Friday 26 May 2017 | Actualizada : 2017-03-29
 
Inicio > Leyendas Negras > Comunismo - 1º nazismo verdad mentira memoria España, Carrillo zorro; Nin -

¿Quiénes pueden ser los tiranos más crueles de la historia?
 
Lenin, Stalin, Hitler, Mao, Pol Pot... la lista no es pequeña por desgracia.
Dr.César VIDAL, historiador, filósofo, teólogo, escritor. MMV.XI.XV. [LD.ESP.].
 
+++

 

Ni un solo partido de izquierdas de toda Europa condenó oficialmente y de manera transparente, nunca, nunca las matanzas de judíos por parte de los Nazis.

Todo es una absurda y gigantesca cortina de humo para desviar la cuestión ante prácticamente los únicos que denunciaron abiértamente el antisemitismo: los católicos.

Mucho menos los protestantes (pocos lo hicieron a tal época), pues el nazismo triunfa especialmente en la parte protestante de Alemania.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.- 

En palabras memorables ya lo denunciaba Pío XII: “En estos últimos siglos… quisieron la naturaleza sin gracia… Cristo sí y la Iglesia no (Revolución humanista y protestante)… después Dios sí y Cristo no (Revolución liberal)… Al fin, el grito impío: Dios ha muerto (Revolución comunista)” Pío XII, 12/10/1952. 

 

+++

 

 

Comunismo y nazismo - Octubre rojo - «De ahí la absolución ética que disfruta hoy una doctrina, el marxismo-leninismo, que comenzó a asesinar mucho antes que el nazismo, que asesinó infinitamente más que el nazismo y que aún sigue asesinando ahora mismo». (José García Domínguez*-‘L.D.ESP.’ 2007.X)
 
+++
 
...en tiempos del comunismo (nacional socialismo comunista) y del nazismo (nacional socialismo nazista).
Bueno en aquel entonces los que eran pro-nazis fueron los comunistas que no tuvieron ningún problema en firmar un pacto de no-agresión.
Pacto que no les quedo otra que romper no por convicciones antifascistas sino pura y lisamente por mera supervivencia dado que las tropas nazis iban imparablemente a Moscú.
‘Comunismo-nazismo fue el mal absoluto’ y ambos danzaron el macabro baile de la muerte colectiva.
 
+++

Totalitarismo y religión - En el fondo, el paganismo nazi así como el dogma marxista tienen en común el ser ideologías totalitarias, con tendencia a trasformarse en religiones substitutivas.

Ya mucho antes de 1939, en algunos sectores de la cultura europea, aparecía una voluntad de borrar a Dios y su imagen del horizonte del hombre. Se empezaba a adoctrinar en este sentido a los niños, desde su más tierna edad.
La experiencia ha demostrado desgraciadamente que el hombre dejado al solo poder del hombre, mutilado de sus aspiraciones religiosas, se transforma rápidamente en un número o en un objeto. Por otra parte, ninguna época de la humanidad ha escapado al riesgo de que el hombre se encerrara en sí mismo, con una actitud de orgullosa suficiencia. Pero este riesgo se ha acentuado en este siglo en la medida en que la fuerza armada, la ciencia y la técnica han podido dar al hombre contemporáneo la ilusión de ser el único señor de la naturaleza y de la historia. Esta es la presunción que encontramos en la base de los excesos que deploramos.
El abismo moral en el que el desprecio de Dios, y también del hombre, ha precipitado al mundo hace cincuenta años nos ha llevado a experimentar el poder del «Príncipe de este mundo» (Jn 14, 30) que puede seducir las conciencias con la mentira, con el desprecio del hombre y del derecho, con el culto del poder y del dominio.
Hoy nos acordamos de todo esto y meditamos sobre los límites a los que puede llevar el abandono de toda referencia a Dios y de toda ley moral trascendente....[…]…
 
+++

Recordemos que el mayor de los holocaustos habido ha sido el de gentiles o cristianos rusos (20 millones de personas asesinadas), llevado a cabo por los comunistas rusos, cuyas élites eran en (según algunos historiadores) un 85% .... judías.


+++

 

Una Nación no se edifica desde la mentira, el olvido o el escarnio; desde el regocijo por la discordida o la envidia. Una Nación, una gran Nación es el esfuerzo de generaciones que legan su herencia y la pasan a la siguiente como corredores que pasan su testigo corriendo por una playa infinita. Una Nación es la proyección del Amor en el tiempo.-.-

“Los pueblos son juzgados por la historia de acuerdo con su aportación a la cultura de otros pueblos que florecieron contemporáneamente y de acuerdo con su aportación a las culturas surgidas con posterioridad.”
T. S. Eliot, “Notas para la definición de la cultura”.

 

+++

 

Usted afirma que de no ser por el cristianismo no habría ni democracia, ni universidades, ni revolución científica... Japón o Israel, son dos países no cristianos, y no les va nada mal en ese sentido, ¿no cree?
¿Por qué opina que Lenin fue uno de los tiranos mas crueles de la historia? Yo siempre he creído que fue Stalin el verdadero “asesino” a la altura de Hitler o Mao entre otros.
 
El gulag, los fusilamientos en masa, la Cheká, los rehenes familiares e incluso el uso del gas para matar en masa civiles partieron todos de Lenin y así está documentado. Stalin se limitó a interpretar diabólicamente la partitura escrita por Lenin.
Dr. César VIDAL. XVII Enero MMVI. L.D. Esp.
 
+++
 
Desde el siglo XVIII las sociedades occidentales se han ido descristianizando parcialmente. En el siglo XX la descristianización alcanzó su ápice, con una auténtica oposición masiva y radical a la religión; oposición que se autoatribuye, en exclusiva,  la ciencia y la democracia. Tal pretensión no es un dato empírico, sino una especulación harto dudosa, aunque no le falten algunos argumentos. En cambio es un hecho empírico que las corrientes antirreligiosas han protagonizado la mayoría de las matanzas, genocidios y totalitarismos que han conmovido ese siglo. Pero los anticristianos, aquí poco científicos, se resisten con uñas y dientes a analizar esta curiosa coincidencia.
 
+++

“¿El mundo contemporáneo no ha creado sus propios ídolos, apartando al hombre de su verdadero fin, de la felicidad de vivir eternamente con Dios? El dinero, la sed de tener, del poder e incluso del saber, ¿no han desviado al hombre de su verdadero fin?” Preguntas cargadas de intención, y sobre todo de valentía. MMVIII
 
+++
 
Stalin se fue a la tumba sin dar explicaciones por sus 23 millones de muertos, Fidel Castro, Daniel Ortega y todos los genocidas de izquierda de América Latina siguen tan campantes. MMVIII
 
+++

 

 
¿Sabía usted esto, sucedido en la China comunista de Mao?:
No creo que China tenga mucho que ver con su civilización milenaria, sino más bien con lo peor de la occidental, después de ser pasada a sangre y fuego por la revolución cultural, el gran salto, etc.:

“En el verano de 1966, los Guardias Rojos saquearon todas las ciudades y pueblos, además de algunas aldeas rurales. El “hogar”, junto con los libros y cualquier otra cosa asociada con la cultura, se convirtió en algo peligroso. Temiendo que los Guardias Rojos irrumpieran en sus casas y les torturaran si encontraban algo de “cultura”, los amedrentados ciudadanos quemaron sus libros o ls vendieron como papel al peso y destruyeron sus propios objetos de arte. De esta manera, Mao conseguía borrar la cultura de los hogares chinos, además de cumplir con su viejo objetivo de borrar el pasado de China de las mentes de sus súbditos. Un gran número de monumentos históricos, la manifestación más visible de la civilización del país, que hasta ahora habían sobrevivido al odio de Mao, fueron demolidos. En Pekín, de los 6,843 monumentos que seguían en pie en 1958, 4,922 fueron ahora eliminados. Al igual que la lista de personas indultadas, la de los monumentos a conservar era breve.
(…)
En contra de la creencia general, la mayor parte de la destrucción no fue espontánea sino que estuvo patrocinada por el Estado. Antes de que Mao reprendiera a los Guardias Rojos el 23 de agosto por ser “demasiado civilizados”, no se habían producido actos vandálicos contra monumentos históricos.
(…)
Fue en la oficina de Mao, el Pequeño Grupo, el que ordenó la profanación del hogar de una figura histórica cuyo nombre era sinónimo de la cultura china: Confucio. Su casa, situada en Shandong, constituía un valiosos museo, que atesoraba monumentos y obras de arte encargados y donados por los emperadores y artistas que habían acudido allí a rendirle homenaje. Su destrucción se le había encomendado a los vecinos del lugar, pero dado que su respuesta había sido demasiado lenta, se envió a los Guardias Rojos desde Pekín. Antes de partir, proclamaron al sabio como “enemigo a muerte del Pensamiento de Mao Zedong”. Mao, en efecto, odiaba a Confucio, porque el confucionismo sostenía que un gobernante tenía que cuidar de sus súbditos y, en palabras del propio Mao. “Confucio es humanismo … es decir, populocentrismo”.
Jung Chang y Jon Halliday, “Mao, la historia desconocida”.

“Sabido es que fue nuestro Vives el primero en emplear la palabra “cultura” en el sentido actual, haciendo de la labranza campesina metáfora para decir cultura animi, es decir, cultivo del espíritu.”
Ortega y Gasset, “Una interpretación de la historia universal”.

“Los pueblos son juzgados por la historia de acuerdo con su aportación a la cultura de otros pueblos que florecieron contemporáneamente y de acuerdo con su aportación a las culturas surgidas con posterioridad.”
T. S. Eliot, “Notas para la definición de la cultura”.
http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/cultura-y-civilizacion-4452/
 
+++

 

todos los medios transporte fueron utilizados para robar el patrimonio de España

 
Robo de obras de arte por comunistas españoles – republicanos y anárquicos...
Como sé que el tema te interesa, te cuento lo siguiente. Por casualidad, buscando otra cosa, me topé el otro día en internet con una referencia a ciertas ventas de pinturas españolas hechas por un marchante inglés, Thomas Harris, amigo o medio socio de Anthony Blunt, en 1937, en Londres. El negocio debió de tomar bastante volumen porque , al parecer, creó una cosa llamada "Spanish Art Gallery", que no sé si era una galería especializada dentro de sus negocios, o llamó así a su galería general. Sea como sea, a comienzo de los 2000, en relación con el ruido organizado en torno al robo por los nazis en todo Europa de obras de arte y su recuperación, se publicaron algunos artículos (National Post, December 14 2000, Art in America, Feb. 2001, y supongo que hay más) donde explícitamente se indica que el tal Harris, con la asesoría técnica de Blunt, se dedicó a vender en Londres obras de arte robadas en España en la zona "republicana", derivando una parte de los beneficios a los servicios de la NKVD o algo así. Por supuesto, hay pocas dudas de que Harris, que era agente del MI 6 británico, era también compinche de Blunt como espía soviético. Es curioso que en España nadie se haya interesado por el asunto. En el Online Archive of California, que creo que dependen del Getty Museum, se guardan los archivos de los Durlacher Brothers, que fueron importantes marchantes de arte en Londres y Nueva York en los siglos XIX y XX y en ese archivo hay nada menos que 65 documentos relativos a sus tratos con el Sr. Harris, al parecer, con pinturas españolas. Pero lo más increíble viene ahora: en un artículo publicado en 1998 en el boletín trimestral de la Asociación de Bibliotecarios y Archiveros españoles, ANABAD, XLVIII, num. 1, firmado por Ana Isabel Alvarez Casado, se recogen las noticias publicadas en la prensa "republicana" que atribuían esas ventas en Londres a la actuación criminal de los fascistas, etc. ¡Toma del frasco! No me dirás que no es un tema bonito y que daría para una interesante investigación si se pudiera acceder a los archivos de Thomas Harris. 2009-03-18
http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/robo-de-arte-por-los-republicanos-mas-sobre-franco-4603/
 
+++   


 
EN LOS PROPIOS DOCUMENTOS SOVIÉTICOS   
César Vidal recuerda que la responsabilidad de Carrillo en Paracuellos está probada – 2008.XI.

 
El escritor, historiador y director de La Linterna de COPE ha recordado que son los propios agentes de Stalin en España durante la Guerra civil, tanto Dimitrov como Stepanov, quienes señalan a Santiago Carrillo como responsable de la matanza de Paracuellos.
 
(Libertad Digital) César Vidal es autor del ensayo histórico Paracuellos- Katin, Planeta. 2005 que demuestra la responsabilidad de Santiago Carrillo en la matanza perpetrada por los republicanos en Paracuellos del Jarama en la que al menos 5.000 personas fueron brutalmente asesinados de forma sistemática.
Después de que este miércoles el ex dirigente comunista haya negado su responsabilidad durante la presentación del libro Morir en Paracuellos, César Vidal ha comentado a Libertad Digital que Carrillo sabe que miente cuando atribuye los asesinatos a "grupos incontrolados".
Vidal recuerda que Carrillo aparece como responsable directo de las matanzas en la propia documentación soviética. Uno de los hombres enviados por Stalin a España, Dimitrov comenta en un informe que "un joven dirigente comunista se encarga de los fusilamientos en Paracuellos". Stepanov, otro de los agentes soviéticos, elaboró un completísimo informe sobre la Guerra Civil para Stalin en el que también aparece Carrillo como responsable de la matanza. Documentos que se pueden consultar en Paracuellos- Katin.
Carrillo excusó su presencia en la presentación de Morir en Paracuellos, probablemente por temor a incidentes, pero envió una nota al autor Julián Delgado en la que dice que hizo todo lo posible para evitar la matanza que se produjo –según él– cuando "grupos incontrolados" asaltaron un convoy de militares prisioneros.
2008.XI.06
 
+++
 
Hoy, ya iniciado el siglo XXI, las tres plagas son comunismo*, el nazismo, y el islamismo; la insidia mahometana aumenta en crueldad y perfidia.
*nacional socialismo comunista, nazista, islamista.
 
+++

 

Santiago CARRILLO -  noto asesino comunista español -   

 

Decía Winston Churchill, refiriéndose a la diferencia entre él y Stalin: «Yo moriría para que él pudiera hablar, pero él me mataría para impedirme hablar».

 
Así también una parte muy considerable de la izquierda política e intelectual europea en el verano de 1939, cuando después de que se hiciera público el pacto de no agresión entre Hitler y Stalin, encontró razones para justificar la alianza de los soviéticos con quienes parecían sus peores enemigos, es más, con quienes habían establecido la filial del infierno en la tierra.
Digámoslo sin ambages: las palabras pueden ser retorcidas de modo que expliquen cualquier cosa y el partidario de una ideología puede vivir inmune a los desmentidos de la realidad, censurando en el adversario aquello que aprueba en los suyos sin ver en ello doble fondo ni contradicción alguna ni hipocresía de ningún tipo.
 
+++

Mientras el socialismo- marxismo- leninismo, descartó a Dios de raíz en la cultura comunista, el Fhuhrer (Führer) hizo escribir en los cinturones de sus soldados: «Gott mit uns» ‘Dios está con nosotros’. Los totalitarismos intentaron ocupar el lugar de Dios, mientras el nazismo lo enroló en su ejército… afortunadamente Dios les desertó.
 
