Thursday 23 October 2014 | Actualizada : 2014-10-13
 
Inicio > Biblia > Papiros - 1º del Nuevo Testamento; pergamino, trazo caligrafía sobre piel

Precisamente el Nuevo Testamento está escrito como una narración de lo realmente acontecido y de lo enseñado por Jesús (cf. Lc 1,1-4), ciertamente con el fin de suscitar la fe (cf. Jn 20,21), pero sin que esa finalidad reste algo al carácter real e histórico de lo consignado. En efecto, los apóstoles se presentan como testigos de esos acontecimientos. Es más, los conocimientos de la vida de Cristo que la razón humana puede aportar facilitan la fe, pues sus obras das testimonio de Él (cf. Jn 10,25), son el sello de su misión divina, y hacen ver que la fe es razonable y no un movimiento ciego del espíritu.

 

+++

 

Una interpretación del Papiro Bell 1925


por Gonzalo Fernández,
Sus contenidos e importancia

El obispo Pafnucio de Sais es un buen colaborador de San Atanasio durante la controversia arriana. Los obispos de Alejandría anuncian la fecha de celebración de la Pascua por medio de Cartas Pascuales con un año de antelación. En 346 San Atanasio cita a Pafnucio de Sais como partidario suyo en la Carta Pascual para el año 347 (Patrología Griega 26, col. 1.430). Pafnucio de Sais participa en el concilio de Alejandría de 362 (SAN ATANASIO DE ALEJANDRÍA, Tomo a los antioquenos 4,  Patrología Griega 26, col. 808). Pafnucio escribe y recibe unas cartas que se han conservado en siete papiros (1924 BELL 100 - 120). En este trabajo voy a analizar el Papiro 1925 de la citada edición de Bell (1924 BELL 106 - 107).

El Papiro Bell 1925 contiene una carta que Flavio Julio Ausonio dirige a Pafnucio antes de obispar cuando Pafnucio es  superior de una laura. Pafnucio funda una de las lauras más antiguas del Bajo Egipto poco después de la creada por San Macario el Egipcio hacia 330 en el Desierto de Escete. En 341 - 342 Flavio Julio Ausonio es el gobernador de la Provincia Augustamnica con arreglo al Papiro Harris (1936 POWELL 65) y a una constitución de 8 de abril de 342 (Código Teodosiano 12, 1, 34) una vez aceptada la corrección Ad Ausonium proesidem Aygustamnicoe en vez del original Ad Auxentium poesid(em) Augustamnicae (1975 JONES,  MARTINDALE y MORRIS 140). En la misiva contenida en el Papiro 1925  Flavio Julio Ausonio alude al obispo Horus de Filónico. El Papiro 1925 muestra que San Atanasio tiene influencia en las autoridades civiles y eclesiásticas de Egipto pese a sufrir a la sazón el segundo de sus destierros. La atanasiofilia de Flavio Julio Ausonio se entiende por el desinterés de Constancio II hacia los problemas religiosos del Imperio de Oriente desde el inicio a fines de 339 de la guerra contra los persas (LIBANIO DE ANTIOQUÍA, Discursos 18, 207 y 69, 76). Es muy sintomático que en 343 Constancio II deponga a Flavio Julio Ausonio de su cargo de gobernador y le sustituya por Flavio Olimpio al frente de la Provincia Augustamnica tras su victoria sobre los sasánidas (LIBANIO DE ANTIOQUÍA, Discurso 69, 82).

En el Papiro Bell 1925 Flavio Julio Ausonio alude a un cierto Arrio. Ese personaje ha de ser distinto del heresiarca que inaugura la controversia arriana. Asimismo el Papiro Bell 1925 explica la aparición de un santo de nombre Arrio, cuya memoria se celebra el 5 de junio,  en un martirologio siriaco anterior a Teodosio I y descubierto por W. Bright (1894 DE ROSSI y DUCHESNE LVIII y 87). L. Duchesne, H. Lietzmann y P. Batiffol identifican el Arrio de aquel martirologio siriaco con el hereje (1885 DUCHESNE 24, 1911 LIETZMANN 9 y 1929 BATIFFOL 387). H. Delehaye y R. Aigrain piensan por el contrario que el Arrio del menologio siriaco es un mártir egipcio del período tetrárquico dado que un menologio constantinopolitano le cita entre otros santos del País del Nilo (1930 AIGRAIN 207 - 208).

Opino que el Arrio de los menologios siriaco y constantinopolitano es un presbítero alejandrino, de absoluta ortodoxia y subordinado a San Atanasio, a quien menciona Flavio Julio Ausonio en el Papiro Bell 1925. La fama del Arrio partidario de San Atanasio llega a Constantinopla en 379, una vez muerto San Atanasio, de manos de San Gregorio de Nacianzo y el filósofo Máximo a quien el mismo San Atanasio había escrito en torno a 371 una carta (Patrología Griega 26, columnas 1083 - 1090).

La suplantación del Arrio del Papiro Bell 1925 por el iniciador homónimo de la herejía arriana tiene lugar hacia 420. Entonces se produce un cisma dentro de los arrianos anomeos quienes defienden que Cristo es desigual  (anomoios) respecto a Dios Padre. Lucio es el jefe de aquellos cismáticos dentro del anomeísmo (FILOSTORGIO, Historia Eclesiástica XII, 11). San Epifanio de Salamina (Compendio de las fábulas de los herejes IV, 3) señala que los partidarios de Lucio reciben las despectivas designaciones de troglitos o trogloditas en base a la naturaleza clandestina de sus reuniones que suceden siempre en lugares apartados. Lucio empieza a difundir la veneración al heresiarca a quien identifica con el santo alejandrino aludido en los antedichos menologios siriaco y constantinopolitano. Los troglitos empiezan a expanderse por todo Oriente desde Constantinopla. Admiten la suplantación de los dos Arrios efectuadas por su jefe Lucio pues los trogloditas potencian la veneración hacia el fundador del arrianismo frente a las críticas que aquel personaje recibe de los portavoces oficiales de las tendencias anomeas.

Bibliografía
1885 DUCHESNE DUCHESNE, L. Les sources du martyrologe hiéronymien. París.
1894 DE ROSSI y DUCHESNE DE ROSSI, G.B. y DUCHESNE, L. Martyrologium Hieronimianum, Acta Sanctorum Novembris, t. II. Bruselas.
1911 LIETZMANN LIETZMANN, H. Die drei ältesten Martyrologien. Bonn.
1924 BELL BELL, H.I. Jews and Christians in Egypt. The Jewish Troubles in Alexandria and the Athanasian Controversy. Londres.
1929 BATIFFOL BATIFFOL, P. La paix constantinienne et le Catholicisme. París.
1930 AIGRAIN AIGRAIN, R. s.v. Arius (Saint) ou Aristius, Dictionnaire d´Histoire et de Geographie Écclésiastiques. París
1936 POWELL POWELL, J.E. The Rendel Harris Papyri. Cambridge.
1975 JONES,  MARTINDALE y  MORRIS JONES, A.H.M., MARTINDALE, J.R. y  MORRIS, J. The Prosopography of the Later Roman Empire. Volume I: A.D. 260 - 395. Cambridge.
·- ·-· -······-·?Gonzalo Fernández  2009.VI. Arbil nº 121


+++

 

Actualizado 18 noviembre 2013 

De papiros y pergaminos: ¿la misma cosa?

 

            A Vd. que frecuenta esta página, probablemente -si no por otras razones-, porque le interesa la arqueología bíblica, no le ha pasado en modo alguno desapercibido que mientras a unos documentos nos referimos como “papiros” (pinche sobre su nombre si desea conocer sobre el Papiro Rylands, o sobre los papiros Chester Beatty, o sobre los papiros Bodmer), a otros en cambio nos referimos como “pergaminos” (pinche aquí para conocer por ejemplo sobre el Códice Amiatinus), y sabe perfectamente que uno y otro no son la misma cosa. 

