Wednesday 29 March 2017 | Actualizada : 2017-03-03
 
Inicio > Leyendas Negras > Manipular - 1º manifestar; protestas manipulaciones históricas telegénicas

 

 

...de cómo manipulan el lenguaje... - Asesinar no es ejecutar - Constituye una trampa del lenguaje y un caballo de Troya favorable a los intereses de los criminales ultra-nacionalistas, terroristas islamistas, etcétera, el que acaben imponiéndonos su dialéctica.

Como sucede cuando denominamos «liberados» a los terroristas a sueldo; «lucha armada», a sus acciones asesinas; «comandos», a sus cuadrillas de pistoleros, etcétera. Un ejemplo muy reciente de estas coces lingüísticas lo tenemos con las informaciones sobre el último asesinato (2007.XII) en Francia de los dos jóvenes guardias civiles, cuya muerte de nuevo ha sido calificada por distintos medios de comunicación como «ejecuciones», o que «los guardias civiles fueron ejecutados», e incluso «ajusticiados». Pero «ejecutar» y «ajusticiar» significan dar muerte al reo, y «reo» es el culpado en un proceso judicial

Para entendernos: ejecutar y ajusticiar es justo lo que ya no se puede aplicar sobre los asesinos. En este caso, además de estar ante una trampa del lenguaje, nos encontramos con una hiriente paradoja. Estas aserciones inverosímiles o absurdas, que se presentan con apariencias de verdaderas, son sutiles manipulaciones del lenguaje, siempre útiles para mentir.     

 

+++

 

Hay que ver, en primer lugar, las cosas en su contexto histórico: no podemos juzgar un facto, o negocio, provecho, o una cosa del siglo XVI con mentalidad del siglo XXI. Eso sería como reprocharle a un cirujano de la Edad Moderna, el que no aplicara técnicas del siglo XXI ante un determinado problema de salud.

 

+++


 

Es sabido que quien manipula las palabras busca manipular el pensamiento.

 

+++

 

«El mundo del pensamiento en los grandes medios de comunicación, está en manos de una izquierda que maneja tres o cuatro clichés como el antiamericanismo, unos derechos humanos concebidos de una forma muy abstracta o un falso igualitarismo que rompe la posibilidad de admirar a los mejores».

 

+++


Es difícil calificar una institución –como la Iglesia Católica que, en sus dos mil años- nos ofrece con sus bibliotecas, monasterios y universidades, nada menos que el ‘patrimonio intelectual de la humanidad’.

 

+++


«El punto de encuentro entre la libertad de expresión y el respeto a las ideas de los demás está en la ética».

 

+++


La manipulación islamista, fascista, o cualquier otra, es la forma de controlar sutilmente a un grupo de personas,o a la sociedad, impidiendo que sus opiniones y actuaciones se desarrollen natural y libremente. Es una estupidez muy peligrosa.  La estupidez es una tremenda fuerza en la historia, que se mantiene siempre como parte del panorama y de vez en cuando estalla con estruendo… ¿permitiré con mis silencios que la estupidez me perjudique?


+++

 

Nuevo lenguaje para dominar el mundo

Habla monseñor Silvano Tomasi, observador de la Santa Sede ante la ONU

ROMA, viernes 18 de febrero de 2011 (ZENIT.org).-

 

Governance’, ‘partner’, ‘gender’, ‘salud reproductiva’ son algunos términos de un nuevo vocabulario que se emplea en las instituciones internacionales, sustituyendo conceptos como: gobierno, esposo y esposa, hombre y mujer, o anticoncepción.

Esto unido a una idea extremista de ‘antidiscriminación’ se han transformado en instrumentos que sirven para imponer ideologías contrarias al pensamiento católico y que terminan por incidir incluso en nuestra vida diaria y de los cuales generalmente uno se da cuenta demasiado tarde.

Este fue el tema central de la conferencia de monseñor Silvano Tomasi, “La fuerza de la palabra. Verdad e ideología en los organismos internacionales”, que se realizó ayer en Roma en la sede del Centro Internacional de Comunión y Liberación.

 

La problemática fue expuesta por el propio monseñor Tomasi, nuncio apostólico y observador permanente de la Santa Sede ante las estructuras de las Naciones Unidas en Ginebra y por la profesora de derecho constitucional en la Universita’ degli studi di Milano-Bicocca, Marta Carabia. El evento fue moderado por el director del Centro Internacional, Roberto Forlán.

 

“Ginebra es un lugar en donde se genera la cultura diaria” indicó monseñor Tomasi, recordando que allí residen 30 mil funcionarios de entes internacionales que realizan más de 9 mil conferencias cada año.

 

Para centrar el problema el prelado recordó el pensamiento de Benedicto XVI sobre la dictadura del relativismo: “Una buena parte de las filosofías contemporáneas afirma que el hombre no es capaz de conocer la verdad. Y como consecuencia el hombre que no es capaz de ello no logra tener valores éticos”.

Así “acaba por aceptar como único criterio de referencia, la opinión de la mayoría. Si bien la historia demuestra lo destructivas que pueden ser las mayorías” como en los casos “de las dictaduras impuestas por el nazismo y marxismo”.

“Existen dos interpretaciones de las experiencias humanas – prosiguió – una que se basa sobre la realidad y otra sobre una construcción de conveniencias de una realidad que se querría. Esta muy estimada por los manager de los organismos internacionales”.

 

En cambio, “otras palabras provenientes de la tradición judio-cristiana, son excluidas y tienden a desaparecer: verdad, moral, conciencia, razón, padre, madre, hijo, mandamiento, pecado, jerarquía, naturaleza, matrimonio, etc”.

O sea “un nuevo vocabulario, una mezcla” que “representa una ideología individualista llevada al extremo y que inspira las líneas guías de los funcionarios de la governance mundial”.

 

“Las aspiraciones de las Naciones Unidas son las de crear un nuevo orden internacional y para conseguirlo crea una nueva antropología”, como cuando se habla de género “no el dado por la naturaleza pero el que elige el individuo”.

Así “se golpea la estructura misma de la sociedad por lo que refiere la familia” dijo.

 

Monseñor Tomasi Indicó que la visión tomista que exige “la conformidad del intelecto con la realidad” es reemplazada “por un concepto de la realidad como construcción subjetiva y social en la cual la verdad y la realidad no tienen un contenido estable”.

 

Así la “alianza entre ideología y pragmatismo es un desafío para la sabiduría cristiana que debe proponer su mensaje de humanismo integral” mismo si a largo plazo, concluyó monseñor Tomasi, “no podrán subestimar o simplemente ignorar el realismo antropológico de la tradición cristiana”.

 

A la pregunta del moderador sobre quien trabaja en esta línea de alejamiento: “¿hombres malvados que se reúnen de noche, como en las películas de James Bond?”

 

Monseñor Tomasi respondió que se trata de un proceso muy complejo, “que va mas allá de los mismos actores”. Y el problema nace justamente porque debido al relativismo, con un lenguaje ambiguo se buscan “conclusiones e intentos para crear consenso, ‘por el bien de todos’ dicen”.

 

Sin embargo, afirmó: “Decir que una pera no es una manzana no es una discriminación”.

 

“Y estas soft law – precisó – se transforman en normas jurídicas. Después hay una nueva convención y se vuelve ley y se aplica hasta en un pueblito”.

La profesora Marta Cartabia, reafirmando lo dicho por monseñor Tomasi, recordó la importancia que tiene el lenguaje en el Derecho y como hoy el tema ‘derechos humanos’ domina a agenda de las agencias. Y del éxito de dicho tema unido al de ‘antidiscriminación’ “como una alternativa condividida sobre el relativismo para contestar a los potentes de la historia”.

 

O sea con este concepto se busca “crear una moral superior. Y además se usa el naipe de los derechos humanos como un as en la manga y aquí el disenso se vuelve imposible”. Y esto se transforma en “un seductor atajo para grupos que no logran encontrar aprobación en espacios normales de la política” puntualizó.

Además está la ambiguedad del lenguaje, desde la conferencia de Pekín, con la ‘discriminación de género’, que no tendría que ver con un dato biológico sino simplemente la interpretación de un rol que la persona quiere protagonizar.

En esta línea recordó como hoy en España y Alemania, se “puede pedir el cambio de sexo independientemente de las características físicas, garantizado por la ley con un procedimiento banal como ir a la oficina de empadronamiento”.

 

Y se interrogó: “¿cómo se puede defender a la mujer si el rol es solamente un optional?”

 

“Aunque a veces decir no parezca frustrante, es indispensable mostrar la mentira” particularmente “si se pueden usar vías positivas”. Y visto que “esta ideología se separa de la realidad” concluyó “probablemente la única vía transitable es la de “citar la experiencia como argumento válido”.

Por Sergio Mora

 

+++

 

 

 

Estemos precavidos, seamos cautos con todas las sectas. Éstas dejan espacio a visionarios, maníacos, perturbados pseudos-místicos, sospechosos, oscuros y dudosos charlatanes como ambiguos declamadores, o hábiles comerciantes. Y así andan, por la senda del absurdo, mientras se cumple el dicho evangélico de: "Por sus frutos los conoceréis". Todas las bondades y la gracia que significa la existencia de la única Iglesia fundada por Cristo: gózalas espiritualmente con una vida intensa en la comunidad de tu parroquia católica.

