Wednesday 1 October 2014 | Actualizada : 2014-09-29
 
Inicio > Aborto > Mentira - 1º verdad bebés que sobreviven inicialmente con sólo 17 semanas

 

"La práctica generalizada del aborto es tan mala o peor que el holocausto nazi. Lo que ocurre es que se difunden pocas imágenes de los miles de fetos muertos, y el mismo aborto produce en las mujeres que abortaron una reserva absoluta a hablar de ello".

 

 

"El que quiera ser el primero, sea esclavo de todos" (Mc 10, 44). Estas palabras de Jesús a sus discípulos, que acaban de resonar en esta plaza, indican cuál es el camino que conduce a la "grandeza" evangélica. Es el camino que Cristo mismo recorrió hasta la cruz; un itinerario de amor y de servicio, que invierte toda lógica humana. ¡Ser siervo de todos!

Por esta lógica se dejó guiar la madre Teresa de Calcuta,
fundadora de los Misioneros y de las Misioneras de la Caridad, a quien hoy tengo la alegría de inscribir en el catálogo de los beatos. Estoy personalmente agradecido a esta valiente mujer, que siempre he sentido junto a mí. Icono del buen samaritano, iba por doquier para servir a Cristo en los más pobres de entre los pobres. Ni siquiera los conflictos y las guerras lograban detenerla.

De vez en cuando, venía a hablarme de sus experiencias al servicio de los valores evangélicos. Recuerdo, por ejemplo, sus intervenciones en favor de la vida y en contra del aborto, también cuando le fue conferido el premio Nobel de la paz (Oslo, 10 de diciembre de 1979). Solía decir:  "Si oís que una mujer no quiere tener a su hijo y desea abortar, tratad de convencerla de que me traiga a ese niño. Yo lo amaré, viendo en él el signo del amor de Dios"….[…]… 19.X.2003

 

+++


Sobre todo, porque los que piden el derecho al aborto parten de la idea de que ese no-nato aún no siente y sufre como una criatura desarrollada.

 

Pero qué barbaridad está usted insinuando, hombre. Es decir, que si un ser humano (el nasciturus lo es, pues científicamente está demostrado que es un individuo de la especie humana y da la casualidad de que todo individuo de la especie humana, por serlo, es persona, tiene carácter personal. No hay humanos apersonales o semipersonales) no siente ni padece, no es del todo humano, en esas circunstancias, y no es ilegítimo, por lo tanto, acabar con su vida. Entonces, cuando alguien quiera asesinar a una persona, lo anestesia previamente, transformándolo en ahumano y a continuación puede sin delito exterminarlo. ¿Y esto es todo lo que da de sí la argumentación genocida proabortista? Pues vaya decepción.

Es decir, señor San Jacobo, que si un ser humano (luego persona) no siente ni padece o no está "suficientemente desarrollado" (no como persona, que lo es desde el instante mismo de la concepción), sino somáticamente, como niño, joven, adulto, etc., pierde de alguna forma su dignidad de persona o no la posee todavía. "Brillante", sí señor.

 

Además, es infame que unos genocidas abortistas, por partir de una idea simple (la de no existencia de persona en un individuo no lo suficientemente desarrollado somáticamente, según ellos definen qué es estar lo suficientemente desarrollado), de la que ni siquiera contemplan la posibilidad de que esté equivocada, justifiquen nada menos que un genocidio cruento y abyecto como el aborto. Los nazis tenían la "idea" de que determinadas razas "presuntamente humanas", no eran del todo humanas, y actuaban en consecuencia. Qué buenos maestros han tenido estos genocidas abortistas.

 

+++

 

Sobre todo, porque los que piden el derecho al aborto parten de la idea de que ese no-nato aún no siente y sufre como una criatura desarrollada.

 

Es infamante el grado de anestesia moral e ignorancia dolosa al que pueden llegar algunos defensores del criminal genocidio abortista. ¿Cómo que el feto humano no siente ni sufre cuando se le está descuartizando en el seno materno, con una legra, o cuando se le quema con una inyección salina, si el pobre inocente se revuelve en el reducidísimo nicho materno intentando escapar a esa canallesca, cobarde, alevosa y carnicera muerte que se le inflije?

El Dr. Nathanson, antes de su arrepentimiento y conversión al Catolicismo, exterminó, él solo, a 75.000 seres humanos mediante el aborto, entre ellos a su propio hijo, y observando imágenes ecográficas de los fetos, pudo constatar (y de ahí el inicicio de su conversión) que el feto humano sufría indeciblemente cuando era masacrado en el seno materno mediente las cuelísimas técnicas abortistas que se le aplicaban, y que realmente era un ser humano (luego persona) la víctima de ese holocausto criminal. Él, que era médico abortista (valga el contrasentido), sabía desde entonces, perfectamente, a quién estaba matando.

 

+++

 

Es muchísimo más inmoral, perverso y repugnante maltratar y torturar seres vivos conscientes y con un sistema nervioso completamente desarrollado para percibir el dolor y el sufrimiento en toda su plenitud, que matar (ok, matar) a un ser que ni siente ni padece ni es consciente de su propia existencia

 

Y estos filoabortistas ateos son los que nos dan lecciones a los católicoas de ciencia y lógica. Pero vamos a ver, hombre. Si matar a un ser humano consciente y que sienta fuera más criminal que matarlo cuando está inconsciente y/o no siente, entonces:

 

a) En todos los códigos penales del mundo no se consideraría como agravante de la responsabilidad criminal, en un asesinato, el perpetrarlo en las segundas circunstancias, cuando la víctima no puede ejercer su derecho a la legítima defensa y escapar a la acción lesiva mortal.