 

            Papiro y pergamino son los principales materiales sobre los que nos han llegado los ejemplares más antiguos de los manuscritos bíblicos o no bíblicos. Su naturaleza es, sin embargo, bien diferente. 

 

            El papiro, mucho más antiguo que el pergamino, es el material elaborado a partir de una planta acuática, de la familia de las ciperáceas, el “Cyperus papyrus”, frecuente en el río Nilo y en otros lugares de la cuenca mediterráneo. Recibe el nombre del latín “papyrus”, procedente del griego “π?πυρος” (“papiros”), procedente del copto “per-peraâ”, “flor del rey”, así llamada por ser su elaboración en el Egipto faraónico un monopolio real. 

 

            Probablemente, el papiro más antiguo nunca hallado sea el descubierto en la tumba de Hemaka, del Faraón Den, en la necrópolis de Saqqara, aunque no nos han llegado los signos que haya podido tener impresos. Entre los papiros cristianos, el más antiguo es el Papiro Rylands, un fragmento de apenas 8,9 x 6 centímetros. Su uso comenzó a declinar con la decadencia de la cultura egipcia, siendo sustituido por el pergamino, más aún a partir del s. V y definitivamente en el s. XI. 

 

            Utilizado principalmente para la escritura, de que tal no era el único uso que se le confería da buena cuenta el pasaje bíblico en que se narra cómo su madre salva a Moisés de la muerte a la que estaba llamado por ser un vástago judío: 

 

            “No pudiendo esconderlo por más tiempo, tomó una cestilla de papiro, la calafateó con betún y pez, metió en ella al niño, y la puso entre los juncos, a la orilla del Río” (Ex. 2, 3). 

 

            De hecho, la misma palabra “biblia”, como sinónimo en este caso de “libro”, procedería del término “biblos”, que es como los griegos designaban la médula blanda de la planta del papiro. La ciudad fenicia de Biblos debe su nombre a haber sido un importante centro de la industria del papiro. 

 

            En cuanto a su elaboración, el tallo de la planta se mantenía en remojo una o dos semanas, se cortaba en finas tiras llamadas “phyliae” y se prensaban con un rodillo, una cara en horizontal y la otra en vertical, frotándose finalmente con una concha o una pieza de marfil durante varios días. Se solían fabricar rollos de unas veinte plagulas u hojas que se pegaban entre sí, con un tamaño medio de unos cinco metros. Las inscripciones se realizaban en el anverso, la cara del papiro que tenía dispuestas las tiras horizontalmente. 

 

            El papiro es muy vulnerable a la humedad, y si se han descubierto bastantes sobre todo en los últimos dos siglos, ha sido siempre en ambientes muy secos como el del desierto: Egipto, mar Muerto. 

 

            Poco a poco, el papiro ira cediendo terreno a favor de un segundo material llamado “pergamino”, sobre todo cuando el formato “códice” empezó a sustituir al formato “rollo”, para el que el papiro era más adecuado por la longitud que podía alcanzar. Otra de las ventajas del pergamino es que permitía escribir por ambas caras, algo muy difícil en el papiro. 

 

            El pergamino recibe su nombre de la ciudad de Pérgamo, en el noroeste de Asia Menor, en la actual Turquía, cuya biblioteca era la más importante de su época después de la de Alejandría, y es un material hecho a partir de la piel de una serie de animales en cualquier caso jóvenes, ternero, cordero o cabrito. 

 

             De las tres partes que componen una piel, el pergamino se fabrica solo con la dermis, consistiendo su proceso de manufactura precisamente en eliminar la epidermis y la hipodermis, para lo que se utiliza una solución a base de cal. A continuación, se tensa el pergamino en un caballete, mientras se frota la superficie con piedra pómez o mediante otro instrumento cortante. 

 

            El pergamino de mayor calidad es la “vitela”, fabricada con animales nonatos o recién nacidos, reservado para los códices más lujosos.   ©L.A. LUIS ANTEQUERA

http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=32274

 

+++



 

 

Alrededor del año 58 de nuestra era vivían en Jerusalén varios miles de judíos creyentes, miembros de la Iglesia Católica recién fundada por Jesucristo que le ordenó ser “Católica y catolizante”. Así lo afirmaban los responsables de la Iglesia a Pablo: "Ya ves, hermano, cuantos miles de judíos son ahora creyentes y todos son fieles observantes de la Ley" (Hch 21,20).

 

+++


 

«Iglesia católica» Hacia los años 90 e inicios del 100 (siglo II) el nombre de católicos (la expresión «Iglesia católica» aparece por vez primera en Ignacio de Antioquía) está difundido por todas partes para designar a los miembros de la Iglesia «grande» y diferenciarlos de las comunidades menores de los herejes.

Κα8ολικος [kazolikós (pronunciando th como en inglés, o como la z española), que significa universal].

En los tres primeros siglos de la Iglesia, los cristianos decían "cristiano es mi nombre, católico mi sobrenombre". Y así se usó el término "Católica", para distinguirse de quienes se hacían llamar cristianos, pero habían caído en herejías.

 

+++


 

Cristo funda la Iglesia y de ella es la piedra angular. Desde hace veinte siglos, ella, con su Magisterio fiel y garantizado, vigila sobre la humanidad y la guía.

 

Alrededor del año 33 - En Pentecostés la Iglesia se manifestó una, santa, católica y apostólica; se manifestó misionera, con el don de hablar todas las lenguas del mundo, porque a todos los pueblos está destinada la buena nueva del amor de Dios. "El Espíritu —enseña también el Concilio— conduce a la Iglesia a la verdad total, la une en la comunión y el servicio, la construye y dirige con diversos dones jerárquicos y carismáticos, y la adorna con sus frutos" (ib., 4).

 

+++

 

Año 38 - Hay que resaltar que la comunidad cristiana chipriota fue fundada por los apóstoles Pablo y Bernabé en el año 38 de nuestra era.

 

+++

 

Años 40.ca. Iglesia Católica - ya «inmediatamente después de la muerte y la resurrección de Cristo, en torno a los años 40 d.C., la Iglesia Católica cantaba en el famoso himno contenido en Carta de San Pablo a los Filipenses»: «Cristo, siendo de condición divina, no consideró como presa codiciable el ser igual a Dios» (Flp 2,6).

 

Año 44ca. Mártir de la Iglesia Católica – El Apóstol Santiago, murió, por defender su fe bajo Herodes Agripa I. Su vida la puede encontrar en los Evangelios y en los Hechos de los Apóstoles. Cuando sintió la llamada para seguir a Jesús, algo extraño y divino se le metió en el corazón. Tanto amor le tomó al Señor que cuando llegó el momento de demostrar su fe, no tuvo la menor duda en entregar su vida por el Evangelio allá por el año 44, poco antes de la Pascua.

 

+++

 

Alrededor del año 40/43ca. Iglesia Católica - La maduración de la fe fue llevada a cumplimiento por el Espíritu Santo en Pentecostés, de manera que Santiago, cuando llegó el momento del supremo testimonio, no se echó para atrás. Al inicio de los años 40 del siglo I, el rey Herodes Agripa, nieto de Herodes el Grande, como nos informa Lucas: «echó mano a algunos de la Iglesia para maltratarlos. Hizo morir por la espada a Santiago, el hermano de Juan» (Hechos 12, 1-2). La concisión de la noticia, carente de todo detalle narrativo, revela, por una parte, cómo era normal para los cristianos testimoniar al Señor con la propia vida y, por otra, que Santiago tenía una posición de relevancia en la Iglesia de Jerusalén, en parte a causa del papel desempeñado durante la existencia terrena de Jesús.