 

 

 

 

 

...de cómo manipulando las palabras, deformando la información o inventando noticias, se siguen construyendo las ‘leyendas negras’…

 

Cuando algunos medios de comunicación inventan las noticias

 

Gran número de personas, incluyendo católicos, están mal acostumbrados a distinguir entre dos Iglesias: la que conoce de primera mano y la que le presenta la prensa.

Jorge Enrique Mújica

 

Uno de los aspectos que más influyen en la opinión pública es la manera en que los medios de comunicación reflejan los acontecimientos. Todos los días se generan miles de noticias sobre los más variados temas lo que deja ver que de ninguna forma hay una crisis en las fuentes de la información, como muchas veces se suele pensar. Pero el hecho de que no exista una crisis en cuanto a la materia prima del periodismo no significa que no haya ningún tipo de crisis.

El periodismo, como nos recordó en excelente material afín el semanario Alfa y Omega español en septiembre del año pasado (cfr. No. 557), tenía tradicionalmente una doble función: la de dar las noticias y la de explicarlas. ¿Esto sigue siendo así? Una mirada a buena parte de la prensa mundial parece negar como respuesta.

En el último mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, Benedicto XVI señaló que “hoy, de una manera más marcada, la comunicación parece tener en ocasiones la pretensión no sólo de representar la realidad, sino de determinarla gracias al poder y la fuerza de sugestión que posee. Se constata, por ejemplo, que sobre algunos acontecimientos los medios no se utilizan para una adecuada función de informadores, sino para “crear” los eventos mismos” (cfr. No. 3).

Noticias las hay a diario y por montones. ¿Qué sucede entonces? Partimos de una realidad: hay una saturación de información. El público exige ya no sólo lo novedoso sino lo que verdaderamente capte su atención y eso dependerá también de la manera como le sea presentada.

Los medios de comunicación compiten entre sí y, en su afán por ganarse una exclusiva para hacerse con más auditorio y mantener al que ya tienen, reinventan la información creando eventos que, las más de las veces, en temas puntuales concretos, no coinciden con la realidad. Obviamente, en consecuencia, todo lo anterior les dará más entradas de dinero además de obligarles a buscar.

Ciertamente, como deja entrever Benedicto XVI, no se trata de todo tipo de informaciones sino de algunos acontecimientos en particular. ¿Cuáles?

Como reportaba Alfa y Omega (cfr. No. 557) en el artículo “En clave de conflicto, La Iglesia en España y los medios de comunicación”, la así llamada “información religiosa”, a secas, no interesa pues, si no hay conflicto, no vende. De hecho, gran número de personas, incluyendo católicos, están mal acostumbrados a distinguir entre dos Iglesias: la que conoce de primera mano y la que le presenta la prensa.

Ratzinger ha experimentado en primera persona, incluso desde antes de su elección como Papa, el ser “objeto mediático” a partir del cual se han creado eventos que acaparan la atención del público en el mundo. ¿La razón? Sencilla. El Papa es la persona más global que existe y en la que media humanidad pone los ojos hora tras hora, día tras día. En otras palabras, el Papa sí vende.

Lo anterior se ha podido comprobar desde el día en que fue elegido sucesor de Juan Pablo II. Mientras la noticia era que había resultado electo, varios periódicos y noticieros vendieron la misma información con otras connotaciones: unos declaraban la llegada de un conservador a la silla de Pedro mientras otros hablaban de la entronización del “Bull dog” de la ortodoxia como cabeza de la Iglesia católica.

La polémica más fastidiosa, por sus repercusiones internacionales, fue la creada por la BBC de Londres a raíz del sacar fuera de contexto un párrafo del discurso que Benedicto XVI pronunció en la universidad de Ratisbona (un análisis minucioso lo hicimos en el artículo “La BBC y el prejuicio anticristiano” que se puede leer en el siguiente enlace).

Pero no ha sido todo. Cuando el 22 de febrero de 2007 vio la luz la exhortación apostólica Sacramentum Caritatis, varios medios se centraron en destacar sólo dos números de los 97 que contenía el documento y que, ciertamente, no eran los sustanciales. La reducción se enfocó a tachar al Papa de “dictador” al querer prescribir nuevamente el latín y el canto gregoriano en la liturgia de la Iglesia. Una lectura atenta y detallada del escrito nos indicaba que el Pontífice lo que había hecho fue pedir se valorara el canto gregoriano como canto propio de la liturgia romana (cfr. No. 42), recomendar el uso del latín en celebraciones durante encuentros internacionales (cfr. No. 62) e invitar a los que se preparan para el sacerdocio se iniciasen en el dominio y uso de esa lengua.

El 7 de julio de 2007, tras la aparición del documento Summorum Pontificum que posibilitaba el uso de la liturgia vigente hasta antes de 1970, no fueron pocos los medios de comunicación que tacharon de medievalista y retrógrado a Benedicto XVI al, según ellos, dar pasos atrás en materia litúrgica. Lo extraño fue que en todos los reportes de noticias no se indicaba exactamente por qué esa posibilidad de volver a usar el antiguo rito suponía un retraso y menos aún se explicaba en qué consistía y por qué se había llegado a esa resolución.

A finales de octubre de 2007, representantes del partido socialista español culparon al Vicario de Cristo y a la Conferencia Episcopal de aquel país de encrespar los ánimos de la sociedad española al aceptar la beatificación de 498 mártires de la persecución de la Iglesia en España. El diario El País se dio a la tarea de acentuar el hecho y difundir las opiniones de la parte acusante pero se le olvidó dedicar al menos un espacio a una distinción que se hizo desde Roma y recalcaron los obispos españoles: los mártires lo habían sido de la persecución religiosa, no de la guerra civil, tema sobre el que se centraban las calumnias y verdadera trama de bifurcaciones. Por entonces, además, los socialistas promovieron y aprobaron una ley en el reino que sí dividía y encrespaba a la ya polarizada sociedad español. La ley consistía en prohibir todo símbolo franquista y declarar al bloque opositor a la república que fue España como exclusivo victimario.

El 13 de enero de 2008 las calificaciones y cavilaciones se centraron de nuevo en el “conservadurismo” del Papa y sus “retrocesos” al celebrar la misa de espalda a los fieles en el altar de la capilla Sixtina con ocasión de la administración del sacramento del bautismo. Sólo los medios de comunicación católicos agregaron a la nota el porqué del hecho: en ese altar, que data del siglo XVI, no se puede celebrar de otra manera pues está adosado a la pared.

No ha sido todo. Más recientemente, el Papa ha vuelto a ser objeto mediático y “evento” a raíz de la invitación fallida a la universidad de La Sapienza de Roma, una respuesta sobre el infierno a un sacerdote salesiano el pasado 7 de febrero de 2008 en un encuentro con sacerdotes y diáconos de la diócesis de Roma y la modificación de una oración de la liturgia de Semana Santa en la que se pide por los judíos.

En el primer caso, una minutísima parte del alumnado y personal docente de la universidad que se oponían a la visita de Benedicto XVI a la máxima casa de estudios de Roma, se vieron fortalecidos por el protagonismo que les dieron los medios de comunicación al grado de perseverar en su actitud y hacer abdicar al Romano Pontífice de su intención inicial. En el segundo caso, varios presentadores y articulistas pusieron en oposición las palabras que Juan Pablo II utilizó en su momento para puntualizar la noción de infierno con las que Benedicto XVI usó en su respuesta al religioso salesiano. Efectivamente, eran diversas las palabras con las que definían el mismo concepto, pero se trataba de dos modos distintos de expresar la misma realidad. En el tercer caso se dieron eco a las declaraciones de rabinos inconformes de que se orase por ellos y de los cuales ni siquiera teníamos noción de que existían además de que periódicos, como el mexicano Reforma, entre otros muchos, calificaron el gesto de poco ecuménico cuando el ecumenismo es exclusivo de las confesiones cristianas. Lo correcto hubiese sido llamarlo “poco favorecedor del diálogo inter-religioso” aunque, aún así, sería muy parcial dado que primero deberían explicar si efectivamente afectó las relaciones judaísmo-catolicismo y poner en antecedentes de cuáles eran, algo que, para ese diario mexicano en concreto, sería mucho pedir.

Queda claro que la imagen deformada de algunas instituciones y personas no se debe únicamente a los criterios con que se trabaja la información en general y la falta de especialización con que se maneja la religiosa en particular. Es sintomático que un medio se decante por dar “pan y circo” a una auditorio que se los pide en lugar de buscar transmitir con claridad puntual los acontecimientos y ser así un factor de educación social. No está vedado el reconocer que buena parte de ello se debe al factor dinero que prima sobre el ético. Con razón Benedicto XVI ha pedido una infoética no sólo para el comunicador, sino también para el que recibe el mensaje y para el mensaje mismo.

Jorge Enrique Mújica, L.C. 2008-04-25 – libertad digital

http://www.religionenlibertad.com/cms/node/207 

 

+++

 

 

 

La confusión de lo moral con lo social, y la identificación de lo social con lo moral, es una peligrosa arma de manipulación de las conciencias.

La historia es harto elocuente. Sobre todo la historia de los sistemas de pensamiento y de los programas totalitarios que han operado en Europa. «El totalitarismo se basa no sólo en la voluntad de poder de estadistas autócratas, sino también en el deseo de seguridad y la tendencia a adorar y propiciar de las masas de ciudadanos»... La seudodivinidad del Estado moderno quizá más que una divinidad que haya usurpado con arrogancia, sea la que le imponen a él masa de individuos inseguros y frustrados, que piden con insistencia algún objeto poderoso y venerable de fe y confianza.