 

b) Los que tuvieran la "costumbre" de asesinar al prójimo, para reducir la gravedad de su crimen y aminorar la duración de la pena correspondiente, procederían primero a anestesiarlo (dejando a su víctima totalmente indefensa, pero menos que un máximamente indefenso e inocente nasciturus) antes de ejecutar su criminal acción.

En definitiva, un sinsentido.

 

Si por algo el crimen genocida abortista es el más abyecto e infame de los posibles, es precisamente por el máximo grado de inocencia e indefensión de los que son exterminados en ese genocidio, que como se ha demostrado científicamente sí sienten y padecen cuando los fetos humanos son descuartizados con una legra (que es como si a usted le cortan poco a poco en pedazos con un cuchillo muy afilado, sin anestesia) o le inyectan una solución salina que les quema (que es como si a usted le rociasen con ácido sulfúrico concentrado, hasta morir, sin anestesia).

 

+++

 

Para que se den ustedes cuenta de la maldad intrínseca a este asesino y abyecto genocidio que algunos indigentes morales defienden como un derecho, permítanme describir someramente cómo se realiza un aborto por legrado, que es el más frecuente y que se practica sobre todo ¡entre los tres y cuatro primeros meses de la vida del hijo! (Hasta el mismísimo genocida Hitler se sentiría ofendido por esta barbarie).

 

1º.- Se dilata el cuello del útero de la "madre".

2º.- Se introduce en el útero una especie de cucharilla de bordes cortantes, llamada legra o cureta, que trocea bien la placenta y al hijo al ser paseada de arriba abajo por toda la cavidad del útero.

3º.- Los trozos del hijo, descuartizado, se extraen con la misma legra y se echan a un cubo de basura.

 

Si el embarazo ha superado las doce semanas, las dificultades aumentan y hay que triturar muy bien el cuerpo del feto para sacarlo al exterior. A veces pueden quedar grandes restos en el interior del útero, por ejemplo la cabeza (que, por supuesto, tiene ya un cerebro bastante desarrollado, luego siente y padece el feto), y por eso el abortador debe identificar cuidadosamente todos los restos extraídos para asegurarse de que no ha quedado nada dentro de la madre.

 

Fuente: El aborto. Cien cuestiones y respuestas sobre la defensa de la vida humana y la actitud de los católicos. CEE, Ed. Palabra.

 

+++ 


  

Las mentiras del aborto

Se recrudece el debate en Gran Bretaña

ROMA, domingo, 17 junio 2007-- El debate sobre el aborto ha vuelto a recrudecerse en Gran Bretaña.
En un sermón el 31 de mayo, el arzobispo de Edimburgo, el cardenal Keith O’Brien, criticaba con dureza las seguridades de que se hablaba cuando se legalizó el aborto en Gran Bretaña.

El cardenal describía las afirmación hecha cuando se aprobó la ley del aborto en 1967 como «mentiras e informaciones falsas que enmascaradas como compasión y verdad». Se dijo a la gente que el aborto sería algo infrecuente y sólo se usaría en casos extremos, explicaba.

El sermón tuvo lugar con ocasión de la celebración del Día de la Vida en la Iglesia de Escocia. Se escogió la fecha para que coincidiera con la fiesta de la Visitación, que el cardenal O’Brien describía como «la afirmación del valor inmenso de la vida desde su concepción».

«En cada vida concebida Dios actúa directamente para crear un nuevo y único ser humano, una persona destinada a la vida eterna», indicaba el cardenal.

Añadía que en el mundo de hoy, desgraciadamente, el embarazo no es siempre bienvenido. En los casi 40 años desde la introducción del aborto legal en Gran Bretaña se ha puesto fin a cerca de 7 millones de vidas, observaba el cardenal O’Brien.

Poco antes de su homilía, se publicaba cifras que mostraban el aumento de abortos en Escocia. En el 2006, con la cifra más alta hasta el momento, se pusieron fin a 13.081 embarazos, en comparación con los 12.603 del año anterior, informaba el 29 de mayo al BBC. El número de abortos de adolescentes de menos de 16 también marcó un nuevo clímax, con 362 en el 2006, por encima de los 341 del año anterior.

«La escala de la matanza va más allá de nuestro entendimiento», declaraba el cardenal O’Brien en su sermón. «En Escocia asesinamos cada día el equivalente a una clase llena de niños».

El cardenal O’Brien también tuvo duras palabras para los políticos. Les animó a no tener nada que ver con «el malvado comercio del aborto», y a buscar medios que cambien la legislación que lo permite. Para aquellos políticos que «se dicen católicos», afirmaba el cardenal, «les pediría que examinaran sus conciencias y discernieran si tienen algo que ver en el sostenimiento de este mal social».

Asimismo, tocó un tema muy debatido en Estados Unidos al advertir que cooperar «en el inenarrable crimen del aborto» implica una barrera para recibir la comunión.