 

+++

 

Alrededor del año 43ca. Iglesia Católica  Santiago el Mayor - Santiago pertenece a los discípulos privilegiados: fue admitido en Getsemaní, y en la Transfiguración. En un caso, experimenta la gloria del Señor; en el otro, el sufrimiento y la humillación, la obediencia hasta la muerte. La segunda experiencia fue una maduración en la fe, para corregir la interpretación triunfalista de la primera. Esta maduración fue llevada a la plenitud en Pentecostés, de forma que Santiago, cuando llegó el momento del testimonio supremo, no se echó atrás. Al inicio de los años 40, el rey Herodes Agripa «hizo morir por la espada a Santiago, el hermano de Juan». La noticia pone de manifiesto que para los cristianos era normal dar testimonio con la vida; y que Santiago ocupaba una posición destacada en la Iglesia de Jerusalén.
Una tradición habla de una estancia suya en España para evangelizar esa importante región. Según otra, su cuerpo fue trasladado a Santiago de Compostela. Ese lugar se convirtió en objeto de gran veneración, y sigue siendo meta de numerosas peregrinaciones. Así se explica la representación de Santiago con el bastón del peregrino y el rollo del Evangelio, características del apóstol itinerante, dedicado al anuncio de la buena nueva.
De Santiago podemos aprender mucho: la prontitud para acoger la llamada del Señor, el entusiasmo al seguirlo más allá de nuestra presunción ilusoria, la disponibilidad para dar testimonio de él con valentía, hasta el sacrificio supremo. Él, que había pedido sentarse junto al Maestro en su reino, fue el primer apóstol en beber el cáliz de la Pasión.
El camino desde el monte de la Transfiguración hasta el monte de la agonía simboliza la peregrinación de la vida cristiana. Siguiendo a Jesús como Santiago, sabemos que vamos por el buen camino.
Benedicto XVI. 21-VI-2006

 

+++


Actualizado 17 noviembre 2011

Del Papiro Rylands, el fragmento del Evangelio más antiguo nunca hallado 

 

            El Papiro Rylands, cuyo nombre de catálogo es P52, es uno de los grandes tesoros, si no “el gran tesoro”, de la Biblioteca John Rylands, de Manchester. Consiste en un pequeño pedazo de papiro que recoge unos breves pasajes del Evangelio de Juan, y constituyen el fragmento de cualquiera de los cuatro evangelios más antiguo nunca hallado hasta la fecha.

 

Lo primero que ha de decirse es que se trata de un trozo de papiro. El papiro, de donde por cierto, viene la palabra “papel” (en inglés la relación es aún más evidente al decirse “paper”), fue el elemento comúnmente utilizado para la escritura desde el año 3000 a. C. y hasta el s. XI d.C., aunque ya desde el s. V es paulatinamente sustituído por el pergamino, y se obtiene de una planta acuática de idéntico nombre.


 

  

            Por lo que se refiere a nuestro P52, hablamos de un fragmento muy pequeño,  (ver en las fotografías, arriba el anverso, abajo el reverso, a tamaño prácticamente real), escrito por las dos caras, en una de las cuales leemos parte de Jn. 18, 31-33, a saber:

 

            “[…] los judíos: «Nosotros no podemos dar muerte a nadie.» Así se cumpliría lo que había dicho Jesús cuando indicó de qué muerte iba a morir.

            Entonces Pilato entró de nuevo al pretorio y llamó a Jesús y le dijo: «¿Eres tú el rey de los judíos?»”.

 

 

 

             Y en el reverso, parte de Jn. 18, 37-38, a saber:

 

            “[…] soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz.»

               Le dice Pilato: «¿Qué es la verdad?» Y, dicho esto, volvió a salir hacia los judíos y les dijo: «Yo no encuentro ningún delito en él”.

 

            Coinciden los expertos en que fue escrito en los primeros años del s. II, y aunque algunos se atreven a datarlo en el reinado de Trajano, por lo tanto antes del 117, por la morfología de su escritura lo más probable parece que pertenezca al período adriánico, por lo tanto entre el 117 y el 138 d.C.. Algo que, en cualquier caso, tiene muchas implicaciones, pero dos de la máxima importancia.

 

            Por la primera, el Papiro Rylands desmiente a los exégetas que se habían manifestado a favor de una datación muy posterior del Evangelio de Juan, los cuales, basados tal vez en que la primera mención explícita al mismo se halla en San Ireneo hacia el año 180, situaban la obra en las postrimerías del s. II. Y contribuye, por el contrario, a emplazar su realización en los años finales del s. I, una datación que coincide plenamente con la tradición, según la cual, la habría redactado el apóstol Juan en sus últimos años de vida, concluída en torno al año 100. 

 

            Por la segunda, el Papiro Rylands representaría una de las primeras copias del Evangelio de Juan, de cuyo manuscrito original le separarían apenas unos pocos años, diez o veinte, no más. Lo que a su vez, representa un hito difícilmente superable de cercanía entre el manuscrito de una obra clásica y su copia más antigua conocida. Sólo a modo de ejemplo, tal diferencia, según acostumbra a señalarse, es tan grande como 1.600 años en las obras de Eurípides, 1.400 en las tragedias de Sófocles, o 1.300 en los escritos de Platón.

 

            El Papiro Rylands fue hallado en Egipto. Al respecto, no está de más señalar que, según la tradición, Juan escribió su Evangelio en Efeso, a varios miles de kilómetros. Lo que hablaría de la pronta afirmación de su texto como texto canónico, y en definitiva, afirma la tesis de la autoría joanesca, dado que sólo el aval de uno de los grandes personajes del cristianismo podría producir el efecto de una tan rápida transmisión.

 

            Fue adquirido en un mercado egipcio, junto con otros objetos, por Bernard Grenfeld, cosa que ocurrió en 1920. Si bien hasta que en 1934 Colin H. Roberts lo tradujo, no se fue consciente del contenido del fragmento papiráceo. Fácil de imaginar la cara que se le quedó al traductor al descubrir el texto que traducía.

 

            Está escrito en griego, que es, salvo quizás el de Mateo en una primera versión, como se escribieron los cuatro evangelios. Mide apenas 8,9x6 cms., es decir, poco más que una tarjeta de visita. A tenor de de su tamaño y del de la letra que contiene, se ha calculado que pertenece a una página que mediría 16x21 cms., y que el Evangelio de Juan del que procede se contendría en un tomo de unas 130 páginas. Y reviste otra importante curiosidad: los restos que lo acompañan permiten afirmar que pertenece a un códice y no a un rollo, lo que indicaría que los cristianos habrían adquirido muy tempranamente esta manera de encuadernar, la del libro que conocemos hoy en día en definitiva, en detrimento del sistema del rollo, tan afín a la tradición judía. Otro dato que añadir a la temprana separación de la nueva religión respecto del tronco judaico del que procedía.

LUIS ANTEQUERA - Ha publicado tres libros, “Jesús en el Corán”“El cristianismo desvelado” y “Derecho a nacer”. Ha colaborado en diversos programas de radio y televisión

http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=18941


+++


Datación de los evangelios - La Iglesia Católica inicia a escribir ‘El Nuevo Testamento’Iglesia Católica - Alrededor del año 58 de nuestra era vivían en Jerusalén varios miles de judíos creyentes, miembros de la Iglesia Católica recién fundada por Jesucristo que le ordenó ser “Católica y catolizante”. Así lo afirmaban los responsables de la Iglesia a Pablo: "Ya ves, hermano, cuantos miles de judíos son ahora creyentes y todos son fieles observantes de la Ley" (Hch 21,20).