La historia es más elocuente todavía. La consecuencia práctica de la adulteración de los "signos de los tiempos", en terminología de algunos laicistas europeos, el cambio social, puede llevarnos a situaciones de absolutización del momento del proyecto social. El cardenal alemán Höffner recordaba en su diario, las interpretaciones teológicas que se hicieron en la época del nacionalsocialismo, especialmente cómo se entendía, por parte de algunos cristianos, para que se diera una Neueinterpretation para sanear el cristianismo. Hoy, hay cristianos que consideran necesario, al albur de los signos de los tiempos, purificar el cristianismo de la jerarquía episcopal, entre otras metamorfosis. Recuerda el cardenal Hoffner: «Quien entonces pensaba de otro modo, se le calificaba de retrogrado y de despreciable conservador». Hay quien no perdona a los Obispos el ejercicio de realismo al que nos han invitado, y su propuesta como ejercicio de autenticidad. Laicismo (que no es laicidad en sí buena), y sus corifeos socialistas no les perdonarán a los Obispos que hayan denunciado el riesgo de una religión sustitutoria, civil, positivista, que tenga como cabeza visible a un señor que sonreía por no mirar atrás. 2008.II.

 

+++

 

 

 

Manipular, manipulaciones telegénicas, nuevas mentiras

Protestas siglo XXI’, ¿rebelión globalizada?


Desde la patagonia argentina hasta las estepas de Rusia, un enorme incendio consume las naciones. Las rebeliones se suceden unas a otras, sin dejar campos fuera: contra los gobiernos, los políticos, la autoridad, el Papa, la familia, las empresas, la moral o la civilización, entre otros. Diferentes entre sus motivaciones originales mantienen, sin embargo, características semejantes: alto impacto emocional, rebelión sin propuesta... anarquía como último término. Escribe Andrés Silva Haro, director

 

Las imágenes de Argentina a finales del 2001 recorrieron en cuestión de segundos los omnipresentes cables de las agencias noticiosas para llegar a prácticamente todos los ciudadanos del planeta. Masas enfurecidas recorrían las calles, golpeaban cacerolas, amenazaban con decapitar a cualquier autoridad que se cruzase en su camino, hasta que llegaron al corazón simbólico del poder: la Casa de Gobierno. Los eventos se precipitaron vertiginosamente. En pocas horas caía un presidente, y todo un sistema que ya venía haciendo crujir la estructura que todos repudiaban pero que con mayor o menor fortuna era vivida por una nación entera.

 

Desde la caída del presidente Fernando de la Rúa, hasta el advenimiento de Eduardo Duhalde, Argentina pasó por cinco presidentes, en cuestión de días. Las hordas populares no han cesado más que por breves períodos, manteniendo el tono implícito de "gobierno condicional", y sujeto a ser derrocado en cualquier momento si no cumple las expectativas que por fuerza imponen los manifestantes.

 

Sin negar las legítimas reivindicaciones expresadas por las turbas, el grado simbólico que alcanzó para el resto de las naciones sentó un precedente a la altura de la Revolución Francesa. Desde entonces y hasta ahora, no han dejado de sucederse protestas similares en distintas capitales del mundo o en diversas esferas de la vida.

 

"Cacerolazos" de variopinta motivación ocupan titulares de la prensa e intentan hacer tambalear prácticamente a todas las formas de poder. A pocos días del derrocamiento popular del presidente radical argentino, se iniciaron protestas en Madagascar, Colombia, Venezuela, Australia, Ecuador, Bolivia y Paraguay.

 

El escándalo financiero de Enron, y el "destape" mediático de los sacerdotes pedófilos norteamericanos, iniciaron otro género de protestas, esta vez cuestionando la legitimidad del capitalismo, o de la constitución moral y jerárquica de la Iglesia. Por estos meses también han surgido otros géneros de protestas. Las movilizaciones ecológico-antiglobalistas adquirieron progresivo dramatismo dondequiera se reuniesen los líderes mundiales acusados de globalistas y antiecológicos. Prácticamente de la mano surgen cual hongos tras la lluvia "organizaciones", "colectivos", "asambleas", etc., reclamando diversos derechos y exigiendo derrocamientos locales, modificaciones estructurales, o arrepentimientos de las autoridades por legítimas disposiciones que habían tomado en el tiempo. Este es el caso de agrupaciones feministas, homosexuales, pederastas, comunistas, ecológicas, terroristas o abortistas que exigían "mea culpas" y cambios a la Iglesia (rebeliones contra el Santo Padre, acusaciones blasfemas, etc.), modificaciones sociales que terminan por abolir a la familia, a la propiedad privada, y al mismo Estado.

 

Nadie puede sostener que el incendio de un bosque se compone de cien mil incendios particulares inconexos entre uno y otro. Cuando se analizan diversos hechos en que se encuentran patrones comunes, se concluye forzosamente que nos encontramos ante un fenómeno similar, un factor común. Este es el caso que analizaremos a continuación.

 

El mito de 1789 renace hoy

 

Pese a haber sido desmitificado en innumerables ocasiones, el horroroso suceso de 1789 en Francia continúa siendo enseñado con vetas de heroísmo y admiración en la mayor parte de los centros educativos del mundo. A los chicos se les ha contado por generaciones que el pueblo francés se rebeló contra la autoridad corrupta y formó por primera vez en la historia un "gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo y con el pueblo".

 

La verdad histórica es muy diferente, y no viene al caso reseñarla en este espacio. Pero consignemos, al menos, que ni fue popular, ni fue benéfica para el pueblo francés, ni representó a Francia, ni produjo resultado alguno que pueda ser elogiable. Lo peor, sin duda, fue la proclamación de sus tres banderas revolucionarias: falsa igualdad, perversa libertad y engañosa fraternidad (Para más información, leer Revolución Francesa: 210 años de mentiras ahora develadas).

 

Para efectos de nuestro análisis, lo central de este mito es la idea transmitida en el imaginario popular: el pueblo (conjunto de oprimidos) se rebela (recurre a la violencia) y hace justicia por su propia mano (asume el poder). Esta idea "romántica" ha estado presente en prácticamente todas las otras revoluciones que sobrevinieron a partir de entonces. A efectos de psicología social, podríamos resumirla de la siguiente forma: nadie vela mejor por los intereses del pueblo, que el mismo pueblo; toda autoridad con el tiempo se corrompe por el poder, y debe ser reemplazada una vez más por legítimos representantes de los intereses populares, aún no corrompidos por el poder.

 

Las turbas que han protestado desde el derrocamiento argentino hasta hoy, han tenido esta imagen en mente manifestada de diversas formas. Quienes reclaman cambios en la Iglesia, exigen representatividad popular, elección de las autoridades, remoción de la jerarquía, etc. Quienes lo hacen en el ámbito económico exigen representatividad popular en las empresas, elección de las autoridades, remoción de los directivos, etc. Quienes protestan en el campo de la corrupción gubernamental, exigen elecciones libres, remoción de las autoridades, etc.

 

Advertimos en este punto que en ningún caso negamos las legítimas protestas. La descomposición moral y las consecuencias forzosas que ha implicado el abandono de la ley del Evangelio durante siglos, así como el desprecio hacia las sanas directivas indicadas por la Santa Iglesia, producen inevitablemente la corrupción en todos los campos del actuar humano: gobiernos corruptos, empresarios inescrupulosos, pastores inmorales, abuso de poder, pobrezas escandalosas, desastres familiares, legislaciones injustas, crímenes impunes, etc. Por lo tanto, es lícito y necesario denunciar y modificar aquello que es fruto del pecado. Pero el vicio no se combate con vicio, sino con virtud. El mal no se enfrenta con otro mal, sino con el bien. Una estructura perversa no se corrige con otra igualmente perversa.

 

El punto de destaque está, por lo tanto, en la lógica revolucionaria de las protestas.

 

Psicología de las masas: infantilismo, animalización y sensación de impunidad

 

Las diversas corrientes de psicología social coinciden en aspectos comunes de lo que denominan ´psicología de las masas´. Aún no coincidiendo con el concepto de ´masa´, no es posible negar que las agrupaciones ´espontáneas´ de personas adoptan una forma de actuar reiterada. Hay tres aspectos particularmente preocupantes que, de estar inteligentemente explotados, pueden conducir a resultados devastadores: infantilismo, animalización y sensación de impunidad.

 

En los grupos humanos agrupados espontáneamente (como es el caso de las protestas) los individuos pierden muchas de sus características individuales para adoptar las del grupo. El infantilismo psicológico consiste en el fenómeno de pérdida del sentido de juicio y contraste. El grupo piensa según el nivel más primitivo que se pueda dar entre sus miembros, resumiendo los conceptos a tan sólo un par de ideas simples, sencillas y rotundas. Las turbas enardecidas piensan en términos cercanos al prejuicio: ´los judíos guardan oro en sus casas... hay que saquearlos´, ´los negros y orientales nos quitan el trabajo... hay que apartarlos´, ´el equipo X de fútbol es nuestro enemigo... hay que lincharlo´, ´la Iglesia es corrupta y represora... hay que aplastarla´. Las masas frecuentemente se dejan llevar por ideas infantiles en cuanto éstas son simples de entender, explican sin trabajo todo un problema y la solución única que exigen resuelve mágicamente todo el problema. La solución es simple y de un sólo paso.