La vida es sagrada
El mismo día, el arzobispo de Westminster, el cardenal Cormac Murphy-O’Connor, publicaba una declaración sobre la sacralidad de la vida. Hizo esta declaración en preparación para el Día anual de la Vida, que la Iglesia de Inglaterra y Gales celebra el 1 de julio.

Toda vida, desde el momento de su concepción hasta su muerte natural, es sagrada, declaraba el cardenal Cormac Murphy-O’Connor en su nota de prensa del 31 de mayo.

«Querría animar a todos los católicos, especialmente a los que ocupan puestos de responsabilidad pública, a que se educaran en las enseñanzas de la Iglesia, y buscaran consejo pastoral para que puedan tomar decisiones informadas con consistencia e integridad», añadía.

El cardenal también recordó la enseñanza de la Iglesia de que quienes hayan cometido un grave mal libre y conscientemente no deberían recibir la Eucaristía antes de haberse confesado.

Estas palabras fueron respaldas poco después por el arzobispo Peter Smith de Cardiff, en Gales. Los políticos que votan a favor del aborto no deberían recibir la comunión, indicaba, según un reportaje de Reuters el 2 de junio.

Mons. Smith declaró que no prohibiría a dichos políticos la comunión, pero agregó que contaba con que los políticos implicados no la pidieran.

Reacciones críticas
El tema de los políticos católicos y el aborto ha demostrado ser un asunto sensible, como evidencian las numerosas reacciones en contra de la prensa y los comentaristas. Un editorial del periódico Scotsman el 1 de junio reconocía el derecho del cardenal O’Brien a expresar su postura sobre el aborto.

El periódico estaba menos de acuerdo con sus palabras sobre los políticos, afirmando que estaba «en terreno peligroso al dar la idea de estar interfiriendo en política».

Un editorial del periódico Guardian el 2 de junio salmodiaba que en el tema del aborto «se deben resistir» los esfuerzos de la Iglesia católica. Sin embargo, en una especie de concesión ante la galería, el Guardian añadía que aprobaba las intervenciones de la Iglesia en la vida pública cuando se trata del tema de cancelar la deuda del mundo en desarrollo.

En un artículo de opinión el 3 de junio para el periódico Scotland on Sunday, Dani Garavelli, que se denominaba católico practicante, rechazaba las palabras del cardenal O’Brien como «chantaje emocional».

Considerando «siniestras» las advertencias del cardenal a los políticos católicos, Garavelli calificaba a los líderes católicos de «ideólogos».

El 2 de junio, en las columnas de opinión del periódico Independent, Jemima Lewis mostraba una opinión más favorable. La libertad de expresar las propias creencias es una característica central de cualquier democracia, afirmaba defendiendo el derecho del cardenal O’Brien a hablar sobre el aborto.

Describiéndose a sí misma como una «católica lapsa pro aborto», Lewis reconocía no obstante que «el argumento pro aborto está acribillado de falta de honradez y evasivas. Estaba de acuerdo con el argumento del cardenal O’Brien de que se dispone con demasiada libertad del aborto. Lewis también sostenía que no se presta suficiente atención a los efectos secundarios en las mujeres.

Este tema, de hecho, se presentó en un artículo publicado en el periódico Scotsman el 26 de febrero. Describía los sentimientos de miseria y culpabilidad que una mujer, de nombre «Sarah», sintió tras abortar a su bebé a las 22 semanas de embarazo.

Destrucción del alma
El artículo se publicó poco después de que una bebé, Amillia Taylor, naciera en Estados Unidos con sólo 22 semanas de embarazo, y sobreviviera. «Es una destrucción del alma», afirmaba Sarah de su experiencia del aborto. La opinión pública británica también se vio sacudida por el reciente anuncio de que cerca de 1 de cada 30 bebés abortados sobreviven al procedimiento. Los supervivientes viven una media de 80 minutos, informaba el 20 de abril el periódico Daily Mail.

  

Bebé con apenas 22 semanas, sobrevivió a Dios gracias.


  

 La mayoría de los bebés que sobreviven inicialmente al aborto tienen entre 20 y 24 semanas de embarazo, aunque algunos lo han logrado con sólo 17 semanas.

Las cifras, explicaba el Daily Mail, vienen de un estudio en la región de West Midlands, donde los investigadores examinaron, entre 1995 y el 2004, los resultados de 3.189 abortos llevados a cabo en fetos gravemente disminuidos en 20 hospitales.

Los resultados mostraron que 102, abortados principalmente por motivos como el síndrome de Down y defectos del corazón, nacieron vivos. El estudio se publicó en la British Journal of Obstetrics.

El aborto también ha sido tema de debate en el parlamento del Reino Unido, con tres leyes propuestas por sus miembros en los últimos ocho meses, informaba el 4 de junio el Guardian. Las leyes, iniciativas privadas sin apoyo del gobierno, en realidad tenían pocas oportunidades de éxito.

A pesar de saber esto, los parlamentarios pro vida intentaron sin embargo conseguir la aprobación de sus propuestas. Las leyes contemplaban medidas que van desde la introducción de consultorías para mujeres que buscan a abortar, hasta a obligar a un periodo de reflexión antes de proceder al aborto, y reducir el actual periodo de 24 semanas dentro del cual el aborto se permite libremente.

Se ha centrado la atención en el tema del aborto, añadía el Guardian, debido a que la conferencia de la British Medical Association, que se reunirá a finales de junio, debatirá una propuesta de votar a favor de liberalizar la legislación del aborto.