 

Año 30: Muerte y resurrección de Jesús. Pentecostés y comienzo de la difusión del cristianismo.
Década del 30 al 40: Redacción en arameo del evangelio de Marcos, el libro de los dichos de Jesús (fuente Q), y otros documentos.
Década del 40 al 50: Traducción al griego del evangelio de Marcos y otros escritos arameos.
Poco después del año 50: Evangelio de Lucas y Evangelio de Mateo.
Pocos años después: Evangelio arameo de Juan.


+++


En la villa de Corinto, conocida -como tantas otras zonas portuarias- por la corrupción de sus costumbres, los primeros cristianos evangelizados por Pablo distaban mucho de ser perfectos. Sin embargo desde los comienzos mismos de la carta, esos cristianos reciben su título de nobleza cristiana: son llamados a vivir la santidad, es decir, la existencia nueva de los hijos de Dios a la que Jesucristo les impulsa y conduce. También nosotros somos santos, no porque seamos perfectos sino porque somos llamados a ser los testigos de la santidad de Dios en nuestras ciudades y pueblos en nombre de la Iglesia universal-católica, a la que nos unen bautismo y eucaristía.

 

+++

 

Alrededor del año 63 - SAN SIMEONE DE JERUSALÉN –  Iglesia católica OBISPO Y MÁRTIR CRUCIFICADO, seguno obispo de Jerusalén.

(‘Santiago el menor’ fue el primer obispo de la Iglesia Católica de Jerusalén + 63. Durante la destrucción de la ciudad por parte de los romanos, los representantes de esta primera Iglesia de Jesucristo, se refugiaron con otros miembros católicos, en Pella. Retornando a Jerusalén continuaron con la obra catolizante {universal} de predicar a todos, especialmente allí entre los hebreos. Durante la persecución de Trajano, Simón, según obispo de la Iglesia de Jerusalén, fue denunciado y fu crucificado; tenia cerca de 120 años, bajo Trajano Cesare y el cónsul Attico. Éste último gobernaba la Judea y siguió de persona el juicio y la ejecución, maravillándose por el coraje de Seimón, ‘en tantos días de torturas’, a las cuales siguió la crucifixión*)

 

+++ 

 

Pedro en el Mediterraneo viajó hacia Roma

 

Alrededor del año 64 Pedro, Obispo de Roma y mártir de la persecución de Nerón. Durante el período real y toda la época republicana, el territorio de la orilla derecha del Tíber era conocido como Ager Vaticanus y se extendía al norte hasta la desembocadura del Cremera y al sur, por lo menos hasta el Gianicolo. En época imperial, a partir del s. II d.C., se atestigua la presencia del topónimo Vaticanum que incluía una zona que corresponde, aproximadamente, a la del actual Estado de la Ciudad del Vaticano. En época romana dicha zona se hallaba fuera de la ciudad, ocupada por villas, los jardines de Agripina - madre del Emperador Calígula (37-41 d.C.) - y por amplias necrópolis ubicadas a lo largo de las principales calles. En los jardines de la madre, Calígula construyó un circo (Gaianum), más tarde reestructurado por Nerón (54-68 d.C.). A lo largo de la Via Trionfale, que desde Plaza San Pedro se dirige en dirección norte hacia Monte Mario, han sido excavados varios núcleos de tumbas. A lo largo de la Via Cornelia, que se dirigía en cambio en dirección oeste, surgía la necrópolis donde también se encuentra la tumba del apóstol Pedro, muerto durante la persecución de Nerón y sepultado en ese lugar. Su tumba fue meta de peregrinaciones y objeto de veneración desde el s. II d.C. La necrópolis fue luego sepultada durante la construcción de la basílica dedicada al apóstol según los deseos del Emperador Constantino (306-337 d.C.), y actualmente [MMVI] se puede visitar sólo parcialmente.


[En un lugar impreciso cerca de la Basílica vaticana surgía el santuario de la diosa frigia Cibeles, del cual proceden numerosos altares inscritos, que más adelante tuvo que ser cerrado a consecuencia de las disposiciones promulgadas por el Emperador Teodosio contra los cultos paganos en 391 y 392. Entre los numerosos altares inscritos hallados en aquel lugar, se halla (Museos vaticanos) un ara dedicada a Cibeles y Atis, con el pino sacro de Atis, un toro y un carnero, para recordar los sacrificios realizados, y objetos de culto. En dicha ara se encuentra la fecha precisa de la dedicatoria: 19 de julio de 374 d.C.].

 

+++

 

Alrededor del año 80-90 - Los primeros sucesores de San Pedro en la sede de Roma fueron, según testimonia la Tradición, Lino (hasta el año 80) y Anacleto, también llamado Cleto (80-92) «Después de ellos, cuenta San Ireneo, en tercer lugar desde los Apóstoles, accedió al episcopado Clemente, que no sólo vio a los propios Apóstoles, sino que con ellos conversó y pudo valorar detenidamente tanto la predicación como la tradición apostólica». Fue San Clemente, por tanto, el cuarto de los Papas. Como parece querer indicar San Ireneo, este santo Vicario de Cristo fue un eslabón muy importante en la cadena de la continuidad, por su conocimiento y por su fidelidad a la doctrina recibida de los Apóstoles. Nada dicen los más antiguos escritores eclesiásticos sobre su muerte, aunque el Martyrium Sancti Clementis, redactado entre los siglos IV y VI, refiere que murió mártir en el Mar Negro, entre los años 99 y 101. Poco antes debió de redactar su Carta a los Corintios, que es uno de los escritos mejor testimoniados en la antigüedad cristiana, pues fue muy célebre y citado en los primeros siglos.

 

San Matías, apóstol (s. I) Los Apóstoles, guiados por el Espíritu Santo, eligieron a Matías de entre los testigos de la Resurrección del Señor y después de la Ascensión, para ocupar el puesto de Judas y completar el número de los Doce. Predicó el Evangelio en Etiopía y murió mártir.-

 

+++

 

Alrededor del año 90 - 100ca. "Obedecer al Obispo y al clero con mentes sin divisiones y compartir el pan -la medicina de la inmortalidad- y el remedio soberano para escapar la muerte y vivir en Jesucristo para siempre... La única Eucaristía que deben apreciar como válida es una que es celebrada por Obispo mismo o por una persona autorizada por él. Donde está el Obispo, ahí debe estar su gente, al igual que donde estaba presente Jesucristo, ahí está la Iglesia católica..."

[San Ignacio de Antioquía, discípulo de San Juan Evangelista, (33ca.+ 107)] Ignacio nació en los días en que Cristo era crucificado. Conoció a San Pedro y a San Pablo.

 

+++

 

Iglesia Católica año 153 - Ya el mártir san Justino, en su Primera Apología, escrita aproximadamente el año 153, proclamaba la realización del versículo del cántico, que dice:  "de Jerusalén saldrá la palabra del Señor" (cf. v. 3). Escribía:  "De Jerusalén salieron doce hombres hacia todo el mundo. Eran ignorantes; no sabían hablar, pero gracias al poder de Dios revelaron a todo el género humano que habían sido enviados por Cristo para enseñar a todos la palabra de Dios. Y nosotros, que antes nos matábamos los unos a los otros, no sólo no luchamos ya contra los enemigos, sino que, para no mentir y no engañar a los que nos interrogan, de buen grado morimos confesando a Cristo" (Primera Apología, 39, 3:  Gli apologeti greci, Roma 1986, p. 118).