 

La animalización procede de la eliminación de la deliberación entre el impulso y el acto. En la masa no hay oportunidad de deliberar, evaluar y juzgar. Se actúa conforme se siente, se obra según la motivación. El pensamiento se obnubila por las pasiones imperantes. Del sentimiento y la acción son una sola cosa. Se odia y se ama con la intensidad de la pasión y se obra con el mismo fervor.

 

Lo anterior difícilmente podría darse sin una tercera característica: la masa se siente impune.

 

Reviviendo el caso inmortalizado en la narración de Fuenteovejuna, el ´pueblo´ no puede ser castigado porque no es posible ejecutar o encarcelar, por ejemplo, a una gran masa de personas. En el grupo se desvanece la responsabilidad, se desdibuja el sentido de deber. Todos actúan, todos obran. En un ´nosotros´ que opera colectivamente. ¿Cómo se puede castigar a todo un pueblo o a una enorme concentración humana? Muchas veces es imposible determinar responsabilidades y muchas veces más, lamentablemente, la justicia se ve entorpecida por la mayor traba aún de no poder condenar por estar castigando - por una errónea asociación de conceptos - a la causa que movió la gente. 

 

Bajo esta falacia, muchas veces no se puede castigar a los saqueadores porque, como se alarma cierta prensa, se "castiga a los hambrientos" o a "jóvenes desesperados" o a "adolescentes irresponsables", etc. La masa se siente impune y actúa en consecuencia, llegando a extremos de maldad y de destrucción sin que ninguno de los participantes individuales se sientan personalmente culpables o responsables, pudiendo dormir acaso esa misma noche con la conciencia tranquila y hasta con un sentimiento de haber cumplido con la filantrópica buena acción del día.

 

Esta 

Es preciso hacer notar que este fenómeno se produce sólo en cuanto se participa del grupo. Aislada e individualmente - o simplemente en otras circunstancias - las mismas personas piensan y actúan de forma diferente y hasta de opuesta, si bien pueden seguir coincidiendo con el diagnóstico del problema.

Estas características generales de los movimientos de masas se han agravado con el transcurrir de décadas de corrupción generalizada, de pérdida del hábito de autocensura al tiempo que se ven promovidas por la irrupción de un psicoanálisis de best-seller que favorece la espontaneidad, la libre expresión de las pasiones o la lucha por ´lo que se cree justo´.

 

La generalización del dogma - inconsciente - moderno ´sólo deber, ningún derecho´, la sensación generalizada de que el mundo sólo tiene deudas para con las personas (los individuos sólo exigen al Estado, a la Iglesia, a la sociedad, etc. sin considerar jamás deberes para con el Estado, la Iglesia o la sociedad) contribuye a dar un grado de mayor popularidad a diferencia de la que esas demandas podían haber adquirido en el pasado.

  

Protestas telegénicas

  

Hasta hace un tiempo atrás, una persona era elogiable por ser ´fotogénica´, es decir, por contar con el raro don de aparecer bien en las fotografías. Como la generalidad de las personas creen que no tienen dicha cualidad, consideran la valioso ser ´fotogénico´.

 

La irrupción de los medios audiovisuales hicieron más complejo este don, pues además de ´aparecer bien´ en una fotografía es preciso ´tener gracia´ hablando, moviéndose y dialogando con una cámara de video o televisión. Y así el universo de privilegiados se redujo aún más, haciendo figurar apenas a un puñado los afortunados que pasan airosamente todas las exigencias audiovisuales.

 

Ha nacido entonces la ´telegenia´, es decir, el don de aparecer bien ante las cámaras. El común de las personas se amedrenta y pone nerviosa cuando tiene que aparecer por televisión. Lo normal es huir de las cámaras y el nerviosismo es muchas veces mayor cuando la cita con la televisión tiene fecha y hora preprogramadas.

 

El nuevo fenómeno hace surgir una curiosa cualidad en las masas y es la telegenia. Hoy los manifestantes tienen tal conciencia del poder de la prensa que preparan anticipadamente los elementos que pueden repercutir y hasta cooperar con la expresión de sus quejas. Aún cuando se trate de los reclamos de necesitados e incultos oprimidos, las pancartas exhiben ingeniosos eslóganes bilingües. Las protestas se realizan con consignas en el idioma nativo y casi obligatoriamente en inglés para que lo que capten las cámaras pueda ser traducido y comprendido por la prensa y los espectadores del mundo entero.

 

Otra cosa notable es la aparición un tipo de personaje altamente cotizado por la prensa. En cuanto los periodistas requieren tipificar, resumir y ejemplificar un problema o situación con una suerte de ´caricatura´ prototípica, surgen personajes ideales para los medios de comunicación. En un principio fueron burdamente creados por los periodistas, pero con el devenir de los sucesos ya no ha sido tan necesario cambiar las ropas, maquillar o fabricar personajes o situaciones que presten a las cámaras esa imagen que lo dice todo sin palabras. Hoy aparecen solos esos personajes que permiten agregar tan solo el rótulo que lo haga evidente ante todos. Simplemente subtitulando como ´camionero indignado´, ´joven de los alrededores´, ´dueña de casa´, ´agredido´ o ´manifestante´, los espectadores asisten a un ejemplo prototípico de lo que la prensa desea mostrar. Casi nunca son representantes de su grupo ni son aceptados por el resto como un ejemplo representativo, pero a efectos de los medios de comunicación sirven, y eso es lo que importa para figurar en prensa.

 

Estos personajes tienen un desplante impresionante delante las cámaras y opinan con aplomo frente a un micrófono. Pueden hablar de cualquier tema y tienen opiniones de todo. Las cadenas de noticias emiten en cuestión de segundos esas ideas a todo el planeta y se deja sentado que eso es lo que siente, piensa y demanda la masa enardecida. Ninguna de estas personas tiene el natural pudor frente a los medios ni se inhibe frente a los periodistas. Son personajes ideales vestidos y acomodados del todo para responder a lo que los periodistas piensan y creen de lo que sucede. De ahora en adelante se convertirán en ´voceros´ paralelos o naturales de un acontecimiento y si los medios le favorecen será invitado frecuente para dialogar con ellos respecto a la problemática que representan directamente e incluso para opinar problemas muy diferentes al que les hizo surgir de la nada.

 

Junto con este fenómeno nace otro no menos intrigante: la escenificación de la idea central de la protesta. Muy lejos de ser del todo espontáneas, las protestas modernas ofrecen - consciente o inconscientemente - verdaderas escenografías para la prensa. Escenografías ideales que resumen con una sola imagen todo lo que quieren decir. Incluso los sucesos centrales se activan o desactivan en presencia de las cámaras. No es raro presenciar auténticas representaciones teatrales que esperan a ser interpretadas ante la sola aparición de la prensa. Pero incluso esto ha cambiado: ya no es la sola prensa, sino que los manifestantes se vuelven caprichosos... esperan que aparezcan cierta prensa y en cierto número. De otro modo sólo brindarán representaciones de menor voltaje e impacto. Aunque siempre mantendrán el ´encuadre´ óptimo para los resumidores de prensa: si es una demanda de desocupados será probablemente frente a un bien abastecido comercio, si es contra el gobierno será frente a una casa gubernamental, o si acaso es, por ejemplo, contra la Iglesia no será en cualquier punto sino frente a un templo o símbolo de la autoridad eclesiástica a menos que sea en la sede de una organización aparecida de entre las sombras que ofrecerá un video, diapositivas o lo que mejor convenga para sensibilizar y resumir su postura de acuerdo a los condicionamientos de los medios.

 

Los modernos manifestantes comprenden bien que jamás accederán a la televisión sino entregan escenas filmables, o que raramente serán citados por radio si no incluyen material audible como declaraciones vociferadas o que la prensa escrita no cubrirá sin material escrito que confirme y resuma lo que ocurrió para los otros medios de comunicación que le llevan ventaja de tiempo o de impacto. La irrupción de Internet apoya estas manifestaciones, fijando en el tiempo la información que se desea perpetuar para consulta del resto de la prensa, formando así un peculiar y mediatizado archivo histórico de protesta.

 

Esta nueva faceta de las protestas la lleva a ser, incluso, mucho más cruentas y violentas, por la feroz competencia por la figuración en prensa. Después de todo, el éxito o fracaso de una manifestación popular no se mide más que en términos de mayor o menor figuración en los medios de comunicación. Aún si congregara a una multitud pero no figurara en prensa o si su aparición fue secundaria, se consideraría un fracaso.

 

 

La espectacularidad salta a las portadas

 

Coherentes con el punto que acabamos de exponer, las manifestaciones masivas incluyen dosis cada vez más fuertes de espectacularidad en su sentido más original: brindar un espectáculo. Son espectáculos las más de las veces estudiados para sensibilizar y emocionar a los potenciales espectadores.