En su sermón del 31 de mayo, el cardenal O’Brien pedía al conjunto de la sociedad «que aceptara con alegría la nueva vida», y luchara contra la cultura de la muerte promovida por la industria abortiva.

«Debemos seguir dando testimonio de la verdad y seguir siendo inequívocos al defender la vida en todo lo que hacemos», concluía.
Por el padre John Flynn, L. C.

 

+++

 

El aborto es la rehabilitación del crimen


Las mentiras del aborto

…[…]… Se ha empezado a discernir como incrementar el holocausto del aborto, puede venir bien recordar algunas “mentiras del aborto”

Es mentira lo de la “interrupción libre del embarazo”, porque ni se interrumpe nada (técnicamente “se mata”  a un ser humano por asfixia, aplastamiento o envenenamiento), ni es libre, porque en la mayoría de los casos esta condicionado por la terrible presión de millonarios traficantes de la muerte, como el doctor Morín.

      

             Es mentira que existe un derecho al aborto fundamentado en la “libre elección” (este es el lema), porque en el fondo todo acto moral, o inmoral, es consecuencia de una libre elección. También el terrorista podría recurrir a ese supuesto derecho, porque mata en virtud de una “libre elección”.

     

             Es mentira que en España el Estado no pague los abortos, incluso los ilegales, porque aunque estos se lleven a cabo en clínicas privadas, estas no sólo se aconsejan desde las clínicas públicas, sino que además se aconseja acudir a fundaciones públicas que, con el dinero de todos, subvencionan los costes de este crimen.

  

           Es mentira que la actual ley proteja al nasciturus, aunque este formulada como tal, abriendo la puerta en la práctica a todos los posibles casos de aborto en virtud de unas supuestas excepciones que quedan despenalizadas.

  

            Es mentira que las leyes de plazos –la del Herodes histórico no fue otra cosa que una ley de plazos contra la infancia- sean menos malas que la aún vigente. Además de renunciar a los conceptos de delito y de protección de la vida se trata de poner arbitrariamente una edad como límite al derecho a la vida.

     

         Es mentira el supuesto debate filosófico sobre el momento en el que existe la vida humana, porque tanto como vitalmente, nadie duda en realidad de que el aún no nacido es un niño. ¿Han oído alguna vez a alguna madre que antes de dar a luz, durante toda la gestación, hable de él como de un trozo de carne?

 

            Y por último, es mentira que el aborto sea la respuesta a un problema. A lo que responde es a una estrategia, la estrategia de la cultura de la muerte, que tiene al aborto como su buque insignia, y que no reconoce la dignidad del hombre por se hombre, y por tanto la del anciano, la del discapacitado, la del pobre, sino sólo de algunos, los útiles y dóciles al poder.

Manuel María Bru. 20 de Septiembre. www.diarioya.es/content/las-mentiras-del

 

+++

 

 

...de la mentirita a la mentira, al crimen del aborto, del comunismo al nazismo...  Parece que la racionalidad, la piedad y la lucidez vuelven a perder la batalla

 

‘La rehabilitación del crimen’

 

HERMANN TERTSCH

Martes, 02-IX-2008

 

MALOS tiempos para la ingenuidad. El poeta Yevgeni Yevtuchenko advirtió al morir Stalin, que la tumba del gran criminal debería ser custodiada por dos o tres turnos de guardia a un tiempo, no fuera a resucitar aquel monstruo que parecía, hasta después de su muerte, más dueño de los hombres y los pueblos que cualquier dios imaginado. No se siguió el consejo del poeta y todo hace pensar que nuestro seminarista atracador georgiano soviético anda de nuevo transitando por la vida de los pueblos europeos, amo de las mentes de muchos de sus dirigentes, por generación de amor o terror, las dos fuentes habituales de la dominación. Al parecer, ese número indeterminado de decenas de millones de muertos habidos en el siglo XX durante el baile maldito de la redención ideológica -dirigido por los dos compositores del pacto Hitler- Stalin- no ha sido suficiente para inocular cautela, piedad y cultura en las almas de los individuos y sus líderes. Debemos reconocer ahora, que el luto cultivado durante décadas por los muertos que el supremo terror del nazismo y el comunismo impusieron, no ha sido suficiente para generar en nuestras sociedades las fuerzas de autodefensa contra la repetición del horror. Y en el origen de este horror que nos vuelve a visitar está la mentira.