 

+++

 

 

  

Los papiros del Nuevo Testamento

 

Daniel Iglesias Grèzes

Se conocen más de 5.300 manuscritos griegos antiguos que contienen el texto (completo o incompleto) del Nuevo Testamento (NT). Además han sobrevivido hasta hoy unos 10.000 manuscritos antiguos con copias del NT en latín y otros 9.300 con versiones en siríaco, copto, armenio, gótico y etíope, totalizando más de 24.000 manuscritos antiguos del NT, una cantidad mucho mayor que la correspondiente a cualquier otra obra literaria de la Antigüedad, exceptuando el Antiguo Testamento. Las variaciones del texto encontradas en estos manuscritos son muy pequeñas y en lo sustancial no afectan a las doctrinas cristianas principales.

 

Además se conocen más de 32.000 citas del NT incluidas en las obras de los Padres de la Iglesia y otros escritores eclesiásticos anteriores al Concilio de Nicea (año 325). El NT entero, con excepción de 11 versículos, podría ser reconstruido a partir de esta sola fuente.

 

En cuanto al canon del NT, Tertuliano afirma que hacia el año 150 la Iglesia de Roma había compilado una lista de libros del NT, la cual es idéntica a la actual. Se conserva un fragmento casi completo de esta lista en el Canon Muratoriano del año 170.

 

Las Biblias completas más antiguas son el Códice Vaticano (circa año 300) y el Códice Sinaítico (circa año 350), conservados en el Museo Vaticano y el Museo Británico (en Londres), respectivamente. Los manuscritos de los tres primeros siglos contienen sólo fragmentos del NT (desde unos pocos versículos hasta algunos libros completos). Los manuscritos más antiguos del NT son papiros. Éstos han sido numerados desde P1 hasta P96. Los 96 papiros numerados contienen partes de cada libro del NT excepto 1 y 2 Timoteo.

 

El primer papiro del NT (hoy conocido como P11) fue descubierto por Constantin von Tischendorf en 1868. En 1897-1898 la nueva ciencia de la papirología se vio sacudida por el descubrimiento de los más de dos mil papiros de Oxyrhynchus en Egipto, 28 de los cuales corresponden al NT. Veinte de ellos eran más antiguos que los manuscritos más antiguos del NT conocidos hasta ese entonces. Además los papiros de Oxyrhynchus representan 15 de los 27 libros del NT.

 

En 1930-1931 Sir Frederic Kenyon publicó los papiros Chester Beatty (P45, P46 y P47), los cuales fueron datados como del período 200-250. Estudios más recientes demuestran que P45 es del año 150 y P46 del año 85, aproximadamente. Además estos papiros eran mucho más extensos que los papiros conocidos hasta entonces: Contienen docenas de capítulos de los Evangelios, los Hechos, las cartas de Pablo y el Apocalipsis.

 

En los años cincuenta fueron descubiertos los papiros Bodmer (P66, P72, P73, P74 y P75). El más importante de ellos es P66, que contiene los primeros 14 capítulos del Evangelio de Juan. Originalmente fue datado como del año 200, pero estudios más recientes prueban que es del año 125 o anterior.

 

 

Hacia 1960 se consideraba a P52 (el "Papiro Rylands") como el papiro del NT más antiguo. Originalmente datado como del año 125, hoy se considera más exacta una fecha cercana al año 100. Contiene cinco versículos del capítulo 18 de Juan.

 

La papirología es una ciencia que ha avanzado mucho en los últimos cincuenta años debido a la disponibilidad de equipamiento moderno y de miles de papiros utilizables como medios de comparación. La mayor parte de las redataciones recientes han dado como resultado fechas más tempranas que las asignadas originalmente.

 

Trabajos recientes de Carsten Peter Thiede y Philip Comfort han demostrado que los papiros P64 y P67 son dos fragmentos del mismo manuscrito original. P64 es llamado "Papiro Magdalen", debido a que es conservado en el Magdalen College de Oxford (Inglaterra). P67 es conservado en Barcelona (España). Ambos papiros contienen partes del Evangelio de Mateo.

 

P64 fue datado en 1901 por el Rev. Charles Huleatt como del siglo III. En 1953 C.H. Roberts (el mismo autor que publicó el Papiro Rylands) le reasignó la fecha de 200 DC, la cual fue generalmente considerada correcta hasta 1995. Ese año, usando técnicas modernas y evidencias de los rollos del Mar Muerto (de los que luego hablaremos), Thiede asignó la fecha del año 60 DC a P64/P67.

 

Este descubrimiento es sumamente importante porque según la gran mayoría de los exégetas actuales el Evangelio de Mateo habría sido escrito hacia el año 80. Como además una mayoría todavía más contundente de los expertos atribuye la mayor antigüedad al Evangelio de Marcos, resulta que tanto la redacción de Mateo como la de Marcos habrían tenido lugar al menos veinte o treinta años más cerca del "acontecimiento Jesús" que lo que era generalmente admitido en medios académicos. Este descubrimiento tiene consecuencias muy importantes, que apenas han comenzado a ser evaluadas, en la cuestión de la historicidad de los Evangelios. Es un duro golpe a las teorías sobre el supuesto origen mitológico del cristianismo, porque la formación de un mito requiere, entre otras cosas, bastante tiempo, un tiempo que no puede haber existido si, como sostiene la tradición católica desde Papías, los Evangelios sinópticos fueron compuestos mientras aún vivían San Pedro y los demás apóstoles, testigos oculares de los acontecimientos de la vida de Jesús.

 

Pero la revolución de los papiros no se detiene aquí. La cueva 7 de Qumran, la biblioteca de la secta judía de los esenios destruida en el año 68 DC y redescubierta accidentalmente por beduinos en 1947, contiene 19 fragmentos en lengua griega, 18 de ellos papiros en forma de rollos. Las demás cuevas de Qumran no contienen ningún texto griego. Dos de los textos de la cueva 7 (7Q1 y 7Q2) fueron identificados inmediatamente como pertenecientes a la Biblia de los LXX (la antigua versión griega del Antiguo Testamento). El resto de los papiros (cada uno de ellos muy fragmentario) permaneció no identificado durante mucho tiempo.

 

En 1972 el papirólogo español José O´Callaghan descubrió que el texto del fragmento 7Q5 encajaba perfectamente con Marcos 6,52-53. Posteriormente un análisis computarizado reveló que Marcos 6,52-53 era el único texto griego antiguo conocido que concordaba con 7Q5. Los principales papirólogos del mundo han aceptado como indudable la identificación de 7Q5 con Marcos 6,52-53. Usando microscopio electrónico, fotografía infrarroja y otras evidencias, Thiede dató 7Q5 como del año 50. La mayoría de los estudiosos que atacan las conclusiones de O´Callaghan y Thiede no son papirólogos sino exégetas que se rehúsan a aceptar que el Evangelio de Marcos pudo haber sido escrito tan tempranamente, porque esto implicaría que ellos tendrían que reformular gran parte de su propia obra exegética.

 

Aún más segura que la identificación de 7Q5 con Marcos 6,52-53 es la identificación de 7Q4 con 1 Timoteo 3,16-4,3, también propuesta por O´Callaghan y confirmada por estudios posteriores. La datación exacta de 7Q4 es difícil, pero este papiro es obviamente anterior al año 68, lo cual concuerda con la probable composición de 1 Timoteo en el año 55. Es importante notar que muchos exégetas actuales consideran que las cartas 1 Timoteo, 2 Timoteo y Tito no serían del mismo San Pablo, sino de un discípulo suyo que, utilizando el nombre de su maestro, las habría escrito después del martirio de éste (año 67), incluso después del año 100. En la formación de esta hipótesis, que es la que prevalece en el campo protestante, ha influido el hecho de que en estas tres cartas se pueden detectar numerosos indicios (referencias a la jerarquía eclesiástica, etc.) de lo que autores protestantes llaman "protocatolicismo". La identificación de 7Q4 ha destruido esta hipótesis.