 

Crucificaciones, niños o embarazadas en huelgas de hambre, automutilaciones, prenderse fuego o encadenamientos garantizan titulares e impactan al público por la crueldad. El grado de sacrificio pasa a ser una garantía implícita de la autenticidad y de la urgencia de los reclamos. Por esta vía hemos asistido a muestras progresivamente más patéticas de protesta. Estos ´núcleos dramáticos´ son el centro, lo memorable e inmortalizado de la jornada de manifestaciones y sólo son acompañadas - secundariamente - por los tumultos enardecidos y legítimamente impactados por lo que acaban de presenciar en las entrañas de su movimiento, junto con la prensa y sus públicos respectivos.

 

Existe otra clase de espectacularidad que no por dejar de lado lo cruento pierde efectividad. Son aquellas que apelan a la emotividad ya sea por el uso de símbolos que resumen todo en un sólo acto, o bien que apelan al absurdo o pintoresco. En el primer caso representa a quienes adoptaron la bandera de la ´rebelión civil´: son los ´abrazos simbólicos´, los ´funerales simbólicos´, las quemas de símbolos, las ´sentadas´ o las ´acostadas´, etc. Las segundas juegan más con el absurdo: son las familias que van a instalar su vivienda dentro de un banco, los campesinos que pagan sus deudas con abono, los que se desnudan para pagar sus deudas hasta con lo último que tienen, etc.

 

No es de creer que obtienen menores resultados que los primeros citados. Puede ser que la espectacularidad no les conceda un lugar privilegiado en los titulares de los medios, pero si han logrado hacerse espectaculares, tienen la certeza de captar de una forma u otra algún espacio destacado dentro de la información. Un espacio que no gozará ninguno de los que se atenga a protestar del modo ´tradicional´ y que con seguridad jamás podría soñar quienes desecharon estos recursos para obtener los cambios y resultados que claman.

 

Marx bate las cacerolas

 

Una de las grandes paradojas de los llamados ´cacerolazos´ es que han sido por las diversas izquierdas ya sea por la militancia de los manifestantes o por la lógica con que razonan. Decimos paradoja porque el ´cacerolazo´ fue inventado, precisamente, para repudiar masiva y popularmente el advenimiento fraudulento del gobierno marxista de Salvador Allende en Chile. Las dueñas de casa y el pueblo de a pie sacaba sus cacerolas vacías junto con otros implementos de cocina, golpeándolos con fuerza como forma de demostrar públicamente el hambre y la escasez propia de los gobiernos socialistas. Cuando Fidel Castro visitaba a su amigo íntimo en Chile, los ‘cacerolazos’ llegaron a su apogeo, junto con eslóganes del tono ´si no se va Fidel, no va comer ni él´ o ´Fidel, a la olla, cocinado con cebolla´. Esta progresiva forma de protesta fue creciendo hasta convertirse en el clamor que condujo al pronunciamiento cívico-militar de 1973 que puso fin a mil días de gobierno marxista.

 

Hoy los ´cacerolazos´ tampoco son propiedad exclusiva de las izquierdas. Muchos son organizados por ciudadanos honestos exasperados por la corrupción, el desempleo y las diversas crisis que atraviesan prácticamente todas las naciones modernas. Pero muchos más sí han querido ser apropiados por las izquierdas variopintas, anhelantes de encontrar nuevos proletariados que defender en momentos que los pueblos de las diversas naciones les van apartando del poder y negando el voto en las elecciones. Han sido ´cacerolazos´ silenciosos, democráticos y participativos que cambiaron de forma efectiva la repartición del poder.

 

Pero no es erróneo decir que hoy ´Marx bate las cacerolas´. No las bate en busca de alimento como fue el resultado invariable donde se aplicó su doctrina que resultó ser tan falsa en teoría como pésima en la práctica. Se dice que Marx bate las cacerolas porque hoy las protestas suelen querer plantear una visión de nuevas luchas de clases, con nuevos proletarios y nuevos opresores: son ahorristas contra bancos; ciudadanos contra el Estado, consumidores contra empresas, fieles contra los obispos o el Papa, hijos demandando a sus padres, alumnos contra profesores, "tercer sexo" contra personas normales, ecologistas contra la civilización, etc.

 

El mismo fin del terrorismo por una tercera vía

 

Hasta hoy habían existido dos vías para influir en las decisiones gubernamentales o genéricamente en las de cualquier autoridad: el terrorismo o la revolución. Y precisamente un gobierno o una autoridad no cedía ante lo primero y luchaba contra lo segundo por garantizar la independencia de gestión ante cualquier tipo de presión o de interés.

 

Las nuevas protestas pretenden, precisamente influir en la conducción general, en la dirección nacional y aún en los planes de gobierno. Pasando por sobre otros intereses o consideraciones e incluso violando el respeto a los derechos de otros grupos o hasta socavando las bases mismas que dieron lugar al surgimiento de esa institución. Éste es el caso de las protestas contra la Iglesia, las instituciones educacionales, los gobiernos nacionales o regionales, etc.

 

Pareciera ser, entonces, una suerte de ´tercera vía´ intermedia entre el terrorismo impopular y la poco práctica revolución. Lo que sería reprimido como sedición en el caso de organizadores de una revolución o bien castigado como actos terroristas, ahora se presenta con el poder e impunidad de un ´movimiento popular´ como es el caso del publicitado ´Movimiento Sin Tierra´ de Brasil.

 

Según declaran los movimientos de protesta masivos y de alcance más genérico que los que apuntan a intereses más concretos y particulares, el fin último que persiguen es modificar las estructuras. Sea acusándolas de corruptas o sea denunciándolas como obsoletas para las formas del mundo moderno, se procura alcanzar los mismos fines que las revoluciones anteriores (como la Francesa, Comunista o de la Sorbonne del ´68) gozando de la simpatía general hacia una rebelión genérica que lucha por acabar con las injusticias. En otras palabras: sirviéndose del apoyo popular a luchas basadas en denuncias lícitas sobre temas auténticamente repudiables, extiende el impulso masivo hacia fines ilícitos e inmorales. Ejemplo de esto son las peticiones de reforma del Estado que bogan por la implantación paulatina o inmediata de sistemas autogestionarios que ni Lenin soñó, o bien la supresión de la familia por formas de convivencias fundadas en concepciones aberrantes y antisociales o en el caso religioso con la abolición de la Iglesia reemplazándola por comunidades vivenciales sin dogmas ni jerarquía.

 

Las bases psicológicas que les populariza

 

¿Es lícito protestar?

 

Es posible que pese a todas las explicaciones permanezca una suda legítima: ¿entonces no es lícito protestar? Diremos que como con todo medio, lo central es el fin. Esto dando por descontado que un medio sea neutro o indiferente por si mismo desde el punto de vista moral. Escribir una carta no es bueno ni malo. Si se escribe una carta de elogio es bueno, pero será malo si acaso se hace con el fin de obtener algo del elogiado. Si es una carta de amenaza es malo, pero si es un reclamo lícito es bueno en tanto se conserven las medidas propias de la caridad. Lo mismo ocurre con matar, que será siempre malo con las excepciones de la legítima defensa, la guerra justa o la pena de muerte.

 

Lo mismo ocurre con las protestas. Es lícito expresar un reclamo y si acaso no es posible obtener el bien que se persigue pro otro medio, puede ser bueno y hasta exigible que se haga de esa forma, en tanto se respeten los medios legales y pacíficos que ordena la justicia cristiana. La pasividad ante el mal es - salvo algunas excepciones - ilícita.

 

Por otra parte, la protesta debe perseguir - como consignamos arriba - un fin claro y debe precipitar un cambio legítimo.

 

Resulta destacable la disparidad de evaluación cuando se pone en la balanza el signo ideológico. Una clara discriminación opera en ese momento. Lo que se quiere ver como una ´emocionante manifestación de obreros en defensa de sus puestos laborales frente a la amenaza neoliberal´, en otras es una ´inquietante concentración de la ultraderecha xenófoba´; donde se quiere ver una ´elocuente muestra de defensa de la libertad femenina´ puede convertirse en una ´protesta retrógrada de enemigos del aborto´; donde se ´expresa una lealtad irrevocable a las victorias del pueblo cubano´ en su signo contrario puede ser ´una prepotente manifestación de reaccionarios´, etc. La segunda diferencia (además del uso de calificativos, connotaciones y juicios) es el espacio al que podrán acceder unas y otras protestas. La enorme desproporción de cobertura e importancia denota la ideologización de los medios de comunicación. Pero eso es tema que requeriría un análisis en profundidad de la prensa.

 

¿Hacia dónde nos lleva?

 

Aún cuando es demasiado pronto como para predecir sucesos puntuales, no es impropio establecer proyecciones serenas basándonos en explicitar las últimas consecuencias de estas tendencias.

 

Podemos establecer, en primer término, que la combinación de la corrupción real junto con las expectativas de cambio inmediato dentro del mismo sistema productor de corrupción genera una desesperación que termina en la más completa falta de confianza en la autoridad. Si la sociedad abandona su confianza en la sociedad se ve forzada a confiar en el propio ´pueblo´ al poder. La multiplicidad de intereses y la ninguna preparación para ejercer el mando entre quienes tan sólo procuraron aplastar el mal inmediato, conduce a una anarquía práctica o conceptual. Serán presidentes de juguete, meros coordinadores de la producción y seguridad interna, o bien apenas pastores espirituales condicionados por los intereses del pueblo de fieles, o quizá serán simples ejecutivos que se limitarán a administrar la gestión de una empresa conforme lo deseado por la masa obrera; serán acaso adultos que cumplen acotadas funciones paternas como la provisión de alimentos pero en caso alguno formadores o reglamentadores de la vida de los hijos, etc. Una Constitución nacional, bajo estos términos, debería ser apenas una propuesta de intenciones, un ´marco´ para las acciones. Llegaremos así a una anarquía que llevará más tarde o más temprano a la autogestión, el fin soñado por el comunismo más radical y por el ecologismo profundo.