+++

 
Sin embargo, son pocos –acaso ninguno– los que caen en la cuenta de que ideologías como el socialismo, que tanto en su vertiente nazi como comunista son radicalmente ateas, han generado hítleres y estálines que han asesinado a millones de personas, y en algunos sitios siguen produciendo muertos y privaciones de libertad de escándalo dados los tiempos que corren.
 
Ahora que tantos gobiernos están dispuestos a hacer del crimen del aborto y de la eutanasia una actividad pública prioritaria y permanente, lo más importante es no bajar la guardia ni un milímetro en la defensa de la verdad y de la vida. Los grandes exterminios del siglo XX fueron posibles no sólo por la perversión de gobernantes satánicos, sino también por la omisión de quienes no mantuvieron siempre la cabeza bien alta dispuestos a todo menos a transigir con el horror. Ahora más que nunca no podemos permitir que nadie, absolutamente nadie, en nuestras casas, en nuestras escuelas, en nuestros medios de comunicación, pueda lo más mínimo contemporizar con esta barbarie. Porque si lo permitimos, Dios puede que nos lo perdone, pero la historia venidera no nos lo perdonará. MMVIII
 
+++

 

 

Memoria histórica y Andrés Nin
STANLEY G. PAYNE, Profesor emérito de la Universidad de Wisconsin

EN estos últimos años el concepto de «la memoria histórica» ha generado mucha controversia en España. Sus críticos, como el filósofo Gustavo Bueno, insisten en que ni es memoria ni historia, sino oxímoron o una contradicción en términos. La memoria, como verdadera memoria, es personal y subjetiva, mientras la historia no se basa en la memoria -con mucho demasiado subjetiva- sino en el estudio científico de los documentos y otras fuentes, y tiene que ser impersonal y lo más objetiva posible.
Algo que de verdad puede ser llamado «memoria histórica» o «memoria colectiva» existe, pero es algo bastante diferente de la historia. Consiste en actitudes, conceptos u opiniones acerca de lo pasado, formados de diversas maneras por activistas, políticos, publicistas, artistas y escritores, que tratan de definir o retratar aspectos del pasado. No son «colectivas» en el sentido de ser desarrollado por la mayoría, sino el producto de minorías políticas, sociales o culturales, que de varios modos son aceptados, difundidos o impuestos por estas minorías. Los principales teóricos en el campo de la «memoria colectiva», como Maurice Halbwachs y Pierre Nora, han admitido ya hace mucho tiempo que es más o menos así, pero nos dicen que el estudio de la llamada «memoria colectiva» es importante porque influye en los campos de la política, la sociedad y la cultura, y así llega a formar parte del desarrollo en el porvenir de la historia misma.
Es en este sentido en el que podemos decir que el descubrimiento de restos humanos de la época de la Guerra Civil en Alcalá de Henares, posiblemente los de Andrés Nin, ha llamado la atención otra vez a una de las leyendas más famosas de la Guerra Civil, una leyenda tan ampliamente difundida entre las minorías culturales e intelectuales que forma parte ya de esta mítica memoria colectiva o histórica.


La mayor parte de los hechos del «caso Nin» han quedado bastante claros durante mucho tiempo. Fueron resumidos en el folleto El asesinato de Andreu Nin, escrito por el intelectual poumista Juan Andrade, en 1939, y con algunos detalles diferentes por el ex ministro republicano y ex comunista Jesús Hernández en su libro posterior Yo fui un ministro de Stalin (1950). El folleto de Andrade nunca fue publicado en España y no salió en Francia hasta que estuvo incluído en el libro de René Lefebre, Espagne: Les fossoyeurs de la révolution sociale (1975). El asunto quedó allí hasta las investigaciones llevadas a cabo en la Rusia pos-comunista por María Dolors Genovés por su documental sobre el caso, Operación Nikolai (nombre de código soviético para la operación de la supresión del POUM) que fue presentado en Barcelona en 1992.
De los líderes y militantes del POUM detenidos en Barcelona el 16 de junio de 1937 y en días posteriores, Nin, el secretario político del partido, fue con mucho el más importante y el más odiado por Stalin. Fue el único de los líderes principales que fue ejecutado -mejor dicho asesinado que ejecutado- y algunos de los detalles más significantes de esta detención, presunta tortura y asesinato por los agentes del NKVD soviético nos son todavía desconocidos.
Para la extrema izquierda revolucionaria y también para otros críticos del gobierno de Juan Negrín ha sido siempre como uno de los casos más importantes de la guerra, normalmente considerado emblemático por tres hechos fundamentales: la supresión de la revolución de la extrema izquierda, el poder de los soviéticos en España y la negación de la democracia o derechos civiles bajo Negrín. Son todas cuestiones básicas que no podemos abordar aquí. Para la extrema izquierda revolucionaria española y sus simpatizantes en varios países, Nin ha quedado como el mítico mártir y héroe de la revolución española y de su represión, supuestamente por Stalin. No hay duda de que Nin puede ser considerado un mártir de su causa, y también una especie de héroe político en un sentido puramente subjetivo y sectario, pero el verdadero alcance o significado de esto es bastante diferente de la leyenda.


¿Quién fue Andrés Nin? Fue ante todo un intelectual y revolucionario catalán, que militó sucesivamente en el catalanismo extremista, la CNT, la Comintern y el PCE, la Izquierda Comunista trotskista y finalmente en el célebre POUM. El Partido Obrero de Unificación Marxista fue formado en Barcelona en 1935 por la fusión del Bloque Obrero y Campesino (leninista) y la Izquierda Comunista (trotskista). Una vez que el líder principal, Joaquín Maurín, se encontró atrapado en la Zona Nacional, Nin se destacó como la portavoz y jefe del POUM. El nuevo partido había abandonado el trotskismo, pero se presentó como el único verdadero partido comunista español, leninista y ultra-revolucionario, opuesto al stalinismo del PCE. Los comunistas siempre lo tildaron de «trotskista», aunque técnicamente no lo era, y Stalin se fijó en eliminarlo como el competidor más peligroso para el comunismo ortodoxo.
El POUM era un partido muy pequeño y, aunque tenía el apoyo de un sector obrero muy reducido, no era partido de masas. En la práctica estaba de acuerdo con el ala más extremista de la CNT-FAI en dar la máxima prioridad a una revolución violenta y total, colocando la guerra civil en un segundo lugar. Como algunos cenetistas, los poumistas insistían en que la revolución de por sí traería la victoria en la guerra, puesto que engendraría el entusiasmo arrollador de las masas.


Tal prioridad rápidamente entraba en conflicto no meramente con los comunistas, sino con la mayor parte de las otras fuerzas republicanas. Con la formación del gobierno de Negrín en mayo de 1937 se empezó a crear un cierto acuerdo entre los republicanos de izquierda, muchos de los socialistas y hasta con los líderes de la CNT de que sería necesario encauzar la revolución para ganar la guerra. El POUM rechazó esto totalmente y se empecinó en la línea ultrarrevolucionaria. Por eso existía un cierto consentimiento indirecto, en algunos casos de mala conciencia, de los otros grupos republicanos en la supresión del partido por la policía republicana y los soviéticos. La República de esos años, después de todo, no fue ninguna democracia sino un régimen revolucionario semi-pluralista librando una guerra civil desesperada.
Si Nin fue mártir y héroe de la extrema izquierda revolucionaria, no lo fue de la democracia. El objetivo del POUM era la creación de un sistema revolucionario totalitario inspirado por la primera Unión Soviética de Lenin. Stalin meramente «perfeccionó» el sistema leninista, que ya empezó como terrorista y totalitario. Eso es lo que el POUM buscaba para España, y durante el primer año de la guerra participó en toda clase de actos violentos, vandálicos y asesinos. Los soviéticos trataron a Nin más o menos del mismo modo que los poumistas ya habían tratado a miles de españoles y pensaron tratar a todo el país, si milagrosamente se hubieran apoderado del gobierno de España. Esta fue la triste realidad de la Guerra Civil, y, más allá de las criminales circunstancias de su muerte, eso es la verdadera «memoria» que la historia nos enseña sobre el caso y la carrera política de Andrés Nin. ‘ABC’ Esp. 2008-03-23
-.-

Andrés Nin fue el máximo dirigente del Partido Obrero de Unificación Marxista, el POUM, según los amigos de las siglas, un partido comunista trotskista, opuesto a veces y otras bien aliado del PCE, el partido marxista-leninista oficial, la sucursal de la Unión Soviética. Y tal como lo dice ABC -el jefe del POUM fue asesinado sin más aclaraciones-, cualquiera podría pensar que le mataron los nacionales. Pues no. Permítase aclarar, pues el periódico no lo hace, que a Andrés Nin le secuestraron los comunistas del PCE y de él nunca más se supo. Se supone, o se sabe, que le mataron y le tiraron a cualquier fosa común, como ésta que ha aparecido recientemente. Así actuaron las hordas marxistas ayer, hoy certifican sus fosas con restos humanos en Alcalá de Henares  (†22 de junio 1937?). También tales hordas fueron las que profanaron templos, asesinaron a religiosos, cometieron atrocidades-vilezas con cadáveres humanos en 1931. Esp. 2008.III.
 
+++
 
Cien millones de muertes atribuidas directamente a los regímenes comunistas de todo el mundo, en 90 años de existencia, no han sido suficientes para que los partidos comunistas hayan dejado de existir en las democracias modernas.- 2007
 
+++

 

 
¿Por qué repetimos y recomendamos algunos libros? - No responde esta habitual insistencia a ningún imperativo ni legal, ni moral, ni de compromiso alguno. El único compromiso es el del servicio a la conformación de una cultura católica que hoy es más necesaria que nunca.
1º ‘La expulsión de Cristo’, publicado por Cristiandad. ¿Por qué el marxismo y el nazismo eran anticristianos? ¿Se puede suprimir la necesidad de lo sagrado? ¿Qué deben hacer los creyentes ante las amenazas del Tercer Milenio? ¿Se puede expulsar a Cristo de la mente de los cristianos y del escenario de la Historia? A estas y otras preguntas responde Rosa Alberoni, profesora de Sociología General, periodista y ensayista, en este libro, La expulsión de Cristo, publicado por Cristiandad. Es un ensayo riguroso que se inserta plenamente en el debate actual sobre el relativismo y una lección de Filosofía de la Historia y de la Religión. Ignacio Sánchez Cámara, en un precioso prólogo, constata que «se trata, más que de un texto filosófico, de un persuasivo escrito de combate. La única verdadera revolución, incruenta y derivada de un lento y pacífico reformismo, es la que procede del Evangelio, aunque no hayan sido siempre los cristianos los únicos protagonistas. Incluso quienes actuaban sin el apoyo de la fe lo hacían desde unas convicciones ininteligibles e imposibles sin la raíz cristiana. El ateísmo es una traición a la cultura europea, evidencia el intento de expulsar a Cristo de las raíces de Europa». 2008


 
P: Ian Gibson señaló que en su obra, interesantísima me permito añadir yo, Paracuellos-Katyn usted cita un llamamiento en el diario La Voz del 3 de noviembre de 1936, al asesinato de los "fascistas camuflados en la retaguardia" que no existe en tal periódico. ¿Es cierto dicho error? ¿Tiene un carácter exclusivamente tipográfico o es un error al citar la fuente?
 
R: Gibson simplemente no ha dado con la fuente. Es curioso porque tampoco comenta en su reedición las fuentes soviéticas que yo cito en las que se atribuye a Carrillo la responsabilidad de las matanzas o los intentos soviéticos de asesinar al comisario de la Cruz Roja que llevaba informes a la Sociedad de Naciones sobre Paracuellos u otras fuentes. Qué curioso, ¿no le parece?
 
P: Ayer se publicó en El Mundo una esquela impresionante de la matanza de 276 menores de edad en Aravaca, Paracuellos y Torrejón en 1936, bajo la responsabilidad de Santiago Carrillo, consejero de Orden Público. Pero dijo don Amando de Miguel que usted publicó una lista aún más completa. ¿Cómo se atreve Carrillo a dar lecciones de ética ahora?
 
R: Es que la de ayer eran sólo los menores de edad. Lo de Carrillo es una clara muestra de la ideología comunista.
Este diálogo con el Dr. César Vidal tuvo lugar entre las 17.00 y las 18.00hs. del martes 05 de diciembre 2006.
 
+++
 
Sí, pero Japón fue vencido por los Estados Unidos, contaba con una minoría cristiana nada desdeñable y además McArthur tenía claro la importancia que la Biblia podía tener para su desarrollo democrático. En el caso de Israel, la herencia era en buena medida común: un sistema copiado del británico y una escala de valores surgida de la Biblia. Subieron ya muy avanzada la Historia al carro del legado cristiano.
Dr.César VIDAL, historiador, filósofo, teólogo, escritor. MMV.XI.XV. [LD.ESP.].
 
+++
 
Aunque soy consciente de la complejidad, ¿puede decirme alguna cifra mínima del número de muertos que supuso el Islam hasta ahora? ¿Y el cristianismo?
 
Tendría que hacer un cálculo obviamente pero hay consideraciones más fáciles de hacer. Por ejemplo, la desaparición total de culturas avanzadas en Oriente medio, Asia Menor y África del norte por la acción del islam. Hubo una época –antes del islam, claro– en que existía el mismo nivel cultural a uno y otro lado del Mediterráneo. El atraso se lo debemos al islam.
Dr.César VIDAL, historiador, filósofo, teólogo, escritor. MMV.XI.XV. [LD.ESP.].
 
+++
 
¿A quien correspondería históricamente las tierras de Palestina e Israel y desde cuándo?
 
El problema no es de fácil solución. La presencia judía tiene 3.500 años si bien no siempre gobernando. La llegada del islam es muy posterior y con distintos gobernantes: árabes, turcos, etc. La solución de la ONU de 1948 no era mala, pero para los árabes resultaba intolerable.
Dr.César VIDAL, historiador, filósofo, teólogo, escritor. MMV.XI.XV. [LD.ESP.].
 
+++
 
¿Quién defendió realmente a los pobres: Madre Teresa de Calcuta que durante más de medio siglo les ofreció silenciosamente ‘amor, paz y alegría’, o el señorito don Santiago CARRILLO que aplaudió el asesinato de millares de inocentes y hasta ordenó inefables crímenes? MMVI
 
+++
 
Sólo Dios nos mostrará la realidad: los sistemas sin Dios fracasaron
 
"Sólo quien reconoce a Dios, conoce la realidad y puede responder a ella de modo adecuado y realmente humano. La verdad de esta tesis resulta evidente ante el fracaso de todos los sistemas que ponen a Dios entre paréntesis".