 

En resumen, la identificación y la datación de P64, P67, 7Q4 y 7Q5 ha demostrado que gran parte de los libros del NT fueron escritos antes del año 70 DC, año de la destrucción de Jerusalén por parte del Emperador romano Tito.

 

 

 

+++

 

 

 

Roma - El pergamino era un papel de coste bastante alto por lo que no dejó de utilizarse el papiro durante bastantes años. Se utilizaba el pergamino para ediciones importantes, como libros y obras jurídicas, pero el papiro era algo bastante común para escritos cortos y cotidianos, como podían ser las cartas.

Al principio, un libro de pergamino consistió en una faja enrollada, hasta que en el periodo del Imperio se produjo una innovación que consistió en cortar el trozo de piel tratada, plegarlo y formar los llamados quaterniones (cuadernos). Estos cuadernos se cosían y después se reunían unos cuantos; a continuación se cubrían con unas tapas hasta llegar a tener el aspecto de un libro bastante parecido a un ejemplar del siglo XXI. Estos libros fueron conocidos con el nombre de codex membranei. Hay que tener en cuenta que la palabra códice ha evolucionado semánticamente a través de los tiempos. Códice viene de codex, que literalmente significa tronco de árbol y en un principio se refería a las tablillas de madera encerada que se utilizaban también para escribir. Las cubiertas de los quaterniones eran de tablillas de madera (codex) y las hojas eran como se ha dicho, de pergamino (membrana).

A pesar de todo, en Roma nació enseguida una industria del pergamino que dio lugar a los comercios llamados tiendas de los membranarii.

Una de las ventajas que el pergamino tenía sobre el papiro era que se podía escribir en él por las dos caras de la piel; aun así su alto coste hizo que no sustituyeran el uso de los rollos de papiro durante bastante tiempo.

Entre los romanos, en los comienzos del siglo II, el pergamino era ya de uso corriente y fue en el periodo del Bajo Imperio cuando desplazó definitivamente al papiro que aún subsistía, pues era mucho más barato y fácil de conseguir. En realidad los romanos no dejaron de utilizar el papiro después de la inclusión del pergamino, sobre todo para escrituras que consideraban menos importantes, como cartas, algunos documentos, etc. Sólo los libros y textos jurídicos de gran importancia se venían escribiendo en pergamino.

 

+++


 

P:1¿Ha sufrido la Biblia cambios a lo largo de los siglos? 2¿Podemos estar seguros de que el mensaje no ha sido tergiversado por el hombre? 3¿Cuáles son las copias más antiguas que se conservan?

 

R;1. No. 2. Sí. 3. En el caso del Nuevo Testamento estamos hablando de manuscritos redactados en el propio siglo I, a los que hay que añadir otros de los primeros siglos. En el caso del Antiguo Testamento, lo más antiguo que tenemos procede de Qumrán y, de manera significativa, coincide con el texto masorético.

 

P:¿En qué lenguas fueron escritos los textos del Antiguo y Nuevo Testamento? Si fue el griego (en dialecto koiné) la lengua escrita del Nuevo, ¿quiere decir eso que, por ejemplo, San Marcos escribió en griego? ¿No fue en su lengua materna: hebrea o aramea?

 

R:1. El Antiguo Testamento en hebreo con algunos pasajes –muy pocos– en arameo. 2. El Nuevo Testamento en griego. En contra de lo que piensa la gente, el griego era lengua de Palestina al menos desde el s. IV a. de C. Para un muchacho como Jesús, Pedro o Marcos era una lengua más que conocida ya que, como mínimo, eran bilingues... como en la Cataluña* anterior a Pujol.

Este diálogo con César Vidal tuvo lugar entre las 17.00 y las 18.00 del martes 31 de octubre 2006

*Parte de España nord-oriental.

 

+++


 

La Sagrada Escritura purifica nuestra razón ciega.


 

+++

 

Planta de papiro egipcio

 

Job. Cap. 8 vers.11: «¿Brota acaso el papiro sin marismas?

 ¿Crece sin agua el junco?

 

Caros amigos,

 

    passo ao seu conhecimento o teor de uma carta de leitor não publicada pelo jornal O Globo em sua edição de 16/01/05 como solicitado. Visto que o texto atende a dúvidas de muitos leitores, vai publicado neste setor de

comunicação:

 

    Ilmo. Sr.

 

    redator chefe,

 

    com referência a uma carta publicada por essa Revista no domingo 9, impõem-se algumas observações: Os Evangelhos de Marcos, Lucas e João não foram escritos em aramaico, mas em grego. A seqüência dos manuscritos existentes desde o início do século II permite acompanhar a história do texto e verificar que há continuidade na transmissão do mesmo sem as alterações de que fala a carta. Há mesmo fragmentos de Mateus e Marcos que bons críticos atribuem a meados do século I, a tal ponto que o papirólogo Carsten Peter Thiede pôde afirmar ser o Evangelho de Mateus ou de "uma testemunha ocular de Jesus". Aliás tem se verificado um fato imprevisto: Quanto mais a papirologia progride tanto mais ela mostra como próxima de Jesus está a redação dos Evangelhos. A multiplicação de manuscritos descobertos recentemente confirma a transmissão fiel dos originais.

    Grato pela publicação desta carta subscrevo-me atenciosamente,

      Pe.Estevão,OSB – 2005.01.17 recibida en nuestro correo 17,07HS. PT.

 

 

+++


 

Concluyamos nuestra reflexión con una oración de alabanza y de acción de gracias por la redención que Cristo ha obrado en nosotros. Lo hacemos con las palabras de un texto de la Iglesia Católica, conservado en un antiguo papiro del siglo IV.

"Nosotros te invocamos, Señor Dios. Tú lo sabes todo, nada se te escapa, Maestro de verdad. Has creado el universo y velas sobre cada ser. Tú guías por el camino de la verdad a aquellos que estaban en tinieblas y en sombras de muerte. Tú quieres salvar a todos los hombres y darles a conocer la verdad. Todos juntos te ofrecemos alabanzas e himnos de acción de gracias". El orante prosigue:  "Nos has redimido, con la sangre preciosa e inmaculada de tu único Hijo, de todo extravío y de la esclavitud. Nos has liberado del demonio y nos has concedido gloria y libertad.
Estábamos muertos y nos has hecho renacer, alma y cuerpo, en el Espíritu. Estábamos manchados y nos has purificado. Te pedimos, pues, Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo:  confírmanos en nuestra vocación, en la adoración y en la fidelidad". La oración concluye con la invocación:  "Oh Señor benévolo, fortalécenos, con tu fuerza. Ilumina nuestra alma con tu consuelo... Concédenos mirar, buscar y contemplar los bienes del cielo y no los de la tierra. Así, por la fuerza de tu gracia, se dará gloria a la potestad omnipotente, santísima y digna de toda alabanza, en Cristo Jesús, el Hijo predilecto, con el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén" (A. Hamman, Preghiere dei primi cristiani, Milán 1955, pp. 92-94).


+++

 

 

Los Hechos de los Apóstoles


El libro de los Hechos de los Apóstoles no pretende narrar lo que hizo cada uno de los Apóstoles, sino que toma, como lo hicieron los Evangelistas, los hechos principales que el Espíritu Santo ha sugerido al autor para alimento de nuestra fe.- (véase Lucas 1,4; Juan 20,31).-

Dios nos muestra aquí, con un interés histórico y dramático incomparable, lo que fue la vida y el apostolado de la Iglesia en los primeros decenios, (año 30 à 63 del nacimiento de Cristo), y el papel que en ellos desempeñaron los príncipes de los Apóstoles, San Pedro (Cáp. 1 à 12) y San Pablo (Cáp. 13 à 28). La parte más extensa se dedica à los viajes, trabajos y triunfo de éste Apóstol de los gentiles, hasta su primer cautiverio en Roma. Con esto se detiene el autor casi inopinadamente, dando la impresión de que pensaba escribir más adelante otro tratado.-

No hay duda de que ese autor es la misma persona que escribió el tercer Evangelio. Terminado éste, San Lucas retoma el hilo de la narración y compone el Libro de los Hechos que dedica al mismo Teófilo (cfr. Lucas 1,1 ss.).