 

En segundo término presenciaremos una revolución constante, semejante a la teoría propuesta por el tristemente célebre Mao Tse Tsung para su Revolución Cultural china. Revoluciones que suceden a las autoridades corrompidas por el ejercicio del poder y la superioridad temporal que les otorgaron las circunstancias. Una permanente y creativa forma de apenas tolerar ´mal necesario´ del uso del poder y la constitución jerárquica de las sociedades y agrupaciones. Para ello es requisito cimentar en los corazones un odio a toda superioridad o diferencia.

 

En tercer término es esperable que se exija una libertad absoluta para ser ejercida individual y colectivamente desde el momento que nadie tiene autoridad para poner barreras o limitar las acciones de ningún grupo humano, salvo está, los derechos y libertades de quienes aún piensen y crean en moral y Dios. A éstos se les verá como enemigos mortales de un sistema que no tolera la menor restricción a sus deseos. Y en cuanto esos deseos han de ser satisfechos en el acto, sin deliberación o atenuantes, no será extraño asistir a actos de crueldad bárbara consentidos por masas impunes e irresponsables.

 

Confiamos que estos pesimistas horizontes no son mas que elucubraciones llevando a un grado más avanzado lo que ahora se insinúa con mayor o menos osadía. La Iglesia es inmortal y cuenta con la Divina promesa del Salvador de que las puertas del Infierno no prevalecerían contra Ella. Es en la Esposa de Cristo donde podemos cifrar con certeza nuestras esperanzas, pues jamás seremos defraudados. Como un faro montado sobre una roca imperecedera, por Ella guiaremos nuestros rumbos en medio de la oscura tempestad. Ésta es la serena esperanza que ilumina a los que gozan de la fe y que los incrédulos jamás llegarán a comprender... por más que nos ensordezcan con sus protestas.

Agradecemos al autor - www.cristiandad.org  

 

+++

Camuflarse para mejor engañar -

disimular dando a algo el aspecto de otra cosa.

Manipulación de masas destruye moralmente

a la persona, explica filósofo español

 

MADRID, 07 Feb. 2004.-El reconocido filósofo y catedrático español Alfonso López Quintás dictó en la Universidad Católica San Antonio una conferencia sobre “La manipulación del hombre a través del lenguaje” y afirmó que manipular implica “reducir de rango, envilecer, destruir moralmente”.

 

López Quintás realizó una exhaustiva exposición sobre el concepto de manipulación, su finalidad y la manera como se lleva a cabo, definiendo la manipulación como la acción consistente en “tratar a una persona o a un grupo de personas como si fueran un objeto, a fin de dominarlos fácilmente”.

 

El que manipula “pretende seducirnos para que aceptemos lo que nos ofrece sin darnos razones, porque el manipulador no habla a nuestra inteligencia, no respeta nuestra libertad”, explicó.

 

La libertad de acción –continuó el catedrático– es necesaria pero incompleta; el ser humano necesita ser de verdad libre interiormente y para ello es imprescindible que “cuando pueda elegir entre diversas posibilidades, opte por aquellas que le permiten desarrollar su personalidad de modo cabal, lo contrario bloquea su desarrollo como persona”.

Según López Quintás, en una dictadura se prioriza la seguridad a costa de la libertad, pero también “podemos vivir en democracia y no ser libres, porque en este tipo de gobierno también existen muchos dictadores, es decir gente que quiere el poder a costa de todo”.

 

En tiempos de democracia –agregó–, el lenguaje es el instrumento más eficaz para someter un pueblo al tiempo que lo convence de que es más libre que nunca. Y frente a la perversidad del lenguaje manipulador, que no pretende comunicar sino dominar, López Quintás propuso como antídotos tres medidas: estar alerta, pensar con rigor y vivir creativamente.

 

Aún así, está el riesgo del vértigo, de la persona que “adopta una actitud egoísta ante la vida que le conduce a considerarse el centro del universo y a tomar todo lo que le rodea como un medio para sus fines”, resaltó el filósofo.

 

Como el hombre es un ser que se desarrolla en el encuentro “cuando se toma a sí mismo como objeto de dominio, no puede desarrollarse como persona y esta situación le sumerge en una angustia que puede desembocar en desesperación”, afirmó.

 

El catedrático concluyó explicando que frente a este vértigo espiritual, es necesario el encuentro y la generosidad, que “incrementan la creatividad, la sensibilidad para los grandes valores, la capacidad de unirse de forma sólida y fecunda con las realidades del entorno”.

 

El evento contó con la presencia del vicerrector de Extensión Universitaria de la UCAM, Joaquín Jareño, y el presidente de la Sociedad de Filosofía de la Región de Murcia, Enrique Ujaldón.

 

+++

 

 

A partir del sc. XVI, algunos grupos evangélicos, asociaciones evangélicas, sectas evangelistas, ateneos biblistas y ciertas comunidades protestantes, -para desacreditar a la Iglesia fundada por Cristo-, prefieren distorsionar, mentir y calumniar, sabiendo de utilizar criterios falsos que les empuja a mutilar o malinterpretar los hechos históricos, echando a perder esfuerzos o talentos. No hay razón alguna que pueda justificar tal pérfida deshonestidad. ¡En modo alguno podemos admitir eso!.

Como nadie ignora, un libro de historia no consiste en una simple acumulación de datos, sino en un ordenamiento de los mismos conforme a un enfoque o teoría general. Una teoría buena permite exponer la lógica interna de los datos y sucesos, sin forzarlos ni mutilarlos; con una mala ocurre lo contrario. La investigación sobre los datos desafía de modo constante a las teorías, las cuales quedan confirmadas o bien han de modificarse o desecharse.

Sin embargo nuestra necesidad psicológica de orden y comprensión nos hace aferrarnos muchas veces a teorías aparentemente omni-explicativas, a pesar de su incapacidad para integrar los datos: se prefiere mutilar estos, o prescindir de ellos antes que abandonar el orden aparente ofrecido por la teoría. Así sucede en relación a tantas fábulas que el protestantismo acarrea con su la ‘leyenda negra’ contra la Iglesia. Y sigue pasando de modo muy destacado con el marxismo. Muchos intelectuales persisten en aplicar las categorías y concepciones de Marx, Engels y sus sucesores, de forma explícita o –más frecuentemente hoy día– implícita, incluso disimulada.

Fest apuntó en su momento que, volver sobre la historia, suele ser visto como investigación si lo hace la izquierda, pero como revisionismo si lo hace la derecha.

Los cristianos debemos reconocer las faltas, negligencias, errores y culpas de nuestras acciones, y no sólo seleccionar los argumentos que nos sirvan a nuestra justificación.

Es flaqueza humana querer interpretar hechos históricos sin hacer un esfuerzo leal a fin de llegar a la mayor objetividad alcanzable con soluciones inteligentes y razonables. Aún haciéndolo con rigor, ánimo y vigor, nuestra percepción estará siempre condicionada en el marco de los actuales conocimientos y experiencias. Este condicionamiento propio de la aventura humana no nos exime de ser fidedignos, verídicos y fieles en el trato o en el desempeño con el estudio de hechos puntuales que la historia nos muestra. Comprender que otras culturas –en otras épocas, con otros lenguajes, delante de otras cuestiones de otros hombres- han hecho también sus propias afirmaciones.

El gran Montalembert escribía: «Para juzgar el pasado deberíamos haberlo vivido; para condenarlo no deberíamos deberle nada». Todos, creyentes o no, católicos o laicos, nos guste o no, tenemos una deuda con el pasado y todos, en lo bueno y en lo malo, estamos comprometidos con él.

Entonces, el buen cristiano está advertido de que es necesario conocer la historia para distinguir los hechos. El cristiano a sus hermanos advierte que es imprescindible estudiar la historia –en todas sus fuentes- para comprender el contexto histórico de los hechos. El cristiano nota que, conociendo mejor la historia, se percibe la riqueza de la Tradición, repara la grandeza del Magisterio y la magnanimidad de la salvación, -en la Escritura enseñada por la Iglesia-, desde que Cristo la fundara.

Mueren, como hijos de la mentira, los fantasmas que nos ha poblado la ‘leyenda negra’; atrapados en la misma telaraña demoníaca… Trampa viscosa, inodora e incolora como saliva de calumnia. Desorden ponderado por los aduladores de una visión sesgada de la realidad, poco atinente a la verdad, sean biblistas de intelectualidad inane o disgregadores de la unidad evangélica. Cuando no hay formación y falta la fe, aparecen los «sucedáneos patológicos».

 

+++

 

IGLESIA. 1527 – LUTERANOS ATACAN Y SAQUEAN EN ROMA. - En mayo del 1527 tocó a Roma. La ciudad eterna fue puesta a sangre y fuego por los «lanzichenecchi», por los españoles y por cerca de 15.000 luteranos en su fanatismo impulsivo anti-papal. Las tropas invadieron el “burgo” matando todas las personas que encontraban. Un sacerdote, se cuenta, fue masacrado por haber rechazado de administrar la santa Comunión a un asno perteneciente a los soldados españoles. El Papa, Clemente VII, logró refugiarse en el castillo Sant’Angelo de Roma.