+++


 
Genocidio armenio en los albores del sc. XX, máquina de muerte ‘comunista soviética archipiélago GULAG’, programación nacional-socialista nazista Auschwitz, y stalinismo con el «gran hambre» ucraniana.  En China la depuración y laogais con millones y millones de muertes; sin olvidar el holocausto del régimen comunista de Camboya contra su propio pueblo y etnia (dos millones de asesinados). El holocausto armenio (millón y medio de cristianos exterminados), es único y ‘éticamente’ no comparable, como son todos los otros holocaustos que, con técnicas mejoradas u ocultas, sembraron muerte durante el siglo XX. El siglo XXI se inicia con otro holocausto refinado y fatal en toda su dimensión: islamo-fascismo contra los cristianos y negros en el sur del Sudán.  
"Obligaremos al hombre a ser feliz", gritaban los bolcheviques después de la Revolución de octubre. "Obligaremos al hombre a ser justo", parecen repetir hoy el socialismo. “Obligaremos al hombre a ser mahometano”, imponen los islamistas.


Como cristianos, defendamos en justicia a cada hombre como persona culta y moral, siendo dueña de sus actos; no dejemos de denunciar la falta de respeto a la persona humana desde su concepción y, tanto menos, entrar en el relativismo de que todos pecamos de comunistas o nazis.
Precisamente, porque todos seremos llamados a responder por la sangre de nuestro hermano, debemos ser levadura, luz y voz. No nos cerremos en un nihilismo estéril  y paralizador. Proclamemos la Buena Nueva con ejemplos y coherencias cotidianos.
¿Es que podemos recuperar nuestro compromiso con la razón y así ayudar a los hombres de buena voluntad? Esta es una de las grandes preguntas a respondernos.
Un faro ilumina al mundo cuando Cristo dice: “El que oye a vosotros oye a mí; el que os rechaza a vosotros, rechaza a mí; y el que me rechaza, rechaza a Aquel que me envió”. LUCAS 10-13,16. Nos recuerda nuestro admirable Pontífice: «El destino del ser humano sin su referencia a Dios no puede ser sino la desolación de la angustia que conduce a la desesperación». Benedicto PP. XVI. 2006.
 
+++

 
Matar a Dios y al hombre
Cien millones de muertes atribuidas directamente a los regímenes comunistas de todo el mundo, en 90 años de existencia, no han sido suficientes para que los partidos comunistas hayan dejado de existir en las democracias modernas, ni para que la izquierda en su conjunto realice un ejercicio de autocrítica acerca de un elemento que la ha caracterizado siempre: la persecución a la Iglesia
 
Tras la caída del comunismo en la antigua Unión Soviética, se constituyó una Comisión para la rehabilitación de las víctimas de la represión política. Su Presidente, Vladimir Paulovich Naumov, afirmó en 1996: «Ningún estamento como la Iglesia sufrió tanto durante el comunismo. Medio millón de sacerdotes fueron perseguidos, deportados o encerrados en campos de concentración. 200.000 fueron exterminados, por orden de Stalin».

Recientemente, la Facultad de Teología San Dámaso, de Madrid, acogió una conferencia de Adriano Dell´Asta, profesor de Lengua y Literatura rusas en la Universidad Católica del Sacro Cuore, de Milán, titulada Los cristianos en Rusia durante la Revolución. Colaborador de la revista Rusia Cristiana, la actual La Nuova Europa, el profesor Dell´Asta afirmó que «la Iglesia constituía el peor enemigo del poder soviético, porque era el último baluarte de conciencia del pueblo. En la ideología soviética, la realidad fue sustituida por la interpretación de la realidad. El comunismo adolece de una total irresponsabilidad con respecto a lo real. Por eso, la Iglesia fue su enemigo fundamental. El Partido Comunista desencadenó enseguida la lucha contra la Iglesia. No ataca su supuesta ideología religiosa, sino su realidad concreta como institución».


Nikita Struve, primer editor de Archipiélago Gulag, del Premio Nobel Alexander Solzhenitsyn, ha contado a Avvenire : «Si no era conforme a las directrices del Partido, la verdad era sistemáticamente negada. El soviético fue un régimen cuyo objetivo principal era asesinar a Dios. Y ello significa asesinar a los hombres: ninguna ideología ha matado a tantas personas como el comunismo -se calcula que cien millones de personas en todo el planeta, mucho más que Hitler-. Asesinar a Dios: éste fue el sentido del régimen soviético. Y matar a los hombres, no sólo en su cuerpo, sino también en su interior, en el alma».
Fue precisamente Solzhenitsyn uno de los millones de testigos de esta persecución contra los cristianos, cautivo durante años en uno de los campos de trabajo que Stalin construyó para los disidentes soviéticos. El profesor Dell´Asta citó en su conferencia al autor de Archipiélago Gulag : «Los cristianos fueron los únicos que no aceptaron la filosofía del Lager (campo). Morían, sí, pero no se corrompían. Eran   mudos, los más mudos de todos. Su símbolo era el pez, igual que los cristianos antiguos. Preferían la cárcel antes que renegar de su fe».
Y afirma el profesor Dell´Asta: «¿Cómo fue posible vencer esta tragedia? Fue la experiencia de la realidad y de su irreductibilidad, más fuerte que toda reducción ideológica. Si se hubiera opuesto al poder una ideología más inteligente y completa, que incluso dejase espacio a lo espiritual y a Dios, que combinase fuerza, inteligencia y poder, habría sido derrotada, porque el ideólogo te vence desde el momento en que le concedes que lo que cuenta es la fuerza de las ideas, más que la de la realidad».
Alexander Solzhenitsyn recuerda su experiencia en el gulag, para afirmar que esta realidad es el alma : «En nuestra vida cotidiana, donde no había espacio para el misterio, de improviso algo dentro decía: Estoy aquí, no me olvides. Al final, al discurso de la ideología, los cristianos responden con su fe, que no es otro discurso, una doctrina o una moral, sino la experiencia de un encuentro con Dios hecho carne».
Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo – 2007..X.08
 
+++

Humilde y reconciliadora actitud
El que ama con Cristo ve al hombre, al otro joven, de un modo radicalmente nuevo, que el mundo no conoce, ni enseña, ni es capaz de vivenciar ni de comunicar. Se dice, y se pretende mostrar, con un acercamiento superficial y supuestamente neutral y objetivo al fenómeno de las religiones, que la fe en Dios y que el amor a Dios genera violencia. Lo que es verdad y ha sido verdad a lo largo de toda la Historia, muy especialmente la del siglo XX, es todo lo contrario: el amor a Dios, presentado, encarnado y entregado en Jesucristo, lo que produce es amor misericordioso, ofrecido en total gratuidad al hombre. ¡Produce mártires! No es extraño, por tanto, que los detentadores del poder humano pretendan, y traten por todos los medios, de hacer comprender a las jóvenes generaciones lo contrario. ¿Es posible que nos hayamos olvidado tan pronto de las más horrendas tragedias de la Humanidad, las del siglo pasado, con sus dos Guerras Mundiales y con dos regímenes políticos que, negando explícita y militantemente a Dios, despreciaron al hombre y lo humillaron hasta los extremos más inconcebibles del genocidio y de su eliminación por millones? Al que no era de su raza , se le calificaba de Untermensch -de infrahombre-, indigno de vivir; y, al que no pertenecía a su clase, se le declaraba enemigo del pueblo y destinado al gulag y al exterminio. Y ciertamente los actuales fanatismos religiosos no se curarán negando la verdad y el amor de Dios, a través de fórmulas criptorreligiosas de un laicismo radical y autosuficiente, sino buscándola y encarnándola lo más auténticamente posible. ...[…]… 2007-IX.
+Antonio Mª Rouco Varela – Esp.
 
+++
 
La explicación del enfado de Carrillo: 75 de los 498 beatificados el domingo están enterrados en Paracuellos
El comunista critica a la jerarquía de la Iglesia por “parecerse a los obispos y cardenales de la guerra civil”.
El pasado viernes Santiago Carrillo meó fuera del tiesto. Anormal en un comunista ‘aggiornado’ que ha llegado hasta a aceptar la Monarquía. Dijo enfurecido que la actual jerarquía de la Iglesia católica le recordaba a los obispos y cardenales de la guerra civil española. ¿Quizás por eso les fusilaron, don Santiago?
La razón de su nerviosismo es bien sencilla: de los 498 mártires que serán beatificados por el Papa Benedicto XVI, aproximadamente 75 están enterrados en Paracuellos del Jarama, ese pueblo cercano a Madrid por la NII del que D. Santiago prefiere no acordarse. Y es que según el relato del diplomático noruego Felix Schlayer (Ed. Altera), que presenció los horrores del Madrid republicano el entonces Delegado de Orden Público no queda bien parado. ¿No sería mejor D. Santiago que se reconciliara consigo mismo y con sus víctimas antes que arremeter inútilmente contra la Iglesia? 2007-10-23
 
+++

CARTA A SANTIAGO CARRILLO
 

Sr. "Don Santiago Carrillo Solares"
Creo que me conocerás. Yo sí te recuerdo mucho. Hoy soy vecino de Aranjuez, tengo 85 años. En el año 1.936 fui enterrador del cementerio de Paracuellos del Jarama. También estuve en la checa de la ESCUADRILLA DEL AMANECER, de la calle del Marqués de Cubas nº 17 de Madrid, donde presencié los más horribles martirios y crímenes.

También estuve en el Cuartel de la Guardia de Asalto de la calle Pontones, en la Puerta del Sol, donde tú, Santiago Carrillo, mandabas realizar toda clase de martirios y ejecuciones en las checas de tu mando. Yo soy Pionero, al que llamaban "EL ESTUDIANTE", que llevaba la correspondencia a las diferentes checas a cambio de la comida que me dabas...¿Me conoces ahora, Santiago Carrillo?

¿Te acuerdas cuando tú, Santiago Carrillo, acompañado de la Miliciana SAGRARIO RAMÍREZ y de SANTIAGO ESCALONA y RAMIRO ROIG alias "EL PANCHO", en la era de Fuencarral, Kilómetro 5, el día 24 de agosto de 1.936 a las 7 de la mañana, asesinasteis al Duque de Veragua y tú, Santiago Carrillo, mandaste que le quitaran el anillo de oro y piedras preciosas que llevaba? ¿Recuerdas que no se lo podías quitar y tú, Santiago Carrillo, ordenaste que le cortaran el dedo?

¿Te acuerdas, Santiago Carrillo, la noche que llegaste a la checa del Fomento, en el coche Ford, matrícula de Madrid 984, conducido por el comunista JUAN IZACU y los chequistas MANUEL DOMÍNGUEZ alias "EL VALIENTE" y el Guardia de Asalto JOSÉ BARTOLOMÉS y en el sótano mandaste quemar los pechos de la monja Sor Felisa del Convento de las Maravillas de la calle Bravo Murillo, y así lo hizo "EL VALIENTE" con un cigarro puro? Esto sucedió el 29 de agosto de 1.936 a las 3 de la madrugada... ¿Me recuerdas ahora, Santiago Carrillo?

Con 24 años que tenías, ¡cuántos asesinatos cometiste...! ¡Cuánta sangre tienes derramada en España...! No quiero molestarte más, Santiago Carrillo, CRIMINAL.

Se despide de ti el enterrador de Paracuellos del Jarama, alias "EL ESTUDIANTE", que presenció los martirios y asesinatos que tú, Santiago Carrillo, mandaste que se realizaran en España.
-.-.-.-.-.
Agradecemos este aporte a don Alejo FERNÁNDEZ PÉREZ., Mérida-ESPAÑA
2005-XI-03

Santiago CARRILLO, criminal que se jactaba de las matanzas" y comunista que rechaza pedir perdón, haciendo gala de amistad con los peores genocidas del siglo XX: Stalin, Pol Pot, CEAUSESCU, fue honorado como ‘Doctor Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Madrid’ jueves 20 de Octubre 2005; con el aplauso del Sr. Zapatero, presidente del gobierno de España y muy probablemente masón. 2005-11-03

+++

P.¿Podría recomendarme algún libro en castellano en el que se explique de forma clara que fue Lenin quien propugno el gulag, los fusilamientos en masa, la cheká o el uso del gas para matar en masa civiles?   
La ocasión perdida, ediciones Península. 2006

+++


 
EL COMUNISMO QUE AMA Y PREGONA SANTIAGO CARRILLO ´el zorro´
Albania, en 1944, con la llegada del comunismo, tenía unos doscientos sacerdotes. Más de 70 fueron encarcelados. Ocho perdieron la vida bajo la tortura y otros dos como consecuencia de los suplicios. Cuatro fueron asesinados sin proceso y 19 murieron en campos de concentración.
Monseñor Simoni, que también es escritor, es uno de los pocos supervivientes en vida: «Me encerraron durante doce años en el campo de Spac, una prisión que podría compararse al campo nazi de Mauthausen. Se encontraba cerca de una zona minera, en la que los detenidos eran sometidos a un trabajo incesante y peligroso. De hecho, muchos murieron».
Como en la prisión no podía escribir, Simoni solía memorizar largos pasajes de sus obras que recitaba después a los demás detenidos.
En la memoria del obispo albanés han quedado impresas las torturas: «Los prisioneros eran sometidos a descargas eléctricas, tenían que caminar descalzos sobre placas metálicas incandescentes…».
«Les llenaban la boca de sal o les obligaban a tragar medicamentos dañinos para el sistema nervioso. Recuerdo que el sacerdote jesuita Gjon Karma fue enterrado vivo en un ataúd. El franciscano Frano Kiri estuvo atado a un cadáver durante varios días hasta que comenzaron a salir los líquidos del muerto. Otros fueron ahorcados, decapitados o ahogados en lodazales».
«Con la ayuda de Dios sólo tratamos de ser fieles a Cristo, a la Iglesia y a nuestra misión sacerdotal», explica con sencillez.
«Mi germana Cecilia --que estaba a su lado, explica-- nos ayudó cuando estábamos en la prisión --los dos hermanos sacerdotes fueron encarcelados--: supo vivir heroicamente su fe también en aquellos años oscuros».
«Hoy presentamos al Papa, en el corazón, a tantos hermanos que fueron masacrados, a tantas religiosas a tantos laicos que fueron perseguidos y que no renegaron de la Cruz».
Monseñor Simoni fue ordenado obispo por Juan Pablo II el 25 de abril de 1993, con motivo de su peregrinación a Albania tras la recuperación de la libertad religiosa, que tuvo lugar el 4 de noviembre de 1990. [22.IX.2005]

+++

P.¿Cuáles son los tres mejores clásicos de la literatura mundial?
 
No es fácil reducirlo a tres. Por supuesto, Cervantes, Shakespeare y Homero están en la lista, pero no me atrevería a omitir la Biblia como obra de conjunto o a Dante.
 
 
P.¿Por qué se empeñan en igualar Islam y Cristiandad, y Cristo y Mahoma, diciendo que el problema son los "radicales"? ¿Por qué no se desvela de una vez que el Corán promueve el asesinato y que Mahoma era un asesino, saqueador?
 
La verdad es que resulta imposible comparar a alguien que murió en la cruz perdonando a sus enemigos con alguien que impuso el islam con la espada y que además exterminó, por ejemplo, a tribus judías, pero no hay peor ciego que el que no quiere ver. Del 24 de enero 2006 con César Vidal –L-D-Esp.
 