Todos los días aceptamos de buen grado una dosis de mentiras para llevarnos bien con el mundo. Algunas son banales. O pequeñas mendacidades. En forma de película sobre la guerra civil española o en difamación obediente de aquellos que no quieren aceptar la mentira como norma. En patética cruzada contra crueles regímenes muertos o adulación obscena e interesada de otros poderes criminales aun muy vivos y dedicados a la matanza y represión. La mentira germina de nuevo y como siempre, donde mejor en su terreno más fértil, que son los timoratos y los bienpensantes, los siempre dispuestos a ocultar o combatir una verdad por intentar imponer el bien fácil, siempre cargado de cadáveres. Matar a un sietemesino nonato es una heroicidad pareja al abatir a un fascista. Parece que la racionalidad, la piedad y la lucidez vuelven a perder la batalla. ¿Quiénes son los culpables? ¿Los ambiciosos sin escrúpulos, los vanidosos más irresponsables, los sectarios ignaros, los miedosos o los demás? Estamos de nuevo ante una gloriosa victoria para los sumos sacerdotes de la mentira que precede al crimen, en nombre de la suprema bienaventuranza. Son los que imponen la mentira a toda una sociedad que no llora más que sus propios tristes, mezquinos e inmediatos reveses. Los grandes beneficiarios de la constelación de estrellas negras se crecen. Allá surge un Putin con energía en su rehabilitación de Stalin y de sus purgas racionales, productivas y patrióticas. Acá, sale un Carrillo, aquel que vendía reconciliación, con su c lara reivindicación «antifascista» de haber sido el verdugo de Paracuellos y con la misma reivindicación de Karadzic de haber matado a entre seis y ocho mil civiles inocentes por la lógica del momento. Y le aplaude la mayoría y sus autoridades. Por la dinámica de la mentira. Hasta los más necios de las nuevas huestes de iletrados -que los campeones de la mentira pervierten con sus omnipresentes mensajes en constante estabulación mediática- saben lo práctico y rentable que es vivir en el pacto de conveniencia con esa mentira que los bienpensantes siempre han creído una pequeña fechoría. Incluso después de haberla visto engendrar la mayor de las barbaries. 2008-IX-02-ABC-ESP.

 

+++

 

nada ni nadie justificar puede la muerte de esta vida humana...

 

La terminología confusa y sin clarificación usada en momentos actuales no crea "nuevos" derechos humanos. La manipulación terminológica pretende extender la cultura de la muerte y el homicidio legal de nuestros futuros ciudadanos en frases como: "libertad de elección", "derecho a decidir sobre el propio cuerpo", "salud y/o derechos reproductivos", "maternidad libre y voluntaria", etcétera.

  

Norma Mendoza Alexandry

Licenciada en Ciencias Políticas,
Maestría en Educación Familiar U.P. México y Maestría en
Derecho y Género, Universidad Autónoma de Barcelona, España. 2008.V.

 

 

Los no nacidos sienten

 

Ante la importancia del desahogo de las audiencias y de la sentencia que emita el Tribunal de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la mayoría de los ciudadanos mexicanos esperamos se haga verdadera justicia en argumentos de obediencia a la Constitución Política en cuanto a que "la vida es el patrimonio más valioso que tiene la humanidad. El grado de civilización de las sociedades es directamente proporcional al respeto que en ellas se tiene por la vida" (Reforma Constitucional, 9 Dic. 2005).

 

La terminología confusa y sin clarificación usada en momentos actuales no crea "nuevos" derechos humanos. La manipulación terminológica pretende extender la cultura de la muerte y el homicidio legal de nuestros futuros ciudadanos en frases como: "libertad de elección", "derecho a decidir sobre el propio cuerpo", "salud y/o derechos reproductivos", "maternidad libre y voluntaria", etcétera.

La vida humana no puede ni debe ser manipulada y tampoco puede someterse a votación. Debemos estar conscientes y basarnos en la verdad: lo que se elimina en un aborto es a un ser humano, a un ser racional en toda su maravilla de perfección y superioridad ante otros seres vivientes, desde los primeros minutos de vida hasta su muerte natural. Y para apoyar esta afirmación bastan algunas investigaciones y definiciones recientes sobre el comienzo de la vida humana de científicos renombrados e instituciones de gran prestigio.

  1. Declaración del Dr. Jerome Léjeune, profesor de genética en la Universidad "Descartes" en París Francia y científico que descubrió el cromosoma del "Síndrome Down".- "Aceptar el hecho de que de la fertilización se origina un nuevo ser humano, no es cuestión de gusto u opinión".
  2. La Dra. Micheline Matthews-Roth, profesora de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, señaló en sesión ante el Congreso de Estados Unidos lo siguiente: " En biología y en medicina es aceptado el hecho de que la vida de cualquier organismo individual que se reproduce por medio de la reproducción sexual, comienza en la concepción".(1)Ella apoyó su discurso de evidencia de que la vida humana comienza en la concepción, con referencias de más de veinte libros de texto de embriología y otros textos médicos.
  3. Uno de los diccionarios médicos más usados en las escuelas de medicina del mundo, el "Harper Collins Illustrated Medical Dictionary", define: "Embrión humano: Organismo en la etapa más temprana del desarrollo; en el hombre, desde el momento de la concepción, al final del segundo mes en el útero".(2)
  4. Un libro básico de texto en escuelas de medicina de habla inglesa sobre ´embriología humana´, define: "El desarrollo humano comienza a partir de la unión de un gameto o célula/gérmen masculino y uno femenino durante un proceso denominado fertilización (concepción)".(3)

¿Podemos aún dudar cuándo comienza la vida humana? ¿Tiene cualquier mujer el derecho de matar a otro ser humano, en cualquier etapa en que se encuentre de su desarrollo, por el sólo hecho de estorbarle para seguir adelante con su propio proyecto de vida? ¿Es posible que la alternativa de la "adopción" por matrimonios dispuestos a la crianza de un menor carezca de importancia?

El relativismo moral no tolera ninguna opinión más que la propia, se cree que lo que cada uno opine sobre lo que está bien o sobre lo que está mal es lo correcto, y se desea que todas las opiniones se hagan cumplir por la ley.