CORRIERI DELLA SERA. 12.04.2003

 

+++

 

"Sed maestros de la verdad, de la verdad que el Señor quiso confiarnos no para ocultarla o enterrarla, sino para proclamarla con humildad y coraje, para potenciarla, para defenderla cuando está amenazada." [S.S. Juan Pablo II]

 

+++

 

El mayor extravío de la mente humana es creer algo porque uno desee que sea así. Pasteur

 

+++

 

El ideal o el proyecto más noble puede ser objeto de burla o de ridiculizaciones fáciles. Para eso no se necesita la menor inteligencia.  Alexander Kuprin

 

+++

 

Sabemos que el israelita creyente reza cada día con las palabras del Libro del Deuteronomio una oración que compendia el núcleo de su existencia: "Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es solamente uno. Amarás al Señor con todo el corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas" (6, 4-5). Jesús, acoge todo esto en un único precepto, pero uniendo al mandamiento del amor a Dios, el del amor al prójimo, contenido en el Libro del Levítico: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (19, 18).

Pasa el Papa, para terminar esta primera parte de su Encíclica, a profundizar sobre una cuestión que parece difícil de resolver. ¿Se puede amar a Dios si no se le conoce? De hecho, San Juan dice que quien no ama a su hermano a quien ve ¿cómo va a amar a Dios a quien no ve? Otro escollo por resolver es: ¿se puede, acaso, "mandar" amar? Resuelve la cuestión con gran sencillez. San Juan está, justamente, subrayando con sus palabras la necesidad de que tanto el amor a Dios como al prójimo -que es el que me necesita- son inseparables. Por otra parte, ya lo creo que conocemos a Dios. Quien conoce a Cristo, conoce al Padre, conoce a Dios. Dios se ha hecho visible de muchas maneras: en la historia de amor que nos narra la Biblia, en la Iglesia, en los Sacramentos -especialmente en la Eucaristía-, en la liturgia de la Iglesia, etc. Y en cuanto a si se puede "mandar" amar, no olvidemos que es Dios quien nos ha amado primero (cf. 1 Jn 4, 10), ahora el amor ya no es sólo un "mandamiento", sino la respuesta al don del amor, con el cual viene Dios a nuestro encuentro en el prójimo, en ese hombre que nos necesita.

 

+++

 

"Si no aprendemos a limitar drásticamente nuestros deseos y demandas y subordinar nuestros intereses a criterios morales, nosotros, la humanidad, sencillamente nos desgarraremos, ya que los peores aspectos de la naturaleza humana sacarán a relucir sus colmillos; en las circunstancias cada vez más complejas de nuestra modernidad, el imponernos límites a nosotros mismos es la única senda que verdaderamente hará posible nuestra preservación," afirmaba Solyenitsin 1993

 

+++

 

“Ser bueno no es aburrido” e instó a rechazar la idea de que se están perdiendo algo si no pecan. “Pensamos que tratar con el diablo reservándonos una pequeña autonomía frente a Dios es, después de todo, bueno o incluso necesario. Pero mirando al mundo alrededor nuestro podemos ver que no es así”: S. S. Benedicto XVI. El MMV.XII.VIII. Piazza Spagna-Roma.Italia.

 

+++

 

¡Prodigiosa providencia, silenciosa y no obstante tan eficaz, constante e infalible! Ella destruye las maquinaciones del diablo. Satanás no puede conocer la mano de Dios que obra en el curso de los acontecimientos. Cardenal John Henry Newman (1801+1890)

 

+++

 

“Muchos escuchan más a gusto a los que dan testimonio, que a los que enseñan, y si escuchan a los que enseñan es porque dan testimonio.” [Pablo VI]

 

+++

 

Cuando la Iglesia protesta por el aborto, la eutanasia, la manipulación de embriones o el divorcio rápido, no lo hace porque considere que eso afecta a la comunidad católica, sino porque cree que perjudica al conjunto de la sociedad. Tampoco lo hace porque se violen principios cristianos –como ocurriría, por ejemplo, si se prohibiera ir a misa el domingo–-, sino porque se está yendo en contra de la ley moral escrita en la naturaleza humana y contra la cual no puede legislar ningún parlamento.
   Por eso, del mismo modo que protesta por los casos citados, eleva su voz para condenar el terrorismo, la violencia doméstica o el racismo. No se argumenta, en estos casos con los que la mayoría están de acuerdo, con motivos cristianos, sino con los mismos, de tipo meramente humano, que se usan para rechazar el aborto o la eutanasia. Sin embargo, en unos temas se la insulta porque habla y en otros se le reprocha que no hable más claro. 2005

 

+++

 

Así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta.
-II Tesalonicenses 2,15

 

+++

 

Ante la proliferación de "personalidades frágiles, fragmentadas, incoherentes" generadas por el pensamiento débil, propongamos un cristiano caracterizado por "una identidad clara y firme".
     
En la actual sociedad pluralista toda expresión explícita de la propia identidad cristiana viene etiquetada como fundamentalismo o integrismo. Por ello, la fe se convierte en un hecho rigurosamente confinado a la esfera de la vida privada.
     

Es nuestro derecho y deber encontrar modos de defender y reforzar nuestra identidad católica en la sociedad post-moderna que quiere hacemos "invisibles" en cuanto cristianos, porque somos incómodos. Hoy más que nunca se necesitan cristianos coherentes, con una fuerte conciencia de su vocación y de su misión.
     
Hace falta pues redescubrir la esencia del cristianismo: el encuentro personal con Jesucristo. Redescubrir el cristianismo como un acontecimiento real que ocurre hoy en nuestra vida, como ocurrió en la vida de los primeros discípulos. El cristianismo no es una doctrina por aprender, ni tampoco un simple código ético. El cristianismo es una Persona, la persona viva de Cristo que hay que encontrar y acoger en la propia vida. Porque sólo este encuentro cambia realmente la existencia de las personas y da el sentido último y definitivo a nuestro destino.
     
 Ha llegado el momento de liberamos de nuestros complejos de inferioridad respecto al mundo así llamado laico, para ser atrevidamente nosotros mismos, discípulos de Cristo. ¡Debemos reapropiamos el significado de nuestra identidad y estar orgullosos de ella! Hace falta por tanto remontar hasta el Bautismo y al cometido que este sacramento tiene en la vida del cristiano. Todo el patrimonio genético, por así decir, del cristiano se contiene en este sacramento.
     
La segunda peculiaridad que debería caracterizar al cristiano sería como, la audacia de una presencia visible e incisiva en la sociedad; la audacia de ser verdaderamente «levadura evangélica», «sal y luz» del mundo.

 

+++

 

"Se recurre con frecuencia a la calumnia, la mentira, el infundio, sin preocuparse de contrastar la información para comprobar su veracidad.
Ello obedece a la táctica de que se sabe que una vez vertida una información negativa sobre algo o alguien, cosa que es muy fácil, demostrar la verdad requiere un gran esfuerzo y tiempo y gran parte del daño queda hecho de todas maneras." (Jesús Sáiz Luca de Tena y Mercedes Soto Falcó)

 

+++

 

«Usted no debe decirnos lo que dijo el soldado ni ninguna otra persona, señor», respondió el Juez: «Esto no es evidencia.»

 

+++

 

La Corte Suprema sudanesa ha establecido que la crucifixión de los apostatas, esto es, de personas que eran musulmanas practicantes y que se convirtieron al cristianismo, es constitucional. Y éste es el gobierno (sudanés) que ha reemplazado al estadounidense en la Comisión para los derechos humanos de las Naciones Unidas ". Junio 2004.

 

+++

 

Para confundir y engañar dicen ‘interrupción voluntaria del embarazo’;

bien saben que ‘abortar’ es asesinar y, quien lo confirma, es la ciencia.

 

 

Lo que dice la ciencia - La embriología y la biogenética han demostrado con absoluta certeza que la vida de un nuevo ser humano comienza en el momento en que se unen el gameto masculino (espermatozoide) y el gameto femenino (óvulo). En este proceso de fusión se unen 23 cromosomas del espermatozoide paterno a los 23 cromosomas del óvulo materno. En ese mismo instante se forma una nueva célula de 46 cromosomas llamada cigoto, el cual «contiene una nueva combinación de material genético, resultando un individuo diferente tanto de los padres como de cualquier otro en el universo». Por lo tanto, a partir de la fecundación se está ya en presencia de una nueva vida humana.

Nunca antes en la historia de la Humanidad ha existido exactamente ese ser. Y nunca más volverá a existir otro ser humano exactamente igual a ese. El embrión sólo necesitará de nutrición, oxígeno y tiempo para llegar a la plena maduración de un ser humano adulto. Como bien sintetizó el Dr. Jerôme Lejeune: «Una vez concebido, un hombre es un hombre».

De suerte que ya no cabe hablar, simple y llanamente, del simple coágulo, si quiera sea embrionario. No es algo inerme ni materialmente cosificado, como se ha sostenido dialécticamente por enfervorizados abortistas. El debate prejurídico no debe conducir por el derrotero de lo que, científicamente, está claro. En todo caso, nos hallamos ante un «enigma» no jurídico-penal, sino socio-político para el ciudadano medio, es decir, para el «votante». Pero no para el jurista, y menos si es penalista. 2007

-.-

Oración tan profunda de Santa Gertrudis: «Oh Vos, fuente de eterna luz, recogedme en vuestra divina Esencia de donde brotó el acto que me ha creado» Amen.