Los Santos Padres, principalmente San Policarpo, San Clemente Romano, San Ignacio Mártir, San Ireneo, San Justino, etc, como también la crítica moderna, atestiguan y reconocen unánimemente que se trata de una obra de Lucas, nativo Sirio, Antioqueno, médico, compañero y colaborador de San Pablo, con quién se presenta el mismo en muchos pasajes de su relato (véase 16, 10 –17; 20, 5 –15; 21, 1 –18; 27, 1 –28).-

Escribió, en griego, el idioma corriente entonces, de cuyo original procede la presente versión; pero su lenguaje contiene también aramaismos que denuncian la nacionalidad del autor.-

La composición data de Roma hacia el año 63, poco antes del fin de la primera prisión romana de San Pablo, es decir, cinco años antes de su muerte y también antes de la terrible destrucción de Jerusalén ( 70 dC. ), o sea, cuándo la vida y el culto de Israel continuaba normalmente.-

El objeto de San Lucas en éste escrito es, como en su Evangelio (cfr. Lucas 1,4), confirmarnos en la fe y enseñar la universalidad de la salud traída por Cristo, la cual se manifiesta primero entre los judíos de Jerusalén, después en Palestina y por fin entre los gentiles.-

El cristiano de hoy, à menudo ignorante en ésta materia, comprende así mucho mejor, gracias à éste libro, el verdadero carácter de la Iglesia y su íntima vinculación con el Antiguo Testamento y con el pueblo escogido de Israel, al ver que como observa Fillión, antes de llegar a Roma con los apóstoles, la Iglesia tuvo su primer estadio en Jerusalén, dónde había nacido (1,1 a 8,3); en su segundo estadio se extendió de Jerusalén a Judea y a Samaría (8,4 à 11,18); tuvo un tercer estadio en oriente con sede en Antioquía de Siria (11,19 à 13,35), y finalmente se estableció en el mundo pagano y en su capital Roma (13,1 à 28,31), cumpliéndose así las palabras de Jesús a los Apóstoles, cuándo estos, reunidos, lo interrogaron creyendo que iba a restituir inmediatamente el reino a Israel:

“ .. No os corresponde a vosotros saber los tiempos y momentos que ha fijado el Padre con su potestad. Pero cuándo descienda sobre vosotros el Espíritu Santo recibiréis virtud y me seréis testigos en Jerusalén y en toda la Judea y Samaría y hasta los extremos de la tierra ... “ ( 1,7 s.).

Éste testimonio del Espíritu Santo y de los Apóstoles, lo había anunciado Jesús ( Juan 15,26 s. ) y lo ratifica San Pedro ( cfr. 1,22 ; 2,32; 5,32) etc.-

Este admirable libro, cuya perfecta unidad reconoce aún la crítica más adversa, se podría llamar también de Los Hechos de Cristo Resucitado. “ sin el, fuera de algunos rasgos esparcidos en la epístola de San Pablo, en la Epístolas Católicas y en los raros fragmentos que nos restan de los primeros escritores eclesiásticos, no conoceríamos nada del origen de la Iglesia “ (Fillión).-

Para facilitar la lectura é inteligencia de los Hechos, conviene tener presente ésta sinopsis de su contenido según lo señala Fillión:
1.-) Hechos de San Pedro (Cáp. 1 à 12 )
a) La Iglesia nace en Jerusalén. Al principio formada por judíos y crece entre ellos ( 1,1 à 8,3).-
b) Se prepara y empiezan su difusión entre los demás pueblos, que son los paganos o gentiles (8,4 a 12 ,25).-
2.-) Hechos de San Pablo (Cáp. 13 à 28)
a) Primer viaje apostólico y Concilio de Jerusalén ( 13,1 à 15,35).-
b) Segundo viaje del Apóstol de los gentiles ( 15,36 à 18,22).-
c) Tercer viaje ( 18,23 à 21,16).-
d) Su cautividad en Cesarea y en Roma ( 21,17 à 28,31).-

San Jerónimo resume, en la carta al presbítero Paulino, su juicio sobre éste divino libro con las siguientes palabras: “ el libro de los Hechos de los Apóstoles parece contar una sencilla historia y tejer la infancia de la Iglesia naciente. Más, sabiendo que su autor es Lucas, el médico “cuya alabanza está en el Evangelio” ( II Cor. 8,18), echaremos de ver que todas sus palabras son, a la vez que historia, medicina para el alma enferma “

 

+++


Timoteo - apóstol de la Iglesia católica año 62/70ca.


 

“Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cuál es Jesucristo"  (1° Corintios 3:11) Así siempre nos enseña la Iglesia.

 

“Por consiguiente, la fe proviene de la predicación, y la predicación es el mensaje de Cristo”. San Pablo en ‘Romanos 10:17’. “El que os escucha a vosotros me escucha a mí; y el que os rechaza a vosotros rechaza a mí; y el que rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado” Dice Jesús en el evangelio según San Lucas 10,16. La Iglesia –solo ella- en la sucesión apostólica predica a Jesucristo hace 2000 años.


-.- 

La tradición occidental desde las antiguas Atenas, Jerusalén y Roma, no se ha movido entre la represión o la descarga del impulso, sino que ha peleado por la libertad interior, que pasa por el dominio de sí, pues sin ésta difícilmente el hombre puede hablar de libertad, ya que no se trata simplemente de la ausencia de coacción externa, sino de capacidad para poder determinarse en orden al bien.

 

+++

 

ISLAM: lo que lo define es la conquista del poder mezclado con un elemento religioso. La ideología marxista hacía lo mismo, sólo que ésta rechazaba a Dios.

+++

 

Sabios no tan sabios.Otro problema serio es que la enseñanza islámica la llevan a cabo los ulemas (sabios) que en realidad son «sabios» solo en un pequeño ámbito del saber: han aprendido el Corán de memoria, han tomado los viejos dichos atribuidos a Mahoma (Sunna) y centenares de miles de respuestas jurídicas de otros imanes. Pero no han estudiado matemáticas, sociología, psicología; la Historia para ellos se limita al mundo islámico; el estudio de las religiones se hace sólo con función apologética, por si el islam es atacado. Es como si nuestros sacerdotes hubieran estudiado sólo la Biblia y además, partiendo de comentarios antiguos.

 

+++

NOTA - Los textos antiguos, máxime si se hallan atestiguados en varios autores, gozan de una presunción de veracidad, como se desprende de la larga y apasionante aventura de la transmisión de la literatura clásica. Quien alegue la falsedad de un texto así no tiene más remedio que probarla, si no quiere limitarse a opinar cual se opina del tiempo atmosférico.

 

 

-.-

El Testimonium Flauianum aparece en el libro XVIII de las Antigüedades Judaicas del historiador hebreo romanizado del siglo I Flavio Josefo. El texto más antiguo que conservamos se lo debemos a Eusebio (Historia Eclesiástica, I, 11 y Demostración Evangélica, III, 3). Si a alguien le extraña este hecho, que recuerde que los mejores manuscritos que se conservan de César pertenecen a los siglos IX-X; los de las Vitae Caesarum duodecim de Suetonio no van más allá del siglo IX, y para los libros XI - XX de las Antigüedades Judaicas, sólo tenemos un manuscrito del siglo X, el Codex Vaticanus Palatinus 14.