+++

 

 

Doctorado en genocidio
 
«Aunque goza de impunidad por la amnistía general concedida en 15 de octubre de 1977, los asesinatos de 1936 son hechos que le acompañarán de por vida como la sombra al cuerpo. Por muchas togas que le pongan encima».
Aurelio Alonso Cortés
 
El 20 de octubre de 2005 pasará a la historia universitaria por un hecho singular: la investidura como Doctor “Honoris Causa” de Santiago Carrillo. El académico atentado se ha perpetrado por la Universidad Autónoma de Madrid en su Campus de Cantoblanco, siendo rector Ángel Gabilondo hermano del locutor de la SER del grupo mediático fácilmente reconocible. Un melodrama del que se han representado, por ahora, dos actos. Y es que en esta clase de obra no siempre teatral “... se exageran toscamente –según el diccionario– los aspectos sentimentales y patéticos y se suele acentuar la división de los personajes en moralmente buenos y malvados para satisfacer la sensiblería vulgar”. Aquí “el bueno” es Don Santiago como le llaman algunos pelotas que disimulan así sus vicisitudes preconstitucionales.
 
El primer acto del melodrama se celebró a mediados de marzo, la misma noche en que la ministra de Fomento retiró la estatua ecuestre de Franco y se entronizó –metafóricamente– en su lugar a Carrillo y su ideario. El homenaje se le dispensó con nocturnidad, de modo discreto que no secreto, y al refugio de una hamburguesería como corresponde a los antecedentes de matarife del actor. Pese a la cuasi clandestinidad, provocó mares de tinta impresa.
 
Ahora, en el segundo acto, se le eleva al máximo rango de honor académico que puede recibir un maestro, razón para eximirle de probar méritos en los cursos de doctorado. Ello en ceremonia pública y diurna ante el claustro y alumnos de una Universidad de la capital de España. Un artículo de Alfonso Ussia lo desvela y se pregunta si “es posible que haber inducido al asesinato de 8.000 inocentes sea hoy en día una razón o causa de honor”.
 
Extraña entrada la de Carrillo en el Aula Magna, vestido de birrete y toga –roja por supuesto–, entonando el ritual canto del “Veni creator spiritus” para atraer la protección del Divino hacedor de toda criatura incluidas, es un suponer, aquellas 8.000 liquidadas en Paracuellos de las que más de 200 eran menores de edad hijos de militares.
 
Los historiadores dan como probada la responsabilidad de Carrillo como Consejero de Orden Público de la Junta de Defensa de Madrid a fines de 1936. Los sangrientos detalles pueden consultarse en la voz “Paracuellos” del buscador Google.
 
¿Qué pretende tamaña barbaridad académica? ¿A quién aprovecha? Es preocupante que una Universidad que se precie presente a Carrillo como ejemplo a seguir. Su investidura contribuye a romper el pacto de no agresión entre los dos bandos de 1936 que es la esencia de la Transición política. Todos tenemos difuntos de aquella confrontación nacional pero con la Constitución de 1978 acordamos no sacarlos más a la luz. Gracias a la paz constitucional y al espíritu de reconciliación el de Paracuellos se pasea sin necesidad de pelucas, y puede cruzarse con los familiares de las victimas sin que le agredan. Aunque goza de impunidad por la amnistía general concedida en 15 de octubre de 1977, los asesinatos de 1936 son hechos que le acompañarán de por vida como la sombra al cuerpo. Por muchas togas que le pongan encima.
 
Hoy serían calificados como “genocidio” por el vigente Código Penal de la democracia. Un delito que no prescribe por el transcurso del tiempo, y que es perseguible dondequiera que se hubiere cometido, por cualquier juez de no importa que lugar. Bien lo sabía Fidel Castro al no acudir a la reciente cumbre de Salamanca, para evitar que le trincara un juez español con base en una sentencia dictada a fines de septiembre por el Tribunal Constitucional.
 
La investidura llega en el peor momento. Día a día se acrecienta hasta el arrebato la irritación ciudadana a medida que lee el Estatut que desintegra España, llamado por algo “Estatuto Zapatero”. Como muestra, el Ministro Bono y Maragall no se cortaron ante el Rey y el Presidente de Portugal, interpelándose a gritos sobre el concepto “nación” el domingo en la embajada de este país en Madrid. ¿Pensaría Zapatero en el doctor Carrillo cuando, según supimos ayer, presumía de “utópico” y “rojo” en Marie Claire? No sé si sentirlo por esta revista del corazón, de escasos lectores más bien conservadores, que le dio cancha en páginas de pantys y barras de labios, o lamentarlo por los votantes socialistas. Presiento que a la mayoría –aunque sean “utópicos” al dejarles sin ideología la boyante economía– no les gusta pasar por “rojos” ni posiblemente vestirse de dicho color. 21- X – 2005 – L.D. Esp.
 
+++

 

 
Pero decir que «la libertad es lo que nos hace verdaderos», mire usted, al margen del cuento, depende. Porque la libertad puede hacernos responsables de quemar un bosque de millares de hectáreas con vida humanas dentro. La libertad puede hacernos verdaderos si somos verdaderos, si partimos de la verdad o al menos si estamos abiertos a la verdad, porque si no, la libertad nos hace más falsos que Judas, nos hace verdaderos mentirosos, verdaderos cínicos, verdaderos irresponsables, verdaderos criminales, verdaderos estúpidos, verdaderos soberbios, y otras muchas cosas, que el cuento sería interminable.
 
Moraleja, que para esto hemos estado contando cuentos –mentiras, según algunos-: para ser libres, para vivir la libertad y crecer en ella, hay que partir de la verdad, hay que estar informado sobre unas cuantas verdades, hay que conocer, mediante la experiencia propia o ajena, las consecuencias más relevantes de nuestros actos. Porque si no, al primer acto de libertad se seguirá la frustración de la libertad, la abolición del hombre, o comoquiera decirse. O sea, que diga lo que diga el genio del cuento, la verdad es que la verdad nos hará libres y no al revés. La información sobre la verdad es imprescindible - condición sine qua non - para la libertad de las personas y para la libertad de los pueblos.
 
+++
 
«Oídme todos y entended. Nada hay fuera del hombre que, entrando en él, pueda contaminarle; sino lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre. [...] Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen las intenciones malas: fornicaciones, robos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades, fraude, libertinaje, envidia, injuria, insolencia, insensatez. Todas estas perversidades salen de dentro y contaminan al hombre». Evangelio según S. Marcos7, 1-8. 14-15. 21-23
 
+++
 
Ya lo dijo G. K. Chesterton: «El que deja de creer en Dios acaba creyendo en cualquier cosa». Extrapolando, algo similar ocurre en nuestra sociedad: ha dejado de creer en Dios para seguir a pies juntillas las tonterías que se le pasen por la cabeza a magos, quiromantes, brujas, adivinos y personajes de similar pelaje.
   Menos mal que Dios no se cansa de nosotros. Aunque dejes de creer en Él, Él nunca dejará de creer en ti.
 
+++

 

 

Memorias de Carrillo
A sus 91 años Santiago Carrillo presenta estos días sus memorias revisadas, reeditadas por Planeta, en las que demuestra su excepcional memoria, aunque distinta a la de hace tres décadas, durante la transición y los primeros años de la democracia.
Dice que la actual derecha democrática se parece a las derechas radicales de 1936 y que algunos obispos le recuerdan a los que apoyaron al bando franquista en la guerra civil.
Ha olvidado sus alabanzas a los franquistas que aceptaron la democracia tras la muerte del dictador, y al catolicismo posconciliar que ya había tenido un papa poco simpatizante con Franco, Pablo VI. De lo ultramontano, el único superviviente notable es el clero nacionalista vasco.
El problema la memoria carrillista es que extrapola al presente lo peor del pasado de sus rivales, y olvida lo más detestable del suyo propio.
Podría evocar su actuación en las matanzas de quizás 5.000 personas en Paracuellos, Madrid, en noviembre de 1936, cuando él era responsable de mantener con vida a aquellos prisioneros supuestamente favorables al levantamiento militar. Ante documentos recientemente aparecidos que lo responsabilizan, sus justificaciones son poco creíbles.
Debería recordar, además, sus purgas dentro del Partido Comunista, su dependencia del gran asesino José Stalin, y su íntima amistad con el dictador rumano Nicolae Ceaucescu, culpable, como se ha denunciado estos días en Rumanía, de la muerte de entre uno y dos millones de personas: entre cinco y diez veces más sanguinario que Franco.
Hoy no es ayer, y el Carrillo de hoy no es el de 1936 ni el de 1975. Tampoco la derecha o los obispos son como entonces.
La extrapolación para manipular la historia sólo genera un odio que no debería caber en esta España que tiene poco que ver con la del pasado.
2006-12-28
 
+++

Del genocidio nazista al maoísta-comunista.
Mao: ‘tan ensalzado por Carrillo’.


 
Mao. Vida de un emperador despiadado

 
Tres décadas lleva ya China navegando sin el «Gran Timonel». A la vista de su espectacular crecimiento, no le ha ido mal desde que, el 9 de septiembre de 1976, el padre de la patria, el revolucionario comunista Mao Zedong, falleciera a los 82 años en su residencia de Zhongnanhai, cerca de la Ciudad Prohibida de Pekín.
Durante los últimos seis siglos, en este complejo de palacios próximo a la plaza de Tiananmen habían residido los emperadores de la antigua sociedad feudal contra la que luchaba Mao. Al igual que ellos, el «Bienamado Presidente» moría recluido y alejado del pueblo, como un monarca de antaño o un pequeño dios.
Toda una paradoja del destino para este hijo de campesinos que, nacido en Shaoshan, en la humilde provincia de Hunan, se convirtió en el hombre más poderoso de China, una nación orgullosa de sus 6.000 años de Historia que entonces se encontraba en decadencia. A lo largo de los tres últimos siglos, y en especial desde la Primera Guerra del Opio (1840), el coloso oriental venía sufriendo la humillante ocupación de las potencias coloniales, que expoliaban el dividido país, conquistaban ciudades como Hong Kong y Macao e incluso colocaban en los parques de la «concesión francesa» de Shangai carteles prohibiendo la entrada a «perros y chinos».
Mao se unió entonces, como millones de jóvenes, a la revolución nacionalista que, liderada por el doctor Sun Yatsen, derrocó la dinastía Qing e impuso la Primera República. Tras acabar sus estudios como maestro, abrazó el marxismo mientras trabajaba en la Biblioteca de la Universidad de Pekín y fue uno de los fundadores del Partido Comunista de China el 23 de julio de 1921 en Shangai.
Pero su ascenso político no llegó hasta que, tras una década dirigiendo las «guerrillas» de Hunan y Jiangxi, encabezó la «Larga Marcha» (1934). Acosadas por el Ejército del Generalísimo Chiang Kai-shek, las tropas rebeldes acantonadas en el sur emprendieron una retirada hasta la base de Yan´an, situada a casi 10.000 kilómetros. Esta epopeya sólo la culminaron 8.000 de los 90.000 hombres que la habían iniciado, ya que el resto murió en el camino por la dureza del viaje o luchando contra el enemigo.
Fue un inmenso sacrificio en vidas que cimentó el prestigio de Mao y difundió el socialismo, lo que a su vez contribuyó a que los campesinos se unieran a él para luchar contra el invasor japonés y, después, contra el Gobierno del Koumintang de Chiang Kai-shek.
Tras vencer a ambos, Mao instauró un nuevo Estado el 1 de octubre de 1949, cuando, ante una multitud enfervorizada, declaró en la plaza de Tiananmen: «¡Se ha establecido la República Popular China! ¡Se ha puesto en pie el pueblo chino!»
El coloso oriental se puso en pie. Mao acabó con tres siglos de oprobio, restauró el orgullo nacional, repartió tierras entre los campesinos, impuso una educación y sanidad públicas que mejoraron el nivel de vida, generó empleo al estatalizar las empresas, se libró de la dependencia de la Unión Soviética y logró, gracias a su fiel colaborador Zhou Enlai, el ingreso del país en la ONU y el deshielo con Estados Unidos a principios de los 70. Pero con su política a menudo despiadada también volvió a poner de rodillas a China como en los peores tiempos imperiales.


Mao es uno de los personajes más relevantes del siglo XX, pero aún sigue siendo un desconocido por el celo con que el régimen comunista protege su figura. No en vano, la legitimidad del sistema descansa en la herencia dejada por el padre de la patria, cuya gestión fue valorada por sus sucesores como «positiva en un 70 por ciento y negativa en un 30 por ciento».
Con esta solución de compromiso el Partido salvaba la cara al «Bienamado Presidente» y se aseguraba su supervivencia pese a haber provocado dos de las mayores catástrofes de la historia del «dragón rojo»: el «Gran Salto Adelante» (1958-1961) y la «Revolución Cultural» (1966-76).
En el «Gran Salto Adelante» perecieron de hambre entre 30 y 40 millones de personas por una desastrosa industrialización colectiva que llenó los patios traseros de las casas de pequeñas fundiciones para producir acero. La mala calidad del mismo, el abandono de la agricultura y las adversas condiciones climatológicas arruinaron el experimento y erosionaron la imagen de Mao, que cedió su autoridad ante los moderados Liu Shaoqi o Deng Xiapoing.
En esta lucha de poder, el «Gran Timonel», adorado por la juventud y el campesinado, lanzó en 1966 la «Revolución Cultural», una cruzada antiburguesa que sumió al país en una década de fervor comunista y caos. Entre 2 y 20 millones de personas murieron víctimas de las persecuciones políticas y cientos de millones fueron salvajemente purgadas.
De ahí que la sufrida sociedad acogiese con satisfacción, sobre todo en las ciudades, las reformas capitalistas acometidas tras su fallecimiento por los líderes revisionistas Deng Xiaoping y Jiang Zemin, que han convertido a la humilde China comunista en la cuarta potencia económica del mundo. Aunque los 800 millones de campesinos que apenas se han visto beneficiados por este progreso siguen venerando los retratos de Mao que adornan las desnudas paredes de sus casas.
Dejando a un lado las biografías oficiales, obras prohibidas en China como «La vida privada de Mao», escrita por su médico, Li Zhishui, o la reciente «Mao: la historia desconocida», de Jung Chang y Jon Halliday, lo definen como «ególatra y cruel».


«Ni siquiera la miseria de millones de moribundos durante el Gran Salto Adelante le afectó», escribe el doctor Li, quien asegura que el líder chino «vivía en una villa con piscina cubierta, viajaba en un tren blindado y raramente entraba en contacto con la gente normal». Además, su libro desvela que Mao sufría «depresiones, ansiedad e insomnio» y era poco dado a la higiene personal y bucal, por lo que contagió más de una infección a las jovencitas que le ofrecían para su divertimento sexual y, según se rumorea, también para el de Jiang Qing, su cuarta esposa e integrante de la «Banda de los Cuatro» que aterrorizó a China durante la «Revolución Cultural».
Por su parte, el «best-seller» de la ex «guardia roja» Jung Chang equipara a Mao con Hitler y Stalin al atribuirle 70 millones de muertes y desmontar muchos de los mitos que han forjado su leyenda como la «Larga Marcha».
¿Héroe o villano? La Historia, pero sobre todo China, aún deben juzgar a Mao.
-PABLO DÍEZ / CORRESPONSAL EN PEKÍN- ‘ABC’Esp.
2006-09-03
 
+++
 
Y tantos que ocultan ‘los genocidios’, lo que deberían hacer es consultar a todas las partes, preguntar tanto a defensores y detractores y contrastar la versión de los hechos. Eso es tener espíritu crítico.
 