 

+++

 

La verdad no es concepto, es una persona, Jesucristo – Verbo Palabra Divina. Él es el Señor de la Historia, luz de la humanidad, esperanza de todo hombre.

 

+++

 

Tras una noche de dura fatiga sin ningún resultado, Jesús invita a Pedro a remar mar adentro y a echar de nuevo la red. Aun cuando esta nueva fatiga parece inútil, Pedro se fía del Señor y responde sin dudar: «Señor, en tu palabra, echaré la red» (Lc 5,4). La red se llena de peces, hasta el punto de romperse. Hoy, después de dos mil años de trabajo en la barca agitada de la Historia, la Iglesia es invitada por Jesús a «remar mar adentro», lejos de la orilla y las seguridades humanas, y a tirar de nuevo la red. Es hora de responder de nuevo con Pedro: «Señor, en tu palabra, echaré la red».

  

Hay una parte en nuestra alma que, como decía Santa Catalina de Siena, «es sólo para nosotros y para el Señor». Pero también tiene una parte pública importante. La fe es pública, hoy más que nunca.

 

+++

 

San Pablo afirma en diversas ocasiones que “el fruto del Espíritu es alegría” (Ga 5,

22), como lo son el amor y la paz. Está claro que el Apóstol habla de la alegría verdadera, esa que colma el corazón humano, no de una alegría superficial y transitoria, como es a menudo la alegría mundana.

 

+++

 

Benedicto XVI ha tenido la valentía, con esta encíclica SPE SALVI, de abrir la caja de los truenos de la historia del hombre, de la historia del cristianismo, para recuperar el auténtico principio de la esperanza. Balthasar afirmó que "la filosofía del tiempo y de la historia, del hombre y de su fin natural, de la finalidad del cosmos en general, son hoy otros tantos campos llenos de problemas sin resolver, que están aguardando a los trabajadores". No debemos olvidar nunca que Joseph Ratzinger se presentó en el Vaticano, nada más ser elegido Papa, como un humilde trabajador en la viña del Señor. Y eso ya se está notando. 2007.XI.30

 

+++

 

El ardor con que Dios nos persigue es, sin duda, efecto de una misericordia muy grande. Pero la dulzura con que viene acompañado este celo, nos muestra una bondad todavía más admirable. Sin embargo, y a pesar del deseo extremo que tiene de hacernos regresar, no usa jamás la violencia, sino que usa tan sólo los caminos de la dulzura. No veo ningún pecador, en toda la historia del Evangelio, que haya sido invitado a la penitencia por otro medio que el de las caricias y beneficios.

…[…]… San Claudio de la Colombière (1641 1682), jesuita.
Sermón predicado en Londres ante la duquesa de Cork.

 

+++

 

"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-

Es necesario «reforzar la alianza entre el ser humano y el medio ambiente, que debe ser espejo del amor creador de Dios, del cual provenimos y hacia el cual estamos en camino». Benedicto PP. XVI – 2007.XII

 

El «boom» de Benedicto XVI. Especialmente significativo es el ascenso que han experimentado los libros escritos por el cardenal Ratzinger antes de ser nombrado Pontífice. Desde el momento de su elección, el pasado 19 de abril, las librerías de todo el mundo llenaron los estantes con los libros publicados por el purpurado. Nueve meses después, sus obras siguen siendo éxitos de venta en todo el mundo, también en nuestro país.
   Entre sus libros más destacados se encuentran «
Dios y el mundo» (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores) y «La sal de la tierra» (Ediciones Palabra), ambos escritos en colaboración con el periodista Peter Seewald. El escritor va presentando distintas preguntas sobre un mundo alejado de la fe, a las que Benedicto XVI responde con meridiana claridad. El tercer libro del Papa que ha triunfado estas semanas en las librerías religiosas españolas es «Mi vida» (Ediciones Encuentro), una obra en la que el cardenal Ratzinger abre su corazón al lector para contarle sus distintas experiencias vitales…

 

 

Por venir a visitarnos, nuestro agradecimiento.

Anno Domini 2007 - Mane nobiscum, Domine! ¡Quédate con nosotros, Señor!

"Marana tha, ven, Señor Jesús" (Ap 22, 20). - Ad maiorem Dei gloriam.

-.-

«Come, be my light»; Ven, sé mi luz en el mundo. Es una palabra que Jesús dirige a cada uno de nosotros y que, con la ayuda de la Virgen Santísima y la intercesión de la beata Teresa de Calcuta, queremos recibir con amor y procurar poner en práctica.

-.-

Las ilustraciones que adornan un expuesto, no son obligatoriamente alusivas al texto. Estando ya públicas en la red virtual, las miramos con todo respeto y sin menoscabo debido al ‘honor y buena reputación de las personas’. De allí, hayamos acatado el derecho a la intimidad, al honor, a la propia imagen y a la protección de datos. Tomadas de Internet, las estampas, grabados o dibujos que adornan o documentan este sitio web ‘CDV’, no corresponden ‘necesaria e ineludiblemente’ al tema presentado; sino que tienen por finalidad –a través del arte- hacer agradable la presentación. Tributamos homenaje de sumisión y respeto a todas las personas, particularmente cuyas imágenes aparecen publicadas, gracias.-

Si de manera involuntaria se ha incluido algún material protegido por derechos de autor, rogamos que se pongan en contacto con nosotros a la dirección electrónica, indicándonos el lugar exacto- categoría y URL- para subsanar cuanto antes tal error. Gracias. ‘CDV’.-

"En caso de hallar un enlace o sub-enlace en desacuerdo con las enseñanzas de la Iglesia Católica, notifíquenos por e-mail, suministrándonos categoría y URL, para eliminarlo. Queremos proveer sólo sitios fieles al Magisterio". Gracias.-

“Conocereisdeverdad.org = CDV” no necesariamente se identifica con todas las opiniones y matices vertidos por autores y colaboradores en los artículos publicados; sin embargo, estima que son dignos de consideración en su conjunto. ‘CDV’ Gracias.-

CDV” intenta presentar la fe cristiana para la gente más sencilla (catequistas, etc.), en especial para los estratos aparentemente más bajos. ¿La razón? Simple: «Son ellos quienes más necesitan conocer la alegría de Cristo».-

Debido a la existencia de páginas excelentes sobre apologética y formación,  lo que se pretende desde ‘CDV’ es contribuir muy modestamente y sumarse a los que ya se interesan por el Evangelio de Cristo de manera mucho más eficaz. ‘CDV’ Gracias.-

In Obsequio Jesu Christi.

-.-

Recomendamos vivamente:

1º Jesús de Nazaret– al siglo, Joseph Cardenal Ratzinger: ‘Benedicto XVI’. 2007

Ser cristiano’- al siglo, Joseph Cardenal Ratzinger: ‘Benedicto XVI’- dedicó «a Romano Guardini, con gratitud y admiración». Editor: Desclée De Brouwer.

-.-

Recomendamos vivamente, al autor Fernando Pascual, pbro.

"Educación y comunicación en Platón" (Barcelona –España 1996);

"Manual de historia de la filosofía antigua" (Roma 1999);

"Abrir ventanas al amor" (México 2000);

"La vida como don" (México 2002);

"Notas de metodología" (Roma, 2005);

"Modelos de bioética" (Roma 2005, 2007);

"El amor como aventura" (Roma 2007).

 

 

‘Inquisición’  historia crítica - Autores: Catedrático e historiador ‘Ricardo García Cárcel’ y la licenciada en Historia por la Universidad Autónoma de Barcelona-España ‘Doris Moreno Martínez’, investigadora. (Editado por Ediciones Temas de Hoy. Esp.). Cerca de doscientos años después de que Juan Antonio Llorente redactara su clásica ‘Historia crítica de la Inquisición’, los autores de este libro han querido escribir una nueva historia crítica del Santo Oficio, elaborada con la intención de huir del resentimiento, del morbo, los sectarismos, pero con fiel memoria –racional y sentimental- de las victimas de aquella institución, que fue muchas cosas al mismo tiempo: tribunal con jurisdicción especial, empresa paraestatal, instrumento aculturador, símbolo de representación y de identificación ideológica, arma en manos de otros poderes, poder en sí mismo. En este libro se examina la poliédrica identidad de la Inquisición y se responde a muchas preguntas que han inquietado a los historiadores: ¿por qué y para qué se creó el Santo Oficio?. ¿Por qué duro tanto? ¿Fueron los inquisidores hombres o demonios? Los procedimientos penales de la Inquisición ¿fueron normales o excepcionales?. ¿Cuántas víctimas hubo?. ¿Fue la Inquisición culpable del atraso cultural español respecto a Europa?. ¿Gozó de la complicidad o del rechazo de la sociedad?.

-.-

‘LEYENDAS NEGRAS DE LA IGLESIA’. Autor Vittorio MESSORI – Editorial “PLANETA-TESTIMONIO” 10ª EDICIÓN – Óptimo libro para defenderse del cúmulo de opiniones arbitrarias, deformaciones sustanciales y auténticas mentiras que gravitan sobre todo en lo que concierne a la Iglesia.

In Obsequio Jesu Christi. +

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).