Las encuestas de mayoriteo entre la gente que se inclina a una u otra tendencia no necesariamente demuestran la evidencia verdadera de los hechos. Algunos se basan en un razonamiento neo-marxista: "lo que dé poder a la clase oprimida es bueno"; las mujeres son un sector oprimido, discriminado, por tanto, tienen derecho al aborto.

Otro ejemplo: Las personas con atracción hacia el mismo sexo son otro sector oprimido, por tanto, tienen derecho a re-definir el concepto del matrimonio. Sin embargo, cuando alguien se atreve a decir que los niños no-nacidos programados para abortar son claramente el sector más oprimido, este argumento se hace a un lado.

Las investigaciones científicas han avanzado mucho desde que se creía que un niño no-nacido no era aún un ser humano, que solamente era un conjunto de tejidos y células. La nueva biología molecular ha descubierto que " ya para la tercera división celular (mucho antes de la implantación) todo el control de crecimiento y desarrollo son establecidos por el DNA del niño. Esto significa que inmediatamente después de la concepción, todo el programa para el crecimiento del ser humano está contenido en sí" (4)(Estudios de biología molecular).

La "Association of Pre and Perinatal Psychology and Health" (Asociación de Psicología y Salud Pre-Natal, APPPAH), así como padres de familia, criminólogos, policías, teólogos, psicólogos, maestros, trabajadores de la salud…, sorprendidos y alarmados por la epidemia de violencia de hoy, se preguntan si se han hecho investigaciones que conduzcan a la solución de esta problemática.

Mucho se ha hecho; sin embargo, raramente se ha explorado el origen de la violencia en el génesis de la vida humana. En estudios elaborados existe la convicción de que cualquier violencia que se ejerce al no-nacido en el seno de su madre y en el momento de nacer es una forma condicional que actúa de molde para las relaciones posteriores y puede afectar la salud física y mental de la persona por varias décadas.

En los años ochenta se consideraba que el útero materno era como una caja fuerte para el feto. Hoy se sabe que el ser humano previo a su nacimiento no es un "producto" (o "cosa producida": Diccionario Grijalbo), sino que es un ser plurisensorial cuyos sentidos entran en acción con una secuencia preordenada: en primer lugar se manifiesta la sensitividad táctil, después la química (gusto y olfato), la vestibular (equilibrio), el oído y finalmente la vista.

Ya desde antes de la octava semana después de la concepción, están presentes en la zona bucal del feto los receptores del tacto, que después se extienden por toda la superficie del cuerpo. La sensibilidad al tacto se manifiesta en una serie de movimientos protectivos para evitar hasta la caricia de un pelo en su mejilla. En esta temprana etapa, experimentos de tacto con un pelo en varias partes del cuerpo del embrión demuestran que la sensibilidad de la piel rápidamente se extiende al área genital (10 semanas), a las palmas de las manos (11 semanas), y a las plantas de los pies (12 semanas).

Sorprendente en el origen de la vida es el latido del corazón que puede claramente escucharse a las tres semanas de haber sido concebido (5) (Montagu, 78).

En cuanto a las fuentes sensoriales del feto, es de relevante importancia subrayar que estudios científicos de medicina han demostrado que el feto experimenta dolor. Cuando un ser humano en el vientre de su madre tiene dolor, no tiene aire para externar sonido, pero responde con movimientos rápidos y vigorosos de su cuerpo, movimientos de respiración y precipitaciones hormonales.

El Dr. Giannakoulopoulus, en 1994, hizo el siguiente experimento: A pocos minutos de haber inyectado en la vena intropática a un feto para una transfusión, éste mostró un aumento de 590 por ciento en beta-endorfina, y 83 por ciento de aumento en cortosol; esto es la evidencia química del dolor. 

Abortar, por tanto, no es sólo un acto violento, sino doloroso para el ser humano no nacido. Los sentidos neuroanatómicos del tacto demuestran que el dolor es una señal importante, sobre todo el dolor agudo en los abortos efectuados desde 0 a 24 semanas, pues consisten en el desmembramiento del no-nacido con forceps metálicos puntiagudos, o la sustitución del líquido amniótico por una solución salina que el pequeño inhala mientras la sal quema su piel.

Se ha visto que aún así, el niño puede vivir en estas condiciones hasta una hora y sin anestesia, sufriendo dolores intensos hasta su muerte. (6)

La vida esconde en su origen y en su actualidad el misterio de su porqué. Para hacer valer los derechos humanos de las personas, ninguna instancia puede violar legalmente el principal derecho de las personas que es el derecho a la vida.

 

Norma Mendoza

(1) The Subcomité on Separation of Powers, Report to Senate Judiciary Comité 5-158, 97th Congreso, 1st Session.
(2) L. Dox et. al. THE HARPER COLLINS ILLUSTRATED MEDICAL DICTIONARY. New York, Harper Perennial 1993, pág. 146.
(3) O´Rahilly & F. Muller. HUMAN EMBRIOLOGY AND TERATOLOGY. New York, Wiley-Liss 1994, pág 2.
(4) Dr. David Fu-Chi Mark, biólogo molecular. REPORT OF THE SOUTH DAKOTA TASK FORCE TO STUDY ABORTION. U. S. A. Pág. 26.
(5) Richard B. Chamberlain, Ph. D. 2000.
(6) T. Kerenyi et. al. Intramniotic Techniques, Abortion and Sterilization,. Edit. Hogson 1981.