+++

 


GENOCIDIO COMUNISTA EN UCRANIA:
7 A 11.000.000 DE MUERTOS.
 

Argentina conmemora 70º aniversario de genocidio de católicos en Ucrania
BUENOS AIRES, 25 Nov. 2003 (ACI).-La comunidad católica de Ucrania en Argentina llevará a cabo diversas actividades con motivo del 70º aniversario de la hambruna que mató a más de 7 millones de ucranianos durante el régimen comunista de Stalin.
Las actividades conmemorativas comenzarán el próximo viernes 28 de noviembre, a las 7:30 p.m., en el edificio Santo Tomás Moro de la Universidad Católica Argentina, con la proyección del documental “La cosecha de la desesperanza”, realizado por S. Nowytski y J. Luhovy. Seguidamente, se llevará a cabo un debate con la presencia de testigos de aquel triste acontecimiento acaecido entre los años 1932 y 1933.  
El domingo 30 de noviembre, a las 7:30 p.m., en la Catedral de Buenos Aires, se celebrará un solemne pontifical, presidido por Mons. Miguel Mykyc! ej, obispo-eparca para los ucranios.
En un folleto conmemorativo, publicado para esta ocasión, el Padre Luis Glinka, vicario general del la eparquía Ucrania, explicó que “en el año 1929, en la Unión Soviética, comenzó a regir el llamado Plan Quinquenal para la construcción del Socialismo. La primera medida, fue la prisión y el fusilamiento o deportación de los propietarios de las tierras, arrendatarios o principales directores de establecimientos comerciales e industriales”.  
“Primero se atacó al sector agropecuario; el campesinado fue clasificado por el gobierno en dos clases: los kulaks o ricachones, que con su propio esfuerzo llegaron a tener cierto bienestar económico, y los batraks o pobres, que vivían con escasos recursos. Así, se fomentó el odio contra el rico y luego, el gobierno tomaba intervención directamente”, agregó.
Luego, el sacerdote recordó que “p! ara quebrar la resistencia de los ucranios, el gobierno de Stalin decidió quitarles a los propietarios todos los alimentos, argumentando que no habían pagado los impuestos. Esta quita de alimentos fue cumplida por brigadas de la juventud comunista, traída especialmente desde las ciudades y desde Rusia central.
“Como consecuencia –continuó–, esto provocó en el invierno y primavera de 1932-1933 una feroz hambruna, y como resultado de la misma, perecieron entre 7 y 11 millones de ucranios -entre ellos más de 3 millones de niños- en todo el territorio central y oriental de Ucrania”.
Asimismo, el religioso resaltó que “Stalin no aceptó nunca ayuda económica desde el exterior, aún de la Santa Sede, y negó la existencia del hecho. Finalmente, después de la catástrofe humana nacional, Ucrania quedó dominada por el comunismo ruso”.
Finalmente, el Padre Glinka cuestionó que “el imperialismo soviético siempre haya negado este genocidio y que Occidente no se haya preocupado por saber la verdad. Recién ahora, después de 70 años, se comienzan a abrir los archivos para los estudiosos de esa dolorosa realidad y una de las más grandes de la humanidad, ocurrida durante el siglo XX”.
 
 
+++

 


 
 
 

Camboya instalará un tribunal internacional para
juzgar a los genocidas dirigentes del Jemer Rojo

 
Entre abril de 1975 hasta enero de 1979 fueron asesinadas
1,7 millones de personas
 
Los miembros del Parlamento de Camboya han aprobado el conjunto de leyes que permitirá establecer el año próximo el tribunal internacional que, en colaboración con la ONU, juzgará a los antiguos dirigentes comunistas del Jemer Rojo por genocidio y crímenes contra la humanidad. Según varias investigaciones, entre abril de 1975 hasta enero de 1979 fueron asesinadas 1,7 millones de personas en las purgas y deportaciones masivas al campo.
 
LD (EFE) 2004.10-España- El viceprimer ministro de Camboya, Sok An, ha informado de que los legisladores han aprobado por 96 votos a favor, 26 conjunto de leyes que permitirán establecer el año próximo el tribunal internacional que permitirá enjuiciar a los dirigentes del Jemer Rojo. Explicó que el juicio "comenzará no más tarde del año 2005. Va a ser un proceso que servirá como modelo de democracia".
 
La víspera, la Asamblea Nacional (Cámara Baja) pasó por unanimidad el acuerdo alcanzado con la ONU en el 2003 para celebrar, en el Teatro Chaktomuk de Phnom Penh, este tribunal internacional que estará presidido por magistrados camboyanos y extranjeros designados por Naciones Unidas. Los expertos de la organización multilateral y de Camboya calculan que el proceso durará unos tres años y que costará unos 50 millones de dólares (40,6 millones de euros). El Gobierno aportará diez millones de dólares y la ONU pondrá el resto a través de los países donantes.
 
Los comunistas del Jemer Rojo gobernó Camboya desde abril de 1975 hasta enero de 1979, periodo en el que perecieron 1,7 millones de personas en las purgas y las deportaciones al campo en condiciones infrahumanas decretadas durante el régimen de terror de Pol Pot, quien murió en 1998 cuando la organización que dirigía desde hacía más de tres décadas agonizaba, como él, entre las deserciones y las luchas internas.
 
La gran mayoría de los antiguos dirigentes y combatientes del Jemer Rojo residen ahora como hombres libres en Camboya, después de entregar sus armas a cambio del perdón gubernamental. De todos los presuntos responsables, sólo el último jefe militar del Jemer Rojo, Ta Mok, apodado "El carnicero", y Kaing Kek Iev, director del centro de tortura Toul Sleng de Phnom Penh, están encarcelados.
 
+++
 
 P: ¿Qué opinión tiene sobre Martin Luther King? Le agradecería me indicase en qué está a favor y en qué en contra.
 
R: El personaje tenía notables cualidades personales como el arrojo, la capacidad de perdón, el rechazo de la violencia, etcétera. Pero también creo que está muy idealizado. Por ejemplo, no vaciló en colocar niños en la primera fila de las manifestaciones para evitar ataques o incluso acabó identificando una visión política concreta con el cristianismo lo que es mucho decir.
 
+++
 
P: ¿Qué valoración hace de la gestión de Reagan como presidente de los USA? ¿Quién o quiénes fueron a su juicio las personas que mas le ayudaron en su lucha contra el comunismo?
 
R: Mi valoración es muy positiva. Creo que la victoria contra el comunismo fue, esencialmente, mérito suyo y de su gabinete. Ciertamente el papa Juan Pablo II tuvo un papel importante pero limitado a Polonia, y sin el respaldo decidido de Reagan creo que muy poco hubiera podido hacer en Europa y en América. 2004.06.15 - Dr. César VIDAL, historiador. ESP.
 
 
+++
 
Pregunta: ¿Cuál cree que es el personaje histórico vinculado a la izquierda que más bien hizo por el mundo?
 
Respuesta: No es fácil la respuesta, la verdad. Porque entre la guillotina de Robespierre, el Gulag de Lenin y Stalin, o el Lao Gai de Mao no sabe uno donde escoger.
 
¿Por qué en la historia el Comunismo no ha sido condenado, es más algunos están maravillados con lo que sucede con algunos de estos países, no basta con lo que hizo Lenin, Tito, Mao...y actualmente lo que sucede el Cuba?
 
La propaganda de la Komintern sigue funcionado décadas después de su desaparición, pero además hay que tener en cuenta un comentario que hizo Juana Doña cuando desapareció la URSS y que decía que de repente se habían dado cuenta de que habían dado su vida por nada. Claro que de que ellos la perdieran a que pretendan que a nosotros nos pase lo mismo...
César VIDAL. Dr. en historia, filosofía, teología, es abogado, escritor. 2005.02.08.
 
+++
 
¿No cree que la inmensa mayoría de los avances sociales (sufragio universal, libertad de culto, derechos de los trabajadores...) han venido de la mano de gobiernos de izquierda?
 
Ni por aproximación. La libertad religiosa se consagró por primera vez en la paz de Augsburgo por presiones de los protestantes: el sufragio universal lo instituyeron masivamente gobiernos de derechas vg: en España; las primeras leyes laborales se aprobaron en Gran Bretaña por influjo de cristianos como Lord Shaftesbury... La izquierda ha aparecido históricamente ayer por la tarde y ha tenido una larga noche de tropelías. César VIDAL. 2005.02.22.Esp.
 
+++
 
¿A qué se debe, por ejemplo, la carta de legitimidad social que tiene el comunismo, con la anuencia del viejo y nuevo socialismo, cuando el balance de los muertos que generó, según Stéphane Courtois, es de cien millones frente a los cuatro veces menos que se atribuyen al nacionalsocialismo? ¿Acaso el obstinado rechazo de no querer comparar el comunismo y el nazismo no esconde la diferencia de trato entre ambos totalitarismos? ¿Por qué la derecha es siempre fascista, mientras que al comunismo se le supone entre las fuerzas del progreso? El totalitarismo es la tiranía de un tipo nuevo, un permanente desencanto, una salida en falso, un virus hiper-permeable. El totalitarismo es toda ideología que ha perdido el horizonte escatológico, la historia de su finalidad y la finalidad de su historia. Ojo, pues; pensemos dónde estamos y hacia dónde vamos, o nos llevan. 2005

+++

 



EXPOSICIÓN DE LOS ERRORES MODERNOS
 
«A todos los fieles, en especial a los que mandan o tienen cargo de enseñar, suplicamos encarecidamente por las entrañas de Jesucristo, y aun les manda¬mos con la autoridad del mismo Dios y Salvador nuestro, que trabajen con empeño y cuidado en alejar y desterrar de la Santa Iglesia estos errores. » («Concilio Vaticano. Const.» «Dei Filius». «IV Can. 3.°»). :
 
Los errores principales condenados por la Iglesia, son catorce, a saber:  
   
El primero, Materialismo.  
El segundo, Darvinismo.  
El tercero, Ateísmo.  
El cuarto, Panteísmo.  
El quinto, Deísmo.  
El sexto, Racionalismo.
El séptimo, Protestantismo.
El octavo, Socialismo.
El noveno, Comunismo.
El décimo, Sindicalismo.
El undécimo, Liberalismo.
El duodécimo, Modernismo.
El décimo tercio, Laicismo.  
El décimo cuarto; la Masonería.  
 
 
+++

 

 
 
En Occidente había brotado antes el terrorismo izquierdista, durante la Guerra Fría y como una de sus secuelas. Asimismo se acuñó durante ese tiempo el terrorismo de Estado, como barbarie inducida por el terrorismo revolucionario.
   Al aire de los radicalismos de Mayo del 68, paralelos al sovietismo, surgieron dentro del capítulo europeo ETA en España, las Brigadas Rojas en Italia y la Baader Meinhof en Alemania; en el asiático, el Ejército Rojo japonés, y en el Cono Sur de América los Tupamaros de Uruguay, los Montoneros y las gentes del ERP que prendieron fuego literalmente a la Argentina, los miristas del castrismo y otros radicales que sacaron de carril la Unidad Popular de Allende. Todos en su conjunto arruinaron las democracias de esa región y trajeron las dictaduras. Y todas las izquierdas europeas fueron benevolentes con este otro terrorismo, al que absolvieron con distingos bajo la condena sin paliativos a las dictaduras que lo reprimió.
   Todos los terrorismos de la segunda mitad del Siglo XX fueron secuelas de la Guerra Fría. El terrorismo islámico también lo es. Pero ahora, por medio de los correspondientes ajustes en la relación ruso-americana, éste puede ser combatido y sustancialmente derrotado como lo fueron los otros. Pero con la ley y el Estado de Derecho. 2004-09-06
 
+++

 

 

Verdades y mentiras de la historia
 
Luis Fernández Cuervo*


Nuestro colaborador Luis Fernández Cuervo escribe en El Diario de Hoy (El Salvador), sobre el tratamiento de la Iglesia que hace el conocido escritor Mario Vargas Llosa con ocasión de la enseñanza del Magisterio sobre la sexualidad y más en concreto sobre la homosexualidad. Siempre resulta interesante conocer las ideas de fondo de los famosos y sobre todo el grado de consistencia (o inconsistencia) de las mismas.
 
El artículo “El pecado nefando”, del novelista Mario Vargas Llosa, publicado en este mismo periódico el domingo 24 de agosto, merece una respuesta serena, no en el tono exaltado y panfletario que utiliza el célebre escritor, sino con la mesura y objetividad que requiere tratar un tema importante y delicado que Vargas Llosa se encarga de tergiversar y oscurecer. He demorado la respuesta hasta poder leer el documento que tanto le enfurece a ese escritor.

Se trata de un reciente documento del Vaticano, donde se advierte que “las presentes consideraciones no contienen nuevos elementos doctrinales, sino que pretenden recordar los puntos esenciales inherentes al problema y presentar algunas argumentaciones” (…) “para proteger y promover la dignidad del matrimonio, fundamento de la familia, y la solidez de la sociedad, de la cual esta institución es parte constitutiva”.

El problema, según el documento, es la homosexualidad, “fenómeno moral y social inquietante”, y el hecho de que se le esté dando en varios países una equiparación legal con el matrimonio y, en algunos casos, incluso el derecho legal de adoptar hijos. El documento tiene también la finalidad de “iluminar la actividad de los políticos católicos, a quienes se indican las líneas de conducta coherentes con la conciencia cristiana”. El documento lo ofrecen “no solamente a los creyentes, sino también a todas las personas comprometidas en la promoción y la defensa del bien común de la sociedad”. ¿Por qué esto último? Sencillamente, porque el matrimonio, sus deberes y derechos, son también un asunto de “ley moral natural” que no necesita de la fe católica, sino, simplemente, de una mente honesta, abierta a los argumentos morales inherentes a la naturaleza humana y al sentido jurídico más elemental.

Vargas Llosa dice que lo que más le sorprende no es la doctrina católica en este documento, sino “la vehemencia con la que en él se exhorta a los parlamentarios y funcionarios católicos a actuar”. Vehemencia, según el diccionario, es algo que supone “ímpetu y violencia”.

Nada de eso hay en el documento denostado. No puede decirse lo mismo del libelo panfletario de Vargas Llosa, donde se emplean contra la Iglesia Católica, su doctrina de siempre y su documento actual, las siguientes lindezas: “feroces diatribas”, “doctrina rígida y cavernícola”, “empecinamiento dogmático”, “filípica anti-homosexual”, “doctrina homofóbica anacrónica”, “viril brutalidad” y donde se usa y abusa del verbo “fulminar”. Dado que el verbo fulminar siempre, según el diccionario, significa, en general, “aniquilar”, “deshacer por completo”, “pulverizar” o, más en concreto, “aniquilar mediante rayos o corriente eléctrica”, no se ve nada de eso en el documento vaticano. En cambio, sí se observa un tono un tanto fulminante en los insultos del escritor.

