos no es absoluto; está regulado por el cuidado de la calidad de la vida del prójimo incluyendo la de las generaciones venideras; exige un respeto religioso de la integridad de la creación (cf CA 37-38).

 

Muchas gracias por distinguirnos con vuestra visita.

 

La Iglesia testimonia el Evangelio por los caminos del mundo, ¡por eso es católica!; desde que Cristo la fundara, hace dos milenios. ¡Y nadie puede contra ella!

El que a vosotros escucha, a mí me escucha” (Lc 16,10).

Si la presencia de Cristo es la que hace sentirse de veras en casa, es precisamente porque impulsa la libertad del cristiano más allá de los muros de la casa, pues es consciente de que el horizonte de su casa es el mundo.

 

+++

 

Compendio del Catecismo de la Iglesia católica: ¿por qué no lo sabemos? La fe de los sencillos - Una síntesis fiel y segura del Catecismo de la Iglesia católica. Contiene, de modo conciso, todos los elementos esenciales y fundamentales de la fe de la Iglesia. 2005. ¡No falte en el bolsillo de cada cristiano para aprenderlo!

Creer, celebrar, vivir y orar, esta y no más es la fe cristiana desde hace 2000 años, enseñada por la Iglesia Católica sin error porque Cristo la ilumina y sólo Él la guía.

 

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).