 

+++

 

no materemos a nuestros hijos, ¡nunca!

 

Toda vida humana está llamada a la alegría de Dios, desde su concepción hasta su muerte natural.

 

San Agustín (354-430), obispo de Hipona (África del Norte) y doctor de la Iglesia Católica - Sermones sobre san Juan, nº 107

 

«Digo esto en el mundo para que ellos mismos tengan mi alegría cumplida» -

   Habiendo dicho a su Padre: «Desde ahora ya no voy a estar en el mundo...; mientras yo voy a ti» (Jn 17,11), nuestro Señor recomienda a su Padre aquellos que van a estar privados de su presencia física: «Padre santo: guárdalos en tu nombre a los que me has dado». En cuanto hombre Jesús pide a Dios por los discípulos que de Dios mismo ha recibido. Pero, atención a lo que sigue: «Para que sean uno como nosotros». No dice: Para que sean uno con nosotros, o: Para que no seamos, ellos y nosotros, más que una sola cosa, como nosotros somos uno, sino: «Para que sean uno como nosotros». Que sean uno en su naturaleza, tal como nosotros somos uno en la nuestra. Estas palabras, para ser verdaderas, exigen que Jesús haya hablado primero de forma que se comprenda que él tiene la misma naturaleza divina que su Padre, tal como lo dice en otro lugar: «Yo y el Padre somos uno» (Jn 10,30).  Según su naturaleza humana,  él había dicho: «El Padre es más que yo» (Jn 14,28), pero como que en él Dios y el hombre no son más que una sola y la misma persona, comprendemos que es hombre porque ora, y comprendemos que es Dios porque es uno con aquel a quien ora...
     «Y ahora voy a ti y digo esto en el mundo para que ellos mismos tengan mi alegría cumplida». Aún no había dejado el mundo, estaba todavía en él, pero puesto que muy pronto iba a dejarlo, es, por así decir, como si ya no estuviera en él. Pero ¿cuál es esta alegría que quiere que sus discípulos tengan cumplida? Lo ha explicado ya más arriba, cuando dice: «Para que sean uno como nosotros». Esta alegría que es la suya y que les ha dado, les predice su cumplimiento perfecto, y es por ello que habla de ella «en el mundo». Esta alegría, es la paz y la felicidad del mundo venidero; para obtenerlas es preciso vivir en este mundo de acá en la moderación, la justicia y la piedad.

 

+++


 

Dios cree en la ciencia

Por un reportaje de Arcadi Espada publicado en el diario «El País» el 7 de marzo, me entero de que ha producido revuelo y gran indignación entre los matemáticos y científicos del país la publicación de un artículo de don Baltasar Rodríguez Salinas, catedráticdo jubilado de Análisis Matemático en la Complutense, «Sobre los big bangs y el principio y el final de los tiempos del Universo», en la «Revista de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales», donde, mediante un razonamiento fundado a la vez en la teoría de conjuntos y en ciertas proclamaciones de físicos actuales acerca de «universo» y conceptos relacionados, demuestra la existencia de Dios, confirmando la 2ª de las 5 vías de Santo Tomás.

Lo que aquí nos importa no es el estrepitoso artículo del Dr. R. Salinas (del que ya me había llegado noticia gracias al Prof. Caramés, que suele tenerme al tanto de estos avatares de las ciencias), sino esa reacción que ha desencadenado entre algunos doctos indignados de que nada menos que la Revista de la Real Academia haya podido dejarlo pasar como una pieza de matemática seria y publicarlo. Ese escándalo es bastante revelador de cómo anda la matemática y sus relaciones con la Ciencia de la Realidad en nuestros tiempos. Pues cada día se publican y divulgan, a nombre de científicos reconocidos y laureados, de Hawkins para abajo, especulaciones acerca de un modelo de universo o de pluralidad de universos, acerca del principio y del fin del tiempo (sin que el sinsentido de que el tiempo empiece les arredre para nada), acerca también de «el Hombre», o sea de la aparición de la conciencia entre las obras de la realidad y las posibilidades de otras formas de conciencia en otras regiones del cronotopo, y otras tales ideas o imaginerías que alcanzan a la difusión entre los creyentes, pero se pretenden fundadas en cálculo riguroso; y que no se diferencian en nada importante de las del Dr. R. Salinas, salvo que no suelen sacar a relucir el nombre de Dios de una manera tan descarada y ajena a los usos del dialecto científico dominante. Y esas formulaciones de creencias se hacen en medio y a pesar de la situación en que de verdad se encuentran las teorías físicas; de la que, más que por los libros, puede uno apercibirse por las muchas comunicaciones que cada día envían a la Red algunos físicos o matemáticos relativamente honestos y libres del servicio a la ortodoxia, llevados por la pasión misma de los problemas: dudas y contradicciones, lo primero, sobre si el aparato matemático de la Física cuántica puede, según Einstein aún lo deseaba, referirse a la Realidad y dar cuenta de ella, o si debe renunciarse a tal pretensión y reconocer que esa Ciencia, de tan gran poder de acierto en sus predicciones y consiguiente formidable éxito en sus aplicaciones técnicas y especialmente informáticas, no tiene mucho que ver con el descubrimiento o revelación de la Realidad; dudas de qué son las probabilidades (el lenguaje esencial de esa Ciencia), si debe atribuírseles una condición física, como propiedades de los elementos subatómicos o de los campos, o si son lógicas sin más (epistémicas dirá alguno), pertenecientes al lenguaje y no a las cosas de que habla; y otras muchas que a cada paso surgen, sobre la posibilidad o no de una «cosmología cuántica», sobre cómo abordar la cuestión pendiente de la, por así llamarla, gravitación universal, o nuevas formas del problema de la intervención del observador en lo observado, que llevan a la cuestión de «conciencia» (esto es, capacidad de recibir y de interpretar información), que muchos piensan consecuentemente que debe atribuírseles a los fotones mismos, de los cuales, en el famoso esperimento, uno (si aquí tiene sentido decir «uno») debe a la vez pasar por los dos orificios y a la vez por uno solo de ellos, como un peatón cualquiera.