En el documento papal se dice que: “los hombres y mujeres con tendencias homosexuales ‘deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta’. Tales personas están llamadas, como los demás cristianos, a vivir la castidad. Pero la inclinación homosexual es ‘objetivamente desordenada’, y las prácticas homosexuales ‘son pecados gravemente contrarios a la castidad’”.

Cuando la Iglesia se opone a que a una pareja de homosexuales se les equipare legalmente con un matrimonio, tiene toda la razón y no hacen falta argumentos de fe religiosa, sino simplemente de sentido común y de sentido jurídico. Con esa equiparación, la injusticia no es para las parejas homosexuales, sino para el matrimonio, sus derechos y su importante rol en la sociedad, ya que matrimonio es la unión de un hombre y una mujer que, por la mutua donación, propia y exclusiva de ellos, se complementan y se perfeccionan y, normalmente, procrean, crían y educan a los hijos nacidos de su unión conyugal, contribuyendo con eso a ser base insustituible de la sociedad, de su estabilidad y bondad y de su prolongación a través de los tiempos.

Nada de eso puede decirse de la convivencia de dos homosexuales. Como comentaba a este respecto un abogado y profesor universitario español, “a nadie se ofende si se trata de modo jurídicamente desigual lo que es distinto; al contrario, se ofendería a la justicia tratando igual lo desigual. Pero el sentido común percibe a simple vista que una unión entre dos personas del mismo sexo no es matrimonio, como no lo es una unión de cinco personas, o de una persona sola (recientemente se publicó un suelto sobre una artista que celebró su boda consigo misma, prometiéndose perpetua e indisoluble fidelidad)”.

Vargas Llosa pretende apoyarse para sus ataques en la autoridad de Sigmund Freud, ignorando tal vez que el creador del psicoanálisis calificaba de perversa “toda actividad sexual que, habiendo renunciado a la procreación, busca el placer como un fin independiente de ella”. Después suscribe la declaración del senador Edward Kennedy, diciendo que “la Iglesia Católica debe ocuparse de religión y no de tomas de posición políticas”. Es decir, que tanto Kennedy como Vargas Llosa pretenden que la Iglesia traicione su mandato divino de difundir su doctrina por toda la sociedad, que reniegue de la autoridad que Jesucristo le dio sobre fe y costumbres, y que se recluya en el interior de las conciencias y de los templos: típica mentalidad del oscurantismo anticristiano del Siglo XVIII.

Vivimos unos tiempos en donde, con la complicidad de algunos periodistas ayunos de verdaderas noticias, personajes que tienen prestigio por su competencia en algún campo cultural (la canción, el fútbol, la escena o la literatura) se atreven a opinar con gran desparpajo y solemnidad sobre asuntos sobre los que no tienen suficientemente conocimiento intelectual y/o poca o nula autoridad moral. Vargas Llosa es un ejemplo.

Que escribe bien, es indudable. Que entiende de literatura, también. Pero en este artículo y en otros anteriores, demuestra un conocimiento muy sectario y erróneo de la historia universal, y una verdadera fobia, difícil de explicar, contra el cristianismo en general y contra la Iglesia Católica en particular. Trataré de mostrárselo a los lectores en mi próximo artículo.

Lunes, 1 de septiembre 2003.
-.-

Contestando a Vargas Llosa

Verdades y mentiras en la historia universal


Los países católicos siempre fueron países alegres,
vitales y muy poco reprimidos, también en lo sexual.

(Primera parte)

Terminaba yo mi artículo anterior diciendo que el escritor peruano Vargas Llosa mostraba “un conocimiento muy sectario y erróneo de la historia universal”. Y así es. La verdad histórica es muy diferente a como la presenta el furibundo escritor. Hoy sólo me referiré a dos de sus falsedades:

1) Atribuir a la Iglesia Católica el haber mandado a la hoguera a millares de católicos e infieles en la Edad Media. El tema de la Inquisición merece un comentario más detenido y matizado del que es posible aquí. Remito a estudios serios sobre la Inquisición española como los del historiador inglés Henry Kamen o la española Beatriz Comella. Pero sí hay que saber, por lo menos, que su importancia no fue en la Edad Media, que termina en el Siglo XIV, sino en pleno Renacimiento y más allá, hasta el XVII y XVIII, que es cuando pasó del poder eclesiástico al poder civil.

Inquisiciones hubo tantas como religiones había en esos siglos. Para esa época, un ataque a la religión de un país —ya fuera la católica, la luterana, la anglicana o la calvinista— suponía algo tan importante para la estabilidad de su gobierno, como lo que es el terrorismo o la guerrilla para una democracia actual. En cuanto a la Inquisición española, en su momento de mayor auge, entre 1540 y 1700, los condenados a la hoguera fueron 1.346, que representan un 1,9% de todos los procesados. La Revolución Francesa, tan alabada por los laicistas como Vargas Llosa, en pocos días, llevó a la guillotina cifras posiblemente superiores, exterminó a todos los de la región de la Vandeé y además arrasó con gran cantidad de edificios y objetos de arte religiosos. Y todo eso en nombre de la igualdad, libertad y fraternidad.

2) Atribuir a la Iglesia Católica “la postergación y humillación sistemática de la mujer”. Esta falsedad es todavía más grande, pues una de las causas de la difusión del primitivo cristianismo fue el papel importante que la mujer tuvo en él, muy por encima de la que tenía en el imperio romano. Y fue precisamente en la Edad Media cristiana donde la mujer alcanzó una dignidad y un poder como nunca había tenido.

El señor Vargas Llosa debería leer, al menos, los libros de la medievalista francesa Règine Pernoud para salir de su error. Sin una serie de mujeres descollantes —Genoveva, Juana de Arco, Catalina de Siena, Eloisa, Hildegarda de Bingen, Leonor de Aquitania, Blanca de Castilla, etc.—, que eran admiradas y respetadas por las autoridades civiles y religiosas de su tiempo, incluido el Papa, posiblemente la civilización europea habría sido imposible. Cualquier mujer podía entonces establecer un negocio o adquirir una propiedad sin autorización de su marido. Y fueron las damas del medioevo las que educaron y afinaron a los hombres, crearon el amor cortés, la galantería y el honor de servir el hombre a la mujer. ¿Donde está, pues, la “postergación y humillación sistemática de la mujer”? Fue con el Renacimiento y el nuevo auge del Derecho Romano cuando la mujer perdió los derechos que había ganado en la Edad Media.

3) Vargas Llosa acusa también al catolicismo de “distorsiones y represiones de la vida sexual en nombre de una supuesta normalidad”, que sería la relación heterosexual. Pretende ignorar que, mientras la religión y la moral católica fueron fuertes en cualquier país, las anormalidades y delitos sexuales fueron mínimos. Confunde puritanismo con catolicismo. Los países católicos siempre fueron países alegres, vitales y muy poco reprimidos, también en lo sexual.

En cuanto a si lo heterosexual es normal o no, la voz de la historia es muy clara. En las más variadas culturas, lo constante es que, llegada a la edad núbil, y siempre con un cierto sentido religioso, se celebra el matrimonio natural de un hombre y una mujer y con ello se obtiene, como derecho matrimonial, la unión conyugal y se constituye la familia con la crianza y educación de los hijos resultantes de esa unión. Eso no es un invento del cristianismo. Eso ocurre incluso en pueblos muy primitivos, desconocedores de la agricultura, la ganadería y la religión, tal como demostró el antropólogo alemán Gusinder con los fueginos de la Patagonia.

En cualquier tiempo y cultura, cuando la institución matrimonial entra en crisis y crecen el libertinaje y las aberraciones sexuales, todo conocedor de la historia universal puede decretar sin equivocarse que esa cultura está decayendo y, de un modo u otro, desaparecerá. No siempre es bajo un fuego del cielo que los aniquile, como en Sodoma y Gomorra.

Otras veces es por la conquista de un pueblo más austero, así Roma conquistando una Hélade en franca decadencia intelectual y moral. Y Roma, después de su esplendor imperial, ofrecerá esos mismos síntomas que ahora consideran algunos —no sólo Vargas Llosa— progreso cultural: ateísmo, escepticismo y relativismo en el área intelectual; el lujo, el placer y el ocio como metas vitales; la decadencia del matrimonio con el divorcio y los adulterios; la caída de la natalidad con los abortos o el abandono de los recién nacidos y las aberraciones sexuales crecientes, como testimoniaba Pablo de Tarso en su Epístola a los Romanos: “Se envanecieron con sus razonamientos y se oscureció su insensato corazón: presumiendo de sabios se hicieron necios (…) Por eso Dios los abandonó a los malos deseos de sus corazones, a la impureza con que entre ellos deshonran sus propios cuerpos (…) pues sus mujeres hasta cambiaron el uso natural por el que es contrario a la naturaleza, e igualmente los varones, habiendo dejado el uso natural de la mujer, se abrasaron en los deseos impuros de unos por otros: cometiendo torpezas varones con varones y recibiendo en sí mismos el pago merecido por su maldad”.

El pago actual de esos mismos vicios antiguos ahora ha sido peor: el aumento increíble de las enfermedades de transmisión sexual y el SIDA, “hijo de la píldora anticonceptiva”, como dijo el descubridor del virus causante de esa inmunodeficiencia, el Dr. Montagnier. El SIDA entró en EE.UU., en El Salvador, en España y en otros países, por los homosexuales. ¿Buen motivo para el “orgullo gay”?

Lunes 8 de septiembre.2003
-.-
 Para entender el presente
Verdades y mentiras de la historia

Si uno estudia el papel del cristianismo sin prejuicios
se observa que sin él no existiría nuestra civilización.

(Segunda parte)

La historia es maestra de vida. No se puede conocer bien el presente ni el mundo que nos ha tocado vivir si no se conoce o se conoce mal el pasado. Por eso la cultura histórica de un pueblo es de suma importancia. Pero ocurre que por ser ésta una ciencia no sujeta a la comprobación físico-matemática, está siempre expuesta a una fácil manipulación con fines sectarios.

A nivel de los cultivadores honestos de esta ciencia, puede haber ciertas divergencias de interpretación de los hechos, pero nuevos estudios y el hallazgo de nuevos documentos van despejando incógnitas y depurando interpretaciones y así, poco a poco, se va haciendo mayor claridad y mejores perfiles de las realidades pasadas. Pero ¿llegan los nuevos descubrimientos y las verdaderas certezas históricas con suficiente información al público en general?

Lamentablemente, no. Con frecuencia, a través de los medios para masas lo que le llega al gran público es una serie de estereotipos hechos con medias verdades abultadas y dejando verdades importantes silenciadas. En nuestro medio, gran parte de los docentes, los estudiantes universitarios y los periodistas tienen visiones muy insuficientes de la historia universal y de la historia de El Salvador.

Los hechos históricos que me ha tocado vivir más directamente, cuando después los he encontrado en versiones para el mundo lejano a esos hechos, casi siempre han estado fuertemente distorsionadas por un raro prejuicio de falsa neutralidad o por un abierto sectarismo. Una vez más, a nivel universal, se cumple en este terreno la sentencia evangélica de que “el diablo es el padre de la mentira” y que “los hijos de las tinieblas son más avisados que los hijos de la luz”.

De la Historia Universal es frecuente en nuestro medio unas simplificaciones donde se valoran la Grecia clásica, la Roma imperial, el Siglo XVIII, la Revolución Francesa y la Independencia de los países latinoamericanos muy positivamente y, en cambio, el “mono de hule” que se gana todos los palos es la Iglesia Católica. Se le echa la culpa de casi todo lo malo y muy en especial del oscurantismo medieval, de la destrucción de espléndidas culturas indoamericanas; se la acusa de ser enemiga de la ciencia y del progreso y se la adorna con las hogueras inquisitoriales e incluso con la mentira absoluta de la tortura y muerte en una de ellas, del astrónomo Galileo. Estos mismos detractores están ahora felices publicando una y otra vez, corregido y aumentado, el escándalo de los curas homosexuales y aplaudiendo en cambio, como un progreso cultural y científico, la homosexualidad de los que no son sacerdotes.

La realidad histórica es más matizada y bastante diferente. A lo largo de la historia, los pueblos y sus culturas, nacen, crecen, llegan a un máximo esplendor y después decaen y desaparecen. Pero hay dos excepciones misteriosas. Una es el pueblo de Israel; otra, la Iglesia Católica.

Por supuesto, en la historia de ambos no sólo hay luces, sino que también sombras y a veces hasta un punto que parecen haber perdido su identidad y que van a desaparecer. Sin embargo, no es así. Han pasado siglos y siglos y ahí están.

Si uno estudia el papel del cristianismo sin prejuicios se observa que sin él no existiría nuestra civilización, ni la ciencia, ni la técnica ni cosas más importantes como son los valores y virtudes morales. El concepto de persona es de origen cristiano y de él se derivan la igualdad esencial de todos los seres humanos y su intrínseca dignidad que hace que no puedan ser considerado como una cosa y eso es lo que permitió que se aboliera la esclavitud y la existencia de la democracia igualitaria —la de Grecia fue exclusivista, sólo para determinados “ciudadanos”, y con Pericles fue una dictadura disfrazada de democracia—.

La dignidad e igualdad de la mujer, como escribí en mi ar-tículo anterior, parte del cristianismo primitivo y tiene su auge en el catolicismo medieval. El oscurantismo con que comenzó la Edad Media no fue, porque los medievales apagaran la luz, sino que lo heredaron del desastre del hundimiento del Imperio Romano causado por su propia corrupción. Y en cambio fueron prendiendo luces, sacando de esos escombros culturales todo lo que pudieron recuperar de la cultura grecolatina con la paciente copia, a mano, de sus escritos en la tranquilidad y perseverancia de los monasterios.

A ella le debemos también la invención del libro y de las universidades, de la burguesía, de los hospitales, de la banca, la maravilla increíble de las catedrales románicas y góticas y un montón de cosas más en una época alegre y vital, de inseguridad física pero de gran seguridad psicológica, pues la vida tenía el sentido claro de terminar en una nueva vida feliz y eterna si cada cual cumplía con su papel social y moral.

Por eso, cuando ahora se trata una vez más, desde distintos puntos, de descristianizar a nuestra cultura, atacando a la Iglesia, al matrimonio, a la natalidad como males sociales y cuando, en cambio, se presenta al laicismo, al escepticismo, al ateísmo, al consumismo y a todos los viejos vicios de la Roma decadente, corregidos y aumentados, como un progreso social, es que se está completamente ciego.