 

Una calavera del "Homo Heidelbergensis" se remonta a 400.000 años y es considerada una de las más completas calaveras humanas encontradas; está expuesta en el museo arqueológico de Madrid. ESPAÑA. MMV.

 

+++


“A la valentía de la fe, debe corresponder la audacia de la razón” Juan Pablo Magno {Juan Pablo II} 2004

 

+++

 

“Estemos alerta, no renunciemos a nuestros derechos fundamentales y, en todo momento, demos con serenidad y confianza razones de nuestra esperanza en Cristo, sabiendo que todo lo podemos en Aquel que nos conforta".

 

+++

 

Si alguna frase o proposición se hubiere deslizado en la presente Web, no del todo conforme a la fe católica, la reprobamos, sometiéndonos totalmente al Supremo Magisterio del Papa, jefe venerado de la Iglesia universal, en comunión con todos los Obispos del mundo entero –efectiva catolicidad, universalidad tal como el Cristo pidió.

 

+++

 


P: ¿Hay indicios de que la Biblia pueda estar mutilada en cuanto a testimonios contrarios a ciertas posiciones inamovibles de la Iglesia Católica en la actualidad?

 

R: No, el Antiguo Testamento ha sido conservado también por los judíos y en cuanto al Nuevo Testamento, es el texto de la Antigüedad que cuenta con más copias y más antiguas superando de manera escandalosa verdaderamente a las obras de Platón, Aristóteles, Virgilio o César.


2004-01-20.L.D.Sr.CESAR VIDAL. Dr. en historia antigua, filosofía, teología. Licenciado en derecho.

 

+++

 

Usted cree que en el Nuevo Testamento no hay ningún tipo de interpolaciones, ¿cómo interpretaría la existencia de textos que anulan la Torah y otros que la confirman?

 

1. La existencia o inexistencia de interpolaciones no tiene nada que ver con esa cuestión. 2. La Torah está confirmada en el NT en la medida en que Jesús como Mesías es su consumación, pero, obviamente, no puede implicar su imposición sobre los goyim especialmente si se tiene en cuenta que el propio Abraham fue justificado por su fe (Génesis 15, 6) o que se enseña que el justo vivirá por su fe (Habacuc 2,

Dr. en historia antigua César VIDAL, filósofo, teólogo 2005-04-12- L.D.España

 

+++


"Los templos semivacíos, los sagrarios solitarios y las misas menospreciadas, son la más cruda denuncia del enfriamiento de nuestra fe y del poco vigor religioso de nuestro cristianismo".


Si eres cristiano se tiene que ver tu fe.

 

El mundo en que vivimos es obra del Espíritu Creador. Pentecostés no es sólo el origen de la Iglesia y, por eso, de modo especial, su fiesta; Pentecostés es también una fiesta de la creación.?El mundo no existe por sí mismo; proviene del Espíritu Creador de Dios, de la Palabra Creadora de Dios

 

 

gracias por venir a visitarnos

 

Compendio del Catecismo de la Iglesia católica
La fe de los sencillos - Una síntesis fiel y segura del Catecismo de la Iglesia católica. Contiene, de modo conciso, todos los elementos esenciales y fundamentales de la fe de la Iglesia. 2005. ¡No falte en el bolsillo de cada cristiano para aprenderlo!

Creer, celebrar, vivir y orar, esta y no más es la fe cristiana desde hace 2000 años, enseñada por la Iglesia Católica sin error porque Cristo la ilumina y sólo Él la guía.

 

+++

 

Recomendamos vivamente: Título: ¿Sabes leer la Biblia?

Una guía de lectura para descifrar el libro sagrado - Autor: Francisco Varo – MMVI. Marzo - Editorial: Planeta Testimonio

 

+++

 

Recomendamos vivamente: COMPRENDER LOS EVANGELIOS.

(Necesidad de la investigación histórica).

Vicente BALAGUER, Doctor en Teología y en Filología, profesor de Sagrada Escritura en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Imparte habitualmente cursos sobre los Evangelios y sobre la interpretación de la Biblia. Editorial Eunsa – Astrolabio/Religión -

 

«En nuestra vida, nadie ni nada deben quitar a Jesús el primer puesto; la misión de construir, en el nombre de Cristo, una nueva Humanidad caracterizada por la acogida y la ayuda a los más débiles». †

Imprimir   |   ^ Arriba

'JESUCRISTO PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO,
FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO'
Evangelio según San Lucas, Cap.3, vers.1º: El año decimoquinto del reinado del emperador Tiberio, cuando Poncio Pilato gobernaba la Judea, siendo Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene…

Crucifixión de San Pedro: fue crucificado al revés cabeza abajo - Pergamino con San Pedro en cruz invertida, de Maguncia- Alemania; entre el 900 y el 1000ca. - Museo Diocesano de la Catedral Maguncia (Mainz) Alemania - Pedro en su cruz, invertida. ¿Qué significa todo esto? Es lo que Jesús había predicho a este Apóstol suyo: "Cuando seas viejo, otro te llevará a donde tú no quieras"; y el Señor había añadido: "Sígueme" (Jn 21, 18-19). Precisamente ahora se realiza el culmen del seguimiento: el discípulo no es más que el Maestro, y ahora experimenta toda la amargura de la cruz, de las consecuencias del pecado que separa de Dios, toda la absurdidad de la violencia y de la mentira. No se puede huir del radicalismo del interrogante planteado por la cruz: la cruz de Cristo, Cabeza de la Iglesia, y la cruz de Pedro, su Vicario en la tierra. Dos actos de un único drama: el drama del misterio pascual: cruz y resurrección, muerte y vida, pecado y gracia.

La maternidad divina de María – Catecismo de la Iglesia
495 Llamada en los Evangelios 'la Madre de Jesús'(Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como 'la madre de mi Señor' desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios [Theotokos] (cf. Concilio de Éfeso, año 649: DS, 251).
La virginidad de María
496 Desde las primeras formulaciones de la fe (cf. DS 10-64), la Iglesia ha confesado que Jesús fue concebido en el seno de la Virgen María únicamente por el poder del Espíritu Santo, afirmando también el aspecto corporal de este suceso: Jesús fue concebido absque semine ex Spiritu Sancto (Concilio de Letrán, año 649; DS, 503), esto es, sin semilla de varón, por obra del Espíritu Santo. Los Padres ven en la concepción virginal el signo de que es verdaderamente el Hijo de Dios el que ha venido en una humanidad como la nuestra:
Así, san Ignacio de Antioquía (comienzos del siglo II): «Estáis firmemente convencidos acerca de que nuestro Señor es verdaderamente de la raza de David según la carne (cf. Rm 1, 3), Hijo de Dios según la voluntad y el poder de Dios (cf. Jn 1, 13), nacido verdaderamente de una virgen [...] Fue verdaderamente clavado por nosotros en su carne bajo Poncio Pilato [...] padeció verdaderamente, como también resucitó verdaderamente» (Epistula ad Smyrnaeos, 1-2).

El acontecimiento histórico y transcendente – Catecismo de la Iglesia
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya san Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
El sepulcro vacío

640 "¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado" (Lc 24, 5-6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se encuentra es el sepulcro vacío. No es en sí una prueba directa. La ausencia del cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cf. Jn 20,13; Mt 28, 11-15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cf. Lc 24, 3. 22- 23), después de Pedro (cf. Lc 24, 12). "El discípulo que Jesús amaba" (Jn 20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir "las vendas en el suelo"(Jn 20, 6) "vio y creyó" (Jn 20, 8). Eso supone que constató en el estado del sepulcro vacío (cf. Jn 20, 5-7) que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como había sido el caso de Lázaro (cf. Jn 11, 44).