De todas las cuales apasionantes dudas está claro, para quien se deje, que no pueden rigurosa o legítimamente deducirse esas proclamaciones acerca de universos o tiempos o materias y antimaterias y demás que se divulgan entre la gente. Más habría tal vez valido que los científicos serios que se indignan de la intromisión del Dr. R. Salinas y de Dios en los campos de la Ciencia se hubieran molestado en denunciar los fallos de rigor y trampas, que se dan sin duda, en su cadena de teoremas, demostraciones y corolarios, y que nos esplicaran en qué se diferencian de los saltos mortales que se dan, sin duda, igualmente en las especulaciones de los físicos serios y honorables. Al fin, se trata de dos maneras de Fe. En su comentario Arcadi Espada cita oportunamente, a nombre de la bióloga y cadémica Margarita Salas y otros firmantes, el reciente Pacto de Estado por la Ciencia, del que reproduce, acerca del (poco) desarrollo de la Ciencia en España, el siguiente párrafo: «Sólo la producción de ciencia de calidad puede equilibrar los indicadores, hacer más competitiva una economía basada en el conocimiento y dar el salto cualitativo que precisa para situarse en la vanguardia.

Agustín García Calvo. 08.VI.2004 www.conoze.com

 

+++

 


«La Iglesia es una, santa, católica, apostólica… y misionera».
«La Iglesia «habla todos los idiomas» y «sale al encuentro de todas las culturas».
«La Iglesia tuvo su inicio solemne con la venida del Espíritu Santo».
«Las características esenciales de la Iglesia»: una, santa, católica y apostólica».
«La Iglesia, por su misma naturaleza, es misionera, y desde el día de Pentecostés el Espíritu Santo no deja de incitarla a echarse a los caminos del mundo, hasta los últimos confines de la tierra y hasta el final de los tiempos».

 

+++

 

AÑO 313 – La Iglesia católica ya estaba compuesta por cerca de 7.000.000 de fieles, o sea, el 5%ca. de la población del Imperio, a la llegada de Constantino.

 

+++

 

 

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-

“¡Señor, dueño nuestro, qué admirable es tu nombre en toda la tierra!” (Sal 8, 2).

 

+++

 

Dios creó el mundo para manifestar y comunicar su gloria. La gloria para la que Dios creó a sus criaturas consiste en que tengan parte en su verdad, su bondad y su belleza.

 

+++

 

María: "No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios: concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande y será llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará eternamente sobre la casa de Jacob y su Reino no tendrá fin. (Lucas 1:30-33) "

 

 

Por venir a visitarnos, nuestro agradecimiento.

 

La Iglesia testimonia el Evangelio por los caminos del mundo, ¡por eso es católica!; desde que Cristo la fundara, hace dos milenios.

El que a vosotros escucha, a mí me escucha” (Lc 16,10).

Si la presencia de Cristo es la que hace sentirse de veras en casa, es precisamente porque impulsa la libertad del cristiano más allá de los muros de la casa, pues es consciente de que el horizonte de su casa es el mundo-global-universalidad-catolicidad.

-.-

Recomendamos vivamente: ‘Guía políticamente incorrecta del islam (y de las Cruzadas)’. Por Robert Spencer

Dos ejemplos entre tantos:

– Las mujeres son inferiores a los hombres, y deben ser gobernadas por éstos: "Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres porque Alá los ha hecho superiores a ellas" (Corán, 4: 34).

– Indica a los maridos que golpeen a sus esposas desobedientes: "Las mujeres virtuosas son las verdaderamente devotas, que guardan la intimidad que Alá ha ordenado que se guarde. Pero a aquellas cuya animadversión temáis, amonestadlas, y luego dejadlas solas en el lecho; luego pegadles" (4: 34).

 

Puede ser que individualmente algunos los musulmanes respeten y honren a las mujeres, pero el islam no lo hace.

 

Como es sabido, la izquierda intelectual ha dominado con soltura el panorama mediático, y en ciencia no habría de ser menos. La corriente general que suscriben los medios es contraria a la discusión moral sobre el uso de embriones, y aduce que cualquier crítica a las bondades de esta técnica es un obstáculo al desarrollo de la razón puesto ahí por las filas de la ignorancia religiosa. Recomendamos:

CÉSAR NOMBELA: ‘CÉLULAS MADRE’. EDAF (Madrid), 2007, 226 páginas.

Grüss Gott. Salve, oh Dios.




Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).