Ernesto Sábato, escritor no cristiano, medio ciego de sus ojos físicos, no lo está en cambio de los ojos del espíritu cuando recientemente ha dicho: “Que estamos frente a una de las crisis más graves por las que ha pasado la humanidad es una evidencia que no necesita demostración. El ser humano siente que todos aquellos valores que albergaron la vida durante generaciones hoy ya no cuentan, como bien vaticinó Nietzsche, y en su lugar sufrimos una sociedad donde lo único que parece contar es la eficiencia y el dinero. ¿Le parece poco abismo? Y, sin embargo, creo, a pesar del como usted bien dice infatigable olor de la guerra, que un tiempo predominantemente espiritual puede estar a las puertas”. Yo también lo creo.
15 de septiembre 2003
“El Diario de HOY” y a la fecha de publicación, “ 1 de septiembre de 2003.”
-.-
*Dr. en Medicina y columnista de El Diario de Hoy. Colaborador de Arvo Net.
mailto:lmfcuervo@navegante.com.sv
 
 
+++

 

Mijail Sholojov El Tolstoi proletario
fue un invento del Comité Central

 
 
POR RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL EN BERLÍN
Solzhenitsyn fue el primero, ya en 1974, en mostrar convencimiento de lo que entonces era un arriesgado rumor. «Tiji Don (El Don apacible)», la trilogía traducida frecuentemente como «Cuentos del Don» y la mayor expresión literaria oficial del «realismo socialista», ha resultado ser, finalmente, un cuento literal y su autor un escritor clonado en el laboratorio cultural del partido comunista de la URSS.
El premio Nobel soviético Mijail Alexandrovich Sholojov sería en sí «un proyecto ideal» como se aplica en demostrar el experto en eslavística comparada Felix Philip Ingold en el «Neue Zürcher Zeitung»: «Pese a ser glorificado públicamente por toda la URSS como el Tolstoi proletario, nunca fue otra cosa que un periodista poco leído y del todo inexperto, reclutado por los servicios secretos (GPU, la policía política) y preparado para el papel de gran escritor y hombre de letras del partido». Fue delegado durante medio siglo en el Soviet Supremo, vicepresidente de la Unión de Escritores, a cuya presidencia perteneció desde su fundación en 1934, e incondicionalmente fiel como perseguidor de enemigos del Estado como Pasternak, Soljhenitsyn o Siniavski.


También el historiador ruso Roy A. Medvedev, que criticó a Stalin en «Que la historia lo juzgue», y a Sholojov en «Problemas de una biografía literaria», ya había sugerido el plagio y usurpación de escritos del cronista militar cosaco Fyodor Kryukov, que había muerto en 1920. Aunque Sholojov (1905-1984) provenía de la región militar cosaca del Don, y la historia oficial lo sitúa alistado en el Ejército Rojo en la guerra a los cosacos, se antojaba con 21 años demasiado joven e inexperto cuando en 1926 publica la primera parte como «Cuentos del Don», tras dos años como estibador y periodista en Moscú. Le tomó luego 14 años proseguir con «El Don apacible».
Nada de lo que escribió luego, ni siquiera «El destino de un hombre», que en 1957 se convirtió en un popular filme, o «Popdñataya tselina (algo así como «Tierra virgen»), que le costó 28 años y también fue llevada al cine en 1959, alcanzan una calidad literaria comparable a la obra que le valió el premio Nobel en 1965. Llevaba años sin publicar y tampoco volvió a firmar nada destacado, dejando inacabada a su muerte en 1984 la epopeya «Lucharon por su país», empezada en 1959. Fue condedorado dos veces como Héroe del Trabajo Socialista.
La lista de incrédulos, tanto en Centroeuropa como en Rusia, fue sumando a I. N. Medwedewa, Zeev Bar-Sella, Geir Kjetsaa, F. F. Kusnezow o Jewgeni Dobrenko. Complicaba los rumores el que Sholojov no poseyera el manuscrito original del Don, alegando que había sido destruido en la guerra, aunque en 1987 aparecieron miles de hojas con notas para el trabajo que fueron autentificadas. El experto suizo Ingold aclara que en principio «no el propio Sholojov, sino el GPU, fue el aplicado en expoliar los manuscritos, cuantitativa y cualitativamente fértiles, de Kryukov» y «que se dedicaron a combinarlos con otros textos a fin de crearle una obra literaria coherente que pudiese ser considerada ejemplar de la literatura soviética».


El escritor y catedrático de St. Gallen revela la ironía de que, para ello «se entresacaran textos de Bulgakov y Platonov, escritores decretados como inexistentes en la URSS, lo que añade más descaro al empeño oficial». El propio «Don apacible» sería revisado, reeditado y adaptado varias veces a la línea oficial del partido en cada momento. «Tampoco su otro par de obras tuvieron nunca una forma definitiva», pues, al abandonar su mesa, «siempre dependieron de otras necesidades extraliterarias». Así, que no exista un texto totalmente propio de Sholojov, ni el original de Kryukov, complica las conclusiones textológicas.
‘ABC’ 2006-08-27-ESP.
 

+++





 

 

P: ¿Cuál es la principal diferencia entre Marxismo-revolucionario y Marxismo-leninismo?
 
R: El marxismo por definición es revolucionario como sabe cualquiera que haya leído el Manifiesto comunista. Lenin es uno de los grandes referentes de cómo llevar a cabo esa revolución pero, obviamente, no es el único. Por ejemplo, el PSOE’español’ compartió desde su fundación esa misma tesis –y lo demostró en varias ocasiones: 1917, 1930, 1931, 1934, 1936... – sin referencia, al menos en sus primeras décadas, a Lenin.
 
 
+++
 
 
P: En una ocasión dijo que no se debía elogiar a Napoleón porque conquistó un continente entero que no le pertenecía y ordenó diversas matanzas. ¿Por qué no se aplica usted el mismo cuento al hablar de las conquistas españolas en América?
 
R: Pues porque a pesar de la diferencia de siglos la conquista española no fue racista –sí lo fue Napoleón– no pretendió el exterminio de poblaciones –sí Napoleón– implicó leyes humanitarias – todo lo contrario de Napoleón– y, sobre todo, no se adornó con plumas ajenas como Napoleón que, por ejemplo, tuvo el descaro de atribuirse un código anterior a él y en cuya redacción no tuvo nada que ver. Francamente, era tan indeseable que no me extraña que millares de europeos lo tomaran por el Anticristo. La verdad es que la deuda que el género humano tiene con españoles, rusos y británicos por haber vencido a ese monstruo no será saldará nunca.
 
 
+++
 
P: Sadam es un asesino por lanzar bombas químicas pero EEUU es todo un ejemplo de moralidad según usted. ¿Le suenan de algo unas bombitas cargadas con gas naranja lanzadas sobre Vietnam que provocaron un número de víctimas civiles imposible de determinar?
 
R: Me suenan pero lo peor de Vietnam fue que la guerra la perdiera Estados Unidos. El triunfo comunista costó en apenas unos meses cuatro millones de muertos, muchos más que las décadas de guerra. Ahora eso sí, de esos vietnamitas la progresía todavía no ha dicho ni pío.
 
 
+++
 
 
P: Ahora resulta que según Torquemada (perdón, el portavoz de la Conferencia episcopal), la violencia doméstica se debe a la "revolución sexual". ¿No son ellos los que satanizan el divorcio lo que obliga a una mujer a seguir viviendo bajo el mismo techo que un hombre aunque este la trate como basura? ¿No cree que es una soberana estupidez lo de la revolución sexual?
 
R: 1. No comparto la interpretación católica del divorcio pero debo corregirle en el sentido de que el derecho canónico no obliga a nadie a seguir conviviendo con su cónyuge y existen causas de separación canónica. 2. No me parece una soberana estupidez lo de la revolución sexual. No creo que sea la única causa pero sí una de ellas. 3. Lamentablemente la violencia doméstica incluye a los niños (75 % maltratados por mujeres) y a otros miembros de la familia. Me gustaría que también se hablara de esa violencia.
 
 
 
Dr. César VIDAL. Dr. en filosofía, teología, historia antigua, licenciado en derecho, comentarista, articulista, escritor con más de 100 libros. 2004-02-17. España.
 
 
+++

 

 

Simbiosis de violencia y mentira,
denuncia de Solzhenitsyn

 


La simbiosis entre violencia y mentira es una de las ideas más vigorosas de Alexander Solzhenitsyn (1). En su discurso preparado para la recepción del Premio Nobel de Literatura, nunca leído oficialmente y publicado en agosto de 1972, Solzhenitsyn, escribía unas palabras llenas de actualidad:

«No olvidemos que la violencia no existe ni puede existir por sí sola: está infaliblemente entrelazada con la mentira. Unen a ambos los lazos familiares y más profundamente naturales: la violencia no puede encubrirse con nada, salvo con la mentira; y el único sostén de la mentira es la violencia. Todo aquél que una sola vez ha proclamado como método la violencia, inexorablemente deberá elegir como principio la mentira»

Poco más tarde, en un artículo titulado «¡Rechacemos la mentira», difundido contemporáneamente a su detención, febrero de 1974, advertía:

«No cada día, ni en cada hombro, posa la violencia su pesada zarpa: sólo exige de nosotros sumisión a la mentira [...] Aquí yace precisamente la clave que despreciamos. La más sencilla, la más asequible para nuestra liberación: ¡la no participación personal en la mentira! [...] Cuando las gentes se apartan de la mentira, ésta sencillamente, deja de existir»

Comentando estos párrafos el argentino Luis María Sandoval apostilla: «es de recordar que Cristo Nuestro Señor no llamó al Demonio «padre de la violencia», sino padre de la mentira (Jn 8, 44)» ("Cuando se rasga el telón", Speiro, 1992, pág. 220)

___________________
(1) Alexander Solzhenitsyn nació en 1918 en el pueblo de Kislovodsk, en el sur del país. En su juventud fue un apasionado leninista que incluso participó en el Ejército Rojo, hasta que sus comentarios críticos sobre Stalin lo llevaron a prisión en 1945. La vida del escritor fue un exilio perpetuo. Oficial del Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial, fue castigado y enviado a los campos de trabajo forzado por criticar el sistema stalinista. Con el deshielo de Kruschov vino su rehabilitación. Su novela "Un día en la vida de Ivan Denisovish", publicada a principios de los años setenta, en la que relataba las penalidades de un preso político, tuvo un impacto impresionante. Solzenitsin fue propuesto para el Premio Lenin de Literatura, máximo galardón para un escritor. Sin embargo, cuando poco después comenzaron los intentos de rehabilitar a Stalin y su época, la censura prohibió la publicación y mera posesión de su obra literaria. Sus novelas fueron retiradas de todas las bibliotecas y la posesión de las mismas se convirtió en delito contra el Estado. El escritor respondió con numerosas cartas abiertas.
En 1969, es expulsado de la Asociación de Escritores. En 1974, poco después de la publicación en Occidente de la novela "Archipiélago Gulag", fue enviado al exilio. Estableció su residencia en Vermont, EE.UU. En 1975, con 52 años de edad le fue concedido el Premio Nobel de Literatura. Sin embargo, temeroso de que se le impidiese ingresar de nuevo a la Unión Soviética, se negó a asistir a Estocolmo a recibir el galardón.
Con la llegada de Gorbachov al poder a mediados de la década de 1980 y la implementación de la glasnost, la censura que pesaba sobre el trabajo literario de Solzhenitsyn fue eliminada y sus obras nuevamente publicadas.

Regresó a Rusia en el verano de 1994, tras veinte años de exilio. Llamado a proponer alternativas al régimen soviético, rechazó el énfasis Occidental sobre la democracia y la libertad individual, pugnando, en cambio, por la formación de un régimen benévolo si bien autoritario, que perfilara sobre los recursos los tradicionales valores cristianos de Rusia.  
 
 
+++
 
 
P: ¿Cuál es la principal diferencia entre Marxismo-revolucionario y Marxismo-leninismo?
 
R: El marxismo por definición es revolucionario como sabe cualquiera que haya leído el Manifiesto comunista. Lenin es uno de los grandes referentes de cómo llevar a cabo esa revolución pero, obviamente, no es el único. Por ejemplo, el PSOE’español’ compartió desde su fundación esa misma tesis –y lo demostró en varias ocasiones: 1917, 1930, 1931, 1934, 1936... – sin referencia, al menos en sus primeras décadas, a Lenin.
 
 
Dr. César VIDAL. Filósofo, teólogo, dr. en historia antigua, licenciado en derecho.
 
 
+++

 


   
Comunismo e islam
 
 
César Vidal es historiador y escritor
Cuando las generaciones venideras estudien la historia del siglo XX, se preguntarán con horror sobre la posición que multitud de intelectuales y medios de comunicación occidentales mantuvieron a favor del comunismo. Dado que esa visión política costó la vida a no menos de cien millones de seres humanos la ideología más letal de la Historia de la Humanidad y creó el primer estado totalitario que utilizó el terror como arma indispensable de mantenimiento del poder, no me cabe duda de que estudiosos y estudiantes se interrogarán intentando encontrar una causa a la manera en que unos sirvieron y otros acompañaron en su viaje hacia la dictadura del proletariado a los distintos partidos comunistas. He abordado tan terrible tema en otras ocasiones y no deseo volver en estos momentos al mismo. Más bien deseo incidir en los, a mi juicio, innegables paralelos existentes entre aquella defensa del comunismo y la que en la actualidad realizan no pocos del islam. Las objeciones que se pueden oponer a ambos tipos de totalitarismos el comunista y el islámico son muy similares. En ambos casos, las libertades individuales no existen trituradas por una ideología que se considera hiperlegitimada; en ambos, el terror y la violencia son armas no sólo indispensables sino utilizadas con profusión; en ambos, el uso de la propaganda constituye un instrumento fundamental ya que el enemigo debe ser paralizado desde dentro antes de que reciba el último embate desde fuera y en ambos, el Occidente democrático y especialmente los Estados Unidos constituyen el epítome de los males hasta tal punto que cualquier causa contraria al mismo se convierte por ese hecho en legítima. Estas objeciones totalmente irrefutables se asentaron desde el principio en el conocimiento de la realidad. Si ya en 1917 era obvio que los bolcheviques estaban implantando un régimen de terror y al año siguiente el GULAG comenzaba a campar por sus respetos; no menos obvios han sido los métodos de terror utilizados por Nasser o Al-Assad, Sadam Husein o Yasir Arafat, Jomeini o Gadafi. Sin embargo, hoy en día, como antaño sucedió con el comunismo, no son pocos los que enarbolan la defensa de los regímenes islámicos y ¿casualidad? sus argumentos son los mismos que los de aquellos que ayer defendían el comunismo de Lenin, Stalin o Mao. El primero de los argumentos es la pluralidad de manifestaciones del islam. Si antaño se indicaba que no era lo mismo Stalin que Hoxha o que Mao, y que, por lo tanto, no podía haber una condena global, hoy se nos insiste en las diferencias entre Irán, Marruecos o Siria.

La afirmación es cierta pero, en absoluto, sirve para ocultar la terrible realidad. Mao, Castro o Ceaucescu podían ser diferentes pero todos sus regímenes eran comunistas y perpetraban violaciones sistemáticas de los derechos humanos más elementales. En otras palabras, su mínimo común denominador resultaba más que suficiente para plantarlos cara. Lo mismo sucede hoy en día con las dictaduras islámicas. Podrán ser malas o peores, pero todas, absolutamente todas, constituyen regímenes terribles que avergüenzan al género humano. El segundo argumento era el de la evolución. Decían los defensores del comunismo que, quizá, las libertades en Polonia, en Rumanía, en Cuba no eran las mismas que en Suecia o Francia. Sin embargo, era innegable que todos iban evolucionando y acabarían por desembocar en regímenes de libertades. Lo mismo debería suceder hoy en día con las dictaduras islámicas. Es verdad que en ellas la tortura es sistemática, que la mujer es un ser de segundo orden y que las minorías religiosas están a la cola de la sociedad. Pero se insiste en que, poco a poco, irán cambiando. En ambos casos, la realidad es bien diferente. Las dictaduras comunistas sólo cambiaron cuando desaparecieron un verdadero regalo de la Providencia y no cabe esperar otra cosa de las islámicas. Sólo cuando se transformen en regímenes democráticos habrá esperanza de que se respeten los derechos humanos. El tercer argumento era el geográfico. Afirmaban los filocomunistas que para lograr ciertos logros en determinadas culturas la rusa, la china, etc. era indispensable la dictadura totalitaria. Insisten hoy los islamófilos en que debemos comprender que cierto progreso en Siria o Irán debe ir vinculado a una dictadura islámica. Este argumento lo confieso me parece especialmente indecente. ¿Se puede acaso sostener la legitimidad de ciertas dictaduras sólo por estar en un determinado punto del globo? ¿Es que los derechos humanos dejan de ser universales a partir de un determinado paralelo geográfico o desde cierto meridiano?


   El cuarto argumento es el que insiste en que el origen de todos los males se halla en Occidente y, en especial, en Estados Unidos e Israel. La URSS, la China de Mao, la Camboya de Pol-Pot derivaban su maldad, en realidad, de la perversidad de la Casa Blanca. El argumento era una solemne estupidez y, sobre todo, resulta un verdadero dislate en relación al islam que había creado multitud de poderes despóticos antes de la fundación de Estados Unidos a finales del siglo XVIII o de la del estado de Israel en 1948. Por supuesto, como antaño se denominó «fascistas» a los que se oponían a Stalin, hoy se llama «islamófobos» a los que advierten del peligro islámico. Sin embargo, la amenaza contra la libertad que representa el islam como antaño el comunismo es demasiado seria como para perder tiempo en esa discusión. Recuerdo el libro de un catedrático que hizo un ridículo histórico en el que afirmaba que la URSS era una realidad con la que tendríamos que convivir durante un milenio y que la Alemania comunista iba a adelantar a la RFA en breve. La obra se publicó apenas unas semanas antes de la caída del Muro de Berlín y muestra que, a pesar de lo que digan los estúpidos presuntamente especialistas, no debemos resignarnos a la existencia de las dictaduras.
   Las comunistas cayeron en Europa y las islámicas también lo harán si estamos dispuestos a defender la libertad y a no sucumbir a los cantos de sirenas de estos nuevos y como antaño nada desinteresados compañeros de viaje. 2004-07-25
 
+++
 


 
 
Las semillas del totalitarismo
Este libro del pensador y ensayista francés Alain de Benoist concluye con una de esas frases lapidarias que hacen historia por ser y nacer de la Historia: «No hay peor error, para un observador, que el de equivocarse sobre el momento histórico que es el suyo». No seré yo quien contraponga el clarificador pensamiento del autor de este libro con el del aparente ideólogo áulico de cabecera del Presidente del Gobierno español –o del desgobierno, para ser más excatos– señor Zapatero, Philipe Petit, adalid del neo-republicanismo, es decir, de la nueva golosina de izquierdas para la izquierda.
Después de leer estas casi doscientas páginas, uno se pregunta cuáles son los motivos por los que las pulsiones actuantes de los totalitarismos presentes en el siglo XXI siguen actuando con una impunidad casi licenciosa. ¿De qué estamos siendo cómplices? ¿Cuáles son los fundamentos de la amnesia generalizada sobre la historia contemporánea, sobre las auténticas raíces del comunismo y del nazismo, sobre las connivencias, no tanto teóricas sino prácticas, con los principios que legitimaron, y siguen legitimando, los regímenes de terror antropológico actuantes en el pasado siglo XX? No son muchos los que piensan que es ingenuo imaginar que las democracias occidentales están inmunizadas, por su propia naturaleza, contra el totalitarismo. El totalitarismo es hoy una de las grandes tentaciones del Occidente desarrollado. Cayó el muro de Berlín; desapareció el nacionalsocialismo sistemático y sistematizado, ¿y qué? ¿Acaso no perduran los fundamentos del totalitarismo relativista, hedonista, en formas de pensamiento y de acción cercanas a las epocas más despreciables de la Historia? Un ejemplo: las democracias occidentales defienden los derechos humanos. Lógico; faltaría más. Pero leemos: «Sobre la base de los derechos humanos, las sociedades liberales sólo profesan en muchos aspectos un pluralismo de fachada. No creen seriamente en el politeísmo de los valores constitutivo de cualquier verdadera vida democrática, pues se imaginan que la razón una y entera de cada uno puede dar respuestas unívocas a las cuestiones políticas y morales. Se reclaman de la ideología los derechos, pero piensan que éstos pueden fundarse sin tener en cuenta que los intereses, las finalidades, las aspiraciones y las concepciones humanas de la vida buena son, no sólo diversas, sino inconmensurables. Creen que es posible alcanzar, por vías racionales, un consenso sobre las normas jurídicas o constitucionales, lo cual las obliga a excluir todo lo que constituiría una disidencia respecto a ese consenso. Al igual que los totalitarismo de ayer, tampoco están dispuestas a aceptar que sus normas no sean necesariamente asumidas y reconocidas. También ellas tienden a imponerse como el único sistema universalmente posible, en nombre de una ideología que, por humanista que sea, da paso a todos los abusos en la medida en que se pretensa como una evidencia que se supone tiene que imponerse a todos».


Este largo párrafo de examen de conciencia sobre uno de los más acuciantes problemas en la construcción de un orden jurídico y moral internacional –por tanto, filosófico– como es el de la fundamentación de los derechos humanos y sus más diversas ramificaciones –como la del iusnaturalismo–, por más que lo tenga claro –parece que sólo él, el señor Hererro de Miñón–, bien merece el corolario en la historia reciente. ¿Está la democracia inmunizada contra el totalitarismo? ¿Y la sociología y sus sociologemas? No, evidentemente, y si no, que se lo pregunten a los nuevos, perdón, señor de Miñón, neo-ilustrados, al historicismo, a la ideología del progreso, a la voluntad autotransformadora de la sociedad que es capaz de estar constantemente engendrándose a sí misma, al identificar el poder humano estabecido con el poder instituyente de lo social...
Otra muestra. Al margen del imprescindible estudio sobre los orígenes del totalitarismo de Hanna Arendt, Carl Friedrich y Zbigniew Brezezinski apuntaron, en su investigación sobre este fenómeno, seis criterios formales que caracterizan a los regímenes totalitarios: una ideología oficial que abarca a todos los sectores de la vida social; un partido único enraizado en las masas; un sistema político organizador del terror; un control monopolístico de los medios de información y de comunicación; un monopolio de los medios de combate; y una dirección centralizada de la economía. ¿Les suena? Mieren a su alrededor, lean los periódicos, piensen y ganen el premio.
El libro esconde muchas más perlas preciosas y apreciadas. ¿A qué se debe, por ejemplo, la carta de legitimidad social que tiene el comunismo, con la anuencia del viejo y nuevo socialismo, cuando el balance de los muertos que generó, según Stéphane Courtois, es de cien millones frente a los cuatro veces menos que se atribuyen al nacionalsocialismo? ¿Acaso el obstinado rechazo de no querer comparar el comunismo y el nazismo no esconde la diferencia de trato entre ambos totalitarismos? ¿Por qué la derecha es siempre fascista, mientras que al comunismo se le supone entre las fuerzas del progreso? El totalitarismo es la tiranía de un tipo nuevo, un permanente desencanto, una salida en falso, un virus hiper-permeable. El totalitarismo es toda ideología que ha perdido el horizonte escatológico, la historia de su finalidad y la finalidad de su historia. Ojo, pues; pensemos dónde estamos y hacia dónde vamos, o nos llevan. 2005
José Francisco Serrano Oceja – 2005.03.03. España
 
+++


 
“La libertad de matar no es verdadera libertad, sí una tiranía que reduce al ser humano en esclavitud” 2005-05-07 – S. S. Benedicto XVI – San Juan de Letrán.
 
+++
 
“Las Escrituras no se pueden interpretar solo con los instrumentos de la ciencia de la exégesis –como hacen los protestantes-, mas va leída a la luz de la Tradición del Magisterio”. “En la Iglesia, las Sagradas Escrituras, cuya comprensión crece bajo la inspiración del Espíritu Santo, y el misterio de la interpretación auténtica, dado a los apóstoles, pertenecen el uno al otro en modo indisoluble. Y entonces, allí donde la Sagrada Escritura viene separada de la voz viviente de la Iglesia, vemos que esa cae prisionera a las disputas de los expertos”.
2005-05-07 – S. S. Benedicto XVI – San Juan de Letrán.
 
+++
 
“El Papa no es un soberano absoluto que lo que piensa y quiere es ley. Al contrario, su ministerio es garantía de la obediencia hacia Cristo y a su Palabra. Él no debe proclamar sus propias ideas, mas debe vincularse constantemente él propio y la Iglesia a la obediencia hacia la Palabra de Dios, en frente a todos los tentativos de acomodamientos y diluentes, como así también afrontar cualquier oportunismo”.  
2005-05-07 – S. S. Benedicto XVI – San Juan de Letrán.
 
+++

 

 
Desde hace dos mil años, la Iglesia es la cuna en la que María coloca a Jesús y lo entrega a la adoración y contemplación de todos los pueblos. Que por la humildad de la Esposa brille todavía más la gloria y la fuerza de la Eucaristía, que ella celebra y conserva en su seno. En el signo del Pan y del Vino consagrados, Jesucristo resucitado y glorificado, luz de las gentes (cf. Lc 2, 32), manifiesta la continuidad de su Encarnación. Permanece vivo y verdadero en medio de nosotros para alimentar a los creyentes con su Cuerpo y con su Sangre.
 “El que come Mi Cuerpo y bebe Mi Sangre, tendrá la vida eterna” (Juan 6:55); “El que come este Pan, vivirá por siempre” (Juan 6:59).
 
+++


Santa Teresa Benedicta de la Cruz, Edith Stein (1891-1942) carmelita descalza, mártir, co-patrona de Europa - Cuadernos de Notas personales, Ejercicios 1937, Obras completas, EE.VV. Burgos 2004, pag. 846-847

 
 “...Vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en gozo.” (Jn 16,20)

       El Salvador dice a los discípulos que el se va por un tiempo, que ellos se entristecerán y que el mundo se alegrará. Pero esto es bueno para ellos. Su apego humano a la persona de Jesús era demasiado grande, él tenía que separarse de ellos para que pudieran recibir interiormente su Espíritu. Así, también, es bueno para nosotros, si se nos quita el consuelo humano, el apoyo por medio de un representante humano, y hasta si ese nos quitan siempre consuelos para que se reciban acciones espirituales más profundas. Podemos entristecernos de la ausencia del Señor y de que el “modicum” se nos haga largo, pero debemos estar seguros de que el no nos deja solos.
 
+++
 
«Hay que plantar cara a los gregarios que denigran a la Iglesia»
Pero la culpa no es de la sociedad, sino de los propios católicos que viven desganados y apáticos.
 
+++
 
Todas las acciones de terroristas islamistas degradan y corrompen el débil tejido en el que se basa la civilización; el que diferencia civiles de militares, iglesias y campos de batalla.
 
+++
 
Sobre los altares es suficiente con que brille la Hostia Sagrada. Sino, como dijo san Hilario + 367 ca., construiríamos iglesias para destruir la fe.
 
+++
 
«Una investigación histórica, libre de prejuicios y vinculada únicamente con la documentación científica es insustituible para derrumbar las barreras entre los pueblos» (Juan Pablo II)
 
+++


"Obras todas del Señor, bendecid al Señor".-
¡Gloria y alabanza a ti, Santísima Trinidad, único y eterno Dios!
“¡Señor, dueño nuestro, qué admirable es tu nombre en toda la tierra!” (Sal 8, 2).-
“En la grandeza y hermosura de las criaturas, proporcionalmente se puede contemplar a su Hacedor original… Y si se admiraron del poder y de la fuerza, debieron deducir de aquí cuánto más poderoso es su plasmador...; si fueron seducidos por su hermosura, ... debieron conocer cuánto mejor es el Señor de ellos, pues es el autor de la belleza quien hizo todas estas cosas”.
Gloria y alabanza a ti, oh Cristo, ahora y por siempre: ‘alfa y omega’

¡Gloria al Jesucristo, base y fundamento de su Iglesia!


¡Buenaventura eres Tú, Oh María, Madre de mi Maestro!

“Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones” Biblia. Evangelio según San Lucas Cap.1º vs. 48. La Iglesia, hace XXI siglos fundada por Tu Hijo, te alaba, ¡Oh Madre plena de dicha y felicidad!
 
 

Gracias por venir a visitarnos
 
Carta I de San Pablo a los Corintios 15,1-8. - Hermanos, les recuerdo la Buena Noticia que yo les he predicado, que ustedes han recibido y a la cual permanecen fieles. Por ella son salvados, si la conservan tal como yo se la anuncié; de lo contrario, habrán creído en vano. Les he trasmitido en primer lugar, lo que yo mismo recibí: Cristo murió por nuestros pecados, conforme a la Escritura. Fue sepultado y resucitó al tercer día, de acuerdo con la Escritura. Se apareció a Pedro y después a los Doce. Luego se apareció a más de quinientos hermanos al mismo tiempo, la mayor parte de los cuales vive aún, y algunos han muerto. Además, se apareció a Santiago y de nuevo a todos los Apóstoles. Por último, se me apareció también a mí, que soy como el fruto de un aborto.
Recomendamos vivamente: ‘Vida y destino’ de Vasili Grossman - Galaxia Guttenberg Círculo de Lectores publica Vida y destino, de Vasili Grossman, que en este impresionante millar de páginas consigue conmover y emocionar al lector. Es un friso de vida, mezcla de novela y ensayo sobre la fe, la ciencia, la amistad, el amor, el bien y el mal. Las páginas sobre la Navidad en el sitio de Stalingrado, o la descripción de las cámaras de gas de los campos de exterminio nazis, son inolvidables. En el sectario ejercicio de memoria histórica al que nos vemos sometidos, este libro ha pasado como de tapadillo. Spielberg tiene, si quiere, en estas páginas un peliculón tan admirable como el de su famosa Lista de Schindler. Esta gran novela ha sido comparada con obras maestras como Doctor Zhivago, o Guerra y paz. Este libro es un insuperable homenaje a los millones de víctimas de la Revolución bolchevique y del comunismo soviético, cuya autocrítica y obligada petición de perdón brilla por su ausencia. Tal vez este escritor y periodista ruso, que cubrió con sus crónicas la batalla de Stalingrado y que fue el primero en dar la noticia al mundo de la existencia de los tenebrosos campos nazis de exterminio, hubiera hecho mejor escribiendo menos páginas, pero lo que hubiera ganado en aceptación lo hubiera perdido en justicia. En todo caso, impresiona, como destilado final de estas páginas, la fortaleza del alma humana ante el terror más desatado y ante la innoble e inhumana ofensiva del desmoronamiento moral e ideológico.
† ¡Bendito sea Dios, que nos hace fuertes, para salvar y ser salvados, para curar y ser curados, para amar al hermano y ser por él amados!.

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).